Printer Friendly

Un Puccini tocado por Dios: Madama Butterfly en El Paso.

Hacia el final de su vida, Giacomo Puccini escribio a un amigo: "Dios Todopoderoso me toco con su dedo menique y dijo: "Escribe para el teatro; recuerdalo, solo para el teatro" Y yo he obedecido el mandato supremo". Puccini se sometio tan obedientemente y con tanto talento a lo inevitable que compuso tres de las operas mas populares que se han escrito: Bohemia, Madama Butterfly y Tosca. Su vocacion musical y teatral esta patente tanto en lo que fue su vida como en el legado de su obra, a tal grado que tambien llego a afirmar: "!Piensen en eso? !Si no hubiese llegado la musica, habria sido incapaz de hacer nada en el mundo?". Con claros ascendentes esteticos, lo cierto es que Puccini no pertenecio a circulo musical alguno y ni siquiera fue una figura representativa del llamado "verismo", de la escuela de la "vida como ella es realmente", que rozo en algunas de sus obras y tanto atrajo a los compositores italianos de la decada de 1890 con quienes (Mascagni y Leocavallo, sobre todo) tuvo algun contacto generacional.

Especie de concentracion decantado de multiples asimilaciones, la singular produccion operistica de Giacomo Puccini se construyo con elementos de la politonalidad, el neoclasicismo, el futurismo, el impresionismo, la dodecafonia y el verismo, corrientes todas estas que parecian no importarle y con las cuales solo tuvo apenas contactos transitorios. En apariencia indiferente a los postulados de musicos como Debussy o Schoenberg, lo cierto es que en algun momento los incorporo en el desarrollo de su produccion, en lo que el consideraba apropiado a ese esquema tan suyo del "drama musical". Si tuvieramos que utilizar un adjetivo calificativo para definir el espiritu artistico de este enorme compositor italiano, ese seria el de eclectico, sin caer tampoco en esa otra tendencia intelectual de su tiempo que con premeditacion se edificaba sobre multiples eslabones. En terminos reales, debio poco a nadie, y ese es uno de los milagros que se manifiestan precisamente en el autor de Turandot, obra maestra del repertorio dramatico.

Obras con libreto adecuado

Volviendo al destacado elemento teatral que identitica la cimera produccion operistica de Giacomo Puccini, casi todas las veces se identifica por poseer un libreto adecuado, que el propio autor exacerbaba en la legitimidad de la misma situacion dramatica. De la mano, como otros poderosos signos distintivos de su gran talento y su genial instinto creativos: pasajes delicados y sensuales, frases poeticas de una enorme belleza musical, memorables melodias, arias de vivo lucimiento para las distintas tesituras, efervescencia orquestal, etcetera ... Algunas de sus operas pueden resultar ingenuas, al menos en parte o toda su conformacion, en cuanto al caracter y el tratamiento de los personajes, en la en la naturaleza y el uso de los temas y argumentos; pero amalgamodos a la musica, en estrecha relacion con la estructura melodica, siempre logran sobrecoger al publico melomano, e incluso atrapan a otro apenas en etapa de ingreso al genero. Si muchos han tachado hasta de sensibleros y lacrimososa esos tres topicos puccinianos que son La bohemia, Madama Butterily y Tosca, esos escepticos han sido los primeros en rendirse a ese igualmente seductor poder del compositor para involucrar a sus oyentes-espectadores. Lo que fuera de argumento resulta obvio y ramplon, argumento barato, en cuanto entra en contexto se torna inexorablemente eficaz y sobre todo conmovedor.

Mas alla de elementos efectistas, de un criticado romanticismo tardio que en ocasiones raya en la inocencia, el genio de Puccini se coufirma dominador e irrefutable, con una popularidad que mucho extranan y envidian otros tantos compositores de mayor pudor. Sin ser Madama Butterfly una de las operas que mas prefiera dentro del catalogo de un compositor que considero entre mis predilectos, reconozco que esta escrita con circular efectividad escenica, con genial maestria tanto dramatica como musical, y aunque significo un mediano fracaso en su estreno en Milan, practicamente el unico en su carrera, Puccini se apresuro a modificarla en su version definitiva y desde entonces constituye un exito asegurado en todas las casas de opera. Mientras la escribia y mas tarde corregia, sabemos que estudiaba la musica japonesa, que ordeno tomar grabaciones en el Japon y que se las enviaran, tal y como se preocupo porque B. F. Pinkerton hablara y cantara como un verdadero norteamericano, sin importarle cual fuera el resultado de dicho efecto.

Obra en tres actos de obligado repertorio, con texto en italiano de Giuseppe Giacosa y Luigi Mica, a partir de la obra de Luther Long y del drama de David Belasco, Madama Butterfly fue incluida como la segunda produccion de la Opera de El Paso, Texas. Sin ser una de las casas mas relevantes de la Union Americana, que cuenta con al menos tres de primerisimo orden (Nueva York, Chicago y San Francisco), se considera entre las estables y decorosas del sur de Estados Unidos, por el momento con solo dos producciones por ano que dan jugada a elementos artisticos y tecnicos del propio Teatro Abraham Chavez. Las voces que alli cantan no estan entre las de mayor cartel; pero van en carrera ascendente y su participacion aqui les abre de inmediato otras puertas de la region.

En los papeles protagonicos cantaron en esta ocasion la soprano de ascendencia oriental Giuping Deng, la mezzosoprano de origen coreano Ryu-Kyung Kim y el tenor americano David Corman. Todos en papel, conforme a las especificaciones del libreto, sobresalio la soprano por el color de su timbre y la extension de su voz, por su bello frasco, atributos todos ellos que el publico ovaciono particularmente en la esperada romanza que canta la amante suicida: "Un bel di vedremo"; su seductora emision se hizo de igual modo patente en las otras romanzas de la soprano, estas del primer acto de presentacion, "Ancora un passo" y "Leri son salita". Ella termino de resaltar sus incuestionables virtudes vocales e interpretativas en el cercano primer duo con el tenor "Amore o Grillo" y en el estelar conjunto de amor "O quanti occhi fissi" que constituye una de las mas bellas paginas de todo el catalogo pucciniano. El publico recibio tambien atento el conocido duo de la carta "Ora a noi", en el que todos agradecimos gustosamente el agradable color de voz del baritono estadounidense Ron Loyd. Raymond Harvey volvio a estar al frente de la experimentada Orquesta Sinfonica de El Paso.
COPYRIGHT 2003 Editorial Cruzada, S.A. DE C.V.
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2003 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

 
Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Saavedra, Mario
Publication:Siempre!
Article Type:Resena de opera
Date:Sep 28, 2003
Words:1146
Previous Article:Danny Boyle, un verdadero talento: 28 dias despues.
Next Article:Television cuadrada a todas horas: vienen mas reality shows.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2018 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters