Printer Friendly

Trabajo, espacio publico y moral: la venta de las "publicaciones de la calle" en la Ciudad de Buenos Aires.

"La gente parece que no te mira pero te observa" (Vendedor de HBA). "Lo mas dificil de la calle es que te respeten" (Vendedor de HBA). "Hay que tomar seriamente las exigencias del espacio publico" (Isaac Joseph, "El transeunte y el espacio urbano").

Resumen

A raiz de la experiencia de las "publicaciones de la calle" en la ciudad de Buenos Aires, nuestro texto analiza la actividad laboral de los vendedores en el espacio publico desde una perspectiva centrada en las regulaciones micro-sociologicas. El objetivo es documentar el conjunto de los acontecimientos que "organizan" la practica laboral de los vendedores y que nos lleva a hablar de ella como un "oficio de lo publico". El recorrido que proponemos nos permitira discutir la naturaleza sociologica del "espacio publico" a traves de dos tipos de micro-regulaciones: las regulaciones espacio-temporales y las regulaciones simbolicas. El caso que analizaremos en este articulo es el de los vendedores de la publicacion "Hecho en Buenos Aires" (HBA) que desde el ano 2000 es editada en la ciudad de Buenos Aires. El material empirico que utilizaremos sera principalmente entrevistas a los vendedores, a los organizadores de la publicacion y observaciones en sus lugares de trabajo.

Abstract

This text analyzes the labor activity of the "street newspaper's vendors from a perspective based in the microsociological regulations. The objective is to document the set of the events that "organize" the labor practice of the vendors. We define this labor activity as "handcraft of public". We discuss the sociological nature of the "public space" through two types of micro-regulations: the space-temporary regulations and the symbolic regulations. The case which we will analyze in this article is the vendors of the publication "Hecho en Buenos Aires" (HBA) that from year 2000 is published in the city of Buenos Aires. The empirical material that we will use will be mainly interviews to the vendors, to the organizers of the publication and observations in their places of work.

Introduccion

Desde la decada del '80 y sobre todo durante los anos 90', el movimiento de "publicaciones de la calle" se expandio en diferentes partes del mundo. Estas organizaciones tienen la caracteristica de generar una revista o un periodico que son vendidos por personas en situacion de fuerte precariedad social, quienes de esta manera logran tener un ingreso para costear sus gastos cotidianos. Los vendedores de estas publicaciones representan diferentes perfiles de la "exclusion": inmigrantes ilegales, adictos, personas "sin hogar", etc.

A raiz de la experiencia de las "publicaciones de la calle" en la ciudad de Buenos Aires, nuestro texto tiene el objetivo de analizar la actividad laboral de los vendedores en el espacio publico desde una perspectiva centrada en las regulaciones micro sociologicas. En este aspecto seguimos las interpretaciones de Isaac Joseph (1999) sobre la sociologia de Erving Goffman. Segun Joseph, las regulaciones del espacio publico obedecen al principio de acomodamiento. Por un lado, se producen acomodamientos espacio- territoriales, es decir, los sujetos valen como cuerpos fisicos que circulan; por otro lado, se producen acomodamientos simbolicos, es decir, los sujetos emplean procedimientos y metodos que acreditan su existencia publica, y funcionan como justificacion frente a los otros.

Nos interesa senalar que estas dimensiones del espacio publico -espacio de circulacion y espacio de Comunicacion (2)- iluminan la problematica que trabajaremos en este texto. Podriamos fundamentar nuestra perspectiva diciendo que las actividades de los vendedores se realizan en ambitos publicos: la calle, diferentes medios de transporte o lugares de esparcimiento al aire libre. Desde nuestro punto de vista, este argumento corre el riesgo de volver al espacio una sustancia, en lugar de interpretarlo como el efecto de una relacion social. Dado que generalmente se asume la primera interpretacion y se pierden las raices sociologicas de la nocion de espacio publico, nuestra intencion es dejar de lado la mirada "sustancialista" para llevar adelante una perspectiva "relacional". En este sentido, consideramos que la calle no es en si un espacio publico sino que lo publico adjetiva al espacio si los acontecimientos que ahi suceden se pueden explicar en terminos de las regulaciones de circulacion y simbolicas que mencionamos. Nuestro objetivo es analizar el conjunto de estos acontecimientos que "organizan" la practica laboral de los vendedores y que nos llevan a hablar de ella como un "oficio de lo publico".

Por otra parte, nuestro analisis buscara comprender al espacio publico mas alla de las categorias de la filosofia politica que le atribuyen -en oposicion al espacio privado- una serie de atributos que lo mistifican, haciendo de el un enclave de la igualdad, la universalidad o la "comunicacion no distorsionada". Por el contrario, tendremos presente que a traves de los acontecimientos ligados a la circulacion y acreditacion publica se "espacializan" las desigualdades sociales (3). En particular, podremos explorar esta idea al tener en cuenta las desigualdades simbolicas y materiales que pesan sobre las personas que venden las "publicaciones de la calle" (4).

El caso que analizaremos en este articulo son los vendedores de la publicacion "Hecho en Buenos Aires" (HBA) que desde el ano 2000 es editada en la ciudad de Buenos Aires. El material empirico que utilizaremos sera principalmente entrevistas a los vendedores, a los organizadores de la publicacion y observaciones en sus lugares de trabajo.

Este trabajo se organiza de la siguiente manera. En primer lugar, presentaremos las caracteristicas de las publicaciones de la calle en el mundo y, luego, de la organizacion a la que pertenecen los vendedores que analizamos. En segundo lugar, nos introduciremos en lo propio de esta practica laboral a traves de su especificidad como un "oficio de lo publico". En este punto veremos cuatro tipo de practicas: acceso y mantenimiento del espacio de trabajo, acomodamiento espacio-temporal, alteracion de la distraccion cortes y practicas de identificacion. Posteriormente, prestaremos especial atencion a la manera en que se organizan las escenas sociales de venta de la revista: los contactos con los compradores y sus dilemas en tanto "escenas de contactos mixtos" y, finalmente, analizaremos la presencia publica de los vendedores a traves del concepto de "equipo" de Goffman. A traves de este recorrido podremos delimitar las regulaciones espacio-territoriales y simbolicas que operan en el espacio publico y como estas inciden en las practicas de los vendedores de la "publicacion de la calle".

1. Origen y expansion de las publicaciones de la calle (5)

A fines de los anos 90' se calcula que existian aproximadamente 150 publicaciones de la calle en diferentes partes del mundo. Se han establecido redes mundiales, regionales y nacionales que las engloban y practicamente en todas las ciudades donde estas se establecieron los vendedores de las publicaciones de la calle pasaron a formar parte del paisaje urbano. En ciertas ciudades como Paris, por ejemplo, el numero de publicaciones ha sido tal, que algunos autores han llegado a establecer que se constituyo un verdadero mercado especifico de estos productos (Damon, 1995). No obstante, las trayectorias de ellas han sido dispares: algunas desaparecieron, otras sobrevivir o se consolidaron a lo largo del tiempo. (6) Originadas en los paises desarrollados, sobre todo Europa y EEUU, las publicaciones de calle se expanden al resto de los continentes: Africa, Asia y America Latina a fines de la decada del 90' y a principios de la siguiente (7). Un dato importante es que los vendedores de las diferentes publicaciones representan las particularidades de la "exclusion" en cada ciudad (inmigrantes ilegales, refugiados, etc.) Muchas de estas publicaciones son emprendimientos originados por instituciones o servicios sociales que venian trabajando en la asistencia social (por ejemplo Factor S de Montevideo pertenece a un Centro Franciscano, Big News de Nueva York a un centro de personas sin hogar o L'Iteneraire de Montreal que surge de un restaurante economico para los "sin techos") (8).

1.1 Las publicaciones de la calle en la ciudad de Buenos Aires: el caso Hecho en Buenos Aires (9)

Sin vinculos con otras organizaciones que avalen la iniciativa o que aporten algun tipo de capital ya sea en terminos economicos o de experiencia en el trabajo social, los promotores de la organizacion provenian de diferentes trayectorias, algunos ligados al periodismo, otros al trabajo social o solamente interesados en el proyecto. La primera etapa de la organizacion estuvo centrada en realizar los contactos con la publicacion inglesa Big Issue y otras revistas del exterior, en definir el formato de la publicacion y de la estructura organizativa asi como en empezar a vincularse con los futuros vendedores. Un impulso importante del lanzamiento lo brindo el British Council (Consejo Britanico) a traves de un subsidio que sirvio de capital inicial para el armado del proyecto y del primer numero de la revista. Durante este periodo se empezaba a contactar con los futuros vendedores, en zonas donde se encontraba gente durmiendo en la calle (como la plaza Congreso) o visitando diferentes hogares e iglesias. En la presentacion de la revista a los potenciales vendedores se acentuaba la idea de que se estaba ofreciendo una "propuesta de trabajo". El primer grupo de vendedores estaba compuesto por personas que vivian en la calle o en hogares. (10) El lanzamiento del primer numero de la revista fue en Junio de 2000. (11) Desde el origen de HBA las primeras 10 revistas que adquieren los vendedores son recibidas sin costos, luego fueron accediendo al resto pagando un promedio entre el 10% y el 30% del precio de tapa segun el momento. La primera tirada de Junio de 2000 fue de 5000 revistas, con picos de 40.000 y estabilizandose en 25.000/30.000 a fines del 2004 (12).

La dinamica original de ingreso a la organizacion consistia, por parte de los vendedores, en llenar un breve cuestionario referido a datos biograficos, situacion habitacional, sus principales necesidades y algun telefono donde localizarlos. Generalmente este no era un tramite muy reglado o excluyente aunque fue tornandose mas exigente en terminos de aceptacion de los futuros vendedores dados los problemas que surgieron con algunos de ellos. Durante algunos periodos la aceptacion de nuevos ingresantes fue espaciada en el tiempo dado la cantidad de vendedores que estaban vinculados a la organizacion. El ingreso supone la firma de un codigo de conducta que establece las normas para permanecer en la organizacion y especialmente sobre la forma de actuar durante la venta de la revista.13 El acceso a la venta de la revista puede definirse a partir de un bajo nivel de regulacion si lo comparamos con el acceso a otros tipos de servicios sociales disponibles, no se exigen documentos publicos, ni certificados oficiales y los contactos informales se reducen al conocimiento o vinculo con de algun vendedor (la mayoria de los vendedores conocio a HBA a traves de otro vendedor). Por otra parte, hay una definicion laxa y amplia sobre quienes podrian participar en ella, basicamente es una convocatoria a los "excluidos" o "marginados" en general y no exclusivamente a quienes "viven en la calle" (14).

Entre junio de 2000 y diciembre de 2004 alrededor de 1600 personas se anotaron en la organizacion pero el plantel regular de vendedores se establecio entre 200 y 250 dando cuenta de un nivel importante de rotacion. (15)

1.2 Las biografias de los vendedores

En este apartado nos interesa dar cuenta de los perfiles sociales de los vendedores de HBA, a traves de algunos aspectos de sus "lineas narrativas" trataremos de comprender las particularidades de sus biografias y como estas se vinculan con el comienzo de la venta de la revista.

Las construcciones de las "lineas narrativas", en la mayoria de las entrevistas, se basan en una referencia al pasado como los "buenos tiempos", en especial senalando la existencia de ejes relacionales fuertes -como la familia y el trabajo-, y la progresiva o abrupta erosion de los mismos. Esta construccion es un anclaje narrativo tipico desde donde se evalua y juzga el presente. Sin embargo, esta narracion "modal" esta impregnada de particularidades en funcion de la intensidad - material, fisica y subjetiva- de la divisoria de aguas entre los "buenos" y "malos" tiempos. Ademas, las narraciones se bifurcan en funcion de que se basen en la experiencia del desempleo, del consumo de drogas y alcohol o de la "precarizacion-exclusion habitacional". En la mayoria de los casos se produce una combinatoria de estas dimensiones narrativas. En este apartado nos centraremos en dos "lineas narrativas" para representar las biografias de los vendedores.

La primera linea narrativa la denominamos "la experiencia de la inutilidad social". Mario tiene 59 anos, al momento de realizar las entrevistas hacia un ano que estaba vendiendo la revista, la condicion de desempleado de larga duracion es el eje que articula su narracion. Luego de haber trabajo 14 anos en una empresa de lacteos, donde primero estuvo en el sector de produccion y despues realizo tareas administrativas, Mario fue despedido por una reestructuracion en el ano 95'. Cobro una indemnizacion que le permitio ponerse un kiosco, despues de buscar un nuevo trabajo y realizar algunas changas. Este emprendimiento no duro mucho tiempo y tuvo que cerrarlo. Desde entonces, sus busquedas laborales no fueron exitosas y permanecio casi dos anos sin trabajar. De esta manera Mario relata su contacto con HBA, "mis chicos trabajan pero no tienen trabajo estable, y yo no tenia ingresos, estaba desesperado, habia entrado en una depresion muy grande, no podia generar un peso, estaba en una situacion limite".

La realidad sociologica de la "desesperacion", enunciada una y otra vez en esta narracion, pero tambien en la de otros entrevistados, remite a una perdida del dominio sobre el tiempo garantizado por la afinidad entre las expectativas subjetivas y las posibilidades objetivas. En especial, el ciclo laboral es incongruente con el ciclo vital, el primero se recorta al punto de dejar al segundo sin su realizacion simbolica. La invalidacion por la coyuntura del empleo genera esta asintonia temporal que expresa de manera aguda la "desesperacion" y obliga a Mario a redefinir sus identificaciones.
   "A pesar de tener mi casa, yo he llegado a una situacion limite, no
   poder pagar los impuestos, no poder pagar los servicios, yo he
   llegado a cobrar sueldos de 1700 pesos. Yo tambien me siento un
   excluido, porque yo me siento en condiciones de trabajar, estoy
   bien de salud, pero el sistema no me permite trabajar." (vendedor
   de HBA, 59 anos)


El resaltado tiene sus ramificaciones. "Tambien" en el caso de esta narracion tiene la funcion aclaratoria, es inclusiva con respecto a un "otros" que parecerian tener mayor afinidad con la identificacion de "excluido". Ese "otros" se encarna en quienes serian mas afines con un proyecto como HBA, la "gente de la calle". Pero la inclusion que realiza Mario deja latente la diferencia, no se resuelve en una pura identificacion. Esta diferencia se apoya, entre otras cosas, en que Mario tiene una casa propia y esta lejos de las experiencias que observa en otros vendedores (la calle, el alcoholismo, las drogas). El recurso de la comparacion le permite mantener cierta distancia con respecto a "aquellos que estan peor"; por ejemplo, el uso de comedores no es para el, "hay gente que lo necesita mas que yo", "no estoy en una situacion tan dificil que no tenga para comer, tengo mi casa."

Para Mario su actividad como vendedor de HBA le permite obtener un ingreso de mas o menos 400 pesos mensuales. Si bien reconoce que no es el trabajo "ideal", en el mercado laboral el piso salarial es peor o igual de lo que gana vendiendo la revista. Y, ademas, frente a la coyuntura del desempleo, vender la revista la permite: "por lo menos hacer algo por mi, ganar mi dinero".

La segunda linea narrativa que nos interesa sintetizar la denominamos "entre el bardo y el rescate". El sentido que tomamos del termino "bardo" de nuestros entrevistado es diferente al que, por ejemplo, usa Kessler (2003) para describir las practicas de las bandas de jovenes que se dedican al delito. En nuestro caso, el bardo es una logica narrativa que puede aparecer referida a practicas grupales pero, principalmente, se dirige a senalar una temporalidad biografica marcada por el descuido de la propia persona -corporal y psiquica-, y de las relaciones afectivas. Ella reorganiza el tiempo, el espacio y los vinculos sociales en las narraciones de los vendedores. Por ejemplo, lugares a donde se iba pero se dejo de frecuentar, personas con las que en el pasado se vinculaban pero ya no pueden o quieren hacerlo,
   "Me separe, la casa se vendio, que se yo, mi mujer se fue a vivir
   con los viejos. El acabose fue cuando me echan de tribunales.
   Cuando pierdo tribunales, empiezo, y la calle y aca y alla y agarre
   la mano con Caritas y con la municipalidad, de hogar en hogar, de
   comedor en comedor, de merienda en merienda. Ahi ya estaba solo.
   Bueno, me empece a acordar de todo, de mi familia, de mi hija, mi
   hija hace 7 anos casi que no la veo, mi hija hoy tiene 11 anos. Y
   bueno, aca estoy dando vueltas todavia." (Vendedor de HBA, 36 anos)


Es interesante ver que las referencias de estas narraciones estan vinculadas con el cuidado del cuerpo que ha sido dejado de lado, las razones son varias: algun tipo de consumo, las condiciones de vida que no permiten preservarlo frente a alguna enfermedad o la dificultad de obtener medios para higienizarlo. En la entrevista que sigue el "bardo" se expresa a traves de las agresiones que sufre el cuerpo,
   "Despues de todos los "pedos", todas las marcas que tengo en la
   cara que vos ves hoy por hoy ya estoy podrido, sinceramente ayer
   cumpli 36 anos, cuando me fui a dormir baje, baje, me empece a
   bajar lineas, digo, que carajo estoy haciendo con 36 anos, no tengo
   nada. Porque no tengo nada. Porque estoy podrido ya de girar todo
   el tiempo en la calle, de ir de aca para alla." (Vendedor de HBA,
   36 anos)


El contacto con HBA puede significar el transito hacia el "rescate". Esto permite comprender por que entre los vendedores circula la idea de que tal o cual vendedor lograron "salir" para adelante, aunque quien lo diga reconozca que el todavia esta en el "bardo". La posibilidad de vender la revista puede representar una etapa transitoria o permanente de "rescate", depende de los diferentes casos e incluso de los momentos en los cuales nos encontramos con los entrevistados.
   "[en referencia a la venta de la revista] Ayuda, yo me fui de aca
   para zafar de las drogas, cuando volvi vine bien, no te digo que ya
   estoy puro, limpio, mentira, pero no soy el enfermo de antes. Ayuda
   porque yo no quiero fumar ni escabear mientras este laburando, y si
   eso ayuda para que en un futuro yo deje totalmente todo." (Vendedor
   de HBA, 35 anos)


La narracion de este vendedor esta mas cerca del "rescate": poder vender la revista, "formar" su propia familia y proyectar tener una casa, le indican que se esta "poniendo las pilas".

Para concluir, quisieramos mencionar que los perfiles sociales de los vendedores deben ser comprendidos a traves de un "habitus modal" que toca a diferentes sectores sociales que ven vulnerabilizadas sus condiciones de existencia. Dicho habitus se expresa basicamente en un sentido practico marcado por lo aleatorio, lo provisorio y la precariedad social que requiere de los sujetos una permanente adaptacion e innovacion. Los vendedores de HBA representan de manera acabada a "los sujetos (que) se ven obligados a buscar resortes de su accion en si mismos, desplegando competencias culturales y sociales a fin de sortear los riesgos de una sociedad en deficit de integracion, desde una posicion de vulnerabilidad en la cual la contingencia y la incertidumbre se conjugan negativamente." (Svampa, 2000: 21)

2. Un oficio de lo publico

El desarrollo de la venta en el espacio publico estructura el repertorio de actuacion a traves de la necesidad de que la misma sea visible y que en alguna medida este orientada a llamar la atencion, la conquista de ambos imperativos se da en un terreno donde cada vez es mas extensa la competencia por ganar lugares de exposicion tanto de mercancias como de personas, de productos y fragmentos de vida. En esta polifonia de signos y practicas amalgamados por una lucha material y simbolica, los vendedores buscan los intersticios donde puedan alcanzar visibilidad y atencion, estructurar una actuacion sujeta a lo logica de la diferencia y diferenciacion. Como senala Derber la atencion esta socialmente estratificada, la dominacion se expresa tanto en el desconocimiento como en la atribucion de una atencion negativa (citado en Anderson y Snow, 2001).

En las paginas que siguen analizaremos las particularidades de la venta de la revista como un "oficio de lo publico"; documentaremos los acontecimientos, de distinta naturaleza, que dan cuenta de como esta practica laboral se encuentra sujeta a micro regulaciones de orden espacio-territorial y de orden simbolico; de esta manera, podremos mostrar su desarrollo en la doble dimension del espacio publico: espacio de circulacion y espacio de comunicacion.

2.1 Practicas de acceso y mantenimiento del espacio de trabajo

La organizacion le asigna a los vendedores algunas "paradas" para vender la revista, en general estas se encuentran en: el micro-centro, diferentes cruces de avenidas muy transitadas o lugares de esparcimiento (San Telmo, Palermo). Tambien es comun aprovechar eventos especiales donde se concentra mucha gente como ser movilizaciones o recitales. Otros ambitos pueden ser los transportes publicos: subtes, trenes o colectivos. Si bien al principio las "paradas" se concentraban en el micro-centro y en el centro, que eran los lugares mas cercanos al local de la organizacion y, generalmente, donde vivian los vendedores, a lo largo del tiempo fueron expandiendose hacia los barrios y algunas localidades del conurbano. Este proceso se dio porque el ingreso de nuevos vendedores llevo a saturar ciertas paradas, situacion que llevo a buscar nuevos espacio. Pero tambien porque no todos los vendedores que se incorporaron vivian cerca del centro.

El termino apropiado para definir las practicas de acceso y mantenimiento del lugar es territorializacion del espacio. Con esta nocion nos referimos al imperativo de lograr que una esquina, un recorrido por los bares o por los medios de transporte no sean invadidos por otros agentes -especialmente vendedores- y que, ademas, esos espacios esten identificados con el vendedor de la revista. Ahora bien, dichas practicas constituyen un trabajo continuo para no perder el lugar ganado. En el caso de los vendedores que tienen la misma parada todos los dias, es importante cuidar el espacio, este es sinonimo de los vinculos que se fueron tejiendo con otros actores que estan trabajando en la calle y con los compradores de la revista. La ecuacion es sencilla: abandonar el lugar de venta, donde regularmente se trabaja, significa perder los compradores habituales que fueron lograndose a lo largo del tiempo. Permanecer en un mismo lugar acrecienta la posibilidad de ser conocidos, y es a traves de este conocimiento que quienes mantienen un trato con el se ven obligados a comprarle la revista.
   "Yo pienso que hay como una cierta amistad, o un conocimiento con
   esta gente despues de dos anos. Yo, aunque no me la compran, a
   todos les digo: "Buen dia". Entonces, como vos los saludas, y ven
   que los demas compran, hay gente que no me la compraba y me la
   empezaron a comprar, como diciendo, "me saluda y no se la compro
   nunca." (Vendedor de HBA, 48 anos)


Si bien se trata de que las paradas se respeten, en ocasiones surgen inconvenientes cuando estas mismas estan muy cerca unas de otras o cuando un vendedor vende en un espacio asignado a otro companero. En estos casos puede suceder que entre ellos mismos se pongan de acuerdo o sino intervenga algun miembro de HBA. Para esta funcion existen los "operadores de calle" (16) que tratan de saldar cualquier inconveniente que surja durante la venta (entre vendedores, vendedores y comerciantes o con compradores). Sin embargo, las peleas entre los vendedores pueden ocasionarse cuando se pone en juego el lugar de trabajo.

Los mecanismos de regulacion de ciertos espacios ya dominados por otro tipo de vendedores obligan a los de HBA a negociar, en algunas ocasiones, su ingreso a ellos o directamente a ver imposibilitada su entrada. (17) Otros tipos de negociaciones para ingresar a vender se da con los "responsables" de los comercios de gastronomia -como pueden ser los de Palermo (18)- donde los vendedores fueron de a poco siendo conocidos y obteniendo el consentimiento para realizar su actividad.19 Tambien, los espacios se comparten con otros trabajadores donde lo importante es no molestar la circulacion o la visibilidad. La regla es que el vendedor de la revista se acomode al movimiento pautado que comparten los vendedores en un mismo espacio, puede ser un subte o un local gastronomico. Lo importante es respetar el turno de los otros para que terminen de ofrecer su producto. Un vendedor que trabajaba en una plaza bordeada por bares y restaurantes nos decia:
   "No te olvides que ahi hay artesanos, hay mujeres que venden
   flores, hay quienes venden velas, hay quienes venden juegos de
   ingenio. Dos somos los que vendemos papel: uno vende libros y yo
   que vendo Hecho en Buenos Aires. Pero si fuese que hay otros
   vendiendo la misma revista ahi adentro, ahi si, ahi me molesta.
   Pero si no, no me molesta para nada. Aparte nos turnamos, esperamos
   que termine uno para arrancar el otro. Y si no, como esta dividido
   en dos partes la plaza, uno empieza por aca, por el lado izquierdo,
   y el otro empieza por el derecho, en la venta de diferentes
   articulos, para no cruzarnos." (Vendedor de HBA, 47 anos)


En muchas ocasiones los vendedores apelan a la credencial que poseen como carta de presentacion, que los habilita a permanecer en un espacio determinado cuando son amenazados para que se vayan. La credencial puede ser un amparo del que carecen otros vendedores y que ellos utilizan como fuente de autorizacion. (20)

2.2. Practicas de acomodamiento espacio--temporales

En este segundo nucleo de practicas identificamos las diversas maneras en que los vendedores deben hacer frente a las restricciones tanto de orden fisico- espacial como temporal. Es una logica de acomodamiento y adaptacion que establece de manera determinante el tipo de venta que desarrollan. La disposicion espacial es un condicionante para la accesibilidad visual y la comunicacion. Los vendedores se acomodan a la distribucion espacial en funcion de como la misma establece el acceso a los posibles compradores. Este acomodamiento se realiza bajo dos formas tipicas: la circulacion o la permanencia. Los espacios mas propicios para el primer tipo son: los medios de transporte, las plazas, los parques y los lugares de esparcimiento. Para el segundo tipo son mas acordes las entradas a los shoppings, las bocas de subte, las puertas de los cines y los cruces de avenidas.

Por su parte, la adaptacion temporal supone conocer los ritmos de fluidez de transeuntes en cada espacio. No significa para los vendedores que siempre se busque el flujo de mayor intensidad. Por ejemplo, la venta en el subte durante las horas picos es dificultosa por el poco espacio que hay para desplazarse en los vagones entre los pasajeros. Sin embargo, en la mayoria de los casos la adaptacion esta dirigida a captar la intensidad de los ritmos de circulacion. La regulacion del tiempo de trabajo se realiza en funcion de la fluidez de los transeuntes: a la noche es conveniente trabajar en lugares de esparcimiento, al mediodia en las zonas donde los oficinistas salen a almorzar o a las horas picos cuando los compradores vuelven a sus hogares. Los momentos de alta circulacion son ocasiones que no hay que perder aunque tambien requiere un gran esfuerzo cuando la parada es una de las arterias mas concurridas de la ciudad, como es el caso de la calle Florida.

El momento de descanso para un vendedor que trabajaba en la boca del subte era el intervalo entre cada salida de pasajeros, ocasion que aprovechaba para distenderse y volver a "encarar" a los compradores una vez que salia un nuevo contingente de usuarios del subte. Estos intervalos breves -5 o 6 minutos- se intercalaban con otros mas prolongados, las horas "picos" eran a la tarde, el momento en que la gente volvia a su casa del trabajo. Al medio dia y las primeras horas de la tarde son la ocasion para retirarse de la parada e ir hacia algun lugar para comer o tomar algo y despues volver.

Una breve mencion requiere el acomodamiento a las condiciones del clima que estan muy vinculadas al tipo de parada, aquellas que son bajo techo se encuentran menos expuestas a la necesidad de buscar sustitutos. Pero cuando son al aire libre, un dia lluvioso obliga a suspender la venta o bien encontrar un espacio que lo sustituya a costa de perder la visibilidad que tiene el lugar corrientemente usado por el vendedor.

2.3 Practicas de identificacion

Los usos del espacio publico son inseparables del manejo de clasificaciones que funcionan como identificadores para evaluar el tipo de trato que se puede desarrollar (21). En el caso de los vendedores, estas clasificaciones funcionan en la practica y su eficacia esta ligada a lo que podemos denominar una "economia del rechazo". Perder el tiempo ofreciendo ininterrumpidamente la revista pero tambien salvaguardar las incomodidades que surgen frente a un mal trato por parte de un transeunte, pueden regularse si se ponen en funcionamiento criterios que advierten intenciones: "La copresentacion y la coorientacion en un espacio publico se establecen visualmente de diferentes maneras, que incluyen no solo el aspecto general, sino movimientos corporales a veces minimos. Se trata de lo que Goffman llama "glosas corporales" o "externalizacion", advertencias o "displays de intencion" mediante los que se dan publicamente pruebas de una predisposicion, de la intencion de hacer o de no hacer alguna cosa" (Delgado, 2003:26). En el caso de los vendedores la codificacion de intenciones responde a un manejo rico de clasificaciones, las cuales nosotros detectamos algunas que refieren a los siguientes tipos:

Tipo de ritmo y estado de animo: El tipo de ritmo es relevante para clasificar a posibles compradores cuando la parada es una zona de transito muy fluido. Se puede evitar mal gastar el tiempo y el esfuerzo si se advierte que los transeuntes muestran pocas senales de tener tiempo disponible para entablar un contacto. Por lo tanto, no encarar a este tipo de transeuntes reduce la posibilidad del rechazo. Esta clasificacion puede ser ayudada si se conoce a las personas que transitan las zonas y sus horarios. Por ejemplo, si un comprador esta yendo a su trabajo a la hora de la manana mejor esperarlo para despues cuando regrese a su casa, seguramente estara mas distendido.

En este sentido, se puede decir que el tipo de ritmo y el estado de animo son dos criterios vinculados para clasificar e identificar a las personas y los espacios. Estas clasificaciones pueden asociar a una zona de recreacion como un parque con posibilidades de compra mas elevadas porque las personas estan mas "relajadas".

Tipo de estatus: Esta clasificacion puede funcionar, en terminos generales, cuando algunos vendedores nos dicen que la revista se puede vender bien entre los jovenes con cierto "interes cultural". La edad y el perfil socio-cultural son tipos de clasificacion que en la practica los vendedores utilizan para advertir una probabilidad de venta.

2.4 Practicas de alteracion de la distraccion cortes

No cabe duda que uno de los imperativos de los vendedores es alterar la "distraccion cortes"22 que domina la gran mayoria de las interacciones urbanas, y que es particularmente intensa frente aquellos sujetos que no solo son extranos sino tambien socialmente distantes. En efecto, esta alteracion se busca casi como principio basico de la presencia de los vendedores en el espacio publico, maxima que es expresada en un lenguaje directo por uno de ellos: "Me muestro para que no me ignoren". El pasaje de la invisibilidad a la visibilidad, realizado por la suspension de la "distraccion cortes", refiere a un registro de interaccion preciso donde la escena se organiza en funcion de lo que Bauman (1994) llama "proximidad moral": el sentimiento de responsabilidad por el bienestar y la prosperidad de la otra persona. Cada expresion verbal, movimiento corporal o cualquier vehiculo de comunicacion que realizan los vendedores en algun momento confluyen en organizar dicha escena. Solo bajo esta premisa se comprende la clasificacion que realiza uno de los vendedores sobre los paseantes, vecinos o compradores: "Estan los que se preocupan por vos y los que les importas un carajo".

Si bien los requisitos de atencion y visibilidad regulan la venta de los vendedores, ellos son realizados bajo diferentes modalidades de acuerdo al tipo especifico de espacio publico en el que transitan. La gran distincion en este aspecto se da entre los vendedores que optan por mantener un lugar fijo y aquellos que se desplazan y "van al encuentro del comprador". Ciertos espacios son mas propicios para la primera modalidad, como las esquinas de las avenidas o de calles comerciales muy transitadas, y otros para la segunda, los locales gastronomicos, las plazas, parques o los medios de transporte. En muchos casos los vendedores alternan entre una u otra modalidad. Otra diferencia que define el tipo de repertorio de actuacion esta ligada al uso de recursos discursivos que explicitan la presencia de los vendedores qua vendedores de HBA. Para muchos vendedores no basta con mostrar la revista y portar la credencial de HBA, es necesario referirse a sus contenidos, a los fines de HBA o a la propia condicion del vendedor.
   "Hay algunos que veo sentados en un lugar con la pila de las
   revistas y callados, no hablan nada. Hay otros que la muestran y
   nada mas. Y bueno, y la gente pasa y la mayoria de la gente por ahi
   ni lo mira. Creo que hay que salir a chocar con la gente, que no es
   cuestion de quedarte callado. Los que se pueden quedar callados son
   los vendedores que tienen puestito, o sea, los que venden Clarin,
   Nacion, Gente. Esos si no hace falta que digan nada." (Vendedor de
   HBA, 45 anos)


En el caso de los vendedores que se movilizan por distintos lugares y ofrecen la revista necesariamente estructuran su presentacion a traves de recursos argumentativos,
   "Voy, me acerco, hola, buenos dias, conoces la revista Hecho en
   Buenos Aires, sabes de que se trata, te interesa.

   ?Que decis despues?

   Bueno, conoces el proyecto, de que se trata, mira las notas que
   tiene, te puedo comentar un poco como es la revista, a quienes
   ayuda, la gente que la vende, como es." (Vendedor de HBA, 42 anos)


La modalidad mas habitual entre aquellos que trabajan en lugares fijos es "vocear" la revista. En el caso de que se acerque alguna persona para comprarla se produce un dialogo donde el vendedor comenta de que se trata la revista,
   "Unos se paran con la revista asi, hacen de puesto de diarios. Yo
   agarro y grito: "Hecho en Buenos Aires, Hecho en Buenos Aires, una
   revista de la gente de la calle". Si viene alguien y me pregunta
   que es Hecho en Buenos Aires, le digo Hecho en Buenos Aires es una
   revista social, sin interes politico ni religioso, tiene 18 notas,
   una cartelera de canje, una cartelera de espectaculos; bueno, y con
   un pesito me esta ayudando a mi para salir de la calle, para
   pagarme el hotel, bueno, para subsistir. Mas o menos le explico esa
   historia a la gente, la que me para. Cada uno tiene su chamullo,
   que se yo. Hay vendedores que paran a la gente, le empiezan a hacer
   todo un chamullo. Yo la ofrezco, si vos me paras y me decis de que
   se trata, mas o menos te explico. Y asi es la historia que manejo
   yo." (Vendedor de HBA, 28 anos)


Las exigencias propias del espacio publico, como lugar donde se produce el contacto con personas desconocidas, con las que hay que tratar, dialogar, convencer, imponen a los vendedores sus propias limitaciones que dificultan la alteracion de la distraccion cortes.
   "Es muy dificil porque a mi me cuesta parar a la gente, no es como
   los chicos que estan en el centro, los chicos que estan en el
   centro tienen un chamullo, por ejemplo, te agarran a vos y te
   siguen media cuadra, te leen todo lo que es presentar la revista, y
   yo no soy de encarar, me cuesta un monton vender la revista Yo
   estoy parado, el que conoce la revista me la compra; el que no la
   conoce, no me la compra. No es que no lo hago porque no me gusta,
   no lo hago realmente porque me da verguenza, me cuesta mucho, por
   ejemplo Gabriel me esta ensenando a vender en el subte, y yo no soy
   del tipo que habla, yo reparto la revista a cada uno, el habla,
   dice todo lo que tiene que decir, y yo voy y recojo." (Vendedor de
   HBA, 30 anos)


Para este vendedor lo que torna dificil su actividad es que carece de la habilidad para "encarar" y "chamuyar", las dos "tecnicas" (23) que el estima necesarias para ir al encuentro de los compradores. En cambio, el siguiente vendedor reconoce tener esas habilidades y el manejo de la situacion para ganarse la atencion del publico,
   "Porque vos no te olvides que vos subis a un colectivo y cuando te
   pones a hablar vos sos el primer actor, todos te miran a vos que es
   lo que estas por decir, que estas por ofrecer; y vos tenes que
   saber que sos el primer actor, todos te estan prestando atencion,
   entonces si vos sabes ofrecer, vas a vender. Porque no es lo mismo
   pararse en una esquina y decir Hecho en Buenos Aires, porque yo no
   soy de vender asi, no soy capaz de pararme en una esquina, Hecho en
   Buenos Aires, para la gente de la calle. No, yo tengo que actuar,
   porque ya me crie asi. Por eso a mi me gusta vender en los
   restaurantes, porque ahi demostras todas tus cualidades de
   vendedor. Porque pararse en una esquina a decir Hecho en Buenos
   Aires, para mi, lamentablemente no es ser vendedor, para mi es
   aquel que usa la palabra." (Vendedor de HBA, 47 anos)


La informacion sobre la revista que disponen previamente los compradores puede llevar a que la economia argumentativa de los vendedores (y el tiempo de la interaccion) se limite al intercambio del dinero por la revista.
   "Se me hace mas facil, ya la conocen, se me hace mas facil, cosa
   que yo a veces voy caminando y un senor me llama y me dice: ?No me
   da una revista? Se me hace mas facil." (Vendedor de HBA, entre 44 y
   55 anos)


En este sentido, es importante tener en cuenta que, la presencia de los organizadores y los vendedores en diferentes medios de comunicacion -programas especiales en TV., reportajes en radio o medios graficos- han facilitado el reconocimiento de estos ultimos en la calle como miembros de la "publicacion de la calle". Muchas de las cartas de lectores senalan el "descubrimiento" de HBA a traves de los medios de comunicacion,
   "Los conoci cuando salieron en La Mision (un programa de TV. que
   realizo un especial sobre HBA), como veran hace bastante tiempo. Me
   parecio emocionante y barbaro su labor que desde ese momento empece
   a buscarlos por las calles hasta que por fin los encontre y pude
   comprar una revista." (Revista HBA numero 29)


Si bien nos centramos en este apartado en la alteracion de la distraccion cortes- el pasaje de la invisibilidad a la visibilidad-, no se puede perder de vista el movimiento inverso: de la visibilidad a la invisibilidad,
   "Eso es lo que veo, estan mirando de nuevo desde otro lugar,
   volvieron a su lugar de clase media tipica: antes te mire ya no te
   miro mas, antes me solidarice ya no me solidarizo mas." (Vendedor
   de HBA, 42 anos) (24)


Las practicas que se realizan para ganar visibilidad en el espacio publico, como enfrentar a guardianes del espacio, sortear situaciones conflictivas, lograr que se abran nuevos espacios, alterar la "distraccion cortes" o economizar rechazos son parte de este "oficio de lo publico". Si este conjunto de practicas pueden asociarse al imperativo de "ganar el espacio" (25), que nosotros vinculamos preferentemente a las micro regulaciones espacio- territoriales. A continuacion nos centraremos en la dimension comunicativa del espacio publico. Si las anteriores practicas permiten llamar la "atencion", lo propio de los acontecimientos referidos a esta dimension es resolver el tipo de exposicion de si que se pretende dar (26). En el apartado siguiente mostraremos los dilemas que se les presentan a los vendedores para "acreditar" su presencia en publico, en el ultimo apartado veremos como dichas exposiciones de si o performances (27) ,que comunican la moralidad de los vendedores, hacen posible o no las transacciones economicas con los compradores. De esta manera, comprenderemos las micro regulaciones comunicativa y morales que se pone en juego en el espacio publico.

3. ?Escenas sociales de "contactos mixtos"?

Una de las facetas de la obra de Erving Goffman es bucear por las "escenas primitivas" del lazo social, en particular aquellas que pone en contacto a "normales" y "estigmatizados": las escenas de contacto "mixto". Interpretar las interacciones entre compradores y vendedores de esta forma supone pensarlas desde el angulo especifico del problema que resena Goffman como tipico de ellas: "El problema no consiste en manejar la tension que se genera durante los contactos sociales, sino mas bien en manejar la informacion que se posee acerca de la deficiencia. Exhibirla u ocultarla, expresarla o guardar silencio, revelarla o disimularla, mentir o decir la verdad; y en todo caso, ante quien, como, donde y cuando." (Goffman, 1998: 56)

Orquestar una interaccion o intercambio para los vendedores supone transitar por el dilema que remite a que informacion social transmitir (28). Los signos organizativos -principalmente la revista y el acompanamiento de algun tipo de discurso referido al contenido de la publicacion, la organizacion y la propia condicion del vendedor- ya han sido mencionados como parte de los recursos que ellos disponen para llamar la atencion. Pero junto con estos elementos, aparecen otros mas personales que manifiestan los dilemas frente a la presentacion en publico que tienen los vendedores. La vestimenta puede ser una de ellas. Para algunos vendedores la cuestion es transmitir una informacion lo mas "desesperante posible", para otros supone mantener una "buena apariencia". Ambas posibilidades expresan que lo que se pone en juego alrededor de la informacion que se da esta vinculada al tipo de contacto que se genera. (Segun Goffman: "el control sobre lo que se percibe es control sobre lo que se hace, y la limitacion y regulacion de lo que se muestra es una limitacion y regulacion del contacto." (Goffman, 2001: 78)) (29)
   "La revista es eso, influir, en donde mas pordiosero estas, mas
   vendes." (Vendedor de HBA, 30 anos)

   "Yo pienso que para vender hay que ser respetuoso, estar, dentro de
   todo, bien vestido." (Vendedor de HBA, 48 anos)

   "Tenes que salir arregladito. La gente se fija un poco en el
   aspecto, miran que uno no este sucio, porque mucha gente te dice
   que vio gente ahi tomada, tenia olor alcohol, olor a suciedad (30) y
   yo no lo veo bien. Yo me preocupo, trato de estar bien para vender
   la revista." (Vendedor de HBA 70 anos)


El dilema sobre que informacion dar se presenta de manera mas pronunciada cuando los vendedores tratan de cuidarse de no brindar una imagen que sea incongruente con su estatus de vendedor de la "revista de la calle". En este caso, se trata de no quedar desacomodados si se aparenta mas de lo que se espera de estos ultimos,
   "Claro, yo antes estaba de saco, despues un familiar me dijo que no
   vaya a vender asi, que me ponga una campera, porque si me veian con
   un saco iban a creer que tenia plata, y ahi me puse campera."
   (Vendedor de HBA, 55 anos) "Uno anda siempre asi de sport: no puede
   andar de otra forma y tengo mejor que esto tambien porque tengo
   corbata, saco, todo. Yo no tengo ningun problema en presentarme en
   cualquier lado, lo que pasa es que no puedo vestirme para la
   revista con eso. Es medio chocante, medio contraproducente."
   (Vendedor de HBA, 59 anos)


En un espacio donde "lo mas profundo es la piel" (31) no cabe duda de que la manera en como esta se cubre tiene importancia para el manejo del tipo "escena social" que se desarrolla entre compradores y vendedores. Pero las ocasiones para dejar la superficialidad de los contactos en el espacio publico no faltan en el caso que estamos analizando. Se podrian trazar desplazamientos argumentativos desde planos mas impersonales a mas personales, desde la mera presentacion de la revista, hasta incluir fragmentos biograficos del vendedor, segun las interacciones sean extendidas o no en el tiempo. Esta interpretacion es abonada por el topico recurrente en las cartas de lectores de la revista referidos a la posibilidad de interiorizarse en la vida de los miembros de HBA, en las situaciones en que se encuentran con ellos (32). En diferentes entrevistas a compradores, estos nos mencionaron que una de las secciones que mas disfrutan o les interesa es la que se centra en las historias de vida de los vendedores. Un caso particular de interaccion es cuando los compradores regularmente le compran al mismo vendedor. En este caso el vinculo puede prolongarse adquiriendo cierto grado de "familiaridad" por parte de los primeros al llamar a los segundos por su nombre, preguntarles sobre alguna cuestion comentada en interacciones pasadas, o incluso dandoles algun "regalo", como ser una prenda de vestir, o comprando una revista de mas.

La tension sobre la informacion que se pretende transmitir tambien aparece en los contactos que adquieren mayor profundidad. Si senalamos como dicha tension se expresa a nivel corporeo, especialmente la vestimenta, tambien se manifiesta en el plano de los fragmentos biograficos que los vendedores estan dispuestos a transmitir. En reiteradas ocasiones los vendedores nos comentaron que es habitual para ellos exponerse a la pregunta sobre como llegaron a la situacion en que se encuentran. ?Cual es el significado de este tipo de interrogantes desde el punto de vista de quien es puesto en el lugar de tener que responderla? ?No expresan aquello que Goffman interpretaba como lo propio de los contactos "mixtos": enfrentarse a las causas y consecuencias del estigma? En estas ocasiones cierto "malestar en la interaccion" se instala en los contactos entre vendedores y compradores, los primeros deben manejar la tension entre la reserva (33) y la exposicion del yo, los segundos tal vez deban tener el tacto suficiente de evitar una intrusion que no menoscabe la integridad de aquellos. Si para los vendedores la cuestion es saber que contar, para los compradores el punto es saber que preguntar. (34)

Veamos dos posiciones que se diferencian en el manejo que hacen de la reserva del yo,
   "Y le explicaba el motivo por el cual yo vendia esa revista, le
   explicaba de que yo estuve en situacion de calle, estuve en una
   mala situacion psicologica, me drogaba, tomaba y bueno, pense de
   que no era mi vida esto, entonces decidi salir a vender la
   revista." (Vendedor de HBA, entre 45 y 55 anos) "Para mi es vender
   la revista y punto, ellos no me preguntan, yo no les contesto, no
   me gusta ser molesto." (Vendedor de HBA, 30 anos)


Existe otra forma que pone en evidencia las tensiones de estos contactos mixtos, cuando aparece un tipo de transferencia monetaria, o de algun otro bien, por parte de los compradores sin que la misma sea la contrapartida de la venta de la revista. En estas circunstancias los vendedores manejaran la informacion que quieren transmitir en funcion de si aceptan, rechazan o negocian el significado en terminos de estatus social que esas transferencias implican. Una manera de manejar dicha situacion es dar revistas a cambio del dinero "extra" ofrecido mas alla del interes de los compradores en el contenido de la revista. Otras veces no hay espacio para que dicha transferencia pueda tener alguna contra-partida, aceptarla sin mas puede provocar verguenza pero rechazarla puede caer en un sin sentido porque realmente se necesita el dinero y no hay margen para ser orgulloso ("somos gente de la calle como vamos a rechazarlo").

4. El "equipo" de trabajo de los vendedores

Si bien sociologicamente estamos bastante lejos de afirmar que los vendedores de HBA son un "grupo social", estamos mas cerca de sostener que ellos funcionan como un "equipo". La distincion entre estos dos terminos es sutil pero determinante para Goffman, en sus palabras: "El miembro de un equipo es un individuo de cuya cooperacion dramatica se depende para suscitar una definicion dada de una situacion; si este individuo llega a estar fuera de los limites de las sanciones informales e insiste en revelar el juego, o en obligarlo a tomar una direccion determinada sigue siendo no obstante parte del equipo" (Goffman, 2001:94). Lo que define la pertenencia a un equipo es que dicha persona esta comprometida con una determinada definicion de la situacion, su linea de accion debe ser creible para una audiencia, que es la misma para el resto de los miembros del equipo. Las circunstancias de la interaccion implican la adscripcion al equipo por parte de los vendedores y a su vez la existencia del equipo depende de estas interacciones.

Pensar a los vendedores como "equipo" nos permite ver en ellos una actuacion que tiene efectos sobre la definicion global de la identidad social del vendedor de HBA. Esta pretension de identidad es necesariamente una pretension de derechos y obligaciones. Goffman desarrolla una perspectiva especifica sobre la dimension moral de la realidad social. Como senalan Gomez Herrera y Soriano Miras para "Goffman la principal connotacion moral de la performance consiste en su prevision o confianza. Las microreglas ceremoniales tienen el objetivo de conectar obligaciones y expectativas para permitir la necesaria prevision del otro" (Herrera Gomez y Soriano Miras, 2004:74). (35) Interpretar las escenas de compra y venta desde esta perspectiva nos permite delimitar las expectativas y obligaciones ligadas al personaje de los vendedores. La circulacion de la imagen de vendedor de HBA puesta en escena por el equipo de vendedores lubrica la transaccion economica, es ella la que permite guiar las expectativas sobre quienes son los vendedores, por que venden la revista y el sentido que tiene para ellos la venta (36).

Si el lenguaje de la "dignidad" o el "esfuerzo" puede vehiculizar esta transferencia de dinero es porque se basa en una actividad que no estaria degradando a la persona que la realiza. En este marco, es posible comprender por que los compradores pueden anadir a la compra un sentido que estaria excluido tanto en el caso de adquirir otro producto o en el de dar dinero bajo la forma de la "limosna"/"mendicidad". En ninguna de nuestras entrevistas a compradores hemos encontrado referencias a la compra en este ultimo sentido. Incluso la "limosna" siempre estuvo presente como una alteridad de la cual los vendedores buscan escapar o donde no tenian que "caer". Al observar este punto podemos comprender como el gesto de la compra puede ser definido en los siguientes terminus (37),
   "Les doy una mano para que sigan trabajando y salgan de esa
   situacion." (Comprador de HBA)

   "Trato de hacerlo sentir util." (Comprador de HBA)

   "Estas dignificando su laburo." (Comprador de HBA)

   "Trato de valorizar su actividad." (Comprador de HBA)

   "Les doy ganas para que sigan luchando." (Comprador de HBA)


En este sentido, la interposicion simbolica de como se recibe lleva impreso el signo de por que se da. Ahora bien, en nuestras observaciones hemos detectado que no todas las escenas entre vendedores y compradores se ajustan cabalmente a estas "expectativas" que depositan los segundos con respecto a los primeros. Para representar esta situacion tipificaremos tres performances de los vendedores (38).

a) La primera performance esta en el limite con la "mendicidad", aqui la revista y los simbolos de la organizacion son utilizados para entrar en contacto con los potenciales compradores y el topico de demanda queda ligado basicamente al pedido de dinero. En ocasiones, se ofrece la revista pero al ver que no hay interes en la misma o no se la conoce se pasa a una interaccion basada en los recursos retoricos de la mendicidad.

b) La performance basada en el topico "necesidad" remite a la evidencia elemental de carecer de los recursos para satisfacer las necesidades mas rudimentarias, esta retorica se centra en poner en primer lugar la condicion de "sin techo" o desempleado y que los recursos obtenidos por la venta de la revista permiten pagarse un lugar donde dormir o algo para comer.

c) La performance basada en el "merito" pone la exposicion en un marco de superacion, de recuperacion y de esfuerzo. El "merito" establece una demanda moral al quebrar un destino de "infra dignidad", el esfuerzo personal expuesto, que la pertenencia a HBA economiza recursos retoricos por el aval de la organizacion, busca el reconocimiento de la legitimidad y distincion frente a los que se dejan atrapar por la mendicidad, el alcohol o las drogas (39).

Como se desprende de estas performances el topico "mendicidad" no organiza una escena social que permita afianzar la figura publica de los vendedores de la publicacion ligada a las categorias de la "dignidad" o el "esfuerzo". Si los tres topicos corresponden a performances de los vendedores frente a la audiencia de compradores, la definicion de la situacion por parte de ellos como "equipo" se ve amenazada por dicho topico que pone en entredicho las expectativas que animan la compra de la revista. La amenaza queda situada en que si se generalizan estas performances el circuito de venta de la publicacion entraria en una crisis. Lo importante a tener en cuenta en este punto es que, cuando un vendedor intercambia con un comprador no lo hace a titulo personal solamente sino que investido de una identidad social, por este motivo lo que se pone en juego es la credibilidad del "colectivo" en su totalidad mas que de un integrante en particular.

Desde el lado de los compradores, uno de estos nos decia lo siguiente sobre lo que se "espera" de los vendedores,
   "Trato de comprar aunque sea una revista por mes todos los meses
   porque me parece un buen proyecto, los vendedores no tienen ningun
   compromiso con nosotros, lo tienen con ellos mismos: vender y
   cuidarse un poco." (Comprador de HBA)


Estas afirmaciones senalan las expectativas especificas con respecto a los vendedores, sin ellas no habria transaccion economica, el desafio a las mismas dejaria sin efecto la continuidad de la compra de la revista.

Si la escena organizada sobre el topico de la "mendicidad" puede entrar en lo que denominamos "descalificacion dramatica" del vendedor (40), el "merito", por su parte, puede ser leido como el reverso de las "ceremonias de degradacion exitosa" que hablaba Harold Garfinkel. Si estas ultimas consisten en acciones comunicativas en las que la identidad publica de una persona se transforma en algo considerado mas bajo, negativo, "degradado"41, las escenas organizadas sobre el topico del merito, por su parte, pueden interpretarse como escenas donde se reconoce y atribuye un estatus valorado a quien en otros escenarios seria considerado indigno.
   "[vender la revista] Te saca de pedir para hacer algo por vos,
   hacer una personalidad, y que te miren como si fueras un trabajador
   mas, cuando a mi edad no me dan trabajo, yo tengo 44 anos."
   (Vendedor de HBA, 44 anos)


Los vendedores que se mueven dentro de esta performance senalan la existencia de "buenos" y "malos" vendedores. Entre los primeros se encuentran aquellos que comprenden la obligacion de respetar las reglas de la organizacion y a un nivel personal buscan realizar un proyecto de mejoramiento de sus vidas, los segundos no hacen ni una cosa ni la otra pero sobretodo generan una imagen negativa sobre el conjunto de los vendedores volviendo dificultosa la performance del "merito".

En definitiva, la continuidad y la ruptura de las transacciones economicas entre vendedores y compradores descansan en la tension entre ceremonias opuestas que llevan o bien a desacreditar a los vendedores, o bien a otorgarles un status especifico basado en el "merito". El encadenamiento de estas ceremonias y el equilibrio a favor de una o de la otra son dos mecanismos especificos que iluminan las condiciones interaccionales del flujo economico de la venta de las revistas. El primer mecanismo da cuenta de un flujo de interacciones continuas que las vincula entre si y permite analizar sus conexiones. El segundo mecanismo expone el valor dominante que circula en dicho flujo: si esta ligado al "merito" de los vendedores o a una calificacion que no los diferencie de otros agentes que solicitan ayuda monetaria en la via publica. En todo caso, la moralidad del flujo interaccional y de la transaccion economica expresa, a su manera, la antigua clasificacion del universo de los pobres entre "buenos" y "malos", categorias ligadas a la legitimidad social que otorga la actitud de ajustarse a una etica de la superacion o, por el contrario, distanciarse de ella y oponerse al valor que representa.

5. Palabras finales

La perspectiva que desarrollamos en este articulo nos permitio seguir la actividad de los vendedores de la "publicacion de la calle" a traves de como ellos hilvanaban su presencia en los espacios publicos, entendido tanto como espacio de circulacion y espacio de comunicacion. Si consideramos que podiamos hablar en terminos de un "oficio de lo publico" para referirnos a la venta de la revista, ello obedecia a que era posible explicar el proceso de trabajo de los vendedores ligado a ambas dimensiones. Por un lado, dimos cuenta del imperativo de "ganar el espacio" que obliga a los vendedores a una serie de regulaciones espacio territoriales. Por otro lado, analizamos que se pone en juego en torno las exposiciones de si de los vendedores. En este punto no quisimos pasar por alto que en los encuentros entre vendedores y compradores se desarrollan los dilemas propios de los contactos "mixtos": las ofensas hacia los otros, las intromisiones, las reservas del yo, la incertidumbre sobre la informacion que se quiere brindar, toda una profusa lista de circunstancias que da cuenta de cierta tension o malestar ligados al manejo de interacciones entre sujetos socialmente distantes pero fisicamente cercanos.

De esta manera vimos como un intercambio mercantil simple se ve investido de otros significados que tienen que ver con el estatus y la identidad, en especial, de los vendedores. Los vendedores no son estrategas sino dependientes de las situaciones que se desarrollan en publico y para el publico, en las cuales la exposicion de si es un recurso prioritario para entablar un contacto exitoso con el comprador. Dicho en otros terminos, en el orden de las interacciones la necesidad se hace virtud.

En este sentido, la acreditacion y justitificacion publica de los vendedores operan en terminos de hacer viable el flujo economico. La tesis que defendimos es que las transacciones economicas que se producen entre ambos dependen de un flujo interaccional que esta tensionado por valores morales opuestos. Estos valores acreditan o desacreditan a los vendedores y en funcion de cual de ellos prevalezca en dicho flujo dependera el exito o el fracaso de la transaccion economica.

Bibliografia

Anderson, Leon y Snow, David, 2001, Inequality and the self: Exploring connections from interactionist perspective, Symbolic Interaction, Vol. 24 num. 4, pp. 395-406.

Bauman, Zygmunt, 1994, Pensando Sociologicamente, Buenos Aires, Nueva Vision.

Damon, Julien, 1995, Les Journaux de rue. ?Usage social d[acute accent]un handicap economique, ou usage economique d[acute accent]un handicap social?, Revue Francaise des Affaires Sociales, ano 49 num. 2-3, pp. 53-77.

Delgado, Manuel, 2003, Transitos, Tram(p)as de la comunicacion y la cultura, num. 18, pp.15-30. de la Haba, Juan y Santamaria, Enrique, 2004, De la distancia y la hospitalidad, consideraciones sobre la razon espacial, Revista Athenea Digital, diciembre de 2004, num. 5. Http://antya.uab.es/atenea/num5/delhaba.pdf, ISSN 1579-8646.

Fassin, Didier, 2000, La supplique. Strategies rhetoriques et constructions identitaires dans les demandes d[acute accent]aide d[acute accent]urgence, Annales. Histoire, Sciences Sociales, Vol. 19 num. 5, pp. 955-981.

Fretigne, Cedrine, 2003, Les vendeurs de la presse SDF, Paris, L[acute accent]Harmattan.

--2004, Les vendeurs de la presse SDF. Itineraire d[acute accent]une recherche, Esprit Critique. Revue Internationale de sociologie et de sciences sociales, Vol. 6, num. 1, pp.1-13.

Garfinkel, Harold, 1956, Conditions of successful degradation ceremonies, The American Journal of Sociology, Vol. 24 num. 5, pp. 420-424.

Goffman, Erving, 1970, Ritual de la interaccion, Buenos Aires, Editorial Tiempo Contemporaneo.

--1979, Relaciones en Publico. Micro estudios de orden publico, Madrid, Alianza Editorial.

--1998, Estigma. La identidad deteriorada, Buenos Aires, Amorrortu editores.

--2001, La presentacion de la persona en la vida cotidiana, Buenos Aires, Amorrortu editores.

Green, Norman, 1999, Traying to write a history of the role of street newspapers in the social movement to alleviate poverty and homelessness, extraido de www.depts.washington.edu/stnews/green.

Herrera Gomez, Manuel y Soriano Miras, Rosa Maria. 2004. La teoria de la accion social en Erving Goffman. Papers, num. 73, pp.59-79.

Howley, Kenneth, 2003, A poverty of voices. Street papers as communicative democracy, Journalism, Vol. 4, num. 3, pp. 273-292.

Joseph, Isaac, 1992, L'espace public comme lieu de l[acute accent]action.Postafece, Annales de la Recherche Urbaine, num 57-58, extraido de www.urbanisme.equipement.gouv.fr/cdu/datas/annales/joseph.htm.

--1999, Erving Goffman y la microsociologia, Barcelona, Gedisa.

--2002, El transeunte y el espacio urbano. Sobre la dispersion y el espacio urbano, Barcelona Gedisa. Le Breton, David, 2002, La sociologia del cuerpo, Buenos Aires, Nueva Vision.

Kessler, Gabriel, 2003, De proveedores, amigos, vecinos y "barderos": acerca del trabajo, delito y sociabilidad en jovenes del Gran Buenos Aires, A.A.V.V. Sociedad y Sociabilidad en la Argentina de los 90', pp. 137-170, Editorial Biblos-Universidad de General Sarmiento, Buenos Aires.

Simmel, Georg, 1939, Sociologia. Estudios sobre las formas de socializacion, Buenos Aires, Espasa Calpe.

Svampa, Maristella, 2000, Introduccion, Svampa, Maristella (edit.) Desde Abajo. La transformacion de las identidades sociales., pp. 9-25, Editorial Biblos / UNGS, Buenos Aires.

Swithinbank, Teressa, 2001, Coming up from the streets. The story of the Big Issue, londres Earthscan Publications.

Tork, Daniele, 2001, Voices of the homeless people in street newspapers: a cross-cultural explorations, Discourse and Society, Vol. 12 num. 3, pp.371-392.

Vasilachis de Gialdino, Irene, 2003, Pobres, pobreza, identidad y representaciones sociales, Gedisa, Barcelona.

Wilkis, Ariel y Gorban, Debora, 2006, "Relaciones de sentido e intercambios sociales en torno a dos situaciones de precariedad socio economica." Mimeo.

(2) Sobre esta cuestion referida a las publicaciones de la calle en Francia ver Fretigne (2004).

(3) "[el espacio publico] es un espacio socialmente determinado y, por ende, asimetrico y jerarquizado en su conocimiento, accesibilidad, movilidad y apropiacion. El uso y control del espacio es, asi, un atributo social minuciosamente estratificado. Los individuos y los grupos no disponen de un acceso igual a la presencia o a la localizacion, y, en consecuencia, en sus usos y representaciones dejan patentes sus capacidades diferenciales de apropiarse y codificar el espacio urbano." (de la Haba y Santamaria, 2004:5)

(4) Solo para mostrar las "desventajas" para acreditar su presencia publica que tienen los vendedores, tengamos en cuenta que ellos son asociados generalmente a las "personas de la calle". En contraste con otras poblaciones "relegadas", las "personas sin hogar" carecen de una voz colectiva y no estan organizadas politicamente (Tork, 2001: 374), en este sentido son mas vulnerables a que se generen discursos o representaciones que los estigmatice, se los trate de manera sensacionalista o compasivamente. Vasilachis de Gialdino (2003), quien analiza las representaciones de la prensa escrita sobre las "personas sin hogar" o en situacion de pobreza extrema, dice sobre este punto: "Mediante el empleo de estrategias constructivas del grupo "nosotros" como diferente al grupo "ellos" e intentando producir la identificacion con el primero y la distancia con respecto al Segundo ... la prensa escrita ... representa a quienes viven en las calles de Buenos Aires como vagabundos, como adictos al alcohol, como holgazanes y poco dignos del respeto publico" (Vasilachis de Gialdino, 2003 : 120).

(5) Green (1999) senala que los antecedentes de estas experiencias se encuentran en una serie de publicaciones realizadas por el Ejercito de Salvacion de EE UU a fines del siglo XIX y principios del XX, y a un periodico ("The Hobo News") editado durante 1910 y 1920.

(6) Diferentes trabajos han analizado estas organizaciones que se encuentran en muchos paises. Ver Damon, 1995; Tork, 2001; Swithinbank, 2001; Howley, 2003; Fretigne, 2003 y 2004.

(7) Existen casos particulares a mencionar que grafican la proliferacion de estas organizaciones. En Alemania llegaron a existir 35 publicaciones y se formo una red nacional. En ciudades como Paris o Amsterdam alrededor de 10 publicaciones circulaban a fines de los 90'. En los EEUU se calculaba la existencia de 70 publicaciones en diferentes ciudades (Tork, 2001).

(8) De una muestra de 52 publicaciones en diferentes ciudades del mundo tenemos los siguientes datos que representan las diferencias existentes entre ellas. En principio es importante destacar que las publicaciones varian segun sean ediciones semanales, quincenales o mensuales, aunque puede darse que se publiquen menos de 12 numeros a lo largo de todo el ano. En la gran mayoria de los casos los vendedores reciben el 50% del precio de tapa por cada publicacion vendida (68%). En lo que tiene que ver con la cantidad de ejemplares las publicaciones se distribuyen de la siguiente manera: 17% menos de 10.000 ejemplares, 34% entre 10.000 y 20.000 ejemplares, 22% entre 20.000 y 30.000 ejemplares, 12% entre 30.000 y 40.000 ejemplares y 15% mas de 40.000. Otro dato a destacar es la cantidad de vendedores permanentes, este punto permite observar la heterogeneidad interna de las publicaciones de la calle en terminos de su tamano como organizacion: 23% menos de 50 vendedores, 40% entre 50 y 150 vendedores, 21% entre 150 y 300 vendedores y 16% mas de 300 vendedores (datos proporcionados por la red que aglutina a diferentes publicaciones del mundo: International Network of Street Papers -INSP-).

(9) Ademas de HBA en la ciudad de Buenos Aires se vende tambien el periodico Diagonal. Asimismo, en el resto del pais existen otras publicaciones semejantes vendidas por desempleados, "chicos de la calle", etc... 10 "Estaba dirigido a personas de la calle, excluidas, de hogares, de comedores, fuimos a casi todos los hogares. Con el numero 1 de la revista fuimos al hogar Felix para ofrecerle a la gente una oportunidad de trabajo, esto siempre estuvo planteado como una oportunidad directa y concreta, que nadie medie entre el grupo Promotor y los vendedores. Del grupo de la organizacion que se estaba formando eramos los unicos que ibamos a entregar revistas que no habia ninguna necesidad que alguien mediara... Entonces, con el primer numero fuimos al hogar Rawson, nuestra logica era: esta gente esta viviendo en un hogar porque no tiene oportunidad de trabajo, entonces vamos a ofrecerle oportunidad de trabajo con la cual pueda recuperar su autoestima, independizarse." (Miembro de HBA)

(11) Este numero tenia como titulo "Anda a laburar" y el sub titulo era "Este es mi trabajo".

(12) El crecimiento del numero de vendedores -aunque irregular pero constante en determinado periodos- y de la venta de ejemplares estuvo acompanada por la divulgacion de HBA en diferentes medios de comunicacion a traves de notas, reportajes, etc. Esta presencia permitio que el proyecto sea cada vez mas conocido, reciba ofrecimientos de trabajo voluntario o algunas donaciones particulares.

(13) Este "compromiso" consiste en que los vendedores de HBA no deben: a) Estar bajo el efecto del alcohol o las drogas mientras venden. b) Pelearse o discutir con otro vendedor o con otras personas. c) No tener la credencial de la revista. d) Mendigar mientras exhiben su credencial de HBA. e) Tener un comportamiento ofensivo que pueda desacreditar el trabajo de otros vendedores y de la organizacion.

(14) En relacion a este punto, si bien al inicio los lugares donde se promocionaba la organizacion estaban ligados a los circuitos que transitan o donde permanecen los sujetos con fuerte precariedad habitacional, con el correr del tiempo y a medida que aumentaba la presencia publica tanto de la organizacion como de los vendedores, fueron inscribiendose cada vez mas personas que buscaban principalmente un trabajo, independientemente de su relacion con la vivienda.

(15) En base a las fichas de inscripcion que se completan cuando ingresa un nuevo vendedor a la organizacion hemos obtenido informacion sobre la evolucion de los inscriptos durante el periodo Febrero de 2001 a Febrero de 2004. En total se analizaron 1384 fichas. Los inscriptos son mayoritariamente varones (73,3%). El registro de la situacion habitacional es otra informacion que brindan estas fichas. Sobre este aspecto, los datos describen un universo mayoritariamente en condiciones habitacionales sumamente precarias, declararon vivir principalmente en la calle 32,9%, pensiones y hoteles 23,5%, hogar y refugios 7,5%, casa o departamento (propio/alquilado) 13,8%, lugar prestado 4,9% y otros 2%.

(16) Los operadores de calle pueden llegar a ser ex-vendedores.

(17) "Estuve en el tren un dia que me dijeron, "aca no podes vender, aca hay vendedores de linea". Esas cosas que para serte franco no entendia. Me echaron, me dijeron "bajate en esta estacion porque vas a tener quilombo". Y le digo, "boludo, mira que estoy vendiendo Hecho en Buenos Aires, no tiene nada que ver con lo que vos vendes" y me dijeron "No importa, aca ya tenemos un vendedor, que vino con nosotros." Digo, "ah, no sabia que habia un vendedor de Hecho". "No, al margen, si no fueras de Hecho aca tenes que arreglar, porque aca hay que arreglar." (Vendedor de HBA, 42 anos)

(18) "Yo he probado la Recoleta, ahi el problema, ?Sabes cual es? que ahi en las confiterias no te dejan entrar, ni si quiera afuera. A veces yo he discutido con encargados. Esta bien, si vos no me permitis entrar adentro, esta bien, es tu propiedad privada, obviamente, pero afuera es publica la calle. Entonces no me dejaban trabajar en la calle y bueno, ahi he chocado muchas veces." (vendedor de HBA, entre 45 y 55 anos)

(19) Durante una de nuestras observaciones pudimos ver como mientras a un vendedor de la revista se le permitia el ingreso a un local gastronomico a un vendedor ambulante se le cerraban las puertas del mismo.

(20) En varias ocasiones nos enfrentamos a redadas policiales contra la venta ambulante y veiamos como los vendedores de la revista no eran desalojados sino que permanecian cuando los otros vendedores eran obligados a abandonar la zona. En la credencial ademas del numero y el nombre del vendedor esta escrito "HBA. Una oportunidad de insercion a traves de la autogestion." Tal vez la explicacion resida en que no es un producto que compita con los que se comercializan en los negocios.

(21) "La circulacion de peatones es un terreno precioso para el estudio de la sociedad, de sus usos y de sus disposiciones de clasificacion." (Joseph, 1999:44)

(22) "El sociologo norteamericano Erving Goffman afirma que la distraccion cortes es la mas importante de las tecnicas que hacen posible la vida en una ciudad, la vida entre extranos. La distraccion cortes consiste en simular que uno no ve ni oye; o por lo menos en asumir una postura que indique que uno no ve ni oye y, por sobre todo, que a uno no le importa lo que los demas hacen. La distraccion cortes se expresa cabalmente en la evitacion del contacto visual." (Bauman, 1994)

(23) Retomando la idea de Mauss sobre las "tecnicas corporales".

(24) En las entrevistas que realizamos a fines del 2003 y durante el 2004 los vendedores nos mencionaron reiteradamente la existencia de fuertes dificultades para vender la revista. Tres factores pueden explicar esta dificultad. a) El aumento del numero de vendedores afecto la ganancia de cada uno de ellos. b) La "rutinizacion" de la presencia publica del vendedor de HBA tuvo como efecto una perdida paulatina de la atencion que producian en los transeuntes, compradores, etc. c) El contexto posterior a la crisis del 2001, donde las retoricas y practicas "solidarias" adquirieron una fuerte centralidad, fue disolviendose en favor de una mayor estabilidad socio-economica sobre todo para las clases medias urbanas, quienes aportan el mayor caudal de compradores.

(25) Para ver como este imperativo se realiza en el caso de los recolectores informales de residuos o "cartoneros" consultar Wilkis y Gorban (2006).

(26) La venta de la revista es una practica regulada pero improvisada donde los vendedores le imprimen su estilo personal y donde el "si mismo", como personaje representado, "no es algo organico que tenga una ubicacion especifica y cuyo destino fundamental sea nacer, madurar y morir; es un efecto dramatico que surge difusamente en la escena representada y el problema caracteristico, la preocupacion decisiva, es saber si se dara o no credito" (Goffman, 2001:269).

(27) Una performance o actuacion es la actividad total de un participante en una situacion determinada que sirve para influir de algun modo sobre los otros participes. (Goffman, 2001:27)

(28) La informacion calificada como social refiere a las caracteristicas permanentes de la persona (Goffman, 2001:58).

(29) Desde otro punto de vista David Le Breton sostiene: "la presentacion fisica parece valer socialmente como una presentacion moral (...) La puesta en escena de la apariencia deja librado al actor a la mirada evaluativa del otro y, especialmente, al prejuicio que lo fija de entrada en una categoria social o moral por su aspecto o por un detalle de su vestimenta, tambien por la forma de su cuerpo o de su cara." (Le Breton, 2002 : 82)

(30) Simmel en una extraordinaria distincion del lugar de los sentidos para la sociologia nos recuerda que el olfato tiene efectos especificos de acercamiento y distanciamiento entre individuos de clases sociales diferentes. El olor puede producir tanto repulsion o desagrado como simpatia o misericordia desde las clases acomodas hacia las menos favorecidas. "La cuestion social no es solo una cuestion moral sino tambien una cuestion nasal" (las italicas son nuestras). Ver el punto "El olfato y la sociedad" de la Digresion sobre la sociologia de los sentidos (Simmel, 1939:247).

(31) "La gran ciudad no es el escenario de una perdida irremediable del sentido. Es un medio en el que las identidades se dejan leer en la superficie, en el que "lo mas profundo es la piel". (Joseph, 2002: 48)

(32) Transcribimos a continuacion parte de una de ellas, "tuve la oportunidad de encontrarme con un vendedor de HBA (...) la verdad es que verlo me causo la alegria de quien encuentra a un amigo que tenia tiempo sin ver (...).Me emociono escuchar a este hombre contarme con profundo orgullo en que consistia su trabajo y como habia cambiado su vida" (revista HBA numero 21).

(33) La reserva de informacion es la serie de datos acerca de uno mismo cuyo acceso una persona espera controlar mientras se halla en presencia de otra, es uno de los ocho territorios del yo que enumera Goffman como espacio de control y reinvidicacion del individuo. Ver Goffman "Los territorios del yo" en "Relaciones en publico. Micro estudios de orden publico" (1979)

(34) Otra vez nos vemos tentados a un brevisimo excursus. El estudio de las interacciones directas que invita a realizar Goffman, prestando atencion al manejo de los territorios de reserva y exposicion como membranas moviles que informan el estatus de los interactuantes, es una excelente oportunidad para ver como las desigualdades sociales se inscriben en ese nivel especifico que el sociologo estadounidense llamaba el "orden de la interaccion". Los ejemplos expuestos por Goffman sugieren esta lectura, podriamos decir que la reserva o la exposicion estan desigualmente repartida.

(35) Los agentes goffmianos no son en si mismos morales sino que participan en un orden de la interaccion que los obliga a representar papeles conforme a ciertas normas que reducen la contingencia. "En su calidad de actuantes, los individuos se preocuparan por mantener la impresion de que actuan de conformidad con las numerosas normas por las cuales son juzgados ellos y sus productos. Debido a que estas normas son tan numerosas y tan profundas, los individuos que desempenan el papel de actuantes hacen mas hincapie que el que podriamos imaginar en un mundo moral." (Goffman,2001:267)

(36) Para Goffman mantener una imagen es la condicion de la interaccion, no su fin. El juego de las mascaras sociales responde a las reglas operativas del trafico entre personas mas que a las finalidades de los interactuantes. Ver Erving Goffman (1970) "Sobre el trabajo de la cara. Analisis de los elementos rituales de la interaccion social" en "Ritual de la interaccion".

(37) Otra vez acudimos a las cartas de lectores que son publicadas en la revista ya que representan la opinion que ellos pretenden dar sobre el vinculo que tienen con la revista, en este caso, sus "emociones" : "[quiero compartir dos emociones] La primera(...) Me acerco a un vendedor y le pido un ejemplar pagando con 2 pesos; al avisarme que no tenia cambio le sugiero que se quede con el vuelto, el vendedor me extiende un segundo ejemplar diciendo, mejor llevese otra y regalesela a algun amigo. Ahi comprendi la funcion mas importante de la revista, devolver el sentido del trabajo" (el subrayado es nuestro) (revista HBA numero 12).

(38) Retomamos algunas ideas de Didier Fassin (2000) quien analiza las estrategias retoricas de las personas que demandan subsidios economicos al Estado frances, dichas retoricas se articulan en funcion de topicos de demandas de generosidad publica.

(39) ?Debemos interpretar a los vendedores como cinicos estrategas que tratan de manipular la situacion de acuerdo a lo que consideran lo mas beneficioso para ellos? Goffman no deja dudas sobre lo secundario que es definir la conciencia que tienen los actores sobre la falsedad o veracidad de sus acciones. Lo que pone en consideracion este enfoque es la escena donde el contacto se produce, por minimo que sea, y que lleva a los actores a asumir determinadas performances.

(40) "Porque el vendedor esta alcoholizado, entonces los clientes en forma de castigo no le compran la revista, porque una persona alcoholizada, o que ha tomado estupefacientes y alcaloides, drogas muy fuertes, el no sabe lo que hace, el otro dia se lo tenes que contar y no se si te lo cree, el no sabe lo que hizo el dia anterior, pero ese dia por ahi ofendio o insulto a todos los clientes, y no se acuerda, y ese mes le bajan las ventas,

pero por culpa de el, porque esta en su parada alcoholizado, con sus problemas de adiccion." (Vendedor de HBA, 44 anos)

(41) "Se llamara "ceremonias de degradacion" a cualquier accion comunicativa entre personas en que la identidad publica de un actor se transforma en algo considerado mas bajo en el esquema local de tipos sociales." (Garfinkel, 1959)

Autor: Ariel Wilkis (1)

(1) Sociologo y docente de la Universidad de Buenos Aires (Argentina). Magister en Investigacion en Ciencias Sociales y doctorando en Ciencias Sociales por la Universidad de Buenos Aires. Becario en el Centro de Estudios e Investigaciones Laborales dependiente del Consejo Nacional de Investigaciones Cientificas y Tecnicas (CEIL-CONICET). arielwilkis@sinectis.com.ar
COPYRIGHT 2006 Universidad Nacional de San Luis
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2006 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Wilkis, Ariel
Publication:Kairos
Date:Nov 1, 2006
Words:14264
Previous Article:El capital social rural.
Next Article:Alteridad y cultura: "Ninguna mujer nace para puta".
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters