Printer Friendly

The transition toward a multinational state in Bolivia and Ecuador (1990-2008)/El transito hacia el estado plurinacional en Bolivia y Ecuador (1990-2008).

INTRODUCCION

Durante la Colonia, los Estados andinos tuvieron una doble organizacion: la <<Republica de Espanoles>> y la <<Republica de los indios>> (1). Este arreglo institucional permitio a las comunidades indigenas de Bolivia y Ecuador mantener ciertas prerrogativas, principalmente la de conservar sus territorios y autoridades tradicionales. Aunque la fundacion de la republica, en el siglo XIX, puso en vilo su existencia en distintos momentos, el <<pacto colonial>> y sus prerrogativas solo sucumbirian con la abolicion del tributo en 1876 y 1857 respectivamente (2). Ello inauguro uno de los mayores problemas de estos paises: la integracion del indigena a la nacion.

Desde entonces las elites constructoras de nacion implementaron distintas formulas para conseguir esa integracion. En la segunda mitad del siglo XIX, las elites liberales, guiadas por el credo positivista, intentaron acabar con las comunidades, individualizando sus propiedades, para convertir a los indigenas <<barbaros>> en ciudadanos <<civilizados>>. Mas tarde, a principios del siglo XX, el indigenismo trato de integrarlos a la nacion erigiendolos en campesinos mestizos. Empero, en la practica los indigenas eran excluidos de este imaginario nacional pues debian dejar de ser lo que eran como condicion para ser parte de la nacion. Este ideal de nacion mestiza tomo fuerza con los modelos de desarrollo centrados en el Estado desde mediados del siglo y persistio hasta la apertura estatal hacia la diversidad cultural de los 90 (i).

Por todo ello, la declaracion de Bolivia y Ecuador como Estados unitarios plurinacionales, a traves de sus nuevas constituciones politicas, implica una ruptura profunda en el imaginario nacional y en la relacion Estado-indigenas. Tal declaracion constituye ademas uno de los fenomenos politicos mas relevantes en America Latina contemporanea, porque establece una forma de Estado sin antecedentes en la region y porque reconoce la principal demanda de los movimientos indigenas.

Este articulo estudia el proceso de transito hacia el Estado plurinacional en estos dos paises. En primer lugar, se examinan los contenidos e implicaciones de la demanda de Estado plurinacional de los movimientos indigenas, asi como las interpretaciones de sus adversarios; seguidamente, se analizan los significados y limites de la apertura estatal hacia el reconocimiento de la diversidad en los 90; en tercer lugar, se describen las reformas constitucionales que en este periodo dieron paso al reconocimiento de valiosos derechos colectivos de los indigenas aun sin reconocer la plurinacionalidad y los procesos que permitieron a los movimientos indigenas articular su demanda de plurinacionalidad en la agenda de los gobiernos progresistas de Evo Morales y Rafael Correa; y finalmente, se estudian los cambios de las ultimas reformas constitucionales planteando sus limites y retos para la consolidacion del Estado plurinacional.

La declaracion del Estado plurinacional es producto de un conflictivo proceso entre los movimientos indigenas y el Estado. Aunque esta reivindicacion no implica la fragmentacion de los Estados-nacionales de Bolivia y Ecuador, en la lectura de los adversarios de los movimientos y de los gobiernos, se asocio con la desintegracion nacional, lo cual limito el alcance las reformas estatales en los 90. Los movimientos indigenas debieron articularse con distintos sectores, que llevaron al poder a los gobiernos progresistas de Evo Morales y Rafael Correa, para impulsar la reforma constitucional. Sin embargo, los nuevos textos constitucionales han dejado para resolver por ley problemas centrales, como los de autonomia territorial y representacion, que constituyen el nucleo de lo que implicara el Estado plurinacional.

1. LA DEMANDA DEL ESTADO PLURINACIONAL Y SUS CRITICOS

En ambos casos, los discursos de los movimientos indigenas, que empezaron a desarrollarse desde los anos 70, cuestionaron la pretension de unidad en que se fundaron estas naciones (3). Desde su perspectiva, lejos de constituirse en unidades culturales homogeneas, las naciones ecuatoriana y boliviana son el resultado de una heterogeneidad no reconocida desde la fundacion de la republica a comienzos del siglo XIX. El reconocimiento de esta heterogeneidad cultural solo seria posible reconociendo que estos paises estaban formados por varias <<naciones originarias>> o <<nacionalidades indigenas>>. Estas categorias fueron acunadas por los dirigentes indigenas para procurarse una identidad que partiera de si mismos, contrastando el ideal de unidad y mestizaje de sus naciones. para el intelectual aymara Fausto Reinaga, quien oficiaria como ideologo de los movimientos indigenas bolivianos,
   [...] el cholaje boliviano no ha llegado a hacer una nacion. Su
   <<nacion>>, la <<nacion mestiza>> es una ficcion. Bolivia es una
   <<nacion>> ficticia. El cholaje vive de espaldas al SER NACIONAL.
   El SER NACIONAL es el indio. El indio historico es nacion; la unica
   nacion. El derecho del indio, su DERECHO a ser Nacion es perenne,
   inextinguible, imprescriptible (4).


Del mismo modo, se pronuncio Ampam Karakas, dirigente amazonico ecuatoriano:
   [...] ?algun ecuatoriano puede negar la existencia de los pueblos o
   nacionalidades indias? Lo que sucede es que el Estado ecuatoriano
   representa a una nacion supuestamente homogenea, desde el punto de
   vista de las clases dominantes. Pero, no es esta la realidad, la
   realidad es plurinacional y el Estado no expresa ese caracter (5).


La categoria de Estado plurinacional, y mas en general de plurinacionalidad, fue utilizada primero por los indigenas bolivianos, en el documento conocido como Tesis Politica de 1983, que articulo distintas tendencias del movimiento indigena. Alli desafiaban la forma como se habia planteado la integracion del indio a la nacion desde la Revolucion de 1952, la cual suponia su conversion en campesino y mestizo. El documento afirmaba:
   [...] basta a una falsa integracion y homogeneizacion cultural que
   pretende despersonalizamos a traves de la castellanizacion forzosa,
   la aculturacion y la alienacion ... Nuestra lucha tendra que
   orientarse a que esta diversidad se exprese en todos los ambitos de
   la vida nacional. Porque no queremos parches ni reformas parciales,
   queremos una liberacion definitiva y la construccion de una
   sociedad plurinacional y pluricultural que, manteniendo la unidad
   del Estado, combine y desarrolle la diversidad de naciones aymara,
   quechua, tupiguarani, ayoreode y todas las que la integran. No
   puede haber una verdadera liberacion si no se respeta la diversidad
   plurinacional de nuestro pais y las diversas formas de autogobierno
   de nuestros pueblos (6).


En estos terminos, el Estado plurinacional no constituye la emergencia de un nacionalismo, dado que los movimientos que lo reivindican no pretenden construir un Estado propio al margen del Estado boliviano (ii). Sin embargo, los dirigentes indigenas proclives al Estado plurinacional se encargaron de dejar en claro desde el principio que esta forma de Estado no implicaba la fragmentacion del Estado boliviano sino el reconocimiento de la diversidad cultural, de la existencia de naciones indigenas y de sus derechos colectivos, una tendencia minoritaria no acepto el concepto y reivindico la autodeterminacion de las naciones originarias en su propio Estado.

Durante los anos 90, el Estado plurinacional fue reivindicado por distintas organizaciones del oriente y del altiplano. Victor Hugo Cardenas, lider indigena aymara que llegaria a la Vicepresidencia de la Republica en 1993, afirmaba en 1991:
      Creo en un Estado plurinacional pero con un concepto distinto de
   <<nacion>>, que no lleve necesariamente a la autodeterminacion con
   areas aisladas para cada uno. La dinamica no debe llevar
   necesariamente al Estado nacional aymara, etc. Por eso es
   interesante el concepto de <<nacion subestatal>>, dentro de una
   unidad, el Estado boliviano; y el contenido <<plurinacional>> de
   este es el unico camino que llevara a su fortalecimiento, mas que a
   debilitarlo (7).


Siguiendo esta senda, la Confederacion Indigena del Oriente Boliviano (CIBOD), que articula las organizaciones indigenas del Oriente y la Amazonia, se propuso con la Confederacion Sindical Unica de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB), que aglutina sectores indigenas del altiplano, sobre todo aymaras, y de los valles cochabambinos, sobre todo quechuas, construir el Estado plurinacional. Respecto a la demanda de territorio de los indigenas amazonicos se produjeron dos Congresos conjuntos en 1995 y 1997. Mas recientemente, en 2004, las organizaciones indigenas mas representativas establecieron un <<Pacto de Unidad>>, para reivindicar la construccion del Estado plurinacional en la Asamblea Constituyente (iii).

En contraste, la tendencia radical estaria representada por otro lider historico aymara: Felipe Quispe. El Mallku, como es conocido, a fines de los 80 fundo el Ejercito Guerrillero Tupac Katari (EGTK) que en su discurso amalgamo demandas etnicas y lucha de clases en procura de la construccion de la <<Union de Naciones Socialistas del Qollasuyo>>. Aunque esta guerrilla fue desmantelada y Quispe fue a la carcel, no dejo de combatir el multiculturalismo de Cardenas (8). Posteriormente, Quispe estudio historia en la Universidad, lo cual le permitio afinar su discurso que reclama la autodeterminacion de la nacion aymara (9). En 2000, Quispe fundo el Movimiento Indigena Pachakuti (MIP), partido que para varios analistas tiene una propuesta separatista. Segun Sanjines (10) lo que mas molesta del discurso de Quispe es su ambiguedad, su afirmacion de que <<los q'aras [blancos] deben ser indianizados>> y que existen dos Bolivias, una blanca y mestiza con recursos y otra indigena sumida en el olvido y la pobreza. Esta tendencia puede ser interpretada como un caso de <<etnonacionalismo>>, en los terminos de Connor (11): un caso donde la lealtad al mito de origen comun del grupo etnico, en este caso aymara, prevalece sobre la lealtad al Estado boliviano.

Por su parte, los dirigentes del movimiento indigena ecuatoriano, en cabeza de la Confederacion de Nacionalidades Indigenas del Ecuador (CONAIE), que articula organizaciones de la Amazonia, la Sierra y la Costa, tambien reivindicaron el concepto de Estado plurinacional. En el Proyecto Politico de la CONAIE (1994), el Estado plurinacional implica aceptar el caracter unitario del Estado ecuatoriano, pero cambiando la forma como en su interior se relacionan las distintas <<nacionalidades>>. En este sentido, el Estado plurinacional no solo se plantea como una demanda sectorial de los indigenas, sino que compromete a los demas sectores de la sociedad (12). La construccion de esta forma de Estado no se agota en el reconocimiento de la diversidad sino que supone cambios estructurales. Como lo planteo el dirigente Luis Macas:
      Cuando nosotros hablamos aqui en nuestro pais de la construccion
   de un Estado Plurinacional, ?que es lo que sugerimos? ?Que es lo
   que decimos? Fundamentalmente, es necesario comprender que no
   solamente se trata de un discurso para justificar la diversidad. Lo
   diverso esta alli y siempre ha estado alli ... En primer lugar una
   reformulacion de la democracia. Una democracia no solamente
   representativa, sino una democracia participativa, comunitaria. El
   Estado plurinacional es tambien la reforma del sistema economico,
   es la eliminacion de la explotacion, es la incorporacion de unas
   racionalidades a la racionalidad economica imperante actualmente y
   que amenaza con la destruccion fisica de nuestro planeta (13).


Aunado a ello, las organizaciones indigenas reivindican el concepto de <<interculturalidad>> para designar <<una relacion simetrica y de reconocimiento mutuo entre lo no indigena y lo indigena>> (iv). Ello implica un proceso de aprendizaje, de dialogo, entre las culturas, mas que una superposicion de la dominante (14). Asi, en el caso ecuatoriano la reivindicacion de la plurinacionalidad tampoco implica una ruptura con el Estado nacion ecuatoriano. Como afirma Andolina (15) la CONAIE reclama autonomia para los pueblos y nacionalidades indigenas, pero al mismo tiempo pretende reconstruir la nacion ecuatoriana basada en la pluralidad de nacionalidades indigenas. Por ello es mas indicado afirmar que se trata de un <<plurinacionalismo>> que de un nacionalismo.

En suma, tanto en Bolivia como en Ecuador los movimientos indigenas no pretenden fragmentar sino reinventar estas comunidades imaginadas (16). Sin embargo, en ambos paises los adversarios sostuvieron estrategicamente que su demanda de plurinacionalidad implicaba una desintegracion del Estado y la nacion. En su perspectiva, sus naciones constituian unidades homogeneas, gracias al mestizaje, y los indigenas pretendian fragmentar sus Estados nacionales o crear <<Estados dentro del Estado>>. Estos argumentos salieron a flote en varias coyunturas en las que los movimientos indigenas demandaron derechos colectivos, principalmente el derecho al territorio, y el reconocimiento del Estado plurinacional. Por ejemplo, en Bolivia, durante la discusion de un proyecto de <<ley indigena>>, en 1992, un representante de la Federacion de Empresarios Privados de Santa Cruz, opuesta a la demanda de autonomia territorial indigena, afirmo que la CIDOB, autora del proyecto, buscaba hacerse con el control de los recursos naturales no renovables mediante una autonomia territorial, lo cual era inconstitucional pues se trataba de la formacion de <<Estados nacionales dentro del territorio nacional>>. Asimismo, el representante cuestiono el caracter <<originario>> que se atribuyen los pueblos indigenas del oriente, para afirmar el mestizaje, dado que
   [...] todas las teorias creen que el hombre americano vino de otro
   continente, entonces el problema del hombre originario se refiere
   concretamente a los que vinieron primero y a los que vinieron
   despues, o sea que se produce un mestizaje en lugar ajeno quizas al
   territorio de origen>> (17).


En Ecuador, luego del levantamiento de 1990, las organizaciones indigenas amazonicas presentaron al gobierno una demanda de autonomia territorial que tambien fue interpretada por sus detractores como una amenaza para la integridad nacional, fundada en el mestizaje, y la soberania del Estado (v). Cecilia Calderon, entonces diputada del Frente Radical Alfarista, rechazo la demanda de autonomia afirmando que el pais ya estaba muy dividido como para agregarle mas divisiones y que, ademas, en Ecuador no habia <<indigenas puros>> (18). Blasco Penaranda, entonces lider politico de derecha, descalifico la identificacion de los indigenas como nacionalidades, lo que a su juicio solo se explicaba por el desconocimiento de las <<categorias cientificas de nacionalidad>> y la realidad mestiza del Ecuador (19). Tiempo despues, un estudio sobre las posiciones de columnistas acerca de la demanda de plurinacionalidad concluyo que existia una tendencia a mostrar el mestizaje como una categoria mas moderna que la categoria de plurinacionalidad de los indigenas (20).

2. INDIGENAS Y ESTADO EN LOS ANOS 90: MULTICULTURALISMO Y NEOLIBERALISMO

En aparente contraste con los adversarios de los movimientos, en los 90 se planteo oficialmente el reconocimiento de las identidades indigenas y construir la unidad en la diversidad. El Estado ya no trabajaria por la desaparicion del indio sino por reconocer sus derechos (21). El presidente boliviano Jaime Paz Zamora (1989-1993) planteo en eventos internacionales el tema indigena, consiguio la sede del Fondo de Desarrollo Indigena, revivio el Instituto Indigenista (vi), apoyo la educacion intercultural, dialogo personalmente con los manifestantes en la Marcha por el territorio y la dignidad--promovida por las organizaciones indigenas del oriente en agosto de 1990--y ratifico el Convenio 169 de la OIT22. En 1991 afirmo:
   [...] lo indigena no puede ser un problema por el cual los
   bolivianos nos destrocemos mutuamente y desarticulemos lo que
   penosamente hemos venido construyendo hasta ahora. Por el
   contrario, la autentica tesis nacional es que hagamos de la
   diversidad el punto de complementacion para construir una unidad
   que nos fortalezca a todos (23).


En Ecuador tambien hubo una apertura del Estado al reconocimiento de la diversidad de la nacion. El presidente Rodrigo Borja (1988-1992) se refirio a los indios como nacionalidades (vii), gestiono medidas para reconocer sus derechos, como la Direccion Nacional de Educacion Intercultural Bilingue, y le asigno un apartado a la cuestion indigena en su plan de gobierno (24). En su discurso de toma de posesion, el 10 de agosto de 1988, afirmo:
      Un diagnostico de nuestra realidad historica, sociologica y
   antropologica debe pasar forzosamente por el reconocimiento de que
   somos un Estado multinacional y multicultural. Habitan en nuestro
   suelo diversas nacionalidades indigenas formadas a lo largo de
   siglos de convivencia aun antes de que existiera el Estado. Cada
   una de ellas es duena de su propia identidad cultural y sus valores
   tienen que ser no solamente respetados, porque alli reside la
   riqueza cultural de nuestro pais, sino precautelados de la agresion
   de otras culturas (25).


Aunque estas apreciaciones cambiaran de un gobierno a otro, las politicas estatales se orientaron a la afirmacion de derechos y la integracion de los indigenas reconociendo su diferencia. Primero se reconoceria la diversidad cultural de las naciones con reformas constitucionales. Segundo, se propiciaria la participacion indigena en la administracion publica y la gestion de proyectos de desarrollo de acuerdo a los principios de descentralizacion y participacion ciudadana.

La apertura del Estado hacia la cuestion indigena se fundamento en el Convenio 169 de la OIT (1989), que expuso las directrices generales de accion estatal, en cuanto a reformas juridicas y la formulacion e implementacion de politicas (26). Hasta entonces, el instrumento juridico aplicado a las poblaciones indigenas fue el Convenio 107 de la OIT (1957) que, inspirado en el discurso modernizador segun el cual las minorias debian asimilarse a los grupos nacionales mayoritarios, no se oriento al reconocimiento de la diversidad sino a facilitar la asimilacion por la cultura nacional dominante (27). En cambio, el Convenio 169 echa las bases para el reconocimiento de derechos colectivos y grados de autonomia a los indigenas. Mientras el 107 se referia a <<poblaciones indigenas y tribales>>, el 169 se refiere a <<pueblos>> indigenas, para reconocer su propia identificacion (28). Ello conllevo una confusion en cuanto a las implicaciones de la categoria <<pueblo>> en relacion con instrumentos juridicos internacionales en los que tal termino implica autodeterminacion, aunque el Convenio afirma lo contrario (29).

Los estados se apropiaron de los conceptos del Convenio 169 para sus reformas y politicas y los articularon a la agenda neoliberal, la descentralizacion, la participacion ciudadana y el fortalecimiento de la sociedad civil, en boga en las agencias internacionales de desarrollo. El multiculturalismo se ligo a la agenda de descentralizacion de los gobiernos y al fomento del desarrollo comunitario, el etnodesarrollo y el capital social (30).

Empero, la apertura se dio en diferentes grados pese a que en ambos casos tiene el mismo enfoque. La ratificacion del Convenio 169 de la OIT es un indicador, aunque algunas reformas y politicas influidas por el se implementaron antes de ratificarlo. En Bolivia, la ratificacion no tuvo mayores inconvenientes, con Paz Zamora, en julio de 199131. En Ecuador, la ratificacion fue complicada, solo se logro en abril de 199832, pese a que los actores, incluido el Estado, habian incorporado sus conceptos desde tiempo atras. Las reformas constitucionales se desarrollaron mas temprano en Bolivia (1994) y sin el grado de conflictividad que caracterizo el caso ecuatoriano (1998).

La celeridad de las reformas en Bolivia se explica porque la poblacion indigena es la mayoria (viii), lo cual actua como presion sobre el gobierno, y los movimientos plantearon sus demandas mas de una decada antes. En contraste, en Ecuador los indigenas son percibidos como minoria y, pese a que las acciones del movimiento fueron mas constantes e intensas, la oposicion de las elites fue mas beligerante, articulada en la afirmacion de que sus demandas amenazaban la unidad nacional. Tambien se explica por la alianza electoral entre el Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) y el Movimiento Revolucionario Tupac Katari de Liberacion (MRTKL), representante de la tendencia Katarista del movimiento indigena, en 1993. Inicialmente, el lider katarista Victor Hugo Cardenas preparo con otros sectores una propuesta de gobierno, pero tambien mantuvo buenas relaciones con el MNR, como parlamentario, entre 1985 y 1989. En 1992 el MNR contrato una consulta sobre posibles candidatos como formula vicepresidencial de Sanchez de Lozada que favorecio a Cardenas. Quienes trabajaron con Cardenas quedaron <<descolocados>>, unos lo tildaron de traidor y otros se alegraron de que un aymara llegara al poder (33). Cardenas justifico la alianza afirmando: <<el marginamiento, la desigualdad y la discriminacion disminuiran en Bolivia, para construir un pais pluricultural, plurietnico y plurinacional>> (34). Tiempo despues afirmo que el proyecto descolonizador justifico la alianza con el MNR35. El Plan de gobierno se denomino <<Plan de todos>>, buscaba <<un nacionalismo integral, abierto y popular, sostenido en la pluralidad de sus identidades culturales>> (36), y modernizar con reformas neoliberales.

El mayor impacto de la gestion de Cardenas como vicepresidente fue simbolico: por primera vez en la historia republicana un indigena accedio al poder (37). Impulso reformas multiculturales: la reforma educativa, la declaracion de la Decada de los pueblos indigenas por la ONU y la Declaracion sobre los derechos de los pueblos indigenas (38). Evaluando su desempeno, anos mas tarde resalto el reconocimiento juridico de organizaciones de base, su participacion en instancias locales y que <<la tradicional desconfianza de la mentalidad colonial superviviente entre indigenas y no indigenas fue disminuyendo poco a poco>> (39).

Pese a este ambiente de apertura de los anos 90, en ambos paises el reconocimiento de las demandas indigenas tuvo dos limitaciones. En primer lugar, aunque se trataba de reconocer la diversidad de las naciones, paralelamente el gobierno deslegitimaba la demanda de reconocimiento de la plurinacionalidad de los movimientos, argumentando que constituia una amenaza para la unidad nacional. Contra el discurso de los movimientos, que planteo la existencia de diversas naciones y el concepto de plurinacionalidad, el discurso gubernamental planteo una nacion diversa culturalmente (pluricultural) pero unica y senalo la plurinacionalidad como amenaza a la unidad nacional con los mismos argumentos de otros sectores. Paz Zamora podia afirmar:
   [...] se nos plantea un problema muy claro frente a la diversidad:
   hacer de ella un punto de encuentro y de enriquecimiento mutuo,
   desde donde se construye una nacion diversa pero unica. Y lo
   planteo con pertinencia porque en nuestro pais van surgiendo
   corrientes que quieren hacer de lo indigena un motivo mas de
   desarticulacion nacional ... mientras este en democracia el Estado
   boliviano, no he de permitir ese tipo de atentados contra la
   existencia historica de los bolivianos (40).


En Ecuador, por la intensa actividad del movimiento, estos argumentos fueron reiterados por diferentes gobiernos. Por ejemplo, ante la demanda de autonomia territorial de 1990, Borja arguyo que el reconocimiento del Estado plurinacional y de territorio a organizaciones amazonicas constituian amenazas para la unidad nacional:
   [...] el documento presentado por la CONAIE es inaceptable pues
   rompe la Constitucion de la Republica del Ecuador, implica la
   desmembracion del territorio. Es inconstitucional pues plantea
   separar practicamente la totalidad de la provincia de Pastaza (90%
   del territorio de la provincia) de la Republica del Ecuador.


Derecho exclusivo de los indigenas a tomar decisiones sobre la explotacion de los recursos del suelo y del subsuelo de sus territorios (ix). El retiro de las Fuerzas Armadas, la autodeterminacion, la autonomia y el autogobierno de esos territorios. La supresion del regimen politico administrativo en los territorios indigenas (41).

En segundo lugar, las politicas estatales articularon multiculturalismo y neoliberalismo en una tension irresuelta que limita el alcance de las reformas, pues surge cuando se ha enterrado el modelo de desarrollo centrado en el Estado y la reduccion de recursos, proyectos y empresas estatales, impide hacer efectivos los derechos (42). Por eso, el reconocimiento de derechos indigenas no trasciende lo cultural, el Estado esta imposibilitado para satisfacer demandas de mayor equidad y reducir la pobreza y, en buena parte, se agota en la retorica de los textos constitucionales (x).

Por ejemplo, en cuanto al derecho al territorio establecido en el Convenio 169, hubo dos logicas. Por una parte, se reconoce a las comunidades derecho al territorio y grados importantes de autonomia. Por otra, el Estado abandona las politicas agrarias de promocion del desarrollo y reforma agraria via redistribucion de la propiedad, lo cual afecta a las poblaciones indigenas que ven asediadas sus propiedades por el libre mercado de tierras.

En 1992 el Estado boliviano intervino el Consejo Nacional de Reforma Agraria y el Instituto Nacional de Colonizacion. Cuatro anos despues, el 18 de octubre de 1996, se aprobo la Ley 1715 o Ley del Servicio Nacional de Reforma Agraria (Ley INRA), que establecio procedimientos para titulacion de Tierras Comunitarias de Origen (territorios indigenas) despues de las protestas de los indigenas del Oriente (43) e instauro entre sus principios permitir el acceso a la tierra, seguridad juridica, garantizar el uso sostenible y evitar su continua degradacion (44). Asi, recoge los planteamientos del Convenio 169 en cuanto a derechos sobre el territorio reservando la propiedad y administracion de recursos naturales no renovables al Estado (45). En Ecuador, tras la marcha de la Organizacion de Pueblos Indigenas del Pastaza (Amazonas) en 1992, el Estado adjudico aproximadamente 1.000.015 ha, reservandose la propiedad sobre recursos del subsuelo y adjudicandolas a las comunidades, no a pueblos o nacionalidades (46).

Sin embargo, las politicas agrarias se han orientado hacia la liberalizacion del mercado de tierras, la marginacion de medianos y pequenos productores del credito y el retiro de la infraestructura estatal y de reforma agraria basada en la redistribucion de la propiedad. En Bolivia la ley INRA liberalizo el mercado de tierras amenazando a los pequenos productores, entre ellos a los indigenas (47). En Ecuador, la Ley de Desarrollo Agrario de 1994 elimino las causales de expropiacion de predios contempladas en la Ley de Reforma Agraria de 1973 y la liberalizacion del mercado de tierras, entre otros (48).

3. NACIONES PLURICULTURALES Y EL ASCENSO HACIA EL ESTADO PLURINACIONAL

Bolivia se estremecio, entre 1994 y 1996, con un conjunto de reformas que buscaban insertar el pais en el mundo globalizado y conjugaron reconocimiento de derechos y ajustes neoliberales (xi). En abril de 1993 se aprobo la Ley de necesidad de Reforma Constitucional, en 37 articulos, y en agosto de 1994 se aprobo la Reforma. Las Constituciones de 1961 y 1967 ignoraron lo indigena guiadas por la concepcion campesinista de la Revolucion de 1952. El articulo 1 reformado reconocio Bolivia como <<libre, soberana, multietnica y pluricultural, constituida en Republica unitaria>> (49). El parrafo 4 del articulo 116, aunque no menciona el termino indigena, reconoce tacitamente sus lenguas; el Art. 165 reconoce y garantiza la existencia de las comunidades indigenas; el Art. 167 afirma el fomento de la educacion del campesinado con nucleos escolares indigenas (50). El Art. 171 reconoce un conjunto de derechos como el de territorio a traves del concepto de Tierras Comunitarias de Origen, personalidad juridica y funciones administrativas y de solucion alternativa de conflictos a las comunidades (51).

Una reforma constitucional, en enero de 1996, reconocio Ecuador como pais pluricultural (52), pero las reformas mas importantes tendrian lugar en la Constitucion de 1998. La Asamblea Constituyente tuvo lugar en una coyuntura critica, luego de la salida forzosa de Bucaram (1996-1997) del gobierno. Segun Barrera (53), en la Asamblea se enfrentaron los partidos mayoritarios, que querian quitar obstaculos a las privatizaciones y fortalecer el presidencialismo, y las organizaciones indigenas y otros sectores que luchaban por ampliar los derechos con base en el documento de la asamblea alternativa que desarrollaron en 1997 bajo liderazgo de la CONAIE. En el texto de la constitucion se expresaron ambas tendencias y por eso no supuso un consenso.

Sin embargo, el texto reconocio valiosos derechos. El Art. 1 declaro el Estado como unitario, pluricultural y plurietnico, el castellano como idioma oficial, el quichua, el shuar y otros idiomas ancestrales de uso oficial para los pueblos indigenas; el Art. 62 instauro el fomento de la interculturalidad como tarea del Estado con equidad e igualdad entre culturas; el Art. 66 afirmo la educacion como medio para promover interculturalidad; el Art. 69 responsabilizo al Estado por el sistema de Educacion Intercultural Bilingue (54); el Art. 83 reconocio los pueblos indigenas <<que se autodefinen como nacionalidades de raices ancestrales>>; el Art. 84 garantizo la propiedad comunitaria, las comunidades pueden participar en el uso y administracion de recursos naturales renovables y ser consultados sobre su uso; el Art. 191 reconocio funciones de justicia a las autoridades indigenas y el Art. 224 instituyo Circunscripciones Territoriales Indigenas y afroecuatorianas que, sin embargo, serian establecidas por ley.

No obstante, las constituciones no reconocieron la <<plurinacionalidad>>, demanda central de los movimientos. En Bolivia se reconocio el caracter multicultural y multilingue de la nacion pero se desconocio a los lideres indigenas que demandaron la categoria de plurinacionalidad (55). La demanda del movimiento ecuatoriano fue rechazada por la Asamblea, pese a sus esfuerzos por mostrar que no implicaba una fragmentacion del Estado (56). Para los movimientos, los derechos colectivos aunque importantes fueron insuficientes. Para algunos autores se limitaron a una perspectiva culturalista, que reconoce retoricamente la diversidad, pero no autonomias reales (57). Para los movimientos la autonomia implica mayores atribuciones. Las reformas constitucionales demandadas por los movimientos en Bolivia, rechazadas en el debate constitucional, planteaban incorporar una <<asamblea de nacionalidades>> al legislativo o destinar curules especiales y reformas en la division politico administrativa y la administracion de justicia (58). El Proyecto Politico de la CONAIE (1994), por su parte, planteo una legalizacion de las entidades territoriales indigenas que tambien implicaba cambios en la division politico administrativa del Estado y otras reformas que se consideraron amenazas a la integridad nacional (xii).

Ahora bien, el proceso que lleva a la declaracion del Estado plurinacional en los nuevos textos constitucionales se explica por la articulacion de los movimientos indigenas con sectores populares que llevan al poder los gobiernos de Evo Morales y Rafael Correa.

En el caso boliviano esta articulacion se produjo en el Instrumento Politico por la Soberania de los Pueblos (IPSP) desde 1998, organizacion que aglutina diversos sectores, entre ellos indigenas, bajo liderazgo de las organizaciones cocaleras, y participa en elecciones con la sigla del Movimiento Al Socialismo (MAS). En el MAS-IPSP hay tres tendencias: una indianista que pretende acabar con el colonialismo, la izquierda antiimperialista que busca la explotacion de los hidrocarburos con soberania e impedir la intervencion de Estados Unidos, y un sector que defiende la democracia en si misma (59). El discurso del MAS-IPSP representa un <<nacionalismo indianizado>> que actualiza el nacionalismo revolucionario y opone nacion/antinacion contra las elites neoliberales (60). Pero en el pueblo del MAS-IPSP los mejores representantes no son los mineros, como antano, sino los indios. Su discurso articula elementos del katarismo y la izquierda clasista, pero el antagonismo nacion/antinacion que permite esas articulaciones ya no supone una nacion homogenea mestiza sino el reconocimiento de la diversidad y las identidades indigenas.

El discurso del MAS-IPSP respecto a los indigenas no es radical, pero en su interior hay debates entre radicales y moderados. Para Morales es logico que los indigenas gobiernen Bolivia porque son mayoria, pero afirma: <<si excluimos a la gente blanca, de ojos verdes, estariamos actuando igual que nuestros opresores>>; no obstante, indianistas como Roman Loaiza, Casiano Munoz y Lino Vilca, enfatizan la particularidad indigena, se quejan de la discriminacion y se inclinan, al igual que Felipe Quispe y otros sectores, por la <<reconstruccion del Tahuantinsuyo>> (61). Estos desacuerdos constituyen el principal desafio para el proyecto del MAS-IPSP. Mientras el MIP, partido de Quispe, plantea un indianismo radical propugnando por la autodeterminacion de la nacion aymara, el MAS-IPSP plantea el reconocimiento de lo indigena por el Estado boliviano. Por eso, Quispe critico duramente al MAS-IPSP porque a su juicio representa una opcion <<reformista>>, mientras el MIP es una opcion revolucionaria.

El triunfo de Morales, el 18 de diciembre de 2005, significo una ruptura pues por primera vez un indigena llego a la presidencia. Morales rompe con la simbologia del poder desde la forma de vestir hasta los rituales de gobierno (62). Aunque durante su primer ano de gobierno margino el componente indigena y se rodeo de militantes de izquierda, se mantuvo fiel a la propuesta de los movimientos indigenas de promover una asamblea constituyente.

En el caso ecuatoriano, las organizaciones indigenas participaron en la dinamica electoral desde 1996 con el Movimiento de Unidad Plurinacional Pachakutik-Nuevo Pais (MUPP-NP), el cual tuvo un rendimiento electoral evaluado por los indigenas como positivo, que les permitio copar cargos publicos locales y tener presencia en el parlamento (63). En el 2002 Pachakutik decidio no participar en elecciones con candidato propio y aliarse con el Partido Sociedad Patriotica (PSP) avalando la candidatura presidencial de Lucio Gutierrez. El ex Coronel consiguio legitimidad tras el 21 de enero de 2000 cuando, en coalicion con sectores indigenas, participo en la destitucion del presidente Jamil Mahuad. Esta alianza le permitio al movimiento indigena tener presencia en el gobierno: cuatro ministerios correspondieron a Pachakutik: agricultura, educacion, turismo y relaciones internacionales, dos a dirigentes indigenas: Luis Macas en agricultura y Nina Pacari en Relaciones internacionales (64).

Sin embargo, a diferencia de lo sucedido tiempo despues en Bolivia, esta experiencia en el poder les reporto mas costos que beneficios. Gutierrez se acerco a Washington y a la derecha del Partido Social Cristiano (PSC) mayoritario en el Congreso, negocio con el FMI, alzo los precios de la gasolina y los servicios publicos y apoyo el Plan Colombia. La participacion de Pachakutik y del Movimiento Popular Democratico (MPD) avalo el proyecto neoliberal porque no hubo oposicion organizada al gobierno (65). La alianza se prolongo entre el 15 de enero y el 6 de agosto de 2003. Pachakutik cuestiono al gobierno en multiples oportunidades, hasta que este pidio la renuncia de sus miembros en el gabinete (66). El movimiento salio del gobierno deslegitimado frente a sus bases y otros sectores que lo apoyaron. La deslegitimacion de Gutierrez en los dos anos siguientes llevo a su destitucion forzada, el 20 de abril de 2005, con la <<rebelion de los forajidos>>. Sus protagonistas fueron clases medias descontentas con la corrupcion del ejecutivo, el legislativo y los partidos. Segun Massal (67) la ausencia del movimiento indigena se explica porque, mientras estuvo en el gobierno, la CONAIE perdio contacto con sus bases, se profundizaron las diferencias con la Federacion Nacional de Organizaciones Campesinas, Indigenas y Negras del Ecuador (FENOCIN), y la Federacion Evangelica y Negra del Ecuador (FEINE), y se disolvio la alianza con actores no indigenas que criticaron la CONAIE.

En las elecciones presidenciales de 2006 el candidato presidencial avalado por las organizaciones del movimiento indigena, Luis Macas, obtuvo el 2,19% de los votos. Empero, la CONAIE celebro el triunfo electoral de Rafael Correa, candidato de Alianza Pais, con el cual compartia la iniciativa de convocar una <<Asamblea Plurinacional Constituyente>>. De esa forma, el movimiento indigena se articulo al proceso que Correa ha denominado <<revolucion ciudadana>>. Sin embargo, a diferencia del caso boliviano, donde los indigenas fueron protagonicos en la escena electoral, no fueron las masas indigenas las que impusieron los temas de la agenda publica (68).

4. LAS REFORMAS CONSTITUCIONALES

En Bolivia, el 2 de julio de 2006 se realizaron las elecciones para conformar la Asamblea Constituyente. El MAS consiguio la mayoria y la Asamblea se instalo el 6 de agosto. La Asamblea se desenvolvio en un ambiente acalorado, producto de los enfrentamientos entre los Comites Civicos, opuestos al gobierno de Morales, que demandaron autonomias departamentales y los simpatizantes del proyecto del MAS, que buscaron salvaguardar la gestion de los recursos naturales del oriente por el Estado central (xiii). Esta disputa perjudico las propuestas de autonomia de las organizaciones indigenas. El 24 de noviembre de 2007 hubo enfrentamientos graves en Sucre, donde sectores influyentes de esta ciudad pedian introducir en la discusion de la Asamblea el tema de la <<capitalia plena>>. Como resultado, los debates sobre reformas territoriales propuestas por las organizaciones indigenas se truncaron (69). La Asamblea fue trasladada a Oruro y se clausuro el 14 de diciembre de 2007. Por tanto, la nueva Constitucion no fue producto de un consenso y provoco proclamas autonomistas de los Comites Civicos (70).

En Ecuador, el 15 de abril de 2007 tuvo lugar una consulta popular para convocar la Asamblea Constituyente, que obtuvo el si con un 81,72%. Alianza Pais de Rafael Correa obtuvo 73 de los 130 escanos (71). La Asamblea se instalo en noviembre de 2007. Correa conformo una comision de especialistas para proponer un borrador de Constitucion del que partiera la discusion sin tener en cuenta los movimientos sociales, lo que motivo su descontento (72). En la Constituyente, el movimiento indigena se mostro fragmentado, entre la CONAIE y el Movimiento Pais y entre este y sus asambleistas. La propuesta de la CONAIE, presidida por el lider amazonico Marlon Santi, se centro en las Circunscripciones Territoriales Indigenas (CTI) (73). Ello hizo nuevamente presente concepciones distintas del territorio entre indigenas amazonicos y serranos. Mientras los primeros pugnan por territorios autonomos, favorecidos por sus formas de ocupacion del espacio, los serranos, cuyos asentamientos se mezclan con los de los mestizos, pugnan por otras formas de autonomia y acceso a recursos productivos.

En Bolivia, en agosto de 2007 hubo una serie de encuentros entre organizaciones sociales articuladas en el Pacto de Unidad que culmino con una asamblea en Sucre donde se acogio la propuesta para la Nueva Constitucion Politica del Estado basada en la construccion de un Estado Plurinacional Unitario. El Estado plurinacional se presento como alternativa al Estado liberal y monocultural y como un proyecto descolonizador. La propuesta recogio la demanda de autodeterminacion como pueblos y naciones indigenas segun el Convenio 169 de la OIT. Ademas, contenia representacion directa de los pueblos y naciones indigenas en los poderes publicos, elegidos por sus usos y costumbres de acuerdo al principio de <<democracia comunitaria>>, reivindico la justicia originaria consagrada en los tratados internacionales de acuerdo a usos y costumbres y planteo la cogestion de recursos no renovables con participacion equitativa en los beneficios de su explotacion.

La nueva Constitucion de Bolivia ademas de declarar su Estado como unitario y plurinacional, corrobora y establece nuevos derechos indigenas. Reconoce la existencia de <<naciones y pueblos indigenas originarios campesinos>> (Art. 2, Art. 30.I); el derecho a practicar su religion (Art. 4); oficializa sus idiomas junto con el castellano y obliga a usarlos por el gobierno (Art. 5); asume y promueve los principios eticomorales de la sociedad plural y del vivir bien (ama qhilla, ama llulla, ama suwa) (Art. 8.I); establece como fines y funciones del Estado el fomento de la descolonizacion, la interculturalidad y el plurilinguismo (Art. 9, Art. 98); garantiza las formas comunitarias de gobierno, con eleccion de autoridades de pueblos y naciones de acuerdo con la ley segun sus normas y procedimientos (Art. 11, Art. 26.II), y los habilita para postular candidatos a cargos publicos de eleccion junto con los partidos y organizaciones ciudadanas (Art. 209-112); garantiza el respeto a la medicina tradicional (Art. 42); promueve la Educacion Intercultural Bilingue (Art. 78); garantiza y respeta sus funciones jurisdiccionales mediante sus propias autoridades (Art. 190, 191, 192); y reconoce sus derechos colectivos sobre el <<territorio indigena originario campesino>> (Art. 403).

Sin embargo, en relacion con las demandas de representacion y autonomia, el texto se queda corto. Reconoce <<circunscripciones territoriales indigena originario campesinas>> en la Asamblea Legislativa Plurinacional, definidas por el principio de densidad poblacional en cada departamento que se estableceran solo en el area rural y donde los pueblos y naciones indigena originarios constituyan una minoria poblacional, pero deja al Organo Electoral la facultad para determinar esas circunscripciones especiales (Art. 146). Adicionalmente, senala que <<en la eleccion de asambleistas se garantizara la participacion proporcional de las naciones y pueblos indigena originario campesinos>>, pero <<la ley determinara las circunscripciones especiales indigena originario campesinas, donde no deberan ser considerados como criterios condicionales la densidad poblacional, ni la continuidad geografica>> (Art. 147). Respecto a la autonomia, el texto admite <<territorios indigena originario campesinos>> como parte de la division territorial del Estado (Art. 269), y al mismo tiempo establece que una ley marco de autonomia regulara el procedimiento para la elaboracion de estatutos autonomicos (Art. 271). Finalmente, instaura una <<autonomia indigena originaria campesina, establecida mediante referendo (Art. 289 a 296) y establece las competencias de estas autonomias (Art. 303, 304), pero deja para definir por ley como se puede compaginar esta autonomia con la de otras entidades territoriales.

La nueva constitucion ecuatoriana tambien declara el Estado como unitario y plurinacional. La parte dogmatica menciona las nacionalidades indigenas, e incorpora otros aspectos de la cosmovision de los indigenas como el <<buen vivir>>. El texto oficializa los idiomas ancestrales quichua y shuar junto con el castellano y los demas idiomas de los pueblos indigenas en las zonas donde habitan (Art. 2); declara la promocion de la educacion intercultural (Art. 27, 28, 29); reconoce las nacionalidades como parte del Estado ecuatoriano (Art. 56); reconoce derechos colectivos a comunas, comunidades, pueblos y nacionalidades tales como mantener propiedad de tierras y territorios ancestrales y obtener su adjudicacion gratuita, participar en el uso, usufructo, administracion y conservacion de recursos naturales en sus tierras y ser consultados sobre su explotacion y comercializacion, participar de sus beneficios y ser indemnizados por los prejuicios que cause; reconoce su derecho consuetudinario; sus conocimientos colectivos; desarrolla y protege la Educacion intercultural bilingue (Art. 57, Art. 343, Art. 347); reconoce el respeto a la justicia indigena de acuerdo a sus tradiciones ancestrales en comunidades, pueblos y nacionalidades mientras no sean contrarios a la Constitucion (Art. 60), y garantiza las practicas de salud ancestral (Art. 363).

En cuanto a los derechos de territorio y autonomia establece que <<los pueblos ancestrales, indigenas, afroecuatorianos y montubios podran constituir circunscripciones territoriales para la preservacion de su cultura>> (Art. 60, ver tambien Art. 242), pero delega a una ley futura su reglamentacion y conformacion. Asi mismo, afirma que el territorio amazonico constituira una circunscripcion especial que sera igualmente establecida por ley (Art. 50). Finalmente, formula el procedimiento por el cual podrian conformarse circunscripciones territoriales indigenas y ecuatorianas con competencias de gobierno territorial autonomo: mediante una consulta en las comunidades, pueblos o nacionalidades aprobada por 2/3 de los votos validos, pero deja a la ley el establecimiento de su funcionamiento y competencias (Art. 257).

En suma, los nuevos textos constitucionales dejan inconclusos los procesos de reconocimiento de autonomia territorial y representacion abandonando su definicion a la sancion de leyes futuras. Asi, dejan insatisfechas las propuestas de los movimientos indigenas e inconcluso el proceso de construccion del Estado plurinacional. La Constitucion boliviana no recogio la propuesta de parlamento unicameral de las organizaciones indigenas. Aunque acogio la propuesta de circunscripciones especiales indigenas en el parlamento, se desecho la propuesta de eleccion directa con formas propias. En el texto constitucional las autonomias departamentales entran en conflicto con las autonomias indigenas, excepto por una corta mencion en el articulo 277: <<las entidades territoriales autonomas no estaran subordinadas entre ellas y tendran igual rango constitucional>> (74).

En la Carta ecuatoriana la conformacion de Circunscripciones Territoriales Indigenas quedo, como en 1998, a la espera de una ley que la regule. Ademas, el criterio de delimitacion de los territorios no obedece a la integridad cultural de los pueblos indigenas si no que se hace en funcion de los limites de las parroquias o cantones, pues es de ellos de donde parte la iniciativa de referendo que, de conseguir una votacion favorable de 2/3, puede crear este regimen de administracion especial (75). Ello explica el <<si critico>> de la CONAIE frente al referendum que ratifico la Constitucion. Para esta organizacion, la Constitucion no implico un cambio significativo en relacion con las disposiciones consagradas en 1998. Marlon Santi, presidente de la CONAIE, explico el <<si critico>> porque aunque el texto reconocio las categorias de nacionalidades, su estructura politica y administrativa, ello no se expreso en autonomia.

Los problemas que ambos textos constitucionales han dejado para resolver por ley constituyen el nucleo de lo que implicara finalmente el Estado plurinacional. Por una parte, el problema de hacer compatibles el Estado plurinacional con el Estado liberal en cuanto a los mecanismos de representacion y autonomia indigena. La creacion de mecanismos de representacion o circunscripciones especiales es complicada en Bolivia donde la poblacion indigena es mayoritaria. Ademas, insertar autonomias territoriales con criterios etnicos es practicamente imposible dado que las etnias, naciones originarias o pueblos con mas individuos (los quechuas y los aymaras, por ejemplo) se encuentran repartidos por todo el territorio nacional y otras son muy pequenas como para justificar una division politico administrativa. En Ecuador hay un problema similar en la Sierra con la nacionalidad Quichua, que carece de un territorio delimitado, mientras en la Amazonia las mayores resistencias a la creacion de territorios autonomos se desprenden de la explotacion de recursos naturales de interes nacional. Por otro, se enfrenta el problema de hacer compatibles las reformas institucionales con el dialogo intercultural. Como advierte Tapia (76), el Estado plurinacional, por la via de las autonomias indigenas corre el riesgo de convertirse en una restauracion de la distincion colonial entre la <<republica de indios>> y la <<republica de espanoles>> antes que en la concepcion de interculturalidad que los movimientos indigenas han reivindicado.

CONCLUSION

La declaracion de los Estados boliviano y ecuatoriano como Estados unitarios plurinacionales en sus nuevas constituciones politicas implica una ruptura profunda en la forma como estas republicas se imaginaron como naciones desde su fundacion, a comienzos del siglo XiX, y en las relaciones Estado-indigenas.

Desde los anos 70, los lideres e ideologos de los movimientos indigenas mostraron que en Bolivia y Ecuador no solo existian campesinos, existian indios, naciones originarias o nacionalidades indigenas, y plantearon la necesidad de construir de un modo diferente sus naciones, que les permitiera integrarse con el reconocimiento de sus identidades y particularidades. Este otro modo de integracion es su proyecto de nacion y se sintetiza en la construccion de un Estado plurinacional el cual, lejos de fragmentar estos Estados naciones, pretende construir una relacion intercultural en su interior.

Esta demanda genero la oposicion de varios sectores reticentes a la participacion de los indigenas en la construccion de la nacion y las reformas que trae consigo. Por ello, las reformas de los 90 privilegiaron el reconocimiento de la <<pluriculturalidad>> sobre el de la <<plurinacionalidad>>. Ademas, el reconocimiento de derechos colectivos a las poblaciones indigenas se vio torpedeado por las politicas neoliberales del Estado.

Las articulaciones con los gobiernos progresistas de Evo Morales y Rafael Correa han redundado en una transformacion revolucionaria del significado de la nacion en ambos paises, condensada en las nuevas disposiciones de sus constituciones politicas. Empero, la eficacia de los cambios institucionales en cuanto a los regimenes de autonomia y representacion de las poblaciones indigenas y el acople de las nuevas disposiciones juridicas e institucionales sobre la realidad cultural de estos paises aun estan por verse y constituye el reto verdadero en la construccion del Estado plurinacional.

Fecha de recepcion: 12-4-2010; revision: 15-7-2010; aceptacion definitiva: 10-8-2010

BIBLIOGRAFIA

ALBO, Xavier: <<Nacion de muchas naciones: nuevas corrientes politicas en Bolivia>>. En: Gonzalez Casanova, Pablo y Roitman Rosenman, Marcos (Eds.): Democracia y Estado multietnico en America Latina. Mexico: Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades-UNAM-La Jornada Ediciones, 1996, pp. 321-366.

ALBO, Xavier: <<Derechos indigenas indios en Bolivia. Lectura desde el Borrador de Consulta de la OEA sobre los derechos de los pueblos indigenas>>. En: Almeida, Ileana y Arrobo, Rodas Nidia (Coords.): En defensa del pluralismo y la igualdad. Los derechos de los pueblos indios y el Estado. Quito: Fundacion Pueblo Indio del Ecuador-Abya Yala, 1998, pp. 11-33.

ALBO, Xavier: <<Retornando a la solidaridad y faccionalismo aymara>>. En: Lair, Eric y Sanchez, Gonzalo (Eds.): Violencias y estrategias colectivas en la region andina. Bolivia, Colombia, Ecuador, Peru y Venezuela. Bogota, Norma-IFEA-IEPRI, 2004, pp. 444-484.

ALMEIDA, Jose: <<El levantamiento indigena como momento constitutivo nacional>>. En: VV.AA., Sismo etnico en el Ecuador. Varias perspectivas. Quito: Abya Yala-CEDIME., 1993, pp. 7-28.

ANDOLINA, Robert: <<El proyecto politico de la CONAIE como lucha anticolonial. Una (otra) reconsideracion de nacion y ciudadania en Ecuador>>. En: Almeida, Ileana y Arrobo, Rodas Nidia (Coords.): En defensa del pluralismo y la igualdad. Los derechos de los pueblos indios y el Estado. Quito: Fundacion Pueblo Indio del Ecuador-Abya Yala, 1998, pp. 49-66.

ANDOLINA, Robert; Racliffe, Sarah y Lawrie, Nina: <<Gobernabilidad e identidad: indigeneidades transnacionales en Bolivia>>. En: Davalos, Pablo (Comp.): Pueblos indigenas, Estado y democracia. Buenos Aires: Clacso, 2005, pp. 133-170.

ARCHONDO, Rafael: <<?Que le espera a Bolivia con Evo Morales?>>. En: Nueva Sociedad. No. 201, marzo-abril, 2006, pp. 4-12.

BARRERA, Augusto: 2001. Accion colectiva y crisis politica. El movimiento indigena ecuatoriano en la decada de los noventa. Quito: OSAL-CIUDAD-Abya Yala, 2001.

BECK, Scott H. y Mijeski, Kenneth J.: <<Indigena Self-Identity in Ecuador and the Rejection of mestizaje>>. En: Latin American Research Review, vol. 35, no. 1, 2000, pp. 119-137.

BENGOA, Jose: La emergencia indigena en America Latina. Santiago de Chile: FCE, 2000.

BERTERO GUTIERREZ Mauro: <<El indigenismo y el Estado nacional>>. En: Liberman, Kitula y Godinez, Armando (Coords.): Territorio y dignidad. Pueblos indigenas y medio ambiente en Bolivia. Caracas: ILDIS-Bolivia-Nueva Sociedad, 1992, pp. 55-63.

BLASER, Mario: <<Bolivia: los desafios interpretativos de la coincidencia de una doble crisis hegemonica>>. En: Monasterios Karin, Stefanoni Pablo y Do Alto, Herve (Eds.): Reinventando la nacion en Bolivia. Movimientos sociales, Estado y poscolonialidad. La Paz: Clacso-Plural, 2007, pp. 11-21.

BONFIL BATALLA, Guillermo: Utopia y revolucion. El pensamiento politico contemporaneo de los indios en America Latina. Mexico: Nueva Imagen, 1981.

BONILLA, Angel y Larrea, Ana Maria: <<La ficcion democratica: paradojas en las trincheras del poder>>. En: OSAL, no. 10, enero-abril, 2003, pp. 131-138.

BONILLA, Angel: <<La segunda cumbre continental de los pueblos y nacionalidades indigenas de Abya Yala (Quito, 2004)>>. En: OSAL, no. 15, septiembre-diciembre, 2004, pp. 257265.

BORJA, Raul: <<La coyuntura desde la derecha>>. En: Ortiz, Santiago; Borja, Raul y Hinkelamert, Franz J.: Ecuador. Coyuntura politica. Ensayos-entrevista. Quito: CEDEP, 1990, pp. 43-69.

CAJIAS, Lupe: <<Bolivia. La democracia se profundiza>>. En: Nueva Sociedad, no. 134, noviembre-diciembre, 1994, pp. 4-10.

CARDENAS, Victor Hugo: <<Cambios en la relacion entre los pueblos indigenas y los estados en America Latina>>. En: Alta, V.; Iturralde, D. y Lopez-Bassols, M. A. (Comps.), Pueblos indigenas y Estado en America Latina. Quito: Universidad Andina Simon Bolivar, Abya Yala, 1998, pp. 27-38.

CHANCOSO, Blanca: <<Aportes a la discusion>>. En: Garcia, Fernando (Coord.): Las sociedades interculturales: un desafio para el siglo XXI. Quito, FLACSO, 2000, pp. 33-38.

CHAVEZ LEON, Marxa Nadia: <<Autonomias indigenas y Estado plurinacional. Proyectos politicos de los movimientos indigenas y campesinos de Bolivia>>. En: Osal, no. 24, oct. 2008.

CHIRIBOGA, Manuel: <<Formas tradicionales de organizacion social y actividad economica en el medio indigena>>. VV.AA.: 1986. Del indigenismo a las organizaciones indigenas. s.l. Abya Yala, 1986, pp. 29-90.

CONNOR, Walker: Etnonacionalismo. Madrid: Trama, 1998.

DAVALOS, Pablo: <<De paja de paramo sembraremos al mundo. Izquierda, utopia y movimiento indigena en Ecuador>>. En: Rodriguez Garavito, Cesar A., et al. (Eds.): La nueva izquierda en America Latina. Sus origenes y trayectoria futura. Bogota: Norma, 2005, pp. 354-403.

DE LA CRUZ, Rodrigo: <<Aportes del derecho consuetudinario a la reforma juridica del Estado>>. En: VV.AA.: Derecho, pueblos indigenas y reforma del Estado. Quito: Abya Yala, 1993, pp. 71-123.

DEMELAS, Marie-Danielle: La invencion politica. Bolivia, Ecuador, Peru en el siglo XIX. Lima: IEP. 2003.

DUARTE, Carlos: <<Capitalismo, etnicidad y globalizacion: el caso andino>>. En: Analisis Politico, no. 56, enero-abril, 2006, pp. 92-114.

FABRICANO NOE, Marcial: <<Lecciones aprendidas en los ambitos de la participacion indigena en el gobierno y la representacion publica>>. En: Leon, Jorge (Ed.): Participacion politica, democracia y movimientos indigenas en los andes. La Paz: IFEA-Embajada de Francia en Bolivia-PIEB, 2005, pp. 97-106.

FREIDENBERG, Flavia y Alcantara Saez, Manuel: Los duenos del poder. Los partidos politicos en Ecuador (1978-2000). Quito: FLACSO, 2001.

FIGUEROA, Jose: Del nacionalismo al exilio interior: el contraste de la experiencia modernista en Cataluna y los andes americanos. Bogota: Convenio Andres Bello, 2001.

FRANK, Erwin; Patino, Ninfa y Rodriguez Marta (Comps.): Los politicos y los indigenas. Diez entrevistas a candidatos presidenciales y maximos representantes de partidos politicos en Ecuador sobre la cuestion indigena. Quito: Abya Yala-ILDIS, 1992.

FUNDACION SIGLO Veintiuno-Fundacion Libertad: Democracia y desarrollo, panel sobre la ley indigena. Territorios, recursos naturales y gobierno. 27 de noviembre de 1992-Santa Cruz. Santa Cruz: Editora El Pais, 1993.

GELLNER, Ernest: Naciones y nacionalismo. Madrid: Alianza, 1988.

GOMEZ RIVERA, Maria Magdalena: <<El derecho indigena frente al espejo de America Latina>>. En: Alta, V.; Iturralde, D. y Lopez-Bassols, M. A. (Comps.): Pueblos indigenas y Estado en America Latina. Quito: Universidad Andina Simon Bolivar, Abya Yala, 1998, pp. 103-145.

GROS, Christian: <<De la nacion mestiza a la nacion plural: el nuevo discurso de las identidades en el contexto de la globalizacion>>. En: Sanchez, Gonzalo y Wills, Maria Emma (Comps.): Museo, memoria y nacion. Mision de los museos nacionales para los ciudadanos del futuro. Bogota: ICANH-IEPRI-Ministerio de Cultura, 2000, pp. 351-363.

GUERRERO CAZAR, Fernando y Ospina Peralta, Pablo: El poder de la comunidad. Ajuste estructural y movimiento indigena en los andes ecuatorianos. Buenos Aires, Clacso, 2003.

HOBSBAWM, Eric: Naciones y nacionalismo desde 1780. Barcelona: Critica, 2000.

HUERTA, Maria Antonieta; Marquez, Marta Lucia y Pressacco Chavez, Carlos Fabian: <<Las politicas publicas y las nuevas relaciones Estado-sociedad>>. En Las politicas Publicas y las nuevas relaciones Estado-sociedad. Los casos de Chile, Colombia y Guatemala. Bogota: Pontificia Universidad Javeriana-Universidad Rafael Landivar-Universidad Alberto Hurtado-AICD-OEA, 2004.

HURTADO, Osvaldo: ?Encuentro de dos culturas o resistencia indigena?. Quito: FESO. 3.a ed., 1993.

IBARRA, Alicia: Los indigenas y el Estado en el Ecuador. Quito: Abya Yala, 1992.

IBARRA, Hernan: <<Intelectuales indigenas, neoindigenismo e indianismo en el Ecuador>>. En: Ecuador Debate, no. 48, diciembre, 1999, pp. 71-94.

IRUROZQUI VICTORIANO, Marta: <<A bala, piedra y palo>>. La construccion de la ciudadania politica en Bolivia, 1826-1952. Sevilla: Diputacion de Sevilla, 2000.

ITURRALDE, Diego: <<Pueblos indigenas y Estados latinoamericanos: una relacion tensa>>. En: Toranzo Roca, Carlos y Exeni, Jose Luis (Eds.): Lopluri-multi o el reino de la diversidad. La Paz: ILDIS, 1993, pp. 63-73.

KARAKRAS, Ampam: <<Las nacionalidades indias y el Estado ecuatoriano>>. En: Malo Gonzalez, Claudio (estudio introductorio y seleccion): Pensamiento indigenista del Ecuador. Quito: Banco Central del Ecuador-Corporacion Editora Nacional, 1988, pp. 635-646.

KINGMAN, Santiago: <<Entre la asimilacion y la diferencia: la Asamblea Constituyente y los territorios indigenas>>. En: Iconos Revista de Ciencias Sociales, no. 32, sept. 2008.

LARREA, Ana Maria: <<Encuentros y desencuentros: la compleja relacion entre el gobierno y los movimientos sociales en Ecuador>>. En: Osal, no. 21, sep-dic. 2006.

LARSON, Booke: Indigenas, elites y Estado en la formacion de las republicas andinas. Lima: Fondo Editorial Pontificia Universidad Catolica del Peru-IEP. 2002.

LEON, Jorge: <<Los pueblos indigenas y su participacion gubernamental en Ecuador 20022003>>. En: Leon, Jorge (Ed.): Participacion politica, democracia y movimientos indigenas en los andes. La Paz: IFEA-Embajada de Francia en Bolivia-PIEB, 2005.

LOPEZ A. Adrian y Cubillos Celis, Paula: <<Analisis del Referendum Constitucional 2008 en Ecuador>>, en Iconos Revista de Ciencias Sociales, no. 33, Quito, enero, 2009.

LOPEZ, Ana Karina: <<La demanda indigena de la pluriculturalidad y multietnicidad: el tratamiento de la prensa>>. En: Cornejo Penacho, Diego (Ed.): Los indios y el Estado pais. Pluriculturalidad y multietnicidad en el Ecuador. Contribuciones al debate. Quito: Abya Yala, 1993, pp. 21-59.

MASSAL, Julie: <<Movimientos sociales, democratizacion y multiculturalismo>>. En: Massal, Julie y Bonilla, Marcelo (Eds.): Los movimientos sociales en las democracias andinas. Quito: FLACSO-IFEA, 2000, pp. 157-192.

MASSAL, Julie: <<La reforma politica en Ecuador en un callejon sin salida>>. En Analisis Politico, no. 56, enero-abril, 2006, pp. 132-150.

MOREANO, Alejandro, <<Ecuador en la encrucijada>>. En: Osal, no. 19, ene-abr. 2006.

MOSCOSO, Martha: <<La tierra: espacio de conflicto y relacion entre el Estado y la comunidad en el siglo XIX>>. En: Bonilla, Heraclio (Comp.): Los Andes en la encrucijada. Indios, comunidades y Estado en el siglo XIX. Quito: Ediciones Libri Mundi-Enrique Grosse Luemern-FLACSO, 1991, pp. 367-390.

OJEDA SEGOVIA, Lautaro: <<Analisis politico del proceso de construccion de la autonomia multicultural en el Ecuador>>. En: Almeida, Ileana; Arrobo Rodas, Nidia y Ojeda Segovia, Lautaro: Autonomia indigena frente al Estado nacion y la globalizacion neoliberal. Quito: Abya Yala, 2005, pp. 141-254.

PAJUELO TEVEZ, Ramon: Reinventando comunidades imaginadas, Lima: IFEA, 2007.

PALOMEQUE, Silvia: <<Estado y comunidad en la region de Cuenca en el siglo XIX. Las autoridades indigenas y su relacion con el Estado>>. En: Bonilla, Heraclio (Comp.): Los Andes en la encrucijada. Indios, comunidades y Estado en el siglo XIX. Quito: Ediciones Libri Mundi-Enrique Grosse Luemern-FLACSO, 1991, pp. 391-417.

PAZ ZAMORA, Jaime: <<Discurso de Su Excelencia. Lic. Jaime Paz Zamora, Presidente Constitucional de la Republica en el acto de inauguracion del seminario internacional sobre pueblos indigenas y manejo de recursos naturales en el Oriente y la Amazonia boliviana>>. En: Liberman, Kitula y Godinez, Armando (Coords.): Territorio y dignidad. Pueblos indigenas y medio ambiente en Bolivia. Caracas: ILDIS-Bolivia-Nueva Sociedad, 1992, pp. 13-22.

PLATT, Tristan: Estado boliviano y ayllu andino. Tierra y tributo en el norte de Potosi. Lima: IEP, 1982.

PUENTE HERNANDEZ, Eduardo: El Estado y la interculturalidad en el Ecuador. Quito: Universidad Andina Simon Bolivar-Abya Yala-Corporacion Editora Nacional, 2005.

RAMIREZ, Franklin: <<El paso del movimiento indio y Pachakutik por el poder>>. En: OSAL, no. 11, mayo-agosto, 2003, pp. 41-52.

RHON DAVILA, Francisco: <<Estado y movimientos etnicos en Ecuador>>. En: Seoane, Jose (Comp.): Movimientos sociales y conflicto en America Latina. Buenos Aires: Clacso, 2004, pp. 127-140.

RIVERA CUSICANQUI, Silvia: Oprimidos pero no vencidos. Luchas del campesinado aymara y quechua de Bolivia 1900-1980. Ginebra: UNRISD, 1986.

SAAVEDRA, Jose Luis: <<Intelectualidad aymara contemporanea>>. En: XIII Reunion anual de etnologia. Identidades, globalizacion y etnocidio. Tomo II, La Paz: MUSEF, 2000.

SANCHEZ-PARGA, Jose: 1996. Poblacion y pobreza indigenas. Quito: CAAP. 2000.

SANJINES, Javier: El espejismo del mestizaje. La Paz: IFEA-Embajada de Francia-PIEB. 2005.

SANZ GALINDO, Camilo: <<Discurso y poder en la re-construccion de estrategias contestatarias en el movimiento cocalero boliviano desde una perspectiva comparativa con el caso peruano. La heterogeneidad y ambiguedad como plataformas articulatorias de una accion colectiva eficaz>>. En: Documentos CESO, no. 91, Bogota: Universidad de los Andes, 2005.

STEFANONI, Pablo y Do Alto, Herve: La revolucion de Evo Morales. De la coca al palacio. Buenos Aires, Capital Intelectual, 2006.

STEFANONI, Pablo: <<Siete preguntas y siete respuestas sobre la Bolivia de Evo Morales>>. En: Nueva Sociedad, no. 209, mayo-junio, 2007, pp. 46-65.

TAPIA LUIS: <<Una reflexion sobre la idea de Estado plurinacional>>. En: Osal, no. 22, sep. 2007.

TORANZO ROCA, Carlos: <<Bolivia. Un nuevo escenario politico>>. En: Nueva Sociedad, no. 182, noviembre-diciembre, 2002, pp. 12-20.

TRUJILLO, Julio Cesar: <<Derechos colectivos de los pueblos indigenas>>. En: Bernal, Angelica (Comp.): De la exclusion a la participacion: pueblos indigenas y sus derechos colectivos en el Ecuador. Quito: Abya Yala, 2000, pp. 7-34.

VADILLO, Alcides: <<Constituciones y comunidades indigenas en Bolivia>>. En: Sanchez, Enrique (Comp.): Derechos de los pueblos indigenas en las Constituciones de America Latina. Memorias del seminario internacional de expertos sobre regimen constitucional y pueblos indigenas en paises de Latinoamerica. Bogota: Disloque Editores, 1996, pp. 22-31.

VADILLO, Alcides: <<Constitucion Politica del Estado y pueblos indigenas>>. En: Republica de BOLIVIA-Ministerio de Desarrollo Humano-Secretaria Nacional de Participacion Popular, El pulso de la democracia. Participacion ciudadana y descentralizacion en Bolivia. Caracas: Nueva Sociedad, 1997, pp. 317-332.

VALENZUELA FERNANDEZ, Rodrigo: Inequidad, ciudadania y pueblos indigenas en Bolivia. Santiago de Chile: CEPAL, Serie Politicas Sociales 83. 2004.

VARGAS, Humberto y Cordova, Eduardo: <<Bolivia: un pais de re-configuraciones por una cultura de pactos politicos y de conflictos>>. En: Seoane, Jose (Comp.): Movimientos sociales y conflicto en America Latina. Buenos Aires: Clacso, 2004, pp. 85-102.

WALSH, Catherine: 2005. <<(Re)pensamiento critico y (de)colonialidad>>. En: Walsh, Catherine (Ed.): Pensamiento critico y matriz (de)colonial. Reflexiones latinoamericanas. Quito: Universidad Andina Simon Bolivar-Abya Yala, 2005, pp. 13-35.

ZALLES CUETO, Alberto: <<De la revuelta campesina a la autonomia politica: la crisis boliviana y la cuestion aymara>>. En: Nueva Sociedad, no. 182, noviembre-diciembre, 2002, pp. 106-120.

ZALLES CUETO, Alberto: <<Bolivia: hundimiento de la Asamblea Constituyente y naufragio del proyecto de Constitucion>>. En: Iconos Revista de Ciencias Sociales, no. 32, septiembre, 2008.

Referencias

(i.) Sobre las reformas liberales, ver para Bolivia Platt (1982) e Irurozqui (2000). Para el caso ecuatoriano Palomeque (1991) y Moscoso (1991). Sobre el discurso y las politicas indigenistas ver en general Bengoa (2000), para Bolivia Rivera (1986) y para Ecuador Figueroa (2001). Para el ideal de nacion mestiza en Bolivia ver Sanjines (2005), para Ecuador ver Chiriboga (1986).

(ii.) <<Queremos ser libres en una sociedad sin explotacion ni opresion organizada en un Estado plurinacional que desarrolle nuestras culturas y autenticas formas de autogobierno propio>> (Rivera, 1986).

(iii.) En las concepciones de Hobsawm (2000) y Gellner (1988) el nacionalismo se entiende como un movimiento politico que reclama su autodeterminacion en un Estado propio.

(iv.) El <<Pacto de Unidad>> fue suscrito por el Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Collasuyo (CONAMAQ), la CIDOB, la Confederacion Sindical de Colonizadores de Bolivia (CSCB), la CSUTCB, la Federacion Nacional de Mujeres Campesinas Indigenas Originarias de Bolivia Bartolina Sisa (FNMCIOB BS), el Movimiento Cultural Afrodescendiente, la Asociacion Nacional de Regantes y Sistemas Comunitarios de Agua Potable, y la Coordinadora de Pueblos Etnicos de Santa Cruz (CPES). Planteo inicialmente la existencia de 16 naciones originarias y una reorganizacion territorial del Estado en funcion de sus autonomias. Como se muestra mas adelante, su propuesta de Estado unitario plurinacional se afino de cara a la Constituyente en agosto de 2007 en el marco de la <<Asamblea Nacional>> de estas organizaciones indigenas y sociales.

(v.) <<El objetivo del MIP es crear una republica indigena, restaurar el Qollasuyo>> (Zalles, 2004: 11). El discurso de Quispe es ambiguo, pero al limite propone el desconocimiento de la nacion y el Estado Bolivianos para reconstruir el Qollasuyo. Para algunos el MIP es una fuerza separatista en potencia. En las coyunturas de 2000 y 2001 llego a afirmar: <<Nosotros no seguimos la bandera tricolor de Bolivia que nuestros opresores cargan. Nosotros tenemos la Whipala. Tambien tenemos nuestros propios heroes y martires. Poco a poco avanzamos para tener nuestra propia constitucion politica del Kollasuyo. Para lograr esto somos conscientes de que el camino no sera facil. Tendremos que derramar sangre, pero estamos seguros que vamos a tener nuestra propia forma de organizacion, nuestra nacion indigena>>. Citado en Sanz (2005).

(vi.) Para un mayor desarrollo del concepto de interculturalidad ver Walsh (2005).

(vii.) Las posiciones de distintos dirigentes nacionales en relacion con la demanda de territorialidad puede apreciarse en Frank et al. (1992).

(viii.) El ministro de Asuntos Campesinos y Agropecuarios, Mauro Bertero Gutierrez, tuvo en sus manos la reactivacion del Instituto Indigenista Boliviano, el cual tendria como objetivos: reconocer y dotar los territorios de los pueblos indigenas, el reconocimiento de sus identidades y concertar la legislacion indigena, entre otros (Bertero, 1992).

(ix.) El presidente Jaime Roldos (1979-1981) en su discurso de posesion leyo algunos parrafos en idioma quichua. El presidente Osvaldo Hurtado (1981-1984), hizo lo mismo al concluir su mandato en quichua y shuar, y un diez de agosto fue al Congreso con una banda presidencial escrita en shuar (Hurtado, 1993: 29).

(x.) La discusion sobre la magnitud de poblacion indigena en ambos paises es interminable. Los primeros censos acudieron a criterios de <<raza>>, entendida como color de piel, para contabilizar la poblacion indigena. Luego se uso la lengua hablada, pero ello fue duramente criticado porque no todas las poblaciones que se consideraban indigenas hablaban una lengua autoctona ni todos los que las hablaban se consideraban indigenas. El criterio permitia registrar a quienes hablaban una lengua indigena pero no a los indigenas (Sanchez-Parga, 1996). Se hablo de <<etnocidio estadistico>>, cuando esto ocultaba la magnitud de la poblacion (Bonfil, 1981). Finalmente, los censos de 2001 en ambos paises introdujeron como criterio la <<autoclasificacion>>. En Bolivia el 62% de la poblacion se autoclasifico como indigena u originario, en Ecuador por su parte lo hizo el 6,1% de la poblacion mayor de 15 anos.

(xi.) Mas tarde, el presidente interino Fabian Alarcon advirtio el peligro de interpretar la plurinacionalidad como la construccion de un Estado dentro de otro: <<Primero hay que entender que es el planteamiento de la plurinacionalidad. Si es crear el Estado dentro del Estado, si es crear jurisdicciones propias al margen del Estado, yo no estoy de acuerdo. Si es crear una adecuada descentralizacion, un fortalecimiento de lo que ahora tenemos en sentido cultural, etnico, que tengan mayores mecanismos para actuar de conformidad con lo que son sectores importantisimos del pais, que han estado marginados y tienen que incorporarse dentro de un todo, estoy absolutamente de acuerdo, pero nunca un Estado dentro de otro Estado, nunca estaria de acuerdo. [El Comercio, 27-10-1997] (Ibarra, 1999).

(xii.) Ello fue advertido en los 80 por Ibarra (1992) quien analizo la emergencia de un <<neoindigenismo>> que enfatiza aspectos etnico-culturales y reconoce derechos indigenas descuidando sus necesidades materiales.

(xiii.) Sanchez de Lozada emprendio una agresiva politica de privatizacion, que entonces se denomino <<capitalizacion>>. <<La capitalizacion electoral dividia las acciones en 51% para el pueblo boliviano y 49% para los inversores privados ... En una segunda fase, la otra mitad de las acciones se reparten entre 3 millones de bolivianos mayores de 21 anos a 31 de diciembre de 1995, permitiendoles ademas abrir una libreta de seguridad social>> (Cajias, 1994). Esta politica afecto todas las empresas del Estado creadas luego de la Revolucion Nacional de 1952: la Empresa Nacional de Ferrocarriles (ENFE), la Empresa Nacional de Electricidad (ENDE), el Lloyd Aereo Boliviano, Yacimientos Petroliferos Fiscales Bolivianos (YPFB) y la Empresa Nacional de Telecomunicaciones (ENTEL) (Toranzo, 2002: 198).

(xiv.) En octubre de 1994 la CONAIE presento al Congreso un proyecto de reformas constitucionales en el que <<segun las notas de prensa planteaba la representacion sectorial de los indigenas a razon del 30% del Congreso y los gobiernos seccionales, propuestas que aparecieron en la ANC de 1997 y 1998>> (Guerrero y Ospina, 2003).

(xv.) Asi lo planteo en una entrevista en julio de 2005: <<Lo que mas nos perjudica es el partido MAS (Movimiento Al Socialismo) de Evo Morales por que ellos quieren hacer el remiendo a ese sistema envejecido, a un sistema que oprime a la nacion indigena. Entonces habra que ver mas alla. nosotros queremos ser duenos de si mismos, ser duenos de nuestra nacion indigena originaria>>. Entrevista a Felipe Quispe Huanca realizada en la sede de la Confederacion Sindical Unica de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB), La Paz, Bolivia, el 13 de julio de 2005. En <http://www.pusmsuyu.com/html/felipe_quispe.html> (Consultado 02-04-2008).

(xvi.) Los ministerios estrategicos, hidrocarburos, mineria, planificacion economica, presidencia, quedaron en manos de militantes de izquierda. Solo el de educacion y el de relaciones exteriores, fueron a manos indigenas, Felix Patzi y David Choquehuanca.

(xvii.) Las elites de Santa Cruz, Tarija, Beni y Pando, organizadas en <<Comites Civicos>> promovieron un proyecto de constitucion para salvaguardar sus autonomias departamentales y mantener el control sobre la explotacion de hidrocarburos y otros recursos naturales. Estos sectores impulsaron la idea de fundar una nacion aparte, una nacion <<Camba>>, blanca y desarrollada, distinta de la nacion <<Colla>>, indigena y atrasada de los Andes. La propuesta de estos sectores incluia la creacion de gobiernos departamentales autonomos politica, economica y juridicamente, elecciones directas de prefectos y consejeros departamentales, regionalizacion de las regalias de los hidrocarburos en proporcion 75% / 25% y seguridad sobre las tierras amenazadas por las demandas de los movimientos.

(xviii.) <<Propuesta de las Organizaciones Indigenas, Originarias, Campesinas, y de Colonizadores hacia la Asamblea Constituyente>>. En: Osal, no. 22, sep 2007, pp. 165-182.

(xix.) La propuesta recogio planteamientos de la CIDOB en 2001 para transformar las Tierras Comunitarias de Origen en Entidades Territoriales Indigenas (ETI), con una division administrativa independiente de los departamentos, y un parlamento nacional unicameral en el que cada uno de los pueblos o naciones indigenas tuviese un representante para completar 36 diputados indigenas. Ello planteaba como principal problema el que en occidente los pueblos quechua y aymara, mayoritarios en numero de poblacion, tendrian solo un representante cada uno. En 2006, el CONAMAQ presento propuestas de autonomia orientadas a establecer antiguas macro-regiones indigenas con fronteras precoloniales. La propuesta de autonomias indigenas era una respuesta defensiva frente a la demanda de autonomia departamental de los comites civicos de las elites orientales (Chavez, 2008).

(xx.) El articulo 1 de la nueva Constitucion Politica boliviana, ratificada en enero de 2009 mediante referendum popular por el 61.43% de los votos afirma: <<Bolivia se constituye en un Estado Unitario Social de Derecho Plurinacional Comunitario, libre, independiente, soberano, democratico, intercultural, descentralizado y con autonomias>>.

(xxi.) La nueva Constitucion Politica ecuatoriana, tambien ratificada mediante referendum en octubre de 2008 por el 63.86% de votos, afirma en su articulo 1: <<El Ecuador es un Estado constitucional de derechos y justicia, social, democratico, soberano, independiente, unitario, intelectual, plurinacional y laico. Se organiza en forma de republica y se gobierna de manera descentralizada>>.

Edwin CRUZ RODRIGUEZ

Universidad Nacional de Colombia

ecruzro@unal.edu.co

Hugo GUERRA URREGO

Universidad de Salamanca

hugo.guerra@usal.es

(1.) DEMELAS, Marie-Danielle: La invencion politica. Bolivia, Ecuador, Peru en el siglo XIX. Lima: IEP, 2003.

(2.) LARSON, Booke: Indigenas, elites y Estado en la formacion de las republicas andinas. Lima: Fondo Editorial Pontificia Universidad Catolica del Peru-IEP, 2002, p. 46.

(3.) ITURRALDE, Diego: <<Pueblos indigenas y Estados latinoamericanos: una relacion tensa>>. En: Toranzo Roca Carlos y Exeni Jose Luis (Eds.): Lo pluri-multi o el reino de la diversidad. La Paz: ILDIS, 1993, p. 67.

(4.) BONFIL BATALLA, Guillermo: Utopia y revolucion. El pensamiento politico contemporaneo de los indios en America Latina. Mexico: Nueva Imagen, 1981, p. 72.

(5.) KARAKRAS, Ampam: <<Las nacionalidades indias y el Estado ecuatoriano>>. En: Malo Gonzalez, Claudio (estudio introductorio y seleccion): Pensamiento indigenista del Ecuador. Quito: Banco Central del Ecuador-Corporacion Editora Nacional, 1988, pp. 637-638.

(6.) RIVERA CUSICANQUI, Silvia: Oprimidos pero no vencidos. Luchas del campesinado aymara y quechua de Bolivia 1900-1980. Ginebra: UNRISD, 1986, p. 211.

(7.) ALBO, Xavier: <<Nacion de muchas naciones: nuevas corrientes politicas en Bolivia>>. En: Gonzalez Casanova, Pablo y Roitman Rosenman, Marcos (Eds.): Democracia y Estado multietnico en America Latina. Mexico: Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades-UNAM-La Jornada Ediciones, 1996, p. 360.

(8.) SANJINES, Javier: El espejismo del mestizaje. La Paz: IFEA-Embajada de Francia-PIEB. 2005, p. 182.

(9.) ALBO, Xavier: <<Retornando a la solidaridad y faccionalismo aymara>>. En: Lair, Eric y Sanchez, Gonzalo (Eds.): Violencias y estrategias colectivas en la region andina. Bolivia, Colombia, Ecuador, Peru y Venezuela. Bogota: Norma-IFEA-IEPRI, 2004, p. 471.

(10.) SANJINES, Javier, op cit., p. 183.

(11.) CONNOR, Walker: Etnonacionalismo. Madrid: Trama, 1998, p. XIII.

(12.) BARRERA, Augusto: 2001. Accion colectiva y crisis politica. El movimiento indigena ecuatoriano en la decada de los noventa. Quito: OSAL-CIUDAD-Abya Yala. 2001, p. 189.

(13.) BARRERA, Augusto, op. cit., p. 39.

(14.) CHANCOSO, Blanca: <<Aportes a la discusion>>. En: Garcia, Fernando (Coord.), Las sociedades interculturales: un desafio para el siglo XXI. Quito: FLACSO, 2000, p. 14.

(15.) ANDOLINA, Robert: <<El proyecto politico de la CONAIE como lucha anticolonial. Una (otra) reconsideracion de nacion y ciudadania en Ecuador>>. En: Almeida, Ileana y Arrobo Rodas, Nidia (Coords.): En defensa del pluralismo y la igualdad. Los derechos de los pueblos indios y el Estado. Quito: Fundacion Pueblo Indio del Ecuador-Abya Yala, 1998, p. 56.

(16.) PAJUELO TEVEZ Ramon: Reinventando comunidades imaginadas, Lima: IFEA, 2007.

(17.) FUNDACION SIGLO Veintiuno-Fundacion Libertad: Democracia y desarrollo, panel sobre la ley indigena. Territorios, recursos naturales y gobierno. 27 de noviembre de 1992-Santa Cruz. Santa Cruz: Editora El Pais. 1993, p. 17.

(18.) FRANK, Erwin; Patino, Ninfa y Rodriguez Marta (Comps.): Los politicos y los indigenas. Diez entrevistas a candidatos presidenciales y maximos representantes de partidos politicos en Ecuador sobre la cuestion indigena. Quito: Abya Yala-ILDIS, 1992, pp. 49-52.

(19.) BORJA, Raul: <<La coyuntura desde la derecha>>. En Ortiz Santiago, Borja Raul y Hinkelamert Franz J., Ecuador. Coyuntura politica. Ensayos-entrevista. Quito: CEDEP, 1990, p. 62.

(20.) LOPEZ, Ana Karina: <<La demanda indigena de la pluriculturalidad y multietnicidad: el tratamiento de la prensa>>. En: Cornejo Penacho, Diego (Ed.): Los indios y el Estado pais. Pluriculturalidad y multietnicidad en el Ecuador. Contribuciones al debate. Quito: Abya Yala, 1993, p. 49.

(21.) GROS, Christian: <<De la nacion mestiza a la nacion plural: el nuevo discurso de las identidades en el contexto de la globalizacion>>. En: Sanchez Gonzalo y Wills Maria Emma (Comps.): Museo, memoria y nacion. Mision de los museos nacionales para los ciudadanos del futuro. Bogota: ICANHIEPRI-Ministerio de Cultura, 2000, p. 359.

(22.) ALBO, Xavier, 1996., op. cit., p. 338.

(23.) PAZ ZAMORA, Jaime: <<Discurso de Su Excelencia. Lic. Jaime Paz Zamora, Presidente Constitucional de la Republica en el acto de inauguracion del seminario internacional sobre pueblos indigenas y manejo de recursos naturales en el Oriente y la Amazonia boliviana>>. En: Liberman, kitula y Godinez, Armando (Coords.): Territorio y dignidad. Pueblos indigenas y medio ambiente en Bolivia. Caracas: ILDIS-Bolivia-Nueva Sociedad, 1992, pp. 18-19.

(24.) ALMEIDA, Jose: <<El levantamiento indigena como momento constitutivo nacional>>. En: VV.AA.: Sismo etnico en el Ecuador. Varias perspectivas. Quito: Abya Yala-CEDIME., 1993, pp. 13-14.

(25.) OJEDA SEGOVIA, Lautaro: <<Analisis politico del proceso de construccion de la autonomia multicultural en el Ecuador>>. En: Almeida, Ileana; Arrobo Rodas, Nidia y Ojeda Segovia, Lautaro, Autonomia indigena frente al Estado nacion y la globalizacion neoliberal. Quito, Abya Yala, 2005, p. 28.

(26.) ANDOLINA, Robert, op. cit., p. 137.

(27.) TRUJILLO, Julio Cesar: <<Derechos colectivos de los pueblos indigenas>>. En: Bernal, Angelica (Comp.): De la exclusion a la participacion: pueblos indigenas y sus derechos colectivos en el Ecuador. Quito: Abya Yala, 2000, p. 13.

(28.) BONILLA, Angel: <<La segunda cumbre continental de los pueblos y nacionalidades indigenas de Abya Yala (Quito, 2004)>>. En OSAL. No. 15, septiembre-diciembre, 2004, p. 261.

(29.) BENGOA, Jose: La emergencia indigena en America Latina. Santiago de Chile: FCE, 2000, p. 276.

(30.) ANDOLINA, Robert: op. cit., pp. 137-138.

(31.) FABRICANO NOE, Marcial: <<Lecciones aprendidas en los ambitos de la participacion indigena en el gobierno y la representacion publica>>. En: Leon, Jorge (Ed.): Participacion politica, democracia y movimientos indigenas en los andes. La Paz: IFEA-Embajada de Francia en Bolivia-PIEB, 2005, p. 98.

(32.) MASSAL, Julie: <<Movimientos sociales, democratizacion y multiculturalismo>>. En Massal Julie y Bonilla, Marcelo (Eds.): Los movimientos sociales en las democracias andinas. Quito: FLACSO-IFEA, 2000, p. 173.

(33.) ALBO, Xavier, Nacion., op. cit., p. 338.

(34.) IBIDEM, pp. 339-340.

(35.) SAAVEDRA, Jose Luis: <<Intelectualidad aymara contemporanea>>, en: XIII Reunion anual de etnologia. Identidades, globalizacion y etnocidio. Tomo II, La Paz: MUSEF, 2000, p. 397.

(36.) SANJINES, Javier: op cit., p. 177.

(37.) ALBO, Xavier: <<Derechos indigenas indios en Bolivia. Lectura desde el Borrador de Consulta de la OEA sobre los derechos de los pueblos indigenas>>. En: Almeida, Ileana y Arrobo, Rodas Nidia (Coords.): En defensa del pluralismo y la igualdad. Los derechos de los pueblos indios y el Estado. Quito: Fundacion Pueblo Indio del Ecuador-Abya Yala, 1998, p. 24.

(38.) IBIDEM, p. 12.

(39.) CARDENAS, Victor Hugo: <<Cambios en la relacion entre los pueblos indigenas y los estados en America Latina>>. En: Alta, V.; Iturralde, D. y Lopez-Bassols, M. A. (Comps.), Pueblos indigenas y Estado en America Latina. Quito: Universidad Andina Simon Bolivar, Abya Yala, 1998, p. 36.

(40.) PAZ ZAMORA, Jaime: op. cit, p. 18.

(41.) OJEDA SEGOVIA, Lautaro: op. cit., pp. 187-188.

(42.) HUERTA, Maria Antonieta; Marquez, Marta Lucia y Pressacco Chavez, Carlos Fabian: <<Las politicas publicas y las nuevas relaciones Estado-sociedad>>. En Las politicas Publicas y las nuevas relaciones Estado-sociedad. Los casos de Chile, Colombia y Guatemala. Bogota: Pontificia Universidad JaverianaUniversidad Rafael Landivar-Universidad Alberto Hurtado-AICD-OEA, 2004, pp. 11-12.

(43.) ALBO, Xavier: Derechos op. cit., 1998, p. 19.

(44.) VALENZUELA FERNANDEZ, Rodrigo: Inequidad, ciudadania y pueblos indigenas en Bolivia. Santiago de Chile: CEPAL, Serie Politicas Sociales 83. 2004, p. 29.

(45.) VADILLO, Alcides: <<Constitucion Politica del Estado y pueblos indigenas>>. En Republica de BoliVIA-Ministerio de Desarrollo Humano-Secretaria Nacional de Participacion Popular, El pulso de la democracia. Participacion ciudadana y descentralizacion en Bolivia. Caracas: Nueva Sociedad, 1997, p. 330.

(46.) DE LA CRUZ, Rodrigo: <<Aportes del derecho consuetudinario a la reforma juridica del Estado>>. En: VV.AA.: Derecho, pueblos indigenas y reforma del Estado. Quito: Abya Yala, 1993, p. 86.

(47.) ANDOLINA, Robert; RACLIFFE, Sarah y Lawrie, Nina: <<Gobernabilidad e identidad: indigeneidades transnacionales en Bolivia>>. En: Davalos, Pablo (Comp.): Pueblos indigenas, Estado y democracia. Buenos Aires: Clacso, 2005, p. 149.

(48.) GUERRERO CAZAR, Fernando y Ospina Peralta, Pablo: El poder de la comunidad. Ajuste estructural y movimiento indigena en los andes ecuatorianos. Buenos Aires: Clacso, 2003, pp. 82-83.

(49.) VADILLO, ALCIDES: op. cit., p. 25.

(50.) Ibidem, p. 31.

(51.) Ibidem, p. 25.

(52.) BECK, SCOTT, H. y MIJESKI, Kenneth J.: 2000. <<Indigena Self-Identity in Ecuador and the Rejection of mestizaje>>. En Latin American Research Review, vol. 35, no. 1, p. 122.

(53.) BARRERA, Augusto: op. cit., pp. 242-243.

(54.) PUENTE HERNANDEZ, Eduardo: El Estado y la interculturalidad en el Ecuador. Quito: Universidad Andina Simon Bolivar-Abya Yala-Corporacion Editora Nacional, 2005, pp. 15-16.

(55.) VARGAS, Humberto y Cordova, Eduardo: <<Bolivia: un pais de re-configuraciones por una cultura de pactos politicos y de conflictos>>. En: Seoane, Jose (Comp.): Movimientos sociales y conflicto en America Latina. Buenos Aires: Clacso, 2004, p. 89.

(56.) BECK, Scott H. y Mijeski, Kenneth J.: op. cit., p. 122.

(57.) DAVALOS, Pablo: <<De paja de paramo sembraremos al mundo. Izquierda, utopia y movimiento indigena en Ecuador>>. En: Rodriguez Garavito, Cesar A. et al. (eds.): La nueva izquierda en America Latina. Sus origenes y trayectoria futura. Bogota: Norma, 2005, p. 390.

(58.) ALBO, Xavier: Nacion, op. cit., pp. 356-357.

(59.) ARCHONDO, Rafael: <<?Que le espera a Bolivia con Evo Morales?>>. En: Nueva Sociedad. No. 201, marzo-abril, 2006, pp. 10-11.

(60.) STEFANONI, Pablo y Do Alto, Herve: La revolucion de Evo Morales. De la coca al palacio. Buenos Aires: Capital Intelectual, 2006, p. 47.

(61.) ARCHONDO, Rafael: op. cit., p. 8.

(62.) STEFANONI, Pablo y Do Alto, Herve: op. cit., p. 62.

(63.) FREIDENBERG, Flavia y Alcantara Saez, Manuel: Los duenos del poder. Los partidos politicos en Ecuador (1978-2000). Quito: FLACSO, 2001, pp. 235-264.

(64.) LEON, Jorge: <<Los pueblos indigenas y su participacion gubernamental en Ecuador 2002-2003>>. En: Leon, Jorge (Ed.): Participacion politica, democracia y movimientos indigenas en los andes. La Paz: IFEA-Embajada de Francia en Bolivia-PIEB, 2005, p. 19.

(65.) BONILLA, Angel y Larrea, Ana Maria: <<La ficcion democratica: paradojas en las trincheras del poder>>, En: OSAL. No. 10, enero-abril, 2003, p. 137.

(66.) RAMIREZ, Franklin: <<El paso del movimiento indio y Pachakutik por el poder>>. En: OSAL. No. 11, mayo-agosto, 2003, p. 47.

(67.) MASSAL, Julie: <<La reforma politica en Ecuador en un callejon sin salida>>. En: Analisis Politico. No. 56, enero-abril, pp. 132-150. 2006, pp. 136-137.

(68.) MOREANO, Alejandro: <<Ecuador en la encrucijada>>. En: Osal, no. 19, ene-abr. 2006, p. 66.

(69.) CHAVEZ LEON Marxa Nadia: <<Autonomias indigenas y Estado plurinacional. Proyectos politicos de los movimientos indigenas y campesinos de Bolivia>>. En: Osal, No. 24, oct. 2008, p. 60.

(70.) ZALLES Cueto, Alberto: <<Bolivia: hundimiento de la Asamblea Constituyente y naufragio del proyecto de Constitucion>>, en iconos Revista de Ciencias Sociales, No. 32, septiembre, 2008, p. 146.

(71.) LOPEZ, A. Adrian y Cubillos Celis, Paula: <<Analisis del Referendum Constitucional 2008 en Ecuador>>, en iconos Revista de Ciencias Sociales, No. 33, Quito, enero. 2009, p. 13.

(72.) LARREA, Ana Maria: <<Encuentros y desencuentros: la compleja relacion entre el gobierno y los movimientos sociales en Ecuador>>, en Osal, No. 21, sep-dic. 2006, p. 260.

(73.) KINGMAN, Santiago: <<Entre la asimilacion y la diferencia: la Asamblea Constituyente y los territorios indigenas>>. En: iconos Revista de Ciencias Sociales, no. 32, sept. 2008, p. 27.

(74.) CHAVEZ LEON, Marxa Nadia: op. cit, pp. 28-29.

(75.) KINGMAN, Santiago: op. cit, pp. 28-29.

(76.) TAPIA Luis: <<Una reflexion sobre la idea de Estado plurinacional>>. En: Osal, No. 22, sep. 2007, p. 60.
COPYRIGHT 2010 Ediciones Universidad de Salamanca
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2010 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

 
Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Rodriguez, Edwin Cruz; Urrego, Hugo Guerra
Publication:Studia Historica. Historia Contempranea
Date:Jan 1, 2010
Words:13000
Previous Article:New perspectives on democratization studies. the role of international actors. The international socialist in Latin America (1974-1992)/Nuevas...
Next Article:The historians, the witnesses and the recent past. About the limits of expressible in the territory of exile/Los historiadores, los testigos y el...
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2018 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters