Printer Friendly

Transmision de los textos e investigacion sobre las fuentes historicas del Derecho canonico.

Resumen: Se presenta una perspectiva sobre la transmision de los textos canonicos, asi como los avances que se han dado en el estudio de los mismos. En un primer apartado se muestra, al hilo de la preocupacion por el acceso a textos genuinos, la evolucion de la transmision de los textos, haciendo las oportunas referencias a textos cristianos no canonicos en sentido estricto. En el segundo apartado se hace referencia al estado actual de la investigacion, senalando los principales avances y novedades del ultimo siglo. A lo largo de estas paginas, los academicos y estudiosos --tambien los no familiarizados con las fuentes canonicas--, encontraran una informacion util y actualizada sobre las diversas herramientas, ediciones de textos y bibliografia con que pueden contar en su investigacion.

Palabras clave: Historia del Derecho canonico, Fuentes canonicas, Ediciones criticas.

Abstract: This article offers an overview of the transmission of canonical texts, as well as recent discoveries in this regard. In light of a key concern for access to genuine texts, the first section explores the development of text transmission, referencing relevant Christian texts that are not canonical in the strict sense. The second section describes the current state of affairs with regard to research, highlighting the main advances in the last century. This paper provides academics and scholars, including those whose knowledge of canonical sources may be more limited, with useful, up-to-date information regarding the various resources, bibliographical sources and textual editions on which they may draw in further research.

Keywords: History of Canon Law, Canonical Sources, Critical Editions.

The Transmission of Texts and Research into Historical Sources in Canon Law

1. PREMISA

El presente articulo tiene su origen remoto en el mes de octubre del curso academico 2008-2009, cuando en mi propio claustro de la Facultad de Derecho Canonico de la Universidad de Navarra se me ofrecio la oportunidad de impartir un seminario de profesores sobre algun tema relacionado con la Historia del Derecho canonico. Pense entonces que seria de interes para los asistentes ofrecer una vision panoramica del estudio de las fuentes canonicas a lo largo de la historia, tomando pie de la composicion de lugar que me he ido haciendo a lo largo de estos anos, todavia escasos, de dedicacion a la ensenanza e investigacion en esta rama del saber.

Esta invitacion supuso un reto para mi, pues debia poner en orden la informacion y conocimiento acumulados en ese tiempo y ofrecer una sintesis que se adecuara, en un primer momento, a la exposicion oral y, en esta ocasion, a los limites que impone su publicacion en una revista.

La finalidad principal que me propongo es la de presentar una perspectiva sobre la transmision de los textos canonicos, asi como los avances que se han dado en el estudio de los mismos. A lo largo de estas paginas, los academicos y estudiosos --tambien los no familiarizados con las fuentes canonicas--, encontraran una informacion util y actualizada sobre las diversas herramientas, ediciones de textos y bibliografia con que pueden contar en su investigacion.

Con este objetivo, he visto oportuno dividir la exposicion en dos apartados. En el primero se mostrara, al hilo de la preocupacion por el acceso a textos genuinos, la evolucion de la transmision de los textos. Para mayor facilidad se distribuira la materia entres grandes epocas, marcadas por dos acontecimientos concretos: el humanismo renacentista, con el desarrollo de la critica textual, y la renovacion que aporto Stephan Kuttner a los estudios sobre fuentes a principios del siglo XX. A lo largo de estas paginas, sobre todo durante la primera epoca, sera necesario hacer las oportunas referencias a textos cristianos no canonicos en sentido estricto. En el segundo apartado, para cada epoca concreta, se hara referencia al estado actual de la investigacion, senalando los principales avances y novedades del ultimo siglo.

Soy consciente de que en esta sintesis de dos milenios y sobre materia tan amplia seria imposible dar noticia de todos y cada uno de los autores y obras relevantes (1). Vaya sin embargo por delante el deseo de ofrecer un instrumento util de referencia para todos aquellos que en el curso de su investigacion, ya sea en las ciencias historicas o eclesiasticas, puedan beneficiarse del uso de las fuentes canonicas.

2. TRANSMISION DE LOS TEXTOS E HISTORIA DEL DERECHO CANONICO

2.1. Periodo primitivo de transmision (ss. I-XV)

Se puede afirmar sin ambages que la evolucion del saber, de todo tipo de conocimiento, esta marcada --especialmente antes de la generalizacion de la imprenta-- por la sinuosa y, con frecuencia traumatica, transmision de los textos. En efecto, la tradicion manuscrita muestra un desarrollo contrastado por las desviaciones o falsificaciones de un lado y el esfuerzo por lo genuino de otro. Pero a pesar de estos obstaculos, la Historia de las fuentes, en cualquier tipo de ciencia y especialmente en las ciencias humanisticas, supone un elemento de vital importancia para captar con plenitud de matices como ha sido posible llegar a la situacion actual de nuestro conocimiento.

Aun con diversos grados de intensidad y metodologia, en todas las epocas ha existido la preocupacion por la autenticidad de los textos en las mas variadas tareas de compilacion, transcripcion, traduccion, etc.: siempre ha habido textos que se han tenido como mas seguros frente a otros. Por otra parte, en esta tarea se requieren buenas dosis de atencion, pues en la recepcion de los textos se ha mantenido valido el principio de los escolasticos medievales: <<Quidquid recipitur ad modum recipientis recipitur>>, de suerte que es habitual que cada sujeto receptor comience por incluir en su recepcion aquello que realmente coincide con sus pretensiones reformistas o de otra indole; y viceversa, excluye o modifica lo que no coincide con la finalidad de su obra (2).

Antes de pasar a la presentacion de una vision panoramica del desarrollo de la tradicion textual de los textos canonicos, haciendo tambien las necesarias referencias a otros escritos cristianos (3), no quiero desaprovechar la oportunidad para hacer referencia a la Sagrada Escritura como fuente de derecho canonico.

Es un aspecto al que Eloy Tejero ha dedicado particular atencion, frente al silencio de esta cuestion en la bibliografia especializada (4). Sorprende como Stickler no da otra significacion a los escritos del Nuevo Testamento que la de contener normas de derecho divino, de derecho divino-apostolico y de mero derecho apostolico (5). El profesor Tejero no se detiene en esta concepcion y muestra la clara incidencia juridica de la Nueva Alianza establecida por Jesucristo. En efecto, de este nuevo orden se desprende, dentro de la infinita riqueza del plan divino, una fundamental dimension juridica que caracteriza el nuevo Pueblo de Dios. Ademas, se debe tener en cuenta tambien la gran relevancia juridica de la naturaleza sacramental de la nueva economia y su eficacia tipica en la estructuracion basica de la Iglesia.

Pasando a los ordenamientos eclesiasticos --antiguamente conocidos como colecciones pseudoapostolicas--, suponen ya una buena muestra del azaroso itinerario de los textos. Concretamente, los 85 Canones apostolici y las Constitutiones apostolicae o Constitutiones apostolorum, sufrieron una importante criba en la recepcion posterior. Asi, en Oriente, el concilio de Trullo (691) acepto los 85 Canones para toda la Iglesia oriental, pero rechazo las Constituciones apostolicas por entender que habian sido falsificadas por los herejes; mientras que en Occidente nunca tuvieron fuerza de ley. En relacion con los Canones apostolicos, en occidente el Decretum Gelasianum, texto pseudoepigrafico del 520, los retenia como apocrifos, aunque mediante la inclusion de los 50 primeros canones en el Liber canonum (6) de Dionisio el Exiguo hicieron su camino en las colecciones occidentales hasta llegar al Decreto de Graciano.

Ya a principios del siglo IV, Eusebio de Cesarea en su Historia Ecclesiastica da muestras de una gran preocupacion filologica. La obra contiene una inapreciable acumulacion de datos, hechos, documentos, extractos y menciones de numerosisimos escritos. Eusebio consiguio esta enorme informacion consultando directamente los textos en las bibliotecas de Cesarea y Jerusalen y citando en muchas ocasiones literalmente, como lo demuestran las comparaciones con las obras conservadas de manera independiente.

Bastante intensa ya en los primeros siglos, la circulacion de los textos cristianos aumento considerablemente a partir de mitad del siglo IV. Esta circunstancia y las vicisitudes de las controversias cristologicas tuvieron como efecto la expansion del fenomeno de la falsificacion literaria, motivado bien por razones ideologicas y de propaganda, bien con animo de lucro. Ademas del fenomeno pseudoepigrafico, ya en el ambito de las Escrituras judias y cristianas hay indicios de posibles alteraciones de textos, como lo demuestran las maldiciones rituales contra quien osase anadir, quitar o cambiar parte de ellos (cfr. Deut 4,2; Ap 22,18-19).

En este contexto circularon obras que prestaron un cierto servicio a sus respectivas causas y que solo en epoca contemporanea se han identificado como falsas. Sin embargo, ya en el siglo V se discutia la manipulacion de las obras de Origenes; y Cirilo, patriarca de Alejandria, recurrio a los archivos patriarcales para resolver una duda de autenticidad que le plantearon en dos ocasiones colegas obispos sobre una carta de su gran predecesor Atanasio (Epistula 45), que circulaba falsificada (7).

En el ambito canonico es interesante hacer mencion de la causa de Apiario, sacerdote africano que fue excomulgado en 418 por su obispo y apelo a Roma, donde fue absuelto en un primer momento por el Papa Zosimo mediante un commonitorium que alegaba como fundamento un supuesto canon de Nicea. Aurelio de Cartago consulto sus codices y al no encontrar dicho canon escribio cartas a los patriarcas de Constantinopla, Alejandria y Antioquia rogandoles que contrastaran sus colecciones canonicas. El canon aducido se mostro finalmente inexistente (luego se comprobo que en realidad se trataba de un canon del Concilio de Sardica) y se produjo un cruce de correspondencia entre Cartago y Roma sobre aspectos procesales y prudenciales. Los africanos, para justificar la posicion del concilio de Cartago de mayo de 419 sobre la apelacion a Roma, compusieron la breve compilacion conocida como Codex Apiarii Causae, que contiene entre otros elementos h version africana de los canones de Nicea (8).

El ya mencionado Dionisio, a finales del siglo quinto y principios del sexto, es un gran exponente de la preocupacion critica en la recepcion de los textos. Personaje clave en el periodo de la restauracion del pensamiento juridico occidental y ligado a Boecio y Casiodoro. Como ellos se propone la tarea de salvar de la ruina la cultura antigua. Monje probablemente de origen escita, erudito en el uso de la lengua griega y latina, tradujo numerosos textos patristicos griegos y perfecciono las traducciones latinas que hasta ese momento existian de los canones griegos (vetus latina, versio prisca y versio isidoriana).

Durante la epoca de la unidad catolica regional (9) --utilizando la terminologia de Stickler--, se comprueba un aprecio muy intenso por la tradicion canonica. Asi, tanto en la Iglesia africana como en la de las Galias, durante las reuniones conciliares se leian y recopilaban --al menos de modo sumario-- los canones de los concilios anteriores. La difusion reciproca de las conclusiones conciliares entre estas dos Iglesias y la iberica e italiana, asi como la atencion hacia los canones orientales, aseguraba una unidad fundamental del derecho de la Iglesia.

Esta situacion se ve reflejada de modo paradigmatico en la Coleccion Hispana (10) que, aunque data de la epoca conocida como de la diversidad catolica regional (11), a lo largo de sus diversas recensiones --que se extienden por todo el siglo VII-- incorpora de modo organico la actividad conciliar hispana junto con el derecho universal. Esta coleccion es todo un monumento a la busqueda de textos genuinos donde, con gran claridad estructural, converge todo el derecho conocido, tambien el oriental.

El particularismo regional que caracterizo las colecciones canonicas de los siglos VI a primera mitad del VIII, trajo como consecuencia la diversidad, disgregacion, confusion y anarquia en la vida juridica y en la disciplina eclesiastica. El proyecto de Carlomagno necesitaba de normas que sostuvieran su reforma eclesiastica, y con esta finalidad se buscaron textos que, en la medida de lo posible, fueran genuinos y antiguos, procurando excluir aquellos teologicos o no propiamente canonicos. Pero la reforma carolingia no buscaba tanto la unidad del derecho, sino mas bien un sistema eficaz de gobierno eclesiastico; y esto se aprecia en las principales colecciones de la Iglesia franca de esta epoca, la Dionysio-Hadriana (12) y la Dacheriana (13): claras, pero pobres; necesitadas del complemento de la Hispana.

En contraste con el caracter genuino de la mayoria de las auctoritates de la Hispana, con la conversion de las poblaciones celtas se asiste en la Iglesia insular a una desnaturalizacion de los textos. Desde luego cumplieron su proposito de hacer frente a las necesidades pastorales de los fieles; pero la libertad con que recibio los textos el compilador de la principal coleccion canonica insular, la Collectio Hibernensis (14), y la arbitrariedad y divergencia de las penitencias recogidas en los libros penitenciales, supuso un elemento distorsionador importante en la recepcion textual que las distintas Iglesias continentales trataron de paliar de diversas maneras, generalmente mediante una desconfianza hacia estas colecciones cuando no un rechazo absoluto.

Pero si se trata de hablar de textos espurios, una situacion del todo particular en la historia de las colecciones canonicas fue el de las falsas decretales, a mediados del siglo IX. La reforma carolingia no habia logrado subsanar el principal defecto del sistema beneficial, que facilitaba una injerencia excesiva del poder civil en la vida interna de la Iglesia. A los reformadores, que no podian acudir ni a la aristocracia laica, totalmente despreocupada de la situacion de la Iglesia durante la epoca de la decadencia carolingia, ni a la potestad del Papado, que atravesaba una profunda crisis, solo les quedaba el recurso al Derecho universal y antiguo, reconocido por todos. Sin embargo, las circunstancias a las que habia que hacer frente eran del todo nuevas y no estaban contempladas expresamente en las viejas colecciones. Ni la autoridad eclesiastica, por su excesiva debilidad en aquel tiempo, ni la ciencia canonica, todavia inexistente, podian rellenar este <<vacio legal>>. En este contexto, no vieron otra salida que el metodo, discutible, de la falsificacion de los textos normativos, atribuyendo a auctoritates indiscutibles de la disciplina antigua soluciones concretas a los problemas presentes. Las falsificaciones se utilizaron fundamentalmente en las Galias, pero a partir de la denominada <<Reforma gregoriana>>, las Decretales pseudoisidorianas fueron recibidas progresivamente tambien en Roma, hasta el punto que, sin sospechar de su falsedad, entre los siglos XII y XV gozaron de gran autoridad, a traves de la recepcion de un buen numero de sus textos en el Decreto de Graciano (15).

Las falsificaciones pseudoisidorianas nos llevan a referirnos, aunque solo sea brevemente, a un fenomeno en la transmision canonica de los textos que puede resultar desconcertante a la vista de lo expuesto hasta ahora: se trata del concepto que tenian los medievales sobre la naturaleza de los textos genuinos, muy distinto del actual. Para entender esto es preciso advertir que los compiladores de derecho canonico, sin llegar al extremo de los reformadores pseudoisidorianos, podian intervenir sobre los textos de diversas maneras: alterando inscripciones, interpolando pasajes, modificando o abreviando los textos. En erecto, la tradicion textual muestra que los canonistas --especialmente los altomedievales-- utilizaban las fuentes con cierta libertad. En algunas ocasiones lo hacian por razones tecnicas, otras para dar al texto mayor precision o como glosas explicativas; en otras ocasiones con claras intenciones renovadoras. Tanto es asi, que algun autor ha llegado a afirmar que durante el primer milenio la tradicion contenia tantos apocrifos que dificilmente podian encontrarse textos totalmente genuinos (16). No obstante, sobre esta cuestion no existia consenso: algunos compiladores se sentian con la libertad de intervenir en los canones acortando pasajes o, incluso, anadiendo elementos para clarificar el significado; otros percibian ciertos limites en la posibilidad de alterar los canones, advirtiendo que tal intervencion podia otorgar a los textos significados diversos en favor de las preferencias del editor (17).

Dejando apuntada esta interesante cuestion y continuando con el hilo temporal de nuestra exposicion, por lo que respecta a la recepcion de los textos en h Reforma gregoriana no se pretendia una nueva disciplina, sino el retorno a la antigua, haciendo observar el derecho antiguo y apelando a los textos de los santos Padres y a la tradicion en defensa de la accion reformadora. Para ello, los reformadores se lanzaron a una amplia labor de busqueda de textos genuinos antiguos: exploraron bibliotecas y archivos, especialmente de Roma, para transcribir y recopilar textos que habian sido olvidados por las colecciones canonicas. Estas normas antiguas debian afirmarse con una fuerza legal nueva y obligante. En este proceso, los nuevos reformadores debian rechazar los textos espurios. Asi, Pedro Damian tiene palabras severas para las fabulas que venian mezcladas con los sagrados canones presentados bajo una paternidad ficticia y con etiquetas falsarias; el cardenal Atton, en el prefacio de su Breviario (18), afirma de la existencia de muchos textos apocrifos, sobre todo en los libros penitenciales. Bernoldo de Constanza se pregunta como Clemente I, que vivio a finales del siglo I, podia haber mandado una carta a Santiago, que habia muerto 30 anos antes (19). No obstante la preocupacion de velar con rigor por la autenticidad de los textos, los reformadores no llegaron a advertir la falsedad de las Decretales pseudoisidorianas, probablemente porque al estar atribuidas a reconocidas autoridades, a los ojos de los compiladores gregorianos esto garantizaba la autoridad del texto. Habra que esperar hasta el siglo XII para que surjan las primeras dudas sobre la autenticidad de las falsificaciones, que seran posteriormente retomadas por Marsilio de Padua y Nicolas Cusano.

Poco a poco se va formando un nuevo modo critico en la recepcion de los textos, como es el uso del dictum y otras tentativas de armonizar canones discordantes. Si bien la Collectio Dacheriana, el abad Abbon de Fleury y Bonizo de Sutri habian ya intentado formular principios precisos, fue el desarrollo del metodo de la dialectica escolastica a finales del siglo XI lo que permitio a personajes como Ivo de Chartres, Bernoldo de Constanza y Algerio de Lieja aquilatar los principios fundamentales de conciliacion que permitieron a Graciano, con su Concordantia discordantium canonum, lograr la sintesis e integracion de normas provenientes de diferentes autoridades y distintos periodos de tiempo en un sistema unitario.

En la epoca del Ius Novum, como erecto del exito de la Reforma gregoriana, la legislacion pontificia adquirio, especialmente a partir del Decreto de Graciano, cada vez mayor importancia en detrimento de los canones conciliares. De este modo las nuevas colecciones canonicas recogeran prevalentemente las decretales papales, pero con una caracteristica particular: los compiladores resumian su contenido, atendiendo principalmente a la parte dispositiva y reduciendo o eliminando completamente los elementos expositivos. Es el caso del Breviarium extravagantium o Compilatio prima (20) de Bernardo de Pavia, cuya distribucion de la materia en cinco libros (respondiendo a la regla mnemotecnica: iudex, iudicium, clerus, connubia, crimen) servira de modelo para las posteriores colecciones, incluidas las que formaran el Corpus Iuris Canonici, e incluso para el derecho germanico (21).

Un caso particular en el modo de la recepcion de los textos lo constituye el metodo seguido por Raimundo de Penyafort al compilar el Liber Extra o Decretales Gregorii IX. Con la expresa aprobacion papal tuvo la libertad de modificar el texto mismo de las decretales en favor de la brevedad y claridad, y eliminar todo aquello superfluo o generador de incerteza.

Con la difusion de la imprenta, ya a finales del medievo, cambio notablemente el sistema de divulgacion y recepcion de las normas canonicas, dado que las disposiciones de los concilios no se difundian ya necesaria y unicamente mediante la copia de manuscritos, sino que podian prepararse desde el primer momento gran numero de ejemplares identicos.

2.2. Recepcion textual en la epoca de la ciencia de la Historia del derecho canonico (ss. XV-XX)

Pero lo que realmente senalo una nueva epoca en el modo de acceder a los textos del pasado, en su vision critica de los documentos historicos y juridicos, fue el renacimiento humanista del siglo XV, propiciado por la migracion de las elites culturales griegas tras la caida de Constantinopla. Fue la edad heroica de los descubrimientos bibliograficos, que ya habia comenzado con los precursores del siglo anterior, pero que llego a su apice gracias a Bracciolini, considerado junto con Niccolo Niccoli como iniciador de la escritura humanistica. Para ello resulto decisivo el papel desempenado por Avignon y Constanza, sedes de la corte papal y del concilio (1414-1418), que se convirtieron en efervescentes centros de cultura y campamentos base de los humanistas para sus expediciones a la caza de manuscritos en las grandes bibliotecas de los monasterios de los alrededores, desde Cluny a Sankt Gallen y Fulda. Se produce una ardiente pasion por el estudio de los textos antiguos, clasicos y cristianos, destinada a marcar de forma indeleble la cultura occidental (22).

Pero, al mismo tiempo, una conciencia critica sin precedentes focalizo la actitud moderna hacia la antiguedad, agudizando inevitablemente la distancia con el pasado, que ya no se percibia como algo vital, sino como mero objeto de investigacion. La maduracion critica resultado del humanismo estuvo representada por personajes como Besarion (23) y Lorenzo Valla (1407-1457) (24), actitud intelectual que fue asimilada y relanzada por Erasmo de Rotterdam.

Nicolas Cusano (1401-1464), eclesiastico aleman y luego cardenal, llego a ser punto de referencia para los humanistas italianos gracias a su fama de descubridor de manuscritos. Precedido por Lorenzo Valla y seguido por el obispo Reginald Pecock, demostro unas notables dotes criticas a la hora de rechazar la autenticidad de las Decretales pseudoisidorianas (25), que incluian la Donatio o Constitutum Constantini (26). Sin embargo, las mayores criticas a la autenticidad de las falsas decretales vendran de los protestantes en el s. XVI y de los jansenistas en los ss. XVII y XVIII (27).

La consolidacion del Humanismo juridico y de la llamada Escuela Culta, estrechamente vinculados con el estudio del Digesto --con figuras como Budeo, Zasio y Alciato--, produjo erectos relevantes sobre la metodologia canonica (ya anticipados con la creacion de las universidades): la nueva orientacion juridica-intelectual del mos gallicus no se limito a criticar los enfoques tradicionales del mos italicus en relacion con el orden de las decretales, el metodo exegetico de los comentarios y la dialectica escolastica, sino que busco nuevas formas sistematicas de distribucion de la materia con el objetivo de otorgar al saber juridico la cualidad de ciencia (28). Un ejemplo paradigmatico fue la propuesta de Giovanni Paolo Lancelloti de reorganizar toda la materia canonica tomando como base la estructura justinianea. La division de sus Institutiones iuris canonici (1563) en cuatro libros (de personis, de rebus, de iudiciis, de criminibus et poenis), inauguro un nuevo genero literario que fue adoptado y perfeccionado por canonistas como Canisius (1594), Claude Fleury (1676), Remigio Maschat (1735), Cario Sebastiano Bernardi (1768) y Devoti (1785).

Si en el ambito de la Historia de la Iglesia como disciplina fue el cardenal Baronio (29) (1538-1607) quien aplico las aportaciones del Humanismo con sus Annales Ecdesiastici (30), se puede decir que con Antonio Agustin (1517-15 86) nace la Historia del Derecho canonico como ciencia. Maximo representante de la Escuela humanista no solo en Espana, sino en toda Europa; discipulo de Alciato, consagro su actividad investigadora al estudio historico-critico y filologico de los textos juridicos (31). Realizo una ingente labor de rastreo de libros y manuscritos por bibliotecas, identificando la existencia de varias colecciones canonicas: concretamente, identifico en un manuscrito de la Cartuja de Zaragoza, hoy perdido, la Collectio Caesaraugustana (32); tambien la Tarraconensis (33), que encontro en un manuscrito del monasterio de Poblet; y el Polycarpus (34). En el estudio de las fuentes canonicas destaca su De emendatione Gratiani dialogorum libri duo (Tarragona 1587), realizacion parcial de un plan mas extenso de correccion del Decretum Gratiani que no llego a completar, donde exhibe un penetrante sentido critico (35) que se manifiesta tambien en las observaciones que anade en la misma obra a la Editio Romana del Corpus Iuris Canonici. Del mismo estilo es la edicion de las cuatro Compilationes antiquae que llevo a cabo en Antiquae collectiones Decretalium (Lerida 1576) (36).

El nacimiento de la ciencia historica del derecho canonico esta tambien marcado por la aplicacion de la reforma del Concilio de Trento (1545-1563), que impulso una atenta investigacion de los documentos de la tradicion con el objetivo de presentar <<textos seguros>> que mostraran la continuidad ininterrumpida de la doctrina y disciplina eclesiastica. Entre estos textos destaca la Editio Romana del Corpus Iuris Canonici, realizada por una comision de correctores y publicada por orden de Gregorio XIH en 1582.

Desde mediados del siglo XVI hasta casi dos siglos despues, fue Francia el pais que mas contribuyo al proceso de edicion de textos cristianos antiguos, tanto por el numero de autores que se dedicaron a ello como por el nacimiento de las primeras iniciativas editoriales encauzadas a reunir las obras patristicas menores en <<bibliotecas>>, desde la Sacra Bibliotheca sanctorum Patrum de Marguerin de la Bigne --cuya primera edicion se publico en Paris en 1575--, hasta la de Lyon, en veintisiete volumenes editados en 1677 (Maxima Bibliotheca veterum Patrum et antiquorum scriptorum ecclesiasticorum). La congregacion benedictina de San Mauro supuso un gran impulso para el estudio y edicion de textos, con una vida monastica canalizada hacia los estudios eruditos, bajo el mandato de Gregoire Tarrisse (1575-1648) y la influencia de Luc D'Achery (1609-1685). Otro personaje de relieve fue Jean Mabillon (1632-1707): entre otras aportaciones, inauguro la epoca de las ediciones patristicas (con las obras de san Bernardo en dos volumenes y un inicio de la edicion de las obras de san Agustin) y fundo el estudio critico de los documentos medievales con su obra De te diplomatica.

Desde mediados del siglo XVI hasta el XVIII, diversas naciones se sumaron al impulso galo. Inglaterra y Alemania con la edicion de textos patristicos (Bibliotheca patristica, Bibliotheca Graeca, Bibliotheca Latina, Critici Sacri, etc.) y de las famosas catenae. En Belgica con Jean Bolland (1596-1665) y sus Acta sanctorum que continuaron los bolandistas (37). En Italia con los trabajos de Ludovico Antonio Muratori (1672-1750) (38), bibliotecario en la Ambrosiana y en Modena.

Son de esta epoca tambien las colecciones de concilios, de gran importancia para la investigacion historica: a la realizada por Jean Hardouin a principios del siglo XVIII (39) siguio la de Lucca Giovanni Domenico Mansi (1692-1769) (40). Ya en el siglo XX destacan las de la Gorres-Gesellschaft (41), la de Eduard Schwartz y Johannes Straub (42) y la dirigida por Giuseppe Alberigo (43). Tambien tuvieron gran exito en esta epoca las colecciones de bularios. La primera obra importante de este tipo fue el Bullarium de Laerzio Cherubini ([dagger] 1626), que contenia las bulas del periodo de Gregorio VII a Sixto V (44). La serie fue actualizada por autores posteriores (45) y en 1733, con su Bullarium Romanum, Geronimo Mainardi amplio estas continuas ediciones con las actas de Clemente X (46). Mientras tanto, Charles Cocquelines ([dagger] 1758) llevo a termino una nueva edicion en seis volumenes del Bullarium Querubini (47).

Debemos citar tambien, entre los siglos XV a XVIII, a importantes editores de fuentes como Johannes Cochlaeus (1479-1552), los hermanos Pietro ([cruz] 1769) y Girolamo ([cruz] 1781) Ballerini (48), Pasquier Quesnel (49) (1634-1719) y Migne (1800-1875).

Entre 1820 y 1850 Savigny y su escuela propician que autores germanos, tanto protestantes como catolicos, recuperen el estudio del derecho de las diversas Iglesias cristianas. Notando la carencia hasta el momento de una investigacion autenticamente historica de las fuentes, utilizan un nuevo metodo que, entre otros aspectos, privilegia el uso de la filologia (50). De este modo, avanzan en Alemania los estudios historico-criticos sobre las fuentes e instituciones canonicas. Savigny propugna una metodologia que reconstruye la historia del derecho como una tradicion espiritual transmitida <<literariamente>>, mediante los testimonios de los manuscritos y las opiniones de la doctrina (51). Numerosos autores renovaron la disciplina con obras que todavia hoy se consideran fundamentales. Asi, Emil Ludwig Richter ([dagger] 1864) publica la primera edicion con pretensiones criticas del Corpus Iuris Canonici y de los canones y decretos del Concilio de Trento (52) (183 6-1839); Johann Friedrich von Schulte ([dagger] 1914), profesor de la Universidad de Praga, redacta una monumental historia de las fuentes (53); Karl Joseph Hefele ([dagger] 1893) escribe una historia de los concilios (54); Paul Hinschius ([dagger] 1898), profesor en Berlin, realiza la edicion de las Decretales pseudoisidorianas (55); Friedrich Maassen ([dagger] 1900) compone una vasta historia de las fuentes canonicas en la Alta Edad Media (56); y Emil Friedberg ofrece una nueva edicion <<critica>> del Corpus Iuris Canonici>> (57). Fue Alemania tambien la patria natal de la gran empresa editorial Monumenta Germaniae Historica, fundada por Karl von Stein (1757-1831) en 1819, que han dado a la imprenta numerosas ediciones criticas (58).

2.3. La actual ciencia de la Historia del derecho canonico (ss. XX-XXI)

Un cambio cualitativo se produce a inicios del siglo XX: nace la historiografia del derecho canonico como ciencia autonoma, emancipada del derecho canonico vigente. El punto de partida puede situarse en la conferencia de Ulrich Stutz en 1905 en la universidad de Bonn, proclamando solenmemente la autonomia cientifica de la disciplina de la Historia del Derecho canonico, aunque a efectos practicos hubo de esperarse a la promulgacion del Codex Iuris Canonici en 1917 para que se impusiera este cambio metodologico.

Entre finales del siglo XIX y mediados del s. XX, la critica y el estudio de los textos experimentaron avances fundamentales que afectaron a los textos cristianos. Al mismo tiempo, los progresos de la paleografia y el uso de las tecnicas fotograficas, generalizado en el periodo de entreguerras, facilitaron el estudio y el cotejo de los manuscritos, contribuyendo a una mayor fiabilidad de las ediciones criticas, manteniendose el predominio de los estudiosos de cultura alemana, en gran parte de origen protestante. El metodo de la critica textual fue consolidado por Karl Lachmann (1793-1851) para el estudio de los clasicos y de la Sagrada Escritura. Siendo muy util para la reconstruccion de los textos es, sin embargo, demasiado rigido, por lo que se le han senalado diversas limitaciones (59). Ademas, el presupuesto epistemologico de la absoluta imposibilidad de remontarse al texto original es otro punto debil, como demuestran algunos estudios recientes que, completando los recursos filologicos con otros diversos, llegan a conclusiones ciertas sobre los textos originales.

Desde mediados del siglo XX, la ciencia de la Historia del Derecho canonico esta marcada por la impronta de Stephan Kuttner (1907-1996), reconocido como el padre de la moderna Historia del Derecho canonico medieval. En 1949, durante una conferencia memorable, trazaba en Toronto el panorama de las necesidades e insuficiencias de la historiografia canonica tras la Segunda Guerra Mundial (60). Con terminos fuertes senalaba que los esfuerzos de los historiadores del derecho canonico medieval por comprender las doctrinas medievales resultaban practicamente esteriles, debido, precisamente, al indigente estado en que se encontraban las fuentes formales (61). Recientemente, Martin Brett se hacia eco de esta misma situacion al comentar el generalizado estado de deficiencia metodologica que se observa desde 1900 en la publicacion de colecciones canonicas compiladas entre Burcardo y Graciano (62). Ante el selecto auditorio de Toronto, Kuttner planteaba la restauracion de esta disciplina mediante el establecimiento de bases textuales firmes como requisito de cualquier trabajo sobre la canonistica medieval. La edicion de textos deberia suponer la base por la que este ambito cientifico alcanzara la mayoria de edad, a la par de cualquier ciencia historica secular (63).

El desafio lanzado por Kuttner no cayo en el vacio. En efecto, en 1952 se conmemoro el VIII centenario del Decreto de Graciano con un encuentro internacional que reunio durante una semana, en Roma y Bolonia, a un buen numero de expertos en Historia del Derecho (64). En ese marco se trazo un panorama de la situacion presente y las perspectivas de futuro: se constato que las ediciones del Decreto y las decretales no respondian a las exigencias de la ciencia contemporanea, y que una gran parte de las obras de decretistas y decretalistas (summae, glosae, commenti, quaestiones, etc.) permanecia inedita. Se creo un comite promotor --formado por Kuttner, Le Bras, Forchielli--, para la creacion de un foro internacional permanente para coordinar estos trabajos. Asi nacio en 1955, en Washington, el <<Institute of Research and Study in Medieval Canon Law>> (65) (IMCL), que ha suscitado la convergencia de los intereses de una buena parte de la comunidad medievalista que cultiva esta ciencia desde las mas diversas perspectivas: civil y eclesiastica, historica y juridica, filologica y filosofica. Su finalidad es la promocion y coordinacion de la investigacion cientifica del derecho canonico medieval, en particular la preparacion de ediciones criticas de las obras de los decretistas y decretalistas medievales, junto con una nueva edicion del Decretum Gratiani (66).

Los temas de atencion preferente se organizaron en cinco apartados:

1) Con vistas a la futura edicion critica del Decreto de Graciano, la elaboracion de un catalogo completo de los manuscritos con detalladas descripciones analiticas, segun la linea emprendida por Jacqueline Rambaud y sus colaboradores sobre los manuscritos franceses.

2) La edicion de las abreviaciones del Decreto, en cuanto que constituyen un inestimable valor critico respecto al texto de la Concordia de Graciano.

3) Respecto a las decretales y al Liber Extra singularmente, los proyectos del Instituto se centraron en las decretales de Inocencio III y en las fuentes del Liber Sextus.

4) La edicion de las obras de los decretistas, primeros decretalistas y autores anteriores a Gregorio IX --summae, distinctiones, brocarda, quaestiones redactae, summae quaestionum y otros generos--, prestando especial atencion a los apparatus glosae y a las Quinque compilationes.

5) El estudio de las colecciones canonicas del primer milenio, especialmente la centuria anterior a Graciano, imprescindibles para el aparato de fuentes de la edicion critica de su Decreto (Decreto de Burcardo, Coleccion en 12 Partes, el Polycarpus, la Vetus Gallica, las falsificaciones pseudoisidorianas, las colecciones milanesas del siglo XII, etc.).

Para la coordinacion internacional de los trabajos, ademas de las normas internas de organizacion, se creo un Boletin anual (67) y se promovio la celebracion de congresos internacionales. El primero de ellos fue el <<Congres de Droit Canonique Medieval>>, celebrado en Lovaina-Bruselas en 1958, donde se trazaron las primeras orientaciones metodologicas para la edicion de las obras de los decretistas y de los primeros decretalistas; en sus actas presenta un panorama completo del estado de las investigaciones (68). Desde entonces, la celebracion regular de estos encuentros y la publicacion de sus actas facilita enormemente la comunicacion, coordinacion y propuesta de proyectos comunes (69).

Los resultados de estas investigaciones, ademas de los articulos publicados principalmente primero en Traditio y despues en Bulletin of Medieval Canon Law, se editan en la coleccion Monumenta Iuris Canonici, de la <<Biblioteca Apostolica Vaticana>>. La coleccion cuenta con tres Series: A (Corpus Glossatorum), B (Corpus Collectionum) y C (Subsidia), esta ultima donde se publican las actas de los Congresos internacionales. Ademas, en 1953, bajo la direccion de Forchielli y Stickler, comenzo su andadura la revista Studia Gratiana (70).

En la actualidad, el IMCL acoge, entre otros, los siguientes proyectos: la publicacion del Bulletin of Medieval Canon Law y Monumenta Iuris Canonici; catalogacion de los manuscritos de derecho romano y canonico de la Biblioteca Vaticana (71); colecciones de decretales del siglo XII; la digitalizacion de los ficheros de Walther-Holtzmann 72; la publicacion en internet de la bibliografia y correspondencia academica de Stephan Kuttner; y la edicion de una serie de obras (especialmente: Summa de Sicardo de Cremona, Collectio Hibernensis, Summa <<Antiquitate et tempore>>, Summa <<Et est sciendum>>, Summa <<Induent sanai>>, Summae <<Ecce vicit Leo>> y <<Animal est substantia>>).

El impulso dado por Kuttner y su Instituto ha servido para que la multisecular tradicion canonica recupere el lugar que le corresponde en el campo de las ciencias humanas para la comprension de las claves de la civilizacion occidental. La identificacion y descripcion de los fondos juridicos antiguos de las principales bibliotecas del mundo ha dado lugar a grandes avances: el trabajo critico sobre las fuentes ha permitido la elaboracion de estudios serios que, por encima de apriorismos ideologicos, han demostrado que no pocos de los principios considerados como innovaciones de la ciencia juridica del s. XVIII tienen su origen en la reflexion sobre los textos canonicos del periodo clasico. Y se ha dado el fenomeno de que los estudios canonicos no se han cerrado sobre si mismos, sino que se han abierto tambien a la preocupacion por la ciencia del utrumque ius, donde el derecho canonico aparece como uno de sus pilares basicos en los que se asienta la cultura juridica de la vieja Europa y tambien la formacion misma de los juristas occidentales. Pero esta ampliacion tematica, que tambien se aprecia en la organizacion de los congresos promovidos por el IMCL, conlleva un peligro: el abandono de los proyectos y planes alentados por Stephan Kuttner en los comienzos del Instituto (73). Los ultimos congresos, comenzando por el de Syracuse muestran que cada vez son menos los investigadores empefiados en el fatigoso estudio critico de las fuentes canonicas, que es el ineludible proceso para toda interpretacion rigurosa de esta Historia (74).

No obstante este ultimo apunte, tal fenomeno tiene tambien una lectura positiva, como es la del nuevo interes que se ha despertado desde finales del siglo XX por el Derecho canonico medieval, dando lugar a la ampliacion de los contextos sociales en los que se cultiva: historiadores de los derechos nacionales, medievalistas, filologos, historiadores del arre y de la cultura y, paradojicamente, solo un punado de canonistas (75). La incorporacion de nuevas disciplinas a este campo de estudio ha traido como consecuencia positiva el enriquecimiento metodologico, el rigor de los trabajos de las ultimas decadas y el impulso de las ediciones criticas.

Otro ambito donde se ha producido tambien un importante avance, es el de los manuales cientificos y didacticos de esta materia nacidas, no en el campo de las ensenanzas eclesiasticas, sino en el ambiente de investigacion y ensenanza de Historia medieval o de Derecho civil, como son las obras de Bertrand Kurtscheid, Van Hove, Ivo Zeiger, Feine, Plochl, Stickler y Garcia y Garcia (76). Tambien destacan las obras escritas o iniciadas y dirigidas por Le Bras, que publico con Fournier (77) el estudio de aquella parte de la historia de las colecciones canonicas que no habia sido examinada ni por Maassen ni Schulte. Le Bras, con la continuacion de Gaudemet, dirigio una importante serie de volumenes de historia del derecho y de las instituciones de la Iglesia (78) Gaudemet ha realizado tambien una gran sintesis de la historia del derecho canonico poniendo el acento sobre las instituciones (79). Otras grandes sintesis en el ambito de las ciencias seculares, que tratan tambien la historia del derecho canonico son las obras de Calasso, Bellomo, Cortese y Grossi (80), o el primero de los ocho volumenes del manual sobre fuentes y literatura del derecho privado europeo dirigido por Helmut Coing (81).

Desde mediados del siglo XX se ha dado tambien un gran avance en la edicion de concilios (82) y sinodos medievales, que con sus meritos y sus limitaciones constituyen un instrumento de trabajo imprescindible para infinidad de investigaciones y estudios medievales. Numerosos frutos han dado los repertorios que se han elaborado en Inglaterra (83), Francia (84), Polonia (85), Peninsula Iberica (86) y para America (87). Desgraciadamente, para las restantes zonas geograficas apenas tenemos recursos de este tipo (88). Por su parte, Jakub Sawicki ha reunido un interesante aparato bibriografico sobre las ediciones y literatura en relacion con los concilios particulares (89). Mencion especial merece la <<Coleccion sinodal>> que Lamberto de Echeverria inicio en 1964 y que se conserva en la Universidad Pontificia de Salamanca: se trata de una coleccion unica en su genero, que supera los tres millares de textos desde el siglo III hasta nuestros dias, y que es lugar de obligada referencia para los estudios de derecho canonico particular no solo de la Peninsula Iberica, sino tambien de numerosos paises de los cinco continentes (90).

Paradojicamente, estos estudios han puesto de manifiesto que los libros sinodales tienen un valor documentario mucho mas modesto de lo que se pensaba para el conocimiento de la realidad local de cada diocesis. Se da el caso de la existencia de numerosas asambleas episcopales que sin tener caracter conciliar tratan asuntos mas importantes que los discutidos en algunos sinodos (91).

Otro proyecto editorial interesante, que comenzo en 1972, es la serie Typologie des sources du moyen age occidental, bajo la direccion de L. Genicot. Algunos titulos que destacan son los siguientes: Capitula episcoporum, Les collections canoniques y Les decretales et les collections de decretales, de Gerard Fransen; Gesta episcoporum, gesta abbatum, de Michel Sot, etc.

En los ultimos anos podemos celebrar el nacimiento de la nueva serie

de monografias History of Medieval Canon Law, editada por The Catholic University of America y baio la direccion de Wilfried Hartmann y Kenneth Pennington. Hasta la fecha se han publicado 3 volumenes (92).

Una manifestacion mas de la vitalidad de los estudios historicos en Derecho canonico fue la creacion en 1988 de la Iuris Canonici Medii Aevi Consociatio (ICMAC) (93)--International Society of Medieval Canon Law, en San Diego (California), aunque con base actual en Zurich. La Sociedad respalda investigaciones, publicaciones y cursos de derecho canonico medieval, en especial colaboracion con el IMCL: concretamente, su principal tarea consiste en asegurar la organizacion de los congresos cuadrienales. De reciente creacion es la Chrurch Law and Society in the Middle Ages Research Network (CLASMA) (94), afiliada a la Universidad de Kent (Canterbury), con el objetivo de fomentar estudios interdisciplinares de derecho canonico medieval. Entre otros eventos organiza anualmente unas sesiones en el seno del International Medieval Congress de la Universidad de Leeds. Otra reunion internacional donde el IMCL suele tambien patrocinar algunas sesiones es el International Congress on Medieval Studies de la Western Michigan University en Kalamazoo.

En los ultimos decenios, la aplicacion de las tecnologias informaticas a este ambito de la ciencia ha permitido un mejor acceso a las fuentes. Destaco a continuacion las aplicaciones mas interesantes.

La obra de Fowler-Magerl, Clavis canonum (95), incluye un CD con los incipit y explicit de mas de 100 colecciones canonicas entre los siglos VI y mediados del XII. Abigail Firey, de la Universidad de Kentucky, dirige el proyecto Carolingian Canon Law (96), para dar acceso a la version electronica de las principales colecciones carolingias, asi como las variaciones y circulacion que estos textos tuvieron, ayudando asi a clarificar la historia textual del derecho canonico medieval.

Desde hace anos, Bruce Brasington (West Texas A&M University) y Martin Brett (profesor emerito y archivero del Robinson College en la Universidad de Cambridge) dirigen el proyecto de la edicion digital de las obras atribuidas a Ivo de Chartres (97). Pretende reemplazar el texto de Migne, que no ofrece ninguna confianza: los textos provisionales de la Tripartita, el Decreto y la Panormia estan ya disponibles en la red, en un proceso de continua correccion y mejora.

Barbara Bellomo (Universita degli Studi di Catania) dirige el proyecto de digitalizacion de diversas obras fundamentales de derecho comun, Oceanus iuris (98).

El programa de estudios medievales de la Universidad de Illinois in Urbana-Champaign, dispone de unos amplios recursos bibliograficos sobre catalogos y fuentes medievales, con gran atencion a la literatura eclesiastica (99). La Universidad de Columbia dispone de una guia para aquellos interesados en la historia (antigua, medieval y moderna) del Papado (100). La Universidad de California del Sur, contiene en la web una compilacion de fuentes publicadas sobre documentos legales ingleses de la epoca medieval, con numerosos links a fuentes online (101).

No faltan tampoco las ediciones digitales de obras en papel. Gerhard Schmitz, en su proyecto de realizar una nueva edicion critica de la Collectio capitularium de Benedicto Levita, ofrece material diverso en la pagina web (102): por una parte la version provisional de su edicion, asi como las ediciones de Jean du Tillet (1548) y de Etienne Baluze (1677). Ademas incluye la digitalizacion de una de sus fuentes formales, la Collectio Hispana Gallica Augustodunensis, e informacion detallada sobre la recepcion de las capitulares.

Karl-Georg Schon, editor de los Capitula Angilramni (103), promueve el <<Projekt Pseudoisidor>> (104). En esta pagina web se encuentran digitalizadas los Capitula Angilramni, la Collectio Daneliana y las Falsas Decretales.

El Corpus Iuris Canonici se puede encontrar en los siguientes sitios. La Bayeriche StaatsBibliothek ha digitalizado la edicion de Friedberg del Decreto de Graciano (105). La Universidad de California, Los Angeles, pone a disposicion de los usuarios una copia digitalizada de la Editio Romana (1582) del Corpus, incluyendo los dos indices del volumen segundo (Liber Extra): uno CVlargarita) sobre las decretales y otro (Materiae singulares) sobre la Glosa (106).

Por su parte, la Facultad de Jurisprudencia de la Universita degli Studi di Catania, ofrece una aplicacion que permite busquedas sobre el texto del Liber Extra segun la edicion de Friedberg (107).

El <<Munich Digitisation Centre>> facilita la digitalizacion y publicacion online de la herencia cultural preservada en la Biblioteca Estatal Bavara (Bavarian State Library) y en otras instituciones. Ofrece una de las mayores colecciones digitales en Alemania que en la actualidad comprende 33.399 titulos, pero en rapido crecimiento. Los volumenes ofrecidos incluyen muchos incunables de contenido legal y varios manuscritos, como por ejemplo tres del Decreto de Graciano: Clm 10244 (Md) (108), Clm 16084 (109) y Clm 27337 (110).

<<The Medieval Canon Law Virtual Library>>, mantenida por el Colby College en colaboracion con la Universidad de Columbia, ofrece acceso publico a fuentes electronicas para el estudio del derecho canonico medieva (111). Es una pagina que progresivamente ira ofreciendo nuevas fuentes.

3. ESTADO ACTUAL DE LA INVESTIGACION SOBRE LAS PRINCIPALES COLECCIONES CANONICAS

3.1. El primer milenio

Casi contemporaneamente a la redaccion de los libros del Nuevo Testamento aparecen ya los primeros ordenamientos eclesiasticos. Constituyen, ademas de la Sagrada Escritura, las unicas fuentes juridicas de la Iglesia hasta el ano 400. El primero de ellos fue la Didache (112), probablemente en torno al ano 100, seguido de --haciendo referencia solo a las obras fundamentales-- la Tradicion apostolica de Hipolito, las Didascalia Apostolorum (113), los Canones eclesiasticos de los Santos Apostoles (114), las Constituciones Apostolicas (115), los 85 Canones Apostolorum (116) y el Testamentum Domini Nostri Jesu Christi (117).

Para los estudios sobre la historia juridica de la Iglesia primitiva, el primer problema que se plantea para el analisis de estas obras es el de la clarificacion de la genesis de cada una de ellas y de su reciproca influencia. Por lo que concierne a la exacta reconstruccion del texto, nos encontramos con el conocido obstaculo de que la mayoria de los ordenamientos eclesiasticos los conocemos solo a traves de traducciones a otras lenguas, y no por su original (118). Ademas, las ultimas investigaciones han puesto de manifiesto la insuficiencia de algunas ediciones de estas fuentes --el caso mas significativo es la de Botte en relacion con la Traditio Hipolyti, asi como las cautelas con que debe interpretarse su contenido (119).

Los canones de los concilios africanos se difundieron hasta la epoca medieval en gran parte a traves de la obra de Dionisio el Exiguo y la Coleccion Hispana. Dionisio recogio en la segunda version de su coleccion canonica todo el material africano bajo el titulo Synodus apud Carthaginem Africanorum, quae constituit Canones CXXXVIII, y presenta la legislacion conciliar como obra del Concilio de Cartago de 419, que se ocupo de la cuestion de Apiario. Posteriormente, la investigacion historico-canonica desde los hermanos Ballerini hasta Charles Munier dio a conocer con mayor profundidad la actividad legislativa que se desarrollo desde el Concilio de Cartago de 345-348, convocado por el obispo Grato, hasta el 539 (120). Ademas quedo patente la posibilidad de reconstruir tres colecciones de canones de origen africano, aunque no se hayan transmitido como tal en los manuscritos: el Breviarium Hiponense de 397, el Codex Apiarii Causae de 419 y los Registri Ecclesiae Carthaginensis Excerpta posterior al 419 (121).

En cuanto a los concilios griegos, el texto no se conserva en su forma originaria, puesto que la tradicion de que disponemos de los canones griegos comienza con Juan Escolastico en el siglo VI. Sin embargo, la investigacion ha descubierto un Syntagma Canonum en griego, redactado en torno al 380 en Antioquia que contenia los canones de Nicea, Ancyra, Neocesarea, Antioquia, Gangra y Laodicea. Para la clarificacion de la tradicion manuscrita han resultado fundamentales los estudios de Friedrich Maassen (122), Eduard Schwartz (123) y Cuthbert Hamilton Turner (124).

Hasta principios del siglo XX se consideraba a Dionisio el Exiguo como el primero que habia realizado una coleccion de decretales; sin embargo, siguiendo la pista de los titulos Canones urbicani y Epistolae decretales, las investigaciones de Carl Silva Tarouca y Hurbert Wurm han podido constatar la existencia mas que probable de colecciones de decretales desde tiempos del pontificado de Sixto III (432-440) (125).

Respecto a los Libros penitenciales, debe tenerse como referencia principal los trabajos de Cyrille Vogel (126). En cuanto al proceso de edicion, en las ultimas decadas se ha experimentado un notable desarrollo, especialmente a cargo de la editorial Brepols en la serie Corpus Christianorum, Continuatio Mediaevalis (127) y Series Latina (128). En relacion tambien con la Iglesia insular, la edicion de la Collectio Hibernensis, dejada incompleta a la muerte de Maurice Sheehy, fue enviada a la sede del IMCL, pero hasta el momento nadie ha asumido la tarea de acabar las partes antiguas gaelicas.

En el ambito de la Hispania visigotica, la edicion de la Collectio Hispana por Martinez Diez vio en 2002 su sexto volumen, que contiene la tercera parte de los concilios hispinicos, quedando ya solo por editar la seccion de decretales.

De la epoca carolingia, los trabajos de Fuhrmann y Mordek (129) establecieron los fundamentos de la investigacion. La propuesta de Fransen sobre la necesidad de contar con buenas ediciones de las colecciones Herovalliana, Dionysio Hadriana y Dacheriana no se ha llevado todavia a cabo (130). Asi, mientras de la Herovalliana continua disponible solo en la edicion de Migne (131), de la Dionysio Hadriana, se puede al menos consultar las imagenes escaneadas de la edicion de Cochlaeus (132). En cuanto a la Dacheriana, contamos en la red con la transcripcion de la edicion de Luc D'Achery (1723), asi como con las imagenes escaneadas de la misma edicion (133). Esta situacion esta en vias de mejora gracias al ya mencionado proyecto de <<Carolingian Canon Law>> (134).

En esta misma direccion, Gerhard Schmitz, en su proyecto de realizar una nueva edicion critica de la Collectio capitularium de Benedicto Levita, ofrece material diverso en la pagina web (135): por una parte la version provisional de su edicion, asi como las ediciones de Jean du Tillet (1548) y de Etienne Baluze (1677). Ademas incluye la digitalizacion de una de sus fuentes formales, la Collectio Hispana Gallica Augustodunensis, e informacion detallada sobre la recepcion de las capitulares. Por su parte, Karl-Georg Schon, editor de los Capitula Angilramni (136), promueve el <<Projekt Pseudoisidor>> (137). En esta pagina web se encuentran digitalizados los Capitula Angilramni, la Collectio Daneliana y una version provisional de las Falsas Decretales.

En relacion con las Decretales pseudoisidorianas se contaba desde el siglo XIX con la edicion critica de Hinschius (138). Sin embargo, esta edicion dificulta enormemente el conocimiento real de esta coleccion 139: entre otros aspectos, a la hora de transcribir el texto, Hinschius acudio solo a los manuscritos para los textos que eran claramente obra de los falsarios; para el resto, pensando que el Pseudo-Isidoro no habia alterado nada mas, utilizo como fuentes ediciones ya publicadas y para los concilios la edicion de la Hispana de Martinez Diez. De este modo, demostraba ignorar la compleja trama de fuentes formales de la obra y ofrecio a los futuros investigadores una obra donde se encuentran las fuentes materiales de la coleccion, pero no el verdadero texto pseudoisidoriano (140). Gracias a los estudios de Fuhrmann se conoce hoy mejor la tradicion manuscrita de las Decretales pseudoisidorianas (141).

Mencion detallada merecen los Capitula episcoporum, nombre por el que se conocen las prescripciones de los sinodos diocesanos en el Imperio carolingio o en los reinos sucesivos durante los siglos IX y X. Diversas son las ediciones criticas que sustituyen las de Migne y Mansi (142). La investigacion sobre las capitulares civiles, tambien relevantes para el ambito canonico, ha experimentado un desarrollo paralelo (143).

Avanzando un poco mas en el tiempo, los estudios que se emprendieron de cara a preparar la edicion critica del Decreto de Graciano pusieron de relieve la notable insuficiencia de la edicion del Decreto de Burcardo (144), obra principal del periodo que va de la crisis del mundo carolingio a la Reforma gregoriana, y una de las colecciones sistematicas mas influyentes. Teniendo como punto de referencia la obra de Hoffmann y Pokorny (145), contamos tambien con la reciente monografia de Greta Austin, donde ofrece los resultados obtenidos en sus investigaciones de los ultimos anos, aportando relevantes detalles sobre la persona, elaboracion y contenido de la obra de Burcardo (146). De la misma epoca de Burcardo, disponemos de la edicion de Fornasari de los tres primeros libros de la Collectio in V libris (Vat. lat. 1339), aunque necesita de una profunda revision (147).

Ya en la epoca de la Reforma gregoriana, haremos referencia principalmente a aquellas que constituyen fuentes formales del Decreto de Graciano, a las colecciones en Tres libros y a la de Anselmo de Lucca. De la primera se ha finalizado recientemente una edicion critica (148). De la Coleccion en 183 Titulos disponemos tambien de la edicion critica (149), asi como de la importante Coleccion en 74 Titulos (150), asi como de la traduccion al ingles y anotaciones de John Gilchrist (151). En cuanto a las insuficiencias de las ediciones de la Coleccion de Anselmo de Lucca (152) y de Migne sobre las obras atribuidas a Ivo de Chartres estan siendo subsanadas en desigual manera. Mientras que sobre la coleccion del obispo de Lucca nos tenemos que conformar de momento con los trabajos parciales realizados por K. Cushing, S. A. Szuromi y Morta (153); para las tres obras relacionadas con el obispo de Chartres contamos con un la ya mencionada edicion digital provisional, dirigida por Bruce Brasington y Martin Brett (154).

Respecto al Liber Polycarpus, existe un proyecto conjunto entre el MGH y el IMCL para una nueva edicion (155) bajo la direccion de Fuhrmann: se dispone ya de la edicion provisional (156).

3.2. En torno a Graciano

Pero sin duda alguna, el ambito que ha atraido la atencion de muchos estudiosos y que a su vez ha supuesto un impulso para el resto de las epocas son los estudios en torno a Graciano, que no solo recogio de modo sistematico textos desde la Iglesia antigua, sino sobre todo los estructuro mediante sus dicta, demostrando que el derecho de la Iglesia era una armonica unidad. Ya se ha comentado como la edicion critica del Decreto y los trabajos preparatorios necesarios a tal fin es el objetivo principal de los proyectos del IMCL.

Los trabajos de autores como Stephan Kuttner, Peter Landau, Rudolf Weigand, Vetulani y Forchielli, entre otros, fueron desbrozando el camino que llevaba a un mejor conocimiento de la actividad del Magister. Concretamente, los estudios de Weigand sobre las glosas mas antiguas del Decreto y la larga lista de manuscritos citados y analizados, tuvieron como consecuencia la distincion mas precisa de las diversas etapas del texto de la obra de Graciano (157). Gracias a estos precedentes, Anders Winroth pudo descubrir en 1996 una <<primera redaccion>> del Decreto (158), acontecimiento que dio un nuevo impulso a los estudios sobre la tradicion manuscrita de Graciano (159).

Winroth llego a la conclusion de que los codices Aa (Admont, Stiftsbibliothek 23 y 43), Bc (Barcelona, Archivo de la Corona de Aragon, Ripoll 78) y Fd (Firenze, Biblioteca Nazionale Centrale, Conv. Sopp. A.I.402) no son abreviaciones tardias de una obra extensa, sino que transmiten una Concordia discordantium canonum antigua, mas cercana al Graciano original que los restantes manuscritos conocidos. Weigand anadio un manuscrito mas, P (Paris, Bibliotheque Nationale, nouv. acq. lat. 1761) y Carlos Larrainzar un fragmento, Pfr (Paris, Bibliotheque Nationale, lat. 3884I - fol. lrv) de esa redaccion antigua.

La idea de la existencia de una forma originaria mas breve que la del Decreto divulgado no es del todo nueva: Adam Vetulani habia ya propuesto esta tesis, situando el llamado Urdekret al inicio del siglo XII, suponiendo un desarrollo del texto entre los anos 1120-1140, del cual habria derivado la forma casi definitiva con la adicion, como elemento mas caracteristico, de los textos del derecho romano justinianeo. Holtzmann habia observado que el manuscrito Fd, en vez de ser una abreviacion, era una forma originaria de la obra, al igual que hizo Pablo Pinedo con el manuscrito de Barcelona, pero estas conclusiones no fueron acogidas por la mayoria de los estudiosos. El que ahora la tesis de Winroth haya sido aceptada, se debe en gran parte a los estudios de Landau sobre las fuentes inmediatas al Decreto, los de Titus Lehnherr sobre la tradicion manuscrita de la obra, asi como al paciente trabajo de muchos investigadores y a una mayor riqueza de la argumentacion basada en el analisis detallado de un gran numero de manuscritos (160).

Pero Winroth va mas alla de establecer una primera redaccion original, y afirma que el Decretum no es un unico libro, sino dos, compilados en un lapso de tiempo relativamente corto: de la pluma del personaje que conocemos con el nombre de Graciano (Graciano 1 segun la terminologia de Winroth) unicamente salio la <<primera redaccion>>. Segun el, hay tantas diferencias entre ambas redacciones, incluso a veces la segunda distorsiona tan gravemente el texto de la primera, que resulta dificil aceptar que fueran escritas por el mismo autor. Existiria, por tanto, un desconocido personaje, Graciano 2, a quien habria que atribuir la redaccion definitiva del Decreto.

Larrainzar hace una correccion importante a los planteamientos de Winroth, apoyado en el avance de sus estudios sobre el manuscrito florenuno Fd y el descubrimiento del manuscrito de Sankt Gallen, Stiftsbibliothek, MS 673 (Sg): distingue entre Concordia y Decretum como dos realidades distintas, dos obras que tal vez responden a ideas o <<proyectos editoriales>> distintos (el primero como manual destinado a la ensenanza, mas que una gran coleccion de textos del ius antiquum), implicadas una en la otra, pero ambas <<vivas>> (161).

Efectivamente, a raiz de las ultimas investigaciones, queda patente que la reconstruccion de la historia literaria de la obra de Graciano resulta mucho mas compleja de cuanto de podria pensar al inicio. Los estudios de Larrainzar, avalados por los resultados de Titus Lenherr (162), Jose Miguel Viejo-Ximenez (163) y Enrique De Leon (164) entre otros, revelan que tanto la Concordia como el Decretum fueron completados dentro de un corto espacio de tiempo, entre 1139 (c. 28 II Concilio de Letran) y 1150 (en torno a esta fecha se datan las primeras obras que conocen ya un Decreto de Graciano extenso: la abreviacion Quoniam egestas, la suma Quoniam in omnibus de Paucapalea y los Quattuor Libri Sententiarum de Pedro Lombardo).

El de Florencia (donde la Concordia mas breve --que en lineas generales coincide con la obra que transmiten Aa, Bc, P y Pfr-- ha sido completada en la segunda parte del codice y tambien en los margenes por siete manos distintas) seria el manuscrito original del Decretum Gratiani en el que, tras haberse copiado una antigua Concordia breve, la obra se transforma en un Decretum extenso por la accion de una de las siete manos del manuscrito, es decir, el manuscrito donde el autor de la obra elabora una ulterior redaccion de su Concordia mas amplia. Fd, por tanto, es la fuente directa e inmediata de la tradicion manuscrita del Decretum, o mejor dicho, la Concordia de Fd es un terminus ad quem de un proceso de revision de otro <<verdadero original>> (una primerisima redaccion) y, al mismo tiempo, se muestra como un termino a quo de un nuevo proceso que genera el Decreto divulgado. En otras palabras, en el codice florentino Fd es donde una Concordia relativamente breve se transforma en un Decretum extenso y todos los datos sugieren la directa intervencion del mismo autor, Graciano (Graciano 1), aunque tambien parece cierto que su autoria personal no alcanza a todos los estados posteriores del texto asumidos por el Decreto divulgado (165).

Sg, en cambio, transmitiria el borrador mas antiguo conocido de la Concordia discordantium canonum, es decir, la redaccion mas proxima, si no identica, al Ur-Gratian. Larrainzar, por tanto, plantea la formacion del Decreto de Graciano por etapas, es decir, la transformacion de un unico texto vivo en diversas fases sucesivas e irregulares bajo la guia del magister decretorum. Distingue cuatro etapas (que se convierten en siete, contando la transicion de unos momentos a otros): los Excerpta de Sg (1142-1146); la Concordia de Fd (1148), el Decretum de Fd (1150) y los desarrollos del Decreto divulgado (1155-1165) mediante la adicion de paleae. Esta secuencia hace inverosimil la hipotesis de adelantar las fechas de la composicion de la obra, pero en si no prejuzga la cuestion de su autoria (sobre todo valorando su mas que probable uso en la incipiente Escuela de canonistas) ni tampoco el tema de sus fuentes formales.

En cuanto a la cuestion de la incorporacion de los fragmentos justinianeos a la obra de Graciano, este fenomeno se habria producido gradualmente, tambien por etapas, como consecuencia de un uso docente del Decretum en la Escuela. Este proceso comenzo en las fechas mas tempranas de la composicion de la obra y en estrecha relacion con la naciente Escuela de los civilistas. Casi todos los fragmentos del Corpus Iuris Civilis, mas de 200, de la version divulgada aparecen ya en los codices que conservan las redacciones antiguas (166).

El avance de las investigaciones demuestra que la reconstruccion de la historia literaria del Decreto de Graciano resulta mucho mas compleja de cuanto de podria pensar al inicio: los codices contienen numerosas contaminaciones, puesto que se compusieron mezclando lecturas de codices o <<modelos>> pertenecientes a distintos momentos diacronicos de esa historia literaria sobre la formacion del Decretum. Para su edicion critica, no bastaria con reagrupar las diversas decenas de codigos existentes en dos categorias abstractas, y estudiar los textos aplicando reglas logicas, casi mecanicas para poder escoger entre sus lecturas. Puede suponer un ejercicio erudito, de gran interes para los filologos, pero no mostraria la verdadera historia redaccional de estos codices como <<textos vivos>>. Una recensio mixta de esos manuscritos introduciria mayor oscuridad y confusion a la historia redaccional de la obra. Larrainzar propone que pueda colgarse en la red ediciones digitales en color de estos manuscritos (ya se disponen de algunos de ellos hoy en dia) y trabajar directamente sobre ellos con la ayuda de los trabajos de identificacion de los textos que ya han sido realizados. El camino a seguir, no seria por tanto la edicion critica de la primera recension del Decreto y desechar la edicion de Friedberg, que sigue siendo punto de encuentro y de referencia para el debate critico; lo principal seria, segun Larrainzar, fijar la atencion en el proceso de formacion de las redacciones que puedan detectarse analizando la textualidad del Decrerum (167). Sin embargo, la cuestion no es pacifica, pues se aprecia por parte de muchos estudiosos el deseo de disponer de una nueva edicion del Decreto que responda a las modernas exigencias cientificas.

Independientemente de este debate, disponemos en la actualidad de numerosas herramientas para el mejor conocimiento de la obra del Magister. Ademas del acceso digital a la edicion de Friedberg, existe un completisimo indice en cinco volumenes de concordancias en el Decreto (168), y un indice analitico-alfabetico y bilico (169). Se han realizado tambien algunas versiones divulgativas del Decreto. En frances se ha traducido siguiendo el codice Bruxelles, Bibliotheque Royale MS 9084 (170) y existe desde hace tiempo un proyecto de publicacion del texto bilingue de la obra de Graciano en la editorial Du Cerf, a cargo de Jean Werckmeister y Olivier Echappe. En ingles se cuenta con la traduccion de las 20 primeras Distinctiones del Decretum (171) y de los canones matrimoniales (Causas 27-36) (172). En castellano no ha encontrado de momento acogida la propuesta de traduccion del Corpus Iuris Canonici (173).

En relacion con la decretistica, a las antiguas ediciones de las Sumas de Rolando, Paucapalea, Esteban de Tournai y Rufino (174) se han anadido, gracias ai impulso dado por Kuttner y el IMCL, nuevas ediciones fundamentales para el conocimiento del desarrollo de la Escuela, como la de Esteban Tornacense (175), la de Huguccio (176) y Simon de Bisiniano (177), ademas de otras obras importantes (178). La Suma de Sircardo de Cremona, todavia inedita esta en proceso de edicion (179), asi como algunas otras obras (180). Ademas de estas ediciones existe una amplia bibliografia sobre la materia (181).

Intentar un balance global de la doctrina expresada por los decretistas no es cosa facil, aunque --despues del monumental trabajo de Schulte-- a partir de los anos 30 del siglo pasado nuestros conocimientos se han ido ampliando de modo impresionante, gracias a las investigaciones de estudiosos como Jean Gaudemet y muchos otros (182). En este ambito resulta obligada la consulta del Repertorium de Kuttner sobre las obras de los decretistas y decretalistas (183).

3.3. El <<Ius Novum>>

El siglo que siguio a Graciano experimento un nuevo desarrollo de la actividad legislativa pontificia y de la ciencia del derecho canonico, dando lugar a la formacion y difusion de un nuevo derecho universal de la Iglesia: la escuela sistematizaba el derecho de las decretales y lo reunia en colecciones. Por eso, con la publicacion de la Compilatio prima en 1191, la atencion de los canonistas fue pasando gradualmente del Decreto de Graciano hacia las nuevas colecciones de decretales (184). La importancia de estas es enorme, por el papel que juegan como elemento constituyente y estimulante del derecho canonico medieva1 (185)>>.

La investigacion y edicion de las decretales del s. XII ha experimentado importantes avances, gracias sobre todo a Walter Holtzmann (186), y a sus continuadores: el matrimonio Cheney --Mary, G. y Christopher, R.--, Stanley Chorodow y Charles Duggan (187).

Concretamente, Mary y Christopher Cheney dataron y editaron en 1967 los documentos del Papa Inocencio III en relacion con Inglaterra y Gales (188) (la obra contiene mas de 1200 documentos). En 1976, Christopher presento una magistral composicion de lugar de la Inglaterra de principios de siglo XIII en relacion con las decretales (189). Por su parte, Mary dedico gran parte de su vida al estudio de Roger de Worcester y su creativa relacion con Alejandro III (190). Ambos publicaron en 1979 una herramienta de ineludible referencia, con la edicion y traduccion de las notas a mano de Holtzmann (actualizandolas) sobre las colecciones decretales del siglo XII (191).

Los estudios del matrimonio Cheney sobre los registros de las cancillerias inglesas condujo a comienzos de los setenta al proyecto, con el respaldo de la Academia Britanica, de la edicion de los English Episcopal Acta de los siglos XII y XIII (192).

Por su parte, las Antiquae Collectiones Decretalium de Antonio Agustin, publicadas por vez primera en Lleida en 1576 y reimpresas varias veces tras su muerte (193), permanece hasta el dia de hoy como la unica edicion de las cuatro primeras Compilationes antiquae. La edicion que Friedberg publico en 1882 (194) presenta solo los textos de las decretales omitidos por las Decretales de Gregorio IX, por lo que debe ser utilizada junto con su edicion del Liber Extra. Seria deseable un estudio mas profundo de los manuscritos de la Compilatio prima y de las glosas ordinarias a cada compilatio antiqua para un mejor conocimiento de los inicios de esta nueva epoca en la historia de las fuentes canonicas (195). Colecciones de decretales editadas son, la Summa Decretalium de Bernardo de Pavia, compuesta entre 1191 y 1198, y la Collectio Romana de Bernardo Compostelano, de 1208 (196), pero siguiendo los modernos criterios de edicion critica de textos solo existe, por el momento, la edicion de los incipit y explicit de la Collectio Francofurtana (197), compuesta alrededor de 1180, poco antes que las compilationes antiquae.

3.4. El <<Liber Extra>>

Los estudios especializados de los ultimos anos sobre este periodo se estan centrando en la clarificacion de la legislacion pontificia entre 1234 y 1298, fecha en que Bonifacio VIII promulgo el Liber Sextus. El panorama que ofrecen las cerca de 200 nuevas constituciones y decretales de este periodo es muy interesante (198). Por otra parte, esta en curso la elaboracion de un indice de concordancias para el Liber Extra, realizado por Franco Migliorino, Giuseppe Speciale y Orazio Condorelli. Para los lectores de lengua castellana convendra hacer referencia a la traduccion de Puigarnau (199). Ademas, Martin Bertram, del Instituto Historico Germanico de Roma, encabeza un proyecto de catalogacion y descripcion de los casi 700 manuscritos existentes en Europa copiados entre mediados del siglo XIII y mediados del siglo XIV.

3.5. El <<Liber Sextus>> y los restantes libros del <<Corpus Iuris Canonici>>

Tal vez, el aspecto mas interesante del Liber Sextus sea la cuestion sobre las fuentes de las decretales de Bonifacio VIII. En efecto, la generalidad de las decretales que recoge la compilacion de Bonifacio no contienen referencias para identificar su origen, ni sus destinatarios, ni el porque de las consultas que resuelven, ni tampoco la fecha de su elaboracion. Por otra parte, muchas de ellas aparecen redactadas con lenguaje abstracto, que parece responder mas a unas disputas academicas que a unos sucesos reales. No sin razon se ha considerado a esta obra como un precursor de las codificaciones modernas. Por este motivo, el metodo seguido para su composicion ha interesado siempre a los historiadores (200).

Sobre esta misma epoca, el Institutum Iuridicum Claretianum dio a la luz una nueva serie, Universa Bibliotheca Iuris, para editar las obras canonicas posteriores a las Decretales de Gregorio IX (201), aunque su metodologia no responde a las modernas exigencias de la critica textual.

Respecto a los restantes libros del Corpus Iuris, baste senalar la nueva edicion de las Extravagantes de Juan XXII (202.)

3.6. Entre el tardomedievo y comienzos de la Edad Moderna Es significativo que Kuttner, en su discurso de Toronto en 1949, dedicara solo un parrafo al derecho canonico tardomedieval. Tal vez la razon estribe en que tras las Clementinae de Juan XXII, la principal contribucion de los juristas en ambos derechos consistio, mas que en sus comentarios, en la coleccion de consilia, repetitiones y tratados monograficos, hasta el punto de que esta epoca (siglo XIV y principios del XV) es conocida como <<edad de los consilia>>. Muy potos estudiosos han dedicado su atencion a este campo. Ademas, como muchos de estos canonistas vieron publicadas sus obras en los ss. XV y XVI, casi ningun historiador del derecho ha investigado la tradicion manuscrita de sus obras. Manlio Bellomo y Domenico Maffei son una excepcion (203). Para Bellomo, el estudio riguroso de la cultura juridica de la Edad Media y comienzos de la Edad Moderna proporciona elementos de juicio necesarios para incoar la deseada renovacion de la ciencia juridica europeo-continental de nuestros dias, todavia lastrada por los efectos del movimiento codificador y la vision positivista.

En efecto, para comprender la evolucion del pensamiento juridico es importanusimo acudir a la tradicion manuscrita de esas obras impresas. Pennington ofrece algunos ejemplos significativos: el Hostiense eseribio una primera recension de su Comentario sobre las Decretales diez anos antes de su version final, que dobla en extension al original. Juan de Andres escribio diversas versiones de Additiones praeliminares sobre las Decretales de Gregorio IX que precedieron su Novella. El Panormitano escribio diversas versiones de los tres primeros libros de su Comentario sobre las Decretales, anadiendo varias additiones a su texto que pueden ayudarnos a comprender la evolucion de su pensamiento. Los margenes de los Consilia de Baldo de Ubaldis en el manuscrito de la coleccion Barberini (1408) de la Biblioteca Vaticana, originario de su biblioteca personal, estan llenos de anotaciones, segundos y terceros pensamientos, retractaciones. Muchas de ellas escritas por su amanuense, pero algunas de su propia mano (204).

Pennington cuenta con numerosos estudios sobre esta epoca (205). Por su parte, Martin Bertram investiga sobre los comentarios a las Clementinae, y prosigue de este modo la amplia recopilacion del material manuscrito posterior al Repertorium de Kuttner (206).

Llegados a este punto, se debe hacer referencia a los estudios sobre el derecho comun (207), un ambito que ha experimentado notables avances, gracias a la investigacion y cursos de especializacion impartidos en el Max-Planck-Institut, y al vigor de la Escuela internacional de Derecho comun de Erice (Sicilia). Fundada por Kuttner y Bellomo, es dirigida en la actualidad por este ultimo, Condorelli y Pennington. Ademas de los cursos especializados, cuenta con la serie de monografias Libri di Erice y la Rivista Internazionale di Diritto Comune, fundada en 1991 con Domenico Maffei como editor. Es preciso senalar tambien el desarrollo de estudios de derecho comun en Andorra (208).

En los congresos amparados por el IMCL tambien se ha apreciado una ampliacion de los estudios en esta direccion (209). Ademas, el recurso informatico Oceanus iuris de Barbara Bellomo va creciendo progresivamente en el numero de obras digitalizadas (210).

Un area apenas explorada es la del derecho penal y procesal durante el siglo XVI, cuando los juristas sintetizaron la jurisprudencia del ius commune y escribieron, entre otros aspectos, grandes tratados sobre los derechos de los acusados. Los nombres de estos procesalistas apenas son conocidos: Prospero Farinacci, Giuseppe Mascardi, Giovanni Luigi Riccio, Giulio Claro, Giacomo Menochio, Frederick von Spee, etc.

3.7. El Derecho tridentino

La difusion de la imprenta, a finales del medievo, cambio de modo notable el sistema de divulgacion de las normas de derecho canonico, dado que las disposiciones de un concilio, por ejemplo, no se difundian ya solo por medio de manuscritos, sino que tambien se podian preparar de modo inmediato gran numero de ejemplares.

Tras el Concilio de Trento, la legislacion de los oficios centrales de la Curia romana adquirio cada vez mayor relevancia, en detrimento de las decretales. La actividad conciliar experimento un gran crecimiento, a raiz de los numerosos concilios provinciales y sinodos diocesanos para la promulgacion de las decisiones y la introduccion de las reformas del gran concilio.

Las diversas formas de produccion normativa (documentos pontificios y sus colecciones, colecciones conciliares y de normas juridicas de la Curia romana), asi como las mejores ediciones de estos textos, encuentran cabal tratamiento en el ultimo manual de Peter Erdo (211). Pero sobre esta epoca, resalta la reciente monografia de Carlo Fantappie, el mejor compendio sobre estos siglos tanto en relacion con sus fuentes como, sobre todo, con la ciencia canonica (212).

Adviertase ademas que si uno de los objetivos principales de la historia de las fuentes canonicas es la comprension del ordenamiento canonico en continuidad con su pasado, parece claro que este periodo no puede considerarse como un simple apendice de la edad clasica; algo que podria pasar desapercibido si se atiende a la desproporcion de los estudios sobre el ius vetus e ius novum en relacion con el ius novissimum (213).

3.8. La codificacion

Con el paso de los siglos, la mole de las normas juridicas que se habia ido acumulando hacia la consulta del derecho vigente, una vez mas, una actividad realmente dificil. Esta situacion y la peticion de numerosos canonistas a mediados del siglo XIX, dio lugar, tras un complejo proceso, a la reorganizacion del derecho de la Iglesia segun el modelo de las modernas codificaciones civiles. Los textos se organizaron segun un criterio sistematico, basado en la estructura interna de las Instituciones de Gayo y Justiniano (de personis, de rebus, de actionibus), en cinco libros (normas generales, personas, cosas, derecho procesal y derecho penal).

Con la promulgacion del Codigo de 1917, se produjo una separacion, en ocasiones radical, entre la ciencia del derecho vigente y la historia del derecho canonico. Las posteriores indicaciones de la Sagrada Congregacion de los Seminarios dio lugar a la paradoja de que el Codigo, elaborado con un fuerte sentido historico, fuera aplicado y ensenado segun un metodo exegetico, similar a la metodologia de la ciencia juridica secular.

Como suplemento al Codigo de 1917 se publico el texto de las fuentes de los diversos canones, salvo de aquellas que ya estaban recogidas en el Corpus Iuris Canonici o se encontraban entre las disposiciones del Concilio de Trento (214). Tambien se realizo una edicion con la indicacion de las fuentes de cada canon a pie de pagina (215).

A mediados del siglo XX, el enorme cambio de las circunstancias externas y una conciencia mas sensible del propio ser de la Iglesia, hizo necesaria una amplia reforma de la legislacion canonica, que fue anunciada por Juan XXIII junto con la celebracion de un nuevo concilio ecumenico, el Vaticano II. El nuevo codigo fue promulgado por la Const. ap. Sacrae disciplinae leges, de 25 de enero de 1983, entrando en vigor el 27 de noviembre de ese mismo ano. Juan Pablo II instituyo posteriormente la Pontificia Commissio <<Codici iuris canonici>> Authentice Interpretando que, junto con la actividad de interpretacion oficial, publico tambien una edicion del nuevo Codex con la indicacion de las fuentes de cada canon singular (216). Las fuentes posteriores a 1917 se encuentran en la edicion de Leges Ecclesiae publicada por Javier Ochoa.

El 18 de octubre de 1990 se promulgo el Codex Canonum Ecclesiarum Orientalium que, junto con el Codex Iuris Canonici, forman los principales depositos del derecho de la Iglesia. Con posterioridad han aparecido numerosas normas dadas por la Santa Sede, por las autoridades que presiden el gobierno de las Iglesias particulares o de las estructuras a ellas asimiladas, asi como por las Conferencias episcopales sobre las materias especificadas por el derecho universal o por mandato especial de la Santa Sede (c. 455 [seccion] 1). Las normas que tienen caracter universal se promulgan generalmente mediante su publicacion en Acta Apostolicae Sedis. Entre estas destaca la Const. ap. Pastor bonus, promulgada en 1988, que regula la organizacion de la Curia romana. Para el conocimiento de la legislacion canonica universal es tambien util, ademas de las Leges Ecclesiae, el Enchiridion Vaticanum, que contiene las conclusiones del Concilio Vaticano II y las leyes universales promulgadas con posterioridad (217). Para el derecho particular puede consultarse la relacion de revistas y boletines facilitada por Erdo (218).

Esta <<dispersion>> normativa muestra que la codificacion no ha supuesto, despues de todo, una revolucion tan radical para el panorama de las fuentes canonicas. Juan Pablo II confirmo esta realidad cuando, en su discurso de presentacion del Codigo de Canones de las Iglesias Orientales, definio los codigos latino y oriental, junto con la Const. ap. Pastor bonus, como el nuevo Corpus Iuris Canonici.

Bibliografia

AA.VV., Sinodos americanos, Madrid 1983 ss.

--, Capitula episcoporum, Teil 1, P. BROMMER (ed.), 1984; Teil 2, R. POKORNY, M. STRATMANN y W.-D. RUNGE (eds.), 1995; Teil 3, R. POKORNY (ed.), 1995; R. POKORNY y V. LUKAS (eds.), 2005.

--, Falschungen im Mittelalter: Internationaler Kongress der Monumenta Germaniae Historica (Munchen, 16.-19. September 1986), v. 2, Gefalschte Rechtstexte - Der bestrafte Falscher, Hannover 1988.

ALBERIGO, G., DOSSETTI, I. A., JOANNOU, P. P., LEONARDI, C. y PRODI, P., Conciliorum oecumenicorum decreta, Bologna 1973.

ALBERIGO, G. Y OTROS (eds.), Conciliorum oecumenicorum generaliumque decreta, Corpus Christianorum, Turnhout 2006 ss.

ALVAREZ DE LAS ASTURIAS, N., La <<Collectio Lanfranci>>. Origine e influenza di una collezione della Chiesa anglo-normanna, Milano 2008.

--, <<Nota bibliografica a tema storia delle Fonti del Diritto Canonico: Insegnamento e Ricerca>>, en Ephemerides Iuris Canonici, 50 (2010), pp. l65-182.

ANSELMO LUCCENSIS, Anselmi episcopi Lucensis Collectio canonum una cum Collectione minore, I-II, E THANER (ed.), Regensburg 1906-1915.

ARTONNE, A., GUIZARD, L. y PONTAL, O., Repertoire des statuts synodaux des dioceses de l'ancienne France du 13e a la fin du 18e siecle, Paris 1963.

ASCHERI, M., <<I manoscritti giuridici tardomedievali: alcune ricerche recenti, alcune priorita>>, en V. COLLI (ed.), Juristische Buchproduktion im Mittelalter, Frankfurt am Main 2002, pp. 3-39.

AUSTIN, G., Shaping church law around the year 1000. The Decretum of Burchard of Worms, Farnham 2009.

AVRIL, J., Les statuts synodaux francais du XIII siecle, 3: Les statuts synodaux angevins de la seconde moitie du XIIIe siecle precede d'une etude sur la legislation synodale angevine, Paris 1988, 4: Les statuts synodaux de l'ancienne province de Reims (Cambrai, Arfas, Noyon, Soissons, Tournai), Paris 1995, 5: Les statuts synodaux des anciennes provinces de Bordeaux, Auch, Sens et Rouen, Paris 2001.

--, Les conciles de la province de Tours. Concilia Provinciae Turonensis (saec. XIII-XIV), Paris 1987.

--, <<Les statuts synodaux de Jean de Flandre, eveque de Liege (1288)>>, en Bulletin de la Societe d'art et d'histoire du diocese de Liege, 61 (1997).

--, Les conciles de la province de Tours. Concilia Provinciae Turonensis (saec. XIII-XV), Paris 1987.

BALLERINI, P Y G., De antiquis tum editis, rum ineditis collectionibus et collectoribus canonum ad Gratianum usque tractatus in quatuor partes distributus (Appendix ad sancti Leonis Magni opera III, Venice 1757).

BELLOMO, M., L'Europa del diritto comune, 7Roma 1994 = La Europa dd Derecho Comun, Roma 1999.

--, Societa e instituzioni dal medioevo agli inizi dell'eta moderna, Roma 1997.

--, Medioevo edito e inedito, I. Scholae, universitates, studia, II. Scienza del diritto e societa medievale, III. Profili di giuristi, Roma 1997-1998.

--, I fatti dd diritto tra le certezze e i dubbi del giuristi medievali, Roma 2000.

BERARDI, C. S., Gratiani canones, genuini ab apocryphis discreti, Taurini 1752-1766.

BERNARDUS PAPIENSIS, Summa Decretalium, E. A. THEODOR LASPEYRES (ed.), Regensburg 1860 (= Graz 1956).

BERTRAM, M., <<Aus kanonistischen Handschriften der Periode 1234 bis 1298>>, en S. KUTTNER (ed.), Proceedings of the Fourth International Congress of Medieval Canon Law, Citta del Vaticano 1976, pp. 27-44.

--, <<Kanonistische Quistionensammlungen von Bartholomeus Brixiensis bis Johannes Andreae>>, en P. LINEHAN (ed.), Proceedings of the Seventh International Congress of Medieval Canon Law, Citta del Vaticano 1988, pp. 265-281.

--, <<Pierre de Sampson et Bernard de Montmirat. Deux canonistes francais du XIIIe siece>>, en L'Eglise et le droit dans le Midi (XIIIe-XIVe siecles), (Cahiers de Fajeaux, 29, 1994), pp. 37-74.

--, <<"Gallecia unde duxi originem". Johannes Hispanus Compostellanus (de Petesella) und seine Dekretalensumme (ca. 1235-1236)>>, en Studia Gratiana, 28 (1998), pp. 89-119.

BLUMENTHAL, U.-R., <<Falschungen bei Kanonisten der Kirchenreform des 11. Jahrhunderts>>, en Falschungen ira Mittelalter, vol. 2, pp. 241-262.

BORETIUS, A. y KRAUSE, V. (eds.), Capitularia regnum Francorum, Legura Sectio II, Hannover 1897. BRETT, M., <<Editions, manuscripts and readers in some Pre-Gratian Collections>>, en K. G. CUSHING y R. F. GYUG, Ritual, text, and law. Studies in medieval canon law and liturgy presented to Roger E. Reynolds, Aldershot 2004, pp. 205-224.

BURCHARD VON WORMS, Decretorum Libri XX, G. FRANSEN y Th. KOLZER (eds.), Koln 1548 (= Aalen 1992).

CALASSO, E, Medio Evo del diritto, I, Le Fonti, Milano 1954.

CANTELAR RODRIGUEZ, E, Coleccion sinodal <<Lamberto Echeverria>>: Catalogo, Salamanca 1980.

CHENEY, C. R., Pope Innocent III and England, Stuttgart 1976.

--, Councils and ecclesiastical documents relating to Great Britain and Ireland 1205-1313, Oxford 1964.

CHENEY, C. R. y CHENEY, M. G. (eds.), The Letters of Pope Innocent III (1189-1216) concerning England and Wales: A Calendar with an Appendix of Texts, Oxford 1967.

--, Studies in the Collections of Twelfth-century Decretals from the Papers of the Late Walther Holtzmann, Citta del Vaticano 1979.

CHENEY, C. R. y POWICKE, E M., Council and Synods with other Documents relating to the English Church, 2 vols., Oxford 1964.

CHENEY, M. G., Roger, Bishop of Worcester, 1164-1179, Oxford 1980.

CHERUBINI, L., Bullarium, I-III, Romae 1586.

CHODOROW, S. y DUGGAN, C. (eds.), Decretales ineditae saeculi XII from the papers of the late Walther Holtzmann, Citta del Vaucano 1982.

COCHLAEUS, J., Canones apostolorum, veterum conciliorum constitutiones. Decreta Pontificum antiquiora, Moguntiae 1525.

--, Canones apostolorum. Veterum conciliorum constitutiones. Decreta pontificum antiquiora. De primatu Romanae ecclesiae, Moguntiae 1525.

COCQUELINES, Ch., Magnum Bullarium Romanum, Rome 1733-1762 (= Graz 1964-1967).

COING, H., Handbuch der Quellen und Literatur der neueren europaischen Privatrechtsgechichte, Munchen 1973.

COLUCCIA, G. L., Basilio Bessarione. Lo spirito greco e l'Occidente, Firenze 2009.

CONNOLLY, R. H., Didascalia Apostolorum. The Syriac Version Translated and Accompanied by the Verona Latin Fragments, Oxford 2 1969.

CORTESE, E., Il diritto nella storia medievale, Roma 1997.

--, Le grandi linee della storia giuridica medievale, Roma 2001.

CUENA, F., <<Antonio Agustin>>, en R. DOMINGO (ed.), Juristas Universales, II, Madrid-Barcelona 2004, pp. 212-216.

CUSHING, K., Papacy and Law in the Gregorian revolution. The canonistic work of Anselm of Lucca, Oxford 1998.

D'ACHERY, L. (ed.), Veterum aliquot scriptorum qui in Gallie Bibliothecis, maxime Benedictorum latuerant, spidlegium, Paris 1672.

DE LEON, E., <<La tradizione manoscritta pio antica della C.30 q.l>>, en M. BELLOMO y O. CONDORELLI (eds.), Proceedings of the Eleventh International Congress of Medieval Canon Law, pp. 131-138.

--, <<Observaciones sobre la futura edicion critica del Decreto de Graciano>>, en O. CONDORELLI (ed.), <<Panta rei>>. Scritti dedicati a Manlio Bellomo II, Catania 2004, pp. 89-96.

DUGGAN, C. y DUGGAN, C., Twelfth-century Decretal Collections and their Importance in English History, London 1963.

--, Decretais and tbe Creation of <<New Law>> in the Twelfth Century. Judges, Judgements, Equity and Law, Aldershot (Hampshire)-Brookfiel (Vermont) 1998.

ERDO, P., <<Metodo e Storia del diritto nel quadro delle scienze sacre>>, en E. DE LEON y N. ALVAREZ DE LAS ASTURIAS, La cultura giuridico-canonica medioevale. Premesse per un dialogo ecumenico, Milano 2003, pp. 3-22.

--, Storia delle Fonti del Diritto Canonico, Venezia 2008.

FANTAPPIE, C., Introduzione storica al diritto canonico, Bologna 2003.

--, Chiesa romana e modernita giuridica, I. L'edificazione del sistema canonistico (1563-1903), II. Il <<Codex Iuris Canonici>> (1917), Milano 2008.

FEINE, H. E., Kirchliche Rechtsgeschichte. Die katholische Kirche, 5 Koln-Wien 1972.

FLORES, C., <<Escritos ineditos de Antonio Agusun (1517-1586), referentes ai Concilio de Trento>>, en Revista Espanola de Derecho Canonico, 34 (1978), pp. 109-130.

--, <<Escritos ineditos de Antonio Agustin>>, en Bulletin of Medieval Canon Law, 9 (1979), pp. 84-88.

FORNASARI, M. (ed.), Collectio Canonum in V libris. I, Lib. I-III, Turnholti 1970.

FOURNIER, P. y LE BRAS, G., Histoire des collections canoniques en Occident depuis les fausses decretales jusqu'au Decret de Gratien, I-II, Paris 1931-1932.

FOWLER-MAGERL, L., Clavis Canonum. Selected Canon Law Collections before 1140 access with data processing, Hannover 2005.

FRANSEN, G., <<Le Decret de Burchard de Worms. Valeur du texte de l'edition. Essai de classement des manuscrits>>, en Zeitschrift der Savigny-Stiftung fur Rechtsgeschichte. Kanonistische Abteilung, 63 (1977), pp. 1-20.

--, <<Sources et Litterature du Droit Canonique classique>>, en P. LANDAU y J. MUELLER (eds.), Proceedings of the Ninth International Congress of Medieval Canon Law, pp. 3-19.

FRANSEN, G. y KUTTNER, S. (eds.), Summa elegantius in iure divino seu Colosiensis, 3 vols., New York 1969-1990.

(217) Enchiridion Vaticanum, I-XVII, Roma 1962 ss.

(218) P. ERDO, Storia delle Fonti, pp. 162-164.

FRIEDBERG, E. (ed.), Corpus Iuris Canonici, Lipsiae 1879 (= Lawbook Exchange 2000).

--, Quinque compilationes antiquae nec non Collectio Canonum Lipsiensis, Lipsiae 1882 (= Graz 1956).

--, Die Canones-sammlungen zwischen Gratian und Bernhard von Pavia, Leipzig 1897 (= Graz 1958).

FUBINI, R., <<Contestazioni quattrocentesche della donazione di Constantino: Niccolo Cussano, Lorenzo Valia>>, en Medioevo e Rinascimento, 2 (1991), pp. 16-61.

--, L'umanesimo italiano e i suoi storici. Origini rinascimentali, critica moderna, Milano 2001.

FUHRMANN, H., Das <<Constitutum Constantini>>, MGH Fontes iuris X, Hannover 1968.

--, Einfluss und Verbreitung der pseudoisidorischen Falschungen. Von ihrem Auftauchen bis in die neuere Zeit, 3 vols., Stuttgart 1972-1974.

--, <<The Pseudo-Isidorian Forgeries>>, en D. JASPER y H. FUHRMANN, Papal Letters in the Early Middle Ages, Washington D.C. 2001, pp. 135-195.

GARCIA Y GARCIA, A., Historia del Derecho canonico. I. El primer milenio, Salamanca 1967.

--, Constitutiones Concilii quarti Lateranensis una curo Commentariis glossatorum, Citta del Vaticano 1981.

--, <<Tradiciones textuales en el Derecho canonico medieval>>, en K PENNINGTON, S. CHODOROW y K. H. KENDALL (eds.), Proceedings of the Tenth International Congress of Medieval Canon Law, Citta del Vaticano 2001, pp. 1-26.

--, <<Asambleas episcopales>>, en P. LANDAU y J. MULLER (eds.), Proceedings of the Ninth International Congress of Medieval Canon Law, pp. 287-304.

-- Y OTROS (eds.), Synodicon Hispanum, Madrid 1981 ss.

GASPARRI, P., Codex iuris canonici Pii X Pontificis Maximi iussu digestus, Benedicti Papae XV auctoritate promulgatus, praefatione, fontium adnotatione et indice analytico-alphabetico ah E.mo Petro Card. Gasparri auctus, Citta del Vaticano 1974.

GASPARRI, P. y SEREDI, I., Codicis iuris canonicifontes, I-IX, Romae, 1923-1939.

GAUDEMET, J., Eglise et cite. Histoire du droit canonique, Paris 1994 = Storia del diritto canonico. Ecdesia et civitas, Milano 1998.

GAUDEMET, J. y BASDEVANT, B., Les canons des conciles merovingiens (VIe-VIIe siecles), 2 vols., Paris 1989.

GERMOVNIK, F., Indices ad Corpus Iuris Canonici, Ottawae 2000.

GILCHRIST, J. T., Diuersorum patrum sententiae siue Collectio in LXXIV titulos digesta, Citta del Vaticano 1973.

--, The Collection in Seventy-Four Titles, a Canon Law Manual of the Gregorian Reform, Toronto 1980.

GORRES-GESELLSCHAFT, Concilium Tridentinum: Diariorum, actorum, epistolarum, tractatuum nova collectio, Friburgi Brisgoviae 1901 ss.

GRIMM, B., <<Die Ehelehre des Magister Honorius>>, en Studia Gratiana, 24, Roma 1989.

GROSSI, P., L'Europa del Diritto, Roma-Bari 2007 = Europa y el Derecho, Madrid 2007.

GUJER, R., <<Zur Uberliefertmg des Decretum Gratiani>>, en P. LANDAU y J. MULLER (eds.), Proceedings of the Ninth International Congress of Medieval Canon Law, (Munich, 13-18 July 1992), Citta del Vaticano 1997, pp. 87-104.

HADDAN, A. W. y STUBBS, W., Councils and ecdesiastical documents relating to Great Britain and Ireland, 3 vols., Oxford 1868-1878.

HARDOUIN, J., Acta conciliorum et epistolae decretales ac Constitutiones Summorum Pontificum usque ad annum 1714, I-XII, Parisiis 1714-1715.

HARLAY DE CHANVALLON, F. DE, Synodicon ecdesiae parisiensis, Paris 1674.

HARTMANN, M., <<Spatmittelalterliche und fruhneuzeitliche Kritik an den pseudoisidorischen Dekretalen. Nikolaus vou Kues und Heinrich Kalteisen als "Wahrheitszeugen" bei Matthias Flacius nlyricus und den Magdeburger Centuriatoren>>, en W. HARTMANN y G. SCHMITZ (eds.), Fortschritt durch Falschungen?, pp. 191-210.

HEFELE, K.J., Conciliengeschichte, 6 vols., Freiburg i.B., 1855-1874 (= H. LECLERCQ [ed.], Paris 1907 ss).

HIMMELSTEIN, F. X., Synodicon Herbipolense. Geschichte und Statuten der ira Bisthum Wurzburg gehaltenen Concilien und Dioecesansynoden, Wurzburg 1855.

HINCMAR EPISCOPUS REMENSIS, Collectio de ecclesiis et capellis I, M. STRATMANN (ed.), Hannover 1990.

--, De divortio Lotharii regis et Theutbergae reginae, L. BOHRINGER (ed.), Hannover 1992.

HINSCHIUS, P. (ed.), Decretales Pseudo-Isidoriane et Capitula Angilramni, Lipsiae 1863 (= Aalen 1963).

HOFFMANN, H. y POKORNY, R., Das Dekret des Bischof Burchard von Worms. Textstufen -- Fruhe Verbreitung -- Vorlagen, Munchen 1991.

HOLTZMANN, W., Kanonistiscbe Erganzungen zur Italia Pontificia, Tubingen 1959.

--, Papsturkunden in England, 2 vols., Nendeln 1970-1972.

HORST, U., Die Kanonessammlung Pdycarpus, MGH Hilfsmittel 5, Munchen 1980.

HUGUCCIO PISANUS, Summa decretorum. I, Distinctiones I-XX, O. PREROVSKY (ed.), Citta del Vaticano 2006.

IGLESIA FERREIROS, A., El <<ius commune>> com a dret vigent: L'experiencia judicial d'Andorra i San Marino, 2 vols., Barcelona 1994.

JASPER, D. y FUHRMANN, H., Papal Letters in the Early Middle Ages, Washington D.C. 2001.

JEDIN, H., Kardinal Caesar Baronius. Der Anfang der katholischen Kirchengeschichtsschreibung ira 16. Fahrhundert, Munster 1978.

JOHANNIS TEUTONICI, Apparatus glossarum in Compilationem tertiam, v. I, K. PENNINGTON (ed.), Citta del Vaticano 1981.

JOHN, H., Collectio canonum Remedio Curiensi episcopo perperam ascripta, Citta del Vaticano 1976.

KERY, L., Canonical collections of the Early Middle Ages (ca. 400-1140). A Bibliographical Guide to the Manuscripts and Literature, Washington D.C. 1999.

KESSLER, P.-J., <<Untersuchungen uber die Novellen-Gesetzgebung Papst Innocenz' IV. Ein Beitrag zur Geschichte der Quellen des kanonischen Rechts>>, en Zeitschrift der Savigny-Stiftung fur Rechtsgeschichte. Kanonistische Abteilung, 31 (1942), pp. 142-320; 32 (1943), pp. 300-383; 33 (1944), pp. 56-128.

KOTTJE, R. (ed.), Paenitentialia minora Franciae et Italiae saeculi VIII et IX, Turnholti 1994.

KURTSCHEID, B. y WILCHES, F. A., Historia iuris canonici. Tomus I. Historia fontium et scientiae iuris canonici, Romae 1943.

KUTTNER, S., Repertorium der Kanonistik (1140-1234), Citta del Vaticano 1937.

--, <<Die Konstimtionen des ersten allgemeines Konzils von Lyon>>, en Studia et documenta historiae et iuris, 6 (1940), pp. 70-131 = Medieval Councils, Decretais, and Collections of canon law, London 1980, No. XI con Retractationes en pp. 11-13.

--, <<The Scientific Investigation of Medieval Canon Law: The Need and the Oppormnity>>, en Speculum, 24 (1949), p. 495 = IDEM, Gratian and the Schools of Law (I140-1234), London 1983.

--, Index titulorum decretalium ex collectionibus taro privatis quam publicis conscriptus, Mediolani 1977.

--, <<The revival of Jurisprudence>>, en R. L. BENSON y G. CONSTABLE (eds.), Renaissance and renewal in the twelfth century, Cambridge Mass. 1982, pp. 299-323.

--, <<Die mittelalterliche Kanonistik in der Forschung der letzen hundert Jahre>>, en Zeitschrifi der Saviguy-Stiftung fiir Rechtsgeschichte. Kanonistische Abteilung, 69 (1983), pp. 1-14 -- IDEM, Studies in the History of Medieval Canon Law, Hampshire 1990, apdo. IV, 1-14.

KUTTNER, S. y ELZE, R. (eds.), A Catalogue of Canon and Roman Law manuscripts in the Vatican Library, vol. 1, Codices Vaticani latini 541-2299, Roma 1986; vol. 2, Codices Vaticani Latini 2300-2746, Roma 1987.

LANDAU, P., <<Gefalschtes Recht in den Rechtssammlungen bis Gratian>>, en Falschungen ira Mittelalter, vol. 2, pp. 11-49.

--, <<Gratians unmittelbare Quellen fur seine Pseudoisidortexte>>, en W. HARTMANN y G. SCHMITZ (eds.), Fortschritt durch Falschungen? Ursprung, Gestalt und Wirkungen der pseudoisidorischen Falschungen, Hannover 2002, pp. 161-189.

--, <<Ilruolo della critica del testo nel primo millenio di storia del diritto canonico>>, en E. DE LEON y N. ALVAREZ DE LAS ASTURIAS, La cultura giuridicocanonica medioevale. Premesse per un dialogo ecumenico, Milano 2003, pp. 23-43.

LANDAU, P. y DROSSBACH, G. (eds.), Die Collectio Francofurtana. Eine franzosische Decretalensammlung, Citta del Vaticano 2007.

LARRAINZAR, C., <<La formacion del Decreto de Graciano por etapas>>, en ZRG Kan. Abt., 87 (2001), pp. 67-83.

--, <<L'edizione critica del Decreto di Graciano>>, en Folia Canonica, 9 (2006), pp. 62-92 (= edicion espanola en Bulletin of Medieval Canon Law, 27 [2007-2010], pp. 71-104).

--, <<Metodos para el anilisis de la formacion literaria deL "Decretum Gratiani". "Etapas" y "esquemas" de redaccion>>, en Proceedings of the Thirteenth International Congress, Citta del Vaticano (en prensa).

LE BRAS, G., La Chiesa del diritto, Bologna 1976.

LE BRAS, G. y GAUDEMET, J., Histoire du Droit et des Institutions de l'eglise en Occident, Paris 1955 ss.

LEHNHERR, T., <<Die Summarien zu den Texten des 2. Laterankonzils von 1139 in Gratians Dekret>>, en Archiv fur katholisches Kirchenrecht, 150 (1981), pp. 528-551.

--, Die Exkommunikations- und Depositionsgewalt der Haretiker bei Gratian und den Dekretisten bis zum Glossa Ordinaria des Johannes Teutonicus, Munchen 1987.

--, <<Zur Uberlieferung des Kapitels "Duae sunt, inquit, leges" (Decretum Gratiani C.19 q.2 c.2)>>, en Archiv fur katholisches Kirchenrecht, 168 (1999), pp. 359-384.

LOFSTEDT, L. (ed.), Gratiani Decretum. La traduction en ancien francais du Decret de Gratien: edition critique, 5 vols., Helsinki 1992-2001.

MAASSEN, F., Geschichte der Ouellen und der Literatur des canonischen Rechts ira Abendlande bis zum Ausgange des Mittelalters, Graz 1870 (= Clark, New Jersey 2009).

MACLAUGHLIN, T., The Summa Parisiensis on the Decretum Gratiani, Toronto 1952.

MAFFEI, D., La donazione di Constantino nei giuristi medievali, Milano 1969.

--, Giuristi medievali e falsificazioni editoriali del primo cinquecento. Iacopo di Belviso in Provenza?, Frankfurt am Main 1979.

MAFFEI, D., CORTESE, E., GARCIA Y GARCIA, A. Y OTROS, I codici del Collegio di Spagna a Bologna, Milano 1992.

MAFFEI, D. y MAFFEI, P., Angelo Gambiglioni, giureconsulto aretino del Quattrocento: la vira, i libri, le opere, Roma 1994.

MAGISTER RUFINUS, Summa Decretorum, H. SINGER (ed.), Paderborn 1902 (= Aalen 1963).

MAI, A. (ed.), <<Attonis cardinalis presbyteri Capitulare seu Breviarium, ex Codice Vaticano>>, en Scriptorum veterum nova collectio e Vaticanis codicibus edita, VI, 2, Romae 1832, 60-102.

--, Liber Polycarpus (edicion parcial), en Nova bibliotheca Patrum, 7.3, Romae 1854, pp. 1-76.

MANS PUIGARNAU, J. M. (ed.), Decretales de Gregorio IX. Version medieval espanola, Barcelona 1939.

MANSI, G. D., Sacrorum conciliorum nova et amplissima collectio, I-LX, Graz 1899-1927 (= Graz 1960-1962). MARTICEZ DIEZ, G., La coleccion canonica Hispana, 6 vols., Madrid 1966-2002.

METZGER, M., Les constitutions apostoliques, I-III (Sources chretiennes 320, 329, 336), Paris 1985-1987.

MORDEK, H., Kirchenrechts und Reform ira Frankereich. Die Collectio Vetus Gallica, Berlin-New York 1975.

--, Bibliotheca Capitularum regum Franconum manuscripta, Munich 1995.

MOTTA, G., Collectio canonum trium librorum. Pars prior: Liber I et II, Citta del Vaticano 2005.

MUNIER, Ch., Concilia Africae, Turnholti 1974.

--, Liber Canonum diuersorum sanctorum patrum siue Collectio in CLXXXIII titulos digesta, Citta del Vaticano 1988.

--, <<La redazione A "Aucta" della Collectio Anselmi Episcopi Lucensi>>, en Studia in honorem eminentissimi Cardinalis Alphonsi M. Stickler, Roma 1992, pp. 375-449.

--, <<Les Conciles africains (A. 345-525) revisites>>, en I concili della Cristianita occidentale. Secoli III-V. XXX Incontro di studiosi della antichita cristiana (Roma, 3-5 maggio 2001), Roma 2002, pp. 147-163.

NAU, F., La version syriaque de l'Octateuque de Clement, Paris 1967.

OCHOA, X., Leges Ecclesiae post Codicem Iuris Canonici editae, Roma 1966.

OCHOA, X. y DIEZ, A. (eds.), Index Canonum et Legum Totius Corporis Iuris Canonici et Civilis, 2 vols., Roma 1964-1965.

PASQUALI, G., Storia della tradizione e critica del testo, Firenze 1988.

PAUCAPALEA, Summa uber das Decretum Gratiani, J. E VON SCHULTE (ed.), Aalen 1890 (= 1965).

PENNINGTON, K., <<An Earlier Recension of Hostiensis's Lectura on the Decretais>>, en Bulletin of Medieval Canon Law, 17 (1987), pp. 77-90.

--, <<Johannes Andreae's Additiones to the Decretais of Gregory IX>>, en Zeitschrift der Savigny-Stiftung fur Rechtsgeschichte. Kanonistische Abteilung, 74 (1988), pp. 328-347.

--, <<Niccolo Tedeschi (Abbas Panormitanus) e i suoi Commentaria in Decretales>>, en O. CONDORELLI (ed.), Roma 2000, pp. 9-36.

--, <<Canon Law in the Late Middle Ages: The Need and the Opportunity>>, en M. BELLOMO y O. CONDORELLI (eds.), Proceedings of the Eleventh International Congress of Medieval Canon Law, (Catania, 30 July-6 August 2000), Citta del Vaticano 2006, pp. 31-42.

--(ed.), The History of Medieval Canon Law in the Classical Period, 1140-1234. From Gratian to the Decretals of Pope Gregory IX, Washington D.C. 2008.

PENNINGTON, K. y MULLER, W. P., <<The Decretist. The Italian School y R. WEIGAND, The Transmontane Decretist>>, en W. HARTMANN y K. PENNINGTON (eds.), The History of Medieval Canon Law in the Classic Period, 1140-1234. From Gratian to the Decretais of Pope Gregory IX, Washington D.C. 2008, pp. 121-210.

PITHOU, F., Codex canonum vetus Ecclesiae Romanae restitutus, Parisiis 1609 = 1687.

PLOCHL, W. M., Geschichte des Kirchenrechts, [sup.2]Wien-Munchen 1960-1970.

--, Storia del diritto canonico, Milano 1963.

PONTAL, O., Les statuts synodaux francais du XIII siecle precedes de rhistorique du synode diocesain depuis ses origines, 1: Les statuts de Paris et le Synodal de l'Ouest (XIII siecle), Paris 1971, 2: Les statuts de 1230 a 1260, Paris 1983.

PONTIFICIA COMMISSIO <<CODICI IURIS CANONICI>> AUTHENTICE INTERPRETANDO, Codex iuris canonici auctoritate Ioannis Pauli PP. II promulgatus, fontium annotatione et indice analytico-alphabetico auctus, Citta del Vaticano 1989.

POWICKE, F. M. y CHENEY, Ch. R., Councils and synods with other document relating to the English Church (a. D. 1205-1313) 1-2, Oxford 1964.

RAHMANI, I. E., Testamentum Domini nostri Jesu Christi, Mainz 1899.

RAIMUNDO DE PENAFORT, Summa de iure canonico, X. OCHOA y A. DIEZ (eds.), Roma 1975.

--, Summa de paenitentia, X. OCHOA y A. DIEZ (eds.), Roma 1976.

--, Summa de matrimonio, X. OCHOA y A. DIEZ (eds.), Roma 1978.

RAM, P. F. X. DE, Synodicon Belgicum sive acta omnium ecclesiarum Belgii, Louvain 1858.

REUTER, T. y SILAGI, G., Wortkonkordanz zum Decretum Gratiani, 5 vols., Munchen 1990.

RICHTER, E. L., Corpus Iuris Canonici, Leipzig 1839.

--, Canones et decreta Concilii Tridentini. Ex editione romana a. MDCCCXXXIV repetiti, Leipzig 1853.

RODRIGUEZ DIEZ, J., <<Invitacion a una traduccion espanola del corpus iuris canonici>>, en Anuario Juridico y Economico Escurialense, 40 (2007), pp. 323-350.

ROLANDUS, Summa Magistri Rolandi. Mit Anhang Incerti auctoris quaestiones. E THANER (ed.), Innsbruck 1872.

ROLKER, C., Canon Law and the Letters of Ivo of Chartres, Cambridge 2010.

RORDORF, W. y TUILIER, A., La doctrine des douze apotres. Introduction, texte, traduction, notes, apendice et index, Paris 1978.

SAWICKI, J. T., Concilia Poloniae 1 (Lublin 1961), 2-3 (Warszawa 1948 y 1949), 4 (Lublin 1948), 5-6 (Warszawa 1950 y 1952), 7 (Poznan 1952), 8-9 (Wroclaw 1955 y 1957), 10 (Wroclaw-Warszawa-Krakow 1963).

--, Bibliographia synodorum particularium, Citta del Vaticano 1967.

--, <<Supplementum ad Bibliographiam Synodorum Particularium>>, en Traditio, 24 (1968), pp. 508-511; 26 (1970), pp. 470-478; Bulletin of Medieval Canon Law, 2 (1972), pp. 91-100; 4 (1974), pp. 87-92; 6 (1976), pp. 95-100.

SCHMITZ, G., <<Die Waffe der Falschung zum Schutz der Bedrangten? Bemerkungen zu gefalschten Konzils- und Kapitularientexten>>, en Falschungen ira Mittelalter, vol. 2, pp. 79-110.

SCHULTE, J. F. VON, Die Dekretalen zwischen den <<Decretales Gregorii IX>> und <<Liber VI>> Boniface VIII, Wien 1867.

--, Die Geschichte der Quellen und Literatur des canonischen Rechts von Gratian bis auf die Gegenwart, 2 vols., Stuttgart 1875-1880 (= Union, New Jersey 2000).

SCHWARTZ, E., <<Die Kanonessammlung der alten Reichskirche>>, en Zeitschrift der Savigny-Stiftung fur Rechtsgeschichte. Kanonistische Abteilung, 35 (1936), pp. 1-114.

SCHWARTZ, E. y STRAUB, J., Acta conciliorum oecumenicorum, Berolini 1922 ss.

SILVA-TAROUCA, K., <<Beitrage zur Uberlieferun der Papsbriefe des IV., V. und VI. Jahrhunderts>>, en Zeitschrift fur Katholische Theologie, 43 (1919), pp. 467-481 y 657-692.

SINGER, H. (ed.), Die Dekretalensammlung des Bernardus Compostellanus antiquus, Vienna 1914.

SORICE, R. (ed.), Distinctiones <<Si mulier eadem hora>> seu Monacenses, Citta del Vaticano 2002.

STEPHANUS TORNACENSIS, Die Summa uber das Decretum Gratiani, E. THANER (ed.), Aalen 1891 (= 1965).

STICKLER, A. M., Historia Iuris Canonici Latini, I. Historia Fontium, Augustae Taurinorum 1950.

SZUROMI, S. A., Anselm of Lucca as a canonist, Frankfurt am Main 2006.

TARRANT, J. (ed.), Extrauagantes Iohannis XXII, Citta del Vaticano 1983.

TEJERO, E., <<Ratio y jerarquia de fuentes canonicas en la Caesaraugustana>>, en J.-I. SARANYANA y E. TEJERO (eds.), Hispania Christiana. Estudios en honor del Prof. Dr. Orlandis Rovira en su septuagesimo aniversario, Pamplona 1988, pp. 303-322.

--, <<Hacia una consideracion de la Sagrada Escritura como fuente basica del Derecho canonico>>, en G. ARANDA y J. L. CABALLERO (eds.), La Sagrada Escritura, palabra actual, Pamplona 2005, pp. 415-430.

THOMPSON, A. y GORDLEY, J., The Treatise on Laws (Decretum DD. 1-20), Washington 1993.

TIDNER, E., Didascaliae Apostolorum, canonum ecclesiasticorum, traditionis apostolicae Versiones Latinae, Berlin 21963.

TIMPANARO, S., La genesi del metodo del Lachmann, Padova 1990.

TURNER, C. H. (ed.), Ecclesiae occidentalis monumenta iuris antiquissima, canonum et conciliorum Graecorum interpretationes Latinae, 2 vols., Oxonii, 1899-1939.

--, <<Chapters in the History of Latin Mss of Canons: The Version Called Prisca>>, en Journal of Theological Studies, 31 (1929), pp. 337-346.

VAN HOVE, A., Prolegomena ad Codicem Iuris Canonici, Mechliniae-Romae 1945.

VAN RHIJN, C. (ed.), Paenitentiale pseudo-Theodore, Turnholti 2009.

VIAN, G. M., Bibliotheca divina. Filologia e storia del testi cristiani, Roma 2001 = La biblioteca de Dios. Historia de los textos cristianos, Madrid 2006.

--, La donazione di Costantino, Bologna 2004.

VIEJO-XIMENEZ, J. M., <<La investigacion del Derecho canonico clasico: el "9th International Congress of Medieval Canon Law" de 1992>>, en Ius Canonicum, 33 (1993), pp. 737-754.

--, <<"In memoriam Stephan Kuttner". A proposito del "Xth International Congress of Medieval Canon Law" de 1996 en Syracuse (New York)>>, en Ius Ecclesiae, 9 (1997), pp. 221-264.

--, <<La redaccion original de C.29 del Decreto de Graciano>>, en Ius Ecclesiae, 10 (1998), pp. 149-185.

--, <<"Concordia" y "Decretum" del Maestro Graciano. In memoriam Rudolf Weigand>>, en Ius Canonicum, 39 (1999), pp. 333-357.

--, <<"Gratianus Magister" y "Guarnerius Teutonicus". A proposito del "XI International Congress of Medieval Canon Law" de 2000 en Catania>>, en Ius Canonicum, 41 (2001), pp. 35-73.

--, <<"An inter uouentes possit esse matrimonium". El texto de C.27 q. 1 en los manuscritos antiguos del Decreto de Graciano>>, en Initium, 9 (2004), pp. 73-126.

--, <<La composicion del Decreto di Graziano>>, en Ius Canonicum, 45 (2005), pp. 431-485.

--, <<Variantes textuales y variantes doctrinales en C.2 q.8>>, en K. PENNINGTON, U.-R. BLUMENTHAL y A. A. LARSON (eds.), Proceedings of the Twelth International Congress of Medieval Canon Law, (Washington 1-8 August 2004), Citta del Vaticano 2008, pp. 161-90.

VOELLUS, G. y JUSTELLUS, H., Bibliotheca iuris canonici veteris, Paris 1661.

VOGEL, C., Les <<Libripaenitentiales>>, Turnhout 1978.

--, Le pecheur et la penitence dans l'Eglise Ancienne, Paris [sup.2]1982.

VOOBUS, A., The Didascalia apostolorum in Syriac, tomos 175-176 y 179-180, Louvain 1979.

WASSERSCHLEBEN, E W. H., Die irische Kanonensammlung, Leipzig [sup.2]1885 (= Aalen 1966).

WEIGAND, R., <<Die Glossen zum Dekret Gratians. Studien zu den fruhen Glossen und Glossenkompositionen>>, en Studia Graciana, 25-26 (1991), pp. XXI-XXIV y 661-1004.

WEIGAND, R., LANDAU, P., KOZUR, W., HAERING, S., MIETHANER, K. y VENT-PETZOLT, M. (eds.), Magistri Honorii Summa <<De iure canonico tractaturus>>, vol. I, Citta del Vaticano 2004.

--, Summa <<Omnis qui iuste iudicat>> sive Lipsiensis, vol. I, Citta del Vaticano 2007.

WENGST, K., Didache (Apostellehre). Barnabasbrief, Zweiter Klemensbrief, Schrift ah Diognet, Darmstadt 1984.

WHITELOCK, D., BROOKE, C. y BRETT, M. (eds.), Councils and synods with other document relating to the English Church: 871-1204, Oxford 1981.

WINROTH, A., <<The Two Recentions of Gratian's "Decretum">>, en Zeitschrift der Savigny-Stiftung fur Rechtsgeschichte. Kanonistische Abteilung, 83 (1997), pp. 22-31.

--, The making of Gratian's <<Decretum>>, Cambridge-New York 2000.

WURM, H., Studien und Texte zur Dekretalensammlung des Dionysius Exiguus, Bonn 1939.

ZIEGER, I., Historia iuris canonici. I. De historia fontium et scientiae iuris canonici. II. De historia institutorum canonicorum, Romae 1947.

Joaquin SEDANO

Profesor Adjunto de Historia del Derecho canonico

Facultad de Derecho Canonico. Universidad de Navarra

jsedano@unav.es

(1) Agradezco las sugerencias realizadas por los profesores Eloy Tejero y Nicolas Alvarez de las Asturias, que han contribuido de manera relevante a la mayor claridad de la exposicion. Las imprecisiones y errores que puedan darse quedan de la exclusiva responsabilidad del autor.

(2) A. GARCIA Y GARCIA, <<Tradiciones textuales en el Derecho canonico medieval>>, en K. PENNINGTON, S. CHODOROW y K. H. KENDALL (eds.), Proceedings of the Tenth International Congress of Medieval Canon Law, Citta del Vaticano 2001, p. 5.

(3) Algunos de estos ejemplos se han tomado de la obra de Giovanni Maria Vian, Bibliotheca divina. Filologia e storia del testi cristiani, Roma 2001 = La biblioteca de Dios. Historia de los textos cristianos, Madrid 2006.

(4) Cfr. E. TEJERO, <<Hacia una consideracion de la Sagrada Escritura como fuente basica del Derecho canonico>>, en G. ARANDA y J. L. CABALLERO (eds.), La Sagrada Escritura, palabra actual, Pamplona 2005, pp. 415-430.

(5) A. M. STICKLER, Historia Iuris Canonici Latini, I. Historia Fontium, Augustae Taurinorum 1950, pp. 11-12.

(6) PL 67, 137-316; G. VOELLUS y H. JUSTELLUS, Bibliotheca iuris canonici veteris, Paris 1661, vol. 1, pp. 101-174 (concilios) y 183-248 (Decretales).

(7) G. M. VIAN, La Biblioteca de Dios, p. 144.

(8) La edicion critica del Codex Apiarii Causae se encuentra en: Ch. MUNIER, Concilia Africae, Turnholti 1974, pp. 79-165.

(9) La produccion del Derecho tiene lugar en las diferentes regiones, pero se caracteriza por una fundamental unidad interna.

(10) G. MARTINEZ DIEZ, La coleccion canonica Hispana, 6 vols., Madrid 1966-2002 (con la incorporacion de Felix Rodriguez como editor a partir del tercer volumen).

(11) A diferencia de la etapa anterior, el Derecho producido en las diferentes regiones no es unitario, sino fragmentario, como consecuencia de la irrupcion dentro de las fronteras del Imperio de la cultura de los pueblos germanicos.

(12) PL 67, 135-137 (para los textos conciliares anadidos) y 315-346 (para las decretales de la coleccion); C. H. TURNER (ed.), Ecclesiae occidentalis monumenta iuris antiquissima, canonum et conciliorum Graecorum interpretationes Latinae, 2 vols., Oxonii, 1899-1939 (para los Canones apostolorum y los concilios griegos). La edicion completa de la coleccion se encuentra en J. COCHLAEUS, Canones apostolorum, veterum conciliorum constitutiones. Decreta Pontificum antiquiora, Moguntiae 1525; F. PITHOU, Codex canonum vetus Ecclesiae Romanae restitutus, Parisiis 1609 = 1687.

(13) L. D'ACHERY (ed.), Veterum aliquot scriptorum qui in Gallie Bibliothecis, maxime Benedictorum latuerant, spicilegium, Paris 1672, pp. 1-200.

(14) E W. H. WASSERSCHLEBEN, Die irische Kanonensammlung, Leipzi (2) 1885 (= Aalen 1966).

(15) Cfr. P. LANDAU, <<Gratians unmittelbare Quellen fur seine Pseudoisidortexte>>, en W. HARTMANN y G. SCHMITZ (eds.), Fortschritt durch Falschungen? Ursprung, Gestalt und Wirkungen der pseudoisidolrischen Faschungen, Hannover 2002, pp. 161-189.

(16) Cfr. P. LANDAU, <<Gefalschtes Recht in den Rechtssammlungen bis Gratian>>, en Falschungen im Mittelalter: Internationaler Kongress der Monumenta Germaniae Historica (Munchen, 16.-19. September 1986), v. 2, Gefalschte Rechtstexte - Der bestrafte Falscher, Hannover 1988, p. 13.

(17) Para mayor informacion sobre este tema consultese tambien las siguientes ponencias de la obra colectiva citada en la nota anterior: G. SCHMITZ, <<Die Waffe der Falschung zum Schutz der Bedrangten? Bemerkungen zu gefalschten Konzils- und Kapitularientexten>>, pp. 79-110; U.-R. BLUMENTHAL, <<Falschungen bei Kanonisten der Kirchenreform des 11. Jahrhunderts>>, pp. 241-262; asi como la obra de G. AUSTIN, Shaping church law around the year 1000. The Decretum of Burchard of Worms, Farnham 2009, pp. 199-206.

(18) PL 134, 27-52; A. MAl (ed.), <<Attonis cardinalis presbyteri Capitulare seu Breviarium, ex Codice Vaticano>>, en Scriptorum veterum nova collectio e Vaticanis codicibus edita VI, 2, Romae 1832, pp. 60-102.

(19) Cfr. A. M. STICKLER, Historia Iuris Canonici Latini, pp. 162-163.

(20) E. FRIEDBERG (ed.), Quinque compilationes antiquae nec non Collectio Canonum Lipsiensis, Lipsiae 1882 (= Graz 1956), pp. 1-65.

(21) Cfr. P. ERDO, Storia delle Fonti del Diritto Canonico, Venezia 2008, p. 116.

(22) Cfr. G. M. VIAN, La Biblioteca de Dios, p. 239.

(23) Metropolita de Nicea y cardenal. En el contexto de los debates sobre la cuestion del Filioque du rante los concilios de Ferrara y Florencia (1438-1445), realizo importantes descubrimientos filologicos en manuscritos griegos que avalaban la tesis latina de que la formulacion no alteraba la profesion de fe establecida por los concilios mas antiguos y venerables, sino que la hacia mas explicita. Cfr. G. L. COLUCCIA, Basilio Bessarione. Lo spirito greco e l'Occidente, Firenze 2009; G. M. VIAN, La Biblioteca de Dios, pp. 248-249.

(24) Sus escritos son fundamentales para el desarrollo y la sensibilidad de la critica filologica e historica.

(25) Cfr. R. FUBINI, <<Contestazioni quattrocentesche della donazione di Constantino: Niccolo Cussano, Lorenzo Valla>>, en Medioevo e Rinascimento, 2 (1991), pp. 16-61; IDEM, L'umanesimo italiano e i suoi storici. Origini rinascimentali, critica moderna, Milano 2001; G. M. VIAN, La donazione di Costantino, Bologua 2004, especialmente las pp. 91-166.

(26) Acto por el cual el emperador habria concedido a Silvestre I, a su clero y a sus sucesores la primacia sobre las Iglesias de la cristiandad oriental (en especial sobre las de Antioquia, Mejandria, Constantinopla y Jerusalen), ademas de posesiones y bienes en Roma y en todo el imperio, poderes y honores imperiales, asi como la jurisdiccion civil sobre Roma, Italia entera y Occidente. Este documento se compuso probablemente a mediados del siglo VIII (segun algunos autores, un siglo antes), se introdujo en las decretales pseudoisidorianas y tuvo una amplia difusion. La Sede romana lo utilizo por vez primera en una carta de 1053, dirigida por Leon IX al patriarca de Constantinopla, Miguel Celulario. Vease la edicion de este texto en H. FUHRMANN, Das <<Constitutum Constantini>> (MGH Fontes iuris X), Hannover 1968. Existen ejemplos anteriores de denuncia de su falsedad, como los del emperador Oton III en 1001 y Wezel, seguidor de Arnaldo de Brescia, en 1152 (Cfr. G. M. VIAN, La donazione di Costantino, pp. 117 y 129-130).

(27) Cfr. M. HARTMANN, <<Spatmittelalterliche und fruhneuzeitliche Kritik an den pseudoisidorischen Dekretalen. Nikolaus von Kues und Heinrich Kalteisen als "Wahrheitszeugen" bei Matthias Flacius Illyricus und den Magdeburger Centuriatoren>>, en W. HARTMANN y G. SCHMITZ (eds.), Fortschritt durch Falschungen?, pp. 191-210.

(28) Cfr. C. FANTAPPIE, Introduzione storica al diritto canonico, Bologna 2003, pp. 176-177.

(29) Cfr. H. JEDIN, Kardinal Caesar Baronius. Der Anfang der katholischen Kirchengeschichtsschreibung ira 16. Jahrhundert, Munster 1978.

(30) Desde 1588 hasta el momento de su muerte publico doce volumenes que cubrian la Historia de la Iglesia desde sus origenes hasta 1198.

(31) Un buen reflejo de la envergadura de este autor se encuentra en dos articulos de Candido Flores sobre escritos ineditos del obispo humanista: cfr. Revista Espanola de Derecho Canonico, 34 (1978), pp. 109-130; Bulletin of Medieval Canon Law, 9 (1979), pp. 84-88 (de ahora en adelante BMCL).

(32) Por desgracia no existe edicion de esta importante coleccion. Un estudio detallado de sus caracteristicas puede encontrarse en: P. FOURNIER y G. LE BRAS, Histoire des collections canoniques en Occident depuis les fausses decretales jusqu'au Decret de Gratien, II, Paris 1932, pp. 269-284; E. TEJERO, <<Ratio y jerarquia de fuentes canonicas en la Caesaraugustana>>, en J.-I. SARANYANA y E. TEJERO (eds.), Hispania Christiana. Estudios en honor del Prof. Dr. Orlandis Rovira en su septuagesimo aniversario, Pamplona 1988, pp. 303-322.

(33) De la que no existe edicion. Cfr. P. FOURNIER y G. LE BRAS, Histoire des collections canoniques en Occident, II, pp. 240-247.

(34) En PL 56 se contienen algunos textos. Se puede consultar un amplio analisis de la coleccion, aunque no ofrece el texto integro, en U. HORST, Die Kanonessammlung Polycarpus (MGH Hilfsmittel 5), Munchen 1980.

(35) Junto con De emendatione Gratiani, otra obra, todavia de gran importancia para el estudio critico del Decreto es la de Cario Sebastiano Berardi, Gratiani canones, genuini ab apocryphis discreti, Taurini 1752-1766.

(36) Cfr. E CUENA., <<Antonio Agustin>>, en R. DOMINGO (ed.), Furistas Universales, II, Madrid-Barcelona 2004, pp. 212-216.

(37) Entre 1898 y 1910 editaron tambien la serie de los Subsidia Hagiographica, donde se publicaron valiosos repertorios de manuscritos latinos, griegos y orientales.

(38) Editor de los Refuto Italicarum Scriptores, de las Antiquitates Italicae Medii Aevi y de la Liturgia Romana Vetus.

(39) J. HARDOUIN, Acta conciliorum et epistolae decretales ac Constitutiones Summorum Pontificum usque ad annum 1714, I-XII, Parisiis 1714-1715. Posee un indice de voces muy completo.

(40) G. D. MANSI, Sacrorum conciliorum nova et amplissima collectio, I-LX, Graz 1899-1927 (= Graz 1960-1962). En 52 volumenes recoge los textos por orden cronologico, aunque no hace un estudio critico de ellos, por lo que hoy en dia desempena una funcion residual respecto a las nuevas ediciones de concilios.

(41) Concilium Tridentinum: Diariorum, actorum, epistolarum, tractatuum nova collectio, Friburgi Brisgoviae 1901 ss.

(42) E. SCHWARTZ y J. STRAUB, Acta conciliorum oecumenicorum, Berolini 1922 ss.

(43) G. ALBERIGO, I. A. DOSSETTI, P. P. JOANNOU, C. LEONARDI y P. PRODI, Conciliorum oecumenicorum decreta, Bologna 1973. Desde 2006 la editorial Brepols, en la serie Corpus Christianorum esta editando una nueva edicion critica: G. ALBERGO Y OTROS (eds.), Conciliorum oecumenicorum generaliumque decreta.

(44) L. CHERUBINI, Bullarium, I-III, Romae 1586.

(45) Cfr. especialmente la cuarta edicion de Roma 1676, en 6 volumenes.

(46) Posteriormente, entre 1733 y 1743, siguio anadiendo volumenes recogiendo las actas de los papas hasta 1740.

(47) El resultado final fue una serie de 32 volumenes con documentos de los papas desde e XIII a Pio VIII: Magnum Bullarium Romanum, cuya ultima edicion es de Graz 1964-1967.

(48) P Y G. BALLERINI, De antiquis tum editis, rum ineditis collectionibus et collectoribus canonum ad Gratianum usque tractatus in quatuor partes distributus (Appendix ad sancti Leonis Magni opera I1I, Venice 1757), i-cccxx = PL 56, 11-354B.

(49) Descubridor de la coleccion llamada Quesnelliana, que se remonta al ano 495. Esta coleccion se encuentra recogida en PL 56, 359-747, que reproduce la edicion de Ballerini, bastante imperfecta a juicio de Gaudemet.

(50) G. LE BRAS, La Chiesa del diritto, Bologna 1976, p. 12 n. 27.

(51) Cfr. C. FANTAPPIE, Introduzione storica, pp. 201-202.

(52) E. L. RICHTER, Corpus Iuris Canonici, Leipzig 1839; IDEM, Canones et decreta Concilii Tridentini. Ex editione romana a. MDCCCXXX1V repetiti, Leipzig 1853.

(53) J. F. VON SCHULTE, Die Geschichte der Quellen und Literatur des canoniscben Recbts von Gratian bis auf die Gegenwart, 2 vols., Stuttgart 1875-1880 (= Union, New Jersey 2000).

(54) K.J. HEFELE, Conciliengeschichte, 6 vols., Freiburg i.B., 1855-1874, con diversas ediciones y traducciones, siendo la mas importante la realizada en Paris a partir de 1907 por H. Leclercq.

(55) P. HINSCHIUS, Decretales Pseudo-Isidorianae et Capitula Angilramni, Lipsiae 1863 (= Aalen 1963 ).

(56) F. MAASSEN, Geschichte der Quellen und der Literatur des canonischen Rechts ira Abendlande bis zum Ausgange des Mittelalters, Graz 1870 (= Clark, New Jersey 2009).

(57) E. FRIEDBERG, Corpus Iuris Canonici, Lipsiae 1879 (ultima reimpresion de Lawbook Exchange, 2000). Sobre las deficiencias de esta edicion cfr.: S. KUTTNER, <<The Scientific Investigation of Medieval Canon Law: The Need and the Opportunity>>, en Speculum, 24 (1949), p. 495 = IDEM, Gratian and the Schools of Law (1140-I234), London 1983; R. GUJER, <<Zur Uberlieferung des Decretum Gratiani>>, en P. LANDAU y J. MULLER (eds.), Proceedings of the Ninth International Congress of Medieval Canon Law, (Munich, 13-18 July 1992), Citta del Vaticano 1997, pp. 87-104.

(58) La coleccion consta de cinco areas principales: Antiquitates, Diplomata, Epistolae, Leges, Scriptores, asi como la Necrologia. Se han establecido muchas series subsidiarias, incluyendo una serie de volumenes mas compactos para uso docente (Scriptores in usura scholarum) y estudios especiales (MGH Schriften).

(59) Cfr. G. PASQUALI, Storia della tradizione e critica del testo, Firenze 1988; S. TIMPANARO, La genesi del metodo del Lachmann, Padova 1990.

(60) S. KUTTNER, <<The Scientific Investigation of Medieval Canon Law>>, pp. 493-501. Vid. tambien <<The revival of Jurisprudence>>, en R. L. BENSON y G. CONSTABLE (eds.), Renaissance and renewal in the twelfth century, Cambridge Mass. 1982, pp. 299-323.

(61) Para una vision critica mas amplia de los trabajos en este campo de la ciencia canonica desde el siglo pasado hasta nuestros dias, cfr. S. KUTTNER, <<Die mittelalterliche Kanonistik in der Forschung der letzen hundert Jahre>>, en Zeitschrift der Savigny-Stifiung fur Rechtsgeschichte. Kanonistische Abteilung, 69 (1983), pp. 1-14 (de ahora en adelante ZRG Kan. Abt.) = IDEM, Studies in the History of Medieval Canon Law, Hampshire 1990, apdo. IV, 1-14.

(62) Cfr. M. BRETT, <<Editions, manuscripts and readers in some Pre-Gratian Collections>>, en K. G. CUSHING y R. F. GYUG, Ritual, text, and law. Studies in medieval canon law and liturgy presented to Roger E. Reynolds, Aldershot 2004, p. 205.

(63) <<It may sound disappointing to hear the needs of research in canon law defined primarily in terms of what one may call juristic philology. Still, each historical science has to go through a stage in which the critical study and editing of texts must take the first place --not as an end in itself, but as a necessary prerequisite for a valid interpretation of history-->>: S. KUTTNER, <<The Scientific Investigation of Medieval Canon Lavo>>, p. 499.

(64) Cfr. J. M. VIEJO-XIMENEZ, <<"In memoriam Stephan Kuttner". A proposito del "Xth International Congress of Medieval Canon Law" de 1996 en Syracuse (New York)>>, en Ius Ecclesiae, 9 (1997), pp. 225 ss.

(65) En 1964 el nombre del Instituto cambio a erectos practicos al de <<Insutute of Medieval Canon Law>>; en 1996 fue rebautizado como <<Stephan Kuttner Institute of Medieval Canon Law>>.

(66) Se organizo la busqueda paleografica en archivos europeos al fin de preparar la edicion critica del Decreto. Entre los primeros investigadores que se dedicaron estan: Gerard Fransen, que se ocupo de Portugal y de Espana junto a Antonio Garcia y Garcia; Vetulani, que investigo los fondos archivisticos de Polonia y Rusia; y Jacqueline Rambaud, en los fondos de Francia.

(67) El Boletin del IMCL se publico inicialmente como apendice a la revista Traditio (studies in ancient and medieval history, tbougbt and religion), entre los anos 1955 y 1970 (Traditio, nn. 11-26). Coincidiendo con el traslado del Instituto a California, aparecio como publicacion independiente con el nombre de Bulletin of Medieval Canon Law. New Series (Berkeley 1971-2003), del que ya se han publicado 26 volumenes. E1 volumen 27 estan en preparacion.

(68) Cfr. Bibliotbeque de la Revue d'Histoire Ecclesiastique, 33 (1959).

(69) Estas reuniones internaoonales cuentan ya con una larga tradicion: Boston (agosto 1963), Strasbourg (septiembre 1968), Toronto (agosto 1972), Salamanca (septiembre 1976), Berkeley (California) (julio 1982), Cambridge (julio 1984), San Diego (agosto 1988), Munchen (julio 1992), Syracuse (New York) (agosto 1996), Catania (julio-agosto 2000), Washington D.C. (julio-agosto 2004) y Budapest-Esztergom (3-9 agosto 2008). La proxima reunion tendra lugar en agosto de 2012, en el Saint Micbad's College de la Universidad de Toronto.

(70) En el XIII International Congress of Medieval Canon Law, celebrado el verano de 2008 en Esztergom, se dio a conocer la intencion del cardenal Raffaele Farina y Markus Graulich, de recomenzar la serie de Studia Gratiana, de la que se publicaron 29 volumenes desde 1953 a 1998. Uno de los volumenes esta en avanzado estado de preparacion. Sin embargo, poco despues, Graulich, vicedecano y docente de la Facultad de Derecho canonico de la Pontificia Universidad Salesiana de Roma, fue nombrado Promotor de Justicia Adjunto en el Supremo Tribunal de la Signatura Apostolica. Confiamos en que este nombramiento no afecte al proyecto.

(71) A Catalogue of Canon and Roman Law manuscripts in the Vatican Library. De los cinco volumenes previstos dos se han editado ya: Vol. 1, Codices Vaticani latini 541-2299 (Roma 1986) y Vol. 2, Codices Vaticani Latini 2300-2746 (Roma 1987), ambos editados por Kutmer y Reinhard Elze. El tercero, en el que se esta trabajando bajo la direccion de P. Landau, cubrira el resto de los manuscritos Vaticani latini; el cuarto los Fondi minori de la Biblioteca; y el quinto se dedicara a los indices. Existe tambien el proyecto de extender esta catalogacion a la Biblioteca Nacional de Paris, la Staatsbibliothek de Munich y la British Library. Otro importante instrumento de investigacion bibliografica, ya concluido: D. MAFFEI, E. CORTESE, A. GARCIA Y GARCiA Y OTROS, I codici del Collegio di Spagua a Bologna, Milano 1992.

(72) Valiosisima documentacion recogida por el autor antes de fallecer. Los Monumenta Germaniae Historica ha dado los primeros pasos para la publicacion de estos Regesta decretalium con la ayuda de la Biblioteca Estatal de Bavaria y de la Academia de las Al-tes y las Ciencias de Bavaria en Munich; pero mientras tanto se puede acceder a esos registros desde la pagina web del IMCL, apartado <<Projects>>.

(73) Cfr. J. M. VIEJO-XIMENEZ, <<In memoriam Stephan Kuttner>>, pp. 233-239; IDEM, <<"Gratianus Magister" y "Guarnerius Teutonicus". A proposito del "XI International Congress of Medieval Canon Law" de 2000 en Catania>>, en Ius Canonicum, 41 (2001), pp. 70-71.

(74) Con palabras de Kenneth Pennington, hemos llenado la serie de Monumenta Iuris Canonici con multitud de ensayos interpretativos, que ensombrecen los estudios de critica textual: Stephan Kutmer siempre penso que la interpretacion debia ocupar un segundo lugar en relacion con la investigacion textual: cfr. K. PENNINGTON, <<Canon Law in the Late Middle Ages: The Need and the Opportunity>>, en M. BELLOMO y O. CONDORELLI (eds.), Proceedings of the Eleventh International Congress of Medieval Canon Law, (Catania, 30 July-6 August 2000), Citta del Vaticano 2006, p. 31.

(75) Frente al descuido de los canonistas por la Historia del Derecho canonico medieval, ha crecido continuamente el interes de los medievalistas y de los historiograficos del derecho por esta materia como consecuencia de su significado para la historia de las costumbres, de la economia, de la politica, de la sanidad publica, del derecho secular en general y del internacional, para la antropologia cultural, para la historia de las instituciones familiares y sociales, del pensamiento, e incluso de la arquitectura. Cfr. P. ERDO, <<Metodo e Storia del diritto nel quadro delle scienze sacre>>, en E. DE LEON y N. ALVAREZ DE LAS ASTURIAS, La cultura giuridico-canonica medioevale. Premesse per un dialogo ecumenico, Milano 2003, p. 14.

(76) B. KURTSCHEID y F. A. WILCHES, Historia iuris canonici. Tomus I. Historia fontium et scientiae iuris canonici, Romae 1943; A. VAN HOVE, Prolegomena ad Codicem Iuris Canonici, Mechliniae-Romae 1945; I. ZIEGER, Historia iuris canonici. I. De historia fontium et scientiae iuris canonici. II. De historia institutorum canonicorum, Romae 1947; H. E. FEINE, Kdrcblicbe Rechtsgeschichte. Die katbolische Kirche, (5) Koln-Wien 1972; W. M. PLOCHL, Geschichte des Kirchenrechts, Wien-Munchen 1960-1970 (una version sintetica al italiano se encuentra en Storia del diritto canonico, Milano 1963); A. M. STICKLER, Historia Iuris Canonici Latini; A. GARCIA Y GARCIA, Historia del Derecho canonico. I. El primer milenio, Salamanca 1967.

(77) P. FOURNIER y G. LE BRAS, Histoire des collections canoniques en Occident.

(78) G. LE BRAS yJ. GAUDEMET, Histoire du Droit et des Institudons de reglise en Occident, Paris 1955 ss. La calidad de las aportaciones varia segun los colaboradores.

(79) J. GAUDEMET, Eglise et cite. Histoire du droit canonique, Paris 1994 = Storia del diritto canonico. Ecclesia et civitas, Milano 1998.

(80) F. CALASSO, Medio Evo del diritto, I, Le Fonti, Milano 1954; M. BELLOMO, L'Europa del diritto comune, Roma 1994 = La Europa del Derecho Comun, Roma 1999; E. CORTESE, Le grandi linee della storia giuridica medievale, Roma 2001 (reelaboracion de su anterior obra Ildiritto nella storia medievale, Roma 1997); P. GROSSI, L'Europa del Diritto, Roma-Bati 2007 = Europa y el Derecho, Madrid 2007.

(81) H. COING, Handbuch der Quellen und Literatur der neueren europaischen Privatrechtsgechichte, Munchen 1973.

(82) Cfr. A. GARCiA Y GARCiA (ed.), Constitutiones Concilii quarti Lateranensis una curo Commentariis glossatorum, Citta del Vaticano 1981.

(83) F. M. POWICKE y Ch. R. CHENEY, Councils and synods with other document relating to the English Church (a. D. 1205-1313) 1-2, Oxford 1964; D. WHITELOCK, C. BROOKE y M. BRETT (eds.), Councils and synods with other document relating to the English Church: 871-1204, Oxford 1981.

(84) Las bases de esta tarea las dejo establecidas Adre Artonne y colaboradores (Louis Guizard y Odette Pontal) en su Repertoire des statuts synodaux des dioceses de l'ancienne France du 13e a la fin du 18e siecle, Paris 1963. En anos sucesivos aparecieron las siguientes conttibuciones: O. PONTAL, Les statuts synodaux francais du XIII siecle precedes de l'historique du synode diocesain depuis ses origines, 1: Les statuts de Paris et le Synodal de l'Ouest (XIII siede), Paris 1971; 2: Les statuts de 1230 a 1260, Paris 1983; J. AVRIL, Les statuts synodaux francais du XIII siecle, 3: Les statuts synodaux angevins de la seconde moitie du XIIIe siecle precede d'une etude sur la legislation synodale angevine, Paris 1988; 4: Les statuts synodaux de l'ancienne province de Reims (Cambrai, Arfas, Noyon, Soissons, Tournai), Paris 1995; 5: Les statuts synodaux des anciennes provinces de Bordeaux, Auch, Sens et Rouen, Paris 2001; IDEM, Les conciles de la province de Tours. Concilia Provinciae Turonensis (saec. XIII-XIV), Paris 1987; IDEM, <<Les statuts synodaux de Jean de Flandre, eveque de Liege (1288)>>, en Bulletin de la Societe d'art et d'histoire du diocese de Liege, 61 (1997); IDEM, Les conciles de la province de Tours. Concilia Provinciae Turonensis (saec. XIII-XV), Paris 1987. Vid. tambien: J. GAUDEMET y B. BASDEVANT, Les canons dos conciles merovingiens (VIe-VIIe siecles), 2 vols., Paris 1989.

(85) J. T. SAWICKI, Concilia Poloniae 1 (Lublin 1961), 2-3 (Warszawa 1948 y 1949), 4 (Lublin 1948), 5-6 (Warszawa 1950 y 1952), 7 (Poznan 1952), 8-9 (Wroclaw 1955 y 1957), 10 (Wroclaw-Warszawa-Krakow 1963).

(86) Bajo la direccion de Antonio Garcia y Garcia se han publicado hasta ahora 9 volumenes de Synodicon Hispanum: Galicia; Portugal; Astorga, Leon y Oviedo; Ciudad Rodrigo, Salamanca y Zamora; Extremadura; Avila y Segovia; Burgos y Palencia; Calahorra-La Calazada y Pamplona; y Alcala la Real (Abadia), Guadix y Jaen.

(87) La serie contiene los siguientes volumenes: J. GARCIA PALACIOS, Sinodo de Santiago de Cuba de 1681 (Sinodos americanos 1), Madrid 1983; B. CARRASCO, Sinodos de Santiago de Chile de 1688 y 1763 (Sinodos americanos 2), Madrid-Salamanca 1983; P. F. DE AZUA, Sinodo de Concepcion (Chile) (Sinodos americanos 3), Madrid-Salamanca 1984; D. LOPEZ DE HARO, Sinodo de San Juan de Puerto Rico de 1643- (Sinodos americanos 4), Madrid-Salamanca 1984; D. DE BANOS, Sinodo de Santiago de Leon de Caracas de 1687 (Sinodos americanos 5), Madrid-Salamanca 1986; B. LOBO, Sinodos de Lima de 1613y 1636 (Sinodos americanos 6), Madrid-Salamanca 1987; H. J. R. LASSO, Sinodos de Merida y Maracaibo de 1817, 1819y 1822 (Sinodos Americanos 7), Madrid 1988; D. DE SALAZAR, Sinodo de Manila de 13-82 (Sinodos Americanos 8), Madrid 1988.

(88) Hay algunas ediciones antiguas de series sinodales de Iglesias nacionales o particulares, pero carecen del rigor critico de las mencionadas anteriormente: F. DE HARLAY DE CHANVALLON, Synodicon ecclesiae parisiensis, Paris 1674; P. F. X. DE RAM, Synodicon Belgicum sive acta omnium ecclesiarum Belgii, Louvain 1858; F. X. HIMMELSTEIN, Synodicon Herbipolense. Geschichte una Statuten der im Bisthum Wurzburg gehaltenen Concilien und Dioecesansynoden, Wurzburg 1855.

(89) J. T. SAWICKI, Bibliographia synodorum particularium, Citta del Vaticano 1967; IDEM, <<Supplementum ad Bibliographiam Synodorum Particularium>>, en Traditio, 24 (1968), pp. 508-511; 26 (1970), pp. 470-478; BMCL, 2 (1972), pp. 91-100; 4 (1974), pp. 87-92; 6 (1976), pp. 95-100.

(90) Cfr. F. CANTELAR RODRIGUEZ, Coleccion sinodal <<Lamberto Echeverria>>: Catalogo, Salamanca 1980. La obra contiene ma prologo de Garcia y Garcia, la historia de la Coleecion por el mismo Lamberto de Echeverria y un catalogo de 1095 asambleas conciliares, sinodales y extracodiciales de todo el mundo, entre las cuales hay mas de 250 de la Baja Edad Media. No obstante, esta Coleccion dista todavia mucho de ser una compilacion coherente y unitaria de derecho sinodal.

(91) Cfr. A. GARCiA Y GARCIA, <<Asambleas episcopales>>, en P. LANDAU y J. MULLER (eds.), Proceedings of the Ninth International Congress of Medieval Canon Law, pp. 289 ss.

(92) L. KERY, Canonical collections of the Early Middle Ages (ca. 400-1140). A Bibliographical Guide to the Manuscripts and Literature, Washington D.C. 1999; D. JASPER y H. FUHRMANN, Papal Letters in the Early Middle Ages, Washington D.C. 2001; K. PENNINGTON (ed.), The History of Medieval Canon Law in the Classical Period, 1140-1234. From Gratian to the Decretals of Pope Gregory IX, Washington D.C. 2008. Estan anunciados los siguientes titulos: The History of Western Canon Law to 1000; The History of Bizantine and Eastern Canon Law to 1500; The History of Canon Law in the Age of Reform, 1000-1140; The History of Medieval Canon Law, 1234-1300; The History of Medieval Canon Law in the Late Middle Ages; The History of Courts and Procedure in Medieval Canon Law; A Guide to Medieval Canon Law Jurist and Collections, 1140-1500 (ya disponible en www. faculty.cua.edu/pennington/biobibl.htm).

(93) http://www.medieval.utoronto.ca/icmac/index.html.

(94) http://www.kent.ac.uk/history/research/ Research-Networks/CLASMA.html.

(95) L. FOWLER-MAGERL, Clavis Canonum. Selected Canon Law Collections before 1140 access with data processing, Hannover 2005.

(96) http://www.ccl.rch.uky.edu.

(97) http://www.project.knowledgeforge.net/ivo/index.html.

(98) http://www.idr.unipi.it/iura-communia/indice_opere.htm. Algunas bibliotecas americanas han cargado en internet centenares de manuscritos, como la Digital Scriptorium, de la Universidad de Columbia: http://www.scriptorium.columbia.edu.

(99) http://www.medieval.uiuc.edu/resources.html.

(100) http://www.columbia.edu/cu/lweb/indiv/manc/papaldoc.html.

(101) http://www.emld.usc.edu/tiki-index.php.

(102) http://www.benedictus.mgh.de/haupt.htm.

(103) MGH Studien und Texte 39, 2006.

(104) http://www.pseudoisidor.mgh.de/index.htm.

(105) http://www.geschichte.digitale-sammlungen.de/decretum-gratiani/ online/angebot. Tambien la Biblioteca de la Universidad de Sexfilla: http://www.fama.us.es/search~S5*spi?/afriedberg/ afriedberg/1,15,24,B/1856~b1937387&FF=afriedberg+emil&l,,5,1,0; o en la pagina http://www.web.genie.it/utenti/i/interface/Archive/DecretumGr.pdf.

(106) http://www, digital.library.ucla.edu/canonlaw.html; http://www.english.ucla.edu/people/faculty/kelly/margarita.pdf y http://www, english.ucla.edu/people/faculty/kelly/materiae.pdf, respectivamente.

(107) http://www.lex.unict.it/liber. En la actualidad la aplicacion no permite rodas las posibilidades anunciadas. El texto del Liber Exta tambien se encuentra en el siguiente sitio web: http://www.hs-augsburg.de/~harsch/Chronologia/Lspost13/ GregoriusIX/gre_intr.html.

(108) http://www.mdz10.bib-bvb.de/~db/0002/bsb00026739/images.

(109) http://www.mdz10.bib-bvb.de/~db/0002/bsb00026738/images.

(110) http://www.daten.digitale-sammlungen.de/~db/0002/ bsb00026736/images.

(111) http://www.web.colby.edu/canonlaw.

(112) W. RORDORF y A. TUILIER, La doctrine des douze apotres. Introduction, texte, traduction, notes, apendice et index, Paris 1978; K. WENGST, Didache (Apostellehre). Barnabasbrief, Zweiter Klemensbrief, Schrift an Diognet, Darmstadt 1984, pp. 1-100.

(113) R.H. CONNOLLY, Didascalia Apostolorum. The Syriac Version Translated and Accompanied by the Vetona Latin Fragments, Oxford (2) 1969; E. TIDNER, Didascaliae Apostolorum, canonum ecclesiasticorum, traditionis apostolicae Versiones Latinae, Berlin (2) 1963; A. VOOBUS, The Didascalia apostolorum in Syriac, tomos 175-176 y 179-180, Louvain 1979 (version siriaca y traduccion al ingles).

(114) E. TIDNER, Didascaliae Apostolorum, canonum ecdesiasticorum.

(115) M. METZGER, Les constitutions apostoliques, I-III (Sources chretiennes 320, 329, 336), Paris 1985-1987.

(116) M. METZGER, Les constitutions apostoliques, III, pp. 274-309 (es la mejor edicion). Algunos estudios, basandose en el analisis del lenguaje y contenido piensan que el autor de los 85 Canones Apostolici es el mismo que el de las Constitutiones apostolicae, y que no se trata de una obra autonoma, sino de una recapitulacion final que el autor habria anadido al final de su coleccion. Sin embargo, los Canones Apostolici se conocian antes que las Constitutiones.

(117) F. NAU, La version syriaque de l'Octateuque de Clement, Paris 1967, pp. 25-68 (traduccion francesa); I. E. RAHMANI, Testamentum Domini nostri Jesu Christi, Mainz 1899 (version siriaca con traduccion al latin).

(118) p. LANDAU, <<II ruolo della critica del testo nel primo millenio di storia del diritto canonico>>, en E. DE LEON y N. ALVAREZ DE LAS ASTURIAS, La cultura giuridico-canonica medioevale. Premesse per un dialogo ecumenico, Milano 2003, pp. 23-27.

(119) Cfr. N. ALVAREZ DE LAS ASTURIAS, <<Nota bibliografica a tema storia delle Fonti del Diritto Canonico: Insegnamento e Ricerca>>, en Ephemerides Iuris Canonici, 50 (2010), pp. 165-182.

(120) Cfr. Ch. MUNIER (ed.), Concilia Africae; IDEM, <<Les Conciles africains (A. 345-525) revisites>>, en I concili della Cristianita occidentale. Secoli III-V. XXX Incontro di studiosi della antichita cristiana (Roma, 3-5 maggio 2001), Roma 2002, pp. 147-163.

(121) P. LANDAU, <<Il ruolo della critica del testo>>, pp. 27-34.

(122) E MAASSEN, Geschichte der Quellen, pp. 81-85.

(123) E. SCHWARTZ, <<Die Kanonessammlung der alten Reichskirche>>, en ZRG Kan. Abt., 35 (1936), pp. 1-114.

(124) C.H. TURNER, <<Chapters in the History of Latin Mss of Canons: The Version Called Prisca>>, en Journal of Theological Studies, 31 (1929), pp. 337- 346.

(125) K. SILVA-TAROUCA, <<Beitrage zur Uberlieferun der Papsbriefe des IV., V. und VI. Jahrhunderts>>, en Zeitschrift fur Katholische Theologie, 43 (1919), pp. 467-481 y 657-692; H. WURM, Studien und Texte zur Dekretalensammlung des Dionysius Exiguus, Bonn 1939.

(126) C. VOGEL, Le pecheur et la penitence dans l'Eglise, Ancienne, Paris 21982; IDEM, Les <<Libri paenitentiales>>, Brepols 1978.

(127) R. KOTTJE (ed.), Paenitentialia minora Franciae et Italiae saeculi VIII et IX, Turnholti 1994; C. VAN RHIJN (ed.), Paenitentiale pseudo-Theodore, Turnholu 2009.

(128) Cfr. Paenitentialia Hispaniae: Paenitentiale Cordubense, Paenitentiale Silense, Paenitentiale Vigilanum siue Albeldense. Paenitentialia minora Franciae et Italiae: Paenitentiale Bobiense, Paenitentiale Burgundense, Paenitentiale Floriacense, Paenitentiale Hubertense, Paenitentiale Merseburgense a (recensio Me1), Paenitentiale Merseburgense a (recensio V23), Paenitentiale Merseburgense a (recensio W10), Paenitentiale Merseburgense b, Paenitentiale Oxoniense I, Paenitentiale Oxoniense II, Paenitentiale Parisiense simplex, Paenitentiale Sangallense simplex, Paenitentiale Sletstatense.

(129) H. FUHRMANN, Einfluss und Verbreitung der pseudoisidorischen Falschungen. Von ihrem Auftauchen bis in die neuere Zeit, 3 vols., Stuttgart 1972-1974; H. MORDEK, Kirchenrechts und Reform im Frankereich. Die Collectio Vetus Gallica, Berlin-New York 1975.

(130) G. FRANSEN, <<Sources et Litterature du Droit Canonique classique>>, en P. LANDAU y J. MUELLER (eds.), Proceedings of the Ninth International Congress of Medieval Canon Law, p. 8.

(131) PL 99, 989-1086.

(132) Canones apostolorum. Veterum conciliorum constitutiones. Decreta pontificum antiquiora. De primatu Romanae ecclesiae, Moguntiae 11525: http://www.athena.uky.edu/cgi/t/text/ textidx?c=ccl;cc=ccl;idno=ccl;view=toc.

(133) http://www.rch.uky.edu/CCL/TLH/DachBooks.html y http://www.ceec.uni-koeln.de/projekte/CEEC/texts/ Achery1723/Achery1723-Inhalt.htm.

(134) http://www.ccl.rch.uky.edu.

(135) http://www.benedictus.mgh.de/haupt.htm.

(136) MGH Studien und Texte 39, 2006.

(137) http://www.pseudoisidor.mgh.de/index.htm.

(138) P. HINSCH1US (ed.), Decretales Pseudo-Isidorianae et Capitula Angilramni.

(139) Son numerosos los estudios que ponen en evidencia los errores de la edicion de Hinschius. En contramos una buena rendicion de cuentas en H. FUHRMANN, <<The Pseudo-Isidorian Forgeries>>, en D. JASPER y H. FUHRMANN, Papal Letters in the Early Middle Ages, Washington D.C. 2001, pp. 153-159.

(140) Cfr. N. ALVAREZ DE LAS ASTURIAS, La <<Collectio Lanfranci>>. Origine e influenza di una collezione della Chiesa anglo-normanna, Milano 2008, pp. 17-22.

(141) Cfr. ademas de las obras citadas anteriormente: H. FUHRMANN, Einfluss und Verbreitung der pseu doisidorischen Falschungen.

(142) En MGH: Capitula episcoporum, Teil 1, P. BROMMER (ed.), 1984; Teil 2, R. POKORNY, M. STRATMANN y W.-D. RUNGE (eds.), 1995; Teil 3, R. POKORNY (ed.), 1995; R. POKORNY y V. LUKAS (eds.), 2005. En la serie Monumenta Iuris Canonici de la Biblioteca Apostolica Vaticana: H. JOHN, Collectio canonum Remedio Curiensi episcopo perperam ascripta, Citta del Vaticano 1976.

(143) Cfr. A. BORETIUS y V. KRAUSE (eds.), Capitularia regnum Francorum, Legum Sectio II, Hannover 1897. O tambien, H. MORDEK, Bibliotheca Capitularum regum Franconum manuscripta, Munich 1995, donde se ofrece una lista de manuscritos y bibliografia de las capitulares carolingias. Otras fuentes interesantes: HINCMAR EPISCOPUS REMENSIS, Collectio de ecdesiis et capellis I, M. STRATMANN (ed.), Hannover 1990; IDEM, De divortio Lotbarii regis et Theutbergae reginae, L. BOHRINGER (ed.), Hannover 1992.

(144) Reproduccion facsimil de la edicion de Colonia de 1548: G. FRANSEN y Th. KOLZER (eds.), Burchard von Worms, Decretorum Libri XX, Aalen 1992; vid. tambien: G. FRANSEN, <<Le Decret de Burchard de Worms. Valeur du texte de l'edition. Essai de classement des manuscrits>>, en ZRG Kan. Abt., 63 (1977), pp. 1-20.

(145) H. HOFFMANN y R. POKORNY, Das Dekret des Biscbof Burchard von Worms. Textstufen -- Fruhe Verbreitung -- Vorlagen, Munchen 1991.

(146) G. AUSTIN, Shaping church law around the year 1000.

(147) M. FORNASARI (ed.), Collectio Canonum in V libris. I, Lib. I-III, Turnholti 1970. El proyecto de edicion de los libros cuatro y cinco de la coleccion, planteado en la Pontificia Universita della Santa Croce, no llego a realizarse.

(148) G. MOTTA, Collectio canonum trium librorum. Pars prior: Liber I et II, Citta del Vaticano 2005. El segundo volumen, que incluye el tercer libro de la coleccion, esta en pruebas.

(149) G. MOTTA, Liber Canonum diuersorum sanctorum patrum siue Collectio in CLXXXIII titulos digesta, Citta del Vaticano 1988.

(150) Diuersorum patrum sententiae siue Collectio in LXXIV titulos digesta, J. T. GILCHRIST (ed.), Citta del Vaticano 1973.

(151) J. GILCHRIST, The Collection in Seventy-Four Titles, a Canon Law Manual of the Gregorian Reform, Toronto 1980.

(152) Edicion inacabada (se interrumpe en el canon 15 del libro 11) de F. THANER, Anselmi episcopi Lucensis Collectio canonum una cum Collectione minore, I-II, Regensburg 1906-1915.

(153) Entre la amplia bibliografia disponible destacamos: K. CUSHING, Papacy and Law in the Gregorian revolution. The canonistic work of Anselm of Lucca, Oxford 1998; S. A. SZUROMI, Anselm of Lucca as a canonist, Frankfurt aro Main 2006; G. MOTTA, <<La redazione A "Aucta" della Collectio Anselmi Episcopi Lucensi>>, en Studia in honorem eminentissimi Cardinalis Alphonsi M. Stickler, Roma 1992, pp. 375-449.

(154) http://project.knowledgeforge.net/ivo/index.html. Aunque el aparato critico revela la variedad de formas en que la obra pudo ser conocida por sus lectores, esta edicion va poco a poco clarificando la compleja tradicion manuscrita, de gran utilidad para el analisis de muchas colecciones que tienen ahi su fuente, entre otras la Coleccion en 10 Partes. Cfr. tambien una importante monografia que aporta nuevos datos sobre las obras atribuidas a Ivo, entre otros la afirmacion de que la Panormia no pertenence a Ivo: C. ROLKER, Canon Law and the Letters of Ivo of Chartres, Cambridge 2010.

(155) A. Mai realizo una edicion parcial en Nova bibliotheca Patrum, 7.3, Romae 1854, pp. 1-76.

(156) http://www.mgh.de/datenbanken/kanonessammlung-polycarp.

(157) Cfr. R. WEIGAND, <<Die Glossen zum Dekret Gratians. Studien zu den fruhen Glossen und Glossenkompositionen>>, en Studia Graciana, 25-26 (1991), pp. XXI-XXIV y 661-1004.

(158) Cfr. A. WINROTH, <<The Two Recentions of Gratian's "Decretum">>, en ZRG Kan. Abt., 83 (1997), pp. 22-31; IDEM, The making of Gratian's <<Decretum>>, Cambridge-New York 2000.

(159) En los siguientes articulos puede encontrarse una sintesis de la evolucion de los estudios sobre Graciano: ademas de las cronicas ya citadas de Viejo-Ximenez sobre los Congresos Internacionales de Derecho Canonico Medieval, cfr. J. M. VIEJO-XIMENEZ, <<La investigacion del Derecho canonico clasico: el "9th International Congress of Medieval Canon Law" de 1992>>, en Ius Canonicum, 33 (1993), pp. 737-754; IDEM, <<"Concordia" y "Decretum" del Maestro Graciano. In memoriam Rudolf Weigand>>, en Ius Canonicum, 39 (1999), pp. 333-357; C. LARRAINZAR, <<L'edizione critica del Decreto di Graciano>>, en Folia Canonica, 9 (2006), pp. 62-92 (la edicion espanola se encuentra en BMCL, 27 [2007-2010], pp. 71-104).

(160) Cfr. sobre todo T. LEHNHERR, <<Die Summarien zu den Texten des 2. Laterankonzils von 1139 in Grauans Dekret>>, en Archiv fur katholisches Kirchenrecht, 150 (1981), pp. 528-551; Die Ex-kommunikations- und Depositionsgewalt der Haretiker bei Gratian und den Dekretisten bis zum Glossa Ordinaria des Johannes Teutonicus, Munchen 1987.

(161) Cfr. C. LARRAINZAR, <<La formacion del Decreto de Graciano por etapas>>, en ZRG Kan. Abt., 87 (2001), pp. 67-83.

(162) Cfr. T. LEHNHERR, <<Zur Uberlieferung des Kapitels "Duae stmt, inquit, leges" (Decretum Gratiani C.19 q.2 c.2)>>, en Arcbivfur katholisches Kirchenrecht, 168 (1999), pp. 359-384.

(163) Cfr. entre otros, <<La redaccion original de C.29 del Decreto de Graciano>>, en Ius Ecclesiae, 10 (1998), pp. 149-185; <<"An inter uouentes possit esse matrimonium". El texto de C.27 q.1 en los manuscritos antiguos del Decreto de Graciano>>, en Initium, 9 (2004), pp. 73-126; <<La composicion del Decreto di Graziano>>, en Ius Canonicum, 45 (2005), pp. 431-485; <<Variantes textuales y variantes doctrinales en C.2 q.8>>, en K. PENNINGTON, U.-R. BLUMENTHAL y A. A. LARSON (eds.), Proceedings of the Twelth International Congress of Medieval Canon Law, (Washington 1-8 August 2004), Citta del Vaticano 2008, pp. 161-90.

(164) Cfr. principalmente, <<La tradizione manoscritta pio antica della C.30 q.1>>, en M. BELLOMO y O. CONDORELLI (eds.), Proceedings of the Eleventb International Congress of Medieval Canon Law, pp. 131-138; <<Observaciones sobre la futura edicion critica del Decreto de Graciano>>, en O. CONDORELLI (ed.), <<Panta rei>>. Scritti dedicati a Manlio Bellomo II, Catania 2004, pp. 89-96.

(165) Cuando una auctoritas o dictum de Graciano ha tenido dos redacciones, ambas suelen aparecer en el ms Fd: la primera en el texto principal y la segunda --que normalmente cancela la mas antigua-- en la coleccion de sus complementos que Larrainzar denomina adiciones bolonesas. Ademas en C.29 q.1-2, Graciano demuestra un elevado grado de tecnicismo y de conocimiento sobre la jurisprudencia romana; es decir, la obra de Graciano fue permeable al derecho justinianeo desde la primera hora. Cfr. J. M. VIEJO-XIMENEZ, <<"Concordia" y "Decretum" del Maestro Graciano>>, p. 346.

(166) Cfr. J. M. VIEJO-XIMENEZ, <<"Gratianus Magister" y "Guarnerius Teutonicus">>, pp. 47-56.

(167) Sobre todos estos aspectos cfr. C. LARRAINZAR, <<L'edizione critica del Decreto di Graciano>>; IDEM, <<Metodos para el analisis de la formacion literaria del "Decretum Gratiani". "Etapas" y "esquemas" de redaccion>>, en Proceedings of the Thirteenth International Congress, Citta del Vaticano (en prensa).

(168) T. REUTER y G. SILAGI, Wortkonkordanz zum Decretum Gratiani, 5 vols., Munchen 1990.

(169) F. GERMOVNIK Indices ad Corpus Iuris Canonici, Ottawae 2000.

(170) L. LOFSTEDT (ed.), Gratiani Decretum. La traduction en ancien francais du Decret de Gratien: edition critique, 5 vols., Helsinki 1992-2001.

(171) A. THOMPSON y J. GORDLEY, The Treatise on Laws (Decretum DD. 1-20), Washington 1993.

(172) http://faculty.cua.edu/Pennington/Canon%20Law/marriagelaw.htm.

(173) Cfr. J. RODRIGUEZ DIEZ, <<Invitacion a una traduccion espanola del corpus iuris canonici>>, en Anuario Juridico y Economico Escurialense, 40 (2007), pp. 323-350.

(174) ROLANDUS. Summa Magistri Rolandi. Mit Anhang Incerti auctoris quaestiones. F. THANER (ed.), Innsbruck 1872; PAUCAPALEA, Summa uber das Decretum Gratiani, J. F. VON SCHULTE (ed.), Aalen 1890 (= 1965); STEPHANUS TORNACENSIS, Die Summa uber das Decretum Gratiani, IDEM (ed.), Aalen 1891 (= 1965); MAGISTER RUFINUS, Summa Decretorum, H. SINGER (ed.), Paderborn 1902 (= Aalen 1963). Se puede consultar la version electronica de estas ediciones en: http://works.bepress.com.

(175) De gran importancia, porque la relacion entre la Escuela decretista de Bolonia y la francesa se establece a traves de esta obra.

(176) HUGUCCIO PISANUS, Summa decretorum. I, Distinctiones I-XX, O. PREROVSKY (ed.), Citta del Vaticano 2006.

(177) SIMONIS BISINIANENSIS, Summa in Decretum, P. V. AIMONE (ed.): www.unifr.ch/cdc/summa_simonis_de.php.

(178) T. MACLAUGHLIN, The Summa Parisiensis on the Decretum Gratiani, Toronto 1952; Summa elegantius in iure divino seu Colosiensis, 3 vols., G. FRANSEN y S. KUTTNER (eds.), New York 1969-1990; Distinctiones <<Si mulier eadem hora>> seu Monacenses, R. SORICE (ed.), Citta del Vaucano 2002; Summa <<Omnis qui iuste iudicat>> sive Lipsiensis, vol. I, R. WEIGAND, P. LANDAU, W. KOZUR, S. HAERING, K. MIETHANER-VENT y M. PETZOLT (eds.), Citta del Vaticano 2007; Magistri Honorii Summa <<De iure canonico tractaturus>>, rol. I, R. WEIGAND, P. LANDAU, W. KOZUR, S. HAERING, K. MIETHANER-VENT y M. PETZOLT (eds.), Citta del Vaticano 2004.

(179) Andreas Thiers trabaja en la edicion que abandono en 1976 P.-J. Kessler.

(180) Chris Coppens trabaja en la edicion del aparato de glosas Animal est substantia (la edicion provisional de las primeras 30 disfinciones esta accesible en: http://web.mac.com/eccoppens/Animal_est_substantia/Introduction.html); Tatsushi Genka en la edicion de la Suma Permissio quedam; Landau con la colaboracion de Genka prepara la edicion de la Suma Antiquitate et tempore; y John Wei la de la Suma Reverentia sacrorum canonum. Tambien esta en preparacion la Summa quaestionum de Honorius, que estaba bastante avanzada a la muerte de Weigand (la Distinctio 3 de esta obra, sobre derecho matrimonial esta ya publicada: B. GRIMM, <<Die Ehelehre des Magister Honorius>>, en Studia Gratiana, 24, Roma 1989).

(181) Cfr., entre otros, K. PENNINGTON y W. P. MULLER, <<The Decretist. The Italian School y R. WEIGAND, The Transmontane Decretist>>, en W. HARTMANN y K. PENNINGTON (eds.), The History of Medieval Canon Law in the Classic Period, 1140-1234. From Gratian to the Decretals of Pope Gregory IX, Washington D.C. 2008, pp. 121-210.

(182) F. Gillmann, G. Post, B. Tierney, L. Boyle, G. Fransen, A. Garcia y Garcia, A. D. De Sonsa Costa, A. Vetulani, A. M. Stickler, J. Ochoa Sanz, A. Padoa Schioppa, M. Bellomo, E. Cortese, D. Maffei, R. H. Helmholz, J. A. Brundage, F. Liotta, P. Linehan, A. Gouron, V. Piergiovanni, B. C. Brasington, R. Somerville, S. Chodorow, C. R. Cheney, W. Holtzmann, P. Legendre, K. W. Norr, P. Gerbenzon, P. Weimar, K. Pennington, G. Dolezalek, A. Lefebvre-Teillard, Ch. Donahue Jr., L. Fowler-Magerl, R. M. Fraher, P. V. Aimone Braida, H. Lange, W. Litewski, W. Stelzer, C. Coppens, H. Van de Wouw, W. P. Muller, N. Ho1, G. Minnucci, H. Zapp, C. Natalini y sobre todo R. Weigand y P. Landau con S. Kutrner.

(183) S. KUTTNER, Repertorium der Kanonistik (1140-1234), Citta del Vaticano 1937, que actualiza el primer volumen de la obra ya citada de Schulte: Die Geschichte der Quellen und Literatur des canonischen Rechts. E1 Repertorium cuenta, a su vez, con una breve puesta ai dia en las retractationes contenidas en la obra Gratian and the Schools of Law. Ademas se ha publicado diversos suplementos en BMCL.

(184) Esta situacion, sin embargo, no impidio que se siguiera con la compilacion de colecciones tradicionales: cfr. E. FRIEDBERG, Die Canones-sammlungen zwischen Gratian und Bernhard von Pavia, Leipzig 1897 (= Graz 1958).

(185) Sobre las decretales papales desde sus origenes hasta el siglo XI vid. D. JASPER y H. FUHRMANN, Papal Letters in the Early Middle Ages.

(186) Cfr. especialmente: W. HOLTZMANN, Papsturkunden in England, 2 vols., Nendeln 1970-1972 (reproduccion facsimil de las ediciones de Berlin de 1931, 1935 y 1936); IDEM, Kanonistische Erganzungen zur Italia Pontificia, Tubingen 1959.

(187) S. CHODOROW y C. DUGGAN (eds.), Decretales ineditae saeculi XII from the papers of the late Walther Holtzmann, Citta del Vaticano 1982. Vid. tambien una recopilacion de sus articulos en C. DUGGAN, Decretals and the Creation of <<New Law>> in the Twelfth Century. Judges, Judgements, Equity and Law, Aldershot (Hampshire)-Brookfiel (Vermont) 1998.

(188) C. R. CHENEY y M. G. CHENEY (eds.), The Letters of Pope Innocent III (1189-1216) concerning England and Wales: A Calendar with an Appendix of Texts, Oxford 1967.

(189) C. R. CHENEY, Pope Innocent III and England, Stuttgart 1976. Ademas continuo, junto con Maurice Powicke, los Councils and ecclesiastical documents relating to Great Britain and Ireland de Haddan y Stubbs (Oxford 1868-1878), publicando los volumenes que cubren los anos 1205-1313 (Oxford 1964). En relacion con el mundo ingles, vid. tambien C. DUGGAN, Twelfth-century Decretal Collections and their Importance in English History, London 1963. Ademas, la Deutsche Forscbungsgemeinschaft sustenta un proyecto de edicion de la Collectio Cheltenhamensis, en el que estan trabajando Gisela Drossbach y Peter Landau.

(190) MARY G. CHENEY, Roger, Bishop of Worcester, 1164-1179, Oxford 1980. Tambien edito las actas, cartas y otros registros. Se trata de una obra maestra y el mejor relato del impacto de la creacion papal de derecho en Inglaterra.

(191) C. R. CHENEY y M. G. CHENEY (eds.), Studies in the Collections of Twelfth-century Decretals from the Papers of the Late Walther Holtzmann, Citta del Vaticano 1979.

(192) Mary extendio sus investigaciones sobre el obispo Roger para incluir la edicion de los documentos de todos los obispos de Worcester desde 1062 a 1218. La serie de English Episcopal Acta, editada por David M. Smith y con la colaboracion de Philippa Hoskin, Martin Brett y Christopher Brooke entre otros, ha publicado 34 volumenes desde 1980.

(193) Lerida 1576, Paris 1621, etc.

(194) E. FRIEDBERG, Quinque compilationes antiquae. Una herramienta a tener en cuenta es la obra de Kuttner, Index titulorum decretalium ex collectionibus tam privatis quam publicis conscriptus, Mediolani 1977.

(195) Cfr. JOHANNIS TEUTONICI, Apparatus glossarum in Compilationem tertiam, rol. I, K. PENNINGTON (ed.), Citta del Vaticano 1981 (un avance de los libros 3 a 5 puede consultarse en: www.faculty.cua.edu/pennington/Index.html#Joh.%20Teu.%20Baldus).

(196) BERNARDUS PAPIENSIS, Summa Decretalium, E. A. THEODOR LASPEYRES (ed.), Regensburg 1860 (= Graz 1956); H. SINGER (ed.), Die Dekretalensammlung des Bernardus Compostellanus antiquus, Vienna 1914.

(197) P. LANDAU y G. DROSSBACH (eds.), Die Collectio Francofurtana. Eine franzosische Decretalensammlung, Citta del Vaticano 2007.

(198) Cfr. J. F. VON SCHULTE, Die Dekretalen zwischen den <<Decretales Gregorii IX>> und <<Liber VI>> Boniface VIII, Wien 1867; P.-J. KESSLER, <<Untersuchungen uber die Novellen-Gesetzgebung Papst Innocenz' IV Ein Beitrag zur Geschichte der Quellen des kanonischen Rechts>>, en ZRG Kan. Abt., 31 (1942), pp. 142-320; 32 (1943), pp. 300-383; 33 (1944), pp. 56-128; S. KUTTNER, <<Die Konstitutionen des ersten allgemeines Konzils von Lyon>>, en Studia et documenta historiae et iuris, 6 (1940), pp. 70-131 = Medieval Councils, Decretais, and Collections of canon law, London 1980, No. XI con Retractationes en pp. 11-13.

(199) J. M. MANS PUIGARNAU (ed.), Decretales de Gregorio IX. Version medieval espanola, Barcelona 1939. La traduccion se separa en ocasiones del original, ampliando notablemente ciertos pasajes, abreviando otros. Ademas, a menudo tiene caracter explicativo o de comentario con relacion al original.

(200) Cfr. J. M. VIEJO-XIMENEZ, <<"Gratianus Magister" y "Guarnerius Teutonicus">>, p. 60.

(201) Hasta el momento se han editado las siguientes obras de san Raimundo editadas por X. Ochoa y A. Diez: Summa de iure canonico, Summa de paenitentia y Summa de matrimonio, ademas de un Index Canonum et Legum Totius Corporis Iuris Canonici et Civilis, en dos volumenes y por los mismos autores.

(202) J. TARRANT (ed.), Extrauagantes Iohannis XXII, Citta del Vaticano 1983.

(203) Cfr. entre otros: M. BELLOMO, Medioevo edito e inedito, I. Scholae, universitates, studia, II. Scienza del diritto e societa medievale, III. Profili di giuristi, Roma 1997-1998; IDEM, I fatti del diritto tra le certezze e i dubbi del giuristi medievali, Roma 2000; D. MAFFEI, La donazione di Constantino nei giuristi medievali, Milano 1969; IDEM, Giuristi medievali e falsificazioni editoriali del primo cinquecento. Iacopo di Belviso in Provenza?, Frankfurt am Main 1979 (Ius Commune. Sonderhefte, 10); D. MAFFEI y P. MAFFEI, Angelo Gambiglioni, giureconsulto aretino del Quattrocento: la vita, i libri, le opere, Roma 1994.

(204) K. PENNINGTON, <<Canon Law in the Late Middle Ages>>, pp. 33 ss.

(205) Cfr. entre otros: <<An Earlier Recension of Hostiensis's Lectura on the Decretals>>, en BMCL, 17 (1987), pp. 77-90; <<Johannes Andreae's Additiones to the Decretals of Gregory IX>>, en ZRG Kan. Abt., 74 (1988), pp. 328-347; K. PENNIGTON Y OTROS, <<Niccolo Tedeschi (Abbas Panormitanus) e i suoi Commentaria in Decretales>>, en O. CONDORELLI (ed.), Roma 2000, pp. 9-36.

(206) Cfr. por ejemplo: <<Aus kanonistischen Handschriften der Periode 1234 bis 1298>>, en S. KUTTNER (ed.), Proceedings of the Fourth International Congress of Medieval Canon Law, Citta del Vaticano 1976, pp. 27-44; <<Kanonistische Quastionensammlungen von Bartholomeus Brixiensis bis Johannes Andreae>>, en P. LINEHAN (ed.), Proceedings of the Seventh International Congress of Medieval Canon Law, Citta del Vaticano 1988, pp. 265-281; <<Pierre de Sampson et Bernard de Montmirat. Deux canonistes francais du XIIIe siece>>, en L'Eglise et le droit dans le Midi (XIIIeXIVe siecles), (Cahiers de Fajeaux, 29, 1994), pp. 37-74; <<"Gallecia unde duxi originem". Johannes Hispanus Compostellanus (de Petesella) und seine Dekretalensumme (ca. 1235-1236)>>, en Studia Gratiana, 28 (1998), pp. 89-119.

(207) Manlio Bellomo sintetiza la historia del derecho canonico en el marco del ius commune en dos de sus obras: L'Europa del diritto comune, Roma 1994 (= La Europa del derecho comun, Roma 1999); y Societa e instituzioni dal medioevo agli inizi dell'eta moderna, Roma 1997.

(208) Patrocinados por la <<Fundacio Noguera i Associacio Catalana d'Historia del Dret "Jaume de Montjtuc">>, que publica las actas de los simposios internacionales <<El Dret Comu i Catalunya>>. Cfr. al respecto la obra de Aquilino Iglesia Ferreiros, entre otros: El <<ius commune>> com a dret vigent: L'experiencia judicial d'Andorra i San Marino, 2 vols., Barcelona 1994.

(209) Cfr. J. M. VIEJO-XIMENEZ, <<In memoriam Stephan Kuttner>>, pp. 239-244.

(210) Sobre estos y otros recursos, vid. M. ASCHERI, <<I manoscritti giuridici tardomedievali: alcune ricerche recenti, alcune priorita>>, en V. COLLI (ed.), Juristische Buchproduktion im Mittelalter, Frankfurt am Main 2002, pp. 3-39.

(211) Cfr. Storia delle Fonti, pp. 137-149.

(212) Cfr. Chiesa romana e modernita giuridica, I. L'edificazione del sistema canonistico (1563-1903), II. Il <<Codex Iuris Canonici>> (1917), Milano 2008.

(213) Cfr. N. ALVAREZ DE LAS ASTURIAS, <<Nota bibliografica a tema storia delle Fonti del Diritto Canonico>>, p. 181.

(214) P. GASPARRI y I. SEREDI, Codicis iuris canonici fontes, I-IX, Romae, 1923-1939.

(215) Codex iuris canonici Hi X Pontificis Maximi iussu digestus, Benedicti Papae XV auctoritate promulgatus, praefatione, fontium adnotatione et indice analytico-alphabetico ab E.mo Perro Card. Gasparri auctus, Citta del Vaticano 1974.

(216) Codex iuris canonici auctoritate Ioannis Pauli PP. II promulgatus, fontium annotatione et indice analytico-alphabetico auctus, Citta del Vaticano 1989.
COPYRIGHT 2010 Servicio de Publicaciones de la Universidad de Navarra
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2010 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:ESTUDIOS
Author:Sedano, Joaquin
Publication:Ius Canonicum
Date:Jul 1, 2010
Words:27381
Previous Article:San Josemaria Escriva, el derecho, la justicia. (A los cincuenta anos de la creacion de la Facultad de Derecho Canonico de la Universidad de Navarra).
Next Article:Ley Organica de Libertad Religiosa oportunidad y fundamento de una reforma.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2020 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters