Printer Friendly

University students in the Cuban Revolution of 1959/Los estudiantes universitarios en la revolucion cubana de 1959/Os estudantes universitarios na revolucao cubana de 1959.

-1. Introduccion. -2. La Universidad de La Habana. -3. La respuesta estudiantil. -4. Conclusiones. -Lista de referencias.

<<Los estudiantes son los baluartes de la libertad y su ejercito mas firme.>>>> Jose Marti

1. Introduccion

La Revolucion Cubana fue uno de los acontecimientos sociales de mayor trascendencia ocurridos en America Latina en la segunda mitad del siglo pasado. Como resultado, la estructura de la sociedad cubana fue trasformada radicalmente. Su impacto tambien alcanzo la vida politica del continente extendiendo la lucha guerrillera en muchos paises y alineando a sus gobiernos con la politica de Estados Unidos en contra de la revolucion (Kalfon, 1997). Sus efectos se sintieron en otros continentes que atestiguaron la participacion cubana en los procesos de liberacion en Asia y Africa, y la conversion de la pequena isla en protagonista de la politica mundial, particularmente como lider del Movimiento de los Paises No Alineados (Castaneda, 1995). Rojas refiere que:

La Revolucion Cubana, como todas las revoluciones modernas, produjo un cambio radical en la sociedad y el Estado en la isla, y un giro notable en las relaciones de esa nacion caribena con el mundo (...) sin esa nacion y sin sus lideres, sin sus politicas domesticas e internacionales, el ultimo medio siglo, en America Latina y el Caribe, habria sido distinto. (Rojas, 2015, p. 10)

Uno de los rasgos notables de la Revolucion Cubana fue que sus protagonistas eran jovenes, especialmente jovenes universitarios, que lograron derrocar a un ferreo poder politico e iniciar un proceso de transformacion social exhibiendo un cambio en los agentes historicos de la revolucion (Portantiero, 1978). Lo anterior esta en sintonia con el protagonismo politico que la juventud adquirio durante el siglo XX (Hobsbawm, 1998). En armonia con ello, la revolucion implemento la llamada Gran Reforma a la educacion universitaria de 1962, que obedecio no solo a la logica interna de la Revolucion Cubana, sino que hunde sus raices en las demandas formuladas por el movimiento reformista de Cordoba (Argentina) de 1918, que establecio un derrotero para la educacion superior en la region, buscando la vinculacion de la universidad con la sociedad, y la implementacion de un sistema de ensenanza cientifico (Laurencio-Leyva & Garcia-Hernandez, 2018).

Es evidente la importancia que la educacion superior y la Universidad han tenido en la conformacion de la sociedad cubana y en el desarrollo de su historia nacional. Guadarrama (2005) senala la capital importancia que para la historia cubana ha tenido la Universidad de La Habana, claustro del que salieron sus principales figuras politicas y de la cultura, y que ha tenido una participacion decisiva en momentos de crisis politica en el pais. Tambien es notoria la participacion que la Iglesia catolica tuvo en la educacion de las elites cubanas en la etapa previa al triunfo revolucionario (Segrelles-Alvarez, 2018).

Los estudiantes cubanos que se enfrentaron a la dictadura de Batista se organizaron principalmente en dos tendencias. Una de ellas se agrupo en torno a Fidel Castro, inicialmente en la Facultad de Derecho, y la otra en torno a la Federacion Estudiantil Universitaria presidida por Jose Antonio Echeverria. La conducta del movimiento estudiantil transito desde una oposicion basada en declaraciones publicas contra la dictadura al momento de su instauracion en 1952 hasta llegar a un paro universitario indefinido vinculado a la lucha guerrillera para obtener la victoria en 1959, pasando por etapas de enfrentamientos y luchas callejeras contra los cuerpos represivos del regimen que resultaron en la radicalizacion politica del estudiantado universitario cubano (Harnecker, 1988).

Uno de los periodos de mayor intensidad del proceso revolucionario fue el de la lucha armada contra la dictadura, llevada a cabo entre 1956 y 1959. Mencia (1985) considera que la guerra contra la dictadura de Batista puede considerarse la primera etapa de la Revolucion Cubana. Durante este periodo uno de los protagonistas principales fue un sector del movimiento estudiantil que opto por acudir a las armas y sumarse a la lucha contra la dictadura luego de transitar un camino de radicalizacion politica.

La dirigencia de la revolucion continuamente ha conferido un papel de primer orden al estudiantado cubano como participe en la guerra contra la dictadura y como depositario de las esperanzas hacia el futuro del pais, asi lo expreso de manera reiterada Fidel Castro:

[...] en esta juventud estan puestas las esperanzas de la Revolucion, en esta juventud estan puestas las mas legitimas esperanzas de nuestro pueblo, y en esta juventud estan puestas tambien las mas legitimas y las mas humanas esperanzas de nosotros, los revolucionarios, de todos los revolucionarios [...] con la sangre de Mella y con la sangre de Jose Antonio Echeverria, y con la sangre de muchos como ellos se fue haciendo la historia de la patria. (Castro, 1996, p. 4)

La vida politica de Cuba estuvo marcada por la participacion de los estudiantes en su proceso revolucionario: en 1933 fueron un factor activo en la lucha que derroco al dictador Gerardo Machado. Al producirse el golpe militar que llevo al poder a Batista, los estudiantes estan entre los principales opositores a su regimen, y su derrocamiento conto con una importante participacion estudiantil (Oroz, 2007).

La historia politica de la isla de Cuba ha sido accidentada. Fue el ultimo territorio en America en obtener su independencia del imperio de Espana luego de una cruenta guerra que termino en 1898. El proceso tardio de independencia de Cuba implico que los grupos dirigentes derivados de esta fueran influidos por un universo ideologico mas complejo que el solo liberalismo reinante durante los inicios del siglo XIX y posteriormente, pues la isla alcanzo su independencia de Espana cuando ya se han dado los procesos de independencia de la mayor parte de los paises de America Latina. Para fines del siglo XIX ya existia la teoria del socialismo, y entre los colaboradores de Jose Marti se encuentra Carlos Balino, uno de los futuros fundadores del Partido Obrero Socialista; de manera que desde el inicio de la vida politica republicana cubana, el socialismo tuvo cierta influencia en la isla (Portantiero, 1978). La independencia de Cuba fue frustrada por la ocupacion del territorio por parte de Estados Unidos hasta 1902, cuando se establecio una republica constitucional. Posteriormente la vida politica se caracterizo por cierta inestabilidad en la que se alternaron gobiernos dictatoriales y democraticos. Adicionalmente, para mediados del siglo XIX existia una interaccion muy cercana con la vida politica de la region del Caribe y Centroamerica, plagadas de dictaduras, frente a las cuales el estudiantado cubano continuamente expreso su rechazo. Ilustrativo de ello es que en 1947 Fidel Castro participo de la expedicion de Cayo Confites, que se proponia derrocar al dictador dominicano Rafael Leonidas Trujillo (Ramonet, 2006).

De esta manera, para la realizacion de este articulo de reflexion fue necesario recurrir a una revision analitica de diferentes textos de autores como Fidel Castro y Ernesto Guevara, iconos revolucionarios de America Latina, asi como algunos documentos emitidos por la Federacion Estudiantil Universitaria que permiten observar el trasegar y el desempeno de los universitarios en los diferentes escenarios de lucha en Cuba. Esta informacion primaria se contrasto con algunos textos historiograficos de reciente publicacion, como es el caso de los articulos de Pablo Guadarrama y los textos de Mario Mencia, quienes desde una optica internalista ofrecen argumentos de debate sobre una tematica que, aun, reviste importancia en America Latina.

El proceso de analisis de los documentos primarios y la historiografia permitieron identificar el proceso de lucha durante la dictadura de Fulgencio Batista y la vinculacion del estudiantado cubano alrededor de las figuras de Fidel Castro y Jose Antonio Echeverria. La constitucion del Movimiento 26 de Julio permite observar el proceso de avance de la lucha revolucionaria y su impacto entre el estudiantado. A partir de este analisis se llega a la conclusion de que para la epoca, el estudiantado cubano surge como un nuevo actor politico, imagen que se replicara entre la juventud latinoamericana.

2. La Universidad de La Habana

La Universidad de La Habana fue fundada en el ano de 1728. En sus origenes fue controlada por la Iglesia catolica y tenia facultades de Filosofia y Letras, Derecho, Teologia y Medicina. Durante el siglo XX se abrieron nuevas carreras enfocadas en aspectos tecnicos y cientificos impulsadas por la necesidad de formar el tipo de profesional que demandaba la creciente industria azucarera y el desarrollo del capitalismo en el pais (Guadarrama, 2005). A la universidad cubana de los anos cincuenta ingresaban jovenes sin ninguna formacion politica. El claustro universitario significaba para esos jovenes un mundo nuevo, uno que se extendia mas alla de la finca o la fabrica de su familia, en el que se relacionaban con la historia de su pais, con las corrientes politicas del momento y con las problematicas sociales de su nacion. Para los jovenes de mayor sensibilidad ante los problemas sociales resultaba un lugar propicio para actuar frente a ellos, mas si se considera que alli existian fuerzas politicas que denunciaban estas problematicas. Para esta epoca la universidad contaba con un acumulado historico en el que destacaba la existencia de personajes iconicos como Julio Antonio Mella, principal impulsor de la Reforma Universitaria en Cuba, y Antonio Guiteras, destacado nacionalista y revolucionario (Taibo II, 2009).

La universidad de los anos cincuenta fue para los jovenes cubanos un espacio de formacion politica, un lugar de encuentro con nuevas ideologias y, para algunos, un lugar donde se hicieron revolucionarios, asi lo expresa Fidel Castro:

Cuando llegue a la Universidad era analfabeto politico [...] Y la Universidad de La Habana no era la universidad de los humildes; era la universidad de las capas medias de la poblacion, era la universidad de los ricos del pais. Aunque los muchachos jovenes solian estar por encima de las ideas de su clase y muchos de ellos eran capaces de luchar, y asi lucharon a lo largo de la historia de Cuba [...] Y si le digo que en esa universidad me hice revolucionario fue porque hice contacto con algunos libros. (Ramonet, 2006, p. 99)

Castro resalta que en la vida de la universidad se respiraba un ambiente impregnado de culto a los heroes patrios, entre los que dominaba la figura de Jose Marti de quien abundaban las publicaciones, estatuas, calles y otros lugares con su nombre.

En Cuba la generacion de jovenes que vivieron en los anos cincuenta fue conocida como la Generacion del Centenario, en relacion con los cien anos del nacimiento del heroe nacional Jose Marti, en 1853. Para los anos cincuenta, durante cinco decadas de vida republicana, los politicos con una intencionalidad oportunista y demagogica como lo senala Moro (2004), crearon un culto en torno a la personalidad de Marti para manipular al pueblo; paradojicamente, el pensamiento martiano desbordo la intencion de los politicos y genero en los jovenes cubanos una fuerte filiacion martiana de profundo contenido etico que posteriormente se volvio contra quienes quisieron usarlo como un simple instrumento de control de la poblacion y se convirtio en baluarte ideologico de quienes defendian una profunda transformacion de la sociedad cubana. La cita de Moro indica que el credo martiano se cultivaba en los cubanos desde la educacion primaria: <<En todas las escuelas el culto martiano se expresaba formalmente en su presencia en bustos, fotos, en la confeccion de laminarios, en dramatizaciones de sus obras, en dibujarlo, en el conocimiento de su biografia>> (Moro, 2004, p. 97).

Para 1952, aunque existian varias pequenas universidades privadas, el principal elemento de la educacion superior lo conformaba el sector publico que estaba compuesto por tres universidades: la Universidad de La Habana ubicada en el occidente del pais, la Universidad Central de las Villas en la ciudad de Santa Clara y la Universidad de Oriente situada en Santiago de Cuba. La poblacion universitaria de estos tres centros de estudios se cifraba en diecisiete mil estudiantes. Aunque la lucha estudiantil contra la dictadura se desplego en las tres universidades oficiales de la isla y en diversos colegios, su epicentro se ubico claramente en la Universidad de La Habana, centro universitario dominante que albergaba el principal numero de estudiantes del pais. Harnecker (1988) afirma que para 1953 la Universidad de La Habana contaba con dieciseis mil estudiantes matriculados, en tanto que la Universidad de Oriente apenas alcanzaba los mil estudiantes. Aquella universidad tambien se destacaba por concentrar a la mayoria de los dirigentes estudiantiles radicalizados politicamente, siendo los principales Fidel Castro, Jose Antonio Echeverria, Fructuoso Rodriguez y Faure Chomon, entre otros. Solo escapa Frank Pais, uno de los mas importantes dirigentes de la lucha en la clandestinidad quien fuera estudiante de la Universidad de Oriente.

La preponderancia de la Universidad de La Habana como centro opositor a la dictadura puede explicarse, en parte, por el hecho de que hasta bien intensificada la guerra de guerrillas desplegada por el Movimiento 26 de Julio encabezado por Fidel Castro, la dictadura respeto la autonomia universitaria y aunque reprimia violenta y despiadadamente la protesta y la movilizacion callejera de los estudiantes y sectores que los secundaban, en ningun momento las instalaciones fisicas de la universidad fueron ocupadas por las fuerzas de seguridad del Estado, de manera que los opositores a la dictadura contaban con un lugar fisico cuyas puertas no cruzaba el aparato represivo de la misma: la universidad escapaba a la realidad diaria del resto de la sociedad cubana que sentia directamente el accionar de la policia y los militares (Harnecker, 1988; Guadarrama, 2005).

En el escenario politico de la primera mitad del siglo XX se destaco la figura de Fulgencio Batista, quien para 1933 era un sargento del ejercito que participo del movimiento revolucionario que logro derrocar al gobierno de Gerardo Machado, cabeza de una dictadura altamente represiva y corrupta vinculada a los intereses norteamericanos. Derrocado Machado, se establecio la llamada Pentarquia, presidencia colegiada compuesta por cinco personas, que ocupo el poder transitoriamente y de la que Batista ejercia control en la sombra. Batista se convirtio en jefe de las fuerzas armadas y controlaba la vida politica del pais, llegando a ser elegido senador y presidente para el periodo 19401944 (Rojas, 2015).

Para 1952 las candidaturas de Carlos Hevia y Roberto Agramonte, enemigos de Batista, se disputaban el primer lugar. El ahora general Batista deseaba retornar a la presidencia, para lo cual creo el Partido de Accion Unitaria, PAU, agrupacion minoritaria en el ambiente politico cubano. Las encuestas ponian a Batista en un lejano tercer lugar, se afirma que la principal motivacion del golpe de estado de 1952, antes de las elecciones, fue evitar que se eligiera a uno de ellos (Rojas, 2015). Por tanto, el golpe de estado de 1952 no fue dirigido tanto contra el presidente en ejercicio, Carlos Prio Socarras, sino para evitar que el Partido Ortodoxo, connotado enemigo politico de Batista, ganara las elecciones, como pronosticaban las encuestas (Lupianez-Reinlein, 1985).

El 10 de marzo de 1952 Batista tomo el poder sin necesidad de derramamiento de sangre (Guevara, 1969). Ese mismo dia los estudiantes de la Universidad de La Habana sentaron la que sera su posicion ante la dictadura y se dirigen al palacio presidencial a solicitar armas para defender el regimen constitucional (Mencia, 2007). El golpe de estado fue recibido por parte de la sociedad sin gran oposicion; los distintos partidos politicos y los sectores obreros no realizaron grandes actos, quedando en los estudiantes el papel de denuncia y oposicion a la nueva dictadura, dentro de una muy limitada capacidad de accion:

Los estudiantes, como fuerza relativamente organizada, fueron los unicos en capacidad de ofrecer resistencia inmediata a los golpistas, en medio de la sorpresa. Pero, sin mas apoyo ni recursos que su tradicional rebeldia, solo pudieron concretar su accion en continuas protestas, mas efectistas que efectivas, en tanto que sus locales se preparaban para servir de sede a cuantos [...] planes de lucha antidictatorial comenzaran a delinearse poco despues. (Mencia, 1986b, p. 2)

Similar opinion expresa Rojas, quien afirma que la sociedad civil cubana recibio el golpe de estado con mucha pasividad:

El foco de resistencia a la dictadura se concentro en la Universidad de La Habana. Los estudiantes organizaron juramentos y entierros simbolicos de la constitucion del 40 y manifestaciones publicas en la escalinata y en los alrededores del recinto, que eran disueltas por la policia. (Rojas, 2015, p. 31)

La universidad se convirtio en casi el unico lugar que manifestaba su rechazo a la dictadura, pues cierta inmunidad conferida por la autonomia le permitio convertirse en punto de encuentro de los opositores a la dictadura y en ella llevaban a cabo sus actividades conspiratorias. No se trataba solo de estudiantes; en sus terrenos se encontraban distintos tipos de opositores al gobierno, desde sindicalistas, algunos comunistas, miembros del Partido Ortodoxo y de otras organizaciones politicas que, en esa relativa seguridad, podian coordinar y poner en practica planes antigubernamentales. En sus territorios se entreno militarmente, incluido el manejo de armas, a mil doscientos miembros del futuro Movimiento 26 de Julio (Ramonet, 2006), eso para mencionar solo a la principal organizacion que luchaba contra la dictadura. Al interior de la Universidad de La Habana habia otras organizaciones que competian por obtener las simpatias estudiantiles en su rechazo a la dictadura, destacandose entre ellas el Directorio Revolucionario, organizacion que agrupaba a los estudiantes que actuaban bajo el liderazgo de la Federacion Estudiantil Universitaria en cabeza de Jose Antonio Echeverria.

3. La respuesta estudiantil

La respuesta estudiantil al golpe de estado puede ser descrita a partir de la periodizacion realizada por Harnecker (1988) quien senala cinco etapas en el periodo que va desde 1952 hasta 1959. La primera etapa va desde marzo hasta noviembre de 1952, con declaraciones y movilizaciones contra la dictadura, pero sin grandes enfrentamientos violentos; la segunda hasta julio de 1953, con un aumento de los enfrentamientos entre estudiantes y el aparato represivo de la dictadura; la tercera etapa, caracterizada por la radicalizacion del movimiento estudiantil producto del impacto ocasionado por el asalto al Cuartel Moncada, va hasta fines de 1955; la cuarta va hasta marzo de 1957, presentando el inicio de actividades de grupos armados organizados por estudiantes; y la quinta etapa va hasta el triunfo revolucionario en 1959, caracterizada por un paro universitario indefinido y la incorporacion de parte del estudiantado a la guerra de guerrillas bajo la hegemonia del Movimiento 26 de Julio.

Entre las lineas de accion estudiantil se destaco la participacion en actos publicos conmemorativos a los heroes nacionales, como la evocacion de la muerte y natalicio de Jose Marti y de Antonio Maceo, o las relativas a los heroes del movimiento estudiantil como Julio Antonio Mella y Antonio Guiteras, figuras vinculadas a la vida estudiantil y politica de Cuba que en su momento se enfrentaron a las dictaduras que gobernaban la isla en epocas diferentes (Federacion Estudiantil Universitaria, 1975). Asi mismo convirtieron en escenarios de agitacion y movilizacion las fechas de muerte de los nuevos martires que iran cayendo en la lucha contra Batista, en especial la muerte de Ruben Batista Rubio, primer caido entre los estudiantes en lucha contra la dictadura, herido por la policia en un enfrentamiento callejero y quien fallecio el 13 de febrero de 1953 (Nodal, Rojas, & Sosa, 2013). Estas fechas se utilizaron para realizar actos politicos de protesta contra la dictadura, los cuales muchas veces terminaron en enfrentamientos contra la policia y militares, dejando decenas de detenidos, heridos y muertos, lo que a su vez contribuyo a la radicalizacion del estudiantado.

Para ilustrar lo anterior resulta util el evento que relata Mencia (2007): el 15 de enero de 1953 el busto de Julio Antonio Mella amanecio manchado con una especie de asfalto, de inmediato los estudiantes se volcaron a las calles para protestar contra el ultraje que se atribuyo a esbirros del regimen, una vez los estudiantes en las calles, se desataron enfrentamientos con la policia, lo que produjo varios heridos, entre ellos el mencionado Ruben Batista. Esta seria la constante durante este periodo: a cada provocacion por parte del regimen, los estudiantes reaccionaban lanzandose a las calles a exigir la renuncia del dictador mientras la policia los atacaba con porras, gases lacrimogenos y armas de fuego.

Entre los instrumentos que los estudiantes cubanos usaron para responder al golpe de estado, ocupo un lugar importante la revista Alma Mater, publicacion universitaria que fue fundada por Julio Antonio Mella en noviembre de 1923 como organo de los estudiantes de la Universidad de La Habana. El uso de medios impresos no era extrano para los rebeldes cubanos, Jose Marti habia fundado el periodico Patria para impulsar la revolucion de 1895. La revista Alma Mater se habia dejado de publicar en mayo de 1934, aunque se habia convertido en un importante vehiculo de expresion de los estudiantes cubanos. El 12 de abril de 1952, a un mes del golpe batistiano, aparece de nuevo Alma Mater, anunciandose como portavoz de los opositores a la dictadura, lo que dejaba claro en su primera editorial: <<No podia dejar de oirse la clarinada rebelde de Alma Mater en esta coyuntura decisiva para los destinos de la patria>> (Contrera, 1989, p. 76). Esta publicacion aparecio muy ocasionalmente durante la dictadura, alcanzando doce numeros desde 1952 hasta 1956. En sus paginas se denunciaron los excesos de la dictadura tales como corrupcion, torturas y violaciones a los derechos humanos, al tiempo que alento a la lucha frontal contra el regimen. En 1958 la represion que siguio al asalto al Palacio Presidencial obligo a muchos miembros del Directorio Revolucionario a marcharse al exilio, asentandose varios de ellos en Miami, lugar donde se monto un programa radial llamado Alma Mater. En esa misma ciudad se edito un periodico semanal de igual nombre, tanto el programa de radio como el periodico se ocupaban de la realidad cubana, difundian las noticias que transmitia Radio Rebelde, la emisora de radio de los guerrilleros y alentaban la lucha contra la dictadura (Contrera, 1989).

Como se observa, al inicio de la dictadura la respuesta estudiantil se limito a declaraciones de protesta contra la ruptura del orden constitucional en un contexto de relativa tolerancia de parte de la dictadura frente a las actividades de los estudiantes. Posteriormente en la medida en que la protesta estudiantil aumento su intensidad, la represion aumento su nivel, lo que, a su vez, impulso un proceso de radicalizacion estudiantil que termino en una declaracion de guerra hacia la dictadura.

El papel de orientador de la lucha estudiantil contra la dictadura fue desempenado principalmente por la Federacion Estudiantil Universitaria, FEU, organizacion gremial de los universitarios cubanos. Creada el 20 de diciembre de 1922 en el contexto de la lucha por la Reforma Universitaria, la Federacion Estudiantil Universitaria libro una lucha entre dos lineas politicas diferentes. La primera busco salidas conciliadoras con el regimen y rechazaba la oposicion armada. La segunda fue la linea revolucionaria que, en cabeza de Jose Antonio Echeverria, primero lucho por imponerse al interior de la organizacion estudiantil, y despues, oriento el proceso de radicalizacion del estudiantado y su lucha armada contra la dictadura.

Ser dirigente estudiantil representaba un vehiculo de ascenso politico, por esta razon existian dirigentes interesados en tramitar la crisis en terminos de negociacion con la dictadura, oponiendose a medidas como la lucha armada o a cualquier desafio frontal a la misma, y buscaban frenar el impetu rebelde de los estudiantes canalizandolo por caminos de civismo, toda vez que negociando existia la posibilidad de obtener posiciones en la burocracia estatal. Incluso se acuso a algunos dirigentes de <<tramitar>> las manifestaciones de los estudiantes, es decir, acordar con la policia los recorridos y alcances de las mismas (Solar-Cabrales, 2014).

Desde el ambiente estrictamente estudiantil la principal figura fue Jose Antonio Echeverria, estudiante de Arquitectura de la Universidad de La Habana quien se destacaria por ser el mas notable vocero publico del sector universitario declarado expresamente opositor a la dictadura. Se convirtio en impulsor de una corriente antidictatorial en el interior de la Federacion Estudiantil Universitaria, y en el principal organizador del Directorio Revolucionario, organizacion clandestina de los estudiantes que con armas en mano pasaron a enfrentar a la dictadura.

A medida que resultaba claro que las movilizaciones estudiantiles y la protesta popular no eran suficientes para la restauracion del regimen constitucional anterior al golpe de estado, el sector mas politizado entre los universitarios, llego a la conclusion de la necesidad de disponer de un aparato clandestino que resultara capaz de desarrollar una lucha armada para deponer la dictadura. Con esta intencion se selecciono entre los estudiantes a los mas osados y se inicio un proceso de obtencion de armas y entrenamiento para el combate, creando el Directorio Revolucionario. Este tipo de organizacion no era nueva en Cuba, caracterizada por la participacion de los estudiantes y el uso de la violencia en la politica. El mismo nombre de directorio no era nuevo. Durante la lucha contra el dictador Gerardo Machado se creo en 1927 el primer Directorio Estudiantil Universitario, de vida efimera; en 1930 se constituye el llamado Directorio Estudiantil del 30 (Contrera, 1989). Este ultimo fue protagonista de primera importancia durante la llamada Revolucion del 33, un gobierno progresista que solo se mantuvo por espacio de tres meses, de manera que con la creacion del Directorio Revolucionario, los estudiantes estaban acudiendo al uso de un metodo ya conocido.

Como se indico, entre finales de 1955 y marzo de 1957 se desarrollo una lucha estudiantil que presentaba grandes manifestaciones y movilizaciones fuertemente reprimidas por parte del regimen. Para enfrentar la represion creciente, los estudiantes organizaron grupos armados que en ocasiones se enfrentaron a los policias y militares que atacaban las movilizaciones, y en otras ocasiones llevaron a cabo acciones armadas con el fin de liquidar a los funcionarios del regimen mayormente vinculados con la represion.

Producto de la creciente violencia de parte de la dictadura y la consecuente radicalizacion de parte del estudiantado, la Federacion Estudiantil Universitaria, por medio del Directorio Revolucionario, desarrollo la llamada <<riposta armada>> consistente en el uso de pequenos grupos de estudiantes con armas que debian enfrentarse a la policia y militares cuando estos dispararan contra las protestas. Entre las acciones mas notables realizadas en ejercicio de la <<riposta armada>> se cuenta la ejecucion del coronel Antonio Blanco Rico, jefe de la inteligencia del ejercito (Mencia, 2007). Junto a lo anterior se dio un proceso de integracion de sectores obreros a las luchas dirigidas por los estudiantes y de apoyo de estos a las expresiones de lucha obrera como huelgas, paros y la conmemoracion del primero de mayo.

A la par, Fidel Castro y sus seguidores crearon el Movimiento 26 de Julio, M-26, para enfrentarse a la dictadura. Reunieron y entrenaron una fuerza de mil doscientos hombres y mujeres. En el universo de grupos opositores era la organizacion mas fuerte por su disciplina, numero de hombres y entrenamiento (Ramonet, 2006). Castro relata la forma en que la universidad sirvio como espacio para organizar la fuerza del 26 de Julio:

En el Salon de los Martires monto Pedrito su centro de entrenamiento. La autonomia universitaria era bastante fuerte y los estudiantes se movilizaban mucho. La Colina Universitaria tenia determinada impunidad hasta un momento, durante toda una primera etapa, y entonces alli es donde iban los que protestaban. (Ramonet, 2006, p. 114)

Existe cierto consenso en torno a que el actor principal en el proceso de politizacion y radicalizacion de sectores estudiantiles fue la accion politica y militar del Movimiento 26 de Julio que capturo la atencion de los cubanos despues de su intento por tomar por asalto los cuarteles militares en las ciudades de Santiago y Bayamo en el oriente del pais, hechos conocidos popularmente como el asalto al Cuartel Moncada. Castro desde antes del golpe de estado ya era una figura politica en Cuba, conocido por sus denuncias contra la corrupcion del gobierno, la miseria en la que vivian los cubanos y la intromision de los intereses estadounidenses en la vida politica.

El 26 julio de 1953 se produjo el asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Cespedes. Esta accion fue llevada a cabo por un grupo de jovenes comandados por Fidel Castro cuando se convencen de que de parte de las distintas fuerzas politicas cubanas que se declaraban en oposicion a la dictadura no se haria nada para derrocarla (Mencia, 1985). Castro comenzo a reclutar y entrenar a sus hombres y mujeres principalmente entre los miembros de las juventudes del Partido Ortodoxo, al que Castro estaba vinculado desde hacia anos. En la operacion para el asalto al Moncada participaron ciento

veinte hombres y mujeres, todos con uniforme y grado de sargento, buscando pasar desapercibidos entre los militares del cuartel, solo llevaban zapatos de civil para reconocerse entre ellos (Ramonet, 2006, p. 122).

Si bien Castro operaba desde la Universidad de La Habana y dentro de su grupo participaban muchos estudiantes de la misma, debe senalarse, como lo indica Mencia (1980) que quienes participaron del asalto al Moncada, en su mayoria eran jovenes vinculados a un ala radicalizada del Partido Ortodoxo, procedentes principalmente de sectores populares, campesinos y trabajadores urbanos. En este punto resulta importante precisar que, si bien Castro tenia gran influencia en el movimiento estudiantil y gran parte de su labor clandestina la realizo sirviendose de la Universidad de La Habana, a la que identifico como el principal escenario de oposicion a la dictadura, la estructura clandestina que organizo solo contaba con una minoria estudiantil. Esto, segun Solar-Cabrales (2014), se explica porque durante la estadia de Castro como estudiante universitario cultivo muchos enemigos que temian su influencia en el estudiantado; a su vez, Fidel tambien desconfiaba de las dirigencias estudiantiles en la universidad, consideraba que muchos de quienes se declaraban revolucionarios solo jugaban a la revolucion sin comprometerse seriamente. Solo hasta que una nueva direccion estudiantil radicalizada lograra ocupar la jefatura de la federacion estudiantil resulto posible una accion conjunta entre la gente de Fidel y los estudiantes como grupo.

Luego del fracaso del asalto al Moncada, Fidel Castro y veintiocho sobrevivientes mas fueron condenados a penas de prision que dos anos despues seran anuladas mediante una amnistia de la dictadura que consideraba que ya no representaban peligro (Mencia, 1986a). Los recien excarcelados se exilaron en Mexico donde organizaron lo que denominaron una <<invasion>> de la isla por parte de ochenta y dos expedicionarios. Tanto el asalto al Moncada, como el tiempo transcurrido en prision y su posterior actividad en el exilio posiciono a Fidel entre los estudiantes cubanos como la figura indiscutible de la oposicion a la dictadura (Mencia, 1980), condicion que fue reconocida tambien en muchos lugares de Cuba. Zoila Rodriguez relata asi la situacion en el oriente de la isla:

Desde finales del mes de octubre de 1955 Frank Pais decidio incorporar el ARN al Movimiento Revolucionario 26 de Julio, convencido del liderazgo indiscutible de Fidel Castro, quien desde Mexico organizaba la guerra y se comprometia a traerla a Cuba en el ano 1956 al pueblo cubano. (Rodriguez, 2016, p. 12)

Esto facilitara mas adelante la casi completa cooptacion del movimiento estudiantil que termino subordinado al 26 de Julio durante la lucha guerrillera. Durante este tiempo muchas de las manifestaciones estudiantiles se realizaron en solidaridad con los presos politicos, incluyendo a los asaltantes del Moncada, exigiendo su liberacion y denunciando torturas contra ellos.

El proceso que llevo a que Jose Antonio Echeverria coincidiera con las posiciones de Castro puede rastrearse en el siguiente periplo: el 24 de febrero de 1956 en la Universidad de La Habana se anuncio la conformacion del Directorio Revolucionario, en junio adelanto en Cuba una fuerte campana de denuncia de la detencion de los hombres y mujeres del 26 de Julio en Mexico por parte de la policia de ese pais y el 26 de julio presidio los actos de conmemoracion del tercer aniversario del asalto al Moncada al tiempo que senalo la significacion historica de tales acontecimientos y denuncio los crimenes de la dictadura (Mencia, 1976).

Echeverria, durante el proceso de radicalizacion del estudiantado cubano, fue asumiendo posiciones que coincidian con las de Castro. Asi, mientras que en octubre de 1955, en clara alusion al inicio de la guerra de guerrillas que se preparaba, Castro anunciaba que para 1956 <<seremos libres o seremos martires>>, en enero de 1956 Echeverria declaraba <<a la juventud cubana nos sorprende 1956 en dramatico y turbulento proceso. no se me juzgue apasionado ni iluso; el ano de 1956, sera el de la total liberacion de Cuba. Al decir esto, ni imito, ni declaro, tal vez coincida>> (Nuiry, 2011, p. 4).

El desarrollo de los acontecimientos llevo a que las dos fuerzas mas comprometidas en el combate a la dictadura, el Movimiento 26 de Julio y la Federacion Estudiantil Universitaria, negociaran la union de sus fuerzas para derrocar a Batista. Esta union se sello en Mexico el 29 de agosto de 1956, tres meses antes del desembarco del Granma, mediante la Carta de Mexico, que definia como proposito de la union el <<derrotar a la tirania batistiana y llevar a cabo la Revolucion Cubana>>. La Carta de Mexico tiene tal importancia que con base en ella se acordo que para la fecha del desembarco del Granma las dos organizaciones harian coincidir sus acciones militares con el fin de dispersar las fuerzas de la dictadura evitando que pudieran concentrarse contra los guerrilleros prestos a desembarcar. Honrando este compromiso, el Directorio Revolucionario realizo un frustrado asalto al palacio presidencial del dictador el 13 de marzo de 1957 (Acevedo-Tarazona, 2017, p. 459).

El 30 de noviembre de 1956 en Santiago de Cuba estallaron motines organizados por Frank Pais, dirigente del Movimiento 26 de Julio en el oriente cubano (Guevara, 1969). Aunque se habia planeado hacer coincidir el desembarco de los expedicionarios del Granma con una serie de levantamientos en distintas ciudades de Cuba, lo anterior no resulto ya que el viaje del barco desde Mexico duro el doble del tiempo planeado y los levantamientos en distintos lugares de Cuba no alcanzaron a ser organizados por el 26 de Julio y sus aliados, entre estos, el Directorio Revolucionario, que no pudo organizar los ataques que debia realizar en La Habana. El 2 de diciembre de este ano Fidel Castro junto a ochenta y dos copartidarios regreso a Cuba a bordo del Yate Granma.

El 27 de noviembre de 1956, seis dias antes del desembarco del Granma, el estudiantado se lanzo a una huelga que condujo al cierre de la Universidad de La Habana por tiempo indefinido, la que solo se abrira de nuevo al triunfo de la revolucion en 1959 (Mencia, 2007), de manera que desde el inicio hasta el fin de la guerra de guerrillas, estando la universidad cerrada, para los estudiantes disminuyeron los espacios para las acciones de masas y el trabajo armado se puso a la orden del dia. Esto facilita comprender por que el movimiento estudiantil revolucionario termino siendo absorbido por el Movimiento 26 de Julio.

La lucha guerrillera no comenzo nada bien. Los invasores fueron descubiertos al desembarcar, muriendo la mayoria de ellos; catorce sobrevivientes lograran llegar hasta la Sierra Maestra e iniciaran la consolidacion de una pequena guerrilla. El 17 de enero de 1957 se produjo el primer combate victorioso para los guerrilleros en La Plata, en adelante el balance general se torno favorable para Castro y sus hombres y mujeres, quienes cada dia sumaban apoyos en campos y ciudades (Guevara, 1969), seduciendo a amplios sectores de la poblacion, entre ellos al estudiantado que vio en los guerrilleros a los mas decididos combatientes contra la dictadura.

La importancia de las acciones del Moncada y el desembarco del Granma respecto al movimiento estudiantil cubano radica en que captaron la atencion de sectores juveniles cada vez mas numerosos que seguian su propia ruta de radicalizacion. El enfrentar abiertamente la dictadura mediante la lucha armada ponia al Movimiento 26 de Julio y a Castro, como los principales protagonistas de la lucha contra la dictadura dotandolos de un formidable prestigio que atrajo a los estudiantes.

El 13 de marzo de 1957 Echeverria dirigio la operacion militar del Directorio Revolucionario para tomar por asalto el Palacio Presidencial de Batista (Federacion Estudiantil Universitaria, 1974). Tambien tomaron la emisora Radio Reloj para anunciar la muerte del dictador y difundir un llamamiento al pueblo cubano para que se alzase contra la dictadura (Chomon, 2007). Fracasado el intento de ejecutar al dictador, los atacantes se retiraron y Echeverria murio combatiendo contra la policia. Ese mismo dia Echeverria habia redactado un documento que se conocio como su testamento politico. En el reitero su disposicion a asumir las consecuencias que implicaba el luchar contra el regimen, senalando que cumplia con las obligaciones contraidas al firmar la Carta de Mexico, convocaba al pueblo cubano a la resistencia civica contra la dictadura, a abstenerse de apoyarla de cualquier manera, y en cambio, apoyar a quienes se habian volcado a las armas para combatirla, vinculo la lucha contra la dictadura a las luchas del heroe nacional Jose Marti por la libertad de la patria y definio a los estudiantes como la vanguardia de la lucha de ese momento (Nuiry, 1965).

De manera que los estudiantes universitarios desempenaron un papel de primer orden durante la toma del poder por parte de los revolucionarios cubanos. En sintonia con ello, la educacion superior recibio un tratamiento prioritario por parte de la revolucion desde su llegada al poder: en 1962 se establecio la politica de universalizacion de la educacion superior que llevo a implementar un sistema que brinda a todo cubano la posibilidad de matricularse en cualquier programa de pregrado mediante la gratuidad del sistema y la cobertura del mismo en cada uno de los municipios del pais (Santos-Gutierrez & Lopez-Segrera, 2008). Como resultado, la revolucion establecio un modelo socioeconomico que garantizo a la poblacion cubana el acceso a politicas estatales marcadas por <<.formulas de desarrollo sociopolitico para garantizar empleo, salud, erradicacion del hambre y la pobreza, educacion y prevision social con oportunidad de acceso universal y con un alto grado de cohesion y de solidaridad interna y hacia el mundo>> (Fernandez-Rios, 2016).

La trascendencia que el liderazgo de la revolucion reconocio a los universitarios se extendio fuera de las fronteras de la isla. Luego de tomarse el poder, en 1959 se realizaron giras que recorrieron varios paises latinoamericanos; estas llevaron a que dirigentes cubanos se entrevistaran con lideres estudiantiles de paises como Mexico, Colombia, Panama, Chile, Argentina y Venezuela (GarciaTerres, 1959). Esta cercania con los universitarios latinoamericanos se comenzo a forjar incluso antes del triunfo revolucionario. Durante la lucha guerrillera, delegaciones del movimiento insurgente recorrieron el continente en busca de solidaridad politica y apoyo economico para la guerra que se libraba contra la dictadura. Entre los paises visitados por estas delegaciones se encuentra Argentina, cuya Universidad de Buenos Aires recibio a Jose Antonio Echeverria, presidente de la Federacion Estudiantil Universitaria de Cuba, y jefe guerrillero, (Califa, 2013). Ricardo Lara, guerrillero colombiano, da cuenta de que en 1958 delegaciones de cubanos recorrieron colegios y universidades de Colombia en busca de la solidaridad de los estudiantes colombianos hacia la lucha guerrillera en Cuba (Castano-Hernandez, 1984). En Venezuela tambien se desplego la solidaridad de los universitarios: durante 1958 se desarrollo la campana <<un bolivar para la Sierra>>, de la que se afirma reunio un millon en fondos para la guerrilla castrista (Ocando, 2008).

Todo lo expuesto confluyo hacia la decision politica por parte de un sector cada vez mas amplio del movimiento estudiantil para enfrentarse mediante las armas de manera abierta a la dictadura, aspecto que llevo a que tal movimiento fuera practicamente absorbido por el Movimiento Revolucionario 26 de Julio que desempeno el papel de vanguardia en la lucha contra la dictadura, en especial, despues de la muerte de Echeverria, el principal dirigente estudiantil de la Federacion Estudiantil Universitaria y su Directorio Revolucionario.

4. Conclusiones

La juventud cubana de mediados del siglo XX aparecio como nuevo actor de los procesos politicos de su pais. Tal irrupcion politica de la juventud estuvo marcada en buena medida por su ingreso masivo a la universidad, espacio que les mostro un mundo cuyos horizontes iban mas alla de las fincas y fabricas de sus padres; en las universidades los jovenes se encontraron con filosofias y movimientos politicos que cuestionaban la realidad cubana y proponian programas para su transformacion. En este ambiente no pocos jovenes encontraron proyectos en los que pudieron expresar su rebeldia ante realidades que consideraban injustas; ese sentimiento de rebeldia en los jovenes fue estimulado por la escuela cubana que durante decadas habia desarrollado una campana de propaganda en torno al heroe de la independencia Jose Marti y su ideario politico, el que despues se convirtio en estandarte de los jovenes estudiantes universitarios rebeldes.

En contraste con la forma timida en que reaccionaron distintos sectores de la sociedad cubana ante el golpe de estado de 1952, los estudiantes de sus universidades y de algunos colegios, de inmediato expresaron su rechazo y denunciaron la dictadura como un golpe criminal contra el regimen constitucional, presentandose un predominio de la Universidad de La Habana sobre el movimiento de lucha contra la dictadura, predominio que se explica por la gran influencia historica que esta universidad ha ejercido en la vida politica de la isla debido a su antiguedad y a su tamano gigantesco en comparacion con otras universidades de Cuba. Ademas, una tradicion de respeto a la autonomia de la Universidad de La Habana, traducida en el no ingreso de la policia a sus terrenos, permitio un amplio margen de maniobra politica a los estudiantes y a otros sectores que pudieron reunirse alli y organizar diversas formas de denuncia y combate contra la dictadura.

Durante la existencia de la dictadura, dentro del movimiento estudiantil cubano opero un proceso de lucha interna entre dos tendencias: una revolucionaria que se oponia abiertamente a la dictadura y se radicalizaba progresivamente a favor de la lucha armada, y una tendencia conciliadora que buscaba la negociacion politica como forma de solucionar la crisis. En la medida en que la violencia se intensifico, el sector radical logro imponerse sobre el conciliador y obtuvo el apoyo amplio de sectores de la masa estudiantil que se lanzaron a la lucha armada para derrocar la dictadura. Se trato de un movimiento estudiantil que desde el inicio de la dictadura desempeno un papel de primer orden en la oposicion al regimen, y que en la medida en que la violencia se intensifico, fue siendo opacado y absorbido por el Movimiento 26 de Julio, la fuerza politica dominante en el proceso revolucionario.

La Revolucion Cubana fue el detonante de una juventud inconforme con su realidad, que vio en esta propuesta, la unica forma de realizar un cambio en la sociedad. La universidad latinoamericana se convirtio en un fortin de ideologias y la revolucion realizada por Fidel Castro, el Che Guevara y Camilo Cienfuegos traspaso las fronteras de la isla con la teoria del foco (Acevedo-Tarazona, 2016, p. 360). Los estudiantes latinoamericanos dejaron los libros para tomar las armas y tratar de consolidar el sueno revolucionario en toda America Latina, un ejemplo de ello es la constitucion del Ejercito de Liberacion Nacional en Colombia.

doi:https://dx.doi.org/10.11600/1692715x.17105

Lista de referencias

Acevedo-Tarazona, A. (2016). Memorias de una epoca: el movimiento estudiantil en Colombia en los

anos sesenta y setenta del siglo XX. Bucaramanga: Universidad Industrial de Santander. Acevedo-Tarazona, A. (2017). 1968. Historia de un acontecimiento: utopia y revolucion en la

universidad colombiana. Bucaramanga: Universidad Industrial de Santander. Califa, J. S. (2013). El temprano impacto de la Revolucion Cubana en el movimiento estudiantil argentino. El caso de la Universidad de Buenos Aires, 1959-1962. Nuevo Mundo Mundos Nuevos. doi:10.4000/nuevomundo.64973

Recuperado de: http://journals.openedition.org/nuevomundo/64973. Castaneda, J. (1995). La utopia desarmada. Barcelona: Ariel.

Castano-Hernandez, O. (1984). El guerrillero y el politico. Bogota, D. C.: Oveja Negra.

Castro, F. (1996). Discurso en el acto homenaje a los martires del asalto al Palacio Presidencial, el 13 de marzo de 1962. La Habana: Versiones Taquigraficas del Consejo de Estado.

Contrera, N. (1989). Alma Mater, la revista de Mella. La Habana: Editorial de Ciencias Sociales.

Chomon, F. (2007). La hombrada de Jose Antonio. En E. Oltuski, H. Rodriguez, & E. Torres-Cueva (Ed.), Memorias de la revolucion (pp. 194-206). La Habana: Imagen Contemporanea.

Federacion Estudiantil Universitaria. (1974). Historia de una lucha. La Habana: FEU.

Federacion Estudiantil Universitaria. (1975). Los estudiantes frente a las tiranias. La Habana: FEU.

Fernandez-Rios, O. (2016). La revolucion cubana en un nuevo contexto historico. Revista de Politicas Publicas, (Numero Especial), 51-62.

Garcia-Terres, J. (1959). Diario de un escritor en La Habana. Universidad de Mexico, 13(7), 3-8.

Guadarrama, P. (2005). Etapas principales de la educacion superior en Cuba. Rhela, (7), 49-72.

Guevara, E. (1969). Pasajes de la guerra revolucionaria. Mexico, D. F.: ERA.

Harnecker, M. (1988). Jose Antonio Echeverria: el movimiento estudiantil en la Revolucion Cubana. La Habana: Taller Popular.

Hobsbawm, E. (1998). Historia del siglo XX. Buenos Aires: Critica.

Kalfon, P. (1997). Che. Ernesto Guevara: una leyenda de nuestro tiempo. Barcelona: Plaza y Janes. Laurencio-Leyva, A., & Garcia-Hernandez, A. (2018). La reforma universitaria de 1962: un hito para la educacion superior cubana. Revista Cubana de Educacion Superior, (1), 64-74.

Lupianez-Reinlein, J. (1985). El movimiento estudiantil en Santiago de Cuba 1952-1953. La Habana: Editorial de Ciencias Sociales.

Mencia, M. (1976). La Carta de Mexico. La Habana: Bohemia.

Mencia, M. (1980). La prision fecunda. La Habana: Editora Politica.

Mencia, M. (1985). El grito del Moncada. Bohemia. Recuperado de: http://bohemia.cu/old/moncada60- aniversario/El%20grito%20del%20Moncada/El-grito-del-moncada.html.

Mencia, M. (1986a). El grito del Moncada. La Habana: Editorial Politica.

Mencia, M. (1986b). Tiempos precursores. La Habana: Editorial de Ciencias Sociales.

Mencia, M. (2007). El Directorio Revolucionario y la FEU de Jose Antonio Echeverria. En E. Oltuski, H. Rodriguez, & E. Torres-Cueva (Ed.), Memorias de la revolucion (pp. 166-193). La Habana: Imagen Contemporanea.

Moro, S. (2004). Nostalgias de una habanera del cerro. La Habana: La Memoria.

Nodal, M., Rojas, A., & Sosa, I. M. (2013). Bosquejo historico del desarrollo del movimiento estudiantil universitario en Cuba. Pedagogia Universitaria, XVIII(2), 15-25.

Nuiry, J. (1965). Jose Antonio a traves de su testamento politico. La Habana: Universidad de La Habana.

Nuiry, J. (2011). Cuando la unidad pario jovenes invencibles. Juventud Rebelde. Recuperado de: http://www.juventudrebelde.cu/cuba/2011-08-29/cuando-la-unidad-pario-jovenes-invencibles.

Ocando, C. (2008). Revelan detalles de entrega secreta de armas a Castro. El Nuevo Herald. Recuperado de: https://www.elnuevoherald.com/noticias/article1931719.html.

Oroz, F. (2007). El movimiento estudiantil en la revolucion cubana. Aportes ideologicos a la construccion de una nueva hegemonia. Recuperado de: https://fyl.academia.edu/FlorenciaOroz.

Portantiero, J. (1978). Estudiantes y politica en America Latina: el proceso de la reforma universitaria (1918-1938). Mexico, D. F.: Siglo XXI.

Ramonet, I. (2006). Fidel Castro, biografia a dos voces. Bogota, D. C.: Debate.

Rodriguez, Z. (2016). Presencia de Frank Pais Garcia en la lucha estudiantil de Guantanamo contra la dictadura de Fulgencio Batista. Santiago, (Especial), 5-19.

Rojas, R. (2015). Historia minima de la Revolucion Cubana. Mexico, D. F.: El Colegio de Mexico.

Santos-Gutierrez, S. C., & Lopez-Segrera, F. (2008). Revolucion cubana y educacion superior. Avaliacao, 13(2), 391-424.

Segrelles-Alvarez, C. (2018). La Revolucion Cubana y la iglesia catolica: historia de un desencuentro. GeoGraphos, 9(102), 1-47.

Solar-Cabrales, F. J. (2014). Entre el golpe y el asalto: la Universidad de La Habana antes del 26 de julio de 1953. Santiago, (133), 129-139.

Taibo II, P. (2009). Tony Guiteras: un hombre guapo. La Habana: Editorial de Ciencias Sociales.

Articulo recibido en agosto 2 de 2018; articulo aceptado en octubre 24 de 2018 (Eds.)

Alvaro Acevedo-Tarazona **

Profesor Universidad Industrial de Santander, Colombia.

Emilio Lagos-Cortes ***

Candidato a Magister Universidad Industrial de Santander, Colombia.

* Este articulo corto se ocupa de las dinamicas en las que se desenvolvio el movimiento estudiantil universitario en Cuba durante la guerra contra la dictadura de Batista entre los anos de 1956 y 1959. Hace parte del trabajo de investigacion, Una cronica de 1968 en Colombia. Live fast, die young, que se desarrolla desde mayo de 2017 y que aun esta en curso, de uno de los autores para obtener el titulo de Magister en Historia en la Universidad Industrial de Santander. Esta investigacion cuenta con financiacion institucional de la Vicerrectoria de Investigacion y Extension de la Universidad Industrial de Santander. Codigo 2409. Area: Humanidades; subarea: Historia.

** Posdoctorado en Ciencias de la Educacion, Universidad Pedagogica y Tecnologica de Colombia. Doctor en Historia, Universidad de Huelva. Profesor titular Universidad Industrial de Santander. Orcid: 0000-0002-3563-9213. Indice H5: 9. Correo electronico: acetara@uis.edu.co

*** Abogado, Universidad Industrial de Santander. Candidato a Magister en Historia, Universidad Industrial de Santander. Orcid: 0000-0001-65689388. Correo electronico: emiliolagos79@hotmail.com
COPYRIGHT 2019 Centro Internacional de Education y Desarrollo Humano (Cinde) y Universidad de Caldas
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2019 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Acevedo-Tarazona, Alvaro; Lagos-Cortes, Emilio
Publication:Revista Latinoamericana de Ciencias Sociales, Ninez y Juventud
Article Type:Ensayo
Date:Jan 1, 2019
Words:8051
Previous Article:Intergenerational relationships, emancipation and independence of Chilean students/ Relaciones intergeneracionales, emancipacion e independencia de...
Next Article:Discourse of the Chilean state the protection of children and young people's rights/ Discurso estatal chileno en la proteccion de los derechos de...
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters