Printer Friendly

Una emergencia educativa: sin limites no hay libertad.

[ILUSTRACION OMITIR]

DESCRIPTORES:

Libertad, instintos, deseos, ascesis, personalidad Coherente, autoridad, permisibidad.

Se multiplican meritoriamente las iniciativas de reflexion sobre el tema de la emergencia educativa y, recientemente, a estas se ha anadido una importante investigacion del proyecto cultural de la Conferencia episcopal italiana que lleva el sugestivo titulo: "El desafio educativo", En mi opinion, en el centro de la reflexion sobre el tema hay que poner una cita de Benedicto XVI: "La educacion bien lograda es formacion en el uso correcto de la libertad".

La emergencia educativa de nuestro tiempo consiste precisamente en la dificultad que la familia y la escuela encuentran a la hora de educar en la libertad, de formar hombres libres, Para comprender el alcance del problema, es necesario ante todo quitar un prejuicio comun: que para educar en la libertad es suficiente con eliminar cualquier vinculo y abandonar al joven al simple desarrollo natural de sus pasiones. Desde Rousseau en ade1ante este naturalismo, es el proton pseudos (el "error original") de la pedagogia moderna, Excavando un poco mas hondo no es dificil descubrir detras de este error la negacion, sin pruebas, de la doctrina cristiana del pecado original. Se afirma una bondad original del instinto. El instinto siempre es bueno y no necesita ser guiado por la razon. Y aunque esa guia fuera necesaria, se desarrolla naturalmente, sin tener que realizar ningun esfuerzo para vencer una resistencia. Santo Tomas, en cambio, pensaba que existe una tendencia de la naturaleza corrompida por el pecado que se opone a los dictamenes de la recta razon: es el peso de la concupiscencia. Para corregirlo es necesario el esfuerzo consciente de la voluntad y tambien otro peso, distinto, que ayuda a orientar la voluntad, el pondus amoris, el peso del amor. Por lo demas, ya san Agustin escribia: amor meus pondus meum ("mi amor es elpeso que me arrastra"). El amor a Dios me arrastra hacia la verdad y el bien; el amor desordenado a mi mismo y al mundo, hacia la mentira y el mal. La pedagogia emancipadora y permisiva de nuestro tiempo ha ignorado intencionadamente esta estructura antropologica del ser humano. Se buscaba realizar un hombre liberado. Los resultados, en cambio, se alejan considerablemente de las promesas iniciales. En realidad, el joven mira con preocupacion, sorpresa y miedo el conjunto de interrogantes, exigencias y deseos que se desarrolla dentro de el. Instintivamente entiende que estas pulsiones son contradictorias entre si y potencialmente destructivas. ?Como reconducirlas a una unidad e impedir que la persona se vea desgarrada por sus contradicciones? Mas exactamente, ?como conseguir que la persona logre emerger, que logre formarse a si misma apartir de este conjunto de deseos y de exigencias? La libertad del hombre no es la libertad del instinto. Solo a partir de una imagen del verdadero bien de la persona es posible seleccionar, ordenar y organizar las estructuras interiores de un ser humano inteligente y libre. Antonio Rosmini nos ha dejado una critica perfecta del naturalismo que parte de la constatacion de que los deseos son caprichosos, variables y en continua contradiccion uno con otro. Tenemos mas deseos que energias para realizarlos. Ademas, algunos deseos por su estructura intima Contradicen a otros. Sigmund Freud (el verdadero critico del naturalismo, aunque mal comprendido) escribio una vez que si nuestros deseos fueran caballos, muchos estarian atados a los ataudes de nuestros mejores amigos. Realmente esasi: el deseo ignora la valoracion de las consecuencias y la escansion temporal. El nino que llora contra su madre la querria ver muerta. Claro que, si la matara, despues se pasaria toda la vida llorando por lo que habia hecho. El deseo ignora incluso el principio de no contradiccion. En el ejemplo anterior el nino querria a su madre viva y muerta a la vez.

Para entender lo que realmente queremos, tenemos que aprender a someter el deseo inmediato al juicio de la razon. Entre los numerosos deseos debemos seleccionar algunos que queremos realizar verdaderamente y concentrare nel los la energia de la vida que se llama trabajo. ?Como es posible jerarquizar los impulsos instintivos y ordenarlos dentro de una hipotesis de personalidad coherente? Esta operacion de jerarquizacion de los instintos y de unificacion de la persona solo es possible a la luz de la verdad sobreelbien de la persona. La mentalidad comun otorga un gran valor a la espontaneidad. En esto hay algo de verdad, especialmente como reaccion a una pedagogia autoritaria y coercitiva de una fase historica anterior que genero hipocresia mas que una verdadera adhesion al bien. Sin embargo, es preciso estar atentos a no hacer de la espontaneidad un idolo. Muchas veces la eleccion espontanea que obedece a un impulso irreflexivo y no educado es tambien una eleccion equivocada y destructiva para la persona.

Todo esto no es posible sin dos factores fundamentales del proceso educativo que hoy se ignoran sistematicamente. El primero es la ascesis. Ascesis es capacidad de decirqueno, de resistir a la violencia con la cual el impulso pide que se le satisfaga inmediatamente sin una reflexion que se pregunte si corresponde a la verdad y alverdadero bien de la persona. El permisivismo contemporaneo ha difamado la ascesis identificandola con la "represion". La ascesis implica ciertamente la fuerza de reprimir el instinto, pero tambien implica la capacidad de dar a la energia proveniente del instinto una forma nueva, correspondiente a la verdad de la persona.

Sin ascesis no hay educacion de la persona Pero la fuerza necesaria para la ascesis debe ser movilizada por la experiencia de algo positivo, por la percepcion de un valor por el cual vale la pena afrontar la fatiga y la frustracion de la ascesis. La ascesis no es solo represion porque indica a la energia pulsional una modalidad de satisfaccion alternativa, justa para el hombre. Pero lo que es bien para el hombre en el proceso educativo no puede ser el simple resultado de una busqueda intelectual individual. El bien fascina y convence si lo encontramos en una experiencia humana viva. Es necesaria la experiencia de la autoridad. La autoridad es la presencia del valor en una persona que da testimonio de el, hace que los demas lo puedan percibir mas directa y facilmente. La autoridad es guia en el camino hacia la experiencia del valor. Sin ascesis y sin autoridad no hay experiencia educativa. La autoridad transmite la experiencia de los valores para que se pueda poner a prueba en la vida del discipulo. El discipulo no repetira servilmente esta experiencia tal como se ha realizado en la vida del maestro. Mas bien la confrontara con sus pro pias experiencias y la filtrara a traves de estas reviviendola y haciendola propia. En este proceso continuo de transmision y verificacion critica la tradicion de una cultura crece y se renueva en el tiempo.

?Que sucede en una cultura que ha difamado la ascesis y desacreditado a la autoridad? Lo ha descrito muy bien Erich Fromm en un libro famoso hace tiempo, titulado Fuga de la libertad. El joven que tiene miedo de sus Impulses y de la propia incapacidad de controlar los y de disciplinarios acepta depender del poder de la opinion dominante en su ambiente. En lugar de desarrollar un pensamiento critico se rinde a lo que se dice, aloque quiere quien tiene el control de los medios de comunicacion de masas. Herbert Marcuse habla de sublimacion represiva. La sociedad permisiva ofrece al joven numerosas modalidades de satisfaccion inmediata del instinto, pero precisamente de este modo hace mas dificil la formacion de una personalidad libre, capaz de establecer su propia relacion con la verdad y de hacer de esa relacion la guia de la propia construccion social. La educacion "tradicional" invitaba a luchar por controlar las propias pasiones, a buscar la verdad, a orientar las pasiones segun la verdad y hacia la verdad. El hombre llega a ser libre cuando reconoce la verdad. La obediencia a la verdad libera al hombre de la tirania de las opiniones dominantes y tambien de la sumision a los hombres. Temer a Dios es reinar. Quien teme a Dios no tiene miedo de los hombres.

Igualmente la obediencia a la verdad libera de la sumision a las propias pasiones. Obediencia al a presion de las pasiones y obediencia al poder social externo pueden oponerse entre si, como ha sucedido con frecuencia en el pasado. Hoy acontece lo contrario. El poder social se alia con las pasiones del alma para impedir que se forme una personalidad responsable y libre, para crear una masa libremente manipulable por quien tiene el poder.

Este es el problema de la educacion en nuestro tiempo. Esta, por una parte, la libertad del instinto y, por otra, la libertad de la persona. La libertad de la persona su pone que el sujeto es capaz de dominar su propio instinto y, de ese modo, llega a ser dueno de si mismo. El hombre que no llega a ser dueno de si mismo mediante la ascesis acaba por sentir la libertad del instinto como una carga insoportable, no se orienta en los conflictos que surgen inevitablemente entre las diversas metas instintivas posibles y acaba por entregar de buena gana su libertad al poder social dominante. El hombre que pide solo satisfaccion inmediata a sus pulsiones se entrega inevitablemente a quien puede darle esa satisfaccion, y resulta infinitamente manipulable. El hombre pertenece a quien puede darle panem et circenses. La satisfaccion alucinatoria del deseo mediante el espectaculo televisivo sustituye el esfuerzo por realizar realmente las propias exigencias verdaderas.

El punto de llegada de buena parte de las modernas tendencias "deconstruccionistas" es precisamente la deconstruccion del yo y la abolicion de la personalidad consciente. Para reconstruir la educacion es necesario volver a partir de testigos autorizados- ?no es esto lo que deberian ser, ante todo, los padres y los educadores? que sean capaces de indicar sin ambiguedad el recorrido de una ascesis que hace capaces de verdad, que permite ponerse en marcha en el camino de la busqueda de la verdad.

L'OSSERVATORE ROMANO--edicion en lengua espanola, numero 10, marzo 7 de 2010-p.14

Rocco Buttiglione *

* Academia Pontificia de Ciencias Sociales.
COPYRIGHT 2010 Universidad Catolica de Pereira
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2010 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Buttiglione, Rocco
Publication:Paginas de la UCPR
Date:Aug 1, 2010
Words:1818
Previous Article:Los talleres en diseno de la red academica de diseno (RAD) del eje cafetero.
Next Article:Biblioteca.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters