Printer Friendly

Un doctorado con acreditacion para trascender lo estatuido.

Hablar de ninez en America Latina, es equiparable a hablar de la necesidad de mirar con otros ojos al presente de nuestros paises y por supuesto, a afinar la mirada en quienes sin duda son el futuro del continente.

Pero hablar de ninez, tambien es reflexionar sobre lo que ocurre actualmente con la infancia en el mundo. Segun la Organizacion Mundial de la Salud--OMS--, una cuarta parte de todos los adultos manifiestan haber sufrido maltratos fisicos de ninos, ademas una de cada 5 mujeres y 1 de cada 13 hombres, declaran haber sufrido abusos sexuales en su infancia. Segun los calculos de esta misma organizacion, en el mundo mueren cada ano por homicidio 41.000 menores de 15 anos.

Las cifras son escalofriantes si se considera que los ninos son el futuro del orbe, pero es aun mas escalofriante conocer que muchas de estas cifras son numeros muertos en los interminables informes administrativos que reportan los hechos, y que de alli no sigue mas que el desencanto de un abandono tacito de la ninez mundial.

Cuando hablamos de la juventud en nuestra region latinoamericana, hablamos de una fuerte voz que reclama derechos, trabajo, alimentos, seguridad, educacion, pero en especial, es una voz que reclama ser escuchada, reconocida y legitimada.

En las tertulias de los cientificos de las ciencias sociales es recurrente escuchar un creciente reconocimiento a las luchas sociales que han gestado los movimientos juveniles latinoamericanos desde tiempos remotos y que en los anos recientes se han acrecentado, con mayor visibilidad mundial y con menos represion del estamento constituido. Y es que la fuerza de las ideas va de la mano de una reflexion sensata, que sustenta una protesta, un reclamo, una consigna y hasta un ruego.

Crear un espacio academico que permitiera esta reflexion, entre muchos otros propositos, en torno a la ninez y la juventud latinoamericana, fue lo que llevo a que en el ano 2000 naciera el primer doctorado en Ciencias Sociales, Ninez y Juventud en el seno de la alianza Universidad de Manizales-Cinde.

Nacio en la pequena, acogedora y universitaria ciudad de Manizales, en pleno corazon cafetero de Colombia. Para la directora del doctorado, Sara Victoria Alvarado (s.f.), "En Colombia no estamos preparados para enfrentar a los ninos. Miles de ellos en la calle, la prostitucion y en el trabajo, por ejemplo, es una realidad a la cual no hemos respondido".

Sara Victoria es una de las abanderadas de este doctorado, que ha demostrado con creces que no es suficiente con pensar los ninos y los jovenes en sus entornos problematicos, tambien hay que plantear acciones puntuales y realizables que permitan intervenir en procura de soluciones validas y contundentes.

Es un doctorado que plantea desde su esencia genetica una perspectiva abierta y critica, reconociendo lo alternativo como espacio de discusion que implica desplazamientos y grandes movilidades en las ideas tradicionales en torno a las Ciencias Sociales.

Hector Fabio Ospina, profesor del doctorado y director de la Revista Latinoamericana de Ciencias Sociales, Ninez y Juventud (2015) en el editorial escrito con Isabel Orofino y Valeria Llobet para el Volumen 13 Numero de 2015, promueve "nuevas miradas sobre la tematica de las infancias en America Latina y el Caribe, miradas que se enfocan desde nuevas perspectivas para una nueva ciencia, en nuestro caso una ciencia social, y que nos muestran como nosotros, que estamos en las margenes del llamado 'mundo desarrollado' hemos contribuido para la construccion de un nuevo pensamiento critico, libre, creativo y cuestionador, en dialogo con las reflexiones que circulan en el mundo global contemporaneo". Es esta la discusion que ha llevado al doctorado a ser merecedor de la Acreditacion de Alta Calidad de manos del Ministerio de Educacion Nacional de Colombia en las postrimerias del ano 2015. No es gratis que el Estado reconozca la tarea desarrollada por este programa academico, pues ha sido una constante la generacion de conocimiento y reflexion en torno a la necesidad de reconocer en las Ciencias Sociales, una oportunidad de refrendacion de las acciones sociales y culturales reflexivas con los ninos y jovenes de America Latina y el Caribe.

Este reconocimiento llega en un momento coyuntural para las ciencias sociales en Colombia, donde un fuerte movimiento de los investigadores en humanidades reclama mayor consideracion del Estado a traves de Colciencias, para evaluar y respaldar los procesos cientificos sociales, mas alla si los resultados de esas investigaciones son medibles o cuantificables, tal como ocurre con el campo de las ciencias naturales.

El doctorado en Ciencias Sociales, Ninez y Juventud ha sido una oportunidad para visibilizar los asuntos propios de las marginalidades de los ninos y jovenes, dando herramientas para que se establezcan politicas publicas que garanticen la proteccion de los derechos de una poblacion vulnerable y vulnerada desde tiempos preteritos. Desde cada uno de sus ejes, el doctorado se constituye en un catalizador del desarrollo de Latinoamerica, dinamizando las relaciones entre educacion y pedagogia, cognicion y praxis humana con las politicas publicas, los programas vinculados a ninos y jovenes, pero en especial a las practicas socio-politicas que han dado piso al empoderamiento de las nuevas generaciones de los asuntos que han dejado al margen quienes historicamente han permanecido en el liderazgo de paises y sociedades.

Facundo Blestcher (s. f.), el psicoanalista argentino reconocido por su discusion en torno a la sexualidad y genero, sostiene que "las nuevas subjetividades ponen en crisis viejas teorias", marcando con esto los nuevos caminos que debe seguir la investigacion social frente a la deconstruccion permanente de los estatuido y la proposicion de nuevas rutas para leer la sociedad en su diversidad, considerando sus particularidades y diferencias.

La cultura contemporanea esta plagada de nuevos discursos, premisas que se plantean como alternativas para llenar los vacios que han dejado rupturas como el fin de los individualismos, la reconsideracion del pasado y la revision de las tesis de posmodernidad y posmodernismo. Son todas estas, las preocupaciones que hoy tienen los estudiantes de un doctorado que no solo era necesario crearlo hace 15 anos, sino que ha demostrado que con su emersion trajo incomodidades a la discusion sobre los ninos y jovenes, que per se son el mejor pretexto para insinuar una nueva colocacion de las ciencias sociales frente al compromiso de los Estados y la sociedad con ninos, ninas y jovenes de America Latina y el mundo.

Cada proceso investigativo que se desarrolla en el contexto academico del doctorado, es un autentico proceso revolucionario que provoca el resarcimiento del ciudadano y su empoderamiento como sujeto politico, que plantea desde su propia existencia y experiencia, el despliegue ilimitado de procesos vivos que construyan alternativas a partir de la potenciacion de los actores populares de la sociedad latinoamericana.

No es un discurso latinoamericanista mas, se trata de una apuesta de desarrollo con creatividad e iniciativa, que alienta a los pueblos del continente a emanciparse de las formas tradicionales de la educacion y el desarrollo humano, proponiendo al nino de hoy y lider del manana, como epicentro de un proyecto participativo e innovador, que rectifique los proyectos historicos fracasados y establezca nuevos mojones hacia la estructuracion de una sociedad pensante y convergente en torno al respeto por las nuevas generaciones y el afianzamiento de politicas publicas que las incluyan.

Caminar en los senderos de las Ciencias Sociales con una mirada critica a las logicas que emergen en torno a la ninez es un tema cotidiano para esta apuesta academica, sin embargo no es un asunto sometido a los parametros de la rigida estructura curricular, la reivindicacion con el actor social es constante a partir de lo cotidiano, de las apuestas mediatas o inmediatas, de lo alternativo, de lo politico y de los anclajes con construcciones pedagogicas mediadas por la militancia permanente del investigador en lo politico, social e historico.

Latinoamerica es un libro que apenas se escribe, que tiene un gran pasado, pero mucho mas futuro, un libro en el que las mejores letras de todas las vertientes aun estan por escribirse, un continente que necesita reflexionar dia y noche sobre su presente, considerando un futuro a la vuelta de la esquina. Los movimientos sociales y politicos deben hacer catarsis de los errores cometidos en el pasado reciente, y en el mas lejano, para recomponer un camino que sin duda estara plagado de sinsabores, pero que a la postre re-significara la lucha por la construccion de una sociedad incluyente, diversa y pensante. Los actores sociales latinoamericanos atraviesan por una coyuntura que los ha atomizado, y que en medio de esa dispersion han perdido oportunidades de oro frente al recambio de las politicas en ninez y juventud, pero que a pesar de la inarticulada accion grupal, se han ganado algunos territorios que permiten generacion de espacios para proponer autenticos instrumentos revolucionarios de la historia del ser humano, en la que los ninos, los jovenes y las mujeres no han tenido cabida en su verdadera dimension como sujetos pensantes. Esos espacios se reflejan en revistas como la que usted esta leyendo en este momento, o en la Bienal Iberoamericana de Infancias y Juventudes, en las redes de cooperacion academica creadas en todo el continente, en el doctorado del que estamos hablando, en muchos otros lugares-no lugares, en los que se desarrolla un nuevo constructo social de cara a alumbrar propuestas de politicas publicas que fijen derroteros sensatos y tangibles encaminados a consolidar una sociedad profundamente humanista.

Es claro que la reflexion debe trascender el discurso, y en el escenario doctoral este asunto se hace tangible en el programa Ninas, Ninos y Jovenes Constructores de Paz, por el que han pasado 35.000 infantes, adolescentes y adultos de seis paises de Latinoamerica, adquiriendo elementos de reflexion propositiva ante una sociedad en conflicto y con necesidad de tener salidas validas al mismo. Es el mejor ejemplo de lo que se denomina intervencion-accion en la vida academica, y eso es precisamente lo que se reclama de los procesos investigativos, que la accion supere la semantica inoperante en las urgencias continentales.

La lucha por agenciar y negociar estas practicas no solo es del Doctorado en Ciencias Sociales, Ninez y Juventud, tambien es la lucha de sus estudiantes, de sus profesores, de quienes hacen parte de la alianza Universidad de Manizales-Cinde, pero en especial, debe ser una apuesta que supone la democratizacion de todos los ambitos de la vida individual y en sociedad, y para esto es necesario el auto-reconocimiento de los actores cotidianos en sus practicas cotidianas, con claridad en que la meta es la transformacion de las practicas hegemonicas que han sumido al presente y futuro de la humanidad, en la postracion absurda de quienes no tienen algo que decir, o nada que discutir. Los ninos, ninas y jovenes de America Latina estan pidiendo a gritos ser escuchados, requieren sacudirse del poder excluyente, dominante y discriminador al que han sido sometidos siempre, la historia latinoamericana debe cambiar, y desde aqui generar inquietudes para el mundo. No se puede cohabitar con los engendros de estereotipos sociales en los que se estigmatiza al mas joven solo por eso; es necesario defender los suenos de igualdad y justicia, no es coherente generar espacios burocraticos para la ninez y la juventud, ocupados por funcionarios que no consultan a los principales provocadores de su novedosos cargos.

La apuesta de un doctorado es transformar su entorno, es brindar nuevos escenarios de reflexion construyendo desde la divergencia, y las cartas estan sobre la mesa; hoy con la exaltacion de Alta Calidad, el Doctorado en Ciencias Sociales, Ninez y Juventud, mantiene su rumbo politico y academico hacia la deconstruccion de los fundamentos que rigen una sociedad de espaldas al presente humano, pero con conciencia de la necesidad de prepararse para un futuro en el que todos quepamos.

Este es un doctorado que debe trascender lo estatuido y propender la permanencia del proyecto alternativo que recoja los azares de los movimientos sociales y politicos de hoy, para convertirlos en realidades de una sociedad que defienda sus suenos de hermandad, justicia e igualdad.

Referencias

Alvarado, S. V. (s. f.) Manizales cosecha la primera promocion de doctores en ninez y juventud en America Latina. El Tiempo. Recuperado de: http://www.mineducacion.gov. co/ cvn/1665/article-100175.html

Blestcher, F. (s. f.) Las nuevas subjetividades ponen en crisis viejas teorias: resistencias y trastornos del Psicoanalisis frente a la diversidad sexual. Recuperado de: http://www.psicomundo.com/foros/ genero/blestche.htm

Ospina, H. F., Orofino, I. & Llobet, V. (2015) Infancias, instituciones sociales y contextos politicos en America Latina y el Caribe. Revista Latinoamericana de Ciencias Sociales, Ninez y Juventud, 13 (1), pp. 21-26.

Por Richard Millan, Comunicador Social y Periodista, magister en educacion-docencia, profesor Universidad de Manizales.
COPYRIGHT 2016 Centro Internacional de Education y Desarrollo Humano (Cinde) y Universidad de Caldas
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2016 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Millan, Richard
Publication:Revista Latinoamericana de Ciencias Sociales, Ninez y Juventud
Date:Jan 1, 2016
Words:2099
Previous Article:La educacion de ninos, ninas y jovenes en Guatemala. Dialogo con Marlene Grajeda y las experiencias de trabajo desde la OEI.
Next Article:Educacion con perspectiva de genero en matematicas. Hacia la inclusion y la relacionalidad en la era posmoderna.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters