Printer Friendly

Yantras: algunas reflexiones sobre el arte hindu.

Yantras: Some Reflections on Hindu Art

Introduccion

Toda cultura y, por ende, toda creacion artistica es consecuencia y heredera de una tradicion que, a su vez, responde a una determinada concepcion y cosmovision de vida, a una autopercepcion, a una unica manera de conocer y relacionarse con el universo. En definitiva, a un grado de racionalidad que es particular en cada cultura y que la diferencia de otras. Asi pues, asumamoslo ahora, seria inutil pretender encajar las distintas concepciones indias--e hindues en particular--en los esquemas de Occidente que nos son familiares. Sin duda, mas beneficioso seria dejar solo por un momento estos a un lado y permitir que el caracter profundamente--y en apariencia--extrano de estos pueblos "nos revele--tal como senalara el destacado indologo Heinrich Zimmer--las limitaciones inconscientes de nuestra propia forma de enfocar los enigmas de la existencia y del Hombre" (22).

En las siguientes paginas trataremos el arte hindu, a traves del estudio de las artisticas representaciones geometricas conocidas como yantras. Abordaremos tambien, tangencialmente, la filosofia religiosa (hinduismo) que ha nutrido por miles de anos el espiritu de la India, y que se encuentra incorporada en todos los aspectos de la vida--espirituales y mundanos, misticos y eroticos, religiosos y seculares--, ya que el hinduismo nunca ha conocido la division entre lo sagrado y lo profano, distincion a la que estamos acostumbrados hoy en dia en Occidente. (1) Este modo de concebir la vida y de mirar el mundo se ve reflejado en un arte que, si bien se inspira en la naturaleza y afirma los placeres de la vida, es esencialmente espiritual, por lo que renuncia a toda semejanza con la realidad inmediata y a toda confirmacion por parte de los sentidos.

De este modo, para apreciar en su totalidad el arte hindu, el observador- espectador occidental debe abandonarse a su verdadero espiritu, a su pura intuicion, ya que de lo contrario "puede ofenderse por ser lanzado como una pelota del campo de la belleza exterior--preponderante en Occidente--al campo de la belleza interior (mas propio de los pueblos orientales)", a la cual accedemos solo por una poderosa "necesidad interna de abandonar la belleza convencional" (Kandinsky 25, enfasis en el original). Como sostiene Kandinsky:
   El espectador occidental esta demasiado habituado a buscar la
   logica exterior de los diversos elementos de la obra de arte. La
   etapa materialista ha modelado en la vida y, por ende, tambien en
   el arte, un espectador incapacitado para enfrentarse simplemente
   con la obra [...] donde todo lo busca en lo accesorio y superficial
   (copia de la naturaleza, reconocimiento de esta a traves del
   temperamento del artista, esto es, de su temperamento,
   espacializacion, anatomia, perspectiva, ambiente externo y otros),
   excepto la vida interior de la obra y la repercusion sobre su
   sensibilidad (72-3).


Por el contrario, el arte tradicional hindu no conoce la frialdad de los museos y esta lleno del fervor de los devotos. Para comprender sus templos, sus esculturas, su musica, su arte sagrado en general, es esencial captar su finalidad con la sensibilidad de los fieles que los veneran. Debemos olvidar las teorias esteticas de nuestro Renacimiento: el arte por el arte, la expresion del artista, de su propia sensibilidad y de sus ideas individuales no tienen aqui ningun sentido ni cabida. Aplicar estos conceptos al arte tradicional hindu seria falsear su caracter y su razon misma de ser. Con su anonimato, los pintores y los escultores, los musicos y poetas demostraban que no querian personalizar sus obras, sino solo -y principalmente- servir a lo Sagrado, a lo Trascendente, a lo Absoluto, a la Ultima Realidad (brahman), ya que entienden -y experimentan- el arte y el goce de este, como uno de los modos que disponen los seres humanos para acercarse a la ultimidad por medio de tal deleite (Marchiano 157). Asi pues, esta mision no les permitia ninguna fantasia personal que omitiera los canones establecidos por la antigua tradicion artistica, pero asi todo, y para desazon de las complejas teorias artisticas occidentales, el genio de India fue vencer estas formulas y normas y, a pesar de ellas, producir obras de arte magnificas (Riviere 49, 62).

Para comprender la estetica del arte hindu, entonces, es necesario considerarla por encima de su aspecto formal e ir mas alla, es decir, a sus fundamentos filosoficos y religiosos que le dan razon de ser y la sustentan. Para encontrar las leyes que han guiado al artista en la realizacion de su obra se deben consultar los numerosos y antiguos textos hindues escritos en sanscrito, que tratan y describen el arte y la artesania, sus reglas y principios, los cuales se encuentran compilados en los Silpa Sastra (la ciencia o tratados del arte y de la artesania), asi como tambien se debe considerar la actitud misma del pueblo de la India ante la vida, la religion, el amor y la muerte, expresada en muchas creaciones artisticas. Tales elementos nos proporcionaran el profundo sentido de este arte y nos permitiran comprender sus variados aspectos, sus distintos matices y su origen primordial.

En primer lugar, debemos considerar que existen en el pensamiento hindu constantes que han orientado invariablemente la evolucion de su cultura y que volveremos a encontrar en su arte: la fuerza de su tradicion, cuyo valor es indiscutible; tambien la autoridad de las escrituras sagradas--desde los Vedas en adelante--, que ha sido absoluta durante miles de anos. Esto no hay que olvidarlo cuando nos sorprendamos de la ciega obediencia del artista respecto de los canones eternos y sagrados de su arte (Merlo 59). En esencia, la fuerza de la tradicion va a dominar tanto en el campo del arte como en el religioso, siendo mas bien uno solo, por lo que para comprender uno, invariablemente hay que conocer el otro.

De mas esta senalar que seria imposible acabar total y de buena manera con todas las preguntas, reflexiones, analisis y conclusiones que de por si provoca el estudio de un tema tan complejo y amplio como el arte hindu. Por lo mismo, solo pretendemos presentar, asumiendo nuestros juicios preconcebidos y nuestras limitaciones culturales, algunas ideas y valores que sustentan un arte -y una cultura- diferente al nuestro, a traves de la descripcion de los yantras, en los limites espaciales permitidos de un articulo como este.

Algunas consideraciones generales sobre el arte hindu

Siempre resulta dificil abordar y penetrar el corazon de una cultura--tambien del arte, en este caso particular--distinta a la nuestra. Los prejuicios naturales se suceden rapida e involuntariamente, magnificando una distancia entre el "nosotros" y el "otro", creando una mirada recelosa, muchas veces tambien chocante, a todo lo que no nos sea reconocible a primera vista y, por tanto, a todo lo que no podemos clasificar como normal y familiar, siempre desde nuestros parametros socioculturales. En muchos casos, el arte religioso de la India--ya sea hinduista, budista o jainista--nos asombra y nos intriga cuando por primera vez tenemos contacto con el, pero tambien en otras ocasiones nos produce cierto rechazo. Ambas reacciones se deben a la total ignorancia y desconocimiento que tenemos de las teorias del arte indio, asi como tambien de sus culturas y religiones que lo fundamentan y le dan vida y sentido.

De este modo, para analizar ciertos temas, es necesario antes estudiar otros que nos permitan un mayor acceso, amplitud y comprension de los contenidos principales. Asi pues, para comprender el arte hindu y los yantras, es indispensable antes conocer su significacion espiritual, analizandolos como un todo, ya que existe una gran unidad en todas las formas de su cultura, en su estetica y en el proposito espiritual que las anima (Merlo 19). Una aspiracion espiritual que fue--y en parte continua siendo, sobre todo en los ambitos mas tradicionales--la fuerza directriz de esta cultura, su centro de pensamiento, tambien su pasion. Los hindues solo hicieron de la espiritualidad el mas alto e importante objetivo de la vida, sino que trataron, hasta donde pudieron, de volcar toda la vida hacia la espiritualidad, pero sin negar o rechazar el mundo sensorial. Es este el sello que deja marcada en la India todas las formas de su cultura y quehacer humano.

Asi pues, para comprender el arte hindu debemos, obviamente, acercarnos primero a lo que es el hinduismo. (2) El hinduismo no es solo una religion ni un sistema fijo de pensamiento, sino mas bien es una filosofia, que tambien contiene ciencia y psicologia, ademas de poseer una serie de postulados producto de la revelacion divina y de la experiencia pura e intuitiva vivida por sus distintos yoguis (yogi), sadhus, samnyasis y rishis (rsi) en la meditacion y en las practicas asceticas, y que desde los antiguos tiempos de los Vedas--mediados del segundo milenio antes de Cristo--, pasando por los Upanisds--alrededor del 800 a.c. en adelante--y otras escrituras sagradas posteriores, junto con la milenaria y rica tradicion de ensenanza e iniciacion espiritual del guru o maestro al discipulo, ha ido creciendo y desarrollandose hasta dar forma a un vasto, complejo y variado conjunto de textos sagrados, filosoficos, metafisicos, mitologicos y epicos (Jansen IX y X). Con una logica perfecta, explica como esta conformado el mundo fenomenico y describe con gran claridad los distintos procesos y condicionamientos mentales, junto con los metodos para desacondicionarse e ir mas alla de estos: hacia la Verdadera Libertad (moksa), hacia nuestra verdadera esencia y real Ser, sat-cit-ananda, es decir, Existencia, Conciencia y Beatitud (Luarte). A veces, se confunde solamente con religion porque es un camino que apunta al desarrollo espiritual del ser humano, que ademas tiene monjes y monasterios. Pero estos monasterios surgen solo por la necesidad de aislarse para la realizacion de las practicas de meditacion (dhyana) y otras de devocion (bhakti).

Segun el Sanatana Dharma, (3) los mundos divinos y el humano se encuentran en permanente contacto, y no existen grandes diferencias entre ambos, mas bien el Hombre (microcosmos) y el Universo (macrocosmos) serian una replica perfecta, una ilusion para algunos o, para otros, una manifestacion de la Realidad Absoluta y Suprema, de brahman.

Y el Arte (con mayuscula), por supuesto, no estaria ajeno tampoco a esta concepcion de la realidad, a la realizacion en vida de la unica y mas importante verdad: la de que cada hombre es Aquello (tat tvam asi: Tu eres Eso), es decir, brahman, el Todo y el Uno sin segundo (Coomaraswamy, La Danza de Siva 41). Por ejemplo, en la concepcion de la obra de arte tradicional hindu--ya sea en la arquitectura, en la plastica, en la musica, en el teatro o en la danza--es necesario que la creacion tome nombre: se le da vida, se le abren los ojos y se le hace, finalmente, Dios; tan real y tan presente como el arquetipo espiritual (Coomaraswamy, La Transformacion 119 y 120; Merlo 46; Jansen 13). De este modo, "el aspecto profano del arte de la India es solo formal: es la reproduccion del mundo divino en su inspiracion mas profunda" (Coomaraswamy, La Transformacion 127).

Asi pues y desde esta perspectiva, todo arte es en definitiva, voluntaria o involuntariamente, consciente o inconscientemente una contemplacion de lo divino en su aspecto mas deleitable, que se manifiesta en forma de belleza. En efecto, segun la teoria estetica hindu, la belleza es el esplendor del paramatma (Suprema Alma) a traves de la materia. Unicamente el alma y todo lo que le concierne es verdaderamente hermoso y digno, por tanto, de ser representado en las distintas artes. De este modo, la belleza de la naturaleza es solo el burdo e incompleto reflejo de la belleza natural del Gran Espiritu (mahapurusa), pero, asi y todo, fundamental para conocer y comprender las grandes verdades ulteriores de la existencia humana y del universo en general.

Por tal razon, podriamos afirmar que el arte hindu es ante todo un yoga (SilpaYoga), en el sentido de que es un camino, una actividad meditativa-contemplativa de caracter devocional, orientada hacia la divinidad; una tecnica espiritual de identificacion y, finalmente, completa absorcion entre el sujeto y el objeto, entre el conocedor y lo conocido, entre la materia y el Espiritu--prakrti y purusa--, en un uno indistinto y permanente, que nos aleja en distintos grados del mundo fenomenico y de sus opuestos. (4) En definitiva, el arte hindu es un medio--un camino y una disciplina-- para alcanzar la armonia o unidad de la conciencia (Coomaraswamy, La Danza de Siva 20), ya que por medio de la experiencia estetica, como tambien a traves de la experiencia mistica, se nos revela la verdadera naturaleza de la realidad y de la conciencia que la percibe. Ese es su sentido y meta ultima:

En otras palabras, lo bello solo es la percepcion del infinito por y a traves de lo finito. De este modo, la percepcion de lo bello exige que el artista--su espiritu, su verdadera y ultima esencia--sea puro y bello tambien, carente de ego, pues no es el propio artista el que produce la belleza por sus conocimientos y/o su impecable tecnica, sino que es la Idea de la belleza la que actua a traves de el. (5) Todo arte verdadero es, pues, solamente la exaltacion de la belleza del Senor por medio de las palabras, las formas, los actos, la musica, entre otras, no existiendo nada mas importante, digno y de mayor valor para ser representado en este mundo (Merlo 50-7).

Asi se entiende que el artista hindu deba ser un yogui (silpin yogi) ante todo: un purificado, un aspirante y buscador espiritual, un vidente. Segun la tradicion indiahindu de los Silpa Sastra, el artista creador es el que conoce y comprende los Vedas --ademas, logicamente, de los propios Silpa Sastra--. Con tal conocimiento, el artista debe retirarse a un lugar solitario la noche anterior al comienzo de la obra y, tras un ritual de purificacion, se le instruye en la oracion: "Oh Tu, Senor de todos los Dioses, muestrame en suenos como plasmar la obra que tengo en la mente" (Coomaraswamy, La Danza de Siva 23).

Si el artista logra esta condicion, es decir, es piadoso y perfecto, si vive siempre en lo divino, la cristalizacion de sus pensamientos hacia Dios, finalmente, lo transforman y lo transfiguran, lo vuelven uno con El (brahman), aunque solo sea por el momento mismo y unico de la concepcion y creacion de la obra de arte. El espiritu del artista debe ser purificado hasta tal punto que todas las influencias esteticas y filosoficas puedan reflejarse por completo en el de manera no buscada, inconscientemente; debe quedar vacio para que la Idea le colme por completo (Merlo 55-6). De este modo, al encontrarse el artista en dicho estado de meditacion y de contemplacion profunda en su silencio interior, se encuentra alli con su mundo ideal, el mundo de las ideas arquetipicas--comun a todos los hombres, de ahi el caracter universal del arte puro y verdadero, mas alla de las apreciaciones esteticas particulares de cada cultura o tradicion artistica-, que luego representa en la obra.

El arte concebido asi es la plataforma de lo divino y esencialmente religioso, por lo que las diferencias en la calidad de las obras artisticas proceden mas bien de la propia naturaleza profunda del artista, quien seria mas o menos apto--no solo en el sentido estetico ni tecnico, sino principalmente en su preparacion en el ambito de la pureza interior y en su anhelo por la realizacion espiritual--para sentir y expresar el espiritu a traves de su experiencia estetica individual, la cual siempre es de caracter general, colectiva y universal.

Siguiendo con los textos tradicionales, para el artista el proceso tecnico consiste, por lo tanto, en crear, por medio de la concentracion, la introversion y la meditacion (dhyana yoga), el necesario vacio mental en si mismo--no en un sentido nihilista, sino que en una ausencia de todos los condicionamientos mentales y de las limitaciones sensoriales--. Con esta concentracion del espiritu creador se logra penetrar en las fuentes mismas de la vida que existen en el propio artista y se alcanza, por este tipo de yoga, el cese de toda actividad mental y la transformacion del equilibrio cinetico en estatico. Una vez conseguido este vacio mental, esta total plenitud y paz espiritual, el artista debe invocar a la divinidad que quiere representar. Debe meditar profunda y largamente sobre la forma de esa divinidad, de tal manera que su imagen ira, poco a poco, tomando forma en su propio espiritu. Imagen que, finalmente, copiara y reflejara en su obra de la manera mas pura y transparente posible.

En otras palabras, podriamos senalar que lo que el artista hindu hace--o mas bien dicho, deja de hacer--, en terminos practicos y concretos, no tiene mayor relevancia para la obra en si. Lo realmente importante, ademas de respetar los lineamientos especificados en los Silpa Sastra, es el proceso que se produce desde el corazon o alma del artista--conciencia absoluta e iluminada--hacia la conceptualizacion de la forma del objeto a representar en su mente--en la conciencia sutil--con el fin de ser manifestada fisica y materialmente en el plano de la conciencia burda.

En esencia, cuanto mas pura sea la mente del artista, con mas fidelidad podra reflejar la beatitud divina, es decir, la fuente creadora de lo bello. La belleza en el alma del artista es lo que finalmente se refleja o proyecta en las formas materiales de su creacion. Nada mas ni nada menos. En terminos filosoficos hinduistas, "es la revelacion del Yo divino (atma) en la forma (rupa). La belleza es la presencia encarnada del Ser en la creacion del artista" (Riviere 52). De esta manera, la belleza de su creacion dependera, exclusivamente, de su poder de concentracion yoguico, de su talento y de su arte. Si su vision interior ha sabido captar lo infinito, si ha percibido la esencia de los mundos sagrados a traves de la vida espiritual, podra sentir tambien la presencia de lo divino en el mundo material y fenomenologico, y no por medio de otra forma o metodo.

El verdadero arte, segun las normas esteticas hinduistas tradicionales, tiene su principio en la imitacion de las distintas manifestaciones de Dios en la naturaleza. No se trata en lo absoluto, sin embargo, de una simple copia y sin sentido de la realidad fisica. El artista debe penetrar en el mismo corazon del objeto e interpretar sus propias reacciones subjetivas ante la esencia de este sujeto en un extasis que se produce del contacto con lo divino inherente en cada cosa creada (Merlo 42- 7). La finalidad de todo arte consiste en espiritualizar al hombre y acercarle a la fuente suprema de la manifestacion, origen y causa del todo y de la nada. Cuanto mas se remonte el artista en la escala de su acercamiento a Dios, mas se espiritualizara, y mas puro quedara de toda pasion y de todo egoismo: se hara indiferente al juego del mundo. En resumen, la creacion artistica en el hinduismo no es hacer algo de la nada o crear una cosa de otra, sino proyectar el ser en las condiciones de espacio y tiempo propios y necesarios para el conocimiento del hombre por medio del intelecto. Asi pues, la creacion ya no es un mero proceso mecanico, un acto de hacer, sino un acaecer en los terminos y en las formas de la ultima existencia consciente. De esta forma, el arte entendido como yoga--tanto para el creador como para el espectador--constituye un camino de reunion o reunificacion, y "la experiencia que procura debe su caracter gozoso, su deleite, al proceso desindividualizador que mediante ella se lleva a cabo [...]. Sin desindividuacion propiamente dicha no hay placer estetico" (Fernandez 47).

Como hemos vislumbrado ya, el arte tradicional hindu difiere tanto en forma y fondo con el promovido por la modernidad occidental, pero no asi con el arte religioso premoderno de Occidente, con el cual comparte el caracter religioso y la finalidad de comunion con lo divino y lo sagrado. Las diferencias entre nuestro arte contemporaneo y el hindu se pueden explicar por las diferentes teorias esteticas que hay detras de cada uno, las cuales, a su vez, responden al grado de conciencia en el cual cada uno ha nacido y se ha desarrollado. (6) A riesgo de simplificar en demasia la compleja estetica hindu, permitaseme abordarla sucintamente en algunas pocas lineas a continuacion con el fin de entregar una vision mas completa de este tipo de arte, asi como tambien continuar profundizando en su fundamento y sentido.

La estetica hindu se desarrolla en la teoria del Rasa o del placer estetico, que encontramos por primera vez sistematizada en el Natya-Sastra (Ciencia del Teatro o Tratado sobre Teatro, que tambien integra musica, danza, canto, pantomima y sus efectos escenicos), el cual ha recibido el titulo de "quinto Veda" (pancamaveda) por estar basado en el Natya-Veda (Conocimiento del Teatro): un "texto atemporal y revelado" como todos los Vedas, expuesto y transmitido oralmente a traves del tiempo, hasta su compilacion formal en el Natya-Sastra, atribuida al sabio Bharata (Bharata Muni), hacia los siglos II y IV d.c. Su concepcion como Veda nos demuestra claramente que el drama indio tradicional fue visto como algo perteneciente al ambito religioso y no unicamente a la entretencion. Si bien el disfrute sensorial es un efecto no solo permitido, sino que tambien deseado en la creacion y realizacion de las distintas manifestaciones artisticas, siempre se encuentra subordinado a su fin ultimo: "producir" en el individuo un estado o sensacion de absoluta verdad (existencia), conciencia y felicidad (sat-cit-ananda).

Segun el Natya-Sastra, el teatro tiene dos objetivos: la instruccion y el gozo (vyutpatti y rasa, respectivamente). "A este Veda [...] no se accede por la via normal (como si sucede con el Rg, Sama, Yajur y Atharva Veda) la de la iniciacion y el estudio -larga, austera, sagrada y reservada a los dvijas o dos veces nacidos-: en cierto sentido este nuevo Veda es un Veda sustituto que debe instruir al divertir" (L. Bansat-Boudon, cit. en Figueroa 159), al momento de narrar historias de caracter religioso y mitologico, que deben "normar la conducta de aquellos que, de acuerdo con la perspectiva elitista brahmanica, ponen en riesgo la estabilidad social y cosmica al entregarse a practicas obscenas" (Figueroa 158). Ademas, como todo Veda, el Natya-Sastra cuenta tambien con un tradicion de exegetas que aclaran su mensaje, donde quizas el mas importante sea el Abhinavabharati de Abhinavagupta (siglos IX-X) de la escuela shivaista de Cachemira.

La vital importancia de este texto para el estudio del arte hindu radica en la preponderancia que posee el teatro -por atraer la vista y el oido simultaneamente- entre todas las expresiones o manifestaciones artisticas. Ademas, para los indios de la antiguedad, "la poesia es la forma mas elevada de arte y el drama es la forma mas elevada de poesia. Por ello, en la India, el problema de la estetica en tanto que filosofia del arte se ha estudiado, no por referencia a la musica o la representacion plastica o pictorica, sino principalmente en el contexto de la representacion dramatica" (Pandey 1). De este modo, el origen de la teoria del Rasa (Rasa-Sutra), si bien nace de la experiencia del teatro como un acto ludico-sacrificial de creacion de "mundos", desde ahi se extiende y es aplicable al resto de las artes antiguas de la India, tales como la escultura, la pintura, la literatura y, por supuesto, al teatro, la danza y la musica.

En esencia, el Rasa-Sutra trata sobre la emocion estetica y el poder evocador de una obra en el lector o espectador (rasika). Asi pues, Bharata nombra, en el capitulo seis del Natya-Sastra, ocho estados mentales basicos (sthayibhava) del ser humano, que son: el amor, la risa, el dolor, la colera, el valor, el miedo, la aversion y la admiracion. Dichos estados producen ocho emociones esteticas o rasas, derivadas de las anteriores, que corresponden, respectivamente, a lo erotico (sringara), lo comico (hasya), lo compasivo (karuna), lo furioso (raudra), lo heroico (vira), lo terrible (bhayanaka), lo repugnate (bibhatsa) y lo maravilloso (adbhuta). Posteriormente, Abhinavagupta en su obra Abhinavabharati complemento--por decirlo de alguna manera- el texto de Bharata, sumando una emocion mas: santa (paz) rasa, cuando el mistico y esteta de Cachemira comparo la experiencia estetica con la experiencia mistica y, asimismo, la del placer estetico con la pura y absoluta felicidad (ananda), que vive el alma individual al (re)conocer a brahman (Maillard y Pujol 1999). De esta manera, santa-rasa es el maha-rasa, principio estetico central de los restantes valores, que le otorga sentido y su finalidad ultima: la verdadera contemplacion del atma, es decir, silencio, paz y gozo en su estado de mayor pureza e intensidad, como parte y esencia del absoluto. Con esto, el aporte de Abhinavagupta establecio oficialmente las bases filosoficas del arte hindu como un yoga, como un camino a la union divina: (7)

Toda experiencia autenticamente placentera, especialmente desde la perspectiva tantrica, es una experiencia unificadora, una reunion de lo diverso y un modo de retorno a la unidad. La individualidad y la diferenciacion, la limitacion, en definitiva, son, en cierto modo, trascendidas en toda verdadera experiencia de placer, experiencia unitaria. El placer es retorno al origen [...]. En este sentido, el gozo estetico solo se caracteriza por el medio especifico (de tipo sensible y formal) a traves del cual se canaliza la reintegracion de la individualidad que tiene lugar en toda experiencia placentera (Fernandez 47).

Ademas, como todo "arte puro" que apela a la espiritualidad del ser humano, el arte hindu esta esencialmente basado en la ciencia del simbolismo, por lo que no se puede comprender ni apreciar en su totalidad sin conocer antes la literatura religiosa y el pensamiento filosofico al que refiere. El simbolo es el unico instrumento por medio del cual el artista transmite al espectador u oyente las verdades superiores y, asimismo, solo por medio del simbolo, el observador es capaz de relacionar intuitivamente un aspecto del mundo sensible con el mundo suprasensible (Merlo 24-6). La necesidad de tales soportes deriva del hecho de que "lo imperceptible para el ojo o el oido no puede ser captado objetivamente tal como es en si mismo, sino solamente en una semejanza. El simbolo debe ser naturalmente adecuado, y no podria ser elegido al azar. Se infiere lo invisible en lo visible, lo inaudible en lo oido" (Coomaraswamy, Hinduismo 34).

De tal manera, la iconografia hindu es una representacion simbolica de los conceptos de dioses y diosas y de sus multiples atributos. Estas divinidades son consideradas como representaciones concretas, en el tiempo y en el espacio, de los conceptos abstractos del ser. Pero el ser solamente se revela en las formas y en los nombres, con todas las imperfecciones y limitaciones inherentes a la manifestacion material. Los simbolos concretos que el ser humano empleara seran, pues, los pobres medios que utilizara para traducir lo inefable. La Darsanopanishad dice: "el yogi ve a Siva [Dios] en el Yo, pero no en las imagenes; las imagenes han sido creadas para ayudar a la contemplacion de los ignorantes" (cit. en Riviere 62). Los simbolos son, por ende, necesarios solo en un primer momento para entender y extender los conceptos sutiles en el espiritu de los demas; sin embargo, una vez que se ha alcanzado y conocido la verdadera realidad, la esencia ultima de las cosas, son dejados a un lado antes de que nos sea dado transformarnos en ello, puesto que ya no son utiles ni imperiosos (Coomaraswamy, Hinduismo 34). El arte hindu establece para el devoto una aproximacion espiritual, intelectual y fisica a la divinidad. La imagen es una manifestacion y/o presentacion de la divinidad a traves de una obra de arte concreta, y el monumento es, al mismo tiempo, su cuerpo y su mansion.

Por otra parte, hallamos la permanente busqueda de leyes fundamentales de la filosofia hindu, lo que ha repercutido en que su arte ha intentado integrar siempre las formas geometricas y arquitectonicas, en arquetipos. La geometria se considera como un plano de refraccion entre el mundo de las ideas y el de la manifestacion visible y terrenal. Esto tambien aplica para los yantras. Por ende, y mas alla de la reiteracion, es fundamental reconocer que el conocimiento de los simbolos y sus significados resulta indispensable para comprender un arte que no esta basando en las percepciones fisicas de los sentidos, sino en fundamentos espirituales y religiosos, en un concepto psicologico de la creacion artistica, en un mundo "enmascarado" por el universo fenomenologico aparente. Para penetrar en este mundo, el simbolo es indispensable y posee una doble finalidad: en primer lugar, consigue que el mismo artista realice en una forma concreta la idea abstracta que debe encarnarse, mediante su mano, en la materia. Y segundo, hace que el pueblo pueda comprender la idea abstracta por el valor tradicional y frecuentemente universal del simbolo. Asi, dirige, orienta y regula la expresion de la idea en la materia: el genio del artista goza de plena libertad para crear la obra de arte en los limites del simbolo (Coomaraswamy, Hinduismo 47-9). Si obedece tradicionalmente a las normas estrictas del arte descritas en los Silpa Sastra, su libertad de expresion es total dentro de estas reglas.

Yantras: representaciones geometricas de Dios

Ahora bien, teniendo siempre presente las ideas mencionadas anteriormente, nos encontramos, en parte, preparados para adentrarnos en el estudio especifico de los yantras: obras que en apariencia no son mas que complicados y, algunas veces, confusos dibujos geometricos, realizados por lo general en el suelo y tradicionalmente en la tierra, pero tambien se dibujan en papel, madera o tela, e incluso otros se graban en metal o se disenan en dimensiones en barro o en arena. En su intrincada composicion lineal, los yantras hacen referencia directa a ciertas representaciones de niveles y energias del cosmos, expresadas a traves de una deidad determinada y/o tambien del cuerpo humano por ser una replica microcosmica del macrocosmos (Khanna). Antes de continuar con el tema de los yantras, debemos considerar que: Para el hombre religioso [en este caso el hombre hindu], la naturaleza nunca es exclusivamente "natural": esta siempre cargada de un valor religioso. Y esto tiene su explicacion, puesto que el Cosmos es una creacion divina: salido de las manos de Dios, el mundo queda impregnado de sacralidad [...] El mundo se presenta de tal manera que, al contemplarlo, el hombre religioso descubre los multiples modos de lo sagrado y, por consiguiente, del Ser [...] No hay que olvidar que, para el hombre religioso, lo "sobrenatural" esta indisolublemente ligado a lo "natural", que la naturaleza expresa siempre algo que la trasciende (Eliade, Lo Sagrado 87-8).

Todo esto cobra sentido solamente en el contexto de una concepcion espiritual- esoterica de la realidad, donde "el espacio no es homogeneo; presenta roturas, escisiones: hay porciones de espacio cualitativamente diferentes de las otras [...] Hay, pues, un espacio sagrado y, por consiguiente, fuerte, significativo, y hay otros espacios no consagrados y, por consiguiente, sin estructura ni consistencia; en una palabra: amorfos" (21). En esencia, se deben sacralizar los espacios, cualquiera sean estos, para asi producir una ruptura con el pasado profano del lugar con el fin de que comience una nueva vida: comienzo que tendra que ser establecido por las escrituras sagradas y por los astrologos-sacerdotes (brahmanas), que saben ver cuando los astros son propicios para tales actos de creacion.

Esto ultimo es de gran importancia, ya que la funcion de la astrologia no puede ser menospreciada si queremos entender realmente la tradicion hindu en su conjunto. La relevancia de los principios metafisicos que entregan las bases del arte de tradicion vedica se hallan impregnados de consideraciones, normas y reglas estructurales, que contemplan el comienzo exacto de la realizacion de la obra, por ejemplo, solo en lugares y momentos precisos y propicios, que se fundamentan bajo determinadas posiciones y alineamientos de las estrellas y de los planetas (Boner et al.). Si bien es cierto que dichas leyes se remontan a un pasado indefinido, y son transmitidas oralmente en un comienzo, se hallan compiladas en el Vastu Sastra, donde destaca especialmente el texto Brhat Samhita--recopilado por el astronomo, matematico y astrologo indio, Varahamihira, a mediados del siglo VI--, el mas antiguo de los fechados hasta el momento. Tambien el Vishnudharmottara Purana del siglo VII, que versa sobre cosmologia, cosmogonia, astronomia y astrologia, junto tambien con la division del tiempo y a las reglas de la retorica, de la metrica, del teatro y de la danza, ademas de la musica y de la pintura (Kramrisch 3-5). Y, finalmente, el Tantrasamuccya, perteneciente ya al siglo XV. Asi pues, y tal como afirma Stoler, el Vastu Sastra es, en definitiva, astrologia aplicada (271-2). (8) Al mismo tiempo, en un plano mas "interno y personal", el yantra se concibe y se traza como un soporte para la meditacion; mas exactamente, para una visualizacion concentrada y una intima experiencia interior del juego polar y de la paradoja rompedora de toda logica de la eternidad y del tiempo. Pero antes de que llegue a revelar su significado, y de que el espiritu empiece a experimentar sus efectos, el observador debe comprender la relacion exacta de su conciso trazado con los principios basicos de la metafisica hindu (Zimmer 137-8). Esta composicion resume, en un simple y unico momento, todo el sentido de la mitologia, de la metafisica y de las filosofias hinduistas ortodoxas.

Pero, ?que significa el termino Yantra? La palabra sanscrita yantra proviene de la union del prefijo yan o yam, con el sufijo tra, el cual se utiliza en sanscrito para formar sustantivos que designan instrumentos o herramientas. Por ejemplo, khan significa cavar, khani excavar o arrancar de raiz; y khanitra es una herramienta para cavar, como una pala o un palo plantador. Asimismo, man--relacionado etimologicamente con mental--significa pensar o tener en la mente; por tanto, mantra es un instrumento para evocar o producir algo en nuestra mente, concretamente, una formula sagrada o encantamiento magico para evocar o traer a la mente la vision y la presencia interior de un Dios. De igual manera, yantra es un instrumento para hacer yan o yam. Si continuamos con la definicion, observamos que el prefijo yan o yam, significa contener, someter, gobernar o controlar. El verbo yan o yam, de este modo, significa adquirir control sobre la energia inherente a algun elemento o ser (Monier-Williams 845). (9)

Asi pues, la palabra yantra designa, en primer lugar, cualquier tipo de maquina y/o artefacto construido para producir energia con la finalidad que se le ocurra al hombre. En la tradicion devocional hindu, yantra es un termino general que designa los instrumentos del culto, a saber: idolos, cuadros o diagramas (magicos) geometricos. Un yantra puede servir: 1) de representacion de alguna personificacion o aspecto de lo divino; 2) de modelo para el culto de una divinidad inmediata al corazon, una vez que el iniciado devoto ha desechado la parafernalia del ritual externo (idolos, perfumes e inciensos, formulas pronunciadas de manera audible, entre otras); 3) y, finalmente, como una especie de mapa o plano de la evolucion gradual de una vision, en tanto identifica al Yo con su contenido, el cual va variando lentamente, es decir, con la divinidad en todas sus facetas de transformacion, donde el yantra contiene elementos dinamicos (Zimmer 138).

De esta manera, un yantra es un instrumento destinado a contener las fuerzas psiquicas concentrandolas en un dibujo, de modo que el poder visualizador del devoto sea capaz de llegar a reproducirlo. Es una maquina para estimular las visualizaciones, meditaciones y experiencias internas, inspirando una vision estatica de la divinidad que se debe adorar, asi como tambien de la presencia sobrehumana que se debe realizar o que puede dar lugar a una serie de visualizaciones que surgen y se despliegan unas detras de otras en tanto eslabones o pasos de un proceso mayor (Monier-Williams 845). Segun Zimmer, este segundo caso es mas interesante, y mas exigente para el iniciado, ya que funcionando en dos direcciones simultaneamente:
   Primero hacia delante, como el curso de una evolucion; luego hacia
   atras, como un proceso de involucion, deshaciendo las visiones
   previamente desplegadas. Es decir, repite en miniatura las etapas o
   aspectos de la manifestacion del Absoluto en la evolucion e
   involucion del mundo. Ademas, requiere el poder visualizador por
   parte del devoto para seguir las dos trayectorias de este doble
   proceso de creacion y disolucion: por un lado, como desarrollo
   temporal y espacial; pero por el otro, como algo que trasciende las
   categorias de espacio y tiempo, como una simultaneidad de aspectos
   antagonicos en una unica Esencia. Asi, mientras de un lado los
   diagramas dinamicos sugieren un proceso continuo de expansion del
   centro del dibujo a la periferia y exigen el paso del tiempo para
   su curso, por otro han de entenderse como una jerarquia duradera, o
   un escalonamiento de grados del ser que se manifiestan
   simultaneamente, con el valor mas alto situado en el centro. Estos
   grados simbolizan las diversas transformaciones o aspectos del
   Absoluto en el plano fenomenico de la Maya-Sakti -el poder
   creador-, y al mismo tiempo proporcionan un analisis pictorico de
   la estructura alma-cuerpo del hombre; porque la Esencia altisima
   (brahman), nucleo del mundo, es identica del Yo altisimo (atma),
   medula de la existencia humana. Por tanto, las visualizaciones, las
   meditaciones y experiencias generadas por el yantra deben
   considerarse, no solo como reflejos de la Esencia Divina en su
   produccion y destruccion del Universo, sino al mismo tiempo (dado
   que los procesos del mundo y las etapas de la evolucion se duplican
   en la historia y en la estructura del organismo humano) como
   emanaciones de la psique del devoto. Cuando se utilizan en relacion
   con la practica del yoga, los contenidos del diagrama yantra
   representan etapas de conciencia que conducen del estado diario de
   ingenua "ignorancia", a traves de la experiencia yoga, a la
   realizacion del Yo Universal, Brahman-Atma (139-40).


Entonces, hasta el momento, tenemos que los yantras pueden ser utilizados por los devotos principalmente con dos propositos, que si bien no se encuentran completamente separados entre si, tanto en su forma como en su esencia, tienen ciertas diferencias en sus objetivos ultimos, en sus distintos grados de profundidad y alcances, asi como tambien en sus ejecutores.

Estos son, en primer lugar, los yantras que tienen mayor relacion con el espacio en si mismo, que podriamos considerar de una indole mas cotidiana, normal, mas simples y externos en cierto sentido, pero no por eso menos sagrados e importantes para la rica y variada ritualidad hindu. En estos, Dios se puede manifestar bajo innumerables formas, tambien puede aparecer en cualquier lugar que desee y asi convertir ese lugar en un sitio para celebrar actos rituales. Un Dios puede ser invitado a descender en un lugar determinado mediante diagramas especiales, para poder ser adorado alli. Dibujar ese yantra es en si un acto sagrado. El principio divino esta contenido en el yantra, que se representa en un plano bidimensional, aunque en realidad es tridimensional [...] Las formulas sagradas o mantras (que acompanan el "acto de creacion") han de ser pronunciadas en un orden, tono y ritmo especiales, mientras se cantan cuando el yantra se esta dibujando y Dios esta siendo evocado (Jansen 10).

Este tipo de yantras, realizados en un suelo previamente limpiado y purificado con agua y excremento de vacas, se efectua principalmente en las entradas de las casas, de los templos o de lugares especiales, por medio de una pasta de arroz-- principal alimento de la dieta hindu y, por consiguiente, cargado con cierto poder magico y sagrado para ellos--, de polvos de distintos colores y/o con petalos de flores variadas. La mayoria de las veces, el arte de pintar este tipo de yantras en el piso en la India rural y tradicional es una prerrogativa de las mujeres--practica ensenada de madre a hija--, que comienza alrededor de los cinco o seis anos, cuyo entrenamiento finaliza cerca de los veinte:

El arte de pintar en el piso es un arte que puede ser practicado tanto por una brahmani (mujer perteneciente a la varna sacerdotal de los brahmana), como tambien por una que no lo sea. [...] El diseno, el estilo y el sentido de este tipo de yantras ha sido aprendido por las mujeres desde las tradiciones mas antiguas, desde los origenes mismos del Brahmanismo -sin pertenecer a ninguna secta en particular-, pero pueden, sin embargo, diferir segun la region y el tiempo en que se desarrollen (Stoler 105-7).

Asi tenemos, por ejemplo, que los yantras realizados en el sur de India son bastante mas complejos y elaborados que los compuestos en la zona centro-norte del subcontinente indio; pero en todos, con mayor o menor dificultad, encontramos siempre la invocacion de la presencia de una divinidad especifica del lugar y de la energia presente en el interior de la persona que ha realizado el diagrama. Tambien hallamos elementos y simbolos que evocan a la Madre Universal o a la Gran Diosa--Sakti--, como son las huellas de sus "Sagrados Pies" o ciertas figuras--el sol, la luna, las estrellas, entre otros--que representan el poder creativo de Ella, su propia creacion y las fuerzas dinamicas que se mueven en todo el universo.

Por lo general, estos distintos diagramas magicos, conocidos en India con variados nombres dependiendo de la region--tales como panjara, kolam, golam, mandana, aripan, entre otros--y que entre ellos tienen algunas diferencias formales pero no de fondo, son realizados durante cada amanecer y/o atardecer. Otros son ejecutados en festividades religiosas y/o tambien durante cada samskara, es decir, durante cada iniciacion, sacramento o rito de paso de un estado de la vida a otro. Esto ocurre, por ejemplo, en el nacimiento de un nino; durante el upanayana, la iniciacion de los "dos veces nacidos" de las tres primeras varnas--en simples palabras, castas y/o grupos sociales--, con la consagracion y posterior postura del "cordon sagrado" (yajnopavita); en el matrimonio y, por ultimo, durante los ritos funerarios. Asi mismo, muchos hindues realizan estos disenos solo como actos devocionales o en ciertos dias del ano sagrados para el almanaque lunar hindu, como son los dias de ekadasi, dedicados a la deidad Visnu.

La segunda categoria de yantras esta relacionada con la tradicion tantrica del hinduismo y su metafisica, por lo que la podriamos catalogar como mas compleja e interna que la descrita anteriormente, pero finalmente igual de sagrada y de relevante para el ceremonial hindu.

Pero ?que es el Tantra? Grosso modo, el tantra es un conjunto o red de muchos movimientos, que comparten el cuestionamiento y critica a la sociedad tradicional de la India antigua, particularmente a los valores brahmanicos, y al principio de lo puro y de lo contaminante que lo sustenta. Por ello, el tantra presenta una nueva forma de vida religiosa y una nueva practica espiritual, que son consideradas como transgresoras por el hinduismo ortodoxo. La tradicion del tantra esta fundamentada en los textos sanscritos denominados Tantras, que datan entre el siglo VII y VIII de nuestra era, valorados por sus seguidores como revelacion e incluso superior a los Vedas. El academico Gavin Flood, en su obra El Hinduismo, explica que:
   Los Tantras son rechazados por la ortodoxia vedica, sin embargo,
   sus seguidores, los tantrikas, incluyeron al sistema ortodoxo en la
   calidad mermada de nivel inferior de comprension y capacidad. De
   alguna forma la revelacion era progresiva, y los tantrikas auparon
   sus propios sistemas a la cuspide de una jerarquia de acceso a la
   sabiduria [...]. El Tantrismo ha tenido a partir del siglo XI una
   presencia tal que todo el hinduismo ha sufrido su influencia [...]
   absorbiendo todos elementos derivados de los Tantras.

      Los Tantras destacan por sus elementos eroticos y antinomicos (la
   practica del sexo ritual o el consumo de alcohol y carne ofrecidos
   a divinidades calientes o feroces), sin embargo, la mayor parte de
   su contenido resulta de naturaleza mas sobria, incluyendo material
   que versa sobre una amplia gama de cuestiones. Aunque se trata de
   textos principalmente rituales, los Tantras tambien se interesan
   por explicar la formacion de mantras, por presentar cosmologias
   estructuradas y jerarquizadas, por la evolucion del sonido del
   nivel sutil al grosero, por las iniciaciones, por el yoga, la
   doctrina, el comportamiento correcto o la arquitectura de los
   templos (177-80).


Asi tenemos que los rasgos mas caracteristicos que se destacan en los Tantras son los siguientes, aunque algunos no sean exclusivos de los Tantras y no en todos se contienen la totalidad de sus elementos:

--Los Tantras se interesan por la practica espiritual, que implica la iniciacion, el ritual y el yoga.

--Existe una estructura ritual comun en los Tantras, la cual se puede resumir en que se produce la purificacion del cuerpo por medio de su destruccion simbolica; posteriormente la creacion un cuerpo o Yo divino por medio de los mantras; el culto o visualizacion interior seguida por la veneracion o ritual exterior (puja). Este proceso incluye el empleo de gestos realizados con las manos (mudra), la repeticion de mantras y la construccion de diagramas sagrados (yantras).

--Los Tantras presentan cosmologias jerarquicas complejas que asimilan las jerarquias cosmicas de tradiciones anteriores.

--El cuerpo es divino y contiene la jerarquia cosmica en su interior, asi como la polaridad cosmica formada por la divinidad masculina y su consorte, la energia femenina.

--Los Tantras se interesan por la consecucion de poderes magicos (siddhis) y el goce de la experiencia de felicidad en los mundos superiores como componentes de un camino espiritual, concebido y experimentado como el viaje de kundalini a traves del cuerpo del adepto.

--Los Tantras se interesan por las practicas de posesion y el exorcismo.

De este modo, para lograr una comprension general de las bases de la metafisica del yantra en esta segunda naturaleza, se debe conocer necesariamente la doctrina tantrica de Sakti, una de las mas importantes y reconocidas por su forma de representacion y soporte filosofico de esta tipologia del yantra. En esencia, Sakti, como energia cosmica creadora, es el poder presente en todo el universo y en sus multiples manifestaciones, que representa las fuerzas dinamicas de la naturaleza, personificadas en el aspecto femenino de la divinidad. A su vez, es la contraparte y, al mismo tiempo, el complemento de las fuerzas pasivas de la naturaleza, representadas en el aspecto masculino de la divinidad (Siva). La teologia de Sakti se ramifico, principalmente, en dos grandes corrientes: las escuelas de la Diosa feroz y negra Kali, y la de la Diosa benevola y suave Sri Vidya, que veneran a la Diosa Lalita Tripurasundari, "La Bella Diosa de las Tres Ciudades". Ambas escuelas desarrollaron sus propias deidades auxiliares alrededor de sus divinidades centrales, y tambien idearon yantras que ilustran algunos de los conceptos filosoficos predominantes de sus sistemas de pensamiento respectivos.

El movimiento Sri Vidya se adapto a los valores brahmanicos ortodoxos. Por el contrario, las tradiciones centradas en Kali se interesaron menos por la ortopraxis, y mucho mas por los poderes que podian adquirirse a traves de actuaciones generadoras de impureza y opuestas a las normas sociales y religiosas aceptadas, identificandola con los distintos estados de conciencia. Asi, a modo de ejemplo, en esta escuela hallamos por primera vez citados los seis centros clasicos--los c(h)akras--de la fisiologia mistica del Hinduismo (Flood 205).

Por su parte, Tripurasundari es venerada, generalmente, bajo la forma de un diagrama sagrado, un yantra de nueve triangulos entrelazados, denominado Sri C(h)akra o Sri Yantra (fig. 9), el mas importante y celebre de los novecientos sesenta yantras existentes, segun el Tantraraja Tantra. La cosmologia de la escuela Sri Vidya se simboliza completamente en este cosmograma, utilizado como foco de veneracion e instalado en los templos, siendo este diagrama a la vez divinidad y representacion del Cosmos.

Los elementos del Sri Yantra tipicos son:

a) Un doble marco cuadrado exterior, formado mediante lineas rectas quebradas conforme a una pauta regular, que simbolizan el cielo y la tierra, juntos.

b) Una serie de circulos concentricos y dieciseis petalos de lotos estilizados, que representan el poder del yogui sobre la mente y los sentidos. En el interior de este, se encuentra un loto de ocho petalos que simboliza a la deidad Visnu.

c) Una composicion concentrica de nueve triangulos equilateros que sirven de simbolo para lo divino. Los cuatro triangulos orientados hacia arriba representan el principio masculino presente en el universo, es decir Siva, y los cinco triangulos orientados hacia abajo representan el principio femenino, es decir, Sakti. Todos estos triangulos emanan a partir del punto central (bindu), que representa la eternidad y el origen de toda manifestacion, ademas de simbolizar en una primera etapa (para-bindu) el nucleo de la energia concentrada, condensando en el todos los aspectos dinamicos y estaticos de lo femenino y de lo masculino del universo. En una segunda fase (apara-bindu), cuando la creacion ha comenzado ya, el punto central se (auto) transforma por el resultado de la relacion de las energias dinamicas y estaticas (de los aspectos masculino y femenino), emergiendo dos puntos suplementarios que forman el triangulo primordial (mula- trikona), que representa la creacion, preservacion y la disolucion, las tres cualidades principales de Sakti.

Asi pues, su interpretacion representa la union de Siva y la Diosa, lo masculino y lo femenino, fusion que el aspirante espiritual realiza en su interior por medio de una identificacion ritual del Sri Yantra con su propio cuerpo (Rawson 16-21; Jansen 10). Como senala Zimmer: "Este santuario es sede de la divinidad, y debe considerarse el centro del corazon del devoto. En el reside su deidad escogida particular, la cual, finalmente, debe ser entendida como una simbolizacion del nucleo divino de su propia existencia, de su Yo eterno y superior" (140).

Una vez construido el yantra, tanto material como mentalmente, el yogui lo va disolviendo de manera gradual, dejando que se revele a su vision interior, y luego concentrandose en ella. Debe dejarse imbuir de sus rasgos significativos y darse cuenta de que revelan la esencia divina, la verdad, la realidad esoterica de la naturaleza del universo y de su propio--y verdadero--ser. Finalmente, logra identificarse completamente con la figura escogida hasta el punto de no diferenciar si el yantra esta en su interior o es el quien penetra en el yantra. Los practicantes de esta clase de ejercicios mentales de yoga afirman que, si se efectua con exito, este ejercicio catapultara al practicante hacia la conciencia pura, hacia la total unidad, mas alla de la distincion entre sujeto y objeto, hacia sat-cit-ananda, la cual es por esencia--y por derecho--nuestra verdadera--y divina--naturaleza.

Palabras al cierre

Quisiera terminar este breve y fragmentario trabajo del arte hindu y de los yantras con algunas pocas y simples ideas "sueltas" que afloran naturalmente, luego del tratamiento del tema en cuestion. Como todas las diferencias y similitudes, culturales o de otra indole, responden solo al grado de percepcion que el hombre posee de si mismo, a su autodefinicion e individualizacion, es logico concluir que producto de las distintas cosmovisiones que imperan en Occidente en contraposicion a la preponderante en la India tradicional, nos encontremos tambien con distintas formas de concebir y calificar la espiritualidad y tambien la actividad artistica, cualquiera sea esta (Eliade, Lo Sagrado 50-1). Esta es la principal razon de nuestras diferencias formales en el arte y tambien en como concebimos y entendemos el mundo.

La cultura occidental contemporanea ha puesto gran enfasis en todo lo referente al mundo externo y sensorial, relegando -en el mejor de los casos- para un segundo, tercer, e incluso cuarto plano, todo lo relacionado al mundo interior, es decir, la mente y sus herramientas de conocimiento no tienen mayor utilidad, sino donde solo importan la pura intuicion y la percepcion, manifestadas a traves de los simbolos, unico modo de ser representada y transmitida a los otros.

De este modo, no es de extranar que, para el artista hindu, lo abstracto y lo concreto se mezclen invariablemente, sin existir grandes diferencias entre uno y otro, puesto que este arte participa profundamente de la vida como un todo, de la naturaleza interior y exterior del ser humano. El arte hindu, de ese modo, es el reflejo de la naturaleza -de toda naturaleza, interna y externa-, al expresar la vitalidad de sus formas, su plasticidad llena de pasion, junto al extasis mistico mas refinado.

De igual manera, la representacion de los dioses, en formas humanas y abstractas, simboliza que el mundo de la realidad interior difiere del mundo exterior, pero no puede existir sin el. A diferencia de India, Grecia tomo como ideal el cuerpo fisico, atletico, disciplinado, y presentaba la belleza del hombre de proporciones perfectas. Por el contrario, la India modelo su vision interior de las formas sutiles nacidas de la meditacion por la apariencia fisica de los seres divinos que venera; no ha intentado nunca expresar la belleza fisica en si, puesto que siempre ha considerado que la materia, en este plano, era solo una sombra burda y maciza al lado de las gloriosas realidades de los planos divinos. Para el arte hindu, la verdadera belleza no puede ser meramente corporal (Coomaraswamy, La Transformacion 66-7).

En tal sentido, solo por un cambio de punto de vista, equivalente psicologicamente a una total desacralizacion formal, el adorador -que naturalmente considera el icono como una utilidad devocional- llega a considerarlo como una simple obra de arte que, como tal, ha de ser estimada solo desde el punto de vista de la sensacion -segun los parametros occidentales contemporaneos-. Inversamente, el moderno esteta, el filosofo o historiador del arte, que se interesa solo por las superficies y sensaciones, es incapaz de concebir la obra como el producto necesario de una determinacion dada, es decir, como dotada de un proposito y una utilidad. De estos dos, el adorador, para quien se hizo el objeto, esta mas cerca de la raiz de la cuestion que el esteta, quien se esfuerza en aislar la belleza de la funcion.

Asi, para todo el arte hindu, tanto en el icono antropomorfico como en los yantras -e incluso en los mantras-, representan mucho mas que un objeto fisico y concreto, ya sea en su aspecto visible o auditivo. Es, ante todo, un medio de meditacion y de introspeccion, de sabiduria de la verdad ultima y suprema y, por supuesto, de placer, pero no solo sensorial, sino que del mas alto, de beatitud infinita (ananda) que, en cierta forma, organizan la mente y alma humana. Ese es el unico sentido y fin que posee el arte tradicional hindu, y que tantas veces al espectador y critico occidental le cuesta entender y, en consecuencia, disfrutar.

Solo cabe agregar que lo fundamental del arte hindu, de marcado tinte contemplativo y devocional, es que nos pone en contacto con esa esencia espiritual que siempre hemos sido, pero que hemos olvidado, despertando la realidad esencial que anhelamos y buscamos, y cuya nostalgia es una de las mayores angustias de nuestro tiempo. En suma, nos permite completarnos desde una dimension inherente a nuestra naturaleza original, ver y vernos desde el "corazon iluminado".

Referencias

Baumer, Bettina, Alice Boner y Sadasiva Rath Sarma. Vastusutra Upanishad. The Essence of Form in Sacred Art. Delhi: Motilal Banarsidass Publishers, 1996. Impreso.

Biardeau, Madeleine. El Hinduismo: Antropologia de una Civilizacion. Barcelona: Kairos, 2005. Impreso.

Boner, Alice, Sadasiva R. Sarma y Bettina Baumer. Vastusutra Upanisad. The Essence of Form in Sacred Art. Delhi, India: Motilal Banarsidass Publishers. Impreso.

Coomaraswamy, Ananda K. La Danza de Siva. Ensayos sobre Arte y Cultura India. Madrid. Siruela: 1996. Impreso.

--. La Transformacion de la Naturaleza en Arte. Barcelona: Kairos, 1997. Impreso.

--. Sobre la doctrina tradicional del arte. Arte asiatico. Barcelona: Ediciones de la Tradicion Unanime, 1983. Impreso.

Deshapande, P.Y. El autentico Yoga. Yoga-Sotras de Maharishi Patanjali. Madrid: Kier, 2001. Impreso.

Eliade, Mirceau. El Yoga. Inmortalidad y Libertad. Mexico, df: Fondo de Cultura Economica, 1991. Impreso

--. Lo Sagrado y lo Profano. Barcelona: Paidos Orientalia, 2003. Impreso.

F. de Castro, Luis Osvaldo. El arte en la ruta del hombre. Santiago, Chile: Andres Bello, 2001. Impreso.

Fernandez, Ma. Rosa. "El juego dramatico de la energia en el sivaismo de Cahemira. Un estudio de estetica comparada". Tesis Doctoral, Departamento de Filosofia, Universidad de Malaga, 2000. Impreso.

Figueroa, Oscar. "Persuasion y mito en los origenes del drama sanscrito. A proposito del primer libro del NATYASASTRA". Habis 45 (2014). 151-165. Impreso.

Flood, Gavin. El Hinduismo. Madrid: Cambridge University Press, 1998. Impreso.

Jansen, Eva R. El libro de la imagineria Hindu. Diever, Holanda: Binkey Kok, 1993. Impreso.

Kandinsky, Wassily. Sobre lo Espiritual en el Arte. Buenos Aires: Need, 1997. Impreso.

Khanna, Madhu. Yantra: The Tantric Symbol of Cosmic Unity. Rochester, Estados Unidos: Inner Traditions, 2003. Impreso.

Kramrisch, Stella. The Vishnudharmottara Part III: A Treatise on Indian Painting and Image-Making. Calcutta: Calcutta University Press, 1928. Impreso.

Luarte C., Felipe. "El Hinduismo: Consideraciones Historicas y Conceptuales". Revista Intus Legare 6/1 (2012). 45-62. Impreso.

Maillard, Chantal y Oscar Pujol. Rasa. El placer estetico en la tradicion india. Benares: Indica-Etnos, 1999. Impreso.

Marchiano, Grazia. "Una busqueda de un placer mas elevado: el legado estetico indio", Contrastes. Revista Internacional de Filosofia 9 (2004). 155-164. Impreso.

Masson, J.L. y M.V. Patwardhan. Santarasa and Abhinagupta 's Philosophy of Aesthetics. Poona: Bhandarkar Oriental Research Institute, 1969. Impreso.

Merlo, Vicente. Simbolismo en el Arte Hindu. De la experiencia estetica a la experiencia mistica. Madrid: Biblioteca Nueva, 1999. Impreso.

Monier-Williams, Monier. A Sanskrit-English Dictionary. Delhi: Motilal Banarsidass Publishers, 2011[1899]. Impreso.

Pandey, Kanti Chandra. Comparative Aesthetics, vol. i. Varanasi: Chowkhamba, 1995. Impreso.

Rawson, Philip. Tantra. The Indian Cult of Ecstasy. London: Thames and Hudson, 1973. Impreso.

Riviere, Jean Roger, ed. Historia General del Arte. El arte de la India, vol. xix. Madrid: Espasa-Calpe, 1964. Impreso.

Rudy Jansen, Eva. El libro de la imagineria Hindu: Dioses, manifestaciones y su significado. Holanda: Binkey Kok, 1993. Impreso.

Samuel, Geoffrey. The Origins of Yoga and Tantra. Indic Religions to the Thirteenth Century. Nueva York: Cambridge University Press, 2008. Impreso.

Shattuck, Cybelle. Hinduismo. Madrid: Akal, 2002. Impreso.

Sivanananda (Swami). Shrimad Bhagavad Guita. Dialogos con lo Eterno. Madrid: Libreria Argentina, 1999. Impreso.

Stoler Miller, Barbara. Exploring India's Sacred Art. Selected Writings of Stella Kramrisch. Delhi: Indira Gandhi National Centre for the Arts New Delhi y Motilal Banarsidass Publishers, 1994. Impreso.

Zimmer, Heinrich. Mitos y Simbolos de la India. Madrid: Siruela, 1997. Impreso.

Recibido: 13 octunbre 2016

Aceptado: 27 septiembre 2017

Felipe Luarte Correa

Centro de Estudios Asiaticos, Pontificia Universidad Catolica de Chile.

Santiago, Chile.

fluarte@uc.cl

(1) Recordemos que los rituales religiosos son parte fundamental del dia a dia de cualquier hindu ortodoxo y practicante, ademas de que los propositos mundanos, y no solo los espirituales, tambien son parte del hinduismo, por lo que conviven y se relacionan entre si permanentemente. Asi pues, los cuatro grandes objetivos o metas del hinduismo (purusa-artha) combinan ambas esferas: la espiritual y la profana. De esta manera, vemos que artha (exito y prosperidad material) y kama (placer sensual y sexual), tienen un espacio reconocible y permitido en la vida del hindu, pero subordinados siempre a dharma (entendido como deber religioso) y moksha (liberacion del samsara, el ciclo de nacimiento, vida y muerte).

(2) Para una general e introductoria aproximacion al hinduismo, sus principales caracteristicas prototipicas, historia y evolucion, ver Biardeau, El Hinduismo; Flood, El Hinduismo; Shattuck, Hinduismo, y Luarte, "El Hinduismo: Consideraciones historicas y conceptuales".

(3) Sanatana Dharma es el nombre tradicional para lo que comunmente conocemos como hinduismo, que podria ser traducido como religion (dharma) eterna (sanatana) y que agrupa diversas--y a veces contrarias--tradiciones y corrientes de pensamiento y practicas nacidas en la peninsula indica

(4) Para conocer y entender el yoga en un sentido amplio y general, desde los distintos tipos, finalidades y evolucion, ver Shrimad Bhagavad Guita. Dialogos con lo Eterno (comentarios de Swami Sivananda). Deshapande, El autentico Yoga, 2001. Para una vision desde la perspectiva occidental, ver Eliade, El Yoga y Samuel, The Origins of Yoga and Tantra.

(5) Segun el pintor ruso Kandinsky: "el artista construye misteriosamente la autentica obra de arte a traves de una via mistica. Aislada de el, ella toma vida propia y se constituye en algo individual, una entidad independiente que respira en forma autonoma y posee una existencia material real" (81). Comparense las similitudes y la unidad de fondo entre estas palabras y la filosofia artistica hindu, a pesar de las diferencias espaciales y temporales.

(6) Para profundizar en estos temas, el sentido del arte y los cambios en la funcion de este a traves del tiempo, ver Luis Osvaldo F. de Castro. El arte en la ruta del hombre.

(7) Para profundizar en santa-rasa y en la estetica de Abhinavagupta, ver Masson y Patwardhan, Santarasa and Abhinavagupta's Philosophy of Aesthetics.

(8) Ver tambien Boner et al. 35-42, Merlo 63-5.

(9) La definicion etimologica de yantra, asi como tambien las distintas definiciones y/o traducciones de todas las palabras y conceptos en sanscritos mencionados en este articulo, han sido tomadas de Monier-Williams, A Sanskrit-English Dctionary.

Leyenda: FIGURA 1 Mujer realizando un kolam afuera de su casa en Puducherry, ex Pondicherry, sur de la India. Fuente: Newsthali, 2013.

Leyenda: FIGURA 2 Mujer realizando un kolam en la Competencia Anual de Kolam, en el Festival de Mylapore (Chennai), sur de la India. Fuente: Tazmpictures, 2014.

Leyenda: FIGURA 3 Diosa (devi) Kali.

Leyenda: FIGURA 4 Diosa (devi) Lalita Tripurasundari.

Leyenda: FIGURA 5 Kali Yantra.

Leyenda: FIGURA 6 Tripurasundari Yantra.

Leyenda: FIGURA 7 Ganesa Yantra.

Leyenda: FIGURA 8 Durga Yantra.

Leyenda: FIGURA 9 Sri Yantra o Sri C(h)akra.
COPYRIGHT 2017 Pontificia Universidad Catolica de Chile, Instituto de Estetica - Facultad de Filosofia
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2017 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Luarte Correa, Felipe
Publication:Revista Aisthesis
Article Type:Ensayo
Date:Dec 1, 2017
Words:11071
Previous Article:La cofradia de las aranas. Mitos y ritos hermeticos de las maestras textileras mapuches.
Next Article:La opcion por los pobres: la estetica de Fidel Sepulveda y la enciclica Laudato si.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters