Printer Friendly

Vida de la Academia.

Durante la sesion solemne especial de celebracion del 83 aniversario del establecimiento de la Academia Colombiana de Ciencias Exactas Fisicas y Naturales, realizada el martes 28 de mayo de 2019, se posesionaron como miembros honorarios los academicos de numero doctores Jaime Ignacio Lesmes Camacho y Carlos Eduardo Vasco Uribe y los doctores Hernan Jaramillo Salazar, Fernando Chaparro Osorio y Clemente Forero Pineda.

Compartimos las palabras del doctor Enrique Forero, presidente de la Academia y del doctor Clemente Forero Pineda en nombre de tres de los homenajeados. Los academicos de numero, doctores Lesmes y Vasco, recibieron su condecoracion con un breve agradecimiento personal.

Palabras del doctor Enrique Forero

Presidente de la Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Fisicas y Naturales

Senora Subdirectora de Colciencias, Dra. Sonia Monroy

Dr. Jeremy McNeil, co-chair, Presidentes y representantes de las Academias miembros de la Red Interamericana de Academias de Ciencias,

Dr. David Rubio, Presidente y demas Presidentes y delegados de las instituciones miembros del Colegio Maximo de las Academias de Colombia

Senores rectores de Universidades colombianas

Estimados miembros de la Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Fisicas y Naturales

Dr. Francisco Marcellan, miembro de la Academia que nos visita desde Espana

Dr. Plutarco Cala, miembro de la Academia que nos visita desde los paises escandinavos

Invitados especiales

Senoras y senores

Colaboracion es la palabra que quiero enfatizar hoy.

Porque todo lo que esta ocurriendo en estos siete dias apunta a la colaboracion.

El trabajo que todos hacemos esta dirigido a construir un mundo mejor, mas equitativo para nosotros y para las futuras generaciones. Un mundo en el que la ciencia, la tecnologia y la educacion ocupen un lugar preponderante en las decisiones de los gobiernos y de los entes internacionales.

Todo lo que nosotros hacemos encaja perfectamente en los Objetivos de Desarrollo Sostenible, asi, al comenzar, no hubiera sido esa la intencion.

La Red Interamericana de Academias de Ciencias, al igual que todas las Academias que hacen parte de la inter Academy Partnership, tiene cinco programas bandera: Energia, Agua, Educacion, Mujeres en Ciencia y Nutricion y Seguridad Alimentaria. El efecto que estos esfuerzos conjuntos de colaboracion entre centenares de cientificos de todos los paises, tenga en el desarrollo de politicas publicas, puede ser muy importante.

El Colegio Maximo de las Academias de Colombia viene trabajando en proyectos conjuntos desde hace varios anos. Nuevamente, la palabra colaboracion adquiere gran valor, pues es considerable el impacto que hemos tenido en lograr la comprension de los entes gubernamentales, y en alguna medida de la sociedad, sobre la inmensa capacidad de las Academias para contribuir a la busqueda de soluciones a problemas en practicamente todas las areas estrategicas para el pais, tales como salud, educacion, ciencia y tecnologia, historia, geografia, economia, ingenieria, jurisprudencia, arquitectura y arte.

La Academia viene colaborando estrechamente con la Asociacion Colombiana para el Avance de la Ciencia en distintas iniciativas, particularmente en lo relacionado con la construccion de politica publica en Ciencia y Tecnologia.

La Academia ha creado lazos de colaboracion con 15 de las mas importantes universidades del pais. Representantes de practicamente todas ellas nos han acompanado en varias de las actividades de los ultimos dias. Uno ejemplo es el apoyo incondicional que hemos recibido de la Universidad Central de Bogota para la realizacion de este aniversario de la Academia.

La Academia esta interesada en crear lazos de colaboracion entre cientificos colombianos. Ya los lazos entre los Academicos estan creados. Ahora hemos decidido acercar a las nuevas generaciones a nuestras actividades y hemos establecido un grupo que estamos llamando Academia Joven. Aqui estan varios de ellos y les ruego que se pongan de pie. Es un paso importante para la Academia y para el pais.

Para cumplir uno de nuestros objetivos, tambien reconocemos a quienes han hecho contribuciones a la ciencia, a la educacion y a la Academia, y han colaborado entre ellos y con nosotros. Por esa razon, hoy exaltamos a la categoria de Miembro Honorario, maxima distincion que otorga la Academia, a cinco destacados cientificos e intelectuales colombianos.

La presencia en Colombia de tres cientificos provenientes de Australia y dos de China Popular, es el resultado de la iniciativa liderada por el Academico Edgar Gonzalez, con el apoyo de la Cancilleria colombiana y Colciencias, de establecer vinculos entre Colombia y los paises de la cuenca del Pacifico para enfrentar problemas conjuntos. Actualmente se esta iniciando trabajo en el problema de la contaminacion de aguas por metales pesados, un problema muy grave en varios de nuestros paises. Una visita de trabajo que realizamos el Academico Gabriel Roldan y yo el ano pasado a China Popular y Australia, tuvo como objetivo dar seguimiento a esa iniciativa, y la visita de los doctores Zhixiang Wei, Hongjun Xiao, Saul Cunningham, Alex Held y Jenny Graves es uno de los resultados tangibles.

Trabajando juntos, compartiendo experiencias, conversando, reconociendo y aceptando diferencias y semejanzas, colaborando, vamos a hacer de este un mundo mejor.

La presencia de todos ustedes, compartiendo con nosotros esta celebracion, nos llena de optimismo en el presente y el futuro de Colombia y de todos los paises aqui representados.

Muchas gracias.

Agradecimiento de Hernan Jaramillo Salazar, Fernando Chaparro Osorio y Clemente Forero Pineda a la Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Fisicas y Naturales.

Por Clemente Forero Pineda

En nombre de Fernando Chaparro Osorio, Hernan Jaramillo Salazar y en mi nombre, quiero expresar nuestro profundo agradecimiento a la Academia por habernos dado la inmensa distincion de hacernos miembros honorarios de la Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Fisicas y Naturales. La Academia es una institucion cuyas raices se remontan a la Independencia y cuya historia ha ido de la mano de la de la ciencia y la construccion de la nacion colombiana. Es un inmenso honor que recibimos hoy, con modestia, tres personas que provenimos de las ciencias sociales y que le hemos dedicado una parte importante de nuestras vidas a comprender y tambien a promover el fenomeno de la ciencia en Colombia.

Me atrevo a afirmar que, al honrarnos de una manera que nos enorgullece, la Academia esta hoy reconociendo el establecimiento y la consolidacion en nuestro pais de un nuevo campo del saber, el que estudia la economia y la sociologia de la ciencia y reflexiona acerca de las politicas de ciencia, tecnologia e innovacion y sus impactos en la sociedad.

Permitanme decir inicialmente algunas palabras sobre mis admirados companeros, Fernando y Hernan. No hablare de sus curriculos sino de su contribucion a la consolidacion de esta comunidad academica, hoy prospera y poblada por un buen numero de mentes jovenes, la de los estudios sociales de la ciencia y la innovacion. Tambien pienso referirme a las preguntas centrales que nos hemos hecho en nuestra vida como investigadores y a los principios que nos animan. No sera facil resumir vidas tan plenas como las que ellos han tenido, especialmente porque hemos compartido mucho y hemos remado por los mismos rios.

Fernando Chaparro fue alumno de Robert K. Merton, uno de los primeros y, a mi modo de ver, el mas grande sociologo del conocimiento. Merton fue el inspirador de Garfield, el creador del ISI, y fue tambien quien definio cuatro principios del ethos del cientifico, hoy un poco olvidados pero mas necesarios que nunca: el comunalismo, por el cual se acepta que el gran reservorio del conocimiento cientifico es de todos; el universalismo, que proclama la validez de la ciencia mas alla del estatus sociopolitico o la nacionalidad de sus participantes; el desprendimiento, que pone ese objetivo comun de toda la humanidad que es la ciencia por encima de cualquier interes; y el escepticismo organizado, que somete a escrutinio critico cualquier planteamiento, antes de aceptarlo, venga de donde venga.

Fernando Chaparro ha sido testigo, desde sus inicios, de la historia de las politicas de ciencia y tecnologia de America Latina; su vida se ha entrelazado con estas politicas. A traves de otro de sus maestros de Princeton, el uruguayo Maximo Halty, accedio al grupo que inicialmente lideraron Jorge Sabato, cuyo triangulo (Estado, academia, sectores productivos) todos conocemos, pero cuyo papel en la gestacion de las politicas de ciencia y tecnologia de America Latina es a veces ignorado; Amilcar Herrera, y el propio Maximo Halty. Al lado de Francisco Sagasti y de Jorge Katz, Fernando se alimento de la grandeza de quienes por primera vez formularon y desarrollaron la idea de que America Latina tenia especificidades que ameritaban politicas especificas, y se integro a ese grupo de lideres pensadores. De la mano de la OEA y de esos ilustres maestros, Fernando promovio las primeras redes latinoamericanas de investigadores en varios campos: fisica, ciencias del mar, energia atomica. Fruto de esa ola que recorrio America Latina fue la monumental obra en varios volumenes y en dos idiomas, promovida por Alberto Ospina, "Vision Latinoamericana sobre Ciencia y Tecnologia en el Desarrollo" de abril de 1972, que reunio a un amplisimo abanico de pensadores de nuestro continente sobre el tema. Con base en esas reflexiones colectivas, Fernando contribuyo de manera critica a la consolidacion y fundamentacion de la escuela de Colciencias, esa que siempre ha dejado huella imborrable en todos quienes hemos pasado por alli.

Un interrogante fundamental ha permanecido en la mente del Fernando Chaparro investigador a lo largo de su vida. Desde su tesis doctoral, Fernando viene preguntandose ?como se forman las comunidades cientificas? Y su interes se centra no tanto en las instituciones y organizaciones de la ciencia como en las redes sociales que son el fundamento de la dinamica de la ciencia y de sus comunidades. Tierra y mar han sido los principales campos en donde Fernando ha investigado, ha experimentado y ha actuado en la formacion de estas comunidades. Corolario de esta reflexion es la desconfianza que los tres compartimos con respecto a las ubicaciones institucionales del organismo de ciencia y tecnologia. La ubicacion institucional cuenta, pero no es lo determinante.

De estas reflexiones e investigaciones de Fernando se derivan tres ideas fuerza que han guiado su accionar como lider de procesos de investigacion desde distintas posiciones: en primer lugar, la importancia de desarrollar una capacidad de analisis estrategico y prospectivo; en segundo lugar, el investigador y los grupos de investigacion, mas que las organizaciones, estan en el centro de la dinamica de la ciencia y de la innovacion; y en tercer lugar, si bien en el nivel macro la ciencia es la base de los procesos de innovacion, en el nivel de la empresa o de la comunidad se da una interaccion de doble via muy fuerte entre el conocimiento cientifico y el conocimiento empirico tradicional para generar tanto la innovacion de base tecnologica como la innovacion social, una ensenanza de alguien a quien ambos reconocemos como nuestro maestro, Orlando Fals Borda.

Hablar de Hernan Jaramillo Salazar es aun mas dificil, por la amistad que nos une desde hace decadas. Nos divierte recordar cuando, muy jovenes, armabamos en su casa los domingos en la manana mi columna de El Espectador de los lunes, El pais de las maravillas; o las noches en blanco jugando series de 21 partidas de ajedrez.

No conozco a nadie que quiera tanto a la Universidad de Antioquia como Hernan. Y lo reconoce: la Universidad de Antioquia le dio la capacidad de pensar, de argumentar y de relacionar. Y es que esa ha sido su vida: mirar el mundo desde un angulo distinto.

Aunque en algun momento Hernan fue un brillante estudiante de mi curso de Teoria Economica en la recien creada maestria en Economia de la Universidad Nacional, Hernan hizo su maestria y su doctorado por cuenta propia. Es tambien el unico colombiano que ha recibido una Mencion de Honor como mejor docente universitario de Economia en el concurso del diario Portafolio, sin haber dictado una sola clase, excepto cuando era estudiante de pregrado y sin graduarse lo nombraron profesor asistente de la Universidad de Antioquia. ?Como explicar esa mencion de honor? Lo cierto es que no le faltan meritos para ser considerado el mejor formador de jovenes, porque eso es lo que siempre ha sido como investigador: un formador de vocaciones cientificas; un potenciador del animo investigador de sus discipulos, que han sido muchos; y un inspirador del entusiasmo de hacer ciencia entre sus colegas profesores. Hernan demuestra con su vida que para ser un verdadero maestro no se necesita dictar clase. Su papel en la promocion del programa de Jovenes Investigadores, acompanando a la gran maestra Angela Restrepo, fue definitivo. Cuando se retiro de la decanatura del Rosario y se le nombro profesor honorario (otra vez sin dictar clases) los profesores de la Facultad de Economia le agradecieron por "orientarnos en un viaje en que el futuro ingresa todos los dias a un salon de clase y por identificar y potenciar las capacidades individuales y consolidar un equipo y un proyecto de vida". Durante 16 anos habia aprendido a hacer y a promover la investigacion de la mano de Fernando Chaparro en el CIID. Una obra suya, en coautoria con Hernando Gomez Buendia, 37 modos de hacer ciencia, es considerada un verdadero tratado de antropologia y economia de la ciencia en un pais en desarrollo.

Tengo el privilegio de poder decir que hemos hecho algunas cosas juntos. Participamos con Jose Luis Villaveces y otras personas, en el proyecto de Ciencia y Tecnologia para una Sociedad Abierta, una respuesta intelectual al cambio de modelo de crecimiento economico, como el lo interpreta. Escribimos un articulo que se publico en arabe, en ruso y en tres idiomas mas. Incursionamos en algunas reflexiones teoricas sobre el capital conocimiento, que le dejaron insatisfecho y luego lo llevaron a sus trabajos mas importantes, en donde la medicion de la actividad cientifica fue fundamental.

Con Hernan compartimos las amistades de dos grandes de la ciencia en Colombia, dos renacentistas que nunca encontraron fronteras entre la ciencia, las artes, la cultura y la sociedad: Jose Luis Villaveces Cardoso y Manuel Ramirez Gomez. Cuanta falta nos hacen esas dos brillantes figuras.

Hernan Jaramillo es un critico certero de las politicas de ciencia y tecnologia de nuestros gobiernos. Alguna vez se pregunto si era necesario un nuevo contrato social entre ciencia e innovacion, como lo plantea Gibbons, y concluyo que la dificultad de este pais es que siempre le toca construir lo nuevo, sin haber construido lo viejo. Hernan tambien acierta cuando dice que la ciencia es una apuesta improbable, pero es una apuesta a la que vale la pena entregarle la vida.

Para mi es un honor compartir con ellos. Si miro en retrospectiva mis investigaciones, me doy cuenta de que a todas las anima una unica inquietud: lo publico y la contradiccion entre los intereses particulares y los intereses generales. En el curso de Historia, Tecnologia y Sociedad, que dictaba Paul David en mi epoca de estudiante, me propuso analizar las razones por las cuales los ejidos ingleses, esas tierras que los aldeanos compartian para el pastoreo, pasaron a ser lotes privados y cercados. Al construir un modelo que explicaba esta primitiva privatizacion, entendi para que servia y como funcionaba la economia. Mi disertacion y desde alli temas tan diversos como el acceso a la ciencia de los paises en desarrollo, la propiedad intelectual, la cooperacion de los productores en zonas de violencia, las redes de innovacion de las organizaciones, las redes internacionales de cientificos y los comportamientos de cooperacion han sido enfocados desde la dualidad de lo publico y lo privado. Una preocupacion central que ha motivado una parte importante de mis investigaciones, y ha inspirado mis cursos de Gestion de lo Publico, se origina en los crecientes "anticomunes" del conocimiento, es decir, la apropiacion privada excesiva del conocimiento que, en vez de estimular la investigacion y la innovacion, las entorpece. Esto tal vez les explica por que me extendi en presentar los principios de Merton: comunalidad, universalidad, desprendimiento y escepticismo organizado. La defensa de estos principios, estoy convencido, es indispensable para mantener y hacer crecer el gran espacio publico de la ciencia. Otra preocupacion que cada dia se hace mas apremiante proviene de observar que el conocimiento esta en manos de unos pocos en el mundo y especialmente en nuestro pais. La utopia que acariciamos en algun momento los autores de Ciencia y Tecnologia para una Sociedad Abierta era que cualquier colombiano, estuviera donde estuviera y sin distingo de estrato, accediera al conocimiento hasta donde lo deseara.

Con Hernan y con Fernando hemos dado muchas batallas juntos, en las que muchos de los presentes nos han acompanado. Nos hemos enfrentado a los dragones que asolan los espacios de la ciencia de Colombia desde los escritorios donde se dictan las politicas economicas de nuestro pais. Algunas veces hemos podido neutralizar estos dragones, pero surgen de nuevo de sus propias cenizas.

Ganamos la batalla por los doctorados nacionales. Nos hemos enfrentado a la idea de que este pais no necesita hacer ciencia; que podemos comprar cualquier tecnologia que se requiera; que el conocimiento tecnologico se encuentra disponible libremente para el que quiera usarlo y que, por lo tanto, la actividad cientifica y de investigacion local es inutil. Hemos confrontado la ideologia segun la cual el desarrollo del pais puede apoyarse exclusivamente en la copia de lo que otros hacen; y luchado contra el convencimiento de que el Estado no tiene por que gastar en ciencia e innovacion, pues el mercado nos llevara a niveles optimos de investigacion y desarrollo; hemos combatido la vision de que las politicas de competitividad pueden orientar la investigacion en todos los sectores, incluidos el de la salud y el del medio ambiente, y tambien la investigacion basica; tambien hemos interpelado a quienes creen que la mejor politica de ciencia y tecnologia es no tener politica de ciencia y tecnologia, y a quienes sostienen que la ciencia solo se justifica si produce reditos en el corto plazo.

Muchas gracias, senores academicos, senor presidente de la Academia y todos los que han compartido su sabiduria con nosotros a traves de los anos, por esta distincion que nos llena de alegria y nos compromete. Tambien queremos expresar nuestro especial agradecimiento a Beatriz Elena, Adriana e Ingrid; y a Juliana, Alejandra, Natalia, Monica, Manu, Maruia y Simon, quienes han entendido, aprecian y valoran nuestro compromiso con el conocimiento y con nuestro pais.
COPYRIGHT 2019 Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Fisicas y Naturales
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2019 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Publication:Revista de la Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Fisicas y Naturales
Date:Apr 1, 2019
Words:3345
Previous Article:Jose Luis Villaveces Cardoso 1945-2019.
Next Article:Carta al editor.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters