Printer Friendly

Una mirada a la documentacion taxonomica de mamiferos en Colombia.

Frank Chapman (1917), en la introduccion al articulo que resume las expediciones que se realizaron a finales del siglo XIX y principios del XX al territorio colombiano por parte del equipo de investigacion del American Museum of Natural History, refiriendose a la diversidad de aves en Colombia, menciona: "it possesses more diverse physiographic and climatic conditions, combined with a greater variety of animal life, than any other part of South America of similar extent". Estas lineas definen bien la importancia que el territorio colombiano ha tenido para el entendimiento de la evolucion de la biota de la region. Su posicion estrategica es la puerta de acceso para el gran intercambio de fauna, tras la complecion del Istmo de Panama y el adorno particular que imprimen elementos unicos producto de una intensa dinamica geologica, como lo es el levantamiento de los Andes en sus tres rangos cordilleranos, los sistemas independientes de la Serrania del Baudo, en el Pacifico, la Serrania de San Lucas y La Sierra Nevada de Santa Marta en el Caribe, La Serrania de la Macarena y las formaciones de La Lindosa y Chiribiquete en la Guayana colombiana, en adicion a los sistemas insulares de San Andres y Providencia, en el Caribe, y Gorgona y Malpelo, en el Pacifico, se suman a su condicion adyacente a putativos centros de especiacion como se ha propuesto a Los Andes Centrales, Centro America, el Caribe, la Amazonia y la Guayana. Lo anterior ha resultado en un sinnumero de escenarios en los que la seleccion natural ha actuado de forma diversa, dejando como subproducto una enorme diversidad biologica, que ubica a Colombia entre los paises megadiversos del planeta. Los mamiferos contribuyen de una manera muy significativa a esta diversidad. Con mas de medio millar de especies, Colombia ocupa la sexta posicion en diversidad en este grupo a nivel mundial y el primer lugar en fauna quiroptera en el Neotropico, siendo el pais con el mayor numero de especies de murcielagos filostomidos y embalonuridos en la region.

La documentacion de tal diversidad, como puede inferirse, ha sido una tarea historica continua, en la que han participado varias generaciones de mastozoologos locales y extranjeros de multiples instituciones. Como consecuencia de este desarrollo, la mastozoologia se nos presenta en el siglo XXI como un campo que ha ido encontrando su madurez en el pais. El desarrollo de escuelas de biologia y el fortalecimiento del campo en las mismas, ha resultado en un volumen cada vez mayor de cientificos que enfocan su investigacion en la mastofauna colombiana.

El optimismo que genera la renovacion del interes mastozoologico en las nuevas generaciones de jovenes investigadores y la feliz diversificacion del espectro de preguntas y metodos, contrasta con el menor desarrollo que en el pais han experimentado los estudios taxonomicos. Un rapido vistazo sobre el tipo de actividades que desarrollan los mastozoologos colombianos indica que el trabajo sistematico que permita la formulacion de hipotesis de parentesco entre taxones y la eventual descripcion de diversidad no documentada se resumen en esfuerzos de un numero bajo de investigadores, cuando se le compara con la dimension de nuestra diversidad teriologica. De las 519 especies contenidas en el territorio nacional, la descripcion de taxones por parte de cientificos colombianos no llega al 3%. ?Por que, siendo Colombia uno de los paises mas diversos en mamiferos, con una larga trayectoria museologica y colecciones cientificas relativamente bien representadas (taxonomica y geograficamente), el trabajo sistematico y taxonomico sobre mamiferos por parte de nacionales es tan escasamente representado en la literatura cientifica?

En este editorial quisiera plantear una reflexion sobre esta pregunta. Al realizar este ejercicio, identifico los siguientes elementos como potenciales explicaciones, entre muchas que pueden escapar a mi conocimiento: 1) ausencia de la figura de curadores en las colecciones cientificas; 2) dificil acceso a especimenes de referencia de otras regiones fuera del pais; 3) politicas nacionales disuasivas frente a la recoleccion de especimenes; y 4) pseudoconocimiento. En mi opinion, estos elementos no excluyentes se han sumado en la historia del desarrollo del campo y se derivan de una falta de apoyo mas comprometido de los entes gubernamentales a las colecciones cientificas. Las colecciones mastozoologicas, como otro tipo de colecciones biologicas en Colombia, a la fecha no cuentan con apoyo especifico por parte de los entes del Estado, que garanticen, entre otras, su manutencion y buenas practicas. Dentro de las deficiencias derivadas de esta situacion esta la ausencia de recursos para la contratacion de suficiente personal especializado en el desarrollo de actividades propias de estos espacios academicos e investigativos, en areas, que en orden de importancia, serian: la investigacion sistematica, el manejo de colecciones y la museologia.

En Colombia, el numero de curadores que cuenta con formacion directa a nivel de posgrado en sistematica es muy bajo, y una fraccion mucho menor corresponde a especialistas en la taxonomia de algun grupo de mamiferos. La mayoria de las colecciones cuentan con tan solo una sola persona que, mas que curador, hace las veces de gerente o administrador de las colecciones, labor que resta tiempo a la funcion investigativa. Estas personas realizan su importante trabajo sin recibir una remuneracion directa por el mismo, o en el caso de profesores universitarios, sin un debido reconocimiento a esta labor dentro de su carga academica. Al interior de las colecciones, mucho del trabajo operativo e investigativo recae entonces sobre estudiantes que se han forjado de manera autodidacta en la documentacion sistematica. Cualquiera en nuestro campo entiende que dilucidar relaciones de parentesco, independientemente del grupo taxonomico o el metodo utilizado, demanda muchas horas del principal insumo en este trabajo, que es la observacion detallada y entrenada.

A esto se suma la inherente complejidad de la condicion de Colombia como punto geografico equidistante de regiones contrastantes en sus ecologias y afinidades biogeograficas, lo exige al investigador en documentacion de la mastofauna del pais una cobertura taxonomica extensa y una percepcion amplia de la variabilidad de los caracteres en terminos geograficos. Si bien nuestras colecciones nacionales han cumplido con la tarea de cubrir gran parte de la geografia del pais, existe un enorme desbalance en terminos del numero de cientificos colombianos que han contado con la oportunidad de revisar las muy importantes colecciones mastozoologicas en instituciones fuera del pais, y de esta manera tener una percepcion mas elaborada de la variabilidad de los grupos que encierra nuestro territorio. No existen, por parte de los entes reguladores de la ciencia en Colombia, programas de ayudas o becas que tengan como foco la generacion de conocimiento taxonomico y sistematico a traves del trabajo en colecciones. En la actualidad, los cientificos colombianos dedicados a la actividad de documentacion de una biota senalada como megadiversa ven muy seriamente comprometida su labor, pues existe un profundo desentendimiento por parte de los organos estatales, reguladores de los recursos naturales en el pais, sobre el fin ultimo de la actividad cientifica, su relevancia y el compromiso etico que se asocia a la generacion de informacion sobre la dinamica de la vida y sus relaciones evolutivas en un pais como el nuestro, que encierra pistas valiosas de multiples fenomenos en su diversidad. Colombia es reconocida internacionalmente por ser una de las naciones en las que mas se dificulta la realizacion del trabajo de documentacion cientifica en campo. Las normativas vigentes, lejos de facilitar el desarrollo ya complejo del trabajo en campo, imponen limitaciones burocraticas y, recientemente, importes monetarios a la recoleccion de especimenes con fines de inventario cientifico. Los permisos para trabajo con material genetico son dispendiosos, impiden la planificacion y dificultan el desarrollo de proyectos colaborativos con pares en instituciones fuera del pais.

Finalmente, de mi experiencia en la investigacion y la docencia, he percibido que para una porcion numerosa del publico, incluyendo administradores en los sectores ambientales y hasta en ciertos circulos cientificos, existe la percepcion de que los problemas taxonomicos de la mastofauna de Colombia estan mas que resueltos y no hay necesidad de recolectar nuevo material para ser analizado a la luz de la sistematica y la filogeografia. Esto es obviamente parte de una vision desinformada. Existen aun departamentos que no cuentan con colecciones cientificas locales, como es el caso del departamento del Quindio, que a pesar de estar ubicado en el centro geografico del pais, equidistante de las principales capitales de la region andina que albergan las principales colecciones cientificas de mamiferos, no contaba sino con 34 especies de mamiferos con material museologico que permitiera la falsificacion de hipotesis taxonomicas. De otra parte, hemos podido verificar que en aquellos lugares de la geografia nacional, donde se ha desarrollado un trabajo juicioso en la documentacion biologica, los resultados son sorprendentes. Un ejemplo ha sido la labor adelantada por la Universidad Tecnologica del Choco en los ultimos 10 anos, producto de la cual se ha permitido determinar que en la porcion central del Choco colombiano se encuentra la localidad mas diversa en quiropteros en el Neotropico. Asimismo, exploracion reciente de regiones apartadas, como el Parque Natural Nacional Chiribiquete en la Guayana Colombiana, nos han permitido sumar cerca de 70 taxones de murcielagos en tan solo tres expediciones cortas, y tras el analisis de material museologico recolectado previamente en el area, se ha descrito una nueva especie del genero Lonchorhina. Lo anterior trae a la memoria el editorial magistralmente escrito por B. Patterson sobre la ineludible necesidad de la recoleccion de especimenes en campo y la documentacion detallada (Patterson, 2002). Nuestro territorio continua en gran medida inexplorado, tanto en sus rincones mas apartados como en los remanentes de areas naturales cerca a los centros mas poblados. La urgencia en la documentacion taxonomica se acentua cuando se tienen en cuenta las desproporcionadas trasformaciones que sufren sistemas como el Alto-Andino, que por efecto de las acciones antropicas ha perdido el 60% de su cobertura, o el Bosque Seco Tropical del Caribe, del cual en la actualidad solo permanece el 8% de su cobertura original. No existe en Colombia region que escape a la trasformacion de los megaprocesos economicos que favorecen la actividad minera y extraccion de hidrocarburos, o los monocultivos que amenazan con toda su infraestructura en los cuatro puntos cardinales de Colombia.

En este dificil contexto, y frente a las urgencias planteadas, se hace preciso que la sociedad cientifica latinoamericana trabaje al unisono en el diseno de estrategias de cooperacion en pro de la capacitacion, entrenamiento y trasmision de tecnologia y conocimiento en areas, como el trabajo curatorial y de manejo de colecciones y la documentacion sistematica. Ejemplos exitosos que indican que es posible este tipo de interacciones han sido el Primer Simposio Regional de Colecciones Mastozoologicas, que se hizo posible gracias al esfuerzo de las universidades de la Amazonia, Tecnologica del Choco y del Quindio y que convoco en el piedemonte andino-amazonico colombiano a los curadores de las colecciones mas importantes que albergan material de la region (FMNH; AMNH; USNM; QCAZ; Instituto Lillo; Museo Nacional Bernardino Rivadavia y Museu Nacional de Rio de Janeiro), incluyendo varias colecciones colombianas (MHUC, ICN, CMUQ, COLTERORNI, UA). Tambien es importante la sinergia regional para el trabajo de documentacion de la diversidad en campo, como ejemplifica el Programa de Monitoreo de Delfines de Rio, liderado por la Fundacion Omacha, que en trabajo colaborativo ha cubierto mas de 25 000 km de rios, integrando al menos 20 instituciones en la region y que ha derivado en el planteamiento de nuevas hipotesis filogeneticas para estos mamiferos acuaticos. Asimismo han sido de valor incalculable los cursos de sistematica que, con la participacion de expertos de la region, se han adelantado en varios centros academicos del pais incluyendo los esfuerzos de la Universidad Nacional en su coleccion de mamiferos.

En la region contamos con un enorme potencial en el volumen de jovenes curiosos interesados en la mastozoologia. Es en la labor orientadora a las nuevas generaciones en donde esta el desarrollo, no solo de los estudios de documentacion, sino en el conocimiento que sobre la base solida de nuestro entendimiento de la diversidad y los procesos que subyacen a esta podamos acumular, mientras desde otros angulos del quehacer mastozoologico se desarrollen e implementen las estrategias efectivas que detengan o mitiguen los efectos negativos que las acciones humanas causan sobre los ecosistemas naturales. Este editorial se escribe con la esperanza de llevar a los tomadores de decisiones en el pais en sus diferentes figuras (corporaciones regionales, ministerios, COLCIENCIAS, Instituto Humboldt) el mensaje de hacer del apoyo a las colecciones una prioridad de su actividad; espero tambien que estas lineas motiven la siempre saludable discusion academica sobre las maneras de promover el trabajo en la sistematica de mamiferos en Colombia; y finalmente, este editorial no es mas que una invitacion a concretar las acciones de colaboracion que se vienen tejiendo desde diferentes espacios de convergencia regional, como lo son la RELAM y la RELCOM y demas organizaciones cientificas que promueven la generacion de conocimiento de los mamiferos en nuestra casa grande.

Hugo Mantilla-Meluk

Programa de Biologia

Universidad del Quindio

Armenia, Quindio

Colombia

<hugo.mantillameluk@gmail.com>

LITERATURA CITADA

CHAPMAN FM. 1917. Te distribution of bird life in Colombia; a contribution to a biological survey of South America. Bulletin of the American Museum of Natural History 36:1-729.

PATTERSON BD. On the continuing need for scientifc collecting of mammals. Mastozoologia Neotropical 9:253-262.
COPYRIGHT 2016 Sociedad Argentina para el Estudio de los Mamiferos
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2016 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Mantilla-Meluk, Hugo
Publication:Mastozoologia Neotropical
Article Type:Editorial
Date:Dec 1, 2016
Words:2475
Previous Article:Diversidad de los mamiferos del pleistoceno de la provincia de Santa Fe, Argentina: aspectos taxonomicos, bioestratigraficos y paleobiogeograficos...
Next Article:Mamiferos exoticos invasores de Argentina: que y cuanto sabemos sobre su ecologia, impacto y manejo.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2021 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters |