Printer Friendly

ZIZEK, SLAVOJ. (2003). El sublime objeto de la ideologia. Buenos Aires : Siglo XXI Editores.

ZIZEK, SLAVOJ. (2003). El sublime objeto de la ideologia. Buenos Aires :

Siglo XXI Editores. ISBN 978-1105-37-1 Numero de paginas: 304.

EL SUBLIME OBJETO DE LA IDEOLOGIA se inscribe en la tradicion psicoanalitica lacaniana, la cual, como nos muestra en el prologo de la obra el reconocido posmarxista argentino Ernesto Laclau, es una teoria abierta que alimenta muchas corrientes y no un corpus cerrado de analisis. Esto se evidencia en la influencia clinica que ha tenido esta teoria en Francia; en la relacion literatura-cine-feminismo, en Estados Unidos, y en la reflexion filosofica y politica, en la escuela lacaniana eslovena. Como cabe esperarse, este libro de Zizek es producto de las reflexiones hechas por el autor en la escuela lacaniana de su pais, que se caracteriza tanto por la insistente referencia al campo ideologico-politico como por el uso de categorias lacanianas para el estudio y analisis de textos filosoficos clasicos. En este caso particular Zizek acude reiterativamente, por un lado, a textos de Marx, de Hegel y de Freud, sin olvidar hacer referencias a Kant, a Wittgenstein y a Kripke y, por otro, a referentes artisticos como Kafka y Hitchcock.

La lectura que hace la escuela lacaniana eslovena de la obra de Hegel, nos dice Laclau, "representa uno de los proyectos teoricos mas innovadores y prometedores en el panorama intelectual europeo" (p. 15). Prueba de ello es el libro Hegel and the Infinite. Religion, Politics and Dialectic (2011) en el que, segun muestra Zizek en el prefacio, si para Foucault "un dia el Siglo [veinte] Sera deleuziano", para el: "el siglo de Hegel sera el veintiuno", ya que se invierte la lectura de Hegel como 'el idealista absoluto' que no admite una realidad externa, por una version del pensador aleman en la que se revive esa dimension unica del pensamiento hegeliano en la que lo Real retorna, una y otra vez, para luchar contra toda totalizacion, rebatiendo que su sistema sea la explicacion terminada del exceso y dislocacion permanente de lo Uno con respecto a Si mismo.

El sublime objeto de la ideologia no es una argumentacion sistematica, ni una recopilacion de ensayos, sino una serie de intervenciones teoricas que se iluminan y acompanan unas a otras en funcion de una reiteracion progresiva, bajo la tesis de que "la categoria de 'sujeto' no se puede reducir a las 'posiciones del sujeto', puesto que antes de la subjetivacion el sujeto es el sujeto de una falta" (p. 15). Por esta razon, no es posible trazar un cuadro sistematico de las categorias de Zizek, sino solamente seguirlas a traves del entramado teorico que el autor nos invita a trenzar. Asi, el texto de Zizek tiene dos puntos nodales claves: en el primero se destaca el uso del antidescriptivismo de Saul Kripke en el analisis politico, con lo que, por una parte, se abre el debate entre descriptivistas y antidescriptivistas y, por otra, se devela la inclinacion de Zizek por el antidescriptivimo, anadiendo que "el problema central de cualquier perspectiva antidescriptivista es determinar que es lo que en el objeto, mas alla de sus rasgos descriptivos, constituye su identidad" (p. 16).

En el segundo punto nodal encontramos la relacion sustancia-sujeto, en la que Zizek reintroduce la nocion de sujeto privado de toda sustancialidad y, a la vez que rompe con el dualismo estructura-sujeto, propone la gestion social como el rebasamiento de todo objetivismo. De esta manera, para el filosofo esloveno el sujeto es una fisura en el centro mismo de la estructura que surge como resultado del fracaso de la sustancia en el proceso de la autoconstitucion (p. 18).

Ahora bien, los temas fundamentales de esta obra de Zizek se hilan correlativamente con los tres momentos de la ensenanza de Lacan, los cuales, tambien, tienen un analogo en la cura psicoanalitica. El primer momento es el del Simbolismo, de influencia fenomenologica hegeliana en lo que tiene que ver con "la idea (...) de que la palabra es una muerte, un asesinato de la cosa: en cuanto la realidad es simbolizada, atrapada en una red simbolica, la cosa esta mas presente en una palabra, en su concepto, que en su realidad fisica inmediata" (p. 176). En el segundo periodo, la insistencia se traslada de la palabra al lenguaje como estructura sincronica, un mecanismo autonomo sin sentido que produce significado como efecto. Finalmente, en el tercer momento, el tema principal de la ensenanza de Lacan se centra en lo Real como imposible. Dicho cambio se puede detectar con gran facilidad en la relacion entre el principio de placer y el orden simbolico (p. 177).

Este campo de accion lacaniano permite releer la introduccion de El sublime objeto de la ideologia en un contrapunteo entre los dos dialogos contemporaneos que propone Zizek: el siempre visible y conocido debate entre Habermas y Foucault que oculta el debate de fondo, el de Althusser y Lacan. El eje central de las dos discusiones es la nocion de sujeto. Habermas sostiene un sujeto al estilo de la reflexion trascendental kantiana; Foucault, un sujeto al estilo clasico del poder de automediacion y de armonizacion de las fuerzas antagonicas, como via para el uso de los placeres a traves de una restauracion de la imagen del yo (p. 24), y Althusser, un sujeto como cierta fisura, una hendidura y reconocimiento falso. Asi, la opcion de Lacan es develar el mecanismo del falso reconocimiento, y ademas, reconocerlo como inevitable, pues hay un cierto engano en nuestro papel historico. Segun esta perspectiva, el sujeto como tal se constituye por medio de un reconocimiento falso en el que los antagonismos no se eliminan sin mas, sino que entre ellos se da una pulsion creadora, pues eliminar un polo es dirigirse directamente al totalitarismo. El modelo mas consistente de este reconocimiento es la dialectica hegeliana en tanto que "el "conocimiento absoluto" denota una posicion subjetiva que finalmente acepta la "contradiccion" como condicion interna de toda identidad" (p. 29). En esto reside la nueva interpretacion de Hegel a la luz de Lacan, ya que esta posicion se distancia de la lectura que afirma que el conocimiento absoluto es un monstruo de totalidad que devora toda contingencia.

Ahora bien, como se nota en el titulo del libro, la critica de Zizek a traves del entramado de conceptos hegelianos desde una perspectiva lacaniana tiene como objeto la ideologia. Para desarrollar su critica, el autor muestra, desde el materialismo historico, la ideologia no como una falsa conciencia, una representacion ilusoria de la realidad, sino como una realidad a la que se ha de concebir como ideologica. La ideologia no es la falsa conciencia de un ser (social), sino este ser en la medida en que esta soportado por la falsa conciencia (p. 46). De esta manera se abre el espacio del Sintoma, del modo que tiene el sujeto de organizar su goce, que no solo es un mensaje cifrado (p. 129) de significacion que debe ser develado para el encuentro del sujeto en cuanto herida, sino tambien en cuanto negatividad de si mismo en forma de otredad (p. 286).

Ahora bien, la ideologia en tanto que falso reconocimiento de la realidad social parte de la realidad misma (p. 56). Para mostrar esto, Zizek acude al modo en que Marx, en El Capital, expone la ideologia mediante la frase "Ellos lo saben, pero lo hacen", con la cual se evidencia una ingenuidad constitutiva a la realidad social; posteriormente, el filosofo esloveno acude a la formulacion de Sloterdijk: "ellos saben muy bien lo que hacen, pero aun asi, lo hacen", al igual que con Marx, de esta proposicion Zizek destaca el papel de la razon cinica como una forma de negacion de la negacion pervertida de la ideologia inicial, es decir, el enmascaramiento de la ideologia. Por este motivo, la ideologia consiste en el hecho de que las personas no saben lo que en realidad hacen, y por ello tienen una falsa representacion de la realidad social a la que pertenecen. Con esto, la formula marxiana se lee de otra manera, pues la ilusion aparece no del lado del saber sino de lado del hacer, y asi la ideologia funciona como una fantasia inconsciente que estructura la realidad social. Sin embargo, dado que nuestra sociedad no es posideologica, a la manera de Sloterdijk, porque la ilusion no esta del dado del conocimiento, sino de la accion, la formula, si ponemos la ilusion en la realidad del hacer, se leeria asi: "ellos saben que, en su actividad, siguen una ilusion, pero aun asi, lo hacen" (p. 61).

El procedimiento por el cual la ilusion se ubica en la accion solo se logra por medio del movimiento de la dialectica hegeliana, entendida como en el conocido chiste sovietico de Rabinovich, un judio que quiere emigrar. El burocrata de la oficina de emigracion le pregunta el porque de su emigracion; Rabinovich responde: "Tengo dos razones. La primera es que temo que en la Union Sovietica los comunistas pierdan el poder, que haya una contrarrevolucion y que el nuevo poder nos culpe a nosotros, los judios, de todos los delitos comunistas--entonces volvera a haber progromos antijudios(...)". "Pero--interrumpe el burocrata--esto es una tonteria, nada puede cambiar en la Union Sovietica, el poder de los comunistas durara siempre". "Bueno--responde Rabinovich tranquilamente--esta es mi segunda razon" (p. 228). En este chiste se evidencia que la primera razon que tiene Rabinovich para emigrar funciona como la tesis de la dialectica, y la objecion que le pone el burocrata, como la antitesis; sin embargo, la sintesis no es el retorno a la tesis, sino una sutura de la herida causada por la antitesis. En este sentido, "la "sintesis" es exactamente lo mismo que la antitesis" (p. 229); la unica diferencia radica en un cambio de perspectiva mediante el cual lo que se vivia como un obstaculo, como un impedimento, se demuestra como una condicion positiva.

La trama de conceptos expuestos hasta ahora, concuerdan con los tres objetivos propuestos por Zizek para este libro, a saber: 1) introducir algunos de los conceptos fundamentales del psicoanalisis lacaniano, 2) efectuar una especie de retorno a Hegel, es decir, reactualizar la dialectica hegeliana haciendo una nueva lectura con base en el psicoanalisis de Lacan desde la concepcion de diferenciacontingencia y, 3) contribuir a la teoria de la ideologia a traves de una nueva lectura de algunos conocidos temas clasicos y de algunos conceptos lacanianos que son cruciales. Como el tejedor de una red, Zizek cumple estos objetivos a lo largo de los tres capitulos en los que se dedica a estudiar, de manera clara y detallada, el sintoma, el otro y el sujeto.

Con todo, el gran logro de Zizek en este libro es la redefinicion del concepto de ideologia como el telar de fondo en el que se hilan los pensamientos y las acciones sociales e individuales. Logro que, en la epoca de la publicacion de El sublime objeto de la ideologia, 1989, fue un contrapunto a las paginas publicadas que defendian el fin de la historia y la defuncion de la politica, y que despues se desarrolla en innumerables trabajos del pensador esloveno mas importante en la actualidad.

Reafirmando el juicio de Laclau en el Prefacio, este libro es esencial para aquellos interesados en la elaboracion de una perspectiva que trate de abordar los problemas de la construccion de un proyecto politico democratico y socialista en una epoca posmarxista (p. 19). Los temas claves de El sublime objeto de la ideologia son expuestos en varios de los libros posteriores de Zizek, como es el caso de For They Know not What They Do: Enjoyment as a Political Factor (2007) o Enjoy Your Symptom! (2007), ente otros.

Por tanto, para todo lector que quiera iniciarse en el pensamiento de Lacan, El sublime objeto de la ideologia, al igual que How to Read Lacan (2006), escrito tambien por Zizek, es de gran ayuda, pues el lector, a la vez que podra seguir el entramado de conceptos lacanianos y zizekianos, se divertira gracias a los ejemplos, chistes, peliculas, obras literarias y demas herramientas estilisticas a las que con notoria frecuencia el pensador esloveno recurre, y que aunque parezcan descontextualizadas, son usadas para hacer que los argumentos de Lacan y otros resulten un poco mas comprensibles para cualquiera, aunque este lejos de la teoria.

doi: 10.11144/Javeriana.uph32-65.rzoi

CARLOS ARTURO ARIAS SANABRIA

Pontificia Universidad Javeriana

carlos-arias@javeriana.edu.co
COPYRIGHT 2015 Pontificia Universidad Javeriana
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2015 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Arias Sanabria, Carlos Arturo
Publication:Universitas Philosophica
Date:Jul 1, 2015
Words:2251
Previous Article:ESFUERZO INTELECTUAL Y CUERPO.
Next Article:ZIZEK, SLAVOJ. (2013). Repetir Lenin.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2021 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters |