Printer Friendly

Vulgar Latin and word game in an interpolation of an early medieval book of medical recipes/Latin vulgar y juego verbal en una interpolacion de un recetario medico altomedieval.

I. Introduccion

En una reciente edicion del Ars medicinalis de animalibus hacia referencia a dos pequenas interpolaciones cuyo sentido entonces no conseguia entender. El texto en cuestion es un recetario altomedieval de zooterapia, del que existen dos versiones de diferente extension a las que he denominado Anim. Sang. y Anim. Harl.-Vind., respectivamente, por el lugar de conservacion de los manuscritos (1). La primera, mas extensa y redactada en un registro linguistico muy pobre, ha llegado a nosotros en solo un manuscrito, el de Sankt Gallen, Stiftsbibliothek, 217, del s. ix; la segunda, con un numero menor de capitulos y cuya lengua es mas cuidada, ha sido transmitida por dos manuscritos, el de Londres, British Library, Harley 4986, copiado a finales del s. xi o comienzos del xii, y el de Viena, Osterreichische Nationalbibliothek, 187, de finales del xiii o de comienzos del xiv (2). En el estudio introductorio ponia de relieve, por una parte, la imposibilidad de editar un texto unitario a partir de las dos versiones existentes, y, por otra, que, a diferencia de la version Anim. Harl.-Vind, la lengua de Anim. Sang. presentaba un aspecto muy deturpado, con abundancia de fenomenos del latin vulgar (3). Cualquiera que sea el valor que otorguemos a este testigo unico, es seguro que el texto transmitido por el manuscrito sangalense es una copia y no un original, lo cual plantea, desde el punto de vista metodologico, el problema de determinar hasta donde es licita la intervencion del editor en el texto transmitido; en otros terminos, hasta donde debe llegar en sus enmiendas, incluidas las de tipo linguistico. La escasa certeza que puede alcanzarse en este punto me llevo entonces a adoptar una actitud conservadora, consistente en respetar en buena medida el tono vulgar de la lengua de Anim. Sang., incluso cuando la comparacion con la version Anim. Harl.-Vindob. parecia inclinar la balanza a favor de la correccion. Me ocupare aqui de una interpolacion de la redaccion sangalense que, mas alla de su apariencia banal, resulta interesante en cuanto testigo de hechos de naturaleza fonetica y lexica pertenecientes al registro del latin vulgar.

2. Una interpolacion en el texto transmitido

Dos capitulos solo transmitidos por la version sangalense presentan sendas interpolaciones de extrema brevedad (4). Su condicion de anadidos de epoca posterior a la redaccion inicial de Anim. Sang, se me hizo clara desde el primer momento, cuando asumi la tarea de editar el recetario. Por el contrario, el mecanismo al que tales interpolaciones obedecian parecia escapar a cualquier explicacion razonable, hasta el punto de que ni siquiera parecia seguro que guardasen relacion con el texto principal. La busqueda de una explicacion a su presencia artificiosa y a su aparente falta de sentido fructifico de manera inesperada en uno de los pasajes. Se trata de Anim. Sang. 1, 9, 1, una receta para el dolor de cabeza, a juzgar tanto por la parte comprensible del titulo como por la receta misma. La reproduzco, con los datos del aparato critico, a partir de la edicion mencionada mas arriba:

Ad capitis dolorem pedis et capis Cum axungia eius in oleo uetere cum butere cocto capitem inunguis; dolorem tollit.

dolorem (1) corr. dolorum G |inunguis post tollit transp. G |

El pasaje presenta un elemento extrano, pedis et capis, cuyo caracter interpolado no admite duda. Fue la intuicion de que detras de tal interpolacion debia de estar, en origen, un personaje que actuo de manera razonada y voluntaria la que me llevo a descubrir: 1) que no estamos ante una adicion fortuita, sin relacion con el texto, sino ante una glosa que hace referencia al titulo de la receta; 2) que el mecanismo de creacion de la glosa obedece a motivos de tipo linguistico. Esa minima interpolacion y los datos que de ella se deducen presentan interes no solo en tanto que ejemplo de razonamiento linguistico de un lector altomedieval, sino tambien por lo que permiten entrever acerca del nivel de lengua en el antigrafo del que ha sido obtenida la copia sangalense.

3. Una enmienda morfologica: Ad capitis dolorem

Al margen de la restitucion de la forma verbal inunguis a su lugar originario, puesto que el manuscrito la da erroneamente al final de la receta, en la edicion mas arriba resenada juzgue necesario enmendar en el titulo la lectura dolorum, normalizando su morfologia y adecuandola a la forma clasica, dolorem, que esta atestiguada en el segmento final de la misma receta. Se trata de un problema reiterado en la version sangalense del Ars medicinalis de animalibus. La confusion entre las desinencias -um y -em, ya sea en terminos en genitivo plural ya en acusativo singular, cuenta con numerosos ejemplos en el texto. La mayor parte estan localizados en los titulos de las recetas, y de ordinario, como en el caso presente, en una situacion de abierto contraste, en la que, mientras en el titulo ambas desinencias se confunden, en la receta propiamente dicha el mismo termino presenta la morfologia normalizada del latin clasico (5). Hechos identicos estan documentados no solo en varias recetas del mismo capitulo, sino tambien en otros capitulos diferentes del aludido aqui directamente (6). La explicacion mas verosimil es que, en algun momento de la transmision del opusculo, los tituli morborum--en rojo, en el manuscrito--hayan sido copiados por una mano distinta de la que copia la composicion de las recetas y que la competencia linguistica del primer copista haya sido inferior a la del segundo. Debe ser senalado, por otra parte, que esta situacion no esta limitada a Anim. Sang., sino que aflora tambien en otros textos del mismo manuscrito, de manera particular en el herbario o Botanicus que precede a aquel, formando ambos una especie de diptico de fitoterapia y zooterapia (7). Como argumento complementario cabe recordar que en aquellos casos en que la receta de Anim. Sang, tiene paralelo en Anim. Harl.-Vind, esta ultima version da tambien en los titulos la forma normalizada en -em (8). De modo que todo indica que la deturpacien de la desinencia -em en -um y viceversa es un rasgo que debemos atribuir, como norma general, a la fase de transmision de la version sangalense, y mas especificamente a una mano que copia los titulos. Aun mas, aunque esporadicos, tanto en Anim. Sang. como en el Botanicus, el manuscrito ofrece ejemplos de empleo de la desinencia -em en los titulos de las recetas (9). Apurando un poco mas el razonamiento, no resulta dificil conjeturar que en el momento inicial de redaccion de la version Anim. Sang, los tituli morborum debian de mostrar, en lo que hace a la morfologia, un grado de confusion menor que el que constatamos en el unico manuscrito conservado.

4. Una glosa de registro linguistico vulgar: pedis et capis

Una vez enmendada la variante dolorum y restituida la que debe de haber sido su forma originaria, dolorem, en la secuencia compleja que el manuscrito presenta en el lugar destinado al titulo de la receta pueden distinguirse dos segmentos claramente definidos. El primero es el titulo propiamente dicho, Ad capitis dolorem, que no plantea especiales problemas de interpretacion, puesto que resulta coherente con las indicaciones terapeuticas de la receta que sigue. Por otra parte, su estructura formal -Ad mas el acusativo del nombre de la patologia--es banal, sin que se diferencie, en este sentido, de la generalidad de los tituli morborum del mismo recetario. Al titulo Ad capitis dolorem sigue un segmento--pedis et capis--que carece de sentido, por cuanto ni esta trabado sintacticamente con el texto al que acompana ni parece hacer referencia al mismo. En suma, que invita a concluir que se trata de un elemento adventicio, sin relacion con la receta y que, por causas que desconocemos, figuraba en el antigrafo, limitandose el copista del manuscrito sangalense a reproducirlo, sin interrogarse sobre el sentido de lo que estaba copiando.

Ahora bien, la percepcion de los hechos cambia cuando encuadramos la secuencia completa, Ad capitis dolorem pedis et capis, en su circunstancia historica y linguistica real, la que corresponde a un texto de la Alta Edad Media y de factura notablemente vulgar. No resulta ocioso al respecto recordar la frecuencia con que autores, compiladores, excerptores, etc., recurrian a la etimologia como modo de comprension de la realidad, asi como traer a colacion sus metodos de elaboracion etimologica (10). Muchas de tales etimologias carecen de base real y resultarian hoy inaceptables. Pero otras veces ni siquiera llegamos a comprender su sentido mas elemental, porque no somos capaces de descubrir el mecanismo al que obedece su creacion, es decir, no alcanzamos a ver el fundamento de la explicacion misma que se nos propone. Ello se debe, con frecuencia, a que el razonamiento del autor esta basado en atracciones paronimicas o en semejanzas linguisticas ficticias--en ocasiones solo en un parecido fonico superficial entre dos terminus--que a nosotros, a muchos siglos de distancia y hablantes de lenguas sustancialmente diferentes del latin, nos causan dificultad o nos pasan desapercibidas. Pero el publico natural de dichos textos, coetaneo del autor, captaba, al instante y sin el menor esfuerzo de reflexion, el motivo en el que tales etimologias se basaban. Ejemplo conspicuo de este tipo de explicacion de la realidad es el de Isidoro de Sevilla, algunas de cuyas etimologias han sido mal interpretadas o se resisten todavia a desvelar sus secretos porque estan basadas en la lengua oral de la epoca, cuyos rasgos no siempre conocemos en todos sus detalles (11).

En un contexto de produccion similar debe ser encuadrada la interpolacion pedis et capis, transmitida a continuacion del titulo Ad capitis dolorem. Se trata de una glosa que propone un juego de palabras en el genitivo capitis, en el que pretende ver una combinacion de pedis y de capis. La forma pedis es comun en latin y en ella se reconoce sin dificultad el genitivo del sustantivo pes. Ahora bien, postular la identidad, por mas que esta sea ficticia, entre (ca)-pitis y pedis supone, en la practica, reconocer en la glosa un testigo de la fluctuacion vocalica e-i, asi como de la sonorizacion de las consonantes sordas en posicion intervocalica, o, cuando menos, de la dificultad para diferenciar entre ambas en la pronunciacion. Se trata de dos fenomenos bien documentados en el latin vulgar, con numerosos ejemplos que van desde las inscripciones pompeyanas hasta fuentes tardoantiguas y altomedievales (12). En cuanto a capis, es tambien un genitivo, pero no de caput, sino de capus, una variante tambien vulgar de caput que conocemos por el testimonio de otras fuentes de la Antiguedad Tardia y de la Alta Edad Media (13).

Asi pues, contrariamente a la impresion inicial de que pedis et capis nada tenia que ver con el texto en el que ha sido interpolado, es seguro que se trata de una anotacion en forma de glosa, introducida por un lector con la intencion de poner de manifiesto la semejanza externa entre capitis y la amalgama de capis mas pedis. Es quizas su colocacion despues del adjetivo dolorem el factor que dificulta la asociacion inmediata de pedis et capis con capitis. Pero es justamente el lugar que ocupa, y su aparente falta de conexion con el titulo, lo que demuestra que se trata de una anotacion marginal que no se debe al autor de Anim. Sang., sino a una mano posterior, al tiempo que por esta via certificamos que el texto transmitido por el manuscrito sangalense no es un original, sino unicamente copia de un modelo anterior. Tampoco debe ser excluida la posibilidad de que su colocacion, e incluso el orden de los terminos, hayan sido intencionados, formando la sucesion capitis dolorem pedis et capis una especie de palindromo lexico cuyo elemento central seria el acusativo dolorem.

5. Un problema de restitucion: capis o capi

El autor de la equiparacion entre capitis y el resultado de sumar capis y pedis, es decir, el autor de la glosa, concibio la forma capis como un genitivo. Pero el grado de certeza es menor cuando tratamos de averiguar si la forma que salio de su mano era capi o capis. El termino vulgar capus esta atestiguado en otras fuentes y perdura en diversas formas de las lenguas romances (14). Que se trata de un termino de la segunda declinacion parece seguro, a juzgar por el ablativo capo, documentado en testimonios no dudosos. Entre otros ejemplos, citare uno del propio texto sangalense (Anim. Sang. 1, 11, 1), Capudeius inplastro facto capite dolente uolso in totum anno dolores in capo non patietur, asi como una receta del manuscrito Sankt Gallen, Stiftsbibliothek, 877, s. ix, p. 37, Item rutam et radicem tritam cum oleo et aceto si totum corpusperungues excepto capo moxpeducli necantur. Problemas mas agudos plantea la morfologia del genitivo capis. Los repertorios lexicos del Medievo citan la forma capi, pero dan solo un ejemplo, el de la traduccion latina del De materia medica de Dioscorides conocida como Dioscorides Longobardus y editada por Stadler (15). En efecto, en el capitulo sobre las propiedades del squinum (4, 49) dicho texto senala que esta planta provoca cefaleas. Pero solo uno de los manuscritos, el de Paris, BNF, lat. 9332, s. ix, f. 293rb, da capi como la forma de genitivo: dolorem capi conmouet. Los dos restantes, en cambio, el de Munchen, Bayerische Stadtbibliothek, clm 337, s. ix, f. 115va, y el de Paris, BNF, lat. 12995, s. ix, f. 121v, dan, en el mismo lugar, dolorem capitis conmouet (16). Para mayor confusion, en el 9332 la frase en cuestion figura dividida entre la parte final de la primera linea del folio y el inicio de la segunda, de modo que el termino capi es el ultimo de la primera linea, en la disposicion siguiente: dolorem capi | conmouet. Aunque el manuscrito no presenta en este punto ningun problema de lectura y la forma capi es segura, siempre quedara la duda de si no estaremos ante un genitivo capitis cuya silaba final podria haber sido omitida, u olvidada, por el copista como consecuencia del salto a la linea siguiente. En favor de esta hipotesis esta el hecho de que el genitivo capitis es el empleado de manera sistematica a lo largo del texto, extensisimo, y ello concuerda, ademas, con la lectura capitis de los otros dos manuscritos en este pasaje. Es decir, que en la restitucion del texto ha de adoptarse el genitivo de la tercera declinacion, como hace Stadler, y, en el mejor de los casos, capi ha de ser considerada como una forma atribuible al copista del manuscrito parisino 9332. En consecuencia, cronologicamente, la forma capi corresponderia al s. ix, no al s. vi, que viene siendo considerado--sin pruebas--como la fecha de traduccion del texto griego de Dioscorides al latin (17).

Asi pues, dadas las dudas que suscita el unico ejemplo conocido de capi, la lectura capis del manuscrito de Sankt Gallen es el unico ejemplo hasta ahora seguro del genitivo de capus, 'cabeza' (18). Por tanto, se impone averiguar si capis es, en Anim. Sang., un simple error de copista, en lugar de capi, o si, por el contrario, se trata de un genitivo en -is, y, por tanto, debe ser asociado al paradigma de la tercera declinacion. A favor de esta ultima hipotesis juegan dos factores: el hecho cierto de que tal es la forma que da el manuscrito sangalense y la semejanza de los tres terminos en cuanto a su silaba final: capitis, pedis y capis. Pero no hay que excluir que la -s de capis no sea del autor de la glosa, sino de la mano del propio copista del manuscrito, y ello por dos motivos. Por una parte, en el recetario medico sangalense son habituales las formas de genitivo singular o de nominativo plural en -is en terminos de la segunda declinacion (pueris en lugar depueri, caballis en lugar de caballi, etc.) (19). Una parte de las mismas encuentra explicacion en el contexto, bien por una ditografia, debido a que la consonante inicial del termino siguiente es tambien s, o porque el genitivo en cuestion estaba encuadrado en una sucesion de terminos acabados en -is, lo cual podia facilmente inducir al copista al error de escribir tambien -is donde debia haber escrito solamente -i. Como ejemplo de posible ditografia senalo los terminos cadellis y asinis, atestiguados, respectivamente, en Anim. Sang. 1, 11, 2, Cadellis sanguinis potui datur ...; y Anim. Sang. 1, 13, 1, Asinis sanguinis de auricula guttas III aut IIII in uino dabis. Para la influencia de una serie consecutiva de terminos en -is bastan como muestra dos casos, ambos consecutivos, Anim. Sang. 1, 8, 1, De locio pueris uirginis oculis inunguis; y Anim. Sang. 1, 8, 2, Infantis capillis et pilis capri usti, cum aceto super plagam inponis. Tanto el genitivo pueri, como los nominativos plurales capilli y pili han debido de ser convertidos en pueris, capillis y pilis, respectivamente, por su aparicion en una secuencia en la que otros terminos acababan en -is y cuya desinencia estaba perfectamente justificada. Por contraste con la receta de Anim. Sang. 1, 8, 2, vale la pena citar el ejemplo de Anim. Sang. 1, 7, 4, Caprini pili usti cum aceto mixti in nares mittis, en el cual, en ausencia de terminos en -is, los nominativos absolutos caprini pili usti y mixti no han visto alterada su morfologia. Considero probable que haya sido tambien la sucesion capitis pedis capis el origen de una falsa desinencia -is en capis, cuya -s podria ser de la mano del copista del propio manuscrito sangalense. En ausencia de certeza absoluta, creo verosimil la hipotesis de que capis sea un error de copista, en lugar de capi, si bien zanj ar la cuestion de manera definitiva no resulta, de momento, posible (20).

6. La naturaleza y el proposito de la glosa

Mas alla de la duda apuntada, el verdadero interes del segmento pedis et capis reside en dos puntos: en que se trata de una glosa que, en el proceso de copia del texto, acabo incorporada al titulo al que pertenecia el termino glosado; y en que su fundamento es un juego verbal capitis-pedis et capis que solo el nivel vulgar de la lengua hace posible. Teniendo en cuenta que el texto del manuscrito sangalense abunda en fenomenos latinovulgares similares a los de la glosa, podemos razonablemente conjeturar que el nivel linguistico del antigrafo del sangalense no estaba, quizas, muy alejado del que muestra su copia. Como hecho significativo cabe recordar, una vez mas, que la variante capus cuenta con otro ejemplo, en ablativo, en Anim. Sang. (1, 11, 1) (21). No sabemos con seguridad si, en este ultimo caso, la variante capo es lectura autentica de la mano del autor de Anim. Sang. o si se trata de una modificacion de una forma regular capite --por lo demas, atestiguada tambien en la misma receta--a manos del copista del propio manuscrito sangalense. Pero en el caso de la glosa pedis et capis si tenemos certeza de que capis (con o sin -s) es forma originaria, puesto que solo ella da sentido al juego verbal que se nos propone, que, por el contrario, quedaria anulado con un hipotetico pedis et capitis. Por tanto, la glosa nos ofrece, en este caso, mayor seguridad que el propio texto glosado en cuanto al registro linguistico empleado por su autor.

Resta el problema de la naturaleza exacta de la glosa. Dado que los terminos concernidos pertenecen a la lengua comun y son de empleo cotidiano, es dificil admitir que el autor de la glosa haya tenido como proposito aclarar el sentido del termino glosado o bien ofrecer una equivalencia linguistica para un termino que era de uso habitual y conocido por todos. Tampoco resulta creible que haya pretendido ofrecer una explicacion de tipo erudito y de naturaleza etimologica para el termino caput. Ello resulta mas inverosimil, si cabe, si tenemos en cuenta que el juego adquiere su sentido pleno con la forma capitis, un genitivo, pero careceria de sentido con el nominativo o con cualquier otra forma del paradigma morfologico. En consecuencia, solo cabe interpretar la glosa como un pasatiempo ocasional e inocente, sin alcance erudito, un 'descubrimiento' que no tuvo, en origen, otra pretension que la del juego verbal basado en la semejanza fonica entre capitis y una sucesion capis-pedis. En suma, se trata de un puro divertimento en forma de glosa, que alguien debio de anotar al lado de capitis, bien en el margen, bien en el interlineado, y que mas tarde un copista erroneamente incorpora al texto mismo (22).

Arsenio Ferraces Rodriguez

Universidade da Coruna

a.ferraces@udc.es

(1) Ferraces Rodriguez, Arsenio, <<Ars medicinalts de animalibus. Estudio y edicion critica de un anecdotum de zooterapia altomedieval>>,Myrtia 28, 2013, 159-225.

(2) El contenido del manuscrito de Sankt Gallen fue descrito por Scherrer, Gustav, Verzeichniss der Handschriften der Stiftsbibliothek von St. Gallen, Halle, 1875, p. 78; y, mas recientemente, por Beccaria, Augusto, I codici di medicina del periodo presalernitano (secoli ix, x e xi), Roma, 1956, pp. 369-371. Son tambien importantes los trabajos de Collins, Minta, Medieval Herbals. The Illustrative Traditions, London, 2000, pp. 183-184 y Niederer, Monica, Der St. Galler Botanicus. Ein fruhmittelalterliches Herbar Kritische Edition, Ubersetzung und Kommentar, Bern, 2005, pp. 51-62. Para el manuscrito Harley 4986 remito de nuevo al libro de Beccaria, concretamente a las paginas 252-254, asi como a la descripcion realizada por Laura Nuvoloni, y accesible en linea, www.bl.uk/ catalogues/manuscripts (consultada el 10/05/2013). El manuscrito de Viena cuenta con dos importantes trabajos sobre su contenido, el de Reiche, Reiner, <<Deutsche Pflanzenglossen aus Codex Vindobonensis 187 und Codex Stuttgart HB XI 46>>, Sudhoffs Archiv 57, 1973, 1-14; y el de Hudler, Petra, <<Die Pflanzenbilder in den Codices 187 und 2277 der Osterreichischen Nationalbibliothek in Beziehung zu ihren Vorbildern in den bebilderten Dioskurides- Ausgaben>>, Codices manuscripti 66-67, 2008, 1-54; ademas, Bergmann, RoF-Stricker, Stephanie (eds.), Katalog der althochdeutschen und altsachsischen Glossenhandschriften, Bd. 4, Berlin-New York, 2005, Nr. 957a.

(3) Ferraces Rodriguez, Arsenio, <<Ars medicinalis de animalibus. Estudio y edicion critica de un anecdotum de zooterapia altomedieval>>, Myrtia 28, 2013, 200-201.

(4) Se trata de Anim. Sang. 1, 9, 1 Ad capitis dolorum pedis et capis; y de Anim. Sang. 1, 12, 1 Ad equinocium stomachi inflationes. La primera adicion, la del segmento pedis et capis, es el objeto de ese articulo; para la segunda, la del incomprensible equinocium, integrada dentro del titulo Ad stomachi inflationes, todavia no he encontrado una explicacion satisfactoria.

(5) Cf. Anim. Sang. 1, 13, 2, Ad dentium dolorum. Asini lactem calidum super dente teneat, confirmant dentes, dolorem tollit; ibid. 2, 3, 2, Ad capitis dolorum. Vulturium de capite puluere facta in capite suspensa dolorem tollit; ibid. 2, 8, 4, Ad capitis dolorum. Perdice integra calefacta capite uoluat, dolorem tollit.

(6) Cinco de las siete recetas del capitulo (1, 2, 3, 5 y 6) presentan un titulo en el que figura el sustantivo dolor en acusativo. En todos los casos el manuscrito da la lectura dolorum en el titulo, pero en la correspondiente receta la forma empleada es la clasica, dolorem.

(7) La primera edicion del herbario se debe a Landgraf, Erhard, <<Ein fruhmittelalterlicher Botanicus>>, Kyklos 1, 1928, 114-146. Recientemente fue editado de nuevo, con traduccion al aleman y amplio comentario, sobre todo linguistico, por Niederer, Monica, Der St. Galler Botanicus. Ein fruhmittelalterliches Herbar. Kritische Edition, Ubersetzung und Kommentar, Bern, 2005, pp. 51-62. La editora comenta en la introduccion los rasgos vulgares del texto, pero asume como forma definitiva la ofrecida por el manuscrito sangalense y renuncia a corregir, salvo en casos muy excepcionales, la lengua del mismo. Para ejemplos del Botanicus que presentan caracteristicas identicas a las senaladas para Anim. Sang. (nota 5), veanse solo, como muestra significativa, los siguientes: 1, 5: Ad dencium dolorum. Herba uitonica ... discutit dolorem; 2, 14, Ad lumborum et coxarum dolorum. Herba maurella ... dolorem febricitantibus resistet; 3, 1 Ad capitis dolorum. Herba plantagine in collo suspensa capitem dolorem tollit; 6, 4, Ad capitem dolorum. Herba uerminaica . in capite inposita dolorem tollit; 8, 2, Ad dencium dolorum. Herba simphoniaca . dolorem tollit.

(8) En lo sucesivo utilizare, para citar el texto sangalense, el texto del manuscrito, no el de la edicion critica, que, obviamente, esta ya mediatizado por el trabajo previo de edicion. Para la confrontacion de los acusativos dolorum y dolorem entre los manuscritos del bestiario, cf. Anim. Sang. 1, 1, 3, Ad aurium dolorum = Anim. Harl.-Vind. 1, 1, 3, Ad aurium dolorem; Anim Sang. 1, 13, 4, Ad dentium dolorum = Anim. Harl.-Vind. 1, 6, 3 Ad dentium dolorem; Anim. Sang. 2, 8, 4, Ad capitis dolorum = Anim. Harl.-Vind. 2, 6, 3, Ad capitis dolorem; Anim. Sang. 2, 9, 2, Ad dentium dolorum = Anim. Harl.-Vind. 2, 7, 2 Ad dentium dolorem.

(9) Anim. Sang. 1, 9, 5, Ad faucium dolorem; Bot. Sang. 4, 2, Ad uentrem dolorem; Bot. Sang. 4, 3, Ad capitem dolorem; Bot. Sang. 14, 2, Ad laterem dolorem; Bot. Sang. 16, 2 Ad aurium dolorem.

(10) Fontaine, Jacques, <<Coherence et originalite de l'etymologie isidorienne>>, en Homenaje a E. Elorduy, Deusto, 1978, pp. 113-114; Amsler, Mark Eugene, The Theory of Latin Etymologia in the Early Middle Ages, Diss. Ohio State University, 1976; Diaz y Diaz, Manuel Cecilio, <<Introduccion general>>, a la edicion bilingue de las Etimologias por J. Oroz-M. A. Marcos Casquero, Madrid, 1983 (reimpr., Madrid, 2009), pp. 1-257 (especificamente sobre la cuestion de la etimologia, pp. 186-188); Magallon Garcia, Ana Isabel, La tradicion gramatical de differentia y etymologia hasta Isidoro de Sevilla, Zaragoza, 1996; Codoner Merino, Carmen, Introduccion al Libro X de las Etymologiae: su lugar dentro de esta obra, su valor como diccionario, Logrono, 2002.

(11) Para ejemplos de supuestas oscuridades de algunas etimologias isidorianas y para su correspondiente explicacion a partir de la lengua oral de la epoca, cf. Ferraces Rodriguez, Arsenio, <<Aspectos lexicos del Libro IV de las Etimologias en manuscritos medicos altomedievales>>, en Isidorus medicus. Isidoro de Sevilla y los textos de medicina, A Coruna, 2005, pp. 95-127; Ferraces Rodriguez, Arsenio, <<Latin vulgar (b > m) y etimologia: el zoonimo uerbex segun Isidoro de Sevilla (Etym. 12, 1, 10)>>, Helmantica 63, 2012, 73-86.

(12) Para alternancias i/e ofrece un buen numero de ejemplos Schuchardt, Hugo, Der Vokalismus des Vulgarlateins, II, Leipzig, 1867, pp. 1-43 (especificamente pp. 7-11, para e/i ante la consonante d, y pp. 30-37, para e/i ante t); ademas, Vaananen, Veikko, Le latin vulgaire des inscriptions pompeiennes. Nouvelle edition revue et augmentee, Berlin, 1959, pp. 19-20; Vaananen, Veikko, Introduccion al latin vulgar. Version espanola de M. Carrion. Segunda edicion revisada y aumentada, Madrid, 1985, pp. 80-81; Stotz, Peter, Handbuch zur lateinischen Sprache des Mittelalters. Dritter Band: Lautlehre, Munchen, 1996, pp. 22-25. Para la sonorizacion de las consonantes sordas en posicion intervocalica, y explicitamente para la evolucion t > d, remito de nuevo a los trabajos citados de Vaananen, Le latin vulgaire, p. 54, e Introduccion, pp. 112-114; y de Stotz, pp. 223-225.

(13) ThLL III, 384, 40-41; Oxford Latin Dictionary, Oxford, 1982 (repr. 1990), p. 274, s. v. 'caput'; Du Cange, Glossarium mediae et infimae Latinitatis, II, Graz, 1954, p. 151, s. v. 'capus3'; Mittellateinisches Worterbuch bis zum ausgehenden 13. Jahrhundert II. Band. Lieferung 1, c-canicula, Munchen, 1968, s. v. 'caput'; Sittl, Karl, <<Zur Beurteilung des sogenannten Mittelalters>>, ALL 2, 1885, 550-580 (especificamente, 562); Stotz, Peter, Handbuch zur lateinischen Sprache des Mittelalters. Vierter Band: Formenlehre Syntax und Stilistik, Munchen, 1998, p. 28 (VIII 10. 4); Arnaldi, Francesco-SMiRAGLiA, Pasquale, Latinitatis italicae medii aevi lexicon (saec. v ex.--saec. xi in.). Editio altera aucta addendis quae confecerunt L. Celentano, A. de Prisco, A. V. Nazzaro, I. Polara, P Smiraglia, M. Turriani, Firenze, 2001, s. v. 'capud' y 'capus'. Un ejemplo temprano del nominativo capus esta documentado en el grafito Roma capus mundi (ca. s. v), CIL V 29849.

(14) La forma capus es la que esta detras del it. capo, esp. y port. cabo o el cat. cap, entre otros. Carentes de datos del latin, los romanistas suelen postular una forma vulgar capu, en lugar de caput, o simplemente pasan en silencio sobre la cuestion, limitandose a senalar que los terminos romanicos mencionados derivan del latin caput. Solo Meyer-Lubke deduce, por comparacion, la forma *capus o *capum, que situa en el origen del frances chief, pero para los terminos arriba mencionados postula tambien una derivacion a partir de caput. A este respecto, ademas de las referencias de la nota precedente, interesan los trabajos siguientes: Bernitt, Paul Friedrich, Lat. caput und capum nebst ihren Wortsippen im Franzosischen, Kiel, 1905 (interesante la resena del libro por Meyer-Lubke en Literaturblatt fur germanische und romanische Philologie 27, 1906, 367-371); Meyer-Lubke, Wilhelm, Romanisches etymologisches Worterbuch, Heidelberg, 1935 (reimpr. Heidelberg, 2009), p. 1668; Machado, Jose Pedro, Dicionario etimologico da lingua portuguesa, II, Lisboa, 19773, s. v. 'Cabo'; Corominas, Joan-Pascual, Jose Antonio, Diccionario critico etimologico castellano e hispanico, I, Madrid, 1980 (2.a reimpr., Madrid, 1987), s. v. 'cabo'; Coromines, Joan, Diccionari etimologic i complementari de la llengua catalana, II, Barcelona, 19905, s. v. 'Cap'; Battisti, Carlo-ALESsio, Giovanni, Dizionario etimoligico italiano, I, Firenze, 1975, s. v. 'capo1'. La forma capus, i, es tambien mencionada, sin datos sobre fuentes, por Ernout, Alfred-MEiLLET, Antoine, Dictionnaire etymologique de la langue latine. Retirage de la 4e edition augmentee d'additions et de corrections par J. Andre, Paris, 2001, p. 98.

(15) Stadler, Hermann, <<Dioscorides Longobardus (Cod. Lat. Monacensis 337)>>, RF 11, 1901, 1-121. La cita corresponde al capitulo 49 del libro IV, que lleva el titulo De squinu, en la p. 28 de la edicion Stadler.

(16) El contenido de los dos manuscritos de Paris fue descrito por Wickersheimer, Ernest, Les manuscrits latins de medecine du haut Moyen Age dans les bibliotheques de France, Paris, 1966, pp. 89-93 (lat. 9332) y 125-126 (lat. 12995), asi como por Beccaria, Augusto, I codici di medicina del periodo presalernitano (secoli ix, x e xi), Roma, 1956, pp. 157-159 (lat. 9332) y pp. 174-175 (lat. 12995). Tambien al trabajo de Beccaria, pp. 222-223, es necesario remitir para la descripcion del manuscrito de Munchen.

(17) Singer, Charles, <<The Herbal in Antiquity and its Transmission to Later Ages>>, JHS 47, 1927, 1-52 (sobre la cuestion especifica de la datacion, p. 34); Sabbah, Guy-Corsetti, Pierre-Paul-FiscHER, Klaus-Dietrich, Bibliographie des textes medicaux latins. Antiquite et haut Moyen Age, Saint-Etienne, 1987, p. 70. Vease, ahora, con un juicio mas matizado, Cronier, Marie, <<Le Dioscoride alphabetique latin et les traductions latines du De materia medica>>, en Langslow, David-MAiRE, Brigitte (eds.), Body, Disease and Treatment in a Changing World. Latin texts and contexts in ancient and medieval medicine, Lausanne, 2010, pp. 189-200.

(18) El termino capus, capis esta registrado en el latin tardio, pero no con el significado de caput, sino como zoonimo, en lugar de capo, onis. Cf. Mittellateinisches Worterbuch, cit. n. 13, s. v. 'capus'

(19) Anim. Sang. 1, 3, 3: Vrina caballis dabis eis bibere ...; 1, 5, 4: Cabrioli fel infusum cum rosa aut suco porris tepide factum in aures stillatur; 1, 7a, 1: De lucium ... pueris uirginis oculis inunguis; 1, 11, 2: Cadellis sanguinis potui datur ...; 1, 13, 1: Asinis sanguinis de auricula guttas III aut IIII in uino dabis.

(20) Ademas de la analogia con el genitivo de la tercera declinacion y del contexto fonetico para explicar la forma capis, uno de los informantes del articulo apunta la posibilidad de que capis pueda haberse originado por sincopa de capitis. Se trata de una hipotesis sugerente, que podria inclinar la balanza hacia la consideracion de capis, y no capi, como lectura autentica en el pasaje objeto de este articulo. Quede aqui constancia de mi sincero agradecimiento por tal explicacion.

(21) Remito, para el ejemplo, al paragrafo quinto de este mismo articulo.

(22) Articulo realizado dentro de las lineas de investigacion del Proyecto FFI2013-45690-P (MINECO). Vaya mi agradecimiento para la Ecole Francaise de Rome, en cuya biblioteca pude trabajar con todas las facilidades imaginables durante el mes de julio de 2012. Alli pude dar al presente trabajo su forma final y consultar datos y referencias bibliograficas, algunas de cita indispensable, que hasta ese momento me habian resultado de dificil acceso. Mi reconocimiento y mi gratitud van igualmente para los anonimos informantes del articulo. Ambos lo leyeron con esmerada atencion y con sus comentarios contribuyeron a limar algunas asperezas del original.
COPYRIGHT 2012 Ediciones Universidad de Salamanca
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2012 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Rodriguez, Arsenio Ferraces
Publication:Voces
Date:Jan 1, 2012
Words:5354
Previous Article:An intermediate source between the Etymologies of Isidore of Seville and the early medieval glossary Agrestia et siluestria animalia/Una fuente...
Next Article:Completely new and rare words occurring in Pseudo-Soranus Quaestiones medicinales/Unbekannter und seltener wortschatz in den pseudosoranischen...
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters