Printer Friendly

Valentin Vazquez de Prada, Felipe II y Francia (1559-1598). Politica, religion y razon de Estado.

Valentin VAZQUEZ DE PRADA, Felipe II y Francia (1559-1598). Politica, religion y razon de Estado, Eunsa, Pamplona 2004, XXII + 517 pp.

No tengo reparo en afirmar que nos encontramos ante un libro de historia que merece la calificacion de extraordinario. No es frecuente que vea la luz en nuestros dias una obra digna de ser incluida con todos los honores en el reducido ambito de <<la gran historia>>; esa historia que se escribia en otros tiempos, cuando los estudiosos andaban menos agobiados por el vertigo de los acontecimientos y las premuras de tiempo; unos libros que marcaban con piedra blanca la bibliografia de una disciplina. El profesor Vazquez de Prada ha llevado adelante esa empresa cientifica, precisamente durante los ultimos anos del siglo XX y los primeros del siglo XXI.

El tema escogido reviste la maxima importancia para la historia de la Europa moderna: las relaciones entre Espana y Francia desde 1559 a 1598, en los anos que separan el tratado de Cateau-Cambresis y la paz de Vervins. Se trata de un periodo que abarca casi en su totalidad el reinado de Felipe II en Espana; y en Francia las luchas religiosas, derivadas de los problemas que plantea la herejia calvinista, los <<hugonotes>>, que penetran en los sectores mas representativos de la sociedad contemporanea. Un periodo de la historia francesa que presencio la decadencia y la extincion de la dinastia de los Valois, hasta culminar en la victoria de los Borbones de Navarra, tras la conversion de Enrique el Bearnes. Un tiempo en que Felipe II se erige en campeon del catolicismo en Francia, y no regatea esfuerzos por asegurar que la monarquia francesa siga fiel a la religion catolica, mayoritaria siempre en el pais vecino.

El complicado tablero politico de Francia estuvo dominado por el peso que tuvieron los grandes protagonistas que hicieron su historia durante la segunda mitad del siglo XVI: los ultimos reyes Valois, Francisco II, Carlos IX, Enrique III; los duques de Guisa y los representantes de las principales estirpes nobiliarias; y los grandes movimientos populares, en primer lugar la <<Liga Catolica>>. Y, durante treinta anos, hasta su muerte en 1589, dominando la escena de la politica francesa, Catalina de Medicis, madre de tres reyes, suegra de Felipe II y del futuro rey Enrique IV Catalina mantuvo siempre que pudo una actitud tolerante frente a los hugonotes, a los que deseaba reconocer un alto grado de libertad religiosa, aunque tanto ella como la monarquia francesa permanecieran catolicas. Las relaciones de Catalina con su yerno de Espana fueron siempre tensas, dentro de un clima externo de relativa armonia; unas buenas formas que no le impedian sostener las aventuras de su hijo menor, el Duque de Anjou, contra los Paises Bajos ni apoyar abiertamente a los enemigos de Felipe II, cuando este conquisto Portugal y se cino su Corona.

La postura del rey de Espana hacia el pais vecino estuvo condicionada por una serie de factores. Felipe II se presentaba en primer lugar como el protector de la fe en Francia, frente a las ambiguedades de los reyes Valois y de la propia reina madre Catalina. El rey de Espana defendia sin fisuras la unidad catolica y a los grandes campeones del Catolicismo, como los Guisa y la <<Liga Catolica>>. Pero hay tambien razones de Estado en su conducta, y en primer lugar la defensa de los Paises Bajos ante Guillermo de Orange y los principes protestantes alemanes. En las ultimas fases de las <<Guerras de Religion>>, las tropas espanolas de Flandes penetraron una y otra vez en territorio frances mientras que la Hacienda hispanica quedo exhausta por los gastos militares y los subsidios, cada vez mayores, que reclamaban los aliados franceses. La politica de Felipe II en relacion con Francia resulto al final un completo fracaso. La infanta Isabel Clara Eugenia, hija de su matrimonio con Isabel de Valois, no ocupo el trono de Francia--la gran pretension de su padre--; Enrique el Bearnes se convirtio en Enrique IV, el monarca indiscutido de todos los franceses. Al cabo de cuatro decadas de conflictos, la paz de Vervins entre Espana y Francia reconducia la situacion al estado de cosas del tratado de Cateau-Cambresis.

Vazquez de Prada ha manejado un inmenso fondo archivistico, procedente sobre todo del Archivo General de Simancas y la Bibliotheque National de Paris. Elemento esencial de esa documentacion han sido las relaciones, informes y correspondencia entre los embajadores, ministros, agentes y confidentes, y la corte de Felipe II. Admira la inmensa capacidad de gobierno del monarca, auxiliado por sus consejeros y secretarios de Estado. Admira igualmente la eficacisima organizacion de la embajada espanola en Paris, con su compleja red de colaboradores, expertos en cifra, correos, espias. Admira, sobre todo, la excepcional categoria de los embajadores espanoles ante la Corte de Francia, que se sucedieron durante tan decisivo periodo: Antonio Perrenot de Chantonnay, don Francisco de Alava, don Diego de Zuniga, don Juan de Vargas, Juan Bautista de Tassis, don Bernardino de Mendoza ... Es muy comprensible que, en 1810, el emperador Napoleon, durante la Guerra de la Independencia, dispusiera que este tesoro documental, tan interesante para la historia de Francia, fuese trasladado a Paris y depositado en los <<Archives Nationales>>. Alli permanecio hasta el ano 1942 cuando, mediante un acuerdo con el llamado <<Gobierno de Vichy>>, los documentos fueron devueltos a Espana y reintegrados al Archivo de Simancas.

<<Philippe II et la france, un beau drame shakesperien>>. Asi lo define Pierre Chaunu en el Prefacio de la obra. Ese drama nadie habria podido relatarlo mejor que Vazquez de Prada. Tanto el como Chaunu fueron discipulos de Ferdinand Braudel, el maestro frances de la historia moderna en el pasado siglo XX. A su lado trabajo Vazquez de Prada durante tres anos, en calidad de <<attache des recherches>> en L'Ecole Pratique des Hautes Etudes, y luego durante toda la vida mantuvo con el una entranable relacion. Ante este libro de Vazquez de Prada, afirma Chaunu--el otro gran discipulo de Braudel--el maestro hubiera quedado plenamente satisfecho: <<le maitre eut ete comble. Je l'atteste>>.

Felipe II y Francia se inicia, pues, con un prefacio de Pierre Chaunu, seguido de un prologo del Autor. Tras una conclusion, se incluyen mapas y arboles genealogicos de las principales familias protagonistas de la historia francesa de la epoca: los Valois, los Borbon, los Montmorency, los Lorena, los Guisa. Sigue un indice de fuentes, una completisima bibliografia y un indice de personas. Como resumen cabe decir que Valentin Vazquez de Prada ha escrito una de esas grandes obras de historia de la Europa moderna, destinadas a pasar a la posteridad y que constituyen una rara excepcion en nuestros dias.
COPYRIGHT 2005 Servicio de Publicaciones de la Universidad de Navarra
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2005 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Orlandis, J.
Publication:Anuario de Historia de la Iglesia
Date:Jan 1, 2005
Words:1207
Previous Article:Fray Rodrigo de Valdepenas, Libro del principio, fundacion y prosecucion de la Cartuja de Granada. (Y noticia de algunos de sus prelados).
Next Article:Michel Zimmermann, Ecrire et lire en Catalogne (IXe-XIIe siecle).

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters