Printer Friendly

Un texto bizantino medieval: El Milagro XXIII de Gonzalo de Berceo.

UN TEXTO BIZANTINO MEDIEVAL *

El Milagro XXIII de Gonzalo de Berceo

A Medieval Byzantine Text

It is a well known fact that twelfth century Spain's greatest poet was Gonzalo de Berceo. In his work The Miracles of Our Lady, a Marian legend of Byzantine theme is poetized, the XXIII Miracle "La deuda pagada". The Spanish poet, with almost absolute certainty, used as his source the Ms. Thott 128 of Copenhague. Having as its aim to delve into Berceo's literary originality, Professor Garcia draws a comparison between both texts. Although professor Garcia had already undertaken a similar research in number 5 (1981) of Byzantion Nea Hellas, now he pursues the same aim includng in his comparison two manuscripts recently discovered, one belonging to the Biblioteca Nacional of Madrid, the other to the Biblioteca Nacional of Lisboa.

INDICE

I. INTRODUCCION

1. Estado de la investigacion

2. Tres textos en contienda

Texto 1

a) Berceo: "El Milagro XXIII"

b) Aclaraciones filologicas al texto de Berceo

Texto 2

a) Ms. 110 (M) (XXXIII, fo.42 r)

Version

b) Manuscritos (A) (M) (T): Variantes

II. EL ESTILO DE BERCEO A LA LUZ DE SUS FUENTES

a) La introduccion: La retorica homiletica y el "sermo humilis"

b) Sobre el "rusticano uso" del latin (Ms.) y el "roman paladino" Berceo

c) Una narracion enmarcada

d) El cuerpo de la narracion y el juego de perspectivas

e) Berceo y el estilo de los manuscritos

III. EL TEMA BIZANTINO

a) Espacio y tiempo

b) El Milagro XXIII en el marco de las peregrinaciones

c) Las formulas de devocion e imaginacion

d) Sobre la "Iglesia del Testimonio"

I. INTRODUCCION

1. Estado de la investigacion

Hace mas de veinte anos que en este mismo lugar nos preocupamos de la leyenda mariana medieval de tema bizantino: <<El mercader fiado>> de Gonzalo de Berreo (1); una leyenda que el autor berceano consigna en los Milagros de Nuestra Senora con el numero 23; lo registra el Ms. de Copenhague, conocido como el Thott 128, conel numero 27 (2); numero 33 en la coleccion de B. Pez (1781) Liber de Miraculis Santae Dei Genitricis Mariae (3) ; 31 en el Ms. de Madrid (4); signado con el numero 31 en el Ms. Alcobacense (5) y con el 25 en las Cantigas de Alfonso X el Sabio. No aparece registrado en el Codice 879 del archivo de la Catedral de Zaragoza. He aqui un esquema comparativo:
Berceo   Thott 128   Pez   Ms. de Madrid   Ms. de Lisboa    Cantiga

   23       27       33          31              31            25


El hecho de que sea Berceo el poeta mas importante del Mester de Clerecia, ha desencadenado el cotejo y busqueda de sus fuentes en medio de tanto manuscrito; ello, no por mera curiosidad, sino por las implicancias que esto tiene para fijar su estilo. Hasta el momento el trabajo de los criticos en relacion con las fuentes, se ha centrado en el examen externo: Investigacion de los manuscritos afines, comparacion, historia de sus influencias, fijacion del texto latino, explicacion de variantes, anotaciones, todo en vistas a un mejor situar al poeta riojano ante sus fuentes; este ha sido el trabajo de R. Becker, A. Mussafia, Pez, Solalinde, Dutton, M.Gerli, Banados, A y F. Carrera de la Red y otros.

Nuestro proposito es, "post textum receptum", entrar en la critica interna o literaria del Milagro XXIII de Berceo en comparacion con los tres manuscritos fuentes mas confiables, el Thot 128, el Ms.110 de la Biblioteca de Madrid (6) y el Ms.149 llamado Alcobacense o de la Biblioteca Nacional de Lisboa. La eleccion de estas tres fuentes, en realidad una sola (vease el cotejo de Ms.) obedece a las siguientes razones:

1). La obra marial de Gautier de Coinci (1177-1236) Les miracles de Notre Dame, la obra de Vicente de Beauvais Speculum Historiale, finales del siglo XIII, y la Leyenda Aurea de Jacobo de la Voragine, del mismo siglo, aunque de temas mariales tienen solo acercamientos parciales a la obra de Berceo, por tanto se descartan. 2). Pez, Berceo y Thott tuvieron sin duda a la vista la misma fuente, pues los tres autores siguen los mismos milagros del 1 al 13 y en el mismo orden. 3). El Thott 128 es fuente mas cercana a Berceo, por cuanto de los 25 milagros de Berceo, 24 se encuentran en este manuscrito y en el mismo orden; no considera Berceo los milagros 16, 22, 25 y 26, ausencias que explicamos en la disertacion <<Paideia y humanitas en los Milagros de Nuestra Senora de Gonzalo de Berceo --Una reflexion semantica sobre el Milagro XXIII, de tema bizantino>> (7); Avelina Carrera de la Red y Fatima Carrera de la Red proponen otros argumentos (8). A la luz de esto, R. Becker pudo afirmar ya en 1910 que Berceo debio tener a la vista este manuscrito, o "uno muy parecido" anade Solalinde (9), tesis sustentada por el mismo B. Dutton en su edicion critica (10); Dutton no conocia a la fecha el Manuscrito 110 de Madrid. 5) Finalmente, se advierte una aproximacion, casi identidad, entre los manuscritos Thott, el de Madrid y el de Lisboa, pues las variantes entre ellos son insignificantes. A la luz de esto se puede afirmar que el problema de las fuentes en Berceo esta resuelto: tuvo en sus manos uno de estos manuscritos o uno de las mismas caracteristicas del que solo altero sustancialmente la introduccion (11). Fernando Bailados habla tambien de una "archicoleccion" de leyendas marianas difundidas por toda Europa (12).

Fijamos asi los limites y alcances de la presente investigacion: <<Lo literario y su importancia en el Milagro XXIII de Berceo a la luz de tres Ms. afines: Thott 128 (T), Ms.110 (M) y Ms.149(A)".

2. Tres textos en contienda

Presentamos los textos: Milagro XXIII de Berceo, con algunas aclaraciones filologicas; Ms. de Madrid, version; y las variantes comparativas de los tres manuscritos (A, M, T), segun la anotacion de Bailados.

Texto 1

a) Gonzalo de Berceo "El milagro XXIII"

XXIII. El mercader fiado (a)
   625 Amigos, si quissiessedes un poco atender,
       Un precioso miraclo vos querria leer: (b)
       Quando fuere leido, avredes grand placer,
       Preciarlo edes mas que mediano comer.

   626 Enna cibdat que es de Costantin nomnada, (c)
       Ca Costantin la obo otro tiempo poblada,
       El que dio a Sant Peidro Roma pora posada,
       Avie y un bon omne de fazienda granada.

   627 Era esti burgues de mui grand corazon, (d)
       Por sobir en grand precio fazie grand mission,
       Espendie sos averes, davalos en baldon,
       Quiquier que li pidiesse, el non dizrie de non.

   628 Por exaltar su fama, el su precio crecer,
       Derramava sin duelo quanto podie aver:
       Sil menguava lo suio, aun por mas valer
       Prendie de su vecinos mudado volunter.

   629 Derramava lo suio largamente sin tiento,
       Menguava los averes, mas non el buen taliento,
       Siempre trovarie omne en su casa conviento,
       Quando xx. quando xxx. a las vegadas ciento.

   630 Como fazie grand gasto, espensa sin mesura,
       Fallecio la pecunia, parose en ardura,
       Non trovava mudado, nin fallava usura,
       Ni entre los estrannos, ni entre su natura.

   631 Entendien gelo todos que era empobrido,
       Non trovava mudado nin aver encreido:
       Era en grand porfazo el bon omne caido,
       Tenie que lo passado todo era perdido.

   632 El varon con grand quessa fo ante los altares,
       Facie su oracion entre los paladares:
       "Sennor, que un Dios eres, e tres personas pares,
       Sea tu piadat e non me desempares.

   633 Sennor, hasta agora tu me as cabtenido:
       So ia por mis peccados en falliment caido,
       El precio que avia todo lo e perdido,
       Mucho mas me valiera que non fuesse nacido.

   634 Sennor, dame conseio por alguna manera,
       Enbiame tu gracia por alguna carrera,
       Es pora ti tal fecho cosa assaz ligera,
       Nade todo el mar, morre enna ribera."

   635 Demientre que orava quisoli Dios prestar,
       Ovo un buen conseio el burgues a asmar:
       Non vino por su seso, mas quisolo guiar
       El que el mundo todo ave de governar.

   636 Un iudio bien rico avie enna cibdat:
       Non avie del mas rico en essa vezindat:
       Asmo de ir a elli entre su voluntat,
       Demandarli conseio por Dios e caridat.

   636 Fo luego ai iudio, e fo bien recibido,
       Demandol como andava, por que era venido,
       Ca de otras sazones lo avie conocido,
       E todo el su pleito bien lo avie oido.

   637 Dissoli su fazienda el burgues al ebreo: (e)
       "Don fulan, bien savedes mi pleito, como creo,
       Ganar de vos empresto avria grand deseo,
       Ca non cuide veerme en esto que me veo.

   638 Quando Dios lo querie que io algo avia,
       Savenlo mis vezinos, io a todos valia:
       Las puerats de mi casa aviertas las tenia,
       Quanto que Dios me dava con todos lo partia.

   639 Querria si podiesse en esso contender;
       Mas so mui decaido, menguado del aver:
       Mas si tu me quissiesses del tuio acreer,
       Bien te lo cuidaba a un plazo render."

   640 Dissoli el iudio: "Ferlo e de buen grado:
       Darte quanto quisieres de mi aver prestado:
       Mas dame fiador que sea segurado:
       Si non, pavor avria de seer engannado."

   641 Dissoli el cristiano, fabloli a sabor:
       "Don fulan, non te puedo dar otro fiador,
       Mas darete a Cristo mi Dios e mi sennor,
       Fijo de la Gloriosa, del mundo Salvador."

   642 Dissoli el iudio: "Io creer non podria
       Que essi que tu dizes que nacio de Maria, (f)
       Que Dios es; mas fo omne cuerdo e sin follia,
       Profeta verdadero: io al non creeria.

   643 Si el te enfiare, io por el su amor
       Acreerte lo mio sin otro fiador;
       Mas semeiame cosa esquiva, sin color,
       E semeiasme hascas omne escarnidor.

   644 lo non se de qual guisa lo podiesse aver,
       Ca non es en est mundo, secund el mi creer,
       Non esperes que venga pora ti acorrer:
       Onde otro conseio te conviene prender."

   645 Respondio el cristiano, dissoli al iudio:
       "Entiendo que me tienes por loco e sendio,
       Que non traialconseio, e ando en radio:
       Mas al veras tras esto, secundo que io fio."

   647 Dissoli el iudio: "Si tal cosa mostrares,
       lo te dare en presto quanto tu demandares;
       Mas por otras pastrijas lo que de mi levares
       Non pagaras con ello cacurros nin ioglares."(g)

   648 Dissoli el burgues al trufan renegado:
       "Solo que tu comigo vengas al mi sagrado
       Mostrarte a Maria con el su buen Criado."
       Dissoli el iudio: "Facerlo e de grado."

   649 Levolo a la eglesia con Dios e con su guia,
       Mostroli la imagen, la de sancta Maria, (i)
       Con su rijo en brazos, la su dulz compannia,
       Fueron enbergonzados los de la iuderia.

   650 Disso el omne bono a los de la aliama:
       "Esti es nuestro Sire, e esta nuestra Dama:
       Siempre es bien apreso qui a ellos se clama,
       Qui en ellos non cree bevra fuego e flama."

   651 Dissoli al iudio que era maioral,
       Al que li promethio quel prestarie cabdal:
       "Estos son mis Sennores, e io su servicial,
       Estos sean fianzas, ca non puedo fer al."

   652 Dissoli el iudio: "Io bien los tomare,
       lo otros fiadores non te demandare;
       Mas si tu me fallieres, a ellos reptare,
       E qual lealtad traes, sabiente la fare."

   653 Dioli los fiadores, al trufan el cristiano,
       A madre e a Fijo metio ielos por mano,
       Pusieron de su paga su termino certano,
       Recivio la pecunia el burgues cibdadano.

   654 Quando el aver ovo el burgues recibido,
       Ovo grand alegria, tovose por guarido,
       Tomo a la Gloriosa, fo y de buen sentido,
       Fo render a Dios gracias de corazon complido.

   655 Abasso los enoios ante la magestat,
       Erzio a Dios los oios con grand humilidat:
       "Sennor, -disso- fecist me mercet e caridat,
       Asme oi sacado de mui grand pobredat.

   656 Sennor, andava eri pobre e adebdado:
       So oi por tu gracia rico e abondado,
       A ti di por fianza, mas fizilo sin grado:
       Por mi serie grand tuerto que tu fuesses reptado.

   657 Sennor, io non querria de mi vierbo fallir,
       Lo que ante ti pusi bien io querre complir;
       Pero si non podiero io al plazo venir,
       El aver ante ti lo querre aducir.

   658 Sennor, si por ventura fuero io alongado
       Que non pueda venir a termino taiado,
       Porrelo ante ti que me as enfiado,
       E tu como que quiere feslo a el pagado.

   659 Reina de los cielos, Madre del pan de trigo, (j)
       Por que fo confondido el mortal enemigo,
       Tu eres mi fianza, esso misme te digo,
       Lo que e regunzado al que tienes contigo."

   660 Quando el burgues ovo fecha su oracion,
       E con el trufan ovo puesta su condicion,
       Aguisso su facienda e toda su mission, (k)
       Fo a tierras estrannas, a luenga region.

   661 Fo a tierras estrannas, a Flandes e a Francia
       Con grandes mercaduras, e fizo grand ganancia:
       Con Dios e la Gloriosa crecio la su substancia,
       Puio en grand riqueza e en gran alavancia.

   662 Con las grandes faciendas que era facendado,
       E era de la tierra ferament alongado,
       Non recudio al termino que ovo asentado,
       Por sus peccados graves avielo oblidado.

   663 Cerca vinie el dia que avie a pagar;
       Mas de un dia solo non avie a passar:
       Ovose el burgues del pleit a remembrar,
       Queriesse el bon omne con sus manos matar.

   664 Dizie: "Mal so fallido, mesquino pecador,
       Por nada no li puedo valer al fiador:
       Sera por mi reptado el mi redimidor,
       E la su madre sancta, la de Rocamador.

   665 Sennor, tu lo entiendes e sabes la verdat
       Como son tan pesant entre mi voluntat:
       Senor, dame conseio por la tu piadat
       Que non sea reptada la tu grand magestad."

   666 Priso el aver todo en un sacco atado,
       Non fallie de la suma un puies foradado:
       Levolo a la isla en sus cuestas troxado,
       Echolo en las ondas do non avie nul nado.

   667 Torno en Jesu Cristo con gran devocion,
       Plorando gravemientre fizo su oracion:
       "Sennor, -disso- tu saves toda esta razon,
       Ca tu eres fianca de nuestra condicion.

   668 Sennor,quando non puedo io pagar al mar quiero,
       Ca nos iace en medio mucho vravo sendero:
       Sennor que eres dicho Salvador verdadero,
       Tu pon esta pecunia cras en el su cellero.

   669 Sennora gloriosa, mienna Sancta Maria,
       Tu bien en medio iazes en esta pleitesia:
       Quando bien la catares, tuia es mas que mia:
       A ti do la pecunia, Sennora, tu la guia.

   670 Ambos, tu e tu Fijo, fuestes en el mercado,
       Ambos sodes fianzas al trufan renegado,
       Sea la mercet vuestra, e sea cras pagado,
       Por mal siervo non sea el buen Sennor reptado.

   671 lo a vos lo comiendo, cuento que e pagado:
       Io por quito me tengo, ca a vos lo e dado:
       Io, Madre, a ti ruego; tu ruega el Criado,
       Como quiere cras sea el trufan entergado."

   672 La Gloriosa, al su Fijo querido:
       Otro dia mannana, el sol bien esclarido,
       El bassel que levaba el aver encreido,
       Nadava a la puerta del trufan descreido.

   673 La villa do fazie el iudio morada,
       El que al burgues ovo la pecunia prestada,
       Iazia, como leemos, cerca la mar poblada,
       Las ondas ennos muros bathien a la vegada.

   674 En essa matinada, cerca de prima era,
       Los omnes del iudio, compannuela baldera,
       Issieron deportarse fuera a la ribera,
       Vidieron est estui nadar sobre la glera.

   675 Fueron pora prenderlo mancebiellos livianos,
       Estos muchas de vezes fazien ensayos vanos,
       Encogiose a entro, fuselis de las manos,
       Esto vidienlo muchos iudios e cristianos.

   676 Vinieron al roido cristianos sabidores
       Con grafios, con gizquios, galeas valedores,
       Todo non valio nada, ca eran trufadores:
       Nunqua omnes vertieron mas valderos sudores.

   677 No por aventura el sennor verdadero:
       Vinoli a las manos adiesso el tablero:
       Levolo a so cassa, entro en so cellero,
       De oro e de plata fizo un grand rimero

   678 Quando el trufan ovo el aver recabdado,
       El vaso en que vino fo bien escodrinnado:
       Echolo so su lecho riccament e alleviado:
       Avien todos envidia del trufan renegado.

   679 El trufan alevoso, natura cobdiciosa,
       Non methie el astroso mientes en otra cosa:
       Tenie que su ventura era maravillosa,
       Pusoli al burgues nomne: boca mintrosa.

   680 reptavalo la aliama, essa mala natura,
       Que perdio su aver por su mala locura:
       Nunqua omne non fizo tan loca fiadura
       Que priso por fianza una imagen dura.

   681 Dessemos al iudio goloso e logrero
       No lo saque Dios ende, e guarde so cellero;
       Fablemos su vegada del pleit del mercadero,
       Levemosli las nuevas do ribo el tablero.

   682 Burgues de Bizancio vinie con grand pesar,
       Que non podio al plazo al iudio pagar:
       Non podia el bon omne la cara alegrar,
       Ni lo podian por nada sos omnes confortar.

   683 Andido un grand tiempo, gano muchos dineros.
       Comprando e vendiendo a lei de mercaderos:
       Quando su ora vio desso essos senderos,
       Torno a su provincia con otros companneros.

   684 Fo por Constantinopla semnado el roido
       El burgues don Valerio como era venido (1)
       Plogoli al iudio, tovose por guarido,
       E vido que doblarie el aver acreido.

   685 Fue luego a la casa, ta sabie domorava,
       Pusolo en porfazo porque lo non pagava.
       Dissoli el bon omne que locura buscaba,
       Ca nada nol devie de lo que demandava.

   686 Dissoli e iudio: "Io con derecho ando,
       Ca buenos testes tengo de lo que te demando:
       Si dices que paguesti, demuestra do o quando,
       Ca en cabo bien creo que non ire cantando.

   687 Fie en el tu Cristo un grand galeador
       Con so Madreziella, que fo poco meior:
       Levare tal derecho, prisi qual fiador,
       Qui mas en vos crediere, tal prenda o peor."

   688 Dissoli el cristiano: "Dices palabra loca,
       Buena Madre, buen Fijo, aslis verguenza poca;
       Nunqua en esti sieglo tal mugier cubrio toca,
       Ni nacio nunqua ninno de tan donosa boca.

   689 El aver que me diste bien seo segurado,
       Buenos testigos tengo, bien te lo e pagado;
       Aun si de non dices, ferte mayor mercado:
       Diganlo las fianzas que obiste tomado."

   690 Fo el trufan alegre, tovose por guarido,
       Disso: "Iudizio prendo; ?non seras desmentido?"
       Cuido que la imagen que non avie sentido,
       Non fablarie palabra porque fuesse vencido.

   691 Fueron a la eglesia estos ambos guerreros
       Facer esta pesquissa, qual avie los dineros;
       Fueron tras ellos muchos, e muchos delanteros
       Ver si avrien seso de fablar los maderos.

   692 Pararonse delante al Ninho coronado,
       El que tenie la Madre dulzement abrazado,
       Dissoli el burgues: "sennor tan acabado,
       Departi esti pleito, ca so io mal reptado.

   693 De como yo lo fizi tu eres sabidor,
       Si lo ovo o non, tu lo sabes, Sennor:
       Sennor fas tan de gracia sobre mi, peccador,
       Que digas si lo ovo, ca tus fust fiador."

   694 Fablo el Crucifixo, dixoli buen mandado:
       "Miente, ca paga priso en el dia taiado:
       El cesto en que vino el aver bien contado,
       So el so lecho misme lo tiene condesado."

   695 Moviose el pueblo todo como estava llecho,
       Fueronli a la casa, fizieron grand derecho,
       Trovaron el escrinno do iazie, so el llecho,
       Finco el trufan malo, confuso e maltrecho. (11)

   696 Sil pesso o sil plogo, triste e desmedrido
       Ovo del pleito todo venir de connocido:
       Elli con sus compannas fo luego convertido:
       Murio enna fe buena, de la mala tollido.

   697 Siempre en essi dia que cuntio esta cosa,
       Que fablo la imagen, la su vertud preciosa,
       Fazien muy grand festa con quirios e con prosa,
       Con grandes alegrias a Dios e a la Gloriosa.

   698 Los pueblos de la villa, pauperes e potentes,
       Fazien grand alegria todos con instrumentes,
       Adobavan convivios daban a non aventes (m)
       Sus carnes, sos pescados salpresos e recentes.

   699 Andaban las redomas con el vino piment,
       Conduchos adobados maravillosament,
       Qui prender lo quissiesse non avrie falliment,
       Non traien en su pleito ningun escarniment.

   700 Un rico arcidiano, bien de tierras estrannas, (n)
       Caecio esta festa entre essas compannas:
       Vio grandes quirolas, processiones tamannas
       Que nin udio nin vio otras desta calannas.

   701 Pregunto esta festa como fo lebantada,
       Ca era grand fazienda noblement celebrada:
       Dissoli un cristiano la raiz profundada,
       E sopiesse que esta era verdat provada.

   702 Plogol al arciagno, tovolo por grand cosa,
       Disso: "Laudetur Deus e la Virgo gloriosa:
       Metiolo en escripto la su mano cabosa. (o)
       Deli Dios paraiso e folganza sabrosa." Amen


a) Aclaraciones filologicas al texto de Berceo

a) En el caso concreto de los titulos del milagro 27 del Thott: "De quadam ymagine Domini nostri Ihesu Christi, que testimonium perhibuit cuidam christiano", y 31 de los Ms. 110 (M) y 149 (A) "De quadam imagine Domini nostri que testimonium peribuit cuidam christiano, bien pueden refundirse en uno solo, pues las variantes afectan solo a grafemas (ymagineimagine), omision de algunas palabras facilmente entendibles (Ihesu Christi en el Ms110, que no aparece en el Thott), uso de mayusculas o minusculas (Latinam-latinam), cambios de c por t (orationis-oracionis) y pocas cosas mas. Berceo obvio tal titulacion por una mas breve y moderna :"El mercader fiado".

b) Leer, leer en voz alto, exponer lo leido.

c) Sobre el nombre de la ciudad donde sucede el milagro: "urbem bizantean", Bizancio; Berceo dice Constantinopla y hace para sus oyentes una pequena aclaracion (estr.626) muy acorde con su estilo, pues cada vez que nombra una ciudad la califica con una expresion sustantiva, asi ": Toledo la buena, essa villa real" (Milagro I); "Colonna, la rica cabeza de regnado" (Milagro VII); "Roma, essa noble cibdat" (MilagroX); "Pavia, cibdat de grand fazienda" (Milagro XII); "Piza, Cibdat bien cabdalera" (Milagro XV); "Borges, una cibdat estranna" (Milagro XVI). Existen otras razones que llevaron a Berceo a hacer estas aclaraciones sobre Constantinopla: en las cronicas y relatos viajeros y otros documentos del siglo X, la ciudad de Constantinopla era nombrada como: "Patria Konstantinoupoleos", que Berceo traduce "ciudad llamada de Constantino" (estr.626). Sobre aquello de "el que dio a Sant Peidro Roma pora posada" hace referencia a la Donatio Constantini,(documento apocrifo del siglo IX); Constantino entre otras donaciones al Papa hizo precisamente la de la Basilica de San Pedro.

d) Burgues: ciudadano

e) La forma dialogal del manuscrito es notablemente menor que en Berceo, segun la estadistica hecha en nuestro estudio "Tres textos medievales ..." pag. 283 .Berceo contaba y dramatizaba los milagros como lo hacian los juglares.

f) Los Ms.; Berceo nombran tres veces a Maria lo hace quince veces, lo que ciertamente nos habla del marianismo de Berceo.

g) cacurros: juglares de baja categoria

h) La supuesta "equivocacion" o incoherencia de Berceo con la fuente, pues habla al principio de "... la imagen, la de Sancta Maria, con su fijo en brazos, la su dulz compannia" (estr.49) y posteriormente cambia (?) aquella imagen de la Virgen con su hijo, que es la que debia dar testimonio, por: "Fablo el Crucifixo, disoli buen mandado", es asunto resuelto ya desde 1891 por Menendez y Pelayo, ratificado por Valbuena Prat e insistido por nosotros en 1981; error que, no obstante, vuelve a aparecer en las ediciones de Eugenio Matus en Chile y A. y F.Carrera de la Red en Espana (13). Habra que insistir en ello, "Crucifixo", asi, con mayuscula, y tras repetir la plantilla inicial en la estrofa 692 "el que tenie loa Madre dulzement abrazado"; no es un crucifijo, sino El Crucificado (o el que por vosotros los judios, fue crucificado); era la costumbre medieval de referirse a Jesus cuando aparece en manos de su Madre.

i) A partir de aqui el milagro se torna colectivo "aliama", "cristianos", los de la sinagoga y los cristianos. Hay expresiones de antisemitismo en Berceo, muy propio en la Espana de su tiempo, y que no aparecen en los manuscritos, en este aspecto neutros.

j) Dos titulos extremos y complementarios usa Berceo para designar a la Virgen: Gloriosa y Madre del Pan de Trigo, titulo este ultimo tan castellano por ser "tierras de pan llevar".

k) "aguisso" es uno de los multiples terminos campesinos usados en el Milagro, como "adobavan convivios" y "conduchos adobados".

l) Sobre el nombre del cristiano peregrino, Berceo lo llama Don Valerio, en otros manuscritos se lee Teodoro o simplemente sin nombre como en el Thott y en el Ms de Madrid; son detalles interesantes desde el punto de vista filologico puro, pero que no afectan a lo literario. Los manuscritos prefieren silenciar el nombre para que cada poeta, de acuerdo a su lugar, coloque el mas adecuado. En Oriente es muy propio el nombre de Teodoro, no asi en Espana en el que el nombre de Valerio pertenece a la onomastica espanola mas medieval: San Valerio del Bierzo estaba en la memoria de toda la Edad Media del norte de Espana por su vida legendaria y por haber escrito Vitae Patrum ; todo esto, si no es que a Berceo le interesaba destacar tambien en la linea de las peregrinaciones a Santiago, al santo frances de nombre Valerio fundador de un monasterio en Auvernia hacia el 662. Algo similar sucede con respecto a los pueblos que recorre el burgues haciendo sus negocios. Mientras el texto latino nos dice que viajo a "barbaras naciones", a paises extranos o alejados de Bizancio, Berceo los concretiza: "fo a tierras estrannas, a Flandes e a Francia" (661).

ll) "escrinnio", en los ms. "scrinium"

m) Anota Solalinde: "de parte de Valencia venjen las anguillas salpresas ..." (Arcipreste de Hita, 1105).

n) Una nueva variante se encuentra al senalar el cargo del sacerdote - archidiaconus" en los Ms. y arcidiano en Berceo-. El nombre de este cargo fue primeramente arcediano y solo en el siglo IV aparecio como equivalente archidiacono; ambos cargos se ejercitaban en la catedral, tal vez por ello Carrera de la Red traduce la expresion "Leodicensis eclesie archidiaconus" como "arcediano de la catedral de Lieja".

o) El manuscrito Thott habla de "Leodicensis eclesie archidiaconus" "Laodicensis" el ms. de Madrid - que, al escuchar el milagro "in laudem prorumpit Salvatoris", prorrumpio a invocar al Salvador; Berceo habla de "un rico arcidiano, bien de tierras estrannas" (estro.700), que escucha el mismo milagro, tambien pronuncia el "laudetur Deus e la Virgo gloriosa", pero anade algo mas, de particular importancia para el Mester de Clerecia "metiolo en escripto", lo consigno por escrito. Sabemos que una de las diferencias entre los dos Mesteres es que el de clerecia da cuenta de sus fuentes y el juglaria no. Sobre la documentacion berceana al respecto, vease el articulo citado "Tres textos medievales ...", 268

Texto 2

a) Ms.110 (M) (XXIII, fo.42 r) Version

De quadam imagine Domini nostri (a) que testimonium peribuit cuidam christiano

Fuit quidam religiosus Laodicensis (b) eclesie archidiaconus, qui orationis studio sanctorumque locorum visendorum gratia multa peragrans (c) loca Bizanteam tandem devenit ad urbem. Ubi cura eclesiam subintraret quandam vota inibi precum Domino rediturus, tanto eam tripudiantium strepitu, exultantium plausu, cimbala cytharasve tangentium pulsu, omnis (d) denique generis musicorum instrumentorum sonitu resultantem invenit, ut non mm studiose orantium quam domus esse ioculatorie videretur ludentium. Miratus igitur rei tante novitatem, Grecorum quendam linguam Latinam minus intelligentem Latine alloquitur, novitatis huius causam curiose sciscitatur. At ille paucis: "Testimonium -- inquit -, testimonium ". Archidiachonus quid diceret non intelligens alium quendam celerius adit, rei eiusdem causas requirit. Ille autem linguam plene Latinam intelligens hanc illi stupenti narrationem evolvere cepit:

Fuit civium quidam, qui nominis sui famam volens extendere, largas quas habebat opes largos in sumptus expendere cepit. Verum postremo magnitudine sumptum magnitudinem superans opum largiendis defecit opibus, cum ei largiendi non deficeret animus. Sumpto igitur ab amicis mutuo ere alieno multo, nomen quod sibi confecerat propria largiendo retinere conatur aliena expendendo. Sed cum omnino quod mutuo acceperat iam et ipsum ei deficeret, nec iam a quo mutuaretur amicum immo christianum invenire valeret, iudeum quendam predivitem adiit et ut ei aliqua mutuo daret obnixe oravit. At ille: " Faciam -- inquit -- quod petis, si mihi vadem condignum attuleris ". " Vadem -- inquit -- certe condignum non habeo, sed quicquid mihi prestiteris me tibi redditurum die constituto verissime spondeo". At ille: " Sine vade nil omnino tibi prestare volo, quia falli aliter timeo". Ille autem: " Quia ergo --inquit- vadem alium invenire nequeo, vellesne Deum meum Ihesum Christum, quem colo, pro vade accipere?". At ille: "Ihesum -- ait -- Christum Deum esse non credo, sed quia eum hominem iustum et prophetam fuisse non dubito; hunc mihi si pro vade dederis, indubitanter accipio". Ille ergo: " Eamus igitur ad ecclesiam in honore illius sancte Dei Genitricis constructam et, quia Ihesum ipsum Christum presentem tibi pro vade tradere nequeo, ipsius imaginem vice illius, immo ipsum per imaginem suam tibi vadem et pro me fideiussorem tribuo. Quod si diem a te constitutum ipse preteriero, servus certe tuus in posterum fiam; nichilominus tamen tuam (e) tibi peccuniam post terminum reddam". At ille: "Fiat -- inquit -- ut dicis. Precede, sequor, quo vadis". Ambo igitur pariter amborumque amici ad hanc convenientes eclesiam astiterunt sancte Dei Genitricis venerande imagini Filii sui ipsam venerandam imaginem in gremio suo tenenti. Manum ergo (f) ipsius imaginis christianus tenens et ipsam pariter tenendam iudeo illi tradens vadem pro peccunia dedit, ac deinde, genu coram imagine humiliter flexo, cunctis pariter audientibus et huic pacto consentientibus infit: (g) "Domine Ihesu Christe, cuius imaginem pro pecunia ista tradidi vadem quemque pro me huic iudeo fideiussorem tradidi, te suppliciter oro et exoro ut, si casu prepeditus aliquo peccuniam istam die constito reddere huic ipse nequivero tibique ipsi tradidero, tu eam pro me redde, quomodo tibi placuerit magis vel ordina". (h) Tanto itaque vade tantoque fideiussore dato et accepto iudeus cum christiano a templo discedit, domun vadit, peccunie quantum postulat christiano tradidit, reddende diem constituit illi. Quid plura? Christianus accepta peccunia variam entecam comparat, (i) navem navigaturus parat, merce multiplici onerat, paratam ascendit, (j) vela ventis comittit, varia per equora fertur, barbaras adusque nationes prospero cursu longe a Bizantea effertur. Venditis igitur suis mercimoniis, ditatur mercibus novis, naves multiplicat, mercibus peregrinis onustat. Dies transeunt plurimi, dies per singulos negocia mediatur, dies peccunie reddende memoria elabitur. Verum cum iam nisi unius dies superesset solus, repente in memoria venir quia postera lux dies esset termini iudeo constituti. Haut mora stupore perculsus terre collabitur, exanimis fere pro co quod acciderat redditur. Concurrunt famuli, contristantur cuncti, causas doloris requirunt, responsum nullum accipiunt. Tandem velut a morte resurgens sensum recipit, meditatur quid agat; fit incertus quid faciat. Videt diem reddendi debiti prope instare, videt locum eiusdem reddendi valde longe (k) distare. Ad se tamen postremo reversus ait: " Quid inania meditaris? Nonne Deum (1) tuum Ihesum Christum pro te fideiussorem dedisti? Ipsi ergo pecuniam trade et ut eam tuo creditori restituat, quomodo velit, comitte". Confestim igitur scrinium fieri facit, (m) peccuniam iudeo debitam iusto pondere appensam includit, mari et ei, qui mare et aridam fecit, gubernandam committit. Mirum dictu, sed Deo nichil difficile factu. Nocte enim sub una per multa equoris spacia scrinium Bizantee allabitur urbi, iudei supra mare habitantis mane inter undas astitit domui. Qua videlicet domo mane mancipium fortuitu egressum mare attendit, scfinium inter undas conspicit, manu attingere nititur, sed eius manu scrinium ipsum subtrahere sibi videtur. Mancipium ergo domum recurrit, domino narrat intus quid foris viderit. Adest et ipse iudeus. Littoreis inhiat fluctibus, scrinium conspectum manu protenta arripit, (n) secum domum delatum aperit, vacuatum peccunia lecto suo subponit. Post aliquantulum (n) vero temporis christianus peracto negocio Bizanteam hanc ad urbem revertitur, ei ab amicis civibusque magna cum exultatione occurritur. Audiens iudeus quia his cui suam prestiterat peccuniam regressus fuerat et quia Deo sibi favente peregrinis eam mercibus admodum multiplicaverat, more impatiens ad eum accessit et premissis gratulabundis aliquibus verbis improperando subintulit dicens: " O -- inquit -- christiani, o veraces christiani". Ille autem: " Cur -- ait -- ista prosequeris?". "Quia -- inquit ille -- peccuniam mutuo a me accepisti et eam die constituto mihi minime reddidisti ". "Omne -- ait ille -- quodmihi prestiteras tibi iam reddidi nec quicquam iam debeo tibi". (o) Ait ille: "Habeo -- inquit -- ego testes multos prestite peccunie, tu vero nullum reddite". Ille autem: "Ipsum -- ait -- habeo testem, quem et fideiussorem cuis tu ipso (p) testimonio agnoscere poteris, quia prestitum tibi omne iam reddidi. Mecum ergo veni et eius ipse testimonium audi". Ambo itaque pariter eclesiam (q) adeunt Nostri Salvatoris imagini cum (r) multis adsistunt. Christianus ergo: " Domine -- inquit -- Ihesu Christe, servum tuum nunc exaudi et, sicut Dei et hominis verus es filius, testimonium perhibe veritati, utrum videlicet huic iudeo reddiderim quicquid mihi prestiterit". (s) His ille peroratis, voce absoluta audientibus cunctis, mirabile dictu, imago respondit: " Testimonium -- inquit -- tibi perhibeo, quia prestitum omne illi reddidisti die constituto, his indiciis, quia scrinium quo peccunia fuerat clausa ipsius iacet sub lecto". Audit iudeus et stupet, signa recognoscit et orret. Quid plura? Iudaicum errorem agnoscit. Fidei christiane cum omni domo sua colla submittit. Propter testimonium ergo Salvatoris christiano adtestantis marcirium, id est testimonium, dicitur tam eclesia quam huius diei sollemnitas. Et hec est maxima huius tante leticie causa. Tanto (t) itaque miraculo Greci illius narratione archidiaconus agnito, in laudem erupit (u) Salvatoris nullum in se sperantem deserentis, omnibus suam sanctam Genitricem vere colentibus. (v)

Version

De cierta imagen de nuestro Senor Jesucristo, la cual dio testimonio a cierto cristiano.

Hubo cierto religioso arcediano de la iglesia de Lieja, con afan de oracion, que, recorriendo muchos lugares con el fin de visitar los santos lugares, llego finalmente a la ciudad de Bizancio. En donde entrando a una iglesia para cumplir alli ciertas promesas de oraciones al Senor, la encontro rebosante de tan grande estrepito de contento, de aplauso de alegria, de la percusion de los que tocaban cimbalos o citaras y finalmente del sonido de toda clase de instrumentos musicales, que parecia ser no tanto una casa al servicio de los orantes cuanto una casa alegre de diversion. Admirado de la novedad de tanta cosa pregunta en latin a uno de los griegos que entendia poco la lengua latina, averigua con curiosidad la causa de esta novedad. Pero el con pocas palabras dijo: A un testimonio, un testimonio. El arcediano no entendiendo que decia se dirige rapidamente a otro, pregunta las causas de la misma cosa. Este entendiendo perfectamente la lengua latina comenzo a contarle a aquel atonito esta narracion: Hubo uno de los ciudadanos, que queriendo divulgar la fama de su nombre, eligio gastar en grandes dispendios las inmensas riquezas que tenia. Verdaderamente por fin superando con los inmensos gastos la cantidad de riquezas le falto dinero para dar con abundancia, no faltandole el animo de dar con largueza. Pues bien, habiendo recibido de unos amigos en prestamo mucho dinero ajeno, trata de conservar el nombre, que para si habia conseguido repartiendo prodigamente lo propio, gastando lo ajeno. Pero como completamente le faltara lo que habia recibido en prestamo, y ya ni pudiera encontrar al mismo ni por cierto a un amigo cristiano del que recibiera prestado, acude a cierto judio muy rico y con insistencia le rogo que le diera algo en prestamo. Pero aquel dijo: Hare lo que pides, si me presentas un fiador responsable. A Ciertamente no tengo, dijo, un fiador condigno, pero lo que me hayas prestado, prometo en verdad que te lo he de devolver el dia determinado. Pero aquel dijo: A No quiero prestarte absolutamente nada sin un fiador, porque de otra manera temo ser enganado. Entoces aquel dijo: A Porque no puedo consiguientemente encontrar otro fiador, quieres aceptar por fiador a mi Dios Jesucristo, a quien yo venero? Pero aquel dice: A Yo no creo que Jesucristo es Dios, pero porque no dudo de que el fue un hombre justo y profeta, si me lo presentas como fiador, lo acepto sin lugar a duda. Aquel entonces dijo: A Vayamos pues a la iglesia construida en honor de la santa madre de Dios y, porque no puedo darte como fiador al mismo Jesucristo presente, te doy una imagen en lugar de el mismo, mas aun a el mismo mediante su imagen fiador para ti y fidedigno en favor mio. Y si yo mismo hubiere pasado el dia fijado por ti, yo en verdad sere esclavo tuyo para en futuro; con todo, no obstante, te devolvere el dinero a la terminacion [congruente con]. Entonces el dijo: A Hagase como dices. Ve delante, yo seguire, a donde tu vas. Luego ambos a la vez y amigos el uno del otro acudiendo a esta iglesia se situaron ante la imagen de la veneranda santa madre de Dios que tenia en su regazo la misma imagen veneranda de su Hijo. Luego el cristiano tomando la mano de la misma imagen y entregando la misma a aquel judio para tenerla a la vez, dio un fiador por el dinero, y despues arrodillandose humildemente ante la imagen, oyendolo al mismo tiempo juntos y consintiendo este pacto dijo: A Senor Jesucristo, cuya imagen he dado fiador de este dinero y a quien he entregado responsable de mi a este judio, te pido y te ruego suplicante, que, si yo mismo impedido por alguna circunstancia, no pudiere devolver este dinero a este te lo confiare a ti mismo; devuelvele esta en lugar mio, del modo y manera que a ti mejor te haya complacido. Asi habiendo dado y aceptado tan grande fiador y tan grande valedor el judio junto con el cristiano sale del templo, va a casa, entrega al cristiano cuanto pide, le determina el dia de devolverlo. Que mas ?. El cristiano con el dinero recibido se abastece de diversas cosas, debiendo hacerse a la mar prepara la nave, carga con diversa mercancia, sube a la nave preparada, confia las velas a los vientos, se dirige a traves de distintos mares, se deja llevar con camino favorable hasta naciones barbaras lejos de Bizancio. Luego habiendo vendido sus mercancias, se enriquece con mercancias nuevas, multiplica las naves, carga de mercancias raras. Transcurren muchos dias, piensa en los negocios cada dia, se le va de la memona el dia de devolver el dinero. Verdaderamente como no le quedase mas que un solo dia, de repente le viene a la memoria, que la luz siguiente era el dia del termino fijado por el judio. Inmediatamente abatido por el estupor se cae a tierra, se queda casi muerto por lo que habia sucedido. Acuden los criados, todos se entristecen, averiguan las causas del dolor, no obtienen respuesta alguna. Por fin como resucitando de la muerte recobra el sentido, reflexiona que hacer, se halla indeciso que hacer. Ve que el dia de devolver la deuda casi apremia, ve que el lugar para devolverlo el mismo se encuentra alejadisimo. No obstante volviendo por fin a si, dice: APor que piensas cosas inutiles ? No diste a tu Senor Jesucristo fiador en lugar tuyo ?. Entregale, por tanto, a el mismo el dinero y encargale que lo restituya a tu acreedor, como desee. Inmediatamente mando hacer un cofre, incluyo el dinero debido al judio pesandolo con el justo peso, entregalo al mar y a el, que hizo el mar y la tierra, que lo guie. Cosa admirable de decir, pero para Dios nada dificil de hacer. En una noche a traves de grandes distancias de mar el cofre llega a la ciudad de Bizancio, de manana se detine entre las olas junto a la casa del judio que habita junto al mar. De manana un empleado saliendo fortuitamente de esta casa por supuesto se dirige hacia el mar, ve entre las olas un cofre, intenta cogerlo con la mano, pero el mismo cofre parece alejarsele de la mano. Entonces el empleado corre a la casa, dentro le cuenta al dueno que ha visto fuera. Y se presenta el mismo judio, mira con avidez en las aguas del litoral, estirado la mano agarra el cofre visto, llevado a casa consigo lo abre, vaciado del dinero, lo coloca bajo la cama. Despues de algun tiempo el cristiano concluido el negocio regresa a esta ciudad de Bizancio. Los amigos y ciudadanos con gran alegda corren a el. Oyendo el judio, porque este al que habia prestado su dinero, habia regresado y porque con la ayuda de Dios la habia multiplicado mucho con mercancias extranjeras, impacientandose por costumbre se acerca a su casa y previas algunas palabras de cumplimiento echando en cara anadio diciendo: A Oh Cristianos, oh veraces cristianos. El entoces dijo: A Por que dices estas cosas ?. A Por que, dijo el, recibiste en prestamo dinero de mi y en modo alguno y no me lo has devuelto el dia determinado A. A Todo lo que me habias prestado, dijo el, ya te lo he devuelto y ya no te debo nada. Pero el dijo: A Yo tengo muchos testigos del dinero prestado, tu de la devolucion ninguno .El entonces dice: A Yo tengo el mismo testigo, a quien y por cuyo testimonio, tu mismo podras reconocer fiador, de que te he devuelto ya todo lo prestado. Ven, pues, conmigo y escucha tu mismo el testimonio. Ambos a una se encaminan a la Iglesia de Nuestro gran Salvador se situan con muchos ante la imagen. El cristiano entonces dijo: A Senor Jesucristo, escucha ahora a tu siervo y, como eres verdadero hijo de Dios y hombre da testimonio a la verdad, si ciertamente he devuelto a este judio, todo lo que me habia prestado A. Aquel dichas estas cosas, la imagen con voz segura, oyendolos todos, con expresion sorprendente responde: A Testimonio, dijo, te doy a ti, que todo lo prestado se lo has devuelto a el en el dia determinado, con estas pruebas, porque el cofre en que el dinero habia sido encerrado, se encuentra bajo el lecho de el mismo . El judio oye y se queda atonito, reconoce las senales y se horroriza. Que mas cosas ?. Reconoce el error judaico. Con toda su familia se somete a la fe cristiana En consecuencia, por el testimonio del Salvador que da al cristiano un testimonio, es consagrada tanto la iglesia como la solemnidad de este dia. Y esta es la razon mayor de esta alegria tan grande. Y asi informado del milagro mediante la narracion de aquel griego estalla en alabanza del Salvador que no abandona a nadie que espera en el, y que socorre a todos los que honran verdaderamente a su Santa Madre.

b) Manuscritos (A) (M), (T): Variantes

Las notas que siguen responden a las variantes de los manuscritos (A) y (T).

a) nostri Ihesu Christi, que AT

b) Leodicensis AT [Dutton (1971:197) no indica ninguna variante del manuscrito Thott, segun el cual (tambien segun el alcobacense) el archidiacono era de Lieja, y no de Laodicea, alguna de las ciudades de ese nombre en Asia Menor o en Siria (vease por ejemplo Apocalipsis 3, 14 22). En el manuscrito de Madrid nos parece leer laodicensis con un rasgo que une la o y la d. Quiza similares dudas a las que muestran los copistas en la transcripcion del nombre hicieron que Berceo resolviera escribir: Un rico arcidiano, bien de tierras estranas (700a). Vease Dutton (1971:202).

c) peragens T

d) omnisque T

e) om. tuam T

f) igitur A

g) inquit A

h) ordine AT

i) variam et diversis rebus entecam comparat A variam antecam comparat T varia mercimonia comparat Pez. [ En Thott se lee, entre lineas: id est diversis rebus.

j) ascedit T

k) reddendi debiti valdeque longe A reddendi valdeque longe T.

l) Dominum AT

m) fecit AT

n) arripuit T

n) aliquantum A

o) debeo tibi." At ille A debeo." At ille T

p) ipse AT

q) pariter ad eclesiam T

r) adeunt Nostri Salvatoris magni cum T adeunt immagini Nostri Salvatoris cum Pez [ Coinciden los manuscritos de Madrid y el alcobacense, y Pez, aunque cambie el orden. Vease Dutton (1971:199).

s) prestiterat AT

t) Tanta T

u) prorupit AT

v) colentibus subvenientis AT

II. EL ESTILO DE BERCEO A LA LUZ DE SUS FUENTES LATINAS

a) La introduccion: la retorica homiletiea y el "sermo humilis"

Berceo da comienzo a su milagro con una introduccion que no se encuentra en los manuscritos:
   625 Amigos, si quissiessedes un poco atender,
       Un precioso miraclo vos querria leer;
       Quando fuere leido avredes grand placer,
       Preciarlo edes mas que mediano comer.


La primera palabra, amigos, es una de esas palabras que Damaso Alonso llamo cargadas, fundantes decia Carlos Disandro, y que en este caso marca el caracter apelativo del estilo del Mester de Clerecia (14) se inicia con esta palabra, asi pues, el estilo juglaresco y culto a la vez de la cuaderna via que avanzara con ese caracter dramatico (juglares) y doctrinal (clerecia) y se cerrara con aquel verso final: "metiolo en escripto ... deli Dios paraiso". Esta clave tonal de los mesteres, para usar un termino musical, se encuentra ausente en los manuscritos y es, en consecuencia, la primera ganancia literaria de Berceo para la poesia castellana (15).

A lo apelativo anade Berceo lo dramatico-doctrinal: ventiseis dialogos construye el cuerpo de este milagro. Estos dialogos condensan en si aquella escenificacion a la que los juglares tanto apelaban y refuerzan el sentido catequetico, tan presente en el Mester de Clerecia. La accion narrativa de Berceo arranca de este caracter dialogal y de el surge el caracter dinamico juglaresco; los manuscritos reducen las formas dialogales a diez y nueve, haciendose asi mas estaticos. Este sentido de drama con que Berceo envuelve todos los milagros, particularmente este, es lo que anadido a lo anterior situa al poeta riojano en la manera y modo de escribir de la Espana de su tiempo.

Berceo sigue hablando en su pequena introduccion al Milagro XXIII, de lo "precioso" que es este milagro y "preciarlo edes", lo apreciareis "mas que mediano comer". Desde esta palabra arranca otra curva de estilo que marca toda la narracion ventitres. La palabra "precio", "precioso" es uno de los adjetivos mas usados por Berceo. Tres veces lo usa en este pequeno milagro 625 b, 633 c, 697 b; en el Milagro I es preciosa, por ejemplo: la catedra (558 c), la casulla (62 c), una fiesta (65 a) y el santo (66 b). Precioso tiene en Berceo un caracter estetico y valorativo moral. En este sentido la tradicion medieval no rompio con la clasica greco-romana en la que lo bello era a la vez bueno, tenia kalokagathia (de kalos y agathos). Berceo parte en su milagro de una clara conciencia de ser mester, poeta, buscador de lo que al contarlo o leerlo tiene encanto, y ser ademas de clerecia, transmisor de doctrina con precio o valor de ensenanza cristiana; con esta doble andadura, el Milagro XXIII comienza a caminar reconstruyendo narracion y ensenanza; hay en Berceo conciencia de constructor.

Ahora bien, Mester de Juglaria y Mester de Clerecia son dos escuelas, importa ir mas al fondo: dentro de ellas ?cual es el estilo mas personal del poeta riojano, su estilo distintivo, pues tambien el Libro de Buen Amor, el Poema de Fernan Gonzalez, el Libro de Apolonio y el Libro de Alejandro, otros mas, pertenecen a la Escuela de Clerecia?

Berceo juega con el manuscrito en una suerte de disposicion de partes muy original. Inicia su narracion con una introduccion que no se encuentra en los manuscritos, introduccion de alta significacion, pues las primeras palabras de una obra, modo musicale, fijan el modo y el sentido. Desde esta introduccion, Berceo establece una cercania comunicacional con el oyente, pues los cuatro versos estan dichos desde la reiterada consideracion de quien escucha: "amigos", "si quissiessedes", "vos querria leer", "avredes grand placer", "preciarlo edes ". El estilo de la catequetica medieval recomendaba esto: San Agustin en De Doctrina Christiana y Santo Tomas en De Magistro mandan poner el acento en la verdad que habita "in interiore hominis" y hacer uso de los distintos estilos retoricos segun el fin que se desea conseguir, estilo dulce, moderado o energico. El gran Gilson, hablando sobre esta retorica medieval, senala: El camino era "de lo exterior a lo interior y de lo interior a lo superior" (16); en este sentido nadie, si exceptuamos al Arcipreste de Hita, mas "sensorial" que Berceo; Berceo es el poeta de los cinco sentidos, siendo el del gusto y el oido los preferidos: "leer", "leido" (oido), "comer", "placer" (gusto) (17). Pero no solo apela a este escuchar y paladear lo leido: "mas que mediano comer" dice Berceo, es decir, el alma ha de levantarse a una forma de conocimiento y placer espiritual superior, ha de ir de lo cercano a lo lejano; del sentido a la sensacion, de la sensacion a la imaginacion, y de la imaginacion a la ideacion (18). Berceo que seguramente estudio a Santo Tomas en la Universidad de Palencia, sabia aquello del Aquinate: No hay especie inteligible sin especie sensible, el alma depende extrinsecamente del cuerpo, aunque intrinsicamente sea independiente, sustancia espiritual. Por cierto que Berceo no hace estas disquisiciones, pero bajo sus milagros hay una plantilla de pensamiento claramente escolastica.

Ahora bien, si por una parte existia esta tradicion doctrinal teologica que reafirmaba el orden especulativo, Berceo se sumo a la tradicion homiletica que tomaba aquella y la trasladaba retoricamente al pueblo, al llamado "orden practico". Justamente homiletica, de "omileo" en griego, significa conversar, conversar de las cosas de la Virgen, como hace Berceo, y se conversa en un alto respeto al oyente. El sermo humilis pedia hablar en el lenguaje del que escucha, distinto de la modalidad del sermo gravis. J.Maritain (19) estudia con cierta detencion las relaciones entre ambos sermones y senala: El sermo humilis u orden practico - Berceo es deudor de el - se basa en un conocer para obrar; es un alli donde los fines desempenan las funcion de principios; este tipo de conocimiento sabe, pero no lo sabe todo, es un saber de verificacion y normativo. El sermo humilis no por ello cae en un relativismo, pues establece un flujo entre el saber teologico o de las Universidades y el saber catequetico o de las Escuelas Monacales -- en San Millan de la Cogolla existia una-; la prudencia es la reguladora de este flujo inteligible que desde lo teologico va hacia un hinc et nunc. Sin prudencia, estas leyendas marianas se hubiesen convertido en una milagreria vana que no hubiese conducido a la gran Mariologia de los siglos XVI y XVII en Espana.

La finalidad de esta retorica berceana no es mover, excitar los animos, esta retorica era mas bien para predicaciones a personas formadas, el poeta riojano busca instruir, ensenar, como el padre lo hace con el hijo y el amigo con el amigo: uno de los topicos de la homiletica es justamente el uso frecuente de la expresion "queridos hermanos"- o "amigos", segun aquello de Jesus: "iam non dicam servos, sed amicos".

Focio hace una distincion entre sermon y homilia; el sermon se pronuncia desde el pulpito, el sacerdote se encuentra en un espacio mas elevado que los fieles y su tono es elevado; la homilia es conversada de pie, entre los fieles o sentado muy cerca de ellos, como Berceo lo hacia en las tardes bajo el portico de la iglesia de San Millan. La homiletica es un subgenero del decir hablado (20) y se practicaba oficialmente en las sinaxias o asambleas en las que alguien leia un texto y se interrumpia de vez en cuando para comentario.

En la historia de la homilia hay que distinguir tres etapas: la homilia de los Padres de la Iglesia, particularmente las 24 de Origenes, la homilia medieval y la moderna. En la Edad Media, Carlomagno encargo a Pablo el Diacono componer, dada la ignoracia de los clerigos, un Homiliarius del que los Milagros no son sino una forma, colecciones de modelos y ejemplos, importantes para guiar y resolver los compromisos de la predicacion. Los concilios de Reims y de Tours del 813 mandaron se predicase las homilias de los Santos Padres, pero el mandato no tuvo efecto y se hizo necesario recurrir a los Ejemplarios y estas colecciones de Miracula con su sentido conversacional o de cuento que se cuenta, forma nunca disimulada por Berceo.

Debemos recordar, por otra parte, que en la Edad Media casi toda la literatura era oral, aquella poesia que no resistia la recitacion, se perdia. Es necesario, asi pues, escuchar la voz del poeta Berceo bajo esas palabras, las inflexiones de voz, la variedad expresiva, reconstruir el gesto en cada verso. La obra de Berceo, nos causa una "sensacion de inmediatez" ha advertido Rafael Lapesa, y esto tanto si el tema que trata es divino, que sabe acercar a lo humano, como si el narrador es un clerigo, que convive con los campesinos; tanto si la informacion se encuentra contenida en un libro latino, que se hace llegar al pueblo en palabras castellanas sencillas, como si el uso es el verso heroico, que en Berceo se hace, por decirlo de algun modo, antipoesia; tanto si los objetos son sagrados - una imagen, una iglesia, Maria- que se les hace aparecer con naturalidad al lado del "vino pimentel" o los "pescados salpressos", como el valor que se da al detalle, el detallismo berceano, que no se entiende si no en relacion con el todo. Todo esta hecho en Berceo a la llana, en sermo humilis, porque Cristo fue el primero que unio lo alto con lo bajo en su Encarnacion, que siendo Verbo se hizo Carne, como dice San Juan en el prologo de su Evangelio (21).

b) Sobre el "rusticano uso" del latin (Ms.) y el "roman paladino" (Berceo)

Berceo, las fuentes latinas (A, M, T), y el genero literario al que pertenecen Miracula, Exempla, Vitae etc. -- no vamos a entrar en sus mutuas diferencias (Banos, Montoya, Cacho), mientras no tengamos un corpus de cada modalidad - no son escritos ajenos al problema de la evolucion de la lengua latina y aparicion de los idiomas romances medievales; tampoco extranos al mismo quehacer linguistico y literario del mundo bizantino, como mas adelante estudiaremos. Manuscritos marianos latinos y Milagros de Berceo constituyen una argolla en la evolucion del latin imperial al latin provincial; del latin provincial al nacimiento del romance y dentro de este a su forma poetica mas popular en Espana, Berceo. Explicitemos la idea.

Es sabido que el sentido civilizador de Roma devino con el tiempo en una "ruralizacion" de la cultura; lo local provincial empezo a competir con lo universal imperial. Las invasiones de los barbaros en el siglo V acentuaron aun mas el proceso "provincial" al destruir el sistema educativo romano y dar lugar a una fragmentacion linguistica. Con el ocaso romano, la iglesia tomo las riendas de la nueva accion civilizadora y misional: abrio asi dos lineas de accion eclesial, la de las escuelas monacales, venian ya del siglo V, y las escuelas episcopales, iniciadas en el siglo VI. A partir de esto y con el andar del tiempo se generaron dos formas de evangelizacion, una culta y la otra popular. La escuela culta episcopal, fue apoyada primero por la reforma carolingia, que preservo lo heredado, no lo innovo, despues por los Otones y finalmente se instalo como en su lugar propio en la Escolastica y las Universidades. La linea civilizadora popular, de origen catequetico monastico, -mas fresca, directa y viva- muy pronto se abrio a la innovacion: Acepto primero el uso del latin vulgar, incorporo luego el sermon en romace dentro de la liturgia, mas tarde escenificaciones del Evangelio como El Auto de los Reyes Magos en Espana; el paso a los Miracula, Exempla y Vitae en este latin bajo y en el roman paladino, forma linguistica en que se encuentran los escritos de Berceo, fue simplemente el paso logico. Cada pais vivio de modo distinto el proceso de esta evolucion, sin que faltasen competencias linguisticas en ocasiones; no fue asi en Espana, acostumbrada a la convivencia de un multilinguismo; se hablaba en la Peninsula el latin culto, el popular, el romance, el galaico-portugues, el vascuence, el catalan, el arabe, el hebreo y el mozarabe; los usos del latin de las Summas escolasticas y el de los Miracula monasticos no entraron en competencia, convivian con respeto como el Libro de los Exemplos del Conde Lucanor, prosa selectisima con los Milagros de Berceo, el Poema de Mio Cid y el Libro de Buen Amor; las finisimas Serranillas con las Coplas de !ay, Panadera! ; la jarcha, perla castellana con el hebreo y el arabe en el collar de la moaxaha. Todo se allano en Espana hasta el punto que en el mismo siglo en que Berceo ( circa 1195-1247) escribe sus Milagros, Fernando III el Santo declara por Decreto de 1240 que el hablar del pueblo espanol es idioma oficial de Espana.

En Bizancio el proceso linguistico dibujo la misma linea, aunque su desarrollo fue mas azaroso: la lengua viva o del pueblo terminara por imponerse a la cristalizada oficialista, la koine dara lugar al romaike, como los grandes textos de los Concilios Ecumenicos daran paso con el tiempo a los Hagiografia y Memorias, escritos en la misma clave literaria y linguistica de las Vitae, Miracula y Exempla, en occidente; ejemplos: la vida de San Juan Misericordioso (c.630), y la vida del monje Simon por Leoncio de Neapolis. Remitimos en esto a "Primeros textos altomedievasles en griego vulgar" de Pedro Badenas de la Pena (Erytheia No 6.2 nov.1985) y los estudios de Mosjos Morfakidis sobre el teatro medieval, los mimos, y el lenguaje popular.

e) Una narracion enmarcada

Vengamos ahora al resultado de esta expresion poetica-popular en el Milagro XXIII de Berceo. Se trata de una narracion enmarcada entre las estrofas 625 por una parte y 700 hasta el final por el otro; abrazan estas estrofas en su interior la historia milagrosa; principio (625) y final (700 y ss.) se levantan como dos columnas de un gran retablo de altar mayor de iglesia en cuyas tablas se pinta la historia milagrosa de El mercader fiado. Una historia es tiempo, y cuatro tiempos concurren en la construccion de esta narracion, yendo de lo mas cercano a lo mas lejano: Primero estamos nosotros, los lectores; despues Berceo, que cuenta el milagro a los campesinos y nos lo trasmite en cuaderna via; mas alla el arcediano, a quien le contaron el cuento y "metiolo en scripto"; el cuarto tiempo narrativo es el del milagro propiamente tal, la historia que sucedio en un illo tempore, en una ciudad del imperio bizantino.

Ya nos hemos referido al valor de esa primera columna enmarcadora del retablo (22), que es la introduccion, digamos algo sobre la otra, la del topico conclusivo que usa Berceo.

El milagro podia haber concluido, desde el punto de la historia, con la estrofa 699, pero algo faltaba para que la verosimilitud narrada tuviese tambien credibilidad. Fue entonces como un rico arcediano, llegado por aquellos lugares bizantinos despues de muchos anos de sucedido el milagro, y en las fiestas bulliciosas conmemorativas, quien escucho el antiguo relato y lo consigno por escrito. Este topico conclusivo de credibililidad, se repite en Berceo en los Milagros IV,VII, VIII, XIV, XXIII y XXIV ; con el argumento de que, a la luz de lo contado, Maria cuida a sus amigos en el I, III, VI, XII, XIII, XV y XVIII ; la tercera modalidad de credibilidad se encuentra en que hay otros testimonios que va a seguir siendo contandos: II, V, IX, XVI, XVII y XXII; finalmente, invita a amar a Maria XI,XX y XXI, y concluye con una oracion el XIX y XXV.

Si la introduccion (625) del Milagro XXIII impulsa el decir hacia delante, hacia la narracion milagrosa, y le da un sentido cercano de realismo maravilloso que condicionaba el decir oral o sermo humilis, la conclusion (697 -- 7002) remite hacia atras en el claro intento de dar a lo recien contado ese grado de verosimilitud y credibilidad de historia real al que nos hemos referido. Berceo con gran arte guardo hasta el final esta clave de creencia, queria que su propia narracion se hiciese por si creible, pero por si alguno aun no hubiese logrado incorporarse con fe a la historia, senala : "yace en scripto". El Milagro se hace asi verdadero, bueno y bello, tres condiciones del gran arte.

d) El cuerpo de la narracion y el juego de perspectivas

No hay arte de la narracion sin el juego de perspectivas o miradas del narrador. Hoy la tecnica cinematografica y televisiva nos ha hecho patente este lenguaje multiple que estuvo siempre en el narrador literario; diremos mas, el arte de narrar depende precisamente de esta capacidad movil de quien cuenta, de los ritmos de los planos cercanos o lejanos que maneja, del ajuste entre el decir y lo dicho; luego vendra la estilistica a poner la acertada pincelada poetica para decorar tal estructura. Examinemos, asi pues, los planos narrativos del cuerpo del Milagro XXIII.

El Milagro XXIII se organiza en torno a dos planos narrativos simetricos: "Iglesia, imagen, promesa"--"iglesia, imagen, testimonio", en uno y otro plano el cristiano y el judio como agentes de la accion. He aqui el esquema de estructura:
Introduccion
(625)

La promesa                           El testimonio
Un burgues derramo sus bienes        El burgues recupero sus dineros
(626 a 631)                          (661 a 664)
Ora a Dios ante tal situacion        Ora a Dios como devolver la deuda
(632 a 634)                          (665)
Recurre a un prestamista judio       Envia su deuda al judio prestamista
(636 a 648)                          (666 a 690)
Ponen a Maria y Jesus por testigos   Maria y Jesus dan testimonio
                                     testifical
(649 a 660)                          (691 a 696)

Conclusion
697 a 702)


Berceo sabe colocar el juego creativo de tiempos y ritmos sobre esta simetria narrativa observada. Hay al principio una lenta pesadumbre en el alma del burgues derrochador, una pena que se hace despues angustia y casi desesperanza en ese verso final: "tenie que lo passado todo era perdido" (631 d); sin embargo, en el par "el burgues recupero sus dineros" (661 a 664), Berceo crea un ritmo de exultacion gozosa en primer plano que acumula con insistencia palabras de abundancia: "grandes mercaduras", "grand ganancia", "crecio la sua substancia", "grand riqueza" "grand alavancia" "grandes faciendas", "que era facendado". Esta abundancia le hizo olvidar su tierra, tiempo y deuda. Pero Berceo de golpe baja este fortissimo narrativo a un pianisimo y lento cargado de sorpresas: "Cerca vinie el dia que avie a pagar" (663 a).

En el caso del par oracion, tambien Berceo extrema las variantes. Tras el exterior derroche de bienes, el burgues entra dentro de si mismo y hace una oracion de arrepentimiento y peticion de iluminacion para salir de tan angustiosa situacion; en la segunda parte, en el como devolver la deuda contraida, el tema de la oracion deja de ser moral para convertirse en teologico: "que non sea reptada la tu grand magestad" (665 d), precisamente el judio alega: "Fie en el tu Christo un grand galeador" (697 a). En uno y otro caso, el ritmo narrativo se hace en un andante maestoso, para usar de nuevo terminos musicales y los planos son medios.

Presenta simetrias muy diluidas la peticion al prestamista y la devolucion del prestamo, unidas, si, por la preocupacion en uno y otro caso del como conseguir lo que se pide, obtener dineros y devolver dineros. El texto se hace nervioso, lleno de preguntas y respuestas en un caso y oraciones en el otro para conseguir que el mar devuelva al judio la deuda prestada. El ritmo es cambiante: del que habla al que responde y de este nuevamente al hablante en manifiesto juego rapido de planos y contraplanos.

El centro narrativo tiene lugar en la iglesia y ante la imagen santa. El episodio de la fijacion del aval santo y el reclamo posterior a este aval, esta lleno de suspenso en uno y otro caso. No podia ser de otro modo: Ya no se trata de una accion individual sino colectiva, de iglesias; acompanan al burgues los cristianos y al judio los de la sinagoga en un plano general casi epico; lo que se juega aqui no es tanto los dineros como la verdad del aval, si Cristo y Maria son seres divinos o una ficcion cristiana. El milagro, en un primerisimo plano (694), se encarga de testimoniar que Cristo fue verdaderamente Dios y Maria su madre llena de todas las gracias, pues alarga la mano milagrosamente dando testimonio. Y llegamos a la fiesta del Testimonio.

Berceo recoge aqui el impresionismo con que se pinta esa bulliciosa fiesta popular en las fuentes, aunque les imprima su sesgo personal. Berceo estilisticamente "riojaniza" la escena con ese realismo del "adobavan convivios", "pescados salpresos", "vino piment", "conduchos adobados"; a su vez, dinamiza las fuentes, estas nos entregan una fiesta de pintura variada, pero estatica, describen no narran; el poeta riojano describe y narra a la vez, no pierde detalles y usa para tal fin un derroche de verbos precisos: "Fazien grand alegria todos con instrumentes", "adobavan convivios" "daban a non aventes sus carnes", "andaban las redomas conel vino piment"; todo se recoge y funde en una atmosfera de fiesta: cantos, humo de los asados, sonido de los instrumentos musicales, las redomas de vino, los manjares, el polvo que levanta la muchedumbre.

Tal fiesta quedo en aquella ciudad de Bizancio para eterno recuerdo del suceso; alli llego un arcediano que, sorprendido de tan singular fiesta, pregunto por la causa del regocijo y escucho el hecho y creyo ser digno de consignar por escrito.

e) Berceo y el estilo de los manuscritos

La introduccion de los manuscritos opera de modo logico, no poetico: Un peregrino arcediano llego a una ciudad bizantina y se encontro con una bulliciosa fiesta religiosa popular. Pregunto por la razon de tal alegria y alguien:"Comenzo a contarle la siguiente historia que le dejo estupefacto"; asi comienza la historia en las fuentes. El poeta Berceo guardo para el final estos datos en esa clara idea de entregar verosimilitud y credibilidad de que hemos hablado, asi como para enmarcar destacativamente el retablo del milagro. Nada de esta tecnica literaria hay en los manuscritos.

Ya en el cuerpo de la narracion, los manuscritos tienen prisa por introducir al judio prestamista y los dialogos que con el va a tener el burgues; se pierde asi ese psicologismo narrativo con que Berceo - mediante las oraciones (632,633 y 634) -- ausentes en este caso en los manuscrito-sexamina al burgues por dentro. No hay que esperar al Renacimiento para encontrar literatura de confesion, como afirmo Americo Castro al hablar sobre Santa Teresa, Berceo ya la tiene. Por cierto, no deja el poeta espanol de introducir la ensenanza, propia del Mester de Clerecia: Dios es Trinidad; su gracia esta presta para ayudar," a los que creen en la oracion, Dios inspira consejo.

Los dialogos entre el judio y el burgues, tal como aparecen en los manuscritos, son asumidos por Berceo con caracter de calco; no obstante, el poeta riojano, una vez mas, sabedor de la tecnica del "demorarse con amor" o lo que Ortega llamo para la novela "genero moroso", hace de su narracion un "genero retardatario", anade aqui y alla estrofas con contenidos que no estan en las fuentes, con el unico fin de engendrar suspenso. He aqui el contenido abreviado de los manuscritos: "... se fue a casa de un judio muy rico y le rogo insistentemente le hiciese un prestamo de cierta cantidad. El judio le dijo: "Hare lo que me pides si me traes un fiador...". Berceo usa para tan breve informacion cinco estrofas -- 636 a 640- presenta primero al judio, senala a continuacion como fue recibido, expone despues su situacion y formula finalmente el pedido.

Ya en la iglesia, Berceo no se aparta de la secuencia narrativa del argumento de los manuscritos: presentacion de los avales; burgues y judio tomando juntos la mano de la imagen, y la oracion de gracias y promesa del burgues por devolver la deuda. Berceo no se contenta con esto: Con conciencia de poeta, sabe que esta escena es la cumbre narrativa de todo el milagro y le concede por lo mismo once estrofas, 649 a 659. Aqui el juglar Berceo despliega toda su imaginacion teatral: Las marcas expresivas y gestuales son manifiestas: "Levolo a la iglesia" - vemos al burgues tomando al judio del brazo y con paso acelerado dirigirse a la iglesia; "mostroli la imagen" - con su dedo apunta a quienes van a ser sus avales- ; sentimos inmediatamente el estupor de los judios acompanantes:" fueron enbergonzados los de la juderia"; burgues, que ha escuchado el rumor de reparo, se vuelve hacia ellos y les increpa:
   Esti es nuestro Sire, e esta nuestra Dama:
   Siempre es bien apresso qui a ellos se aclama,
   Qui en ellos non cree bevra fuego e flama

   Despues se dirige al prestamista judio con voz de confidente amigo
   y le senalo:

   Estos son mis Sennores, e io su servicial
   Estos sean fianzas, ca non puedo fer al.


El judio, del que no sabemos bien si era mas prestamista que judio, o las dos cosas juntas, acepta los avales por la fe sincera que el burgues le mostro y con el claro intento de poner a la cristiandad en verguenza, por si "aquellos maderos no daban testimonio ".

El judio entrego los dineros al burgues que emprendio un viaje de negocios exitosos, olvidandose del cumplimiento de la fecha del pago del emprestito. Los manuscritos son aqui mas expresivos que la narracion del propio poeta riojano, hay en las fuentes un claro intento de ponderar las riquezas obtenidas, causa del olvido de la obligacion con el judio. En ambos textos, no obstante, la mirada hacia el interior del burgues, acongojado por faltar a Dios y al judio; en los manuscritos el burgues, como enloquecido, llego a desmayarse, termino hablando consigo mismo en una especie de locura que genera un monologo interior; en el caso de Berceo, el burgues queria matarse," queriesse el bom ome con sus manos matar" (663,d), pero sabe del poder de la oracion y pide con insistencia a Dios inspiracion para resolver tan angustiosa situacion coloca la deuda en un canasto y la arroja al mar para que Maria la conduzca a Constantinopla a manos del judio.

Los dineros ya estan en el agua, en Constantinopla, enfrente de la casa del judio. Los manuscritos nuevamente aprietan la narracion: Un esclavo ve el cofre, intenta sacarlo y no puede, salio el judio y "al ver el cofre alarga la mano y lo coge, lo lleva a la casa y lo abre, lo vacia del dinero y lo guarda debajo de la cama". Berceo despliega nuevamente su facundia poetica: describe la casa del judio junto al mar (673); los criados ven el cofre y hacen reiterados intentos por sacarlo pero siempre se les va de las manos (674, 675); ante el alboroto llegaron los vecinos a ayudar, "con grafios, con gizquios, galeas valedores", pero todo no les valio nada (676); "vino por ventura el sennor verdadero", el judio, y el cofre se le puso en las manos (677). Tras esta nueva escenificacion juglaresca, Berceo alarga la narracion para cargar las tintas antisemitas contra el judio; no le ahorra calificativos: "trufan", "trufan renegado", "trufan alevoso", "natura cobdiciosa", "mala natura", "goloso e logrero".

Regreso el burgues. El judio lo encara solicitandole pague lo convenido. Las fuentes cifran la conversacion sobre la deuda - pagada segun el burgues e impaga, segun el judio- lo que les lleva a la iglesia a reclamar el testimonio de los divinos avales. Berceo hace un calco del dialogo poniendo enfasis en que Dios y Maria no enganan, preparando asi el testimonio.

El testimonio recogido por Berceo no difiere sustancialmente, ni siquiera en el estilo de aquel de los manuscritos fuentes que Berceo uso: Llegan a la iglesia, el burgues hace una oracion a las imagenes solicitandoles den testimonio, hablo la imagen confirmando la devolucion del dinero que "se encuentra debajo de la cama" (Ms.), "so el so lecho misme lo tiene condensado" (694 d). El judio reconoce su error y se convierte (Ms.). Pero de inmediato Berceo abre nuevamente la espectacularidad escenografica: Hubo movimiento en todo el pueblo, ruido, gritos, concurrieron en tropel a la casa del judio, revolvieron todo, abrieron cajones, revisaron las ropas, le deshicieron la cama ... lo pusieron en deshonra al descubrir la "deuda pagada", "finco el trufan malo, confuso e maltrecho" (695 d). En uno y otro texto, hubo conversion de su casa.

La conclusion, segun hemos estudiado mas arriba difiere en Berceo y Ms. no obstante se confiese en ambos el sentido conmemorativo de la fiesta del "Testimonio ".

III. EL TEMA BIZANTINO

Bizancio en el Milagro XXIII es mas bien un tema implicito que explicito, latente mas que patente; ello no resta importancia alguna al motivo literario. Latente esta el corazon y es muy importante. Berceo, asi como los manuscritos fuentes consignan el espacio imperial tanto al principio como al final de sus respectivas leyendas marianas; "... un dia llego a la ciudad de Bizancio" (Ms.), Enna cibdat que es de Costantin nomnada" (Berceo,626 a), asi se inicia la narracion; y centran la atencion al final en la Iglesia del Testimonio : "Por eso, porque el Salvador dio testimonio a favor del cristiano, tanto la iglesia como la fiesta que hoy se celebra se llama Martirio, es decir, Testimonio" (Ms.); "pregunto esta festa como fo levantada / ca era grand fazienda noblement celebrada" ( Berceo, 701 a,b).

Berceo abre la narracion con esta una cuaderna via:
   Enna cibdat que es de Costantin nomnada
   Ca Costantin la obo otro tiempo poblada,
   El que dio a Sant Peidro Roma pora posada,
   Avie y un bon omne de fazienda granada (626).


a) Espacio y tiempo

El lugar del milagro es Bizancio (Manuscritos), Constantinopla (Berceo), Alejandria para otros manuscritos. Para los campesinos riojanos, para los peregrinos llegados a San Millan --muchos de ellos como don Valerio habian pasado por Constantinopla-, la ciudad de Constantino era un tema familiar La Espana de Berceo sintonizaba con Bizancio (23): El imperio bizantino habia tenido una provincia en el levante espanol recuperada por los visigodos en el 585 y el comercio entre Bizancio y occidente, al menos hasta la conquista de Espana por los arabes en el siglo Vil, era muy fluido; el ascenso de los arabes en la Edad Media, replego ciertamente el comercio bizantino, disminuyendo la actividad comercial de estos; no obstante ello, no era infrecuente encontrar en Espana entre los arabes algunos comerciantes griegos que, como el burgues del Milagro, hacian pingues negocios en las costas del Levante; los objetos artisticos, ornamentos liturgicos llamados greciscos y otros objetos de culto, eran frecuentemente comprados a bizantinos. Claudio Sanchez Albornoz ha estudiado mas de diez documentos probatorios sobre el intercambio comerciales entre Espana y Bizancio en la Edad Media y hoy es muy frecuente encontrar piezas bizantinas de aquella epoca en los museos eclesiasticos espanoles, asi en el Museo de la Catedral de Oviedo o en San Isidoro de Leon; precisamente es en Leon donde se conserva un manuscrito de las Leyes Godas precedido por un Cronicon en el que se marca un itinerario de peregrinacion de Cadiz a Constantinopla (24).

El poeta riojano, consciente de su oficio de Mester de Clerecia se obliga en estos versos alusivos a Constantinopla a ensenar algo mas, no solo asuntos religiosos, tambien de caracter cultural (25): que el emperador Constantino, cuyo nombre los campesinos conocian, fundo una ciudad con su nombre; que ademas de hacer algo tan singular en la Edad Media como fundar una ciudad, dono al Papa la Basilica de San Pedro (26). Pero para Berceo, hombre culto, habia en estos versos otras resonancias: Sabia del explendor de Constantinpla, de su iglesia de Santa Sofia, del Hipodromo, de sus murallas, vias y monolitos. Habia leido la Vida de Constantino de San Eusebio y sentia un especial afecto por la Polis, el imperio y la dimension religioso-politica que tenia. Un milagro sucedido en este corazon politico de la cristiandad, no era un hecho insignificante, antes bien digno de tomar en cuenta y registrar.

Avelina y Fatima Carrera de la Red se han referido a la fecha en que este milagro bizantino tuvo lugar; leo en su obra Miracula Beate Marie Virginis: "Es de antigua tradicion en el Oriente, aunque no tan antigua que ocurriera en tiempos del emperador Nerva (96-98), como afirma una de las versiones. Alguna edicion lo localiza en Alejandria, pero casi todas la situan en Bizancio (Constantinopla) (27). El nombre del burgues, que Berceo llama Valerio (684 b), no aparece en los manuscritos usados por Berceo, otros textos le dan el nombre griego de Teodoro. El milagro de Berceo, por otra parte, pone especial enfasis en los lugares en los que comercio el burgues: Flandes y Francia (661 a); no lo hacen asi los manuscritos, mas genericos: "recorre distintos mares ... llega a naciones extranas lejos de la ciudad de Bizancio".

b) El Milagro XXIII en el marco de las peregrinaciones

Una motivacion mas tuvo Berceo a la hora de poetizar este milagro; dice relacion con las peregrinaciones: "Un rico arcidiano, bien de tierras estrannas/ caecio esta festa ..." (700 a,b); los manuscritos dicen: "Hubo un devoto arcediano de la catedral de Lieja que, deseoso de hacer oracion, recorrio muchos paises para visitar los Santos Lugares y un dia llego a la ciudad de Bizancio". Es sabido que en la Edad Media existian tres rutas de peregrinacion privilegiadas: A los Santos Lugares, a Roma y a Santiago de Compostela. Los manuscritos son al respecto muy explicitos, pues Roma, Jerusalen y Santiago, centros de peregrinacion de toda la cristiandad estructuran y dan sentido a todos los lugares intermedios que en ellos se senalan: Francia, Alemania, Italia, Constantinopla, Cilicia etc. Berceo residia, sin ser monje, en el Monasterio de Benedictinos de San Millan (28) un paso obligado de peregrinos hacia Santiago; su monasterio contaba con una hospederia hospital y otros servicios para la atencion corporal y religiosa de los caminantes. Se ha dicho en forma reiterada que Berceo escribio sus Milagros para ser contados a los campesinos de San Millan, y es cierto, ellos fueron los primeros destinatarios; pero no es menos cierto que en las horas de descanso de los peregrinos llegados de Colonna (160 a), de Roma (236 a), de Pavia (281 a), de Pisa (330 a), de Borges (352 a) o Constantinopla (626 a), don Gonzalo se allegaba a ellos para contarles estas leyendas marianas. Los Milagros de Berceo oscilan, asi pues, entre un aca y un alla, un regionalismo y un universalismo. El Codice Calixtinus, guia destacada de estas peregrinaciones, dibuja esta geografia amplia que va desde Grecia a Santiago de Compostela, pasando por cada monasterio importante o ciudad en un claro intento de propaganda turistico-religiosa. El himno Psallat chorus compuesto por Don Fulberto de Chartres en 1007 y que recoge el Codice Calixtinus, dice sobre Bizancio en una de sus partes:
   Armeni, Greci, Apuli
   Angli, Galli Daci, Frisi
   Cuncte gentes, lingue, tribus
   Illuc pergunt muneribus


Otro canto del Codice Calixtinus es aquel que lleva el titulo Gratulemur et letemur un himno linguisticamente ecumenico, al estilo de la moaxaja hispanoarabe, compuesto en este caso en idioma griego, hebreo y latin. No se hubiese llegado a este tipo de composicion colectiva sin una convivencia de pueblos peregrinantes, entre los cuales los griegos eran una parte considerable. Recojo unos versos de la edicion hecha por la revista "Principe de Viana" (LVIII. Pamplona, 1955):
   Hic Iacobus Zebedei
   Ahiu meurah Iohannis
   Supra iamat Galilee
   A Salvatore nicra.

   pro sumis regis nato
   athanato,
   set iam letantur in gloria.


No deja de sorprender, por otra parte, el ecumenismo que expresa el documento La Compostela, certificado mediante el cual todo peregrino en Santiago de Compostela tenia derecho a comer durante tres dias seguidos en el Gran Hospital Real. Extracto una frase: "... ut omnibus Fidelibus et Peregrinis ex toto terrarum Orbe.

En conclusion: las referencias que sobre el peregrinar existen en la Introduccion de los Milagros -- cuatro alusiones en un brevisimo textoratifican lo que venimos diciendo; asi habria de ser, pues hasta el propio Berceo se siente un peregrino:
   Yo maestro Gonzalvo de Verceo nomnado
   Iendo en romeria caeci en un prado (2, a,b)


Los Milagros de Berceo tienen, asi pues, un claro sentido de poesia, ensenanza, entretencion y, ademas, propaganda del Camino de Santiago (29).

c) Las formulas de devocion e imaginacion

Hallamos tambien una marca bizantina a nivel de forma, en el uso de las formulas de devocion. Descartamos las vinculaciones que se han hecho de esta narracion con la estructura de la llamada "novela bizantina", novela de tan singular presencia en los siglos XVI y XVII espanoles, como Los Trabajos de Persiles y Sigismunda de Cervantes. La novela bizantina es de accion, de peripecia, mientras que este milagro es de personaje; el burgues y el judio son los sujetos de la accion. Los viajes del comerciante griego, germen de peripecia, se apuntan, pero no se desarrollan. La marca bizantina se encuentra a otro nivel en las "formulas de devocion y humildad" (30) de las oraciones del comerciante bizantino y en las "formas de imaginacion"

Las largas y reiteradas oraciones presentes en el Milagro XXIII se ajustan al topico oriental impuesto por San Pablo en sus Cartas (Schwietering), topico recogido mas tarde por el monaquismo (Schmitz) y cristalizado en la ritualidad bizantina (Engelbrecht). Curtius en su estudio del topico de la oracion medieval, nos da pie para elaborar este esquema comparativo entre la oracion paulina y el Milagro XXIII:
San Pablo                                          Berceo

Humildad: "minimus apostolorum"        "Erzio a Dios los oios con grand
(I Cor.XV.9)                           humilidat" (655,b)

Flaqueza: "infirmitas" (II Cor.XI,30   "Asme oi sacado de mui grand
                                       pobredat"(655,d)

Gracia : "gratia Dei mecum"            "So oi por tu gracia" (656, b)
(I Cor.XV. 10)

Impericia verbal: "imperitus            "Tu lo sabes, Sennor" (693,b)
sermone"(II Cor.XI.6)


Para Schwietering se trata de formulas de devocion de origen oriental, modelo que despues paso a Occidente; no obstante, Rudolf Kittel cree que San Pablo lo tomo del Antiguo Testamento y este de las tiranias orientales antiguas; Engelbrecht por su parte, hace valer los tratamientos ceremoniosos bizantinos que a partir del siglo IV influyeron en la fijacion de tales formulas. Sea de ello lo que fuere, todos los autores coinciden en el caracter oriental de esta formula que Bizancio introdujo en su ritual y Berceo usa en forma inconsciente, pues en el siglo XIII formaban parte ya del lenguaje devocional de la cultura cristiana de occidente.

Ligado con el tema formal se encuentra el que tiene que ver con la historia de la imaginacion religiosa de la que los Milagros de Berceo son solo una muestra en occidente. La historia de la fantasia berceana presenta numerosas coincidencias con la bizantina, asi: en Bizancio, los santos y lo santo presentaban la misma cercania que encontramos en las leyendas marianas del poeta riojano, las narraciones registraban sus costumbres, dichos, celebraciones etc.; la disposicion narrativa de las hagiografias, que se fijo a partir del siglo IV en Bizancio, pedia que toda vida de santo o hecho milagrosos consignase el titulo, lugar, nombres, milagro y conclusion: las Vida de San Millan, Vida de Santo Domingo y Vida de Santa Oria de Berceo no difieren en io sustancial, asi pues, de las vidas bizantinas de San Hilarion el Georgiano, de San Filaretes el Misericordioso, San Elias, Santa Teodora de Salonica, San Teodoro de Edesa y otros muchos santos bizantinos. Berceo usa la misma formula, aunque no en forma consciente. Los autores de estas vidas de santos bizantinos eran asi mismo monjes o personas vinculadas a los monasterios, como nuestro poeta, y las narraciones buscan la misma finalidad: exaltar el prestigio del monasterio en que se hallaba el autor o fomentar la devocion de los fieles. No es una casualidad que un romero bizantino de finales del siglo XI, principios del XII, Anselmo de San Saba fuese a su vez un recopilador de milagros marianos.

Muchos fueron los puentes vinculantes de esta espiritualidad oriental con la occidental, uno de ellos San Gregorio Magno, prefecto en Roma y nuncio en Constantinopla; su obra Dialogos, milagros contados a Pedro el Diacono, hacen fe en lo que "yace en scripto" o le fue contado, valora el caracter dialogal, hace "rusticano uso" del lenguaje (Intr. a los Dialogos. P.L.7.149 ss.), introduce la nota humoristica, recoge el rasgo costumbrista y tienen la misma finalidad didactica y ambiente maravilloso que encontramos en los Milagros de Berceo; otro puente cultural fue Luitprando de Cremona, dos veces legado en Constantinopla en el 949 y en el 968; escribio Antapodosis y Relatio de legatione Constantinopolitana, una cronica internacional en la que oriente y occidente aparecen culturalmente cercanos y ?como olvidar a Gerberto de Aurillac, despues Papa Silvestre II, por mas que su apoyo a Oton III restase simpatias al tema de Bizancio segun la frase "Nostrum, nostrum est Romanum imperium". La movilidad de formas literarias que de oriente se trasvasijaron hacia occidente, esta aun sin hacer .La obra de Hector Herrera Cajas La relaciones internacionales en el mundo Bizantino ha fijado desde lo diplomatico, un modelo para lo que ha de ser una investigacion posterior.

d) Sobre la" Iglesia del Testimonio"

Finalmente, el manuscrito latino se refiere al lugar preciso del milagro: "Propter testimonium ergo Salvatoris christiano adtestantis martirium,.i. testimonium, dicitur tam ecclesia quam huius diei sollempnitas", traducimos: "La iglesia donde sucedio el milagro asi como la solemnidad con que tal hecho se celebra, reciben el nombre de Iglesia del Testimonio y Solemnidad del Testimonio". A Pasadeos que estudia detenidamente el pasado de las iglesias de Constantinopla no resgistra templo alguno con este nombre, "Iglesia del Martirio" o "Iglesia del Testimonio"; no obstante ello, registra tres templos sin historiar por falta de mayores antecedentes: de uno de ellos se conserva solo el altar, tal vez del siglo III o IV, y que Pasadeos designa con el nombre de" Altar de un Monasterio"; ?podemos creer que se trata de aquel altar en el que la imagen de Maria y Jesus dieron testimonio y que por razon de tal suceso se conservo? (31). Ciertamente, no era infrecuente, como senala Louis Brehier, encontrar iglesias en Palestina con el nombre de Martyria, alusivas a alguna teofania como esta que Berceo recuerda. En Constantinopla especificamente:" El culto de la Santisima (Panagia) Madre de Dios (Theotokos) fue evolucionando y ensanchandose, y numerosos santuarios se erigieron para honrarla y para guardar sus reliquias y sus milagrosos iconos" (32), concluye; destacamos la observacion, "milagrosos iconos ".

(*) El presente estudio corresponde a una parte del Proyecto de Investigacion "Berceo y sus fuentes latinas", realizado en la Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educacion, ano 2003-2004.

(1) Garcia Alvarez, Cesar. "Tres textos medievales de tema bizantino. Version comparada. Comentario" en Bizantion Nea Hellas, N.5, 1981 pp.229 a 329. Centro de Estudios Bizantinos y Neohelenicos de la Universidad de Chile. Estudiabamos alli el Milagro 23 de Berceo comparado con el mismo Milagro del Thott 128, cuyo numero es el 27, y la Cantiga 25 de Alfonso X el Sabio.

(2) R. Becker da a conocer este Ms. en una disertacion en la Universidad de Estrasburgo, en 1910. El titulo de esta disertacion es: Gonzalo de Berceo "s Milagros und ihre Grundlagen mit einem Anhange. Mitteilungen aus der lat. Hs. Kopenhagen Thott 128.

(3) Atribuido al monje benedictino Botho (en otras ocasiones Potho de Punveningen y Priflingen).

(4) El Ms. 110 de la Biblioteca Nacional de Madrid, es del siglo XIII y consta de 239 folios. El Ms. Thott 128 y el Ms. de Madrid tienen la misma introduccion y son casi absolutamente coincidentes los 27 milagros comunes. Fernando Banados en la edicion de los Milagros de Nuestra Senora, ed. Critica. Barcelona, 1977 reproduce el manuscrito de Madrid y compara sus variantes con el Thott y el manuscrito de Lisboa

(5) Este Ms. Alcobacense es el 149 de la Biblioteca Nacional de Lisboa, compuesto entre los siglos XII y XIII; consta de 179 folios. 24 milagros de esta coleccion coinciden con los de Berceo

(6) Lo senalaba R. Becker en su Disertacion de 1910 al decir: "Aun no se ha logrado una apreciacion objetiva de la producion literaria de Berceo, ya que esta no ha sido suficientemente comparada con sus fuentes".

(7) Garcia, Cesar. "Paideia y Humanitas en Los Milagros de Nuestra Senora de Gonzalo de Berceo --Una reflexion semantica sobre el Milagro XXIII, de tema bizantino", en Revista Agustiniana, vol.XXX -- Numero 93 -- 1989, Madrid. Se trata de una disertacion presentada en el I Congreso Internacional de Estudios Clasicos, Santiago de Chile, 1989.

(8) Carrera de la Red, Avelina y Fatima. Miracula Beate Marie Virginis (Ms. Thott 128 de Copenhague. Una fuente paralela a los Milagros de Nuestra Senora de Gonzalo de Berceo .Centro de Estudios Gonzalo de Berceo, No 19, Logrono, 2000, pag.55.

(9) Gonzalo de Berceo, Milagros de Nuestra Senora, ed. A.Garcia Solalinde, Clasicos Castellanos, Madrid, 1922.

(10) Dutton, Brian. Ed. de los Milagros de Nuestra Senora. Tamesis Books, Londres, 1971; reed. 1980.

(11) Foresti, C. "Esquemas descriptivos y tradicion en Gonzalo de Berceo", en Boletin de Filologia, N.XV, 1963, Universidad de Chile, Instituto de Filologia.

(12) Gonzalo de Berceo, Milagros de Nuestra Senora. Critica, Barcelona, 1997. Incluye el Ms. 110 de Madrid.

(13) El argumento de Carrera de la Red, A. y F. Resulta muy inconsistente "de aqui puede suponerse que el milagro era atribuido primero a Cristo y despues a Maria" (pag.148).

(14) Recordemos aquellas apelaciones del Poema de Mio Cid: "Veriedes tantas lanzas ..." (726); "oid que dixo Minaya ..." (1127), "veed qual ondra crece ..."(3722); es propio tambien del Mester de Juglaria la dramatizacion; sin embargo, el uso de "silabas cuntadas" o cuaderna via, el enfasis doctrinal y el uso de fuentes escritas, pertenece al Mester de Clerecia. Berceo refunde en su estilo la doble escuela espanola medieval.

(15) No debemos confundirnos con Berceo, porque en el como en todos los grandes poetas, las esquematizaciones no sirven. Berceo pertenece al Mester de Clerecia (mester se autocalifica en Loores de Nuestra Senora):
   Mester trago fermosom, non es de joglaria
   Mester es sen pecado, ca es de clerezia
   Fablar curso rimado por la cuaderna via
   A sillavas cuntadas, ca es grant maestria.


Sin embargo, el no dudara en llamarse juglar del Criador al iniciar la II parte de la Vida de Santo Domingo y, por cierto, como estamos viendo, usar sus recursos retoricos.

(16) E. Gilson, La Philosophie au Moyen Age. Paris 1925, trad. Espanola de Teodoro Isarria, Madrid 1946, pag.

(17) La visualidad en Berceo ya fue estudiada por Rodolfo Oroz en una Memoria dirigida sobre Los Colores en Gonzalo de Berceo y Chaves Maitre en Influencia de las artes visuales en la caracterizacion de la Virgen en Los Milagros de Nuestra Senora, Berceo, XCIV-XCV, 1978; y sobre el oido Daniel Devoto en "Gonzalo de Berceo et la musique", La Sorbonne, Paris, 1955

(18) Vease Guillermo Fraile, Historia de la Filosofia. BAC. Madrid, 1986, p.220.

(19) Maritain, J. Los grados del saber. Buenos Aires, Club de lectores, 1978, pag 487.

(20) El decir hablado tiene como generos: la oracion, la conversacion, la conferencia y el discurso; el discurso a su vez se subdivide en los subgeneros apologia, discurso forense, panegirico, sermon y homilia.

(21) La sensacion de inmediatez berceana tiene otra fuente, ademas de la homiletica con todos los fundamentos teoricos senalados: ordo especulativo-ordo practico; discurso - subgenero de la homilia; escritura medieval-recitacion u oralidadd; sermo gravis, sermo humilis; se trata de esa cuota de integralismo que siempre existe en toda la literatura espanola, si no en toda su cultura. Se trata de esa incapacidad del alma espanola para no distinguir bien entre sujeto y objeto, idea y sentimiento, exterior e interior, realidad y ficcion, divino y humano, tan presente en Berceo. Remitimos en este aspecto a las teorizaciones al respecto de Americo Castro en La realidad historica de Espana. Mexico, Porrua, 1954, pag.328 y ss.

(22) Retablo no es una mera metafora, los 25 milagros de Berceo, perfectamente forman un retablo historiado, tan en uso en las iglesias dedicadas de Espana.

(23) Remitimos a nuestro trabajo "El tema bizantino en la literatura medieval y clasica espanolas" (Contribucion bibliografica), en Bizantion Nea Hellas, N.6. Centro de Estudios Bizantinos y Neohelenicos, Universidad de Chile 1982, pag 57 y ss.

(24) Albornoz, C. Una ciudad hispano-cristiana hace un milenio. Buenos Aires, Edit. Nova, 1947, pag 32, nota 5. Sin embargo, no deben extremarse estas relaciones, a juzgar por la escasez de documentos greco-bizantinos en Espana, como ha estudiado Antonio Bravo Garcia en Erytheia, Madrid, revista de estudios bizantinos y neogriegos, no 7, mayo 1986 pag.63; despues de esta fecha han aparecido otras investigaciones como "Bizancio y Al-Andalus, embajadas y relaciones" de Fatima Roldan, Pedro Diaz y Emilio Diaz, en la misma revista no.9.2, 1988 y las contribuciones presentadas en el congreso internacional Constantinopla 550 anos desde su caida. Granada, 2003, mas de diez ponentes abordaron el tema. Sobre el comercio bizantino vease Brehier, L. La civilizacion bizantina. Mexico, 1955 , cap.VII "Industria y Comercio"

(25) Senala como era el canto de las aves: fundamental, quinta y octava superior ( 8); se encarga de senalar que Toledo "iaze sobre el Taio" y que es un rio caudaloso "essa agua cabdal" (48 b); nos describe los instrumentos de la epoca (9.a.b - 290 b. la vida social (pobre 132, rico 627; autoridades 236); los castigos a los malos clerigos ("puentes alzar" 142 b), la medicina de la epoca o lectuarios 162 b. etc.

(26) En la epoca de Berceo se creia en la Donatio Constantini o documento apocrifo del siglo IX en el que se hacia constar multiples donaciones de Constantino a la iglesia.

(27) Op.cit. pag. 145.

(28) Solalinde, IX, nota 3

(29) El Milagro Vil lleva como titulo El romero de Santiago. No es una imaginacion sin fundamento pensar que Berceo regalaba algunos o todas sus leyendas marianas a estos peregrinos, para que las leyesen en el camino. Los cuentos de Canterbury de Chaucer tenian esta finalidad. Vease Pedro Echeverria Bravo, Cancionero de los peregrinos de Santiago. Centro de Estudios Jacobeos. Madrid, 1971.

(30) Curtius, E. Literatura europea y Edad Media Latina. II. Mexico, FC.E.1955 pags. 582 y ss.

(31) A Pasadeos La Ciudaddel Bosforo, Atenas 1981, cuadro 14.

(32) Brehier L. O.cit. pag.286
COPYRIGHT 2004 Universidad de Chile, Facultad de Filosofia y Humanidades
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2004 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:Byzantina Graecia
Author:Garcia Alvarez, Cesar
Publication:Byzantion Nea Hellas
Date:Jan 1, 2004
Words:16724
Previous Article:El origen de la medicina en occidente: Hipocrates y su legado.
Next Article:Ana Comneno en el panorama de la cultura bizantina.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters