Printer Friendly

Un "little Pittsburgh" borincano: la ciudad imaginada del discurso desarrollista de Fomento.

La Compania de Fomento Industrial de Puerto Rico y su director, Teodoro Moscoso, emprendieron la tarea de mejorar la economia de la isla con la construccion de varias fabricas propiedad del estado a mediados de los anos 40. Para Moscoso, el parque industrial en Guaynabo que contenia las primeras fabricas del gobierno amerito el apodo de "little Pittsburgh" de Fomento. (i) Mientras se construian cuatro plantas para la produccion de botellas, carton, zapatos y articulos de ceramica, el director de la Compania erigio en su mente lo que prometia ser una realidad. (ii) Moscoso ofrecio una vision que incluia temas recurrentes del programa desarrollista del gobierno, como lo fueron las ambiciosas iniciativas para la industrializacion del pais y las referencias al mundo manufacturero norteamericano. Con su impetuosa referencia al "little Pittsburgh" de Fomento, Moscoso resumio, por un lado, las expectativas de una agencia que veia crecer su parque industrial con nuevas edificaciones y maquinaria. Por otro lado, las palabras de Moscoso rebasan las idiosincrasias de un director de agencia y ejemplifican la importancia otorgada a las fabricas para facilitar una transformacion vertiginosa de la sociedad puer torriquena, al punto de visualizar una version local de una de las grandes ciudades industriales de los Estados Unidos.

Lejos de ser una referencia casual, el "little Pittsburgh" de Fomento pone de manifiesto el rol que cumplieron las empresas gubernamentales en el discurso desarrollista de los anos 40. Ubicadas en un enclave apartado en Guaynabo, sujetas a la campana publicitaria de Fomento, las fabricas del estado fueron la tabula rasa de un programa industrial en gestacion, proveyendo la base para imaginar un Puerto Rico lleno de abundancia y propiedad gracias a la manufactura. El objetivo de este ensayo es reflexionar sobre ese discurso y sus consecuencias, haciendo enfasis en el significado e importancia de las empresas gubernamentales en las practicas discursivas del movimiento populista liderado por Luis Munoz Marin y el Partido Popular Democratico (PPD). En su esfuerzo para conjurar un Puerto Rico moderno, el discurso desarrollista del PPD exalto las industrias mediante comparaciones con los Estados Unidos, contraponiendolas a su vez a imagenes del subdesarrollo isleno.

Aunque las fabricas de Fomento han sido objetos de estudio de las teorias de modernizacion (iii) y el analisis de clase, (iv) poco se ha dicho sobre el papel de las mismas como parte de un imaginario sobre el desarrollo economico. En muchos casos, las empresas gubernamentales son despachadas como experimentos fracasados de industrializacion. (v) Pienso que tal enfoque pierde de vista que las fabricas del estado fueron un eje crucial para articular un discurso desarrollista. Aparte de ser el punto de partida del programa de industrializacion de Fomento, las fabricas estatales aglutinaron tanto los intereses, preocupaciones y optimismo del gobierno como tambien las expectativas, inquietudes y deseos de bienestar del puertorriqueno. En las expresiones mas entusiastas y exaltadas a favor de la manufactura, las fabricas fueron el telon de fondo de visiones desarrollistas que rayaban en la utopia. La corta vida de las empresas y el reemplazo del plan original de Fomento por un programa de "industrializacion por invitacion" no le resta importancia al tema. A pesar de la fugacidad de las fabricas de Fomento, en torno a ellas tomaron forma ciertos elementos vitales de las practicas discursivas de las decadas posteriores.

Genesis de un enclave industrial

Lejos de ser casos aislados o experimentos esotericos, las fabricas de Fomento coincidieron con la iniciativas Latinoamericanas para implementar modelos economicos de sustitucion de importaciones durante los anos de escasez provocados por la Gran Depresion y la Segunda Guerra Mundial. (vi) Como punto de partida para captar los profundos cambios de la proxima decada, la Gran Depresion no solo fue una crisis economica, sino tambien un contexto fertil para quebrar viejas concepciones sobre la situacion colonial y darle rienda suelta a la imaginacion constructiva del puertorriqueno. Por un lado, las medidas institucionales tales como el Nuevo Trato, el Plan Chardon y la Puerto Rico Reconstruction Administration (PRRA) establecieron las coordenadas para la formacion de un liderato reformista y la creacion del Partido Popular Democratico (PPD). (vii) Por otro lado, en vez de marcar los limites del imaginario desarrollista, el Nuevo Trato nutrio un discurso incipiente pero ambicioso sobre el potencial de las reformas agrarias y el fomento de la manufactura para transformar a Puerto Rico. El discurso desarrollista insistio en la capacidad del estado para lograr la industrializacion y allano el camino para las fabricas de Fomento. Aunque el Nuevo Trato en Puerto Rico no cumplio con todas las metas propuestas y su ocaso dejo sin atender las necesidades apremiantes de la isla, la PRRA dio un paso modesto pero certero a favor de la industrializacion cuando establecio la Puerto Rico Cement Corporation (PRCC) en 1938, la primera fabrica del estado en la zona de Guaynabo. (viii) Es decir, la PRCC fue el inicio del recinto industrial que Moscoso luego bautizo como el nombre de "little Pittsburgh."

Si bien la PRCC significo un precedente importante para la industrializacion y fue la excepcion de las empresas estatales gracias al superavit que podia proveer, (ix) la fabrica que marco un hito en el programa desarrollista del PPD fue la Puerto Rico Glass Corporation (PRGC). Contrario a la PRCC, que debia su origen a la PRRA, la PRGC fue la primera fabrica concebida, construida y operada por Fomento en Guaynabo. Mientras que la PRCC comenzo sus operaciones en un periodo marcado por la represiones del gobernador Winship y el debacle de la PRRA, la PRGC entro en escena durante la Segunda Guerra Mundial, un contexto que fue favorable para las reformas y para el ascenso del PPD. (x) El periodo de construccion de la fabrica fue un tiempo muerto para las finanzas de Fomento pero no para la creatividad de la agencia, la prensa y el publico que ponderaban desde distintos angulos el potencial del proyecto. Aparte de ser la planta piloto de Fomento, la PRGC trascendio su funcion ordinaria como manufacturera de botellas y adquirio un status especial debido a las necesidades del momento. La fabrica de vidrio, junto a la ya proyectada Puerto Rico Pulp & Paper Corporation, fueron concebidas para resolver la escasez de botellas y carton que produjo la guerra justo cuando el ron experimento un auge en las ventas en los Estados Unidos. Ambas fabricas eran parte de un plan para garantizar las exportaciones de ron y las recaudaciones que eran devueltas a la isla por concepto de arbitrios federales. (xi)

Como era urgente atender esas necesidades, dia a dia se discutia en la prensa los adelantos en la construccion de los edificios, la instalacion de la maquinaria, los abastos de materia prima, el proceso de produccion, los problemas tecnicos, las dificultades para importar efectos y otros asuntos. (xii) Muchas noticias parecian dar excusas por las dilaciones de Fomento pero, en su conjunto, las declaraciones sobre las fabricas saturaron los medios de comunicacion con un lenguaje que, contrario a las referencias tipicas a la economia agricola predominante en la isla, cautivo al lector con terminos desconocidos, raros y exoticos sobre la capacidad manufacturera, los avances tecnologicos, los dispositivos mecanicos y el personal experto de Fomento. Tal capacidad seductora de la terminologia desarrollista fue, en gran medida, el efecto de propuestas modernizadoras cuya realizacion y pleno potencial aun permanecian en el futuro. Mientras las fabricas de botellas y carton en proceso de construccion vaticinaban el exito de Fomento, los planes para erigir dos fabricas mas--la Puerto Rico Shoe & Leather Company y la Puerto Rico Clay Products Corporation--intensificaron las expectativas del publico. Antes de comenzar sus operaciones y aun despues, las fabricas estatales encarnaron las inconsistencias de los modelos desarrollistas que prometen un futuro inigualable, casi al alance de la mano, a la vez que posponen indefinidamente esa meta, invocando un sin fin de cambios en nombre de la innovacion. El traslapo de promesas y demoras dio cabida al optimismo de los beneficiarios de Fomento como tambien a las exigencias de una agencia que insistia sobre cuan necesaria era la industrializacion.

Al umbral de la ciudad imaginada

Los aspectos tecnicos de la primera fabrica de Fomento dieron impulso al programa industrial. La PRGC llamo la atencion de los tecnocratas, como fue el caso de la Asamblea Anual de Ingenieros de 1943, la cual invito a Rafael Fernandez Garcia, director tecnico de Fomento, a deponer sobre las caracteristicas de la fabrica. (xiii) En otra ocasion, anos mas tarde, la Comision del Caribe gestiono con Fomento la visita a la fabrica de industrialistas interesados en establecer un proyecto similar en Trinidad. (xiv) Tanto en sus presentaciones ante una audiencia como en sus publicaciones, Fomento hizo alarde de los aspectos distintivos de las fabricas. Por ejemplo, el primer informe anual de la agencia ofrecio un listado de datos fenomenales sobre la PRGC: seis hornos de tanque de 50 toneladas cada uno, una capacidad manufacturera de 100 toneladas de vidrio cada 24 horas, seis maquinas (luego ocho) con una velocidad de 48 botellas por minuto, una produccion diaria de 1,375 gruesas de envases, una produccion anual de 389,000 gruesas de botellas o alrededor de 4,800,000 cajas. (xv) Otra lluvia de datos tuvo que ver con la maquinaria. Segun Fomento, el equipo traido de los Estados Unidos era optimo pues consistia de "6 maquinas Lynch-10 de moldear botellas del mas reciente modelo, 6 alimentadoras Hartford-Empire, 3 estibadoras Hartford-Empire, 3 estibadoras Simplex, 6 templadores, disenados y fabricados por Frazier-Simplex, Inc." (xvi) Para impresionar a sus lectores aun mas, Fomento informo que "se espera que en todo momento la PRGC suplira todas las necesidades de la isla en materia de envases de cristal." (xvii) Asi mismo, un periodista indico que la PRGC se levanto "sobre planes para abastecer todas las necesidades del mercado de la isla en toda clase de cristaleria." (xviii)

Para explicar el atractivo del recinto industrial o "little Pittsburgh" de Fomento en Guaynabo, hay que considerar no solo el perfil tecnologico de las fabricas sino tambien la receptividad de un publico en espera de resultados, la habil campana publicitaria de Fomento y el sensacionalismo de la prensa. Aparte de ser una atraccion tecnologica para los sectores profesionales, el publico pudo participar de esa experiencia mayormente por medio de imagenes que buscaban convertir las empresas estatales en la maxima expresion de la modernidad industrial en Puerto Rico. La fabrica de botellas, sobre todo, sirvio para lograr ese proposito. Mas de un ano antes de inaugurarse la PRGC, el periodico El Mundo proveyo uno de los primeros vistazos de la fabrica en una amplia ilustracion que incluye todos sus edificios y estructuras. (xix) El texto que acompana la imagen servia de guia para visualizar la actividad manufacturera dentro de la fabrica y a su alrededor. Es posible ceder ante los indicios de eficiencia de la ilustracion y erigir en la mente un panorama dinamico y alentador de trabajo y produccion para el bien del pais. Como parte del experimento modernizador de Fomento, las imagenes del "little Pittsburgh" hacian palpable un futuro que era dificil de evocar con referencias a cifras y estadisticas. Con sus trazos limpios y ordenados, las ilustraciones sobre las fabricas presagiaban un oasis moderno donde los malestares economicos y las frustraciones daban paso a la prosperidad material y a la felicidad de los ciudadanos. La expresion visual del discurso desarrollista contribuyo a idealizar la industrializacion y a configurar una nueva identidad para los puertorriquenos como beneficiarios de la manufactura.

Las vastas expectativas sobre el potencial del "little Pittsburgh" galardonaron la inauguracion de la primera fabrica de Fomento. La apertura de la PRGC en 1945 fue un evento inmortalizado con reportajes y fotografias elogiosas. (xx) Entre otras cosas, el pais pudo ver en la prensa la primera botella producida por la fabrica, la cual fue exhibida en la Fortaleza. (xxi) Ademas, la PRGC manufacturo un "floron" para el Presidente Franklin D. Roosevelt en agradecimiento por su cooperacion con Fomento. Otros funcionarios federales tambien serian obsequiados con botellas. (xxii) Posteriormente, un folleto de Fomento le permitio al publico hacer una "gira virtual" de la PRGC en una seccion titulada "Una visita a la Fabrica," la cual incluia dibujos y fotografias del proceso de produccion. (xxiii) El proposito no solo era familiarizar al pueblo con sus nuevos centros de trabajo sino tambien involucrar a las personas y hacerlas sentir modernas. Aun mas, ya fuese en las publicaciones de Fomento, los anuncios ilustrados de revistas o las fotografias de los libros, (xxiv) las imagenes de la PRGC contribuyeron a definir un Puerto Rico moderno con sus altas chimeneas, la imponente estructura de los hornos y su intrincada maquinaria. Un caso ejemplar es una revista norteamericana que publico multiples fotografias de la fabrica junto a una resena titulada "One of the World's Most Modern Glass Container Plants." (xxv) Las laminas y palabras de la resena solo hacian espacio para captar la PRGC como una obra monumental. El orden de los edificios, la limpieza de sus alrededores, el brillo de la maquinaria y el confuso laberinto del ensamblaje presagiaban para Puerto Rico un mundo nuevo, inmaculado y esoterico. Resaltar las fabricas por medio de recursos visuales y retoricos era seducir al espectador, estimular su imaginacion e inculcar una vision moderna.

El "little Pittsburgh" vs. "El Fanguito"

Las empresas de Fomento llamaron la atencion del pais por otras razones. Las imagenes del "little Pittsburgh" eran el polo opuesto de aquellas que presentaban un Puerto Rico deplorable. Por ejemplo, mientras se construia la PRGC en 1943, la revista Life publico una fotografia de la barriada El Fanguito junto a un breve articulo titulado "Puerto Rico: Senate Investigating Committee Finds It An Unsolvable Problem." (xxvi) Segun Life, "la cloaca de Puerto Rico ha estado emponzonandose en nuestro traspatio por mas de 40 anos." Ademas, decia la revista, "la cara de Puerto Rico siempre ha estado sucia y su barriga vacia. Hay pocos lugares en el mundo con arrabales tan asquerosos, con una pobreza tan aguda y con una poblacion tan densa." (xxvii) Las referencias que hacia Life a la "desgracia chocante" y "crisis perpetua" de Puerto Rico parece que provoco la reaccion del gobierno. Pocos meses despues de publicarse el articulo, la recien creada Junta de Planificacion decidio reubicar a los residentes de El Fanguito y eliminar la barriada. La iniciativa confronto la oposicion de los residentes, los cuales enviaron una carta de protesta al Senador Millard E. Tydings. (xxviii) Segun los residentes, "la presente carta implica la protesta de 16,000 familias Puertorriquenas ante el atropello, naufragio de un plan discriminatorio trazado por la Junta de Planificacion...el cual dispone el lanzamiento de los habitantes de las barriadas que generalmente llaman el Fanguito y que envuelve un litoral de 1 Km. de ancho por 6 Km. de largo empezando en la Pda. 12 de Santurce y terminando en el Puente de Martin Pena Pda. 27 ... habitantes pobres todos." La carta decia que "ahora progresa un plan suicida que tiende a relegarnos de la ciudad en perjuicio nuestro, de nuestros hijos para beneficio de cierta clase comercial que en nada va a beneficiar a la nacion. Le anticipamos las gracias seguros de que Ud. nos ayudara desde Washington a salir de este atropello e injusticia." (xxix)

La protesta de los res dentes de El Fangu to alcanzo los altos n veles del gobierno federal, al punto de requerir la intervencion de Harold L. Ickes, el Secretario del Interior. Ickes aclaro las dudas del Senador Tydings en una carta que decia, entre otras cosas, que "este pantano es uno de los peores arrabales de la ciudad, y este y los otros son criaderos para la enfermedad y la delincuencia." (xxx) Segun Ickes, el programa del gobierno insular para la liquidacion de los arrabales estaba basado en "principios firmes de planificacion urbana, moderna y progresista." Para remediar la crisis que advino tras las palabras negativas de Life, Ickes enfatizo que "el esquema propuesto sera moderno en diseno, proveyendo no solo areas residenciales, sino tambien puntos para escuelas, areas para parques, un centro local de negocios, calles protegidas del trafico pesado y otros aspectos practicos." (xxxi) Ademas, segun Ickes, el gobierno "planea proveer facilidades para drenaje, agua, luz, calles y otras mejoras publicas basicas." Ickes indico que los residentes de El Fanguito debian darle "alguna consideracion al bienestar de sus conciudadanos." "Si proveyeran asistencia cooperativa en vez de critica," decia Ickes, los residentes "podrian apresurar el dia en que los vergonzosos arrabales de San Juan sean eliminados." (xxxii) El caso de El Fanguito ilustra que el imperioso proyecto modernizador tenia mas de una cara. El esfuerzo para presentar las instalaciones urbanas e industriales como simbolos de la modernidad y el futuro encontro su homologo en la iniciativa para borrar una realidad del pasado que resultaba embarazosa ante la luz publica. Aparte de ver las zonas marginadas como obstaculos para la modernizacion del pais, las autoridades exigian a los pobres adherirse a un plan que, segun el gobierno, redundaria en beneficio de todos. Como corolario de la ciudad imaginada de Fomento, la iniciativa publica para la creacion de zonas residencialesCun proyecto pragmatico, funcional y repleto de amenidades segun la version optimista de IckesCreafirmo la imagen del "little Pittsburgh" como la mejor alternativa para el pais.

Mientras las aseveraciones despectivas de la revista Life y otras fuentes exacerbaban las dificultades economicas de la isla, las empresas estatales fueron un germen para superar el pasado e imaginar otra realidad. Si las fabricas habrian de convertirse en la medula de un mundo moderno, como insistia Fomento, entonces quedaba en entredicho todo aquello que parecia contradecir la industrializacion. Esa logica del proyecto modernizador se materializo cuando los arrabales Ccomunidades pobres ajenas a la mecanizacion, racionalidad y capacidad productiva de una fabricaC se convirtieron en la contraparte del discurso desarrollista. Tras la inauguracion de la fabrica de botellas, La Democracia alterno la publicacion de articulos sobre la eliminacion de arrabales con articulos que hablaban sobre las "fuentes de vida" de Puerto Rico, termino que hacia referencia a las fabricas. (xxxiii) Para la prensa del PPD, los arrabales eran como "espantosas lacras" o "verdaderos infiernos" que agobiaban al pais con sus "aguas negras" y "zocos casi podridos." (xxxiv) Segun La Democracia, ademas de albergar un "tremedal horrible, pronto a tragarse a la gente," el arrabal no era un lugar apto para la vida a consecuencia del hacinamiento, la insalubridad y el crimen. (xxxv) En contraste con la desolacion e inhospitalidad del arrabal, la prensa del PPD decia que las fabricas eran "fuentes de vida" capaces de proveer una cornucopia de abundancia y prosperidad para Puerto Rico. (xxxvi) Por ejemplo, segun un programa radial del PPD, "la fabrica urge de la parte obrera un espiritu de conciliacion que, por encima de todo, vele por el bienestar de la fuente de vida abierta a sus energias creadoras." (xxxvii) Como en el caso del mundo animal o vegetal dependiente de los recursos naturales, La Democracia insinuaba que las fabricas eran fenomenos basicos e imprescindibles para la subsistencia del puertorriqueno. El mensaje del PPD era claro. Como indica Arcadio Diaz Quinones, "la superacion, eliminacion, o neutralizacion del pasado pre-moderno aparecia como la primera prioridad. El desarrollo tecnologico y economico era la utopia." (xxxviii)

El "little Pittsburgh" vis-a-vis los Estados Unidos

Siendo Puerto Rico un pais agobiado por los desajustes de la produccion agricola y por las imagenes negativas, el recinto industrial de Fomento y su funcion como planta piloto del desarrollo economico no pasaron desapercibidos y generaron entusiasmo por un proyecto que prometia una transformacion favorable para la isla. El "little Pittsburgh" de Fomento agencio la articulacion de un discurso ostentoso en sus referencias a la tecnologia y a la produccion pero contestatario en su intento de reivindicacion. El esfuerzo para presentar las fabricas estatales como la apoteosis de la modernidad fue la respuesta a una situacion que ya era insostenible tanto en el plano economico como publicitario. Para superar las imagenes peyorativas sobre el estancamiento economico y social de la isla, Fomento produjo una propaganda triunfante en la que abundaban frases elogiosas como "gran maquinaria ... maravilla de la tecnica." (xxxix) Tambien era frecuente el uso de cifras y porcentajes. Un anuncio de pagina entera en La Democracia decia con letras grandes que "en el mes de Julio la totalidad de la produccion de botellas llego a 4,588,308 con una eficiencia comparable a cualquier fabrica continental." (xl) La PRGC era la campeona del "little Pittsburgh" de Fomento, llegando a presumir una similitud con el mundo manufacturero de Estados Unidos. Otro anuncio puso en alto la PRGC al exclamar "!Millones de botellas! !Millones, y millones de botellas esta produciendo la Fabrica de Vidrio ...!" (xli) La produccion era para Fomento motivo de entusiasmo y las cifras encarnaban para la agencia la posibilidad de alcanzar un destino feliz.

La Puerto Rico Pulp & Paper Corporation, la segunda empresa inaugurada por el gobierno, reforzo la funcion del "little Pittsburgh" de Fomento como baluarte de la modernidad en Puerto Rico. La apertura de la fabrica en 1946 fue otra ocasion para exaltar la tecnologia, avalar las fabricas, celebrar los beneficios de la manufactura y definir el futuro de Puerto Rico. Para poner en alto los atributos de la nueva empresa, Fomento ofrecio una exhibicion publica en el Teatro Tapia que explicaba graficamente el proceso de fabricacion del carton. (xlii) La audiencia tuvo la oportunidad de familiarizarse con las tecnicas y la maquinaria que redefinian el trabajo de los puertorriquenos. Como en el caso de la PRGC, el PPD elogio la capacidad manufacturera de la nueva empresa. Segun La Democracia, la "fabrica de papel esta produciendo 14 toneladas diarias de material" y su capacidad habria de ser aun mayor en un futuro con "una produccion maxima de 40 toneladas diariamente." (xliii) Nuevamente, La Democracia uso a los Estados Unidos como punto de referencia para realzar los atributos de las fabricas. Segun el periodico, "el costo de produccion ... ha sido estimado igual o inferior al de las fabricas de papel de Estados Unidos." (xliv) Por ultimo, la Puerto Rico Shoe & Leather Company, la tercera empresa inaugurada por Fomento, recibio los elogios de La Democracia por su produccion de "zapatos de alta calidad y de fina apariencia" del tipo California. (xlv) Era motivo de orgullo para Fomento que muchos de los trabajadores de la fabrica de zapatos "estaban excediendo los estandares de Estados Unidos." (xlvi) La nacion norteamericana era la vara de medir de Fomento, dando a entender que las semejanzas con ese pais eran sinonimos de exito para las fabricas.

El "little Pittsburgh" de Fomento se convirtio en el eje de un discurso que ponia todo su afan en la industrializacion para lograr la emancipacion economica del pais. Segun ese discurso, solo con esfuerzos ilimitados para aumentar la produccion, Puerto Rico podria convertirse en un pais a la vanguardia de la modernidad industrial. En ese sentido, la comparacion que hacia el PPD entre las fabricas estatales y la manufactura en Estados Unidos tenia que ver menos con una inclinacion politica y mas con el deseo de imitar en el plano economico a la maxima potencia industrial del mundo. En su empeno por cumplir con esa meta, Fomento contribuyo a definir un discurso que insistia sobre la necesidad de modernizar a Puerto Rico en todos los sentidos, incluyendo las aspiraciones, comportamientos y formas de pensar de los ciudadanos. Como dice Diaz Quinones, "era preciso alcanzar a las sociedades mas avanzadas, como una especie de imperativo moral ascetico: sentirse, reconocerse y comportarse como modernos." (xlvii)

?E pluribus unum?: visiones alternas y el discurso dominante

Por un lado, el discurso desarrollista adquirio cohesion al insertarse en las mentes de las personas por medio de promesas sobre los beneficios de las fabricas estatales, tales como las oportunidades de trabajo, los aumentos de salario, la disponibilidad de empleos diestros, la reduccion de precios, el mejoramiento de la infraestructura, la introduccion de nueva tecnologia, los ingresos para el erario publico y la inherencia de un gobierno reformista en el proceso de industrializacion. Por otro lado, los agentes del populismo que acogieron el discurso desarrollista anadieron a la lista de beneficios sus propios reclamos o moldearon el discurso a su conveniencia, dandole asi un giro particular a la retorica sobre la industrializacion. Es decir, la convergencia de expresiones a favor del desarrollo economico no impidio que las personas articularan perspectivas distintas sobre un Puerto Rico moderno. El discurso desarrollista contribuyo a fusionar a los agentes del movimiento populista pero no creo una compatibilidad total de objetivos.

Podemos ver el doble filo del discurso desarrollista en las huelgas que azotaron al recinto industrial de Fomento a partir de 1945. No hay duda que las fabricas de vidrio, carton, zapatos y ceramica fueron motivos de celebracion y aunaron las expresiones de apoyo de los trabajadores, el gobierno y otros sectores. (xlviii) Palabras como "hermosa fabrica" y "fuentes de vida" fueron usadas por los huelguistas y partidarios del PPD para hacer referencia al lugar de trabajo. (xlix) Sin embargo, a pesar de que los trabajadores pusieron en alto a las fabricas e insistieron sobre su compromiso con el programa de Fomento, dejaron claro que la industrializacion de la isla iria acompanada de la formacion de un movimiento obrero autonomo y fuerte. Durante la huelga de la PRGC, los trabajadores exigieron un gobierno asequible y mayor inherencia para ellos en la toma de decisiones de Fomento. (l) Por un lado, los trabajadores indicaron que la industrializacion podia proceder siempre y cuando el gobierno estuviese dispuesto a cumplir con la "justicia social," queriendo decir los reclamos de un pueblo que exigia reformas. Por otro lado, segun una declaracion de la Confederacion General de Trabajadores (CGT), "la industrializacion de Puerto Rico tiene que desarrollarse dando al trabajo organizado la participacion administrativa que le corresponde." (li) peticion de la CGT transgredio los limites del programa industrial del gobierno. Segun Fomento, solo los tecnicos expertos tenian el conocimiento necesario para ejercer control del programa. La agencia le daba a entender al trabajador que la funcion del movimiento obrero era cooperar. (lii)

Un caso similar al anterior fue la postura que asumieron los independentistas ante las fabricas estatales. Merece atencion la perspectiva presentada por el periodista Antonio Pacheco Padro, miembro del PPD y portavoz del Congreso Pro Independencia (CPI). En un extenso articulo sobre la inauguracion de la fabrica de botellas, Pacheco Padro expuso su punto de vista sobre la importancia de las empresas estatales. (liii) El articulo de Pacheco Padro coincide con el discurso desarrollista de Fomento al hacer enfasis en la necesidad de la manufactura. Al igual que Fomento, Pacheco Padro incorporo en su perspectiva los aspectos tecnicos que hacian factible las empresas del estado. Ademas de elogiar la fabrica por ser "una de las mas grande del continente," Pacheco Padro exalto el "gran area industrial" en Guaynabo. Sin embargo, la conclusion de su articulo apuntaba en otra direccion cuando decia que "el audaz ensayo de industrializacion que es la fabrica de vidrio es el distinguible simbolo economico de un pueblo que quiere caminar sobre sus propios pies y liberarse de extranas ataduras." (liv) Con palabras igual de discretas a favor de la emancipacion politica del pais, Pacheco Padro afirmo que el gobierno "se prepara para defender con todos los poderes disponibles, esta industria y recabar los poderes adicionales que crea necesarios para proteger" las empresas de Fomento. Pacheco Padro fue mas enfatico varios dias despues cuando publico un articulo titulado "la independencia es ultima mision en programa popular para Puerto Rico." (lv)

La industrializacion no tenia ese significado para Moscoso o para Luis Munoz Marin, el lider principal del PPD. Ambos portavoces del PPD hicieron referencias inequivocas a la sociedad estadounidense para imaginar un Puerto Rico moderno. Asi como Moscoso visualizo una version criolla de la ciudad de Pittsburgh, Munoz habia sonado anos atras con transformar a la isla en una ciudad semejante a Nueva York. Segun Munoz, "Puerto Rico, con lineas rapidas de comunicacion, deja de ser un pais para convertirse en una gran ciudad [...] estando Mayaguez tan proximo a Humacao, por aire, como la calle 125 a Wall Street por subway. " (lvi) Lejos de ser una referencia casual, la inclusion de Estados Unidos en la retorica de Munoz fue un elemento imprescindible en su vision sobre la modernidad y el futuro de Puerto Rico. En el borrador que Munoz escribio entre 1941 y 1942 sobre la historia de su partido, el lider del PPD enfatizo que "el movimiento Popular es el proceso de sintesis" de tradiciones espanolas y estadounidenses. (lvii) Segun Munoz, el "individualismo americano" que ha influenciado a Puerto Rico es "dinamico" y facilita la "accion," la "organizacion" y la "creacion fisica." Esa tradicion estadounidense, decia Munoz, "conduce a la gran organizacion capitalista." Segun Munoz, ademas de ofrecer ventajas economicas, tales como "la iniciativa, la capacidad, el individualismo organizador de Mr. Ford en beneficio de la produccion," la tradicion estadounidense consistia de instituciones para controlar el capital y evitar un "holocausto de explotacion." Munoz afino su vision sobre la sociedad puertorriquena y su futuro cuando sugirio "un nuevo sentido de soberania" para la isla, claro indicio de la postura autonomista que el lider del PPD asumio abiertamente unos anos mas tarde. (lviii)

El "little Pittsburgh": eje fugaz del discurso desarrollista

Que el pensamiento de Munoz sobre la industrializacion iba mas alla de la mera retorica se refleja en una carta que le escribio al comisionado residente, Antonio Fernos Isern, el 22 de enero de 1948, diciendo que "la Compania de Fomento, de acuerdo con los planes que habiamos discutido, ha firmado un contrato con la Hamilton Wright Organization (Publicidad, Rockefeller Centre, New York)." (lix) Como parte del programa de "industrializacion por invitacion," la nueva estrategia desarrollista de Fomento a finales de la decada del 40, la Compania Hamilton Wright haria publicidad para alentar las inversiones norteamericanas en Puerto Rico. Para cumplir con los objetivos de Fomento, la agencia se comprometio a iniciar una campana publicitaria que incluiria peliculas y anuncios en periodicos, magazines y revistas de los Estados Unidos. Munoz exigio que "el cuadro no se presente tan paradisiaco que induzca a creer que Puerto Rico no necesita ayuda alguna." (lx) Tampoco la imagen podia ser "la de un mendigo que implora sino la de un pueblo viril en circunstancias dificiles." La campana publicitaria de la Compania Hamilton Wright cobro impulso con la publicacion de articulos con titulos sugestivos como, por ejemplo, "America's Caribbean Poorhouse Digs Up Gold" y "17 New Industries Find a Paradise in Puerto Rico." (lxi) Aunque la propaganda de Fomento a finales de los anos 40 iba dirigida a atraer el capital privado norteamericano, las fabricas del estado ayudaron, nuevamente, a redefinir la imagen de la isla.

Para presentar a Puerto Rico como un dream-world para el capital privado, un articulo de la NEA Daily News incluyo una fotografia del enclave de Fomento en Guaynabo, identificandolo como el "little Pittsburgh" de Puerto Rico. (lxii) Al atribuirle cualidades modernas a las fabricas estatales y sugerir una rapida transformacion del pais, la propaganda de Fomento capto la atencion de los medios publicitarios al punto de eclipsar una isla que aun era esencialmente agricola y pre-industrial. Por ejemplo, la prensa del PPD publico una caricatura que ilustra a Teodoro Moscoso sentado sobre un Puerto Rico donde las fabricas y las proyecciones para nuevos enclaves industriales saturan el panorama. (lxiii) En comparacion con el trazado de la isla, Teodoro Moscoso aparece como un gigante que domina la escena y suena con una fabrica que flota en las alturas sobre el humo de su cigarro, a la luz de rayos celestiales. Aparte de idealizar las factorias, la caricatura es un resumen visual de la ciudad imaginada del discurso desarrollista e ilustra como Fomento convoco las posibilidades para crear un "little Pittsburgh" borincano. La convocatoria de Fomento parecio tener efecto en el continente. Si la meta era emular a los Estados Unidos y obtener el aval de la opinion publica de ese pais, el esfuerzo que comenzo con el "little Pittsburgh" de Fomento por lo visto rindio resultados cuando aparecieron a partir de 1948 varios articulos optimistas sobre la isla en la prensa y revistas norteamericanas tales como Newsweek, Life, Time y el National Geographic. (lxiv)

A finales de los anos 40, el programa industrial de Fomento tomo un nuevo giro. Aparte del efecto de la propaganda de Fomento, la perspectiva de Moscoso y Munoz sobre la industrializacion prevalecio sobre las de la CGT, los independentistas y otros sectores por razones politicas y economicas. Por un lado, el choque de posturas dentro del PPD se resolvio cuando la CGT y el CPI fueron expulsados del partido en 1946.lxv Por otro lado, el programa de substitucion de importaciones perdio su atractivo cuando la expansion del capital norteamericano en la post-guerra favorecio un programa de "industrializacion por invitacion." (lxvi) Con la aprobacion preliminar de la Ley de Incentivos Industriales en 1947, las fabricas estatales se convirtieron en anacronismos al margen de un programa que dependia de inversionistas extranjeros. Cuando se aprobo la ley, la fabrica de botella tenia poco mas de dos anos de operaciones y la de carton apenas uno. Las fabricas de zapatos y ceramica fueron cronicas de una muerte anunciada. Ambas comenzaron a operar a principios de 1947, cuando ya era evidente el viraje del programa de Fomento. (lxvii) Mientras la importancia de las fabricas como simbolos del progreso languidecia, el discurso desarrollista conjuro un nuevo imaginario con la "batalla de la produccion," lema de la "Operacion Manos a la Obra." La fuga del "little Pittsburgh" como eje del discurso desarrollista concluyo entre 1949 y 1950, cuando Fomento vendio todas sus fabricas. (lxviii) Con la "batalla de la produccion" vinieron nuevas exigencias. En adelante, los puertorriquenos tendrian que acoplarse a un discurso que los visualizaba como "soldados" enfrascados en una lucha mortal en pro de la manufactura. (lxix)

Si hay un tema que se repite en el discurso desarrollista del 40, es la insistencia en la capacidad de las industrias para lograr una transformacion sin precedentes en Puerto Rico. Aunque "Manos a la Obra" proveyo el empuje decisivo para el programa de Fomento, hay que recordar que el "little Pittsburgh" ya contenia las coordenadas para un proyecto agresivo y ambicioso de industrializacion. Asi como un epicentro geografico puede provocar un inmenso terremoto, el "little Pittsburgh" era para Fomento un eje espectacular que prometia redefinir a Puerto Rico con sus reverberaciones. Desafortunadamente, la mesura fue victima de las dificultades extremas y las soluciones drasticas. Es decir, ante la urgente necesidad para superar la crisis economica y los malestares sociales, cobro forma un discurso desarrollista que perdia de vista los excesos de la industrializacion y percibia como infalible el uso de nuevas tecnologias. Ese discurso hacia referencia a los problemas reales de Puerto Rico y a las posibles soluciones pero atajo la circunspeccion al conjurar visiones dramaticas sobre los avances modernos.

La ambicion de Fomento quedo demostrada, por ejemplo, en el tamano de la fabrica de botellas, cuya capacidad no solo era extraordinaria sino que resulto ser excesiva y contraproducente. La experiencia confirmo que el mercado disponible en Puerto Rico y el Caribe ameritaba una fabrica de menor capacidad. (lxx) Tambien quedo claro que habia mejores formas de iniciar la industrializacion. Segun James L. Dietz, habia proyectos menos complicados y menos dependientes de la tecnologia norteamericana. (lxxi) Aparte de los aspectos tecnicos de las fabricas, el recinto industrial de Fomento sirvio de norte a un discurso que abogaba por una transformacion vertiginosa de la sociedad puertorriquena. Segun el discurso desarrollista, habia que dar el salto de una sociedad rural a una moderna a la mayor brevedad posible. Mientras la retorica del PPD se saturo de referencias sobre las maquinarias, la tecnologia, las ciudades, la produccion y otras prioridades del momento, el puertorriqueno tuvo que ajustarse sin mas remedio a la racionalidad funcionalista e instrumental de Fomento. Como recordatorio de un pasado incierto, los escombros del "little Pittsburgh" permanecen hoy en Guaynabo, esperando el dia de su demolicion final. Aunque el espectro de las fabricas estatales encuentre sepultura, la lapida del "little Pittsburgh" no podra enunciar expresiones nostalgicas sobre el sosiego de otros tiempos. El protagonismo de las fabricas como simbolos del progreso fue producto del empeno desmesurado y avasallador de la mentalidad desarrollista del 40. La consigna del discurso del desarrollo parecio ser el exceso, piedra angular que heredarian los misioneros modernizadores de las decadas posteriores.

Bibliografia

Brenner, Y. S. Looking into the Seeds of Time: The Price of Modern Development. New Brunswick, NJ: Transaction Publishers, 1998.

Briggs, Laura. Reproducing Empire: Race, Sex, Science, and U.S. Imperialism in Puerto Rico. Berkeley: University of California Press, 2002.

Caban, Pedro A. Constructing a Colonial People: Puerto Rico and the United States, 1898-1932. Boulder, CO: Westview Press, 1999.

de la Torre, Carlos. Populist Seduction in Latin America: The Ecuadorian Experience. Athens: Ohio University Center for International Studies, 2000.

Dietz, James L. Historia economica de Puerto Rico. Rio Piedras: Ediciones Huracan, 1989.

Joseph, Gilbert M., Catherine C. LeGrand, and Ricardo D. Salvatore, eds. Close Encounters of Empire: Writing the Cultural History of U.S.-Latin American Relations. Durham, NC: Duke University Press, 1998.

Maldonado, Alex W. Teodoro Moscoso and Puerto Rico's Operation Bootstrap. Gainesville: University of Florida Press, 1997.

Nandy, Ashis, ed. Science, Hegemony, and Violence: A Requiem for Modernity. Tokyo: The United Nations University Press, 1988.

NOTAS

(i.) Alex W. Maldonado, Teodoro Moscoso and Puerto Rico's Operation Bootstrap (Gainesville: University of Florida Press, 1997), p. 48.

(ii.) Vale senalar que no todas las fabricas estatales estaban localizadas en el recinto industrial de Fomento en Guaynabo. La Puerto Rico Shoe & Leather Company fue construida en Ponce. La Puerto Rico Clay Products Corporation" fue construida en Carolina. Ver Compania de Fomento Industrial de Puerto Rico, Semi-Annual Report, January 1 to June 30, 1946, p. 9 y el Annual Report, 1947-1948, p. 22.

(iii.) Para la ya superada teoria de la modernizacion, las fabricas eran uno de muchos indicadores para evaluar el nivel de progreso de un pais que, gracias a la "accion consciente" de sus lideres, dejaba atras los inconvenientes de una sociedad tradicional para adoptar las ventajas de una sociedad moderna. Ver, por ejemplo, Henry Wells, La Modernizacion de Puerto Rico: Un Analisis Politico de Valores e Instituciones en Proceso de Cambio (Rio Piedras: Editorial de la Universidad de Puerto Rico, 1986). Esta perspectiva ha sido criticada, entre otras cosas, porque exalta la tecnologia como indicativo del progreso, concibe la modernizacion como un proceso transparente basado en modelos normativos y soslaya los conflictos sociales. Rafael L. Ramirez, "El cambio, la modernizacion y la cuestion cultural," en Eduardo Rivera Medina y Rafael L. Ramirez, eds., Del canaveral a la fabrica: Cambio social en Puerto Rico (Rio Piedras: Ediciones Huracan, 1985), pp. 9-64.

(iv.) Angel Quintero Rivera y Emilio Gonzalez Diaz, principalmente, adelantaron una interpretacion distinta con sus estudios de orientacion marxista. Segun estos autores, las fabricas de Fomento concuerdan con las metas de una burguesia embrionaria que busco constituir un estado nacional como alternativa al regimen colonial. Es decir, Quintero y Gonzalez proponen que el populismo fue un proyecto liberal-burgues de corte nacionalista que atento contra el capitalismo imperialista de Estados Unidos. Ver, por ejemplo, Angel G. Quintero Rivera, "Bases sociales de la transformacion ideologica del Partido Popular en la decada del 40," en Gerardo Navas Davila, ed., Cambio y desarrollo en Puerto Rico: La transformacion ideologica del Partido Popular Democratico (San Juan: Editorial Universitaria, 1980), pp. 35-119; Emilio Gonzalez Diaz, "Class Struggle and Politics in Puerto Rico during the Decade of the 40's: The Rise of P.D.P.," Two Thirds 2, no. 1 (1979): 45-57. Una critica a esta perspectiva es que falla en explicar la integracion de Puerto Rico a los Estados Unidos bajo la direccion del Partido Popular Democratico (PPD). Emilio Pantojas Garcia, "Puerto Rican Populism Revisited: The PPD during the 1940s," Journal of Latin American Studies 21 (October 1989): 521-557; Emilio Pantojas Garcia, Development Strategies as Ideology: Puerto Rico's Export-Led Industrialization Experience (Boulder: Rienner, 1990). Ademas, esta perspectiva ha sido criticada porque su enfasis en el capitalismo y los intereses de clase pierde de vista que el populismo dependio de la interaccion entre multiples agentes y de la articulacion de un discurso elastico y fluido. Gabriel Villaronga, Toward a Discourse of Consent: Mass Mobilization and Colonial Politics, 1932-1948 (Westport & London: Praeger, 2004). Por ultimo, otra critica a esta perspectiva es que deifica la figura del trabajador en menosprecio de otros temas, como es el caso de las relaciones de poder entre los capitalistas. Carmen Luisa Gonzalez, "Otra posible mirada: una lectura critica de la 'nueva historia' puertorriquena," en Carlos Pabon, ed., El Pasado ya no es lo que era: la historia en tiempos de incertidumbre (San Juan: Ediciones Vertigo, 2005), pp. 171-197.

(v.) David F. Ross, The Long Uphiil Path: A Historical Study of Puerto Rico's Program of Economic Development (San Juan: Talleres Graficos Interamericanos, 1966); James L. Dietz, Historia economica de Puerto Rico (Rio Piedras: Ediciones Huracan, 1989); Maldonado, Teodoro Moscoso.

(vi.) Dietz, Historia economica de Puerto Rico, pp. 200-239.

(vii.) Pantojas Garcia, Development Strategies as Ideology, pp. 29-60.

(viii.) Fomento, Informe Anual de 1944, pp. 27-29.

(ix.) Ross, The Long Uphiil Path, p. 75. Ademas, ver los informes anuales de Fomento.

(x.) Josefa Santiago Caraballo, AGuerra, reforma y colonialismo: Luis Munoz Marin, las reformas del PPD y su vinculacion con la militarizacion de Puerto Rico en el contexto de la Segunda Guerra Mundial (Tesis de Ph.D., Universidad de Puerto Rico, Rio Piedras, 2004).

(xi.) Dietz, Historia economica de Puerto Rico, pp. 209.

(xii.) Ver, por ejemplo, "El tesoro y la industria licorera," El Imparcial, 17 de febrero de 1942, p12; "La Compania de Fomento," La Democracia, 25 de julio de 1942, pp. 1, 6; "Fabrica de botellas se montara con $2,000,000," El Mundo, 1 de abril de 1942, p. 6; "En breve operara la fabrica de botellas," El Mundo, 10 de septiembre de 1943, pp. 5, 9; "Se esta instalando ya la maquinaria de la fabrica de botellas," El Mundo, 11 de septiembre de 1943, pp. 6-7; "Construiran fabrica papel en Pto. Rico," El Mundo, 15 de febrero de 1944, pp. 1, 12; "Han sido investigados seis depositos para la ceramica," El Mundo, 24 de septiembre de 1944, pp. 1, 11.

(xiii.) "Conferencia sobre la fabrica de envases de vidrio en construccion, dictada por el Sr. R. Fernandez Garcia, Director Tecnico de la Puerto Rico Development Company en la Asamblea Anual de Ingenieros, el 25 de septiembre de 1943," Biblioteca de la Administracion de Fomento Economico.

(xiv.) Carta de Lawrence W. Cramer, Secretario general de la Comision del Caribe, a Teodoro Moscoso, 29 de julio de 1947, Caja 1, Correspondencia 4, Carpeta 1383c, Coleccion La Fortaleza, Archivo General de Puerto Rico.

(xv.) Fomento, Informe Anual de 1943, pp. 61-62.

(xvi.) Ibid.

(xvii.) "En breve operara la fabrica de botellas," El Mundo, 10 de septiembre de 1943, pp. 5, 9.

(xviii.) "Un ensayo de industrializacion puertorriquena," El Mundo, 23 de septiembre de 1943, pp. 6-7, 28. El tamano descomunal de la fabrica de vidrio evidencia los excesos de la mentalidad desarrollista de la epoca. Segun Ross, "Arthur D. Little had recommended a plant somewhat larger than the typical bottle factory on the mainland; the Development Company had its eye on a grander prize, and understood the construction of a plant capable of supplying the entire local market for glass containers of all kinds, a plant with a capacity of 100 tons per day twice the size proposed by Little." Ross, The Long Uphiil Path, p. 65 (enfasis anadido).

(xix.) "Se esta instalando ya la maquinaria de la fabrica de botellas," El Mundo, 11 de septiembre de 1943, pp. 6-7.

(xx.) "Un ensayo de industrializacion puertorriquena," El Mundo, 23 de septiembre de 1943, pp. 6-7, 28.

(xxi.) "Ayer empezo a producir la fabrica de botellas," El Mundo, 11 de enero de 1945, p.7.

(xxii.) Ibid.

(xxiii.) Compania de Fomento Industrial de Puerto Rico, "Fabricacion de Vidrio en Puerto Rico," s.f., Biblioteca de la Administracion de Fomento Economico.

(xxiv.) Fomento, Third Annual Report, 1945, p. 8; Norte 9, no. 9 (Octubre, 1949): 7; Harvey S. Perloff, Puerto Rico's Economic Future (Chicago: The University of Chicago Press, 1950), pp. 451-452; Arturo Morales Carrion, Puerto Rico: A Political and Cultural History (New York: W.W. Norton & Company, 1983), p. 259; Maldonado, Teodoro Moscoso, p. 43.

(xxv.) "One of the World's Most Modern Glass Container Plants," National Glass Budget Weekly Review of the American Glass Trade 61, no. 10 (July 7, 1945): 1-4, File 9-8-74, Records of the Division of Territories and Insular Possessions, Department of the Interior (Record Group 126), National Archives and Records Administration (en adelante, DTIP, RG126, NARA).

(xxvi.) "Puerto Rico: Senate Investigating Committee Finds It An Unsolvable Problem," Life 14, no. 10 (March 8, 1943): 23, Records of the Committee on Territories and Insular Affairs, United States Senate, Record Group 46, National Archives and Records Administration (en adelante, CTIA, RG46, NARA).

(xxvii.) Ibid.

(xxviii.) Carta de Guillermo Gonzalez, et al., a el Senador Millard E. Tydings, 23 de septiembre de 1943, CTIA, RG46, NARA.

(xxix.) Ibid. Los residentes ofrecieron un trasfondo historico sobre el El Fanguito al decir que "estos terrenos ganos al mar pertenecen al Dpto. del Interior y parte de su historia es la siguiente: en el 1922 cuando estaba P.R. bajo la gobernacion de Mr. Reilly una manifestacion de no menos de 3,000 familias le invadieron sus oficinas de Fortaleza para implorarle cooperacion en aquella hora precaria de desempleo en que a diario se efectuaban cientos de deshaucios. Mr. Reilly permitio a estas familias alojarse en los terrenos de estas barriadas en tanto como el Sec. del Interior Federal de aquella epoca resolvia nuestro problema, continuamos un poco tranquilos y en el 1929 cuando tomo la gobernacion Theodore Roosevelt el Depto. del Interior de P.R. y la Comision de Hogares Seguros dividio los terrenos en parcelas de 200 metros cuadrados a cada familia, luego en distintas epocas fueron presentados proyectos de ley para beneficio de estas barriadas los cuales no prosperaron."

(xxx.) Carta de Harold L. Ickes, Secretario del Interior, a el Senador Millard E. Tydings, 10 de noviembre de 1943, CTIA, RG46, NARA.

(xxxi.) Ibid.

(xxxii.) Ibid.

(xxxiii.) "Eliminacion de arrabales," La Democracia, 28 de febrero de 1945, p. 6; "Fuentes de vida," La Democracia, 27 de marzo de 1945, p. 6; "Contra los arrabales," La Democracia, 15 de junio de 1945, p. 10; "Nuestras fuentes de vida," La Democracia, 5 de octubre de 1945, p. 10.

(xxxiv.) "Contra los arrabales," La Democracia, 15 de junio de 1945, p. 10.

(xxxv.) Ibid.

(xxxvi.) Mientras que las imagenes de El Fanguito se convirtieron en una de las representaciones principales del subdesarrollo insular, las imagenes del "little Pittsburgh" vinieron a encarnar los primeros vestigios de una sociedad moderna en Puerto Rico. Luego del PPD establecer las coordenadas para captar el contraste entre el arrabal y la fabrica, las imagenes de El Fanguito y el "little Pittsburgh" sirvieron como referencia visual de la politica desarrollista de los anos 40. Por ejemplo, ambos lugares aparecen fotografiados y contribuyen a la narrativa de los siguientes textos: Perloff, Puerto Rico's Economic Future, pp. 452, 458; Morales Carrion, Puerto Rico, pp. 217, 259.

(xxxvii.) Mensaje de radio, 15 de marzo de 1945, Archivo Luis Munoz Marin (en adelante, ALMM), Seccion IV, Serie 4, Carpeta "Empresas Comerciales: El Diario Hablado de La Democracia y El Batey,'" Doc. 5.

(xxxviii.) Arcadio Diaz Quinones, La memoria rota (Rio Piedras: Ediciones Huracan, 1993), p. 43.

(xxxix.) Howard J. Kumin, "40 anos de industrializacion" en Fomento de Puerto Rico 1, no. 5 (Octubre de 1952): 3-9, File 9-8-107, DTIP, RG126, NARA.

(xl.) "Fabrica de envases de vidrio de la Puerto Rico Glass Corporation," La Democracia, 16 de agosto de 1945, p. 6.

(xli.) Norte 9, no. 9 (Octubre, 1949): 10.

(xlii.) "Fabrica de papel empezo a entregar material a las industrias privadas," La Democracia, 26 de junio de 1946, p. 2.

(xliii.) "Fabrica de papel esta produciendo 14 toneladas diarias de material," La Democracia, 13 de junio de 1946, p. 8.

(xliv.) "Fabrica de papel empezo a entregar material a las industrias privadas," La Democracia, 26 de junio de 1946, p. 2.

(xlv.) "Fabrica zapatos de la Compania de Fomento ha sido un gran exito," La Democracia, 10 de septiembre de 1946, p. 2.

(xlvi.) Compania de Fomento Industrial de Puerto Rico, Annual Report For The Year Ending June 30, 1947, p. 16.

(xlvii.) Diaz Quinones, La memoria rota, p. 43.

(xlviii.) Ademas de las declaraciones del PPD y de Fomento a favor de la manufactura, fueron frecuentes las expresiones de la CGT sobre la necesidad de agilizar la transformacion economica de Puerto Rico por medio de industrias. Ver Gervasio L. Garcia y Angel G. Quintero Rivera, Desafio y solidaridad: breve historia del movimiento obrero puertorriqueno (Rio Piedras: Ediciones Huracan, 1986), pp. 128-129.

(xlix). Telegrama de Felix Morales a Luis Munoz Marin, 28 de febrero de 1945. Adjunto: "A todos los trabajadores de la Fabrica de Vidrio," Presidente Hilaro Castro Maysonet, Union de Trabajadores de la Industria de Vidrio, ALMM, Seccion IV, Serie 2, Subserie 23, Doc. 11a.

(l.) Villaronga, Toward a Discourse of Consent, pp. 192-203.

(li.) "Buscan arreglo a huelga de la fabrica de cristal," El Mundo, 15 de marzo de 1945, pp. 3, 10.

(lii.) La posicion de Fomento durante la huelga de la PRGC en 1945 luego se convirtio en politica oficial. En la decada del 50, Luis Munoz Marin definio de forma explicita que la funcion del movimiento obrero era cooperar. Garcia y Quintero Rivera, Desafio y Solidaridad, p. 133. Ademas, ver Pedro A. Caban, "Industrial Transformation and Labour Relations in Puerto Rico: From 'Operation Bootstrap' to the 1970s," Journal of Latin American Studies 21 (October 1989): 559-591.

(liii.) "Un ensayo de industrializacion puertorriquena," El Mundo, 23 de septiembre de 1943, pp. 6-7, 28.

(liv.) Ibid., p. 28.

(lv.) "La independencia es 'ultima mision' en programa popular para Puerto Rico," El Mundo, 7 de enero de 1945, pp. 2, 9.

(lvi.) Luis Munoz Marin, "Informe preliminar no. 1 a la Comision Economica de la Legislatura de P.R. de su representante en los Estados Unidos," 1927, Comision Economica de la Camara de Puerto Rico (Luis Munoz Marin Papers, New York Library), Centro de Investigaciones Historicas, Universidad de Puerto Rico.

(lvii.) Luis Munoz Marin, La Historia del Partido Popular Democratico (San Juan: Editorial El Batey, 1984), p. 33. Aunque fue publicado en 1984, Munoz escribio la mayoria del texto entre 1941 y 1942.

(lviii.) Ibid., p. 70.

(lix.) Carta de Luis Munoz Marin a Antonio Fernos Isern, 22 de enero de 1948, ALMM, Seccion IV, Serie 2, Sub-serie 23, Carpeta 23B, Doc. 27.

(lx.) Ibid.

(lxi.) "America's Caribbean Poorhouse Digs Up Gold," NEA Dally News, May 7 & 8, 1948, pp. 1-2; "17 New Industries Find a Paradise in Puerto Rico," NEA Daily News, May 7 & 8, 1948, p. 3, ALMM, Seccion IV, Serie 2, Sub-serie 23, Carpeta 23B, Docs. 21a y 21f.

(lxii.) Ibid., doc. 21a.

(lxiii.) "Industrias en Marcha ..." (caricatura), Diario de Puerto Rico, 12 de noviembre de 1948, p. 20.

(lxiv.) "Newsweek destaca obra Munoz Marin," El Mundo, 24 noviembre de 1948, p. 5; "A New Puerto Rico Shows Off," in Life Vol. 26, no. 4 (January 24, 1949): 19-27; "Revista Time hizo resena actos del dos," El Mundo, 2 de enero de 1949, p. 7; William H. Nicholas, "Growing Pains Beset Puerto Rico," in The National Geographic Magazine vol. XCIX, no. 4 (April, 1951): 422-460.

(lxv.) Villaronga, Toward a Discourse of Consent, pp. 203-213. Mientras transcurria el intenso debate que culmino con la expulsion de la CGT y el CPI del partido, una carta de Moscoso de 1944 demuestra que el gobierno discutia la posibilidad de invitar el capital norteamericano a Puerto Rico, especificamente, las franquicias de firmas continentales. Por ser una carta que ilustra claramente las consideraciones del PPD sobre el desarrollo economico, es conveniente citar el texto completo de la misma. Moscoso le explico a William Brophy del Departamento del Interior lo siguiente: "Ben Dorfman of the U.S. Tariff Commission has been here for the past few days and has been coming to the office frequently to discuss the impressions of his visit. As you know, he as traveled widely and has lived for a number of years in Hawaii, the Phillipines, and China. He is astonished at the very poor quality and the fantastic prices people are paying for consumers' items in this Island and having a thorough knowledge of prices in other areas, he has been able to make some comparative studies, all of which show that we are not only getting the poorer kind of mechandise in Puerto Rico in the majority of cases, but the prices are extortionate also.

Dorfman suggested the possibility of asking some of the largest marketing groups in the States to come down to the Island. For instance, he suggested that A & P, Safeway, or some other large grocery chain be asked to put up a store in San Juan and some of the other larger towns of the Island. Similarly, some notions chain, such as Woolworth or Murphy should be asked to establish themselves here. He also mentioned a chain harberdasher such as J.C. Penny, and perhaps some women's clothing chain. Dorman believes that if these large-scale marketing groups were established on the Island, the cost of living in Puerto Rico would come down immediately and in his opinion this would do as much good as the establishment of any number of new industries on the Island.

Of course the obvious counter-proposal would be: why don't we establish these marketing outlets? I do not think we could or should do so. In the first place, we do not have the know-how and the facilities that these larger merchants have at their disposal whereby they can bring goods to the consumers at a much lower cost. In the second place, what little capital we have is needed for taking risks in industrial investments and if there are marketing groups in the States seeking new outlets for their products in the postwar they may very well find these in Puerto Rico, thus bringing new capital to the Island.

I do not know whether you have done anything in connection with the letter which was supposed to be sent by Mr. Ickes to various continental industrialists. In any case I believe that the question of bringing down these merchandising outlets could be handled in a similar manner." Carta de Teodoro Moscoso a William Brophy, 22 de enero de 1944, Division de Territorios y Posesiones Isulares, Departamento del Interior, File 9-8-74, DTIP, RG126, NARA.

(lxvi.) Dietz, Historia economica de Puerto Rico, pp. 224-239. Desde fecha temprana quedo claro que el programa de "industrializacion por invitacion" debia ser una iniciativa local. La contestacion que otorgo el Departamento del Interior a una carta de Moscoso del 22 de enero de 1944 ilustra esta realidad. Ruth Hampton le escribio a Moscoso lo siguiente: "Mr. Dorfman's suggestion about our inviting chain stores to commence businesses in Puerto Rico may have merit. However, we think that this aspect of the Puerto Rican economy may better be handled by you or some department of the Insular Government. The Department of the Interior would be ill-advised to enter into negotiations upon this matter, because it might require us to take sides in a dispute between those who favor chain stores and thos who oppose them .... We have also discussed the methods that could be used to bring industrial opportunities in Puerto Rico most effectively to the attention of the large concerns of the continent. The feasibility of large organizations such as General Electric, Western Electric, General Motors, and others setting up operations in Puerto Rico for supplying the Caribbean and South America markets, as well as manufacturing and assembling items in Puerto Rico for local use and to be reshipped here for sale, should be explored.... it has been decided for the present that it would be better for the Insular Government or the Puerto Rico Development Company to take the first steps towards inviting the larger concerns to investigate the possibilities offered by Puerto Rico." Carta de Ruth Hampton, Division de Territorios y Posesiones Insulares, Departamento del Interior, a Teodoro Moscoso, 4 de febrero de 1944, File 9-8-74, DTIP, RG126, NARA. El Departamento del Interior le delego al PPD la labor de confrontar la oposicion al programa de "industrializacion por invitacion" y de mediar a favor de los inversionistas norteamericanos interesados en establecerse en Puerto Rico.

(lxvii.) Dietz, Historia economica de Puerto Rico, pp. 209-212.

(lxviii.) Ibid., p. 234.

(lxix.) "La batalla de la produccion," La Democracia, 4 de octubre de 1946, pp. 2-3.

(lxx.) "Public Hearing before Special Industry Committee No. 12 for the Stone, Glass, and Related Products Industry in Puerto Rico," July 8 and 9, 1952, Wages and Hour, and Public Contracts Divisions, U.S. Department of Labor, Coleccion Puertorriquena, Biblioteca Jose M. Lazaro, Universidad de Puerto Rico. Esta vista publica produjo un informe que indica lo siguiente: "The fact that the capacity of the Puerto Rican plant far exceeds its available market has been and continues to be the main draw back for an efficient and steadily profitable operation. Table No. 2 following clearly shows that the plant has operated since January 1945 to May 1952 at 25% of its available furnace capacity and 44% of its available machine capacity." (p. 16, enfasis anadido).

(lxxi.) Dietz, Historia economica de Puerto Rico, pp. 238-239.

INFORMACION PERSONAL: Nombre: Gabriel Villaronga, Ph.D.

No. Telefonos: Hogar 787-756-5404; Trabajo: 787-786-2885, ext. 3550, 3530

Correo Elec.: gabvil@hotmail.com, gabvil@attglobal.net

Direccion: Cond. El Bilbao; 121 Calle Costa Rica, Apt. 1204; San Juan, PR 00917-2519

Trabajo: UPRB, Dept. de Humanidades, Carr. 174 #170, Parque Industrial Minillas, Bayamon, PR, 00959-1911

Gabriel Villaronga posee un Doctorado en Filosofia y Letras de la Universidad de Connecticut. Es profesor del Departamento de Humanidades de la Universidad de Puerto Rico en Bayamon. Ha publicado en las revistas Exegesis y Milenio, el periodico Claridad y, junto a otros autores, en el volumen titulado Caribbean Studies (SALALM). Ademas, El Dr. Villaronga publico el libro titulado Toward a Discourse of Consent: Mass Mobilization and Colonial Politics in Puerto Rico, 1932-1948, Numero 23 de la serie de Estudios Latinoamericanos de la editorial Praeger.
COPYRIGHT 2008 Hunter College, Center for Puerto Rican Studies
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2008 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Villaronga, Gabriel
Publication:CENTRO: Journal of the Center for Puerto Rican Studies
Article Type:Essay
Geographic Code:1USA
Date:Mar 22, 2008
Words:9725
Previous Article:Delegitimizing oppressive culture: the voice of counter-discourse in umpierre's poetic work.
Next Article:Learning Spanish.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2020 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters