Printer Friendly

Un sistema de informacion para la ciencia Argentina: biografia de Ricardo Alberto Gietz (1932-1998).

[An information system for Argentine science: Ricardo Alberto Gietz Biography (1932-1998)]

Introduccion

Ricardo Alberto Gietz pertenece a la generacion posterior a la que se conoce como la "Generacion de Oro" de la Bibliotecologia argentina. La casi totalidad de sus actividades profesionales las realizo en el CONICET entre los anos 1958 y 1986 y, en representacion del organismo, participo en distintos congresos y organizaciones internacionales como la Federacion Internacional de Documentacion (FID) y la Organizacion de las Naciones Unidas para la Educacion, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

Hemos incluido, en este articulo, abundante informacion sobre los congresos a los que asistio Gietz y datos historicos para tratar de contextualizar la evolucion de la documentacion cientifica y la Bibliotecologia en nuestro pais, tratando de reflejar algunas tensiones de la epoca y los cambios ocurridos en la disciplina.

Durante su desempeno como documentalista, la Argentina vivio un periodo dominado por la inestabilidad politica y economica y distintas posturas sobre el rol del Estado y la Ciencia. En los distintos contextos en los que trabajo Gietz, durante cuarenta anos, se aplicaron politicas publicas que fueron alterando la politica cientifica y achicaron o agrandaron las funciones del Estado. Desde el peronismo (1946-55), la Revolucion Libertadora (1955-58), el periodo de Arturo Frondizi (1958-62), el gobierno de Illia (1963-66), la Revolucion Argentina (1966-73), de nuevo una etapa peronista (1973-76), el Proceso de Reorganizacion Nacional (1976-83), el periodo radical (1983-89) y, a partir de 1989, un nuevo gobierno peronista. Estos cambios, afectaron al CONICET, aunque podemos excluir los primeros anos de la decada de 1960 porque los problemas politicos no perturbaron la politica documental dentro del organismo, a causa de que no hubo cambios de relevancia en la dirigencia cientifica y se pudo desarrollar un plan coherente teniendo presente las necesidades de informacion de los investigadores. Otras causas de problemas fueron las politicas economicas, las dificultades en el acceso a divisas y las trabas administrativas a las importaciones de nuevas tecnologias y a la compra de bibliografia.

Ricardo Gietz nacio en Buenos Aires el 9 de enero de 1932, se recibio en el ano 1950 de bachiller en el Colegio Nacional. Su padre, don Ernesto Gustavo Gietz (1899-1981) era un "patriarca indiscutido de la Bibliotecologia Argentina", segun lo evoco Domingo Buonocore (1981) y miembro de la "generacion de oro" de la Bibliotecologia argentina. Hijo de padres alemanes, Ernesto habia nacido en la Argentina en 1899 y fue uno de los bibliotecarios mas importantes de nuestro pais. Era tecnico mecanico, pero su verdadera pasion fue la Bibliotecologia y la Documentacion, disciplinas con las que comenzo a relacionarse en 1922 gracias a un trabajo como auxiliar de bibliotecario en la biblioteca de la Facultad de Ciencias Exactas. Este primer trabajo, lo consiguio debido a sus conocimientos del idioma aleman, mas tarde llego a ocupar la direccion de la biblioteca. Luego trabajo en la biblioteca de Ingenieria de la Universidad de Buenos Aires (UBA) entre 1952-72. Antes habia sido director de la Biblioteca del Colegio Nacional de Buenos Aires (1930-43), organizador y director del Instituto Bibliotecologico de la UBA, entre 1943 y 1959 (hoy SISBI) y profesor de la Universidad del Museo Social Argentino (Buonocore, 1981). Ademas, realizo trabajos como colaborador para la Biblioteca Nacional, entre otros importantes cargos ad honorem, integro asociaciones internacionales y fue designado responsable de la direccion tecnica de la primera edicion (1942) del Catalogo de publicaciones periodicas cientificas y tecnicas (CCPP) que permitio conocer las revistas que poseia cada disciplina en el pais y aporto como resultado un total de 7.387 titulos. A lo largo de su vida, publico articulos y brindo distintas conferencias sobre Bibliotecologia, Documentacion e Informatica (Matijevic, 1965). Entre las conferencias se destaca la que hizo en el Colegio Nacional de Buenos Aires, en el ano 1939, que se publico en forma de libro titulado Bibliotecas y elementos bibliograficos y donde desarrolla distintos temas de interes bibliotecologico y bibliografico. Este texto nos permite, en la actualidad, conocer que tecnicas se aplicaban, que influencias teoricas y que temas les preocupaban a los bibliotecarios que nos antecedieron. Ernesto Gietz fue uno de los renovadores de la Bibliotecologia e impulsores de la Documentacion; se destaca el hecho de que, en congresos internacionales, fue el primero que propuso la creacion de un sistema nacional de informacion cientifica. Su hijo continuo en estas lineas de politica documental y, por ello, relatamos algunas acciones del trabajo e ideas de su padre que fue quien introdujo el concepto de "Bibliotecologia" como sinonimo de biblioteconomia en Latinoamerica, influido por teoricos alemanes, como Fritz Milkau y Arnim Graesel.

La Bibliotecologia, en los tiempos de Ernesto Gietz, se dividia en tres ramas; la Bibliologia, que se ocupaba de la Historia del Libro; la Bibliografia, que trataba la historia y tipos de bibliografias; y la Biblioteconomia, que estudiaba la administracion de las bibliotecas. Los terminos para denominar la disciplina fueron distintos segun el pais y la epoca; en la Argentina se utilizaba, en las primeras decadas del siglo pasado, el termino "bibliotecnia" (Selva 1939).

Metodologia

Para realizar este trabajo, hemos consultado y cotejado distintas fuentes (ver bibliografia): articulos de publicaciones periodicas, monografias, articulos periodisticos, actas de congresos, boletines, diccionarios, directorios, cartas, memorandums, etc., pero nos falto consultar los archivos del CONICET y otra documentacion cientifica valiosa que fue victima del expurgo, como es el caso de documentacion del Centro Argentino Cientifico de Informacion Cientifica y Tecnologica (CAICYT) que fue descartada por cuestiones de espacio.

Para reconstruir las actividades profesionales de Gietz durante los ultimos anos de su vida, fue necesario revisar otros tipos de fuentes con las que habiamos trabajado, como, por ejemplo, pasajes de avion y credenciales de seminarios y congresos que nos entrego su viuda. Desde que renuncio a la direccion del CAICYT y al no estar mas Gietz en la funcion publica, perdimos sus rastros en las publicaciones oficiales y privadas, dedicadas a la Ciencia de la Informacion, a causa de que sus apariciones comenzaron a ser ocasionales. No hay disponible una bibliografia actualizada acerca de la Historia de la Documentacion Cientifica y su evolucion dentro del Consejo Nacional de Investigaciones Cientificas y Tecnicas (CONICET), por lo que fue necesario que reconstruyeramos ciertos hechos a partir de fuentes primarias y secundarias, y a traves de charlas informales y entrevistas a personas que trabajaron con Gietz o lo conocieron como, por ejemplo, Mercedes Couselo, Oscar Lopez, Mercedes Patalano, Ana Maria Flores, Hugo Garcia, Tatiana Carsen, Pilar Vazquez Uria y Tito Suter. Hemos incluido abundante informacion sobre reuniones, congresos y cursos que realizo o en los que participo Gietz, porque estas acciones eran para el, junto a la cooperacion entre centros de documentacion, bibliotecas y bibliotecarios, fundamentales para salir del subdesarrollo informativo.

El inicio de su desarrollo profesional

Despues de finalizar el colegio secundario, Ricardo Gietz comenzo a trabajar como ayudante mayor en la biblioteca del Colegio Nacional de Buenos Aires, hasta que renuncio en abril de 1953. Entre los anos 1953-58, estuvo encargado de las secciones de adquisiciones, consultas y prestamos de la biblioteca de la Direccion General Impositiva (DGI), en la que colaboro en la elaboracion de su boletin institucional. En el ano 1958 comenzo a trabajar en el servicio bibliografico del CONICET.

En cuanto a lo referido a sus estudios de Bibliotecologia, los realizo en la Escuela Nacional de Bibliotecarios de la Biblioteca Nacional, donde egreso en el ano 1964, con el promedio mas alto, recibiendo, por su desempeno, un premio de la Asociacion de Bibliotecarios Graduados de la Republica Argentina (ABGRA). Ademas de sus estudios en Bibliotecologia, Gietz habia cursado materias de la Carrera de Derecho en la UBA y habia realizado un curso sobre investigacion de mercados en la Fundacion de Altos Estudios de Empresa.

En la epoca en que Ricardo Gietz estudio Bibliotecologia, solo Brasil y la Argentina contaban con veinte escuelas, de las treinta y tres que habia en Latinoamerica dedicadas a la ensenanza de la disciplina. Si comparamos con los Estados Unidos, que en la decada de 1930 ya tenia cuarenta instituciones destinadas a la formacion de bibliotecarios y asociaciones profesionales que se reunian en congresos desde el siglo XIX, y con Europa, donde desde hacia mas de cien anos que se firmaban convenios entre bibliotecas y acuerdos para el canje de publicaciones, podemos notar la debilidad del desarrollo bibliotecologico latinoamericano.

La Bibliotecologia y la Documentacion en la decada de 1950

Los cursos de formacion bibliotecologica mas antiguos del continente que se conocen, son el realizado por el Consejo Nacional de Mujeres en 1903, en Buenos Aires, y el que dicto el Ingeniero Federico Birabent entre 19091910 quien, ademas, fue el que introdujo la Clasificacion Decimal Universal (CDU) en el pais y los lineamientos del Instituto Internacional de Bibliografia (IIB). Ricardo Gietz se formo en una disciplina poco desarrollada que, desde hacia cinco decadas, intentaba establecer cursos duraderos que fracasaron en su institucionalizacion.

Por otra parte en los comienzos de la profesionalizacion de la Bibliotecologia, los esfuerzos individuales y privados estuvieron mas presentes que las politicas oficiales, la disciplina no estaba todavia institucionalizada y, para la documentacion cientifica, el escenario era mas incipiente, pero comenzo a cambiar la situacion con el peronismo que impulso las bibliotecas populares, la organizacion de los bibliotecarios e incluyo en el Segundo Plan Quinquenal la creacion de un Centro de Documentacion Cientifica (C.D.C.). En el ano 1952, se realizo en la Facultad de Ciencias Exactas, con el auspicio de la Direccion Nacional de Investigaciones Tecnicas del Ministerio de Asuntos Tecnicos, el que, tal vez, sea el primer curso de Documentacion. Las clases duraron varios meses y se puede considerar que fue un hito, ya que la formacion de los documentalistas era, hasta esta epoca, autodidacta. Asistieron un gran numero de bibliotecarios y Gietz padre se ocupo de la organizacion, entre los docentes se encontraba Roberto Couture de Troismonts, amigo de Ricardo Gietz.

Se podria considerar que durante el gobierno de Peron, por primera vez, hubo un programa y una planificacion cientifica (Hurtado, 2010), Ernesto Gietz habia sido invitado por el Ministerio de Asuntos Tecnicos para que realizara un proyecto de creacion de un Centro de Documentacion Cientifica, sobre la base del Instituto Bibliotecologico de la UBA. A causa del golpe de 1955, no se pudo concretar hasta unos anos despues de la creacion del CONICET que recibio los bienes y el personal del organismo cientifico creado en 1951 (Hurtado, 2010).

Ernesto Gietz (1955) expreso que los fondos bibliograficos y documentales de un pais son elementos basicos y preponderantes de su potencial cientifico y tecnico y expuso, como ejemplo, las politicas llevadas a cabo en los Estados Unidos. Ademas, sostuvo que desde 1946 se habia comenzado a impulsar la investigacion cientifica en el pais, siendo pionero en lo referido a la agricultura. Este proyecto es valioso como prueba de que antes de 1958 hubo intentos de aplicar una politica documental cientifica que fue incluida en el Segundo Plan Quinquenal y que sostenia entre sus objetivos que "El Estado posibilitara, asimismo, la actualizacion de las bibliotecas cientificas y tecnicas, oficiales y privadas, mediante el otorgamiento de facilidades para la adquisicion racional de libros y revistas de origen extranjero" (Gietz, 1955). Despues del golpe, se interrumpieron distintos proyectos cientificos y retomaron sus lugares en la cultura y en la ciencia aquellos que fueron excluidos o se autoexcluyeron a partir de 1943; Bernardo A. Houssay es un ejemplo. El Decreto No. 9695 de 1951 de creacion del Consejo Nacional de Investigaciones Cientificas y Tecnicas (CNICyT) incluia catorce puntos, entre los que se destacan tres, referidos a la documentacion: organizar un centro nacional de documentacion tecnico-cientifica, asegurar la publicacion de los trabajos cientificos y facilitar a los investigadores argentinos, el acceso a la mas amplia bibliografia cientifica mundial y realizar y mantener permanentemente actualizado el inventario cientifico nacional (Gietz, 1955).

En 1958, meses despues de la creacion del CONICET, el futuro C.D.C. habia comenzado a funcionar como biblioteca y ofrecia servicios de fotoduplicados (microfilmacion) bajo el mando de Ricardo Gietz. La rapida organizacion de la biblioteca y de sus servicios bibliograficos se debia al apoyo de Houssay y era una de las funciones que se habia establecido en el Decreto-Ley de creacion del CONICET: reunir y facilitar la utilizacion del material bibliografico y documental necesario para la investigacion cientifica y proveer informacion.

Ese mismo ano se habia realizado la Primera Reunion de Bibliotecas Cientificas y Tecnicas, organizada por el CONICET. Houssay brindo el discurso inaugural e hizo una impecable defensa de las bibliotecas cientificas y del Catalogo Colectivo de Publicaciones Periodicas existentes en Bibliotecas Cientificas y Tecnicas Argentinas (CCPP). Segun recordo Ernesto Gietz, esta reunion se planeaba realizar desde 1942, despues de haberse publicado la primera edicion del CCPP, pero debio posponerse. Durante las conferencias, en reiteradas oportunidades, se agradecio a las autoridades del CONICET porque, sin su ayuda, no podrian haber realizado el encuentro. Enrike Kreibohm, director de la Biblioteca Central de la Universidad Nacional de Tucuman, expreso que el CONICET "... hoy nos da la mano que ansiosamente buscan los bibliotecarios desde Sarmiento y Avellaneda" y "... que ha hecho el milagro de convertir en realidad todo un anhelo latente por anos ..." (CONICET, 1958). Gietz asistio a esta reunion como oyente y su padre fue uno de los organizadores. El Secretario Ejecutivo del CONICET, Raul Luis Cardon, el ultimo dia de la reunion, ofrecio la continuacion de la colaboracion y ayuda financiera para completar y actualizar las colecciones de revistas e invito a las bibliotecas que recibieron ayuda, a enviar sus necesidades bibliograficas para que fuesen tratadas por el Directorio.

En las exposiciones de Ernesto Gietz y Domingo Buonocuore, quedo reflejado que la inestabilidad politica habia afectado los planes de cooperacion y racionalizacion implementados una decada atras, que el pais tenia colecciones cientificas poco desarrolladas y que las dificultades en el acceso a divisas era uno de los problemas que requeria una solucion inmediata, junto a la carencia de personal idoneo. Asimismo, hay una critica a la falta de compromiso de los bibliotecarios.

Houssay no pudo asistir a una reunion de documentacion cientifica realizada anos despues, pero recibio a los bibliotecarios en su despacho del CONICET. En 1962 escribio el prologo de la segunda edicion del Catalogo Colectivo de Publicaciones Periodicas existentes en Bibliotecas Cientificas y Tecnicas Argentinas. Durante la gestion de Houssay, Cardon ocupo los cargos de Secretario Ejecutivo y Secretario Asesor del CONICET. Cardon habia estudiado Diplomacia en la Universidad Nacional del Litoral (UNL) y fue director del C.D.C., vicepresidente de la FID y presidente de la Comision Latinoamericana (FID/CLA), cargos que, luego, ocuparia Ricardo Gietz (Matijevic, 1965).

El apoyo de Houssay no fue olvidado por los bibliotecarios y el primer suplemento del CCPP, del ano 1972 le fue dedicado. Houssay se preocupo por la documentacion y los catalogos colectivos, ya que estos le permitian estar informado a traves de un rapido acceso a las revistas. Ernesto Gietz sostuvo en su exposicion durante la Conferencia de la FID, realizada en Buenos Aires en 1970, que en nuestro pais habian sido los cientificos los que promovieron la documentacion y los catalogos colectivos (FID/CLA, 1970).

La edicion del CCPP, del ano 1962, significo la finalizacion de la primera etapa de tres, de un plan de racionalizacion documentaria lanzado hacia treinta anos y que debia llevar a (Gietz, 1979):

a. Establecer la ausencia en el pais de publicaciones periodicas cientificas y tecnicas indispensables.

b. Evitar la duplicidad innecesaria en instituciones, ciudades o zonas, de revistas recibidas, simultaneamente, por varias bibliotecas.

c. Integrar la documentacion cientifico-tecnica en todos los campos, haciendo desaparecer los vacios existentes.

d. Conseguir el aprovechamiento maximo de los recursos disponibles.

e. Establecer el prestamo interbibliotecario reglamentado.

f. Organizar un plan cooperativo de suscripciones, entre todas las bibliotecas responsables de la documentacion cientifico-tecnica, para lograr un maximo y eficaz apoyo a la investigacion privada y estatal.

g. Proponer, en casos necesarios y a los efectos de una explotacion documentaria integral, la redistribucion de sectores del potencial documentario.

h. Publicacion de un boletin que permita la localizacion documentaria actualizada y el perfeccionamiento de los catalogos de las bibliotecas cooperantes (Gietz, 1979).

Los encargados de aplicar la segunda etapa del plan de racionalizacion documentaria, que comenzo en 1964, habian sido la Asociacion de Bibliotecas y Centros de Documentacion Cientificos y Tecnicos y el C.D.C, la tercera y ultima etapa comenzo en 1968.

Gracias al CCPP, aumentaron las consultas, el prestamo interbibliotecario, las reproducciones y las traducciones y se federalizo el acceso a la informacion. El CONICET habia tomado como suyo este plan y colaboro en su implementacion, facilitando el trabajo a los bibliotecarios que habian comenzado tres decadas atras. Un problema era la centralizacion, ya que mas de la mitad de las bibliotecas y publicaciones periodicas presentes en el catalogo se encontraban en la Capital Federal.

Consolidacion del CONICET

Aunque sus origenes se remontan al peronismo que estaba interesado en expandir el desarrollo industrial, es necesario tener en cuenta, para comprender el impulso que tuvo el CONICET y luego el C.D.C., la importancia que le habia dado la gestion desarrollista a la cultura y a la ciencia durante el gobierno de Arturo Frondizi, entre los anos 1958 y 1962. Entes como el Instituto Nacional de Tecnologia Agropecuaria (INTA), el Instituto Nacional de Tecnologia Industrial (INTI), la Comision Nacional de Energia Atomica (CNEA) y en especial el CONICET, fueron beneficiados por politicas publicas.

Algunas politicas venian impulsadas desde los tiempos del peronismo que habia creado diferentes centros de investigacion, pero ciertos proyectos fueron interrumpidos y desmontados por el gobierno militar de 1955, que intento "desperonizar" a la sociedad. El CONICET es producto de las ideas internacionales de la epoca, del impulso de la UNESCO y, como asi tambien, de las disputas dentro del ambito cientifico. Durante el frondizismo aumento la inversion publica y privada, se profesionalizo a los investigadores, se sanciono el regimen de dedicacion exclusiva, se multiplicaron las becas, se aplico un programa de subsidios para investigaciones especificas y para la adquisicion de equipos o instrumental de investigacion, para la contratacion de investigadores extranjeros, y para viajes al exterior (Hurtado, 2010). Todas las ramas de las ciencias se vieron favorecidas. Entre los anos 1961 y 1966 (gobiernos de Frondizi, Guido e Illia) el presupuesto destinado a la investigacion cientifica aumento a un promedio del 8,3% anual (UNESCO, 1970).

En la UBA estaba como Rector Risieri Frondizi y se fundo, bajo su mandato, EUDEBA, la editorial universitaria que se convirtio en la mas grande de habla hispana y que divulgo la ciencia argentina. El CONICET y EUDEBA trabajaron en varios proyectos editoriales en comun y en los que colaboraron bibliotecarios como Josefa Sabor y Roberto Juarroz. Durante estas decadas, se fundaron bibliotecas especializadas y populares en todo el pais y hubo un notable aumento en la cantidad de estudiantes universitarios. EUDEBA logro, a traves de sus publicaciones, la modernizacion cientifica y la divulgacion, pero en 1966, el golpe militar interrumpio el proceso y la editorial sufrio los problemas de la Universidad y se implanto la censura, secuestros y quema de libros (Sagastizabal, 1990). A estos inconvenientes, se sumo que la prioridad de la editorial dejo de ser la divulgacion masiva.

Los anos 60: el ascenso internacional de Ricardo Gietz

La cooperacion internacional con la FID

Desde el ano 1958, Gietz trabajaba como jefe del Servicio Bibliografico del CONICET. Es un hecho para destacar su participacion en la Conferencia General de la FID realizada en Rio de Janeiro en 1960. Este congreso fue su primer contacto con la organizacion de la cual fue presidente dos decadas mas tarde. Aprovecho este viaje para visitar bibliotecas, tanto en Rio de Janeiro como en San Pablo. El 18 de diciembre de 1960, se habia casado con la bibliotecaria Ana Maria Liviero.

Entre los anos 1960 y 1961, los principales dirigentes del CONICET habian discutido la necesidad de crear un centro de documentacion y, en el ano 1962, se realizara y aprobara el proyecto de fundacion. El fin del gobierno de Frondizi provoco una ruptura y polarizacion dentro del CONICET, entre los que estaban en contra del golpe y los que tenian una postura indiferente o neutral (Hurtado, 2010), sin embargo, estas tensiones no perjudicaron la politica documental ya que la idea de fundar el centro de documentacion siguio su curso y en el ano 1964 comenzo a funcionar.

En esta decada, se inicio la cooperacion argentina a traves del CONICET con la FID. La FID habia sido creada por los belgas Paul Otlet (1868-1944) y Henry La Fontaine (1854-1943) en 1895, bajo el nombre de Oficina Internacional de Bibliografia e Instituto Internacional de Bibliografia, con la idea de desarrollar la CDU y organizar y mantener un Catalogo Bibliografico Universal que llego a tener quince millones de fichas a fines de 1930. Pero el objetivo del catalogo fracaso, entre otras causas, por el estallido de la Primera Guerra Mundial, luego la FID se centro en la CDU (Gietz, 1986). Ademas, tenia como meta convertirse en el lider mundial en Documentacion. En el ano 1938, el IIB cambio el nombre por el de FID.

En 1962, Gietz fue elegido, durante la III Reunion FID/CLA realizada en Buenos Aires, Secretario de dicha comision, para el periodo 1962-65. Este fue su primer cargo en un organismo no gubernamental internacional. FID/CLA habia sido creada en el ano 1960 como un foro para debatir ideas y compartir experiencias y fue la primera comision regional de la FID. En 1968 se fundaron las comisiones de Oceania (FID/CAO) y, en 1980, la de Africa (FID/CAF).

Segun un estudio, en la decada de 1960, el trabajo de los bibliotecarios era menospreciado, "no merece la menor consideracion. No se trata ya de haber alcanzado la muy elevada de algunos profesionales, en especial, medicos y abogados, sino ni siquiera se lo coloca en el plano de los profesores y maestros ..." (Penna, 1965). En la Argentina, habia alrededor de un deficit de cinco mil bibliotecarios profesionales, en 1965 habia un bibliotecario cada 4.200 habitantes. No obstante, los bibliotecarios de esta epoca que estaban al frente de las bibliotecas mas grandes del pais, son consideradas la generacion profesional mas importante que ha dado la Argentina. Eran profesionales capaces, eruditos, algunos tenian mas de un titulo universitario, hablaban varios idiomas, habian publicado libros, traducciones y articulos, otros solian ser invitados y becados por gobiernos extranjeros para visitar bibliotecas y dar cursos y tuvieron cargos en organismos internacionales. Como ejemplos de bibliotecarios que tenian estudios en otras disciplinas, podemos nombrar a Buonocuore que era abogado; Horacio Hernandez era medico, Eva Borkowska, profesora de filosofia y psicologa; Rosa Hildegard, doctora en quimica; Augusto Cortazar tenia estudios en Filosofia y Letras y derecho; Juan Cortes del Pino, doctor en Filosofia y traductor; Frederic Fino, procurador; Carlos Giuffra, profesor de dibujo; Roberto Juarroz tenia estudios en Derecho, Documentacion, Letras, Filosofia e Historia del Arte: Raul Lopez, traductor; Nicolas Matijevic, profesor de Letras; Elda Nocetti tenia estudios en Arquitectura; Julio Novillo Corvalan era escribano publico; Pablo Parodi, profesor de Bellas Artes; Atilio Peralta, licenciado en Letras; Raul Ramella, ingeniero agronomo; Nicolas Rivero, abogado; Enrique Rothe, licenciado en Lengua y Literatura Alemana; Josefa Sabor, profesora de Historia; Edgardo Scotti, escribano y abogado como Ivan Simko.

En 1963 Ricardo Gietz, junto con su padre y Hans Gravenhorst, se dedico a confeccionar una lista de instituciones latinoamericanas para enviarles ejemplares del CCPP, como se habia prometido en el Seminario de Documentacion Cientifica de Lima y reiterado en la III Reunion de FID/CLA. Ese ano, ademas, en el C.D.C. fue el encargado del proyecto para establecer una Red de Servicios de Fotoduplicaciones, para ello debio ponerse en contacto con institutos de cinematografia universitarios para saber con que medios trabajan. En julio del 1963, se realizo la II Reunion de Bibliotecas Cientificas y Tecnicas en Cordoba.

Para la IV Reunion de FID/CLA, realizada en Montevideo, la Secretaria que funcionaba en el CONICET se ocupo de la programacion y de los contactos internacionales, a la sesion de clausura asistio Houssay. Cardon, presidente de FID/CLA, presento un informe sobre la situacion de la comision, las actividades realizadas en el ano, los programas de la FID y hablo sobre la importancia de la cooperacion internacional para el desarrollo de la Documentacion.

En 1964, Gietz viajo junto a Cardon a la V Reunion de FID/CLA realizada en Rio de Janeiro. Asistieron delegaciones de la Argentina, el Brasil, Chile y el Uruguay. En la reunion, se hablo sobre temas organizativos y de politica documental. Otros asuntos, tales como la Documentacion Cientifica y fuentes de informacion, no estuvieron tan presentes como en otros anos. Como FID/CLA tenia poco tiempo de vida, estaban mas preocupados en sumar paises e instituciones.

La secretaria latinoamericana de la FID, habia sido una idea plasmada en el Esquema del Programa a largo Plazo de 1960 que duraria siete anos y se proponia trabajar en fuentes primarias, secundarias, linguistica, normalizacion, reproduccion de documentos, clasificacion, indices y fomentar la creacion de centros especializados (FID, 1960).

En aquel ano de 1964, participo como Director Ejecutivo de la organizacion del Curso Regional de Orientacion a la Documentacion Cientifica y Tecnica organizado por el CONICET y auspiciado por la UNESCO y FID/CLA entre los meses de noviembre y diciembre. Ademas, participaron de la organizacion Lasso de Vega, del Consejo Superior de Investigaciones Cientificas de Espana; Jaime Robredo, director del Centro de Documentacion del Vidrio de Francia; Oscar Campiglia, director del Servicio de Documentacion de la Universidad de San Pablo; Elena Martinez, directora de la Escuela Universitaria de Bibliotecnia del Uruguay; Ernesto Gietz, de la UBA; Cardon, del CONICET; Elisa Bachofen, del INTI; Augusto Perez Victoria, por UNESCO; Jose Maria Martinez, de la UBA y Emma Linares, del Instituto Di Tella.

Segun Lopez Yepez, Lasso de la Vega (1892-1990) fue un notable pionero de la Documentacion y se lo considera el introductor de la Ciencia de la Documentacion y de la CDU en Espana. Sus estudios sobre Documentacion fueron encarados desde un aspecto independiente con respecto a la Biblioteconomia, sus ideas ubican a la Documentacion por encima de la Bibliotecologia (Perez Pulido y Herrera Morillas, 2005). Lasso de Vega era conocido en la Argentina, habia publicado un articulo en 1938 en el Boletin de la Comision Protectora de Bibliotecas Populares. Dicho Boletin ..., en la decada de 1940, publicaba articulos de bibliotecarios, politicos e intelectuales como Alfredo Console, Domingo Sarmiento, Ernesto Gietz, Joaquin V. Gonzalez, Jose Luis Romero, Vicens de la Valle, Reinaldo Vanossi y German Garcia, entre otros. Ademas, brindaba noticias sobre proyectos de ley que involucraban al libro y a las bibliotecas y que eran impulsados, en su mayoria, por diputados socialistas.

Creacion del C.D.C.

Aunque funcionaba desde hacia algunos anos y su creacion habia sido aprobada por el Directorio del CONICET en 1962, es recien en el ano 1964, cuando se inaugura de manera oficial el C.D.C. y centraliza diferentes servicios que se prestaban en forma separada, como por ejemplo, los servicios de imprenta, microfilmacion y fotografia.

Los objetivos que se establecieron para el C.D.C. eran el desarrollo de servicios de microfilms, la creacion de un servicio de traducciones, el mejoramiento del CCPP, la realizacion de informes sobre la bibliografia nacional, un programa para salvar baches en el patrimonio bibliografico, la difusion de informacion relacionada con la Documentacion y las actividades del Registro Cientifico, la realizacion de un curso sobre tecnicas de Documentacion, la participacion en actividades de la FID y trabajar para acrecentar la cooperacion latinoamericana en el programa FID/CLA.

Durante el primer ano de servicios, el C.D.C. recibio el primer ejemplar del Science Citation Index, una adquisicion indispensable para los cientificos. La compra del repertorio fue reflejada en los boletines dedicados a la Documentacion Cientifica y a la Bibliotecologia. Asimismo era innovador el Servicio de Informacion sobre Traducciones Cientificas en Espanol (SITCE) que se realizaban en el C.D.C., con las colaboraciones de instituciones como el INTA y la Universidad Nacional de Tucuman. Este servicio se brindaba a causa de que, desde la Segunda Guerra Mundial, a idiomas como el frances, el ingles y el aleman se habian sumado otras lenguas de paises que tenian peso cientifico en la posguerra, como son los casos del Japon y de la URSS. El servicio de traducciones, contaba con un plantel numeroso de traductores universitarios, quienes tenian a su disposicion una coleccion de repertorios, adquiridos por el CONICET, necesarios para su trabajo. En la biblioteca del C.D.C. se realizaba el informativo de prensa diario, que compilaba las noticias publicadas sobre ciencia, actividades universitarias y culturales. Circulaba por todas las oficinas del CONICET y luego se seleccionaban las noticias mas importantes y se las guardaba; hasta 1965 contaba con 13.000 recortes.

En esta etapa, el C.D.C. tuvo un rapido crecimiento, se especializo en investigacion, desarrollo y servicios en informacion cientifica y tecnologica. Un pais subdesarrollado como la Argentina, que aspiraba al crecimiento de su industria pesada y de su sector cientifico, necesitaba que los cientificos y tecnicos obtuvieran un rapido acceso a la informacion producida en todo el mundo; por ello, la creacion del C.D.C. buscaba ser una solucion a esa necesidad que se habia planteado con fuerza durante el gobierno peronista. Houssay fue uno de los principales impulsores de estas politicas documentales llevadas a cabo por el CONICET.

El ano 1964, fue abundante en actividades para Gietz y el CONICET. Pasada la mitad del ano, salio a la luz el primer numero del Boletin Informativo del Centro de Documentacion Cientifica, bajo la direccion de Cardon. Ademas de la presentacion, se detallo la mision de los organos asesores y sus miembros, los servicios de microfilm, de traducciones, de la biblioteca y el CCPP. Aparte de todo lo mencionado, se brindaba informacion sobre FID/CLA, sobre las publicaciones editadas por el CONICET, un informe del Centre National de la Recherche Scientifique (CNRS), se informaba la compra del Science Citation Index y se publicitaba un curso sobre Documentacion Cientifica. Este boletin, tal vez, sea el primero publicado en la region dedicada a la Documentacion

Cientifica (CONICET, 1964).

Cardon, en la presentacion, sostuvo que un centro de documentacion es una institucion dinamica que busca al lector, actitud que lo diferencia de la pasividad de las bibliotecas tradicionales. Ademas, indico que "... Los fines del Centro se identifican con los del Consejo, dentro del mas limitado campo de accion que le corresponde. Ellos pueden condensarse en esta frase: servir al investigador cientifico, cuya labor en gran medida depende de las posibilidades de documentarse en forma rapida, completa y exacta" (CONICET, 1964). Los fines del C.D.C. eran:

a. Promover el desarrollo y coordinacion de los servicios de documentacion, en el plano nacional, para beneficio de los investigadores cientificos del pais.

b. Proveer servicios de documentacion a los investigadores, tales como suministro de fotoduplicados, traducciones e informacion bibliografica.

c. Elaborar y mantener actualizados catalogos colectivos, bibliografias; listas de publicaciones y otros instrumentos de interes para los investigadores del pais.

d. Contribuir a la formacion de documentalistas mediante la difusion de conceptos, la organizacion de actividades y la colaboracion con instituciones que se encargan de esa funcion.

e. Realizar censos y encuestas, para determinar la situacion, medios y organizacion de la investigacion cientifica en el pais, asi como las actividades que se desarrollan en este campo (centros de investigacion, personal cientifico, instrumental, bibliotecas, investigaciones en desarrollo, etc.).

f. Reunir la mayor informacion posible sobre la organizacion y actividades de los consejos de investigaciones e institutos similares de otros paises y, en general, sobre organizacion del trabajo cientifico, recursos que se le destinan, instituciones cientificas internacionales, etc.

g. Mantener relaciones con los organismos internacionales y extranjeros de Documentacion y con las secciones que, dentro de instituciones de caracter mas amplio, se encargan de Documentacion e informacion cientifica; y procurar conducir y/o coordinar las relaciones internacionales de nuestro pais en esta materia.

Aparte de la publicacion de la actualizacion del CCPP, del Catalogo Cartografico y del Catalogo Colectivo de Actas, Informes y Conclusiones de Congresos, Conferencias y Reuniones similares Cientificas y Tecnicas, se publico, a traves de EUDEBA, el manual de la FID Tecnicas modernas de documentacion e informacion, de Otto Frank, y el Boletin Informaciones de FID/CLA, lo que significo un importante avance documental como lo habia sido la creacion de la Secretaria de la FID para Latinoamerica en 1960.

La creacion del C.D.C. no habia pasado inadvertida, por ejemplo, la publicacion Informaciones sobre Documentacion e Informacion Cientificas (Centro de Documentacion Cientifica, 1964) editada por la UNESCO, informo que el CONICET conto con el asesoramiento del experto Julio Garrido, quien elaboro distintos informes sobre el estado de los servicios de documentacion en el pais. Con la creacion del C.D.C., culmino una etapa en el desarrollo de los servicios de documentacion en la Argentina, considero el autor del articulo.

En lo que se refiere a la nueva edicion del CCPP de 1962 y todo lo que hacia el CONICET, tenia un espacio considerable en las revistas y boletines de Bibliotecologia y Documentacion de la epoca. Del mismo modo el Instituto Bibliotecologico de la UBA era otra institucion referente para los centros de documentacion cientifica de America Latina.

En el ano 1965, Gietz, fue designado Secretario del C.D.C. y viajo, junto a Jorge Wright, a Santiago de Chile a la VI Reunion de FID/CLA. En esta reunion, que se hizo en Chile a causa de la inclusion del Centro Nacional de Informacion y Documentacion (CENID) como miembro de la FID, se reviso la labor de FID/CLA en los tres anos anteriores, se discutio la participacion de los paises latinoamericanos en la proxima conferencia de la FID que se realizaria en los Estados Unidos y sobre Bibliografia, Clasificacion, servicios de reprografia, catalogos colectivos, traducciones, formacion profesional, CDU y Documentacion Cientifica. Cardon presento una ponencia sobre los objetivos de la FID/CLA y los presentes alabaron, felicitaron y aplaudieron la gestion argentina por las tareas realizadas durante el periodo que la oficina estuvo a su cargo. En las conclusiones, se agradece el desempeno de Gietz como secretario.

En 1966, se produce un hecho importante en su vida profesional, recibio una beca del gobierno frances para realizar estudios de Documentacion (Curso de Informante Cientifico) en el Institut Nacional des Techniques Documentaires de Paris y estudios complementarios en informacion cientifica y automatizada. Ese ano, el gobierno de Arturo Illia fue derrocado mediante un golpe de Estado encabezado por el General Juan Carlos Ongania que intervino las universidades y los sindicatos. Esta intervencion y la represion llevada a cabo en la "Noche de los Bastones Largos", empujo al exilio a cientos de cientificos y docentes, otros renunciaron a sus catedras y se quedaron en el pais. El Directorio del CONICET (1966) no condeno el hecho y emitio un comunicado que decia que debian quitarse de las universidades y de los ambitos de investigacion a los perturbadores. Houssay coincidia con Ongania acerca de que era necesario terminar con la indisciplina en la UBA, causada por el gobierno tripartito (Hurtado, 2010).

En el mes de abril de 1967, Gietz fue invitado para integrar el cuerpo docente del Curso Latinoamericano de Documentacion e Informacion Educativa organizado por la Organizacion de Estados Americanos (OEA) y la Organizacion de Estados Iberoamericanos (OEI). Para este curso, escribio dos trabajos, uno de ellos basado en su experiencia en Francia, titulado El Centro de Documentacion del C. N. R. S. En junio, dentro del Ciclo de divulgacion bibliotecaria, organizado por la Biblioteca Nacional, dicto un Curso sobre Reprografia. En un articulo del diario Clarin, publicado el 21 de junio, en el que se publicitaba el curso, se menciona que Gietz "se ha especializado en institutos nacionales y en los principales centros de documentacion de otros paises, entre ellos los de Brasil, Espana y Francia", entre otros antecedentes laborales y academicos como el premio de ABGRA (Clarin, 1967).

Asimismo en 1967, Gietz asistio a la VII Reunion FID/CLA y Congreso Regional sobre Documentacion, realizada en Mexico, en la cual presento un trabajo sobre los servicios de traduccion cientifica. Junto a el, asistieron dos miembros de Comite Consultivo, Roberto Couture de Troismonts y Elisa Bachofen, y el Presidente de FID/CLA/CDU Angel Fernandez.

En febrero de 1968, viajo a la provincia de Jujuy donde colaboro en los proyectos de diseno y remodelacion del edificio de la Biblioteca Popular de Jujuy y fue uno de los profesores del Curso de Capacitacion Bibliotecaria a cargo de Couture de Troismonts. El evento fue reflejado en los periodicos provinciales en dos articulos en los que se destaca su participacion (Pregon, 1968).

En junio asistio a la IV Reunion de Bibliotecas Cientificas y Tecnicas realizada en Santa Fe, en la cual su padre, como director tecnico de la Asociacion Argentina de Bibliotecas y Centros de Documentacion Cientificos y Tecnicos, actuo como vicepresidente de la reunion. En esta conferencia, Ricardo Gietz ofrecio un informe sobre los trabajos realizados para la actualizacion del CCPP. Gietz explico que se habian presentado dificultades para la cooperacion de las bibliotecas, pero que las autoridades del CONICET estaban dando un gran apoyo para superar los problemas. Tambien participo como presidente de la Comision "C" que se ocupo de los servicios de reprografia, traducciones, cooperacion interbibliotecaria y catalogos colectivos. Ese ano, ademas, estuvo como docente en el proyecto Bibliotecas Escolares Moviles, una experiencia piloto que se realizo en la provincia de Rio Negro, con el fin de promover la lectura en alumnos y sus familias (Couture de Troismonts, 1995).

En 1969, se sumo como docente a la Escuela de Libreria, un proyecto que tenia como objetivo capacitar a trabajadores de librerias, que era auspiciado por la Camara Argentina del Libro (CAL) y la Fundacion Interamericana de Bibliotecologia Franklin.

A pesar del clima dictatorial que se vivia en el pais y de los cambios y reestructuraciones en la politica cientifica (mayor intervencion del Poder Ejecutivo), el C.D.C. trabajo en un ambiente de relativa normalidad. Gietz, ese ano, tuvo un ofrecimiento de la UNESCO, para que se hiciera cargo de la direccion del Centro Boliviano de Documentacion Cientifica y Tecnica, pero no acepto porque estaba ocupado en la organizacion del congreso de la FID de 1970 que se iba a realizar en la Argentina.

Entre agosto y septiembre, la OEA y la Biblioteca de la Facultad de Ingenieria de la UBA, organizaron un Cursillo Regional sobre Tecnicas de Informacion y su Aplicacion a la Extension Industrial. En el curso, Gietz tuvo seis participaciones, se ocupo de los trabajos practicos, dicto clases sobre registro y seleccion de la informacion, sobre el C.N.R.S. y reprografia.

Comite Consultivo del C.D.C.

Por resolucion del directorio del CONICET, desde el ano 1965 el C.D.C. contaba con un Comite Consultivo de Documentacion Cientifica, integrado por Raul Luis Cardon (Presidente del Comite), Ricardo Gietz (Secretario), Horacio Bosch (fisico, trabajaba en la Direccion Nacional de Fabricaciones e Investigaciones Aeronauticas), Virgilio Foglia (profesor de Fisiologia de la UBA), Roberto Recoder (quimico de la UBA), Manuel Sadosky (Director del Instituto de Calculo de la UBA), Jorge Wright (profesor de Botanica de la UBA), Ernesto Gietz (Director de la Biblioteca de la Facultad de Ingenieria de la UBA), Hans Gravenhorst (Director del Instituto Bibliotecologico de la UBA), Elisa Bachofen (ingeniera del INTI), Margarita Muruzabal (Directora de la biblioteca de la Asociacion Odontologica Argentina) y Roberto Couture de Troismonts (Director de Bibliotecologia de la Fundacion Interamericana Franklin).

A su vez existian otros tres subcomites integrados por cientificos y bibliotecarios, que se ocupaban de la CDU, del CCPP, y del analisis de recursos bibliograficos y de la bibliografia cientifica nacional. La idea de crear el comite consultivo es del ano 1962 y el encargado de organizarlo y llevarlo a la practica fue Cardon, director del C.D.C. y Secretario Ejecutivo del CONICET.

En una de las cartas que envio Cardon (carta del autor, 16 de noviembre de 1962) a Couture de Troismonts el 16 de noviembre de 1962, miembro del futuro comite, le comenta que "El aludido Comite estara integrado por hombres de ciencia y figuras caracterizadas de nuestro ambiente bibliotecario y documentalista". Tambien le explica que el piensa que no sera necesario hacer reuniones demasiado frecuentes, con solo convocar una, cada uno o dos meses, estaria bien. Couture de Troismonts, en ese momento, trabajaba en la Biblioteca Mayor de la Universidad Nacional de Cordoba y Cardon dudaba si resultaria o no practica su participacion porque estaba viviendo en aquella provincia, pero en 1965 ya residia en Buenos Aires. El 17 de marzo de 1964, Cardon le envio una nueva carta anunciandole su designacion para integrar el Comite por un ano, y luego, en marzo de 1965, se renovara su designacion por un ano mas.

La primera reunion oficial del Comite fue el 7 de abril de 1965, aunque hacia al menos dos anos que funcionaba de manera informal. En 1963, Cardon informo a los miembros que el impasse que habian soportado fue a causa de que no habia sido aprobado el reglamento. Ricardo Gietz participo de las reuniones del Comite de noviembre y diciembre de 1963, febrero, marzo, junio y julio de 1964. Sabor tambien participo como asesora en las reuniones de 1964 y tambien otros bibliotecarios que no eran miembros activos.

Las resoluciones y medidas de este Comite eran importantes para las bibliotecas universitarias y cientificas, porque delineaba y coordinaba politicas, otorgaba becas y subsidios para las adquisiciones de publicaciones periodicas. Ademas, decidia politicas editoriales como subsidios a publicaciones de EUDEBA o a las Universidades Nacionales, elegia los miembros para los comites de las CDU y disenaba las relaciones con la UNESCO, la Sociedad Argentina de Bibliotecas y Centros de Informacion, con el Instituto Argentino de Normalizacion y Certificacion (IRAM), y otorgaba subsidios para la asistencia a conferencias y reuniones internacionales de bibliotecarios y documentalistas tanto del CONICET como de aquellos miembros de otros organismos cientificos que solicitaban ayuda.

Asimismo, se ocupaba de la organizacion de la venta, canje o donacion de las publicaciones del CONICET, la organizacion de la bibliografia cientifica, la bibliografia agricola argentina, la colaboracion y el asesoramiento para la edicion de boletines cientificos y cursos de capacitacion en Documentacion cientifica. Por decision de Houssay, se habia renunciado a la posibilidad de crear una gran biblioteca cientifica, por cuestiones presupuestarias y se decidio apoyar el mejoramiento de las bibliotecas existentes en universidades nacionales y centros de investigacion. Desde el Comite, se discutia la posibilidad de realizar pedidos al Poder Ejecutivo para que los libros que fuesen enviados, para cumplir con el deposito legal, no pagaran el correo y que las maquinas y computadoras importadas para ser usadas en bibliotecas y centros de documentacion fueran eximidas de impuestos a la importacion.

En agosto de 1966, durante la V Reunion del Comite Consultivo de Documentacion, se trato su regreso de Francia y la incorporacion de nuevos equipos al servicio de reprografia. En los documentos de las reuniones del Comite, se observan problemas actuales en un centro de documentacion: no participaban todos los miembros en las reuniones, insuficiencia y dificultad para prever un presupuesto, necesidad de mas personal, escasez de nuevas tecnologias y propuestas sobre investigaciones, congresos y ediciones que no se pudieron concretar, y proyectos como la Bibliografia Cientifica Argentina que no progresaron. Una practica interesante era que en cada reunion los miembros que habian viajado al exterior para asistir a un congreso, contaban sus experiencias y, a veces, realizaban un informe.

En el ano 1966 visito nuestro pais el Presidente de la FID, el norteamericano Kennet Lowry, quien mantuvo reuniones con Cardon y miembros del Comite. En 1969, se reestructuro el C.D.C. y sus servicios como Departamento de la Secretaria Cientifica, para destacar que, en sus primeros once anos de funcionamiento, entre 1958 y 1969, el Servicio de Informacion Bibliografica del C.D.C. recibio 22.927 consultas. Entre los anos 1962 y 1969, se sumaron cuarenta y siete bibliotecas al CCPP, lo que, en total, daba 189 instituciones cooperantes. En el lapso del ano 1969, el Laboratorio realizo 3.660 reproducciones, entre 1964 y 1969 se realizaron 794 traducciones y se paso de una planta de 77 traductores a 241.

En aquellos anos, entre los setenta cientificos y profesionales argentinos que tenian cargos en organismos internacionales, encontramos dos relacionados con las bibliotecas y los archivos: Raul Cardon, presidente de FID/CLA y vicepresidente de la FID, y Aurelio Tanodi que era miembro de la UNESCO y del Consejo Internacional de Archivos. Y dos cientificos cercanos a la Documentacion Cientifica y la Informatica, Houssay y Sadosky, este ultimo miembro del "Comite Consultivo" del C.D.C. (Cardon, 1965). Otro miembro argentino en la FID/CLA, en cargos directivos, fue Angel Fernandez en la Comision de FID/CLA/CDU.

Como una politica sobresaliente en Documentacion, se destaca que ese mismo ano el directorio aprobara un subsidio de $ 200.000 para la contratacion de un equipo de bibliotecarios que trabajaran a destajo para el fichado de una nueva edicion del CCPP, y entre las actividades del C.D.C se resalta el dictado de un curso de Documentacion Cientifica para investigadores jovenes.

Al consultar el Programa a largo plazo de la FID (1960) y sus recomendaciones, podemos indicar que el C.D.C cumplio, en sus origenes, con estos lineamientos, a pesar de los inconvenientes que siempre presentan estos centros en los paises en vias de desarrollo, a causa de la inestabilidad economica y politica.

La decada de 1970: su consolidacion como referente en el campo documental

Congreso de la FID en Buenos Aires

En la decada de 1970, Gietz se consolido como un referente y realizo varias acciones claves para consolidar la Documentacion Cientifica. En las bibliotecas, habia comenzado la etapa de implementacion de procesos automatizados mediante computadoras, un proceso que genero cierta resistencia por parte de los bibliotecarios.

Durante la Asamblea General de la FID, el organo maximo de la Federacion, que se reunio en 1970 en Buenos Aires, Gietz fue elegido por primera vez consejero junto a Celia Ribeiro Zaher. Los boletines de la epoca lo mencionan como un destacado documentalista latinoamericano.

Gietz, a fines de la decada de 1960, habia sido designado secretario general del Comite Organizador del Congreso Internacional de Documentacion de la FID, que se realizo en Buenos Aires y que integraban su padre, Angel Fernandez, Emilio Jauregui, Roberto Couture de Troismonts, Jorge Wright y el vicepresidente del CONICET, Jose Gandolfo. En este congreso, Rodolfo Geoghegan presento un trabajo sobre las obras de referencia en nuestro pais. Junto con Gietz padre, fueron los unicos argentinos que expusieron, los demas expositores fueron todos extranjeros como, por ejemplo, S. R. Ranganathan, Eugene Garfield, A. I. Mikhailov, H. Arntz, J. Marchlewska, J. Saha, Gunther Reichardt, W. Krumholz, D. J. Maltha y D. N. Wood, entre otros.

El Congreso, conto con un importante apoyo de los directivos del CONICET, que se plasmo en que Houssay fue el orador en el acto de clausura, y del gobierno nacional. Por medio de un Decreto del General Ongania, se habia ordenado que el gobierno preste el auspicio a la reunion por tratarse de un evento relevante para el desarrollo cientifico, en representacion del Poder Ejecutivo, participo de la conferencia Jose Luis Cantini, Ministro de Educacion y Cultura de la Nacion. Participaron de la Conferencia 561 documentalistas y bibliotecarios de los cinco continentes, ademas de las reuniones de la Asamblea General, del Consejo y del Comite Ejecutivo de la FID, hubo otras reuniones tecnicas divididas en ocho comites y foros. Dentro de este congreso de la FID, se realizo una exposicion llamada Expodocumentaria, en el cual Ricardo Gietz, pronuncio el discurso inaugural (CONICET, 1970).

En el ano 1971, trabajo como coordinador del Curso Interregional de Entrenamiento para Oficiales de Informacion y Documentalistas en Informacion Industrial, organizado por la Organizacion para el Desarrollo Industrial de las Naciones Unidas (UNIDO) y la UNESCO, con la colaboracion de la FID. El curso incluia entrenamiento teorico y practico con el objetivo de transmitir experiencias en el campo de la informacion y documentacion industrial. El teorico ruso Mikhailov fue uno de los docentes del curso y se lo puede encontrar como expositor en los congresos de la FID. Un hecho relevante del ano 1971, fue el cambio en el Plan de Estudios de la Carrera de Bibliotecologia de la UBA que paso a denominarse Ciencias de la Informacion. El plan habia sido aceptado por el rector de la UBA, en 1970, y, segun Garza Mercado (1974), fue el mas completo de los que hubo en el pais.

La cooperacion internacional era, para Gietz, esencial para poder progresar. Para ello era necesario crear sistemas y redes de servicios que brinden un rapido acceso a la informacion, objetivos que pudieron cumplirse en algunas acciones que realizo el C.D.C. Un ejemplo de cooperacion y rapido acceso a la informacion, era el servicio de telex, que recibia de investigadores de instituciones publicas y privadas de la Argentina y del exterior miles de solicitudes anuales via satelite. El servicio instalado por el CONICET, en 1971, tenia como cabecera al C.D.C y funcionaba en red con otras ocho bibliotecas universitarias. Segun las estadisticas, se obtenia el 80 % de los pedidos, el resto de lo que no se podia recuperar era a causa de citas incorrectas o problemas de propiedad intelectual.

Para su instalacion, se llevaron a cabo gestiones con academias de Ciencias de la Argentina y de los Estados Unidos, lo que permitio, a los investigadores argentinos, contar con material de ese pais. Colaboraban diez Universidades Nacionales, el INTA, el INTI y la CNEA. La idea era inaugurar el sistema en el Congreso de la FID en Buenos Aires, pero la instalacion, capacitacion y puesta en funcionamiento llevo varios meses de trabajo y comenzo a funcionar en 1971. El CONICET se hizo cargo de todos los gastos de instalacion y ofrecio descuentos de un 20% para los pedidos que se realizaran, durante el primer ano de funcionamiento del servicio. Gietz sostenia, como principio, que el CAICYT no perseguia fines de lucro (muchos servicios para los investigadores eran gratis o se les otorgaba hasta un 50 % de descuento) y que su objetivo era brindar informacion a quienes la necesitaran.

En el ano 1972, Gietz asistio, como representante por la Argentina, a la Asamblea General de FID/CLA, realizada en Mexico; ademas participaron Fernandez, presidente de la comision FID/CLA/CDU y Juarroz, director del Departamento de Ciencias de la Informacion de la Facultad de Filosofia y Letras de la UBA. Ellos tres fueron los unicos representantes del pais. En su ponencia, Juarroz destaco algunos problemas en la formacion de los bibliotecarios (Juarroz, 1972).

En la XXVI Conferencia y Congreso Internacional de la FID, realizada en Budapest, Hungria y que tuvo como tema central la Documentacion en los paises en desarrollo, Gietz fue elegido consejero de la Federacion por el periodo 1973-1976. Ademas, ese ano se edito un suplemento a la segunda edicion de CCPP y Gietz, como Jefe del C.D.C., escribio la introduccion. La misma es interesante porque menciona el tiempo y el trabajo que hizo falta para realizar la edicion: se trabajo desde 1965, hubo asesoramiento de la UNESCO y del ingeniero Janardan Karandikar, se utilizo un sistema IBM 1050, un equipo de catalogadoras y se discutieron procedimientos en Paris, con el director del Servicio de Documentacion de Brevatome. Gietz, ademas, enumera las decenas de bibliotecarios que trabajaron hasta febrero de 1972. Su padre tambien brindo su experiencia desde el comienzo del trabajo. La edicion de este suplemento estuvo a cargo, en su totalidad y por primera vez, del CONICET, ya que la Sociedad Argentina de Bibliotecas y Centros de Informacion Cientificos y Tecnicos les cedio los derechos de autor a cambio de que se comprometiera a mantenerlo actualizado.

Segun Ernesto Gietz (1970) "la primera recomendacion del ingeniero Karandikar fue la de procesar solamente la informacion referente a los titulos no registrados por el catalogo impreso, es decir los nuevos (aparecidos o adquiridos con posteridad y titulos con cambios en su denominacion) y producir un suplemento para poder satisfacer esa necesidad de informacion".

El CCPP habia sido una fuente de referencia que revoluciono el acceso a la informacion en la Argentina y Latinoamerica, ya que fue el tercer repertorio de su tipo en el mundo, despues de su similar ingles y el norteamericano. El CCPP fue unico por el esfuerzo cooperativo que significo su edicion. Tambien ese ano, con el apoyo del CONICET, se publico en espanol la obra de Marcel Van Dijk y Georges Van Slype El servicio de documentacion frente a la explosion de la informacion, en el cual Ricardo Gietz se ocupo de la correccion, de la revision tecnica y de la introduccion. En el libro, se pueden observar los adelantos documentales de la epoca que, en algunos temas, referidos al tratamiento de la informacion, no han cambiado.

En 1972, con el auspicio de la OEA y la UNESCO, se realizo en Washington el Seminario Interamericano sobre la Integracion de los Servicios de Informacion de Archivos, Bibliotecas y Centros de Documentacion en America Latina y el Caribe, en el cual se evaluaron los servicios de informacion y donde uno de los asistentes senalo que, en los ultimos veinte anos, la Bibliotecologia no habia avanzado, si, en cambio, la Documentacion gracias al apoyo de los Consejos Nacionales de Ciencia y Tecnologia (Penna; Mitchell y Shepard, 1972). Ricardo Gietz, el experto presente por la Argentina, senalo que algunos problemas que mencionaban los colegas latinoamericanos no tenian la misma significacion para su pais, ya que desde 1938 y desde la creacion del CONICET, en 1958, se estaban aplicando politicas junto con los bibliotecarios para facilitar el acceso a la informacion. Josefa Sabor compartio lo expresado por Gietz, pero comento que le llamaba la atencion que solo se mencione la informacion cientifica y tecnica y que se dejen de lado las Humanidades y las Ciencias Sociales.

En 1973, se firmo un acuerdo entre el CONICET y la Fundacion para la Educacion, la Ciencia y la Cultura (FECIC) y el C.D.C. se mudo al edificio de la calle Moreno 433. Hasta esa epoca habia funcionado en la sede central del CONICET ubicada en la avenida Rivadavia 1917. Ademas se decidio, que el C.D.C., pasase a depender de la Secretaria Ejecutiva del CONICET.

Gietz viajo en noviembre de ese ano a la primera Reunion del Comite de Direccion del United Nations International Scientific Information System (UNISIST), realizada en Paris, y en la cual fue designado para integrar la mesa del comite de la organizacion. En esta reunion, se insistio en que los miembros de UNISIST, que todavia no habian adoptado el ISDS, debian hacerlo pronto. Gietz explico que ya se habia puesto en contacto con la Directora del Centro Internacional del ISDS para sumar a la Argentina. En el informe (Gietz, 1988b) que escribio sobre este viaje menciono diferentes discusiones que se dieron en el Congreso y explico cuales eran, a su entender, las carencias en formacion e informacion para los paises en vias de desarrollo y, por ultimo, informo sobre las proximas reuniones de UNISIST a las que deberia asistir. Pero no podra participar en todas esas reuniones porque se le negaron algunos viaticos, la relacion con los interventores del CONICET no era buena. Ademas, en este informe, Gietz detallo dos proyectos que se estaban tramitando entre el CONICET y la UNESCO, que unos anos mas tarde se concretaron.

En 1974, asistio a la Asamblea General de la FID en La Haya y en 1975, durante la Asamblea General de FID/CLA, realizada en la ciudad de Mexico, Gietz planteo analizar los programas de la FID en la proxima reunion del Consejo y sostuvo que los nuevos cambios en el tratamiento de la informacion provocaban que, si la FID queria seguir a la vanguardia, deberia plantearse algunas modificaciones en el futuro. Mediante la lectura del texto de las Actas, Conclusiones y Recomendaciones de la Asamblea General Regional de la FID/ CLA (CONACYT, 1975), se induce que sus intervenciones fueron importantes, participo en los debates, con aportes acerca de la cooperacion internacional y con la lectura de un informe sobre los servicios de informacion en la Argentina.

En abril de ese ano, presento junto a Angel Fernandez un trabajo sobre Usuarios y servicios de informacion agricola en la IV Reunion Interamericana de Bibliotecarios y Documentalistas Agricolas realizada en el la ciudad de Mexico. En mayo de 1975, el interventor del CONICET le nego los viaticos por causas presupuestarias para asistir a la Reunion de UNISIST, pero entre el 30 de septiembre y el 9 de octubre, sin embargo, asistio en Europa al Simposio de la FID realizado en Belgica, a la Reunion de la Mesa del Comite de UNISIST, a la UNESCO, a la reunion de ISBD/S, de ISDS y al Simposio sobre Sistemas y Servicios de Informacion en Investigaciones Cientificas en Proceso de Desarrollo, todos ellos realizados en Francia. Ademas, visito el Instituto para el Film Cientifico en Alemania. Un mes antes de este viaje, el 25 de agosto, dicto una conferencia en el Centro Argentino de Ingenieros sobre los servicios del C.D.C.

ISSN

Gietz firmo en 1974, en representacion de la Argentina, el acuerdo para el ingreso al Internacional Standard Serial Number (ISSN) Data System, lo que convirtio al pais en el octavo del mundo en ingresar al sistema, el primero en lengua espanola y en Latinoamerica. Este proyecto era impulsado dentro del programa UNISIST y, en nuestro pais, comenzo a funcionar en el C.D.C., donde continua funcionado el Centro Nacional del ISSN. El proyecto de ingresar al Sistema Internacional de Datos sobre Publicaciones Periodicas (ISDS) para establecer el ISSN en la Argentina, habia comenzado en el ano 1973.

Nace el CAICYT

El 24 de marzo de 1976, se produce el golpe de Estado que derroco a Isabel Martinez y que implemento una politica liberal que destruyo la industria nacional y que, en lo social y politico, incluyo la desaparicion de personas, la prision por causas politicas y sindicales, la censura y la quema de libros. Entre los desaparecidos hay bibliotecarios y tres trabajadores del CONICET y cientos de trabajadores cesanteados. Sin embargo, los problemas para el CAICYT desde 1977 hasta 1981, solo parece que fueron presupuestarios, ya que desaparecieron las dificultades que hubo con la intervencion peronista, y Gietz volvio a tener un dialogo fluido con las nuevas autoridades. El 14 de julio de 1976, se produce un hecho clave, el C.D.C. fue recategorizado y modificado su nombre por el de Centro Argentino de Informacion Cientifica y Tecnologica. Gietz fue nombrado su director, antes su cargo era el de jefe. En el acto en el cual se realizo la Resolucion de recategorizacion, firmada en la sede central del CONICET, estaban presentes el Ministro de Cultura y Educacion de la Nacion y el Subsecretario de Ciencia y Tecnologia del gobierno militar.

?Como fue el proceso que derivo en la creacion del CAICYT?, la clave estaria en sus trabajadores. Como el C.D.C. tenia solo caracter de departamento, los sueldos de sus responsables y trabajadores eran bajos y esto generaba un gran malestar entre el personal. Entre 1975 y 1976 se habia devaluado el peso, aumentaron las tarifas de los servicios publicos y los sueldos habian sido congelados. En 1976, los trabajadores presentaron en dos reuniones sus reclamos a Gietz por sus sueldos, este tomo las demandas y, junto con la ayuda de Juan Carlos Cobre, responsable del departamento administrativo, disenaron el futuro CAICYT, segun nos relato Oscar Lopez, trabajador jubilado del Centro (Entrevista realizada en la Ciudad de Buenos Aires el 3 de junio de 2010).

En la introduccion que realizo para el segundo suplemento de CCPP de 1981, Gietz menciona la recategorizacion del personal como un logro inmensamente positivo, obtuvieron importantes mejoras salariales, ya que pasaron a desempenarse dentro de la carrera de personal cientifico (CONICET, 1981). En dieciocho anos, el actual CAICYT paso de ser denominado Servicio de Biblioteca e Informacion Bibliografica (1958-62) a ser un Centro de Documentacion Cientifica que funcionaba como Departamento dentro del CONICET (1962-76) al actual CAICYT (1976-13) que funciona como unidad de servicios.

Entre las causas de la recategorizacion que el CONICET argumento y sostuvo que se consideraran, estaban los contactos en el exterior y la vinculacion con el Programa mundial del UNISIST que llevaba adelante el C.D.C. segun lo expuesto en el boletin Informaciones del Consejo Nacional de Investigaciones Cientificas y Tecnicas (CONICET, 1976). Entre las nuevas actividades que serian desarrolladas encontramos como las mas importantes: promover la investigacion y el desarrollo cientifico, coordinar sistemas y redes de informacion, asegurar instrumentos de control y desarrollar programas a nivel nacional e internacional. Durante el mes que se llevo a cabo la recategorizacion del centro, Gietz escribio un informe confidencial sobre la Situacion general de la informacion cientifica y tecnica en la Argentina, donde detalla, segun su punto de vista, los inconvenientes del pais en informacion cientifica. Segun su opinion, la cooperacion se lograra si se estimula la voluntad de participar, si se es flexible y se deja de pensar de forma individual porque la rivalidad, la suspicacia, el egoismo, la envidia y la ambicion son enemigos del trabajo en equipo, como lo son la imposicion y la arbitrariedad (Gietz, 1976).

En abril de 1977, volvio a La Haya para asistir a una reunion de la FID y realizo diferentes gestiones sobre ISDS, automatizacion de la informacion, asistio a reuniones de UNISIST y trato con personal de la UNESCO para organizar un seminario regional sobre lenguajes de indizacion, en el cual el CAICYT asumiria la responsabilidad de la organizacion. Un ano despues, en agosto, se realizo el seminario que fue incluido dentro del programa UNISIST de la UNESCO. Entre los que dictaron los cursos se encontraba el bibliotecario anglo-norteamericano Frederick Lancaster que, segun las cronicas publicadas en la revista Bibliotecologia y Documentacion (1979), sus clases superaron todas las expectativas de los asistentes.

Es relevante destacar que posteriormente al curso de Lancaster, se constituyo el Grupo de Trabajo en Lenguajes de Indizacion, coordinado por la bibliotecaria Monica Allmand e integrado por bibliotecarios de diversas instituciones del ambito de la Ciencia y la Tecnologia como el Instituto Nacional de Tecnologia Agropecuaria (INTA), Instituto Nacional de Tecnologia Industrial (INTI), Comision Nacional de Energia Atomica (CNEA), Instituto Nacional de Ciencia y Tecnicas Hidricas (INCYTH, hoy Instituto Nacional del Agua), entre otras. Ese grupo realizo una completa investigacion sobre el estado del arte en lenguajes documentales, tradujo al espanol los materiales del curso de Lancaster y preparo sobre esta base un conjunto didactico para la construccion de tesauros que fue editado por UNESCO y distribuido en America Latina, Espana y Portugal.

En ese viaje a La Haya, ademas, Gietz firmo un convenio con la UNESCO para establecer un proyecto piloto destinado a conformar y evaluar un servicio de difusion selectiva de la informacion en Quimica. El proyecto, unos meses despues, fue evaluado de modo favorable por el Institut Francais du Petrole, y desde 1978 comenzo a funcionar de manera formal como "Servicio de Difusion Selectiva de Informacion Quimica", dejando atras su funcionamiento experimental. El acceso era publico y habia sido un servicio revolucionario para la epoca en la Argentina. Esta prestacion se complementara con el servicio de reprografia que ofrecia el CAICYT, ya que si el investigador estaba interesado en algun documento o articulo podia pedir una copia. En noviembre, Gietz viajo a Francia invitado por la UNESCO para dictar un seminario de informacion automatizada y presidio la delegacion argentina en la reunion del Consejo Intergubernamental del Programa General de Informacion (PGI) de la UNESCO. La participacion de Gietz en esta reunion, como solia ser en la de la FID, fue importante.

En agosto de 1977, participo de la Reunion Nacional de Bibliotecarios realizada en Mar del Plata, donde presento un trabajo sobre el rol del bibliotecario en el proceso de la informacion desde la etapa de su generacion, pasando por la etapa de transferencia y la etapa de utilizacion, ademas hablo de los servicios de informacion y la necesidad del trabajo en equipo, y viajo a Teheran a una reunion de la FID.

En marzo de 1978, viajo a Suiza, como invitado consultor, a una Reunion del Grupo de Expertos sobre Informacion contenida en Documentos de Patentes. Un mes despues, en abril, asistio a una reunion de ISDS en Francia, a una reunion de la FID en Holanda y, finalmente, participo como relator general y expositor en Espana de la Reunion Iberoamericana sobre Documentacion e Informatica Documentaria. En septiembre, asistio al Congreso de la FID realizado en la Universidad de Edimburgo.

En el ano 1979, tambien tuvo numerosas actividades, participo del Seminario sobre Estrategias Nacionales e Internacionales para el Desarrollo de Redes y Servicios de Informacion realizado en febrero en la ciudad de Bogota, donde presento un trabajo sobre el desarrollo de un Sistema Nacional de Informacion en la Argentina, en el cual describe algunas actividades en documentacion cientifica realizadas por el CAICYT (Gietz, 1979). Ademas, participo de este seminario en representacion de la Argentina, Angel Fernandez, en caracter de presidente de la comision de FID/CLA/CDU. En 1979, tambien presento, en un congreso internacional, el trabajo Formacion y perfeccionamiento en el uso de las IATI (Infraestructura de Almacenamiento y Transferencia de Informacion). Apuntes para una politica regional, y participo de la reunion de UNISIST convocada en Polonia.

En esa decada de 1970, ademas, actuo como vicepresidente del Consejo Intergubernamental del PGI de la UNESCO e integro, al mismo tiempo como representante argentino, los Comites de Redaccion de las Conferencias Intergubernamentales UNISIST I y II y la Mesa del Comite de Direccion del UNISIST. El programa UNISIST era un programa destinado a establecer un Sistema Mundial de Informacion Cientifica impulsado por la UNESCO y el Consejo Internacional de Uniones Cientificas (CIUC).

Para Gietz (1979) era "... el esfuerzo internacional mas coherente y elaborado para lograr el establecimiento de un sistema mundial de informacion cientifica". Asimismo, en estos anos, Gietz amplio sus trabajos como consultor de la UNESCO, de la OEA, de la Organizacion Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) y de la Organizacion de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI). Desde estas instituciones, se ocupo de la cooperacion regional a traves de los sistemas de informacion y redes nacionales por medio de "una normalizacion en todas las fases del proceso de tratamiento de la informacion; el mejoramiento de la transferencia de informacion; la formacion de especialistas; la elaboracion de politicas para el establecimiento de redes nacionales, y la asistencia preferencial a los paises en desarrollo" (Gietz, 1973).

El ISBN en la Argentina

El 11 de diciembre del ano 1979, Gietz recibio una nota de Saira Arias, miembro de la Secretaria Nacional Argentina para la UNESCO, donde le consulto sobre la posibilidad de adoptar el International Stand Book Number (ISBN) en la Argentina y le pregunto si la UNESCO aplicaba dicho sistema para sus publicaciones. El dia 13 de diciembre, Gietz le respondio narrandole la historia del sistema originado por el profesor Gorden Foster en Inglaterra en 1967, le explico los cuatro componentes del numero y la participacion de varios paises en el sistema. Gietz le comento que Espana, Colombia y el Brasil ya lo habian adoptado y que, para el, en la Argentina deberia ocuparse la Biblioteca Nacional. Ademas, menciono que la Oficina Internacional del ISBN le habia enviado informacion que estaba en proceso de traduccion y que le haria llegar copias a la Camara de Asuntos Legislativos y a la Biblioteca Nacional, una vez terminada. Estos papeles demuestran que Gietz tuvo cierta responsabilidad en el ingreso del ISBN a la Argentina, un dato importante que no mencionan los trabajos sobre el tema (carta del autor, 13 de diciembre de 1979).

Ensenanza

Gietz se desempeno, entre 1968 y 1977, como profesor en la Escuela Nacional de Bibliotecarios en la materia Documentacion. El programa de la materia era variado, contenia seis unidades que iban desde una parte historica, pasando por la clasificacion e indizacion, el registro de la informacion, los documentos secundarios, la reproduccion y duplicacion de documentos, las traducciones y otros temas variados de los cuales se ocupaba el CAICYT. Gietz era el indicado para esta materia, pero ?por que dejo de dictar sus clases? No conocemos las causas, su esposa tampoco recordaba por que dejo la catedra, pero nos dijo que, tal vez, tomo esa decision debido a su falta de tiempo y a sus continuos viajes al exterior (Entrevista realizada a Ana Liviero el 23 mayo de 2010 en la Ciudad Autonoma de Buenos Aires).

La decada de 1980

A partir de comienzos de la decada, el CAICYT, que seguia a cargo de Gietz, comenzo con algunos proyectos para automatizar el CCPP. Para ello, obtuvo asesoramiento tecnico del Centro Internacional del ISSN y se efectuaron gestiones ante organismos publicos para el uso de sus centros de computos (Suter, et al., 1996?). Pero, con el alejamiento de Gietz, se interrumpio el proyecto. Gietz aprobaba la asistencia tecnica extranjera para el desarrollo cientifico de la Argentina y, en su discurso, adopta la idea de que la informacion, ademas de un recurso, es poder.

En julio de 1980, en una nota publicada en el diario Conviccion (1980), Gietz, al referirse al modo en que habia afectado la crisis economica a las bibliotecas, sostuvo "La subida brusca del dolar y la economia de personal, que se produjeron en determinados momentos, han ocasionado vacios dificiles de llenar en las bibliotecas especializadas. Para solucionar este inconveniente no es cuestion de comprar todo lo que falta [...]. Hay que dedicarse mejor a estudiar de que manera se puede aprovechar mejor el material existente y comprar el que falta sin que se produzcan superposiciones inutiles".

Durante el gobierno militar, el presupuesto y personal del CONICET aumentaron, en pocos anos se crearon mas de cien institutos, pero como se comprobo luego, durante las investigaciones ordenadas por el gobierno de Alfonsin, hubo fraudes y el aumento de presupuesto no fue destinado a la inversion para Ciencia y Tecnica, sino todo lo contrario, un grupo de dirigentes civiles y militares malversaron los fondos publicos. Los fraudes ocurrieron a traves de subsidios tramitados y otorgados de manera irregular a asociaciones y fundaciones privadas que por ley tenian prohibido recibir este tipo de contribuciones. El dinero se uso para la especulacion financiera y la compra de inmuebles, segun las denuncias realizadas por dos investigadores en el ultimo ano del gobierno militar y reflejados en el Informe sobre investigaciones de hechos ocurridos en el CONICET. Periodo 1976-1983 (CONICET, 1989). Uno de esos inmuebles era el edificio perteneciente a la FECIC, donde se encontraba el CAICYT. Recien en el ano 1981, luego de ocho anos de intervenciones, se designo un nuevo directorio del CONICET. Mas de cien investigadores fueron cesanteados producido el Golpe de Estado. Como en 1966, otra vez hubo un importante exodo de cientificos. Otro agravante habia sido el alejamiento del CONICET de las universidades nacionales a causa de las politicas de investigacion aplicadas entre 1976-1983. Una de las razones se debia a que los militares veian en la universidad un foco de perturbacion. Con el regreso a la democracia el directorio del CONICET dispuso el reintegro de los cesanteados sin sumario previo a parir del ano 1976 y se recuperaron bienes inmuebles por un valor de 20 millones de dolares (CONICET, 1989).

En mayo de 1980, se realizo el Congreso de FID/CLA en Rio de Janeiro y fue creado el Comite de Educacion y Entrenamiento (FID/CLA/ET) que comenzo a funcionar bajo la presidencia de Monica Allmand y, ademas, se creo el Grupo de Trabajo de Lenguajes de Indizacion, a cargo de Ana Maria Sanllorenti. Ambos funcionaron en el CAICYT y demuestran el liderazgo de Gietz y sus colaboradores a nivel regional.

En febrero del ano 1981, Gietz asistio al Simposio Latinoamericano de especialistas en la formacion y el planeamiento para el desarrollo de los recursos humanos en el campo de la informacion realizado en San Jose de Costa Rica y organizado por la Confederacion Universitaria Centroamericana con la ayuda de la UNESCO. Entre el 10 y el 15 de agosto dicto un curso de Informacion en campos especializados en San Miguel de Tucuman, organizado por la provincia y el Consejo Federal de Inversiones. Luego, en septiembre, participo de la XVII Reunion Nacional de Bibliotecarios realizada en Buenos Aires, en la cual presento una ponencia sobre los recursos humanos del proceso de la informacion, la capacitacion de los bibliotecarios, los lenguajes de indizacion y las actividades del comite FID/CLA/ET que funcionaba en el CAICYT (Gietz, 1981b). En 1981, publico un articulo en la revista Internacional Forum on Information and Documentation donde describio algunas ideas sobre el valor de la informacion. El trabajo fue traducido y publicado por la revista Bibliotecologia y Documentacion editada por ABGRA ese mismo ano (Gietz, 1981a).

En 1981, se publico el segundo suplemento a la segunda edicion de 1962 del CCPP, que fue dedicado a su padre que murio el 30 de abril. Como en el primer suplemento del ano 1972, Gietz escribio la introduccion como director del CAICYT, en ella responsabilizo al gobierno peronista (1973-76) del resentimiento que sufrio la actualizacion del CCPP y a los conflictos economicos que llevaron a su falta de personal y de dinero para la compra de publicaciones periodicas. Esta crisis documental, para Gietz, termino en julio de 1976 con la creacion del CAICYT y la llegada de nuevos trabajadores. Los trabajos para editar este suplemento habian comenzado en 1978 y concluyeron tres anos despues. Ademas de explicar las dificultades, menciona al personal del CAICYT que trabajo en la edicion y agradece a las bibliotecas cooperantes. La responsable del CCPP, durante los trabajos realizados, fue Obdulia Passaron. En este nuevo suplemento, se agrego el numero de ISSN a los titulos de las revistas y la informacion sobre 11.620 publicaciones de 159 bibliotecas especializadas. En total, habian sido invitadas a sumarse al CCPP 337 bibliotecas, pero solo 159 aceptaron participar, lo cual significo un gran faltante de informacion en el repertorio como sucedio en las anteriores ediciones. Aparte de estas actividades, ese ano viajo en diciembre a Washington, aunque no se pudo establecer el motivo del viaje.

En septiembre, se realizo en Buenos Aires, con la ayuda de la UNESCO, la Conferencia Iberoamericana sobre Informacion y Documentacion Cientifica y Tecnologica (REUNIBER II), en la que Gietz tuvo una destacada participacion. En el lapso de ese ano, sucedera uno de los hechos mas relevantes para Gietz y la documentacion cientifica argentina: es elegido presidente de la FID para el periodo 1981-84. Antes habia ocupado dos veces el cargo de consejero durante los anos 1971-78 y el de vicepresidente entre 1979-81. Sus principales objetivos al frente de la institucion, eran descentralizar las actividades y darles mas poder a las comisiones regionales.

Al ano siguiente, al cumplirse el primer aniversario de la muerte de su padre, sus colegas y amigos en la Argentina y otros paises le rindieron un homenaje a traves de cartas y telegramas. Con los documentos recibidos de personas que recordaban a Gietz como, por ejemplo, Domingo Buonocore, Amelia Aguado de Costa, Edmundo Clemente, Jose Hernandez, Tito Suter, Horacio Zabala y otros, se las compilo y se hizo un libro que hoy se encuentra en la biblioteca Ricardo A. Gietz y es uno de los documentos que fueron donados por su viuda, Ana Liviero. Los encargados del homenaje fueron Gravenhorst, Couture de Troismonts y Rosa Perrota.

Presidencias de la FID (1981-1984) y FID/CLA (1985-1988)

En una entrevista realizada a comienzos de 1982, publicada en la Revista Latinoamericana de Documentacion (FID/CLA, 1982), Gietz expresaria con respecto a su designacion como presidente de la FID:
   [...] Yo diria que en mi caso, la circunstancia de haber sido
   elegido por la Asamblea General de la FID para presidir durante
   cuatro anos sus destinos, puede ser interpretado en cierto sentido
   como la confianza depositada en alguien que, por primera vez desde
   1895, proviene de una region en desarrollo" y al finalizar la nota
   agrego "[...] Se que FID/CLA, en el periodo 1981-84, se encuentra
   en muy buenas manos y que la nueva Presidencia y Secretaria
   responderan mas que satisfactoriamente a ese desafio. Pero
   corresponde a todos los miembros nacionales de la Comision
   colaborar para que ello sea posible, participando activamente en
   los trabajos de FID/CLA. Solo si el esfuerzo es conjunto y amplio,
   abarcando a todas las instituciones e individuos que, de una forma
   u otra, estan involucrados en el fascinante mundo de la
   informacion, podran lograrse resultados concretos y los beneficios
   de la cooperacion regional.


La presidencia de la FID es, sin duda, el cargo mas importante que ocupo y le toco a nivel internacional y, en segundo lugar, la Presidencia de FID/CLA, la cual termino en momentos politicos y economicos dificiles para la institucion y America Latina. Dichas dificultades fueron las causas por las que no pudo aplicar sus ideas mas innovadoras y no pudo hacer mucho por la FID para reforzar el primer programa a plazo medio que se habia discutido para los anos 1981-84. El contexto politico de nuestro pais tampoco lo favorecio.

Su sucesor, Huberto Arango, Director del Instituto de Informacion Cientifica y Tecnologica (IDICT) de Cuba escribio, anos despues de recibir el cargo de Presidente de FID/CLA que dejaba Gietz que:

Recibimos de nuestro estimado colega de la Argentina, Ricardo A. Gietz, en 1988 la Presidencia de la FID/CLA. Fue el resultado de la voluntad expresada por los miembros nacionales de la organizacion, pertenecientes a la region, en la Asamblea General celebrada en La Habana durante el Congreso Internacional de Informacion INFO'88. Eran tiempos en que la Federacion, una vez mas, se sostenia basicamente sobre la vocacion profesional de sus integrantes, quienes acudian ya fuera de manera institucional o personal en apoyo de sus escasas finanzas.

El drama economico y financiero de la denominada decada perdida latinoamericana tuvo sus efectos en la organizacion argentina que servia de soporte a la Secretaria Permanente de la Comision y, en general, a la capacidad de las instituciones y personas en los demas paises en las acciones que realizaban bajo el paraguas de FID. El liderazgo y visibilidad regional que habia tenido FID/ CLA en los anos sesenta y setenta habia disminuido progresivamente y nuevas alternativas, nuevos espacios, emergian para servir de escenario a los esfuerzos sostenidos que llevaban a cabo la vocacion de colaboracion, cooperacion e integracion entre los paises y subregiones latinoamericanos en el sector informativo y documental (Arango, 1992).

Para estar asociado a la FID/CLA habia que pagar una cuota y algunos paises de America Latina no podian hacerlo a causa de sus vaivenes economicos, entonces eran aceptados como "miembros asociados". La crisis en un momento fue de tal gravedad que hubo que cancelar la adhesion del Ecuador. Los problemas economicos provocaban que los objetivos principales de la comision, que eran la cooperacion y sumar mas paises a FID/CLA se vieran obstaculizados, y proyectos, como la edicion de revistas especializadas, fueran interrumpidos, como fue el caso de la Revista Latinoamericana de Documentacion. Ademas, se habia producido una importante fuga de recursos humanos calificados. En 1988, solo cinco de los doce paises miembros tenian la cuota de adhesion al dia y la FID, desde el ano anterior, no enviaba subvenciones. En el mensaje que proporciono Arango, en la Asamblea General celebrada en La Habana, expreso que contaba con el apoyo de Gietz para realizar reestructuraciones en la Federacion segun el boletin Informaciones FID/CLA (1989).

En 1982, junto con Antonio Miranda, Presidente de FID/CLA, organizaron en el CAICYT, un Seminario sobre Conmutacion Bibliografica con el fin de discutir proyectos y metodologias sobre el acceso al documento primario y el intercambio bibliografico a nivel nacional. En este seminario, se creara el Comite sobre Conmutacion Bibliografica (FID/CLA/CB) integrado por Brasil, Colombia, Argentina, Venezuela, Bolivia, Costa Rica y Chile. Tambien se realizo, en Buenos Aires, la XIX Asamblea General de FID/CLA. Ese ano se hizo un estudio sobre el CCPP, en el cual, hasta ese momento, participaban 400 bibliotecas y se registraban 45 mil titulos y, entre otros datos de importancia, se comprobo que el 53,4 % de las revistas poseian ISSN y cada titulo se recibia en promedio en cuatro bibliotecas. Aunque Gietz aclara que estos datos eran muy variables y que existian colecciones incompletas. Asimismo, participo de la Reunion Nacional de Bibliotecarios realizada en Salta, donde presento un trabajo sobre el control bibliografico de las publicaciones periodicas y organizo en el CAICYT un seminario regional para docentes sobre la construccion de tesauros, junto con la UNESCO (Gietz, 1982).

En 1983, asistio a la Asamblea de la FID/CLA realizada en Brasilia, a un Seminario Regional de Servicios Telematicos y a la I Reunion Nacional de Informacion Forestal. En 1984, estuvo en la Asamblea General Regional de FID/CLA realizada en Rio de Janeiro, en la cual, en nombre de la FID, dio la bienvenida a los asistentes y realizo la lectura de un informe en el que detallo las actividades del CAICYT y la de los dos grupos de FID/CLA con sede en la Argentina. En este congreso, fue elegido por unanimidad como presidente de FID/CLA para el periodo 1985-1988. Ademas de Gietz, participo, por nuestro pais, la bibliotecaria Ana Maria Sanllorenti, secretaria del Grupo de Trabajo sobre Lenguajes de indizacion del CAICYT entre 1980-86.

Como presidente de FID/CLA, Gietz eligio como sede de la Secretaria al CAICYT y designo como secretaria a la licenciada Mercedes Patalano. Entre los objetivos que planteo al asumir, se encuentran: la cooperacion regional y la formacion de grupos profesionales.

En 1984, recibio una medalla del CONICET por su trayectoria y participo del congreso anual de la FID. Entre 1985 y 1988, al mismo tiempo que ocupo la presidencia de la FID/CLA, siguio con sus viajes y trabajos como consultor para la OEA, CONICET, UNIDO y la UNESCO y escribio diferentes articulos sobre Documentacion Cientifica. En diciembre de 1985, participo de la Reunion de trabajo de la Red Nacional de Bibliotecas Universitarias (RENBU) realizada en el rectorado de la UBA, a la que asistio un experto de la UNESCO para colaborar en el desarrollo del Sistema de Bibliotecas y de Informacion (SISBI).

En octubre de 1988 se despidio, de la presidencia de la FID/CLA en la Asamblea realizada en Cuba. Entre otros temas comento "... he tenido la oportunidad--y el enorme privilegio- de alternar con destacados colegas de todo el mundo, compartiendo sus esfuerzos y aspiraciones. Transcurrieron veintiocho anos desde mi primer contacto con la Federacion Internacional de Documentacion y desde el Congreso de Rio de Janeiro en que creamos esta comision. Tuve el honor de participar en los trabajos de ambas." (Gietz, 1988a). Asimismo, en otra reunion como ex presidente de FID/CLA, manifesto su preocupacion por la falta de cooperacion y comunicacion de los bibliotecarios, como lo habia hecho decadas atras, porque decia que no eran capaces de responder ni a un cuestionario o brindar informacion a los que trabajaban con el objetivo de solucionar los problemas en el acceso a la informacion. De sus escritos, se refleja que el notaba que el individualismo, en nuestra profesion, es muy duro de quebrar y superar. Al mismo tiempo que abandono el cargo en FID/CLA, en el Congreso de Helsinki de la FID, fue elegido "Honorary Fellow".

Como logros de su gestion al frente de la FID, se destacan: la aprobacion del segundo Programa a Plazo Medio para 1983-1986 y la conformacion de un grupo para que asesore al Consejo sobre las prioridades de los programas de la Federacion. El primer programa a plazo medio para 1982-84, se elaboro en 1978 y sus prioridades eran las bases teorico-linguisticas de la Ciencia de la Informacion, tratamiento y tecnologia de la informacion, educacion y formacion de especialistas y usuarios de la informacion, diseno y gestion de sistemas y redes y necesidades de informacion y habitos de los usuarios (Arango, 1992).

1986: el final de una trayectoria en la funcion publica. Renuncia a la direccion del CAICYT.

Direccion del Servicio Iberoamericano de Informacion sobre la Traduccion (SIIT)

En el ano 1986, se produjo unos de los hechos mas relevantes para la vida de Gietz, despues de casi tres decadas dejo el CAICYT y se hizo cargo de la Direccion del Servicio Iberoamericano de Informacion sobre la Traduccion (SIIT), proyecto de la UNESCO que funcionaba en Villa Ocampo. Traslado alli tambien la Secretaria de FID/CLA. Por problemas economicos, el boletin que tenia a cargo, Informaciones FID/CLA, se edito una vez al ano en un formato menor y de baja calidad.

En esta etapa, fomento el desarrollo de la Red Iberoamericana de Terminologia (RITerm), convoco y presidio las reuniones del Grupo Argentino de Trabajo sobre la Traduccion, integrado por representantes de distintas instituciones, y fue tambien miembro del consejo asesor de la Revista Espanola de Documentacion Cientifica. Ademas, fue integrante del Comite Editorial de la Revista International Forum on Information and Documentation publicada por la FID.

?Por que renuncio a la direccion del CAICYT? Los inconvenientes con las nuevas autoridades del CONICET y el ofrecimiento de parte de la UNESCO, empujaron a que tomara la decision de irse de la institucion donde tanto habia hecho por el desarrollo de la Documentacion Cientifica. En un comienzo, el proyecto de la UNESCO iba a funcionar en el CAICYT, pero Gietz se fue con el a Villa Ocampo cuando decidio dejar el CONICET. Los trabajadores del CAICYT no quedaron conformes con Gietz y no hubo despedida (Entrevista realizada a Oscar Lopez en la Ciudad de Buenos Aires el 3 de junio de 2010). Aunque algunos, con el paso de los anos y apagadas algunas emociones, consideran que su gestion fue la mejor y la que instalo al CAICYT como un organismo referente a nivel nacional e internacional. El CAICYT, luego de su renuncia, ingreso en un periodo de inestabilidad porque dependia de Gietz y de sus vinculos. Por otra parte el ex director del CAICYT y amigo de Gietz, Tito Suter, nos comento que su amigo fue un gran profesional, con empuje e iniciativa, pero muy rigido con el personal (Entrevista realizada en Beccar el 12 de mayo de 2011).

A pesar de todo, su vida profesional continuo, ese ano presento un trabajo sobre el valor de la informacion en el Foro de Invierno '86 organizado por la Fundacion para la Interaccion de los Sistemas Productivo, Educativo, Cientifico-Tecnologico (FINPRECTI), donde menciono las nuevas tecnologias de la informacion y los cambios que se estaban produciendo con la valorizacion comercial de la informacion cientifica. Al ano siguiente, participo de la Reunion Nacional de Bibliotecarios realizada en Parana, Entre Rios, en la cual presento un trabajo sobre los servicios de informacion, las tecnologias de informacion y un estudio realizado por el SIIT, donde se busco determinar la demanda y las caracteristicas de la necesidad de informacion de los potenciales usuarios del servicio de traducciones.

Ademas, participo de la Asamblea Regional de FID/CLA celebrada en La Habana y, a pedido suyo, en las Actas Finales se mencionan las dificultades en las que se encontraba el CAICYT para la edicion y publicacion de un tesauro en lengua espanola y portuguesa. El problema principal de dicho retraso se debia al alejamiento de personal tecnico que se ocupaba de la edicion. Al volver de esta Conferencia, pasa unos dias en Venezuela donde visita instituciones, en busca de apoyos para su nuevo proyecto de traducciones. Asistio a una reunion regional de la UNESCO y, luego, fue a la asamblea de FID/CLA en Chile.

Una de sus ultimas actividades profesionales como Director del CAICYT, fue en marzo de 1986 cuando, junto al profesor Galo Luvecce en representacion de RENBU, Dominique Babini por la Fundacion Aragon y Ana Xantakis por la Fundacion Antorchas se reunieron para coordinar un plan de trabajo para crear un Catalogo Nacional de Revistas Automatizado.

En 1987, ya instalado en Villa Ocampo, continuaba como presidente de FID/CLA y, a causa de los problemas economicos, no pudo asistir a las reuniones de la FID en Holanda y en la URSS. La falta de recursos habia sido tan profunda que se publico solo un numero anual de la revista de FID/CLA.

En el Congreso de la FID, realizado en Finlandia, al que no pudo asistir, se acordo cambiar el nombre de la organizacion por el de Federacion Internacional de Informacion y Documentacion, para adecuarse a los nuevos tiempos. Asimismo, Gietz, ese ano, fue invitado por el IDICT cubano a distintas reuniones de trabajo y, ademas, realizo otras actividades como visitas a los principales centros dedicados a la informacion cientifica en La Habana y a la Biblioteca Nacional. A su regreso, se detuvo en Venezuela donde mantuvo reuniones en la UNESCO y en distintas universidades.

En 1988, asistio al I Congreso sobre Documentacion e Informacion Tecnica realizado en San Juan (Argentina).

Decada de 1990: un modelo documental declina

El modelo documental pensado por Gietz y su padre, entro en crisis en esta decada. Un hecho significativo de esta declinacion es que la Argentina no participo en la Asamblea Regional de FID/CLA realizada en 1990 en La Habana, comenzaron a realizarse capacitaciones rentadas y hubo intentos de privatizar el CONICET.

Entre sus actividades se destaca su participacion, en 1990, del Encuentro de Traductores realizado en San Pablo en representacion del SIIT. En 1992, asistio a la conferencia de la FID realizada en Madrid y al Encuentro Nacional de Informatica y Documentacion realizado en la provincia de San Juan (Gietz, 1992).

En 1996, participo del Primer Congreso Latinoamericano de Traduccion e Interpretacion y en 1997 de la Conferencia Regional de Comisiones Nacionales de America Latina y el Caribe realizada en Buenos Aires.

Gietz fallecio el 23 de marzo de 1998, en Buenos Aires, a causa de una enfermedad que lo agobio durante un largo periodo, hasta ese momento trabajo como Director del SIIT que funcionaba en Villa Ocampo.

En 1997, el CAICYT se mudo a la sede que ocupa en la actualidad, ubicada en la calle Saavedra 15; y en el ano 2002, Cecilia Mabragrana, directora, en ese momento del centro, decidio designar a la biblioteca con el nombre de Ricardo A. Gietz. Al acto asistio su viuda, ex y actuales trabajadores del CAICYT y profesores de Bibliotecologia de la Facultad de Filosofia y Letras de la UBA.

Conclusiones

El objetivo de este trabajo fue difundir la vida profesional de Ricardo Gietz y darla a conocer a mas de diez anos de su muerte, dentro del contexto politico y documental en el que vivio y dando cuenta de los hechos mas trascendentes que sucedieron en el pais y en el CONICET. Gietz fue un lider innovador y pragmatico pero conservador a nivel politico. En gran parte, su trabajo fue para una minoria, los cientificos; sin embargo, fue muy importante su vision vanguardista en cuanto a Documentacion Cientifica, no temio a los cambios, tal vez influido por el espiritu de su padre. Busco trabajar en equipo e impulsar acciones transformadoras en el campo documental y bibliotecologico. Entre sus mas importantes logros, esta el hecho de que instalo la Documentacion argentina a nivel nacional e internacional, promovio la recategorizacion del CAICYT, fue el gestor de la implementacion del ISSN y un promotor de la cooperacion interbibliotecaria.

Ambos Gietz seran un simbolo para la historia del desarrollo de la Bibliotecologia y de la Documentacion Cientifica, con especial importancia para el CONICET y la UBA. Creemos que existe un vacio en la historia de la Documentacion Cientifica e interrogantes pendientes para desarrollar en futuros trabajos, como ?Que debates y tensiones hubo sobre los proyectos de Documentacion Cientifica que debian implementarse en la Argentina? ?Quienes y por que se opusieron a las ideas de Gietz? ?Por que se impusieron sus planes y no otros? ?Cual era el proyecto documental del grupo que se oponia y que reivindicaba el conocimiento cientifico aplicado al desarrollo industrial y economico y a las necesidades sociales? ?Cuanto afecto a los servicios del CAICYT la privatizacion de empresas publicas que realizaban investigacion?

Las intervenciones de Ernesto y Ricardo Gietz en la creacion del CAICYT, del SISBI y su responsabilidad en la UMSA, la Escuela Nacional de Bibliotecarios, FID/CLA y la FID, tal vez hayan sido las unicas politicas documentales planificadas a largo plazo y exitosas que se aplicaron en el pais, con el objetivo de crear un sistema nacional de informacion para la ciencia argentina.

Desde los tiempos de Ernesto Gietz han sido radicales las transformaciones ocurridas en el pais y en la Bibliotecologia y la Documentacion, pero los problemas siguen siendo, en algunos casos, los mismos: falta de presupuesto y personal, dificultades para acceder a nuevas tecnologias, colecciones fragmentadas y falta de apoyo de las autoridades, un acentuado individualismo y carencia de ideales sumado a la falta de una vision estrategica para la formacion en Bibliotecologia y Ciencias de la Informacion. A estos inconvenientes podemos agregar que es dificil encontrar dirigentes que den el apoyo a las bibliotecas y centros de documentacion, como el que brindo Houssay y un plan bibliotecologico nacional pensado a largo plazo, a pesar de que el exito de las investigaciones cientificas depende del acceso a la informacion.

Ambos trabajaron y vivieron en una epoca donde estaba todo por hacerse en el ambito de la Bibliotecologia y la Documentacion Cientifica y lograron desempenarse con audacia. Cuando Gietz padre se introdujo en la Bibliotecologia, sus contemporaneos se encontraban con un gran problema en el acceso a la informacion, ya que en las bibliotecas argentinas no se realizaban analiticas de publicaciones periodicas ni catalogos de revistas, lo que provocaba que alli donde estaba la informacion mas actualizada y abundante que necesitan los cientificos, no pudiera ser abordada en su totalidad. Otro problema de la epoca era la falta de normalizacion en la catalogacion y clasificacion, a los cuales Gietz enfrento con propuestas y soluciones. Su modelo de biblioteca ideal fue la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos, la aplicacion de experiencias extranjeras en la Argentina es una politica constante.

Ricardo Gietz fue un pionero y logro concretar proyectos importantes para el ambito documental que todavia hoy son usufructuados por bibliotecarios e investigadores, por ello, es necesario recordarlos y saber quienes son los pioneros de la Bibliotecologia y la Documentacion en nuestro pais. Ahora bien, ?que nos han dejado como legado a las nuevas generaciones de bibliotecarios Ernesto y Ricardo Gietz? El legado mas importante es que nos dejaron el ejemplo de que desde un pais en desarrollo se puede lograr influir y conducir una politica documental en beneficio del progreso nacional, en el cual los bibliotecarios pueden tener un papel clave y conducir esas transformaciones y que, sin cooperacion y trabajo en equipo, no hay posibilidades de prosperar ni de desarrollar ningun tipo de politica para un sistema de informacion destinado a la investigacion, la educacion y la transferencia de conocimiento.

Referencias bibliograficas

Arango, Humberto. 1992. Pasado cercano y futuro inmediato de la FID/CLA. En Revista Espanola de Documentacion Cientifica. Vol. 15, no. 4, 331-339.

Buonocore, Domingo. 1981. Ernesto G. Gietz. En Bibliotecologia y Documentacion Vol. 3, no. 5, 95-98.

Cardon, Raul Luis. 1965. Nomina de cientificos y profesionales argentinos que ocupan cargos directivos en organismos internacionales cientificos y tecnicos o integran grupos expertos internacionales. Buenos Aires: Centro de Documentacion Cientifica.

Catalogo Colectivo de Publicaciones Periodicas existentes en Bibliotecas Cientificas y Tecnicas Argentinas. Suplemento a la segunda edicion de 1962. 1972. Buenos Aires: CONICET.

Centro de Documentacion Cientifica. 1964. En Informaciones sobre documentacion e informacion cientificas. Vol. 3, no. 1, 29-30.

Centro para la informacion cientifica. 1980. En Conviccion, Buenos Aires, 31 de julio de 1980.

CONACYT. Asamblea General Regional de la FID/CLA. 1975. Actas, Conclusiones y Recomendaciones de la XIV Asamblea General Regional de la FID/CLA. Mexico: Consejo Nacional de Ciencia y Tecnica.

CONICET. 1958. Antecedentes y Resultados de la Primera Reunion de Bibliotecas Cientificas y Tecnicas. Buenos Aires: CONICET.

CONICET. 1964. Organos asesores del C.D.C. En Boletin Informativo del Centro de Documentacion Cientifica. Vol. 1, no. 1, 1-2.

CONICET. 1966. Centro de Documentacion Cientifica. En Boletin Informativo del Centro de Documentacion Cientifica. Vol. 3, no. 3-4, 9-12.

CONICET. 1970. 35a Conferencia y Congreso de la Federacion Internacional de Documentacion. En Informaciones del Consejo Nacional de Investigaciones Cientificas y Tecnicas. No. 79, 1-6.

CONICET. 1976. Creacion del Centro Argentino de Informacion Cientifica y Tecnologica (CAICYT). En Informaciones del Consejo Nacional de Investigaciones Cientificas y Tecnicas. No. 121, 30-31.

CONICET. 1981. Catalogo Colectivo de Publicaciones Periodicas existentes en Bibliotecas Cientificas y Tecnicas Argentinas. Segundo suplemento a la segunda edicion de 1962. Buenos Aires: CONICET.

CONICET. 1989. Informe sobre investigaciones de hechos ocurridos en el CONICET. Periodo 1976-1983. Buenos Aires: CONICET.

Couture de Troismonts, Roberto J. C. 1995. Mis experiencias bibliotecologicas. Informe recapitulativo. 1936-1986. Buenos Aires: Del Autor

Curso en la Biblioteca Nacional sobre reproduccion de documentos. 1967. En Clarin, Buenos Aires, 21 de junio de 1967.

FID. 1960. Esquema del Programa a largo plazo de la FID. La Haya: FID.

FID/CLA. 1970. Red Nacional de Comunicacion Telex entre Bibliotecas y Centros de Documentacion e Informacion Cientifica y Tecnica en la Argentina. En Informaciones FID/CLA. No. 12, 16-18.

FID/CLA. 1980. Comites y grupos de trabajo. En Informaciones FID/CLA. No. 36, 15.

FID/CLA. 1982. Descentralizar las actividades de la FID para atender mejor los requerimientos de cada region. En Revista Latinoamericana de Documentacion. Vol. 2, no. 1, 2-3.

Garza Mercado, Ario. 1974. Ensenanza bibliotecologica. Dos ensayos y un proyecto. Mexico: Asociacion Nacional de Universidades e Institutos de Ensenanza Superior.

Gietz, Ernesto Gustavo. 1955. El Centro Nacional de documentacion Cientifica y Tecnica en el Segundo Plan Quinquenal. Santa Fe: UNL.

Gietz, Ernesto Gustavo. 1970. Herramientas o elementos de localizacion de material bibliografico en la Argentina. En Congreso Internacional de Documentacion (21 al 24 septiembre 1970: Buenos Aires). Trabajos presentados. Buenos Aires: FID-CONICET.

Gietz, Ricardo Alberto. 1970. Utilizacion del telex para los pedidos de copias de trabajos cientificos. Buenos Aires: Centro de Documentacion Cientifica.

Gietz, Ricardo Alberto. 1973. Bases para un sistema nacional de informacion en Argentina. Tecnicas utilizadas. En Congreso Regional de Documentacion (4a: 1973: Bogota). Trabajos presentados. Mexico: FID/CLA.

Gietz, Ricardo Alberto. 1976. Situacion general de la informacion cientifica y tecnica en la Argentina. Buenos Aires: del autor. (Informe confidencial).

Gietz, Ricardo Alberto. 1979. Formacion y perfeccionamiento en el uso de las IATI (Infraestructura de Almacenamiento y Transferencia de Informacion). Apuntes para una politica regional. Buenos Aires: CAICYT.

Gietz, Ricardo Alberto. 1981a. El presente y el proximo futuro en la FID. En Bibliotecologia y Documentacion. Vol. 3, no. 5, 33-37.

Gietz, Ricardo Alberto. 1981b. Los recursos humanos del proceso de la informacion: especialistas y tecnicos de la informacion. En Reunion Nacional de Bibliotecarios (17a: 1981: Buenos Aires). Trabajos presentados. Buenos Aires: ABGRA.

Gietz, Ricardo Alberto. 1982. El control bibliografico de las publicaciones periodicas. En Reunion Nacional de Bibliotecarios (18a: 1982: Salta). Trabajos presentados. Salta: ABGRA.

Gietz, Ricardo Alberto. 1986. La historia de la FID. En Revista Espanola de Documentacion Cientifica. Vol. 9, no. 3, 237-247.

Gietz, Ricardo Alberto. 1988a. FID/CLA. Un periodo presidencial finaliza. En Informaciones FID/CLA. No. 26, 1.

Gietz, Ricardo Alberto. 1988b. FID/CLA. Situacion actual y perspectivas. En Informaciones FID/CLA. No. 26, 7-12.

Gietz, Ricardo Alberto. 1992. La traduccion en el mundo de habla espanola. El proyecto SIIT de la UNESCO. En Revista Espanola de Documentacion Cientifica. Vol. 15, no. 4, 393-397.

Hurtado, Diego. 2010. La ciencia argentina: un proyecto inconcluso: 19302000. Buenos Aires: Edhasa.

Juarroz, Roberto. 1972. La ciencia de la informacion en los planes de estudio de las escuelas de bibliotecologia y documentacion de la Argentina. Trabajo presentado al Seminario Latinoamericano sobre Formacion de Especialistas de la Informacion, realizado en Mexico del 23 al 25 de agosto de 1972.

Matijevic, Nicolas. 1965. Quien es quien en la Bibliotecologia argentina. Bahia Blanca: CDB.

Penna, Carlos, dir. 1965. Analisis de los informes nacionales sobre el estado actual de la profesion bibliotecaria en America Latina. Medellin: Escuela Interamericana de Bibliotecologia.

Penna, Carlos; Eleanor Mitchell y Marietta D. Shepard, comps. 1972. Informe Final. Seminario Interamericano sobre la Integracion de los Servicios de Informacion de Archivos, Bibliotecas y Centros de Documentacion en America Latina y el Caribe (SI/ABCD). Washington: OEA.

Perez Pulido, Margarita y Jose Herrera Morillas. 2005. Teoria y nuevos escenarios de la Biblioteconomia. Buenos Aires: Alfagrama.

Pregon. Matutino independiente. 1968. San Salvador de Jujuy, 1 y 6 de Febrero.

Sagastizabal, Leandro de. 1990. EUDEBA, la lejania del pasado reciente. En Todo es Historia. No. 280, 28-36.

Selva, Manuel. 1939. Manual de bibliotecnia. Buenos Aires: Julio Suarez.

Suter, Tito, et al. 1996? Catalogo Colectivo de Publicaciones Periodicas de Bibliotecas Argentinas. Buenos Aires: CAICYT.

UNESCO. 1970. Politica cientifica y organizacion de la investigacion cientifica en la Argentina. Paris: UNESCO.

Bibliografia consultada

Asociacion Argentina de Bibliotecas y Centros de Documentacion Cientificos y Tecnicos. 1968. Informes, ponencias y conclusiones. En Reunion de Bibliotecas Cientificas y Tecnicas (6a: 1968: Santa Fe). Trabajos presentados. Buenos Aires: Asociacion Argentina de Bibliotecas y Centros de Documentacion Cientificos y Tecnicos.

Babini, Dominique. 1980. ARGENTINA-UNESCO: Argentina ante la Confederacion Intergubernamental sobre Informacion Cientifica y Tecnologica al Servicio del Desarrollo (UNISIST). Buenos Aires: USAL.

Becu, Teodoro. 1944. Notas bibliograficas. Buenos Aires: del autor.

Cajaraville, Maria Cristina. 1997. Los catalogos colectivos de publicaciones seriadas y su relacion con el Sistema Nacional de Informacion en Argentina.

En Libraria. Correo de las Bibliotecas. No. 1, 48-69.

Cardon, Raul Luis. 1965. Centro de Documentacion Cientifica. Plan de Actividades 1965. Buenos Aires: CONICET.

Cardon, Raul Luis. 1965. Informe del Centro de Documentacion Cientifica. Buenos Aires: CONICET.

CENID. 1964. Incorporacion del CENID a la Federacion Internacional de Documentacion (FID). En Notas informativas CENID. No. 2, 1-6.

CENID. 1972. Red Argentina de Informacion por Telex. En Notas informativas CENID. No. 15, 9.

CONICET. 1988. Subsidios a publicaciones periodicas. En Boletin informativo. No. 142, 29-36.

Couture de Troismonts, Roberto J. C. 1996. Recordando a Ernesto G. Gietz (1899-1981). En Informativo ABGRA. No. 7, 8-10.

Equipo Editorial. 1998. In memoriam: Ricardo A. Gietz. En Revista Espanola de Documentacion Cientifica. Vol. 20, no. 2, 213.

Fernandez, Stella Maris. 2003. Florilegio epistolar. Conversaciones con tres bibliotecarios iberoamericanos y cinco espanoles. Buenos Aires: Sociedad de Investigaciones Bibliotecologicas.

FID. 1970. Congreso Internacional de Documentacion. Buenos Aires. CONI CET.

Fino, Federico y Luis Hourcade. 1952. Evolucion de la Bibliotecologia en la Argentina 1757-1952. En Universidad. No. 25, 265-301.

Gietz, Ernesto Gustavo. 1939. Bibliotecas y elementos bibliograficos. Buenos Aires: UBA.

Gietz, Ernesto Gustavo. 1979. De la Bibliotecologia a la Informatica. En Bibliotecologia y Documentacion. Vol. 1, no.1, 11-31.

Gietz, Ricardo Alberto. 1969. La literatura cientifica y las barreras idiomaticas. En Documentacion. Vol. 11, 9-23.

Gietz, Ricardo Alberto. 1969. Servicios de traducciones: una solucion al problema de la diversidad de idiomas. Buenos Aires: Centro de Documentacion Cientifica.

Gietz, Ricardo Alberto y Monica Allmand. 1971. El telex en el sistema argentino de informacion cientifica y tecnica. Buenos Aires: Centro de Documentacion Cientifica.

Gietz, Ricardo Alberto. 1974. La cooperacion en el programa UNISIST. 20 p. Trabajo presentado a la XI Reunion Nacional y I Iberoamericana de Bibliotecarios realizada en Buenos Aires del 14 al 23 de agosto de 1974.

Gietz, Ricardo Alberto. 1974. El Programa del UNISIST y la participacion Argentina en el mismo. En Boletin. Comision Nacional Argentina de Cooperacion con la UNESCO. Vol. 29, 3-9.

Gietz, Ricardo Alberto. 1977. El bibliotecario en el proceso de la informacion. En Reunion Nacional de Bibliotecarios (13a: 1977: Mar del Plata). Trabajos presentados. Mar del Plata: ABGRA.

Gietz, Ricardo Alberto. 1981. El Centro Argentino de Informacion Cientifica y Tecnologica. En Revista de la UNESCO de Ciencia de la Informacion, Bibliotecologia y Archivologia. Vol. 3, no. 2, 113-117.

Gietz, Ricardo Alberto. 1983. Las nuevas tecnologias en la informacion y el bibliotecario como profesional. En Revista EUBCA. Vol. 19, 55-57.

Gietz, Ricardo Alberto. 1987. El servicio de informacion frente a las necesidades de los usuarios. El caso del SIIT. En Reunion Nacional de Bibliotecarios (23a: 1987: Parana). Trabajos presentados. Parana: ABGRA.

Hurtado, Diego y Analia Busala. 2006. De la "movilizacion industrial" a la "Argentina cientifica": la organizacion de la ciencia durante el peronismo (1946-1955). En Revista Brasileira de Historia da Ciencia. Vol. 4, no. 1, 17-33.

Oteiza, Enrique, dir. 1992. La politica de investigacion cientifica y tecnologica argentina. Historias y perspectivas. Buenos Aires: CEAL.

Parada, Alejandro E. 1997. Manuel Selva y los estudios bibliograficos y bibliotecologicos en la Argentina. Tributo a un maestro olvidado. En Boletin de la Sociedad de Estudios Bibliograficos Argentinos. No. 3, 21-62.

Parada, Alejandro E. 2004. Historia de la Bibliotecologia en la Argentina. En Referencias. Vol. 9, no. 1, 7-11.

Rapoport, Mario. 2000. Historia economica, politica y social de la Argentina (1880-2000). Buenos Aires: Macchi.

RENBU. 1986. Reunion de trabajo de la RENBU. En RENBU Informativo. No. 2, 5-7.

Romanos de Tiratel, Susana. 2008. Paul Otlet, el antepasado olvidado: revision bibliografica I. Aspectos biograficos, historicos y teoricos. En Informacion cultura y sociedad. No. 18, 13-36.

Romanos de Tiratel, Susana. 2008. Paul Otlet, el antepasado olvidado: revision bibliografica II. Aspectos tecnologicos e internacionales. En Informacion cultura y sociedad. No. 19, 13-34.

Sandoval, Armando. 1964. Estado actual de las revistas cientificas y tecnicas latinoamericanas. En Informaciones sobre Documentacion e Informacion Cientificas. Vol. 3, no. 1, 1-12.

Shera, Jesse y Margaret Egan. 1964. Examen del estado actual de la Biblioteconomia y de la Documentacion. En Universidad. No. 61, 1-26.

Urbizagastegui Alvarado, Ruben. 1995. Democratizar la sociedad para democratizar las bibliotecas. En Reunion Nacional de Bibliotecarios (29a: 1995: Buenos Aires). Trabajos presentados. Buenos Aires: ABGRA.

Valle, Enrique del y Luis Saavedra. 1958. Estabilidad de las bibliotecas argentinas. Ensayo de aproximacion legislativa bibliotecaria. Buenos Aires: SAETA.

Biblioteca Institucional Ricardo A. Gietz, Centro Argentino de Informacion Cientifica y Tecnologica--CAICYT-CONICET. Saavedra 15 (C1083ACA)--Buenos Aires, Argentina.

Correo-e: tsolari@caicyt.gov.ar

Articulo recibido: 31-10-2012. Aceptado: 1-10-2013.
COPYRIGHT 2013 Instituto de Investigaciones Bibliotecologicas
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2013 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Solari, Tomas
Publication:Informacion, Cultura y Sociedad
Date:Dec 1, 2013
Words:19782
Previous Article:El bibliotecario como profesional de la informacion: horizontes laborales mas alla de la biblioteca.
Next Article:La investigacion en bibliometria en la Argentina: quienes son y que producen los autores Argentinos que realizan estudios bibliometricos.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters