Printer Friendly

Universitarios desempleados.

Una paradoja del empleo en Mexico es que las personas de mayor escolaridad tienen menos probabilidades de encontrarlo. Segun las cifras de Reforma ("Crece en 2006 el desempleo", 20070119), hay tres veces mas desempleados con educacion superior o media superior (33%), que con primaria incompleta (11%).

Esto es congruente con el desastre educativo. La educacion no esta regida por el gusto de aprender y de ensenar, sino por la demanda social de credenciales y las demandas politicas de los sindicatos, universidades y partidos. Por eso, la educacion superior recibe un gasto publico desproporcionado en relacion con la educacion basica, ya no se diga la educacion para adultos y la ensenanza de oficios, que tienen poco peso politico. Por eso, Mexico produce mas universitarios de los que puede ocupar, con una capacitacion inadecuada para lo que hace falta y, ademas, no orientados a crear empleo, sino a tratar de conseguirlo.

A los plomeros no les falta trabajo, y lo encuentran mas facilmente que los graduados universitarios. No solo eso: muchos plomeros ganan mas que muchos universitarios. Pero no hay presupuesto para la formacion de mas y mejores plomeros, ya no digamos creditos para que se equipen mejor. Si, en vez de gastar cientos de miles de pesos en producir un licenciado en vaguedades (o, peor aun, hacerlo endeudarse para sacar el titulo), se dijera a los aspirantes: ?Que prefieres? Que te preste cien mil pesos para que compres herramienta y materiales, si apruebas un examen practico riguroso de plomero (electricista, carpintero, soldador) o que me gaste varias veces eso en que saques un titulo universitario ... Millones de jovenes preferirian la opcion sensata, para ellos y para el pais.

A pesar de lo cual, el candidato Felipe Calderon prometio subsidiar las cuotas del Seguro Social del primer ano de empleo de los jovenes universitarios, para facilitar que fueran contratados. Como suele suceder, la idea se fue volviendo otra cosa (y empeorando), al pasar de un escritorio a otro. Se extendio de los egresados recientes a toda clase de personas, aunque tengan empleo, siempre y cuando nunca hayan estado en el Seguro Social. Se enredo en toda clase de precauciones (para evitar abusos), atenuaciones (para limitar el reembolso a las empresas) y tramites (para hacerlo efectivo). No llegara muy lejos.

En primer lugar, porque el beneficio neto para las empresas (despues de restar los costos de tramitar el incentivo) es pequeno y pasajero. No se compara con la carga (pesada y permanente) de echarse el compromiso de un empleo de planta adicional. La carga se justifica si la empresa tiene oportunidades crecientes en el mercado, no incentivos dudosos.

En segundo lugar, porque el subsidio a la inscripcion aumenta los problemas del Seguro Social, que esta en quiebra (y no solo financiera). Lo que al Seguro le conviene es tener derechohabientes de altos ingresos que jamas pidan servicio: que paguen las cuotas como un impuesto adicional. Ha logrado lo mismo con los de bajos ingresos, obligandolos a pagar cuotas adicionales en especie (horarios limitados, lugares y turnos fijos, viajes, antesalas y vueltas), para ahuyentarlos. Es asombrosa la cantidad de asegurados que prefiere acudir a los dispensarios para pobres (de la Secretaria de Salud, de las parroquias). Los dispensarios fueron creados para los que no tienen seguro, ni recursos para acudir a la medicina privada. Sin embargo, un tercio o mas de sus pacientes estan en el Seguro. Prefieren ir a los dispensarios y pagar cuotas simbolicas, porque pierden menos tiempo.

Las cuotas en especie que cobra el Seguro son altisimas para el asegurado, para la empresa y para el pais. La productividad perdida por tanta gente en viajes y antesalas, la congestion y contaminacion generadas por tanto transporte innecesario (es imposible consultar nada por telefono, para todo hay que ir), el trato burocratico, el agravamiento del paciente mientras sigue esperando, son cuotas francamente destructivas. Convencen a muchos de que buscar remedio en el Seguro es peor que la enfermedad.

El Gobierno del Distrito Federal creo un incentivo analogo en 2002: reducir a la quinta parte, por un ano, el impuesto sobre nominas de las empresas. Fue inoperante. Alguna microempresa que tuvo la inocencia de pretender cobrarlo, se llevo la sorpresa de que no habia otras intentandolo, de que nadie sabia como atender su solicitud y de que los requisitos cambiaban de una visita a otra. Como el tiempo es valioso, cosa que no ven los burocratas, desistio.

La legislacion (laboral, fiscal, etc.) deberia estratificarse, diferenciando las obligaciones segun el tamano de las empresas: reducir al minimo la carga de las pequenas y eximir por completo a las microempresas. Eso si fomentaria el empleo.
COPYRIGHT 2007 Editorial Contenido, S.A. de C.V.
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2007 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:desempleo de graduados universitarios
Author:Zaid, Gabriel
Publication:Contenido
Article Type:Columna
Date:Apr 1, 2007
Words:838
Previous Article:Se acerca la primavera.
Next Article:ECOCE lucha por reciclar los envases de plastico.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters