Printer Friendly

Una mirada a la epidemiologia y al control de la leishmaniasis zoonotica en Colombia.

A GLANCE ON THE EPIDEMIOLOGY AND ZOONOTIC LEISHMANIASIS CONTROL IN COLOMBIA

CONTEXTO GENERAL

La leishmaniasis agrupa varias infecciones que son causadas por protozoos del genero Leishmania (Kinetoplastida: Trypanosomatidae) (1, 2), que son transmitidos a los humanos y a otros mamiferos por la picadura de una hembra infectada del Plebotomus, vector hematofago del viejo mundo (2) y Lutmozyia en el nuevo mundo (2,3,4). La infeccion en el hombre se puede dar a partir de parasitos provenientes de un reservorio animal (ciclo zoonotico) (3,5), o a partir de parasitos que el vector ha tomado de otro hospedero humano (ciclo antroponotico) (5,6). Los cuadros clinicos producidos son diversos y dependen de la especie infectante y la inmunidad del hospedero (1,3,6). La especie infectante esta determinada por el vector que la transmite y, a su vez, la presencia del vector esta determinada por las condiciones ecologicas de cada region (7). La leishmaniasis ha sido registrada en aproximadamente 88 paises del mundo, y se calcula que ocurren anualmente en el mundo alrededor de 12 millones de casos de leishmaniasis y existen aproximadamente 350 millones de personas en riesgo de contraer la enfermedad (2,6).

La leishmaniasis humana presenta diversas manifestaciones clinicas, y se describen la leishmaniasis cutanea (LC), la leishmaniasis mucosa o mucocutanea (LM) y la leishmaniasis visceral (LV) (8). La LV es causada por Leishmania donovani en el viejo mundo y por Leishmania infantum tanto en el viejo como en el nuevo mundo (9,10); es la mas severa de las formas, en la que la ausencia de tratamiento puede causar la muerte de las personas infectadas, especialmente a los menores de cinco anos (7,8).

Las formas agudas de LV tienen inicio subito de escalofrios y fiebre alta que a veces se hace periodica; al transcurrir el tiempo, se presenta hepatomegalia y/o esplecnomegalia, anemia y perdida de peso, en especial en infantes con problemas de desnutricion (9,11). La esplenomegalia puede llegar hasta la fosa iliaca izquierda, aunque el bazo se palpa blando y poco doloroso (8,12). Tambien hay manifestaciones hemorragicas. La muerte sobreviene cuando se presentan infecciones como neumonia bacteriana o septicemia, tuberculosis o disenteria (11). El periodo de incubacion puede variar desde los 10 dias a un ano, siendo la media de 2 a 9 meses (11,12).

Existe un numero considerable de especies de Leishmania que causan Leishmaniasis cutanea (LC) o leishmaniasis mucosa (LM), las cuales no son fatales, pero causan una elevada morbilidad en la poblacion localizada en las areas endemicas (8,13,14). Las formas clinicas varian desde lesiones cerradas como papulas, nodulos y placas que pueden ser de aspecto verrugoso, hasta las formas ulceradas (8,15). En Colombia, la presentacion mas frecuente es la ulcera indolora con compromiso linfangitico y adenopatia regional (8). Las lesiones se localizan por lo general en cara, brazos y piernas (15,16); se inician con la presencia de pequenas papulas rojas, que se convierten gradualmente en pequenos nodulos firmes que se ulceran gradualmente (15,16). Algunos pacientes jamas se ulceran y presentan lesiones nodulares (17). Cuando se presentan ulceras, estas son usualmente redondeadas, con un fondo limpio de aspecto granular y bordes hiperemicos y engrosados, que se tornan indoloros (15,16,17). Si no hay infeccion bacteriana ni micotica asociada, el paciente no presenta eritema ni descamacion de la piel (16).

Un grupo variable de pacientes, entre 5 y 30% segun el area geografica, puede presentar diseminacion a mucosas (8,15). Usualmente se encuentran comprometidas las mucosas del tracto respiratorio superior, en particular el septum nasal, y consiste en edema, hiperemia, ulceracion y necrosis (8,16). Si la lesion mucosa es mas agresiva, se puede presentar no solo la deformacion, el ensanchamiento y la perforacion del tercio distal del tabique, sino tambien la perdida del soporte cartilaginoso de las aletas nasales y la consecuente caida de la punta nasal a la que se le conoce comunmente como "nariz de tapir" o "pico de loro" (16). Estas lesiones pueden presentarse simultaneamente con la lesion primaria en piel o aparecer meses o anos despues de que una lesion cutanea ha cicatrizado espontaneamente o en respuesta al tratamiento especifico (17). Cerca del 50% de los casos se manifiesta durante los dos primeros anos posteriores a la aparicion de la ulcera cutanea inicial, se observa una cicatriz antigua en el 90% de los casos de leishmaniasis mucosa (8).

La leishmaniasis cutanea difusa es una forma anergica de la enfermedad, con multiples lesiones cutaneas que comienzan con una papula o con un nodulo, que tarda de tres meses a varios anos en diseminarse (18). Es producida por L. mexicana, L. amazonensis y L. pifanoi en America y por L. tropica en Africa (17,18). En esta forma de presentacion de la enfermedad, el paciente no esta inmunosuprimido, su anergia es especifica ante el parasito, la leishmanina es negativa y el tratamiento farmacologico es inefectivo una vez que la enfermedad se ha diseminado, aunque hay buena respuesta a la inmunoterapia (8,18). Se han registrado menos de 10 casos en Colombia (18).

Se considera que de las 15 especies de Leishmania que se reconocen como agentes causales de enfermedad en el hombre, 13 son zoonosis naturales bien reconocidas (Tabla 1). Sin embargo, se piensa que solo dos especies presentan parametros de transmision antroponotica (L. donovani y L. tropica) (19). La distribucion geografica de la Leishmaniasis esta limitada por la presencia de los insectos flebotomineos vectores y su ecoepidemiologia, asi como de la capacidad de mantener el desarrollo interno de una Leishmania sp. especifica. (6,19,20) (Tabla 1).

Existen 66 paises del viejo mundo y 22 del nuevo mundo que son endemicas para la leishmaniasis humana (21, 22). Segun la Organizacion Mundial de la Salud (22), la incidencia de la leishmaniasis no se distribuye uniformemente en todas las areas endemicas. Cerca del 90% de los casos de leishmaniasis cutanea ocurren en siete paises (Afganistan, Algeria, Brasil, Iran, Peru, Arabia Saudita y Siria), mientras que el 90% de los casos de Leishmaniasis visceral ocurren en areas rurales y suburbanas de cinco paises (Bangladesh, India, Nepal, Sudan y Brasil). Asi mismo, se desconoce la incidencia y prevalencia real de la enfermedad, porque solo en 33 de los 88 paises endemicos la leishmaniasis es una enfermedad de notificacion obligatoria (22).

En Colombia la leishmaniasis se presenta en forma endemica y se encuentra en el 91% de todo el territorio ubicado bajo los 1750 m.s.n.m (23,24); ademas, produce las tres formas clinicas principales de la enfermedad, es decir, la mucosa, visceral y cutanea. Los focos se encuentran en una gran diversidad de regiones naturales que incluyen zonas selvaticas de la Costa Pacifica (24) y del Amazonas, areas de bosque seco tropical como la Costa Caribe, la region andina donde se cultiva el cafe y areas de llanos y desiertos localizadas en region interandina, tambien en el oriente del pais y en la peninsula de la Guajira (25). Se ha demostrado la presencia de seis especies de Leishmania (tabla 2) y se han descrito 125 especies de flebotomineos, aunque solo siete de ellas se han encontrado naturalmente infectadas con Leishmania e incriminadas como vectoras (8). Esta diversidad de especies de parasitos y vectores hace mas compleja la caracterizacion ecoepidemiologica y el control de la enfermedad en el pais (3,26).

De acuerdo con los reportes del Sistema de Vigilancia en Salud Publica SIVIGILA (27) y con la informacion reportada por Sanchez (26), en el ano 2004 se reportaron 11.298 casos de leishmaniasis en todas sus formas, en el 2005 fueron informados 18.097 y 8.447 en el ano 2006, de los cuales 8.295 (98.2%) corresponden a leishmaniasis cutanea (LC) (INS) (Tabla 3). En cuanto a la LC, se ha comprobado que la transmision es altamente heterogenea, y se observa que una pequena proporcion de municipios reportan la mayor parte de todos los casos notificados (el 50% de los casos son notificados solo por el 1.9% de los municipios del pais) (28). El incremento de los casos de LC se ha atribuido a la migracion, al incremento de los cultivos ilicitos, al conflicto armado y a los cambios en el comportamiento de los vectores; este ultimo aspecto esta relacionado con los factores climaticos o con actividades humanas que favorecen la colonizacion del vector en nuevos ambientes (28,29).

CICLOS EPIDEMIOLOGICOS DE TRANSMISION EN COLOMBIA

De acuerdo con el Ministerio de Proteccion Social de Colombia (8), existen tres ciclos de transmision de la leishmaniasis cutanea en el pais: la leishmaniasis cutanea zoonotica de transmision selvatica, la leishmaniasis cutanea zoonotica y antroponotica de transmision peridomestica y la leishmaniasis cutanea urbana. La forma visceral se caracteriza por estar restringida a ciertas areas geograficas y, al igual que la LC, se ha iniciado su proceso de urbanizacion. A continuacion se describen estos ciclos:

a. La leishmaniasis cutanea zoonotica de transmision selvatica

Se presenta cuando el hombre penetra a los ciclos de transmision que son mantenidos por los reservorios silvestres y entra en contacto con los vectores infectados, por lo que se convierte en hospedero accidental del parasito (3,8). Los casos se presentan predominantemente en grupos de varones adultos, que por su ocupacion ingresan a zonas selvaticas humedas, deforestadas e intervenidas por la actividad humana (3,8). Existe subregistro en la notificacion de esta forma de transmision (3). Se han descrito como reservorios de la enfermedad en las selvas colombianas: Choloepus hoffmani (perezoso de dos dedos), Bradypus griseus (perezoso de tres dedos), posiblemente roedores del genero Proechimys sp (rata espinosa) y canidos del genero Procyon sp (el mapache o zorra manglera) (8).

En el pais se reportaron, en el ano 2005, 10.132 casos nuevos de leishmaniasis cutanea (Tabla 3), de los cuales por lo menos 8.000 casos se presentaron en personal de las fuerzas militares de las zonas rurales o selvaticas de Colombia (27); se considera que un 8% de este personal adquiere la enfermedad despues de un ano de permanencia en la zona endemica (3,25).

b. La leishmaniasis cutanea zoonotica y antroponotica de transmision peridomestica

Se presenta en la zona rural por la adaptacion de los vectores a los ambientes domiciliarios y peridomiciliarios (8). El vector se reproduce en cultivos y criaderos de animales en cercania de las casas y se ha presentado su domiciliacion con habitos de picadura intradomiciliaria, lo que facilita su interaccion con cualquier miembro del nucleo familiar, produce casos de leishmaniasis cutanea en mujeres y ninos e incrementa los riesgos de transmision a todos los grupos etarios (3,28). Se sugiere que los reservorios de importancia en este ciclo de transmision son: Melanomys caliginosus (raton silvestre), Microryzomys minutus (raton enano), Ratus rattus (rata), Sylvilagus braziliensis (conejo de paramo), Didelphis marsupialis (chucha, fara, runcho), Micoureus demerarae (comadrejita cenicienta, marmosa), Cannis familiaris (perro) y el hombre (8,22). Estudios en Brasil han sugerido la probabilidad de que el hombre puede actuar como reservorio intradomiciliar del protozoario (29,30), sirviendo como fuente de infeccion para los flebotomineos adaptados a este medio, y posteriormente infectar a otro miembro de la familia, especialmente a ninos de corta edad que desarrollan la mayoria de sus actividades en el intra o en el peridomicilio proximo (8,29,30).

c. La leishmaniasis cutanea urbana

En los departamentos de Sucre, Santander y Cundinamarca (8,31), se ha reportado la ocurrencia de casos de leishmaniasis cutanea urbana, asociados con la presencia del vector (Ministerio de Proteccion).

d. La leishmaniasis visceral focalizada

En el nuevo mundo es ampliamente aceptado que la especie Leishmania chagasi es un sinonimo de Leishmania infantum, la cual es descrita como el agente causal de la LV (5,20,21). Los focos mas importantes de Leishmaniasis visceral zoonotica se encuentran distribuidos a lo largo de la cuenca del rio Magdalena, en los departamentos de Huila, Tolima y Cundinamarca (8,23). Se han reportado otras areas de transmision en las sabanas de Bolivar, Sucre, Cordoba, Guajira y Santander. En estas zonas habitan de forma concomitante los vectores Lutzomyia longipalpis (centro del pais) y Lutozomyia evansi (Costa Caribe), involucrados en la transmision (32).

A diferencia de la LC, la LV esta mas restringida a ciertas areas en el pais (8,32). El mayor numero de casos de LV en los ultimos cinco anos se han presentado en los departamentos de Cordoba, Sucre, Bolivar, Tolima y Huila (8,27). Los reservorios de mayor importancia son el Didelphis marsupialis (chucho, fara, runcho), Cannis familiares (perro) (8) y el hombre (8,32,33). El perro actua como el principal reservorio domestico en todo el mundo, porque constituye la fuente de infeccion mas importante dentro del ciclo de transmision en zonas endemicas (32,34,35).

La susceptibilidad del hombre adulto a L. infantum es baja, siendo comunes las infecciones asintomaticas en poblacion saludable (36), aspecto que se ha descrito en Colombia porque entre el 51 y 75% de la poblacion presenta pruebas serologicas reactivas para leishmania infantum (8,27), lo que sugiere que se presentan cuadros asintomaticos o subclinicos que pueden ser explicados por bajos niveles de parasitos que permanecen circulando (8,27,36).

La enfermedad clinica esta asociada con la edad (infantes menores de dos anos son los mas afectados), desnutricion e inmunosupresion (por ejemplo, co-infeccion VIH) (14,20,37). La reemergencia de esta importante zoonosis esta relacionada con factores que no han sido claramente identificados y caracterizados, pero que estan asociados con modificaciones climaticas atribuidas al calentamiento global, asi como con factores relacionados con el comportamiento humano (21).

La coinfeccion con el sindrome de inmunodeficiencia adquirida se ha reportado en los ultimos anos (18,38), en los cuales se presenta un inusual comportamiento; se ha sugerido su inclusion dentro de la lista de enfermedades oportunistas que definen el SIDA, por parte la Organizacion Mundial de la Salud (22) y el Center for Disease Control and Prevention (CDC) (18). En los pacientes con SIDA, cualquier especie de Leishmania que afecte la piel puede generalizarse y originar compromiso visceral y parasitar celulas del sistema de macrofagos, localizados en diversos tejidos u organos, inclusive en el sistema nervioso central, es decir que la localizacion de las lesiones no depende de la especie del parasito, sino del estado inmunologico del paciente (18). La combinacion de la leishmaniasis con la infeccion por el VIH es un nuevo cuadro patologico que ha de abordarse con urgencia (38). Incluso cuando los pacientes coinfectados reciben tratamiento adecuado, las recaidas son frecuentes y el desenlace suele ser fatal (22,38).

e. La leishmaniasis visceral urbana

El fenomeno de urbanizacion de la leishmaniasis se ha dado en Colombia por la presencia de L. evansi en domicilio y peridomicilio; casos reportados en la ciudad de Sincelejo (8), la presencia de Lutzomyia longipalpis en la ciudad de Medellin (31) y la de un foco suburbano de LV en el canon del Chicamocha (Santander) (39) obligan a estar alerta ante la existencia de focos de transmision peridomesticos de leishmaniasis visceral en el sector urbano en Colombia (8,31,39).

MEDIDAS DE INTERVENCION

Tradicionalmente, los metodos de control de la leishmaniasis se han centrado en las siguientes medidas: tratamiento de las personas afectadas, disminucion de la densidad del vector, e identificacion y eliminacion de caninos infectados; esta ultima en el caso de la LV (2,34,40). Teniendo en cuenta el impacto que produce la leishmaniasis en la salud publica, se han recomendado diferentes medidas de proteccion, las cuales se describen a continuacion:

a. Medidas de proteccion cuando se penetra temporalmente en focos de transmision selvatica de leishmaniasis cutanea (8):

* Proteccion personal mediante el uso de prendas de vestir que cubran las extremidades del cuerpo.

* Uso de prendas impregnadas con insecticida/repelente.

* Utilizacion de toldillos impregnados con piretroides (deltametrina o lambdacyhalothrina) (10,11,40).

* Permanencia entre el toldillo durante el tiempo de mayor actividad de los vectores (5 a 11 p.m. y amanecer) (36).

* Uso de repelentes y jabones repelentes en zonas descubiertas, reponiendolos cada 3 o 4 horas.

b. Medidas de proteccion en focos de transmision peridomestica de leishmaniasis cutanea y visceral zoonotica:

* Vigilancia epidemiologica en la poblacion canina, mediante la busqueda activa de casos por medio de evaluacion serologica, identificacion de animales positivos y sacrificio de los perros infectados, actividad que no se puede implementar como medida unica y que debe ser coordinada con las autoridades de salud publica locales, con recursos del Plan de Atencion Basica PAB (41,42,43).

* Rociamiento de cocheras, establos, vivienda de animales con deltametrina o lambdacyhalothrina.

c. Medidas de proteccion en focos de transmision intradomiciliaria de leishmaniasis cutanea y visceral zoonotica o antroponotica (8):

* Utilizacion de toldillos impregnados (deltametrina o lambdacialotrin) (29,43,44)

* Fumigacion de paredes de las viviendas con insecticidas de accion residual (22,29)

* Colocacion de mallas protectoras y mallas metalicas en puertas y ventanas (8)

En Colombia, las estrategias de control de la leishmaniasis se basan en medidas grupales y ambientales, y estan orientadas al vector y a los reservorios (44). Las intervenciones de las enfermedades que afectan a las colectividades son responsabilidad del estado y estan reglamentadas en el pais por la resolucion 4288 de 1996 y se prestan a traves del Plan de Atencion Basica PAB. El PAB incluye actividades de promocion de habitos protectores dirigidos a las poblaciones de riesgo: entrega de toldillos impregnados con insecticidas, desinsectacion de viviendas, busqueda activa de casos mediante encuestas serologicas y tratamiento gratuito a las personas infectadas (44). En el caso particular de la LV, ademas de las anteriores acciones, se han implementado estrategias para el control de los reservorios domesticos, encaminadas al control de la sobrepoblacion canina mediante la esterilizacion quirurgica, la evaluacion serologica para la identificacion de animales infectados y la eliminacion de animales positivos (42).

De acuerdo con estudios que han evaluado el impacto del PAB en el control de la leishmaniasis cutanea en Santander (44), se sugiere que existe un efecto protector crudo del PAB, pero que su efecto real es superado por las condiciones socioeconomicas y ambientales de la zona, asi como por la baja cobertura de los servicios en regiones de dificil acceso (44), aspecto que dificulta ademas la motivacion de consultas por parte de mujeres y ninos en areas rurales (3).

En lo referente a la identificacion y eliminacion de los caninos infectados, como principales reservorios de la LV en areas endemicas, estas acciones no se han evaluado (45); pero de acuerdo con estudios realizados en Brasil, se ha concluido que los programas de control de los caninos han permitido disminuir la aparicion de casos positivos y mantener la prevalencia de la Leishmaniasis humana a niveles basales (2,46). Los autores indican que en algunas regiones del pais el control de los caninos no ha logrado disminuir drasticamente la enfermedad en el hombre, debido a la baja sensibilidad de algunas pruebas diagnosticas utilizadas para la identificacion de animales infectados. Esto permite no solo la presencia de animales infectantes en las areas endemicas (45), aspecto tambien descrito en Colombia (42), sino tambien la potencial coexistencia de diferentes tipos epidemiologicos de la Leishmaniasis humana (8,19).

El tratamiento de los perros infectados por Leishmania no es practico a causa del alto costo y las bajas tasas de recuperacion (1,47). No existe vacuna contra Leishmania y la poca receptibilidad de los duenos de los pacientes para cualquier metodo invasivo hacia el animal hizo que se desarrollaran otras formas de control (10,48), como la utilizacion de collares impregnados con insecticidas (deltametrina) que reducen el numero de mosquitos que se alimentan sobre los perros, como tambien la eliminacion de los mosquitos que se han alimentado de los animales tratados (49,50).

Finalmente, una de las dificultades que se presentan en el control de la enfermedad esta relacionada con: la poca disponibilidad de metodos de diagnostico rapidos, sensibles y especificos; la falta de adhesion de los pacientes al tratamiento, bajo stock de medicamento en los puestos de salud rurales; la insuficiente capacitacion del personal de salud en el reconocimiento de las diferentes formas clinicas de las leishmaniasis y el desconocimiento general de la poblacion expuesta a riesgo sobre las medidas preventivas que se deben instaurar para evitar la presencia de la enfermedad. Ademas, esta relacionada con el mecanismo de transmision y la implementacion de tratamientos tradicionales mediante el uso de plantas, quemaduras con metales calientes y sustancias quimicas. De otra parte, las necesidades prioritarias en materia de investigacion para el control de la leishmaniasis se refieren a la busqueda de medicamentos alternativos y baratos de administracion oral, parenteral o topica en ciclos terapeuticos mas breves y a la determinacion de mecanismos que faciliten el acceso a las medidas de control existentes, con inclusion de la reforma del sector sanitario en algunos paises en desarrollo (22).

CONCLUSIONES

Durante los ultimos anos ha aumentado en el pais la notificacion de casos de leishmaniasis, tanto por ciclo zoonotico o antroponotico como en sus tres formas clinicas: cutanea, mucocutanea o visceral. Esto ha sucedido en las diferentes regiones de la topografia nacional que abarca selva y llano, como Los Andes y la region cafetera, donde se establece la correcta eco-epidemiologia de la triada parasito, vector y hombre. El compromiso social atribuido a la migracion, al incremento de cultivos ilicitos, al conflicto armado y a los cambios de comportamiento de los vectores que se estan urbanizando y adaptando a condiciones domiciliarias, hace que esta zoonosis cobre especial relevancia en los programas de promocion y prevencion de las enfermedades trasmitidas por vectores (ETV). En Colombia es una ETV de obligatoria notificacion, ya que se encuentra dentro de los sistemas de vigilancia epidemiologica, y el Estado debe proveer gratuitamente el tratamiento de las personas reportadas como positivas, y garantizar programas de promocion y prevencion que promuevan las medidas de proteccion citadas en el presente escrito.

Es fundamental resaltar la importancia que tienen las entidades de vigilancia epidemiologica en medicina humana y medicina veterinaria para identificar portadores. Tambien es importante realizar investigaciones que promuevan una prueba diagnostica rapida, sensible y especifica, asi como desarrollar nuevos medicamentos y vacunas contra la leishmaniasis y educar a la comunidad sobre las medidas de proteccion.

Recibido: Septiembre 10 de 2007 - Aceptado: Septiembre 28 de 2007

REFERENCIAS

(1.) Solano L, Morell P, Arboix M, Alberola J, Ferrer L. Prevalence of Leishmania infantum infection in dogs living in an area of canine Leishmaniasis endemicity using PCR on several tissues and serology. Journal of Clinical Microbiology 2001; 39:560-63.

(2.) Alves WA, Bevilacqua PD. Quality of diagnosis of canine visceral Leishmaniasis in epidemiological surveys: an epidemic in Belo Horizonte, Minas Gerais, Brazil, 1993-1997. Cad. Saude Publica 2004; 20(1):259-65.

(3.) velez ID, Hendrickx E, Robledo SM, Agudelo SP. Gender and cutaneous leishmaniasis in Colombia. Cad. Saude Publica 2001; 17(1):171-80.

(4.) Fernandez J, Charry T, Bello F, Escobar J, Lozano C, Avala M, et al. Prevalencia de Leishmaniosis Visceral canina en municipios de Huila Colombia. Rev. Salud publica 2002; 4(3):278-85.

(5.) Gradoni L. Epizootiology of canine Leishmaniasis in southern Europe. From canine Leishmaniasis; an update. Proceedings of a canine Leishmaniasis. Foro internacional sobre leishmania cutanea. Barcelona Espana; 1999. p. 32-39.

(6.) Iqbal J, Hira PR, Saroj F, Philip R, Al-Ali F, Madda PJ, et al. Imported Visceral Leishmaniasis: Diagnostic dilemmas and comparative analysis of three assays. Journal of Clinical Microbiology 2002; 40(2):475-80.

(7.) Travi B, Ferro C, Cadena H, Montoya J, Adler GH. Canine Visceral Leishmaniasis: dog infectivity to sand flies from non-endemic areas. Research in Veterinary Science 2002; 72(1):83-6.

(8.) Ministerio de Proteccion Social de Colombia. Guia de Atencion de la Leishmaniasis. 2006; (21).

(9.) Kumar P, Pai K, Tripathi K, Pandey H, Sundar S. Immunoblot Analysis of the humoral immune response to Leishmania donovani polypeptides in cases of human visceral Leishmaniasis: its usefulness in prognosis. Clinical and Diagnostic Laboratory Immunology 2002; 9:1119-123.

(10.) Maalej I, Chenik M, Louzir H, Salah A, Bahloui Ch, Amri F, et al. Comparative evaluation of ELISAS based on ten recombinant or purified Leishmania antigens for the serodiagnosis of Mediterranean visceral leishmaniasis. Am.J.Trop.Med.Hyg 2003; 68(3):312-30.

(11.) Ashford R. The Leismanioses as model zoonoses. Annals of Tropical Medicine and Parasitology 1997; 91:693-701.

(12.) Silva E, Gontijo MF, Pacheco RS, Fiuza VOP, Brazil RP. Visceral Leishmaniasis in the Metropolitan Region of Belo Horizonte, State of Minas Gerais, Brazil. Mem Inst Oswaldo Cruz 2001; 96(3):285-91.

(13.) Saravia N, Segura I, Holguin A, Santrich C, Valderrama L, Ocampo C. Epidemiologic, genetic, and clinical associations among phenotypically distinct populations of Leishmania (Viannia) in Colombia. Am. J. Trop. Med. Hyg 1998; 59(1):86-94.

(14.) Dujardin JC. Risk factors in the spread of leishmaniases: towards integrated monitoring? Trends in Parasitology 2006; 22(1):4-6.

(15.) Miranda MC, Posso CX, Rojas CA. Manual de normas y procedimientos para la atencion de la leishmaniasis en los municipios de Valle del Cauca. Secretaria Departamental de Salud, Gobernacion del Valle del Cauca y Centro Internacional de Entrenamiento e Investigaciones Medicas. Cali, Colombia; 2005.

(16.) Hernandez CA. Historia natural de la leishmaniasis cutanea y mucocutanea. Biomedica 2006; 26(Supl.1):10-2.

(17.) Palma, G. Inmunopatologia de la leishmaniasis tegumentaria americana (LATA). MVZ-Cordoba 2000; 5:(1):38-40.

(18.) Perez C, Solias Y, Rodriguez G. Leishmaniasis cutanea difusa en un paciente con sida. Biomedica 2006; 26:485-97.

(19.) Palatnik-de-Sousa CB, Wania R, Franca-Silva JC, Da Costa RT, Reis BA, Palatnik M, et al. Impact of canine control on the epidemiology of canine and human visceral Leishmaniasis in Brazil. The American Society of Tropical Medicine and Hygiene 2001; 65(5):510:17.

(20.) Gramiccia M, Titote L, Torbellino M, Antinori S. Polymerase Chain reaction in the diagnosis and prognosis of mediterranean visceral leishmaniasis in immunocompetent children. Pediatrics 2002; 109(2):1-5.

(21.) Desjeux, P. The increase in risk factors for leishmaniasis worldwide. Trans. R. Soc. Trop. Med. Hyg. 2001; 95:239-43.

(22.) Organizacion Mundial de la Salud. Informe de la Secretaria sobre el Control de la leishmaniasis. 60a Asamblea Mundial de la Salud; 2007. p. 1-5.

(23.) Vega JC, Lopez C, Vargas J, Avala M, Nicholls S, Bello F, et al. Estandarizacion de la prueba de ELISA para el inmunodiagnostico de la Leishmaiosis visceral canina. In: Agudelo C, (ed.). I Encuentro de Investigadores en Salud Publica de la Universidad Nacional de Colombia. Bogota: Instituto de Salud Publica; 2003. p.80-90.

(24.) Isaza D, Restrepo BN, Arboleda M, Casas E, Hinestroza H, Yurgaqui T. La leishmaniasis: conocimientos y practicas en poblaciones de la costa del Pacifico de Colombia. Pan Am J Public Health 1999; 6(3):177-84.

(25.) Velez ID, Gilchrist K, Arbelaez M, Rojas C, Puerta JA, Antunes C. Failure of a killed Leishmania amazonensis vaccine against American cutaneous Leishmaniasis in Colombia. Transactions of the Royal Society of Tropical Medicine and Hygiene 2005; 99:593-98.

(26.) Sanchez, C. Una mirada a las enfermedades parasitarias en el pais. NOVA publicacion cientifica 2006; 4(5):100-03.

(27.) Instituto Nacional de Salud. Programa de Enfermedades de Transmision Vectorial. Informe sobre leishmaniasis en Colombia. Sivigila; 2007. Anos 2000 - 2007. Semana 28.

(28.) King RJ, Campbell D, Davies CR. Predicting Geographic Variation in Cutaneous Leishmaniasis, Colombia. Emerging Infectious Diseases 2004; 10(4):598-607.

(29.) Ampuero J, Urdaneta M, De Oliveira Macedo. Factores de riesgo para la transmision de leishmaniasis cutanea en ninos de 0 a 5 anos en un area endemica de Leishmania (Viannia) braziliensis. Cad. Saude Publica 2005; 21(1):161-70.

(30.) Velez ID. La lesihmaniasis en Colombia: de la selva a la ciudad. Memorias XXVIII Congreso de la Sociedad Colombiana de Entomologia. Pereira, Colombia; 2001. p. 51-7

(31.) Agudelo LA, Uribe J, Sierra D, Ruiz F, Velez IV. Presence of American Cutaneous Leishmaniasis Vectors Surrounding the City of Medellin, Colombia. Mem Inst Oswaldo Cruz, Rio de Janeiro 2002; 97(5):641-42.

(32.) Travi B, Osorio Y, Becerra MT, Adler H. Dynamics of Leishmania chagasi infections in small mammals of the undisturbed and degraded tropical dry forest of northern Colombia. Transactions of the Royal Society of Tropical Medicine and Hygiene 1998; 92: 275-78.

(33.) Cabrera MA, Paula A, Camacho LA, Marzochi MC, Xavier SC, Da Silva AV, et al. Canine Visceral Leishmaniasis in Barra de Guaratiba, Rio de Janeiro, Brazil: Assesment of risk factors. Rev. Institute Medicine Tropical Sao Paulo 2003; 45 (2):79-83.

(34.) Marzochi MC, Marzochi KBF. Tegumentary and Visceral Leishmaniases in Brazil - Emerging Anthropozoonosis and Possibilities for their control. Cad. Saude Publica 1994; 10 Supl 2: 359-75.

(35.) Acedo C, Morillas F, Sanchez MC, Martin J. Changes in antibody titers against Leishmania infantum in naturally infected dogs in sourthern Spain. Veterinary Parasitology 1998; 75:1-8.

(36.) Castro E, Melo M, Genaro O, Lambertucci JR, Serufo JC, Silva A, et al. Risk factors for Leishmania chagasi infection in an urban area of Minas Gerais State. Revista da Sociedade Brasileira de Medicina Tropical 2005; 38(6):456-63.

(37.) Cascio A, Calattini S, Colomba C, Scalamogna C, Galazzi M, Maximo P, et al. Polymerase Chain Reaction in the diagnosis and prognosis of Mediterranean visceral Leishmaniasis in immunocompeten children. Pediatrics 2002; 109(2):1-5.

(38.) Albrecht H. Leishmaniosis - new perspectives of an underappreciated opportunistic infection. AIDS 1998; 12:2225-6.

(39.) Florez M, Martinez JP, Gutierrez R, Luna KP, Serrano VC, et al. Lutzomyia longipalpis (diptera Psychodidae) en un foco suburbano de leishmaniosis visceral en el Canon de Chicamocha (Santander). Biomedica 2006; 26(Supl 1):109-20.

(40.) Miles MA, Vexenat JA. Canine Leishmaniasis in Latin America: control strategies for visceral Leishmaniasis. Forum Barcelona 1999:46-53.

(41.) Alves W, Bevilacqua PD. Quality of diagnosis of canine visceral Leishmaniasis in epidemiological surveys: an epidemic in Belo Horizonte, Minas Gerais, Brazil, 1993 - 1997. Cad. Saude Publica 2004; 20(1):259-65.

(42.) Romero M. Comparacion de pruebas serologicas para el diagnostico de la Leishmaniasis visceral canina en sueros procedentes de municipios endemicos del departamento del Tolima [Tesis Maestria en Ciencias Biologicas]. Ibague, Colombia: Universidad del Tolima; 2006.

(43.) Da Silva V, De Paula A, Cabrera M, Carreira J. Leishmaniasis in domestic dogs: epidemiological aspects. Memorias do Instituto Oswaldo Cruz 2005; 21(1):324-28.

(44.) Rodriguez L, Orozco LC, Munoz G. Impacto del Plan de Atencion Basica en la prevencion de la leishmaniasis cutanea en zonas rurales de Santander, Colombia. Revista de Salud Publica 2006; 8(1):116-28.

(45.) Vercammen F, Fernandez FJ, Amo C, Alunda JM. Follow-up of Leishmania infantum naturally infected dogs treated with allopurinol: immunofluorescence antibody test, ELISA and Western blot. Acta Tropica 2002; 84:175-81.

(46.) Zijlstra E, Nur Y, Desjeux P, Khalil G, El-Hassan AM, Froen J. Diagnosing visceral Leishmaniasis with the recombinant k39 strip test: experience from Sudan. Tropical Medicine and International Health 2001; 6(2):108-13.

(47.) Riera C, Valladares JE, Gallego M, Aisa MJ, Castillejo S, Fisa R, Ribas N, et al. Serological and parasitological follow-up in dogs experimentally infected with Leishmania infantum and treated with meglumine antimoniate. Veterinary Parasitology 1999; 84:33-47.

(48.) Lachaud L, Marchergui S, Chabbert E, Dereure J, Dedet JP, Bastien P. Comparison of six PCR methods using peripheral blood for detection of Canine Visceral Leishmaniasis. Journal of Clinical Microbiology 2001; 40(1):210-15.

(49.) Savani ESM, Schimonsky B, Oliveira D, Camargo Mc, D'Auria Sr. Surveillance of American Visceral leishmaniasis in dogs from a non-endemic area, Brazil. Rev. Saude Publica 2003; 37(2):260-62.

(50.) Fernandez FJ, Mendez S, De la Fuente C, Gomez MT, Cuquerella M, Alunda JM. Short report: Improved diagnosis and follow-up of canine Leishmaniasis using amastigote-based indirect immunofluorescence. The American Society of Tropical Medicine and Hygiene 1999; 61(4):652-53.

Marlyn Romero Penuela [1]

Jorge Alberto Sanchez Valencia [2]

[1] Medica Veterinaria Zootecnista, MSc. Profesor Asociado, Departamento de Salud Animal. Universidad de Caldas. Correspondencia: Calle 65 No. 26 - 10. Manizales. Telefax: (6) 8781516. E-mail: marlyn.romero@ucaldas.edu.co

[2] Medico Veterinario Zootecnista, MSc. Profesor Auxiliar, Departamento de Salud Animal. Universidad de Caldas. Correspondencia: Calle 65 NO. 26 - 10. Manizales. E-mail: jorge.sanchez@ucaldas.edu.co
Tabla 1. Especies de Leishmania transmisores de zoonosis

Especies de      Enfermedad      Distribucion         Principales
Leishmania       en humanos       geografica          reservorios

Leishmania        LV y LCL    Mediterraneo, Asia        Caninos
infantum (L)                  Oriental y Central
sinonimo de                    hasta Pakistan,
Leishmania                       Centro y Sur
chagasi                         America, China

Leishmania (L)      LCL        Norte de Africa,     Varios roedores
major                          Asia Oriental y       de la familia
                               Central, Africa        Gerbillidae
                                  subhariana

Leishmania (L)    LCL LCD       Etiopia, Kenia        Rock hyraxes
aethiopica

Leishmania (L)      LCL        America Central      Varios roedores
mexicana                                               silvestres

Leishmania (L)      LCD         Sur America y       Varios roedores
amazonensis                   Norte del Amazonas       silvestres

Leishmania (L)      LCL           Venezuela           Desconocidos
venezuelensis

Leishmania       LCL y LMC       Sur America,          Numerosos
(Viannia)                     America Central y        mamiferos
braziliensis                        Mexico             de bosque
                                                   tropical lluvioso
                                                      (sospechoso)

Leishmania (V)      LCL        Guyanas y Brasil        Perezosos
guyanensis

Leishmania (V)      LCL        Brasil, Bolivia,         Roedores
lainsoni                             Peru

Leishmania (V)      LCL         Brasil, Guyana         Armadillos
naiffi                        Francesa, Ecuador
                                    y Peru

Leishmania (V)   LCL y LMC     America Central,        Perezosos
panamensis                    Colombia, Ecuador

Leishmania (V)      LCL         Andes peruanos      Canino domestico
peruviana

Leishmania (V)      LCL             Brasil         Mamiferos arboreos
shawi

Tomado de: Gramiccia y Gradoni (20)

Tabla 2. Formas clinicas de la leishmaniasis
en Colombia y las especies involucradas

Forma clinica                Especie (s) de Leishmania

L. cutanea                   L.(L) mexicana
                             L.(L) amazonensis

L. Cutanea y/o mucocutanea   L.(V) braziliensis
                             L.(V) guyanensis
                             L.(V) panamensis

L. Visceral                  L.(L) chagasi sinonimo de L(L) infantum

Fuente: Ministerio de Proteccion Social, 2006 (8).

Tabla 3. Numero de casos de leishmaniasis reportados
en Colombia durante el periodo 2000-2007.

             2000   2001   2002   2003    2004    2005   2006   2007 *

L. cutanea   3.219  3.154  5.464  9.118  11.096  17.893  8.296  3.166
L. mucosa     236    64     88     70     102      61     107    53
L. visceral   443    37     68     120    100      62     44     36

* Hasta la semana epidemiologica 28
Fuente: INS,SIVIGILA 2000-2007 (27)
COPYRIGHT 2007 Universidad de Caldas
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2007 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Romero Penuela, Marlyn; Sanchez Valencia, Jorge Alberto
Publication:Biosalud
Date:Jan 1, 2007
Words:6111
Previous Article:El tifo murino en Caldas: mitos y realidades.
Next Article:Evaluacion y utilizacion potencial de las macroalgas marinas del Caribe y el Pacifico de Colombia: estado actual de su conocimiento.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters