Printer Friendly

VIOLENCIA FILIOPARENTAL DESDE LA JURISDICCION DE MENORES: CARACTERISTICAS PSICOSOCIALES Y CLINICAS.

Child-to-parent violence from the perspective of jurisdiction over minors: psychosocial and clinical characteristics

Introduccion

La violencia en la familia no es algo nuevo, constituye un grave problema debido al sufrimiento y secuelas para sus victimas (Echeburua, 2003). La mayor parte de los estudios en el contexto de la violencia familiar, se han centrado en el maltrato infantil o en la violencia de genero, pero estamos asistiendo con estupor a otro tipo de malos tratos y de violencia, la ejercida por los hijos hacia sus padres, la cual es denominada violencia ascendente o violencia filioparental (Pereira, 2006). En los ultimos anos ha surgido en Espana un creciente interes cientifico, social y clinico en torno a la violencia filioparental, ocasionado por la alarma social generada en los medios de comunicacion y el aumento de denuncias por parte de los progenitores (Aroca, Lorenzo y Miro, 2014).

La violencia filioparental ha seguido una evolucion social parecida al resto de tipos de violencia intrafamiliar respecto a su ocultacion por parte de las familias hasta que la situacion se desborda y se pide ayuda institucional (Claver, 2017). Sanchez (2008) senala que muchos padres se han visto sorprendidos por las conductas agresivas de sus hijos y han intentado pedir ayuda a los distintos recursos a su alcance. Las Memorias de la Fiscalia General del Estado senalan cifras preocupantes, calificando esta tipologia delictiva como "lacra social", aunque en realidad los datos oficiales solo reflejan una pequena porcion del problema real (Agustina y Romero, 2013).

En la actualidad encontramos que existe cada vez mayor consenso tanto en la definicion del problema como en los factores de riesgo (Martinez, Estevez, Jimenez y Velilla, 2015; Pereira et al., 2017), proliferando los estudios e investigaciones destinadas a profundizar en el conocimiento del problema, especialmente en el ultimo ano. Sin embargo, son escasos los trabajos que se centran exclusivamente en el ambito juridico con muestras propias, ya que habitualmente proceden de servicios sociales, centros educativos, clinicas, centros residenciales, etc.

Actualmente, las diferentes investigaciones determinan que no hay una causa unica ni determinante que explique la violencia filioparental, sino mas bien, una multitud de dinamicas interconectadas que contribuyen a que se de este comportamiento, tomando como referencia el modelo ecologico anidado de Cottrell y Monk (2004), quienes senalan que en estos casos convergen diferentes variables de naturaleza multifactorial (Martinez et al., 2015).

Algunos estudios se centran en los factores individuales o personales del menor (Bertino, Calvete, Pereira, Orue y Montes, 2011; Calvete, Orue y Sampedro, 2011; Calvete, Orue, Gamez-Guadix, Del Hoyo-Bilbao y Lopez de Arroyabe, 2015; Contreras y Cano, 2014; Garcia y Gracia, 2010), otros en las variables familiares (Calvete, Gamez-Guadix y Orue, 2014; Calvete, Orue y Gamez-Guadix, 2013; Calvete et al., 2011; Contreras y Cano, 2015; Cuervo y Rechea, 2010; Ibabe y Jaureguizar, 2011) y otras investigaciones en los factores contextuales y sociales (Ibabe, Jaureguizar y Bentler, 2013; Lozano, Estevez y Carballo, 2013; Martinez, Estevez, Jimenez y Velilla, 2015).

En cuanto a los factores individuales o personales, la mayoria de los estudios senalan que este tipo de violencia no esta perpetrada por menores que presentan trastornos psicologicos previos, aunque hay que senalar que en algunos estudios si se hacen alusion a la presencia del trastorno disocia!, trastorno por deficit de atencion e hiperactividad, trastorno negativista desafiante, entre otros. Son escasos los estudios que se centran en la patologia subyacente a la emision de conductas agresivas por parte de los menores en el ambito familiar (Gonzalez-Alvarez, 2012). Recientemente, la investigacion realizada por Rosado, Rico y Canton-Cortes (2017) con una muestra de 855 estudiantes adolescentes evidencia que la existencia de una sintomatologia psicopatologica en los menores tiene un efecto sobre la probabilidad de comision de la violencia filioparental.

Respecto a las variables familiares, las investigaciones ponen de manifiesto que los factores de riesgo familiares son circunstancias que estan directamente vinculadas con los factores de riesgo personales y viceversa, por lo tanto, existe una relacion bidireccional entre ambos (Edenborough, Jackson, Mannix y Wilkes, 2008; Ibabe, Jaureguizar y Diaz, 2009; Rechea, Fernandez y Cuervo, 2008; Romero, Melero, Canovas y Antolin, 2007; Stewart, Wilkes, Jackson y Mannix, 2006). Tal y como senalan estos estudios, algunos de los factores implicados en la violencia filioparental son la transmision intergeneracional de la violencia, la falta de referencias claras en las familias, la monoparentalidad, la inadecuacion en el estilo educativo y la falta de comunicacion. Las multiples dinamicas e interacciones que se dan en el seno familiar confieren a este contexto una gran complejidad.

Por otro lado, los factores contextuales mas relevantes en los estudios sobre violencia filioparental son el ambito escolar y la vinculacion con grupos de iguales. Se observa una relacion directa con este tipo de violencia al bajo rendimiento escolar, dificultades del aprendizaje, absentismo escolar, dificultades de adaptacion y actitudes de rechazo hacia la escuela (Cottrell, 2004; Romero et al., 2007; Sanchez, 2008); de igual manera existe una mayor tendencia en estos menores a relacionarse con otros iguales que presentan otro tipo de relaciones disfuncionales (Romero et al., 2007).

Tal y como senalamos anteriormente, son escasas las investigaciones, enmarcadas especificamente en el ambito juridico y menor representacion tienen aquellas que utilizan exclusivamente muestras judiciales. En la literatura encontramos algunas investigaciones tales como la realizada por Romero et al. (2007) con 116 menores denunciados por maltrato a sus padres; Ibabe (2007), con 103 menores, en el que realiza un analisis comparativo entre jovenes denunciados por violencia filioparental, jovenes denunciados por otros delitos, y aquellos que tienen denuncias de violencia hacia sus padres y otros delitos; Sanchez (2008) con menores que han cumplido una medida de internamiento o convivencia con grupo educativo por maltrato familiar; Garcia y Cerezo (2017) que analizan 502 expedientes y realizan un estudio exploratorio de las caracteristicas personales y socio-familiares de menores condenados por violencia intrafamiliar ascendente; y Ortega (2017) que intenta cuantificar el fenomeno de la violencia filioparental en Cataluna con poblacion atendida en el ambito de la justicia juvenil.

El incremento notable del problema conlleva la necesidad de profundizar en el estudio de la violencia filioparental en este contexto, analizando los factores descritos anteriormente. Es necesario unificar criterios y adoptar soluciones eficaces. Las cifras se consideran lo suficientemente ilustrativas para ir mas alla y tratar este tipo de delito de forma multidimensional.

Es en el entorno judicial donde el fenomeno de la violencia fliloparentai alcanza su maxima expresion, momento en el que los padres se ven debilitados y desbordados ante la conducta de sus hijos que, por el contrario, se sienten empoderados y superiores en grado extraordinario. Ante esta situacion, recurren al ambito juridico con la intencion de buscar ayuda mas que como forma de sancionarlos.

Por todo ello, este trabajo se contextualiza exclusivamente dentro del ambito judicial, bajo el marco de la Ley Organica 5/2000 de Responsabilidad Penal del Menor. Los objetivos del presente estudio fueron: analizar las caracteristicas psicosociales y clinicas de los menores denunciados por violencia filioparental y el perfil de sus familias; determinar la presencia de diferencias significativas, teniendo en cuenta variables tales como el sexo y la edad; y analizar las medidas judiciales que les son impuestas a los menores, a fin de dar una perspectiva integral a esta problematica.

Metodo

Participantes

La muestra esta formada por 145 jovenes denunciados por violencia filioparental, de los cuales 50 tenian entre 14-15 anos (34,5%) y 95 entre 16-17 anos (65,5%). Segun el sexo, 105 eran varones (72,4%) y 40 mujeres (27,6%), todos de nacionalidad espanola. Los datos de estos jovenes fueron extraidos de los expedientes de reforma incoados en la Fiscalia de Menores de la provincia de Badajoz desde el ano 2012 al 2017, que fueron denunciados por violencia filioparental.

Como criterios de inclusion para el estudio se considero que los menores hubieran sido denunciados por violencia filioparental, si bien este concepto no corresponde a una tipificacion penal, por ello en la busqueda de este hecho delictivo se tuvieron en cuenta distintas calificaciones: "violencia domestica", "violencia domestica y de genero: lesiones", "violencia domestica y de genero: maltrato habitual", "violencia en el ambito familiar: coacciones" y "violencia en el ambito familiar: amenazas". Mientras que el criterio de exclusion considerado fue que los menores hubieran sido denunciados por cualquier otra falta o delito distinto al indicado.

Instrumentos

a) Expediente del menor. Los datos extraidos del expediente del menor incluye las diligencias policiales, declaraciones del menor infractor y la/s victimas, las sentencias dictadas, informes elaborados por el Equipo Tecnico del Juzgado de Menores, entrevistas semiestructuradas, contacto con otros profesionales que intervienen con el menor y la familia y observacion. Estas actuaciones permiten, segun refieren Alcazar, Verdejo y Bouso (2008), contextualizar el delito con la situacion del menor (social, familiar, educativa y psicologica) para recomendar la medida que mejor se ajuste a su interes permitiendo su integracion social y su desarrollo pleno como persona.

b) Sistema de gestion procesal de la Administracion de Justicia "Minerva". Este sistema soporta la tramitacion de la informacion relativa a los procedimientos judiciales, de forma que cualquier organo judicial implicado en la tramitacion de un determinado procedimiento, pueda acceder a la informacion asociada al mismo con las garantias de reserva, control y confidencialidad requeridas.

c) "Inventario de evaluacion de la personalidad para adolescentes" (Personality Assessment Inventory, PAI-A; Morey, 2007). Se utilizo la version experimental adaptada al espanol de Cardenal, Ortiz-Tallo y Santamaria (2012). La prueba evalua las caracteristicas de la personalidad mas relevantes en poblacion clinica y forense en adolescentes de 12 a 18 anos. Permite la evaluacion de la psicopatologia en adolescentes mediante 22 escalas: cuatro escalas de validez, 11 escalas clinicas, cinco escalas de consideraciones para el tratamiento y dos escalas de relaciones interpersonales. Informa ademas de aquellos items criticos que requieren la atencion inmediata del profesional. Consta de 264 items con opciones de respuesta Likert (0= falso; 1= levemente verdadero; 2= bastante verdadero; 3= completamente verdadero). El coeficiente de fiabilidad de la adaptacion a lengua espanola (Cardenal, Ortiz-Tallo, Campos y Santamaria, 2018) de las escalas del PAI-A en muestra forense es de 0,87 en impresion negativa, 0,76 en impresion positiva, 0,91 en quejas somaticas, 0,90 en ansiedad, 0,79 en trastornos relacionados con la ansiedad, 0,93 en depresion, 0,80 en mania, 0,86 en paranoia, 0,87 en esquizofrenia, 0,89 en rasgos limites, 0,91 en rasgos antisociales, 0,95 en problemas con el alcohol, 0,94 en problemas con las drogas, 0,89 en agresion, 0,96 en ideaciones suicidas, 0,79 en estres, 0,81 en falta de apoyo social, 0,68 en rechazo al tratamiento, 0,62 en dominancia y 0,72 en afabilidad. Asimismo, la consistencia interna hallada en nuestro estudio es 0,91 en impresion negativa, 0,83 en impresion positiva, 0,80 en quejas somaticas, 0,91 en ansiedad, 0,72 en trastornos relacionados con la ansiedad, 0,93 en depresion, 0,89 en mania, 0,93 en paranoia, 0,75 en esquizofrenia, 0,85 en rasgos limites, 0,85 en rasgos antisociales, 0,75 en problemas con el alcohol, 0,80 en problemas con las drogas, 0,81 en agresion, 0,85 en ideaciones suicidas, 0,79 en estres, 0,72 en falta de apoyo social, 0,80 en rechazo al tratamiento, 0,75 en dominancia y 0,81 en afabilidad.

Procedimiento

En primer lugar, realizamos la seleccion muestral, utilizando para ello el sistema de gestion procesal "Minerva", que permite el acceso a los datos del menor y a las actuaciones fiscales y judiciales. En segundo lugar, recabamos la informacion de cada uno de los expedientes del menor, los informes del Equipo Tecnico y los resultados de la aplicacion del PAI-A, a traves de una hoja de registro donde se recogian los datos relevantes sobre las variables objeto de estudio. Se establecio una codificacion para cada una de dichas variables, en la misma linea del estudio de Romero et al. (2007) e Ibabe, Jaureguizar y Diaz (2007). Se codificaron los siguientes datos: en los menores: edad, sexo y lugar de residencia, nivel educativo, absentismo escolar, disciplina en la escuela, relacion con los iguales, consumo de sustancias toxicas, conducta agresiva y direccion de la agresion. Para realizar los analisis segun la edad, distribuimos a los jovenes en dos grupos de edad (14-15 anos y 16-17 anos), dado que la propia Ley Organica 5/2000, de 12 de enero, reguladora de la responsabilidad penal de los menores (LORPM) lo establece asi en su Exposicion de Motivos, entendiendo que el grado de madurez y comprension de los menores es diferente, por ello cada tramo tiene un tratamiento diferenciado, desde un punto de vista juridico y de graduacion de medidas, agravandose la comision de delitos, en el tramo de los 16 anos. En los padres: edad, sexo, nivel de estudios, relacion de pareja, estilo educativo, psicopatologia y consumo de sustancias; en el ambito judicial: la orientacion de la medida segun la sentencia judicial. Los analisis de los datos se llevaron a cabo mediante la version 23 del SPSS para Windows (IBM Corporation, 2014).

Resultados

En primer lugar, realizamos un analisis descriptivo de cada una de las variables que integran el estudio (caracteristicas psicosociales de los menores y las familias, y caracteristicas clinicas de los jovenes). A continuacion, se llevo a cabo un analisis de las diferencias significativas en las escalas y subescalas del PAI-A segun el sexo y la edad de los jovenes. Y, por ultimo, se analizo tambien la orientacion de la medida judicial impuesta a los menores por sentencia atendiendo al sexo y la edad.

En la tabla 1 se muestra la distribucion de las caracteristicas de los jovenes extraidas de los expedientes judiciales. Tal y como podemos comprobar tanto en los varones como en las mujeres, predominan las agresiones hacia la madre, seguido de las agresiones a ambos. En el caso de los dos intervalos de edad analizados, observamos que en ambos prevalecen nuevamente las agresiones a la madre. Sin embargo, se evidencia una mayor incidencia de agresiones hacia el padre en los jovenes de 14-15 anos, con respecto a los de 16-17 anos.

Asimismo, los datos indican una mayor prevalencia en los varones y en los jovenes de 16-17 anos, de unas relaciones sociales conflictivas, pudiendo estas suponer una influencia negativa para su conducta, mayor presencia de conductas agresivas en las relaciones con los iguales y en la dinamica familiar, el consumo de alcohol/drogas que aunque es ocasional en muchos de los jovenes, puede suponer un riesgo potencial, al igual que problemas de disciplina y absentismo escolar.

En cuanto a las caracteristicas de los progenitores, los datos indican una edad media del padre de 46 anos con un rango de edad entre los 35 y 59 anos; y una edad media de la madre de 43 anos, con un rango de edad entre los 31 y 58 anos. Respecto al nivel de estudios, destaca la Educacion Primaria en un 43,4% de los padres, seguido de un 36,6% con ESO y un 13,8% con estudios universitarios. En las madres se evidencia tambien una mayor prevalencia de Educacion Primaria (55,2%), sin embargo hay un mayor frecuencia de estudios universitarios (20%), seguido de la ESO en un 15,9%.

Con relacion a la unidad familiar, en el 48,3% de las familias conviven los dos progenitores, un 33,8% son familias monoparentales y un 17,9% son parejas reconstituidas. Los datos extraidos de los expedientes judiciales ponen de manifiesto una relacion de pareja conflictiva en un 44,1% de los casos y la sospecha de violencia de genero en un 13,8%. Y en cuanto al estilo educativo, comprobamos que en el padre predomina el estilo educativo permisivo (43,4%) seguido del autoritario (27,6%); y en la madre el estilo permisivo en un 73,1% de los casos.

Respecto al consumo de sustancias toxicas por parte de los progenitores, los datos indican que en un 84,1% de las familias no hay consumo. Unicamente el 9% de los padres y el 6,9% de las madres, son consumidores. Tampoco se evidencia la presencia de psicopatologia en la mayor parte de los progenitores, el 79,3% no tienen trastornos psicologicos. En aquellos expedientes judiciales en los que existe psicopatologia en los progenitores, destacan los trastornos de ansiedad y depresion, y principalmente en las madres.

En cuanto a las caracteristicas clinicas de los jovenes, los resultados relativos a las medias y desviaciones tipicas de las escalas del PAI-A podemos verlos en la tabla 2. A efectos de interpretacion de los resultados obtenidos por los jovenes, debemos senalar que la media y desviacion tipica de las puntuaciones T obtenidas a partir de las puntuaciones directas del PAI-A son M=50 y D7=10.

Respecto a las escalas de validez del PAI-A, los resultados no informan sobre sesgos que puedan afectar a la interpretacion de los datos de los jovenes. Las puntuaciones en inconsistencia (M= 58,86; D7= 6,69), infrecuencia (M= 58,36; D7= 4,70) e impresion negativa (M= 54,40; D7= 3,86) e impresion positiva (M= 47,23; D7= 4,05), son moderadas. Los resultados sugieren que los jovenes han prestado una adecuada atencion a los items a la hora de responderlos, no evidenciandose distorsiones en las escalas clinicas y reflejando fielmente los sintomas. Tampoco se evidencian distorsiones en la imagen de los adolescentes que puedan indicar la simulacion y el falseamiento.

En cuanto a las escalas clinicas del PAI-A, no se observa ninguna puntuacion media especialmente significativa. Los datos indican medias mas elevadas en ansiedad (M= 56,43; DT= 6,81), depresion (M= 56,04; DT= 4,34), rasgos limites (M= 56,06; DT= 4,40) y problemas con drogas (M= 57,39; DT= 6,01), sin llegar a ser relevantes.

Destacamos las puntuaciones en las subescalas de ansiedad. Sin ser muy significativas, se observan puntuaciones por encima de la media en ansiedad cognitiva (M= 59,02; DT= 5,20), emocional (M= 59,11; DT= 4,30) y fisiologica (M= 60,64; DT= 5,72). Por tanto, todo parece indicar que los jovenes pueden mostrarse inquietos y preocupados por determinadas situaciones sobre las que no tienen control, manifestando tension y cansancio como resultado de la percepcion de estres, y tendiendo a experimentar la ansiedad de forma somatica.

Tambien, llaman la atencion las puntuaciones en las subescalas de depresion. Las puntuaciones medias en depresion cognitiva (M= 57,92; DT= 4,69) y emocional (M= 57,18; DT= 5,67) son mas altas que en depresion fisiologica (M= 54,51; DT= 4,73). Los resultados indican, sin llegar a ser relevantes dado que las puntuaciones se encuentran levemente por encima de la media, creencias de ineficacia, desesperanza y falta de habilidades, asi como perdida de interes en las actividades normales.

Respecto a los rasgos limites, destacan las puntuaciones algo por encima de la media en la subescala autoagresiones (M= 57,81; DT= 5,01), indicando que algunos jovenes pueden mostrarse algo impulsivos.

En cuanto a la escala paranoia, destaca la puntuacion media en la subescala resentimiento (M= 60,69; DT= 5,00). Son varios los adolescentes con tendencia al resentimiento y al rencor, sintiendose amezados y pudiendo mostrar hostilidad.

En cuanto a los rasgos antisociales, destaca la puntuacion en la subescala conductas antisociales (M= 56,28; DT= 5,58), respecto a las otras dos subescalas (egocentrismo y busqueda de sensaciones). Algunos adolescentes tienen una historia de conductas antisociales y manifestaron algun trastorno de conducta al comienzo de la adolescencia.

Con relacion a las escalas relacionadas con el tratamiento, no se aprecian conductas y actitudes relacionadas con la agresividad (M= 53,70; DT= 5,14) y existe un control razonable sobre la expresion de la ira y la hostilidad. Tampoco se observan pensamientos o ideas relacionadas con la muerte o suicidio (M= 51,49; DT= 4,14) y tampoco destacan estresores vitales relevantes que esten teniendo un impacto significativo en los adolescentes (M= 52,73; DT= 6,32). En la escala falta de apoyo social es donde se oberva una puntuacion media mas alta (M= 54,99; DT= 4,13), pero sin embargo, no es significativa. Una puntuacion media inferior a 60, refleja que en general el apoyo social percibido por los jovenes es adecuado, en cuanto al nivel y la naturaleza de las interacciones con conocidos, amigos y miembros de la familia. En cuanto a la escala rechazo al tratamiento, la puntuacion media pone de manifiesto que gran parte de los adolescentes reconocen dificultades en el dia a dia, asi como la necesidad de realizar algunos cambios personales, aceptando la posibilidad de cierta ayuda para afrontarlas (M= 42,29; DT= 7,20).

En cuanto a la escala agresion, debemos senalar que las puntuaciones en agresiones fisicas (M= 56,88; DT= 6,99) y actitud agresiva (M= 54,97; DT= 4,85), son superiores a la puntuacion en agresiones verbales (M= 48,17; DT= 4,20). Y por ultimo, en cuanto a las escalas de relacion interpersonal, las puntuaciones en dominancia (M= 47,39; DT= 5,80) y afabilidad (M= 49,60; DT= 4,17), son moderadas. En general, los jovenes no se muestran controladores en sus relaciones interpersonales. Habitualmente, tienen capacidad para gestionar las relaciones adecuadamente.

En la tabla 3 se muestran los resultados relativos a las escalas y subescalas del PAI-A, atendiendo al sexo y edad de los jovenes. Con relacion al sexo, los datos obtenidos tras efectuar la t de Student, concluyen que se constatan diferencias significativas entre varones y mujeres en varias de las escalas y subescalas. Se evidencian diferencias en todas las escalas clinicas, a excepcion de la escala problemas con el alcohol. Comprobamos que las puntuaciones medias son mayores en las mujeres que en los varones en los trastornos somatomorfos, ansiedad, trastornos relacionados con la ansiedad, depresion, mania, paraoia, esquizofrenia, rasgos limites. Sin embargo, las puntuaciones son superiores en los varones en la escala rasgos antisociales y problemas con drogas.

Destacan altas puntuaciones medias por parte de las mujeres en los trastornos relacionados con la ansiedad, depresion, paranoia y rasgos limites. Los datos indican sintomatologia asociada a trastornos especificos de ansiedad, tales como el estres postraumatico. Se evidencia tambien mayor sintomatologia depresiva en la mujer que en el varon, sin ser especialmente relevante, puesto que en las subescalas apenas existen diferncias. En cuanto a los sintomas relacionados con la paranoia, se evidencian diferencias mas llamativas entre varones y mujeres. Las jovenes tienen puntuaciones medias mas elevadas en las tres subescalas (hipervigilancia, persecucion y resentimiento). Destacamos la puntuacion en resentimiento por encima de la media. Y respecto a los rasgos limites, tambien existen diferencias entre varones y mujeres, siendo superior en las jovenes. En las subescalas, destacamos las puntuaciones en alteracion de la identidad y en relaciones interpersonales problematicas.

Tal y como hemos comentado anteriormente, en los varones las puntuaciones son mas altas que en las mujeres, en los rasgos antisociales y en los problemas con las drogas, sin ser especialmente relevantes. En cuanto a los rasgos antisociales destaca fundamentalmente la mayor presencia de conductas antisociales.

Respecto a las escalas relacionadas con el tratamiento, los resultados ponen de manifiesto diferencias significativas entre varones y mujeres en las escalas agresion y estres. Todo parece indicar que los varones utilizan en mayor medida las agresiones fisicas. Sin embargo, la puntuacion media en estres es superior en las mujeres que en los varones, lo que indica mayores dificultades y preocupaciones en areas vitales (familiares, sociales, educativas). Y por ultimo, en las escalas de relacion interpersonal, aunque los resultados constatan diferencias significativas entre varones y mujeres en la escala afabilidad, siendo mayor la puntuacion en las jovenes, este dato no tiene mayor relevancia, al situarse las puntuaciones en la media.

En cuanto a las escalas y subescalas del PAI-A de los jovenes segun la edad, los datos concluyen la presencia de diferencias significativas en las escalas clinicas entre los jovenes de 14-15 anos y 16-17 anos, en los trastornos somatomorfos, ansiedad, trastornos relacionados con la ansiedad, esquizofrenia, rasgos limites, rasgos antisociales y problemas con el alcohol y drogas.

En los jovenes de 14-15 anos se observa mayor puntuacion en las escalas relativas a los trastornos somatomorfos, trastornos relacionados con la ansiedad, esquizofrenia, rasgos limites y antisociales y problemas con el alcohol. Y en los jovenes de 16-17 anos las medias son mas elevadas en la escala ansiedad y problemas con drogas. Sin embargo, cuando analizamos las subescalas relativas a la ansiedad, comprobamos que en la ansiedad emocional y fisiologica las medias son superiores en los jovenes de 14-15 anos

En cuanto a las escalas relacionadas con el tratamiento, se constatan diferencias significativas en la escala estres y rechazo al tratamiento. Tambien existen diferencias significativas en la subescala agresiones verbales, aunque no son relevantes. Y, por ultimo, en las escalas de relacion interpersonal, se aprecian diferencias significativas en la escala dominancia y afabilidad, siendo mayores las puntuaciones medias en los jovenes de 14-15 anos.

En la tabla 4 se muestran los resultados relativos a la orientacion de la medida judicial segun la sentencia, atendiendo al sexo y la edad de los jovenes. Los resultados indican que la medida mas frecuente en varones y mujeres es la convivencia con grupo educativo, seguido de la libertad vigilada. La t de Student, concluye que no se constatan diferencias significativas entre varones y mujeres en la orientacion de la medida (t (103, 24,08)= -0,291, p= 0,771). Con relacion a la edad, los datos senalan que la medida mas frecuente en los dos intervalos de edad es la convivencia con grupo educativo, seguido de la libertad vigilada. La t de Student, nuevamente concluye que no se evidencian diferencias significativas entre los jovenes de 14-15 anos y los de 16-17 anos en la orientacion de la medida (t (103, 71,45)= -0,749, p= 0,456).

Discusion

A raiz del estudio podemos concluir la Importancia que tiene la familia en el desarrollo y mantenimiento de la violencia filioparental, asi como otros factores de riesgo de caracter personal y clinico. Asimismo, debemos senalar que no hemos podido identificar ningun aspecto en concreto que sea lo suficientemente significativo para explicar la violencia filioparental.

Con relacion a las caracteristicas de los jovenes, la investigacion ha puesto de manifiesto que dirigen la agresion principalmente a sus madres en los diferentes rangos de edad, existiendo una mayor presencia de agresores varones que de mujeres. Estos datos van en la misma linea de otros estudios que indican que la violencia filioparental es un fenomeno eminentemente masculino (Bobic, 2004; Calvete et al., 2011; Cottrell y Monk, 2004; Gallagher, 2004b; Garcia y Cerezo, 2017; Holt, 2013; Ibabe et al., 2009; Stewart, Burns y Leonard, 2007; Walsh y Krienert, 2007). Sin embargo, hay estudios que senalan que existe una distribucion similar entre varones y mujeres (Castaneda, 2014; Ibabe y Jaureguizar, 2011; Nowakowski y Mattern, 2014) y estudios llevados a cabo con poblacion adolescente no clinica que ponen de manifiesto una mayor prevalencia en las mujeres (Calvete y Orue, 2016).

Tal y como senalan algunas investigaciones, las diferencias en cuanto a la prevalencia de la violencia filioparental segun el sexo, pueden venir determinadas por la diferenciacion en la forma de ejercer la violencia, en tanto que las mujeres tienden a emitir conductas interiorizadas, mientras que los varones tienden a producir conductas exteriorizadas, manifestandose principalmente en violencia fisica (Calvete et al., 2014; Contreras y Cano, 2014; Kennair y Mellor, 2007).

Asimismo, en nuestro estudio se observa que incrementa la conducta agresiva dirigida hacia ambos padres a medida que aumenta la edad de los menores, dato que tambien se constata en la investigacion realizada por Eckstein (2004) y Kennair y Mellor (2007), quienes ponen de manifiesto que la violencia a ambos progenitores acrecienta a medida que se van haciendo mayores. Existe un amplio consenso en senalar que la violencia filioparental se manifiesta especialmente entre los 15 y 16 anos (Contreras y Cano, 2014; Nowakowki y Mattern, 2014; Routt y Anderson, 2011).

En cuanto a la relacion con los iguales, los varones de 16-17 anos representan el grupo mas desadaptativo. Tal y como senalan Garcia y Cerezo (2017), la conflictividad en las relaciones sociales puede favorecer el desarrollo de conductas disfuncionales en los jovenes. Asimismo, la literatura constata que los jovenes agresores suelen asociarse con iguales con dinamicas familiares similares en sus hogares (Calvete et al., 2011; Hong et al., 2012; Kennedy et al., 2010; Rechea et al., 2008).

Respecto al consumo de sustancias, tal y como senala Sancho (2016), se trata de un aspecto al que se le dedica gran atencion en la literatura, relacionandolo con la violencia contra los progenitores (Calvete et al., 2011; Ibabe y Jaureguizar, 2009; Kennair y Mellor, 2007; Routt y Anderson, 2011). Los resultados de nuestro estudio ponen de manifiesto la presencia de consumo ocasional de sustancias en un elevado numero de jovenes (alrededor del 60%-70% segun el sexo), siendo mayor la presencia a los 16-17 anos, dato que tambien se evidencia en las Investigaciones realizadas por Ibabe et al. (2007) y Romero et al. (2007). Sin embargo, tambien comprobamos que existe un importante numero de casos de violencia filioparental donde no se constata la presencia de consumo de sustancias, dato que tambien pone de manifiesto Ortega (2017). Tal y como senala Calvete et al. (2013), se precisa una mayor investigacion en este sentido.

Por otra parte, diferentes estudios senalan que el conflicto con profesores e iguales y los problemas de disciplina en el entorno escolar pueden llegar a ser un predictor de la violencia filioparental (Cottrell, 2004; Holt, 2013; Ibabe et al., 2007; Kennair y Mellor, 2007; Rechea et al., 2008; Routt y Anderson, 2011). Nuestros resultados van en la misma linea de estas investigaciones. Los problemas de disciplina escolar aparecen presentes en ambos sexos y en los dos grupos de edad establecidos, con una importante presencia de absentismo escolar en los jovenes. Asimismo, los progenitores no saben identificar el origen de la violencia, pero gran parte de ellos la situan al inicio de la etapa de la Educacion Secundaria e incluso en el ultimo ciclo de la Educacion Primaria, siendo entonces subestimada por los padres (Castaneda, 2014; Estevez, 2016).

En cuanto a las caracteristicas de las familias, nuestro trabajo, al igual que diferentes investigaciones muestra que la media de edad para los padres se situa entre los 40 y 50 anos (Holt, 2013; Moran, 2013; Stewart et al., 2007; Walsh y Krienert, 2007). Asimismo, en la misma linea del estudio de Cuesta (2017) las familias son principalmente biparentales, seguidas de las monoparentales. La relacion de pareja es negativa en un 44% de los casos, con sospecha de violencia de genero en un 13,8%.

Respecto al nivel de estudios de los progenitores, segun la procedencia de las investigaciones, los resultados son dispares (Sancho, 2016). Los trabajos realizados con muestras procedentes de la jurisdiccion de menores reflejan familias con un nivel socioeconomico bajo (Ridaura, 2014; Stewart et al., 2007) o medio (Romero et al., 2007), sin embargo, estos estudios no detallan el nivel de estudios de los padres. En nuestro caso, comprobamos que el fenomeno que nos ocupa no atiende al nivel educativo de los progenitores, aunque es mas frecuente entre aquellos que solo han realizado Educacion Primaria. Llama la atencion el elevado numero de padres con formacion universitaria.

En cuanto al estilo educativo de los padres, nuestro estudio senala que la mayoria de los menores infractores son educados segun un estilo permisivo por parte de alguno de sus padres, donde no existen un establecimiento claro de normas y limites al comportamiento de sus hijos, cediendo ante cualquier demanda de estos, que no admiten un no por respuesta y desarrollan actitudes tiranicas hacia sus padres. En este sentido, la investigacion realizada por Ibabe et al. (2007) con una muestra judicial, hallo mayor permisividad en las madres que en los padres, dato que tambien se constata en nuestra investigacion. Son varios los estudios que destacan el estilo permisivo como el mas frecuente en los progenitores (Contreras y Cano, 2014, Hong et al., 2007, Kennair y Mellor, 2007, Pereira y Bertino, 2009, Rechea et al., 2008, Romero et al., 2007). Algunos trabajos como el de Holt (2013) justifican este estilo educativo como una reaccion al comportamiento conflictivo y violento del joven, mas que la causa de este.

Con relacion al consumo de sustancias toxicas por parte de los progenitores, en la misma linea de la investigacion realizada por Rosado et al. (2017), no hallamos relacion entre la violencia filioparental y el consumo de alcohol o drogas por parte de los padres. Y en cuanto a la presencia de psicopatologia en los progenitores, tampoco hallamos resultados lo suficientemente significativos que relacionen la violencia filioparental con trastornos psicologicos en los padres. Sin embargo, varios estudios consideran que, cuando se dan problemas de conducta en los menores, existe una psicopatologia asociada en los progenitores (Costello, Farmer, Angold, Bums y Erkanli, 1997; Wasserman et al. 2003). En nuestro estudio, si podemos concluir, al igual que Sancho (2016), que las madres manifiestan mayor problematica psicologica que los padres, estando estas alteraciones principalmente relacionadas con trastornos del estado de animo, pero sin poder explicar sin son previas o posteriores al comportamiento abusivo de sus hijos.

En cuanto a las caracteristicas clinicas de los jovenes, son escasos los estudios que centran su interes en la posible psicopatologia de los menores que agreden a sus padres y los que lo hacen los resultados son muy dispares. Sancho (2016) refiere que no existe demasiada investigacion epidemiologica, respecto a los problemas de salud mental de los adolescentes implicados en violencia filioparental pese a ser senalado como un factor de riesgo.

Existe la creencia de que los comportamientos abusivos y violentos son patologicos y que, por tanto, son causados por trastornos de la personalidad u otros trastornos psicologicos (Holt, 2013). Sin embargo, la mayoria de los jovenes que ejercen violencia filioparental no presentan trastorno mental alguno (Cottrell, 2001), aunque por parte de los padres exista la necesidad de buscar un diagnostico para justificar la conducta desajustada. Los menores con violencia filioparental estudiados en el ambito de la Justicia de Menores no difieren en trastornos de conducta, conductas antisociales no agresivas, exteriorizacion general de problemas y en el resto del funcionamiento psicologico de otros menores que no ejercen violencia filioparental y tambien se encuentran en el sistema de justicia juvenil (Nock y Kadzin, 2002).

El estudio llevado a cabo por Ibabe (2012) con una muestra judicial, puso de manifiesto que el 77% de los menores no presentaba ningun problema de salud mental; y Nowakowski et al. (2014) y Sancho (2016) concluyeron que el 75% de los adolescentes involucrados en delitos de violencia filioparental no presentan psicopatologia.

En esta misma linea, nuestra investigacion, utilizando el PAI-A, no ha puesto de manifiesto puntuaciones especialmente significativas en las escalas clinicas. Destacan ligeramente algunos rasgos por encima de la media en la muestra global, tales como ansiedad, depresion, rasgos limites y problemas con las drogas, asi como actitudes agresivas fisicas, de resentimiento (predisposicion a detectar injusticias por parte de los otros) y conductas antisociales. Tienen alguna dificultad para afrontrar con eficacia el estres, la ansiedad y tension que les pueden generar algunas situaciones. Presentan alguna queja puntual que les hace tener una vision pesimista de la vida y mostrarse malhumorados o insatisfechos y, en algunas ocasiones, inestables emocionalmente e impulsivos y con ciertas incertidumbres que superan la ambiguedad propia de la etapa que atraviesan. Estos comportamientos pueden acarrearles algunas dificultades en el contexto social y/o escolar. Al igual que en nuestro estudio, Ibabe et al. (2007, 2009), Calvete et al. (2014), Laurent y Derry (1999), Pereira y Bertino (2009) y Martinez et al. (2013) destacan la presencia de distres emocional, que puede expresarse a traves de ansiedad y depresion, y trastornos de conducta, en algunos jovenes. Sin embargo, Gonzalez-Alvarez (2012) senala que la presencia de esta sintomatologia es escasa.

Respecto a las diferencias entre varones y mujeres en las escalas clinicas, comprobamos que las puntuaciones de las mujeres son mayores en ansiedad y trastornos relacionados como el estres postraumatico, depresion, paranoia en todos sus niveles (hipervigilancia, persecucion y resentimiento) y en rasgos limites donde predomina la alteracion de la identidad y relaciones interpersonales problematicas, asimismo tienen mayor percepcion del estres. Por otro lado, en los varones destacan las puntuaciones en fobias, nivel de actividad, indiferencia social, autoagresiones, rasgos antisociales, egocentrismo, problemas con las drogas y agresion fisica.

A nivel de ansiedad, las mujeres experimentan mayor grado de estres y preocupacion, mostrando emocionalmente mayor sensibilidad, aprehension y tension que los varones. Sin embargo, en las subescalas de ansiedad, no apreciamos diferencias en la expresion de la ansiedad cognitiva, emocional y fisiologica entre varones y mujeres. Lo que si se evidencia es una mayor presencia del estres postraumatico en la mujer, relacionado con experiencias problematicas asociadas a algun evento traumatico perturbador. Perera (2006), en su estudio, considera la ansiedad el trastorno mas prevalente. Asimismo, en la escala de paranoia, comprobamos que las jovenes expresan mayor resentimiento que los varones, se sienten insultadas con mayor facilidad y tienden a responder con rencor hacia las partes causantes de las ofensas, mostrando mayor suspicacia y desconfianza. Y en los rasgos limites, hallamos que las jovenes tienden a dudar sobre asuntos vitales importantes, mostrando mayor incertidumbre sobre aspectos de la vida y manifestando relaciones mas inestables, ambivalentes e incluso problematicas en algunos casos. Las investigaciones de Calvete et al. (2014), Ibabe et al. (2007), Laurent y Derry (1999), Pereira y Bertino (2009) y Royo (2008), tambien hallaron rasgos limites en las mujeres.

En cuanto a los varones, comprobamos que algunos adolescentes tienen una historia de conductas antisociales y han manifestado algun trastorno de conducta desde el comienzo de la adolescencia, dato que tambien se confirma en las investigaciones de Ibabe et al. (2007), Pereira y Bertino (2009), Price (1996) y Royo (2008). Asimismo, destacamos la presencia de consumo de drogas en varios de los jovenes, pudiendo haber sufrido alguna consecuencia adversa como resultado de ello. Y en cuanto a la agresion, la puntuacion media es superior en los varones que, en las mujeres, siendo mas propensos a expresar fisicamente su ira, rompiendo objetos o con confrontaciones fisicas, que mediante agresividad verbal. En esta misma linea, Kethineni (2004), con una muestra de judicial, encontro la presencia de ira en un 27,7% de los menores.

Respecto a las escalas clinicas segun la edad de los jovenes, comprobamos que, aunque existen algunas diferencias entre 14-15 anos y 16-17 anos en los trastornos somatomorfos, ansiedad, trastornos relacionados con la ansiedad, esquizofrenia, rasgos limites y antisociales y problemas con el alcohol y drogas, en general las puntuaciones se situan alrededor de la media en los dos intervalos de edad. Kethineni (2004), en su estudio, hallo una mayor presencia de rasgos antisociales, en los jovenes de mayor edad. Es interesante destacar tambien, que en la escala estres, la puntuacion es mayor en los jovenes de 16-17 anos. En cambio, en la escala rechazo al tratamiento la media es mas elevada en los de 1415 anos, siendo los jovenes de mayor edad los que reconocen mayores dificultades en su dia a dia y perciben mayor necesidad de ayuda para tratar sus problemas.

Por ultimo, en cuanto a las medidas judiciales que les son impuestas a los jovenes denunciados por violencia filioparental en sentencia, comprobamos que destaca principalmente la modalidad de convivencia con grupo educativo tanto en varones y mujeres como en los dos grupos de edad, seguida de la libertad vigilada. Tal y como senalan Esteve (2009) y Aguirre (2000) la medida de convivencia con grupo educativo se utiliza mucho en la justicia de menores anglosajona, habiendo demostrado resultados eficaces. No obstante, otros trabajos plantean la libertad vigilada como la medida mas aplicada (Fernandez, 2015; Garcia y Cerezo, 2017; Romero et al., 2007), en ocasiones condicionada por la falta del recurso de convivencia con grupo educativo en algunas Comunidades Autonomas o porque este empieza a saturarse en las provincias que disponen de el. En la Memoria de la Fiscalia del 2014, se alude al Dictamen 6/2013 que analiza los supuestos de aplicacion de esta medida, solicitando que debe evitarse postularla cuando se prevea un riesgo razonable de incumplimiento, teniendo en cuenta la trayectoria delictiva o problematica especifica del menor (p. ej., drogadiccion), pues ademas del fracaso individual puede ponerse en riesgo el normal desenvolvimiento del grupo de convivencia. A este respecto la Memoria de la Fiscalia de 2017 propone descartar esta medida cuando se observan factores de drogadiccion y psicopatologia en los menores.

Este estudio no esta exento de limitaciones. Los resultados obtenidos proceden de un contexto exclusivamente juridico y de una sola provincia. Sin embargo, la muestra representa la totalidad de expedientes por violencia filioparental tramitados en el Juzgado de Menores durante un amplio periodo de tiempo.

La investigacion contribuye a tener una vision general no solo de las caracteristicas psicosociales y familiares de los menores infractores, sino de la sintomatologia clinica que mas incide entre ellos, para ser tenida en cuenta a la hora de orientar la medida judicial y poder intervenir desde los primeros momentos, ya que dicha intervencion va a estar condicionada por el peso especifico que le demos a unos factores u otros, atendiendo a programas multicomponentes tanto a nivel preventivo como terapeutico como sugieren Gonzalez, Moran y Garcia (2011).

Por todo lo expuesto, se considera necesario prestar mayor atencion a este problema social cada dia mas visible que va insertandose en nuestra sociedad a pasos agigantados. Resulta fundamental la coordinacion entre los profesionales implicados en este fenomeno y entre las instituciones responsables de su abordaje como educacion, justicia, servicios sociales, salud mental ... dirigidos todos a un fin comun: prevenir la violencia filioparental y saber abordarla adecuadamente.

Referencias

Agustina, J. y Romero, F. (2013). Analisis criminologico de la violencia filioparental. Revista de Derecho Penal y Criminologia, 9, 225-266.

Alcazar, M. A., Garcia, A. y Bouso, J. C. (2008). El psicologo forense en el Equipo Tecnico de la Jurisdiccion de Menores. Propuesta de protocolo de intervencion. Anuario de Psicologia Juridica, 18, 45-60.

Aroca, C., Lorenzo, M. y Miro, C. (2014). La violencia filio-parental: un analisis de sus claves. Anales de Psicologia, 30, 157-170.

Bertino, L., Calvete, E., Pereira, R., Orue, I. y Montes, Y. (2011). El prisma de la violencia filioparental: diferentes visiones de un mismo fenomeno. En R. Pereira (dir.), Entre impotencia, resiliencia y poder: adolescentes en el siglo XXI (pp. 361-384). Madrid: Morata.

Bobic, N. (2004). Adolescent violence toward parents. Sydney: Australia Domestic and Family Violence Clearinghouse.

Calvete, E., Orue, I. y Sampedro, R. (2011). Violencia filioparental en la adolescencia: caracteristicas ambientales y personales. Infancia y Aprendizaje, 34, 349-363.

Calvete, E. y Orue, I. (2016). Violencia filioparental: frecuencia y razones para las agresiones contra padres y madres. Behavioral Psychology/Psicologia Conductual, 24, 481-495.

Calvete, E., Gamez-Guadix, M. y Orue, I. (2014). Caracteristicas familiares asociadas a violencia filioparental en adolescentes. Anales de Psicologia, 30, 1176-1182.

Calvete, E., Orue, I. y Gamez-Guadix, M. (2013). Child-to-parent violence: emotional and behavioral predictors. Journal of Interpersonal Violence, 28, 754 - 771.

Calvete, E., Orue, I., Gamez-Guadix, M., del Hoyo-Bilbao, J. y Lopez de Arroyabe, E. (2015). Child-to-parent violence: an exploratory study of the roles of family violence and parental discipline through the stories told by Spanish children and their parents. Violence and Victims, 30, 935-947.

Calvete, E., Orue, I. y Gonzalez-Cabrera, J. (2017). Violencia filioparental: comparando lo que informan los adolescentes y sus progenitores. Revista de Psicologia clinica con ninos y adolescentes, 4, 9-15.

Cardenal, V., Ortiz-Tallo, M. y Santamaria, P. (2012). PAI-A, Inventario de evaluacion de la personalidad para adolescentes (version experimental). Madrid: TEA.

Castaneda, A. (2014). Aspectos comunes de la violencia escolar, de pareja y filioparental en la adolescencia: un estudio cualitativo (Tesis Doctoral no publicada). Universidad Pablo de Olavide, Sevilla.

Claver, E. (2017). Aproximacion teorica a la violencia filioparental. Revista de psicoterapia relacional e intervenciones sociales, 35, 21-32.

Contreras, L. y Cano, C. (2014). Adolescents who assault their parents: a different family profile of young offenders. Violence and Victims 29, 393-406.

Contreras, L. y Cano, C. (2015). Exploring psychological features in adolescents who assault their parents: a different profile of young offenders? The Journal of Forensic Psychiatry and Psychology, 26, 224-241.

Costello, J. E., Farmer, E. M., Angold, A., Bums, B. J. y Erkanli, A. (1997). Psychiatric disorders among American Indian and white youth in Appalachia: the great smoky mountains study. American Joumal of Public Health, 87, 827-832.

Cottrell, B. (2001). Parent abuse: The abuse of parents by their teenage children. Ottawa, Canada: Health Canada, Family Violence Prevention Unit.

Cottrell, B. (2004). When teens abuse their parents. Nueva Escocia: Fernwood.

Cottrell, B. y Monk, P. (2004). Adolescent-to-parent abuse: a qualitative overview of common themes. Journal of Family Issues, 25, 1072-1095.

Cuervo, A. L. y Rechea, C. (2010). Menores agresores en el ambito familiar. Un estudio de casos. Revista de Derecho Penal y Criminologia, 3, 353-376.

Cuesta, J. (2017). Violencia filioparental, escolar y de pareja en la adolescencia desde la perspectiva de genero (Tesis Doctoral no publicada). Universidad Pablo de Olavide, Sevilla.

Echeburua, E. (2003). Personalidades violentas. Madrid: Piramide.

Eckstein, N. J. (2004). Emergent issues in families experiencing adolescent-to-parent abuse. Western Journal of Communication 68, 365-388.

Edenborough, M., Jackson, D., Mannix, J. y Wilkes, L. M. (2008). Living in the red zone: the experience of child-to-mother violence. Child and Family Social Work 13, 465-473.

Esteve, G. (2009). La respuesta institucional a la violencia filioparental. Jornadas La Intervencion en violencia filioparental, Bilbao, Escuela Vasco Navarra Terapia Familiar.

Estevez, E. (2016). Violencia filioparental o maltrato de hijos a padres. Madrid: FOCAD. Consejo General de la Psicologia en Espana.

Fiscalia General del Estado (2014). Dictamen 6/2013, sobre pautas de aplicacion de la medida de convivencia con persona, familia o grupo educativo. Recuperado de http://web.icam.es/bucket/DICTAMEN%206-2013.pdf

Fiscalia General del Estado (2017). Memoria Fiscalia General Estado. Recuperado de https://www.fiscal.es/memorias/memoria2017/FISCALIA_SITE/recursos/pdf/MEMFIS17. pdf

Gallagher, E. (2004). Parents victimized by their children. Australian and New Zealand Journal of Family Therapy, 25, 1-12.

Garcia, F. y Gracia, E. (2010). Que estilo de socializacion parental es el idoneo en Espana? Un estudio con ninos y adolescentes de 10 a 14 anos. Infancia y Aprendizaje, 33, 365-384.

Garcia, R. y Cerezo, A. I. (2017). La respuesta del sistema de justicia juvenil al fenomeno de la violencia filioparental en la provincia de Malaga entre los anos 2011 y 2014. Boletin Criminologico, 173, 1-11

Gonzalez, M., Moran, N. y Garcia, M. P. (2011). Violencia de hijos a padres: revision teorica de las variables clinicas descriptoras de los menores agresores. Psicopatologia Clinica Legal y Forense, 11, 101-121.

Holt, A. (2013). Adolescent-to-parent abuse. Bristol: The Policy Press.

Hong, J. S., Kral, M. J., Espelage, D. L. y Allen-Meares, P. (2012). The social ecology of adolescent-initiated parent abuse: a review of literature. Child Psychiatry Human Development, 43, 415-454.

Ibabe, I. (2007). Perfil de los hijos adolescentes que agreden a sus padres. Investigacion realizada en la C.A.V. Gizarte Psikologia eta Portaera Zeintzien Metodologia Saila. Victoria-Gasteiz, 23 noviembre, 1-28.

Ibabe, I. y Jaureguizar, J. (2011). Hasta que punto la violencia filioparental es bidireccional? Anales de psicologia, 27, 265-277.

Ibabe, I., Jaureguizar, J. y Bentler, P. M. (2013). Risk factors for child-to-parent violence. Journal of Family Violence, 28, 523-534.

Ibabe, I., Jaureguizar, J. y Diaz, O. (2007). Violencia filioparental: conductas violentas de jovenes hacia sus padres. Vitoria: Servicio Publicaciones del Gobierno Vasco.

Ibabe, I., Jaureguizar, J. y Diaz, O. (2009). Violence against parents: it is a consequence of gender inequality. The European Journal of psychology applied to legal context, 1, 324.

IBM Corporation (2014). IBM SPSS Statistics for Windows. Version 23.0 [programa de ordenador]. Armonk, NY: IBM Corporation.

Kennair, N. y Mellor, D. (2007). Parent abuse: a review. Child Psychiatry of Human Development, 38, 203-216.

Kennedy, T. D., Edmons, W. A., Dann, K. T. J. y Bunett, K. F. (2010). The clinical and adaptative features of young offenders with histories of child-parent violence. Journal of Family Violence, 25, 509-520.

Kethineni, S. (2004). Youth-on-parent violence in a central Illinois county. Youth Violence and Juvenile Justice, 2, 374-394.

Laurent, A. y Derry, A. (1999). Violence of French adolescents towards their parents: characteristics and contexts. Journal of Adolescent Health, 25, 21-26.

Ley Organica 5/2000, de 12 de enero, reguladora de la responsabilidad penal de los menores. Boletin Oficial del Estado, no 11, de 13 de enero de 2000.

Ley Organica 8/2006, de 4 de diciembre, por la que modifica la Ley Organica 5/2000, 12 de enero, reguladora de la responsabilidad penal de los menores. Boletin Oficial del Estado, no 290, de 5 de diciembre de 2006.

Martinez, M. L., Estevez, E. y Carballo, J. L. (2013). Factores individuales y familiares de riesgo en casos de violencia filioparental. Documentos de Trabajo Social: Revista de Trabajo y Accion Social, 52, 239-254.

Martinez, M. L., Estevez, E., Jimenez, T. y Velilla, C., (2015). Violencia filioparental: principales caracteristicas, factores de riesgo y claves para la intervencion. Papeles del Psicologo, 36, 216-223

Moran, N. (2013). Padres victimas de abuso por parte de sus hijos: caracteristicas descriptivas, factores de riesgo y propuesta de un programa de intervencion psicologica (Tesis Doctoral no publicada). Universidad Complutense de Madrid, Espana.

Morey, L. (2007). Personality Assessment Inventory--Adolescent professional manual. Odessa, FL: Psychological Assessment Resources.

Nock, M. K. y Kazdin, A. E. (2002). Parent-directed physical aggression by clinic referred youths. Journal of Clinical Child Psychology, 31, 193-205.

Nowakowski, E. y Mattern, K. (2014). An exploratory study of the characteristic that prevent youth from completing a family violence diversion program. Journal of Family Violence, 29, 143-149.

Ortega, D. (2017). Violencia intrafamiliar e interes superior en justicia juvenil. Su consideracion desde el ambito social, educativo y juridico (Tesis Doctoral no publicada). Universidad de Barcelona, Barcelona.

Pereira, R. (2006). Violencia filioparental, un fenomeno emergente. Mosaico, 36, 7-8.

Pereira, R. y Bertino, L. (2009). Una comprension ecologica de la violencia filioparental. Redes, 21, 69-90.

Pereira, R., Loinaz, I., del Hoyo-Bilbao, J., Arrospide, J., Bertino, L., Calvo, A., Montes, Y. y Gutierrez. M. (2017). Propuesta de definicion de violencia filioparental: consenso de la Sociedad Espanola para el Estudio de la Violencia Filioparental (SEVIFIP). Papeles del Psicologo, 38, 216-223.

Perera, H. (2006). Parent battering and the psychiatric and family correlates in children and adolescents. Sri Lanka Journal of Chile Health, 35, 28-32.

Price, J. A. (1996). Power and compassion: working with difficult adolescents and abused parents. Nueva York, NY: Guilford.

Rechea, C., Fernandez, E. y Cuervo, A. L. (2008). Menores agresores en el ambito familiar. Centro de Investigacion en Criminologia, Informe 15, 1-80.

Ridaura, M. J. (2014). Violencia filioparental en primera persona. Jornada Presentacion de la Sociedad Espanola para el Estudio de la Violencia Filio-parental, Valencia, Fundacion Universidad-Empresa, Universidad de Valencia.

Romero, F., Melero, A., Canovas, C. y Antolin, M. (2007). La violencia de los jovenes en la familia: una aproximacion a los menores denunciados por sus padres. Barcelona: Centro de Estudios Juridicos del departamento de Justicia de la Generalitat de Cataluna.

Rosado, J., Rico, E. y Canton-Cortes, D. (2017). Influence of psychopathology on the perpetration of child-to-parent violence: differences as a function of sex. Anales de Psicologia, 33, 243-251.

Routt, G. y Anderson, L. (2011). Adolescent aggression. Adolescent violence towards parents. Journal of Aggression, Maltreatment and Trauma, 20, 1-19.

Royo, J. (2008). Los rebeldes del bienestar. Claves para la comunicacion con los nuevos adolescentes. Barcelona: Alba.

Sanchez, J. (2008). Analisis y puesta en practica de un programa de intervencion con familias y menores que maltratan a sus padres en un centro de menores. (Tesis Doctoral no publicada). Universidad de Valencia, Valencia.

Stewart, M., Burns, A. y Leonard, R. (2007). The dark side of the mothering role: abuse of mothers by adolescent and adult children. Sex Roles, 56, 183-191.

Stewart, M., Wilkes, L. M., Jackson, D. y Mannix, J. (2006). Child-to-mother violence: a pilot study. Contemporary Nurse, 21, 297-310.

Walsh, J. A. y Krienert, J. L. (2007). Child-parent violence: an empirical analysis of offender, victim, and event characteristics in a national sample of reported incidents. Journal of Family Violence, 22, 563-574.

Wasserman, G. A., Keenan, K., Tremblay, R. E., Coie, J. D., Herrenkohl, T. I., Loeber, R. y Petechuck, D. (2003). Risk and protective factors of child delinquency. Child Delinquency Bulletin Series, 3-17.

Recibido: 28 de octubre de 2018

Aceptado: 4 de enero de 2019

Carmen M. Padilla-Falcon (1) y Juan Manuel Moreno-Manso (2)

(1) Juzgado de Menores de Badajoz; (2) Universidad de Extremadura (Espana)

Correspondencia: Juan Manuel Moreno-Manso, Dpto. de Psicologia, Universidad de Extremadura, Avenida de Elvas, s/n, 06006 Badajoz (Espana). E-mail: jmmanso@unex.es
Tabla 1 Caracteristicas psicosociales de los menores

Variables                            Varon        Mujer      14-15 anos

Agresiones a la madre              55 (52,4%)   31 (77,5%)    33 (66%)
Agresiones al padre                19 (18,1%)    1 (2,5%)     10 (20%)
Agresiones a ambos                 31 (29,5%)    8 (20%)      7 (14%)
Relacion con            Adecuada   19 (18,1%)   11 (27,5%)    18 (36%)
iguales                 Negativa   86 (81,9%)   29 (72,5%)    32 (64%)
Conducta                Presente   81 (77,1%)   40 (100%)     32 (64%)
agresiva                Ausente    24 (22,9%)       --        18 (36%)
Consumo de              Presente   65 (61,9%)    28 (70%)     19 (38%)
sustancias              Ausente    40 (38,1%)    12 (30%)     31 (62%)
Problemas               Presente   65 (61,9%)    26 (65%)     29 (58%)
disciplina escolar      Ausente    40 (38,1%)    14 (35%)     21 (42%)
Absentismo              Presente   53 (50,5%)    18 (45%)     20 (40%)
escolar                 Ausente    52 (49,5%)    22 (55%)     30 (60%)

Variables                          16-17 anos

Agresiones a la madre              53 (55,8%)
Agresiones al padre                10 (10,5%)
Agresiones a ambos                 32 (33,7%)
Relacion con            Adecuada   12 (12,6%)
iguales                 Negativa   83 (87,4%)
Conducta                Presente   89 (93,7%)
agresiva                Ausente     6 (6,3%)
Consumo de              Presente   74 (77,9%)
sustancias              Ausente    21 (22,1%)
Problemas               Presente   62 (65,3%)
disciplina escolar      Ausente    33 (34,7%)
Absentismo              Presente   40 (42,1%)
escolar                 Ausente    55 (57,9%)

Tabla 2 Medias y desviaciones tipicas en las escalas clinicas
y subescalas del Inventario de evaluacion de la personalidad
para adolescentes (PAI-A)

Escalas clinicas del PAI-A                        M        DT

Trastornos somatomorfos                         50,51     4,53
  Conversion                                    54,16     5,87
  Somatizacion                                  52,16     5,12
  Hipocondria                                   53,85     3,96
Ansiedad                                        56,43     6,81
  Cognitiva                                     59,02     5,20
  Emocional                                     59,11     4,30
  Fisiologica                                   60,64     5,72
Trastornos relacionados con ansiedad            54,16     5,59
  Obsesivo-compulsivo                           50,85     4,29
  Fobias                                        54,12     4,70
  Estres postraumatico                          53,55     6,02
Depresion                                       56,04     4,34
  Cognitiva                                     57,92     4,69
  Emocional                                     57,18     5,67
  Fisiologica                                   54,51     4,73
Mania                                           49,05     3,22
  Nivel de actividad                            51,05     5,87
  Grandiosidad                                  44,66     4,21
  Irritabilidad                                 52,24     4,72
Paranoia                                        54,63     5,24
  Hipervigilancia                               53,61     5,49
  Persecucion                                   51,76     5,15
  Resentimiento                                 60,69     5,00
Esquizofrenia                                   49,90     3,80
  Experiencias psicoticas                       48,86     4,26
  Indiferencia social                           52,05     5,99
  Alteracion del pensamiento                    52,64     6,38
Rasgos limites                                  56,06     4,40
  Inestabilidad emocional                       55,71     6,07
  Alteracion de la identidad                    54,92     5,68
  Relaciones interpersonales problematicas      55,10     5,02
  Autoagresiones                                57,81     5,01
Rasgos antisociales                             49,90     4,53
  Conductas antisociales                        56,28     5,58
  Egocentrismo                                  45,99     4,61
  Busqueda sensaciones                          46,74     6,94
Problemas con alcohol                           51,96     4,71
Problemas con drogas                            57,39     6,01

Nota: PAI-A= Inventario de evaluacion de la personalidad para
adolescentes.

Tabla 3 t de Student relativa a las escalas y subescalas del
Inventario de evaluacion de la personalidad para adolescentes
(PAI-A) segun el sexo y la edad

Escalas del PAI-A                Varon

                              M        DT       M        DT
Escalas clinicas
Trastornos somatomorfos       49,50    4,71     53,15    2,59
Conversion                    54,71    6,27     52,70    4,43
Somatizacion                  52,29    5,56     51,83    3,77
Hipocondria                   54,28    3,88     52,73    4,01
Ansiedad                      53,49    5,33     64,18    3,22
Cognitiva                     59,03    5,32     59,00    4,96
Emocional                     59,26    4,71     58,73    2,97
Fisiologica                   60,11    6,17     62,03    4,05
Trastornos relacionados       52,44    5,27     58,68    3,54
  ansiedad
Obsesivo-compulsivo           50,86    4,49     50,83    3,77
Fobias                        54,97    5,16     51,88    1,84
Estres postraumatico          51,29    5,32     59,50    2,85
Depresion                     55,07    4,01     58,60    4,20
Cognitiva                     58,46    5,13     56,50    2,85
Emocional                     57,60    4,62     56,08    7,75
Fisiologica                   54,20    4,53     55,33    5,21
Mania                         48,64    3,14     50,13    3,21
Nivel actividad               53,43    4,41     44,80    4,47
Grandiosidad                  45,34    4,48     42,85    2,69
Irritabilidad                 52,40    5,18     51,83    3,23
Paranoia                      52,74    4,54     59,58    3,43
Hipervigilancia               52,37    5,84     56,88    2,28
Persecucion                   50,06    4,39     56,23    4,30
Resentimiento                 58,83    4,44     65,58    2,50
Esquizofrenia                 49,26    3,75     51,60    3,44
Experiencias psicoticas       47,80    4,51     51,63    1,35
Indiferencia social           53,80    5,27     47,45    5,35
Alteracion pensamiento        51,41    7,03     55,88    1,84
Rasgos limites                54,75    3,71     59,48    4,27
Inestabilidad emocional       54,71    5,56     58,33    6,63
Alteracion Identidad          52,37    4,42     61,63    1,87
Relaciones interpersonales    53,11    4,41     60,30    1,69
  problematicas
Autoaqresiones                59,17    4,79     54,25    3,67
Rasgos antisociales           51,09    3,88     46,80    4,68
Conductas antisociales        58,20    4,51     51,23    4,98
Egocentrismo                  47,40    4,45     42,28    2,48
Busqueda sensaciones          46,80    7,78     46,58    4,10
Problemas con alcohol         51,71    4,81     52,60    4,41
Problemas con drogas          58,46    6,36     54,60    3,78
Escalas relacionadas
  con el tratamiento
Agresion                      54,87    5,31     50,63    2,98
Actitud agresiva              55,14    4,49     54,50    5,72
Agresiones verbales           48,11    4,80     48,33    1,91
Agresiones fisicas            60,17    4,79     48,25    3,67
Ideaciones suicidas           51,82    4,47     50,63    2,98
Estres                        50,21    5,46     59,35    2,45
Falta de apoyo social         54,85    3,71     55,38    5,11
Rechazo al tratamiento        42,20    8,39     42,53    1,98
Escalas de relacion
  interpersonal
Dominancia                    47,50    6,66     47,13    2,40
Afabilidad                    50,10    4,70     48,30    1,69

Escalas del PAI-A             t              14-15 anos        16-17
                                                                anos
                                               M        DT       M
Escalas clinicas
Trastornos somatomorfos        -4,62 ***     52,52     5,19    49,45
Conversion                        1,86       58,26     7,04    52,00
Somatizacion                      0,48       53,36     7,28    51,53
Hipocondria                      2,12 *      52,26     4,90    54,68
Ansiedad                       -11,85 ***    53,84     7,96    57,80
Cognitiva                         0,02       59,62     6,80    58,71
Emocional                         0,66       61,34     5,71    57,94
Fisiologica                      -1,81       65,14     5,76    58,27
Trastornos relacionados        -6,90 ***     56,48     5,32    52,94
  ansiedad
Obsesivo-compulsivo               0,04       51,60     6,05    50,45
Fobias                          3,69 ***     56,74     6,58    52,74
Estres postraumatico           -9 24 ***     51,14     7,48    54,82
Depresion                      -4,67 ***     55,92     6,14    56,11
Cognitiva                        2,27 *      56,84     5,70    58,48
Emocional                         1,45       58,04     6,56    56,73
Fisiologica                      -1,28       55,96     6,27    53,75
Mania                           -2,52 *      48,58     4,39    49,29
Nivel actividad                10,47 ***     53,74     6,02    49,63
Grandiosidad                    3,29 **      44,84     5,89    44,56
Irritabilidad                     0,65       51,04     5,92    52,87
Paranoia                       -8,61 ***     54,66     5,92    54,61
Hipervigilancia               -4, 73 ***    50,38     6,34    55,32
Persecucion                    -7,60 ***     50,76     5,70    52,28
Resentimiento                  -9,06 ***     59,92     5,82    61,09
Esquizofrenia                   -3,43 **     51,44     4,98    49,09
Experiencias psicoticas        -5,26 ***     49,48     5,65    48,53
Indiferencia social             6,45 ***     56,76     6,01    49,57
Alteracion pensamiento         -3 95 ***     51,38     9,16    53,31
Rasgos limites                 -6,56 ***     57,08     5,78    55,52
Inestabilidad emocional         -3,30 **     54,12     7,70    56,55
Alteracion Identidad           -12 77 ***    54,88     6,48    54,95
Relaciones interpersonales     -10,00 ***    54,98     6,03    55,16
  problematicas
Autoaqresiones                  5,86 ***     57,90     5,61    57,77
Rasgos antisociales             5,60 ***     51,66     5,16    48,98
Conductas antisociales          8,07 ***     57,78     5,75    55,48
Egocentrismo                    6,87 ***     46,92     5,76    45,49
Busqueda sensaciones              0,17       42,48     6,65    48,98
Problemas con alcohol            -1,01       54,68     5,95    50,53
Problemas con drogas            3 59 ***     55,78     6,70    58,24
Escalas relacionadas
  con el tratamiento
Agresion                        4,76 ***     53,42     6,07    53,84
Actitud agresiva                  0,71       55,28     5,98    54,80
Agresiones verbales              -0,26       46,82     5,55    48,88
Agresiones fisicas             14,20 ***     57,78     6,23    56,41
Ideaciones suicidas               1,56       51,52     5,74    51,47
Estres                         -10 17 ***    48,54     6,65    54,94
Falta de apoyo social            -0,68       55,24     5,57    54,86
Rechazo al tratamiento           -0,24       47,64     8,74    39,47
Escalas de relacion
  interpersonal
Dominancia                        0,34       49,12    8,824    46,48
Afabilidad                       2,35 *      51,34    6,090    48,68

Escalas del PAI-A                      t
                                DT
Escalas clinicas
Trastornos somatomorfos        3,76      4,07 ***
Conversion                     3,66      7,05 ***
Somatizacion                   3,38       2,07 *
Hipocondria                    3,08     -3,64 ***
Ansiedad                       5,70      -3,45 **
Cognitiva                      4,13        1,00
Emocional                      2,69      4,87 ***
Fisiologica                    4,05      8,34 ***
Trastornos relacionados        5,36      3 78 ***
  ansiedad
Obsesivo-compulsivo            2,95        1,53
Fobias                         2,37      5,31 ***
Estres postraumatico           4,65     -3,64 ***
Depresion                      3,05       -0,24
Cognitiva                      3,97      -2,02 *
Emocional                      5,11        1,32
Fisiologica                    3,48      2,73 **
Mania                          2,38        1,27
Nivel actividad                5,29      4 23 ***
Grandiosidad                   3,01        0,38
Irritabilidad                  3,84      -2,25 *
Paranoia                       4,88        0,05
Hipervigilancia                4,08     -5,67 ***
Persecucion                    4,79       -1,70
Resentimiento                  4,50       -1,34
Esquizofrenia                  2,71      3,67 ***
Experiencias psicoticas        3,28        1,28
Indiferencia social            4,27      8 33 ***
Alteracion pensamiento         4,15       -1,73
Rasgos limites                 3,37       2,05 *
Inestabilidad emocional        4,85      -2,32 *
Alteracion Identidad           5,25       -0,06
Relaciones interpersonales     4,42       -0,20
  problematicas
Autoaqresiones                 4,69        0,15
Rasgos antisociales            3,88      3 51 **
Conductas antisociales         5,35       2,38 *
Egocentrismo                   3,81        1,78
Busqueda sensaciones           6,01     -5 96 ***
Problemas con alcohol          3,08      9 94***
Problemas con drogas           5,46      -2,38 *
Escalas relacionadas
  con el tratamiento
Agresion                       4,60        -,46
Actitud agresiva               4,16        ,56
Agresiones verbales            3,08      -2,88 **
Agresiones fisicas             7,34        1,12
Ideaciones suicidas            3,01        ,06
Estres                         4,89     -6,58 ***
Falta de apoyo social          3,14        ,52
Rechazo al tratamiento         4,06      7,67 ***
Escalas de relacion
  interpersonal
Dominancia                     2,92      2,65 **
Afabilidad                     2,20      3,81 ***

Notas: PAI-A= Inventario de evaluacion de la personalidad
para adolescentes. *p< 0,05; **p< 0,01; ***p< 0,001.

Tabla 4 Orientacion de medida segun Sentencia Judicial segun el
sexo y la edad

Medidas judiciales  Varon        Mujer       14-15 anos  16-17 anos
                     n      %     n     %     n     %     n      %
Convivencia con      52   49,5    14    35    26    52    40   42,1
   grupo educativo
Libertad vigilada    29   27,6    4     10    8     16    25   26,3
En tramite           4     3,8    2     5     2     4     4     4,2
Ninguna              20    19     20    50    14    28    26   27,4

Total               105    100    40   100    50   100    95    100
COPYRIGHT 2019 Fundacion VECA, Asociacion Psicologia Iberoamericana de Clinica y Salud
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2019 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Padilla-Falcon, Carmen M.; Moreno-Manso, Juan Manuel
Publication:Behavioral Psychology/Psicologia Conductual
Geographic Code:4EUSP
Date:Sep 1, 2019
Words:10606
Previous Article:Comportamientos problematicos de la persona cuidada y fusion cognitiva en el cuidador: variables relevantes para entender los sentimientos de...

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2020 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters