Printer Friendly

Vaquera Garcia, Antonio, El coste de la guerra. Financiacion y decisiones militares.

Vaquera Garcia, Antonio, El coste de la guerra. Financiacion y decisiones militares Eolas, 2015, 251 pp.

Me complace sobremanera hacer los siguientes comentarios sobre un brillante trabajo, sumamente sugestivo, en el que el autor lleva a cabo un estudio pormenorizado sobre algo que los internacionalistas solemos dejar de lado, pero que es crucial para los conflictos armados, como es el coste y su financiacion. Y es que en este ambito es sabido que, en muchos casos, aunque sobre todo cuando se pierde la guerra, los vencidos suelen justificar su derrota debido a la falta de recursos financieros, mientras que los vencedores enarbolan el patriotismo, aunque en este caso, la financiacion haya sido un elemento esencial de su victoria. Desde esta perspectiva, el desarrollo de las diversas campanas militares no solo ha estado condicionado por las elecciones estrategicas y tacticas, sino tambien por hechos y circunstancias de matiz financiero. El autor lleva asi un estudio completo y detallado desde la Prehistoria hasta la actualidad, con un hilo conductor logico y riguroso. Es mas, el autor es consciente del reto que tiene por delante, al senalar (p. 8) que <<en epocas en las que no existian Estados nacionales con una administracion publica bien definida, no deja de ser algo aventurado, pero se puede efectuar un ejercicio de abstraccion y pensar que dicha actividad consiste en obtener recursos necesarios para el desempeno de politicas publicas, una de las cuales puede ser la expansion territorial o el conflicto belico ...>>. Y es que, efectivamente, todo conflicto belico necesita una adecuada financiacion.

Partiendo de estas premisas, el autor va a ir desgranando uno a uno todos los periodos en los que se desarrollaron guerras o conquistas de territorios desde la Edad Antigua. Es asi como pasa revista al periodo de Hammurabi, Guerras Medicas, la Guerra del Peloponeso, el tiempo de Alejandro Magno, las Guerras Punicas, los Triunviratos y Guerras Civiles en Roma, etc., para terminar con los Caudillos barbaros Alarico I y Atila, quienes fueron un ejemplo de la descomposicion final de la parte occidental del Imperio Romano, aunque tambien son ejemplos a la hora de adoptar ciertas decisiones militares tomadas en funcion de la necesaria correlacion entre ingresos y gastos publicos. En todas estas guerras el autor no solo se detiene a explicar como un gran historiador los desarrollos tecnicos de las batallas, sino que en todos ellos siempre trae a colacion el peso financiero en el exito o fracaso de las batallas. Un solo ejemplo revelador de esto que acabamos de apuntar, el autor lo pone perfectamente de manifiesto cuando analiza las guerras de Alejandro Magno (pp. 41-44), en donde se explican con gran lujo de detalles como antes de iniciar nuevas campanas, la cuestion de la financiacion y el coste eran examinados con pormenoridad.

El autor se va a centrar posteriormente en la Edad media y en la Edad moderna. Respecto a la Edad media es impresionante ver como el autor analiza los periodos de Flavio Belisario y del General Narses, en plena epoca de Justiniano. El autor nos apunta que <<una de las causas de las victorias de Belisario fue que tuvo que pagar a su costa el mantenimiento de su cuerpo de elite (el llamado Regimiento personal) en el que basaba el impetu principal de sus ofensivas belicas>> (pp. 74-75). Pero el autor tambien se ocupa de la Expansion arabe y de la ocupacion de la Peninsula Iberica, senalando en torno a la batalla de Guadatele (711), que supuso el final de la dinastia visigoda, como <<parte del ejercito del rey visigodo Rodrigo deserto y se paso al otro bando--el musulman--, hecho que puede sorprender desde el punto de vista ideologico, pero no desde una perspectiva financiera, ya que las promesas de pagar pocos tributos bajo la ferula musulmana, al mismo tiempo que un mas que probable soborno, hizo que los enemigos visigodos de Rodrigo, cambiaran de bando>> (p. 79). No cabe olvidar en esta epoca la coronacion como Emperador de Occidente de Carlomagno en el ano 800, ya que estuvo marcado por las necesidades financieras del propio emperador tras haber quedado sus finanzas maltrechas, siendo necesaria una nueva financiacion para poder hacer frente a los problemas que estaban surgiendo en las fronteras germanicas. Carlomagno obtuvo ademas los fondos eclesiasticos pertinentes para mantener a su ejercito y continuar siendo protector de la Iglesia. Desde esta misma perspectiva, cabe mencionar al Cid, a Juana de Arco, pero tambien a los Reyes Catolicos, ya que la guerra de Granada se demoro ocho anos, lo que propicio saqueos y devastaciones de los territorios nazaries, contribuyendo asi al desabastecimiento y a la falta de ingresos nazaries, lo que trajo consigo la derrota final.

En la obra se para revista a todos los ingredientes financieros que estuvieron presentes en las batallas y conquistas de la Edad Moderna, como aquellas en las que el Gran Capitan se hizo famoso, las de Cerinola y Garellano en 1503, pero tambien se analiza los entresijos de la batalla de Muhlberg (1547), en donde se enfrentaron unos contendientes que posteriormente, en el siglo XVII desangrarian a Europa por causas aparentemente religiosas en las denominadas guerras de religion, aunque el movil financiero tambien estuvo presente, ya que algunos regentes alemanes vieron con buenos ojos acoger el protestantismo a causa de los beneficios que obtendrian tras desposeer a los obispos y otras autoridades catolicas de sus ingresos. Ya se saben tambien las peripecias de Cortes y Pizarro en America ..., en donde el movil financiero estuvo presente y, quizas, es aqui donde estaria mas justificado.

Sin embargo es en la Edad contemporanea en donde a causa del desarrollo tecnologico militar, el movil financiero se va a notar con mas nitidez. Dejando al margen por razones de espacio las famosas guerras napoleonicas, durante las cuales desvalijaron lo que hasta entonces era inimaginable, sobre todo a nivel artistico y monumental, con grandes saqueos de todo tipo como ocurrio en la Peninsula Iberica, seria la Primera Guerra Mundial, la que iba a poner mas en escena la cuestion financiera hasta entonces. Y es que la flor y nata de las marinas aliadas, aunque principalmente la britanica, hicieron todo lo posible por bloquear las salidas al Mar del Norte a los buques de la flota alemana y a sus buques mercantes, condicionando asi el abastecimiento de la industria de guerra alemana. Pero no conviene olvidar el frente Oriental defendido por el Imperio Otomano, en donde la denominada Revuelta Arabe tuvo sus efectos inmediatos. Muy interesante es el analisis que lleva a cabo el autor en torno a la figura de Manfred von Richthofen, mas conocido como el Baron Rojo (pp. 160-163), quien abandono el arma de infanteria para enrolarse en la aviacion, por el unico motivo de cobrar un sueldo mayor ... No obstante, su calidad como piloto esta fuera de duda, pues derribo ochenta aparatos aliados, lo que constituye un record en la Guerra que ningun otro piloto, ni aleman ni aliado, logro igualar.

Adentrandose ya en los tiempos mas recientes, el autor se va a centrar en la Guerra Civil Espanola y en la Segunda Guerra Mundial. Respecto a la primera, el autor traza un estado de los recursos financieros de uno y otro bando, senalando que el bando republicano contaba al inicio de la contienda con los depositos del Banco de Espana y de las zonas mas industrializadas del pais (Madrid, Barcelona, Valencia y Bilbao), ya que todas ellas no habian secundado la rebelion. Sin embargo, el bando nacional tenia menos recursos financieros directos, pero mas recursos agricolas, lo que le permitia alimentar a la poblacion de su zona de influencia de forma abundante. No obstante, el bando nacional conto con recursos financieros mediatos importantes como los del banquero Juan March, que puso su fortuna a disposicion de los sublevados, contando ademas con la petrolera Texaco, quien llego a un acuerdo con el general Franco, y con las fortunas de los terratenientes de la zona, que fueron los que sufragaron el coste de los suministros de material, principalmente municion, en los primeros dias de la sublevacion. En el transcurso de la guerra, pronto se fue decantando la situacion tanto a nivel financiero como militar en favor de los sublevados. Y es que en la estrategia de los sublevados, siempre estuvo presente la cuestion de como ahogar a nivel interno e internacional la financiacion de la Republica. El autor, dando un cierto sabor historico al conflicto, no se olvida de contar algunas vivencias de su abuelo en Leon, aunque este abuelo fue reclutado por el bando nacional (ver p. 180, nota 59).

En torno a la Segunda Guerra Mundial, que el autor analiza en la ultima parte de la obra, es evidente que el aspecto fiscal y financiero estaria siempre presente. Y es que al desarrollarse casi en todo el planeta, la planificacion no solo estrategica, sino tambien financiera, tendrian tambien que analizarse a nivel global. Hablando de Polonia, el autor senala que la decision polaca de luchar en las fronteras del pais, en vez de defenderse en los obstaculos naturales, como el rio Vistula, se debe al hecho de que alli estaba la mayoria de la industria y, por ende, de la fuente de recursos financieros (p. 186). Respecto a la campana de Noruega, lo que estaba en juego eran las importaciones de mineral de hierro sueco a Alemania, mucho mas barato que el de otras fuentes.

Pero el autor no se olvida de la campana de Rommel en Africa ni el ataque italiano en el verano de 1940 desde Libia hacia las posesiones britanicas de Egipto, con la vista puesta en el control del Canal de Suez. No obstante, el autor recoge (pp. 210 y ss.) como la falta de recursos financieros a largo plazo del ejercito aleman haria mella a medida que se desarrollaba el conflicto.

Hechas estas consideraciones, solo nos queda felicitar al autor por esta obra historico/financiera, deseando al autor mucho exito. Estoy seguro que gustara mucho en el ambito academico y militar, pues no todos saben compaginar, como hace el autor, la historia militar y el ambito financiero, asi como la interrelacion entre uno y otro.

Romualdo Bermejo Garcia

Catedratico de Derecho Internacional Publico y Relaciones Internacionales

Universidad de Leon
COPYRIGHT 2015 Servicio de Publicaciones de la Universidad de Navarra
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2015 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Bermejo Garcia, Romualdo
Publication:Anuario Espanol de Derecho Internacional
Date:Jan 1, 2015
Words:1861
Previous Article:BEA, E., Conversacion con Antonio Augusto Cancado Trindade. Reflexiones sobre la Justicia Internacional.
Next Article:Los objetivos de desarrollo sostenible: un principio de naturaleza incierta y varias dimensiones fragmentadas.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters