Printer Friendly

Un ejemplo de manipulacion textual realizada por un editor: la edicion barcelonesa de los Suenos de 1628.

<<An example of textual manipulation: the edition of the Suenos of 1628 published in Barcelona>>

En 1627 se publica en Barcelona Suenos y discursos de verdades descubridoras de abusos, vicios y enganos en todos los oficios y estados del mundo ([B.sub.27]), obra de Francisco de Quevedo que hasta aquel entonces habia circulado solo en forma manuscrita y que habia experimentado una notable difusion (1). Junto a la princeps destacan otras dos ediciones antiguas: Desvelos sonolientos y verdades sonadas (D), impresa en Zaragoza en 1627, y Juguetes de la ninez y travesuras del ingenio, unica edicion reconocida explicitamente por Quevedo, que fue publicada en Madrid en 1631. Estos impresos representan tres estadios fundamentales de la obra, debido a la importancia de las variantes textuales que contienen. Ademas de estas, conocemos otras ediciones publicadas en los mismos anos, la mayoria de las cuales reproducen el texto de la princeps o el de Desvelos, excepto en el caso de la edicion impresa en Barcelona en 1628 por Pedro Lacavalleria--que lleva el titulo Suenos y discursos, o desvelos sonolientos de verdades sonadas descubridoras de abusos, vicios y enganos en todos los oficios y estados del mundo--, cuya filiacion resulta mas complicada y no acaba de ser aclarada del todo.

De hecho, esta edicion apenas ha sido estudiada; Felipe Maldonado se limita a afirmar: <<enmendo el texto de la edicion principe conforme al ofrecido por Desvelos>> (2), y James O. Crosby tambien comenta que el texto deriva del de Barcelona de 1627 <<con numerosas variantes que proceden de Desvelos>> (3). El unico estudio existente sobre esta edicion se encuentra en la Memoria de Licenciatura de Beatriz Gonzalez Lopez, que se centro en el Sueno de la muerte y planteo la posibilidad de que Quevedo hubiera tenido algo que ver con la preparacion del texto contenido en [B.sub.28], porque presenta <<unas particularidades que hacen que lo hayamos considerado como otra version (en la que presumiblemente intervino Quevedo) de la compleja transmision impresa de esta obra>> (4). Ademas, Alfonso Rey observa que:
      Probablemente Quevedo no intervino en esta sorprendente edicion,
   pero ello no asegura que ese remodelado texto le sea totalmente
   ajeno. Sobre la edicion de Politica de Dios I mpresa en Barcelona,
   1629, por Pedro Lacavalleria ha dicho Crosby: <<[he] took pains to
   punctuate the text carefully, and to correct a very large number of
   its errors. The result was an unusually pure text printed in very
   clear type>>. Queda por saber si ese esmerado hibrido titulado
   Suenos y discursos, o desvelos sonolientos se debio exclusivamente
   a la inventiva de Pedro Lacavalleria o si este, como parece que
   ocurrio con su edicion de Politica de Dios, dispuso de algun
   manuscrito autorizado (5).


Asi las cosas, es preciso averiguar la naturaleza del texto de esta edicion, del que se anuncia en la portada: <<Corregido y enmendado agora nuevamente por el mismo autor y anadidas muchas cosas, singularmente en el Sueno de la muerte>>, y establecer en que medida Quevedo podria haber sido responsable de su contenido.

Este testimonio parece contener, como ya destacaron los estudiosos citados, una version del texto intermedia entre la edicion princeps y la de Desvelos. La observacion de la portada y preliminares anticipa esta sensacion, porque ofrece varios elementos que ponen [B.sub.28] en relacion evidente con la primera edicion y con Desvelos, empezando por el titulo en el que se funden los de [B.sub.27] y D aprovechando que coinciden en la palabra verdades. Tambien el nombre del librero, Juan Sapera, es el mismo del de la primera edicion. Ademas, la edicion barcelonesa de 1628 se beneficia de los preliminares legales de la princeps, dado que contiene las mismas aprobaciones y licencias de [B.sub.27] manteniendo tambien las fechas que aparecian en aquella; solo la aprobacion de las adiciones es nueva, y data del 13 de febrero de 1628 (6). Los preliminares literarios tambien reproducen todos los que se encontraban en la primera edicion y anaden el texto <<A don Francisco Jimenez de Urrea>>, que aparece en Desvelos y fue escrito por Lorenzo van der Hammen, quien preparo esa edicion.

El contenido del libro esta compuesto por las cinco partes que forman el conjunto de los Suenos, segun el orden cronologico en el que fueron compuestas: El sueno delJuicio Final, Alguacil endemoniado, Sueno del infierno, El mundo por de dentro y El sueno de la muerte. La disposicion del contenido es la misma que la de la edicion de 1627, mientras que en Desvelos se omitian los textos del Alguacil y del Mundo y se cambiaba el orden de los <<suenos>> que paso a ser: Muerte, Juicio, Infierno. Las obras que incluye, ademas de los Suenos, son todas las de [B.sub.27] (7), a las cuales se anade Casa de locos de amor (considerada apocrifa) (8), que tambien estaba en D, mas una nueva: Prematica del tiempo (atribuida a Quevedo) (9).

En lo que concierne al texto de los Suenos, la collado de los dos que no aparecen en Desvelos--el Alguaal y el Mundo--brinda pocas variantes de [B.sub.28] con respecto a la edicion de Barcelona del 27: se trata de erratas y pequenos cambios que pueden atribuirse al proceso de copia. No hay, por lo tanto, elementos que indiquen que [B.sub.27] no fue modelo de [B.sub.28] para estos dos textos. Los demas <<suenos>>, en cambio, presentan situaciones diferentes entre si, por lo que es preciso analizarlos uno por uno.

En el Sueno del Juicio, primero de la serie, el texto de [B.sub.28] no suele apartarse del de [B.sub.27] y se acerca mucho mas a este que al de Desvelos. Sin embargo, hay que destacar que D no presenta muchas lecturas privativas en lo relativo a esta pieza, e incluso reproduce casi todos los errores de copia presentes en [B.sub.27], Dos de ellos, que se registran tambien en [B.sub.28], tienen valor conjuntivo. El primero es el desplazamiento de unas veinte lineas que comprenden dos parrafos enteros (dedicados, respectivamente, al caballero y al sacristan), que se considera error porque, desde un punto de vista estilistico y sintactico, el cambio de un pasaje a otro se desarrolla de manera mas logica en la version que proponen la mayoria de los manuscritos (10):
      le ensenaron el camino de la mano izquierda, dando lugar a unas
   damas [B.sub.27][DB.sub.28][EGHT.sub.1]

      ellos desaparecieron, dando lugar a unas damas [ABH.sub.1]MNORSTU

      ellos desaparecieron, dando lugar a uno de mas C


Este error comun, no facil de detectar durante un proceso de copia, fue identificado ya por Crosby, quien establecio la existencia de un subarquetipo -al que denomino [beta]- del que descienden los manuscritos E, G, H y [T.sub.1] y la princeps (11). Otro error de [B.sub.77] que se mantiene tanto en Desvelos como en [B.sub.28] es la omision que se reproduce a continuacion (12):
      suspensa la tierra temerosa en sus hijos; y cual amenazaba al que
   le enseno con su mal peores costumbres
   [B.sub.27][DB.sub.28][T.sub.1]

      suspensa la tierra temerosa en sus hijos. Los hombres, unos
   tenian los ojos en Dios y otros en si mismos, cual miraba a la
   tierra y cual amenazaba al que le enseno con su mal ejemplo peores
   costumbres [ABCEGHH.sub.1]MNORSTU [ligeras diferencias entre si]


Lo mas probable es que el texto del Juicio que sirvio como base para B2S fuese el que se encuentra en la princeps y no el de Desvelos, porque este ultimo enmienda un error de copia presente en [B.sub.27] que se encuentra tambien en la edicion de 1628:
      y entre otros un letrado no revolver tantas leyes como caldos; y
   un escribano conociendo solo letras que no habia querido solo leer
   [B.sub.27][B.sub.28]

      y entre otros un letrado no revolver tantas leyes como caldos; y
   un escribano comiendo solo letras que no habia querido leer D

      Alli VI un letrado no revolver tantas leyes como caldos; y un
   escribano comiendose letras que no habia querido leer AC

      Alli VI un letrado no revolver tantas leyes como caldos; y un
   escribano comiendo solo letras que no habia querido leer
   [BGHH.sub.1][EMNORSTT.sub.1]U [ligeras diferencias enre si]


El verbo conocer, que carece de sentido en la frase, parece error de transcripcion por comer: el escribano tiene que comerse los escritos que no quiso leer, o solo leer; lo que se explica porque se acusaba a los escribanos de no reproducir fielmente los textos que tenian que copiar (13). El verbo comer, ademas, encaja mejor en las imagenes grotescas de los condenados que rodean al escribano con su pena: el letrado que revuelve caldos en vez de leyes, el medico que pena en un orinal y el boticario en una melecina (14). Ademas, [B.sub.28] coincide con la princeps en la lectura erronea Pretorio en lugar de Peronio, el nombre del escritor romano citado al principio de la pieza, que, al contrario, aparece de manera correcta en Dy en la mayoria de los testimonios manuscritos. Por lo tanto, lo mas probable es que las coincidencias entre [B.sub.27] y [B.sub.28] se deban a que el texto de la segunda se baso en el de la primera, bien en la edicion misma, bien en un antecedente manuscrito. En cambio, las ocasiones en las que [B.sub.28] lee con D frente a la princeps no son muy numerosas; en un solo caso los dos textos enmiendan un error de [B.sub.27]:
      [no les valio] a los sastres decir que habian vestido Jesuses
   [B.sub.27]

      [no les valio] a los sastres decir que habian vestido ninos
   Jesuses [DB.sub.28][ABCGHH.sub.1][EMNORSTT.sub.1]U [ligeras
   diferencias entre si]


Por lo demas se registran unas pocas omisiones comunes, de las cuales se reproducen algunos ejemplos:
      Una casada siete veces [DB.sub.28]

      Una que habia sido casada siete veces
   [B.sub.27][ABCGHH.sub.1][EMNOSTT.sub.1]U

      Una que habia sido siete veces casada R

      Otra que habia sido publica ramera [DB.sub.28]

      Otra dellas que habia sido publica ramera
   [B.sub.27][ABCGHH.sub.1]EMNORST[T.sub.1]U [ligeras diferencias
   entre si]


De la misma manera, las sustituciones introducidas en [B.sub.28] que tambien se encuentran en D no afectan al sentido y resultan aceptables en el contexto en el que se colocan:
      volviedome a un lado halle a un avariento [DB.sub.28]

      volviedome a un lado vi a un avariento
   [B.sub.27][ABCGHH.sub.1][EMNORSTT.sub.1]U [ligeras diferencias
   entre si]

      cuando oigo dar voces a mis pies que me apartase; hicelo, y al
   punto comenzaron a sacar las cabezas muchas mujeres hermosas
   [DB.sub.28]

      al punto que oigo dar voces a mis pies que me apartase y no bien
   lo hice cuando comenzaron a sacar las cabezas muchas mujeres
   hermosas [B.sub.27][EGHT.sub.1]

      cuando oigo dar voces a mis pies que me apartase y no bien lo hice
   cuando comenzaron a sacar las cabezas muchas mujeres hermosas
   [ABCH.sub.1]MNORSTU [diferencias entre si]


Ademas, las adiciones comunes a los testimonios son muy escasas y poco significativas, como se aprecia en los dos casos mas importantes:
      Alego un angel por el boticario que daba de balde a los pobres
   medianas [DB.sub.28]

      Alego un angel por el boticario que daba de balde a los pobres
   [B.sub.27][T.sub.1]

      Alego un angel por el boticario que daba de balde recado a los
   pobres [ABCEGHH.sub.1]MNORSTU [ligeras diferencias entre si]

      [sacristan]

      dijo un diablo que se bebia el aceite de las lamparas y echaba la
   culpa a una lechuza, por lo cual habian muerto sin ella y disfamada
   [DB.sub.28]

      dijo un diablo que se bebia el aceite de las lamparas y echaba la
   culpa a una lechuza, por lo cual habian muerto sin ellas [B.sub.27]

      dijo un diablo que se bebia el aceite de las lamparas y echaba la
   culpa a unas lechuzas, por lo cual habian muerto sin culpa AMORST
   [ligeras diferencias entre si]

      dijo un diablo que se bebia el aceite de las lamparas y echaba la
   culpa a las lechuzas B

      dijo un diablo que hurtaba el aceite de las lamparas y echaba la
   culpa a las lechuzas C

      dijo un diablo que se bebia el aceite de las lamparas y echaba la
   culpa a unas lechuzas, por lo cual habian muerto sin ella EG

      dijo un diablo que bebia el aceite de las lamparas y echaba la
   culpa a unas lechuzas, por lo cual habia muerto sin luz H

      dijo un diablo que bebia el aceite de las lamparas, echaba la
   culpa a una lechuza, con la cual habian muerto sin ella [H.sub.1]

      dijo un diablo que se bebia el aceite de las lamparas y echaba la
   culpa a unas lechuzas, por lo cual las habian muerto sin culpa N

      dijo un diablo que se bebia el aceite de las lamparas y echaba la
   culpa a unas lechuzas, por lo cual habian muerto sin el [T.sub.1]

      dijo un diablo que se comia el aceite de las lamparas y echaba la
   culpa a unas lechuzas U


En el primer ejemplo las tres diferentes lecturas ofrecidas por los testimonios son aceptables: tanto en D y [B.sub.28] como en los manuscritos se explicita el complemento del verbo, que en cambio queda implicito en [B.sub.27] En el segundo ejemplo se reproduce un pasaje que quizas haya experimentado un proceso parecido al fenomeno de difraccion descrito por Contini (15), por lo que habria tenido lugar una serie de errores e intentos de enmienda que resultarian en las diferentes versiones de la frase tal y como se conservan hoy. En su edicion de los Suenos, Arellano reproduce el pasaje de la manera en la que se encuentra en su texto base, B2? pero enmienda el plural ellas con la forma singular ella y explica el sentido del pasaje de la manera siguiente (16):

'robaba el aceite de las lamparas, por lo que las lamparas habian muerto sin tener culpa para ser condenadas a muerte'; ella seria pronombre anaforico que reproduce culpa. Otras lecturas enmiendan el pasaje (en <<habia muerto>>), interpretando que al acusar a la lechuza, matan al ave para que no se siga bebiendo el aceite, y por lo tanto muere inocente, ya que es el sacristan quien lo roba. Ambas podrian ser. Me inclino por la que modifica menos el texto base. Matar una lampara, matar la luz, es apagarla (confrontese Autoridades).

Con respecto a la version de la princeps, [B.sub.28] y D anaden la secuencia <<y disfamada>>, una lectura que explicita el significado del texto. Felipe Maldonado adopto esta variante al fijar el texto de los Suenos en su edicion, para la cual se baso en [B.sub.27] pero enmendo ope ingenii la forma del verbo habian con habia (17). La adicion de D y [B.sub.28] parece derivar de un intento de corregir el pasaje, pero si <<y disfamada>> se refiere a la lechuza y <<habian muerto>> a las lamparas, la frase sigue careciendo de un sentido claro, a menos que se enmiende el verbo auxiliar, como hizo Maldonado.

En lo que atane al Juicio las variantes en las que [B.sub.28] coincide con D no son muchas y no resultan relevantes a la hora de establecer la implicacion de Quevedo en las modificaciones. Aun menos significativas son las escasas lecturas privativas de [B.sub.28], que no parecen mas que erratas o cambios tipicos del proceso de copia; en efecto, los cambios mas importantes son la sustitucion de algunos con los en la frase <<se entraban algunos pobres>>, o de diablos con su sinonimo demonios.

En el caso de El sueno del infierno, [B.sub.28] reproduce, en su mayor parte, el texto de la princeps, al cual incorpora algunas variantes que tambien se encuentran en Desvelos e introduce un numero exiguo de lecturas privativas. Tanto [B.sub.28] como D coinciden con [B.sub.27] en un error de copia que confirma que ambos derivaron de la princeps:
      No acabara yo de contar lo que vi en el camino si lo hubiera de
   decir todo [B.sub.27][DB.sub.28] y[grados]] ya [B.sub.27]

      No acabara yo de contar lo que vi en el camarin si lo hubiera de
   decir todo [EFHH.sub.1]IJKLMU [diferencias entre si]


La sustitucion de camarin por camino se considera error: la variante se encuentra en el parrafo final, cuando el narrador acaba de salir del camarin de Lucifer, mientras que el camino hacia el infierno acaba en la primera parte del texto. Por otro lado, se encuentran casos en los que D y [B.sub.28] coinciden en lecturas correctas frente a las erroneas de la princeps, como en el ejemplo:
   [enamorados:]

      Los mas estaban condenados por Penseque, segun me dijo un diablo.
   <<?Quien es Penseque?--dije yo--, ?que genero de delito?>>. Riose y
   replico: <<No es sino que se destruyen fiandose de fabulosos
   semblantes, y luego dicen: "Pense que no me obligara">> [DB.sub.28]
   que] o que [B.sub.28]

      Los mas estaban descuidados por Penseque, segun me dijo un
   diablo. <<?Quien es Penseque--dije yo--o que genero de delito?>>.
   Riose y replico: <<No es sino que se destruyen fiandose de
   fabulosos semblantes, y luego dicen: "Pense que no me obligara">>
   [B.sub.27]

      Los mas estaban destruidos por Penseque, segun me dijo un diablo.
   <<?Quien es Penseque--dije yo--o que genero de delito?>>. Riose y
   replico: <<No es sino que se destruyen fiandose de fabulosos
   semblantes, y luego dicen: "Pense que no me obligara">>
   [EFHH.sub.1][IJKLMT.sub.1]UVW [diferencias entre si]


La lectura descuidados de B77 no encaja en el contexto; la respuesta del diablo, ademas, aclara de manera definitiva que el texto requiere la leccion de los testimonios manuscritos o la de Desvelos y [B.sub.28]

Es oportuno observar que el texto contenido en Desvelos no se aparta del de la princeps en muchas ocasiones, pero cuando eso ocurre se dan algunos casos de variantes significativas, sobre todo en forma de anadidos. La edicion del 1628 presenta todos los anadidos mas importantes de D y algunas de sus variantes paliativas. En el texto de Desvelos se insertaron cambios para aligerar la critica contra algunos oficios (18), especialmente en el Infierno donde se alivia la satira que tiene como objeto los sastres; ocurre, por ejemplo, en el pasaje siguiente, donde se anade una especificacion que limita la critica solo a aquellos que, entre ellos, son malos:
      Ved cuales son los sastres que son malos [DB.sub.28]

      Ved cuales son los sastres [B.sub.27][EFHH.sub.1]
   [IJKLMT.sub.1]UVW


Sin embargo, no todas las veces en las que en Desvelos se encuentran modificaciones por razones de censura se corresponden con un cambio en el texto de [B.sub.28], como muestra el siguiente caso:
      Fui entrando poco a poco entre unos sastres que habian vivido mal
   y se me llegaron, que iban medrosos de los diablos D

      Fui entrando poco a poco entre unos sastres que se me llegaron,
   que iban medrosos de los diablos
   [B.sub.27][B.sub.28][EFHH.sub.1][IJKLMT.sub.1]UVW [ligeras
   diferencias entre si]


Ademas, en D se elimino el parrafo sobre las prostitutas (<<Pero el pleito mas intricado y el caso mas dificil que yo vi en el infierno fue el que propuso una mujer condenada [...] pues lo hacemos asi, ?de que nos culpan?>>), y en la frase que le sigue, la secuencia con la cual se asocian los escribanos a ladrones (<<como nombraron ladrones>>); no obstante, en [B.sub.28] esta parte se conserva tal y como aparece en [B.sub.27] De esto se deduce que la persona que se ocupo del texto de la edicion de 1628 no tenia especial preocupacion en censurarlo.

Los anadidos amplios de D que tambien estan en [B.sub.28] son cinco, de los cuales he seleccionado tres. El primero se encuentra en el parrafo sobre el librero:

era su tienda el burdel de los libros, pues todos los cuerpos que tenia eran de gente de la vida, escandalosos, burlones. No queria sino discursos de ociosos y leyenda de vagamundos, y, como trataba de embarazar la memoria y el entendimiento con escandalos de buen saber, gano de comer y gano de penar. No dio posada jamas a autor de la letania, ni del calendario; solo hospedo al Febo y a Esplandian y a otros tales. Y habia un rotulo que decia: <<Aqui se vende tinta fina y papel batido y dorado>> pudiera condenar a otro que hubiera menester mas apetito por ello [DB.sub.28]

era su tienda el burdel de los libros, pues todos los cuerpos que tenia eran de gente de la vida, escandalosos y burlones. Un rotulo que decia: <<Aqui se vende tinta fina y papel batido y dorado>> pudiera condenar a otro que hubiera menester mas apetitos por ello [B.sub.27][EFHH.sub.1][IJKLMT.sub.1]UVW [ligeras diferencias entre si]

El librero es acusado de vender obras de mala calidad solo porque garantizan un beneficio economico. En la version de [B.sub.27] y de los manuscritos este aspecto se expresa a traves del chiste basado en la metafora de la tienda como burdel, que crea una dilogia con cuerpos. Aqui la referencia al tipo de libros / cuerpos que el librero vende se mantiene a nivel general: <<gente de la vida, escandalosos y burlones>>. En cambio, en D se anaden elementos que refuerzan la critica contra el librero, nombrando esas tipologias de obras de exito comercial que solian llenar las tiendas: discursos y leyendas de vagabundos, libros de letanias, calendarios y libros de caballeria (Caballero del Febo y Esplandian).

Es dificil determinar con seguridad la autoria de esta variante; no puede excluirse que la haya insertado Quevedo con la finalidad de ampliar la critica a los libreros y, al mismo tiempo, especificar cuales son las obras que se consideran <<escandalos de buen saber>>. Sin embargo, tampoco se puede descartar la posibilidad de que se trate de una intervencion de Van der Hammen, quien declaro haber modificado el texto de Desvelos (19), porque en el pasaje no hay rasgos estilisticos determinantes que permitan atribuirlo a Quevedo. La procedencia de este anadido resulta, por lo tanto, ambigua.

En cambio, la segunda adicion que se considera, insertada en la parte dedicada a los bufones, presenta algunos aspectos que recuerdan el usus scribendi quevediano:
      Al fin, de todos estados entran en el numero de los bufones y por
   eso hay tantos; que, bien mirado, en el mundo todos sois bufones,
   pues los unos os andais riendo de los otros, y en todos, como digo,
   es naturaleza y en unos pocos oficio. Estos tienen parte en todas
   las desgracias, son inducidores de malos sucesos, persuaden la
   confianza y el descuido, moscas son de la buena dicha, hormigas de
   la riqueza, golondrinas de los gustos. <<?Quien son--dije
   yo-aquellos picaros que estan en tanto desprecio en aquel lado?>>.
   <<Estos--dijo--son los quitapelillos, aduladores de poquito,
   lisonjeros de la pelusa, son arrabales de estos tacanos, que
   contrahaciendo verdades, destruyen los poderosos monederos falsos
   de las almas. Fuera de estos hay bufones desgranados y bufones en
   racimo [DB.sub.28] la pelusa] pelusa [B.sub.28]

      Al fin, de todos estados entran en el numero de los bufones y por
   eso hay tantos; que, bien mirado, en el mundo todos sois bufones,
   pues los unos os andais riendo de los otros, y en todos, como digo,
   es naturaleza y en unos pocos oficio. Fuera de estos hay bufones
   desgranados y bufones en racimo
   [B.sub.27][EFHH.sub.1][IJKLMT.sub.1]UVW [ligeras diferencias entre
   si]


La adicion contiene una serie de atributos referidos a los bufones que lo son por oficio y, ademas, inserta los personajes de los quitapelillos. Los bufones de oficio se caracterizan a traves de una acumulacion de atributos, que incluye una serie de metaforas con las que se comparan a moscas, hormigas y golondrinas. Es verdad que ninguna de estas metaforas requiere un particular esfuerzo de interpretacion, como normalmente la agudeza de las comparaciones quevedianas demanda. A pesar de esto, como senala Nolting-Hauff (20), de manera parecida se aplican comparaciones caricaturescas en Discurso de todos los diablos, donde un chismoso es <<polilla de la quietud>> y <<un maldiciente, picaza de la honra>> (21).

Ademas, la adicion introduce los quitapelillos, personajes de gusto quevediano, tambien presentes en Vida de corte y oficios entretenidos en ella: <<Rondan enjertos en senores, a quienes quitan pelillos>> (22). Los quitapelillos son <<aduladores de poquito>> y <<lisonjeros de pelusa>>, ambas imagenes dilogicas. La primera se refiere a la poqueza de lo que buscan: los pelillos (los quitapelillos se llaman asi porque es como si andaran <<quitando las motas de ropa>>, Aut.) y la riqueza material. En la segunda, pelusa es otra vez alusion a los pelillos, pero tambien al dinero (Aut.) (23). Asimismo, la caracterizacion de estos personajes como <<arrabales de estos tacanos>> (estos quizas se refiera a los bufones que lo son por oficio) encaja perfectamente en el estilo de Quevedo, que en otras ocasiones empleo la palabra con el sentido de asentaderas. Por ejemplo, lo hizo en La Fortuna con seso y la Hora de todos, donde se lee: <<Al ruido subio un alguacil con todos sus arrabales>>; aqui la palabra arrabales se aplica de manera despectiva al sequito del alguacil, que son el escribano y los corchetes (24); asimismo este termino lo utiliza el autor en el romance A/ que de la guardia ha sido: <<Abril, que febrereaba, / ayer empezo a mayar, / y hoy, a manera de marzo, / nos ha vuelto el arrabal>> (25).

Finalmente, para la imagen de <<monederos falsos>> se encuentra un pasaje paralelo otra vez en La Fortuna con seso y la Hora de todos, donde se dice que los senadores <<se trataban de monederos falsos de la verdad>>, una metafora de su corrupcion (26). En la variante de D y [B.sub.28] los <<poderosos monederos falsos de las almas>> son aquellos que estan rodeados por los quitapelillos y sus mentiras. Los monederos falsos son los que fabrican monedas falsas (Aut.), y los poderosos lo son de las almas, porque en vez de ser un ejemplo de virtud y representar asi un bien trascendente, solo pueden ofrecer bienes materiales. En suma, en el pasaje insertado en el parrafo sobre los bufones se encuentran muchos rasgos propios del estilo quevediano que, en conjunto, refuerzan la idea de que puede tratarse de una variante de autor.

Por ultimo, se analiza la interpolacion situada en la parte en la que se condena a un hidalgo. Aqui un diablo afirma que las cosas que hacen ridiculos a los hombres son la nobleza, la honra y la valentia, ofreciendo luego una explicacion para cada una de ellas. La variante del texto de Desvelos amplia y sustituye una parte de los ejemplos aportados por el diablo a su afirmacion de que los hombres entienden las cosas al reves en lo que atane a la valentia:
      Asi, hombres que todo lo entendeis al reves, bobo llamais al que
   no es codicioso; entretenido, al maldiciente; sabio llamais al mal
   acondicionado; al vergonzoso, hombre para poco; al santo, hipocrita
   y figura; al ladron, cortesano; y al hombre de verdad, pesado; a la
   mujer honrada, necia; y a la infame ramera, mujer de garbo;
   valiente al blasfemo y revoltoso traidor; y cobarde al que con
   compuestas costumbres, escondido de las ocasiones, no da lugar a
   que le pierdan el respeto [DB.sub.28]

      Asi los hombres, que todo lo entendeis al reves, bobo llamais al
   que no es codicioso, alborotador, maldiciente; y sabio llamais al
   mal acondicionado, perturbador y escandaloso; valiente al que
   perturba el sosiego y cobarde al que con bien compuestas
   costumbres, escondido de las ocasiones, no da lugar a que le
   pierdan el respeto [B.sub.27][EFHH.sub.1][IJKLMT.sub.1]UVW [ligeras
   diferencias entre si]


Antes de comentar la adicion presente en D y [B.sub.28], es preciso notar que los tres testimonios impresos leen de una manera que parece erronea al transcribir codicioso en vez de sedicioso, variante de los manuscritos, dado que <<se trata de un pasaje relativo a la ira, donde la sedicion esta mucho mejor que la codicia>> (27). Asimismo, muestran cierta incoherencia los terminos introducidos por D y [B.sub.28]: el diablo esta hablando de la valentia y de como los hombres confunden el verdadero coraje, que es <<la caridad para vencer la fiereza, especialmente la fiereza de uno mismo>> (28), con hazanas motivadas por el miedo. Sin embargo, en los textos de Desvelos y de la edicion del 28 se amplia la lista que aparece en los demas testimonios con una serie de ejemplos que no tienen nada que ver con la valentia y se alejan del campo semantico del coraje y de la guerra. Ello plantea la posibilidad de que la variante sea ajena al autor y, en consecuencia, de la presencia en Desvelos y en [B.sub.28] de modificaciones importantes introducidas por el autor junto a otras procedentes de la mano de otra persona.

Otra vez se observa que las lecturas privativas de [B.sub.28] en el Sueno del infierno, como en el Juicio, son muy pocas, especialmente si se considera la notable amplitud de esta pieza. Se trata, sobre todo, de variantes que podrian haberse introducido tanto consciente como inconscientemente, como, por ejemplo, unas seis omisiones que afectan a particulas linguisticas (los, yo, toda, otro, aun), y algunas sustituciones no significativas para el texto, como quien por que (en la frase: <<Dime--dije yo--que eres>>), o la preposicion por en lugar de en (en la frase: <<no se ven en el camino>>). Asimismo, en lo que concierne a las lecturas privativas de claro caracter <<redaccional>> (29), se observa que estas tampoco implican modificaciones relevantes:
      parecia que los ojos con lagrimas podian ablandar los penascos
   [B.sub.28]

      parecia que los ojos con lagrimas osaban ablandar los penascos
   [B.sub.27][DEFHH.sub.1][IJKLMOT.sub.1]UVW [diferencias entre si]

      [poetas:]

      ducientos mil dellos en una jaula, que llaman los orates en el
   infierno [B.sub.28]

      cien mil dellos en una jaula, que llaman los orates en el
   infierno [B.sub.27][DEFHH.sub.1][IJKLMT.sub.1]UVW [diferencias
   entre si]


Se encuentra, ademas, un unico anadido:
      ni le pude topar--con mirarlo con cuidado--en todo el camino
   [B.sub.28]

      ni le pude topar en todo el camino [B.sub.27][DEFHH.sub.1]
   [IJKLMT.sub.1]UVW [ligeras diferencias entre
   si]


En suma, las variantes mas importantes de [B.sub.28] con respecto a la princeps y a los manuscritos son aquellas que comparte con Desvelos, porque sus lecturas privativas no constituyen mejoras apreciables para el texto. La impresion que surge de lo que se ha analizado hasta ahora es que Quevedo modifico, en efecto, el texto de los Suenos, pero que estos cambios se introdujeron ya en el texto editado en Desvelos, donde las variantes de autor se mezclaron con las insertadas, presumiblemente, por Van der Hammen.

El Sueno de la muerte se diferencia de los anteriores por el elevado numero de variantes textuales en las que [B.sub.28] coincide con Desvelos; estas variantes conciernen a diferentes aspectos y niveles textuales, desde minuciosos detalles hasta lugares mas amplios. Sin embargo, es probable que tambien en el caso de Muerte tanto D como [B.sub.28] tuvieran la princeps como texto base; hecho sugerido por el siguiente error conjuntivo:
      Procurado he pedir el estilo, y sazonar la pluma con curiosidad
   [B.sub.27][DB.sub.28]

      Procurado he pulir el estilo y sazonar la pluma con curiosidad
   [A.sub.1][H.sub.1]PQ [ligeras diferencias entre si]


El error se encuentra en el texto de la dedicatoria a Mirena Riqueza, que en todos los manuscritos (excepto / que carece de el), en [B.sub.27] y en [B.sub.28] precede al Sueno de la muerte, mientras que en D se encuentra al principio, a modo de texto preliminar de la obra. Los tres impresos sustituyen pulir por pedir, un verbo que carece de sentido en la frase. En el texto de Muerte no se encuentran otros errores en los que D coincida con [B.sub.27]; casi siempre [B.sub.28] lee con Desvelos frente a los errores que se encuentran en el texto de la primera edicion, excepto en el caso de esta omision:
      [medicosi]

      destierran las almas, pues las sacan de la tierra de sus cuerpos
   sin alma y sin conciencia [B.sub.27][B.sub.28]

      destierran las almas, pues las sacan de la tierra de sus cuerpos,
   y entierran sus cuerpos sin almas y sin conciencia
   [DA.sub.1][H.sub.1]JPQ [ligeras diferencias entre si]


Es cierto que, al tratarse de un salto de igual a igual, el error podria ser poligenetico. Con todo, considerando que todos los indicios apuntan a que el texto de B2S deriva del de la princeps parece mas probable que el error se deba a que quien preparo la edicion de 1628 no se dio cuenta de la presencia, en su texto base, de esta omision que afecta negativamente al sentido del pasaje.

Como ya hubo ocasion de destacar al principio, en la portada de B2S se anuncia la presencia de anadidos en el Sueno de la muerte. Asimismo, en la <<Tabla de lo que contiene este libro>>, el titulo de esta pieza esta acompanado por la indicacion: <<Y sus adiciones, singularmente fol. 69 y fol. 85 y fol. 86>>. La adicion del folio 69 hace referencia, muy probablemente, al parrafo en el que el narrador comenta el estado de la paz en el mundo. Dicho parrafo se omite en la edicion de Barcelona de 1627 y en uno de los cinco manuscritos, pero se encuentra en los demas manuscritos y en Desvelos; en el el marques de Villena pregunta al narrador si todavia hay paz en el mundo y este contesta, con cierta amargura, que si y aprovecha para criticar la situacion politica contemporanea:
      Torna a tapar que en tiempo de paz mandaran los poltrones,
   medraran los vicios, valdran los ignorantes, gobernaran los
   tiranos, tiranizaran los letrados, letradeara el interes; porque la
   paz es amiga de picaros.


Hay dos razones posibles por las cuales [B.sub.27] omitio este pasaje: para censurar unas observaciones atrevidas sobre la realidad politica de la epoca o por error de copia. Crosby opina que se trato de una supresion intencional:
      fue obra de alguien que queria eliminar del Sueno la critica
   politica a la paz que en aquel momento gozaba Espana (1620-1621), y
   que generalmente se atribuia a la actuacion del duque de Lerma,
   valido de Felipe III, y a la del conde-duque de Olivares, valido de
   Felipe IV (30).


Tambien hay que considerar que el pasaje suprimido empieza y acaba con la frase <<dime primero>>, aspecto que pudo confundir al copista; aunque la distancia entre las dos recurrencias es considerable, lo que reduce la probabilidad de que se trate de una omision por salto de igual a igual. De todas maneras, si se considera que el Sueno de la muerte fue redactado casi con seguridad en 1621 (31), a la luz de la referencia a las circunstancias historicas, esta parte se encontraria ya en el texto original y habria sido omitida mas tarde.

La adicion de los folios 85 y 86 es amplia y contiene una serie de parrafos que satirizan a personajes procedentes del refranero popular. Es probable que esta parte del texto se deba al autor; no obstante, ademas de encontrarse en D, tambien esta presente en uno de los dos manuscritos que conservan el <<sueno>> entero (en tres de los manuscritos de Muerte falta la parte final). Es conocida y abundantemente estudiada la aversion de Quevedo a estas muletillas del lenguaje, que el autor ridiculiza en muchas de sus obras, especialmente en el Cuento de cuentos, en el cual el autor dice haber <<sacado a la verguenza todo el asco de nuestra conversacion>> (32). El aspecto que parece confirmar que el anadido es atribuible a Quevedo es la presencia en el de algunos rasgos caracteristicos de su usus scribendi. Por ejemplo, la critica a los sastres como mentirosos se ajusta perfectamente al tipo de satira que el autor propone sobre este oficio (en cada una de las diferentes piezas que componen los Suenos se encuentran ataques dirigidos a los sastres) (33):
      Vargas le repondio: <<Tiempo hay para eso, y en casa nos
   quedamos, dejadme ahora por vuestra vida, que ando averiguando cual
   fue primero: la mentira o el sastre. Porque si la mentira fue
   primero, ?quien lo pudo decir si no habia sastres?; y si fueron
   primero los sastres, ?como pudo haber sastres sin mentira? Que en
   averiguandolo esto volvere al punto>> [DB.sub.28][H.sub.1]
   [diferencias entre si]


Otro pasaje que resulta significativo a la hora de establecer el caracter autorial de la adicion sobre los personajes procedentes de refranes es el siguiente:
      [Matalascallando:]

      yo me he de llamar Resuscitalascallando. Y no que anden ahi unos
   mozuelos con unas lenguas de portante matando a cuantos los oyen, y
   asi hay infinitos oidos con mataduras

      [DB.sub.28][H.sub.1] llamar] llamar de aqui adelante [H.sub.1]


Como senala Arellano, hay <<un juego sobre portante 'paso un tanto acelerado de las caballerias' (que aqui apunta al demasiado hablar) y matar 'quitar la vida, por el cansancio y fastidio del hablar demasiado' y 'hacer mataduras, llagas en las caballerias', relacionado con portante, y como se continua luego en "oidos con mataduras">> (34).

Si se considera que los manuscritos forman parte de una fase diferente y, probablemente, anterior a la impresa, podemos afirmar que ninguna de las dos adiciones constituye una aportacion nueva para el texto; por lo tanto, el hecho de que estos pasajes se anuncien como anadidos tanto en la portada como en la tabla hace pensar que el editor de [B.sub.28] tenia el texto de la princeps como termino de comparacion.

Entre las variantes que [B.sub.28] comparte de manera exclusiva con Desvelos, el cambio mas importante se situa en la parte final del <<sueno>>: se trata del episodio en el que el narrador encuentra al personaje de don Diego de Noche. En todos los testimonios excepto [B.sub.28] y D el narrador encuentra a don Diego de Noche dos veces, mientras que en Desvelos y en [B.sub.28] estas dos partes estan fundidas en una: con respecto al texto de [B.sub.27] y de los manuscritos hay un desplazamiento de la primera parte que se retrasa en el texto para integrarla en la segunda. En [B.sub.27] y en los manuscritos, don Diego de Noche aparece despues del personaje de la duena Quintanona; a el se dedican dos folios y sale de escena con estas palabras: <<Desaparecio aquel caballero y vision, y dio gana de comer a los muertos>>. Se introducen entonces otros personajes, empezando por Cochitehervite, que ocupan cuatro folios y medio hasta que la voz narradora vuelve a encontrarse con Diego de Noche. Esta vez el encuentro ocupa el espacio de un parrafo. En Desvelos y [B.sub.28] el cambio de orden es causa de que la frase con la que desaparece don Diego se emplee, con alguna modificacion, para cerrar el episodio de la duena: <<Desapareciose con esto aquella patarata infernal, porque a los muertos dio gana de comer; cuando se llego a mi>>; se introduce entonces a Cochitehervite y la sucesion de personajes que este encabeza. Cuando el ultimo de ellos ha desaparecido, se presenta don Diego de Noche y le sigue la larga interpolacion sobre los personajes procedentes de refranes.

Hay un detalle en este cambio que hace que se considere como un empeoramiento del texto: se trata de la manera en la que desaparece la duena con la frase <<porque a los muertos dio gana de comer>>. Como comento Crosby, esta imagen hace referencia al hecho de que en el pasaje sobre Diego de Noche <<se satiriza a este como hambriento [...] En cambio, la referida transposicion despojo a estas palabras de su razon de ser, cosa que el editor de Desvelos no logro percibir, y por lo tanto lo dejo sin subsanar. El estrago atestigua su intervencion>> (35).

A partir de este punto, [B.sub.28] coincide practicamente siempre con D, lo que hace pensar que, despues del cambio de orden que se acaba de comentar, quien preparo la edicion del 28 paso a copiar directamente de Desvelos y utilizo la princeps solo para corregir dos evidentes errores de D que se situan en el mismo pasaje:
      Mas precio haberte visto--dije yo--que a cuanto tengo. !Oh
   estomago aventurero! !Oh gaznate de rapina! !Oh panza al trote! !Oh
   susto de los banquetes! [B.sub.27][B.sub.28][A.sub.1][H.sub.1]
   [ligeras diferencias entre si]

      Mas parecio haberte visto--dije yo--que a cuanto tengo. !Oh
   estomago aventurero! !Oh gaznate de rapina! !Oh panza al trote! !Oh
   justo de los banquetes! D


Me inclino a pensar que, a causa de los cambios en el orden del texto y de la inclusion del largo anadido, el responsable de la edicion de 1628 opto por seguir definitivamente el texto contenido en Desvelos.

Por lo que se ha observado hasta ahora, no hay razones para creer que esta persona haya podido ser Quevedo o que el autor haya participado, directa o indirectamente, en este proceso. En primer lugar, en las cinco piezas que componen el conjunto de los Suenos, las lecturas privativas de [B.sub.28] son escasas y no signifitivas: en ningun caso se encuentran enmiendas de errores de la princeps o variantes que mejoren el texto de esta. En lo que concierne a las coincidencias de [B.sub.28] con D, en el Sueno del Juicio las dos ediciones comparten algunas pequenas modificaciones de valor equipolente, que, en algunos casos, corrigen errores o lecturas poco claras de la princeps, pero que no son lo suficientemente significativas como para atribuirselas al autor. En el Sueno del infierno, la edicion de 1628 presenta todas las adiciones de Desvelos, pero si es verdad que algunas de ellas tienen caracter autorial, hay otras que resultan de atribucion dudosa. Es este el aspecto que confirma que Quevedo no participo en la elaboracion del texto de [B.sub.28] y que lleva a descartar que se trate de una version autorial intermedia entre la princeps y Desvelos. Esto se confirma al analizar el Sueno de la muerte, donde la edicion de 1628 incluye un claro empeoramiento ya presente en Desvelos.

A la luz de los datos recogidos, puede afirmarse que Bgg es una cuidadosa taracea preparada con el texto de la edicion principe y el de Desvelos. La persona que llevo a cabo esta tarea lo hizo con la intencion de ofrecer un texto nuevo y diferente con respecto a los que contenian las ediciones de los Suenos que ya se podian encontrar en las librerias. Fuera del reino de Castilla, donde los controles no eran tan estrictos, los editores se tomaban la libertad de aprovechar la fama de una obra o de un escritor, asi como de hacer los libros mas atractivos insertando cambios que dieran a los lectores la impresion de que se trataba de nuevas versiones o de textos modificados por el autor. Por esta razon podia ocurrir que se cambiaran los titulos de las obras o que se atribuyeran a los autores mas famosos textos redactados por escritores poco conocidos (36).

En este contexto se situa la actividad del editor de [B.sub.28], quien quiso explotar el interes de los lectores alrededor de los Suenos brindando una version nueva de la obra (37). Con este objetivo trabajo para enmendar y enriquecer el texto que se encontraba en la princeps eligiendo algunas de las variantes presentes en otra edicion, la de Desvelos, aparentemente segun lo que era su gusto y juicio. Sin embargo, no se dio cuenta de que en la edicion zaragozana las variantes de Quevedo se mezclan con otras procedentes de otra mano, que deterioran el texto (38).

[ILUSTRACION OMITIR]

Irene Bertuzzi

Universidad de Santiago de Compostela

Depto. de Literatura Espanola, Teoria da Literatura e Linguistica Xeral

Avda. Castelao, s.n.

15782 Santiago de Compostela

irenebertuzzi@yahoo.it

RECIBIDO: 11-6-2013 / ACEPTADO: 2-9-2013

BIBLIOGRAFIA

Azaustre Galiana, A., <<Fuentes y su filiacion>>, Prematica del tiempo, en Obras completas en prosa, Madrid, Castalia, 2007, II, 1, pp. 69-83.

Contini, G., Breviario di ecdotica, Milano / Napoli, Riccardo Ricciardi editore, 1986. Crosby, J. O., La tradicion manuscrita de los <<Suenos>> de Quevedo y la primera edicion, West Lafayette, Indiana, Purdue University Press, 2005.

Eguia Armenteros, D., <<Un manuscrito desconocido de los Suenos de Francisco de Quevedo>>, Manuscrt.Cao, 9, 2010, disponible en http://www.edobne. com/manuscrtcao/un-manuscrito-desconocido-de-los-suenos/

Gacto Fernandez, E., <<Sobre la censura literaria en el s. XVII: Cervantes, Quevedo y la Inquisicion>>, Revista de la Inquisicion, 1, 1991, pp. 11-61.

Gonzalez Lopez, B., La ransmision textual del <<Sueno de la muerte>> en las ediciones de 1627y 1628, Santiago de Compostela, Memoria de Licenciatura, 1994. Haley, G., <<The earliest Dated Manuscript of Quevedo's Sueno del Juicio final>>, Modern Philology, 67, 1969-1970, pp. 238-262.

Lara Garrido, J., <<Un nuevo manuscrito de la "Casa de locos de amor", apocrifo quevediano>>, Analecta Malacitana, 9, 2, 1986, pp. 419-433.

Moll, J., <<Problemas bibliograficos del libro del Siglo de Oro>>, Boletin de la Real Academia Espanola, 59, 1979, pp. 49-108.

Nolting-Hauff, I., Vision, satira y agudeza en los <<Suenos>> de Quevedo, Madrid, Gredos, 1974.

Quevedo, F. de, Cuento de cuentos, ed. A. Azaustre Galiana, en Obras completas en prosa, Madrid, Castalia, 2003, i, 1, pp. 19-77.

Quevedo, F. de, Discurso de todos los diablos, o infierno emendado, ed. A. Rey, en Obras completas en prosa, Madrid, Castalia, i, 2, 2003, pp. 469-560.

Quevedo, F. de, Juguetes de la ninez, ed. I. Arellano, en Los Suenos, Madrid, Catedra, 2007 [1991], pp. 407-549.

Quevedo, F. de, La Fortuna con seso y la Hora de todos. Fantasia moral, ed. L. Schwartz, en Obras completas en prosa, Madrid, Castalia, 2003, i, 2, pp. 561-810.

Quevedo, F. de, Obra poetica, ed. J. M. Blecua, Madrid, Castalia, 1969-1981, 4 vols.

Quevedo, F. de, Suenos y discursos, ed. F. C. R. Maldonado, Madrid, Castalia, 1972.

Quevedo, F. de, Suenos y discursos, ed. J. O. Crosby, Madrid, Castalia, 1993, 2 vols.

Quevedo, F. de, Suenos y discursos de verdades sonadas, descubridoras de abusos, vicios y enganos en todos los oficios y estados del mundo, ed. I. Arellano, en Obras completas en prosa, Madrid, Castalia, 2003, i, pp. 186-467, II, pp. 860-872.

Quevedo, F. de, Vida de corte y oficios entretenidos en ella, ed. A. Azaustre Galiana, en Obras completas en prosa, Madrid, Castalia, 2007, II, 1, pp. 319-347.

Rey, A., <<Las variantes de autor en la obra de Quevedo>>, La Perinola, 4, 2000, pp. 309-344.

Vega Garcia-Luengos G., <<Calderon, nuestro problema (bibliografico y textual): mas aportaciones sobre las comedias de la Segunda parte>>, en Ayer y hoy de Calderon.. Actas seleccionadas del Congreso Internacional celebrado en Ottawa del 4 al 8 de octubre del 2000, ed. J. M. Ruano de la Haza y J. Perez Magallon, Madrid, Castalia, 2002, pp. 37-62.

(1.) Esto ocurrio especialmente con las primeras tres obras que forman parte de la serie. El elevado numero de manuscritos que hoy se conservan y la enorme cantidad de variantes textuales que presentan sugieren que debieron de copiarse muchas veces. Sobre la difusion del Sueno del Juicio final aporta datos interesantes George Haley, 1969-1970.

(2.) Ver la edicion de los Suenos de Maldonado, 1972, p. 45.

(3.) Ver la relacion sobre los testimonios impresos de los Suenos que hace Crosby en su edicion de la obra, 1993, p. 787.

(4.) Gonzalez Lopez, 1994, p. 141.

(5.) Rey, 2000, p. 330.

(6.) En las reediciones era muy frecuente la reproduccion de los preliminares legales de una edicion anterior (Moll, 1979, p. 53).

(7.) Se trata de las siguientes: Carta del caballero de la tenaza, El cabildo de los gatos y Romance al nacimiento del autor.

(8.) Sobre la atribucion de esta obra ver Lara Garrido, 1986.

(9.) Antonio Azaustre, 2007, p. 69, quien edito Prematica del Tiempo, afirma que <<es una obra que presenta dos fases de redaccion. La primera de ellas esta testimoniada por la tradicion manuscrita, que ofrece un texto con veintiun itemes. La segunda la constituyen B y los textos recogidos en ediciones posteriores. Esta redaccion anade veitiun itemes que no estaban en los manuscritos, y carece de dos de los que aquellos contenian. Ademas los itemes que comparte con los manuscritos son mas extensos en esta version impresa, que los reformula y amplia>> (la sigla B es la que Azaustre asigna a la edicion barcelonesa de 1628).

(10.) Para los manuscritos se utilizan las siglas que les asigno Crosby (1993, pp. XVII-XIX), excepto en el caso de [H.sub.1] y [T.sub.1], dos testimonios de descubrimento reciente que el estudioso desconocia.

(11.) Crosby, 2005, p. 19.

(12.) El error esta presente tambien en el testimonio manuscrito Tp que guarda una estrecha relacion con [B.sub.27] A este proposito, ver Eguia, 2010.

(13.) Crosby, 1993, p. 1025.

(14.) El pasaje al que me refiero es el siguiente (cito por la edicion de Arellano, 2003, pp. 242-243): <<un letrado revolviendo no tanto leyes como caldos; un escribano comiendo solo letras que no habia querido solo leer en esta vida [...] un medico penando en un orinal y un boticario en una melecina>>.

(15.) Contini, 1986, pp. 101-102.

(16.) Lo explica en la nota al pie relativa a este pasaje (2003, pp. 239-240).

(17.) Su version del pasaje es la siguiente: "dijo un diablo que se bebia el aceite de las lamparas y echaba la culpa a una lechuza, por lo cual habia muerto sin ella y disfamada" (1972, p. 84). Crosby reproduce el texto presente en el manuscrito A, explica que era creencia popular que las lechuzas bebian el aceite de las lamparas de las iglesias y anade: "La supuesta actividad de las lechuzas se tenia por algo muy feo [...] La idea de que las lechuzas habian muerto sin culpa encierra una gran ironia, pues desde la epoca romana se les habia tenido por simbolo sumamente negativo" (1993, pp. 1015-1016).

(18.) A proposito de estas modificaciones, cabe tener en cuenta que algunos censores denunciaban aquellos escritos "que descalificaran en bloque a una concreta profesion o a un determinado sector social" (Gacto, 1991, p. 38). A pesar de que se trata de una regla que aparece solamente en el Indice de 1640, hay razones para creer que venia aplicandose con anterioridad (ver Gacto, 1991, p. 38).

(19.) En la edicion de Desvelos el texto de la obra esta precedido por una carta de Van der Hammen que empieza con las palabras siguientes: <<Remito a vuestra merced esos Suenos del amigo, como prometi, y le aseguro se pueden ahora leer sin escrupulo, porque los he corregido por los originales que en mi libreria tengo, y aun yo mismo he escrito gran parte, como lo dira la letra>>.

(20.) Nolting-Hauff, 1974, p. 256.

(21.) Quevedo, Discurso de todos los diablos, p. 547.

(22.) Quevedo, Vida de corte y oficios entretenidos en ella, p. 324.

(23.) La misma dilogia es utilizada por Quevedo en el romance Varios linajes de calvas: <<Madres, las que teneis hijas, / ansi Dios os de ventura, / que no se las deis a calvos, / sino a gente de pelusa>> (cito por la edicion de Blecua, num. 703, vv. 1-4).

(24.) Es esta la interpretacion que ofrece Schwartz en la nota a pie de pagina que corresponde a este pasaje en su edicion de la obra (p. 651).

(25.) Vuelvo a citar por la edicion de Blecua (num. 681, vv. 113-116).

(26.) Una vez mas, remito a la nota de Schwartz (p. 606).

(27.) Asi lo explica Arellano (2003, p. 864), quien, por esta razon, enmienda su texto base, [B.sub.27] con la lectura de Juguetes, que es tambien la que aparece en los manuscritos (2003, p. 300). De la misma manera enmienda Maldonado en su edicion, 1972, p. 125.

(28.) Arellano, 2003, p. 300.

(29.) El sintagma <<variante redaccional>> se utiliza segun la definicion ofrecida por Alfonso Rey, 2000, p. 309: <<Entiendo por variante redaccional la introducida deliberadamente para modificar el texto>>.

(30.) Crosby, 1993, p. 92.

(31.) El ano 1621 es el que aparece al final de la dedicatoria en los manuscritos [H.sub.1] y Q, mientras que los manuscritos A, y P y los impresos [B.sub.27] y [B.sub.28] leen 1622. En lo relativo a la fecha, en la introduccion a su edicion de los Suenos, Crosby afirma que, asi como se lee en todos los testimonios, en aquel entonces el autor se encontraba en la Torre de Juan Abad: <<a raiz de su colaboracion con el duque de Osuna, Quevedo fue desterrado de la Corte y encarcelado en su senorio de La Torre de Juan Abad desde enero de 1621 hasta el 6 de setiembre del mismo ano, y otra vez del 4 de enero de 1622 hasta el 9 de marzo de dicho ano. Por lo tanto, la fecha correcta es la de 1621, unico ano en el que Quevedo estuvo preso en La Torre el dia 6 de abril>> (1993, pp. 96-99). En consecuencia, Q y Hj llevarian la lectura correcta.

(32.) Quevedo, Cuento de cuentos, p. 43.

(33.) Especialmente en el Mundo se acusa a los sastres de ser mentirosos (cito por la edicion de Arellano, 2003, p. 362): <<Parece tan poco sastre que aun parece que dice la verdad>>. Los sastres, ademas, estan entre los condenados del Juicio, y en el Alguacil el diablo afirma que los sastres son peores que demonios. Finalmente, en el Infierno los sastres llegan en tal abundancia que se queman como lena.

(34.) Lo explica en su edicion de Juguetes de la ninez en la nota relativa a este pasaje (2007, pp. 545-546).

(35.) Ver la introduccion a su edicion de los Suenos, 1993, pp. 104-105.

(36.) Estos problemas afectan de manera especial a las publicaciones de obras teatrales: <<El repertorio controlado del teatro espanol del siglo XVII esta plagado de dobles y triples titulaciones, cuya razon de ser la mayoria de las veces estribaria en el interes por vender como nuevos unos productos que habian sufrido el desgaste de los escenarios>> (Vega Garcia-Luengos, 2002, p. 43).

(37.) Solo en el ano 1627 se publicaron cuatro ediciones de los Suenos: ademas de la princeps y Desvelos, una en Valencia y otra en Zaragoza, que llevan el mismo titulo de la primera edicion y derivan directamente de aquella. En 1628 ven la luz otras dos ediciones: una impresa en Valencia, copia de la edicion publicada en la misma ciudad en el ano anterior, y Suenos y discursos, o desvelos sonolientos (objeto de nuestro analisis). Tal numero de ediciones publicadas en solo dos anos atestigua el interes y la demanda de los lectores hacia los Suenos.

(38.) Este aspecto evidencia la necesidad de llevar a cabo un examen pormenorizado de las variantes de D, para calibrar la intervencion de Quevedo en el texto de esa edicion, tarea en la que estoy trabajando en la actualidad.
COPYRIGHT 2014 Servicio de Publicaciones de la Universidad de Navarra
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2014 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:Varia
Author:Bertuzzi, Irene
Publication:La Perinola
Date:Jan 1, 2014
Words:9970
Previous Article:Quevedo y los ateistas: aproximacion al contexto polemico de la Providencia de Dios (1642).
Next Article:La participacion de Juan de Robles en la controversia sobre el patronato de santa Teresa.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters