Printer Friendly

Todas las pistas se desvanecieron: recordando a Olof Palme.

Cerca de la media noche del 28 de febrero de 1986, el Primer Ministro de Suecia, Olof Palme y su esposa Lisbeth, salian de un cine localizado en la centrica calle de Sveavagen, en Estocolmo, cuando un pistolero solitario disparo contra ellos. A Olof Palme lo atraveso una bala que probo ser fatal, en tanto Lisbeth Palme tuvo la suerte de ser herida levemente. Camino al hospital, Olof Palme murio. Su deceso fue un verdadero trauma nacional, en un pais rico y prospero, que habia logrado altos niveles de vida y que se consideraba practicamente inmune a la violencia que es tan cotidiana en otras naciones. Los Palme no tenian guardaespaldas, lo cual los convertia en un blanco facil para quien quisiera hacerles dano.

A 20 anos de estos hechos, no se ha logrado esclarecer quien o quienes perpetraron este abominable crimen. Existen, por lo menos, cinco hipotesis que, a la fecha, no han podido comprobarse. La primera de elias establece que Victor Gunnarson y John Ausonius, ambos suecos de extrema derecha, pudieron haber perpetrado el crimen. En el caso de Gunnarson, este rue arrestado inmediatamente despues del crimen, pero al no poder demostrar su culpabilidad, la policia hubo de dejarlo en libertad. Ausonius fue descartado como el asesino, dado que en el momento en que los Palme fueron atacados, aquel se encontraba en prision.

La siguiente hipotesis gira en torno a la participacion del Partido de los Trabajadores del Kurdistan (PKK) en el asesinato de Palme, segun el testimonio de su lider, hoy en prision, Abdullah Ocalan. La policia sueca se traslado a la prision turca en que se encuentra Ocalan y no pudo obtener evidencias de que el PKK hubiera estado involucrado en estos hechos lamentables.

A continuacion se tiene el caso de Christopher Pettersson, a quien Lisbeth Palme identificara como el agresor y asesino. Se trata de un criminal y narcotraficante de poca monta a quien la policia arresto en 1988. Todo parece indicar que el juicio contra este individuo habria proseguido, de no ser porque nunca se encontro el arma utilizada en el lugar del crimen. Pettersson murio el 29 de septiembre de 2004 y cualquier cosa que el supiera o hubiera hecho, se la llevo a la tumba. Las especulaciones en torno a la participacion de Pettersson en el crimen volvieron a gestarse a raiz de un documental que trasmitio la television sueca hace algunos dias. En el aparecen testimonios atribuidos a Pettersson quien afirmaba que se equivoco de persona, que el queria matar a un narcotraficante que presumiblemente vestia de manera muy parecida a Palme. Sin embargo, la prensa sueca acusa a los autores del documental de especular sin presentar evidencias concluyentes.

Otro argumento polemico es el que plantea que dado que Suecia estuvo involucrada en el trafico ilicito de armas durante la guerra entre Iran e Irak cuando Palme era Primer Ministro, fue que se decidio asesinarlo. Finalmente se tiene otra hipotesis, la cual afirma que debido a la postura de Palme y de Suecia contra el regimen del apartheid en Sudafrica, y ante el apoyo abierto que Estocolmo dio al Congreso Nacional Africano (CNA), fue que Craig Williamson, un espia sudafricano, perpetro el asesinato del Primer Ministro sueco. Otro mercenario de nombre Johanes Cohetes, tambien ha sido indiciado como probable autor material del crimen por las causas descritas.

Como suele ocurrir con los asesinatos politicos, es muy dificil determinar el como, el por que y el quien en torno a la muerte de Olof Palme. Sin embargo, mas que hablar sobre su muerte es importante recordar su gestion politica, especialmente en temas internacionales como la lucha contra el apartheid, el apoyo al dialogo ante diversos conflictos que acontecian en el mundo, y la promocion del desarme. Al lado de Raoul Wallenberg y Dag Hammarskjo1d, Palme es de los suecos mas prominentes de la era moderna.

mcrosas@tutopia.com
COPYRIGHT 2006 Editorial Cruzada, S.A. DE C.V.
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2006 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Rosas, Maria Cristina
Publication:Siempre!
Date:Mar 19, 2006
Words:703
Previous Article:Polvorin sobre los mantos petroleros: Nigeria: las transnacionales sacan provecho.
Next Article:Pugna entre un gigante y varios enanos: elecciones presidenciales en Belarus.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters