Printer Friendly

Tradicion e innovacion en las comunidades de pesca artesanal del sur de Chile: hacia un enfoque reflexivo del desarrollo endogeno.

[ILUSTRACION OMITIR]

TRADITION AND INNOVATION IN THE FISHING COMMUNITIES IN SOUTHERN CHILE: TOWARDS A REFLEXIVE APPROACH TO ENDOGENOUS DEVELOPMENT

Introduccion

En el mundo globalizado de hoy, especular sobre un hipotetico desarrollo endogeno desde el ambito de las comunidades locales puede parecer una quimera. Argumentos no sobran para llegar a esta conclusion. Por un lado, en la vision mas extrema y pesimista, las transformaciones estructurales asociadas a la globalizacion provocarian un vaciamiento cultural de los territorios, que en ocasiones se convertirian en espacios sin identidad, uniformes y carentes de sentido propio, meramente funcionales a la expansion de los actores globales. Por otro lado, en una argumentacion moderada, los intentos de resignificacion por parte de las comunidades locales estarian sujetos a diferentes trampas mediaticas, que nos informarian de la necesidad de perder la inocencia respecto a la "inmediatez de lo local" a la hora de abordar las posibles estrategias de desarrollo endogeno.

Ante este panorama desolador, tal vez la solucion suboptima consistiria en adaptarse a los cambios estructurales, asumiendo las practicas y las logicas exogenas, e intentando minimizar los costes economicos y los riesgos socioambientales vinculados a dichas transformaciones. Buena parte de la sociologia contemporanea apuesta por esta alternativa estrategica (Beck, Giddens y Lash, 1997), donde la reflexividad de las comunidades locales se concibe como una reaccion obligada a las condiciones impuestas por la globalizacion. En realidad, esta respuesta no tiene nada de endogena, aunque pueda ser localizada (1).

Pero, ?por que no conformarnos con algo asi? Una primera razon para ello tendria un caracter epistemologico: ?que podemos conocer sobre las comunidades locales reduciendo nuestro objeto de investigacion a las reacciones frente a lo exogeno? Pensamos que muy poca cosa, al menos desde una perspectiva etnografica. Una segunda razon tiene que ver con las oportunidades que se pierden cuando este tipo de sociedades optan por una solucion reactiva y adaptativa. En cierta medida, la pregunta fundamental que aqui nos hacemos consiste en analizar si no existe otro camino estrategico para enfrentar reflexivamente los desafios que la globalizacion impone a las comunidades locales. En nuestra opinion, esta hipotesis implicaria identificar las fuentes de dinamismo economico a nivel territorial que no se explican por causas estructurales con raices exogenas, sino por capacidades subjetivas e intersubjetivas de caracter endogeno.

Para analizar estas cuestiones, se expondra una sistematizacion especifica de dos investigaciones etnograficas realizadas en las costas sur-australes de Chile entre 2004 y 2010. En ambos casos el objeto de analisis son economias de pesca artesanal con fuerte arraigo historico-cultural, constitutivas de Sistemas de Produccion Local (SPL) (2). En ambos casos el foco analitico es la problematizacion critica de la dicotomia convencional que opone modernizacion y tradicion, en particular como obstaculo para el desarrollo economico. De manera sintetica se plantea que, en el marco de una dialogica reflexiva desplegada en el espacio local--constrenido e interpelado por vectores de expansion capitalista transnacional--, es posible concebir y observar que la vida economica construida en parte desde la tradicion expresa un potencial innovador y dinamico que en un registro teorico-conceptual permite una profundizacion antropologica de los enfoques del desarrollo endogeno.

El primer referente son los resultados de una investigacion doctoral (Saavedra, 2011) realizada en las costas de la austral region de Aisen. En este caso se abordan las practicas de procesamiento artesanal y/o microindustrial, en especial de recursos bentonicos. El segundo referente es una investigacion aplicada realizada con mitilicultores artesanales en el Estuario de Reloncavi, algo mas al norte cerca de la ciudad de Puerto Montt (3). Lo interesante aqui es la ampliacion de la base economica de los sistemas de pesca artesanal situados en el Estuario, los que en el curso de una decada han incorporado el cultivo de semillas de mejillon chileno o chorito (Mytilus chilensis). Ambas investigaciones fueron realizadas bajo modalidades etnograficas pero cotejando informacion documental atingente y relevante (historica principalmente), se realizaron entrevistas semi-estructuradas, grupos de discusion y se sistematizaron registros etnograficos en formato de notas y cuadernos de campo. En ambos casos se aplicaron muestras estructurales con el fin de seleccionar a actores-informantes clave.

Procederemos en cuatro apartados. En primer lugar, plantearemos las aproximaciones teoricas que nos permitiran enmarcar la discusion sobre los estudios de caso en nuestro enfoque del desarrollo endogeno. En segundo lugar, realizaremos una presentacion sintetica de los dos estudios de caso que se analizan en este trabajo. En tercer lugar, procederemos a una interpretacion teorica de dichos casos. Por ultimo, intentaremos exponer algunas reflexiones finales.

Hacia una reflexividad hibrida, multitemporal y hermeneutica

?Cuando podemos caracterizar un proceso de desarrollo como endogeno? ?Simplemente cuando dicho desarrollo se produce en un ambito local? ?Es suficiente con corroborar que el nivel de bienestar material de dicha comunidad local aumente? En nuestra opinion, que esto suceda es importante, pero no es sustancialmente relevante para verificar el caracter endogeno del desarrollo. Dicho sinteticamente: para que se verifique un proceso de estas caracteristicas se requiere idealmente que la subjetividad local desempene un rol hegemonico (aunque no necesariamente exclusivo) en la construccion del sistema productivo local, que las practicas y las logicas de funcionamiento economico locales jueguen un papel activo y decisivo en el proceso de desarrollo y, mas en general, que exista un sentido de vida propio que sea capaz de orientar el esfuerzo colectivo de las comunidades en el largo plazo.

En muchas ocasiones, hay desarrollo local pero no endogeno. Perfectamente, las economias locales pueden consolidarse mediante "estrategias de prosperidad" basadas en la prevalencia de proyectos y subjetividades externas--como la de los entes estatales, los organismos internacionales o las empresas transnacionales--, o bien encontrarse articuladas mediante practicas y logicas que destruyen o absorben funcionalmente las propias del territorio. Es decir, estariamos refiriendonos a procesos de consolidacion de los SPL basados en estrategias de prosperidad que, en el mejor de los casos, suponen una adaptacion funcional de las practicas y logicas locales a las acciones estrategicas estatales y/o globales, donde las subjetividades del lugar representan un rol subordinado. Por cierto, es el escenario pesimista.

Por desgracia esto es frecuente, incluso tomando discursivamente la apariencia de su contrario. Por ejemplo, pareciera ser asi en los casos donde se pretenden legitimar como endogenas estrategias de desarrollo local a partir de considerar exclusivamente a las empresas pequenas y medianas, y a los profesionales y a los expertos, como los protagonistas decisivos del desarrollo local. A menudo, tambien sucede en aquellas experiencias donde las estrategias de desarrollo local se conciben como un intento sucesivo y repetitivo de captar subvenciones procedentes de los programas publicos de promocion de los proyectos locales, como ocurre en la Union Europea con las diversas iniciativas derivadas de los fondos estructurales y de cohesion social.

En este trabajo, pretendemos realizar una aportacion metodologica para identificar los criterios analiticos que nos permitan profundizar en el estudio del caracter endogeno de las estrategias de desarrollo en los procesos de consolidacion de los SPL. Para empezar, consideramos que no se debe partir exclusivamente de lo existente, hay que volver sobre los pasos dados. Es preciso deconstruir historicamente las estrategias de modernizacion que insertaron a las comunidades locales en los mercados, aunque dicha insercion haya sido muy precaria para las mismas (Garcia Canclini, 2001: 195-197). Ademas, seria importante identificar los elementos culturales propios--tanto autoctonos como apropiados--que vertebran la matriz tecnologica y de saber-hacer de los territorios, aunque dicha matriz tenga un caracter hibrido (4). Para abordar ambas cuestiones es fundamental la realizacion de trabajo etnografico en todos los estudios de caso. En realidad, no se puede realizar una autentica aproximacion sustantiva a un proceso de concentracion productiva a escala local, o incluso a un proceso de formacion y de consolidacion de un verdadero SPL, si no realizamos dicho analisis.

Este analisis debe evitar una explicacion reactiva del comportamiento de las comunidades locales, como si las mismas solo fuesen capaces de adaptarse o resistir frente a las estrategias de agentes exogenos que actuan o influyen en dicho territorio. Las comunidades no solo reaccionan resistiendo, tambien son capaces de resignificar y reinventar las dinamicas estructurales en marcha. Precisamente, el analisis deconstructivo permite valorar la existencia de una base economico-cultural latente, que puede tener una importancia mayor que las acciones estrategicas del mercado y del estado a la hora de explicar el comportamiento subjetivo e intersubjetivo de las comunidades locales, y en especial la potencialidad resignificativa de su mundo vital. En la linea con lo planteado por Filippi y Torre (2003), el descubrimiento genealogico de esta base economico-cultural, que pone en comunicacion las generaciones actuales con las anteriores a traves de las practicas y del saber-hacer local, permite referirse a otro tipo de proximidad a aprovechar socioeconomicamente en la construccion de los territorios. En nuestra opinion, esta proximidad historica, mas que la geografica o la institucional (en especial si esta ultima es formal), representa una oportunidad para estimular el caracter endogeno de los procesos de desarrollo a escala territorial, pues permite arraigar las practicas y el saber-hacer local del presente en la tradicion historica, limitando, confrontando y/o problematizando la capacidad de penetracion de los actores exogenos. Por ejemplo, como analizaremos en el apartado siguiente, en una comunidad pesquera se pueden extraer recursos bentonicos del fondo marino porque una demanda externa creciente presiona en este sentido, pero las decisiones relativas a los metodos de trabajo, a la organizacion social del mismo y a las tecnologias empleadas tal vez dependan en mayor medida de la tradicion que del mercado.

Por consiguiente, estas explicaciones reactivas, que ocultan aspectos sustantivos de la subjetividad local, conllevan una reduccion de las oportunidades estrategicas de los territorios. Ademas, en las ultimas decadas hay que tomar en consideracion la crisis institucional de los "sistemas expertos", que impulsan los actores estatales e internacionales en esta epoca de globalizacion. Historicamente, las teorias tradicionales sobre la modernizacion han defendido que las capacidades reflexivas son un patrimonio exclusivo de los "sistemas expertos". En consecuencia, dichas explicaciones teoricas no pueden aportar herramientas metodologicas para fortalecer el protagonismo y las capacidades reflexivas de las comunidades, cuando se produce explicitamente un fracaso de las estrategias de modernizacion en los ambitos ambiental y socioeconomico.

Desde el ambito teorico de la modernizacion reflexiva (Beck, Giddens y Lash, 1997), se ha intentado ofrecer una respuesta a esta crisis de los "sistemas expertos", es decir, de los aparatos cientifico-tecnicos de desarrollo que elaboran los conocimientos teoricos, las innovaciones tecnologicas y las orientaciones politicas, que alimentan las estrategias de los estados nacionales y los organismos internacionales para mejorar el bienestar material de las comunidades locales. Desde dicho enfoque, existe una preocupacion teorica por incorporar a la comunidad en los procesos reflexivos, lo que pasa fundamentalmente por una profundizacion de las instituciones democraticas locales. En el caso de Ulrich Beck, inventando una dimension institucional de la "subpolitica" que otorgue un espacio de participacion a los nuevos movimientos sociales; mientras que Anthony Giddens sostendra la necesidad de transformar los "sistemas expertos" en esferas publicas dialogicas y politicas. En ambos autores, las capacidades reflexivas, que generarian estas nuevas instituciones mas democraticas (pero diferenciadas de las tradicionales), permitirian a los territorios adecuarse mas eficazmente a los acelerados cambios de las coordenadas espacio-temporales que se relacionan con el proceso de globalizacion (5), y a la vez poseerian facultades suficientes para penetrar significativamente en la vida cotidiana de las comunidades locales.

De este punto de vista, pareceria conveniente profundizar la democracia en un sentido fundamentalmente deliberativo, otorgando de esta manera cohesion social a una sociedad pluralista donde no es posible aspirar a una unidad simbolica, pues las comunidades se han fragmentado en identidades multiples que claman reconocimiento. En esta linea, Jurgen Habermas intenta buscar una salida a la crisis de la modernidad haciendose nuevas preguntas alrededor de la interrelacion entre el mundo comunitario y los "sistemas expertos", que el pensador aleman considera cada vez mas distanciados. Desde su punto de vista, la racionalidad comunicativa seria la unica racionalidad que permitiria la reconstruccion de la unidad de estos ambitos escindidos, pues solamente aquella tiene una orientacion primordial hacia la comunicacion intersubjetiva. Segun Habermas (1987: 465-508), la racionalidad comunicativa--al contrario de la racionalidad cognitivo-instrumental--hace posible el actuar comunicativo como forma maxima de la interaccion social. De esta forma, serian las competencias comunicativas de los sujetos las que permitirian la organizacion racional de la vida moderna (6).

En este sentido, las personas serian esencialmente reflexivas y en las mismas residiria la solucion de los problemas practicos de la vida cotidiana. Ademas, los sujetos no serian solamente reflexivos y constructivos, sino que podrian transformar la realidad puesto que resuelven conflictos mediante el discurso. Al contrario de lo planteado por Luhmann (1998: 31-50), que postula un cambio inmanente del sistema, seria la experiencia intersubjetiva derivada de la accion comunicativa la que crearia las capacidades reflexivas para introducir transformaciones en la realidad social. En nuestra opinion, la teoria de la accion comunicativa representa sobre todo una base interesante (aunque no exclusiva (7)) para pensar el problema de la gobernanza territorial y ambiental en estos tiempos de globalizacion y crisis de los "sistemas expertos", abriendo nuevas vias para disenar estrategias de accion colectiva que contribuyan a activar dinamicas endogenas de desarrollo (Ostrom, 2000), como por ejemplo ciertos espacios comunicativos instalados en lo local y en sus dialogos con otros actores localizados y translocalizados. Ademas, como marco teorico tiene la ventaja de poseer una mayor plasticidad que los enfoques de Giddens y Beck, otorgandonos la oportunidad de interpretar teoricamente procesos reflexivos mas hibridos que los planteados por estos dos autores.

En este sentido, las explicaciones reactivas sobre el comportamiento de base comunitaria tienden a caer en el pensamiento dicotomico, lo que tambien supone un limite a la hora de abordar las posibles estrategias de desarrollo endogeno en los territorios. A partir de la hipotesis de hibridacion que propone Garcia Canclini (2001), creemos sugerente tambien entrar en un debate sobre estas cuestiones, particularmente sobre el significado de la identidad cultural en un contexto de globalizacion. En principio, habria que comenzar reconociendo que el enfoque hibridacionista ha modificado la manera de aproximarse al estudio de las identidades culturales, replanteando a su vez cierta dicotomia articulada en torno a los conflictos entre tradicion y modernidad, o entre lo local y lo global. En la Introduccion a la nueva edicion de Culturas Hibridas, Garcia Canclini parte de una primera definicion:
   Entiendo por hibridacion procesos socioculturales en los que
   estructuras o practicas discretas, que existian en forma separada,
   se combinan para generar nuevas estructuras, objetos y practicas".
   Pero, ?como fusiona la hibridacion estructuras o practicas sociales
   discretas para generar nuevas estructuras y nuevas practicas?
   (2001: 13-33).


En ocasiones, este proceso ocurre de forma no planificada, o constituye el resultado no previsto de ciertos procesos economicos y sociales planeados. Sin embargo, y este aspecto es el que mas nos interesa en este trabajo, la hibridacion tambien surge de la creatividad individual y colectiva de diferentes actores, tanto en el ambito de la vida comunitaria como -reconozcamoslo--en el entorno de los "sistemas expertos". En el caso de ciertos territorios, se busca reconvertir el patrimonio cultural, tangible e intangible, para reinsertarlo en las nuevas condiciones productivas y comerciales impuestas por la globalizacion. Estas estrategias de reconversion tienen un caracter economico, pero tambien simbolico. Por ejemplo, adecuar la elaboracion de alimentos tipicos en una tradicion local a los gustos y las exigencias de calidad de los consumidores globales podria ser un caso: no hablamos solamente de cambios tecnoeconomicos, sino tambien culturales.

Estos procesos de hibridacion conducen a relativizar la nocion de identidad cultural, incluso cuestiona el estudio etnografico de la misma (Clifford, 1999: 11-25). Sacan a la luz los riesgos inherentes al intento de delimitar las identidades locales como formas autocontenidas, o como construcciones en si mismas enfrentadas a la globalizacion. Entre estos riesgos, se encuentra en primer lugar la intencion de desvincular el saberhacer local de su genesis historica, la cual se caracteriza principalmente por mezclas recurrentes. En el fondo, necesitamos otra manera de aproximarnos a los procesos de desarrollo y de innovacion en las culturas locales, entendiendolos mas que como una fuerza ajena y dominante, que operaria como sustitucion de lo propio tradicional, como las estrategias de renovacion con que diversos actores (tambien los locales) se hacen cargo de la heterogeneidad multitemporal de cada territorio (Garcia Canclini, 2001: 36).

En realidad, los interrogantes son dificiles de responder, pero remiten a planteamientos sencillos de exponer: ?como pueden coexistir las culturas tradicionales con las nuevas tecnologias? ?como se pueden combinar los metodos de produccion artesanales e industriales? De hecho, si hacemos caso al analisis historico, los territorios donde se producen las intersecciones mas intensas entre temporalidades heterogeneas son aquellos donde la creatividad cultural local y la imaginacion adquiere un nivel mas elevado, al contrario de aquellos lugares donde prevalece el avance uniforme y sin resistencias de las transformaciones estructurales asociadas a la internacionalizacion economica, o por el contrario en aquellos que parecen anclados en los limites de las tradiciones mas vernaculas. En consecuencia, lo decisivo seria que los actores fuesen capaces de elaborar estrategias de desarrollo que gestionasen dichas temporalidades, encaminandolas hacia un proyecto de conjunto (2001: 81-87).

Para abordar estos interrogantes, consideramos que existe la posibilidad de realizar una aproximacion hermeneutica a una reflexividad comunitaria, concentrando nuestra atencion en el dialogo entre sujetos muy diversos (Clifford 2003). Segun Scott Lash, la necesidad de dicha aproximacion se relaciona precisamente con la forma de comprender la vida colectiva local. Para Lash, la comunidad se basa sobre todo en un conjunto de practicas y significados compartidos, y no tanto de una relacion de control sujeto-objeto de caracter abstracto, que se supone en la aproximacion cognitivo-instrumental de la teoria de la modernizacion reflexiva. De hecho, la intervencion cronica de los "sistemas expertos" sobre el mundo de la vida comunitaria tiende a marginalizar estas practicas y significados compartidos, haciendo cada vez mas dificil el desarrollo de una capacidad reflexiva endogena (Beck, Giddens y Lash, 1997: 187-188). En esta logica, las capacidades reflexivas de la comunidad no se refieren a las reglas institucionales vigentes en la misma, sino a un sustrato que no es posible conocer directamente (solo se puede interpretar), y que tiene que ver con las precondiciones y las predisposiciones de nuestras practicas compartidas.

Posiblemente, la nocion de habitus de Pierre Bourdieu implique un camino mas esperanzador a la hora de elaborar una concepcion de la reflexividad desde el mundo de la vida en comunidad. En su obra, el sociologo frances no busca al sujeto plenamente intencional y consciente que supuestamente seria capaz de controlar el objeto exterior mediante su capacidad racional. Por el contrario, nos invita a una reflexion diferente basada en la interpretacion de los fundamentos ontologicos de la accion practica, asumiendo que el individuo en realidad "es arrojado" a una red de significados y practicas preexistentes (Bourdieu, 2002). Es decir, se trata de una idea de reflexividad que rompe con cualquier tipo de objetivismo, abriendo la posibilidad de un dialogo entre actores locales y extra-locales que llegue a representar una fusion parcial de sus mundos vitales y donde las disciplinas cientificas tienen que concebirse a si mismas como una "etnometodologia" mas.

En buena medida, este planteamiento teorico nos permite concebir la posibilidad de que variantes no funcionalistas se puedan concretar como posibles escenarios del impacto de la globalizacion en las comunidades locales. En coordinacion con el enfoque hibridacionista y multitemporal, una aproximacion hermeneutica a la problematica de la reflexividad en las comunidades abre nuevos horizontes a la hora de comprender los procesos de resignificacion y de invencion asociados a dichas transformaciones materiales, sin necesidad de recurrir a una explicacion causal y determinista basada en una racionalidad cognitivo-instrumental.

Resena a la transformacion de los recursos del mar en las costas sur-australes chilenas

Las costas sur-australes de Chile, emplazadas entre los 41[grados] 46' y los 45[grados] 50' de latitud sur, comprenden un espacio de alto dinamismo economico y sociocultural. En este vasto territorio se despliegan formaciones economicas de base tradicional--pesquero artesanales y de agricultura de subsistencia- entrelazadas con sistemas industriales, en su mayoria asociados a la extraccion y al procesamiento de las pesquerias (8). La industrializacion pesquera del territorio sur-austral se remonta a la decada de los ochenta, aunque a mediados de los anos noventa cobra una intensidad mayor vinculada a la expansion de la industria productora de salmones en cautiverio (Claude y Oporto, 2000). Este proceso se desarrollo en dos etapas. Primera, como expansion localizada en la actual region de Los Lagos, con especial magnitud en el borde costero interior de la isla de Chiloe y en el Estuario de Reloncavi. Segunda, una decada mas tarde, como expansion por los canales sur-australes de Aisen, en particular en los entornos de las islas Guaitecas, islas Huichas, Puerto Cisnes y Puerto Chacabuco.

Testimonios recogidos en nuestros sucesivos viajes a los archipielagos corroboran algunas de las proyecciones mas pesimistas de observadores especializados marino (Claude y Oporto, 2000; Doren y Gabella, 2001; Pizarro y Zolezzi, 2003), esto es, un progresivo deterioro del borde costero sur-austral y una degradacion incesante del fondo marino (Saavedra, 2011). Sin embargo, tambien se valora la instalacion de centros de cultivo debido a la oferta de puestos de trabajo (especialmente para mujeres), el mejoramiento de la infraestructura portuaria y sobre todo las nuevas estrategias productivas relacionadas con los servicios a la industria que activaron los propios pescadores artesanales. En realidad, lo que nos interesa aqui es remarcar un contexto economico local complejo y dinamico, en el que se intersectan y convergen vectores de naturaleza variada, como la expansion salmonicultura, su aguda crisis o las respuestas locales a tales coyunturas. Esto implica la aceleracion de algunos procesos de reconfiguracion economico-cultural, en donde se revelan tensiones e hibridaciones en estos sistemas localizados de extraccion/produccion de alimentos.

1. Las conserverias bentonicas en Aisen

Los sistemas bentonicos de Aisen comprenden una importante diversidad de formaciones sociales y economico-culturales. En nuestras investigaciones de campo destacamos aquellas de base tradicional, con arraigo en sistemas de vida indigena-canoero, que se han desplegado por las vastas costas sur-australes desde antes de la llegada de los primeros exploradores, misioneros y colonizadores europeos. Estos sistemas de pesca artesanal se basan principalmente en dos soportes: la economia canoera recolectora chona, supuestamente extinta hacia fines del siglo XVIII (Mena, 1985), y la economia extractiva seminomada de los hacheros (taladores de cipres) y loberos (cazadores de pieles) provenientes de la Isla de Chiloe, que se diseminaron y asentaron en estos archipielagos desde mediados del siglo XIX (Martinic, 2005). Ambas tradiciones configuran, segun nuestras observaciones etnograficas e investigaciones documentales, la base de las economias de pesca artesanal presentes en tres de los mas importantes asentamientos bentonicos del archipielago patagonico: Puerto Melinka (islas Guaitecas), Puerto Aguirre (islas Huichas) y, en menor medida, Puerto Aisen.

Esta base tradicional, en una de sus lineas mas relevantes, se ha especializado en la extraccion de moluscos y comercializacion en crudo. No obstante, durante varias decadas la estrategia mas plausible para trasladar estos productos a los mercados regionales y locales fue la aplicacion de tecnicas de deshidratacion que aseguran su conservacion. Entre los productos bentonicos transformados y/o semielaborados de mayor alcance comercial, encontramos la cholga seca, el pescado ahumado y un tipo de alga comestible denominada luche.

Un segundo tipo de procesos de transformacion que anaden valor a los recursos extraidos son las pequenas plantas conserveras, que a partir de los anos treinta se comenzaron a instalar en algunas localidades con capital privado y apoyo publico. Las implicaciones mas arriba resenadas tambien son validas en este caso. Estas plantas conserveras permitieron (y permiten) atenuar el efecto de las distancias y obtener mayor margen de movimiento para la comercializacion de los productos.

Ambas experiencias reportan consistencia y sustento historico a practicas economicas en el presente (no dominantes pero si con mucho potencial de dinamizacion de los sistemas locales). Las tecnicas de deshidratacion nunca han dejado de utilizarse, sobre todo en familias que mantienen vivo el interes por recrear ciertas practicas de su tradicion recolectora-seminomada (9). En los sistemas de conserveria, especialmente entre las mujeres, estos aprendizajes y estas practicas se siguen recreando al punto de constituir alternativas en principio exitosas en el marco expansivo transnacional (10). En particular en un contexto donde la crisis de la industria productora de salmones en cautiverio ha erosionado las precarias fuentes laborales que hacia fines de la decada de 1990 impulso esta industria en toda la zona.

[FIGURA 1 OMITIR]

2. El cultivo del Mytilus chilensis en el Estuario de Reloncavi

Nuestro segundo caso se emplaza en la vecina Region de Los Lagos. Alli un grupo de productores costeros del Estuario de Reloncavi, que combinan pesca artesanal y agricultura domestica, se transformo a principios de la pasada decada en cultivadores de mitilidos. En particular en productores de semillas de la especie denominada chorito chileno (Mytilus chilensis), en la actualidad denominado (por razones de mercado) mejillon chileno.

Este caso es llamativo por varias razones. En primer lugar, a pesar de los esfuerzos de desarrollo local asistido, en Chile son escasas las experiencias exitosas de transito desde la pesca artesanal a la acuicultura artesanal. En segundo lugar, en los ultimos ocho anos esto ha respondido exclusivamente a la demanda del mercado externo (11). En tercer lugar, como en el caso anterior, el factor condicionante del cambio parece ser una base tradicional que se recrea, se recompone, se reinterpreta y se resignifica. En particular la vida economica campesina, basada en ciclos de siembra y cosecha muy distintos a los de la pesca artesanal extractiva, inmersos en la temporalidad inmediata del aqui y el ahora.

En noviembre de 2009, iniciamos una serie de cinco expediciones al Estuario de Reloncavi con el proposito de conocer y entrevistar a los integrantes de ocho sindicatos de pescadores artesanales dedicados al cultivo del Mytilus chilensis. Nos propusimos comprender el proceso de ampliacion de su base productiva y al mismo tiempo, en consideracion a los trabajos de Ostrom (2000), desentranar sus modelos para la gestion colectiva de pesquerias de uso comun. Pudimos observar que la ampliacion de la base productiva desde la captura extractiva al cultivo de semillas de mitilidos, encontro un fundamento no solo en la oportunidad de mercado o en las excepcionales condiciones de las aguas del Estuario, sino especialmente en la "tradicion" de agricultura de subsistencia que en estas localidades existia. A nuestro juicio, una diversificacion tan vanguardista como la resenada se encuentra anclada en practicas economicas tradicionales y, mas aun, debe su persistencia a ellas. En sintesis, se combinan dos procesos, o logicas si se prefiere, que en el marco de una coyuntura de tension local/global da lugar a una respuesta innovadora pero construida desde la matriz local, es decir endogena.

En la base de estos procesos de diversificacion e innovacion de las citadas economias de pesca artesanal, hay un dinamismo que emana y se sostiene desde practicas que, en una lectura convencional, denominariamos tradicionales. Pues bien, entendiendo que desarrollo tiene que ver justamente con este tipo de procesos de cambio y transformacion (economicos principalmente), cabria dejar enunciada la pregunta por la condicion endogena de ese desarrollo, aunque no limitada exclusivamente a la cuestion tradicional.

La problematica del desarrollo endogeno en las comunidades de pesca artesanal en el Sur-austral de Chile

Esta cuestion, en principio algo evidente, exige una problematizacion doble. Por una parte entender que los sistemas de pesca artesanal en la zona sur-austral chilena, han sido y siguen siendo altamente diasporicos y translocales y por tanto es necesario acudir a unas perspectivas de lo cultural que problematicen aquella condicion (Appadurai, 1996; Clifford, 1999). Esta no es solo una cuestion descriptiva, sino que tiene el merito de favorecer una lectura y una problematizacion tambien dinamica de los procesos economicos. Es mas, como ha sucedido en otras zonas del mundo de caracteristicas estructurales similares, cabe observar que esta inestabilidad del objeto cultural es consecuencia directa de esos dinamismos (Wolf 1987, Friedman 1994).

La segunda dimension de la problematizacion se encuadra en lo anterior pero alude al objeto en cuestion, a nuestros estudios de caso: la historia economico-cultural de las costas sur-australes de Chile esta signada por procesos de expansion y transformacion economica que trascienden los sentidos locales. Por tanto se trata de procesos que con el tiempo han contribuido a la estructuracion, a la reestructuracion, a la recomposicion y, con algun grado de importancia especial, a la hibridacion de estas economias. Asi, las dinamicas expansivas del capitalismo transnacional implican oportunidades y no solo constricciones para las economias locales, es decir, posibilidades de trasponer sus propios limites culturales y por tanto sus parametros de reflexividad. En otras palabras, la complejizacion y la agudizacion de las tensiones en un campo de desarrollo economico localizado activa espacios dialogicos que impelen a observarse y a pensarse en escenarios de futuro. Al respecto, observamos que el ejercicio reflexivo del dialogo supone la expansion de capacidades para re-imaginar las economias locales, pero a partir de las condiciones contemporaneas (realismo). Es decir, en el contexto enriquecedor del analisis emanado de un pensamiento local que se ve interpelado por la expansion transnacional pero tambien por otras visiones sobre la vida economica local (12).

Situandonos en una linea de tiempo convencional, en el primer caso (asentamientos bentonicos de los archipielagos de Aisen) se suceden una serie de oleadas extractivistas de recursos prolificos. En el fondo hablamos de una expansion capitalista, acorde a las convenciones que han establecido los enfoques criticos de las economias latinoamericanas. Un complejo itinerario de conquista, colonizacion y expansion capitalista que explica la posicion/composicion estructural de estos sistemas pesquero-artesanales. Por ejemplo, si pensamos en dos de los asentamientos aiseninos citados mas arriba (Puerto Melinka y Puerto Aguirre), encontramos que sus fases de configuracion economica y social se enmarcan en la tala de bosques nativos primero, en la extraccion sin "limite de captura" de moluscos y peces despues, y por ultimo en el cultivo intensivo de salmones en cautiverio. En el Estuario de Reloncavi, nuestros datos tienen menor profundidad historica. No obstante, a partir de los ochenta la con solidacion de las pequenas propiedades costeras con vocacion agricola se ve condicionada e interpelada estructuralmente por el auge de la pesca de la merluza y posteriormente con la expansion de la acuicultura industrial.

Las consideraciones que nos interesa destacar son las siguientes. Primero, las economias costeras en la zona sur-austral de Chile han sido historicamente inestables y cambiantes, y ello se explica en buena parte por sus condicionamientos relacionales con otros sistemas y fuerzas economico-politicas. Segundo, este dinamismo no solo aparece como consecuencia de vectores externos, en rigor estructurales (como la expansion modernizante del capitalismo en sus diversas fases). Principalmente, se explica a partir de las cualidades internas y/o endogenas-endogeneizadas que se ponen en juego y se activan en este tipo de coyunturas. En otros terminos, las mencionadas "estrategias de prosperidad" suponen en buena parte respuestas locales a dinamismos globales.

Las presiones estructurales del mercado hacia los productores locales son de diversa indole. En el caso de los recursos bentonicos, el crecimiento de la demanda puede poner en riesgo el limite critico para la reproduccion de las especies debido a una sobreexplotacion de dichos recursos, como ha ocurrido en diferente grado en la extraccion del loco en los anos noventa y del erizo en la actualidad. En consecuencia, el mercado llega a generar una asignacion ineficiente de los factores productivos debido a los efectos negativos que la explotacion intensiva tiene sobre la renovacion ciclica de los recursos. Escenario que-remarquemoslo--no se explica al margen de una legislacion que favorece las inversiones privadas y el libre flujo de capitales.

Hacia fines de los anos ochenta, este predominio extractivo condicionaria la aparicion de nuevas modalidades de organizacion de la produccion. En las islas Guaitecas y en otros puntos del litoral sur-austral, dieron lugar a nuevas plantas especializadas en la semi-elaboracion del erizo, llamadas "desconchadoras" por los pescadores (Saavedra, 2011: 231-234). Junto a las conserverias locales, resenadas como estrategicas, estas plantas constituyen parte del imaginario de un desarrollo local endogeno en este asentamiento. Ahora bien, la gran mayoria de las "desconchadoras" que se han ido instalando corresponden a inversiones de pequenos empresarios externos, sobre todo provenientes de Chiloe o Puerto Montt, mientras que en el caso de las conserverias artesanales se trata de emprendimientos locales.

En el caso de la acuicultura industrial, la expansion salmonera en los noventa produce una situacion con resultados similares, pues la alimentacion de estos peces conlleva un importante deterioro ecologico de los fondos marinos. En este caso, observamos implicito un cambio cultural mas profundo que afecta al conjunto del sistema productivo local y que se traduce materialmente en transformaciones estructurales en los metodos de produccion, en los actores que protagonizan dichas transformaciones y, a nivel territorial, en una perdida de espacios extractivos y una recomposicion de las relaciones socioeconomicas entre los diversos actores presentes en la zona (Saavedra, 2011: 347-353).

Aunque nos referimos a procesos estructuralmente diferentes, existe una relacion cultural entre la explotacion intensiva de los recursos bentonicos desde la decada de los ochenta y el fuerte crecimiento de la salmonicultura industrial en la decada de los noventa. Anteriormente, en las comunidades aiseninas de base tradicional los recursos bentonicos se explotaban bajo restricciones en las que predominaba una simbolizacion del fondo marino como fuente de cultura y de vida, donde debian ser respetados ciertos ritmos de extraccion.

En una hipotesis con un referente empirico-etnografico que creemos sugerente, consideramos que el borde costero y el fondo marino--y es probable que el ecosistema en general--constituyen un campo semantico mediado por una cosmovision heredera del mundo mitico de Chiloe (de matriz indigena). En otras palabras, el medio "natural" impone limites construidos culturalmente (13). Pensemos, por ejemplo, en lo que nos explica en 2006 Alvaro A., nuestro interprete y traductor del mundo bentonico en las Guaitecas:
   El buzo nunca quiere sacar mas de lo que saca normalmente, porque
   si todos los dias saca cincuenta bandejas, llega el dia en que saca
   ochenta o quiere seguir sacando hasta que complete las cien ... por
   creencia, lo mas probable es que al siguiente dia le vaya muy mal,
   asi que siempre los companeros se conforman con una cuota que esta
   conversada ya.


Este testimonio no solo contribuye a sospechar que existen "creencias" respecto de la base de reproduccion material, que condicionan las practicas economicas. La pregunta es si este tipo de visiones nos permite pensar en economias no lineales en cuanto a la logica de la acumulacion de riquezas. En esta misma perspectiva, otros relatos nos sugieren que la materialidad del mundo bentonico esta habitada por elementos que refrendan nuestra hipotesis. En este sentido, el ecosistema costero, en tanto proveedor de recursos materiales y materias primas, no es tan solo una fuente de mercancias sino una fuente de cultura y vida, un referente de identidad (14).

Paradojicamente, la modernizacion socioeconomica en las comunidades bentonicas conllevo una perdida de reflexividad en la gestion de los "efectos colaterales" que la actividad economica tiene sobre la naturaleza. En contraste, la extraccion artesanal en determinadas localizaciones se sustentaba en una cierta percepcion cultural del territorio, del fondo marino y del borde costero. Parece evidente que esta consecuencia modernizante es progresivamente predominante.

Por su parte, el Estado chileno ha intentado subsanar esta perdida mediante el establecimiento de nuevas reglas institucionales, concretamente con la constitucion de las denominadas Areas de Manejo y Explotacion de Recursos Bentonicos (AMERB) (15). Las AMERB regulan la presion sobre dichos recursos mediante la fijacion de sucesivos periodos de veda extractiva, pero sobre todo a traves de una dinamica de localizacion estatica de la extraccion. En principio fueron limitadas a la extraccion del loco, aunque despues se expandieron a otras especies, incluso en la actualidad admiten el cultivo del mejillon chileno. Su aprobacion no exige la existencia previa de una tradicion de pesca bentonica en el territorio que se beneficia de la misma, aunque si es necesaria la presencia de sindicatos de pescadores.

En su formulacion, se plantean varios problemas (Saavedra, 2011: 278-279). En primer lugar, resulta una forma institucional relativamente inadecuada para esta actividad caracterizada por un fuerte caracter translocal, movil y desterrioralizado, pues combina la localizacion de la pesca artesanal en determinados espacios delimitados con una periodizacion temporal de la misma mediante el sistema de veda extractiva. En segundo lugar, las dinamicas organizativas locales no siempre se ajustan a esquemas de tipo sindical, lo cual es especialmente evidente en zonas donde la pesca artesanal es ejercida por comunidades indigenas (como sucede en las Islas Guaitecas, en las Huichas y en algunas localidades de la Isla de Chiloe). En buena medida, la solicitud de la AMERB ha estado ligada a la obtencion de un mayor control territorial sobre espacios cada vez mas demandados por las empresas salmoneras y de otras industrias acuicolas, en lo que en toda regla remite a un proceso de "privatizacion de los bienes comunes".

En consecuencia, tanto por su fijacion territorial como por la homogeneidad institucional que implican, son evidentes las limitaciones de las AMERB como la institucion idonea para la gestion territorial de recursos bentonicos en este tipo de contextos comunitarios. En los hechos, incluso desde una perspectiva meramente economica, se puede afirmar que las AMERB fracasan como formula general (16). Como ya planteaba Ostrom (2000), la importacion de instituciones modernas no siempre representa una mejora en la gobernanza territorial y ambiental, sino todo lo contrario, puede suponer un retroceso y una mayor perdida de reflexividad, al sustituir y marginar el ambito de las practicas y significados compartidos de las comunidades de pescadores artesanales (17).

Ademas, el conflicto entre estas instituciones diversas no se explica fundamentalmente por una cuestion de diseno del sistema de normas para gestionar los recursos comunes, sino en primer lugar por una incompatibilidad de racionalidades. Como plantea Habermas, la conexion entre el mundo de la vida y los "sistemas expertos" no puede completarse mediante la difusion unilateral de una racionalidad de caracter cognitivo-instrumental. En realidad, se necesitan espacios institucionales de dialogo y comunicacion entre racionalidades diversas. Y, en segundo lugar, por la ausencia de una interaccion a nivel de los significados y de las practicas, que vaya mas alla del plano de la racionalidad y se adentre en las misteriosas grutas del afecto.

Volviendo a Garcia Canclini (2001: 195-235), hay que tomar en consideracion que los productores locales no se aferran tercamente a sus tradiciones, sino que buscan estrategias de prosperidad que incorporan elementos de la modernidad a la vez que persisten otros elementos de naturaleza diferente, incluso contradictoria, pero que representan una aportacion fundamental para la conservacion de su mundo vital. Posiblemente, algo asi nos podemos encontrar en la transicion de la pesca artesanal a la acuicultura de semejantes caracteristicas en la exitosa experiencia del Estuario de Reloncavi.

Resulta pertinente entonces la posibilidad de concebir la tradicion como innovacion, en la medida en que puede representar un caudal en permanente recreacion de experiencias previas sobre la manera en como una comunidad puede dar respuesta a los desafios planteados por el entorno. En muchas ocasiones, los intentos de reafirmacion ortodoxa de los signos de identidad y de las instituciones tradicionales se relacionan paradojicamente con la sensacion de precariedad respecto a las relaciones economicas establecidas y de dependencia estructural con actores exogenos, ya sean agencias gubernamentales o empresas privadas. Por el contrario, la adaptacion al entorno global no deberia necesariamente entenderse como un fenomeno de subordinacion, como suele ocurrir en las interpretaciones funcionalistas. Mas bien, lo interesante seria descubrir los recursos simbolicos que estan detras de adaptaciones creativas, innovadoras, como la transicion recreada de lo artesanal que se esta experimentando en el Estuario de Reloncavi.

No obstante, se trata de un problema complejo. La identificacion de dichos recursos simbolicos no puede obviar que las capacidades innovadoras de una comunidad local se encuentran intimamente relacionadas con sus elementos culturales propios, autoctonos o apropiados (Bonfil, 1991: 50-53). Pero tambien es cierto que esta cultura propia puede fortalecerse mediante las relaciones economicas con el exterior, si obedecen a estrategias de prosperidad adecuadas. Tal vez, la reelaboracion de las tradiciones presentes en Reloncavi pueda ser fuente simultanea de prosperidad economica y de reafirmacion simbolica (Garcia Canclini, 2001: 221-222). En la zona sur-austral aun esta por verse.

A continuacion presentamos una sintesis de los antecedentes etnograficos resenados mas arriba. La primera serie contiene testimonios de actores clave que ilustran las proyecciones del desarrollo en las Islas Guaitecas (Puerto Melinka), en tanto la segunda serie hace lo propio en el Estuario de Reloncavi. Las proyecciones corresponden a lo que hemos denominado horizontes imaginados del futuro de desarrollo local realista y deseado. En las citadas investigaciones trabajamos con cuatro horizontes: pasado, presente, futuro realista proyectado y futuro realista desea do. Su obtencion ha ocurrido a modo de espacios comunicacionales o de dialogo reflexivo construidos en ambas investigaciones. Podra advertirse que tambien en este caso la tradicion del procesamiento constituye el eje central de las proyecciones dialogadas.

Serie 1: Futuros realistas deseados segun prioridad estructural, Islas Guaitecas (Aisen).

En un rango de primera prioridad, nuestros entrevistados senalaron que el Procesamiento de recursos bentonicos a escala artesanal era una actividad de excepcionales proyecciones para la economia del lugar. Al respecto hemos seleccionado los siguientes testimonios que, creemos, ilustran aquella imagen de futuro:

"Los pescadores tenemos que apuntar a darle otro valor a nuestros productos. Hablar de menos cantidad y un mejor precio. Por ejemplo a apuntar a hacer una planta procesadora de productos del mar", entrevista a dirigente bentonico, Puerto Melinka, junio 2007.

"Y en vez de sacar un camion o una lancha con mil cajas de erizos ... saquemos veinte bandejas de erizo procesado, es menor el volumen, pero generaste mucho mas trabajo y vas a ganar mucho mas", entrevista a dirigente de pescadores artesanales (Marcos Silva), Puerto Melinka, octubre 2003.

En el mismo nivel de prioridad, hemos considerado la recurrencia del discurso sobre un futuro basado en la Diversificacion de la pesca artesanal. El siguiente testimonio, autocritico pero significativo y pertinente, es lo suficientemente revelador:

"Tienen la mente metida en un solo recurso, pese a que tenemos una variedad enorme de recursos. [La gente] va a tener hoy en dia que cambiar de mentalidad, variar mas en sus extracciones y no abocarse solamente a una sola extraccion", entrevista a Genaro Barria, Puerto Melinka, octubre 2003.

Las alusiones a la matriz de produccion bentonica, encuentra declaraciones de importante peso politico en la vida economica y cultural local. Todo indica que sin aquella matriz la base de reproduccion material se pone en entredicho. En otros terminos, lo bentonico es un proyecto de futuro en si mismo.

"Uno puede trabajar un tiempo en las salmoneras pero uno tiene un espiritu, un espiritu de pescador ... esas [oficios] pegas son prestadas. Uno siempre va a ser pescador," Grupo de discusion, Puerto Melinka, julio 2007.

"Hay que resguardar lo que [queda], no pongan mas salmoneras en donde se trabaja, nada mas, y protegerlo y listo. porque esa es la unica, la unica solucion que podemos tener al mar", Grupo de discusion, Puerto Melinka, julio 2007.

Hasta cierto punto ha llamado nuestra atencion que en un segundo nivel de prioridad, aparezca con nitidez la Acuicultura a escala artesanal. Lo llamativo estriba en los magros resultados de intentos anteriores por desarrollar cultivos de Mejillon chileno, pero tambien en lo paradojico que, en la vision extractivista de los pescadores de Guaitecas, podria ser la practica de la acuicultura en una de las reservas mas grandes de recursos bentonicos del planeta.

"Nosotros tenemos un sueno, es un sueno que no todos los pescadores lo tienen: sembrar productos aqui, por ejemplo trabajar con el chorito [mejillon] ...", entrevista asocio de sindicato de pescadores artesanales, Puerto Melinka, julio 2007.

"La idea es formar un grupo de acuicultores dentro de la institucion y partir con cuatro cinco y los otros que vean que funciona", entrevista a Genaro Barria, Puerto Melinka, octubre 2003.

Con similar enfasis, tambien hemos situado en un nivel de prioridad dos a la Salmonicultura. No dejo de sorprendernos la recurrencia de testimonios, sobre todo entre mujeres empleadas en la industria, a favor de su permanencia en el archipielago. Ciertamente que es uno de los segmentos de la poblacion mas favorecidos con la generacion de nuevos puestos de trabajo:

"Si tu pones una planta procesadora [de salmones] aca, significa que va a haber mas movimiento, va a haber mas ingreso ... Las empresas producirian su mismo salmon aqui en Melinka. Y a lo mejor a futuro uno quiere eso, o sea que el producto sea procesado aqui ...", entrevista trabajadora empresa de servicios acuicolas, Puerto Melinka, julio 2007.

Finalmente, aun como actividad emergente pero que tiende a ser declarada en los imaginarios locales, hemos clasificado en un rango de prioridad tres al Desarrollo turistico. No obstante cabe observar aqui, que a diferencia de las otras actividades, el turismo asoma aun como una idea de otros, un proyecto exogeno:

"Hemos conversado harto con los muchachos estos, de la Universidad Austral para desarrollar eso; incluso ellos ofrecieron un par de personas que quieren llevar a Nueva Zelanda ... para ir a ver como estan trabajando los artesanales el tema del turismo, como lo han desarrollado, aprender lo bueno y lo malo de ellos", entrevista a dirigente de sindicato de pescadores artesanales, Puerto Melinka, junio 2007.

El ejercicio realizado en las islas Guaitecas fue replicado en la investigacion de 2010 en el Estuario de Reloncavi. El referente fue una "metodologia" especifica que en el marco de nuestra investigacion doctoral desarrollamos para sistemas pesquero-artesanales (Saavedra, 2011). El proposito es sistematizar los datos saturando informacion discursiva de actores/informantes clave (muestra estructural) y proponiendo representaciones. Como en el caso anterior construimos una serie de priorizacion y jerarquizacion estructural de las actividades productivas visualizadas. Lo que puede advertirse es que en esa dialectica entre lo local y lo global se visualiza lo que podriamos llamar un proyecto economico cultural que recrea (en terminos ideales por supuesto) desde su base pesquero artesanal (tradicional) el sistema productivo en su conjunto. No deja de ser interesante que ese imaginario sea inclusivo de proyectos aparentemente tan ajenos como la salmonicultura.

El caso de Reloncavi es aun mas nitido en varios aspectos. Incluso en terminos mas objetivos es posible plantear que la transformacion, la diversificacion y la innovacion en el sistema productivo ocurre a partir de una experiencia situada en la matriz economica tradicional pero articulada de forma virtuosa a los agentes empresariales (insistamos en que es una proyeccion). La serie 2 retrata imagenes de futuros realistas deseados, a partir de informacion obtenida en grupos de discusion realizados con ocho sindicatos de pescadores artesanales (mitilicultores) del Estuario. Podra advertirse que, a diferencia de lo que observamos en Guaitecas, lo que aqui encontramos son basicamente proyecciones de desarrollo del cultivo de Mytilus chilensis.

Serie 2: Futuros realistas deseados segun prioridad estructural, Estuario de Reloncavi (Los Lagos).

Como es de suponer, la primera prioridad en forma unanime para todos los entrevistados y participantes en los grupos de discusion fue la Captacion de semillas de alta calidad. Esto teniendo en cuenta que el Estuario posee excepcionales condiciones para ello. Un aspecto relevante, destacado en casi todos los relatos, es la articulacion a una buena red de comercializacion en los centros de engorda de la semilla:

"Este choro [mejillon] es de Cochamo y el que lo compren en Calbuco, que lo vendan y lo manden en una maquina para Espana, y que se sepa de donde viene y que tenga un valor agregado. [A] eso tenemos que apuntar para poder desarrollarnos", grupo de discusion Sindicato de Cochamo, marzo 2010.

"Lo que si seria bueno tener ... es su buen centro. Cada socio sus lineas ojala, su buen fondeo, seguro y poder entregar la semilla a una empresa", grupo de discusion Sindicato de Cascajal, enero 2010.

Una segunda priorizacion recurrente fue la Mitilicultura de engorda de semillas. Aunque el Estuario, segun los expertos, no tiene buenos rendimientos en engorda del mejillon, el obtener el producto final listo para exportar o comercializar en otro eslabon de la cadena es una perspectiva siempre latente. Como en otras situaciones, observadas en escenarios de restricciones a la pesca artesanal, se puede advertir aqui una tension entre lo que esperan los sindicatos y lo que afirman los expertos:

"Entonces esa es como la gran idea, el gran proyecto mas a futuro de llegar y hacer la engorda aqui nosotros mismos ya que tenemos la materia prima". Grupo de discusion Sindicato de Sotomo, mayo 2010.

"Engorde porque en este momento son solo semillas que vendemos a Chiloe y Calbuco, pero ellos hacen engorde. Pero nosotros queremos hacer engorde aca. ?Como se puede hacer?, ?cuales son las investigaciones?, hay que llevarlo a lo mas concreto", grupo de discusion Sindicato de Sotomo bajo, mayo 2010.

Por ultimo, en una tercera posicion en las prioridades del futuro deseado, hay proyecciones hacia la actividad turistica. Esto es mas o menos frecuente en espacios similares, en particular en el sur-austral de Chile, donde las bondades paisajisticas son evidentes. Ciertamente que en diversos puntos del Estuario, por ejemplo en Cochamo y Rio Puelo, se viene desarrollando en los ultimos anos un tipo de turismo destinado a visitantes extranjeros, europeos principalmente, que buscan alternativas con el sello Patagonia. Los pescadores poco a poco se han interesado en ello:

"Pienso que asi como la pesca hemos ido cambiando al cultivo, con el tiempo tambien deberiamos ir pensando en irnos cambiando al turismo, porque va a ser fuerte despues aqui el turismo. Viene entrando muy fuerte. Pero nosotros no estamos preparados", grupo de discusion sindicato Bosquemar, diciembre 2009.

Cabe decir que en todos los casos o situaciones en donde se propiciaron estos espacios comunicacionales, a modo de dialogos reflexivos (y no de entrevistas convencionales), las proyecciones tuvieron siempre una cualidad analitica que les reporto no solo aquella dosis de realismo resenado, sino especialmente la activacion de una consciencia politica de la vida cultural y economico-cultural local. Pero esto en el sentido mas sociologico o antropologico de la politica, como construccion deliberada del orden social o como proyecto imaginado y posible en la subjetividad compartida (Lechner, 2002) (18). La dimension consciente del pensamiento culturalmente situado (Godelier 1990) y la capacidad imaginativa del colectivo (Appadurai 1996), devienen potencialmente hacia la transgresion de sus propios limites.

Reflexiones finales

Reconocer que se puede innovar desde la tradicion, que se pueden recrear las culturas locales, puede representar el principal argumento de la existencia de procesos reflexivos en las comunidades locales donde lo endogeno no esta renido con lo hibrido. Por el contrario, la sociologia moderna ha defendido que en estos casos la reflexividad solamente seria posible activarla desde un proceso de des-tradicionalizacion. Es decir, serian las transformaciones estructurales derivadas del proceso de globalizacion las que concederian a las comunidades la oportunidad de ser reflexivas. Reflexionar seria el resultado reactivo de una obligacion estructural.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que el saber-hacer local no es el resultado exclusivo de procesos cognitivos, sino que esta imbuido de una significacion simbolica y afectiva. En este sentido, es importante que los procesos reflexivos alrededor de la invencion o recreacion de las practicas locales y de los sistemas productivos se sustenten en unos significados compartidos de caracter positivo, principalmente en una solidaridad y en la identidad colectiva de las comunidades. No obstante, hay que contemplar la posibilidad de que esta reflexividad pueda incorporar sistemas abstractos de diversas maneras, no siempre mediante la invencion de las tradiciones. Ademas, la democratizacion de la reflexividad puede implicar nuevas formas de identificacion con la comunidad, incluso por parte de actores que no pertenecian originalmente al territorio. En este sentido, las capacidades discursivas de los diversos actores pueden jugar un rol muy influyente.

No queremos negar el caracter positivo que en terminos de reflexividad pueden tener las transformaciones estructurales asociadas a la globalizacion, especialmente cuando se vinculan con innovaciones tecnologicas. Ahora bien, seria interesante que en el trabajo etnografico pudiesemos identificar las nuevas formas de percepcion que los actores comunitarios poseen de estos cambios, que en esta epoca no pueden dejar de lado la mayor velocidad a la hora de atribuir sentidos a los significantes (Lash y Urry, 1998: 82-84). En este sentido, perfectamente puede ocurrir que a la par que las transformaciones estructurales vacian de significado a los significantes (por ejemplo, mediante la marginalizacion de ciertas practicas productivas en determinados territorios), el resultado de conjunto no tendria por que ser siempre una transformacion del territorio en un espacio abstracto sino que podria dar lugar a una resignificacion reflexiva del mismo. Por otro lado, no debemos descartar la posibilidad de que las resignificaciones locales trasciendan sus entornos territoriales, logrando influir en las practicas de produccion y de consumo de actores distantes, especialmente entre aquellos sensibles a los riesgos sociales y ambientales derivados de la globalizacion.

En realidad, la reflexividad abre la oportunidad para que las comunidades locales puedan beneficiarse de una reproduccion ampliada y permanentemente recreada de su capital social y simbolico, a pesar de que los cambios locales le fuerzan estructuralmente a convertirse en un "riesgo-perdedor" como resultado de las consecuencias ambientales y economicas no deseadas de los mismos. ?Como enfrentar esta tension entre oportunidades y riesgos? Los casos analizados en este trabajo apuntan alternativas en varias direcciones.

En efecto, la complejizacion de los espacios locales y de sus proyectos de existencia cultural en el marco de un capitalismo tardio que avanza problematicamente hacia esos espacios, supone respuestas diversas y relativas, creativas, transgresoras, funcionales y conservadoras. Ciertamente, la sola constatacion (etnografica) de esta diversidad desestima la vision univoca y determinista de una irreversible desestructuracion o bien funcionalizacion de sistemas economicos locales. Es importante referirlo con claridad: tanto los sistemas bentonicos de Aisen como los sistemas costero-campesinos de Reloncavi, sostienen unas respuestas creativas y en parte transgresoras de si mismas (la reinvencion de la propia tradicion extractiva de alimentos); respuestas cuya dinamica de consolidacion se juega sus posibilidades en la instalacion del ejercicio reflexivo, incluso mas alla de aquellas tensiones que se revelan en la interseccion de los influjos transformacionales del avance capitalista global por los mundos locales. Aun asi, el "riesgo-perdedor" no deja de ser una condicion de este capitalismo globalizado.

RECEPCION: 04.01.2011

ACEPTACION: 28.11.2011

Referencias bibliograficas

Alburquerque, F. (2004). Desarrollo Economico Local y Descentralizacion en America latina. Revista de la CEPAL, 82: 157-171.

Appadurai, A. (1996). La Modernidad Desbordada. Montevideo: Trilce--Fondo de Cultura Economica.

Barkin, D. (2002). El Desarrollo Autonomo: Un Camino a la Sostenibilidad. En Ecologia Politica. Naturaleza, Sociedad y Utopia. H. Almodinda, (Comp.) Buenos Aires: CLACSO.

Beck, U.; Giddens, A. y Lash, S. (1997). Modernizacion Reflexiva. Politica, Tradicion y Estetica en el Orden Social Moderno. Madrid: Alianza.

Boisier, S. (2001). Desarrollo (Local): ?De que estamos hablando? En Transformaciones globales, Instituciones y Politicas de Desarrollo Local. O. Madoery y A. Vazquez Barquero, (eds.) Rosario: Homo Sapiens.

Boisier, S. (2006). Imagenes en el Espejo: Aportes a la Discusion sobre Crecimiento y Desarrollo Territorial. Santiago: Puerto de Palo.

Bonfil, G. (1991). Pensar Nuestra Cultura. Mexico D.F.: Alianza.

Bourdieu, P. (2002). Razones Practicas. Sobre la Teoria de la Accion. Barcelona: Anagrama.

Claude, M. y Oporto, J. (2000). La Ineficiencia de la Salmonicultura en Chile, Aspectos Sociales, Economicos y Ambientales. Santiago: Terram Publicaciones.

Clifford, J. (1999). Itinerarios Transculturales. Barcelona: Gedisa.

Clifford, J. (2003). Sobre la Autoridad Etnografica. En El Surgimiento de la Antropologia Posmoderna. C. Reynoso, (comp.) Barcelona: Gedisa.

Descola, P. (2001). Construyendo Naturalezas. En Ecologia Simbolica y Practica Social. Naturaleza y sociedad. Perspectivas antropologicas. Mexico D.F: Siglo XXI.

Doren, D. y Gabella, J. (2001). Salmonicultura en Chile: Desarrollo, Proyecciones e Impacto. Santiago de Chile: Terram Publicaciones.

Escobar, A. (1999). El Final del Salvaje. Cultura, Naturaleza y Politica en la Antropologia Contemporanea. Bogota: ICANH / CEREC.

Escobar, A. (2000). El Lugar de la Naturaleza y la Naturaleza del Lugar: Globalizacion o Posdesarrollo. En Antropologia del desarrollo, Teorias y Estudios Etnograficos en America Latina. A. Viola, (Comp.) Barcelona : Paidos.

Filippi, M. y Torre, A. (2003). Local Organisations and Institutions. How can Geographic Proximity be activated by Collective Projects? International Journal of Technology Management, 26 (2/3/4): 386-400.

Friedman, J. (1994). Identidad Cultural y Proceso Global. Buenos Aires: Amorrortu.

Garcia Canclini, N. (2001). Culturas hibridas. Estrategias para entrar y salir de la Modernidad. Barcelona: Paidos.

Garcia Canclini, N. (2003). Noticias recientes sobre la hibridacion. Revista Transcultural de Musica, 7. En: http://www.sibetrans.com/trans/trans7/camclini.htm. Accedido el 27 de Julio de 2009.

Grueso, L. (2000). El Proceso Organizativo de Comunidades Negras en el Pacifico Sur Colombiano. Cali: Pontificia Universidad Javeriana.

Grueso, L. (2005). Representaciones y Relaciones en la Construccion del Proyecto Politico y Cultural del Proceso de Comunidades Negras en el contexto del Conflicto Armado en la Region del Pacifico Sur Colombiano. En Politicas de economia, ambiente y sociedad en tiempos de globalizacion. D. Mato, (Coord.) Caracas: Universidad Central de Venezuela.

Godelier, M. (1990). Lo ideal y lo material. Madrid: Taurus.

Habermas, J. (1987). Teoria de la Accion Comunicativa (I): Racionalidad de la Accion y Racionalizacion Social. Madrid: Taurus.

Lash, S. y Urry, J. (1998). Economias de Signos y Espacio. Sobre el Capitalismo de la Posorganizacion. Buenos Aires: Amorrortu.

Levinas, E. (2003). De otro modo que Ser o mas alla de la Esencia. Salamanca: Sigueme.

Lowe, P., Murdoch, J. y Ward, N. (1995). Networks in Rural Development: Beyond Exogenous and Endogenous Models. En Beyond Modernisation. J. D. Van-der-Ploeg y G. Van-Dijk, (Eds) Assen: Van Gorcum.

Luhmann, N. (1998). Intersubjetividad o Comunicacion: Dos Diferentes Puntos de Partida para la Construccion de una Teoria Sociologica. En Complejidad y modernidad. De la unidad a la diferencia. Madrid: Trotta.

Martinic, M. (2005). De la Trapananda al Aysen. Una Mirada Reflexiva sobre el acontecer de la Region de Aysen desde la Prehistoria hasta nuestros dias. Santiago: Pehuen.

Mena, F. (1985). Presencia Indigena en el Litoral de Aysen. Revista Trapananda.

Moulaert, F. y Sekia, F. (2003). Territorial Innovation Models: A Critical Survey. Regional Studies, 37(3): 289-302

Ostrom, E. (2000). El Gobierno de los Bienes Comunes. La Evolucion de las Instituciones de Accion Colectiva. Mexico D.F: Fondo de Cultura Economica.

Pizarro, R. y Zolezzi, C. (2003). Impactos Ambientales del Escape de Salmonidos. En Analisis de Politicas Publicas, 22. Santiago: Terram Publicaciones.

Saavedra, G. (2011). Perspectivas Culturales del Desarrollo en las Costas Australes de Chile. Aproximacion Antropologica a las Persistencias y Transformaciones de las Economias de Pesca Artesanal en el Litoral de Aisen. Tesis doctoral, Departamento de Ciencia Politica y de la Administracion III (Teorias y Formas Politicas y Geografia Humana), Universidad Complutense de Madrid.

Sahlins, M. (1988). Islas de Historia: La Muerte del Capitan Cook. Metafora, Antropologia e Historia. Barcelona: Gedisa.

SERNAPESCA (2005). Evaluacion Tecnica y Economica del Impacto de las Areas de Manejo y Explotacion de Recursos Bentonicos. Valparaiso: Departamento de Pesca Artesanal.

SERNAPESCA (2008). Anuario Estadistico. Valparaiso: Departamento de Pesca Artesanal.

Subsecretaria de Pesca (1991). Ley General de Pesca y Acuicultura. Valparaiso: Gobierno de Chile.

Vazquez-Barquero, A. (2001). La Politica de Desarrollo Economico Local. En Desarrollo Economico Local y Descentralizacion en America Latina: Analisis Comparativo. Santiago de Chile: CEPAL/GTZ.

Vazquez-Barquero, A. (2002). Endogenous Development. Networking, Innovation, Institutions and Cities. New York: Routledge.

Wolf, E. (1987). Europa y la Gente sin Historia. Mexico D.F.:FCE.

(1.) La nocion de "endogeno" es problematica en si misma. Por un lado, acusa una polarizacion anclada en la dimension territorial pero que no destaca lo suficiente las dinamicas de interaccion entre las fuerzas externas y locales en los procesos de control del desarrollo (Lowe, Murdoch y Ward, 1995). Por otro lado, no existe consenso en relacion a su significado. Los autores distritalistas sostienen que lo endogeno alude al aprovechamiento de los activos de un territorio en orden a lograr una articulacion simbiotica entre sus productores y de estos con el mercado (Vazquez-Barquero 2001, 2002; Alburquerque 2004; Boisier 2001, 2006). En contraposicion a esta vision, algo funcional, otras visiones--mas Antropologicas--se inclinan por lo que algunos han denominado el desarrollo desde dentro y no solo desde abajo. Nuestra vision se encuadra en esta ultima perspectiva.

(2.) Siguiendo a Frank Moulaert y Farid Sekia (2003), los SPL se encuadran en sistemas de innovacion territorial que a su vez comprenden un antecedente de base artesanal tradicional, urbano o rural, en el marco de procesos en donde las tensiones economicas locales y globales son condicionantes de procesos a escala local.

(3.) Fondef HUAM AQ08I1018 (2009): "Desarrollo de capacidades de gestion de negocios en pescadores artesanales miticultores del Estuario de Reloncavi, incorporando el concepto de gestion de calidad". Fundacion Chinquihue, Puerto Montt. Agradecemos a su director, Luis Oliva, nuestra inclusion en el equipo.

(4.) Incluso, rescatando en parte la vapuleada tesis de G. Bonfil (1991: 50-53), cabria pensar en una hibridacion en la que convergen elementos culturales "impuestos" y "enajenados". Aunque en efecto cualquier alusion al esquema de este autor, bajo nuestro enfoque, deber ser tomado con precaucion.

(5.) En el caso de los SPL, esta justificacion teorica de los cambios institucionales, que pretenden profundizar la modernizacion reflexiva de los territorios para responder en mejores condiciones a los desafios de la globalizacion, posiblemente subyace en los planteamientos estrategicos que pretenden introducir instituciones de comercializacion en comun o de organizacion colectiva de la calidad para mejorar la capacidad de respuesta de las comunidades locales ante los rapidos cambios de coordenadas que se producen en el entorno economico global.

(6.) No obstante, Habermas reconoce que las posibilidades comunicativas del mundo de la vida se encuentran crecientemente limitadas, pues asistimos a una "deformacion patologica de las infraestructuras comunicativas del mundo vital" como resultado de sustituir al lenguaje en su funcion de coordinacion de las acciones sociales por instrumentos tales como el dinero y el poder burocratico.

(7.) Por ejemplo, Emmanuel Levinas (2003: 100-101) ira mas alla en esta reflexion, al argumentar que el simple hecho de decirle algo a alguien no puede comprenderse a partir de las estructuras significativas de lo meramente dicho.

(8.) Estas regiones aglutinan en torno al 40% de los pescadores artesanales a nivel nacional y una cifra equivalente en cuanto a este tipo de capturas (SERNAPESCA, 2008).

(9.) Muchas cuadrillas estaban compuestas originalmente (principios del siglo XX) por familias completas que se desplazaban de un lugar a otro recolectando cholgas para secado, pescando robalo para ahumado o incluso cazando lobos marinos para procesar y vender su piel.

(10.) Los ejemplos son diversos. Resenemos dos: 1) El procesamiento de centolla para venta en congelado. Una practica familiar de larga data en sitios como Puerto Melinka (Guaitecas) y Puerto Aguirre (Huichas), cuya venta suele hacerse por encargos y al margen de cualquier procedimiento juridico; 2) El enfrascado de erizos para su traslado a la isla de Chiloe (Quellon sobre todo). Volveremos sobre este tema.

(11.) El accidente del Prestige en 2002, frente a las costas de Galicia, habria impulsado una alta demanda de mitilidos de procedencia chilena. Esta es la coyuntura que habria activado una dinamica productiva sin precedentes y por cierto, a la larga, un cambio economico cultural en los sistemas costeros del Estuario de Reloncavi.

(12.) En particular en la aplicacion de grupos de discusion y analisis de escenarios presentes y futuros con los actores locales. Tanto en las islas Guaitecas como en Reloncavi hemos ajustado estas y otras tecnicas a modo de espacios comunicacionales reflexivos, distanciandonos de los enfoques que reducen la cuestion del desarrollo local a la "participacion" de los actores. Para nosotros el reto ha sido la configuracion de este tipo de espacios, incluso promoviendo dinamicas analiticas todavia mas especializadas y mas exigentes con actores locales.

(13.) Aqui resultan muy pertinentes los planteamientos de autores como Philippe Descola (2001) o Arturo Escobar (1999), en cuanto a que no es sostenible la distincion entre naturaleza y cultura, en tanto la naturaleza siempre esta subjetivada culturalmente, y en ese sentido, socialmente construida.

(14.) Encontramos aqui una importante coincidencia con los trabajos de Arturo Escobar (1999, 2000) y de Libia Grueso (2000, 2005) sobre la nocion de territorio entre las comunidades negras del Pacifico colombiano. Nunca el territorio aparece disociado de su dimension significativa, esta culturalmente significado y por lo mismo, subjetivado. En una perspectiva similar, pueden considerarse los trabajos de David Barkin (2002) en el campo mexicano.

(15.) En su definicion tecnica una AMERB "es una zona costera geograficamente delimitada, entregada en uso, en forma exclusiva, por el Servicio Nacional de Pesca a una organizacion de pescadores artesanales legalmente constituida, con el fin de realizar una explotacion controlada, de los recursos bentonicos presentes en el area, a traves de un Plan de Manejo" (SERNAPESCA, 2005).

(16.) Un informe del Servicio Nacional de Pesca (2005) senalaba que el 60 por ciento de las AMERB estan al limite de no ser rentables, incluso el 12 por ciento generan perdidas.

(17.) Esta aseveracion supone otras complejidades que convendria investigar. Por ejemplo, la reformulacion local de la AMERB, incluso transgrediendo sus definiciones juridicas, en orden a adaptarse a los intereses y necesidades comunitarias. Como ha planteado Marshall Sahlins (1988), la creatividad local hace insuficiente la explicacion determinista que apuesta por una respuesta mecanica de los acontecimientos frente a la estructura. En realidad, las estructuras (juridicas en este caso) son reinventadas desde las experiencias localizadas.

(18.) No hemos regresado a las costa de Aisen desde 2007, sin embargo por otras fuentes de comunicacion nos hemos enterado que en la actualidad, en el marco de unos acuerdos compensatorios con los gobiernos regionales de los Lagos y de Aisen, la federacion de pescadores artesanales de Guaitecas ha concretado el sueno de la "desconchadora" aprovechando una infraestructura que estaba e desuso. Para el caso de Reloncavi, las imagenes deseadas no resultan tan lejanas de lo que en la actualidad es observable en algunos de los sindicatos. No obstante, en ambos casos es necesario hacer un seguimiento de los procesos, que por cierto mas alla de su condicion "endogena" implica la capacidad de aprovechar las oportunidades que supone algunas intervenciones externas.

GONZALO SAAVEDRA GALLO/UNIVERSIDAD DE LOS LAGOS OSORNO, CHILE

ALFREDO MACIAS VAZQUEZ/UNIVERSIDAD DE LEON
COPYRIGHT 2012 Asociacion de Antropologos Iberoamericanos en Red
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2012 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Saavedra Gallo, Gonzalo; Macias Vazquez, Alfredo
Publication:Revista de Antropologia Iberoamericana
Date:Jan 1, 2012
Words:12108
Previous Article:Inigo Gonzalez De La Fuente: Antropologia de la participacion politica.
Next Article:Antonio Bautista Garcia-Vera Honorio M. Velasco maillo: Antropologia Audiovisual: medios e investigacion en educacion.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2021 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters |