Printer Friendly

Trayectorias historicas y responsiveness del sistema de partidos en siete paises de America Latina.

Historical trajectories and party system responsiveness in seven Latin American countries

I. INTRODUCCION (1)

La euforia inicial por la difusion sin precedentes de la democracia en todo el mundo en la <<tercera ola>> de democratizacion ha dado paso a evaluaciones mas sombrias de la calidad de la democracia en muchos de esos paises. Comenzando con la famosa advertencia de O' Donnell (1994) sobre un nuevo tipo de democracia, la democracia delegativa, la atencion ha virado de los factores que explican la transicion hacia regimenes formalmente democraticos a aquellos factores capaces de senalar las diferencias en la calidad de la democracia. Este articulo focaliza en la congruencia entre votantes y legisladores como un aspecto vital de la calidad democratica (Pitkin 1967; Dahl 1971; Diamond y Morlino 2005; Disch 2011).

El principal objetivo del articulo es proveer una evaluacion sobre la calidad de la representacion en siete sistemas de partidos de America Latina tomando como punto de partida la fecha desde la que se dispongan datos. En contraposicion a estudios previos como los de Luna y Zechmeister (2005, 2011), el presente trabajo no mide congruencia a lo largo de categorias determinadas teoricamente, sino que parte de la determinacion de las dimensiones politicamente relevantes subyacentes en las posiciones partidarias (para enfoques similares vease Rivas-Perez 2008). Para medir la posicion partidaria, el trabajo utiliza las encuestas realizadas a legisladores por el Proyecto Elites Parlamentarias de America Latina (pela) de la Universidad de Salamanca (Alcantara Saez 2008). Finalmente, se evalua la congruencia al medir la posicion de los electores de un partido a lo largo de la misma dimension basandose en datos de nivel individual provistos por World Value Survey (wvs).

El articulo se basa en un trabajo previo al anclar la evaluacion cuantitativa de la representacion politica en el cleavage historico relevante para la formacion del sistema de partidos. Las expectativas toman en consideracion si la competencia entre partidos se basa en los recursos ideologicos al analizar las trayectorias de los sistemas de partidos a lo largo de la coyuntura critica ubicada en la primera mitad del siglo XX: cuando los sistemas de partidos se polarizaron por prolongados periodos de tiempo en esta fase, el vinculo entre masas y elites probo ser capaz de adaptarse a las nuevas demandas sociales. Consecuentemente, estos sistemas de partidos se caracterizaron por altos niveles de congruencia en la decada de 1990, mientras que en los sistemas de partidos anclados en intercambios clientelares o relaciones personalistas sin demasiado contenido de politica la polarizacion concluyo tempranamente. Este argumento se presenta con mayor detalle en otros trabajos (Bornschier 2012), sin embargo, se ofrece una breve recapitulacion del modelo historico.

Debido a que los actores politicos pueden modificar posteriormente los patrones historicos, el analisis debe centrarse en la situacion inmediatamente posterior al proceso de redemocratizacion ocurrida en America Latina en el marco de la tercera ola de democratizacion. El primer punto en el tiempo para el cual hay datos disponibles es a mediados de la decada de 1990. Se incluyen, sin embargo, tantos paises de America del Sur como sea posible con el fin de maximizar la variacion en cuanto a las dos variables independientes clave.

Debido a las limitaciones conceptuales y practicas, se excluyen los paises de America Central y el Caribe. Con la notable excepcion de Costa Rica, la experiencia de America Central con la democracia es muy reciente y por lo tanto menos determinada por periodos previos de competencia partidista abierta (Mahoney 2001). Por los mismos motivos se excluye Paraguay. De los nueve paises restantes, la combinacion de las encuestas de elites PELA y los datos del WVS permite un analisis de los casos de Argentina, Chile, Colombia, Mexico, Peru, Uruguay y Venezuela. Si bien la falta de datos para Ecuador, Bolivia y Brasil es lamentable, los paises cubiertos por los datos muestran una variacion importante con respecto a sus trayectorias historicas a lo largo de la coyuntura critica, y abarcan tanto los casos en que se establecio la democracia de nuevo en 1980, asi como las democracias de larga data (formales) como Colombia y Venezuela.

En sentido estricto, el termino responsiveness implica una perspectiva dinamica, donde los partidos se adaptan a la evolucion de las preferencias electorales, como en el <<modelo termostatico>> de Soroka y Wlezien (2010). En este articulo, sin embargo, se utilizan los terminos congruencia y responsiveness de manera intercambiable (Achen 1978). Si bien los datos solo permiten una evaluacion de la coherencia entre las posiciones de los partidos y las preferencias de los votantes, se sostiene que vincular la congruencia de la decada de 1990 con los patrones historicos en la formacion del sistema de partidos es un indicador de responsiveness.

Si decadas despues de la formacion de los sistemas de partidos, los partidos siguen reflejando las preferencias de sus votantes--a pesar de los profundos cambios en la estructura social y los trastornos ideologicos provocados por el ascenso de la izquierda y el fin de la guerra fria despues de 1989--, entonces estos deben ser claramente sensibles a la evolucion de las preferencias de los electores.

El articulo esta organizado de la siguiente manera. En la siguiente seccion, se discute como se forman los sistemas de partidos responsivos [responsive] y como la responsiveness programatica compite con otro tipo mucho mas antiguo de vinculacion entre partidos y votantes: el clientelismo. A continuacion se identifican las hipotesis basadas en el analisis historico prestando atencion a las diferencias en cuanto a la congruencia entre las preferencias de los votantes y las posiciones del partido en los casos contemplados en el analisis.

En la tercera seccion, basandose en la teoria de la representacion y los cleavages, se justifica el acercamiento analitico a la medicion de congruencia. La pregunta mas importante por resolver se refiere a la identificacion de los temas o dimensiones respecto a los cuales se evalua la congruencia, y si se deben tomar las preferencias electorales o las posiciones del partido como punto de partida para la medicion. En la siguiente seccion, se especifican las categorias de issues utilizadas en el analisis, se discute su operacionalizacion y los metodos apropiados para derivar las dimensiones de las categorias.

En la quinta seccion, se presentan los resultados del analisis y se divide en dos partes. En primer lugar, se analiza la composicion de los sistemas de partidos en los siete paises. En segunda instancia, se presentan los resultados del analisis de la correspondencia entre las posiciones de los partidos politicos y sus votantes, teniendo en cuenta tanto sus respectivas posiciones medias, asi como la coincidencia entre las posturas de los partidos y las preferencias de los votantes. Se presenta, tambien, una medida estadistica para evaluar si se logra o no congruencia. Los resultados muestran que las trayectorias historicas del sistema de partidos si tienen consecuencias a largo plazo para la congruencia en la decada de 1990.

II. LA FORMACION DE SISTEMAS DE PARTIDOS RESPONSIVOS Y EXPECTATIVAS EN AMERICA LATINA

II.1. Responsiveness del sistema de partidos y sus obstaculos

Los partidos juegan un papel central en la garantia de la gobernabilidad democratica en tanto actores que vinculan a los ciudadanos con el sistema politico. En un enfoque pionero, Mainwaring y Scully (1995) han argumentado que la democratizacion no solo implica la construccion de instituciones democraticas formales, sino tambien de sistemas de partidos que representan los intereses de los votantes en el proceso politico. Solo cuando los patrones basicos de oposicion o conflicto son estables, los sistemas de partidos estructuran las expectativas de los actores politicos e introducen previsibilidad en la politica. Esto se considera un requisito previo fundamental de la accountability democratica y de la congruencia entre las posiciones de los ciudadanos y sus representantes (Mainwaring y Scully 1995; Mair 1997, 2001; Toka 1998; Mainwaring y Torcal 2006).

De acuerdo con la distincion establecida por Kitschelt (2000 y Kitschelt y Wilkinson 2007), entre los vinculos programaticos, clientelar y carismatico entre los partidos y los votantes, el principal impedimento para la formacion de los sistemas de partidos responsivos es el predominio de los vinculos clientelares y carismatico en muchas de las nuevas democracias. Debido a que los partidos de notables caracteristicos de los sistemas de partidos de elite predemocraticos suelen emplear medios clientelares para mantenerse en el poder una vez que el sufragio se ha extendido (Gunther y Diamond 2003: 175-177; Kreuzer 2001) se afirma que depende mucho de si los partidos se vieron posteriormente desafiados por movimientos ideologicos fuertes.

En la medida en que los partidos tradicionales son capaces de evitar que nuevos competidores entren en el sistema, es probable que las practicas clientelares se mantengan. Como Shefter (1977, 1993) y Geddes (1994) han argumentado y demostrado empiricamente, los partidos establecidos son capaces de asegurar su posicion mediante la distribucion de beneficios particulares. El estudio del caso brasileno realizado por Hagopian (1996) revela que el clientelismo es un instrumento de las elites politicas de larga data para aferrarse a sus posiciones de poder y privilegio. Solo los partidos movilizados externamente, segun la terminologia de Shefter (1977, 1993), que no tienen acceso a los circulos dominantes de poder, presionan por la competencia programatica -porque los programas son todo lo que tienen para ofrecer-.

De la misma manera, se puede suponer que una vez que la competencia ideologica se ha establecido y los partidos apelan a los votantes al ofrecer opciones de politicas distintivas, las promesas clientelares ya no resultan muy exitosas. Para los votantes que estan suficientemente informados y a los que se ofrecen opciones programaticas claras, el intercambio de votos por un beneficio particular no constituye una opcion atractiva. En consecuencia, la aparicion inicial de un sistema de partidos que responda a las preferencias de la ciudadania aparece como un momento decisivo en la evolucion de los sistemas de partidos.

La experiencia historica de Europa occidental demuestra que los conflictos funcionales resultantes de los procesos a gran escala de formacion del Estado-nacion y la industrializacion fueron capaces de formar sistemas de partidos basados en ideologias poderosas y arraigados en la estructura social (Lipset y Rokkan 1967; Rokkan 1999; Caramani 2004; Bartolini 2005). Las trayectorias de America Latina han demostrado ser mucho mas variadas. Mientras que algunos sistemas de partidos, como el brasileno, han surgido mas o menos a partir de cero luego de cada interrupcion democratica, los de Uruguay y Chile aun llevan la impronta de los conflictos que prevalecieron en las primeras decadas del siglo XX, cuando la democracia fue establecida (Dix 1989; Gonzalez 1995; Scully 1995; Coppedge 1998; Mainwaring 1999). Otros sistemas de partidos han demostrado ser muy estables, pero los conflictos iniciales se han desvanecido, y como resultado de la consiguiente perdida de la diferenciacion entre los perfiles del partido, la competencia ha llegado al centro en funcion, principalmente, de beneficios particulares. Colombia y Venezuela entre 1958 y finales de 1980 son ejemplos de ello.

II.2. Coyuntura critica y expectativas resultantes

La diferencia entre los sistemas de partidos responsivos y no responsivos puede ser explicada por una coyuntura critica situada en una fase de polarizacion que afecto a todos los paises de America Latina en las primeras decadas del siglo XX. Esta polarizacion permitida pudo ser sostenida durante periodos de tiempo prolongados. Los nuevos partidos desafiantes eran, en su mayoria, los partidos de izquierda. Sin embargo, dado que estos a veces expresaron ideas socialistas y fascistas, el presente trabajo los refiere como partidos progresistas.

Cuando la competencia entre partidos se mantuvo abierta y se polarizo, el clientelismo retrocedio, al menos parcialmente, y fuertes lazos partidistas sobre la base de ofertas ideologicas contrapuestas fueron desarrollados. La politica luego socializo a las sucesivas generaciones de votantes en las lineas existentes de conflicto, perpetuandose estas alineaciones en un proceso similar al experimentado por los sistemas de partidos de Europa Occidental (Sartori 1968; Bartolini y Mair 1990; Mair 1997, 2001).

El conflicto tiene funciones de unificacion de grupo, como teorizo hace mucho tiempo Coser (1956), por lo tanto, la polarizacion en curso entre la izquierda y la derecha sirve para reforzar las identidades politicas colectivas que subyacen a las divisiones (Bornschier 2010). En otras palabras, el conflicto representa la retroalimentacion positiva (Pierson 2000) o el mecanismo de la reproduccion (Thelen 2003) que perpetua alineamientos entre los partidos y los votantes. Si la entrada de nuevos competidores es abierta, esto ejerce presion sobre los partidos establecidos para representar las preferencias (en evolucion) de sus electores, porque si no lo hacen sus votantes estan dispuestos a abandonarlos en favor de un nuevo partido que represente mejor sus preferencias.

El grado de preparacion de la derecha para el desafio que provenia de la izquierda depende de lo que Slater y Simmons (2010) llaman un antecedente fundamental, elemento que precede a una coyuntura critica (2): la existencia de un partido conservador de alcance nacional con una organizacion de partido de masas (Gibson 1996; Rueschemeyer et al. 1992). Los partidos conservadores de alcance nacional importan porque proporcionan un medio para defender los intereses de las elites economicas y politicas, lo que hace viable la democracia en contextos de sufragio ampliado.

Cuando las elites participan en acuerdos de caballeros con sus competidores o se basan en el Ejercito para proteger sus intereses, la derecha politica en su conjunto resulta inadecuada para hacer frente a un posterior desafio mucho mayor: el ascenso de las fuerzas que buscan transformar radicalmente la estructura politica y economica de la sociedad. Esta combinacion de una condicion antecedente critica y de coyuntura critica en la fase de polarizacion se visualiza en la Figura I.

La principal explicacion coincidente con la que aqui se expresa es la perspectiva de la modernizacion y la sostenida por Kitschelt et al. (2010a). El autor postula, tal como el presente articulo, una perspectiva a largo plazo para explicar las diferencias actuales en la representacion. Aun cuando los niveles actuales de modernizacion pueden ser un predictor importante de la estructuracion programatica del sistema de partidos, Kitschelt et al. (2010a) muestran que explican menos que la modernizacion en el siglo XX.

Considerados los requisitos para el temprano desarrollo economico, Kitschelt y sus colegas argumentan que el Estado de Bienestar inclusivo creo las bases de los conflictos politicos necesarios para que los partidos desarrollen perfiles de politica contrastantes en algunos paises. Cuando estas bases estuvieron ausentes, la competencia programatica no logro cristalizarse. En efecto, mientras que los gastos del temprano Estado de bienestar fueron una consecuencia de la movilizacion de la izquierda, Kitschelt et al. senalan que la fuerza de la izquierda o del movimiento obrero por si mismo es un pobre predictor de la competencia programatica.

Este articulo sugiere un factor interviniente para explicar por que la presencia de una izquierda fuerte ha promovido el Estado de bienestar en algunos paises y no en otros: la existencia de un partido de masas conservador, que determina si la derecha puede contrarrestar la movilizacion de la izquierda. Esto, a su vez, explica si el conflicto ideologico se canaliza en la competencia entre partidos, o si las estrategias de desmovilizacion popular y de los sectores mas radicales de la clase media prevalecen.

Solo cuando existe un equilibrio de poder entre los partidos progresistas y conservadores se logra un compromiso de clase y fuertes Estados de bienestar logran establecerse. Por lo tanto, se presta atencion aqui a los factores antecedentes senalados por Kitschelt et al. (2010a). Dicho esto, el enfasis senalado en el permanente desacuerdo sobre el alcance del Estado de bienestar ayuda a explicar la perpetuacion de los conflictos politicos en los paises que presentan un equilibrio de poder entre los partidos de izquierda y conservadores.

[FIGURA I OMITIR]

En America Latina--y haciendo caso omiso de las variaciones de Centroamericasolo Chile y Uruguay siguieron la ruta de la polarizacion prolongada. Chile presenta el caso clasico en el que los nuevos actores politicos de la izquierda y la democracia cristiana polarizaron el sistema de partidos (Scully 1992). El hecho de que el sistema de partidos uruguayo es un caso de alta polarizacion es a menudo pasado por alto debido al fuerte papel, hasta hace muy poco, de los dos partidos tradicionales y de su comportamiento cooperativo en lugar de conflictivo desde la decada de 1960. Sin embargo, la adopcion de un perfil progresivo por parte del Partido Colorado permitio al partido arraigarse en la clase obrera y polarizar el sistema de partidos a principios del siglo XX (Collier y Collier 2002) (3).

El Partido Comunista nunca fue declarado ilegal y la amenaza de la izquierda obligo, hasta cierto punto, a los Colorados a mantener su posicion de izquierda. Cuando los dos partidos tradicionales se opusieron con fuerza y el clientelismo llego a desempenar un papel mas importante despues de la fase inicial de polarizacion, los partidos desafiantes se hicieron mas fuertes en la decada de 1960. Como resultado de la movilizacion del Frente Amplio unido a los comunistas, a los democrata-cristianos y a otras fuerzas progresistas, el sistema de partidos se polarizo nuevamente, lo que afecto mas sustantivamente al clientelismo (Gonzalez 1991: 125).

Contrariamente al camino sugerido para la constitucion de un sistema de partidos responsivo, una variedad de trayectorias dan por resultado escenarios en los que el clientelismo sigue siendo tan penetrante que es dificil para los votantes identificar contrastes entre las plataformas politicas. Lo que tienen en comun es que la polarizacion registrada en la primera mitad del siglo XX no se sostiene en el tiempo. A este fenomeno se lo denomina polarizacion abortada debido al esfuerzo consciente por parte de alguno de los partidos establecidos o de los movimientos revolucionarios exitosos para restringir la competencia.

Hay dos formas basicas para abortar la polarizacion. La primer forma consiste en la prohibicion total de los partidos de oposicion. En una forma mas sutil, los partidos establecidos utilizan su monopolio sobre los recursos clientelares para asegurar su posicion y excluir a los partidos desafiantes. Si las elites tienen exito con cualquiera de estas estrategias, un sistema de partidos cartelizado es el resultado, aun cuando mas de un partido compita en las elecciones y el sistema parezca pluralista a primera vista. Sin embargo, estos escenarios carecen de lo que Levitsky y Way (2010a) denominan un campo de juego en igualdad de condiciones, por lo que es casi imposible para los partidos de oposicion acceder al poder (Greene 2007; Lyne 2008). Dos trayectorias muy diferentes resultan en la formacion de sistemas de partidos cartelizados: 1) los partidos de notables mayoritarios restringen la competencia o 2) un movimiento revolucionario logra barrer a la vieja elite y se establece como dominante. En el resto de esta seccion, se procurara esbozar como concluyo la polarizacion en los cinco casos restantes que estan cubiertos por los datos utilizados mas adelante en este articulo.

En Colombia, que siguio la Ruta II en la Figura I, la competencia restringida entre las elites, mas alla del hecho de que los intereses conservadores ostentaban una posicion fuerte en los dos partidos tradicionales, es uno de los rasgos del sistema de partidos que Colombia comparte con la trayectoria identificada en Uruguay. Sin embargo, los conservadores y los liberales decidieron prohibir a la izquierda en la transicion pactada que significo el retorno a la democracia y que en 1958 puso fin a la guerra civil y fue conocida como La Violencia.

Existe abundante evidencia de que los vinculos clientelares predominan en Colombia por lo menos desde la decada de 195 04. En Mexico y Venezuela, por otra parte, los partidos progresistas ganaron a sus rivales conservadores, debilmente organizados, con tanta facilidad que un sistema de partido dominante resulto en el primer caso y uno cartelizado en el segundo (Ruta IV). A pesar de cierto grado de apertura para la oposicion, el Partido mexicano de la Revolucion Institucionalizada (PRI) fue capaz de mantener su predominio por decadas gracias a la distribucion de clientelismo y favores politicos (5). En Venezuela, un partido cartel acepto compartir el poder en 1958 y el sistema de partidos pronto perdio toda diferenciacion ideologica clara (6).

Por ultimo, la intervencion frecuente de los militares impidio la polarizacion ideologica prolongada en Peru y Argentina. Como resultado, la Alianza Popular Revolucionaria Americana del Peru (APRA) se movio hacia el centro en una busqueda ilusoria de ganar la aceptacion de los militares, diluyendo el perfil programatico del partido (Collier y Collier 2002: 476-483). Por otra parte, en lugar de expulsar los vinculos clientelares, el APRA parece haberse comprometido con estrategias de patronazgo y clientelismo (Collier y Collier 2002: 476-483; Hilliker 1971: 74-113).

La principal diferencia entre Peru y Argentina, que es de hecho lo que explica que los dos paises sigan diferentes rutas en la Figura I, es que en este ultimo caso el dominio del peronismo en el movimiento sindical mantiene el antagonismo entre peronistas y no peronistas--representado principalmente por los radicales en el ambito partidario--vivo incluso durante periodos no democraticos (Collier y Collier, 2002: 359, 484497, 721-742). Como resultado de ello, fuertes identidades politicas se han formado a pesar de una experiencia bastante limitada en la competencia abierta y democratica. Por lo tanto, un sistema de partidos arraigado en la estructura social volvio a surgir en la decada de 19807. Como resultado de los caminos diferentes que los dos paises tuvieron en la coyuntura critica, son esperables los niveles intermedios de la congruencia en Argentina, mientras que Peru muestra bajos niveles de estructuracion programatica y congruencia.

III. LA MEDIDA DE CONGRUENCIA: APROXIMACION TEORICA Y ANALITICA

El nivel de responsiveness de los gobiernos a las preferencias de los ciudadanos es una caracteristica definitoria de la poliarquia de Dahl (1989 [1971]) o del concepto liberal de la representacion de acuerdo con Pitkin (1967). Uno de los elementos centrales de la cadena de responsiveness (Powell 2004) que va desde las preferencias del publico a las politicas publicas es la congruencia entre las preferencias de los votantes y los cargos partidarios. De acuerdo con el modelo de partido responsable, primero teorizada por el Comite de APSA de Partidos Politicos (1950) y sintetizada por Thomassen (1994: 251-252), la congruencia se consigue si, en primer lugar, los partidos difieren en sus ofertas programaticas y, en segundo lugar, los votantes eligen partidos de acuerdo a estas ofertas. En consecuencia, la calidad de la representacion con frecuencia se ha evaluado examinando la correspondencia entre las preferencias politicas de los votantes y sus representantes (Dalton 1985; Powell 2000; Luna y Zechmeister 2005, 2010; Diamond y Morlino 2005).

Hay menos consenso sobre como definir las cuestiones sustanciales pertinentes para medir la congruencia de la representacion. En las democracias avanzadas se han utilizado tanto la dimension izquierda-derecha (Klingemann 1995; Powell 2000) como categorias de issues mas especificos (Dalton 1985). En uno de los analisis de este tipo que se realiza en America Latina, Luna y Zechmeister (2005, 2010) miden congruencia en cinco paquetes tematicos, cada uno de los cuales refiere, al menos, dos cuestiones distintas. El problema potencial de este enfoque es que no se sabe si todos estos paquetes de issues (y los elementos utilizados para medirlos) son, de hecho, politicamente relevantes. Si no es asi, no debe esperarse congruencia, ya que el issue no jugara ningun papel en la determinacion de la eleccion del partido.

La representacion congruente resulta entonces de la oportunidad y no de la cadena causal que postula el modelo del partido responsable. Si resulta que el issue se alinea con una dimension relevante de los conflictos, la congruencia sera alta, si no, sera baja, pero esto no debe indicar falta de representacion, ya que el issue puede no ser relevante para los votantes. Por lo tanto, a no ser que se tengan razones teoricas solidas, prever que issues especificos seran politicamente relevantes en todos los paises, a partir de un conjunto predefinido de temas, implica, al menos, dos problemas. En primer lugar, se corre el riesgo de subestimar el grado de representacion congruente debido a la inclusion de temas que no son sobresalientes, y donde es probable que sea baja la congruencia. En segundo lugar, un enfoque con tales sesgos en los resultados favorece a los paises donde los temas estan fuertemente integrados en dimensiones abarcadoras.

Por esta razon, se comienza por evaluar empiricamente las dimensiones relevantes del conflicto politico de cada pais. Esto plantea inmediatamente la cuestion de si estas dimensiones se determinaran entre los votantes o en el nivel del sistema de partidos. Segun la clasica nocion de la representacion unidireccional, los votantes eligen representantes prometedores que se comprometen a aplicar ciertas politicas (Mansbridge 2003; Disch 2011). En consecuencia, los aspectos mas relevantes para los votantes deben constituir el punto de partida de un analisis de la calidad de la representacion. Mas alla de la dificultad empirica para evaluar que issues tomar en consideracion (8), un enfoque de estas caracteristicas corre el riesgo de descuidar el papel independiente del sistema de partidos en la conformacion de la relacion entre lo social y lo politico (Sartori 1968). Desde la perspectiva de los cleavages, los partidos agrupan temas en dimensiones mas amplias que ayudan a los votantes a dar sentido al conflicto politico (Schattschneider 1975). Los ciudadanos solo podran elegir a los representantes que avalan sus preferencias politicas sustantivas si es que las posiciones de los partidos significan algo (Klingemann et al. 1994). La teoria de los cleavages supone que las nuevas generaciones de votantes se socializan en la estructura dominante de conflicto, asignando asi un papel importante a los actores politicos de elite en la conformacion de la politica (Bartolini y Mair 1990; Bornschier 2010). Este mecanismo tambien subyace en el enfoque de la coyuntura critica que se describio en la seccion anterior, ya que explica por que la ideologia sigue desempenando un papel central en los sistemas de partidos que se establecen, desde el principio, en una trayectoria programatica.

Las perspectivas normativas sobre la representacion focalizan, tambien, en el conflicto a nivel de elite. Disch (2011) ha sugerido recientemente que la teoria politica tiene que llegar a un acuerdo con la abundante evidencia empirica que sugiere que los partidos politicos juegan un papel importante en la formacion de las preferencias ciudadanas. En lo que ella llama, acertadamente, una concepcion movilizadora de la representacion politica. Alli el proceso representativo se teorizo como dinamico e interactivo, sin que ello implique que los partidos manipulan las preferencias de sus seguidores.

En lugar de descartar la utilidad del concepto de congruencia en la evaluacion de la calidad de la representacion, el presente articulo sugiere que un alto grado de congruencia indica precisamente que el proceso de influencia reciproca--o reflexividad en terminos de Disch (2011)--entre partidos y votantes de hecho funciona, incluso si no se lo puede medir directamente.

El punto de partida para medir la congruencia en este articulo esta asi constituido por las dimensiones que establecen las diferencias entre los partidos. Por esta razon, se reconstruyen las dimensiones encontradas entre las elites a nivel de los votantes para medir el grado de sintonia de los partidos con sus electores.

III.1. Operacionalizacion y metodos

El analisis utiliza los datos de la primera ola del PELA, construidos a partir de la realizacion de entrevistas cara a cara con legisladores de America Latina entre 1995 y 1996. Este periodo resulta cercano al tomado en consideracion en el trabajo de campo realizado por WVS (1994-1999), donde tambien se llevaron a cabo la mayoria de las entrevistas entre 1995 y 1996. A partir de la combinacion de estas fuentes de datos es posible evaluar la congruencia en la representacion en Argentina, Chile, Mexico, Peru, Uruguay y Venezuela. Colombia no forma parte de la primera ola de las encuestas del PELA, pero la encuesta de 1998 coincide exactamente con el ano en que se realizo el trabajo de campo de la WVS en ese pais. El analisis cubre asi siete paises en total. Se analiza la correspondencia entre partidos y votantes a partir de la membresia partidaria de los legisladores, segun se informa en las encuestas del PELA, junto con un articulo del WVS que indica a que partido votarian los encuestados si las elecciones se llevaran a cabo al dia siguiente.

Se comienza por el agrupamiento en categorias mas amplias (9) de los issues especificos referidos en las encuestas de elite y de masas:

Issues economicos

--Bienestar: expansion o defensa de un fuerte Estado de Bienestar, apoyo a la educacion publica, a la redistribucion y a la igualdad.

--Liberalismo economico: oposicion a la regulacion del mercado y el proteccionismo, apoyo a la desregulacion, a una mayor competencia y a la privatizacion.

Issues no economicos

--Regimen: evaluacion del regimen militar pasado (alli donde existio dictadura militar). Cuestiones adicionales basadas en la existencia de demanda: apoyo a la democracia, oposicion al autoritarismo.

--Ejercito (solo medida del lado de la oferta): apoyo a una fuerte defensa nacional, en contra de la reduccion del presupuesto de las Fuerzas Armadas (hasta cierto punto, esto se puede interpretar como una dimension del regimen).

--Liberalismo cultural: oposicion a valores morales tradicionales, apoyo a la igualdad de genero, derecho al aborto y al divorcio.

--Proteccion del medio ambiente: proteccion del medio ambiente, oposicion a la energia atomica.

A partir de estas categorias se realiza un analisis factorial de componentes principales para testear si las categorias miden, de hecho, el mismo concepto subyacente. Una lista de los elementos utilizados y un resumen esquematico de los resultados de los analisis factoriales se presentan en la Tabla I.

Hay varias razones para el uso de issues mas generales como categorias, en lugar de temas especificos. En primer lugar, las categorias de issues politicamente relevantes suelen ser mas amplias que los items utilizados en las encuestas de elite y de masas. Por lo tanto, se pretende incluir mas de un elemento para cada concepto con el fin de reducir el error de medicion y aprovechar las categorias de issues (10). En segundo lugar, si se tuviera que evaluar la congruencia con los items especificos, la pregunta tendria que ser identica, lo que no ocurre dados los diferentes conjuntos de datos. Si se incluyen tantos items como sea posible para medir categorias subyacentes mas amplias, se puede comparar la oferta y la demanda politica, aun cuando los items no sean exactamente iguales.

Las categorias se operacionalizan por separado para cada pais, ya que no se puede estar seguro de que items especificos puedan ser agrupados en categorias mas amplias de la misma manera en todos los casos. Por otra parte, algunas categorias pueden de hecho ser muy amplias. En el caso del issue regimen, el analisis factorial de los items especificos a menudo produce mas de una dimension. La mayoria de las veces, estas multiples dimensiones tienen sentido en terminos teoricos. Cuando este es el caso, se incluyen todos los subcomponentes en el analisis posterior de la multidimensionalidad del conflicto politico (11). Por ejemplo, la privatizacion a menudo resulto ser empiricamente distinta del liberalismo economico.

Para determinar las dimensiones relevantes de los conflictos basados en las categorias de issues descritas previamente, el estudio se basa en un analisis discriminante. Esta tecnica revela que issues estructuran la pertenencia partidaria de los legisladores. A partir de alli es posible interpretar que divisiones politicas mas amplias representan estos issues (12). El analisis discriminante es preferible a un analisis factorial porque este ultimo solo indica que dimensiones subyacen en las orientaciones de los legisladores, no si constituyen representaciones diferentes a la de los partidos. De hecho, el analisis factorial tiende a producir mas dimensiones en los paises en que el analisis discriminante revela una pertenecia partidaria debilmente estructurada por la ideologia (por ejemplo Peru) y los factores no siempre son faciles de interpretar. Por otra parte, el analisis factorial produce una solucion unidimensional para Chile, mientras que el analisis discriminante revelo huellas de la division religiosa, lo que contribuye a dotar de sentido a las divisiones dentro de los bloques ideologicos de izquierda y derecha.

Por el lado de los votantes, la mayoria de las categorias de issues pueden operacionalizarse utilizando los items contenidos en las WVS (de nuevo utilizando el analisis factorial de componentes principales, vease la Tabla II). La excepcion son las actitudes con respecto al Ejercito, en el que falta informacion en el WVS. Por otra parte, los votantes dan respuestas bastante variadas a las preguntas acerca de la conveniencia de la democracia y el apoyo a un gobierno autoritario, los elementos correspondientes (con la notable excepcion de Chile) producen uniformemente respuestas prodemocraticas en las encuestas del PELA. Despues de haber construido las categorias por issues a nivel electoral se miden posiciones de los encuestados a lo largo de las dimensiones que se encuentran en el analisis de elite, la combinacion de las categorias de issues pertinentes se realiza a traves del analisis factorial (13).

Debido a que las posiciones de los partidos y los votantes no se miden en las mismas escalas no se pueden compararse directamente. Las respuestas de los representantes y de los votantes pueden variar de acuerdo con el enunciado de la pregunta en la encuesta, por lo tanto, no hay manera de hacer que las dos escalas sean estrictamente comparables. En consecuencia, la correspondencia de las posiciones de los partidos y las preferencias electorales solo puede juzgarse en terminos relativos. Asi se mide la congruencia a partir de una regresion que considera la posicion del partido del votante encuestado de acuerdo a su preferencia individual a lo largo de una dimension dada. Dado que la varianza de la variable dependiente esta limitada por el escaso numero de partidos que compiten, se utiliza una regresion logistica ordenada.

La informacion mas importante que ofrece este analisis no es el coeficiente (que a su vez no es independiente de las diferentes escalas en las que se colocan los partidos y los votantes), pero si las preferencias individuales son un predictor significativo de la eleccion del partido. Por lo tanto, se utiliza el z-estadistico de la regresion logistica ordenada como medida de la congruencia de la representacion, permitiendo la comparacion entre paises.

En la siguiente seccion, se presenta en primer lugar un resumen de las dimensiones que estructuran las posiciones del partido en los siete paises estudiados y los graficos actuales que indican las posiciones de los partidos y los votantes en esas dimensiones.

IV. PATRONES DE CONGRUENCIA DESPUES DE LA REDEMOCRATIZACION EN AMERICA LATINA

IV. 1. La naturaleza de las divisiones ideologicas

En cuanto a los conflictos que estructuran los sistemas de partidos en los casos bajo analisis, dos grupos de paises se destacan en los resultados del analisis discriminante que se presentan en la Tabla III. En el primer grupo, compuesto por Chile y Uruguay, en las dimensiones que abarcan los issues regimen y divisiones economicas emerge mas claramente la division entre los legisladores separados en funcion de su afiliacion politica. La combinacion de las cuestiones economicas y la cuestion de regimen refleja la agenda de liberalizacion economica llevada a cabo por las Fuerzas Armadas de ambos paises (14). Estos son los dos paises cuya trayectoria historica se ha discutido al principio de este articulo y lleva a esperar que los sistemas de partidos sean mas responsivos a las preferencias de los votantes.

Mirando mas de cerca la composicion de las dimensiones mas destacadas de los dos paises, se observa que en Uruguay la primera dimension esta mas fuertemente determinada por la cuestion del Ejercito. Esto puede interpretarse como una division por el issue regimen dado que las posiciones con respecto al Ejercito se correlacionan significativamente con las evaluaciones del regimen militar de la decada de 1970, aun cuando se muestra mucha variacion. Basicamente, los legisladores consideran casi unanimemente la dictadura militar como algo negativo, pero difieren marcadamente en su vision de los militares hoy en dia. En cambio, en Chile los legisladores difieren considerablemente en su evaluacion de la dictadura de Pinochet, y la brecha sobre la cuestion del regimen se mide por lo tanto en funcion del item Ejercito.

El liberalismo economico tambien juega un papel en la definicion de la primera dimension. Chile presenta tambien una segunda division entre el conservadurismo cultural y el liberalismo cultural, una reminiscencia del cleavage religioso en el pais.

En el segundo grupo de paises, las divisiones por issues economicos son decisivas. En Argentina los partidos difieren, sobre todo, en terminos de un antagonismo Estado-Mercado que yuxtapone una posicion pro-Estado de bienestar con el liberalismo economico. El hecho de que la brecha mas importante este estructurada por temas economicos refleja la fuerte polarizacion historica entre peronistas y antiperonistas. Sin embargo, los partidos ocupan posiciones inesperadas en esta division. En Colombia, Venezuela y Mexico, el analisis revela huellas del cleavage religioso que separo a conservadores y liberales en el cambio del siglo XIX al XX, pero las preguntas asociadas estan vinculadas con los temas economicos en divisiones socioeconomicas mas amplias.

Dos casos se destacan. En primer lugar, en Mexico el espacio politico se presenta como bidimensional. Mas alla del antagonismo socioeconomico, una division en torno al issue regimen surge como una dimension separada en el espacio politico. En segundo lugar, Peru es el unico pais en el que el analisis no revela una division ideologica estadisticamente significativa.

IV.2. Evaluando congruencia

Las Figuras II-X grafican las posiciones actuales de los partidos y de sus votantes a lo largo de las divisiones identificadas en la seccion anterior. La dimension superior de cada figura representa las posiciones de los partidos y la dimension menor grafica la posicion de los electorados. Tanto las posiciones de los legisladores como las de los votantes se han estandarizado y el centro de los ejes indica, por lo tanto, la media de la distribucion. Los marcadores izquierdo y derecho en los ejes indican los valores de-1 y 1 respectivamente. Ademas de la posicion media agregada de los partidos y los electorados, las cifras representan tambien la homogeneidad o heterogeneidad de posiciones calculada como la desviacion estandar de las posiciones dentro de un partido o de un electorado del partido. Mas alla de lo que refleja la intensidad del vinculo ideologico entre partidos y electores, esto da una idea de la coincidencia ideologica entre los representantes de los distintos partidos y entre sus electores. Por ultimo, el valor z de la regresion logistica ordenada que se utilizo para evaluar la congruencia se indica debajo de cada figura, junto con el numero de pares partido electorado en que se basa la regresion. Si bien la encuesta del PELA solo identifica a los representantes de los partidos mas grandes, la WVS incluye los votantes de los partidos no incluidos en las encuestas del PELA. En funcion de la inteligibilidad no se muestran los partidos minoritarios en las figuras.

IV.3. Casos con precondiciones historicas favorables

La Figura II presenta los resultados para Uruguay. El sistema de partidos esta fuertemente polarizado en torno a la cuestion regimen-bienestar y los partidos caen claramente en dos bandos: los dos partidos tradicionales--el partido Colorado (pc) y el Partido Nacional/Blanco (pn)--forman un campo promilitar, mientras que los representantes del Frente Amplio (fa) se destacan por sus convicciones prodemocraticas/pacifistas. Al mismo tiempo, los representantes del FA estan a favor de un Estado de bienestar fuerte, mientras que los dos partidos tradicionales son mas escepticos a este respecto. Esta division esta estrechamente reflejada en el lado de los votantes, lo que es notable teniendo en cuenta que las posiciones del partido se determinan utilizando sus posiciones con respecto al Ejercito, mientras que las posiciones de sus votantes se miden en terminos de los items relativos a la dimension regimen. Las preferencias de regimen en los votantes son predictores altamente significativos de la eleccion de partido, segun lo indicado por el valor de z, altamente significativo en la regresion logistica ordenada.

La segunda dimension revelada por el analisis discriminante en Uruguay distingue a los representantes de los dos partidos de la derecha tradicional, pero esto no es facil de interpretar. El PN tiende a ser mas culturalmente conservador, pero con menos apoyo del Ejercito que el PC. El analisis se limitara, por lo tanto, a la primera dimension que representa el 92% de la varianza explicada por el modelo. Mientras que el antagonismo historico es resultado de la oposicion entre el PC y el PN, el crecimiento del Frente Amplio ha dado lugar a una nueva division que separa un polo de derecha y otro de izquierda, con un tamano electoral similar. En terminos comparativos, el sistema de partidos uruguayo esta muy polarizado y los partidos son muy representativos de las preferencias de los votantes a lo largo de la division de regimen que ha surgido a raiz de la dictadura militar de la decada de 1970.

[FIGURA II OMITIR]

Mas fuerte que en Uruguay, la division en torno al regimen tiene un componente economico en Chile y las posiciones de los partidos estan aun mas polarizadas (Figura iii). Al igual que en Uruguay, se evidencian dos campos claramente separados. El Partido Por la Democracia (ppd), los socialistas (ps) y la Democracia Cristiana (dc), que en conjunto formaron los gobiernos de la Concertacion, toman una posicion de izquierda prodemocratica. Por su parte, Renovacion Nacional (rn) y Union Democrata Independiente (udi) tienen una opinion favorable a la dictadura de Pinochet, apoyan al Ejercito y al liberalismo de mercado. La integracion de liberalismo economico y regimen en una sola division del sistema de partidos no se refleja a nivel de masas. Ni el liberalismo economico ni el bienestar se correlacionaron significativamente con la cuestion regimen entre los votantes.

Es evidente que lo que distingue a los votantes es el issue regimen, donde los electores estan mucho mas polarizados que en lo atinente a las cuestiones economicas. Las posiciones que se muestran en la Figura III se determinan con base en la cuestion del regimen exclusivamente. En cuanto a la Figura III casi no hay solapamiento entre los electorados de los partidos de izquierda y de derecha y los partidos reflejan con mucha precision las posiciones relativas de sus votantes (es importante recordar que se debe ser cauteloso al interpretar las posiciones de los electores como mas centristas que las de los partidos debido a las diferencias en la redaccion de las preguntas). El valor de congruencia muestra un efecto muy significativo de las preferencias sobre el regimen en la eleccion del partido. La dimension principal de la oposicion en Chile, en otras palabras, es predominantemente una division en torno al issue regimen.

[FIGURA III OMITIR]

La segunda dimension, que se muestra en la Figura IV, es ilustrativa porque ayuda a explicar las alineaciones dentro de los bloques prodemocraticos y autoritarios. Asi, con respecto a las cuestiones morales relacionadas con el cleavage religioso tradicional, un partido en cada bloque cambia de bando: Renovacion Nacional es autoritario pero secular, y por lo tanto se situa en el campo de la cultura liberal junto con los dos partidos de izquierda. La Democracia Cristiana, por el contrario, es prodemocratica pero culturalmente conservadora y forma el campo culturalmente tradicional junto con la UDI. Sin embargo, a nivel del sistema de partidos esta dimension se polarizan menos que la cuestion de regimen.

Por el lado de los votantes, esta dimension se polarizan mucho menos. Si bien las posiciones relativas de los partidos y los votantes mas o menos coinciden, los electores muestran un alto grado de coincidencia en sus preferencias. Aunque ambas divisiones juegan un papel estadisticamente significativo en la estructuracion de las alineaciones partidarias en Chile, se puede concluir que la segunda division es menos importante que la primera. Esto tambien se refleja en la medida de congruencia algo menor a lo largo de la segunda dimension.

[FIGURA IV OMITIR]

Con respecto a Uruguay y Chile, los altos niveles de congruencia mostrados por los sistemas de partidos a mediados de la decada de 1990 se ajustan a las expectativas derivadas del analisis historico. Estos son los dos casos en los que las pertenencias partidarias formadas historicamente crean condiciones favorables para el resurgimiento de los sistemas de partidos responsivos despues de la redemocratizacion.

En Argentina, por su parte, se esperaban niveles intermedios de congruencia debido a la fuerte polarizacion entre las decadas de 1940 y de 1960, pero con una experiencia mucho mas limitada de competencia abierta y democratica. La Figura V muestra la dimension economica y retrata la situacion despues de las elecciones de 1995. Estas se llevaron a cabo durante la presidencia de Carlos Menem, quien produjo un cambio de orientacion politica abandonando el Estado intervencionista tradicionalmente peronista a uno sustentado en el liberalismo economico (Stokes 2001). La Figura V muestra que el peronismo (Partido Justicialista, PJ) y los radicales (UCR) cambiaron de posiciones en la dimension economica. La UCR defiende una posicion mas cercana al intervencionismo estatal que su rival historico. Como era de esperar, la posicion mas izquierdista es tomada por el FREPASO, un desprendimiento del peronismo derivado del desacuerdo respecto al libre mercado.

Aunque los electorados de los partidos no estan muy diferenciados a lo largo de la dimension economica, si se alinean en el mismo orden que los partidos. Las preferencias partidarias de los votantes individuales son buenos predictores de la eleccion de partido. Esto parece indicar que los votantes peronistas en cierta medida siguieron al partido en un terreno mas liberal en lo economico. Por otro lado, la diferencia entre PJ y UCR es minima, dejando un amplio espacio para los vinculos no ideologicos que se considera que desempenan un papel importante segun la literatura especifica del pais. En particular, algunos autores han sugerido que los peronistas cada vez se basaron mas en el clientelismo para hacer que su base de apoyo, la clase baja, aceptara las politicas economicas liberales (Brusco et al. 2004; Stokes 2005; Levitsky 2003). Los resultados tambien apuntan a cierto desencanto entre los votantes de izquierda, como no votantes toman una posicion de izquierdas relativamente cercana al FREPASO (en la mayoria de las otras figuras, los no votantes no se muestran, debido a sus posiciones centristas).

[FIGURA V OMITIR]

IV.4. Paises que carecen de precondiciones historicas favorables

Entre el resto de paises, Peru comparte con Argentina la funcion historica de un gran partido progresista. Lo que desvia la trayectoria de Peru de la ruta argentina es que la Alianza Popular Revolucionaria Americana (apra) se traslada al centro o incluso mas a la derecha en la decada de 1950 (Collier y Collier 2002: 477). Lamentablemente, no se dispone de datos para evaluar la congruencia directamente despues de la restauracion del gobierno civil en 1980. El APRA gano las elecciones presidenciales de 1985, pero el pobre desempeno economico del gobierno; la desintegracion de la Izquierda Unida, situada a la izquierda del APRA, y la derrota de la alianza de derecha de Alberto Fujimori abrio un nuevo semiepisodio autoritario en la historia de Peru (Di Tella 2004: 154-157; McDonald y Ruhl 1989: 214-216). Los datos utilizados en este articulo retratan la situacion a medio camino en el periodo de Fujimori en el poder.

Aunque la funcion discriminante no alcanzo significacion estadistica, las posiciones del partido difieren considerablemente en la division que se muestra en la Figura VI. Esta dimension combina cuestiones de regimen y posiciones a lo largo de la division Estado-Mercado. El APRA ocupa una posicion de izquierda economica y pide limites al poder del Ejercito. Mientras que Union por el Peru (upp) (15) se encuentra cerca del APRA, <<Cambio '90-Nueva Mayoria>>, el vehiculo mediante el cual Alberto Fujimori gano la presidencia, ocupa una posicion de derecha. Los otros partidos no pueden ubicarse debido a su limitada representacion en la legislatura.

En el plano electoral, el liberalismo economico, el apoyo al Estado de bienestar y las preferencias de regimen resultan ajenos, y por lo tanto tiene poco sentido agregarlos en una sola dimension. En su lugar, la Figura VI muestra las posiciones de los electores solamente con respecto al issue regimen. Las preferencias a lo largo del continuum democracia-autocracia forman un poderoso predictor de la eleccion de partido: el electorado aprista es prodemocratico y esceptico de un lider fuerte, mientras que los partidarios de Fujimori tienen credenciales autoritarias. La congruencia es inexistente. Por otra parte, con respecto tanto el liberalismo economico como a la cuestion del Bienestar (ver los valores z de la regresion logistica ordenada para estas ediciones en la Figura vi). El mayor antagonismo en la decada de 1990 se encuentra entre los que apoyan y los que se oponen a un incumbent autoritario.

[FIGURA VI OMITIR]

Los demas casos comparten con Peru la falta de periodos prolongados de polarizacion ideologica que hubieran anclado a los sistemas de partidos en la poblacion. Aun mas inequivocas que en Peru, las experiencias de Colombia, Venezuela y Mexico representan instancias de polarizacion abortada. En Colombia, los partidos tradicionales restringieron la competencia, mientras que los movimientos revolucionarios victoriosos establecieron su predominio en los otros dos paises. En Mexico, esto se tradujo en el predominio del partido unico que solo fue superado en el ano 2000. En Venezuela, un sistema de dos partidos resulto finalmente del pacto de 1958, pero, como se ha argumentado, existe abundante evidencia de que este compromiso conlleva una perdida de perfiles programaticos diferenciados entre los partidos.

La Figura VII muestra las posiciones de los partidos y los votantes sobre la brecha socioeconomica en Colombia. En el momento de la encuesta de elites, los dos partidos tradicionales conservan, aproximadamente, tres cuartas partes de los escanos en el Parlamento. Aunque sus posiciones parecen distintas, el Partido Liberal (pl) se presenta como mas cercano a la izquierda en cuestiones economicas, culturalmente mas liberal asi como mas esceptico respecto del Ejercito, la diferencia no se refleja sustantivamente en la ubicacion de sus electores, inclusive existe un solapamiento entre los electores de los partidos tradicionales. Los resultados confirman la hipotesis de que los dos partidos tradicionales no estan conectados a sus votantes por medio de vinculos programaticos. Como resultado de su limitado numero de representantes parlamentarios se carece de informacion sobre los partidos de izquierda en la encuesta del PELA. El unico otro electorado que puede ser localizado es el de Movimiento Civico Independiente (indep), dado que aproximadamente el 15% de los encuestados se identifico con el. Otro 31% de los encuestados reportan no apoyar a un partido, estas respuestas se encuentran a la derecha de los dos partidos tradicionales. Es posible concluir que la continua falta de partidos de izquierda viables impide que el sistema de partidos colombiano logre congruencia.

[FIGURA VII OMITIR]

Mientras que el sistema de partidos venezolano se ha caracterizado por una extraordinaria estabilidad entre la decada de 1958 y la decada de 1980, practicamente se derrumbo en la decada siguiente. Tres anos antes de la victoria presidencial de Hugo Chavez, el sistema de partidos no es responsivo en la dimension socioeconomica, tal como se muestra en la Figura VIII. Accion Democratica (ad) y el Comite de Organizacion Politica Electoral Independiente (copei), los dos antagonistas principales antes de 1958, no ocupan posiciones distintas. Convergencia Nacional (conv), un desprendimiento de COPEI, se ubica cerca de los partidos tradicionales. El espacio para la division de izquierda esta ocupado por Causa R y el Movimiento al Socialismo (mas).

En cuanto a los votantes, las preferencias sobre el Estado de bienestar y el liberalismo cultural no estan correlacionadas, es por ello que la Figura VIII solo muestra las posiciones con respecto a la asistencia social. Si bien las diferencias entre los electorados son muy pequenas, especialmente teniendo en cuenta su amplia coincidencia ideologica, es sorprendente observar que el electorado de COPEI se situa mas proximo a la izquierda, mientras que los votantes del MAS son en realidad mas de derecha. En general, las preferencias socioeconomicas de los votantes no tienen relacion con la eleccion de partido.

[FIGURA VIII OMITIR]

Desde esta perspectiva, el posterior colapso del sistema de partidos no es sorprendente. Si el argumento historico es correcto, el sistema de partidos perdio progresivamente sus raices en la sociedad debido a la falla de los dos grandes partidos en ofrecer diferentes paquetes de politicas a los votantes. Aunque los nuevos partidos de izquierda ganaron apoyo en la decada de 1980, parecen haber sido incapaces de presentar una alternativa viable a COPEI y AD. Un sorprendente 59% de los encuestados en las WVS declaran que no votarian por ninguno de los partidos existentes e incluso responden <<no se>> cuando se le pregunta sobre su preferencia de partido. Por lo tanto, la izquierda institucionalizada no pudo restablecer la confianza en los partidos politicos.

Para el caso mexicano, se toman en consideracion algunos anos de la victoria del tradicional Partido Accion Nacional (PAN), que puso final al predominio del Partido Revolucionario Institucional (pri) en las elecciones de 2000. La Figura IX muestra la division socioeconomica para 1995. El pri ocupa una posicion de centro-izquierda y se ve desafiado por el Partido de la Revolucion Democratica (prd) a su izquierda y por el PAN ahora a su derecha.

Por el lado de los votantes, el electorado del PRI se ubica en el ala mas izquierda, pero el hallazgo mas sorprendente es cuan pequena es la diferencia entre los electorados. A pesar de las marcadas diferencias ideologicas entre los partidos, los electores se solapan en gran medida en sus preferencias. Esto es en parte resultado de la agregacion del liberalismo cultural, del bienestar y del liberalismo economico en una sola dimension.

Las diferencias entre los electorados son estadisticamente significativas con respecto a los componentes individuales de la dimension socioeconomica (resultados del analisis ANOVA no presentados). En otras palabras, la manera en que los partidos agregan cuestiones globales en la dimension primordial de la competencia partidista en Mexico no es un reflejo de las preferencias de sus votantes. Sin embargo, la utilizacion de las preferencias de los encuestados con respecto a las cuestiones individuales (en lugar de la division del sistema de partidos) para predecir la preferencia de partido no mejora el resultado en terminos de congruencia, que se muestra en la Figura IX. Por lo tanto, aunque los partidos mexicanos presentan alternativas ideologicas claramente diferenciadas con respecto a las cuestiones economicas, los votantes no estan alineados con los partidos sobre la base de estas ofertas programaticas.

[FIGURA IX OMITIR]

En parte, el bajo nivel de diferenciacion entre los electores a lo largo de la dimension socioeconomica puede deberse al hecho de que esta dimension es atravesada por la cuestion de regimen. Mientras que los partidos de oposicion en Mexico tienen dificultades en unir fuerzas para derrotar al PRI, debido a sus posiciones de politica economica no centristas, si estan unidos en contra de su rival de largo plazo a lo largo de la dimension militar (Greene 2007). La Figura X confirma este hallazgo.

[FIGURA X OMITIR]

Por el lado de los votantes, las posiciones se miden utilizando los elementos del regimen que no refieren directamente al ideal democratico sino que aluden a sus preferencias en relacion con un lider fuerte y el papel del Ejercito. Una vez mas, sin embargo, existe un gran solapamiento en las posiciones de los electores. La division de regimen aun no habia cristalizado totalmente a mediados de la decada de 1990.

V. CONCLUSION

En este articulo se ha presentado evidencia que indica las grandes diferencias que existen en la congruencia de la representacion en siete paises de America Latina. Basado en un analisis de las dimensiones mas alla de los partidos, se ha medido en que grado las posiciones de los partidos reflejan las de sus electores. Las diferencias reveladas parecen explicarse apropiadamente por los patrones historicos de la formacion del sistema de partidos. En los paises que han experimentado largos periodos de polarizacion ideologica, y que por lo tanto han desarrollan sistemas de partidos responsivos en la primera mitad del siglo XX, los partidos han probado igual capacidad de representar las preferencias del electorado a mediados de la decada de 1990. Independientemente de si en estos paises la democracia sobrevivio entre los anos 1960 y 1970, esta ha dejado huellas en los sistemas de partidos. Las fuertes lealtades entre los grupos sociales y los partidos politicos tuvieron la capacidad de sobrevivir a los periodos autoritarios y el sistema de partidos resurgio de forma muy similar en Uruguay y Chile en la decada de 1980. Si bien la division economica dominante ha permanecido relevante, se ha visto reforzada--y en Chile incluso ha sido superada con eficacia--por la cuestion de regimen, que establece las fuerzas prodemocraticas y autoritarias.

Los partidos en Argentina tambien muestran mas altos niveles de congruencia, a pesar de que los peronistas realizaron un cambio de politicas estatistas a politicas promercado en la decada de 1990. Como resultado de ello, sin embargo, la brecha economica expresada por los peronistas y los radicales ya no esta segmentada, pero se ha convertido en una dimension competitiva. Los partidos con raices solidas en la poblacion parecen ser capaces de convencer a los votantes de las posiciones no ortodoxas y cambiar sus preferencias en cierto grado. Este argumento se inscribe dentro de la reciente literatura que destaca el papel de la agencia en la politica de cleavages (Enyedi 2005; Bornschier 2009). Desde una perspectiva menos optimista se senala el creciente uso de incentivos clientelares para movilizar a los votantes (Gibson 1997; Levitsky 2003; Brusco et al. 2004; Stokes 2005), lo que puede considerarse como un efecto secundario de la busqueda por parte del peronismo de votos en todo el espectro politico. Sin embargo, el sistema de partidos argentino se destaca, junto con los de Uruguay y Chile, por el grado en que las preferencias politicas de los votantes estructuran sus preferencias partidarias a lo largo de las lineas dominantes de division en el sistema de partidos.

El caso argentino es interesante porque muestra que la polarizacion historica tiene un efecto duradero en las divisiones politicas, incluso cuando el issue regimen juega un papel muy secundario. En Uruguay, por el contrario, la cuestion de regimen se ha integrado con un cleavage tradicional. El caso de Chile, por ultimo, no proporciona evidencia del todo clara en contra de una hipotesis alternativa: que las raices de la responsiveness en la decada de 1990 se encuentran en el gobierno militar, que reprimio fuertemente a la izquierda y a la mano de obra organizada, y no en la polarizacion sostenida durante la primera mitad del siglo XX (16).

Mientras que el liberalismo economico y la cuestion de regimen se integran en una sola division a nivel de las elites, los alineamientos partidarios a lo largo de la primera dimension de conflicto en Chile para mediados de la decada de 1990 se basan unicamente en la cuestion de regimen (mientras que una segunda dimension reminiscencia del cleavage religioso estructura a los partidos y a los votantes por igual). Otros analisis basados en los datos mas recientes tendran que demostrar si la politica chilena sigue siendo estructurada por el antagonismo entre partidarios y opositores a la dictadura de Pinochet o si otras cuestiones han adquirido mayor importancia en el interin. En sintesis, los resultados sugieren que, si bien la cuestion de regimen puede desempenar un papel importante en reforzar las divisiones previas, no puede por si sola explicar las divisiones que se encuentran en los casos de exito en terminos de congruencia.

Los bajos niveles de congruencia, por el contrario, son un indicador de que las propuestas de politicas distintivas no son el principal medio al que los partidos recurren en pos de la movilizacion de los votantes. El principal rival de la ideologia es, por supuesto, el clientelismo. Aunque es dificil de medir directamente, el analisis de congruencia de representacion permite una evaluacion indirecta de la medida en que las partes utilizan recursos clientelares para atraer a los votantes. Hasta cierto punto, los vinculos programaticos y clientelares son compatibles, pero mirando la congruencia entre las posiciones de los partidos y las preferencias de los votantes es posible evaluar si el clientelismo adopta su forma mas atroz desde una perspectiva normativa, inhibiendo la capacidad de los votantes de ejercer influencia sobre las politicas del gobierno. Las debiles dimensiones subyacentes en las posiciones de los partidos senalan una falta de estructuracion programatica.

La politica ya no se organiza en torno a los vinculos partido-votantes en Peru, Colombia, Venezuela, y tampoco en Mexico, excepto quizas mas recientemente. Aunque Colombia ha sido formalmente una democracia desde hace varias decadas, la exclusion de la izquierda y la falta de una competencia efectiva organizada en base a las politicas explican sus bajos niveles de congruencia. Del mismo modo, los dos partidos que han dominado la politica comun en Venezuela difieren muy poco en terminos de ideologia y no reflejan las preferencias de sus electores. Aunque los nuevos partidos de izquierda han logrado hasta cierto punto llenar el vacio ideologico, no han sido capaces de detener la erosion del sistema de partidos. Esto allano, en ultima instancia, el camino para el asalto de Chavez sobre los partidos politicos y las instituciones democraticas en general. A diferencia de los sistemas de partidos altamente estables de Venezuela y Colombia, los vehiculos electorales iban y venian en Peru, con la notable excepcion del APRA. Peru es el unico pais sin una clara division ideologica en el sistema de partidos. Independientemente del clientelismo generalizado, la escasa diferenciacion ideologica

Por ultimo, aunque el caso de Mexico desde la perspectiva actual parece indicar que la accion politica puede superar los patrones historicos, es un proceso a largo plazo ya que los resultados muestran que los partidos no lograban representar en forma alguna las preferencias electorales en la decada de 1990. Para ir mas alla de la instantanea prevista en este articulo, y con el fin de evaluar la estabilidad de las diferencias entre los paises, es necesario ampliar el analisis incluyendo los periodos electorales mas recientes.

DOI: http://dx.doi.org/10.14201/alh2013654577

BIBLID [1130-2887 (2013) 65, 45-77]

Fecha de recepcion: 20 de diciembre del 2012

Fecha de aceptacion: 15 de septiembre del 2013

VI. BIBLIOGRAFIA

APSA, Committee on Political Parties. Towards a more responsible two-party system. American Political Science Review, 1950, September 1950 (supplement).

ARCHER, Ronald P. The Transition from Traditional to Broker Clientelism in Colombia: Political Stability and Social Unrest. Working Paper #140, Kellog Institute for International Studies, University of Notre Dame, July 1990: 1-42.

Archer, Ronald P. Party Strength and Weakness in Colombia's Besigned Democracy. En Mainwaring, Scott y Scully, Timothy R. Building Democratic Institutions. Party Systems in Latin America. Stanford: Stanford University Press, 1995: 164-199.

Bartolini, Stefano y Mair, Peter. Identity, competition, and electoral availability. The stabilization of European electorates 1885-1985. Cambridge, New York: Cambridge University Press, 1990.

BORNSCHIER, Simon. Cleavage Politics in Old and New Democracies. Living Reviews in Democracy, 2009, vol. 1 (1): 1-13.

BORNSCHIER, Simon. Cleavage Politics and the Populist Right. The New Cultural Conflict in Western Europe. Philadelphia: Temple University Press, 2010.

Brusco, Valeria; Nazareno, Marcelo y Stokes, Susan C. Vote Buying in Argentina. Latin American Research Review, 2004, vol. 39 (2): 66-88. http://dx.doi.org/10.1353/lar.2004.0022

COLLIER, David y Berins Collier, Ruth. Shaping the Political Arena. Critical Junctures, the Labor Movement, and Regime Dynamics in Latin America. Notre Dame: University of Notre Dame Press, 2002 [1991].

COPPEDGE, Michael. Strong Parties and Lame Ducks. Presidential Partyarchy and Factionalism in Venezuela. Stanford: Stanford University Press, 1994.

Coppedge, Michael. A Classification of Latin American Political Parties. Working Paper #244, November. Kellogg Institute for International Studies, University of Notre Dame, 1997: 1-82.

Coppedge, Michael. The Evolution of Latin American Party Systems. En Mainwaring, Scott y VALENZUELA, Arturo. Politics, Society, and Democracy: Latin America. Boulder: Westview Press, 1998: 171-206.

COSER, Lewis A. The Functions of Social Conflict. An examination of the concept of social conflict and its use in empirical sociological research. New York: The Free Press, 1956.

Dahl, Robert A. Polyarchy. Participation and Opposition. New Haven: Yale University Press, 1971. Dahl, Robert A. Democracy and its Critics. New Haven: Yale University Press, 1989.

Dalton, Russell J. Political Parties and Political Representation. Party Supporters and Party Elites in Nine Nations. Comparative Political Studies, 1985, vol. 18 (3): 267-299. http://dx.doi.org/10.1177/0010414085018003001

Di Tella, Torcuato S. History of Political Parties in Twentieth-Century Latin America. New Brunswick, 2004.

Diamond, Larry y Morlino, Leonardo. Introduction. En Diamond, Larry y Morlino, Leonardo. Assessing the Quality of Democracy. Baltimore: Johns Hopkins University Press, 2005: IX-XIIII.

Disch, Lisa. Toward a Mobilization Conception of Democratic Representation. American Political Science Review, 2011, vol. 105 (1): 100-114. http://dx.doi.org/10.1017/S0003055410000602

Dix, Robert H. Cleavage Structures and Party Systems in Latin America. Comparative Politics, 1989, vol. 22 (1): 23-37. http://dx.doi.org/10.2307/422320

Enyedi, Zsolt. The role of agency in cleavage formation. European Journal of Political Research, 2005, vol. 44 (5): 697-720. http://dx.doi.org/10.1111/j.1475-6765.2005.00244.x

Gibson, Edward L. Class and Conservative Parties. Argentina in Comparative Perspective. Baltimore: Johns Hopkins University Press, 1996.

Gibson, Edward L. The Populist Road to Market Reform. Policy and Electoral Coalitions in Mexico and Argentina. World Politics, 1997, vol. 49 (3): 339-370. http://dx.doi.org/10.1353/wp.1997.0011

Gonzalez, Luis E. Political Structures and Democracy in Uruguay. Notre Dame, IND: University of Notre Dame Press, 1991.

Gonzalez, Luis E. Continuity and Change in the Uruguayan Party System. En MAINWARING, Scott y Scully, Timothy R. Building Democratic Institutions. Party Systems in Latin America. Stanford: Stanford University Press, 1995: 138-163.

Greene, Kenneth F. Why Dominant Parties Lose. Mexico's Democratization in Comparative Perspective. Cambridge: Cambridge University Press, 2007.

Gunther, Richard y Diamond, Larry. Species of Political Parties: A New Typology. Party Politics, 2003, vol. 9 (2): 167-199. http://dx.doi.org/10.1177/13540688030092003

HAGOPIAN, Frances. Traditional Politics and Regime Change in Brazil. Cambridge: Cambridge University Press, 1996.

HlLLIKER, Grant. The Politics of Reform in Peru: The Aprista and other Mass Parties of Latin America. Baltimore: Johns Hopkins University Press, 1971.

Karl, Terry Lynn. Petroleum and Political Pacts: The Transition to Democracy in Venezuela. En O'Donnell, Guillermo; Schmitter, Philippe C. y Whitehead, Lawrence. Transitions from Authoritarian Rule: Latin America. Baltimore: Johns Hopkins University Press, 1986: 196219.

Kitschelt, Herbert. Linkages Between Citizens and Politicians in Democratic Polities. Comparative Political Studies, 2000, vol. 33 (6/7): 845-879.

Kitschelt, Herbert; Hawkins, Kirk A.; Luna, Juan Pablo; Rosas, Guillermo y Zechmeister, Elizabeth J. Long-Term Influences on the Structuring of Latin American Party Systems. En Kitschelt, Herbert; Hawkins, Kirk A.; Luna, Juan Pablo; Rosas, Guillermo y Zechmeister, Elizabeth J. Latin American Party Systems. New York: Cambridge University Press, 2010a: 177-208.

Kitschelt, Herbert; Hawkins, Kirk A.; Luna, Juan Pablo; Rosas, Guillermo y Zechmeister, Elizabeth J. Democratic Politics and Political Economy since the 1980s: Transforming the Programmatic Structure of Latin American Party Systems? En Kitschelt, Herbert; Hawkins, Kirk A.; Luna, Juan Pablo; Rosas, Guillermo y Zechmeister, Elizabeth J. Latin American Party Systems. Cambridge: Cambridge University Press, 2010b: 209-235.

Kitschelt, Herbert y Wilkinson, Steven I. Citizen-politician linkages: an introduction. En Kitschelt, Herbert y Wilkinson, Steven I. Patrons, Clients and Policies. Patterns of Democratic Accountability and Political Competition. Cambridge: Cambridge University Press, 2007: 1-49.

Klingemann, Hans-Dieter. Party Positions und Voter Orientations. En Klingemann, Hans-Dieter y Fuchs, Doris. Citizens und the State. Oxford, New York: Oxford University Press, 1995: 183-205.

Klingemann, Hans-Dieter; Hofferbert, Richard I. y Budge, Ian. Parties, Policies, and Democracy. Boulder: Westview Press, 1994.

Kreuzer, Marcus. Institutions and Innovation. Voters, Parties, and Interest Groups in the Consolidation of Democracy-France and Germany, 1870-1939. Ann Arbor: University of Michigan Press, 2001.

Kriesi, Hanspeter; Grande, Edgar; Lachat, Romain; Dolezal, Martin; Bornschier, Simon y Frey, Timotheos. Western European Politics in the Age of Globalization. Cambridge: Cambridge University Press, 2008.

Langston, Joy y Morgenstern, Scott. Campaigning in an Electoral Authoritarian Regime: The Case of Mexico. Comparative Politics, 2009, vol. 41 (2): 165-181. http://dx.doi.org/10.5129/001041509X12911362971954

Levitsky, Steven. Transforming Labor-Based Parties in Latin America. Argentine Peronism in Comparative Perspective. New York: Cambridge University Press, 2003.

Levitsky, Steven y Way, Lucan A. Why Democracy Needs a Level Playing Field. Journal of Democracy, 2010a, vol. 21 (1): 57-68.

Levitsky, Steven y Way, Lucan A. Competitive Authoritarianism. Hybrid Regimes After the Cold War. Cambridge: Cambridge University Press, 2010b.

Lipset, Seymour Martin y Rokkan, Stein. Cleavage Structures, Party Systems, and Voter Alignments: An Introduction. En Lipset, Seymour Martin y Rokkan, Stein. Party Systems and Voter Alignments. New York-London: The Free Press-Collier-Macmillan, 1967: 1-64.

Luna, Juan Pablo y Zechmeister, Elizabeth J. Political Representation in Latin America. A Study of Elite-Mass Congruence in Nine Countries. Comparative Political Studies, 2005, vol. 38 (4): 388-416.

Luna, Juan Pablo y Zechmeister, Elizabeth J. Political Representation in Latin America. En Kitschelt, Herbert; Hawkins, Kirk A.; Luna, Juan Pablo; Rosas, Guillermo y Zechmeister, Elizabeth J. Latin American Party Systems. Cambridge: Cambridge University Press, 2010: 119-144. http://dx.doi.org/10.1177/0010414004273205

Lyne, Mona M. The Voter's Dilemma and Democratic Accountability. Latin America and Beyond. University Park: Pennsylvania State University Press, 2008.

MADSEN, Douglas y Snow, Peter G. The Charismatic Bond. Political Behaviour in Time of Crisis. Cambridge, MA: Harvard University Press, 1991.

MAHONEY, James. The Legacies of Liberalism. Path Dependence and Political Regimes in Central America. Baltimore: Johns Hopkins University Press, 2001.

Mainwaring, Scott. Rethinking Party Systems in the Third Wave of Democratization: The Case of Brazil. Stanford: Stanford University Press, 1999.

Mainwaring, Scott y Torcal, Mariano. Party System Institutionalization and Party System Theory after the Third Wave of Democratization. En Katz, Richard S. y Crotty, William. Handbook of Party Politics. London: Sage, 2006: 204-227.

Mair, Peter. Party System Change. Approaches and Interpretations. Oxford: Clarandon Press, 1997.

Mair, Peter. The freezing hypothesis. An evaluation. En Karvonen, Lauri y Kuhnle, Stein. Party Systems and Voter Alignments Revisited. London: Routledge, 2001: 27-44.

Mansbridge, Jane. Rethinking Representation. American Political Science Review, 2003, vol. 97 (4): 515-528.

Martz, John D. The Politics of Clientelism. Democracy and State in Colombia. New Brunswick: Transaction Publishers, 1997.

McDonald, Ronald H. y Ruhl, J. Mark. Party Politics and Elections in Latin America. Boulder: Westview Press, 1989.

McGuire, James. Political Parties and Democracy in Argentina. En Mainwaring, Scott y Scully, Timothy R. Building Democratic Institutions. Party Systems in Latin America. Stanford: Stanford University Press, 1995: 200-246.

Moreno, Alejandro. Political Cleavages. Issues, Parties, and the Consolidation of Democracy. Boulder, co: Westview Press, 1999.

O'Donnell, Guillermo. Delegative Democracy. Journal of Democracy, 1994, vol. 5 (1): 55-69. http://dx.doi.org/10.1353/JOD.1994.0010

Pierson, Paul. Increasing Returns, Path Dependence, and the Study of Politics. American Political Science Review, 2000, vol. 94 (2): 251-267. http://dx.doi.org/10.2307/2586011

Pitkin, Hanna. The Concept of Representation. Berkeley: University of California Press, 1967.

Pizarro Leongomez, Eduardo. Giants with Feet of Clay: Political Parties in Colombia. En Mainwaring, Scott; BEJARANO, Ana Maria y PIZARRO Leongomez, Eduardo. The Crisis of Democratic Representation in the Andes. Stanford: Stanford University Press, 2006: 78-99.

Powell, G. Bingham, Jr. Elections as Instruments of Democracy. Majoritarian and Proportional Visions. New Haven: Yale University Press, 2000.

Rivas Perez, Cristina. The Dimensions of Polarization in Parliaments. En Alcantara Saez, Manuel. Politicians and Politics in Latin America. Boulder: Lynne Rienner, 2008: 139-160.

Rokkan, Stein. State Formation, Nation-Building, and Mass Politics in Europe: The Theory of Stein Rokkan, Based on His Collected Works. Urwin Oxford: Oxford University Press, 1999.

Rosas, Guillermo. Issues, Ideologies, and Partisan Divides. Imprints of Programmatic Structure on Latin American Legislatures. En Kitschelt, Herbert; Hawkins, Kirk A.; Luna, Juan Pablo; Rosas, Guillermo y Zechmeister, Elizabeth J. Latin American Party Systems. New York: Cambridge University Press, 2010: 70-95.

Rueschemeyer, Dietrich; Huber Stephens, Evelyne y Stephens, John D. Capitalist Development and Democracy. Cambridge: Polity Press, 1992.

Sartori, Giovanni. The Sociology of Parties. A Critical Review. En Stammer, Otto. Party Systems, Party Organizations, and the Politics of New Masses, Beitrage zur 3. Internationalen Konferenz uber Vergleichende Politische Soziologie, Berlin, 15.-20. Januar 1968. Berlin: Institut fur politische Wissenschaft an der Freien Universitat Berlin, 1968: 1-25.

Schattschneider, Elmer Eric. The Semisovereign People. A Realist's View of Democracy in America. London: Wadsworth, 1975 [1960].

Scully, Timothy R. Rethinking the Center. Party Politics in Nineteenth--and Twentieth-Century Chile. Stanford, 1992.

Scully, Timothy R. Reconstituting Party Politics in Chile. En Mainwaring, Scott y Scully, Timothy R. Building Democratic Institutions. Party Systems in Latin America. Stanford: Stanford University Press, 1995: 100-137.

Shefter, Martin. Party and Patronage: Germany, England, and Italy. Politics & Society, 1977, (7): 403-451.

Shefter, Martin. Political Parties and the State. The American Historical Experience. Princeton: Princeton University Press, 1994.

Slater, Dan y Simmons, Erica. Informative Regress: Critical Antecedents in Comparative Politics. Comparative Political Studies, 2010, vol. 43 (7): 886-917. http://dx.doi.org/10.1177/0010414010361343

Soroka, Stuart N. y Wlezien, Christopher. Degrees of Democracy: Politics, Public Opinion, and Policy. Cambridge: Cambridge University Press, 2010.

Stokes, Susan C. Mandates and Democracy. Neoliberalism by Surprise in Latin America. Cambridge: Cambridge University Press, 2001.

Stokes, Susan C. Perverse Accountability: A Formal Model of Machine Politics with Evidence from Argentina. American Political Science Review, 2005, vol. 99 (3): 315-325.

Thelen, Kathleen. How Institutions Evolve: Insights From Comparative Historical Analysis. En Mahoney, James y Rueschemeyer, Dietrich. Comparative Historical Analysis in the Social Sciences. Cambridge: Cambridge University Press, 2003: 208-240.

Thomassen, Jacques. Empirical Research into Political Representation: Failing Democracy or Failing Models. En Jennings, Kent M. y Mann, Thomas E. Elections at Home and Abroad. Essays in Honor of Warren Miller. Ann Arbor: University of Michigan Press, 1994: 237-264.

Toka, Gabor. Party Appeals and Voter Loyalty in New Democracies. Political Studies, 1998, (46): 589-610.

Wilde, Alexander W. Conversations among Gentlemen: Oligarchical Democracy in Colombia. En Linz, Juan Jose y Stepan, Alfred. The Breakdown of Democratic Regimes: Latin America. Baltimore: Johns Hopkins University Press, 1978: 28-81.

Simon Bornschier

Universidad de Zurich, Suiza

[correo] El siborn@ipz.uzh.ch

(1.) El autor agradece los comentarios de dos evaluadores anonimos de America Latina Hoy, Revista de Ciencias Sociales a una version preliminar de este articulo. Asimismo, desea agradecer los comentarios y sugerencias realizados por Miguel De Luca, Saskia Pauline Ruth, vanessa Liston y Denise Trabber. Los errores y omisiones son responsabilidad exclusiva del autor. Este articulo ha sido traducido por Mara Pegoraro y cuenta con la aprobacion del autor.

(2.) Este argumento se presenta completo y fundado empiricamente con evidencia historica en S. BORNSCHIER 2012.

(3.) Esto no supone subestimar la diferenciacion ideologica entre los dos partidos tradicionales en Uruguay, punto enfatizado por uno de los evaluadores anonimos. Sin embargo, la codificacion que M. COPPEDGE (1997: 40-42) realiza de los partidos uruguayos confirma que el Partido Colorado, calificado de centro-izquierda entre 1917 y 1971 (la codificacion no va mas atras de 1917), se movio al centro en 1971 y luego mantuvo esa posicion. El autor agradece al revisor por insistir en esta observacion y sugerir la clasificacion de M. COPPEDGE como fuente de datos.

(4.) A. WILDE (1978); R. ARCHER (1990, 1995); J. MARTZ (1997: 35); D. COLLIER y R. COLLIER (2002: 312-313, 671-673); T. DI TELLA (2004: 94-96); E. PIZARRO LEONGOMEZ (2006).

(5.) R. MCDONALD y M. RUHL (1989: 48-49, 51-52); D. RUESCHEMEYER et al. (1992: 199); J. LANGSTON y S. Morgenstern (2009); S. Levitsky y L. WAY (2010b: 149-161).

(6.) T. KARL (1986: 213); M. COPPEDGE (1994: 18-46, 136-152); K. ROBERTS (2003); M. LYNE (2008).

(7.) T. DI TELLA (2004: 164-170); D. MADSEN y P. SNOW (1991: 134-150); J. MCGUIRE (1995: 233-236).

(8.) Una estrategia viable es la propuesta por A. MORENO (1999).

(9.) Las categorias se derivan del analisis espacial de politica en Europa Occidental (H. KRIESI et al. 2008) y fueron adaptadas para el contexto de America Latina.

(10.) G. ROSAS (2010: 87-94) realiza un analisis discriminando las dimensiones ideologicas que estructuran las legislaturas, similar al utilizado aqui. Dado que el utiliza los items individuales contenidos en el PELA en lugar de operacionalizar categorias de issues mas amplias, existen algunas diferencias entre sus resultados y los que aqui se presentan.

(11.) Dado que las dimensiones resultantes del analisis factorial no estan correlacionadas, es evidente que una subdimension puede ser politicamente relevante mientras otra no.

(12.) Esto implica evaluar la responsiveness de los partidos, no de los legisladores individuales. Teoricamente deben subestimarse las cadenas de accountability que van desde los votantes a los representantes individuales en su capacidad para estructurar el sistema de partidos. Medir la representacion puede requerir un enfoque analitico diferente. Sin embargo, esto no parece viable pues deberia disponerse de datos sobre la posicion individual de los representantes encuestados.

(13.) Como regla general, se consideran issues categorias con valor [valor absoluto de (0,4)] o superior en las variables canonicas derivadas del analisis discriminante de las posiciones del partido como constitutiva de una dimension. Por lo tanto, se utilizan estas categorias para reconstruir la division de elite a nivel electoral. En todos los casos, se procura garantizar que las categorias de division hayan contribuido en un grado similar a los factores a nivel electoral como lo hicieron con las variables canonicas en el nivel de los partidos. Esto significo que, en algunos casos, se omitieran categorias con valores entre [valor absoluto de (0.,4)] y [valor absoluto de (0,5)]. Una documentacion mas detallada de la puesta en marcha esta disponible desde el autor a peticion.

(14.) Mas alla de que la liberalizacion haya sido mas fuerte en Chile bajo Pinochet que en Uruguay durante el regimen militar, H. KITSCHELT et al. (2010b).

(15.) UPP fue fundado en 1994 y luego se fusiono con el Partido Nacionalista Peruano (pnp).

(16.) El autor agradece a uno de los evaluadores anonimos por sugerir la hipotesis alternativa. es lo que parece haber menguado el camino para la movilizacion carismatica de Fujimori, lo que representa una alternativa mas a los vinculos programaticos.
TABLA I

OPERACIONALIZACION DE LAS CATEGORIAS DE ISSUES A NIVEL DE ELITES

p42      ?Deben las empresas estatales                    Liberalismo
         ser privatizadas? (1) (Escala,
         1-5)

p43      ?Deben privatizarse los                          economico
         servicios publicos? (1)
         (Escala, 1-5)

p35a01   Grado de intervencion estatal
         deseado: Control de precios
         (2) (Escala, 1-5)

p35a04   Grado de intervencion estatal
         deseado: Garantias laborales
         (2) (Escala, 1-5)

p35a03   Grado de intervencion estatal                    Bienestar
         deseado: Viviendas (Escala, 1-
         5)

p35a06   Grado de intervencion estatal
         deseado: Seguridad social
         (Escala, 1-5)

p35a08   Grado de intervencion estatal
         deseado: Beneficios para los
         desempleados (Escala, 1-5)

p35a10   Grado de intervencion estatal
         deseado: Necesidades basicas
         satisfechas (Escala, 1-5)

p35a02   Grado de intervencion estatal    Educacion (3)
         deseado: Educacion Primaria
         (Escala, 1-5)

p35a05   Grado de intervencion estatal
         deseado: Educacion Media
         (Escala, 1-5)

p35a05   Grado de intervencion estatal
         deseado: Educacion Superior
         (Escala, 1-5)

p73      Opinion sobre el divorcio: a                     Liberalismo
         favor o en contra (Escala, 1-
         5)

p74      Opinion sobre el aborto: a                       cultural
         favor o en contra (Escala, 1-
         5)

p30a     Evaluacion del papel de los                      Regimen
         militares durante la ultima
         dictadura militar solo
         aquellos paises que
         experimentaron dictaduras
         militares) (Escala, 1-5)

p32a01   Acuerdo: el Ejercito garantiza                   Ejercito (4)
         la soberania estaltal (Escala,
         1-4)

p32a02   Acuerdo: el presupuesto del
         Ejercito debe reducirse
         (Escala, 1-4)

p32a03   Acuerdo: las funciones del
         Ejercito deben transferirse a
         la policia (Escala, 1-4)

p32a04   Acuerdo: el Ejercito debe ser
         una fuerza de desarrollo
         nacional (Escala, 1-4)

p31a     Evaluacion del papel de los
         militares en la actualidad
         (Escala, 1-4)

Nota sobre los valores ausentes: Luego de testear la
dimensionalidad de los items asignados a cada categoria utilizando
el componente principal en el analisis factorial, los valores
perdidos fueron imputados a cada item basandose en los otros items
de la misma categoria (o subcategoria si el item resulto tener mas
de una dimension). Los valores fueron imputados utilizando el
metodo de regresion, utilizando el comando impute implementado por
STATA 10. Los valores perdidos se predicen con base en la
asociacion de esta variable con variables similares en el conjunto
de la muestra, utilizando un analisis de regresion multiple.
Tipicamente, ninguno o unos pocos valores se perdieron en los datos
de elites, con algunas excepciones, se imputaron el 15%de los
casos. En los datos provistos por WVS, el numero de valores
perdidos es mas alto. Items con valores perdidos superior al 5% no
fueron utilizados en la mayoria de los casos. El numero de valores
perdidos es mucho menor (0-5%).

(1) La privatizacion constituye una dimension aparte en algunos
paises (vease Tabla III). En estos casos, el liberalismo economico
y la privatizacion fueron incluidos como categorias separadas en el
analisis discriminante.

(2) En Uruguay, estos items resultaron ser fuertes en relacion con
las mediciones de actitudes hacia el bienestar y fueron, por tanto,
incluidos en la categoria Bienestar.

(3) Dadas la similitud en contenido y la alta correlacion, los
items asociados a educacion fueron inicialmente combinados en un
indice utilizando analisis factorial. El indice de educacion es
luego utilizado en conjunto con otros items para operacionalizar la
categoria Bienestar.

(4) Los items que miden posiciones en relacion al Ejercito
produjeron soluciones bidimensionales (vease Tabla III). En estos
casos, los dos componentes fueron incluidos como categoria separada
en el analisis discriminante.

Fuente: Elaboracion propia en base a las encuestas del PELA.

TABLA II

OPERACIONALIZACION DE LAS CATEGORIAS DE ISSUES A NIVEL DE VOTANTES

v126    ?Propiedad privada vs. Propiedad publica?          Liberalismo
        (Escala, 1-10)

v128    ?Competencia: buena o mala? (Escala, 1-10)         economico

v1330   ?Bienes importados vs. proteccionismo? (2
        categorias)

v125    ?Deben los ingresos ser mas parejos? (Escala, 1-
        10)

v127    ?Es responsabilidad del gobierno prover y          Bienestar
        asistir a los ciudadanos? (Escala, 1-10)

v1990   Opinion sobre el aborto: ?justificable? (Escala,   Liberalismo
        1-10)                                              cultural

v2001   Opinion sobre el divorcio: ?justificable?
        (Escala, 1-10)

v151    Evaluacion sobre el rol de los militares durante   Regimen (1)
        la ultima dictadura (solo en aquellos paises que
        experimentaron dictaduras militares) (Escala, 1-
        10)

v154    ?Es bueno o malo tener un lider fuerte que no
        considere ni el congreso ni las elecciones?
        (Escala, 1-4)

v156    ?Es bueno o malo tener un gobierno militar?
        (Escala, 1-4)

v157    ?Es bueno o malo vivir en un sistema
        democratico? (Escala, 1-4)

v159    Prioridad: ?mantener el orden o el respeto a las
        libertades individuales? (2 categorias)

v161    Acuerdo o desacuerdo: Demasido conflicto en
        democracia (Escala, 1-4)

v163    Acuerdo o desacuerdo: La democracia puede tener
        problemas, pero sigue siendo la mejor forma de
        gobierno (Escala, 1-4)

Sobre valores perdidos vease Tabla I.

(1) Las actitudes respecto al regimen presentan, con frecuencia, mas
de una dimension. Esta informacion
puede encontrarse en la Tabla III.

Fuente: Elaboracion propia en base a WVS.

TABLA III

RESULTADOS DEL ANALISIS DISCRIMINANTE LINEAL
SOBRE POSICION DE LOS LEGISLADORES EN TORNO A ISSUES

                               Uruguay                Chile

                               Division    Segunda    Division
                               Regimen-   dimension   Regimen-
                               Economia               Economia

Issues Economicos
Bienestar                        0,45       -0,56      -0,28
Lib. Economico                  - (1)       - (1)      -0,48
Privatizacion (si distingue)
Issues no economicos            -0,27       0,07
Regimen                          0,27       0,32       -0,85
Ejercito                         0,74       0,56       -0,44
Ejercito 2 (si distingue)
Liberalismo Cultural             0,35       -0,57      -0,37
N                                 73                     87
Correlacion Canonica             0,80       0,37        0,90
Valor Eigen                      1,81       0,16        4,31
Proporcion de varianza total
explicada por el modelo          92%         8%         88%
p-valor de F-estadistico        0,000       0,05       0,000

                               Chile      Argentina   Colombia

                               Division   Division    Division
                               Cultural   Economica   Socioeco-
                                                       nomica

Issues Economicos
Bienestar                        0,03       -0,55       0,07
Lib. Economico                   0,13       -0,92       -0,07
Privatizacion (si distingue)
Issues no economicos                                    -0,70
Regimen                          0,29       -0,38       - (2)
Ejercito                        -0,17       -0,01       -0,22
Ejercito 2 (si distingue)                               0,22
Liberalismo Cultural            -0,93       -0,38       -0,61
N                                            48          76
Correlacion Canonica             0,58       0,63        0,48
Valor Eigen                      0,50       0,65        0,30
Proporcion de varianza total
explicada por el modelo          10%         97%        100%
p-valor de F-estadistico        0,000       0,03        0,005

                               Mexico

                               Division    Division
                               Socioeco-   Regimen-
                                nomica     Ejercito

Issues Economicos
Bienestar                        -0,55      -0,05
Lib. Economico                   -0,44      -0,09
Privatizacion (si distingue)
Issues no economicos             -0,29      -0,03
Regimen                          - (2)      - (2)
Ejercito                       0,28 (3)     -0,92
Ejercito 2 (si distingue)      0,07 (3)      0,13
Liberalismo Cultural             -0,65      -0,19
N                                 122
Correlacion Canonica             0,74        0,57
Valor Eigen                      1,20        0,47
Proporcion de varianza total
explicada por el modelo           72%        28%
p-valor de F-estadistico         0,000      0,000

                               Venezuela   Peru

                               Division    Division
                               Socioeco-   Regimen-
                                nomica     Economia

Issues Economicos
Bienestar                        0,70       -0,50
Lib. Economico                   0,25       -0,46
Privatizacion (si distingue)
Issues no economicos
Regimen                          - (2)       0,03
Ejercito                         0,16       -0,68
Ejercito 2 (si distingue)      0,41 (4)
Liberalismo Cultural             0,54        0,14
N                                 66          71
Correlacion Canonica             0,57        0,43
Valor Eigen                      0,48        0,23
Proporcion de varianza total
explicada por el modelo           63%        99%
p-valor de F-estadistico         0,007       0,24

Nota: Los valores canonicos no son coeficientes estructurados. Mas
alla de la primera dimension solo se reportan funciones
estadisticamente significati-vas. Las categorias de issues con valor
|0,4| o mayor en la funcion discriminante son interpretadas como
constitutivas de una dimension.

(1) En Uruguay, los items de liberalismo economico se han cargado en
el mismo factor como bienestar. Solo se distinguen los items de
privatizacion.

(2) Sin dictadura militar previo a la decada de 1990, el item regimen
no aplica en estos paises.

(3) La operacionalizacion de la categoria Ejercito se apoya en una
solucion bidimensional. La dimension se carga en la funcion
discriminante inclu-yendo todos los items excepto "el Ejercito debe
ser una fuerza de desarrollo nacional".

(4) Ver referencia 3.

Fuente: Elaboracion propia en base a datos de las encuestas del PELA.
COPYRIGHT 2013 Ediciones Universidad de Salamanca
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2013 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

 
Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Bornschier, Simon
Publication:America Latina Hoy
Date:Dec 1, 2013
Words:15523
Previous Article:Cuando los partidos politicos se encuentran con sus votantes: un analisis de Los Vinculos politicos a traves de las redes partidarias y las...
Next Article:Izquierda y derecha: formas de definirlas, el caso Latino Americano y sus implicaciones.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2018 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters