Printer Friendly

Vulnerar.

Recientemente, por casualidad, vi dos peliculas unidas por un hilo comun, pese a sus claras diferencias. Aunque a una coincidencia no hay que darle peso indebido, esta me condujo a algunas reflexiones. La primera cinta es Lady Macbeth (2016), nueva adaptacion de la novela Lady Macbeth de Mtsensk, de Nikolai Leskov, publicada originalmente en 1865. El director es William Oldroyd.

Se trata de un filme correcto, con una cabal asimilacion de elementos visuales, sonoros y narrativos de lo que llamamos buen cine, si bien los personajes (con excepcion de la esclava Anna) son un tanto unidimensionales. Lo que llamo mi atencion fue como aquello que en la novela es la pasion que despierta en Katherine, la protagonista, el peon Serguei (Sebastian en el filme), un aventurero con fama de donjuan, se convierte aqui en la pasion que le despierta el hombre embrutecido que ha ingresado en su habitacion con la intencion de violarla, y que dista mucho de parecerse al encantador seductor original. La escena en que Katherine entra en contacto por primera vez con los sirvientes tambien se transmuta, de una de juegos no exentos de sana en un espacio de burda camaraderia, a la que la joven forzada al aislamiento se ve tentada a unirse, en una de brutalidad y humillacion autenticas cuya victima es Anna. Sebastian agrede tambien a Katherine, con un alarde manifiesto de violencia que en nada se parece a sus intentos de seduccion en la novela.

Sin duda el donjuan y el violador comparten un signo predatorio, pero no son lo mismo. Que una mujer se rinda ante los trucos de un tenorio profesional no guarda relacion alguna con la pasion subita de una mujer por quien esta a punto de violarla. El salto cualitativo es enorme y me pregunto si el director, pese a que el filme es de epoca, considero que un publico contemporaneo necesitaba un elemento de atroz violencia sexual para considerar plausible, o paladeable, la historia. Y de ser asi, ?por que?

Sali de ver el filme, deprimente y mas bien anodino pese a su virtuosismo visual y tecnico, haciendome esta pregunta.

Lo que vi al dia siguiente le dio a mi pregunta un valor superlativo. Elle, cinta de Paul Verhoeven, es un "thriller psicologico" basado tambien en una novela: Oh ..., de Philippe Djian. Al parecer la trama del filme le es fiel, con una variacion: la profesion de Michele, la protagonista, que en la version cinematografica es directora de una compania productora de videojuegos de violencia extrema.

La critica apunta a una hondura en el libro de Djian de la que no tengo por que dudar. La cinta, sin embargo, que inicia con una escena de violacion que se repetira varias veces en la memoria de Michele, es tan banal como cualquier thriller hollywoodense. Nos muestra a su protagonista rodeada de personajes inanes, la mayoria desagradables o estupidos, y prodigos en cliches: el exmarido, escritor fracasado, la sobreactuada nuera disfuncional, el vecino encantador que resulta siniestro, los hipocritas cristianos. El final feliz de humor negro es igualmente trillado. No hay en toda la pelicula un apice de hondura o inteligencia que exija la recreacion circular de una violacion, con toda la brutalidad que conlleva.

?Por que reaparece la violacion y, de hecho, se multiplica? Porque a Michele le termina gustando.

La puerilidad absoluta del filme y sus personajes, su intrinseca fealdad y su violencia me sumergieron como espectadora en una marea toxica. Si la termine de ver fue preguntandome si habria algo al final que justificara lo que veia, que me ayudara a entender. Pero no, no hay nada. El horror y la degradacion, en su sentido mas pleno, son enteramente gratuitos.

Isabelle Huppert ha protagonizado muchos filmes controvertidos. Sus personajes a menudo plantean una pregunta dolorosa, abren una ventana a nuestra mas insondable humanidad, como es el caso de La profesora de piano o Ma mere (filme que logra liberar una corriente emocional de la jaula de la fractura psiquica de Bataille). Pero en Elle, y pese al impecable desempeno de Huppert, no hay mas que superficie. Es un filme que no aporta nada a nuestro mundo ni a nuestra vision del mundo. Es entretenimiento.

Por supuesto, el entretenimiento existe y cumple una funcion, pero ?con la violacion disfrutable como tema? Quiza mas deplorable que la cinta misma sea la nota comun en la mayoria de las resenas en varios paises (salvo Bidisha en Tbe Guardian), que ensalzan la cinta como gran arte, cine "arriesgado" y "transgresor". Y no se si en los tiempos que corren tenemos un terror supersticioso a parecer mojigatos, o si realmente alguien puede considerar transgresora semejante banalidad. ?Transgresora de que, exactamente? ?No son mas bien la norma esta violencia gratuita y la fascinacion por la imagen que la reproduce? ?No se ha convertido en parte del discurso convencional, particularmente entre la intelligentsia, llamar transgresor a lo meramente sordido, que ha existido siempre?

Pienso en las muchas formas en que se justifica en el planeta entero la violencia contra la mujer hoy dia. Pienso entonces en las modificaciones a la trama de la novela original en Lady Macbeth--, pienso en Elle, y me pregunto si algun sabio de la antigua Roma llego a llamar al espectaculo de damnatio ad bestias "transgresor".

Como sabemos, nos convertimos en lo que miramos. En estos tiempos de incontinencia de la mirada, creo que la verdadera transgresion reside en la belleza, y en la restitucion de nuestra humanidad.

ADRIANA DIAZ ENCISO es poeta, narradora y traductora. Ha publicado once libros. Su novela, aun inedita, Ciudad doliente de Dios esta inspirada en los poemas profeticos de William Blake.
COPYRIGHT 2017 Editorial Vuelta, S.A. de C.V.
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2017 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Diaz Enciso, Adriana
Publication:Letras Libres
Date:Jul 1, 2017
Words:1024
Previous Article:Agenda JULIO.
Next Article:"LA HISTORIA VIGILA LA MEMORIA".

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters