Printer Friendly

Una archivera en tiempos convulsos: la actividad de Aurea Javierre en la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza durante la Guerra Civil Espanola (1936-1939).

An archivist in turbulent times: the activity of Aurea Javierre in the Library of the University of Zaragoza during the Spanish Civil War (1936-1939)

Sumario. 1. Introduccion. 2. Metodologia. 3. Anos de formacion y evolucion profesional. 4. En la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza. 5. Conclusiones. 6. Referencias bibliograficas.

1. Introduccion

La ruptura social que supuso la Guerra Civil Espanola (1936-1939) afecto a la actividad del Cuerpo Facultativo de Archiveros, Bibliotecarios y Arqueologos, dividido, como el resto del pais, en dos bandos. Tal circunstancia motivo un evidente quebranto en su evolucion, maxime teniendo en cuenta que el estallido estival del conflicto sorprendio a muchos de los funcionarios en su periodo vacacional, y que tuvieron que asumir la adaptacion de la politica bibliotecaria a las necesidades belicas.

El rapido triunfo del golpe de Estado en Zaragoza posibilito que algunos facultativos, cercanos ideologicamente a los sublevados con mayor o menor conviccion e intensidad, acudieran desde sus lugares de veraneo a prestar adhesion ante las autoridades competentes. Nicolas Fernandez Victorio, Julio Vidal Compaire, Pilar Lamarque, e Isaac Soler Langa mostraron desde el primer momento su mayor predisposicion a defender la causa del bando nacional desde sus puestos de archiveros y bibliotecarios. No obstante, los mas significados por su impronta e influencia intelectual fueron Miguel Gomez del Campillo, director del Archivo Historico Nacional, y sobre todo Miguel Artigas Ferrando, Inspector General de Bibliotecas, Presidente de la Junta Facultativa de Archivos, Bibliotecas y Museos, el organo de gobierno de la profesion, y director de la Biblioteca Nacional.

Entre este notable y nutrido grupo de profesionales, muy pronto adscritos organicamente, aunque de forma provisional, a la Biblioteca Universitaria de Zaragoza, por decision conjunta de su rector, Gonzalo Calamita, y del General Jefe de la V Region Militar Miguel Cabanellas, encontramos la figura de Aurea Javierre, quien colaboro de forma muy activa en el desarrollo de las actividades del Centro, condicionadas por la zozobra de los acontecimientos belicos. El desarrollo de la contienda provoco una disminucion considerable de la actividad ordinaria de todos los establecimientos coordinados por el Cuerpo. A partir de ese momento, buena parte de su dedicacion obedeceria a satisfacer la demanda de los servicios extraordinarios que desde muy pronto se dispusieron para colaborar con el avance militar, favorecer la depuracion ideologica y cultural, y estimular la atencion al ocio de soldados y heridos.

Su periplo y trayectoria intelectual la convierten en uno de los personajes mas atractivos de cuantos colaboraron con la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza durante la Guerra Civil, una etapa absolutamente ignota de su biografia. (2)

2. Metodologia

En la elaboracion de este trabajo hemos recurrido principalmente a fuentes primarias procedentes de diversos centros. En el archivo de la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza hemos consultado la documentacion generada por el Servicio de Lecturas del Soldado, los inventarios de obras obtenidas a traves de las colectas y las sesiones cinematograficas organizadas con el objetivo de dotar de fondos al organismo, y varios informes redactados por Aurea Javierre en su calidad de directora del mismo. Otra fuente primordial han sido los fondos del Archivo General de la Administracion (AGA), tanto para el conocimiento de los expedientes y trayectoria profesional de los facultativos como para el analisis de la gestion de la politica bibliotecaria durante el conflicto belico.

Por otra parte, la correspondencia de Javier Lasso de la Vega se conserva en la Biblioteca Historica Marques de Valdecilla de la Universidad Complutense de Madrid, y de ella hemos extraido la interesante relacion epistolar que mantuvo con Aurea Javierre, sobre todo a partir de su nombramiento como jefe del Servicio de Archivos, Bibliotecas y Registro de la Propiedad.

3. Anos de formacion y evolucion profesional

Nacida en Teruel el 24 de agosto de 1898 en el seno de una familia acomodada, Javierre realiza los primeros cursos de bachillerato en el Instituto General y Tecnico de Tarragona, hasta que, debido al traslado de su familia a Zaragoza, finaliza sus estudios en el homonimo centro de ensenanza de esta, siendo la primera mujer matriculada en el mismo. Obtuvo el grado de bachiller en 1913 con la calificacion de sobresaliente. (Benitez Marco, Ma Pilar 2010: 57-68, 2014: 159188 y especialmente 2017)

En ese mismo ano inicia la carrera de Filosofia y Letras, Seccion de Historia, en la Universidad de Zaragoza, estudios que simultanea desde 1914 con los de Magisterio en la Escuela Normal de Huesca. A partir de 1915, y hasta 1917, pone en practica los conocimientos adquiridos desde su puesto de secretaria redactora en el Estudio de Filologia de Aragon, instituto de investigacion patrocinado por la Diputacion de Zaragoza. Dirigido por el catedratico de la Universidad de Zaragoza Juan Moneva y Puyol, seguia la estela de los organismos decimononicos que se crearon en Espana con la intencion de recuperar y revitalizar las lenguas propias de cada territorio que la integraba. Ceso en 1917, cuando termino con gran brillantez la licenciatura el 6 de abril de ese ano, puesto que los Estatutos de la entidad impedian la permanencia de los titulados superiores, siendo relevada en su puesto por una joven Maria Moliner. En 1921 ingresa por oposicion en el Cuerpo Facultativo de Archiveros, Bibliotecarios y Arqueologos, siendo nombrada por Real Orden de 21 de julio de 1921. (Benitez Marco, Ma Pilar 2010: 57-68)

Integrada en un reducido e influyente nucleo de mujeres aragonesas de origen burgues, pretendio con sus escritos iniciales, de marcado caracter conservador y catolico, establecer un canon femenino de comportamiento, que Pilar Benitez inscribe dentro del denominado "feminismo catolico" de raices aragonesistas (Benitez Marco, Ma Pilar 2014: 172 y ss.)

En 1927 defendio su tesis doctoral Matha de Armanyach, Duquesa de Gerona en la Universidad Central de Madrid. No solo alcanzo la calificacion de sobresaliente, sino que obtuvo en 1930 del Premio Extraordinario de Doctorado, al mismo tiempo que se convertia en la primera mujer aragonesa en alcanzar el grado de doctora.

El primer destino como facultativa del Cuerpo fue la Biblioteca Museo Balaguer de Villanueva y Geltru (Barcelona), donde permanecio desde el 1 de agosto de 1921 hasta el 30 de noviembre de 1922. Su hoja de servicios profesional continuaria en el Archivo de la Corona de Aragon desde el 30 de diciembre de 1922 hasta el 11 de enero de 1935; en el Archivo del Ministerio de Obras Publicas del 12 de enero al 8 de abril de 1935; y en el Archivo Historico Nacional desde el 9 de abril de 1935 hasta su jubilacion, acaecida el 24 de agosto de 1968. En este ultimo centro fue Jefa de la Seccion de Ordenes Militares y transitoriamente directora por ausencia del titular en 1946 (Benitez Marco, Ma Pilar 2010: 59). Impartio docencia durante varios anos en los Cursos para la formacion tecnica de archiveros y bibliotecarios organizados por la Direccion General de Archivos y en los cursos de Doctorado de la Facultad de Filosofia y Letras de Madrid (Benitez Marco, Ma Pilar 2010: 57-68 y 2014: 159-188)

En el mismo ano en que se instalo en Madrid se presenta a la catedra de Paleografia y Diplomatica de la Universidad de Santiago, convocada el 10 de abril de 1935, y en la que tambien participo Jose Ma Lacarra. No obstante, el proceso selectivo fue anulado por Orden de 24 de junio de 1935. (3)

4. En la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza

Los primeros compases de la Guerra Civil sorprenden a Javierre en el disfrute de sus vacaciones estivales en Zaragoza, ciudad que pese a algunos titubeos iniciales del General Cabanellas, se adhirio al levantamiento militar con gran exito, puesto que fue rapidamente controlada por el ejercito nacional. Javierre, que no se habia manifestado politicamente mas alla de su defensa de un feminismo catolico de corte conservador, manifesto su adhesion y apoyo, y trabajo inicialmente, segun confesion propia, en la confeccion de prendas para los soldados. (4) En agosto de 1936 se presento ante el Rector de la Universidad de Zaragoza, Gonzalo Calamita, acompanada de Miguel Artigas, quien de forma oficiosa habia asumido la direccion del Cuerpo Facultativo en la zona insurgente. Una de sus primeras decisiones fue precisamente otorgar la organizacion del Servicio de Lecturas para el Soldado en hospitales y frentes militares, dependientes del 5 Cuerpo de Ejercito, a Javierre desde primeros de septiembre de 1936. Se trataba de uno de los organismos extraordinarios creados por el bando sublevado para fortalecer la moral de las tropas y acompanar sus horas de ocio con lecturas dirigidas. Conforme avanzaba el ejercito nacional, fue ampliando su ambito jurisdiccional, incluyendo Castellon y Lerida. En mayo de 1937 fue trasladada provisionalmente a San Sebastian para dinamizar alli la implantacion del referido servicio.

De forma transitoria, y quiza debido las necesidades de reorganizacion de facultativos derivadas del avance del ejercito franquista, el 8 de noviembre de 1937 es destinada al Archivo de la Delegacion de Hacienda de Malaga. Sin embargo, y por causas que desconocemos, regreso a Zaragoza pocos dias despues, concretamente el 17 de noviembre, para ocupar un destino directamente vinculado con la represion de los elementos republicanos: el Servicio Central de Antecedentes, instalado en la Auditoria del Ejercito de Ocupacion. (5) Pese a ello, compatibilizo esa nueva responsabilidad con su trabajo en el Servicio de Lecturas del Soldado, hasta que el 28 de enero de 1939 fue enviada a Barcelona para coordinar el organismo en la ciudad condal, atendiendo a la confianza que habia despertado su buen hacer en Javier Lasso de la Vega, quien desde 1938 ocupara la Jefatura de Archivos, Bibliotecas y Museos en el Ministerio de Educacion Nacional dirigido por Pedro Sainz Rodriguez.

La rivalidad y desencuentros entre Miguel Gomez del Campillo y Javier Lasso de la Vega, que ya se habia manifestado durante la contienda, tuvo un nuevo capitulo con el protagonismo indirecto de Javierre. Lasso, en virtud del cese de la adscripcion provisional de la archivera a la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza, solicito a Gomez del Campillo que, si bien debia proceder a reintegrarla a su destino en el Archivo Historico Nacional, autorizara su permanencia durante el tiempo preciso en el Servicio de Lecturas para el Soldado de Barcelona. Gomez del Campillo consideraba que debido a las especiales circunstancias que atravesaba el estado de los fondos que custodia el AHN y la necesidad de asegurar el traslado de forma correcta, precisaba de los servicios de todos los facultativos adscritos, entre ellos Javierre. Y senala como posible solucion el nombramiento de Fernando Valls Taberner, jefe del Archivo de la Corona de Aragon como presidente del Servicio. (6)

Sea como fuere, Lasso de la Vega acepto la peticion de Gomez del Campillo, y el 5 de julio ordena que Javierre deje su puesto en Barcelona para que dos meses mas tarde, el 26 de septiembre, se incorpore de manera definitiva al Archivo Historico Nacional.

Como todos los funcionarios publicos, fue sometida a un proceso de depuracion (7) cuyo juez instructor resulto ser el propio Miguel Gomez del Campillo. La resolucion fue favorable, sin que se le impusiera ningun tipo de sancion. Su implicacion y voluntad colaboradora con el bando sublevado desde los inicios del golpe de estado, la presencia constante durante todo el conflicto en la zona ocupada por el mismo, la no pertenencia a ningun tipo de asociacion politica o sindical, y la evidente buena conexion con sus superiores en el Cuerpo Facultativo, son argumentos suficientes para justificar la inexistencia de cargos. (8)

4.1. Actividad archivistica

Poco tenian que ver las tareas resenadas, vinculadas con la organizacion y la gestion bibliotecaria y en las que profundizaremos mas tarde, con su vocacion y oficio de archivera. Pese a ello, intento, de manera infructuosa, recuperar una de sus primeras lineas de interes en el campo de la teoria archivistica, la conservacion documental, actitud que ya manifestara escasos meses antes de que estallara el conflicto, concretamente el 5 de febrero de 1936, con la aquiescencia y apoyo del entonces director del Archivo Historico Nacional Miguel Gomez del Campillo.

En esa fecha, Javierre solicito una pension a la Junta para Ampliacion de Estudios e Investigaciones Cientificas con el objetivo de estudiar durante dos meses la conservacion e instalacion de los fondos documentales en los Archivos Nacionales de Paris y el British Museum de Londres. Manifestaba sentirse especialmente interesada en conocer el trabajo realizado por Henry Thomas, reputado hispanista y conservador de libros impresos del British Museum. (9)

Resulta extraordinariamente interesante comprobar como, para justificar la concesion de la ayuda, resena las iniciativas y actuaciones que realizara durante su estancia tanto en el Archivo de la Corona de Aragon como en el Archivo Historico Nacional, en el ambito de la conservacion documental, tematica que suscitaba escaso interes entre los profesionales y nulo entusiasmo por parte de las autoridades.

"La que suscribe durante el tiempo que ha prestado sus servicios en el Archivo de la Corona de Aragon ha estado encargada de la conservacion e instalacion de los documentos con cuyo motivo presento una Memoria sobre Conservacion de los fondos en los Archivos y en las Bibliotecas. Insectos enemigos de los libros; medios para combatirlos, a la II Asamblea de Archivos, Bibliotecas y Museos, celebrada en Madrid en 1931, y al ser trasladada al Archivo Historico Nacional ha sido encargada de la misma mision, por lo cual, desea ampliar sus estudios en dos establecimientos citados." (10)

Las conclusiones fueron defendidas ante la II Asamblea del Cuerpo Facultativo de Archiveros, Bibliotecarios y Arqueologos, celebrada en Madrid en 1931. (11)

Inscribe su peticion en el nuevo contexto que se abre a partir de la creacion de los Archivos Historicos Provinciales (12), cuyo decreto establecia la presencia en cada capital de provincia de un Archivo con el objetivo de unificar la documentacion notarial centenaria en un centro para evitar por un lado su desaparicion o perdida, y por otro, convertir dichos fondos en material de estudio e investigacion por su caracter historico. Para ello surgia la Seccion de Archivos Historicos de Protocolos, organizada por el Cuerpo Facultativo de Archiveros, Bibliotecarios y Arqueologos.

Javierre estima que esta circunstancia demandara una mejor preparacion y acercamiento a los fondos documentales que custodian, maxime teniendo en cuenta el nuevo marco teorico que suscitan las instrucciones provisionales de clasificacion y catalogacion de los archivos historicos de protocolos redactadas por Gomez del Campillo, Inspector General de Archivos, y director del Archivo Historico Nacional (Gomez del Campillo, Miguel 1933), a la sazon el padrino firmante de la peticion. Argumenta el creciente interes que suscita el estudio de los medios mas utiles para la conservacion e instalacion de los fondos empleados en el extranjero, y como fruto de su estancia ofreceria una Memoria que sirviese a la expresada Inspeccion para fijar normas definitivas en los Archivos espanoles.

El propio Gomez del Campillo se hace eco de esa necesidad, no solo con el refrendo de los meritos contraidos por Javierre, sino ademas corroborando la urgencia de abordar cientificamente el problema de la conservacion documental. (13)

Sin embargo, y a pesar de que en la ficha del expediente se indica la concesion durante tres meses y con una asignacion de 425 pesetas mensuales y 500 para viaje de ida y vuelta, no parece que disfrutara de la misma, debido casi con total seguridad a la suspension de las pensiones al extranjero acordada en visperas de la guerra civil.

Este precedente tendria su continuidad en momentos mas delicados y complejos. En mayo de 1938, la percepcion de que el final de la guerra estaba cercano estimulo la preocupacion que compartian tanto Gomez del Campillo como la propia Aurea Javierre por implantar mecanismos que impulsaran las tareas de conservacion y restauracion documental, tan ajenas a los archivos espanoles. Por ello, el primero solicita, en su calidad de Inspector Jefe de Archivos y Bibliotecas, la concesion de un permiso para que Javierre se instruyera durante tres meses en Italia, firme aliado del bando insurgente, con el objetivo de instalar un taller de restauracion en el Archivo Historico Nacional y crear una pequena escuela en la que instruyera a los obreros manuales en esos cometidos. (14) La idoneidad de los destinos seleccionados dependio logicamente mas de la identificacion ideologica con el regimen fascista italiano que con la capacidad tecnica y profesional de los mismos.

La propuesta iba acompanada de un plan de estudios especializado con tres destinos fundamentales: el Vaticano, Napoles y Siena. El bloque principal recaia en el primero, donde estudiaria la problematica de rehacer la materia scriptoria a traves del procedimiento de Ehrle para los pergaminos, (15) la forma de reconocer la pasta de papel en los codices, los sistemas para avivar la escritura y la restauracion de encuademaciones. (16)

En Napoles analizaria el procedimiento especial para la lectura de los documentos borrosos como las fotografias, y las modificaciones realizadas por el profesor Eugenio Casanova, teorico de la archivistica, en los procedimientos de restauracion. (17) Y el ultimo de sus destinos seria Venecia, donde se instruiria en las formulas para restaurar mapas y planos.

Mas alla de esta preocupacion por la mejora de la preservacion documental, y de una iniciativa que a tenor de la inexistencia de resultados carecio de continuidad, Javierre dinamizo sus actividades relacionadas con la gestion archivistica gracias al ascenso a la Jefatura del Servicio de Archivos, Bibliotecas y Museos de Javier Lasso de la Vega en marzo de 1938, enmarcado en la trasformacion administrativa que experimento el gobierno de Burgos, y que supuso el transito de las provisionales y finalistas Juntas Tecnicas a los Ministerios, entre ellos el de Educacion Nacional.

Lasso de la Vega inicio una amplia actuacion legislativa reformista, con la aquiescencia del ministro Sainz Rodriguez, dirigida tanto a mejorar la coordinacion de los profesionales en unos momentos de mayor estabilidad militar, como a establecer los parametros de actuacion del Cuerpo Facultativo en el Nuevo Estado que ya se adivinaba. Para ello busco la complicidad de Artigas y Gomez del Campillo, consciente de que solo la unidad y la consecucion de un discurso unico y planificado podria vencer las enormes reticencias y el desden con que las autoridades del bando nacional actuaban con todo lo relacionado con la politica bibliotecaria. (18)

En ese contexto se enmarca el incremento de la relacion epistolar entre Lasso de la Vega y Aurea Javierre, tanto en numero como en variedad y profundidad de los asuntos tratados, incluso fuera de los cauces meramente oficiales. (19) La complicidad entre ambos generara un trasvase constante de informacion, que impacta directamente sobre el mencionado proceso de reorganizacion del Cuerpo Facultativo en el que estaba sumido Lasso.

Uno de los aspectos que mas preocupaba al nuevo Jefe de Archivos, Bibliotecas y Museos era el desconocimiento de la situacion de los archivos en las zonas controladas por el gobierno republicano, sobre todo en Cataluna, Madrid y Valencia. A ello debemos unir la escasa atencion que las autoridades nacionales prestaban al patrimonio bibliografico y documental, en clara contraposicion y agravio comparativo con la preocupacion por las obras artisticas y monumentales, mas susceptibles de ser utilizadas como elementos de propaganda. Es muy revelador el contenido de una de las cartas que se cruzaron el propio Lasso con Gomez del Campillo, en la que ponia de manifiesto el excesivo peso que, a su juicio, tenian las obras de contenido artistico en las decisiones politicas y propagandisticas de las autoridades nacionales, lo que contrastaba con la escasa dedicacion prestada al campo archivistico. Gomez del Campillo no solo alude al efecto beneficioso que hubiera tenido planificar algun tipo de actuacion sobre los mencionados centros documentales, sino tambien al exclusivismo fetichista hacia los objetos artisticos que parecia afectar a los dirigentes nacionales, y que les conducia cuando menos a ningunear el potencial ideologico y seductor de los documentos y sus posibilidades como herramientas de afirmacion historica. (20)

Lasso, en su contestacion, llega incluso a estimar de manera laudatoria las iniciativas destinadas a la proteccion archivistica de la zona republicana, y coincide con el en apreciar una preocupacion excesiva por el patrimonio artistico, acompanado de cierta desidia u olvido de los archivos y bibliotecas, para cuya enmienda solicita de nuevo la colaboracion tanto de Campillo como de Miguel Artigas. (21)

Ambas circunstancias motivaron que disenara una estrategia consistente en adquirir todo tipo de elementos de juicio que justificaran la necesidad de no relegar a un segundo plano una vertiente cultural tan crucial, y para ellos dotada de un alto valor propagandistico, como la archivistica.

El conocimiento de la situacion de los fondos documentales y la experiencia que habia adquirido durante su etapa en el Archivo de la Corona de Aragon indujeron a Lasso a solicitar a Aurea Javierre la redaccion de un informe sobre los archivos, bibliotecas y museos catalanes. Gracias a su meticulosidad metodologica y al tratamiento riguroso de los documentos, Javierre habia adquirido cierto predicamento en el Cuerpo Facultativo, sustentado en su trabajo de clasificacion e inventariado de fondos sobre todo en el Archivo de la Corona de Aragon, y en menor medida en el Archivo Historico Nacional:

En el Archivo de la Corona de Aragon ha redactado los siguientes catalogos e inventarios Catalogo de la serie Privilegiorum de los Registros de Carlos I. Inventario de la correspondencia de Alfonso V de Aragon (1416-1458). Inventario de papeles varios de Alfonso el Magnanimo. Inventario de minutas presentadas al Consejo de Alfonso V. Inventario de la correspondencia de Enrique IV de Castilla, Rey intruso de Aragon. Inventario de la correspondencia del Condestable Don Pedro de Aragon. Inventario de la correspondencia de Renato de Anjou. Inventario de la correspondencia de Juan II de Aragon. Inventario de papeles varios de Renato de Anjou, Pedro de Portugal y Juan II. Inventario de la serie de pergaminos "Extra inventarium" desde Suner I hasta Felipe IV.

Ha clasificado tambien en dicho Archivo las Cartas Reales y Diplomaticas de los reinados de Juan I, Don Martin y Fernando I, y reorganizo los papeles de la Junta Superior de Cataluna redactando un inventario provisional.

En el Archivo Historico Nacional ha clasificado y reducido las fechas de 15.000 pergaminos del Monasterio de Poblet". (22)

A pesar de que carecia de fuentes bibliograficas sobre el tema, inexistentes en la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza, confecciono una Memoria que le hizo llegar a Lasso a traves de una de las visitas que Gomez del Campillo efectuara a Vitoria, realizada merced a lo que recordaba y a una serie de notas que, segun refiere, habia conservado de manera casual. (23) En la misma carta senala ademas la imperiosa necesidad de obtener ejemplares de la guia de archivos de Europa publicada por el Instituto Internacional de Cooperacion Intelectual de la Sociedad de Naciones como marco de autoridad fundamental desde el que acometer un estudio riguroso de los fondos archivisticos espanoles. (24) Precisamente la parte espanola fue encomendada a Valls Taberner, (25) como bien se encarga de senalar Javierre: "recuerdo que recogimos en el Archivo de la Corona de Aragon para esta guia toda la bibliografia sobre archivos espanoles. Seria ahora de indudable utilidad". (26)

4.2. La labor organizativa de Aurea Javierre en el Servicio de Lecturas del Soldado

Es imposible realizar un analisis preciso y certero de la suerte del Servicio de Lecturas del Soldado en la capital del Ebro sin referirse laudatoriamente a la actividad de Aurea Javierre. Su celo profesional y dinamismo la convertirian en la piedra angular de la institucion, circunstancia que no pasara inadvertida para Lasso de la Vega quien, en calidad de Jefe de Archivos, Bibliotecas y Museos desde el ano 1938, utilizara los conocimientos y la experiencia adquiridos por Aurea en su reducto zaragozano hasta ese momento no solo para consolidar la institucion, sino tambien para justificar la necesidad y validez del Cuerpo Facultativo en la nueva estructura administrativa surgida del gobierno de Burgos.

El Servicio de Lecturas del Soldado, junto con la Comision Depuradora de Bibliotecas, fueron los dos organos mas importantes creados adhoc por la politica cultural de los sublevados en los que participo activamente la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza. El primero dirigia sus objetivos tanto a desarrollar la lectura como terapia de los heridos y convalecientes como a mantener y reforzar su moral mediante una bibliografia dirigida y controlada. El segundo por su parte, buscaba, por un lado desmantelar las Bibliotecas de Misiones Populares, creadas por la Segunda Republica, y por otro, mantener alejados a los potenciales lectores de obras consideradas nocivas y contrarias a los principios ideologicos del Nuevo Estado, custodiandolas en lugares reservados y accesibles de forma selectiva dentro de las bibliotecas universitarias.

El Servicio de Lecturas del Soldado experimento dos etapas. La primera, que finaliza en 1938, estuvo dirigida por Miguel Artigas, y se caracteriza por la creacion de un marco de actuacion ambiguo e impreciso, la preocupacion por dotar al bando nacional de un organo que contrapesara el dinamismo del Servicio de Lecturas republicano, y la necesidad de localizar a los facultativos que permanecian en la zona controlada por los sublevados. Quiza por ello, el esfuerzo de Javierre quede mas diluido, afectado ademas por una confusa situacion belica y unas fronteras todavia no estabilizadas que impedian dotar de continuidad la empresa. La segunda tiene como protagonista a Lasso de la Vega desde su puesto de jefe del Servicio de Archivos, Bibliotecas y Registro de la Propiedad Intelectual, momento en que se le dota de contenidos teoricos perfectamente definidos, notoriamente influenciados por la biblioterapia anglosajona. Es en esta fase cuando la dimension profesional de Aurea Javierre, en constante y estrecha colaboracion con el propio Lasso de la Vega, alcanza una enorme notoriedad, hasta el punto de exportar su modelo organizativo a los distritos de Castellon, Lerida y, posteriormente, a Barcelona.

Pese a ello, la carencia de medios de transporte, la escasa implicacion de buena parte de las autoridades y la falta de homogeneidad tanto en la estrategia de captacion de fondos como en la aplicacion de criterios censores, resultaron obstaculos insalvables que condujeron incluso a especular, durante la etapa de Javier Lasso de la Vega, con el transito a otro modelo de actuacion, mas cercano al desarrollado por la Alemania nazi,_basado en una serie de bibliotecas circulantes centralizadas y coordinadas desde las plazas de mando. (27)

Las ideas que impulsaban la voluntad de actuacion de Javierre estan perfectamente definidas en un informe sin fecha, probablemente un borrador escrito poco despues de iniciarse el proyecto, que se conserva en la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza. (28) En el, justifica la entrega de libros a los soldados no solo por un aspecto puramente terapeutico o para facilitar su evasion, sino como un acto de justicia y homenaje "hacia los bravos defensores de Espana".

Otra de sus lineas argumentales resulta extremadamente significativa por lo que supone de acercamiento a la pretension, iniciada por Artigas primero y mas tarde asumida por Lasso de la Vega, de enfatizar y reivindicar el necesario papel que ha de asumir el Cuerpo Facultativo en el proceso de construccion del Nuevo Estado. Para ello, no duda en aprovecharse de la fortaleza retorica de la imagen de continuidad historica que representa la Cruzada, y del necesario protagonismo del Cuerpo Facultativo de Archiveros, Bibliotecarios y Arqueologos en el control documental y la legitimacion del proceso. Mientras que los archiveros son los encargados de velar por los establecimientos que custodian y conservan los documentos en los que se basa la historia de Espana, el trabajo de los bibliotecarios se dirige a difundirla y divulgarla. (29)

La formula del exito de la iniciativa pasa necesariamente por la aportacion de libros y revistas. Por ello demanda el apoyo de los aragoneses, a los que intenta seducir apelando a su vertiente mas sentimental, patriotica e incluso religiosa. Para Javierre, la lectura se convierte no solo en un balsamo capaz de distraer a los heridos y ofrecerles solaz y esparcimiento en momentos de sufrimiento, sino que tambien se presenta como la formula idonea para elevar la moral y el animo de las tropas. Por ello, mas alla de la entrega de libros ya leidos o poco utilizados, valora extraordinariamente la aportacion, como si de una ofrenda se tratara, de otros que guarden una estrecha relacion sentimental con sus donantes.

"Cuando nuestros soldados tan generosamente ofrecen su vida por la patria, no podemos regatear unos libros que distraigan sus dolores y endulcen su soledad. Si la lectura es siempre prenda inestimable mucha mas lo sera para los heridos en quienes todos los dolores toman cuerpo y presencia. Cuando sufre, el hombre vuelve con mas reiterado afan sus ojos y su espiritu hacia los libros. Sujeta entre sus paginas, la imaginacion, que el dolor exalta, reposa y el animo se templa y fortalece. Todos tenemos obras ya leidas que sin gran sacrificio podemos ofrecer y acaso me atreveria a pedir alguna de las amorosamente guardadas para que nuestra ofrenda tuviese ademas un valor espiritual." (30)

Como refuerzo y medida de persuasion hacia las autoridades, enumera una serie de ejemplos basados en su experiencia, que aprovecha para marcar cuales son las materias preferidas, y por tanto las de mayor necesidad y demanda, buscando conmover a todo aquel que se acerque a su informe.

"Ayer un soldado a quien la fiebre impedia leer me rogo que dejase sobre su mesa una novela. Poco despues era trasladado de sala y lo primero que pidio fue que le llevasen su libro. Todos los reciben con verdadera alegria: yo quiero una novela de aventuras, dice un soldadito (casi un nino), porque soy muy aventurero y un bravo legionario que a su lado convalece de una terrible herida, pide una novela historica, porque las aventuras, dice, prefiero vivirlas. No falta tampoco el soldadito ingenuo, que con la mirada un poco lejana pensando acaso en la novia ausente, timidamente pregunta ?Podria Vd. traerme una novela de amor?" (31)

Las obras que despiertan mayor interes son las novelas de aventuras, entre las que destacan las escritas por James Oliver Curwood, Stevenson, Wallace, Peter Kins, Zane Grey. Tambien senala entre las favoritas las novelas de Emmuska Orczy, Baronesa de Orezy, autora de La Pimpinela Escarlata, y aquellas que contienen tramas policiacas capaces de captar la atencion y el interes de unos lectores necesitados de evasion. Ya en menor medida, aparecen libros de viajes, la epica caballeresca o la novela costumbrista.

"Son tambien muy solicitados los libros de viajes a traves de cuyas paginas la misteriosa emocion de lo desconocido distrae el espiritu sin fatigarlo, las finas historias caballerescas en las que aparece la fisonomia de la edad media con sus luchas y sus inquietudes y nuestra incomparable novela de costumbres llena de gracejo y de color." (32)

En un segmento menos significativo se incorporan grandes clasicos de la literatura espanola. Son obras de Lope de Vega, Calderon, Moreto, o Cervantes, de quien se solicita el Quijote o las novelas ejemplares. Hay tambien aficionados a la poesia romantica. Zorrilla, el Duque de Rivas, Espronceda, Ruben Dario, Gabriel y Galan y los Machado son los predilectos. Entre los "modernos" son muy solicitados Valera, Alarcon, Pereda, Palacio Valdes, Perez Lugin y Benavente, cuya popularidad para Javierre se debe sobre todo a su tragico final. Tambien les interesan los cuentos de Trueba y Fernan Caballero, y de manera mas esporadica y extraordinaria las novelas cortas y piezas teatrales sin grandes complicaciones en sus argumentos y tematica, sobre todo los mosaicos populares y castizos compuestos por Arniches y los hermanos Quintero. (33)

Curiosamente, en esta breve relacion de autores figuran algunos que, como Valera o Palacio Valdes, veian retiradas sus obras por las Comisiones Depuradoras de los Distritos Universitarios, cuyo rigor en la censura de libros fue mucho mas considerable. (Blanco Domingo, Luis 2017). Incluso causa mayor sorpresa comprobar la presencia de Antonio Machado, aunque sea de forma implicita con la formula "los Machado".

Tampoco desdenan las novelas historicas o el genero biografico, cuya enumeracion aprovecha para deslizar comentarios epicos sobre el aspecto heroico y glorioso del combate en "otra guerra de independencia", haciendoles sentir protagonistas de un hecho a traves del cual "la historia recoge y glorifica sus dolores". (34) La presencia preeminente de los Episodios Nacionales de Perez Galdos resulta especialmente paradojica, por cuanto la Comision Depuradora de Bibliotecas, como en el caso anterior de Machado, habia adoptado el criterio de evitar la lectura y circulacion de los escritos del insigne novelista aduciendo razones de indole moral.

"Piden nuestros soldados con frecuencia biografias de personajes ilustres, heroes y santos y lecturas historicas que narren y comenten los grandes hechos que trazaron el camino de la humanidad. Entre estas, les interesan extraordinariamente las primeras series de los Episodios Nacionales de Perez Galdos. No solo son frecuentemente solicitadas sino que su lectura es muy oportuna en estos momentos. Cierto que no necesitan nuestros soldados nada que acucie y estimule su valor, tan heroica y repetidamente probado, pero al hojear sus paginas y revivir roda la grandeza de Bailen, Gerona, el dos de Mayo y los sitios de Zaragoza tiene que servir de consuelo a sus sufrimientos saber que, nuevos heroes de otra guerra de independencia, la historia recoge y glorifica sus dolores" (35)

Concluye lanzando una peticion que se convertira en una constante: la necesaria entrega ininterrumpida de libros para atender no solo a los hospitales de Zaragoza, sino a los de su provincia y los de todas las localidades que transitoriamente se incorporen a su jurisdiccion, puesto que resulta extraordinariamente dificil atender a la demanda. Hace un especial llamamiento a la mujer aragonesa, "tan exquisitamente probada en estos momentos" para que colabore de forma activa en "esta magna obra de resurgimiento nacional". (36)

Javierre utiliza otros medios para captar el interes por el organismo. Un articulo publicado por el periodista Ismael Herraiz, posteriormente director del diario falangista Arriba, en el diario El Noticiero (37) sirve no solo de plataforma propagandistica para uno de los objetivo senalados por el Servicio, esto es, seducir a la poblacion aragonesa de la necesidad de colaborar en tan encomiable empresa, sino tambien para presentar una organizacion modelica, perfectamente engrasada y coordinada, en la que la profesionalidad y la imprescindible presencia del Cuerpo Facultativo de Archiveros, Bibliotecarios y Arqueologos, a cuyos miembros define como "magnificos vigilantes de la cultura", se convierten en elementos fundamentales para evitar el tedio y mantener intacta la moral de la tropa. (38)

Desfilan por el articulo Miguel Artigas como coordinador de todas las actuaciones, el director de la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza, Pedro Sanchez Viejo, hombre de "extraordinaria competencia y cultura, quien se encarga de controlar las labores de censura de las obras que forman parte de los fondos, y sobre todo Aurea Javierre, hilo conductor de la noticia y erroneamente considerada "bibliotecaria" del Archivo de la Corona de la Aragon. Pondera el autor del articulo que el exito de la iniciativa surge de la combinacion entre la profesionalidad y los conocimientos tecnicos de Javierre y su caracter piadoso y receptivo. Su implicacion y esfuerzos llegan hasta el punto de realizar personalmente numerosas visitas a los hospitales para difundir todo aquello que los libros pueden aportar a los soldados convalecientes, lo que le induce a definirla como la "madrina de guerra de multitud de combatientes". (39)

La experiencia de Javierre se traduce en el perfecto conocimiento de las preferencias literarias de los lectores, segun nos refiere el articulista. Y tratando de mostrar el lado amable de uno de los cuerpos de choque mas celebrados y temidos del bando nacional, los legionarios, ofrece una grotesca y raramente creible vision de su atraccion por la novela rosa debido a que "desprecian la noche de aventuras porque su vida, densa de vigor y de emociones, les brinda aventuras superiores a las que pueda narrarles la imaginacion de cualquier escritor", siempre y cuando puedan camuflar sus lecturas al tratarse de "lecturas de senorita" de dificil vinculacion a su espiritu aguerrido. (40)

Las novelas mas solicitadas son las de aventuras. Javierre interpreta que, con su eleccion, los soldados pretenden recuperar aquellos heroes que les acompanaron en su infancia, y a los que siempre habian tratado de imitar. (41)

Con el objetivo de evitar una percepcion excesivamente frivola y superficial tanto del Servicio como de los propios combatientes, Herraiz revela peticiones de mayor calado intelectual, quiza fabuladas o cuando menos poco creibles, como la de un campesino aragones que habia pedido Fausto de Goethe y Lo bello y lo sublime de Kant. Tampoco podian faltar libros de tenor patriotico o religioso: "Las Confesiones de San Agustin es otra de las obras mas solicitadas y, desde luego, los Episodios Nacionales es una de las lecturas preferidas. Hubo algun soldado que solicito las obras de Mella sobre la Eucaristia". (42)

Javierre aprovecha la posible repercusion social del articulo para solicitar la entrega de dinero en metalico destinado a la adquisicion de aquellas colecciones y obras de las que carezcan.

Sin embargo, mas alla del barniz benevolente que adorna las manifestaciones publicas y oficiales sobre la virtualidad, eficacia y presencia social del Servicio, Javierre se muestra mas critica y realista cuando se dirige a Lasso de la Vega personalmente. En una nota manuscrita, (43) se permite realizar una serie de aclaraciones y consideraciones sobre su verdadera operatividad y alcance. En primer lugar, senala que por las especiales caracteristicas de los hospitales del distrito universitario, "de primera linea", los heridos son evacuados en cuanto estan en condiciones de soportar el viaje, quedando en los centros aquellos que por su gravedad o el caracter especial de sus lesiones "no pueden exponerse a el". Este hecho impide que se organicen, como parece ser su intencion, conferencias en los hospitales, ya que es imposible que se reunan en una sala al permanecer todos en la cama. Si que se muestra partidaria de utilizar la emisora de radio para difundir tales disertaciones, con la colaboracion de la Delegacion de Prensa y Propaganda.

En segundo lugar, expresa la enorme dificultad que supone coordinar la totalidad de los centros hospitalarios bajo su jurisdiccion, no solo por su elevado numero ("mas de 20 hospitales fuera de Zaragoza"), sino sobre todo por la carencia de medios para trasladarse a las diferentes localidades donde se asientan, "a pesar de haberlo solicitado insistentemente". Los objetivos de controlar y dirigir la lectura en los distintos centros y hospitales y de vigilar el estricto cumplimiento de las normas por las personas designadas, lo cual obligaba a efectuar al menos una visita cada mes, quedaban seriamente condicionados por esta limitacion de personal y medios. (44)

De nuevo ratifica la conclusion habilitada por la experiencia de que los heridos prefieren las lecturas recreativas o evasivas, basicamente las novelas de aventuras y policiacas, confesando el "escasisimo el numero de libros de estudio solicitado", en abierta contradiccion con los triunfalistas comentarios del articulo de Herraiz. No obstante, la celebracion de actos singulares como la Fiesta del Libro ha estimulado la aficion por Cervantes y los clasicos, mientras que no decae el interes por "las obras de actualidad relacionadas con el Movimiento Nacional". (45)

La precariedad de medios con los que se desenvuelve el servicio llega hasta el punto de que la maquina de escribir que utilizaban, prestada temporalmente por la sede jaquesa de la Universidad de Zaragoza, habia sido reclamada por la misma, por lo que no pueden realizar la copia del catalogo que se repartia con cada uno de los lotes que se enviaba a los hospitales, lo cual redundaba en la imposibilidad de conocer el destino final de muchos de los libros que los integraban.

Pero lo mas preocupante, y lo que constantemente se reivindica, es la inexistencia de financiacion ministerial del Servicio, que obligaba incluso a sufragar con el dinero particular de los facultativos y encargados del servicio los viajes y gastos derivados de su gestion, como se encarga de recalcar la propia Javierre. El unico apoyo y aporte economico proviene de la Delegacion Militar de Prensa y Propaganda, dirigida por el comandante Pardo, unica institucion que "ha hecho en todo momento cuanto le ha sido posible para facilitar esta labor". (46)

Desde el punto de vista estrictamente documental, todos los registros de las obras presentan una notable sencillez y simplificacion de campos bibliograficos. Cada uno de ellos aparecen generalmente de forma abreviada, con escasa informacion, convirtiendose en meros inventarios de titulos estructurados de forma cronologica, y organizados mediante numeros currens, muy en consonancia con el objetivo de ofrecer instrumentos agiles para un consumo administrativo rapido.

4.3. La estrategia de recaudacion de libros

El 28 de junio de 1938 Lasso encarga a Aurea Javierre, en su condicion de Jefe del Servicio de Lecturas de la sede zaragozana, la organizacion de una colecta de libros destinados a las bibliotecas circulantes de los buques de guerra y unidades de la flota, aprovechando la festividad de la Virgen del Carmen, patrona de la Marina, siguiendo la orden que habia firmado Sainz Rodriguez. (47) La captacion de nuevos volumenes resultaba extraordinariamente complicada, puesto que Zaragoza habia contribuido de forma reiterada y constante en los ultimos tiempos entregando numerosas obras, no solo durante la Fiesta del Libro del 23 de abril o de las sesiones de cine organizadas para recaudar libros, sino incluso a domicilio. No obstante, muestra su confianza en el entusiasmo y la colaboracion de los zaragozanos. (48) A pesar de esta situacion, se recaudaron para tal fin 3.169 volumenes y 718,80 pesetas, "mucho si se tiene en cuenta que Zaragoza esta agotada y no hay ya un libro". (49) Meses mas tarde anuncia el envio de los libros organizados en 15 cajones gracias a la facturacion gratuita concedida por el Gobernador Civil de Zaragoza, al que anadira el resultado de una colecta extraordinaria que alcanzara las 140,55 pesetas, realizada entre los pueblos mas importantes de la provincia, dado el crecimiento del numero de hospitales a atender. (50)

Lejos del triunfalismo de los informes y las memorias elaboradas por los encargados del Servicio, en los que el verbo artificioso enmascara la realidad, tambien, como en el caso de Javierre, la percepcion de Lasso es mucho mas critica y esceptica respecto a los resultados. En septiembre de 1938 envia una carta a Javierre en la que contempla la posibilidad de suspender el proyecto tal y como estaba estructurado, y sustituirlo por el modelo aleman, basado en una serie de bibliotecas circulantes centralizadas y coordinadas desde las plazas de mando, "pues de no tener organizado el servicio en debida forma distribuir los libros a voleo es tirarlos sin resultado practico". (51) Constata ademas el impacto que la asfixiante carencia de medios tiene sobre el ya precario apoyo de las autoridades, y apunta a la posibilidad de convertir a Aurea Javierre en la hipotetica directora nacional del Servicio si logra consolidar sus reformas. (52)

No cabe duda que la mayor parte de los libros y revistas recibidos en la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza procedian de acontecimientos y celebraciones concretas que se acompanaban de una recogida masiva de obras, de eventos extraordinarios que pretendian seducir o despertar el animo colaborativo de la poblacion. Los dos mas significativos son la Fiesta de la Raza el 12 de octubre, y la Fiesta del Libro el 23 de abril. Mas alla de las evidentes connotaciones simbolicas de ambas fechas, revestidas siempre de exaltacion patriotica y religiosa, y de busqueda de argumentos ideologicos en el pasado imperial espanol, se convertian en el momento adecuado para estimular la solidaridad de los aragoneses.

La planificacion de los actos obedecia a una estructura preconcebida, disenada desde la Jefatura de Archivos, Bibliotecas y Museos, en la que se mezclaba la colocacion de mesas petitorias en lugares estrategicos de la ciudad con discursos y conferencias que contribuian a realzar su solemnidad institucional. A ello debemos anadir la presion social que ejerce una ciudad de retaguardia, en la que la exteriorizacion de actos favorables o de apoyo al bando sublevado se convertia en una magnifica coartada ideologica que impedia la irrupcion de recelos sobre actitudes mas o menos tibias o poco entusiastas.

La Memoria de los actos celebrados con ocasion de la Fiesta del Libro en Zaragoza en 1938, realizada por Aurea Javierre, (53) muestra como se cumplio estrictamente con lo senalado en la orden de 11 de abril del mismo ano dictada por el Ministerio de Educacion Nacional, (54) reforzado por la nota enviada por Lasso de la Vega en su condicion de Jefe de los Servicios de Archivos, Bibliotecas y Museos. (55) Bajo la supervision y organizacion del Servicio de Lecturas para el Soldado, en primer lugar se solicito el apoyo de todas las instituciones susceptibles de ello, esto es, las autoridades civiles y militares, la Delegacion de Cultura de Falange y las Delegaciones, tanto civil como militar, de Prensa y Propaganda. Como medio de difundir la celebracion, ocho dias antes de la misma todos los periodicos de Zaragoza y la emisora de radio, en sus tres presencias diarias, publicaron anuncios rogando la colaboracion de los ciudadanos. (56)

Al mismo tiempo, se enviaron circulares a autoridades, corporaciones y personas relevantes invitandoles a entregar donativos de libros en los que, como homenaje a los soldados, anadiesen dedicatorias alusivas que los dotaran de un valor anadido.

El mismo dia 23, a las 10 de la manana, quedaron instaladas mesas petitorias ubicadas en los mas centricos lugares de la ciudad, adornadas con la bandera espanola y con plantas y flores ofrecidas por el Ayuntamiento. Cada una de ellas iba acompanada de un cartel con el lema Lectura para el Soldado. Pedimos un libro para los combatientes.

La Presidencia de cada una de ellas fue asumida por las esposas de las autoridades, que se distribuyeron entre los lugares mas emblematicos de la ciudad: Plaza de Aragon, Paseo de la Independencia, Plaza de Espana, la Audiencia, la Plaza del Pilar, la calle del Coso, la calle Don Jaime, el Paseo Sagasta y la Plaza de Sas. (57)

En las mesas ademas figuraban representaciones de los centros docentes de la localidad, de la Seccion Femenina de Falange, del SEU y Flechas. En todas ellas el sitio de honor fue ocupado por un soldado herido, "cuya presencia fue acogida con gran simpatia por el publico". (58)

Javierre senala el entusiasta apoyo de los zaragozanos en la entrega de libros y revistas. Por acuerdo con la Delegacion Militar de Prensa y Propaganda no se admitieron donativos en metalico, estableciendo ademas cuales eran los libros preferidos por los soldados. Como ejemplo, la Agrupacion Aragonesa de Fabricantes de Jabones y Aceites puso a disposicion del Servicio de Lecturas para el Soldado 500 pesetas, pero se le conmino a que, acompanados por Gomez del Campillo y una de las senoritas encargadas de la atencion a los donantes, eligieran los mas adecuados hasta alcanzar tal cantidad.

La colecta arrojo el siguiente resultado:

Posteriormente a la realizacion del evento, Javierre consigna que la Delegacion Militar de Prensa y Propaganda recibio un donativo de 50 pesetas del Banco de Aragon y 46,25 pesetas y 47 libros procedentes de la alcaldia de Carinena.

La segunda parte de la festividad estaba protagonizada por la organizacion de conferencias y actos literarios. Javierre refleja que debido a la imposibilidad de celebrar encuentros literarios individualizados para cada uno de los cuarenta hospitales que estaban bajo la jurisdiccion del distrito zaragozano, y con la aquiescencia y colaboracion del comandante Pardo, se decidio retransmitir a todos ellos una gran velada literaria desde los estudios de la emisora local de Zaragoza, compuesta por un programa que integraba: 1.--unas palabras preliminares pronunciadas por Jose Maria Castro y Calvo, de la Subdelegacion de Prensa y Propaganda. (59)

2.--la lectura de un capitulo del Quijote, concretamente el ultimo de ellos, De como Don Quijote cayo malo y del testamento que hizo y su muerte; y a su finalizacion el Soneto Imperial, escrito por Hernando de Acuna. (60)

3.--Palabras del Caudillo, con fragmentos de alguno de sus discursos

4.--la poesia Romance Azul, de Rafael Duyos. (61)

5.--unas cuartillas redactadas para la ocasion por Miguel Artigas, leidas por la propia Aurea Javierre, en las que analiza la actualidad y vigencia del Quijote y establece cierta similitud con los objetivos perseguidos por el levantamiento armado; y por ultimo,

6.--diversos intermedios de musica espanola, en la que se incluyeron piezas de Falla, Albeniz y Granados.

Paralelamente, y bajo la supervision y organizacion de las autoridades academicas de la Universidad de Zaragoza, tuvo lugar a las siete de la tarde una sesion de exaltacion del libro en el salon de conferencias de la Facultad de Medicina, en la que intervinieron los catedraticos Salvador Minguijon, de la Facultad de Derecho, Miguel Allue Salvador, director del Instituto Goya, Luis Igualada Frias, de la Escuela Normal de Magisterio, y por ultimo, el catedratico Pascual Galindo Romeo representando a la Facultad de Filosofia y Letras.

La entrega de los volumenes recaudados a los hospitales se produjo algunos dias despues, concretamente el 2 de mayo, fecha repleta de simbolismo al tratarse de una fiesta nacional. Javierre desea constatar el enorme esfuerzo desplegado no solo por el personal del Servicio, sino por el resto de facultativos residentes en Zaragoza, para acometer la complejidad del proceso tecnico y completar la formacion de los lotes, que iba acompanado de varias copias del catalogo de materias con el fin de facilitar la labor de eleccion a los heridos. En todos ellos figuraban un ejemplar del Quijote y otro de El muchacho espanol de Salaverria. (62)

Por su parte, la Fiesta del Libro del ano 1939 se celebro cumpliendo escrupulosamente los cometidos senalados por la Jefatura de Archivos y Bibliotecas. (63) Siguiendo la estrategia disenada por Lasso de la Vega para captar el interes tanto de la poblacion como el de los propios dirigentes nacionales, Javierre (64) organizo una sesion literario-musical dedicada a los heridos de los hospitales de guerra, radiada por la emisora local de Falange, con arreglo a un programa hibrido en el que convivian contenidos literarios con soflamas politicas relacionadas con el culto a la figura de Franco:

1 Capitulo XLII del Quijote: De los consejos que dio Don Quijote a Sancho Panza antes que fuesen a gobernar la insula, con otras cosas bien consideradas.

2 Cancion de la Espana futura. Poesia original de M.R. Blanco Belmonte. (65)

3 Palabras del Caudillo: fragmentos de algunos de sus discursos

4 Franco, leyenda del Cesar visionario. Poesia original de Federico de Urrutia. (66)

5 Discurso sobre la significacion de la Fiesta del Libro, por D. Luis Alda y Tesan. (67)

6 Intermedios musicales

Por su parte, el Patronato Provincial de Archivos, Bibliotecas y Museos coordino la instalacion de mesas petitorias situadas en los puntos neuralgicos de la ciudad, pero en mucha menor medida que el ano anterior:

* Palacio de la Diputacion, mesa presidida por la esposa del Presidente de la Diputacion Provincial

* Plaza de Espana: mesa presidida por la esposa del Jefe Provincial de FET y de las JONS

* Paseo de la Independencia: mesa presidida por las integrantes del Servicio de Lectura, esto es, Serafina y Aurea Javierre, Moneda, Sanz, Garcia Rives, Baylin, Martinez y Estremera.

La recaudacion fue de 133 libros, 1.919 revistas y un numero no precisado de pesetas. La intensidad de los fastos se redujo de forma considerable, debido indudablemente a que la guerra habia finalizado.

Simultaneamente, los maestros de las Escuelas Nacionales de Zaragoza realizaron una colecta de libros y revistas en sus centros, que fueron enviados por la Delegacion Provincial de Asistencia a Frentes y Hospitales.

Junto con las entregas mencionadas, se conformaron una serie de lotes para que fueran enviados a los hospitales de la provincia cuando se dispusiera del transporte adecuado en el ano 1938:

En el ano 1938 la suma resultante de contabilizar las entregas tanto a los hospitales sitos en Zaragoza como a aquellos establecidos en las provincias cercanas alcanza la cifra de 4.292 obras, desglosados en 2.661 y 1.631 respectivamente. El Servicio disponia de un fondo de 5.079 volumenes. Sin embargo, debido al criterio selectivo adoptado a la hora de confeccionar los lotes entregados, la mayor parte de esa cifra la constituyen libros retirados por la censura, a los que acompanan novelas cortas inutilizables por su estado de conservacion, y una enorme cantidad de revistas y folletos piadosos. (68)

4.4. El final de la Guerra Civil

En el mes de septiembre de 1938, Lasso de la Vega notifica a Javierre que debe contactar con Lluis Revest y Corzo y Miguel Agelet Gose, facultativos encargados del Servicio de Lecturas para el Soldado en la provincias de Castellon y Lerida respectivamente, para que les informara de la situacion en que se encontraban los centros bajo su jurisdiccion, y al mismo tiempo remitirles alguna dotacion de libros con la que pudieran comenzar a atenderlo. (69). Javierre contacta con ambos y solicita informacion sobre el numero y condiciones de los hospitales existentes en las localidades para de esta forma estimar el fondo bibliografico que precisarian. Solo tenemos noticias de la respuesta de Revest, quien constata que disponen de cuatro, si bien existen muchas posibilidades de anadir uno mas, para un numero de hospitalizados mayor de 2.000, sin contar con los seis o siete provinciales, entre los que incluye los situados en Vinaroz y Villafranca. (70)

Parecio existir cierto exceso de celo en los cometidos que asumio Javierre con respecto a la organizacion del servicio en Castellon, hasta el punto de que el propio Lasso le envia un oficio en el que censura algunas decisiones que superan su ambito competencial, y concluye que es a el a quien compete mandarle instrucciones a Luis Revest. (71)

La Fiesta de la Raza celebrada el 12 de octubre de 1938 dio como resultado una recaudacion de 11.316,40 pesetas y 5.791 libros y revistas. Javierre constata de nuevo las dificultades de obtener medios de transporte, lo que entorpece las labores de cierre contable y dilata la notificacion hasta varios meses despues. (72) Dicha cantidad fue transferida desde la cuenta corriente del Servicio de Lecturas del Soldado a la que poseia el Patronato de Archivos, Bibliotecas y Museos de Zaragoza en el mes de junio de 1939. Del mismo modo, le comunica que la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza es la entidad que dispone del dinero obtenido en la Fiesta del Libro, puesto que cuando se celebro la misma, Javierre ya se encontraba en su nuevo destino de Barcelona con el fin de organizar el Servicio en esa ciudad (73).

Las cuentas justificadas, incluyendo ingresos, gastos e inversion en volumenes durante los anos 1936 y 1937 se enviaron meses mas tarde. (74)

Durante el ano 1939, el reparto de los volumenes entre los hospitales arroja una diferencia significativa, por cuanto el final de la guerra ocasiona que unicamente se realice en aquellos situados en Zaragoza, y no en los ubicados en localidades limitrofes, como si ocurriera en 1938. Pese a ello, el incremento de las obras entregadas es muy notorio, con un aumento del volumen bruto porcentual del 71,63% (9.380 obras en 1939 frente a las 2.661 captadas en 1938) y algunos casos especialmente llamativos, como el Hospital Militar (88,14%), el Hospital de la Residencia de Estudiantes (85,25%) o los Hospitales Costa y Refugio (83,58%). Tan solo se observa una reduccion del 25% en el Hospital Musulman. Incluso si contabilizaramos las entregas a los hospitales limitrofes en 1938, el crecimiento alcanzaria el 54% (4.292 en 1938 contrastadas con las 9.380 de 1939).

La cantidad entregada al Hogar del Herido en ambos anos es sensiblemente inferior que el resto, puesto que al estar instalado en el antiguo Casino posee una magnifica biblioteca.

En las dependencias de la biblioteca permanecio un remanente de libros, folletos y revistas, que fueron facilitados a cuarteles y carceles siguiendo las instrucciones marcadas por el Ministerio de Educacion Nacional tras el fin de la contienda.

Javierre, quiza consciente de la necesidad de intervenir de forma mas amplia en la nueva politica cultural que se estaba gestando, solicito su integracion en el Servicio de Defensa del Patrimonio Artistico Nacional, organismo creado en 1938 con el objetivo de unificar las funciones relacionadas con la recuperacion, proteccion y conservacion del patrimonio. (75) La peticion fue de nuevo tramitada por uno de sus principales valedores, Miguel Gomez del Campillo, quien le notifica que ya dispone de la documentacion administrativa precisa para iniciar su colaboracion. (76)

En enero de 1939 se le ordena dirigirse a Barcelona con el objetivo de coordinar el Servicio, hasta que el 5 de julio de 1939 se incorpora al Archivo Historico Nacional de Madrid. (77)

El Servicio continuo hasta el mes de septiembre de 1939 practicamente reducido a la atencion a los hospitales, si bien en algunos casos se enviaron libros a algunos frentes sin determinar. (78) Los ingresos alcanzaron en ese momento la suma de 1.276 volumenes y 276 revistas, desglosados en 399 volumenes y 85 revistas procedentes de donativos de la Delegacion de Frentes y Hospitales de Zaragoza, el Casino Artista de Vitoria, la Revista Letras y de particulares; y en 877 volumenes y 191 revistas recaudadas en la Fiesta del Libro.

En cuanto al volumen de obras servidas, ascendieron a 12.913 volumenes y 1.409 revistas a hospitales; y 228 volumenes y 250 revistas a los ultimos frentes, mas 173 volumenes al Casino Hogar del Herido.

5. Conclusiones

El Cuerpo Facultativo de Archiveros, Bibliotecarios y Arqueologos se vio sacudido por los acontecimientos derivados del levantamiento militar de 18 de julio de 1936. Algunos de sus miembros se posicionaron politicamente en base a unas solidas convicciones ideologicas que les condujeron bien a apoyar y legitimar al ejercito sublevado o bien a mantener fidelidad a la Republica. Otros abrazaron sus ideales arropados en un posibilismo necesario y consciente, en el que el pragmatismo aconsejaba la adaptacion a tiempos convulsos. Pero en cualquier caso, sus actividades estuvieron condicionadas y determinadas por el conflicto.

Aurea Javierre, facultativa en el Archivo Historico Nacional desde 1935 y con una notable trayectoria anterior en el Archivo de la Corona de Aragon, fue uno de esos profesionales que vio modificada su actividad ordinaria para satisfacer las demandas belicas. Sin una significacion politica senalada, mas alla de su defensa de un feminismo catolico de corte aragonesista y conservador, fue la encargada de gestionar uno de los organismos finalistas creados por el bando insurgente, el Servicio de Lecturas del Soldado, en medio de multiples problemas y ante el escaso apoyo de las autoridades nacionales.

En el campo de la archivistica, la dedicacion de Javierre durante la Guerra Civil estuvo determinada por las necesidades del conflicto, que le obligaron a dedicar buena parte de sus esfuerzos a la organizacion de instituciones mas relacionadas con el mundo bibliotecario, e incluso con tareas puramente administrativas o burocraticas. Intento de forma infructuosa, con el apoyo del Gomez del Campillo, retomar una linea de trabajo relacionada con la conservacion documental, proponiendo una estancia en Italia para conocer personalmente las tecnicas utilizadas en aquel pais, mas determinada por las alianzas ideologicas del gobierno de Burgos que por el caracter novedoso de las mismas. Curiosamente, este interes por la conservacion documental no tendria ninguna continuidad en sus publicaciones posteriores.

Al mismo tiempo, sus excelentes relaciones con Lasso de la Vega propiciaron la colaboracion en la politica reformista y reivindicativa del nuevo jefe de archivos, bibliotecas y museos. Javierre facilito una Memoria sobre las condiciones en las que se encontraban los archivos catalanes, en un contexto de escasa atencion hacia la politica cultural por parte de los dirigentes del bando sublevado, desinteres que se traducia en la asuncion de competencias propias del Cuerpo Facultativo por parte de otros sectores de la nueva administracion, reflejo de su posicion subordinada.

Mayor alcance y repercusion tuvo su actividad en el Servicio de Lecturas del Soldado. Con una implicacion personal y constante, convivio sin apenas roces tanto en la primera epoca bajo la direccion de Miguel Artigas como en la mejor estructurada bajo la egida de Lasso de la Vega. Sin practicamente apoyo oficial mas alla del puramente testimonial, Javierre fue capaz de organizar con exito un organismo anomalo y transitorio, con un marcado caracter finalista. La clasificacion y ordenacion de los fondos de que constaba, obtenidos merced a una estrategia heredada de la planificacion gestada por Lasso de la Vega en Sevilla, tenia un fin eminentemente practico, en el que se conjugaban la necesidad de entretener a los soldados, teorias terapeuticas y lecturas dirigidas que ensalzaran o reforzaran los soportes ideologicos del bando nacional.

No obstante, y pese a que existia un control ferreo sobre las obras que integraban el fondo, el criterio no fue tan excluyente como el aplicado por la Comision Depuradora de Bibliotecas de Zaragoza, mas orientado al expurgo sistematico y a la demolicion de la obra pedagogica de la II Republica.

El exito de su tarea y la tendencia laudatoria y triunfalista de los cauces y medios oficiales no impidieron la constatacion de problemas derivados de la nula implicacion de las autoridades en la consecucion de los objetivos. Concebido el Servicio como un necesario contrapeso a las iniciativas republicanas en el mismo campo, de mayor repercusion y alcance, la conciencia entre las clases dirigentes franquistas de que la difusion cultural y la universalizacion de la lectura habian sido factores esenciales en la propagacion de ideas disolventes pudo mas que la evidencia de su eficacia como arma propagandistica, lo que provoco su desinteres y cuasi abandono.

El aparente caracter apolitico de Aurea Javierre, la colaboracion en diversas instituciones del bando nacional desde el inicio del levantamiento militar con loables resultados, y la buena conexion con sus superiores jerarquicos facilitaron el acomodo de la archivera turolense en la nueva administracion surgida tras la Guerra Civil, en la que pudo desarrollar una brillante carrera salpicada de numerosas publicaciones presididas por el rigor cientifico, una escrupulosa atencion a las fuentes y una notable erudicion.

https://dx.doi.org/10.5209/rgid.64548

6. Referencias bibliograficas

Allo Manero, A. (1997). Teoria e historia de la conservacion y restauracion de documentos. Revista General de Informacion y Documentacion, 7 (1), 253-295.

Alted Vigil, A. (2009). Recuperacion y proteccion de los bienes patrimoniales en la zona insurgente: el Servicio de Defensa del Patrimonio Artistico Nacional, en Ara, J., et al (eds.), Arte protegido: memoria de la Junta del Tesoro Artistico durante la Guerra Civil. Madrid: Ministerio de Cultura, Subdireccion General de Publicaciones, Informacion y Documentacion, 97-124.

Bataillon, M. (1954). Sir Henry Thomas, 1878-1952, Bulletin Hispanique, 54, 3-4, 454-455

Batista Roca, J. M. (1953). Sir Henry Thomas, 1878-1952, Anuari Institut d'Estudis Catalans, 131-132.

Benitez Marco, M. P. (2010). Maria Moliner y las primeras estudiosas del aragones y del catalan de Aragon. Zaragoza: Rolde de Estudios Aragoneses.

Benitez Marco, M. P. (2014). Aurea Lucinda Javierre Mur (1898-1980): su ideal feminista catolico, en Cenarro Lagunas, A. e Illion, R (eds.) Feminismos: contribuciones desde la historia. Zaragoza: Prensas Universitarias de Zaragoza, 159-188.

Benitez Marco, M. P. (2017). La turolense Aurea Lucinda Javierre: abriendo caminos de mujer. Teruel: Instituto de Estudios Turolenses.

Blanco Domingo, L. (2017). Libros como trincheras. El Servicio de Lecturas del Soldado de la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza durante la Guerra Civil (1936-1939), Revista General de Informacion y Documentacion, 27 (2), 433-470

Borque Lopez, L. (1997). Bibliotecas, archivos y guerra civil en Asturias. Gijon: Trea.

Castro y Calvo, J. M. (1968). Mi gente y mi tiempo. Zaragoza: Libreria General.

Cruz Herranz, L. M. de la (2011). Javierre y Mur, Aurea Lucinda, en Diccionario Biografico Espanol. Madrid: Real Academia de la Historia, XII, 737-738.

Cruz Herranz, L. M. de la (2013). El Archivo Historico Nacional y el desarrollo del medievalismo espanol, (1866-1955). Tesis doctoral inedita dirigida por Ladero Quesada, M. A. Madrid: Universidad Complutense de Madrid, Dpto de Historia Medieval,

Dupla Ansuategui, A. (2012). La revista falangista Jerarqvia y el modelo imperial romano. Vasconia: Cuadernos De Historia--Geografia, 38, 813-837.

Gomez del Campillo, M. (1933). Instrucciones provisionales para la ordenada clasificacion y catalogacion de los Archivos Historicos de Protocolos. Madrid: Direccion General de Bellas Artes. Direccion General de Bellas Artes, Inspeccion general de Archivos.

Herraiz, I. (1938) El Servicio de Lecturas del Soldado, El Noticiero, 23/02/1937 Institute International de Cooperation Intellectuelle de la Societe de Nations (1934). Guide International des Archives. Europa. Paris: Institute International de Cooperation Intellectuelle de la Societe de Nations.

Javierre Mur, A. L. (2011). [En linea]. Gran Enciclopedia Aragonesa. Zaragoza, Disponible en http://www.enciclopedia-aragonesa.com/voz.asp?voz_id=7331. [Consulta: 15-08-2017]

Javierre Mur, A. (1923) "Las bibliotecas infantiles. Su valor educativo y su organizacion". Revista de Archivos, Bibliotecas y Museos, XLIV, 605-609.

Javierre Mur, A. (1938). Memoria de los actos celebrados en Zaragoza con motivo de la Fiesta del Libro. Zaragoza, 23 de abril de 1938. MS

Javierre Mur, A. (s.f.) sobre el alcance y operatividad del Servicio de Lecturas. MS

Javierre Mur, A. (s.f.) Informe sobre el Servicio de Lecturas del Soldado. MS

Junta de Ampliacion de Estudios. Javierre Mur, Aurea. Expediente personal. JAE 81-18 [En linea]. Disponible en http://archivojae.edaddeplata.org/jae_app/ [Consulta: 10/08/2017].

Petrucci, A. (1978). Eugenio Casanova [En linea]. Dizionario Biografico degli Italiani, 21. Disponible en www.treccani.it/enciclopedia/eugenio-casanova_(Dizionario_Biografico) / [Consulta: 10-09-2017]

Scholderer, V. (1954). Henry Thomas, 1878-1952, Proceedings of the British Academy, 40, 241-246.

Valls Taberner, F. (1934) "Espagne", en Guide International des Archives. Europe, 71-96

Recibido: 18 de enero de 2019 / Aceptado: 11 de marzo de 2019

Luis Blanco Domingo (1)

(1) Departamento de Ciencias de la Documentacion e Historia de la Ciencia. Universidad de Zaragoza E-mail: lmblanco@unizar.es

(2) A pesar de los esfuerzos de Pilar Benitez Marco por reivindicar la importancia de su figura (Benitez Marco, 2010, 2014 y 2017), la consulta de documentacion inedita hasta ahora revela su trascendencia y protagonismo en la gestion de la politica bibliotecaria durante la guerra. Una interesante aproximacion a lo acontecido en otras zonas durante esta epoca en Borque Lopez (1997)

(3) Cruz Herranz, Luis Miguel de la (2013: 798). No seria esta la unica vez en la que compitio con el historiador navarro por alcanzar un reconocimiento academico, puesto que anos mas tarde, en 1970, ambos fueron propuestos como Academicos de la Real Academia de la Historia para sustituir a Ramon de Abadal.

(4) AGA. Educacion. Expediente de depuracion de Aurea Javierre. Caia 31/6055, no 14068-2-32.

(5) Benitez Marco estima que el sorprendente giro profesional que condujo a Javierre a Malaga pudiera deberse a razones estrictamente sentimentales, lo que produjo un notable disgusto en la familia, que tal vez presionara para que regresara a Zaragoza (Benitez Marco 2017:88)

(6)(Benitez Marco 2017:92). Javierre ya habia colaborado de forma muy activa con Valls Taberner antes de la Guerra no solo en la ordenacion, clasificacion e inventariado de los fondos del Archivo de la Corona de Aragon, sino tambien en la recopilacion bibliografica de fuentes relativas a los archivos espanoles que Valls utilizo para su colaboracion en la Guide International des Archives. Europe en 1934.

(7) Ley de 10 de febrero de 1939, fijando normas para la depuracion de funcionarios publicos. Boletin Oficial del Estado num. 45, de 14 de febrero de 1939, pp. 856-859

(8) Los testigos en su expediente de depuracion, que concluyo sin imposicion de sancion alguna segun resolucion firmada por Miguel Gomez del Campillo el 27 de mayo de 1940, fueron Benito Fuentes Isla, Antonio de Torres Gasion y Nicolas Fernandez Victorio. AGA. Educacion. Expediente de depuracion de Aurea Javierre. Caja 31/6055, no. 14068-2-32.

(9) Henry Thomas habia obtenido el premio Bonsoms del Institut d'Estudis Catalans en 1921 gracias a su obra Spanish and Portuguese Romances of Chivalry. Su interes por el estudio y divulgacion de la cultura iberica le permitieron alcanzar la presidencia de la Anglo-Spanish Society en 1931, y mas tarde su nombramiento como consejero honorario del Consejo Superior de Investigaciones Cientificas. Veanse V. Scholderer, (1954), Batista Roca, Josep M. (1953), Bataillon, M. (1952).

(10) Junta de Ampliacion de Estudios. Expediente de Aurea Javierre Mur. JAE 81-18 [En linea]. Disponible en http://archivojae.edaddeplata.org/jae_app/ [Consulta: 10/08/2015]

(11) Javierre ya participo en la Asamblea de 1923 presentando un estudio sobre el valor educativo y la organizacion de las bibliotecas infantiles, en el que apostaba por un papel mas amplio y activo del bibliotecario, que superara el perfil del mero catalogador, anadiendo aspectos vinculados al fomento de la lectura entre la infancia. Javierre (1923)

(12) Decreto de 12 de noviembre de 1931 disponiendo que los Protocolos de mas de cien anos de antiguedad queden incorporados al servicio del Cuerpo facultativo de Archiveros, Bibliotecarios y Arqueologos para reorganizarlos como Archivos historicos. BOE num. 317, de 13 de noviembre de 1931. Este decreto fue derogado por el posterior Reglamento Notarial de 1935

(13) "este Archivo considera absolutamente imprescindible abordar y resolver el problema de conservacion de documentos en plazo breve, y para ello es necesario conocer tecnicamente lo que en otros centros del extranjero se practica e implantarlo a este establecimiento con las mejoras que procedan". Expediente de Aurea Javierre Mur. JAE 81-18 [En linea]. Disponible en http://archivojae.edaddeplata.org/jae_app/ [Consulta: 10/08/2015]

(14) AGA. Educacion. Oficio Miguel Gomez del Campillo a la Jefatura de Archivos y Bibliotecas para que se autorizara un permiso a Aurea Javierre con el fin de instruirse en Italia. Zaragoza, 16 de mayo de 1938. Caja 31/4656

(15) Se trata de un proceso consistente en rellenar el soporte con una combinacion de gelatina y formol, muy utilizado en el final del siglo XIX y principios del XX. La utilizacion de la gelatina es uno de los primeros metodos utilizados para el apresto o encolado de papeles para escritura. Francisco Ehrle, su creador, sugirio el uso de la gelatina pura, en ese momento muy presente en el tratamiento fotografico, como medio de sustituir las perdidas por el efecto degradante y corrosivo de las tintas ferrogalicas en los pergaminos antiguos siguiendo los siguientes pasos: en primer lugar, un papel soporte se adhiere a la parte trasera del documento. Posteriormente las partes faltantes son rellenadas con capas delgadas de gelatina, hasta alcanzar el espesor del documento. Al Cardenal Ehrle, prefecto de la Biblioteca Apostolica Vaticana, algunos especialistas le atribuyen la paternidad del nacimiento de la restauracion de libros y documentos como disciplina moderna tras organizar la 1a Conferencia Internacional destinada a tratar los problemas de conservacion y restauracion de los manuscritos antiguos en la abadia de Saint Gall el 30 de septiembre de 1898. En cualquier caso, si es constatable que por primera vez se exigian dos actuaciones previas a cualquier accion restauradora: el estudio de las causas de su deterioro y la verificacion de la eficacia de la tecnica y productos aplicados. Sus propuestas tecnicas sin embargo estan claramente superadas, pero contrajo el merito de introducir el auxilio cientifico para realizar cualquier proceso. Allo Manero, Adelaida (1997: 253-295)

(16) Ibid.

(17) Eugenio Casanova es el autor de una de las obras mas influyentes y pioneras sobre la materia, Archivistica (1928). En todos los archivos italianos en que trabajo (Siena, Florencia, Turin y Napoles) impulso el servicio de restauracion de los documentos. Defendia un metodo basado en la utilizacion de un film de piel animal tratada para que fuera transparente. Petrucci, Armando (1978).

(18) En una carta a Artigas, Lasso le indica que "yo le estimaria muy cordialmente que me enviase sus ideas, para que pueda yo darme cuenta de cuales son sus puntos de vista respecto a cada uno de nuestros problemas, y por otra parte, unir sus iniciativas a las nuestras". ABHMV. Fondo Lasso de la Vega. Carta de Lasso de la Vega a Miguel Artigas para solicitarle apoyo en su programa reformista. Vitoria, 7 de junio de 1938.

(19) En una carta fechada en Vitoria, Lasso manifiesta su pesar a Javierre por "el asesinato de sus familiares oscenses a manos de esos barbaros marxistas". ABHMV. Fondo Lasso de la Vega. Carta de Lasso de la Vega a Aurea Javierre ofreciendo su pesame por el asesinato de sus familiares oscenses. Vitoria, 22 de abril de 1938.

(20) ABHMV. Fondo Lasso de la Vega. Carta de Miguel Gomez del Campillo a Javier Lasso de la Vega sobre su situacion personal. 27 de marzo de 1938.

(21) ABHMV. Fondo Lasso de la Vega. Carta de Javier Lasso de la Vega a Miguel Gomez del Campillo sobre el olvido de los archivos y bibliotecas en la politica cultural. Vitoria 2 de abril de 1938.

(22) Expediente de Aurea Javierre Mur. JAE 81-18 [En linea]. Disponible en http://archivojae.edaddeplata. org/jae_app/ [Consulta: 10/08/2015]

(23) ABHMV. Fondo Lasso de la Vega. Carta de Aurea Javierre a Javier Lasso de la Vega notificandole el envio de una memoria sobre el estado de los archivos, bibliotecas y museos catalanes. Zaragoza 12 de julio de 1938

(24) Guide International des Archives. Europa. Paris: Institute International de Cooperation Intellectuelle de la Societe de Nations, 1934.

(25) Valls Taberner, Fernando (1934: 70-96)

(26) ABHMV. Fondo Lasso de la Vega. Carta de Aurea Javierre a Javier Lasso de la Vega notificandole el envio de una memoria sobre el estado de los archivos, bibliotecas y museos catalanes. Zaragoza 12 de julio de 1938.

(27) ABHMV. Fondo Lasso de la Vega. Carta de Lasso de la Vega a Aurea Javierre sobre la necesidad de modificar el modelo organizativo del Servicio de Lectura del Soldado. Vitoria 16 de septiembre de 1938.

(28) ABUZ. Javierre, Aurea. Informe sobre el Servicio de Lecturas del Soldado (s.f.)

(29) [sin ellos] "nadie podia comprender mejor lo que hay de continuidad historica en esta magnifica Cruzada" Ibid.

(30) Ibid.

(31) Ibid.

(32) Ibid.

(33) Ibid.

(34) ABUZ. Javierre, Aurea. Informe sobre el Servicio de Lecturas del Soldado (s.f.)

(35) Ibid.

(36) Ibid.

(37) Herraiz, Ismael. "El Servicio de Lecturas del Soldado", El Noticiero, (23/02/1937)

(38) "Libros para llenar las horas abrumadoras de tedio de los hospitales; las horas de los parapetos, cuando la vigilia tensa agota mas que la lucha. El ilustre director de la BN, don Miguel Artigas, y con el todo el Cuerpo de archiveros y bibliotecarios han puesto al servicio de esta idea toda su erudicion y entusiasmo. Nadie como ellos, magnificos vigilantes de la cultura, podia comprender mejor la necesidad de cumplir esta piadosa tarea que hace llegar la voz amiga del libro a las salas de los hospitales y a las trincheras. Ellos, para quienes el libro es un poco el pan nuestro de cada dia, sabian que nuestros soldados querian leer, y que la Patria no podria privar a sus mejores hijos del amable regalo de la lectura". Ibid.

(39) Ibid.

(40) Ibid.

(41) "Recordar las viejas lecturas heroicas de la ninez para volver a vivir las ilusiones de los dias ingenuos. Otra vez Buffalo Bille, el buen amigo, senor de las praderas, volvera a cabalgar en extasis sobre el rumor heroico de la guerra, Pico de Aguila, Sandokan, el capitan Nemo ... voces antiguas de la infancia, apagadas y lejanas, volveran a narrar a nuestros soldados bellas rutas de valor y honor. Los camaradas inolvidables de nuestras primeras lecturas iran a las trincheras a conversar con sus viejos amigos ... Para que los soldados espanoles encuentren a sus heroicos amigos entre estos vientos de cruzada." Ibid.

(42) Ibid. De nuevo sorprende la presencia de un autor como Benito Perez Galdos, cuyas obras eran retiradas por las diferentes Comisiones de Depuracion de Bibliotecas que se establecieron en el territorio bajo jurisdiccion del bando sublevado.

(43) ABUZ. Nota manuscrita de Aurea Javierre sobre el alcance y oper((atividad del Servicio de Lecturas (s.f.).

(44) Ibid.

(45) Ibid.

(46) Ibid.

(47) "Orden disponiendo que el dia 16 de julio se verifique una colecta de libros con destino al personal de la Marina de Guerra". Boletin Oficial del Estado no. 5, de 5 de julio de 1938

(48) ABHMV. Fondo Lasso de la Vega. Carta de Aurea Javierre a Lasso de la Vega notificandole el envio de una memoria sobre el estado de los archivos, bibliotecas y museos catalanes. Zaragoza 12 de julio de 1938.

(49) ABHMV. Fondo Lasso de la Vega. Carta de Lasso de la Vega a Aurea Javierre sobre la recaudacion durante la Fiesta del Libro en Zaragoza. Vitoria 1 de agosto de 1938. Los libros fueron depositados en la BUZ y del dinero se hizo cargo Gomez del Campillo, inspector general de archivos y bibliotecas. Oficio de 2 de agosto de 1938 de Aurea Javierre a Lasso de la Vega.

(50) ABHMV. Fondo Lasso de la Vega. Carta de Aurea Javierre a Lasso de la Vega anunciando el envio de 15 cajas de libros procedentes de la colecta de la Fiesta del Libro en Zaragoza. Zaragoza 19 de noviembre de 1938.

(51) ABHMV. Fondo Lasso de la Vega. Carta de Lasso de la Vega a Aurea Javierre sobre la necesidad de modificar el modelo organizativo del Servicio de Lectura del Soldado. Vitoria 16 de septiembre de 1938.

(52) ABHMV. Fondo Lasso de la Vega. Carta de Lasso de la Vega a Aurea Javierre sobre la posibilidad de nombrarla directora nacional del Servicio de lecturas del Soldado. Vitoria 22 de noviembre de 1938.

(53) ABUZ. Javierre, Aurea. Memoria de los actos celebrados en Zaragoza con motivo de la Fiesta del Libro. Zaragoza, 23 de abril de 1938.

(54) "Orden dictando reglas sobre la celebracion de la Fiesta del Libro". Boletin Oficial del Estado no. 541, 15 de abril de 1938. La orden, firmada por Sainz Rodriguez, establecia que todas las universidades y centros de ensenanza en general celebraria sesiones solemnes de ensalzamiento del libro, y que todas las instituciones publicas dedicaran un minimo del 1% de las subvenciones recibidas para la compra y reparto de libros de autores clasicos espanoles y publicaciones editadas por el Servicio de Propaganda del estado, y los ayuntamientos una cuantia del medio al 3 por mil de su Presupuesto a dicho reparto, y creacion o acrecentamiento de bibliotecas populares. Ademas, estos concederan permisos gratuitos para la instalacion de puestos de venta de libros en la via publica, que venderan los mismos con un descuento del 10%

(55) ABUZ. Servicio de Lecturas del Soldado. Oficio de Lasso de la Vega dirigido al Jefe del Servicio de Lecturas para el Soldado en Frentes y Bibliotecas con las directrices a seguir en la Fiesta del Libro. Vitoria 11 de abril de 1938.

(56) "La celebracion de la Fiesta del Libro va a tener este ano en la Espana Nacional una modalidad nueva, a tono con el momento de guerra, que la hace sumamente simpatica. Los soldados que pelean por Dios y por Espana en los frentes de batalla, y los que contemplan el lento desfile de las horas en las salas de los hospitales de guerra, necesitan libros que, a la vez que levanten su nivel intelectual, proporcionen a su espiritu solaz y esparcimiento. A este fin se colocaran mesas petitorias en las que se recogeran cuan tos libros se donen para la Biblioteca del Soldado. Esperamos que los zaragozanos, conscientes siempre de sus deberes, se esmeraran en subvenir a esta necesidad de la guerra, regalando libros de su biblioteca, por modestos que sean, siempre que su contenido armonice con los santos ideales de la actual Cruzada, en las mesas petitorias instaladas en diversos lugares estrategicos de la poblacion". "La Fiesta del Libro", El Noticiero, 22 de abril de 1938.

(57) El reparto y la adjudicacion de las zonas fue el siguiente:

1.--Plaza de Aragon: Senora del General Jefe de la 5a region Militar, general Francisco Ranoy Carvajal

2.--Paseo de la Independencia: Senora del Inspector General de Archivos, Miguel Gomez del Campillo

3.--Plaza de Espana: Senora del Presidente de la Diputacion, Miguel Allue Salvador que ostentaba ademas la representacion de Portugal

4.--Audiencia: Senora del Presidente de la Audiencia, Napoleon Ruiz Falco

5.--Plaza del Pilar: Senora del Gobernador Militar de la Plaza, senor Lasala

6.--Calle del Coso: Senora del Jefe Territorial de Falange, Jesus Muro Sevilla

7.--Calle Don Jaime: Senora del Secretario Politico del Fascio italiano

8.--Paseo de Sagasta: Senora del Consul de Alemania

9.--Coso (Calle Espartero): Delegacion de Frentes y Hospitales y Auxilio Social

10.--Plaza de Sas: Sindicato Espanol Universitario, con Angela Rosignoli

(58) Ibid.

(59) Doctor en Medicina por la Universidad de Zaragoza en 1927 merced a su tesis Contribucion al estudio de Miguel Servet y de su obra "Syruporum", publicada en 1932 por La Academica, obtuvo ese mismo ano la licenciatura en Filosofia y Letras en el centro cesaraugustano. Fue ayudante y profesor auxiliar temporal en esta misma facultad, impartiendo Teoria del Conocimiento, Arte, Arqueologia, Numismatica, Epigrafia y Literatura Espanola. Se doctoro con una tesis doctoral dirigida por Angel Gonzalez Palencia titulada La Educacion de principes en la Edad Media segun las obras de D. Juan Manuel, y leida en la Seccion de Historia en 1940. En 1942 gana por oposicion la catedra de Literatura en la Universidad de La Laguna, y anos mas tarde se asienta definitivamente en la Universidad de Barcelona. Fruto de su interes por la literatura, durante la guerra civil publico Justas poeticas aragonesas del siglo XVII. Zaragoza: La Academica, 1937; Prosas y versos de dona Ana F. Abarca de Bolea. Zaragoza, 1938 o el prologo a la obra de Federico Torralba Soriano Notas para la creacion de un Teatro Nacional Espanol. Zaragoza, 1938. Sobre su periplo vital y el contexto contemporaneo zaragozano escribio unas interesantes memorias. Castro y Calvo, Jose Maria (1968)

(60) Este poema, compuesto por su autor para conmemorar la victoria en la batalla de Lepanto frente a los turcos, fue adoptado como parte del imaginario literario falangista, y utilizado en diversas publicaciones como la revista Jerarqvia. Dupla Ansuategui, Antonio (2012: 817)

(61) El poeta valenciano Rafael Duyos compuso en Romance Azul uno de los poemas escenificables mas representativos de la lirica falangista y que formo parte de la antologia seleccionada por el mismo Romances de la Falange, que tuvo varias ediciones (1937 y 1938 en Buenos Aires y 1939 en Valencia)

(62) ABUZ. Javierre, Aurea. Memoria de los actos celebrados en Zaragoza con motivo de la Fiesta del Libro. Zaragoza, 23 de abril de 1938.

(63) ABUZ. Servicio de Lecturas del Soldado. Oficio de Lasso de la Vega sobre la organizacion de la Fiesta del Libro. Vitoria, 16 de septiembre de 1938: "se sirva organizar en los Hospitales veladas literarias y musicales o simplemente lecturas sobre los temas: Cristobal Colon, Isabel la Catolica, El Caudillo, la Hispanidad, episodios heroicos de la historia de Espana (principalmente del Glorioso Movimiento Nacional); tambien se deberan hacer peticiones de libros con dicho destino por medio de la radio y de la Prensa".

(64) ABUZ. Correspondencia oficial. Oficio de Aurea Javierre a Javier Lasso de la Vega notificando la celebracion de una sesion literaria en la Fiesta del Libro de Zaragoza. Zaragoza 27 de abril de 1939.

(65) El poeta cordobes Marcos Rafael Blanco Belmonte muestra en este poema un verbo encendido y apasionado, con el que realiza una inmersion reivindicativa del pasado imperial espanol y del catolicismo mas beligerante como medios de contrarrestar el influjo de los enemigos de Espana, el "barbaro anarquismo".

(66) El poema de Federico de Urruria es sin duda alguna la composicion poetica laudatoria mas conocida sobre la figura de Franco. Aparecio en la obra Poemas de la Falange eterna. Santander: Aldus, 1938.

(67) En realidad se trata de Jesus Alda Tesan, catedratico de Lengua y Literatura en diversos institutos aragoneses, amigo de Ramon Sije con el que fundo la revista catolica El Gallo Crisis en Orihuela en 1934.

(68) Ibid.

(69) ABUZ. Correspondencia oficial. Oficio de Lasso de la Vega a Aurea Javierre para que contacte con los senores Revest y Corzo y Agelet Gose encargados del Servicio de Lecturas del Soldado en las provincias de Castellon y Lerida. Vitoria 3 de agosto de 1938.

(70) ABUZ. Correspondencia oficial. Oficio de Lluis Revest y Corzo a Aurea Javierre sobre el numero de hospitales bajo su jurisdiccion. Castellon, 23 de septiembre de 1938.

(71) ABUZ. Correspondencia oficial. Oficio de Lasso a Aurea Javierre sobre el limite de sus competencias territoriales. Vitoria 21 de octubre de 1938.

(72) ABUZ. Correspondencia oficial. Oficio de Aurea Javierre a Javier Lasso de la Vega sobre la Fiesta de la Raza. Zaragoza 3 de enero de 1939.

(73) ABUZ. Correspondencia oficial. Oficio de Aurea Javierre al Gobernador Civil de Zaragoza y Presidente del Patronato de Archivos. Bibliotecas y Museos comunicando que el dinero recaudado por la Fiesta de la Raza se encuentra en la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza. Zaragoza, 30 de junio de 1939.

(74) ABUZ. Servicio de Lecturas del Soldado. Cuentas justificadas Fiesta de la Raza octubre de 1938 con destino a la obra Lecturas para el Soldado. 27 de junio de 1939.

(75) Para profundizar en el tema, vease Alted Vigil, Alicia (2009)

(76) ABUZ. Correspondencia oficial. Oficio de Gomez del Campillo a Javierre sobre la disposicion del documento de identidad como asesor auxiliar de la Defensa del patrimonio Artistico Nacional. Vitoria 15 de diciem bre de 1938.

(77) AGA. Educacion. Aurea Javierre Mur. Expediente de Depuracion. Caja 31/6055, no. 14068-2-32. La resolucion firmada por Miguel Gomez del Campillo el 27 de mayo de 1940 es de no aplicar ninguna sancion. Actuaron como testigos el archivero y sacerdote Benito Fuentes Isla, quien fuera en 1942 nombrado Inspector General de Archivos y en 1945 Director del Archivo Historico Nacional; Antonio de Torres Gasion, director accidental del Archivo Historico Nacional en 1937 en el Madrid republicano; y Nicolas Fernandez Victorio.

(78) ABUZ. Memoria de la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza 1939.
Tabla 1.--Resultados de la Fiesta del Libro de 1938

            Lugar              Volumenes

       Plaza de Aragon            972
  Paseo de la Independencia      1.284
          Audiencia              1.000
       Plaza del Pilar            937
       Plaza de Espana            818
            Coso                  746
         Don Jaime I             1.030
      Paseo de Sagasta            820
      Coso (Espartero)            817
        Plaza de Sas              900
            Total                9.324

Tabla 2.--Volumenes destinados a hospitales.

                  Hospitales provinciales

                 Hospital                   Volumenes

          Hospital de Avellanes                154
        Hospital Militar de Ateca              134
    Hospital del Hospicio de Calatayud         128
            Hospital de Caspe                  125
           Hospital de Alcaniz                 125
            Hospital de Fraga                  121
      Hospital Militar de Calatayud            119
        Hospital Militar de Teruel             118
    Hospital del Monasterio de Veruela         113
  Hospital de Alhama de Aragon (Parque)        105
  Hospital de Alhama de Aragon (Cascada)       100
  Hospital de Alhama de Aragon (Termas)        100
    Hospital Militar de Santa Eulalia           93
        Hospital Militar de Cella               93
  Hospital de la Cruz Roja de Calatayud         57
                  TOTAL                       1.631

Tabla 3.--Volumenes entregados a los Hospitales, 1938 y 1939

                   Hospitales de Zaragoza

            Hospital               1938     1939    % crecimiento

      Hospital del Salvador         216     716        231,48%
        Hospital Militar            177    1.493        88,14%
      Hospital Infecciosos          161     360         55,28%
   Hospital de las Hermanitas       154     154         0,00%
          de los Pobres
       Hospital Provincial          152     820         81,46%
  Hospital del Sagrado Corazon      146     412         64,56%
       Hospital Mercantil           145     258         43,80%
       Hospital Cervantes           140     357         60,78%
        Hospital Clinico            135     396         65,91%
      Hospital Legionario           127     447         71,59%
          Italiano no 9
    Hospital de la Ensenanza        125     454         72,47%
   Hospitales Costa y Refugio       123     749         83,58%
    Hospital Academia Torres        119     478         75,10%
       Hospital Pompiliano          105     283         62,90%
   Hospital de la Residencia        104     705         85,25%
         de Estudiantes
   Hospital de las Adoratrices      103     103         0,00%
    Hospital de la Cruz Roja        92      332         72,29%
        Hospital Musulman           75      200         62,50%
       Hospital Musulman            75      60         -25,00%
         (Corazonistas)
       Hospital Musulman            75      100         25,00%
        (Gascon y Marin)
         Hospital Aleman            57       57         0,00%
    Hospital de Ambos Mundos        56       56         0,00%
      Hospital de la Caja           55      183         69,95%
           de Ahorros
    Enfermeria de Castillejos       55       55         0,00%
      Hospital de Mutilados         54       75         28,00%
       Hospital Villa Azul          47       47         0,00%
        Hogar del Herido            25       30         16,67%
              TOTAL                2.661   9.380        71,63%
COPYRIGHT 2019 Universidad Complutense de Madrid
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2019 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Blanco Domingo, Luis
Publication:Revista General de Informacion y Documentacion
Date:Jan 1, 2019
Words:15899
Previous Article:Blanco Domingo, Luis Mariano. Libros como trincheras. La Biblioteca de la Universidad de Zaragoza y la politica bibliotecaria durante la Guerra Civil...
Next Article:Los expedientes judiciales como fuente historica para analizar las relaciones laborales.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters