Printer Friendly

Turberas y deforestacion: la evolucion del paisaje a traves de las fuentes documentales (Bonales de Puebla de Don Rodrigo, Ciudad Real).

[en] Bogs and deforestation: the evolution of landscape through the documentary sources (Bonales of Puebla de Don Rodrigo, Ciudad Real)

[fr] Bogs et deforestation: revolution du paysage sur les sources documentaires (Bonales de Puebla de Don Rodrigo, Ciudad Real)

Sumario. 1. Introduccion. 2. Localizacion y caracterizacion de la zona de estudio. 3. Fuentes documentales para el estudio de la evolucion del paisaje. 3.1. Noticias anteriores al siglo XVI. 3.2. Informacion sobre el medio natural y la deforestacion en el siglo XVI. 3.3. El avance de la deforestacion: la situacion en el siglo XVIII. 3.4. Los siglos XIX y XX, la primera mencion a la existencia de prados naturales. 4. Conclusiones. 5. Bibliografia.

1. Introduccion

El objeto de esta investigacion es un conjunto de turberas acidas de extension reducida, localizadas en el interior de la Peninsula Iberica (localidad de Puebla de Don Rodrigo, Ciudad Real, Spain) (Figura 1), cuya singularidad ha merecido el reconocimiento de distintas figuras de proteccion:

* LIC Bonales de la comarca de Los Montes del Guadiana ES4220019. Los terminos municipales que abarca el LIC son: Arroba de los Montes, Fontanarejo, Piedrabuena, Puebla de Don Rodrigo (Ciudad Real).

* Habitat del Anexo I de la Directiva 92/43/CEE y Microrreserva, En el caso de la localidad de Puebla de Don Rodrigo se han definido como Microrreservas los siguientes bonales: Microrreserva Bonales de Puebla de Don Rodrigo--Decreto 42/2002, de 2 de abril con una extension de 64,00 ha.; Microrreserva Bonal del Barranco del Chorro--Decreto 118/2002, de 3 de septiembre, 17,63 ha; Microrreserva Bonal del Barranco del Remilladero--Decreto 14/2003, de 4 de febrero, 31,58 ha; Microrreserva Bonal del Barranco de los Membrillos--Decreto 16/2003, de 4 de febrero, 6,85 ha.

* Habitats de proteccion especial definidos en la Ley 9/1999 de Conservacion de la Naturaleza.

* Al mismo tiempo, muchas de las especies que se encuentran en estos bonales estan incluidas en el Catalogo Regional de Especies Amenazadas de CastillaLa Mancha.

Se trata de humedales higroturbosos denominados localmente "bonales o trampales". Ambos terminos tienen un significado preciso para los habitantes de la region y, de hecho, forman parte de la toponimia menor (Arroyo de los Bonales, Sierra de los Bonales, Trampal del Perro, etc.) (Garcia Rio, 2001). Aluden a humedales cuya caracteristica especifica es no ofrecer una lamina de agua libre, sino un encharcamiento que empapa el suelo (Molina Martin, 2009). Presentan una elevada dispersion territorial, reducido tamano y un emplazamiento en depresiones fluviales alimentadas por flujos de aguas superficiales y subsuperficiales. Su originalidad radica en la localizacion, un ambito climatico mediterraneo y una posicion latitudinal y altitudinal peculiar. En la Peninsula Iberica, la mayor parte de las turberas se ubica en zonas mas lluviosas (Portugal o Galicia) o en montanas mas altas y frias (Pirineos, Cordillera Cantabrica, Sistema Central o Sistema Iberico). Por ello es especialmente relevante el desarrollo de estos humedales en un dominio interior (Garcia Rio, 2000, 2001, 2002 y 2007; Florin Beltran, 2012). No obstante, la humedad permanente los convierte en elementos paisajisticos destacados con abundante agua, suelo turboso y vegetacion especifica--refugio de especies atlanticas, de optimo centroeuropeo y boreales--en medio de un terreno influido por el clima mediterraneo.

Recientes investigaciones han abordado el analisis de la ecologia y grado de conservacion de estas turberas (Lopez Saez et al., 2014/2015, Garcia Rio, 2001 y 2002) y en ellas se ha puesto de manifiesto su enorme riqueza floristica y la presencia de especies vegetales amenazadas y singulares.

El objetivo de la presente investigacion es precisar su genesis, considerando que solo el conocimiento de los procesos que han originado la aparicion de estos habitats permitira explicar su evolucion. Se aborda un estudio que, a traves de la informacion de las fuentes documentales, permite reconocer el papel que el hombre ha desempenado a lo largo de la historia en estos ecosistemas.

La influencia de la accion humana en la creacion de habitats singulares es una cuestion a debate en el momento actual. Son numerosas las aproximaciones que han suscitado una reflexion sobre el origen y la evolucion de espacios de enorme interes, y donde cabe preguntarse si su genesis es natural o antropica. Este puede ser el caso de algunas turberas entre las cuales se encuentran las de la zona de estudio, originadas de manera indirecta por la accion del hombre sobre el entorno y, en particular, sobre los flujos de agua (Bragg et al. 2001; De Miguel, 2006; Vautier et al. 2010).

Este trabajo tiene por objeto avanzar en el conocimiento de las condiciones ambientales que convergieron en el paisaje de este territorio y donde la intervencion del hombre ha sido intensa a lo largo de los siglos, sobre todo a partir de la centuria del XVI. Se apoya en la consulta de diferentes fuentes documentales, con distinta cronologia y naturaleza (textuales y cartograficas), conservadas en distintos archivos de rango nacional (Archivo Historico Nacional), provincial (Archivo Historico Provincial de Ciudad Real) y municipal (Archivo Municipal de Puebla de Don Rodrigo). Estas fuentes proporcionan informacion acerca de estos originales parajes, la valoracion que ofrecian a la poblacion, el uso de los mismos, etc. A partir de su analisis es posible por un lado, efectuar una aproximacion a los elementos y dinamicas reinantes en el territorio, precisamente en etapas de gran interes climatico al coincidir con las rigurosas fases de la Pequena Edad del Hielo; por otro, permite seguir algunos jalones de la evolucion registrada en estos reducidos humedales hasta el momento actual. En ella sobresale una intensa deforestacion, como principal responsable de las modificaciones experimentadas por el medio y, de modo especial, en el desarrollo de unos encharcamientos que favorecieron el emplazamiento de unos conjuntos higroturbosos de enorme valor natural.

2. Localizacion y caracterizacion de la zona de estudio

El municipio de Puebla de Don Rodrigo se integra en la Comarca de Montes, provincia de Ciudad Real (Castilla-La Mancha) y en la Mancomunidad de Cabaneros.

Geologicamente se inserta en el Macizo Hesperico meridional (Garcia Rayego, 1997a), zocalo constituido por roquedos intensamente plegados y fracturados en varias epocas de la orogenia varisca. Los mas antiguos son de edad precambrica y se asocian a un conjunto de discontinuos afloramientos de pizarras y grauvacas sobre los que yace, en discordancia, una potente serie de materiales ordovicicos (I.T.G.E, 1989); sobre todo cuarcitas, cuya resistencia a la erosion motiva que las cimas de las numerosas sierras que estructuran el relieve de esta zona coincidan, casi siempre, con esta litologia. El territorio esta conformado por una montana media de fragosa morfologia apalachense, cuyas cumbres se alzan entre 800 y 900 m de altitud mientras que las depresiones rondan los 450-500 m (Hernandez Pacheco y Cabanas Ruesgas, 1952; Mingarro Martin, 1959); situandose la localidad de Puebla de Don Rodrigo a unos 490 m y asomada al cauce del rio Guadiana que fluye por su entorno con un trazado general de SE-NW interrumpido en ocasiones por ciertos meandros. Entre cumbres y talwegs se desarrollan unas vertientes, a veces con morfologia de prolongada concavidad, y coronadas por fanglomerados asociados a las ranas pliocenas (I.T.G.E., 1989).

Las peculiaridades climaticas genericas de la zona ofrecen unos registros termicos anuales que, para el area de Puebla de Don Rodrigo, oscilarian entre 15o y 15,5[grados]C, con valores medios invernales entre 6[grados] y 7[grados]C mientras que los estivales ascenderian hasta los 25[grados]C. Las precipitaciones anuales no son muy elevadas y fluctuan alrededor de los 600 mm en esta localidad (Garcia Rayego, 1995 y 1997b).

Desde el punto de vista biogeografico, el predominio lo ejerce la vegetacion esclerofila mediterranea (serie luso-extremadurense mesomediterranea), protagonizada por dos especies: encina (Quercus ilex sp. ballota) y alcornoque (Quercus suber). El encinar esta acompanado por una rosacea que constituye un elemento diferencial de esta comunidad, el piruetano o peral silvestre (Pyrus bourgaeana) y, en las areas mas humedas o umbrias, por el quejigo (Quercus faginea). Estos encinares han sido sustituidos en extensas superficies por plantaciones de pino rodeno o resinero (Pinus pinaster). Una mayor humedad posibilita la presencia de alcornoque asentado principalmente en fondos de valle y umbrias.

Los bonales, a pesar de tratarse por lo general de enclaves aislados y de pequenas dimensiones, constituyen habitats exclusivos, en los que se desarrolla un micromosaico de comunidades vegetales, diferenciadas en funcion de diversos factores ecologicos entre los que se muestran, como determinantes, los correspondientes al regimen hidrico. Presentan una importante riqueza floristica con especies singulares y endemicas que se desarrollan en habitats muy restringidos y fragiles, como los brezales higrofilos de Erica tetralix y las comunidades de sphagnos. Ademas, algunos bonales contienen abombamientos turbosos o "vejigas" (como se les conoce en la zona) (Figura 2) que constituyen dispositivos de gran interes no solo botanico sino tambien geomorfologico (7).

La hipotesis de partida es que las vertientes de la zona debieron estar antano cubiertas por masas de vegetacion esclerofila que, en la actualidad, se reducen a formaciones arboreas residuales, o incluso a ejemplares aislados, siendo de crucial interes concretar el momento en el que se inicio el proceso deforestador. De igual modo es necesario conocer los cambios producidos en los usos del suelo, con un notable incremento de los cultivos a costa de las roturaciones del bosque que llegan a los limites de las zonas ocupadas por las formaciones higroturbosas, ademas del desarrollo en la ganaderia o una importante actividad cinegetica. A su indudable valor botanico, hay que anadir el hecho de que los bonales sirven de abrevadero para la fauna.

3. Fuentes documentales para el estudio de la evolucion del paisaje

Las fuentes documentales en las que es factible recabar informacion sobre la evolucion del medio natural son escasas, de muy diverso tipo y localizadas en fondos dispersos y con diferentes peculiaridades. Como es bien sabido, documentos esenciales en el conocimiento del paisaje durante los siglos XVI y XVIII, son las Relaciones Topograficas de Felipe II (1575) y las Respuestas Generales y Particulares del Catastro de Ensenada (1753), tambien han sido objeto de analisis el Libro de la Monteria de Alfonso XI (siglo XIV), los diccionarios de Minano (1828), Madoz (1846-1850) y Hervas (1914) o los expedientes de desamortizacion o legalizacion de propiedades (siglo XX).

3.1. Noticias anteriores al siglo XVI

Es dificil encontrar informacion sobre el medio fisico en epocas anteriores al siglo XVI. En el Libro de la Monteria de Alfonso XI se resenan varios montes de la zona limitrofe con los actuales terminos de Piedrabuena, la Puebla y Saceruela, en los que aparecen nombrados el "Camino de la Barca", "La Celadilla", "El Val de Gavilanes" y "Castiel Negro", toponimos incluidos en la cartografia de los mapas publicados por el Instituto Geografico Nacional. Segun Hervas (1914), el 9 de febrero de 1217 el papa Honorio III emitio una Bula en Letran concediendo a D. Rodrigo Jimenez de Rada, Arzobispo de Toledo las casas, vinas, molinos, hornos, sernas....de Zuferola con todos sus terminos en Alarcos...hasta Avenoia y Cuevas del Guadiana. Asi, en el siglo XIII, en la ubicacion actual de la localidad, existia una precaria agrupacion de viviendas que serviria de albergue a colmeneros y ganaderos con el nombre de Casas del Guadiana y era aldea de Piedrabuena. En mayo de 1472, el Maestre de Calatrava Don Rodrigo Tellez Giron la hizo villa y paso a denominarse Puebla de Don Rodrigo Giron. Los terminos de la villa no fueron bien establecidos por la Mesa Maestral en la carta o privilegio de villa y ello ocasiono numerosos pleitos con los pueblos vecinos y con el senor de Piedrabuena.

3.2. Informacion sobre el medio natural y la deforestacion en el siglo XVI

Para esta centuria se dispone de una valiosa y muy utilizada fuente documental que corresponde a las Relaciones Topograficas, cuyas respuestas, al interrogario, ordenado por Felipe II (8), permiten abordar la situacion medioambiental de los territorios del centro peninsular durante ese periodo asi como tambien una aproximacion al conocimiento de su poblacion, de los usos del suelo, etc.

Se comenzo afirmando que la villa se llamaba la Puebla de Don Rodrigo Giron y que pertenecia al partido de Almodovar del Campo (9), al reino de Toledo y a la Orden de Calatrava. Asi en respuesta a la pregunta 7a de las Relaciones se afirma: este pueblo es de la Orden de Calatrava y es de su Majestad y lleva las rentas del don Diego Hernandez de Cordoba, comendador y Alonso de Mesa, senor de Piedrabuena. Tambien en la pregunta 12a se ratifica su pertenencia a la Orden de Calatrava.

En relacion con las caracteristicas del entorno la zona fue calificada de tierra fria, aspera y muy cerca de montes y en sierra, aunque ella esta fundada en un llano, es muy enferma por razon de que los ninos que se crian se hacen de grandes barrigas y mueren muchos de dolor de costado por ser muy frio de invierno y muy calido de verano. No hay ni una sola mencion a problemas de tercianas por culpa de los encharcamientos. Por otra parte, la referencia a grandes barrigas (hinchazon abdominal) pudiera estar relacionada con algunas enfermedades vinculadas con contaminacion por metales pesados, identificados durante la realizacion del proyecto mencionado (Fidalgo et al., 2013).

Respecto a las condiciones topograficas, la descripcion que se hace del relieve menciona como la poblacion esta cercada por sierras a la parte de cierzo la Sierra de la Cigueruela y a la parte del mediodia la Sierra de Penas Lisas .... desde las dos sierras corren las corrientes de una parte y de otra hacia el rio Guadiana que pasa entre ambas estas dos sierras. Respondieron que el rio Guadiana no deja de correr siempre salvo en algun ano muy seco, ni dejan los molinos de moler; igualmente, se citan dos arroyos por cuyos lechos siempre fluian las aguas: el arroyo de Valde las Cuebas y el del Mimbre. Existia pesca en el rio Guadiana, pero no en los arroyos. Los flujos de estos proveian de agua a la poblacion y alli bebe la gente. En la respuesta 23a se describe que esta villa es abundosa de aguas.

En el rio Guadiana se relata la existencia de tres molinos de muy poco valor por haber en ella muy poco pan que moler. Respecto a las dehesas, poseia una dehesa boyal que era donde pasta el ganado de arada. Ademas de las dehesas de Vezallana, Dehesa Mino, el Arenal, Chueca, las Barcas y la dehesa de Cumajo, todas del senor de Piedrabuena. Respecto a la ganaderia: algun ganado cabrio y en la respuesta a la pregunta 42a se dice que se crian algunos ganados cabrio y porcunos y no hay otras granjerias.

A la 45a se contesto que la villa no tiene propio alguno ni puede vender sus terminos por ser pasto comun con Piedrabuena. En cuanto a los cultivos: se labra trigo, cebada y centeno y aunque se siembra se coge poco por los danos de los ganados monteses. Hay falta de vino y se provee de la Mancha. Todos los habitantes, en 1575, eran labradores y las casas eran de tapias y maderas todo lo cual se corta y se hace en el pueblo.

A partir de la informacion contenida en las respuestas a las Relaciones llama la atencion la distribucion de la tierra. Asi puede establecerse un reparto de las tierras que, segun Corchado Soriano (1982) seria 77% para los montes comunes y el 21% a las Dehesa de la Encomienda de Piedrabuena, quedando una superficie minima (un 1% respectivamente) para la dehesa del Concejo y las tierras de particulares. La propiedad particular era muy escasa y se asentaba en los terrenos montuosos que roturaban mediante el procedimiento de hacer rozas. Esta practica de rozar tierras montuosas para ponerlas en cultivo supone una nitida y eficaz practica de deforestacion. En las Relaciones se refiere que la tierra es muy fertil de lena y muy montuosa de xara y monte bravo, alcornoques, quejigos, robres, encinas, lantiscos, gaguanzo, madrono. Existian especies arboreas tipicas de la vegetacion autoctona como encinas, alcornoques, quejigos o robles, pero junto a ellas se alude a especies arbustivas tales como el madrono, el lentisco (lantisco) o el jaguarzo (gaguanzo, Cistus sp) siendo la primera especie mencionada la jara (xaras).

En cuanto a la fauna, se crian animales osos, lobos, xabalies, ciervos y ciervas, conexos y perdices y otros animales que se comen los panes y ganados que se crian. En clara referencia a la abundancia de animales salvajes.

En este momento historico, la localidad tenia 80 vecinos, pero en 1652 descendieron a 30 (Hervas, 1914).

En 1619, en la Carta de confirmacion y privilegios de villa, ratificados por los Reyes Catolicos y Carlos V, y posteriormente firmados por Felipe II, se hace una clara alusion a los usos desarrollados en los montes. Se conceden privilegios para usar los montes para el cultivo y pacer ganaderia de cabrio y porcino, asi como utilizar las dehesas boyales conjuntamente con las propiedades del Senor de Piedrabuena. En esta centuria una de las medidas adoptadas por la Mesa Maestral, con el fin de aumentar la poblacion, asi como incrementar la produccion agricola y pecuaria, fue permitir la quema de monte para ganar tierras de cultivo (Rivero, 2003). Asi pues, el proceso deforestador ya estaba plenamente en desarrollo en los siglos XVI y XVII.

3.3. El avance de la deforestacion: la situacion en el siglo XVIII

En esta centuria se cuenta con otra fuente documental muy valiosa: el Catastro de Ensenada (10). Los datos que aporta son de gran utilidad para conocer este y otros entornos pertenecientes a la Corona de Castilla, a mediados del siglo XVIII (Camarero, 2002), ya que permite comprender aspectos importantes de la evolucion de sus paisajes y algunos de los factores que han intervenido en aquella (11). No obstante, la informacion que proporciona relativa a los aspectos del medio fisico es indirecta, aunque muy superior a lo que era norma en documentos de tipo fiscal como son los catastros. Es por ello que a partir de ella pueden obtenerse noticias de los aprovechamientos de los cursos fluviales y sus riberas o aspectos relativos al estado de las cubiertas vegetales.

Al inicio se afirma, siguiendo las mismas pautas que en el siglo XVI, que el nombre de la localidad era Puebla de Don Rodrigo, que pertenecia al territorio del Orden de Calatrava. Despues establecen, en respuesta a la pregunta 3a, los limites municipales y acompanan la descripcion con un mapa (Fig. 3) del termino. En el, bellamente ilustrado, ademas del nombre de las poblaciones limitrofes se representa el rio Guadiana y se intuye un arroyo (aroio) en las proximidades del nucleo de poblacion. Llama la atencion la presencia de una barca en el Guadiana.

La distribucion de los tipos de tierra arroja valores de 71% para las Tierra del comun de vecinos de Piedrabuena, 15% era considerada tierra inutil por naturaleza y el 13% pertenecia a las dehesas del Marques de Montana (las tierras de cultivo, tanto de regadio como de secano, constituian una infima parte del total del termino e, incluso, la dehesa boyal solo representaba el 1%) (Tabla 1). Esta distribucion no es muy diferente a la plasmada para el siglo XVI en las Relaciones Topograficas de Felipe II: tambien mas del 70% (entonces llegaba al 77%) de las tierras del termino eran del comun; la propiedad particular seguia siendo extremadamente reducida.

El marques de Montana, senor de la villa de Piedra Buena, tenia 7 dehesas en el termino de Puebla: caveza de Asna, la de el nuno, el arenal, la Barca de retama, la de texa, la dehesa de Chueca y Cumajo que componen veinte mil y treinta ... La mayor parte del termino estaba ocupada por las tierras del comun de vecinos con Piedrabuena, a ellas se refieren como tierras baldias: Las tierras valdias de el termino de estas villa que son comunes con la de Piedra Buena compondran ciento treinta y ocho mil doszientas ochenta cuerdas segun calculo que an echo de sus sitios, y de primera calidad seran las treinta fanegas de ellas, de la de segunda dos mil y quinientas, y ziento y treinta y zinco mil setezientas y zincuenta de la de terzera, que en estas abran una gran parte de tierra ynutil por ser el todo de ella montuosa; comprehenden muchas sierras y penascales que solo sirve para pastar ganado cabrio y bacuno en la que se mantiene el de el comun en aquella parte que es de aprovechamiento (sic).

Fundamentalmente, las tierras del termino eran de secano (a resaltar las dedicadas a trigo y cebada), se cultivaban dejando un ano en descanso y se les denominaba "tierra de cercas"; las poseian los vecinos en la inmediacion del pueblo; solo una pequena porcion era de regadio por fuente y arroyo. Se sembraba incluso la "tierra montuosa" para trigo y cebada; para ello se procedia a rozar el monte de quince en quince anos mediante "hojas de roza" en determinados lugares. Dentro de la categoria de tierra baldia incluian la montuosa poblada de monte bajo (con jaras, chaparros, enebros y otros matorrales) -la definian como "monte cerrado"--y las sierras y pedregales donde se pastaba.

El numero de vecinos que integraban la poblacion era de quarenta vecinos y en el denominado Libro de lo Real se incluye una relacion alfabetica de los mismos.

No se indica el numero de cabezas de ganado de cada categoria, solo se testifica que tienen ganado bacuno de labrar sus eredades y zerril de cria, caballos para el servicio de su casa, pollinos, ganado de zerda y de cavrio; y a continuacion el producto economico que obtienen de cada uno de esos tipos. Si, en cambio, hay informacion pormenorizada sobre las colmenas, con un total de 435 e indicacion de los propietarios.

Ademas, en el Catastro se apunta la existencia de dos molinos, asi como quarenta vezinos y quarenta y una casas avitables y la mayor parte de ellas nezesitan repararse y ay otras diez arruinadas que por necesidad de sus duenos no se fabrican de nuevo. Respecto a los propios del Comun se menciona la Dehesa Boyal donde pastaban los ganados de labor y cerril de los vecinos, que ocupaba 800 cuerdas; dado que no poseian otros propios con que hacer frente a los gastos que la villa tenia, cada ano, con el consentimiento y acuerdo de los vecinos, el ganado merino de Jeronimo de la Cuesta, vecino de la villa de Desuella, entraba a pastar en ella mediante el pago de un arrendamiento. Ademas, solo poseia como propios las casas consistoriales y el posito real que no producia ninguna renta, por ello vendian las tierras baldios de los sitios del Chorro, Valles e Igueruela al citado Jeronimo de la Cuesta para su ganado fino; tambien se vendia la tierra baldia de los sitios de la Bega, higuera y hozes que tenia por arrendamiento Don Diego de Haro, vezino de la ciudad de Ciudad Real, se indica que no pueden determinar el numero de cuerdas comprendidas los citados baldios por ser montuosas y de sierras como las demas que comprehende el termino.

A pesar de que en el mapa (Fig. 4), donde se representa el termino, se dibuja una barca y un barquero cuando se responde a la pregunta 37a sobre si hay individuos que tengan embarcaciones, que naveguen en la mar o rios la respuesta es negativa.

En comparacion con la situacion del siglo XVI, la deforestacion habia avanzado de manera considerable, pues tan solo se menciona la existencia de arboles en la Dehesa Boyal y se hace referencia a los mismos como algunas encinas, el resto era monte bajo o matorrales. Desde el siglo XVIII, se permitia rozar todos los anos para la siembra de tierras baldias senalandose previamente un sitio para hacerlo y despues se repartia por suertes entre los vecinos labradores. En el momento de ejecucion del Catastro se hallaban repartidas 18 fanegas en el sitio que llaman "Valle del Mimbre", donde hoy sobresale una notable turbera, y que era definido como "sitio valdio".

En ningun momento se alude a la existencia de zonas encharcadas ni se indica que las tierras baldias lo son porque estan ocupadas por agua, sino que se trata de terrenos montuosos o pedregosos, en contraposicion con zonas, regadas por rios o arroyos, destinadas a cultivos de regadio. La comparacion con las respuestas realizadas por la vecina localidad de Piedrabuena, que en el momento actual tambien posee bonales, es esclarecedora: existia una gran cantidad de agua que se destinaba para abasto del ganado del comun y la sobrante se perdia porque ni siquiera se utilizaba para el riego. No es una informacion muy concreta, pero al menos alude a la existencia de agua sobrante.

Puede concluirse que, si bien no se habian experimentado demasiadas modificaciones en lo relativo a los usos del suelo, respecto al siglo XVI, el proceso de deforestacion se habia incrementado considerablemente a favor de una intensa roturacion de las tierras para los cultivos.

3.4. Los siglos XIX y XX, la primera mencion a la existencia de prados naturales

Para estas centurias unas de las primeras informaciones son las proporcionadas por los diccionarios de Minano y de Madoz.

En 1826-28 (Diccionario de Minano), esta localidad tenia 39 vecinos, 181 habitantes. Solo se menciona un molino y se hace referencia a dos minas, la una sita en el aguadero que hay entre las dehesas de Checas y de las Barcas, cuyos metales eran plomo y plata y la segunda de plomo, en el valle de Santa Maria.

Por su parte, el Diccionario de Madoz (1846-1850) relata la existencia de los arroyos llamados Chico y Grande, inmediatos al pueblo que le surten de agua potable. Refiere la existencia de la Dehesa Boyal de 500 fanegas; la Higueruela de 400, varios prados naturales en toda la ribera del rio Guadiana y arroyos, y mucho monte de encina, roble, alcornoque, jaras y otros arbustos. Alude a 2 malos molinos harineros. El terreno es aspero, de secano y de buena calidad. La poblacion referida por Madoz incluia 58 vecinos, 290 almas; en 1887, el censo la fija en 201 vecinos con 726 habitantes. El presupuesto municipal se cubre con los arriendos de pastos, ha de enfatizarse la informacion relativa a los prados naturales ubicados en la ribera del Guadiana y arroyos y que cabe suponer se localizaban en zonas donde hoy estan los actuales bonales. Es digno de destacar como comienza a mencionarse de manera reiterada la presencia de prados naturales en las riberas de arroyos y en la del propio Guadiana; del mismo modo los molinos se califican como malos, quizas hay que suponer su escasa produccion motivada por problemas de caudal.

La informacion sobre la incorporacion de terrenos a los predios agricolas sustrayendolos a las zonas de bosque con el consiguiente proceso de erosion en las laderas, puede completarse, en paralelo a las informaciones contenidas en los diccionarios, con otra importante via de consulta relacionada con el proceso de desamortizacion (eclesiastica y civil).

En lo relativo a la desamortizacion eclesiastica quedo al margen de la misma un ambito muy concreto de la provincia de Ciudad Real, coincidente con una amplia zona del noroeste provincial cuyos rasgos, tanto naturales como humanos, la hacian escasamente atractiva a los compradores. Sin embargo, la causa de su marginacion del proceso desamortizador fue esencialmente historica debido entre otras razones a que entre los bienes comunales y de propios se incluian los pertenecientes a la Orden de Calatrava (es el caso de Puebla de Don Rodrigo o el de otros municipios, como Luciana o Agudo). Sin embargo, por estas mismas razones, todos ellos se verian notoriamente involucrados en la posterior desamortizacion general de Madoz (Del Valle Calzado, 1995),

La conocida como desamortizacion civil tuvo en la provincia de Ciudad Real una amplia repercusion, ya que se pusieron en venta bienes radicados en 92 terminos municipales. En el conjunto provincial, el area mas afectada fue la comarca Montes Norte, territorio con importantes aprovechamientos forestales relacionados con los Montes de Toledo y donde los bienes de propios tenian un indudable valor. Puebla de Don Rodrigo se incluyo en el grupo de municipios cuya venta de tierra no fue muy importante, situandose entre el 5 y el 10% del termino (Del Valle Calzado, 1997). Otros pueblos limitrofes, como Piedrabuena, fueron desamortizados en mas del 25% del termino municipal (12).

Ante el proceso desamortizador, los ayuntamientos se movilizaron mediante solicitudes tendentes a librar de la venta aquellas tierras que estimaban necesarias para el comun de vecinos y se conservan expedientes informando de esta situacion. En relacion con Puebla de Don Rodrigo, se han localizado varios Expedientes de Incidencias (Archivo Historico de Ciudad Real) en los que, en 1860, el Ayuntamiento pidio que se exceptuasen de la venta por aprovechamiento comunal ademas de la Dehesa Boyal los terrenos titulados Sierra de la Higuera, Tobarejo, Valle del Termino (13), Vega de Roble, Sierra de Chorro y de Castilnegro.

Junto a los Expedientes de Incidencias existian tambien los Expedientes de Investigacion de aquellas propiedades que, supuestamente, los municipios ocultaban en un intento por librarlos de la venta. Asi se ha encontrado, tambien en el Archivo Historico de Ciudad Real (14), varios de ellos fechados en agosto, octubre y noviembre de 1865, en los cuales se intenta justificar la ocultacion del terreno. Puede destacarse un escrito del 1 de octubre de 1865 ofreciendo informacion relativa al estado en que se encontraban los montes: Ciento doce mil nuebecientas setenta y tres cuerdas de tierra valdia y montuosa que produce algun pasto y es a veneficio del comun de vecinos y sus ganados y ademas por acogida que hace la Villa (...) y dicha tierra en los sitios proporcionados tambien sirve para sembradura rozando el monte y cada un ano se benefician y siembra treinta cuerdas (...) Y las veinte y tres mil y noventa y cinco cuerdas restantes, incultas por naturaleza, de sierras y pedregales y monte pardo.

Ademas, ante la reticencia de los ayuntamientos a poner en venta sus propios no solo existia la presion que ejercia el Estado, sino tambien la que imponian algunos posibles compradores de estas tierras. Asi en un escrito redactado en este sentido por un vecino de Piedrabuena se da informacion sobre el exiguo poblamiento vegetal que existia en el monte [CastilNegro] donde predomina ... brezo, lentisco, charnesca, jaras y algun chaparro y alcornoque.

En 1895, el Catalogo de Montes exceptuados de la Desamortizacion indica que en la localidad de Puebla de Don Rodrigo fueron liberados de venta los siguientes parajes:

* Sierra de Castilnegro (poblada con jara, como especie dominante y con quejigo y encina como especies subordinadas).

* Sierra del Chorro (especie dominante jara y subordinada, brezo).

* Sierra de la Higueruela (encina, como especie dominante y acebucho, enebro y alcornoque, como especies subordinadas).

* Tobarejo (tambien ocupada por la encina como especie dominante y acompanada de acebucho, enebro y alcornoque).

* Valles del Termino (indicandose que la especie dominante es jara y las subordinadas acebucho, enebro y alcornoque).

* Vega del Roble (la especie dominante es la encina y las subordinadas aliaga y roble).

Debe resaltarse, a la luz de esta informacion que, a finales del siglo XIX, el proceso deforestador habia progresado considerablemente: ya que en varios de los montes exceptuados la especie dominante era arbustiva: jara; en la Sierra del Chorro solo existia esta especie y brezo.

Una de las informaciones mas reiterativas es la alusion a multiples roturaciones en el termino de Puebla de Don Rodrigo. Junto a la desamortizacion y a otros procedimientos que conllevan la privatizacion del patrimonio rustico municipal, se produjeron (como en otros municipios) roturaciones arbitrarias, durante la primera mitad del siglo XIX y posteriormente legitimadas, convirtiendolas en propiedad privada.

Este proceso ha sido estudiado en Extremadura donde, y segun los autores, las roturaciones arbitrarias fueron un importante procedimiento de transferencia de propiedades amortizadas a manos de particulares (Naranjo Sanguino et al., 2013). El fenomeno consistio en un proceso de usurpacion de tierras concejiles por parte de vecinos que roturaban terrenos hasta entonces dedicados, en su mayoria, a pasto. Algunos ayuntamientos consintieron dicha practica mientras otros persiguieron a quienes realizaban dichas roturaciones. A partir de los anos 30 del siglo XIX, se promulgaron diferentes leyes (15) que amparaban la actuacion de los roturadores y les autorizaba a legitimar su propiedad (Naranjo Sanguino et al., 2013).

En el caso de Puebla de Don Rodrigo, existe constancia para el periodo 1892- 1893, de numerosos casos de legitimacion de propiedades, que ya estaban roturadas previamente, amparados en las nuevas y numerosas leyes aprobadas (16). Asi entre otros se han localizado diferentes expedientes (1892 y 1893) solicitando adjudicacion de tierras que llevan ya varios anos cultivando:

--Un expediente con fecha 1893, expone que encontrandose en condiciones de utilizar los beneficios que concede el R.D. de 29/08 1892 publicado en la Gaceta de 31 de mismo mes solicita la adjudicacion de terrenos que viene cultivando Serapio Martin Ruiz en el paraje de Los Terreros. Tambien en el mismo paraje Alejandro Martin Hernandez.

--Tambien se han localizado varios expedientes de legitimacion de posesion de terrenos roturados en los pueblos de Abenojar-Villamayor (incluye las localidades de Abenojar, Arroba de los Montes, Alamillo, Fontanarejo, Membrilla, Mestanza, Puebla de Don Rodrigo, Saceruela, San Lorenzo, Villamayor). En uno de ellos (17), ano 1924, incoado a instancia de Juan Rodriguez Ramirez, se presenta una solicitud de legitimacion de terrenos roturados en termino municipal de Puebla de Don Rodrigo si bien fue declaraba nula la peticion por estar probado el mejor derecho del Ayuntamiento. Este es un buen ejemplo del procedimiento seguido para estos casos:

1) Juan Rodriguez Ramirez vecino de esta villa, partido judicial de Piedrabuena en la provincia de Ciudad real expone que en este termino municipal y sitio denominado Tomillares posee un terreno roturado por el mismo destinado a repoblacion de chaparro y cereales de secano encontrandose antes de su roturacion poblado de monte bajo, cuyo terreno adquirio en parte por compra privada y en parte por ser de su propiedad desde hace 4 anos.

2) Los vecinos declaran que es cierto que tiene roturada esa finca desde hace mas de 12 anos. Uno de los vecinos dice que lo cultiva "toda vez que estaba de monte".

3) El ayuntamiento por su parte afirma: Es cierto que el referido senor Rodriguez (y otro vecino de esta villa llamado Braulio Zarate) en el ano 1922 roturo un pequeno trozo de terreno en el sitio de referencia con intento de apropiarselo, pero denunciado el hecho por el guarda municipal de montes al Ayuntamiento, este en sesion del dia 9 de abril de 1922 acordo nombrar una comision para llevar a efectos el deslinde y amojonamiento de terreno o finca del municipio y reivindicar la roturada

Asi mediante el procedimiento de la legitimacion de las roturaciones arbitrarias se posibilito el acceso a la propiedad de la tierra de un buen numero de individuos, pequenos labradores y jornaleros, que no tuvieron capacidad para competir en las subastas de bienes nacionalizados.

Pero en definitiva el resultado para la evolucion del medio natural fue el mismo: se pusieron en cultivos numerosas tierras que, hasta aquel momento, estaban ocupadas por monte y en numerosos casos, como en Los Terreros, sitos en las proximidades de las areas ocupadas por los bonales. Estos factores: deforestacion de las laderas, venta de bienes de propios y avance de la agricultura estan intimamente unidos.

Junto a la dedicacion a los cultivos, la ganaderia ha sido tradicionalmente una actividad importante en la localidad. Destaca el elevado numero de cabezas superior a las 4.000 que se recogen en diferentes anos (Fig. 4), cifra desdenable si se compara con las de 2009: ganado bovino, 2.758; ovino, 26.807; caprino, 17.489 y porcino 310; lo que hace un total de 47.364 cabezas. Informaciones orales aluden a que en el momento actual (2015) habria unas 25.000 cabezas de ganado. A partir de los datos obtenidos en diversas fuentes documentales localizadas en el Archivo Historico de Ciudad Real se ha podido reconstruir su evolucion desde finales del XIX hasta principios del XX (Figura 5).

Una cabana ganadera, con un elevado numero de cabezas, necesita, logicamente, pastos para alimentarse, asi como zonas de abrevadero, de paso, etc. Siendo uno de los parajes mas indicados al respecto los ocupados por terrenos con especies graminoides y amplio reservorio de agua como son los bonales. Pero no solo es sustancial el numero de cabezas de ganado sino tambien el tipo de ganaderia. Es conocida la importancia en el proceso de deforestacion del ganado cabrio como elemento depredador de las cubiertas vegetales o el del vacuno y los efectos del pisoteo en zonas especialmente fragiles como son los humedales de turba. Desde finales del siglo XIX, el ganado cabrio mostraba una mayor representacion en el territorio; no obstante, en el siglo XXI (2009) domina en importancia la ganaderia ovina si bien sigue manteniendose un amplio numero de cabezas de ganado en general (Fig. 5).

Para el siglo XX, se han examinado los fondos documentales depositados en el Archivo Municipal de Puebla de Don Rodrigo. Expedientes relativos a Trabajos de Repoblacion Forestal, (anos 1940-50); Autorizacion para la puesta en cultivo (195060); Autorizacion para la continuacion de cultivos en distintos parajes del termino municipal (1950-60); Planos de roturacion de parcelas (1950-60); Expedientes y planos de vias pecuarias 1/50.000 (1966); Memorias del Ayuntamiento creadas con motivo de cotos de caza y litigios de caza (1950-60); Delimitacion de montes (1945); Aprovechamientos de brezo para carboneo (1961); Autorizaciones de siembra por parte de los vecinos del pueblo de la Dehesa Boyal (1957); Propuestas para la mejora de pastizales con descuaje de matorral (1962); Proyectos de repoblacion con castanos (1991); Plan de regeneracion de pastizales (sin fecha); . Expedientes de consorcio entre el Patrimonio Forestal del Estado y el Ayuntamiento de Puebla de Don Rodrigo para repoblar determinados parajes del termino.

Y entre los pertenecientes al Archivo Historico Provincial de Ciudad Real: Copias de las actas generales del recuento de ganaderia en el termino municipal (finales del XIX--primeras decadas del siglo XX); Boletines Oficiales de la Provincia; Pliegos generales para los aprovechamientos forestales (finales del XIX y primeras decadas del siglo XX). Expedientes del Instituto de Colonizacion para la puesta en riego de la vega del Guadiana (1955-1963).

A traves de su estudio se ha podido analizar, a mediados del siglo XX (1947), el intento de puesta en cultivo de parajes adyacentes a los bonales como son la Rana de La Laguna, y los parajes de Pizarrilla e inmediaciones del valle de Rechiceruelos. De igual modo, otros expedientes abordan la necesidad de llevar a cabo una notable repoblacion forestal (1950 ha) en la zona norte del Monte "Valles del Termino", debido a que unas 1900 ha se hallaban sin vegetacion arborea y solo 50 contenian un "arbolado espontaneo".

Entre 1955 y 1957, nuevos expedientes municipales relatan como en 1955 se pusieron en cultivo numerosas parcelas ubicadas sobre las ranas de los Montes de Utilidad Pubica no 15 y 16, demandandose autorizacion para continuar los aprovechamientos agricolas en 1957. En ellos, la peticion se eleva a 645 ha y 536,5 ha en el Monte de Tobarejo" (no 15) y a 361 ha y 366 en el Monte "Valles del Termino" (no 16). Entre los parajes donde se cita la posicion de las parcelas figuran, en el "Monte de Tobarejo": la Vereda de Valdelobillos; el Barranco de la Casilla; ambos lados del Ao de Valdelobillos y la Rana de La Laguna. Entre los lugares donde se emplazaban las parcelas del Monte "Valles del Termino", se mencionan: Ranos de los Torres y otros hasta el Barranco de Castillejos; Rana del Madronal, Rana de Alconcillo y Rana del Aulagar (Fig. 17 y 18).

La justificacion para prolongar los cultivos se apoyaba en:

a) al ser las pendientes minimas no se habian observado "erosiones" en el tiempo que se habian cultivado desde 1955;

b) los terrenos o "no estaban cubiertos por vegetacion o estaban cubiertos de jara, brezo y labiernago";

c) la finalidad de estas actuaciones seria mejorar las condiciones economicas "para resolver el problema social" (19) y

d) los beneficios de la transformacion superarian los perjuicios que se ocasionarian a la ganaderia.

4. Conclusiones

La presencia en el momento actual de unos parajes de tan alto interes ecologico, en el interior de la Peninsula Iberica, como son los humedales higroturbosos de la provincia de Ciudad Real, esta vinculada a una larga historia de actuacion humana sobre su territorio. En el estudio de esta evolucion, la informacion contenida en las fuentes documentales pone el acento en varios hechos relevantes:

1) La falta de mencion a zonas encharcadas en el siglo XVI o XVIII, centurias con importantes fuentes textuales. Ni directa ni indirectamente se sugiere la presencia de parajes que no se pudieran cultivar por exceso de agua; tampoco se alude a la existencia de enfermedades como las fiebres tercianas vinculadas al encharcamiento y ambitos donde hoy se localizan los bonales son referidos como ocupados por una vegetacion residual, tras la deforestacion, o bien de monte bajo sustitutorio del antiguo monte de quercineas. Fue ya a mediados del siglo XIX, cuando la presencia de prados naturales donde pacia el ganado paso a ser un hecho referido de modo reiterado

2) Por otra parte, y de igual manera a traves de las fuentes documentales, se evidencia un intenso proceso deforestador que redujo el antiguo monte encinar a monte bajo o a matorrales siendo la jara la especie mas mencionada. Llama tambien poderosamente la atencion la relacion de especies vegetales recogidas en las diferentes fuentes documentales consultadas (Tabla 2).

Las especies que se citan recrean un bosque mediterraneo caracteristico donde la especie arborea dominante era la encina acompanada por el alcornoque y sustituidas, cuando la deforestacion se produce, por el jaral. En el siglo XIX, se alude a otros arbustos sin indicar especie. Es interesante denotar la escasa atencion prestada a la existencia de especies atlanticas de brezos o de turbera que hoy son el elemento ecologico mas representativo.

3) Aunque la practica de roturacion para puesta en cultivo es muy anterior a la desamortizacion, a partir de ella se puso en marcha un fenomeno de intensa deforestacion relacionada con una expansion de la agricultura. Este cambio en los usos de suelo conllevo: el aporte de abundantes coluviones a los fondos de los valles de los pequenos tributarios del rio Guadiana donde hoy se alojan las turberas; con ello se derivo una modificacion en la dinamica de los flujos de agua contribuyendo a la conversion de cauces continuos en discontinuos y donde el agua se estanca y produce la acumulacion de turba. En relacion con este ultimo aspecto mencionar como en el siglo XVI se alude al hecho de que los arroyos no dejan de correr al igual que el Guadiana.

Con este trabajo se muestra la enorme trascendencia que tiene el conocimiento de la evolucion del paisaje a la hora de gestionarlo en el momento presente y como aquel se sustancia no solo en el reconocimiento de campo sino tambien en las fuentes documentales como un aliado indispensable.

http://dx.doi.org/10.5209/AGUC.60467

Recibido: 6 de julio del 2016 / Enviado a evaluar: 26 de julio del 2016 / Aceptado: 14 de diciembre del 2017

5. Bibliografia

Alfonso XI, Rey de Castilla (1311-1350): Libro de la monteria que mando escrevir el muy alto y muy poderoso Rey Don Alonso de Castilla y de Leon, vltimo de este nombre. Acrecentado por Gonzalo Argote de Molina, Impreso en Sevilla por Andrea Pescioni, 1582

Archivo Historico Provincial de Ciudad Real: Expedientes relativos al proceso desamortizador (Siglo XIX). Expedientes de incidencias. Caja H 1657.

Expediente de investigacion de propiedades pertenecientes a propios y baldios de Puebla de Don Rodrigo.1865. Caja H 1673.

Expediente de investigacion de propiedades pertenecientes a propios y baldios de Puebla de Don Rodrigo 1892. Caja 1286 no 24 cedula de 10a, clase no 45, 10 octubre.

Expedientes de legitimacion de propiedades

Camarero Bullon, C. (2002): El Catastro de Ensenada, 1745-1756: diez anos de intenso trabajo y 80.000 volumenes manuscritos. CT, Catastro 46, 61-88.

Campos J. y Fernandez de Sevilla F. (2009): Los pueblos de Ciudad Real en las Relaciones Topograficas de Felipe II Originales de cada uno de los pueblos, Biblioteca Real de El Escorial ms. J.I.14, f.344, Imprenta provincial de Ciudad Real, Diputacion de Ciudad Real, 2. vols., 1168 pp.

Catastro del Marques de la Ensenada (1753): Respuestas generales y Particulares del Catastro de Ensenada de Puebla de Don Rodrigo. Portal de Archivos Espanoles. PARES. http://pares.mcu.es/Catastro/

Corchado Soriano, M. (1982). El Campo de Calatrava (3a parte). Los pueblos y sus terminos. Pueblo 40: Puebla de Don Rodrigo. Publicaciones Instituto de Estudios Manchegos, Dip. Provincial de Ciudad Real, 407-414.Del Valle Calzado, A. R. (1995): Desamortizacion eclesiastica en la provincia de Ciudad Real. Servicio de Publicaciones de la Universidad de Castilla La Mancha. Coleccion Tesis Doctorales, 401 pp.

Del Valle Calzado, A. R. (1997): La desamortizacion de Madoz en la provincia de Ciudad Real. Instituto de Estudios Manchegos (CSIC), Ciudad Real, 167 pp.

Fidalgo Hijano, C., Gonzalez Martin, J. A., Garcia Gimenez, R. y Arteaga Cardineau, C. (2013) "Estudio Paleobotanico, Paleogeografico dinamica y amenazas de la Microrreserva de los Bonales en el termino municipal de Puebla de Don Rodrigo", contrato de investigacion, Junta de Comunidades de Castilla La Mancha (inedito)

Florin Beltran, M. (2012): Los bonales de Montes Norte: maquina del tiempo y puerta a otro mundo. En Gosalvez Rey, R.U. (Ed.) Montes Norte. Patrimonio natural y divulgacion ambiental de un territorio singular. Asociacion de Desarrollo Montes Norte, Ciudad Real, 111-131.

Garcia Rayego, J.L. (1995): El medio natural en los Montes de Ciudad Real y el Campo de Calatrava., Ciudad Real. Biblioteca de Autores Manchegos, Diputacion de Ciudad Real, 453 pp.

Garcia Rayego, J.L. (1997a): El Medio Natural y sus unidades en el Sur de la Meseta Meridional. En: Garcia Rayego, J.L. y Gonzalez Cardenas, E. (Eds.) Elementos del Medio Natural en la Provincia de Ciudad Real. Coleccion Estudios. Ediciones de la Universidad de Castilla La Mancha, Cuenca, 251 pp., 11-19.

Garcia Rayego, J.L. (1997b): El Medio Fisico de Los Montes. En: Garcia Rayego, J.L. y Gonzalez Cardenas, E. (Eds.), Elementos del Medio Natural en la Provincia de Ciudad Real. Coleccion Estudios. Ediciones de la Universidad de Castilla La Mancha, Cuenca, 251 pp., 21-81.

Garcia Rio, R. (2000): Caracterizacion floristica y ecologica de los bonales de Ciudad Real y planes para sus conservacion como microrreservas Junta de Comunidades de Castilla La Mancha, inedito.

Garcia Rio, R. (2007): Flora y vegetacion de interes conservacionista de Sierra Madrona y su entorno (Ciudad Real, Sierra Morena, Espana). Ecosistemas 16 (1) 97-111.

Garcia Rio, R. (2001): Una ojeada a los bonales de Montes Norte. Medio Ambiente CastillaLa Mancha, 6, 10-15.

Garcia Rio, R. (2002): Flora protegida regional existente en las turberas de Ciudad Real. Conservacion Vegetal. Boletin de la Comision de Flora del Comite Espanol de la Union Mundial para la Naturaleza 7, 7.

Hernandez Pacheco, F. y Cabanas Ruesgas, F. (1952): Las caracteristicas fisiograficas y geologicas del Guadiana entre Luciana y Puebla de Don Rodrigo. Boletin Real Sociedad Historia Natural, 50, 263-279.

Hervas y Buendia, I. (1914): Diccionario historico, geografico, biografico y bibliografico de la provincia de Ciudad Real (1899), Ciudad Real.

I.T.G.E. (1989): Mapa geologico de Espana 1/50.000 Hoja757. Puebla de Don Rodrigo, 81 pp.

Madoz, P. (1846-1850): Diccionario Geografico-Estadistico-Historico de Espana y sus posesiones de Ultramar, 16 vols., Madrid, (version digitalizada Biblioteca Virtual Andalucia) http://www.bibliotecavirtualdeandalucia.es/catalogo/consulta/registro.cmd?id=635 3

Mingarro Martin, F. (1958): Las caracteristicas fisiograficas y geomorfologicas del valle de Guadiana entre Luciana y Puebla de Don Rodrigo (Ciudad Real). Boletin Real Sociedad Historia Natural, 56, 168-184.

Minano, S. (1826-1828): Diccionario Geografico y Estadistico de Espana y Portugal, 11 vols., (version digitalizada Biblioteca digital de Castilla y Leon) http://bibliotecadigital.jcyl.es/i18n/consulta/registro.cmd?id=714

Naranjo Sanguino, M. A., Roso Diaz, M. y Ruiz Rodriguez. J. A. (2013): La propiedad de la tierra en la Extremadura del siglo XIX: Estado de la cuestion, Revista de Estudios Extremenos, 69 (1), 2013, 23-94.

Rivero Gonzalez, S. (2003): Cosas de Antano: Puebla de Don Rodrigo, Diputacion Provincial, Ciudad Real, 280 pp.

Concepcion Fidalgo Hijano (1); Juan Antonio Gonzalez Martin (2); Rosario Garcia Gimenez (3); Carlos Arteaga Cardineau (4); Maria Luisa Colmenero (5)

(1) Departamento de Geografia. Universidad Autonoma de Madrid. E-mail: concepcion.fidalgo@uam.es

(2) Departamento de Geografia. Universidad Autonoma de Madrid. E-mail: juanantonio.gonzalez@uam.es

(3) Departamento de Geologia y Geoquimica. Universidad Autonoma de Madrid. E-mail: rosario.garcia@uam.es

(4) Departamento de Geografia. Universidad Autonoma de Madrid. E-mail: carlos.arteaga@uam.es

(5) Servicio Medio Ambiente, Ciudad Real. Juanta de Comunidades de Castilla-La Mancha E-mail: mcolmenero@jccm.es

(6) Localizacion de algunos toponimos: 1. Los Bonales. 2. Bonal de los Membrillos. 3. Rana del Abulagar. 4. Barranco de los Terreros.

(7) La presencia actual y singularidad de estos humedales ha suscitado el interes por la realizacion de un trabajo de investigacion, gestionado por la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha, acerca de la evolucion y genesis de estos parajes "Estudio Paleobotanico, Paleogeografico dinamica y amenazas de la Microrreserva de los Bonales en el termino municipal de Puebla de Don Rodrigo", 2013.

(8) Se ha utilizado la transcripcion de los originales contenida en la Biblioteca Real de El Escorial presente en la obra de Campos y Fernandez de Sevilla, 2009. Las personas que contestaron al interrogatorio, realizado el 7 de diciembre de 1575, fueron: Christobal Gonzales y Martin Fernandez (alcaldes) y junto a ellos se menciona a Pedro Sanchez Bonodal (regidor), Juan Lopez y Francisco Diez (jurados del ayuntamiento), Miguel Martin (procurador sindico del Concejo), Andres Gomez (alguacil mayor), Agustin Garcia (mayordomo del Concejo), Diego Garcia el viejo, Pablo Garcia, Pedro Lopez, y Juan Fernandez el mozo (vecinos de la villa). Una vez reunidos todos los anteriores nombraron a Diego Garcia del Spinar y a Pedro Hernandez Bodonal vecinos de esta villa para que respondieran a las preguntas (declarar los dichos capitulos). Llama la atencion el apellido Bodonal o Bonodal que ostentan algunos de los que intervienen en las respuestas de las Relaciones Topograficas, tan similar a la denominacion de bonales que reciben localmente los humedales.

(9) Suprimido este a fines del siglo XVI paso a formar parte del partido de Almagro. A comienzos del siglo XVII (1602) una vez restablecido el partido de Almodovar del Campo quedo bajo la jurisdiccion de su alcalde mayor

(10) Del Catastro de Ensenada Puebla de Don Rodrigo del Campo de Calatrava se han consultado: Memoriales, secular (memoriales comun y posito (tierras baldias), Eclesiastico, Memoriales de los vecinos seglares, Autos generales, Antecedentes generales, Mapas, Extractos para mapas clase de tierra, Extractos. Libro de las casas avitables de eclesiasticos y bienes que posee el estado eclaesiatico. Bienes de terratenientes eclesiasticos, Libro de lo Real.

(11) En este trabajo se ha utilizado esencialmente uno de los documentos contenido en el amplio corpus documental del Catastro de Ensenada: las Respuestas Generales, que recoge las contestaciones dadas por el concejo y peritos de todas y cada una de las 15.000 localidades de la Corona de Castilla. Proporcionan una foto fija de los municipios a mediados de aquella centuria. La fecha de realizacion del Catastro, en la localidad de Puebla de Don Rodrigo, fue el 10 de marzo de 1753 y las personas encargadas de responder al interrogario fueron los alcaldes ordinarios, Gregorio Santos y Diego Gonzalez; Juan Vizente y Juan Barrio, regidores; Lorenzo Parla sindico Procurador; Fernando Cavallero escribano del Ayuntamiento; Domingo Pellejero el mayor, Gregorio Granizo, Juan Triguero, Diego Pajuela, Antonio Garzia y Pedro Granizo, vecinos de esta villa, y junto a ellos el Lizenziado Don Juan Basilio Quadrado cura theniente de la Parrochial de esta villa por impedimento del Lizenziado Don Luis Munoz Zarate

(12) La superficie vendida en Puebla de Don Rodrigo fue 33.502 ha, 85 a y 72 ca., lo que representa el 8,1% del termino. En Piedrabuena, como elemento de comparacion, 26.416 ha, 66 a y 58 ca es decir el 46,4 % del territorio municipal.

(13) "El Valle" o "Valles del Termino" constituye un amplio espacio que, en las fuentes documentales y cartograficas del siglo XX, coincide con el territorio de ranas que acoge a los bonales que jalonan la denomina Vereda de los Bonales e integrados en la Microrreserva Bonales de Puebla de Don Rodrigo.

(14) Expediente de Investigacion de propiedades pertenecientes a propios y baldios de Puebla de Don Rodrigo. 1865. Desamortizacion propiedades del Estado

(15) En 1834 se promulgo una Real Orden (06/03/1834) que permitia a los roturadores solicitar la legitimacion a cambio del pago de un canon perpetuo. La Ley de 6 de mayo de 1855 amparo a los que habian realizado roturaciones arbitrarias con anterioridad a mayo de 1837 y que seguian en posesion de las suertes roturadas.

(16) El 29 de agosto de 1893 se promulgo un Real Decreto por el que se legitimo las roturaciones de terrenos del Estado, incluyendo los desamortizables no excepcionados. Su articulo 70 dispuso que los roturadores de terrenos del Estado o de Propios y Comunales de los pueblos que carecieran del titulo que autorizo la Ley de 6 de mayo de 1855 y el Real Decreto de 10 de julio de 1865 podrian legitimar la posesion, cualquiera que fuera la extension, siempre que los tuvieran en cultivo con diez anos de antelacion y lo solicitaran en el plazo de un ano. La legitimacion habia sido tambien reconocida por el articulo 42o de la Ley de Presupuestos de 5 de agosto de 1893 y los Reales Decretos de 29 de agosto y 1 de septiembre del mismo ano, articulo 40 de la Ley de Presupuestos de 30 de junio de 1895. Por Reales Decreto y Ordenes de 25 de junio y 28 de octubre de 1897 se regularon los procedimientos, y por Real Orden de 27 de agosto se aclararon, considerando no susceptibles de legitimacion las realizadas en montes y terrenos comunales exceptuados de la desamortizacion.

(17) Expediente no 47, Negociado de propiedades. Administracion de rentas publicas de la provincia de Ciudad Real.

(18) A la derecha distribucion de los tipos de ganado en 2009. Se puede apreciar como sigue siendo muy importante el ganado caprino aunque el primer lugar ahora es para el ganado ovino.

(19) El ano 1957, la situacion "social" aludida en los documentos parece que exigio, tambien, la necesidad de sembrar diferentes parcelas de la Dehesa Boyal a repartirse entre 754 vecinos

Leyenda: Figura 1. Ubicacion del Pueblo de Don Rodrigo, Ciudad Real y localizacion de algunos toponimos (6).

Leyenda: Figura 2. Abombamiento o vejiga de El Abulagar. Bonales de Puebla de Don Rodrigo.

Leyenda: Figura 3. Mapa del termino de Puebla de Don Rodrigo que acompana a la pregunta 3a de las Respuestas Generales de dicha localidad.
Tabla 1. Tipos de tierras en el termino de Puebla de Don Rodrigo,
segun el Catastro de la Ensenada.

TIPOS DE TIERRA                        SUPERFICIE    DISTRIBUCION
                                       (cuerdas)    PORCENTUAL (%)

TIERRAS DE REGADIO POR FUENTE             19,8            0
TIERRAS DE SEMBRADURA Y SECANO           543,9            0
TIERRA PROPIA PARA ROZAS                  438             0
TIERRA DEL COMUN QUE SE ALLA ROZADA        18             0
  PARA SIEMBRA
DEHESA BOYAL                              895             1
DEHESAS DEL EXCELENTISIMO MARQUES DE     20031            13
  MONTANA
TIERRA DEL COMUN DE VEZINOS CON          112955           71
  PIEDRABUENA
EXIDO PARA ERAS                            3              0
TIERRA INUTIL DE NATURALEZA              23095            15
TOTAL                                   157998,7

TIPOS DE TIERRA                        SUPERFICIE    DISTRIBUCION
                                       (cuerdas)    PORCENTUAL (%)
TIERRAS DE REGADIO POR FUENTE             19,8            0
TIERRAS DE SEMBRADURA Y SECANO           543,9            0
TIERRA PROPIA PARA ROZAS                  438             0
TIERRA DEL COMUN QUE SE ALLA ROZADA        18             0
  PARA SIEMBRA
DEHESA BOYAL                              895             1
DEHESAS DEL EXCELENTISIMO MARQUES DE     20031            13
  MONTANA
TIERRA DEL COMUN DE VEZINOS CON          112955           71
  PIEDRABUENA
EXIDO PARA ERAS                            3              0
TIERRA INUTIL DE NATURALEZA              23095            15
TOTAL                                   157998,7

TIPOS DE TIERRA                        SUPERFICIE    DISTRIBUCION
                                       (cuerdas)    PORCENTUAL (%)
TIERRAS DE REGADIO POR FUENTE             19,8            0
TIERRAS DE SEMBRADURA Y SECANO           543,9            0
TIERRA PROPIA PARA ROZAS                  438             0
TIERRA DEL COMUN QUE SE ALLA ROZADA        18             0
  PARA SIEMBRA
DEHESA BOYAL                              895             1
DEHESAS DEL EXCELENTISIMO MARQUES DE     20031            13
  MONTANA
TIERRA DEL COMUN DE VEZINOS CON          112955           71
  PIEDRABUENA
EXIDO PARA ERAS                            3              0
TIERRA INUTIL DE NATURALEZA              23095            15
TOTAL                                   157998,7

Fuente: Elaboracion propia.

Tabla 2. Relacion de especies vegetales mencionadas en las
diferentes fuentes consultadas.

SIGLO XVI       SIGLO XVIII        SIGLO XIX

jara               jara               jara
encinas      encinas algunas y   encina (mucho
             chaparros (matas      monte de)
              altas de encina
                o de roble)
alcornoque                         alcornoque
quejigos
robles                               robles
                  enebros
lentisco        matorrales       otros arbustos
jaguarzo
madrono

Fuente: Elaboracion propia.

Figura 4. Numero de cabezas de ganado desde 1891 a 1907 y en el
ano 2009. Para los anos 1893, 1894 y 1895 se carecen de datos.

1891   3565
1892   3046
1893   0
1894   0
1895   0
1896   2927
1897   4040
1898   4437
1899   4437
1900   0
1901   4437
1902   4437
1903   4171
1904   3885
1905   3976
1906   3900
1907   3738
2000   47364

Fuente: Elaboracion propia.

Nota: Tabla derivada de grafico de barra.

Figura 5. Numero de cabezas de ganado dividido por tipos
(1891-1907) (18).

CERDOS AGOSTIZOS      1326
PRIMALES DE CERDA     157
CERDAS DE CRIA        134
PADRES                64
BORREGOS PRIMALES     3937
BORREGOS Y BORREGAS   4747
CEAJOS CABRIOS        8428
PRIMALES CABRIOS      6283
CABRAS DE CRIA        20269
MACHOS CABRIOS        242
  CASTRONES
YEGUAS DE CRIA        270
RESES BECERROS 1 A    1077
  2 ANOS
RESES ERIALES 2 A     730
  3 ANOS
RESES VACUNAS         1724
  CERRILES
RESES VACUNAS         3583
MULARES               63
ASNALES               965
CABALLARES            43

Fuente: Elaboracion propia.

Nota: Tabla derivada de grafico de barra.
COPYRIGHT 2018 Universidad Complutense de Madrid
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2018 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:ESTUDIOS E INVESTIGACIONES
Author:Fidalgo Hijano, Concepcion; Gonzalez Martin, Juan Antonio; Garcia Gimenez, Rosario; Arteaga Cardinea
Publication:Anales de Geografia de la Universidad Complutense
Date:Jan 1, 2018
Words:10485
Previous Article:Enclavamiento y desarrollo territorial en la comarca del Almanzora (Almeria).
Next Article:El papel de la Geografia en el analisis del contenido semantico de los toponimos. El caso de Alicante.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters