Printer Friendly

Utilizacion de instrumentos de concha para la realizacion de actividades productivas en sociedades tribales comunitarias del sur de la peninsula Iberica. El ejemplo de Campo de Hockey (San Fernando, Cadiz) y SET Parralejos (Vejer de la Frontera, Cadiz).

Using shell tools for productive activities in tribal communal societies from southern Iberia. The example of Campo de Hockey (San Fernando, Cadiz) and SET Parralejos (Vejer de la Frontera, Cadiz)

1. Introduccion (1)

La documentacion de evidencias de utilizacion instrumental de restos arqueomalacologicos en contextos de cronologia neolitica no es algo novedoso en Europa. Sin embargo, en el caso de SET Parralejos y Campo de Hockey se trata de la primera identificacion de este tipo en el sur de la Peninsula Iberica realizada a traves de metodologia de analisis funcional, es decir, mediante la aplicacion de metodologia de observacion microscopica y macroscopica y la experimentacion analitica (Gonzalez Urquijo e Ibanez Estevez, 1994). Hasta este momento, a traves de metodologia de analisis funcional ha sido posible documentar el uso de este tipo de tecnologia en contextos localizados en el norte de la costa atlantica de la Peninsula Iberica como Santimamine, Vizcaya (2) (Cuenca et al., 2010; Gutierrez Zugasti et al., 2011) y en la costa mediterranea, como en La Draga, Gerona (Clemente y Cuenca, 2011).

En estos contextos se ha puesto en evidencia la utilizacion de fragmentos o conchas completas de Mytilus galloprovincialis, Ruditapes decussatus, Callista chione u Ostrea edulis, para realizar diferentes actividades productivas. En el caso de La Draga (Banyoles, Girona) el analisis funcional mostro la especializacion de los instrumentos de Mytilus galloprovincialis en trabajos relacionados con la obtencion y procesado de fibras vegetales, mientras que las conchas de Callista chione fueron usadas para procesar piel (Clemente y Cuenca, 2011). En Santimamine (Kortezubi, Vizcaya), la utilizacion de las conchas de Mytilus galloprovincialis estuvo orientada a procesar una materia blanda de origen animal. Aqui ademas se ha podido documentar el uso de fragmentos de Ruditapes decussatus y Ostrea edulis para tratar vegetales no lenosos y piel/cuero (3) (Cuenca et al., 2011; Gutierrez Zugasti et al., 2011).

Desde otras perspectivas de analisis, en este caso a traves del empleo de la observacion macroscopica, tambien se han documentado instrumentos de concha en contextos de esta cronologia en el sur de la Peninsula Iberica (Maicas Ramos, 2008). En este sentido, consideramos que el empleo de analiticas basadas unicamente en la observacion macroscopica dificulta el establecimiento de hipotesis que relacionen las huellas de uso con los procesos productivos desarrollados con el utillaje. Otros investigadores han tratado de establecer hipotesis sobre la funcion de estos instrumentos a traves de la experimentacion replicativa o prospectiva (Vigie y Courtin, 1986) o de los paralelos etnograficos (Vigie, 1987). Estas aportaciones iniciales han sido imprescindibles para abrir una importante via de analisis, contribuyendo a ampliar la vision acerca del instrumental utilizado por algunos grupos humanos prehistoricos para el desarrollo de sus actividades productivas. A pesar de ello, es indudable que son las aplicaciones realizadas desde el analisis de las huellas de uso--macro--y microscopicas--generadas en estos instrumentos las que pueden aportar informacion mas relevante para ampliar el conocimiento acerca de las formas de vida de las formaciones economico-sociales prehistoricas. Tanto a traves de un mejor conocimiento del utillaje empleado para la realizacion de las actividades productivas, como de la reconstruccion de algunos de estos procesos, a partir del analisis de los instrumentos de trabajo empleados para su desarrollo (4). De esta forma, nuevas aplicaciones de esta metodologia sobre conjuntos arqueomalacologicos van ampliando progresivamente el marco geografico y cronologico en el que se documenta este tipo de utilizaciones (Cristiani et al., 2005; Mansur y Clemente, 2009; Lammers, 2008). Los resultados obtenidos muestran que existe una gran variedad de actividades productivas y materias procesadas con instrumentos de concha. Sin embargo, desde el punto de vista arqueologico todas estas tecnicas y usos solo son posibles de reconocer desde el analisis funcional (Semenov, 1964). Asi a traves de la confrontacion de los resultados experimentales con el material arqueologico, a partir del campo de inferencia generado por el control de las distintas variables que intervienen en la formacion de las huellas de uso, podremos intentar reconstruir procesos de manufactura y/o uso de instrumentos de concha5 (Clemente y Cuenca, 2011; Cuenca et al., 2010; Gutierrez Zugasti et al., 2011) contribuyendo de esta forma a ampliar nuestro conocimiento sobre las formas de vida y de produccion de las formaciones economico-sociales que los utilizaron para asegurar su reproduccion biologica. Finalmente la incorporacion de toda esta informacion bajo una perspectiva critica para el analisis de sociedades del pasado debe contribuir a modificar la vision tradicional de los moluscos de forma casi exclusiva como desperdicios alimenticios y elementos de adorno (Cuenca Solana et al., 2010) (6).

[FIGURA 1 OMITIR]

2. Los yacimientos arqueologicos.

Contextualizacion y recursos marinos

2.1. El yacimiento de Campo de Hockey (San Fernando, Cadiz) y las evidencias arqueomalacologicas

El yacimiento de Campo de Hockey se localiza en el extremo sur del termino municipal de San Fernando (Cadiz), a escasos metros de la linea de costa y sobre una ladera con una altura de entre 12-18 m.s.n.m. (Fig. 1). La insularidad de este territorio durante la Prehistoria reciente es algo que aun se intuye por medio de la observacion del cambio de pendiente entre las zonas elevadas de la actual ciudad y las salinas y esteros que la rodean (Arteaga et al., 2008; Alonso et al., 2009).

Este poblado y su necropolis se enmarcan cronologicamente en un momento de importantes transformaciones. El V milenio a. C. viene caracterizado por el afianzamiento de las practicas productivas --agricolas y ganaderas--sobre las predadoras--caza, pesca y recoleccion-, dando lugar a la implantacion de formas de vida aldeanas sedentarias (Vargas, 1987). Necropolis como la de Campo de Hockey manifiestan una territorializacion definitiva del grupo y la aparicion de nuevas relaciones de produccion y reproduccion basadas en el linaje. Suponen igualmente una clara muestra del establecimiento de estos grupos en zonas costeras, aunque muy aptas para el desarrollo de las actividades agroganaderas, y de gran importancia para la explotacion de los recursos marinos (Vijande, 2011).

[FIGURA 2 OMITIR]

Hemos detectado tres zonas claramente diferenciadas dentro de este yacimiento neolitico. En la zona alta se han documentado dos estructuras interpretadas como fondos de cabana, localizandose una de ellas en el perfil oeste del solar, lo que nos sugiere una extension del poblado, y mas concretamente del area de habitat, hacia los solares occidentales colindantes. La zona media presenta 5 estructuras circulares a las que por su tipologia hemos denominado "pozos". Defendemos una funcionalidad de almacenamiento para estas estructuras siendo imposible, hasta el momento, precisar que tipo de producto o productos fueron almacenados en su interior. Estos pozos presentan unos diametros en la boca de entre 4 y 5 m y una profundidad maxima excavada de 3,70 m--ninguno de ellos ha podido ser excavado integramente por problemas de seguridad--, mostrandonos por lo tanto un elevado volumen de almacenamiento. El area mas significativa de este poblado es su extensa necropolis en la que se han documentado, hasta la fecha, 83 individuos (Fig. 2). Segun nuestras estimaciones 1/3 de la necropolis habria resultado destruida por el rebaje mecanico previo a la construccion de la edificacion deportiva, 1/3 se corresponderia con el area excavada por nuestro equipo y el ultimo tercio se ha mantenido intacto como "area de reserva arqueologica" conservada bajo el cesped del actual estadio deportivo. El elevado numero de estructuras funerarias documentadas, unido al buen estado de conservacion de los enterramientos, son claves para acercarnos al conocimiento de los modos de vida de estas comunidades. De igual manera, el analisis de los objetos exoticos que integran parte del ajuar nos aporta datos de gran interes relativos a las redes de distribucion de productos y a las desigualdades sociales existentes.

Este yacimiento constituye un tipo de manifestacion funeraria (Fig. 2) practicamente desconocido en la Baja Andalucia para estas cronologias por diversos motivos. En primer lugar, estamos ante una necropolis perfectamente planificada, en la que la presencia de tumulos y lajas verticales--a modo de estelas--ha impedido la construccion de unos enterramientos sobre otros. En segundo lugar, frente a los rituales de enterramientos colectivos propios de los monumentos megaliticos, la necropolis de Campo de Hockey presenta inhumaciones individuales, con los sujetos depositados en posicion fetal, y recostados sobre el lado derecho o izquierdo, con las manos ubicadas a la altura del pecho o bajo el rostro. Unicamente se han documentado tres enterramientos dobles y dos triples. Esto ha permitido la constatacion de una variada tipologia de estructuras funerarias y la localizacion in situ de los ajuares, lo que nos permite obtener inferencias relativas a las desigualdades sociales entre unos inhumados y otros en base a sus ajuares y a la tipologia de sus estructuras funerarias (7).

La eleccion de este enclave para establecerse no es casual, sino que responde a la presencia de una serie de recursos naturales de gran potencialidad susceptibles de ser explotados. La zona cuenta con suelos del tipo Rincones, de gran valor para el desarrollo de los cultivos y la ganaderia (Garcia del Barrio, 1988). Igualmente, son abundantes los cantos de cuarzo, cuarcita y silex aportados por los cercanos rios Guadalete, Arillo y San Pedro y que fueron utilizados para la confeccion de utillaje litico (Zazo et al., 1987). La industria litica se halla conformada por pequenos nucleos, lo que genera una industria de muy reducido tamano. Entre los productos retocados destacamos la localizacion de taladros, trapecios, truncaduras, segmentos, raspadores, buriles, etc. La significativa presencia de microlitos geometricos probablemente vaya asociada a practicas cinegeticas. Sorprende la elevada presencia de laminas de borde abatido, asi como la documentacion de hojas de mediano tamano cuya procedencia puede resultar aloctona. Por ultimo, debemos hacer hincapie en los numerosos productos que presentan lustre de cereal, constituyendo este un indicativo mas de la importancia de la actividad agricola para esta comunidad.

En relacion al registro ceramico cabe senalar la localizacion de miles de fragmentos correspondientes a una gran diversidad de formas: ollas, cuencos, platos, vasos, etc. Se observa un predominio mayoritario de los fragmentos lisos frente a los decorados. De estos ultimos destaca porcentualmente la decoracion de tipo inciso, aunque tambien disponemos de decoraciones impresas, acanaladas, cardiales, mamelones, asas, cordones aplicados, etc.

La industria osea se halla escasamente representada y aun se encuentra en fase de estudio. Lo mas destacado es la presencia in situ en la parte posterior de algunos craneos de agujas para el tocado del peinado.

Este registro arqueologico casa a la perfeccion con las dos dataciones absolutas de C14 de que disponemos hasta el momento y que nos permiten adscribir a este poblado de Campo de Hockey en lo que tradicionalmente se ha denominado como Neolitico medio avanzado. La primera datacion se ha realizado sobre una muestra de hueso humano (CNA-360) 5020 [+ o -] 50 BP, 3948-3708 2[sigma] cal BC; y la segunda sobre concha (CNA-664) 5560 [+ o -] 40 BP, 4221-3990 2[sigma] cal BC (Vijande, 2009: 273-274)--ambas calibradas mediante CALIB 5.0 (Stuiver y Reimer, 1993; Stuiver et al. 2005) empleando respectivamente las curvas Intcal04 y Marine04--(Fig. 3).

Por ultimo, no podemos olvidar la importancia que para estas sociedades debio tener la explotacion de los recursos marinos, sobre todo teniendo en cuenta que vivian rodeados por el mar (Cantillo et al., 2010). En este sentido, se ha efectuado un analisis sobre el conjunto malacologico que ha proporcionado la documentacion de 4118 restos pertenecientes a un numero minimo de 1256 individuos (Fig. 4). La variabilidad taxonomica viene determinada por el registro de los bivalvos Ruditapes decussatus (13,29% del numero minimo de individuos--en adelante NMI--), Chlamys sp. (12,97% del NMI), Solen marginatus (10,11% del NMI) y con unos valores mas bajos Glycymeris sp. (5,49% del NMI), Chlamys varia (3,75% del NMI) y Pecten maximus (3,02% del NMI). Especies como Barbatia barbata, Laevicardium sp., Lutraria lutraria o Scrobicularia plana han sido descritas a partir de un registro minimo (0,07% del NMI), por lo que su documentacion en el yacimiento se considera como meramente accidental. En cuanto a los gasteropodos, se han identificado Osilinus lineatus (19,90% del NMI), Hexaplex trunculus (12,34% del NMI), Cerithium vulgatum (3,75% del NMI), Bolinus brandaris (1,35% del NMI) y Charonia lampas (1,28% del NMI). El resto de especies registradas poseen unos indices de abundancia especialmente bajos para considerarlos como pertenecientes a una recoleccion intencionada (por debajo del 1% del NMI). En otro orden, en esta fase de Campo de Hockey tambien ha sido posible la documentacion de dos especies de crustaceos. Por un lado, se ha detectado presencia de Balanus sp. (1,28% del NMI) y restos de dactilopodio del orden Brachyura (0,23% del NMI), ademas del cefalopodo Sepia sp. (0,07%).

2.2. El yacimiento arqueologico de SET Parralejos y los recursos malacologicos

El asentamiento SET Parralejos se localiza en un cerro del termino municipal de Vejer de la Frontera (Cadiz), a unos 182 m.s.n.m. Domina una amplia zona de la antigua laguna de La Janda, ahora desecada, y conecta visualmente con otros espacios naturales que quedan delimitados por las cuencas del rio Barbate y el rio Salado, asi como por la franja litoral que se traza entre los terminos municipales de Vejer de la Frontera y Conil de la Frontera. En la actualidad la distancia del yacimiento a la costa se ha calculado en 9,5 km en linea recta. El hallazgo del sitio arqueologico se produjo en 2008 durante los trabajos de control de movimiento de tierras de la subestacion electrica Parralejos. El yacimiento se adscribe a los denominados campos de silos (Fig. 5). Se documentaron 59 de estas estructuras, tres zanjas y un area definida como huellas de poste. La excavacion se efectuo en todas las unidades estructurales, sobre unos 3000 [m.sup.2], exceptuando 25 silos que quedaron en reserva por orden de la Consejeria de Cultura de la Junta de Andalucia (8). La estratigrafia vertical del yacimiento era bastante sencilla. En el area intervenida se documento un primer nivel de tierra parda forestal, con vocacion para el cultivo de cereal, en el que las actuaciones previas de prospeccion superficial no detectaron ningun elemento que indicara la existencia de restos arqueologicos. Sin embargo, una vez se retiraron entre 0,30-0,40 m de esta unidad estratigrafica los espacios identificados como silos se hicieron visibles. Estas estructuras negativas se presentaban agrupadas en un numero variable y tipologia diversa, dominando los de tendencia cilindrica, seguidos del acampanado, el tipo "pozo" e incluso los falsos silos. El contenido de los mismos no presentaba demasiadas unidades estratigraficas, siendo relativamente abundantes los que contenian un vertido de amortizacion monofasico. Aquellos que se presentaban con dos o tres estratos se correspondian con unidades de nivelacion o con diferentes vertidos. La complejidad diacronica de todo el enclave de Parralejos se entendera cuando la investigacion arqueologica amplie el area intervenida, ya que los resultados presentados responden a una superficie de ocupacion muy reducida, y puede que marginal, respecto al total explotado. Esto quizas explique la homogeneidad cronologica de las cuatro dataciones de C14 analizadas, que oscilan entre 3522 y 3014 cal BC (Fig. 3).

[FIGURA 5 OMITIR]

Las formas ceramicas documentadas en Parralejos han sido muy homogeneas y propias de contextos del IV milenio a. C., con cuencos variados, de casquete esferico, semiesferico, escudillas, tipicas para el consumo. Tambien han sido documentadas ollas de paredes entrantes y de perfiles oblongos y globulares, de produccion para el consumo, con una ausencia casi total de decoracion. Los asideros mas abundantes fueron mamelones colocados en el cuello del vaso, aunque tambien se documentaron asas horizontales. La industria litica tallada se caracterizo por la presencia mayoritaria de industria laminar. Estas parecen haber sido usadas directamente como elementos enmangados para hoces y cuchillos, aunque debemos esperar a los resultados de las analiticas de funcionalidad para ratificar esta propuesta exegetica. Tambien han estado presentes productos como los perforadores, escotaduras, denticulados, laminas de dorso y los buriles, y en menor medida utiles sobre lasca, asi como diferentes elementos retardatarios en la tipologia litica, de tradicion solutrense, que se fundamentan en la presencia de elementos de talla bifacial con retoque plano invasivo, que supera en repetidas ocasiones la arista central, y configura un producto de talla especifico, la punta de aletas y pedunculo. Junto a todo ello destaca la presencia de geometricos y triangulos y proyectiles pedunculados mediante escotaduras en la base con retoque abrupto lateral, asi como una interesante produccion de pulimentos en ofita.

En relacion al conjunto de fauna marina documentada (Cantillo et al., 2010), cabe destacar un registro compuesto por 1403 restos pertenecientes a un numero minimo de 203 individuos (Fig. 6), con un mayor predominio de especies bivalvas, entre las que cabe distinguir Ruditapes decussatus (62,56% del NMI), Callista chione (11,33% del NMI), Chlamys sp. (6,40% del NMI), Pecten maximus (5,41% del NMI) y Solen marginatus (4,43% del NMI), mientras que entre los gasteropodos solo Patella sp. superaba el 1% del NMI. Entre este material, al menos en un ejemplar de Zonariapyrum observamos una clara manipulacion antropica por abrasion con el objeto de ser usado como adorno.

3. Analisis funcional sobre los moluscos de Campo de Hockey y SET Parralejos

3.1. Material y metodo

Se han analizado 351 conchas y fragmentos de concha procedentes de Campo de Hockey. Concretamente 307 fragmentos y 5 conchas completas de Ruditapes decussatus, 3 fragmentos y 5 conchas completas de Chlamys sp., 2 conchas completas de Ostrea edulis, 8 completas y 18 fragmentos de Glycymeris sp., 2 fragmentos de Pecten maximus, 1 fragmento de Patella sp., 1 concha completa de Patella rustica y 1 concha completa de Crassostrea angulata (Fig. 7). Teniendo en cuenta que durante la intervencion arqueologica se recuperaron 4177 restos de malacofauna marina ha sido analizado el 8,52% del material malacologico presente en el yacimiento.

En el caso de SET Parralejos se han analizado 287 conchas o fragmentos de concha. Concretamente 237 fragmentos y 39 conchas completas de Ruditapes decussatus, 1 fragmento de Chlamys sp., 3 fragmentos de Pecten maximus, 1 completa de Pecten sp., 1 fragmento de Cerastoderma edule, 1 completa y 2 fragmentos de Callista chione, 1 concha completa de Venus verrucosa, 1 de Cymbula nigra y 1 de Patella ulyssiponensis (Fig. 8). Durante la intervencion realizada en este contexto se recuperaron un total de 1403 restos malacologicos, por lo que la muestra analizada corresponde al 20,45% del material malacologico presente en el yacimiento.

Este material ha sido estudiado empleando metodologia de analisis funcional (Semenov, 1964), es decir, realizando una observacion macroscopica y microscopica para documentar las alteraciones generadas por la utilizacion instrumental de estas conchas y la experimentacion analitica (Gonzalez e Ibanez, 1994) para verificar o refutar la interpretacion de estos estigmas. Para realizar dicho analisis se ha empleado una lupa binocular Leica S8APO en busca de brillos, abrasiones, redondeamientos y melladuras. Ademas se ha empleado un microscopio metalografico Leica DM2500 para identificar los microrrastros de uso y determinar, cuando ha sido posible, como--movimiento y/o accion--y para que--materia procesada--fueron empleados estos instrumentos. Para la documentacion de estas alteraciones de uso se ha empleado una camara Leica DFC adaptada a ambos equipos. Como modelos comparativos se han utilizado colecciones experimentales desarrolladas en los ultimos anos (Cuenca 2009, 2010, 2013; Cuenca et al., 2010). Todas estas experimentaciones analiticas se han realizado a partir del control de las variables que intervienen en la formacion de las huellas de uso (Gonzalez e Ibanez, 1994). El estado de conservacion de las piezas analizadas es bastante heterogeneo, en algunos casos la superficie de las conchas se ha visto afectada por diferentes grados de biodegradacion y/o de encostramiento, lo que ha dificultado o impedido el correcto analisis funcional, por el contrario, en otros casos ha sido posible realizar un correcto analisis.

3.2. Resultados

El analisis funcional de 641 fragmentos y conchas completas sumando los restos de ambos yacimientos ha permitido documentar diez conchas o fragmentos con huellas de uso. Concretamente en el contexto de Campo de Hockey tres fragmentos de borde de Ruditapes decussatus, dos de ellas con un uso seguro y otro mas con uso posible (PO) (Fig. 9).

El fragmento C9a/UE 908 presenta un pulido bastante desarrollado, de trama cerrada, con microtopografia irregular y estrias perpendiculares y oblicuas muy finas y de fondo oscuro. Se evidencian algunos microagujeros de morfologia predominantemente circular. El borde de la concha en esta zona activa presenta algunas micromelladuras aisladas de morfologia semicircular, asi como un redondeamiento de grado medio en el borde que ha funcionado como zona activa. Segun la orientacion de las estrias y la disposicion lineal del pulido las huellas de uso son resultado de haber realizado con el instrumento una accion transversal probablemente de raspado. Sobre la cara externa apenas se aprecia alteracion ni a nivel macroscopico ni a nivel microscopico, por lo que no parece que haya existido contacto de esta zona de la concha con la materia procesada, o este ha sido muy leve o insuficiente para alterarla. Teniendo en cuenta estas caracteristicas, las huellas podrian ser el resultado de procesar una materia de dureza media y abrasiva, quizas piel, pero no demasiado seca ya que habria generado mayor cantidad de estrias y surcos sobre la superficie activa (Cuenca Solana etal., 2010).

[FIGURA 10 OMITIR]

El fragmento Fc4-Fc5 (Fig. 10) presenta un pulido de trama cerrada con microtopografia irregular y estrias perpendiculares y oblicuas, finas y de fondo oscuro (Fig. 10, no. 1), junto a algunos microagujeros de morfologia predominantemente circular (Fig. 10, no. 2). El borde de la concha en la zona activa presenta algunas micromelladuras aisladas y un redondeamiento de grado medio (Fig. 10, no. 3). Segun la orientacion de las estrias y la disposicion lineal del pulido se habria realizado una accion transversal, probablemente para llevar a cabo una actividad de raspado, siendo en este caso la cara interna la conductora durante el movimiento. Sobre la cara externa se documenta alteracion a nivel macroscopico, por lo que ha existido contacto de esta zona de la concha con la materia, un contacto que ha eliminado en zonas puntuales del borde de la cara externa la capa superficial. Las huellas podrian ser el resultado de procesar una materia de dureza media y abrasiva como la piel.

El fragmento E5-c5/Ue 500 (Fig. 11) presenta un pulido cerrado de microtopografia rugosa y aspecto brillante, localizado marginalmente en el borde de la concha (Fig. 11, nos. 1 y 2). Esta zona presenta un redondeamiento de grado medio-bajo (Fig. 11, no. 3). La disposicion lineal del pulido parece mostrar la ejecucion de una accion transversal --TR--de raspado. Se trata de un uso posible (Po) que debido al escaso desarrollo de las huellas de uso no puede confirmarse con certeza. Por este motivo tampoco ha sido posible establecer una hipotesis suficientemente definitoria sobre la materia trabajada, aunque podria tratarse de una materia blanda y no demasiado abrasiva. Probablemente procesada durante un intervalo de tiempo corto, o al menos insuficiente para desarrollar mas los rastros.

[FIGURA 11 OMITIR]

El analisis de la muestra analizada en SET Parralejos ha proporcionado siete fragmentos o conchas completas de Ruditapes decussatus con uso o uso posible (Fig. 12). Concretamente se trata de una valva derecha completa con uso posible (1019c), cuatro fragmentos con uso posible, uno de valva derecha (1019a) y dos de valvas izquierdas (1019b y 1021), un fragmento de valva derecha retocado para manufacturar un denticulado con uso posible (1052C) y tres fragmentos mas de valva izquierda con uso (1019b, 1052A y 1052B).

El fragmento de valva derecha 1019a presenta un escaso desarrollo del pulido; sin embargo, se aprecia un redondeamiento de grado medio en el borde y numerosas estrias de fondo oscuro orientadas en perpendicular y en oblicuo. La orientacion de estos rastros podria indicar el desarrollo de una accion transversal intercalando algun movimiento longitudinal, aunque la ausencia de rastros en la cara externa impide definir si se trata de una accion unidireccional o bidireccional. El escaso desarrollo del pulido no permite confirmar con certeza el uso de esta pieza, de ahi su definicion como uso posible, sin poder tampoco establecer ninguna hipotesis acerca de la materia procesada.

El fragmento de valva izquierda 1019b (Fig. 13) presenta un mayor desarrollo del pulido, junto a un redondeamiento de grado medio en el borde (Fig. 13, no. 3) y numerosas estrias de fondo oscuro orientadas en longitudinal y en oblicuo (Fig. 13, nos. 1-2). La orientacion de estos rastros podria indicar el desarrollo de una accion longitudinal. Sin embargo, no ha sido posible establecer ninguna hipotesis acerca de la materia procesada.

La valva derecha completa de Ruditapes decussatus 1019c presenta un redondeamiento de grado medio-bajo en el borde. Se han documentado en algunas zonas micromelladuras aisladas de morfologia irregular. El pulido esta poco desarrollado y localizado marginalmente en el borde, la microtopografia es irregular y de aspecto brillante. Presenta estrias perpendiculares y en oblicuo, de morfologia irregular, cortas y principalmente de fondo oscuro, junto a otras orientadas en longitudinal, mas largas y de fondo brillante, probablemente relacionadas con alguna alteracion posdeposicional. Debido al escaso desarrollo del pulido es dificil confirmar de forma segura el uso asi como la materia procesada, por lo que establecemos que se trata de un uso posible.

[FIGURA 13 OMITIR]

El fragmento de valva izquierda 1021 presenta escaso desarrollo del pulido y un redondeamiento de grado medio en el borde con algunas micromelladuras aisladas e irregulares. Tambien se han documentado numerosas estrias de fondo oscuro, orientadas en perpendicular y en paralelo al borde, y en menor medida tambien en oblicuo. La orientacion de estos rastros podria indicar el desarrollo de una accion transversal intercalando acciones longitudinales, aunque la ausencia de rastros en la cara externa impide definir si se trata de una accion unidireccional o bidireccional. Debido al escaso desarrollo del pulido no es posible confirmar el uso de esta pieza, ni tampoco establecer ninguna hipotesis acerca de la materia procesada.

El fragmento de valva izquierda 1052a presenta un redondeamiento de grado medio-bajo en el borde (Fig. 14, no. 3). Ademas en la cara interna de la concha se ha documentado un pulido de trama cerrada y microtopografia irregular, junto a estrias muy numerosas, largas, anchas e irregulares, localizadas principalmente en perpendicular al borde (Fig. 14, no. 2). Algunas zonas localizadas en el interior de la cara interna muestran una disposicion mas caotica de las estrias (Fig. 14, no. 1). La orientacion de estas y la disposicion lineal del pulido indican la realizacion de una accion transversal de raspado. La materia procesada es abrasiva pero ductil, tanto que ha penetrado muy al interior de la zona activa del instrumento de trabajo. Estas alteraciones se han desarrollado en la cara interna de la concha, que ha ejercido de conductora durante el desarrollo de la accion. Sin embargo, no se han documentado alteraciones en la cara externa. Debido a estas caracteristicas consideramos que la materia procesada podria ser un vegetal no lenoso, quizas para obtener fibras abriendo y estirando la planta mediante raspado.

El fragmento de valva izquierda 1052b presenta un redondeamiento de grado bajo en el borde, junto a un pulido de trama semicerrada y microtopografia irregular. Destaca la presencia de surcos muy numerosos, cortos, anchos, irregulares y de fondo oscuro, localizados principalmente en perpendicular. La disposicion lineal del pulido y la orientacion de los surcos indican la realizacion de una accion transversal. Debido al escaso desarrollo de estas huellas es complejo determinar la materia procesada.

El fragmento de valva derecha 1052c (Fig. 15) ha sido retocado para manufacturar un filo denticulado sobre el borde natural de la concha. Las zonas retocadas presentan un redondeamiento de grado medio (Fig. 15, nos. 3-4). En esta zona activa se ha desarrollado un pulido semicerrado de microtopografia rugosa, junto a alguna estria muy fina de fondo oscuro orientada en perpendicular al borde (Fig. 15, no. 1). En todo caso el desarrollo de estas alteraciones de uso es leve, por lo que es dificil, a pesar de tratarse de una pieza formatizada (Binford, 1998), confirmar su uso y aun mas aportar alguna hipotesis acerca de la materia procesada y la accion desarrollada con este instrumento de trabajo. En este sentido, la aparicion de zonas de concrecion en la zona activa contribuye tambien a dificultar el analisis de esta pieza (Fig. 15, no. 2). Se trata por ello de una pieza retocada con un uso posible.

[FIGURA 14 OMITIR]

4. Discusion y conclusiones

Confrontando la informacion del campo de inferencia generado por los resultados obtenidos a traves de la realizacion de un programa experimental analitico (9) (Cuenca, 2010, 2013; Cuenca et al., 2010) y las caracteristicas de las huellas de uso presentes en las conchas recuperadas en SET Parralejos y Campo de Hockey ha sido posible reconocer el desarrollo de diferentes actividades con estos instrumentos. De esta forma, probablemente se habrian llevado a cabo actividades transversales de raspado para procesar piel--fragmentos C9a/UE 908 y Fc4-Fc5 en Campo de Hockey--y fibras vegetales --fragmento 1052a en SET Parralejos--. El uso de conchas para realizar estas actividades ya habia sido documentado anteriormente en otros contextos neoliticos como Santimamine (Gutierrez Zugasti et al., 2011) o La Draga (Clemente y Cuenca, 2011). A nivel experimental las conchas se han mostrado muy efectivas para realizar actividades de raspado--tanto unidireccional como bidireccional--para manufacturar o procesar este tipo de materias blandas o de dureza media (Cuenca, 2013; Cuenca et al., 2010). Ademas la informacion etnografica tambien nos muestra una gama de variados ejemplos en diferentes horizontes geograficos acerca de la utilizacion instrumental de las conchas para procesar materias blandas y de dureza media, tanto en acciones transversales de raspado como longitudinales empleando fragmentos obtenidos mediante percusion para realizar actividades de corte (Cuenca et al., 2011).

El resto de fragmentos documentados, a pesar de no haber sido posible establecer de forma concreta la materia procesada, ha podido vincularse al desarrollo de actividades de cinematica transversal orientadas a procesar materias blandas o de dureza media en trabajos de corta duracion. La realizacion de un programa experimental especificamente vinculado al conocimiento de las alteraciones tafonomicas (Cuenca Solana, 2013) y tambien de aquellas producidas por el trabajo arqueologico (Cuenca Solana, 2010), junto a la propia coherencia de los rastros de uso analizados, vinculan de forma clara las alteraciones documentadas en estas piezas a un uso instrumental. Descartando de esta forma que la formacion de las estrias, pulidos o redondeamientos documentados sobre estas conchas pueda deberse a procesos postdeposicionales o generados durante la propia intervencion arqueologica.

[FIGURA 15 OMITIR]

Respecto al numero de piezas con huellas de uso documentadas en estos yacimientos encontramos que el 2,430% de las piezas analizadas en SET Parralejos y el 0,849% en Campo de Hockey presentan huellas de uso. Estos porcentajes, que pueden parecer bajos, tienen que ser matizados por varios aspectos. Es pertinente senalar que el porcentaje de uso mas elevado coincide con el analisis de un mayor porcentaje de restos malacologicos respecto al total de los recuperados durante la intervencion arqueologica (20,382% del total analizado en SET Parralejos). Este dato sugiere que un aumento de la muestra analizada podria significar un ascenso del porcentaje de piezas usadas. Esta cuestion probablemente pueda ser verificada en un futuro al completar el analisis de todo el material malacologico recuperado en sendas intervenciones arqueologicas. Sin embargo, tambien debe tenerse en cuenta que en los registros donde se han analizado desde el punto de vista funcional conjuntos completos de tecnologia litica (Clemente Conte, 1997; Ramos et al., 2005) el porcentaje de piezas con huellas de uso tampoco se ha mostrado excesivamente alto--el 8% en el asentamiento Yamana de Tunel VII o el 9% en el contexto mesolitico del embarcadero del rio Palmones--.

La documentacion de estas nuevas evidencias, junto al resto de aportaciones que se estan realizando ultimamente (10) (Cuenca et al., 2010, 2011; Cuenca, 2013), son una muestra de la diversidad funcional para la que pueden orientarse este tipo de instrumentos de trabajo. Constituyendose de esta forma como un conjunto instrumental versatil y capaz de procesar recursos de diferente dureza, elasticidad y abrasividad. Ademas, la captacion de algunos de estos recursos malacologicos podria ser muy rentable al permitir varios consumos diferidos--bromatologico, como elemento de adorno e instrumental--, y con ello gran variedad de soluciones para afrontar las necesidades productivas de los grupos humanos prehistoricos. En el caso de los contextos analizados, parece probable que la captacion inicial de los recursos malacologicos orientados a su consumo directo como alimento pudo ser posteriormente sometida a un nuevo consumo--indirecto--, al ser empleados para desarrollar una funcion tecnologica en un nuevo proceso productivo. En este sentido, parece que la mayor parte de los instrumentos de concha documentados en el analisis podrian haber funcionado como utillaje expeditivo--salvo la pieza retocada 1052c de SET Parralejos--, ya que no presentan ningun tipo de modificacion de sus caracteristicas naturales para mejorar su funcionalidad. El desarrollo de los rastros de uso, escaso en muchos casos para ser suficientemente caracteristicos de la materia procesada, indica que su utilizacion probablemente estuvo orientada a desarrollar actividades de corta duracion. Este tipo de uso de los instrumentos de concha podria explicarse por varios motivos: tanto por la sustitucion del instrumento de trabajo al decaer ligeramente la efectividad funcional, algo facil en un contexto con varios miles de fragmentos de conchas, o tambien por su utilizacion en una tarea aislada y escasamente recurrente durante el desarrollo de una actividad productiva concreta. En este sentido, es posible que el empleo de un instrumental facilmente sustituible y por tanto de escaso coste por su facil obtencion --en este caso las conchas de Ruditapes decussatus-- pudiera servir para proteger y conservar el instrumental de mayor valor--litico y oseo--, utillaje que ademas exige la realizacion de actividades de produccion de mantenimiento (Castro et al., 1998) para conservar su correcta funcionalidad. De este modo, desde un punto de vista conceptual el utillaje de concha podria encajar en estos contextos dentro del ambito de los Medios de Produccion de estos grupos como instrumento de trabajo o Medio de Trabajo Circulante (Gassiot, 2002). Estos estarian definidos por su utilizacion en un solo ciclo productivo, frente a los Medios de Trabajo Fijos (Gassiot, 2002), empleados de forma permanente durante varios ciclos de produccion al perdurar su funcionalidad despues de obtener el bien buscado. Bajo este esquema, la utilizacion de instrumentos de concha para el desarrollo de algunas acciones vinculadas a procesos de produccion podria suponer un aumento del periodo de amortizacion de los Medios de Trabajo Fijos--liticos y oseos--, rentabilizando aun mas la inversion realizada en estos --captacion de la materia prima, formatizacion y tareas de mantenimiento--.

En el futuro esperamos que el desarrollo de nuevas analiticas de funcionalidad sobre este tipo de materiales, y tambien sobre el resto de utillaje recuperado en estos contextos, permita aumentar nuestro conocimiento sobre las formaciones economico--sociales que los emplearon para desarrollar algunas de sus actividades productivas. Para ello sera necesario integrar esta informacion dentro de una vision global de los medios de produccion teniendo en cuenta el conjunto de elementos tecnologicos empleados por estas sociedades tribales como medio de produccion e instrumento de trabajo.

DOI: http://dx.doi.org/10.14201/zephyrus20137295111

Bibliografia

ALONSO, C.; GRACIA, F. J. y BENAVENTE, J. (2009): "Evolucion historica de la linea de costa en el sector meridional de la Bahia de Cadiz", Revista Atlantica-Mediterranea de Prehistoria y Arqueologia Social, 11, pp. 13-37.

ARTEAGA, O.; SCHULZ, H. y ROOS, A. Ma. (2008): "Geoarqueologia Dialectica en la Bahia de Cadiz". En Arteaga, O. y SCHULZ, H. (eds.): Geoarqueologia y proceso historico en la Bahia de Cadiz. Revista Atlantica-Mediterranea de Prehistoria y Arqueologia Social, 10, pp. 21-116.

BINFORD, L. W. (1998): En busca del pasado. Descifrando el registro arqueologico. Barcelona: edit. Critica.

CANTILLO, J. J.; RAMOS, J.; SORIGUER, M.; PEREZ, M.; VIJANDE, E.; BERNAL, D.; DOMINGUEZ-BELLA, S.; ZABALA, C.; HERNANDO, J. y CLEMENTE, I. (2010): "La explotacion de los recursos marinos por sociedades cazadoras-recolectoras-mariscadoras y tribales comunitarias en la region historica del Estrecho de Gibraltar". En Gonzalez Gomez, E.; Bejega, V.; Fernandez Rodriguez, C. y Fuertes, N. (eds.): I Reunion de Arqueomalacologia de la Peninsula Iberica. Fervedes, 6, pp. 105-113.

CASTRO, P. V.; GILI, S.; LULL, V.; MICO, R.; RIHUETE, C.; RISCH, R. Y SANAHUJA, MA. E. (1998): "Teoria de la produccion de la vida social. Mecanismos de explotacion en el sudeste iberico", Boletin de Antropologia Americana, 33, pp. 25-27.

CLEMENTE, I. (1997): Los instrumentos liticos de Tunel VII: una aproximacion etnoarqueologica. Treball d'etnoarqueologia, 2. Barcelona: CSIC-UAB.

CLEMENTE, I. y CUENCA, D. (2011): "Instrumentos de trabajo de concha en el yacimiento Neolitico de La Draga". En Bosch, A.; Chinchilla, J. y Tarrus, J. (eds.): Elpoblat lacustre del neolitic antic de la Draga. Excavacions 2000-2005. Monografies del CASC, 9. Museu d'Arqueologia de Catalunya. Centre d'Arqueologia Subaquatica de Catalunya, pp. 106-112.

CRISTIANI, E.; LEMORINI, C.; MARTINI, F. Y SARTI, L. (2005): "Scrappers of Callista chione from Grotta del Cavallo (Middle Paleolithic cave in Apulia): evaluating use-wear potential". En Luik, H.; Chayke, A. M.; BATEY, C. E. y LOUGOS, L. (eds.): From hooves to horns, from mollusc, to mammoth. Manufacture and use of bone artefacts from prehistoric times to the present. Procedings of the 4th meeting of the ICAZ Worked bone Research Group at Tallin, pp. 319-324.

CUENCA, D. (2010): "Los efectos del trabajo arqueologico en conchas de Patella sp. y Mytilus galloprovincialis y su incidencia en el analisis funcional". En Gonzalez Gomez, E.; Bejega Garcia, V.; Fernandez Rodriguez, C. y Fuertes Prieto, N. (eds.): I Reunion de Arqueomalacologia de la Peninsula Iberica. Fervedes, 6, pp. 43-51.

--(2013): Utilizacion de instrumentos de concha para la realizacion de actividades productivas en las formaciones economico-sociales de los cazadores-recolectores-pescadores y primeras sociedades tribales de la fachada atlantica europea. Serie Tesis Doctorales, 4. Santander: univ. Cantabria.

CUENCA, D.; CLEMENTE, I. y GUTIERREZ-ZUGASTI, I. (2010) : "Utilizacion de instrumentos de concha durante el Mesolitico y Neolitico inicial en contextos litorales de la region cantabrica: programa experimental para el analisis de huellas de uso en materiales malacologicos", Trabajos de Prehistoria, 67, pp. 211-225. http://dx.doi.org/10.3989/tp.2010.10037

CUENCA, D.; GUTIERREZ-ZUGASTI, I. y CLEMENTE, I. (2011) : "The use of molluscs as tools by coastal human groups: contribution of ethnographical studies to research on Mesolithic and early Neolithic contexts in Northern Spain", Journal of Anthropological Research, 67 (1), pp. 77-102.

GARCIA del BARRIO, I. (1988): Mapa de suelos de la provincia de Cadiz. Cadiz y San Fernando. E. 1: 50.000. Hoja 4. Sevilla: Junta de Andalucia.

GASSIOT, E. (2002): "Analisis funcional y produccion en las sociedades cazadoras-recolectoras. Significacion de los cambios tecnologicos durante el Mesolitico". En Clemente, I.; Risch, R. y Gibaja, J. F. (eds.): Analisis Funcional: su aplicacion al estudio de sociedades prehistoricas. BAR Int. Ser., 1073. Oxford: Archaeopress, pp. 31-42.

GONZALEZ URQUIJO, J. E. e IBANEZ, J. J. (1994): Metodologia de analisis funcional de instrumentos tallados en silex. Cuadernos de Arqueologia, 14. Bilbao: Univ. de Deusto.

GUTIERREZ-ZUGASTI, F. I.; CUENCA, D.; CLEMENTE, I.; GONZALEZ SAINZ, C. y LOPEZ QUINTANA, J. C. (2011): "Instrumentos de trabajo y elementos de adorno en conchas de molusco de la cueva de Santimamine (Kortezubi, Bizkaia)". En Lopez Quintana, J. C. (ed.): Excavaciones en la cueva de Santimamine. Campanas 2004-2006. Kobie, Serie Excavaciones (1). Vizcaya, pp. 1-16.

LAMMERS, Y. M. (2008): Tracing Traces from Present to past. A funtional analysis of pre-Columbian shell and stone artefacts from Anse a la Gourde and Morel, Guadaloupe, FWI. Amsterdam: Leiden University Press.

MAICAS, R. (2008): "Objetos de concha: algo mas que adornos en el Neolitico de la cuenca de Vera (Almeria)". En Hernandez Perez, S.; Soler Dias, J. A. y Lopez Padilla, J. A. (eds.): IV Congreso del Neolitico Peninsular. Alicante: Diput. Prov.-Museo Arqueologico de Alicante, t. II, pp. 313-319.

MANSUR, M. E. y CLEMENTE, I. (2009): "?Tecnologias invisibles? Confeccion, uso y conservacion de instrumentos de valva en Tierra del Fuego". En Oliva, F.; De Grandis, N. y Rodriguez, J. (eds.): Arqueologia argentina en los inicios de un nuevo siglo (XIV Congreso Nacional de Arqueologia Argentina). Rosario: Univ. Nacional de Rosario, vol. 2, pp. 359-367.

RAMOS, J.; CASTANEDA, V.; DOMINGUEZ BELLA, S.; PI-JOAN, J. y Clemente, I. (2005): "La tecnologia litica del asentamiento del embarcadero del rio Palmones (Algeciras, Cadiz): captacion de recursos, tecnologia, funcion y valoracion historica." En Arias, P.; Ontanon, R. y Garcia-Monco, C. (eds.): Actas del III Congreso del Neolitico en la Peninsula Iberica. Monografias del instituto internacional de investigaciones Prehistoricas de Cantabria, 1. Santander, pp. 211-222.

SEMENOV, S. A. (1964): Prehistoric Technology. London: Cory Adams and Mackay.

STUIVER, M. y REIMER, P. J. (1993): "Extended 14C database and revised CALIB radiocarbon calibration program", Radiocarbon, 35, pp. 215-230.

STUIVER, M.; REIMER, P J. y Reimer, R. W (2005): "calib 5.0." WWW program and documentation (http://radiocarbon/pa/qub.ac.uk/calib).

VARGAS, I. (1987): "La formacion economico social tribal", Boletin de Antropologia Americana, 15, pp. 15-26.

VIGIE, B. (1987): "Essai d'etude methodologique d'outils sur coquillages de la grotte de Camprafaud (Ferrieres-Poussarou, Herault)", LAntropologie, 91 (1), pp. 253-272.

VIGIE, B. y COURTIN, J. (1986): "Les outils sur coquilles marines dans le Neolithique du Midi de la France", Mesogee, 46, pp. 51-61.

VIJANDE, E. (2009): "El poblado de Campo de Hockey (San Fernando, Cadiz): resultados preliminares y lineas de investigacion futuras para el conocimiento de las formaciones sociales tribales en la Bahia de Cadiz (transito V-IV milenios a.n.e.)", Revista Atlantica-Mediterranea de Prehistoria y Arqueologia Social, 11, pp. 265-284.

--(coord.) (2011): La necropolis neolitica de Campo de Hockey. La muerte hace seis mil anos en la Isla de San Fernando. Catalogo de los materiales expuestos en el Museo Historico Municipal de San Fernando. Ayuntamiento de San Fernando, Fundacion Municipal de Cultura.

VILLALPANDO, A. y MONTANES, M. (2009): "Avance de resultados de las excavaciones arqueologicas realizadas en Set Parralejos", Revista Atlantica-Mediterranea de Prehistoria y Arqueologia Social, 11, pp. 257-264.

ZAZO, C.; GOY, J. L.; Garcia de Domingo, A.; GONZALEZ, J. y Hernaiz, P. P. (1987): San Fernando. Mapa Geologico de Espana. IGME. Hoja 11-46. E. 1: 50.000. Madrid.

(1) Los autores desean agradecer al IIIPC de la Univ. de Cantabria la financiacion y apoyo logistico para realizar el analisis del material, al Grupo de Investigacion PAI-HUM440 de la Junta de Andalucia y a EDP Renovables, S. A. la financiacion para realizar respectivamente las intervenciones arqueologicas en Campo de Hockey y SET Parralejos. El primer firmante ha disfrutado de un contrato predoctoral de la Univ. de Cantabria y de una beca postdoctoral de Fondation Fys.

(2) Cuenca, D.: Las 'tecnologias invisibles' en los grupos de cazadores recolectores del litoral durante los inicios del Holoceno (9500-5000 uncal BP) en la region Cantabrica. Utilizacion de las conchas de molusco en la realizacion de actividades productivas, trabajo de investigacion de tercer ciclo inedito, presentado en 2009 en la Univ. de Cantabria.

(3) Cf. n. 2.

(4) Cuenca, D.; Clemente, I.; Oliva, M. y Gutierrez-Zugasti, I.: "Estudio de la manufactura y/o uso de instrumentos de trabajo y elementos de adorno de concha a partir del analisis funcional". En Archaeofauna. Actas de la II reunion de Arqueomalacologia de la Peninsula Iberica (Barcelona 19-20 mayo 2011), en prensa.

(5) Cf. n. 2.

(6) Cf. n. 4.

(7) Vijande, E.: Formaciones sociales tribales en la region historica del Estrecho de Gibraltar (VI-IV milenio a. C.). Los ejemplos de la Cueva de Benzu (Ceuta) y el asentamiento de Campo de Hockey (San Fernando, Cadiz), tesis doctoral inedita presentada en 2010 en la Univ. de Cadiz.

(8) Villalpando, A. y Montanes, M.: "El yacimiento de SET Parralejos, Vejer de la Frontera (Cadiz). Un nucleo de poblacion de la Prehistoria Reciente en las estribaciones del rio Salado de Conil de la Frontera". En Ramos, J.; Cantillo, J. J. y Vijande, E. (coords.): Las ocupaciones prehistoricas y la Arqueologia de Conil en el contexto de la Banda Atlantica de Cadiz. Conil de la Frontera, en prensa.

(9) Cf. n. 1.

(10) Cf. n.

David Cuenca Solana *, Juan Jesus Cantillo Duarte **, Eduardo Vijande Vila **, Manuel Montanes Caballero ***, Ignacio Clemente Conte **** y Antonio Villalpando Moreno ***

* Centre de Recherche en Archeologie, Archeosciences et Historie. 263. Avenue du general Leclerc. Campus de Beaulieu, bat. 24-25. 35042 Rennes. CEDEX. Correo-e: david.cuencasolana@univrennes1.fr

** Area de Prehistoria. Universidad de Cadiz. Avda. Gomez Ulla, s/n. Cadiz. Correo-e: jesus.cantillo@uca.es; eduardo.vijande@uca.es

*** Arqueologo. GEHAARQUEOLOGIA, S. C. P. SN. C/ Alarcon, 6. 11170 Medina Sidonia (Cadiz). Correo-e: gehaarqueologia@hotmail.com

**** Dpto. de Arqueologia y Antropologia. IMF-CSIC. C/ Egipciaques, 15. 08001 Barcelona. Correo-e: ignacio@imf.csic.es

Recepcion: 05/06/2012; Revision: 6/11/2012; Aceptacion: 11/3/2013
Fig. 3. Dataciones absolutas obtenidas en Campo de
Hockey y SET Parralejos.

Yacimiento    Ref.      Material      Ubicacion            BP

Campo de      CNA-360    Hueso      Enterramiento    5020 [+ o -] 50
Hockey                              doble en fosa
                                       simple

Campo de      CNA-664    Concha     Enterramiento    5650 [+ o -] 40
Hockey                             doble en tumulo
                                     megalitico

SET           CNA-649    Hueso      Enterramiento    4610 [+ o -] 50
Parralejos                             en silo

SET           CNA-650    Hueso      Enterramiento    4480 [+ o -] 50
Parralejos                             en silo

SET           CNA-651    Hueso      Interior silo    4495 [+ o -] 45
Parralejos

SET           CNA-652    Concha     Interior silo    4930 [+ o -] 50
Parralejos

                cal BC       cal BC
Yacimiento    (1[sigma])   (2[sigma])   Bibliografia

Campo de      3935/3860    3948/3708    Vijande, 2009
Hockey

Campo de      4166/4036    4221/3990    Vijande, 2009
Hockey

SET               --       3522/3312    Villalpando y
Parralejos                              Montanes, en
                                        prensa

SET               --       3361/3014    Villalpando y
Parralejos                              Montanes, en
                                        prensa

SET               --       3355/3086    Villalpando y
Parralejos                              Montanes, en
                                        prensa

SET               --       3477/3113    Villalpando y
Parralejos                              Montanes, en
                                        prensa

Fig. 4. Representatividad taxonomica en Campo de Hockey.

Taxones                                      Campo de Hockey

BIVALVOS MARINOS              NR      %NR    NMI    %NMI    Peso

Acanthocardia tuberculata      2     0,04     2     0,15     11
Aequipecten commutatis         2     0,04     2     0,15     5
Aequipecten sp.                2     0,04     2     0,15     2
Barbatia barbata               3     0,07     1     0,07     3
Bivalvo indeterminado          6     0,14     6     0,47     7
Cerastoderma edule            12     0,29     7     0,55     25
Chlamys sp.                   315    7,65    163    12,97   401
Chlamys varia                 88     2,13     47    3,75     73
Crassostrea angulata           5     0,12     2     0,15     8
Glycymeris glycymeris         16     0,39     14    1,11    159
Glycymeris sp.                121    2,94     69    5,49    1468
Laevicardium sp.               1     0,02     1     0,07     2
Lutraria lutraria              1     0,02     1     0,07     1
Mytilus sp.                    2     0,04     2     0,15     7
Ostrea edulis                 46     1,11     32    2,55    1783
Ostrea sp.                     1     0,02     1     0,07     8
Pecten maximus                103     2,5     38    3,02    153
Pecten sp.                    15     0,36     10    0,79     13
Ruditapes decussatus         2113    51,32   167    13,29   1219
Scrobicularia plana            2     0,04     1     0,07     1
Solen marginatus              531    12,89   127    10,11   200
Veneridae                      3     0,07     3     0,23     3
Venus verrucosa                2     0,04     2     0,15     9
Total bivalvos marinos       3392    82,39   700    55,73   5561
Gasteropodos marinos          NR      %NR    NMI    %NMI    Peso
Bolinus brandaris             17     0,41     17    1,35    142
Cerithium vulgatum            47     1,14     47    3,75    107
Columbella rus-tica            1     0,02     1     0,07     1
Conus mediterraneus            1     0,02     1     0,07     2
Cymatium parthenopeum          1     0,02     1     0,07     4
Cypraeidae                     1     0,02     1     0,07     1
Charonia lampas               19     0,46     16    1,28    483
Gasteropodo indeterminado      2     0,04     2     0,15     5
Hexaplex trunculus            247    5,99    155    12,34   1253
Muricidae                      1     0,02     1     0,07     1
Nassarius reticulatus         11     0,26     11    0,87     14
Ocenebra erinacea              2     0,04     2     0,15     3
Osilinus lineatus             320    7,77    250    19,9    1503
Osilinus sp.                   4     0,09     2     0,15     3
Osilinus turbinata             5     0,12     5     0,39     22
Patella rus-tica               1     0,02     1     0,07     3
Patella sp.                    8     0,19     7     0,55     20
Patella ulyssiponensis         1     0,02     1     0,07     2
Siphonaria pectinata           3     0,07     3     0,23     5
Stramonita haemastoma          7     0,17     5     0,39     13
Zonaria pyrum                  5     0,12     5     0,39     14
Total gasteropodos            704    17,09   534    42,51   3601
Crustaceos                    NR      %NR    NMI    %NMI    Peso
Balanus sp.                   16     0,39     16    1,28    120
Brachvura sp.                  3     0,07     3     0,23     8
Total crustaceos              19     0,46     19    1,51    128
Cefalopodos                   NR      %NR    NMI    %NMI    Peso
Sepia sp.                      1     0,02     1     0,07     2
Total cefalopodo               1     0,02     1     0,07     2
Cnidarios                     NR      %NR    NMI    %NMI    Peso
Coral                          2     0,04     2     0,15     3
Total cnidarios                2     0,04     2     0,15     3
TOTAL                        4118     100    1256    100    9295

Fig. 6. Representatividad taxonomica en SET Parralejos.

Taxones                                   SET Parralejos

Bivalvos marinos           NR      %NR    NMI     D     Peso

Callista chione            55     3,89    23    11,33   304
Cerastoderma edule          2     0,14     2    0,98     2
Chlamys sp.                25     1,76    13     6,4     24
Chlamys varia               7     0,49     2    0,98     18
Glycymeris sp.              1     0,07     1    0,49     5
Panopea glycimeris          1     0,07     1    0,49     25
Pecten maximus             25     1,76    11    5,41     42
Solen marginatus           34      2,4     9    4,43     7
Ruditapes decussatus      1248    88,32   127   62,56   939
Veneridae                   3     0,21     2    0,98     12
Venus verrucosa             1     0,07     1    0,49     3
Total bivalvos            1402    99,22   194   95,56   1381
Gasteropodos marinos       NR      %NR    NMI     D     Peso
Cymbula nigra               1     0,07     1    0,49     47
Hexaplex trunculus          2     0,14     1    0,49     14
Patella sp.                 3     0,21     3    1,47     33
Patella ulyssiponensis      2     0,14     2    0,98     3
Stramonita haemastoma       1     0,07     1    0,49     17
Zonaria pyrum               2     0,14     1    0,49     5
Total gasteropodos         11     0,77     9    4,43    119
TOTAL                     1413     100    203    100    1500

Fig. 7. Taxones y numero de restos analizados
procedentes de Campo de Hockey.

                         Fragmentos y conchas
Taxones identificados    completas analizadas

Ruditapes decussatus             312
Glycymeris sp.                    26
Chlamys sp.                       8
Ostrea edulis                     2
Pecten maximus                    2
Patella sp.                       1
Patella rus-tica                  1
Crassostrea angulata              1

Fig. 8. Taxones y numero de restos analizados
procedentes de SET Parralejos.

                          Fragmentos y conchas
Taxones identificados     completas analizadas

Ruditapes decussatus              276
Pecten maximus                     3
Callista chione                    3
Pecten sp.                         1
Patella nigra                      1
Patella ulyssiponensis             1
Chlamys sp.                        1
Venus verrucosa                    1
Cerastoderma edule                 1

Fig. 9. Instrumentos de concha documentados en
Campo de Hockey (PO = uso posible; AT = accion
transversal; AL = accion longitudinal).

                                        Zona
Localizacion          Especie          Activa   Uso   Accion   Materia

C9a/UE 908      Ruditapes decussatus   Borde    Uso     TR      Piel?
Fc4-Fc5         Ruditapes decussatus   Borde    Uso     TR      Piel?
E5-C5/Ue 500    Ruditapes decussatus   Borde    Po      TR        ?

Fig. 12. Instrumentos con huellas de uso documentados en
SET Parralejos (PO = uso posible; AT = accion transversal;
AL = accion longitudinal; AT/AL = accion transversal y
longitudinal intercaladas).
                                      Zona
Localizacion         Especie         Activa  Uso  Accion   Materia

1019A          Ruditapes decussatus  Borde   Po     TR        ?
1019B          Ruditapes decussatus  Borde   Po     TR        ?
1019C          Ruditapes decussatus  Borde   Po     TR        ?
1021           Ruditapes decussatus  Borde   Po     TR        ?
1052A          Ruditapes decussatus  Borde   Uso    TR     Fibras
                                                          vegetales
1052B          Ruditapes decussatus  Borde   Po     TR        ?
1052C          Ruditapes decussatus  Borde   Po
COPYRIGHT 2013 Ediciones Universidad de Salamanca
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2013 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Cuenca Solana, David; Cantillo Duarte, Juan Jesus; Vijande Vila, Eduardo; Montanes Caballero, Manuel
Publication:Zephyrus
Date:Jul 1, 2013
Words:9242
Previous Article:La implantacion neolitica en la Bahia de Gijon desde las postrimerias del v Milenio A. C.: enfoque arqueologico y paleoambiental y notas sobre la...
Next Article:El trabajo artesanal en Augusta Emerita durante los ss. I-IV d. C.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters