Printer Friendly

Una dama dieciochesca.

RESUMEN

En el entremes La cena de Noche Buena, que forma parte del archivo manuscrito del exconvento de Santa Monica de Puebla, Mexico, aparece una "dama fisica". El parlamento que examinamos en este articulo permite entrever varios aspectos de la vida de una mujer perteneciente a la clase alta. Aun a traves de la parodia (se trata de una obra de caracter jocoso), las alusiones al entorno domestico y la descripcion de las actividades publicas de la dama en esta breve pieza proporcionan un cuadro en miniatura de un sector de la sociedad del siglo XVIII en la Nueva Espana.

ABSTRACT

In the short comedy entitled La cena de Noche Buena, located in the manuscript archive of the former convent of Santa Monica de Puebla, Mexico, there appears a "fastidious" woman. The discourse analyzed in this article allows us to examine various aspects of the life of ah upper-class woman of her time. Even through parody (it is a comic work), the allusions to the domestic sphere and the descriptions of public activities provide a view of one sector of eighteenth-century society in New Spain.

Introduccion

En el entremes titulado La cena de Noche Buena (1) asistimos al encuentro de cuatro personajes de diferentes condiciones sociales, lo cual permite establecer un paralelo con los cuadros de castas (2): un indio, un payo, una dama y un loco (cuya filiacion racial no se especifica, pero podria tratarse de un criollo o de un castizo). Todos se reunen en casa del Loco para celebrar la Noche Buena. Van llegando uno a uno, brindan, cantan para arrullar al Nino Jesus y, dentro de la tradicion del entremes (3), la accion se termina con un pleito entre el indio, el payo y la dama; mientras, el Loco se dedica a cantar y bailar.

La pieza es breve: esta formada por 433 versos octosilabos, en su mayoria con rima consonante. El parlamento de la Dama fisica que me interesa destacar se situa entre los versos 208 y 283, aunque este personaje interviene a lo largo de toda la obra. He aqui la transcripcion del fragmento:
Dama      !Ay, senor, cuantos favores
          Per sinum a la mesa haremos!
          Persigna la mesa.
          Para que del calumniator                              210
          nos libre omnipotens creator
          e ilesos todos quedemos.
Payo      Vaya, empinese este vaso,
          Ella toma el vaso.
          senora cinicruciante.
          !Esta de primor el caso,                              215
          lo hace como un estudiante!
Dama      !Ay Virgen! !Si aqui este esterico
          esta en mi de un modo critico!
          Me tiene dicho d medico
          que el licor causa lo citico.                         220
Indio     On mosica dispongamos:
          aqui d papeles estan,
          y cada ona cantara
          hora en cuanto lo acabamos.
          Saca los papeles que ofrece primero al Payo
          y luego a la Dama.
Loco      Si, primero brindaremos,                              225
          Tomese, seor don Nauyaque,
          todo, o lo derramaremos,
          vaya, beba, dele mate.
          Vaya, dona tripas secas,
          eche uste un pisto metodico,                          230
          vea que este es vino de cepas
          y corrige el humor colico.
Dama      !Ay fo!, tripas secas no,
          si mi fina contextura
          es la que hace, y con cordura,                        235
          d que tome poco yo.
          Que le diga a usted mi mama
          lo que es mi manutencion
          y se desenganara,
          ella le dara razon.                                   240
          Mas breve le dire, y es:
          el que yo por la manana
          recuerdo como a las diez,
          me desayuno sin ganas.
          A las once me dispongo,                               245
          gasto en vestirme un ratico,
          abro un poquito mi biombo
          y me refresco un tantico.
          Me voy para el tocador,
          alli me prendo, me adorno                             250
          y me veo toda en contorno,
          pues asi pide mi honor.
          Tambien la razon de estado
          me exige aquesta limpieza,
          y mi genio delicado                                   255
          que me dio naturaleza.
          Despues viene el peluquero
          y el pelo muy bien me enriza,
          me echa el polvo, y poco espero
          las doce para ir a misa.                              260
          Despues de misa, me tomo
          un apice de cafe
          con aguardiente porque
          me aprovecha, y despues como
          con muy demasiada tasa,                               265
          de un modo muy economico:
          tres almendras y una pasa,
          porque un famoso anatomico
          en el recipe lo manda.
          Me entro para mi retrete                              270
          y duermo una siesta larga.
          A las cinco, o de alli a un rato,
          hago mis visitas varias
          para desechar el flato
          que me dan mis tareas diarias.                        275
          Visito a condes, marqueses,
          a damas condecoradas,
          yendonos algunas veces
          a diversiones privadas.
          De alli me llevan a casa,                             280
          y hallandome ya en mi cama,
          me tomo una sola pasa
          y asi estoy robusta y sana.


Este personaje --al que los demas se refieren como Dona Vana (4)-- aparece en el listado de los personajes como "Una Dama fisica". El termino "fisico, fisica" es un mexicanismo, perteneciente al lenguaje familiar, que se aplica a una persona delicada, afectada, melindrosa, remilgada o pedante (5). Puede tambien referirse a alguien de aspecto muy arreglado o que habla con mucha propiedad (6). Uno de los rasgos que distinguen a la Dama de los otros personajes es su manera de hablar, salpicada de latinismos, como cuando bendice la mesa: !Ay, senor, cuantos favores! Per sinum a la mesa baremos/ (Persigna la mesa), para que del calumniator nos libre omnipotens creator e ilesos todos quedemos (vv 208-212); para referirse a si misma utiliza expresiones como "mi fina contextura" (v.234), "mi genio delicado" (v. 234). Se perfila entonces una mujer ilustrada, perteneciente a un estrato social elevado. Como veremos en seguida, muchos de los elementos del discurso de la Dama fisica pueden ponerse en relacion con datos sobre usos y costumbres de la vida cotidiana del siglo XVIII novohispano. Esta documentada (Couturtier; Gonzalbo Aizpuru, Las mujeres en la Nueva Espana y "Ajuar domestico"; Torales Pacheco) la preocupacion de las clases acomodadas por educar a las mujeres (7). A traves de los preceptores que algunas familias ricas contrataban, no faltaron jovenes que sabian algunos rudimentos de latin (8).

Por otra parte, el empleo de terminos como "medico", "anatomico", "recipe", "flato", "humor" (9), asi como la descripcion de su regimen alimenticio denotan una obsesion por la salud del cuerpo. Este rasgo tambien es recurrente en textos del siglo XVIII. La misma Condesa de Miravalle, a quien ya hemos aludido, en sus cartas a su yerno, manifiesta una constante preocupacion por la salud de su hija, sobre todo por sus numerosos embarazos (Couturier 157). En otro texto del siglo XVIII, d Entremes del Doctor Fabiano Moran (10), los pacientes interrogan al galeno sobre las siguientes enfermedades: colico miserere, almorranas, tina, molestias en los ojos, retortijones, sarna, tabardillo (11), dolor de muelas e indigestion; varios de estos males se relacionan con el aparato digestivo, que es precisamente lo que se refleja en el parlamento de nuestra Dama fisica.

Cuando el Loco le ofrece un vino de cepas / que corrige d humor colico (w 231-232), ella afirma que acostumbra tomar poco por cordura (v. 235). Es interesante hacer notar que el Loco la llama dona tripas secas, a ello la Dama responde con una descripcion de su dieta: "desayuno mas que frugal, un cafe con aguardiente a media manana" (12). La comida consiste en tres almendras y una pasa (para seguir lo que le ha ordenado un famoso anatomico (v. 268-269), y en la cena una sola pasa (v. 282). Esto que puede considerarse una parodia de la dieta de una mujer perteneciente a la elite novohispana (no olvidemos el tono caricaturesco del entremes) contrasta con la indisposicion de la abuela de la familia Yraeta, una "acrispatura de tripas", problema de tipo digestivo provocado por su tendencia a comer en exceso (Torales 433). La alusion que hace el personaje del Loco en cuanto a que el vino corrige d humor colico (v. 232) apunta hacia la concepcion de las enfermedades como causadas por humores malignos (13). Conviene anotar que el colico (segun el Dicdonario de Autoridades) es una "enfermedad del intestino que o con ventosidad o con algun humor colerico se altera y se tuerce". Como adjetivo, se refiere a "lo que pertenece al intestino colon", es decir, "al cuarto intestino comenzando desde el estomago, en el que se hace el dolor de ijada (lado derecho abajo del rinon" (Diccionario de Autoridades).

En todo caso, el cuidado que la Dama pone en su salud es un indicio de la importancia que se le otorgaba, y de las precauciones que se tomaban para su conservacion. Si la enfermedad es "un quid extrano, perceptible a la humana naturaleza, apto a destruir o perturbar el orden y proporcion debida a la humana viviente machina en todo, o en parte, de que penden todas sus funciones animales" (14), lo que la Dama persigue es su opuesto, la salud; su regimen de vida se encamina a estar siempre robusta y sana (v. 283). Con lo cual se comprueba que el tema de la salud no carecia de pertinencia en la segunda mitad del siglo XVIII.

Podemos pensar que la preocupacion por los asuntos de la salud era --como tantos otros aspectos de la vida cotidiana--, en cierto modo, un privilegio de la clase acomodada, a la que seguramente pertenecia nuestra Dama fisica. Aparte de que esta comprobada la existencia de grandes fortunas en el siglo XVIII (Gonzalbo Aizpuru "Ajuar domestico" 126-127) y la complejidad del papel que jugaron las mujeres en la conservacion de las mismas (15), hay en el discurso de nuestro personaje alusiones que remiten a una vida lujosa. Examinemos estos indicios.

En primer lugar mencionaremos lo relativo a la habitacion. La Dama empieza la descripcion de sus actividades diarias diciendo que se despierta (recuerdo [v. 243]) hacia las diez de la manana, en su alcoba, lo cual indica una casa amplia, compuesta de varias habitaciones. Para el siglo XVIII lo usual era que los dormitorios fueran piezas independientes, ?Como podria haber estado amueblada la alcoba de nuestra Dama fisica? La cama, desde luego, ocupaba un lugar primordial. Acerca del principal accesorio de las camas, es interesante recoger el dato de que los colchones propiciaban "la molicie y las tentaciones de la pereza y de la carne" (por ello estaban ausentes de las celdas en algunos conventos de monjas); en general se preferia tener mas de un colchon, de acuerdo con las posibilidades economicas de las familias; es seguro que la Dama fisica tenia acceso a estas comodidades. Las mujeres ponian especial atencion a la ropa de cama: sabanas, almohadas, cobertores, colchas y sobrecamas, a veces con flecos y colgaduras. Habia tambien camas con cortinajes y, al lado, mesitas de noche cubiertas con telas de terciopelo, seda o damasco, a juego con la colcha. Una de las funciones de la mesita de noche era ocultar la bacinica (16).

Ademas de lo ya mencionado, en la alcoba de la Dama debe haber habido batiles para guardar la ropa (estos se colocaban a los pies de la cama, o bien adosados a las paredes), un bufete o escritorio con lo necesario para escribir ("escribania"). Desde mediados del siglo XVIlI se habia generalizado la moda de los armarios y roperos, al tiempo que los cojines empezaban a ser sustituidos por taburetes (17). Todos estos muebles podian haber estado en la alcoba de nuestra Dama.

La mencion del biombo y del retrete sugiere asimismo que la recamara debe haber sido espaciosa. El biombo (18) era un objeto comun en los siglos XVII y XVIII; habia llegado de China y Japon (19). Se trata de un mueble divisorio, que era tambien soporte de pinturas sobre cuero, lienzo, papel o madera; estas pinturas embellecian d ambiente y podian representar programas moralizadores o didacticos, o bien reproducir paisajes, espacios y objetos domesticos (sombreros, trajes, calzado, parasoles, armas, herramientas). Se usaba para dividir espacios en habitaciones grandes, como salones y espacios religiosos, pero su funcion primordial fue la de dar privacidad al ambito femenino. En las alcobas los biombos se utilizaban para "esconder las camas y otras cosas que no se quieren tener expuestas" (Dicionario de Autoridades). En el parlamento de la Dama fisica, las funciones del biombo, condensadas en los v. 247 y 248 (abro un poquito mi biombo / y me refresco un ratico) corroboran su presencia en la vida intima de las mujeres del siglo XVIII.

Hacia las once de la manana, entonces, la Dama se traslada a su tocador. Este termino se refiere al "aposento o retrete donde se peinan y adornan la cabeza las senoras". En otra acepcion es una "caja de madera exquisita con algunos embutidos de concha, marfil o plata, y en ella divisiones para guardar los adornos y bujerias (cosas o dijes de poco precio, aunque de buen gusto por estar hechas con delicadeza y primor) del tocado de las mujeres. Suele tener en la tapa un espejo para estarse mirando cuando se peinan" (Dicdonario de Autoridades). En el contexto del discurso de la Dama podrian ser validas ambas acepciones. En el plano de la casa del segundo conde de Xala se observa que el tocador se hallaba entre dos de las recamaras; ademas, al mueble asi llamado se le podia asignar una habitacion aparte, con todos los aditamentos acostumbrados (Zarate Toscano 331 y 341), entre ellos los espejos grandes que le permiUan a la Dama mirarse toda en contorno. Despues de la frugal comida, la dama volvera a su retrete para una siesta larga (v. 270-271). El retrete es un cuarto pequeno en la casa o habitacion destinado para retirarse (Diccionario de Autoridades). Estudiosas de la vida cotidiana en los siglos XVII y XVIII (como Pilar Gonzalbo Aizpuru, 1995 y Ma. del Pilar Lopez Perez, 2005), mencionan el estrado como un lugar donde las mujeres gozaban de intimidad, y que contenia objetos destinados para ellas: alfombras, cojines para sentarse en el piso, cofres, espejos y a veces un biombo. El termino no aparece en el parlamento de nuestra dama, pero es posible que se halle asimilado al de "retrete".

Los espacios anteriores, en todo caso, aluden a un espacio femenino. Eran el lugar donde las damas cumplian los elaborados rituales que la moda del XVIII exigia a las mujeres de la elite colonial. En los w. 250 y 251 del discurso de la Dama se alude a la riqueza y complejidad de la vestimenta y el adorno femeninos: me peino y me adorno / y me veo toda en contorno. Podemos damos una idea de como pudo haber ido vestida la Dama fisica a traves de los retratos de senoras novohispanas. En ellos destaca la moda--afrancesada-- de los vestidos para cuya confeccion se empleaban sedas (venidas de Asia) y brocados de gran colorido, asi como encajes franceses en abundancia. Los trajes eran entallados, con cuellos y escotes mas o menos pronunciados; los corpinos se ataban por detras y tenian soportes de barba de ballena. Las faldas eran amplias; debajo llevaban guardainfante (20), con plisados, bordados y adornos que podian consistir en incrustaciones de hilos de oro y plata, madronos (adornos de colores encendidos), pedreria, chaquiras, lentejuelas y listones de seda.

Las joyas (en las orejas, el cuello y las munecas) aumentaban la riqueza del atuendo. Consisuan en anillos (de esmeraldas y brillantes), aretes (de oro, cristal, perlas), cintos de oro, brazaletes y relojes que pendian de la cintura. Se usaban tambien chiqueadores (21) de terciopelo o caparazon de tortuga. Con mucha frecuencia completaban el conjunto los abanicos, en su mayoria fabricados en China. Eran plegadizos; en su hechura se empleaban materiales como el marfil, el nacar o el carey, y se ornamentaban con plata y oro. Ademas las hojas iban pintadas por artesanos.

Como parte de su arreglo personal, la Dama otorga especial importancia al peinado: Despues viene el peluquero / y el pelo muy bien me enriza / me echa polvo (...) (v.252-259) (22). Lo mismo que para otros aspectos (vestidos y joyas), se percibe la influencia de las costumbres peninsulares. Escribe Carmen Martin Gaite: "Los complicados peinados que la moda francesa habia introducido hacian necesaria la ayuda cotidiana de un peluquero, que solia trabajar a domicilio y que consutuia un indispensable simbolo de lujo [...]" (45). Tambien los retratos de damas novohispanas ilustran la preponderancia de los peinados. Estos eran muy altos y podian ir decorados con diamantes, flores, perlas y plumas. Despues de 1760 se realzaban por medio de rellenos para d cabello, se utilizaban pomadas confeccionadas a base de manzanas, grasas y aceites de flores.

Una vez ataviada la Dama abandona el espacio privado para lucirse en d espacio publico. Indica Gonzalbo Aizpuru (Las mujeres 209-210) que a las mujeres de la casa, en d siglo XVIII, les quedaba mucho tiempo libre, y escasas posibilidades para llenarlo. Pasaban horas y horas en el estrado dedicadas a hacer labores (si eran diligentes), jugar baraja, organizar veladas y --en menor medida, al parecer-- a leer. Si eran casadas les correspondia velar por el buen funcionamiento de la casa y educar a los hijos, y particularmente a las hijas.

La asistencia a misa tambien formaba parte de las ocupaciones diarias. Es un punto que menciona la Condesa de Miravalle (Couturier 157). En una carta a su yerno expresa que no le complacia el que su hija Mana Antonieta fuera a misa con demasiada frecuencia; temia que hubiera habladurias. La salida matinal de la Dama fisica es, precisamente, para ir a misa de doce. Despues de la siesta (larga), a partir de las 5 p.m. vuelve a salir, esta vez a hacer visitas. Era esta una actividad propia de personas nobles y distinguidas, que honraba a quienes eran invitados a funciones publicas o privadas; los demas observaban si se les trataba con respeto, confianza y familiaridad, y asi se confirmaba la pertenencia al grupo. Probablemente la salida vespertina de nuestro personaje no se limitaba a ir a las casas de sus amistades; la elite novohispana del siglo XVIII gustaba mucho de los paseos en carroza (23). Cuando la Dama describe el final de su jornada (De ahi me llevan a casa, v. 280), suponemos que era conducida en algun carruaje.

Llama la atencion que el cuadro de vida que se desprende del discurso de la Dama corresponde a las observaciones de Carmen Martin Gaite sobre las costumbres del siglo XVIII peninsular. Los cambios que tuvieron lugar en la sociedad espanola en la mitad de esa centuria se implantan en las colonias unos anos mas tarde, a medida que eran trasladados por personas que llegaban directamente de Espana. Asi Martin Gaite menciona que --en contraste a lo que sucedia en el siglo XVII-- en el siglo XVIII las mujeres solteras de clase media alta gozaban de considerable libertad. Ademas de llevar vestidos lujosos y alhajas, las espanolas gustaban de recibir visitas, salir a pasear diariamente,con la finalidad principal de exhibir su riqueza. Lo mismo hacian las damas de la elite novohispana.

Despues del paseo lo habitual eran las "tertulias" (24). La Dama fisica habla de diversiones privadas (v. 279). En cuanto a las visitas, dice: Visito a condes, marqueses / a damas condecoradas (vv. 276-277); tambien en Espana "se empezaba a considerar [hacia 1739] que las amistades nuevas podian prestigiar a quien sabia granjearselas; y asi no se trataba ya tan solo de querer conocer a los demas, si no de exhibir ante ellos el propio modo de vida" (Martin Gaite 37).

La Dama fisica parece alejada de las ocupaciones comunes de las mujeres en casa --apuntadas mas arriba--; sus actividades y formas de comportamiento se identifican plenamente con la cultura de la apariencia, como luego se vera. Dada la relevancia del papel de las mujeres, y a la luz de lo que hemos destacado acerca de ellas a lo largo de estas reflexiones, podemos interrogamos sobre el estatuto civil del personaje, de su sitio en la sociedad novohispana del ultimo tercio del siglo XVIII.

Encontramos la cuestion del honor como "moldeador" de las relaciones entre los miembros de las elites novohispanas. El honor representaba --ademas de una herencia de pureza racial y religiosa-- la historia de una buena familia (25). En el caso de las mujeres, las cuestiones de honor estaban enlazadas de modo muy especial con la sexualidad y la ilegitimidad; perder la virginidad o tener relaciones sexuales extramaritales comprometia sefiamente la honorabilidad, por lo que se buscaban formas de ocultar las consecuencias de tales conductas. Funcionaba entonces, en la sociedad novohispana del XVIII, el doble patron segun el cual a igual ejercicio de la sexualidad, desiguales consecuencias para el honor personal, segun se tratara de una mujer o de un hombre (sobre todo si pertenecian a la elite).

Ann Twinam ha estudiado biografias de mujeres pertenecientes a las clases adineradas en las diversas colonias espanolas en America, que tuvieron relaciones sexuales antes del matrimonio o fuera de 41 y que, habiendo concebido hijos ilegitimos, trataron --solas o apoyadas por los padres de las hijas y los hijos-- de restituirles los derechos a los que solo podian aspirar los hijos de uniones legitimas. Traza esta investigadora un cuadro muy completo y sugerente de la gama de situaciones en la que podian encontrarse las mujeres novohispanas que llegaban a tener relaciones sexuales fuera de la institucion matrimonial. Entre estas posibilidades de recuperar --o de no perder-- el honor y evitar el escandalo se hallaba el matrimonio inmediato; esta era la salida mas frecuente, y la que presentaba menos dificultades. Tambien podia protegerse el honor mediante el "embarazo privado", generalmente con la anuencia de la familia; esta situacion es un indicio de la disparidad entre realidad particular y reputacion publica. Cuando no era posible ocultarlo, el embarazo se hacia publico y se hablaba de "compromiso postergado". Ello significaba que los padres de la criatura habian intercambiado promesa matrimonial y esperaban el momento propicio para cumplirla. Apenas es necesario decir que en muchos casos esto no se llevo a cabo, por diversas circunstancias: alejamiento voluntario o involuntario del hombre, incumplimiento de la promesa, muerte de alguno de los dos). Se daban igualmente casos de madres solteras o de mujeres que vivian en concubinato (26).

Lo que nos interesa destacar, finalmente, es que la situacion social de la Dama fisica, si bien no de detalla en d entremes, estaba dentro de una red de posibilidades sumamente intrincada. Los pocos datos que podemos extrapolar de su discurso solo nos permiten considerarla como una mujer perteneciente a la clase adinerada, soltera, probablemente joven, de familia rica, honorable y reconocida dentro del grupo social, y ademas participante en las tendencias vigentes a finales del XVIII novohispano en cuanto a modas, actitudes y formas de vida. Sin embargo, estos datos escasos y los que arroja la realidad social de muchas mujeres de la elite muestran que la sexualidad en esa epoca no puede reducirse a unos cuantos estereotipos.

Ahora bien, al contrario de los datos que ofrecen documentos redactados con minuciosidad (documentos legales o cronicas), no disponemos de muchas fuentes para realizar el tipo de estudio--necesariamente aleatorio-- que hemos propuesto en estas paginas. Este analisis, entre otras cosas, no procede desde el pasado para "explicar" el presente, sino que requiere proyectar imagenes desde nuestro presente hacia el texto del pasado, para arriesgar alguna interpretacion. De esta manera, textos como el del entremes de La cena de Noche Buena ponen a nuestro alcance la posibilidad de aprehender lo no-dicho de la historia. Resalta en esta breve pieza la importancia de la esfera de lo privado, de una cotidianidad dificil de vislumbrar, pero desde donde se generan los codigos y las practicas culturales vigentes en determinadas epocas. Asi adquieren toda su relevancia los datos que podemos extrapolar del discurso de la Dama fisica.

Hemos visto que, dentro de su brevedad, la significancia del discurso de la Dama fisica se extiende en varias direcciones para constituir, metonimicamente, un cuadro de la sociedad novohispana adinerada de finales del siglo XVIII. Desde esta perspectiva, el entremes permite otro tipo de consideraciones.

Ademas de pertenecer a la elite novohispana, las actividades de la Dama fisica parecen situarse en la ciudad de Mexico (no en la provincia, aunque tal vez algunos rasgos sean de validez general). Afirma Langue que la capital del virreinato era "el espacio social y politico por antonomasia" (1), lugar de residencia de la alta nobleza, y donde se observa de modo mas claro la progresiva occidentalizacion (es decir, el mestizaje cultural) de esa sociedad. Se plantean modelos culturales nuevos, los cuales adaptan o re-crean la herencia hispanica del aparentar (ser algo y ser alguien): en tierra americana esta herencia sufre algunos cambios, entre otras razones porque continuaba el proceso (iniciado en etapas tempranas de la conquista) de constitucion de una nobleza hispana (27) y que apuntaba, desde tiempo antes, hacia la formacion de un espiritu criollo. En todo tipo de documentos del XVlII es constante la referencia al honor y a la honra. Asi hay que interpretar una afirmacion de la Dama fisica: durante el ritual del arreglo de su persona, dice:
   alli me prendo, me adorno
   y me veo toda en contorno,
   pues asi pide mi honor.
   Tambien la razon de estado
   me exige aquesta limpieza,
   [...] (w 249-254) (Enfasis nuestro).


Todos los fenomenos que enumera Langue (2) como componentes de la cultura material estan presentes en el discurso de nuestra Dama: el papel fundamental de los objetos, la riqueza del vestido, lo lujoso de los carruajes. Nos encontramos ante la manifestacion de un estilo de vida: la cultura de las apariencias, la cual--como veremos en seguida--es parodiada en el entremes. En este tipo de cultura, lo que cuenta (en todos los ordenes de la vida (28)) no son los hechos (el ser), sino las apariencias (el parecer). Lujo y ostentacion son rasgos atribuibles a la sensibilidad criolla mexicana, como ya hemos apuntado. La Dama podria representar esta nueva sensibilidad y aludir a ella, en el conjunto del entremes: no olvidemos que se trata de una especie de cuadro de castas, donde se perciben fuertes contrastes entre la dama y el indio, el payo y el Loco. A partir de estas consideraciones es posible efectuar una relectura de las actividades diarias de nuestro personaje. En efecto, el juego de las apariencias esta ligado a estrategias sociales, y el ejercicio de la "piedad" formaba parte de esa inversion. La misa era una celebracion ritual que congregaba a los miembros de la elite, les permitia verse, lucirse y estrechar lazos de identidad. En cambio, por la tarde se congregaban los aristocratas en sus casas, paseaban en sus carruajes, iban a los paseos para aparentar (Langue18).

Podemos ahora planteamos la siguiente pregunta: ?son validas las extrapolaciones que hemos propuesto, si tomamos en cuenta que aparecen dentro de una obra de caracter jocoso, en la cual una de las funciones del personaje de la Dama es la de parodiar ciertas costumbres de la sociedad novohispana del siglo XVIII? Creemos que la respuesta es afirmativa, a partir de una definicion de parodia que no se limite a definirla como la "imitacion burlesca de una obra, estilo, genero o tema tratados antes con seriedad" (Beristain 391). En una definicion alternativa, no hay nada en la parodia que requiera forzosamente la inclusion de un concepto de ridiculo (a diferencia de lo que sucede, por ejemplo, en la burla, en lo burlesco). Si bien el entremes en su conjunto es una obra jocosa, el unico elemento exagerado (y que por ello podria mover a risa) en el discurso de la Dama es lo relativo a su dieta. Todo lo demas--como hemos visto--esta rigurosamente documentado. Como senala Hutcheon (32), en la etimologia del termino parodia estan presentes dos posibilidades, que permiten interpretarlo como contra-canto, es decir como oposicion o contraste entre textos, pero tambien, en griego, para significa junto a o al lado de, que sugiere un acuerdo, una intimidad, en lugar de solamente un contraste (29).

El placer de la parodia (y de la ironia, como estrategia para interpretar y evaluar) no proviene, entonces, de lo humoristico en particular, sino del grado de compromiso del lector en el "salto" intertextual entre la complicidad y la distancia. Como lectores (y debe haber ocurrido algo semejante con los espectadores contemporaneos del entremes), el discurso de la Dama nos convierte en complices suyos, al tiempo que el ingrediente de la ironia nos hace tomar distancia. En efecto, la descripcion de lo que hace durante el dia es tan dinamico que literalmente la "seguimos" en sus actividades diarias, mientras se despliega su discurso). Es conveniente aclarar, en cuanto a esto ultimo, que la ironia hacia el personaje y su estilo de vida viene de los otros personajes, y ello en otros momentos de la pieza, no en el fragmento que analizamos; la Dama es perfectamente seria en lo que describe. En el parlamento en cuestion, lo unico que nos hace distanciarnos es lo relativo a la (inverosimil) dieta que dice seguir; todos los otros elementos corroboran que la parodia no tiene que ser equivalente a una burla (30). Por otra parte, esa distancia entre el texto nuevo y aquello que es parodiado implica una distancia critica, en la cual se repite algo, pero introduciendo una inversion. Lo que se "repite" en La cena de Noche Buena es la jornada de una dama de la elite novohispana del XVIII (todas las actividades aludidas son reconocibles); la diferencia estriba en el contexto: la jornada de la Dama esta puesta dentro de una obra humoristica, lo cual hace posible agregar el elemento de exageracion (31).

La parodia es una sintesis bitextual; se asemeja a la metafora en que ambas requieren que quien descodifica construya un segundo significado a traves de inferencias realizadas desde la superficie, y que complemente el primer plano con conocimientos y reconocimientos del contexto de fondo (Hutcheon 34). En el caso que analizamos, el texto que se halla como trasfondo es un texto social: la sociedad novohispana dieciochesca. La descripcion de la dama funciona como metafora de dicho "texto". Observemos tambien que la parodia, lejos de desconocer el contexto de las representaciones originales, las hace evidentes: el contexto evocado por el discurso de la Dama fisica es, como se ha visto, "real", en el sentido de que esta documentado en diferentes tipos de discurso.

Otro testimonio de la plenitud del funcionamiento de la parodia en el parlamento de la Dama fisica es su doble filo: podemos verla como destructiva o como criticamente evaluativa (Waugh). Desde la primera perspectiva estanamos ante la presentacion ironica de las costumbres (recordemos que el nombre de nuestro personajes es Dona Vana), centrada en el cuidado exagerado de la dieta y en la forma en que se refieren a ella los otros personajes (senora dnicmdante (32), v 214; dona tripas secas, v 229; seor madamita, v 383; dtica melindrosa, v 387). Desde la otra vertiente, el mismo texto puede verse como una forma de relectura del contexto novohispano del siglo XVIII, del cual se destacan ciertos rasgos, al tiempo que se procede a una revision critica de las representaciones "serias" de esa sociedad. Como se ha visto al tratar sobre el afan de exhibirse, la vida de la elite novohispana era, ella misma, una representacion. Surge asi una mise-enabyme (un espejo interno, diria Hutcheon 31), una especie de teatro dentro del teatro: al representar (metonimicamente) a la elite novohispana, el texto del entremes levanta una cortina detras de la cual vemos aparecer a todo un grupo social. Al interior de este, las convenciones automatizadas (los estereotipos de las mujeres del siglo XVIII, en particular) se ven socavadas y se abre la via a otro conjunto menos perceptible: la particularizacion de un caso (que hacia una dama a lo largo del dia) desconstruye otras visiones mas estaticas, y apunta hacia la imposibilidad de reducir las vidas de las mujeres a estereotipos convencionales. El estilo de vida de la Dama fisica perturba el equilibrio previo (las mujeres en casa, poco educadas) y muestran a una mujer plenamente involucrada en el proceso de transformacion de las costumbres; es este un rasgo que los estudiosos del XVIII coinciden en senalar.

De manera que el discurso de la Dama fisica remite a un contexto que es objeto de parodia y nos ofrece un retrato bastante aproximado (y animado) de una mujer inmersa en la corriente de su epoca; se constituye asi en un objeto--precioso--de la historia cultural en el ambito novohispano.

NOTAS

(1.) Texto establecido a partir de la version hallada en el Archivo de Manuscritos del Exconvento de Santa Monica de la Ciudad de Puebla. Este trabajo se deriva del analisis realizado en una de las obras que forman parte del libro de Sten y Gutierrez Estupinan. Varios elementos permiten situar la elaboracion del Enlremes La cena de Noche Buena en el ultimo tercio del siglo XVIII: tema, escritura, papel y referencia al Hospital de San Roque de la ciudad de Puebla (Mexico), destinado a dementes de ambos sexos entre 1754 y 1787.

(2.) Se conocen como "Cuadros de castas" las pinturas que representan los tipos resultantes de las mezclas raciales entre espanoles y habitantes de America Latina. Los personajes estan representados casi siempre en pareja, con su hijo o hija, en escenas que evocan su entorno; la indumentaria es muy detallada. Los cuadros llevan textos breves, que aluden a las designaciones de cada mezda racial (vease Castro, 1983).

(3.) Recordemos que d entremes es una pieza breve, de caracter jocoso y accion rapida, que solia representarse entre los actos de una obra mas extensa. En el caso de esta y las otras piezas breves rescatadas por Sten y Gutierrez Estupinan, puede haber sido concebida como obra independiente, para ser representada durante una recreacion, en algun convento de monjas de la Nueva Espana.

(4.) Este apelativo apunta hacia la caricatunzacion o la parodia del personaje, como mas adelante se vera.

(5.) Es la definicion propuesta en el Diccionario de Mexicanismos de Santamaria, y en el Diccionario de la Real Academia Espanola.

(6.) Acepcion consignada en el Dicdonario del Espanol Usual en Mexico, El Colegio de Mexico.

(7.) Asi la Condesa de MiravaUe descrita como "inteligente, literata, activa y ambiciosa". Sus cinco hijas eran "ilustradas" y en sus cartas expresa su interes porque su nieta aprendiera a leer (Couturier 117).

(8.) De acuerdo con Pilar Gonzalbo Aizpuru (1995b, capitulo XII) no se puede hablar de que la educacion de las mujeres se haya descuidado. En particular, "(...) las ninas de familias acomodadas, con capacidad para pagar a maestras particulares, recibian la instruccion mas completa sin salir de sus hogares" (320). Un cambio importante en cuanto a la instruccion de las mujeres -de todos los estratos sociales--se observo en la segunda mitad del siglo XVIII (324-327). Se conocen casos de mujeres que destacan por especiales capacidades, como Ma. Luisa de Regules, considerada como una de las primeras contadoras seglares (en los conventos de monjas habia contadoras). Ma. Luisa compuso un cuaderno de cuentas estudiado por Karla Hernandez (2001).

(9.) Algunas posiblemente deformadas como "esterico" y "citico".

(10.) Esta pieza tambien forma parte del libro de Sten y Gutierrez Estupinan.

(11.) Enfermedad peligrosa, que consiste en una fiebre maligna, que arroja al exterior unas manchas pequenas como picaduras de pulga, y a veces granillos de diferentes colores: como morados, cetrinos, etcetera. Probablemente del latin tabes, putrefaccion (Dicdonario de Autoridades).

(12. En su estudio sobre el consumo de bebidas embriagantes en el siglo XVIII. Viqueira Alban (205-206) consigna como novedad un cambio en el tipo de bebidas prohibidas. El pulque y bebidas como chilote, tepache, guarapo, charangua, compuestas de pulque y otros elementos parecen haber perdido popularidad a favor de bebidas destiladas, en especial el mezcal y d aguardiente de cana, tambien conocido, a partir de 1714, como chinguirito. Durante buena parte del siglo XVIII se hicieron peticiones a las autoridades para que no se prohibiera el aguardiente de cana, por considerarse menos nocivo que el pulque. El protomedicato apoyaba la idea de que era menos perjudicial que el aguardiente de uva espanol. La sustitucion del pulque por las bebidas destiladas fue visto con buenos ojos por la elite novohispana; se consideraba mas civilizado consumir aguardiente que pulque. Este dato explicaria que la Dama no desdene poner una pequena cantidad de aguardiente en su cafe.

(13.) Recordemos que de acuerdo con esta concepcion, los humores son los licores de los cuales los cuerpos vivientes se nutren, mantienen y pertenecen a su "constitucion physica": como en el hombre la sangre, la colera, flema y melancolia, y tambien los excrementicios, como la orina, sudor, etc. Segun Avicena el humor es un cuerpo humedo y liquido, en el que primeramente se convierte el manjar (Dicdonario de Autoridades). Esta concepcion tradicional coexiste, en textos de la segunda mitad del siglo XVII (como en el Entremes del Dr. Fabiano o en las cartas de la familia Yraeta, por mencionar solamente dos, relacionadas con este trabajo) con una idea moderna de la enfermedad, ya asociada a los efectos de infecciones y que es posible prevenir y combatir en medios mas cientificos. Por los mismos anos en que se escribia el entremes de La cena de Noche Buena, se instauraba paulatinamente una nueva optica sobre las enfermedades, segun la cual estas residian en algun organo especifico, que podia ser identificado por la observacion cuidadosa del medico. Asi, el Dr. Esteban Morel se instalo en la Ciudad de Mexico en 1778; fue comisionado por el real Protomedicato para practicar las primeras inoculaciones, con el fin de combatir la viruela. En contraste con esta apertura, Morel tuvo que enfrentarse a la Inquisicion; fallecio (?se suicido?) en la carcel inquisitorial, en 1795 (vease Schiffer Aceves, 2002). Esta coexistencia se halla ilustrada, para la segunda mitad del siglo XVIII, en otros tratados. Juan de Mata, por ejemplo, afirmaba que el chocolate, entre otras bebidas, reconfortaba el estomago y el pecho y destruia los humores malignos (en Flores Rosales, 2001). Aunque no se menciona en la breve intervencion de la Dama Fisica, no podemos eludir el papel protagonico del chocolate en el regimen alimenticio colonial y sobre todo en las tertulias de la elite, donde esta bebida se servia en un servicio de porcelana china, con cubiertos de plata (Cf. Langue 8). De acuerdo con el testimonio de un viajero del siglo XVIII, las damas de la ciudad de Mexico comian a toda hora; tomaban chocolate por la manana, al terminar de dormir la siesta y con frecuencia tambien antes de la cena (Tostado Gutierrez 187).

(14.) Esta definicion es de Dn. Joseph Patricio de los Rios, clerigo presbitero, medico en el puerto de Veracruz hacia 1763 en la obra titulada: Radonal conjetura: Metodo vero-simil: Dissetadon Medico-Phisico-Anatomica inferida de las Anatomias hechas a fin del ano de 62y pnndpios del 63 en los cadaveres de los qe fallederon de la En&mica Enfermedad, vulgarmente llamada vomito negro en d Antiguo Hospital Real, y los otros tres de la Providenda, que por tieso de la Guerra acordo la charidad de d Excmo Sr. Marques de Cruillas, Virrey de esta Nueva Espana: en esta Ciudad de la Nueva Veracruz. El manuscrito de este tratado se encuentra en el Archivo Diocesano de la Catedral de Puebla, Mexico. En una hoja agregada se lee: "Publicado en Estudios Iberoamericanos en Madrid y Academia Nacional de Medicina, en Mexico". Joaquin de Monserrat, marques de Cruillas fue d 44[grados] virrey de la Nueva Espana; goberno del 6 de febrero de 1760 al 25 de agosto de 1765. Entre otras situaciones dificiles le correspondio enfrentar la terrible epidemia de viruela de 1761, que dejo innumerables muertos en las ciudades de Mexico y Puebla.

(15.) Los estudios sobre familias como las de los Condes de Regla corroboran que habia mujeres--casadas o solteras- poseedoras de notables habilidades para los negocios y que obraban con independencia. Su actuacion tuvo importantes repercusiones en la administracion de los bienes familiares, asi como en lo relativo a las alianzas matrimoniales y herencias (Couturier 164,172 y 176).

(16.) Los servicios sanitarios se hallaban en los patios interiores de las casas, lejos de las habitaciones, por lo que el uso de las bacinicas era indispensable. A mediados del siglo XVIII en algunas casas se empezo a usar un mueble especial: la "banqueta de descanso". Consistia en una caja de madera con tapa y en su interior una tabla con un agujero, forrada de tela, del mismo diametro del borde superior de un bacin. Esa tabla era movible, para poder vaciar el bacin.

(17.) Para todas estas referencias relativas al ajuar domestico, vease Gonzalbo Aizpuru "Ajuar").

(18.) Especie de mampara hecha de tela o papel pintado de colores que, sostenida de bastidores unidos por medio de goznes se cierra, abre y despliega segun la necesidad [...] (Dicdonario de Autoridades).

(19.) La palabra, de acuerdo con Lopez Perez (2005) proviene del japones byo, proteccion y bu, viento.

(20.) Cierto artificio muy hueco, hecho de alambres con cintas, que se ponian las mujeres en la cintura, y sobre el se ponian la Basquina (ropa o saya que traen las mujeres desde la cintura al sudo, con sus pliegues, que hechos en la parte superior forman la cintura, y por la parte inferior tiene mucho vuelo (Diccionario de Autoridades).

(21.) Adorno usado por las mujeres novohispanas, que se colocaba preferentemente en la sien.

(22.) Los criados--y esclavos negros--de la familia Yraeta (cuya residencia se hallaba cerca de la Plaza Mayor en la ciudad de Mexico, vivian cerca de los amos a quienes servian. Langue (6) menciona especificamente a un peluquero t a un cochero.

(23). Uno de los lugares preferidos era la Alameda. Otra diversion disponible eran los paseos en canoa, por los cana]es que todavia exisuan en la ciudad (Gonzalbo Aizpuru, Las mujeres). Viqueira (228) clasifica los paseos como parte de las diversiones callejeras y coincide en senalarlos como diversion favorita de la clase adinerada.

(24.) Consigna el Diccionario de Autoridadis que la tertulia es "La junta voluntaria o congreso de hombres discretos, para discurrir en alguna materia [...] Se llama tambien la junta de amigos y familiares para conversacion, juego y otras diversiones honestas". Esta ultima acepcion es la que se ajusta al contexto de la vida cotidiana del siglo XVIII en la Nueva Espana.

(25.) Esa historia persona] quedaba registrada en tres documentos de igual importancia: el acta de nacimiento, el acta de matrimonio y el testamento (Twinam 5).

(26.) Todas las situaciones descritas tenian serias consecuencias cuando, por lo genera] vatios anos mas tarde. Alguno de los implicados (o ambos) trataba de conseguir pruebas de legitimidad para las hijas o hijos. Twinam (1991) aporta numerosos testimonios de estos casos. Remitimos a su excelente trabajo.

(27.) Este proceso requeria el cumplimiento de una serie de requisitos, como la pertenencia a una familia noble, la limpieza de sangre, la posesion de una fortuna suficiente, para conservar el "honor" asi conseguido.

(28.) Predomina la ostentacion, ya sea en los donativos (para obras pias o para apoyar a los gobernantes en turno), los servicios a la Corona, las residencias, los edificios civiles o religiosos, los monumentos, tanto como los vestidos--los cuales reflejan la pertenencia a determinado grupo social y etnico-, especialmente ponderados por los viajeros del siglo XVIII, quienes los califican como "deslumbrantes" y los carruajes.

(29.) Corominas (1990) indica: paraeido, derivado de oda (canto): 'yo canto con arreglo a (otra cosa). Como se ve, en este derivado no esta presente la idea de oposicion, mucho menos de burla.

(30.) Las Meninas de Picasso son, desde la perspectiva que venimos presentando, una parodia de la obra de Velasquez; sin embargo, a nadie se le ocurrida pensar que fue hecha para burlarse del maestro del siglo XVII espanol.

(31.) Si bien en el texto el unico elemento que percibimos como exagerado es el de la dieta, recordemos que se trata de una obra para ser representada. En escena, el personaje pudo haber aparecido con una vestimenta y un peinado estrafalarios, que habran subrayado el caracter parodico del personaje. Esta posibilidad no invalida lo que proponemos con respecto a la parodia.

(32.) Este termino no aparece en los diccionarios habituales; se reconoce en el la raiz del latin crudo, que significa atormentar.

OBRAS CITADAS

Beristain, Helena. Dicdonario de retoricaypoetica. Mexico: Pomia, 1997.

Castro Morales, Efrain 1. "Los cuadros de castas en la Nueva Espana", Jahrbuch fur Geschichte von Staat, Wirtschaft, und Gesellschaft Lateinamerikas, 20 (Koln, Boehlau Verlag), 983. 671-690. Edicion electronica: Institute of Latin American Studies, University of London, http//.sas.ac.uk/ilas.

Corominas, Juan. Breve dicdonado etimlogico de la lengua castellana. Madrid: Gredos, 1990.

Couturier, Edith. "Las mujeres de una familia noble: Los Condes de Regla de Mexico, 1750-1830". En Comp. Asuncion Lavrin. Las mujeres latinoamericanas. Perspectivas historicas. Mexico: FCE, 1985.153-176.

Flores Rosales, Hilda. "Chocolate: mitos y realidades". Avancey perspectiva, vol. 22, 2001.3-7. Edicion electronica

Gonzalbo Aizpuru, Pilar. Las mujeres en la Nueva Espana. Educacion y vida cotidiana. Mexico: El Colegio de Mexico, 1987.

--. "Ajuar domestico y vida familiar". En El artey la vida cotidiana. XVI Coloquio Internacional de Historia del Arte. Mexico: UNAM, Instituto de Investigaciones Esteticas, 1995a. 69-94.

--. Historia de la educadon en la epoca colonial. Mexico. El Colegio de Mexico, 1995b.

--. (Coord.). Historia de la vida cotidiana en Mexico (vol III). El siglo XVIII: entre tradicion y cambio. Mexico: El Colegio de Mexico/FCE, 2005.

Hernandez, Cada. "Cuaderno de cuentas de Maria Luisa de Regules, contadora del siglo XVIII". Consejo Nacional para la Cultura y las Artes: Sala de Prensa, 2001. http//www.cnca.gob.mx/cnca/nuevo/2001/diarios/mar/200301/cuaderno.htm.

Hutcheon, Linda. A Polilics of Postmodernism. London & New York: Routledge, 1995.

--. A Theotry of Parody. Urbana & Chicago: University of Illinois Press, 2000.

Langue, Frederique, "De la munificencia a la ostentacion". BAC, Nuevo Mundo Mundos Nuevos, mis en ligne le 14 fevrier 2005, reference du mai 2006, disponible sur : http//nuevomundo.revues.org/document642.htm/

Lopez Perez, Ma. Del Pilar. "Itinerario entre la realidad y la intimidad". Biombos coloniales. Pinturas ineditas de la vida diaria virreinal". Colombia. Banco de la Republica. Biblioteca Angel Araujo, 2005. http://www.banrep.gov.co/blssvirtual/credencial/10501.htm. Consulta: 01/08/2005

Luna Parra, Georgina. "Personas y personajes, trajes criollos y mestizos", 2006. http://www.mexicodesconocido.com/espanol/cultura y sociedad/arte-popular/detalle.cf. Consulta: 07/05/2006.

Martin Gaite, Carmen. Usos amorosos del XVIII en Espana. Barcelona. Anagrama, 1994.

Schifter Aceves, Liliana. Medidna, mineria e Inquisicion en la Nueva Espana: Esteban Morel (1744-1745). Mexico: UNAM, 2002.

Sten, Maria y Gutierrez Estupinan, Raquel. No solo ayunosy oraiones. Piezas teatrales menores en conventos de monjas (siglo XVIII). Mexico: Facultad de Filosofia y Letras de la Universidad Autonoma de Mexico (UNAM)/ Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades de la Universidad Autonoma de Puebla (UAP), 2007.

Torales Pacheco, Ma. Cristina. "Del nacimiento a la muerte en las familias de la elite novohispana del siglo XVIII". En Coord. Gonzalbo Aizpuru y Rabell Romero, Familia y vida privada en la historia de Iberoamerica. Mexico: UNAM, 1996. 423-436.

Tostado Gutierrez, Marcela. El album de la mujer. Antologia ilustrada de las mexicanas. Vol. II Epoca Colonial Mexico: INAH, 1991.

Twinam, Ann. "Honor, sexualidad e ilegitimidad en la Hispanoamerica Colonial". En Sexualidad y matrimonio en la America hispanica: Siglos XVI-XVIII. En Comp. Lavrin. Mexico, D.F., Grijalbo, 1991. 127-171. ["Honor, Sexuality, and Ilegitimacy in Colonial Spanish America", in Sexuality and Marriage in Colonial Latin America, Asuncion Lavrin ed. (Lincoln: U of Nebraska P, 1989]. Edicion electronica: Institute of Latin American Studies, University of London. http://www.sas.ac.uk/ilas

Viquiera Alban, Juan Pedro. ?Relajados o reprimidos? Diversiones publicas y vida social en la ciudad de Mexico durante d Siglo de las Luces. Mexico: FCE, 1995.

Waugh, Patricia. Metafiction. London & New York: Methuen, 1984.

Zarate Toscano, Veronica. "Los privilegios del nombre. Los nobles novohispanos a fines de la epoca colonial". En Coord. Gonzalbo Aizpum, Pilar.Historia de la vida cotidiana en Mexico (vol III). El siglo VXIII: entre tradiciony cambio. Mexico: El Colegio de Mexico/FCE, 2005. 325-356.

[ILUSTRACION OMITIR]

RAQUEL GUTIERREZ ESTUPINAN

Universidad Autonoma de Puebla (Mexico)
COPYRIGHT 2007 Dieciocho
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2007 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Gutierrez Estupinan, Raquel
Publication:Dieciocho: Hispanic Enlightenment
Date:Sep 22, 2007
Words:8568
Previous Article:Canas Murillo, Jesus, Miguel Angel Lama y Jose Roso Diaz, eds. Juan Melendez Valdes y su tiempo (1754-1817).
Next Article:Alabanza de America y defensa de Espana: la ambiguedad colonial de las Cartas mejicanas de Benito Ma de Moxo y su recepcion critica.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters