Printer Friendly

Un analisis computacional de las lineas prehistoricas: disenos geometricos y lenguaje.

A computational analysis of prehistoric lines: geometric engravings and language

1. Introduccion (1)

Actualmente, el origen y evolucion del lenguaje tiene gran interes (Longa, 2005); sin embargo, ante la ausencia obvia de evidencias directas, es obligado basarse en evidencias indirectas. De entre las muchas usadas, la principal es buscar indicios de simbolismo en el registro arqueologico, dada la asuncion general en Paleoantropologia de que "abstract and symbolic behaviors imply language" (McBrearty y Brooks, 2000: 486). Segun esta aproximacion, la presencia de objetos simbolicos en el registro indica automaticamente la existencia de lenguaje complejo2 en quienes hicieron esos objetos, infiriendo asi el lenguaje a partir del simbolismo. Por tanto, esta aproximacion analiza los restos prehistoricos desde la perspectiva de la conducta con la que pudieron asociarse--simbolica en este caso, tecnologica en otros, etc.--.

Este trabajo plantea una posibilidad muy diferente para leer el registro arqueologico: considerar los objetos prehistoricos segun los procesos y capacidades computacionales mentales requeridas para producir tales objetos. Esta perspectiva, que deriva de la linguistica formal chomskiana y adopta una vision computacional de la mente (Fodor, 1975; Gallistel y King, 2009) y del lenguaje (Chomsky, 1980, 1995 y 1998), rastrea en los objetos prehistoricos rasgos puramente formales3 que muestren 1 2 3 una complejidad computacional en la mente de sus hacedores semejante a la requerida para el lenguaje. Por ello, la perspectiva computacional no se basa en la 'semantica' de la pieza--su significado o su supuesto simbolismo; cf. nuestro apartado 6--. Para implementarla, el unico requisito es que una pieza fuera intencional, pero es irrelevante que la intencionalidad respondiera o no a un proposito simbolico.

La perspectiva computacional sobre los objetos prehistoricos fue propuesta por Piattelli-Palmarini y Uriagereka (2005) y por Camps y Uriagereka (2006). Ambos trabajos sostienen que, dado que los nudos presuponen un poder computacional semejante al necesario para el lenguaje, los indicios de nudos en el registro arqueologico son evidencia de capacidades sintacticas complejas (cf tambien Balari et al., 2011, 2012). Mi articulo pretende extender esa hipotesis de manera original a otros dominios: en concreto, analizare computacionalmente los disenos geometricos del Paleolitico inferior y medio de Eurasia--Neandertales y Heidelbergensis--y de la Edad de la Piedra media africana--humanos anatomicamente modernos, en adelante HAM-. Aunque esos disenos tienen naturaleza no linguistica, mostrare que ciertos rasgos formales de ellos revelan un grado de complejidad computacional equiparable al necesario para construir oraciones. Esto puede arrojar luz sobre la candente cuestion de que especies hominidas tuvieron lenguaje complejo. En otras palabras, el articulo mostrara que las lineas prehistoricas 'hablan', al permitir deducir si la especie que las hizo estaba preparada computacionalmente para el lenguaje. Por ello, el trabajo asume, como Ingold (2007), que las lineas son muy relevantes, aunque por razones completamente diferentes a las suyas.

Como principal objetivo, el articulo sugiere que la perspectiva computacional, procedente de la linguistica, puede erigirse en una herramienta metodologica muy util e informativa para la Paleoantropologia en la busqueda de la evolucion de las capacidades cognitivas y linguisticas humanas, que permita analizar desde otro prisma los restos arqueologicos.

El articulo se organiza asi: el apartado 2 presenta las bases de la perspectiva computacional, y el 3 la ilustra con el analisis que la origino, los indicios de nudos en el registro arqueologico. Ambos apartados preparan el terreno para los siguientes, 4 y 5, que analizan los disenos geometricos prehistoricos. En concreto, el 4 aborda los disenos producidos en el Paleolitico inferior y medio de Eurasia por especies anteriores a los HAM, y el 5 hace lo propio con los disenos realizados por los HAM en la Edad de la Piedra media africana. El analisis comparativo entre ambos tipos de disenos indica un claro contraste, que permite extraer conclusiones sobre el tipo de lenguaje asociado a esas especies hominidas. El apartado 6 sugiere algunas posibles ventajas del enfoque computacional sobre otros tipos de evidencia, y en especial el simbolico. El apartado 7 sintetiza las principales conclusiones.

2. Las bases de la perspectiva computacional

Este apartado introducira las bases del analisis computacional de los objetos prehistoricos, que permite inferir aspectos de la arquitectura mental de los hominidos y mas especificamente el tipo de lenguaje a ellos asociado. Antes, tengase en cuenta que la nocion de lenguaje es ambigua, pues puede aludir a muy variados aspectos: culturales, sociales, etc. Pero no son estos los propios del enfoque biolinguistico chomskiano del que deriva la perspectiva computacional. Asi, para evitar confusiones terminologicas, en vez de la nocion generica de 'lenguaje', usare la de 'facultad del lenguaje' --en adelante FL--para referirme al objeto biologico, innatamente asentado, que aparecio durante la filogenia humana.

Desde esa perspectiva, FL, equiparable con la sintaxis, es un sistema natural de computacion que reside en la mente-cerebro de todos los componentes de la especie humana, salvando patologias; 'computacional' implica que es un sistema de procesamiento de informacion basado en la capacidad de manipular elementos mentales, y 'natural' significa que FL es un organo mental (Anderson y Lightfoot, 2002; Chomsky, 1980, 1988, 1995, 1998, 2000, 2002; Hauser et al, 2002) de caracter biologico y restringido--al menos, actualmente--a nuestra especie (Longa, 2012a); esto es, FL es una propiedad innata caracterizada por su ilimitado poder combinatorio.

Desde la optica de la arquitectura mental, FL es una facultad-puente que interconecta dos sistemas limitrofes a ella: Articulatorio-Perceptivo--encargado de producir y recibir gestos vocales/manuales--y Conceptual-Intencional--encargado de producir pensamientos y actitudes intencionales--. FL causa que las representaciones generadas por ambos sistemas --sonidos/gestos y significados--se hagan mutuamente accesibles: el sistema computacional o FL toma elementos del lexico y los vincula mediante procedimientos jerarquicos, dando lugar a una capacidad combinatoria maximamente productiva.

Por ello, la perspectiva computacional sobre el registro prehistorico no persigue relacionar objetos con la conducta--simbolica, etc.--con que pudieron asociarse, pues FL es un sistema mental y no una conducta, sino que acomete un analisis puramente formal de esos objetos que revele capacidades computacionales cuyo nivel de complejidad sea semejante al del lenguaje. Desde esa perspectiva, la clave es determinar que tipo de algoritmo, y de complejidad asociada a el describe computacionalmente un procedimiento regido por reglas (4).

[FIGURA 1 OMITIR]

Para implementar esa perspectiva, la 'jerarquia de Chomsky' (Fig. 1) es un instrumento muy util (Chomsky, 1956, 1959; Levelt, 2008; Balari y Lorenzo, 2009, y especialmente la extraordinaria exposicion de Balari y Lorenzo, 2013: caps. 1 y 5). La jerarquia establece diferentes tipos de lenguajes formales y de gramaticas correspondientes ordenadas en una escala creciente de complejidad. Al tiempo, la teoria de lenguajes y gramaticas se vincula estrechamente con la teoria de automatas, que estudia el poder computacional de estas maquinas abstractas, segun los problemas que pueden resolver. De hecho, segun Levelt (2008: 2), gramaticas y automatas pueden ser meras variantes notacionales; por ello, los automatas se suelen clasificar segun las clases de lenguajes formales que pueden reconocer.

Asi pues, la jerarquia de Chomsky puede determinar el tipo de algoritmo que describe computacionalmente una tarea. En otras palabras, establece limites, superior e inferior, sobre las capacidades computacionales, caracterizando varios regimenes computacionales entre esos limites e identificando sus rasgos abstractos.

La jerarquia, de tipo inclusivo--cada tipo superior incluye a los inferiores--es esta:

* Tipo 3: sistema regular; poder computacional equivalente a un automata de estados finitos,

* Tipo 2: sistema libre de contexto; poder computacional equivalente a un automata con pila,

* Tipo 1: sistema sensible al contexto; poder computacional equivalente a un automata acotado linealmente (5).

A continuacion introducire las bases conceptuales de la jerarquia y esbozare las propiedades de cada uno de los tipos definidos por ella, comenzando por el menos potente computacionalmente. Un sistema de Tipo 3, sistema regular, solo puede tratar secuencias cuya estructura, independientemente de su longitud, se basa en pasos secuenciales. Por ello, puede generar un lenguaje formal como 'a*' --reiterar 'a' n veces--o '[a.sub.n][b.sub.m]'--donde el numero de reiteraciones de 'aes' y 'bes' es diferente--. El orden lineal no es problema para el Tipo 3, pues los elementos siguen un orden estricto: desde un estado finito n a otro n+1.

Aunque el Tipo 3 puede hacer computaciones de cierta complejidad, presenta una limitacion severa: el automata asociado a el, de estados finitos, carece de memoria, por lo que no puede almacenar ningun elemento para usarlo posteriormente (6). Por esta razon, ese regimen no puede generar/reconocer un lenguaje como '[a.sub.n][b.sub.n',] pues para ello precisamente debe guardarse en la memoria computacional el numero de 'aes' para obtener identico numero de 'bes'. Para ese lenguaje hace falta un regimen mas potente, Tipo 2--gramatica libre de contexto--. La razon de que este tipo sea computacionalmente mas potente es que, frente al Tipo 3, tiene memoria. De hecho, el automata con pila, equivalente del Tipo 2, tiene un mecanismo de almacenaje externo; por ello, puede generar/reconocer [a.sub.n][b.sub.n], al poder almacenar el numero de 'aes' hasta la generacion de la ultima 'b' de la serie, emparejando el numero de 'bes' con el de 'aes'. Asi, un conjunto regular de reiteraciones de un elemento seguido por ese mismo numero de reiteraciones de otro elemento solo es generable con un regimen de Tipo 2.

Sin embargo, el Tipo 2 tambien presenta limitaciones: la principal es que la cantidad de memoria del automata con pila es limitada. Por tanto, no puede tratar un lenguaje como [a.sub.n] [b.sub.n] [c.sub.n]. Para generar este, hace falta una memoria mas potente: no solo debe almacenarse el numero de 'aes' sino tambien el de 'bes', para emparejar el de 'ces' con ambos. Para esta tarea, hace falta un regimen de Tipo 1, sensible al contexto, o, equivalentemente, un automata acotado linealmente, cuya memoria es mas rica, con pilas dentro de pilas que permiten computaciones mas potentes.

Un aspecto central de los tipos computacionales y automatas asociados es su capacidad de tratar dependencias o relaciones a larga distancia--en adelante DLDs--, centrales en el lenguaje y tambien en el analisis que desarrollare de los disenos geometricos. Una DLD es una relacion entablada entre dos elementos no adyacentes [[A.sub.1] ... [B.sub.1] en la cual uno de ellos debe ser emparejado por el otro dentro de un espacio de busqueda, resolviendo asi la dependencia. ?Como tratan los tres tipos computacionales esas relaciones?

Para el Tipo 3 la respuesta es diafana: ya que un automata de estados finitos carece de memoria, no puede procesar ninguna DLD, pues una DLD supone guardar en la memoria un elemento --[A.sub.1] en el ejemplo de arriba--hasta ser emparejado por [B.sub.1], resolviendo asi la dependencia. Es inviable hacer eso sin memoria.

Muy diferente es el caso del Tipo 2, sistema libre de contexto. Ya que su automata equivalente, automata con pila, tiene un mecanismo de memoria, puede tratar DLDs, pero se limita al procesamiento de una sola cada vez. Si retomamos el lenguaje '[a.sub.n][b.sub.n]' y lo proyectamos en una gramatica libre de contexto (Balari y Lorenzo, 2013: cap. 5 o nuestra Fig. 1), tenemos la estructura mostrada en la Fig. 2.

[FIGURA 2 OMITIR]

En ella hay dependencias anidadas--recursion--, parte importante del lenguaje natural, y que implican relaciones de incrustacion: dentro de [[a.sub.1] [b.sub.1]] se incrusta [[a.sub.2] [b.sub.2]], en la cual a su vez se incrusta [[a.sub.3] [b.sub.3]], produciendo DLDs. Pero dadas las limitaciones de memoria del automata con pila, solo se puede mantener en la memoria y resolver una DLD cada vez: la pila de memoria almacena las 3 'aes' y las libera segun se van anadiendo 'bes': cuando se resuelve [[a.sub.3] [b.sub.3]], se procesa [[a.sub.2] [b.sub.2]], y finalmente [[a.sub.1] [b.sub.1]]. De ahi la limitacion de la pila: el ultimo elemento almacenado debe ser el primero usado, por lo cual solo es posible procesar una DLD en cada etapa.

Por esta razon, un regimen de Tipo 2 no puede procesar una estructura como la mostrada en la Fig. 3. Esta estructura presenta DLDs cruzadas, que precisan almacenarse simultaneamente hasta que se resuelven; esta necesidad de mantener en la memoria varios subconjuntos de cadenas al tiempo solo la puede satisfacer un automata acotado linealmente, equivalente al Tipo 1--gramatica sensible al contexto--, pues ese automata no trabaja con la parte ultima de la pila, sino con cualquier parte de ella; de hecho, con varias partes simultaneamente, dada su estructura de pilas dentro de pilas.

[FIGURA 3 OMITIR]

Si pasamos al lenguaje natural, las DLDs son centrales, pues se plasman en muchos fenomenos, como, entre otros:

* Concordancia: [Pedro.sub.1] a menudo [come.sub.1] carne

* Ligamiento: El [profesor.sub.1] cree que ese retrato de si [mismo.sub.1] es inadecuado

* Desplazamiento: ?[Que.sub.1] dijiste que estabas [leyendo--.sub.1]?.sup. (7)

Una pregunta fundamental es en que tipo de la jerarquia de Chomsky se situa el lenguaje natural. Tras mucho debate, actualmente existe un amplisimo consenso, del cual participa la gran mayoria de autores, tanto de la corriente chomskiana como de otras ajenas a ella, en que el lenguaje se inserta en el Tipo 1, gramatica sensible al contexto (8). La razon es la presencia de DLDs cruzadas, que requieren un regimen computacional mas potente que el Tipo 2. Trabajos como Huybregts (1976) o Bresnan et al. (1987) mostraron que el holandes tiene ese tipo de dependencias entre los verbos y sus argumentos, como se aprecia en la Fig. 4.

[FIGURA 4 OMITIR]

Dado que "there is no context-free grammar [Tipo 2; VML] that can assign the correct structural description to Dutch cross-serial dependency constructions" (Bresnan et al., 1987: 314), para tratar las DLDs cruzadas hace falta una gramatica de Tipo 1, sensible al contexto. En realidad, esas DLDs cruzadas impregnan cualquier lengua, como el espanol:

* [Juan.sub.1] sabe que cuando [Ana.sub.2] [se.sub.1] lo arregla [se.sub.2] siente bien

* [Se.sub.1] estudias la jerarquia de [Chomsky.sub.2], [entonces.sub.1] [la.sub.2] entenderas

* El [profesor.sub.1+2] que [estudia.sub.2] la jerarquia de [Chomsky.sub.3] [ha.sub.1] publicado mucho sobre [ella.sub.3]

En resumen, las computaciones linguisticas emplean potentes recursos de memoria, presupuestos por un regimen computacional de Tipo 1.

La exposicion permite apreciar, como enfatizan Balari y Lorenzo (2009, 2013) o Balari et al. (2011), que la diferencia entre los niveles de la jerarquia de Chomsky, traducida en los varios grados de complejidad computacional, no afecta al sistema computacional en si mismo, sino a la memoria asociada a el: "The progression up the scale of complexity is a function of the changes introduced in the memory system, with no other modification of any fundamental property of the computational system being necessary" (Balari y Lorenzo, 2009: 35) (9). Asi pues, cuanta mas memoria, mayor poder computacional: un sistema computacional sin memoria--Tipo 3--sera menos potente que uno con memoria--Tipos 2 y 1--, y dentro de los sistemas con memoria, uno de Tipo 2--memoria basica--sera menos potente que el de Tipo 1, con recursos memoristicos mas sofisticados.

Por todo lo senalado, la jerarquia de Chomsky es una referencia muy util para investigar la complejidad de problemas computables, pues cualquier problema tratable computacionalmente sera vinculable a algunos de los tipos, cada uno de los cuales conforma un sistema computacional--o fenotipo computacional, segun Balari y Lorenzo (2009, 2013), caracterizacion abstracta de los modelos de computacion vinculables a un organismo--.

La aplicacion de esta perspectiva puede mostrar si una especie hominida tenia los requisitos computacionales necesarios para el lenguaje complejo. Esto no es posible directamente, pues el lenguaje no fosiliza, pero un modo indirecto de hacerlo es analizar los objetos del registro arqueologico, para determinar en que grado de la jerarquia de Chomsky se situaban las capacidades computacionales requeridas para hacerlos. Por ejemplo, si la complejidad formal de las computaciones necesarias para hacer una tarea--diseno geometrico, punta Levallois, representacion parietal, etc.--equivale al poder computacional de un automata de estados finitos, el sistema computacional de esa criatura seria del Tipo 3, incapaz de soportar lenguaje complejo (10); si equivale a un automata con pila, su sistema computacional seria de Tipo 2, capaz de soportar rasgos importantes del lenguaje --dependencias anidadas--pero no otros--DLDs cruzadas--, mientras que si equivale a un automata acotado linealmente, el sistema computacional de la criatura estaria preparado para el lenguaje complejo, inscrito en el Tipo 1. Por tanto, esta perspectiva observa el registro arqueologico con una 'lente gramatical' (Balari et al., 2011).

Llegados aqui, son necesarias tres precisiones. En primer lugar, es obvio que los objetos del registro no son linguisticos, pero aun asi es posible inferir indirectamente--cualquier aproximacion a la evolucion del lenguaje se basa en evidencias indirectas--lenguaje en la mente de quien los hizo. Esta empresa es factible porque, como senalan Balari et al. (2011: 10), FL contacta con otros sistemas mentales y, mediante ellos, con la cognicion general. Existen tres opciones en caso de encontrar un objeto que presupone, por ejemplo, la propiedad de sensibilidad al contexto--Tipo 1--: (1) que esa propiedad este completamente desvinculada de FL, (2) que se vincule con algun interfaz con FL o (3) que derive de un sistema computacional inespecifico, utilizado tanto por el lenguaje como por cualquier otra tarea cognitiva--o motora--hecha por un organismo. Sin duda, (1) no es realista, pues implicaria diferentes propiedades de sensibilidad al contexto con identicas propiedades computacionales pero completamente desvinculadas entre si, y esto no es parsimonioso. En cuanto a (2) y (3), Chomsky ha sostenido insistentemente un sistema computacional especifico de dominio para el lenguaje (opcion 2), aunque la opcion (3), consistente en un sistema computacional inespecifico, es sostenida en trabajos como Balari y Lorenzo (2009, 2013) y Balari et al. (2012).

La segunda precision alude a la plausibilidad neuroanatomica y evolutiva del enfoque computacional, que, al tiempo, permite favorecer claramente la opcion (3) sobre (2). Aunque se debate la caracterizacion especifica del sustrato neural del mecanismo computacional, es claro que ese mecanismo se basa en la actividad coordinada de areas cerebrales corticales y subcorticales. En este sentido, la perspectiva sostenida aqui encuentra apoyo en la Gramatica de los Ganglios Basales de Lieberman (2000, 2006). Segun Lieberman (2006: 207 y ss.), esa gramatica constituye un sistema computacional formado por circuitos que participan, entre otras muchas tareas, en la programacion motora del habla y la comprension de oraciones. La gramatica resulta de dos componentes: un secuenciador o generador de patrones localizado en areas subcorticales--ganglios basales--implicado en tareas motoras y cognitivas, y una memoria de trabajo situada en areas corticales. Ambos componentes se correlacionan con lo planteado aqui: las diferencias entre los tipos de la jerarquia no residen en el sistema computacional per se, sino en la cantidad de memoria de trabajo a su disposicion. Esto tambien tiene sentido evolutivamente: las estructuras subcorticales son mucho mas antiguas y conservadoras que las corticales (Balari y Lorenzo, 2009, 2013).

Sobre esta cuestion, uno de los revisores de esta revista plantea un comentario cuya respuesta ayudara a clarificar mas mi posicion. Segun el revisor, puede ser problematico establecer un paralelismo entre un codigo verbal como el lenguaje y uno visual como el plasmado en los disenos geometricos, dado que las redes neuronales implicadas en cada una de estas actividades no eran coincidentes. Sin embargo, no es esta prediccion la que efectua el modelo de Lieberman, como el propio autor sostiene: "The basal ganglia structures that perform the same basic operation, sequencing, in these different aspects of behavior [mover los dedos o interpretar oraciones; VML] support segregated neuronal populations that project to segregated neuronal populations in other subcortical structures and cortical areas" (Lieberman, 2000: 5). Esto significa basicamente que a la dimension de variacion senalada antes--que el sistema computacional tenga o no memoria, y si dispone de ella, cuanta--, se puede anadir una segunda dimension de variacion existente en la arquitectura cognitiva (Balari et al., 2012: 84; un tratamiento amplio en Balari y Lorenzo, 2013): para ser operativo, el sistema computacional debe conectarse con algun o algunos modulos externos que ofrezcan su input a ese sistema y al tiempo puedan recibir su output. El mismo sistema computacionalmente inespecifico puede vincularse en diferentes especies con diferentes modulos. Eso no significa que los circuitos conectados con ese sistema computacional sean los mismos, pues dependeran de con que modulos se conectan. Por ello, el modelo no presupone que los circuitos con que se vincula el modulo del lenguaje y del dibujo sean los mismos, aunque ambos estan posibilitados por el mismo sistema computacional inespecifico. Por tanto, existen dos dimensiones basicas de variacion en ese sistema: la cantidad de memoria que posea, y los modulos externos con que se conecta.

La ultima precision se refiere a la nocion de 'memoria de trabajo': esta nocion se usa en el articulo en un sentido puramente computacional (11), inconsciente, por lo que no caracteriza un modelo psicologico de memoria, como el de Baddeley (1986, 2007), al cual apelan Coolidge y Wynn (2004, 2009; Wynn y Coolidge, 2004, 2011, 2012) para analizar la mente neandertal. Mientras la nocion de Baddeley es accesible a la memoria consciente, la usada aqui alude a operaciones subconscientes. De todos modos, ambas nociones no son incompatibles (Balari y Lorenzo, 2013; Balari et al., 2012), pues la nocion computacional es implementable en diferentes modelos psicologicos, el de Baddeley incluido.

Por todo ello, la computacional es una perspectiva muy diferente de la sostenida usualmente en Paleoantropologia para investigar el lenguaje en la Prehistoria. El siguiente apartado ofrece un ejemplo fascinante.

3. Nudos y lenguaje

El enfoque computacional fue formulado por Piattelli-Palmarini y Uriagereka (2005) y Camps y Uriagereka (2006; cf. tambien Balari et al., 2011). Ambos trabajos proponen una hipotesis que puede ayudar a determinar las capacidades computacionales de nuestros predecesores: analizar segun la jerarquia de Chomsky las implicaciones computacionales de la presencia de nudos en el registro prehistorico. La razon consiste en que, como muestran Camps y Uriagereka (2006: 46-51), los nudos son operaciones computacionalmente muy complejas, que presuponen la sensibilidad al contexto y, por ello, un regimen computacional de Tipo 1, el mismo del lenguaje.

Camps y Uriagereka (2006) muestran que un nudo requiere aplicar una operacion sobre una parte de la figura efectuada, conservandola en la memoria de trabajo hasta ejecutar la operacion que cierra el nudo--el cruce--. Esto, que requiere una memoria sofisticada para guardar los pasos previos, presupone un regimen computacional de Tipo 1, similar al del lenguaje, esquematizable con la estructura [[A.sub.1] [B [C [D [E.sub.1]]]]] (12).

En ella se aprecia que para hacer el nudo hay que relacionar una porcion del hilo con la figura global, aspecto que implica agrupamiento y DLDs, como las del lenguaje: A debe 'congelarse' en la memoria para relacionarlo en etapas posteriores con E, lo que cierra el nudo. Abstrayendo la 'semantica' de los elementos implicados, esa misma estructura representa una oracion como ?[[Que.sub.1] dice Juan [que piensa Maria [que sabe [Pedro--.sub.1]]]]?

Por ello, "evidence for knot-tying is computationally equivalent to modern linguistic evidence" (Camps y Uriagereka, 2006: 46), lo que implica que FL ya existia cuando se hicieron nudos (13). Aunque estos no se atestiguan directamente hasta hace 27 ka (Piattelli-Palmarini y Uriagereka, 2005: 41), pueden inferirse desde mucho antes. En este sentido, Camps y Uriagereka (2006) analizan dos dominios que presuponen nudos: ornamentos perforados (conchas, dientes, etc.) y tecnologia de pequenos proyectiles (puntas, etc.). La evidencia mas antigua de esos objetos alcanza unos 100 ka--pero segun Vanhaeren et al. (2006) las conchas perforadas por HAM pueden alcanzar 135 ka--. Esto sugiere que los HAM "had achieved modern language by that time, with its full-blown context-sensitive potential" (Piattelli-Palmarini y Uriagereka, 2005: 42).

Segun esos trabajos, no parece existir evidencia de nudos en el registro neandertal: la tecnologia musteriense implica enmangar la punta, no anudarla, y los Neandertales solo hicieron ornamentos en etapas tardias--como el Chatelperroniense--, cuando los HAM ya estaban en Europa (14) (Mellars, 2005). La ausencia de nudos entre los Neandertales sugiere que estos hominidos carecian de la propiedad de sensibilidad al contexto, central en el Tipo 1 y en el lenguaje.

Los siguientes apartados abordan el objetivo central del trabajo: ampliar la perspectiva computacional, hasta ahora limitada a los nudos, extendiendola a un nuevo dominio, las lineas presentes en los disenos geometricos prehistoricos, para intentar determinar, a partir de sus rasgos formales, el regimen computacional de quienes los crearon, para inferir la existencia de lenguaje complejo. Sostendre que, dependiendo de como sea la disposicion y el trazado de las lineas, es posible deducir si una especie estaba computacionalmente preparada para el lenguaje. Dadas las limitaciones de espacio, mi analisis se restringira a unos cuantos ejemplos, pero aun asi, mostrara pautas sistematicas en la comparacion entre las diferentes especies. El apartado 4 analiza los disenos geometricos realizados por especies preHAM en el Paleolitico inferior y medio de Eurasia, y el 5 hara lo propio con los disenos HAM de la Edad de la Piedra media africana.

4. Disenos geometricos pre-HAM

Aunque los disenos geometricos empiezan a proliferar con los HAM, no son exclusivos de nuestra especie; otras anteriores, como Neandertales y, a juzgar por la antiguedad de algunos disenos, quizas Heidelbergensis, tambien los produjeron.

La Fig. 5 muestra unos disenos geometricos en fragmentos de hueso de Bilzingsleben (Alemania). Su datacion, 350 ka (Bednarik, 2003: 99), sugiere que pudieron ser realizados por Heidelbergensis, si se atiende a la datacion usual de aparicion de los Neandertales, 300 ka (Harvati, 2010: 367).

[FIGURA 5 OMITIR]

[FIGURA 6 OMITIR]

Como se aprecia, estas piezas tienen un diseno muy semejante, basado en lineas paralelas. Una excepcion es la pieza 'c', aumentada a la derecha de la figura, pues las lineas son dobles. Sin embargo, la excepcion es aparente, pues los trazados paralelos dobles de 4 lineas parecen deberse a la propia herramienta de grabado, y la quinta linea, sin otra paralela, fue grabada dos veces en el mismo sitio (Harrod, 2007: 9).

Es interesante comparar el diseno de esas piezas con el de tres piezas de Oldisleben (Alemania): aunque este yacimiento esta muy cerca del anterior--10 km--, las tres piezas estan muy distanciadas temporalmente, pues datan de hace 80 ka, por lo que fueron de autoria neandertal. A pesar de esos mas de 250 ka de diferencia, las piezas de Oldisleben presentan un diseno practicamente identico a las de Bilzingsleben (Fig. 6), basado en lineas paralelas--dos series con diferente orientacion--.

Otros disenos geometricos pre-HAM tambien se basan en lineas paralelas (Fig. 7). Este es el caso del fragmento de hueso de La Ferrassie (Francia), pieza neandertal de 75-65 ka de antiguedad (Langley et al., 2008: 297) (15).

Lo mismo rige para la piedra con grabados neandertales de Temnata (Bulgaria), de 50 ka de antiguedad (Cremades et al., 1995), con el mismo diseno basico de lineas paralelas (Fig. 8).

Por otro lado, diferentes objetos tradicionalmente atribuidos a los Neandertales --o a Heidelbergensis--se han revelado, tras minuciosos analisis microscopicos, como motivados por causas naturales. Como senalan d'Errico et al. (2003: 18), "In the last few years, we have examined materials considered by some to exhibit the attributes of behavioral modernity, but many of these objects must be rejected because of modification by natural processes". Esto alcanza tambien a los disenos geometricos, pues varios atribuidos a especies previas a los HAM, basados en un modelo mas complejo que lineas paralelas--lineas cruzadas; cf apartado 5 sobre esta diferencia--han resultado ser no intencionales, o bien naturales (cf d'Errico, 2003; d'Errico y Villa, 1997; Soressi y d'Errico, 2007; y la recapitulacion de d'Errico et al., 2009: 28-29).

[FIGURA 7 OMITIR]

Este es el caso de una pieza aducida por Marshack (1976), una costilla con aparentes disenos geometricos del yacimiento musteriense de Pech-del'Aze (Francia), de mas de 300 ka; d'Errico y Villa (1997) mostraron que esos supuestos grabados eran en realidad impresiones de estrias vasculares. Tambien d'Errico et al. (2003: 18) y d'Errico et al. (2009: 28) senalan el caracter natural de otros supuestos disenos pre-HAM, como los de Stranska Skala (Chequia), Cueva Morin (Espana), Bois Roche (Francia), etc., todos los cuales "have been misinterpreted" (d'Errico et al., 2003: 18). Lo mismo rige para Molodova IV (Ucrania): Nowel y d'Errico (2007) mostraron que varios objetos de hueso con supuestos grabados neandertales no eran intencionales, algo ya avanzado en d'Errico et al. (2003: 18-19).

[FIGURA 8 OMITIR]

Lo senalado rige tambien para algunos supuestos grabados en piedra, como varios guijarros con incisiones, basados algunos en lineas entrecruzadas, de los yacimientos neandertales de Chez-Pourre-Chez-Comte y Champlost (Francia), estudiados por Lhomme y Normand (1993), quienes apuntan la rareza de este tipo de objetos en el Paleolitico medio. Sin embargo, senalan que lo mas probable es que las incisiones, aunque causadas por la accion humana, no fueran intencionales, sino el efecto de que las piedras sirvieron de apoyo para cortar pieles con un instrumento de silex, el cual provoco las incisiones.

Por otro lado, algunas piezas inequivocamente intencionales y de diseno mas complejo que simples lineas paralelas han sido a veces atribuidas a los Neandertales, pero la mayor parte de autores las atribuyen a los HAM. Tal es el caso del motivo en zigzag de Bacho Kiro (Bulgaria), de 44 ka. Marshack (1976), que estudio la pieza, no aclara si se asocia o no a los Neandertales --en ese momento los HAM ya habian entrado en Europa--. De hecho, White (1998), entre otros, la asocia a los HAM. Lo mismo sucede con la pieza grabada de Qneitra (Israel), de 54 ka. Marshack (1996: 357) senala que podria remitir tanto a Neandertales como a HAM, pero Marshack (1997) se decanta por la autoria de los HAM antes de entrar en Eurasia.

Todo esto permite formular dos generalizaciones relevantes:

* Por un lado, los disenos geometricos intencionales pre-HAM se basan en lineas paralelas, no en lineas cruzadas.

* Por otro, los supuestos disenos pre-HAM mas complejos, basados en lineas cruzadas, o bien no son intencionales o bien derivan de causas naturales.

Ambas generalizaciones son muy destacables desde la perspectiva computacional de este trabajo, pues la complejidad de las computaciones necesarias para hacer disenos basados en lineas paralelas no requiere un regimen alto en la jerarquia de Chomsky. De hecho, equivale al poder computacional de un automata de estados finitos, caracterizado por carecer de memoria. Podemos entender esto si pensamos que las lineas paralelas de la Fig. 8 son muy semejantes formalmente a lenguajes como 'a*', y las de la Fig. 6, a lenguajes como '[a.sub.n][b.sub.m]': en el primer caso, se traza una linea un numero n de veces--lineas paralelas con una unica orientacion--, y en el segundo, se traza una linea de orientacion x n veces, y posteriormente otra linea de orientacion z m veces. Ya que en el segundo ejemplo el numero del primer conjunto de lineas difiere del numero del segundo conjunto, no se requiere conservar en la memoria el numero del primer conjunto--'aes'--para hacer concordar con ellas el del segundo--'bes'--.

Por tanto, esos disenos revelan que el sistema computacional de los hominidos que los hicieron era de Tipo 3--sistema regular--, que trabaja en terminos puramente secuenciales, sin ningun almacenaje externo o memoria. Esto concuerda con la comentada ausencia de nudos en el registro neandertal. La conclusion del analisis es que el sistema computacional neandertal o heidelbergensis era mucho menos potente que el necesario para el lenguaje complejo.

Por supuesto, debo efectuar dos matizaciones: la primera remite a un principio central en Arqueologia y Paleoantropologia: "Absence of evidence is not evidence of absence" (Proctor, 2007: 752). En consecuencia, la conclusion del analisis no puede considerarse definitiva, sino que debe tomarse con cautela, pues podrian descubrirse disenos neandertales, o de otras especies, que hicieran replantear esa conclusion.

El segundo aspecto consiste en que senalar que los Neandertales poseian un sistema computacional insuficiente para el lenguaje complejo no significa negar que tuvieran un sistema comunicativo. Sin duda, lo tuvieron (Wynn y Coolidge, 2012: cap. 6), y debio ser muy eficiente. Lo que significa es que su sistema no era un lenguaje complejo como el nuestro, careciendo de rasgos centrales como organizacion jerarquica, recursion, etc.--esto es, sintaxis--. Esto ha sido a veces malentendido--cf. la respuesta de Frayer et al. (2012) a Benitez-Burraco y Longa (2012a), donde el primer trabajo no habla de lo mismo que el segundo--.

Para resumir, este apartado ha analizado con instrumentos novedosos algo bien establecido: la simplicidad de los disenos geometricos del Paleolitico inferior y medio, de los cuales "none show complex structured designs" (Henshilwood et al., 2009: 27). Bien diferente es lo que revela el analisis formal de los disenos geometricos de los HAM, realizados en la Edad de la Piedra media africana.

5. Disenos geometricos de los HAM

En los ultimos anos se han descubierto objetos arqueologicos muy importantes hechos por los HAM en Africa, que han refrendado la critica de McBrearty y Brooks (2000) al modelo de 'revolucion humana', el cual asumia la aparicion subita de la conducta moderna en Europa hace 45-40 ka. Segun McBrearty y Brooks (2000: 453), "many of the components of the 'human revolution' claimed to appear at 4050 ka are found in the African Middle Stone Age tens of thousands of years earlier". Algunos de los principales hallazgos son precisamente disenos geometricos, muy variados entre si. Esos disenos, frente a los analizados en el apartado anterior, son mas complejos, algo vinculable, como veremos, con un regimen computacional mas sofisticado, que presupone DLDs y memoria para tratarlas, aspectos ambos ausentes de los disenos neandertales o heidelbergensis.

[FIGURA 9 OMITIR]

Consideremos la pieza de ocre grabada de la Figura 9, procedente de Klein Kliphuis (Sudafrica), datada entre 80-50 ka y estudiada por Mackay y Welz (2008).

Mackay y Welz (2008: 1525) pudieron determinar el orden de grabado de las lineas del diseno: "The vertical lines generally appear to have been laid down first, followed by the central horizontal, and finally the upper and lower lines". Esto es muy interesante, porque conocer el orden exacto de grabado de las lineas permite deducir los requisitos computacionales para elaborar la pieza: tras trazar las lineas verticales, estas deben almacenarse en la memoria de trabajo, pues seran la referencia para trazar la linea horizontal central. En este punto, ya no es necesario guardar las lineas verticales, por lo que la memoria las libera y pasa a retener la linea horizontal central, para grabar la linea horizontal superior. A su vez, la memoria almacena estas dos lineas horizontales para grabar la linea horizontal inferior. El proceso se puede formalizar asi:

[[[lv.sub.1] [lv.sub.2] [lv.sub.3]] [[[lh.sub.centr] [lh.sub.sup]] [lh.sub.inf]]] (16)

En la pieza estan implicadas DLDs, las cuales, recordemos, presuponen memoria, siendo por ello intratables por el Tipo 3. En concreto, la pieza de Klein Kliphuis muestra DLDs caracteristicas de las estructuras anidadas--cf. apdo. 2--: cuando la segunda DLD se resuelve--[[empty set] [lh.sub.centr] [lh.sub.sup] [lh.sub.inf]]--, la primera DLD--[[empty set] [lv.sub.1] [lv.sub.2] [lv.sub.3] [lh.sub.centr]]--ya se ha resuelto previamente. La segunda DLD se basa en la primera, y solo se puede mantener y resolver una en cada etapa. Con estas propiedades, la estructura remite formalmente a un regimen computacional de Tipo 2, libre de contexto, caracterizado por una pila de memoria que puede 'congelar' elementos para ser usados posteriormente, lo cual permite DLDs, pero restringido a procesar una sola DLD a la vez. Por tanto, el poder computacional revelado por ese diseno sobrepasa el asociado a los disenos pre-HAM--automata de estados finitos--, limitado a estados puramente secuenciales.

Llegados aqui, es fundamental explicitar un aspecto fundamental para la argumentacion formal desarrollada. Aprender o ejecutar una secuencia motora--como atar un nudo o grabar un diseno geometrico--no es evidencia suficiente para sostener una capacidad computacional alta en la jerarquia de Chomsky. Por ejemplo, algunos monos entrenados han aprendido a atar nudos simples, aunque con exito limitado (Herzfeld y Lestel, 2005). Esta habilidad supone un aprendizaje motor mecanico de una practica, pero carece de la propiedad de creatividad, central tambien en el lenguaje, por la que los humanos han inventado multiples nudos durante milenios. Por tanto, para sostener que un primate posee una capacidad computacional superior al Tipo 3, no llega con que aprenda a atar un nudo concreto, sino que debe mostrar creatividad: un nudo puede hacerse como mera tarea motora, usando una gramatica regular--Tipo 3--, basada en etapas secuenciales. La clave es que cualquier proceso concreto dentro de una gramatica que parezca sobrepasar el Tipo 3 puede reducirse a este siempre que no se generalice.

Esto mismo rige para los disenos geometricos: no basta la existencia de una pieza concreta, como la de Klein Kliphuis, para atribuir a los HAM un regimen mas alto que el de Tipo 3. Para sobrepasarlo, es necesaria la evidencia de la propiedad de creatividad, esto es, diversidad de estructuras, inaccesible para el Tipo 3. Solo asi se puede presuponer un regimen de Tipo 2 o 1. Y asi sucede: frente a la ausencia de creatividad revelada en los disenos geometricos del Paleolitico inferior y medio, los de los HAM revelan una gran diversidad de estructuras que muestra creatividad. En efecto, en el ultimo decenio se han descubierto disenos muy diferentes, y muy alejados espacial y temporalmente, que evidencian las grandes diferencias del sistema computacional HAM con respecto al de hominidos previos, cuyos disenos eran formalmente muy similares. Tratare algunos ejemplos.

Uno de ellos es la pieza M1-5 de Blombos (Fig. 10), de 77 ka de antiguedad (Henshilwood et al., 2002). Para explicar este diseno, de nuevo es necesario almacenar elementos en la memoria que queden 'congelados' para ser usados posteriormente: podemos apreciar que el diseno se compone de dos grupos de lineas paralelas y de una linea oblicua que cruza la interseccion de varias de las anteriores. Para hacer el cruce de la linea oblicua sobre tales intersecciones es necesario retener estas en la memoria, creando DLDs resueltas una en cada etapa. Asi, el modelo apunta a un regimen computacional de Tipo 2. Esto mismo se extiende a varias de las 11 piezas mas de ocre grabadas presentadas en Henshilwood et al. (2009). Aunque estos autores reconocen que no hay certeza de que algunas de esas piezas fueran disenos intencionales (ibidem: 30), otras sin embargo son claras al respecto. Por otro lado, hay gran distancia temporal entre varios de esos disenos: algunos datan de 77 ka, pero los del nivel M3 alcanzan 100 ka. Ademas, Henshilwood et al. (2009: 42) caracterizan en esas piezas al menos cuatro tipos de disenos geometricos, lo cual revela creatividad.

[FIGURA 10 OMITIR]

Hasta ahora, he analizado dos disenos basados en lineas cruzadas. Otros disenos de los HAM no adoptan lineas cruzadas, sino paralelas, pero aun asi revisten mayor complejidad computacional que la de los disenos pre-HAM, requiriendo, de nuevo, un regimen de Tipo 2. Este es el caso de los disenos presentes en 270 fragmentos de cascaras de huevo de avestruz (Fig. 11) encontrados en Diepkloof (Sudafrica), yacimiento muy lejano a Blombos, y de 65-55 ka (cf. Parkington et al., 2005 y especialmente Texier et al., 2010). Algunos de esos fragmentos pudieron unirse, mostrando la forma original de los disenos, cuya particularidad es que se hicieron en objetos funcionales: los huevos parecen haber sido contenedores de agua. Segun Texier et al. (2010: 6182), existen al menos 4 tipos de disenos diferentes.

Consideremos los disenos Do E, formados por dos series verticales de lineas paralelas, representadas en la Fig. 12. Si en el diseno solo existiera un conjunto de lineas paralelas--a1, a2, a3, a4, etc.--en vez de dos, seria suficiente apelar al Tipo 3 para explicar computacionalmente el diseno, pues las lineas se podrian hacer en estricto orden secuencial. Pero al existir dos conjuntos de lineas, donde cada linea inferior se vincula a su superior correspondiente, es necesario apelar a un regimen computacional mas potente, el Tipo 2. La razon es la existencia de una DLD entre cada linea superior y su correspondiente inferior, dada la concordancia entre cada par. Esto es, a partir del trazado de una serie--por ejemplo, la denominada 'a'--, cada una de esas lineas debe almacenarse en la memoria, pues sera la referencia para trazar la respectiva inferior. La resolucion de esas DLDs se limita a una cada vez: cuando una relacion se resuelve--a1 y b1--, se procesa y resuelve la siguiente--a2 y b2--, etc. Por ello, tenemos las caracteristicas canonicas del Tipo 2: pila de memoria, y DLDs, pero limitada su resolucion a una en cada etapa.

Como ultimo ejemplo, consideremos la pieza de ocre M1-6 (Fig. 13a) tambien procedente de Blombos (Henshilwood et al., 2002), de 77 ka. Como en el diseno de Klein Kliphuis, Henshilwood et al. (2009) pudieron determinar la secuencia concreta de grabado (Fig. 13b) de esta pieza, clave para conocer el regimen computacional presupuesto por el diseno.

La importancia de este diseno reside en que remite a un regimen computacional no de Tipo 2, sino de Tipo 1, pues muestra la propiedad de sensibilidad al contexto, que, recordemos, es central en el lenguaje. Ello es asi porque, como muestra la Fig. 14, las lineas entablan una serie compleja de DLDs cruzadas--cf. los ejemplos linguisticos del apdo. 2--que no pueden ser computables por un automata con pila, equivalente del Tipo 2, restringido a computar y resolver solo una DLD al tiempo.

[FIGURA 11 OMITIR]

[FIGURA 12 OMITIR]

La Fig. 14 muestra claramente que, frente por ejemplo a la pieza de Klein Kliphuis, donde las DLDs se resolvian una por una, en la de Blombos deben sostenerse varias dependencias al tiempo, hasta que se van resolviendo. De ahi que la memoria requerida deba ser mas potente que la poseida por un automata con pila, equivalente del Tipo 2. En otras palabras, para hacer este diseno hace falta acceder a varios puntos simultaneamente dentro de la pila de memoria dada la necesidad de mantener varias DLDs cruzadas, que no pueden procesarse ordenada y sucesivamente, como sucede con las DLDS anidadas del Tipo 2. De ahi la propiedad de sensibilidad al contexto: la capacidad de almacenar elementos no comprende solo la ultima parte de la pila, sino diferentes partes simultaneamente. En resumen, la pieza muestra un regimen de Tipo 1, equivalente a la complejidad formal del lenguaje natural.

Antes senale que Henshilwood et al. (2009) pudieron determinar la secuencia concreta de grabado. Esto permite descartar otras posibles maneras computacionalmente menos complejas de grabar la pieza. La mas obvia, por ejemplo, seria aquella en que la figura se hubiera elaborado de izquierda a derecha--o viceversa--con lineas en zigzag: primero, una secuencia como '>>>>>' y luego otra en sentido contrario '<<<<<'. Si asi hubiera sido, ese diseno no responderia al Tipo 1: al acabar la primera secuencia '>>>>>', esta debe mantenerse activa en la memoria, pues servira de referencia para el zigzag contrario, ya que el punto sobre el que recae cada nueva linea lo establece la perpendicular de un angulo de la primera secuencia de zigzags. Cada vez que se resuelve uno de esos cruces, el anterior puede eliminarse de la memoria. Por ello, segun esta opcion --hipotetica, no real--, tendriamos un sistema de Tipo 2, libre de contexto, pues se mantiene una secuencia en la memoria, y se va eliminando ordenada y sucesivamente, a medida que se relaciona con la serie contraria. Pero no es con este diseno computacionalmente mas sencillo como se hizo la pieza.

[FIGURA 13 OMITIR]

[FIGURA 14 OMITIR]

Por otro lado, si atendemos a la cronologia relativa entre la pieza M1-6 de Blombos--Tipo 1--y el resto de piezas discutidas--Tipo 2--, la primera no solo no es mas moderna, sino incluso mas antigua que otras discutidas. La inferencia razonable, dado que la jerarquia de Chomsky es de tipo inclusivo--esto es, el Tipo 1 contiene el 2 y el 3, y el 2 contiene el 3--, consiste en que los HAM de esas epocas tenian ya capacidades computacionales de Tipo 1, sensibles al contexto, por otro lado acreditadas de manera independiente por su capacidad de hacer nudos, para lo que se presupone ese mismo tipo, y tambien por el uso de ciertas tecnicas del arte parietal (Longa, 2012b).

Para resumir, el analisis efectuado en el apartado revela claramente un salto fuerte en las capacidades computacionales de los HAM con respecto a las propias de especies anteriores, refrendado por una gran diversidad de estructuras. El regimen computacional de los HAM mostrado por los disenos geometricos es del mismo tipo que el presupuesto por el lenguaje, lo cual confluye con el consenso existente sobre la posesion de lenguaje por los HAM (Botha y Knight [eds.], 2009).

Una interesante objecion presentada por uno de los revisores de Zephyrus plantea: a su juicio, podria haber sucedido que las capacidades computacionales neandertales fueran superiores a lo que revelan los disenos geometricos producidos por ellos, pero que la sociedad neandertal no hubiera producido disenos mas complejos por carecer de las motivaciones simbolicas para hacerlos. Algo muy similar ha sido sostenido para la muy escasa evidencia de simbolismo en general en los Neandertales por autores como Finlayson (2009) o Roebroeks y Verpoorte (2009), segun quienes esta especie tenia el potencial simbolico y de conducta moderna en general, pero no lo plasmo debido a diferentes presiones ambientales. Por ejemplo, Roebroeks y Verpoorte (2009) apuntan a los requisitos energeticos de los Neandertales, considerablemente mas altos que los de los HAM. Esos requisitos les forzaban a moverse con frecuencia cuando los recursos se agotaban, y eso provocaba que los costes de fabricar objetos simbolicos --entre otros--superaran a los beneficios. Esa es, segun Roebroeks y Verpoorte, "a languagefree explanation".

Aunque el argumento del revisor es factible, a mi juicio puede quedar debilitado por una razon: recordemos que, como expuso el apartado 2, el sistema computacional tiene acceso a diferentes dominios cognitivos y/o motores. Esto implica que las predicciones efectuadas por el enfoque computacional van mucho mas alla del ambito simbolico: si los Neandertales hubieran tenido un sistema computacional mas alto que el de Tipo 3, dado su caracter inespecifico, ese sistema se hubiera plasmado igualmente en tareas referidas a actividades practicas, como la confeccion de nudos para atar puntas de herramientas a los mangos, entre otros aspectos. Pero, como senalo el apartado 3, no hay evidencia de nudos en el registro arqueologico neandertal.

Ademas, el revisor senala que si se mostrara que la tecnologia neandertal fuera de Tipo 2, y los disenos solo de Tipo 3, eso implicaria que las capacidades neandertales eran de Tipo 2, en tanto que "quien puede lo mas, puede lo menos". El revisor tiene razon, por lo que seria muy interesante analizar la complejidad computacional de la tecnologia musteriense, analisis actualmente inexistente. En todo caso, aunque, por ejemplo, la tecnica Levallois es ciertamente muy compleja (Dibble y Bar-Yosef, 1995; Wynn y Coolidge, 2010 para las rutinas procedimentales implicadas en ella), como senala Ambrose (2001: 1751), "Reductive technologies are linear sequences of behaviors" (cf tambien Wynn, 1991). Segun esto, no seria descartable que un regimen computacional de Tipo 3 pudiera dar cuenta de esos procedimientos reductivos, teniendo en cuenta que ese tipo puede realizar computaciones complejas, aunque limitadas a pasos secuenciales.

6. La perspectiva computacional frente a otros tipos de evidencias

Este apartado sugerira algunas posibles ventajas de la perspectiva computacional sobre otros tipos de evidencias tradicionalmente aplicadas por la Paleoantropologia para inferir la existencia de lenguaje en la Prehistoria, y en especial sobre la evidencia simbolica.

Dada la ausencia de evidencias directas sobre la evolucion del lenguaje, es necesario usar otras de tipo indirecto. Pero muchas de ellas son muy controvertidas, pues un mismo tipo de evidencia puede aducirse para justificar posiciones contrarias. Ejemplificare la indeterminacion de buena parte de las evidencias tradicionales tratando brevemente la anatomia del tracto vocal y el analisis del ADN fosil (17) antes de tratar algunos problemas asociados a la evidencia simbolica.

La cuestion de las capacidades fonatorias del tracto vocal neandertal--laringe y tracto vocal supralaringeo--ha sido muy polemica. Esto no extrana, pues el tracto se compone de tejidos blandos, por lo que no fosiliza. De este modo, las reconstrucciones descansan en inferencias muy indirectas, que permiten sostener conclusiones contrarias.

Lieberman y Crelin (1971) propusieron una interpretacion muy influyente segun la cual la laringe y el tracto vocal supralaringeo eran diferentes en Neandertales y HAM. A su juicio, la laringe neandertal ocupaba una posicion mas alta que en los humanos modernos, provocando una sustancial reduccion de las capacidades articulatorias de esa especie, que vetaba, por ejemplo, la produccion de las vocales /a/, /i/ y /u/, fundamentales para el habla (Lieberman, 2003: 258-262). En los HAM se produjo un descenso de la laringe, y consiguiente reordenacion del tracto vocal supralaringeo, que aumento mucho sus posibilidades articulatorias.

La reconstruccion por parte de Lieberman y Crelin (1971) del tracto vocal del neandertal de La Chapelle-aux-Saints concluyo que era similar al de los bebes recien nacidos y primates, estando la laringe en una posicion alta. Segun Lieberman (1991, 2006, 2007 para un tratamiento moderno), el tracto humano presenta una relacion 1-a-1 entre la cavidad oral horizontal y la supralaringea vertical, siendo ambas proporcionales. Dada la longitud de la cavidad oral neandertal, la cavidad vertical deberia ser tan larga como la horizontal para que el tracto vocal supralaringeo no estuviera limitado para el habla. Pero, por un lado, segun Lieberman (2006: 294), una boca larga impediria una lengua de tipo moderno; por otro, y sobre todo, ya que una cavidad oral larga requiere una faringe igualmente larga, la laringe neandertal deberia estar a la altura del pecho, pero "no mammal has its larynx in its chest" (Lieberman, 1991: 68). De ahi que el desfase entre ambas cavidades vetara muchas de las posibilidades fonatorias de un tracto moderno.

Sin embargo, la hipotesis de Lieberman ha sido muy cuestionada, en el pasado (Falk, 1975; Le May, 1975) y en el presente; recientemente, Boe et al. (1999, 2002) la critican sosteniendo, a partir de datos biometricos y acusticos, que la laringe neandertal no ocupaba una posicion tan alta como sostiene ese autor. Segun esos trabajos, la geometria craneo-facial permite deducir la posicion de la laringe y la ratio entre las cavidades horizontal y vertical. Tomando como base datos antropologicos, Boe et al. descubren que aunque esa ratio es muy variable, es posible detectar pautas esperables segun edad y sexo. Estos autores aplican esos resultados a los Neandertales, mostrando que la ratio de longitud y la posicion de la laringe estan dentro del rango de variacion propio de una hembra o un nino modernos. Ademas, usando un modelo articulatorio, sostienen que el espacio de vocalizacion neandertal no era mas pequeno que el de los HAM. Aunque su enfoque es puramente morfologico, no pudiendo determinar a ciencia cierta si los Neandertales tenian o no un habla de tipo moderno, su conclusion consiste en que no estaban restringidos para el habla.

Es importante enfatizar que, para alcanzar sus respectivas conclusiones, tanto Lieberman como Boe et al. adoptan asunciones centrales que son por completo desconocidas. Por un lado, Lieberman asume que la relacion 1:1 entre la cavidad horizontal y vertical, propia de los HAM, tambien se aplicaba en los Neandertales, pero no hay modo de constatar si esto es o no acertado. Por otro, Boe et al. calculan la ratio entre la cavidad horizontal y vertical a partir de datos antropologicos actuales, aplicandolos a los Neandertales, pero tampoco hay modo de verificar esta suposicion.

Sin embargo, hay mas problemas: si las reconstrucciones del tracto vocal neandertal han originado conclusiones opuestas, la reciente entrada en escena del metodo comparativo las ha debilitado todavia mas (cf Fitch, 2000, 2002, 2009). Tradicionalmente, y en consonancia con la tesis de que 'el habla es especial' (Lieberman, 2003: 258), se sostuvo que la posicion de la laringe humana era igualmente especial: mientras todos los mamiferos, bebes humanos incluidos, tienen una laringe alta, en el nino sufre un descenso. De ahi que "The beliefs that a descended larynx is uniquely human and that it is diagnostic of speech have played a central role in modern theorizing about the evolution of speech and language" (Fitch y Reby, 2001: 1669). Esta idea ha impregnado la linguistica (Lieberman, 1984, 1991; Carstairs-McCarthy, 1999; Studdert-Kennedy, 1998) y la Paleoantropologia (Arsuaga y Martinez, 1998: cap. 16; Chaline, 1994: cap. 12).

Pero la idea de que "The non-human larynx is positioned high" (Lieberman, 2003: 261) se ha revelado falsa; Fitch (2000) y Fitch y Reby (2001) muestran que la posicion de nuestra laringe no es especial, pues el tracto vocal mamifero es muy movil, de modo que la laringe desciende en las vocalizaciones de muchos animales--cerdos, perros, cabras o monos--, primates incluidos (Nishimura et al., 2006). Ademas, ni siquiera una laringe descendida permanentemente es propia del ser humano: animales como ciervos rojos o gamos (Fitch y Reby, 2001) o gacelas de Mongolia (Frey y Riede, 2003), entre otros, tambien la tienen. Por ello, "a descended larynx is not indicative of speech" (Hauser y Fitch, 2003: 165).

Esto hace aun mas infructuosos los intentos de reconstruir el tracto vocal y sus capacidades fonatorias. Segun Lieberman (2006: 292), lo unico que resolveria esa cuestion seria "the discovery of a frozen Neanderthal preserved in a glacier". Pero dados los descubrimientos sobre la laringe mamifera, ni siquiera ese hipotetico hallazgo podria ayudar demasiado; ya que algunos mamiferos tienen una laringe descendida pero no hablan, "even if we discovered (say) a frozen Neanderthal specimen with a descended larynx, we could not necessarily conclude this species possessed spoken language" (Fitch, 2009: 119). Por otro lado, "Nor, given the flexibility of the mammalian vocal tract, would a high laryngeal position demonstrate that the Neanderthal didn't speak: he or she might have lowered the larynx and tongue root dynamically during vocalization" (Fitch, 2009: 133).

La conclusion es clara: las reconstrucciones de la anatomia del tracto vocal no son informativas, ni a favor ni en contra, sobre las capacidades fonatorias neandertales.

Un tipo de evidencia mucho mas reciente es el analisis del ADN fosil. Dada la indeterminacion inherente a la reconstruccion de restos fosiles, Fitch (2009: 133) sugiere que "approaches based on DNA analysis offer far more promise for dating key events in the evolution of speech and language". Sin embargo, mostrare que esta evidencia tampoco esta libre de problemas (para un tratamiento amplio cf. Benitez-Burraco y Longa, 2011, 2012b). En 2001 se descubrio FOXP2, un gen implicado en la embriogenesis de estructuras neurales relevantes para el lenguaje (Longa, 2006). Enard et al. (2002) secuenciaron su homologo en varias especies, comprobando que de los 715 aminoacidos de que consta la proteina FOXP2, la version humana solo difiere en dos posiciones (303 y 325, exon 7) con respecto a la proteina equivalente del chimpance, lo que implica que esas diferencias aparecieron tras la separacion del antepasado comun de chimpances y humanos (4.6-6.2 m.a.). Enard et al. (2002) sugieren que el gen fue modificado por seleccion natural en los ultimos 200 ka. Esa datacion apuntaba a un escenario donde la version humana de FOXP2 se asociaba unicamente a los HAM.

Sin embargo, Krause et al. (2007) descubren que la version neandertal de FOXP2 presentaba las dos mutaciones propias de la version humana moderna del gen. Eso provoco que muchos autores asumieran automaticamente la inferencia 'los Neandertales tenian FOXP2, por tanto tenian lenguaje complejo"; cf. Trinkaus (2007), d'Errico y Vanhaeren (2009), Frayer et al. (2010), Martinez Mendizabal y Arsuaga (2009), Rosas (2010) o Bermudez de Castro (2010). El razonamiento, muy similar en todos esos autores, puede ser representado por Bermudez de Castro (2010: 110): "En 2007, el hallazgo del gen FOXP2 en el genoma del neandertal por el equipo de Svante Paabo [...] fue la gota que faltaba para que todos admitieramos por fin que no somos la unica especie que ha sido capaz de hablar".

Sin embargo, la inferencia "FOXP2, por tanto lenguaje" es muy problematica, por simplista. Dos razones, al menos, la vetan: por un lado, el hallazgo de Krause et al. (2007) es compatible con otras explicaciones, pues los genes no hacen nada por si mismos, sino que dependen decisivamente del contexto (18); por otro, la inferencia adopta la ecuacion "un gen, un caracter", que otorga implicitamente a FOXP2 el estatus de gen del lenguaje, algo insostenible desde premisas geneticas y moleculares. En resumen, si los Neandertales tuvieron lenguaje complejo, la causa iria mucho mas alla de la mera presencia de ese gen en su acervo genico.

Sobre el primer aspecto, Krause et al. (2007) senalan que la clave para saber la funcion exacta de FOXP2 en los Neandertales seria obtener su secuenciacion completa. Pero, mas bien, lo que realmente haria falta seria llegar a conocer el contexto genetico y molecular en que FOXP2 ejercia su funcion regulatoria en los Neandertales, aspecto este donde la informacion es inexistente. Dado que FOXP2 tiene un conjunto de genes diana regulados por el, ?eran los genes diana en los Neandertales los mismos que los de los humanos actuales? Esto es muy relevante, pues FOXP2 podria haber sido fijado y/o preservado en los Neandertales por causas selectivas diferentes de las que operaron en los HAM, no relacionadas con un lenguaje complejo, algo sugerido por Benitez-Burraco et al. (2008) y Ptak et al. (2009). En un contexto molecular diferente, FOXP2 pudo servir para otras funciones, como regular el desarrollo y uso de un protolenguaje asintactico como el postulado por Bickerton (1990) y que segun Mellars (1996, 1998) fue poseido por los Neandertales, o quizas regular el sistema musical-comunicativo holistico que Mithen (2005) atribuye a esa especie, entre otras opciones.

Tengase en cuenta que se han secuenciado diferentes versiones de FOXP2 en otras especies, y en cada una, la version del gen se vincula con alguna habilidad caracteristica, como el canto de pajaros, la vocalizacion ultrasonica de los ratones o la ecolocacion de los murcielagos, habilidad esta ni siquiera comunicativa (Benitez-Burraco y Longa, 2011 y referencias citadas). Ademas, FOXP2 presenta un muy fuerte grado de conservacion filogenetica (Enard et al., 2002), habiendo sufrido muy pocos cambios en la evolucion de los vertebrados. Esto sugiere que la habilidad con que se vincula el gen en cada especie depende mas del contexto molecular en que se integra la proteina codificada por el gen en vez de ser consecuencia directa de las pequenas modificaciones estructurales en cada una de las versiones de FOXP2. En suma, la fuerte sensibilidad al contexto del gen invita a ser cautos al especular sobre que capacidad se vinculaba con el en una especie extinta de la que se ignora su contexto molecular.

En otras palabras, para sostener la inferencia senalada con garantias minimas, se deberian conocer las respuestas a preguntas como estas:

1. ?Son los mismos los mecanismos reguladores de la expresion de la version HAM y neandertal de FOXP2? Tengase en cuenta que pequenos cambios en esos mecanismos pueden originar fenotipos muy diferentes (Carroll, 2005).

2. Ya que el ARN tiene un papel regulador muy relevante para la expresion genica (Mattick et al., 2009), ?eran esos ARNs reguladores los mismos en ambos casos?

3. Ni siquiera la presencia de una misma proteina en un mismo momento y lugar garantiza que el fenotipo a cuya aparicion contribuye en una especie sea identico en otra especie diferente, entre otras razones porque las proteinas se suelen asociar con otras proteinas en complejos multiproteinicos (y este parece el caso de FOXP2; cf. Li et al., 2004); pues bien, ?que sucedia con la version neandertal de FOXP2?

4. La proteina FOXP2 es reguladora, lo que implica que debe integrarse en una red muy compleja para ser funcional, de la que no conocemos mucho en el ser humano actual, y nada en los Neandertales; Konopka et al. (2009) muestran que esa proteina activa hasta 61 genes y reprime otros 55 en los humanos con respecto a la proteina equivalente del chimpance. ?Que sucedia en el caso de la proteina neandertal?

5. La celula en que se expresa un gen no es una entidad encapsulada, sino que puede ser afectada por muchos factores que condicionan la expresion de los genes. Uno de ellos son las modificaciones epigeneticas de la estructura del ADN: aunque no afectan a su secuencia, pueden condicionar mucho su transcripcion (Jablonka y Lamb, 2005). Ya que esas modificaciones son heredables, y que se han vinculado con procesos cerebrales basicos, como la plasticidad cerebral (Graff y Mansuy, 2008; Mehler, 2008), ?en que estado/s epigenetico/s estaba el FOXP2 neandertal?

No se conoce la respuesta a ninguna de estas preguntas, lo cual hace cuando menos arriesgado inferir que la mera presencia de FOXP2 en los Neandertales implica automaticamente su posesion de lenguaje complejo.

El segundo problema central de la inferencia "FOXP2 en Neandertales, por tanto lenguaje" es que asume que entre ese gen y el lenguaje hay una relacion causal directa, lo cual implica concebir a los genes como agentes causales simples (Jablonka y Lamb, 2005: 6), idea tan extendida como falsa. Esa concepcion, que conduce a pensar que un gen es responsable directo de un determinado fenotipo, es inviable, pues el desarrollo de cualquier rasgo "involves interactions among many genes, many proteins and other types of molecules, and the environment in which an individual develops" (ibidem). De ahi la inviabilidad de esa relacion causal directa (Blumberg, 2005; Moore, 2001; Moss, 2003). De hecho, la correlacion entre una secuencia de ADN y un fenotipo dado, como el lenguaje, no implica una causacion directa del fenotipo por parte de la secuencia. Eso equivaldria a afirmar que FOXP2 no solo es condicion necesaria sino tambien suficiente para el lenguaje. Como senala Bateson (2001: 157): "A disconnected wire can cause a car to break down, but this does not mean that the wire by itself is responsable for making the car move". Y si la relacion indirecta entre genes y rasgos rige siempre, en FOXP2 aun rige mas, dado su caracter de gen regulador o de control maestro. En resumen, la concepcion criticada deja de lado la enorme complejidad de mecanismos existentes entre el genotipo y el fenotipo.

Por todo ello, la mera presencia de FOXP2 en los Neandertales no permite inferir automaticamente que tuvieran lenguaje complejo. Estas palabras de Fisher y Scharff (2009: 173), y notese que Fisher fue uno de los codescubridores de FOXP2, son muy claras: "It is worth emphasizing that because language is clearly underpinned by multifactorial influences, the status of a single gene in ancient DNA is insufficient to resolve long-standing debates over linguistic capacities of our extinct ancestors". Por ello, la evidencia derivada del analisis de ADN fosil dista mucho de ser concluyente19.

Sin duda alguna, la evidencia mas usada para inferir lenguaje ha sido la simbolica: como escriben d'Errico et al. (2009: 18), "Symbolic manifestations are the more cited evidence for the emergence of language and numerous scholars consider that the origin of language is intimately linked with that of the symbolic thought". La causa de que los objetos simbolicos--o que asumimos como tales; cf. infra--se consideren indicadores fiables de la existencia de lenguaje complejo es el consenso existente en Paleoantropologia sobre la imposibilidad de desarrollar practicas simbolicas complejas en ausencia de un lenguaje no menos complejo:

It is widely accepted that a direct connection must exist between, on the one hand, the eminently symbolic character of human language today--with its capacity to refer to facts that are real and things that are imaginary, to the past and to the future--and, on the other, the creation, maintenance and change of the material expression of symbolic thought in human cultures [...]. Only a communication system like human language or something functionally equivalent to it can unambiguously transmit the symbolic meanings of signs as well as the structured links between them. Also, because syntactical language is the only natural system of communication which bears a built-in meta-language, one that permits the creation and transmission of other symbolic codes [...], systematic use of symbolic material culture, when discerned in ancient human populations, may be seen as a reliably proxy for the acquisition of language and fully modern cognitive abilities (d'Errico et al., 2009: 18-19) (20).

El racional que guia ese razonamiento es la creencia de que la conducta simbolica (21) debe apoyarse en un sistema representacionalmente tan potente como el lenguaje, que permite sobrepasar el 'aqui y ahora' (Bickerton, 1990; Dennett, 1995, 1996; Jerison, 1985), capacidad que subyace precisamente a los simbolos. En resumen, los objetos simbolicos serian una de las senas mas claras de modernidad conductual (sobre esta nocion cf Henshilwood y Marean, 2003: 268; Klein, 2009: 742; McBrearty y Brooks, 2000: 492), que acarrean automaticamente la presencia de lenguaje.

Sin embargo, la evidencia simbolica presenta algunos problemas, de los que esta libre la perspectiva computacional. Me restrinjo a discutir dos.

El primero consiste en que aunque es usual defender el vinculo automatico entre el simbolismo y el lenguaje, se echa en falta la especificacion precisa de en que se basa esa relacion, y la inferencia correspondiente, mas alla de razonamientos genericos y a veces tautologicos. Por ejemplo, sobre las dos piezas de ocre con grabados geometricos de Blombos (Figs. 10 y 13), Henshilwood et al. (2002: 1279) senalan que "the transmission and sharing of the meaning of the engravings relied on fully syntactical language" (cf. tambien Henshilwood y Dubreuil, 2009: 45), mientras que d'Errico et al. (2005: 19-20) escriben, sobre el hallazgo de 41 conchas marinas perforadas en Blombos de los niveles M1--75 ka--y M2--78 ka--, que "Since syntactical language is the only means of communication bearing a built-in meta-language that permits creation and transmission of other symbolic codes [...], beadwork represents a reliably proxy for the acquisition of language and fully modern cognitive abilities".

Razonamientos como esos no muestran de modo preciso por que piezas simbolicas como las referidas presuponen un lenguaje sintactico. Esto es, falta explicitar por que, y en que sentidos concretos, esas piezas implican lenguaje complejo. A pesar de que el vinculo no se muestra explicitamente, se aplica tautologicamente para inferir lenguaje. Esta falta de justificacion es criticada por Botha (2009, 2010) con respecto a los ornamentos, pero puede extenderse al resto de elementos simbolicos. Segun Botha (2010: 352), faltan las 'teorias-puente' en forma de pasos inferenciales suficientemente motivados que permitan conectar inequivocamente los dominios simbolico y linguistico, de modo que "the symbols-to-syntax inference needs to include a deeper level of supporting theory".

El segundo problema es mas serio. Suele asumirse que ciertos objetos prehistoricos tienen naturaleza simbolica, pero esta supuesta naturaleza se establece sobre parametros modernos, en los que inevitablemente se inscribe el investigador. Pero que una conducta dada se asocie hoy a ciertas manifestaciones no presupone que se asociara a ellas hace decenas de miles de anos, donde podrian haber existido, dada la lejania temporal, sistemas no compartidos con los actuales (Balari et al., 2008). Un ejemplo claro es el 'arte': aunque muchos objetos prehistoricos se consideran artisticos, senala Lewis-Williams (2002: 43) que la nocion actual de arte ni siquiera existia en la Edad Media, donde no se distinguia entre artesano y artista. Asi, calificar como 'artisticos' objetos prehistoricos supone proyectar la concepcion actual del arte a una epoca demasiado lejana, en la cual seguramente no existia. Por ello, la nocion de arte aplicada a la Prehistoria "assumes a present-day perception of what was done that has no warrant" (Davidson y Noble, 1989: 128, n. 2) (22).

Lo dicho se aplica diafanamente al simbolismo: aunque se atribuye naturaleza simbolica a muchas piezas, no podemos saber con garantias si realmente lo eran: los sistemas de creencias e ideas prehistoricos estan demasiado alejados, por lo que son impenetrables para nosotros, que a la fuerza debemos juzgar sobre los sistemas de creencias actuales, los unicos de los que participamos.

Esto es reconocido por Mackay y Welz (2008), quienes senalan que es imposible saber si la pieza de Klein Kliphuis (Fig. 9) se hizo con intencion simbolico-representacional. Aunque la pieza responde a un diseno intencional ... "whether or not engraved ochre necessarily carries any symbolic significance is a different matter. In order to be symbolic, it is necessary that the design has a cognitively constructed and conventionally maintained relationship with some other thing, either physical or conceptual. Clearly, no such relationship can be demonstrated on the basis of the available evidence" (ibidem: 1529).

Segun ambos autores ... "of course, the same argumentation can be made with regard to the engraved ochre from Blombos Cave. Though there is almost a self-evident sense of meaningfulness to the Blombos piece, this is not, in truth, sufficient to make any argument for its symbolic significance in the sense above" (ibidem).

Por tanto, concluyen que "we cannot infer symbolic significance from any given piece of engraved ochre" (ibidem). En suma, es posible que esas piezas se hicieran con intencion simbolico-representacional, pero nunca se podra saber con certeza. Ese caracter supuestamente simbolico de los disenos solo puede suponerse a partir de que ... "no functional interpretation of these engravings can be reasonably implied" (d'Errico et al., 2009: 27). Pero que no exista una interpretacion funcional--recordemos, segun las premisas modernas del arqueologo--no prueba en si mismo que la pieza fuera simbolica; esto es un non sequitur a partir de la premisa previa. A pesar de ello, piezas como esas se asumen como simbolicas, para inferir la existencia de lenguaje.

El enfoque computacional, sin embargo, esta libre de ese problema: dado que procede analizando rasgos formales de las piezas que revelen cierta complejidad computacional, este enfoque no depende de la 'semantica' de la pieza, siendo irrelevante saber si las piezas eran simbolicas o no. Solo basta con que las piezas sean intencionales para inferir a partir de ellas el poder computacional de quienes las hicieron. Ademas, el enfoque computacional permite a mi juicio ofrecer una 'teoria-puente' en la que asentar las inferencias realizadas, frente a la falta de motivacion de los pasos inferenciales que segun Botha caracteriza la aplicacion del enfoque simbolico. Finalmente, la perspectiva computacional casa perfectamente con que FL no es segun la linguistica chomskyana una conducta, simbolica o de otro tipo, sino un sistema natural de computacion (23).

El ultimo aspecto de este apartado se refiere a un interesante comentario de un revisor de Zephyrus, cuya clarificacion es obligada. Segun el revisor, el enfoque computacional no parece superior al usualmente empleado de inferir lenguaje a partir del simbolismo: dado que a su juicio el lenguaje es una consecuencia de las capacidades de simbolizacion, el analisis de los rasgos formales de los objetos o de la capacidad simbolica apuntan a la misma conclusion, la existencia de lenguaje complejo. En primer lugar, como he sostenido, la existencia de simbolismo solo puede ser supuesta, pero no mostrada inequivocamente. Pero mas alla de ello, aunque se suele asumir una correlacion estrecha entre simbolismo y lenguaje, desde una perspectiva linguistica no es tan obvio que los simbolos linguisticos sean un subtipo de los elementos simbolicos, y, por tanto, de conducta simbolica. Este aspecto, tratado en Balari et al. (2011), implica que la semantica del lenguaje natural se comporta de modo muy diferente al modo en que los simbolos culturales devienen significativos.

Segun Eco (1975: cap. 2), las culturas solo pueden entenderse como sistemas complejos y opacos de significaciones; complejos, porque el significado de cada elemento depende de su relacion con el resto; opacos, porque no es posible conocer el significado de un simbolo concreto si desconocemos como se usa. Sin embargo, esto no se aplica al lenguaje natural: al conocer el significado de palabras concretas--leon, angel, saltarin, azul--, accedemos automaticamente a los significados de sus posibles combinaciones--leon saltarin, leon azul, angel saltarin, angel azul, o el leon azul que ataco al angel saltarin--, incluso referidos a situaciones no familiares o irreales (Fodor, 1975). Esto significa que la semantica del lenguaje natural tiene dos rasgos clave, composicionalidad y productividad, de los que carece cualquier sistema cultural de simbolos (24). Por ello, la cultura simbolica y FL son entidades con rasgos muy diferentes: la primera supone sistemas culturalmente complejos de conductas adquiridas, pero la segunda es un componente natural de la mente/cerebro humana. Esto sugiere que la conexion entre ambas en los humanos podria ser un hecho contingente sobre el que no es sencillo basar generalizaciones como la senalada--lenguaje a partir de simbolismo--. Asi parece mostrarlo la investigacion con primates y otros animales en laboratorio (Savage-Rumbaugh y Lewin, 1994), que pueden adquirir sistemas simbolicos, pero ninguno ha desarrollado un sistema linguistico combinatorio.

Lo senalado significa que la asociacion entre simbolismo y lenguaje puede no ser tan inequivoca como se asume en Paleoantropologia. Y esto tiene una implicacion muy clara: normalmente se ha sostenido la presencia de lenguaje a partir de juzgar evidencias interpretadas como simbolicas. Eso ha llevado a disputas sobre si determinados objetos son simbolicos o no, pues eso supondria afirmar o negar la presencia de lenguaje moderno en las especies que los hicieron. Imaginemos que los disenos pre-Sapiens fueran realmente simbolicos --algo que nunca se llegara a saber--. La prediccion del enfoque simbolico seria que quienes los hicieron tuvieron lenguaje complejo; sin embargo, frente a lo que senala el revisor, la prediccion del enfoque computacional es muy diferente, ausencia de lenguaje complejo, dados los procesos computacionales implicados en esos disenos. Por tanto, incluso aunque se supiera que un objeto es simbolico, ese simbolismo no tendria por que asociarse al lenguaje complejo. De ahi que el modelo computacional efectue diferentes predicciones del simbolico, ademas de evitar la cuestion de si un objeto dado era realmente simbolico.

7. Conclusiones

El articulo ha propuesto un nuevo metodo para leer el registro arqueologico, que puede ser una herramienta de gran interes para la Paleoantropologia. Ese metodo no se basa en la conducta con la que se asociaban los objetos, sino en analizarlos segun las capacidades computacionales mentales requeridas para producirlos, buscando en esos objetos ciertos rasgos formales que presupongan un poder computacional semejante al necesitado para el lenguaje.

He extendido ese metodo, propuesto en origen por Uriagereka y asociados para analizar la evidencia de nudos en el registro arqueologico, al analisis de los disenos geometricos prehistoricos del Paleolitico inferior y medio--Neandertales y Heidelbergensis--y de la Edad de la Piedra media (ham). La comparacion entre ambos tipos de disenos es muy reveladora: los disenos pre-HAM son computacionalmente mucho mas simples, pues muestran un regimen de Tipo 3, equivalente a un automata de estados finitos, sin mecanismo de memoria, por lo que se basan en pasos secuenciales y excluyen cualquier DLD. El sistema computacional revelado por esos disenos es mucho menos complejo que el requerido para el lenguaje.

Por el contrario, los disenos geometricos de los HAM muestran un salto fuerte en las capacidades computacionales, con una complejidad ajena al repertorio de disenos de especies anteriores, pues presuponen regimenes de Tipo 2 o de Tipo 1, con mecanismos de memoria y DLDs anidadas o cruzadas. Este sistema computacional es del mismo tipo formal que el presupuesto por el lenguaje.

El analisis desarrollado concuerda, aunque con otras premisas--computacionales, no psicologicas--, con propuestas que enfatizan el aumento de la memoria de trabajo en los HAM, como Coolidge y Wynn (2009), Russell (1996) o Wynn y Coolidge (2004) y los trabajos recogidos en Wynn y Coolidge (2010).

Finalmente, este enfoque ofrece la gran ventaja de evitar la dificultosa cuestion de si los disenos geometricos se hicieron con proposito simbolicorepresentacional o no. Para implementarlo no es necesario conocer nada sobre la 'semantica' de la pieza, sino solo centrarse en sus rasgos formales.

Bibliografia

AMBROSE, S. (2001): "Paleolithic technology and human evolution", Science, 291, pp. 1748-1753.

ANDERSON, S. y LIGHTFOOT, D. (2002): The language organ. Linguistics as cognitive physiology. Cambridge: Cambridge University Press.

ARBIB, M. (2005): "The Mirror System hypothesis: How did protolanguage evolve?". En TALLERMAN, M. (ed.): Language origins. Perspectives on evolution. New York: Oxford University Press, pp. 21-47.

ARSUAGA, J. L. y MARTINEZ, I. (1998): La especie elegida. La larga marcha de la evolucion humana. Madrid: Temas de Hoy.

BADDELEY, A. (1986): Working memory. Oxford: Oxford University Press.

--(2007): Working memory, thought, and action. Oxford: Oxford University Press.

BALARI, S.; BENITEZ-BURRACO, A.; CAMPS, M.; LONGA, V. M. y LORENZO, G. (2012): "Knots, language, and computation: A bizarre love triangle? Replies to objections", Biolinguistics, 6/1, pp. 79-111.

BALARI, S.; BENITEZ-BURRACO, A.; CAMPS, M.; LONGA, V. M.; LORENZO, G. y URIAGEREKA, J. (2008): "?Homo loquens neanderthalensis? En torno a las capacidades simbolicas y linguisticas del Neandertal", Munibe, 59, pp. 3-24.

--(2011): "The archaeological record speaks: Bridging Anthropology and Linguistics", International Journal of Evolutionary Biology, vol. 2011, pp. 1-17, doi: 10.4061/2011/382679.

--(2013): "The fossils of language: What are they, who has them, how did they evolve?". En BOECKX, C. y GROHMANN, K. K. (eds.): Handbook of Biolinguistics. New York: Cambridge University Press.

BALARI, S. y LORENZO, G. (2009): "Computational phenotypes: Where the theory of computation meets Evo-Devo", Biolinguistics, 3/1, pp. 2-60.

--(2013): Computational phenotypes. Towards an evolutionary developmental biolinguistics. Oxford: Oxford University Press.

BAR-YOSEF, O. (2008): "Can Paleolithic stone artifacts serve as evidence for prehistoric language?". En BENGTSON, J. (ed.): In hot pursuit of Prehistory. Amsterdam: John Benjamins, pp. 373-379.

BATESON, P. (2001): "Behavioral development and Darwinian evolution". En OYAMA, S.; GRIFFITHS, P. y GRAY, R. (eds.): Cycles of contingencies. Developmental systems and evolution. Cambridge, MA: MIT Press, pp. 149-166.

BEDNARIK, R. (1995): "Concept-mediated marking in the Lower Palaeolithic", Current Anthropology, 36/4, pp. 605-616.

--(2003): "The earliest evidence of palaeoart", Rock Art Research, 20, pp. 89-135.

BENAZZI, S. (2012): "The first modern Europeans", Journal of Anthropological Sciences, 90, pp. 3-6.

BENAZZI, S.; DOUKA, K.; FORNAI, C.; BAUER, C. C.; KULLMER, O.; SVOBODA, J.; PAP, I.; MALLEGNI, F.; BAYLE, P; COQUERELLE, M.; CONDEMI, S.; RONCHITELLI, A.; HARVATI, K. y WEBER, G. W. (2011): "Early dispersal of modern humans in Europe and implications for Neanderthal behavior", Nature, 479, pp. 525-528.

BENITEZ-BURRACO, A. y LONGA, V. M. (2011): "El papel del ADN fosil en Paleoantropologia", Zephyrus, LXVII, pp. 45-68.

--(2012a): "Right-handedness, lateralization and language in Neanderthals: A comment on Frayer et al. (2010)", Journal of Anthropological Sciences, 90, pp. 187-192.

--(2012b): "On the inference 'Neanderthals had FOXP2 = They had complex language". En SCOTT-PHILLIPS, T.; TAMARIZ, M.; CARTMILL, E. y HURFORD, J. (eds.): The evolution of language. Proceedings of Evolang. Singapur: World Scientific, pp. 50-57.

BENITEZ BURRACO, A.; LONGA, V. M.; LORENZO, G. y URIAGEREKA, J. (2008): "Also sprach Neanderthalsis ... Or did she?", Biolinguistics, 2/2-3, pp. 225-232.

BERMUDEZ DE CASTRO, J. M.a (2010): La evolucion del talento. Como nuestros origenes determinan nuestro presente. Barcelona: Debate.

BICKERTON, D. (1990): Language and species. Chicago: University of Chicago Press.

BLUMBERG, M. (2005): Basic instinct. The genesis of behavior. New York: Thunder's Mouth Press.

BOE, L.-J.; HEIM, J.-L.; HONDA, K. y MAEDA, S. (2002): "The potential Neanderthal vowel space was as large as that of modern humans", Journal of Phonetics, 30/3, pp. 465-484.

BOE, L.-J.; MAEDA, S. y HEIM, J. L. (1999): "Neanderthal man was not morphologically handicapped for speech", Evolution of Communication, 3/1, pp. 49-77.

BOTHA, R. (2009): "Theoretical underpinnings of inferences about language evolution: the syntax used at Blombos Cave". En BOTHA, R. y KNIGHT, C. (eds.): The cradle of language. New York: Oxford University Press, pp. 93-111. CI.

--(2010): "On the soundness of inferring modern language from symbolic behaviour", Cambridge Archaeological Journal, 20, pp. 345-356.

BOTHA, R. y KNIGHT, C. (eds.) (2009): The cradle of language. New York: Oxford University Press.

BRESNAN, J.; KAPLAN, R.; PETERS, S. y ZAENEN, A. (1987): "Cross-serial dependencies in Dutch". En SAVITCH, W.; BACH, E.; MARSH, W. y SAFRANNAVEH, G. (eds.): The formal complexity of natural language. Dordrecht: Reidel, pp. 286-319.

CAMPS, M. y URIAGEREKA, J. (2006): "The gordian knot of linguistic fossils". En ROSSELLO, J. y MARTIN, J. (eds.): The biolinguistic turn. Issues on language and biology. Barcelona: Universitat de Barcelona, pp. 34-65.

CARROLL, S. (2005): Endless forms most beautiful. The new science of Evo Devo and the making of the animal kingdom. New York: W.W. Norton.

CARSTAIRS-MCCARTHY, A. (1999): The origins of complex language. New York: Oxford University Press.

CHALINE, J. (1994): Une famille peu ordinaire. Du singe a l'homme. Paris: Du Seuil.

CHOMSKY, N. (1956): "Three models for the description of language", IRE Transactions on Information Theory, 2, pp. 113-124.

--(1959): "On certain formal properties of grammars", Information and Control, 2, pp. 137-167.

--(1980): Rules and representations. New York: Columbia University Press.

--(1988): Language and problems of knowledge. Cambridge, MA: MIT Press.

--(1995): The Minimalist Program. Cambridge, MA: MIT Press.

--(1998): Una aproximacion naturalista a la mente y al lenguaje. Barcelona: Prensa Iberica.

--(2000): The architecture of language. Oxford: Oxford University Press.

--(2002): On nature and language. Cambridge: Cambridge University Press.

COOLIDGE, F. L. y WYNN, T. (2004): "A cognitive and neuropsychological perspective on the Chatelperronian", Journal of Anthropological Research, 60, pp. 55-73.

--(2009): The rise of Homo sapiens. The evolution of modern thinking. Chichester: Wiley-Blackwell.

CREMADES, M.; LAVILLE, H.; SIRAKOV, N. y KOZLOWSKI, J. (1995): "Une pierre gravee de 50 000 ans B.P. dans les Balkans", Paleo, 7, pp. 201-209.

CRYSTAL, D. (2010): The Cambridge encyclopedia of language. 3rd ed. New York: Cambridge University Press.

DAVIDSON, I. y NOBLE, W. (1989): "The archaeology of perception: Traces of depiction and language", Current Anthropology, 30, pp. 125-155.

DENNETT, D. (1995): Darwin's dangerous idea. New York: Simon & Schuster.

--(1996): Kinds of minds. New York: Basic Books.

DIBBLE, H. y BAR-YOSEF, O. (1995): The definition and interpretation of Levallois technology. Madison: Prehistory Press.

ECO, U. (1975): Trattato di semiotica generale. Milano: Bompiani.

ENARD, W.; PRZEWORSKI, M.; FISHER, S.; LAI, C. S.; WIEBE, V.; KITANO, T.; MONACO, A. P. y PAABO, S. (2002): "Molecular evolution of FOXP2, a gene involved in speech and language", Nature, 418, pp. 869-872.

ERRICO, F. D' (2001): "Memories out of mind: The archaeology of the oldest artificial memory systems". En NOWELL, A. (ed.): In the mind's eye: Multidisciplinary approaches to the evolution of human cognition. Ann Arbor: International Monographs in Prehistory, pp. 33-49.

--(2003): "The invisible frontier: A multispecies model for the origin of behavioral modernity", Evolutionary Anthropology, 12, pp. 188-202.

ERRICO, F. D'; HENSHILWOOD, C.; LAWSON, G.; VANHAEREN, M.; TILLIER, A.-M.; SORESSI, M.; BRESSON, F.; MAUREILLE, B.; NOWELL, A.; LAKARRA, J.; BACKWELL, L. y JULIEN, M. (2003): "Archaeological evidence for the emergence of language, symbolism, and music--An alternative multidisciplinary perspective", Journal of World Prehistory, 17, pp. 1-70.

ERRICO, F. D'; HENSHILWOOD, C.; VANHAEREN, M. y NIEKERK, K. VAN (2005): "Nassarius kraussianus shell beads from Blombos Cave: evidence for symbolic behaviour in the Middle Stone Age", Journal of Human Evolution, 48, pp. 3-24.

ERRICO, F. D' y VANHAEREN, M. (2009): "Earliest personal ornaments and their significance for the origin of language debate". En BOTHA, R. y KNIGHT, C. (eds.): The cradle of language. New York: Oxford University Press, pp. 16-40.

ERRICO, F. D'; VANHAEREN, M.; HENSHILWOOD, C.; LAWSON, G.; MAUREILLE, B.; GAMBIER, D.; TILLIER, A.-M.; SORESSI, M. y NIEKERK, K. VAN (2009): "From the origin of language to the diversification of languages: What can archaeology and palaeoanthropology say?". En ERRICO, F. D' y HOMBERT, J. M. (eds.): Becoming elocuent. Amsterdam: John Benjamins, pp. 13-68.

ERRICO, F. D' y VILLA, P. (1997): "Holes and grooves: the contribution of microscopy and taphonomy to the problem of art origins", Journal of Human Evolution, 33, pp. 1-31.

EVERETT, D. (2005): "Cultural constraints on grammar and cognition in Piraha: Another look at the design features of human language", Current Anthropology, 46/4, pp. 621-646.

FALK, D. (1975): "Comparative anatomy of the larynx in man and in chimpanzee: Implications for language in Neanderthal", American Journal of Physical Anthropology, 43/1, pp. 123-132.

FINLAYSON, C. (2009): The humans who went extinct. Why Neanderthals died out and we survived. New York: Oxford University Press.

FISHER, S. y SCHARFF, C. (2009): "FOXP2 as a molecular window into speech and language", Trends in Genetics, 25/4, pp. 166-177.

FITCH, W T. (2000): "The phonetic potential of nonhuman vocal tracts: comparative cineradiographic observations of vocalizing animals", Phonetica, 57, pp. 205-218.

--(2002): "Comparative vocal production and the evolution of speech: reinterpreting the descent of the larynx". En WRAY, A. (ed.): The transition to language. New York: Oxford University Press, pp. -21-45.

--(2009): "Fossil cues to the evolution of speech". En BOTHA, R. y KNIGHT, C. (eds.): The cradle of language. New York: Oxford University Press, pp. 112-134.

FITCH, W. T. y REBY, D. (2001): "The descended larynx is not uniquely human", Proceedings of the Royal Society of London, 268, pp. 1669-1675.

FODOR, J. (1975): The language of thought. New York: Thomas Crowell.

FRAYER, D.; FIORE, I.; LALUEZA-FOX, C.; RADOVCIC, J. y BONDIOLI, L. (2010): "Right handed Neandertals: Vindija and beyond", Journal of Anthropological Sciences, 88, pp. 113-127.

--(2012): "Reply to Benitez-Burraco & Longa: When is enough, enough?", Journal of Anthropological Sciences, 90, pp. 193-197.

FREY, R. y RIEDE, T. (2003): "Sexual dimorphism of the larynx of the Mongolian Gazelle (Procapra gutturosa Pallas, 1777) (Mammalia, Artiodactyla, Bovidae)", Zoologischer Anzeiger, 242, pp. 33-62.

GALLISTEL, R. y KING, A. (2009): Memory and the computational brain: Why cognitive science will transform neuroscience. Chichester: Wiley-Blackwell.

GRAFF, J. y MANSUY, I. M. (2008): "Epigenetic codes in cognition and behaviour", Behavioural Brain Research, 192, pp. 70-87.

HARROD, J. (2007): "Deciphering Later Acheulian period marking motifs (LAmrk): Impressions of the Later Acheulian mind". Accesible en www.originsnet.org/publications.html (12-06-2012).

HARVATI, K. (2010): "Neanderthals", Evolution: Education and Outreach, 3/3, pp. 367-376.

HAUSER, M. D.; CHOMSKY, N. y FITCH, W. T. (2002): "The faculty of language: What is it, who has it, and how did it evolve?", Science, 298, pp. 15691579.

HAUSER, M. D. y FITCH, W. T. (2003): "What are the uniquely human components of the language faculty?". En CHRISTIANSEN, M. y KIRBY, S. (eds.): Language evolution. New York: Oxford University Press, pp. 158-181.

HENSHILWOOD, C. y DUBREUIL, B. (2009): "Reading the artifacts: Gleaning language skills from the Middle Stone Age in southern Africa". En BOTHA, R. y KNIGHT, C. (eds.): The cradle of language. New York: Oxford University Press, pp. 41-61.

HENSHILWOOD, C.; ERRICO, F. D' y WATTS, I. (2009): "Engraved ochres from the Middle stone Age levels of Blombos Cave, South Africa", Journal of Human Evolution, 57, pp. 27-47.

HENSHILWOOD, C.; ERRICO, F. D'; YATES, R.; JACOBS, Z.; TRIBOLO, C.; DULLER, G.; MERCIER, N.; SEALY, J.; VALLADAS, H.; WATTS, I. y WINTLE, A. (2002): "Emergence of modern human behavior: Middle Stone Age engravings from South Africa", Science, 295, pp. 1278-1280.

HENSHILWOOD, C. y MAREAN, C. (2003): "The origin of modern human behavior. Critique of the models and their test implications", Current Anthropology, 44, pp. 627-651.

HERZFELD, C. y LESTEL, D. (2005): "Knot tying in great apes: Etho-ethnology of an unusual tool behavior", Social Science Information, 44, pp. 621-653.

HIGHAM, T.; JACOBI, R.; JULIEN, M.; DAVID, F.; BASELL, L.; WOOD, R.; DAVIES, W. y RAMSEY, C. (2010): "Chronology of the Grotte du Renne (France) and implications for the context of ornaments and human remains within the Chatelperronian", Proceedings of the National Academy of Sciences USA, 107/47, pp. 20234-20239.

HUYBREGTS, M. (1976): "Overlapping dependencies in Dutch", Utrecht Working Papers in Linguistics, 1, pp. 24-65.

INGOLD, T. (2007): Lines. A brief history. London & New York: Routledge.

JABLONKA, E. y LAMB, M. (2005): Evolution in four dimensions. Genetic, epigenetic, behavioral, and symbolic variation in the history of life. Cambridge, MA: MIT Press.

JERISON, H. (1985): "Animal intelligence as encephalization". En WEISKRANTZ, L. (ed.): Animal intelligence. Oxford: Claredon Press, pp. 21-35.

JOSHI, A. (1985): "Tree adjoining grammars: How much context-sensitivity is required to provide reasonable structural descriptions?". En DOWTY, D.; KARTTUNEN, L. y ZWICKY, A. (eds.): Natural language parsing. Psychological, computational, and theoretical perspectives. Cambridge: Cambridge University Press, pp. 206-250.

KLEIN, R. (2009): The human career. 3rd ed. Chicago: Chicago University Press.

KONOPKA, G.; BOMAR, J. M.; WINDEN, K.; COPPOLA, G.; JONSSON, Z. O.; GAO, F.; PENG, S.; PREUSS, T. M.; WOHLSCHLEGEL, J. A. y GESCHWIND, D. H. (2009): "Human-specific transcriptional regulation of CNS development genes by FOXP2", Nature, 462, pp. 213-217.

KRAUSE, J.; LALUEZA-FOX, C.; ORLANDO, L.; ENARD, W.; GREEN, R. E.; BURBANO, H. A.; HUBLIN, J. J.; HANNI, C.; FORTEA, J.; RASILLA, M. DE LA; BERTRANPETIT, J.; ROSAS, A. y PAABO, S. (2007): "The derived FOXP2 variant of modern humans was shared with Neandertals", Current Biology, 17, pp. 1908-1912.

LANGLEY, M.; CLARKSON, C. y ULM, S. (2008): "Behavioural complexity in Eurasian Neanderthal populations: A chronological examination of the archaeological evidence", Cambridge Archaeological Journal, 18/3, pp. 289-307.

LE MAY, M. (1975): "The language capability of Neandertal man", American Journal of Physical Anthropology, 42/1, pp. 9-14.

LEVELT, W. (2008): An introduction to the theory of formal languages and automata. Amsterdam: John Benjamins.

LEWIS-WILLIAMS, D. (2002): The mind in the cave. Consciousness and the origins of art. London: Thames & Hudson. Cito por la trad. esp., La mente en la caverna. La conciencia y los origenes del arte. Madrid: Akal, 2005.

LHOMME, V. y NORMAND, E. (1993): "Presentation des galets stries de la couche inferieure du gisement mousterien de 'Chez Pourre-Chez Comte' (Correze)", Paleo, 5, pp. 121-125.

LI, S.; WEIDENFELD, J. y MORRISEY, E. E. (2004): "Transcriptional and DNA binding activity of the Foxp1/2/4 family is modulated by heterotypic and homotypic protein interactions", Molecular and Cellular Biology, 24, pp. 809-822.

LIEBERMAN, P. (1984): The biology and evolution of language. Cambridge, MA: Harvard University Press.

--(1991): Uniquely human. The evolution of speech, thought, and selfless behavior. Cambridge, MA: Harvard University Press.

--(2000): Human language and our reptilian brain. The subcortical bases of speech, syntax, and thought. Cambridge, MA: Harvard University Press.

--(2003): "Motor control, speech, and the evolution of human language". En CHRISTIANSEN, M. y KIRBY, S. (eds.): Language evolution. New York: Oxford University Press, pp. 255-271.

--(2006): Toward an evolutionary biology of language. Cambridge, MA: Harvard University Press.

--(2007): "The evolution of human speech. Its anatomical and neural bases", Current Anthropology, 48/1, pp. 39-66.

LIEBERMAN, P. y CRELIN, E. (1971): "On the speech of Neanderthal man", Linguistic Inquiry, 2, pp. 203-222.

LONGA, V. M. (2005): "Bibliografia comentada sobre la emergencia y la evolucion del lenguaje (1990-2004)", Moenia, 11, pp. 423-458.

--(2006): "Sobre el significado del descubrimiento del gen FOXP2", Estudios de Linguistica. Universidad de Alicante, 20, pp. 177-207.

--(2012a): Lenguaje humano y comunicacion animal: analisis comparativo. Bucaramanga: Universidad industrial de Santander.

--(2012b): "Que revelan las representaciones materiales de la Prehistoria sobre representaciones mentales", Representaciones. Revista de Estudios sobre Representacion en Arte, Ciencia y Filosofia, 8/1, pp. 79-104.

MACKAY, A. y WELZ, A. (2008): "Engraved ochre from a Middle Stone Age context at Klein Kliphuis in the Western Cape of South Africa", Journal of Archaeological Science, 35/6, pp. 1521-1532.

MARSHACK, A. (1976): "Some implications of the Paleolithic symbolic evidence for the origin of language", Current Anthropology, 17, pp. 274-282.

--(1996): "A Middle Paleolithic symbolic composition from the Golan Heights: The earliest known depictive image", Current Anthropology, 37, pp. 357-365.

--(1997): "Paleolithic image making and symboling in Europe and the Middle East: A comparative review". En CONKEY, M.; SOFFER, O.; STRATMANN, D. y JABLONSKI, N. (eds.): Beyond art. Pleistocene image and symbol. San Francisco: California Academy of Sciences, pp. 53-91.

MARTINEZ MENDIZABAL, I. y ARSUAGA, J. L. (2009): "El origen del lenguaje: la evidencia paleontologica", Munibe (Antropologia-Arkeologia), 60, pp. 5-16.

MATTICK, J. S.; TAFT, R. J. y FAULKNER, G. J. (2009): "A global view of genomic information: moving beyond the gene and the master regulator", Trends in Genetics, 26, pp. 21-28.

MCBREARTY, S. y BROOKS, A. (2000): "The revolution that wasn't: A new interpretation of the origin of modern human behavior", Journal of Human Evolution, 39, pp. 453-563.

MEHLER, M. F. (2008): "Epigenetic principles and mechanisms underlying nervous system functions in health and disease", Progress in Neurobiology, 86, pp. 305-341.

MELLARS, P. (1996): "Symbolism, language, and the Neanderthal mind". En MELLARS, P. y GIBSON, K. (eds.): Modelling the early human mind. Cambridge: McDonald Institute for Archaeological Research, pp. 15-32.

--(1998): "Neanderthals, modern humans and the archaeological evidence for language". En JABLONSKI, N. y AIELLO, L. C. (eds.): The origin and diversification of language. San Francisco: California Academy of Sciences, pp. 89-115.

--(2005): "The impossible coincidence. A singlespecies model for the origins of modern human behavior in Europe", Evolutionary Anthropology, 14, pp. 12-27.

MITHEN, S. (2005): The singing Neanderthals. London: Weidenfeld & Nicholson.

MORENO CABRERA, J. C. (2000): La dignidad e igualdad de las lenguas. Madrid: Alianza Editorial.

MOORE, D. S. (2001): The dependent gene. The fallacy of 'nature vs. nurture'. New York: Henry Holt.

MOSS, L. (2003): What genes cant do. Cambridge, MA: MIT Press.

NEVINS, A.; PESETSKY, D. y RODRIGUEZ, C. (2009): "Piraha exceptionality: A reassessment", Language, 85/2, pp. 355-404.

NISHIMURA, T.; MIKAMI, A.; SUZUKI, J. y MATSUZAWA, T. (2006): "Descent of the hyoid in chimpanzees: evolution of face flattening and speech", Journal of Physical Anthropology, 51, pp. 244-254.

NOWELL, A. (2006): "From a Paleolithic art to Pleistocene visual cultures (Introduction to 'Advances in the Study of Pleistocene imagery and symbol use')", Journal of Archaeological Method and Theory, 13/4, pp. 239-249.

NOWELL, A. y ERRICO, F. D' (2007): "The art of taphonomy and the taphonomy of art: Layer IV, Molodova I, Ukraine", Journal of Archaeological Method and Theory, 14/1, pp. 1-26.

PARKINGTON, J.; POGGENPOEL, C.; RIGAUD, J. P. y TEXIER, P. (2005): "From tool to symbol: the behavioural context of intentionally marked ostrich eggshell from Diepkloof, Western Cape". En ERRICO, F. D' y BACKWELL, L. (eds.): From tools to symbols. Johannesburg: Witwatersrand University Press, pp. 475-492.

PETERSSON, K.; FOLIA, V. y HAGOORT, P. (2012): "What artificial grammar learning reveals about the neurobiology of syntax", Brain and Language, 120/2, pp. 83-95.

PIATTELLI-PALMARINI, M. y URIAGEREKA, J. (2005): "The evolution of the narrow faculty of language: The skeptical view and a reasonable conjecture", Lingue e Linguaggio, IV, pp. 27-79.

PORTNER, P. (2005): What is meaning? Fundamentals of formal semantics. Oxford: Blackwell.

PROCTOR, R. (2007): "Material metaphors. Review of Origins and revolutions by Clive Gamble", Nature, 448, pp. 752-753.

PTAK, S.; ENARD, W.; WIEBE, V.; HELLMANN, I.; KRAUSE, J.; LACHMANN, M. y PAABO, S. (2009): "Linkage disequilibrium extends across putative selected sites in FOXP2", Molecular Biology and Evolution, 26/10, pp. 2181-2184.

ROEBROEKS, W. y VERPOORTE, A. (2009): "A 'language-free' explanation for differences between the European Middle and Upper Paleolithic record". En BOTHA, R. y KNIGHT, C. (eds.): The cradle of language. New York: Oxford University Press, pp. 150-166.

ROSAS, A. (2010): Los neandertales. Madrid: CSIC/ Catarata.

RUSSELL, J. (1996): "Development and evolution of the symbolic function: The role of working memory". En MELLARS, P y GIBSON, K. (eds.): Modelling the early human mind. Cambridge: McDonald Institute for Archaeological Research, pp. 159-170.

SANCHIDRIAN, J. L. (2001): Manual de arte prehistorico. Barcelona: Ariel edit.

SAVAGE-RUMBAUGH, S. y LEWIN, R. (1994): Kanzi: the ape at the brink of the human mind. New York: John Wiley.

SAVITCH, W.; BACH, E.; MARSH, W y SAFRAN-NAVEH, G. (1987): "Introduction". En SAVITCH, W.; BACH, F. ; MARSH, W. y SAFRAN-NAVEH, G. (eds.): The formal complexity of natural language. Dordrecht: Reidel, pp. VII-XV.

G. SORESSI, M. y ERRICO, F. D' (2007): "Pigments, gravures, parures: les comportements symboliques controverses des Neandertaliens". En VANDERMEERSCH, B. y MAUREILLE, B. (eds.): Les Neandertaliens. Biologie et cultures. Paris: Editions du CTHS, pp. 297-309.

STUDDERT-KENNEDY, M. (1998): "The particulate origins of language generativity: from syllable to gesture". En HURFORD, J.; STUDDERT-KENNEDY, M. y

KNIGHT, C. (eds.): Approaches to the evolution of language. Social and cognitive bases. Cambridge: Cambridge University Press, pp. 202-221.

TEXIER, P-J.; PORRAZ, G.; PARKINGTON, J.; RIGAUD, J.-P; POGGENPOEL, C.; MILLER, C.; TRIBOLO, C.; CARTWRIGHT, C.; COUDENNAU, A.; KLEIN, R.; STEELE, T. y VERNA, C. (2010): "A Howiesons Poort tradition of engraving ostrich eggshell containers dated to 60,000 years ago at Diepkloof Rock Shelter, South Africa", Proceedings of the National Academy of Sciences USA, 107, pp. 6180-6185.

TRINKAUS, E. (2007): "Human evolution: Neandertal gene speaks out", Current Biology, 17, pp. R917-R918.

VANHAEREN, M.; ERRICO, F. D'; STRINGER, C.; JAMES, S.; TODD, J. y MIENIS, H. (2006): "Middle Paleolithic shell beads in Israel and Algeria", Science, 312, pp. 1785-1788.

WEST-EBERHARD, M. J. (2003): Developmental plasticity and evolution. Oxford: Oxford University Press.

WHITE, R. (1998): "Comment on d'Errico et al. 1998, 'Neandertal acculturation in Western Europe?'", Current Anthropology, 39/2, pp. S30-S32.

WYNN, T. (1991): "Tools, grammar, and the archaeology of cognition", Cambridge Archaeological Journal, 1/2, pp. 191-206.

WYNN, T. y COOLIDGE, F. L. (2004): "The expert Neandertal mind", Journal of Human Evolution, 46, pp. 467-487.

--(2010): "How Levallois reduction is similar to, and not similar to, playing chess". En NOWELL, A. y DAVIDSON, I. (eds.): Stone tools and the evolution of human cognition. Boulder: University Press of Colorado, pp. 83-103.

--(eds.) (2010): "Working memory: Beyond language and symbolism", Current Anthropology, 51, Supplement 1.

--(2011): "The implications of the working memory model for the evolution of modern cognition", International Journal of Evolutionary Biology, vol. 2011, pp. 1-12, doi: 10.4061/2011/741357.

--(2012): How to think like a Neandertal. New York: Oxford University Press.

ZILHAO, J.; ANGELUCCI, D.; BADAL-GARCIA, E.; ERRICO, F. D'; DANIEL, F.; DAYET, L.; DOUKA, K.; HIGHAM, T.; MARTINEZ-SANCHEZ, M. J.; MONTESBERNARDEZ, R.; MURCIA-MASCAROS, S.; PEREZSIRVENT, C.; ROLDAN-GARCIA, C.; VANHAEREN, M.; VILLAVERDE, V.; WOOD, R. y ZAPATA, J. (2009): "Symbolic use of marine shells and mineral pigments by iberian Neanderthals", Proceedings of the National Academy of Sciences USA, 107, pp. 1023-1028.

(1) Articulo elaborado en el marco del proyecto "Biolinguistica: evolucion, desarrollo y fosiles del lenguaje" (FFI2010-14955), subvencionado por el Ministerio de Ciencia e Innovacion y cofinanciado parcialmente por fondos FEDER. Deseo agradecer al Dr. Guillermo Lorenzo sus sugerencias a una version inicial de este trabajo, las detalladas indicaciones de los revisores anonimos de Zephyrus y a David Hernandez Suarez por su inestimable ayuda con la preparacion de las imagenes.

(2) Donde 'lenguaje complejo' significa "human language in the modern sense" (Arbib, 2005: 21), esto es, un lenguaje sintactico--jerarquico y recursivo--.

(3) Un analisis formal (aunque muy diferente al computacional realizado aqui) ha sido efectuado por algunos autores, como d'Errico (2001), que estudia los sistemas de notacion prehistoricos. Como escribe d'Errico (2001: 38), "The importance of this approach is that it classifies AMS's [Artificial Memory Systems; VML] on the basis of the formal, and probably invariable, elements that play a role in elaborating any type of AMS code and not on features specific to each particular AMS, such as its function or the meaning attributed to the signs".

(4) Como escriben Savitch et al. (1987: xi), "A computable process is simply one that can be carried out by an algorithm"; en este sentido utilizo el termino 'computacional'.

(5) El ultimo regimen de la jerarquia--Tipo 0, sistema irrestricto--, cuyo equivalente es una maquina Turing, es ignorado en la discusion, dado su enorme poder, pues dispone de recursos infinitos de espacio y tiempo. Por ello, no existe equivalente de este tipo en los sistemas naturales de computacion.

(6) 'Memoria' (computacional) implica simplemente la capacidad de almacenar instrucciones para que sean usadas en etapas posteriores de la computacion (Camps y Uriagereka, 2006; Balari et al., 2011).

(7) El pronombre interrogativo 'que', generado en la posicion de objeto de 'leer', se desplaza hasta la posicion inicial para formar la interrogativizacion.

(8) Mas exactamente, se inserta en una zona del Tipo 1 denominada 'suavemente dependiente del contexto' (Joshi, 1985), pues mientras ciertas estructuras del lenguaje, como las que presentan DLDs cruzadas, son solo tratables con el Tipo 1, otras estructuras, como las que tienen dependencias anidadas, son tratables mediante el Tipo 2. Esto significa que el lenguaje no presupone todo el poder posibilitado por las gramaticas sensibles al contexto. Recuerdese que la jerarquia de Chomsky es inclusiva.

Por otro lado, un revisor anonimo de Zephyrus senala que, tipologicamente, las lenguas del mundo presentan diversos grados de complejidad, sin que esto afecte a su capacidad comunicativa. No es claro, sin embargo, que significa "diversos grados de complejidad"; ciertamente, las lenguas exhiben muy diferentes mecanismos (sintacticos, gramaticales o morfologicos) y tipos de organizacion, pero la investigacion linguistica ha establecido categoricamente que lo dicho no significa que esos diferentes mecanismos se puedan disponer en una escala de complejidad, de modo que haya mecanismos mas complejos y otros mas simples. Esto supondria la existencia de lenguas mas complejas y otras menos complejas, esto es, mas primitivas; sin embargo, "Cada vez que se describe una lengua ignota hasta ahora, se constata una vez mas que no hay lenguas primitivas. Por tanto, la duda sobre si existen estas lenguas o no, no tiene ningun fundamento empirico hoy por hoy [...]" (Moreno Cabrera, 2000: 32-33). Todas las lenguas tienen un grado de complejidad computacional erigido a partir de una complejidad estructural que es equivalente entre si, como senala Crystal (2010: 6-7): "The fact of the matter is that every culture which has been investigated, no matter how 'primitive' it may be in cultural terms, turns out to have a fully developed language, with a complexity comparable to those of the so-called 'civilized' nations [...] All languages have a complex grammar: there may be relative simplicity in one respect (e.g. no word endings), but there seems always to be relative complexity in another (e.g. word position)".

En este sentido recientemente ha surgido una polemica sobre el Piraha, una lengua amazonica. Everett (2005) sostiene que esta lengua carece de rasgos supuestamente universales del lenguaje, como cuantificadores, la propiedad de recursion, etc. Sin embargo, Nevins et al. (2009) muestran que esas supuestas carencias no son tales: "We find no evidence, for example, that Piraha lacks embedded clauses, and in fact find strong syntactic and semantic evidence in favor of their existence in Piraha" (Nevins et al., 2009: 355). De ese modo, "some of Piraha supposed 'inexplicable gaps' (both linguistic and cultural) are illusory, nonexistent, or not supported by adequate evidence, and that the remaining linguistic 'gaps' are shared with languages as diverse as German, Chinese, Hebrew, Wappo, and Adyghe" (Nevins et al., 2009: 356).

(9) Desde presupuestos diferentes, Petersson et al. (2012: 84) coinciden en ello: "From the point of view of computability theory, the Chomsky hierarchy is in essence a memory hierarchy, which specifies the necessary (minimal) memory resources required for a given level of computational expressivity".

(10) Por supuesto, eso no significa que exista un automata dentro del cerebro, sino que esta perspectiva caracteriza modelos abstractos de las capacidades computacionales.

(11) Cf. n. 6.

(12) Notemos que en esa estructura en realidad hay el equivalente de varias DLDs, pues cada agrupamiento sucesivo representado con corchetes debe quedar recogido en la memoria.

(13) Por supuesto, las tecnicas concretas de confeccion de nudos son practicas culturales, pero a ellas subyace la capacidad computacional discutida.

(14) Ademas, Higham et al. (2010) arrojan dudas sobre la asociacion entre Neandertales y Chatelperroniense, y lo mismo rige para otra cultura neandertal final, el Uluzziense; cf. Benazzi et al. (2011) y Benazzi (2012). Por otro lado, Zilhao et al. (2009) aducen conchas perforadas de mas de 50 ka usadas por los Neandertales en Aviones (Murcia), pero las perforaciones no son intencionales, sino naturales, lo cual no invita a asociar esos ornamentos con un regimen computacional alto.

(15) Para otros disenos musterienses tambien basados en lineas paralelas cf. Sanchidrian (2001: 36).

(16) 'Lv': linea vertical; 'lh': linea horizontal; 'centr', 'sup' e 'inf': central, superior e inferior.

(17) Para una amplia discusion de la indefinicion de las evidencias tradicionales cf Balari et al. (2013).

(18) Como senala West-Eberhard (2003: 93), "the bare genes in isolation are among the most impotent and useless material imaginable". Por ello, Carroll (2005: 208) efectua esta advertencia: "Remember, everything about a tool kit proteine's action depends on context".

(19) Otros tipos de evidencias son igualmente poco con cluyentes: por ejemplo, en cuanto a la relacion entre herramientas y lenguaje, cf. las interpretaciones opuestas de Klein (2009) y Bar-Yosef (2008) sobre que revela la talla Levallois con respecto al lenguaje.

(20) Para razonamientos muy similares cf. d'Errico et al. (2005: 19-20), Henshilwood et al. (2002: 1279), Henshilwood y Dubreuil (2009: 46) o McBrearty y Brooks (2000: 486), entre otros.

(21) Definida por McBrearty y Brooks (2000: 492) como "the ability to represent objects, people, and abstract concepts with arbitrary symbols, vocal or visual, and reify such symbols in cultural practice".

(22) Tambien segun Nowell (2006: 244) "'Art' as a modern Western construct is anachronistic with the Palaeolithic".

(23) Mi intencion en este apartado no es sostener una posicion exclusivista que rechace cualquier otro tipo de evidencia que no sea la computacional, sino simplemente senalar algunos problemas planteados por otras evidencias, razon por la cual el enfoque computacional se podria erigir, como anticipe en el apartado 1, en una util herramienta para la Paleoantropologia, al ofrecer una nueva perspectiva que anadir a las ya existentes y que permite confrontar o complementar las predicciones respectivas.

(24) El principio de composicionalidad enuncia que "the meaning of a piece of language is based solely on the meanings of its (linguistically relevant) parts, and the way they are put together" (Portner, 2005: 34). Gracias a este principio se puede explicar la creatividad linguistica, que produce infinitas expresiones a partir de la combinacion sintactica de un numero finito de elementos.

Dpto. de Literatura Espanola, Teoria de la Literatura y Linguistica General. Facultad de Filologia. Avda. Castelao, s/n. 15782 Santiago de Compostela. Correo-e: victormanuel.longa@usc.es

Recepcion: 06/07/2012; Revision: 26/07/2012; Aceptacion: 20/11/2012
COPYRIGHT 2013 Ediciones Universidad de Salamanca
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2013 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Longa, Victor Manuel
Publication:Zephyrus
Date:Jan 1, 2013
Words:18662
Previous Article:El balneario Romano de Banos de Montemayor (Caceres). Descripcion arqueologica de un complejo termal salutifero de epoca romana.
Next Article:El final del solutrense en el oriente cantabrico a traves de las ocupaciones de la cueva de Arlanpe (Lemoa, Vizcaya).
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters