Printer Friendly

The problems of sense-reference in the classic philosophical semantics: two great conceptions in referentialist theories of meaning/Los problemas del sentido-referencia en la semantica filosofica clasica: dos grandes concepciones en las teorias referencialistas del significado.

"Si (como el griego afirma en el Cratilo) el nombre es arquetipo de la cosa en las letras de rosa esta la rosa y todo el Nilo en la palabra Nilo"

(J. L. Borges, El Golem).

Introduccion

El problema ontico-ontologico de la realidad y, ligado a el, el problema epistemologico de su conocimiento y de modo especial, el problema epistemologico-aletico de su conocimiento qua conocimiento verdadero o aproximadamente verdadero, tradicionalmente han sido tratados en forma relativamente independiente por la metafisica y la teoria del conocimiento. Sin embargo, desde finales del siglo XIX y comienzos del XX y sobre todo, gracias a los trabajos de Frege (1), las cuestiones puramente metafisicas y epistemologicas se han visto desplazadas hacia cuestiones relativas al analisis logico-semantico. Frege no solo es el fundador de la filosofia analitica, sino tambien de la logica moderna, en el periodo que va desde su tiempo hasta nuestros dias y con el "giro linguistico" que le introdujo a la filosofia, desarrollo y abrio espacios de interes para el analisis del lenguaje ordinario y para el analisis del lenguaje de las teorias cientificas como es el caso de los terminos o predicados que se usan en ellas. A partir de Frege--como lo destaca Moulines--,

la tendencia general [es] a reformular cuestiones basicas de ontologia y teoria del conocimiento en problemas ontosemanticos o epistemo-semanticos, con el fin de hacerlas mas claras y precisas. (Moulines, Pluralidad y recursion 130)

Es asi como Moulines, acuno el termino "ontoespistemosemantica" para destacar las estrechas relaciones entre la metafisica, la epistemologia y la semantica, pues considera que para responder a la pregunta acerca de "lo que hay" (problema ontico) tenemos que "conocer lo que hay" (problema epistemologico) y para conocer lo que hay y conocerlo verdaderamente, asi sea en forma aproximada (problema epistemologicoaletico), tenemos que disponer de antemano de esquemas conceptuales que nos permitan saber que "significa lo que hay" (problema semantico). Mas aun, si hacemos eco del aforismo wittgensteniano de que "en un gran numero de casos el significado de una expresion es su uso en el lenguaje", diriamos que tambien presupone la pragmatica y en consecuencia hablariamos de "onto-epistemo-semantica-pragmatica". Pero como dice el mismo Moulines, "aparte de acunar este trabalenguas seria una ofensa para nuestro interlocutor (basta grave es ya el termino "ontoepistemosemantica")" (Moulines, Ontoepistemosemantica en 20).

En este articulo me concentrare en la presentacion de dos de las grandes tendencias de lo que, en sus origenes, fue la reflexion ontoepistemosemantica en relacion con los problemas del significadoreferencia de los terminos singulares (2):

(i) La teoria de la referencia indirecta formulada por Frege y que anos mas tarde John Searle (n. 1932) y otros adoptan con algunas modificaciones y;

(ii) la teoria de la referencia directa de Bertrand Russell (1872-1970) y que posteriormente adoptaran, tambien con modificaciones, Saul Kripke (n. 1940) y Hillary Putnam (n. 1926), principalmente (3).

En estos ultimos, se apela a la nocion de causalidad, mas no para dar cuenta de la relacion epistemica entre las ideas (representaciones) y los objetos, sino entre las palabras y los objetos, destacandose la "teoria causal de la referencia" en la que sus defensores asumen un compromiso ontoepistemosemantico con el realismo y, en particular, con el llamado "realismo cientifico", defendiendo con su nocion modal de "designador rigido" un tipo de invariancia referencial tanto de los nombres propios del lenguaje cotidiano, como de los terminos de clase del lenguaje cientifico, cuya significacion resultara decisiva en el debate realismoantirrealismo.

Dos grandes concepciones acerca de la referencia

Frege y la teoria de la referencia indirecta (4)

Los antecedentes de las investigaciones ontoepistemosemanticas tienen que ver con la fundacion por parte de Frege de la logica moderna y con ella de su propuesta logicista (en la que tuvo el acompanamiento de Russell), de reducir la matematica (en particular la aritmetica) a la logica (5) y por esa via, superar la confusion e imprecision en nociones claves relacionadas con el analisis semantico del lenguaje aritmetico y por extension del lenguaje en general como era el caso de la nocion logico-matematica de "igualdad" o "identidad" que desde los griegos habia sido objeto de numerosos y en muchos casos, infructuosos analisis.

En el escrito "Uber sinn und Bedeutung" ("Sobre sentido y referencia") publicado en 1892, aborda desde el comienzo el problema de la igualdad y se pregunta si se trata de una relacion, de una relacion entre objetos o entre nombres y signos de objetos, inclinandose por esta ultima como ya lo habia avizorado en su libro Begriffsschrift (Conceptografia) de 1879. Las razones para esta decision son las siguientes: a = a y a = b son enunciados de distinto valor cognitivo (epistemico), pues mientras la verdad del primero la conocemos a priori (Kant la consideraria una verdad analitica), la segunda, la conocemos a posteriori (Kant la consideraria una verdad sintetica). La igualdad a = a es una verdad tautologica, si se quiere, trivial y solo expresa la relacion de una cosa consigo misma, mientras que la igualdad a = b no lo es y solo resulta verdadera si los signos "a" y "b", no obstante, ser distintos, se refieren a lo mismo, de tal modo, que la relacion de igualdad "ya no seria concerniente a la cosa misma, sino a nuestro modo de designacion" (Frege, Sobre sentido 85).

Pero lo que la teoria semantica de Frege busca destacar no es la distincion entre enunciados conocidos a priori y enunciados conocidos a posteriori, ni la distincion entre enunciados analiticos y enunciados sinteticos, sino el hecho de que el valor cognoscitivo de la igualdad tiene que ver con las referencias de los signos, de modo que el enunciado a = b es verdadero syss. los signos a uno y otro lado de la igualdad tienen la misma referencia, no obstante, tener sentidos distintos o como dice Frege, ser "modos distintos de presentacion de lo referido". De esta manera, las nociones de sentido-referencia pasan a convertirse en conceptos basicos de la semantica fregeana, al igual que lo seran las categorias de objeto-funcion para su ontologia, como lo veremos mas adelante, si bien ambos pares de conceptos, aunque distintos, no se pueden separar radicalmente, pues, como vimos, la semantica, la ontologia y la epistemologia no son disciplinas aisladas. Asi, si profiero la oracion: "el autor de Conceptografia nacio en Wismar" en un ciclo de conferencias sobre Gottlob Frege, la referencia de "el autor de Conceptografia" es un objeto en el sentido fregeano y la del predicado "... nacio en Wismar" una funcion que, para Frege, es una funcion de objetos en valores de verdad, i.e., una funcion que asigna como referente la verdad a Frege y la falsedad a Russell, Kripke, Putnam y, en general, cualquier otro individuo que no sea Frege.

Como ya lo destacamos, unas de las tesis centrales de la ontosemantica fregeana es que solo podemos tener conocimiento de la referencia a traves del conocimiento de su sentido, i.e., en forma indirecta y solo es pertinente afirmar el enunciado de identidad a = b si "a" y "b", no obstante tener sentidos distintos, i.e., valores cognoscitivos distintos, se refieren a uno y el mismo objeto. Esta diferencia de sentido hace que a = b no sea un enunciado trivial, como si lo es el enunciado tautologico a = a.

El que un mismo objeto pueda ser identificado mediante dos conjuntos distintos de caracteristicas (sentidos), no contradice el principio de indiscernibilidad (indistinguibilidad) de los identicos o de sustitutibilidad de Leibniz y no debe conducir a pensar que en realidad se trata de dos objetos y no de uno, y el mismo objeto. Sucede lo contrario. Como dice Garcia-Carpintero:

una manifestacion de objetividad de una entidad es que pueda ser identificada a traves de caracteristicas distintas a aquellas a que se recurre inicialmente para pensar en ella, o designarla. (Garcia-Carpintero 211)

2 + 2 = 4 y 2 x 2 = 4, expresan sentidos distintos (su contenido proposcional es distinto), pero se puede sustituir 2 + 2 por 2 x 2 salva veritate, porque ambos signos tienen el mismo referente: 4. Lo importante es entender que la nocion de "sentido" ("connotacion" la llama J. S. Mill) es diferente de la nocion de referencia ("denotacion" la llama Mill), pero como lo destaca Dummet, uno de los mejores conocedores y analistas de la obra de Frege, "la nocion de sentido, tal como Frege la entendio, esta relacionada con nuestro conocimiento de la referencia" (Dummett 589) y en consecuencia, constituye un componente epistemico importante para el conocimiento de los objetos, que resultara fundamental en la discusion realismo-antirrealismo epistemicos, como es el caso de lo que Davidson llamo el "tercer dogma del empirismo": el dualismo esquema conceptual-contenido empirico.

Si se acepta la tesis referencialista de Mill, Russell y otros, un nombre propio como "Venus" simplemente refiere a Venus, pero no nos proporciona ninguna informacion respecto de el, salvo la de llamarse "Venus". Pero las descripciones definidas "el lucero de la manana" o "lucero de la tarde" (modos de presentacion del objeto), no solo nombran el mismo objeto, Venus, sino que ademas, nos dan cierta informacion como la de ser el ultimo astro cuyo brillo visible desaparece del cielo visible por la manana (lucero de la manana) o la de ser el primer astro cuya luz visible aparece en el cielo visible por la tarde (lucero de la tarde). Esta diferencia de informacion no se resuelve apelando solo al objeto, sino considerando los modos de presentacion del objeto, i.e., aquella parte del significado de una expresion que es distinta de la referencia: el sentido. Esto es algo que las teorias referencialistas no consideran, pues en ellas el sentido y la referencia son equivalentes. Para Frege, por el contrario,

es natural considerar entonces que un signo (nombre, union de palabras, signo escrito) ademas de lo designado, que podria llamarse la referencia del signo, va unido a lo que quisiera denominar el sentido del signo, en el cual se halla contenido el modo de darse [...] La referencia de "lucero vespertino" y de "lucero matutino" es la misma, pero el sentido no seria el mismo. (Frege, Escritos filosoficos 173)

Y mas adelante expresa:

Un nombre propio (palabra, signo, fila de signos, expresion) expresa su sentido, se refiere a su referencia o la designa. Con un signo expresamos su sentido y designamos su referencia. (Ibid. 177)

El sentido (Sinn) de un nombre propio es, para Frege, identico al sentido de alguna descripcion definida que asociemos con el, pero si bien cada descripcion definida determina univocamente un referente, a cada referente le pueden corresponder n-descripciones definidas distintas, i.e., n-sentidos distintos. La relacion referencial p [subset or equal to] S x B que asocia cada sentido s con un solo referente b, donde "s" es un elemento del conjunto sentido S ((s [member of] S) y "b" un unico elemento del conjunto B (b [member of] B) es, por tanto, una funcion, pero una funcion no inyectiva, pues a un solo y mismo elemento "b" del recorrido le pueden corresponder dos o mas elementos "s" distintos del dominio, como en el caso mencionado por Frege de "el lucero matutino" y el "lucero vespertino" respecto de Venus (6).

Reconocer como lo hace Frege que es a traves del sentido como un signo determina su referencia es importante, pues es esto lo que distingue su teoria de la referencia indirecta (mediada por el sentido), de las teorias de la referencia directa, en las que el papel logico de las expresiones linguisticas (v. gr. los nombres propios) es puramente referencial, i.e., donde el significado de esas expresiones y su accion, el significar, se agotan en el referir (estar en lugar de otra cosa) de suerte que el nombre funciona simplemente como una "etiqueta" o "marca" del objeto referido y su significado (sentido) consiste exclusivamente en el objeto referido.

Uno de los aportes importantes de Frege es el de haber propuesto un mecanismo para explicar como un nombre propio refiere a un objeto, algo que los defensores de las teorias de la referencia directa (referencialistas) no logran explicar, quizas, porque intuitivamente su teoria les parece muy obvia. La relacion de referencia indirecta entre el signo y su referente mediada por el sentido, formalmente, la podemos representar como una funcion producto o composicion, pues si la funcion t hace corresponder cada expresion e del lenguaje L (e [member of] L) con un sentido s del conjunto S ([tau]: L [right arrow] S) y la funcion p cada elemento s del conjunto S con un elemento b del conjunto B (p: S [right arrow] B), entonces la relacion referencial indirecta a es una funcion producto o composicion de las funciones "[rho]" y "[tau]", asi: [sigma] = [rho] [omicron] [tau].

En "Funktion und Begriff" ("Funcion y concepto") de 1982 y "Uber Begriff und Gegenstand" ("Sobre concepto y objeto") de 1892, Frege se ocupa del analisis de otro tipo de expresiones distintas de los nombres propios: los conceptos (terminos generales). En ellos destaca la naturaleza funcional (no objetual) de los conceptos en el sentido particular que el da en su ontologia a las nociones de objeto y funcion realizando una contrastacion con los nombres propios (nombres de objeto como tambien los llama) al considerar que estos resultan inadecuados para ser predicados gramaticales. A diferencia de los nombres propios, expresiones saturadas o completas, i.e., objetos, los conceptos no son entidades saturadas o completas, sino entidades incompletas o insaturadas, i.e., funciones, aunque--como lo advierte el mismo Frege--funciones de una clase especial: funciones de un argumento (monarias). Asi, un enunciado afirmativo como "Cesar conquisto las Galias" puede descomponerse en "Cesar", que es la parte saturada (objeto) y el predicado "conquisto las Galias", que es la parte no-saturada (funcion). Como funcion lleva consigo un lugar vacio (funcion de un argumento). Se trata, por tanto, de una funcion F de objetos O en valores veritativos {V, F}, i.e., F : O [right arrow] {V, F}. Asi, la funcion F aplica la falsedad a Carlos Magno, Bolivar y San Martin, y la verdad a Cesar. Confirmar el enunciado como verdadero es establecer que el objeto o entidad que se toma como argumento de la funcion (predicado-concepto) cae bajo el concepto. En suma, los conceptos son funciones que tienen como recorrido valores de verdad y como dominio objetos.

Para diferenciar los objetos de los conceptos Frege propone una regla sencilla: "[...]en singular, el articulo determinado siempre indica un objeto, mientras que el indeterminado acompana un termino conceptual" (Frege, Escritos filosoficos 210). Si decimos: "el caballo es un animal cuadrupedo", la expresion "el caballo" es un nombre propio y como tal designa (refiere) una entidad saturada (objeto), mientras que la expresion "es un animal cuadrupedo" es una entidad insaturada (funcion) y como predicado que es, refiere a un concepto. Al respecto, escribe Frege:

El concepto es la referencia de un predicado, pero el objeto es lo que nunca puede ser la referencia de un predicado, aunque puede ser la referencia de un sujeto. (Ibid. 213)

Pero Frege, no se limita al estudio del sentido-referencia de los terminos singulares y de los terminos generales (conceptos y/o predicados), sino que extiende sus analisis a los enunciados (7) reconociendo, en virtud del principio de composicionalidad que el sentido-referencia de los enunciados como expresiones linguisticas complejas que son, depende del significado de sus expresiones simples componentes. Sin embargo, en el analisis de los enunciados centra su atencion en los nombres propios para mostrar que, si en un enunciado sustituimos un nombre propio por otro con la misma referencia, asi tenga diferente sentido, la referencia del enunciado, i.e., su valor de verdad, permanece inmodificado como lo explica correctamente Leibniz con su principio de sustituibilidad salva veritate y del que Frege se pregunta:

?que otra cosa, sino el valor veritativo, podria encontrarse que pertenezca con toda generalidad a cada enunciado en el que interese la referencia de las partes componentes, y que permanezca inmodificado en una sustitucion del tipo mencionado? (Frege, Escritos filosoficos 181)

Asi como la referencia (Bedeutung) del enunciado es su valor de verdad (Wahrheitswert), vale decir, la circunstancia de que sea verdadero o de que sea falso, el sentido (Sinn) del enunciado es, para Frege, el pensamiento (Gedanke) (8). Para la identificacion del pensamiento (que se expresa mediante oraciones) tenemos que identificar las partes del enunciado, asi como sus categorias, i.e., el sentido o modo de presentacion correspondiente a los terminos singulares (nombres propios) y el sentido o modo de presentacion correspondiente a los terminos generales (conceptos) que son representaciones generales bajo las que (al menos logicamente) podria caer una entidad concreta (un objeto). Pero como el aspecto fundamental del significado de los enunciados son sus condiciones de verdad, entonces, hay que establecer las referencias de sus componentes que contribuyen a establecer su valor de verdad. Este se ve mas claro en el caso de la ciencia, pues si consideramos que su objetivo es la busqueda de la verdad, es esta busqueda la que, segun Frege, "nos incita a "avanzar del sentido a la referencia" (Ibid. 180).

Ahora bien, como la referencia de un enunciado es su valor veritativo, entonces todos los enunciados verdaderos tienen la misma referencia (la verdad) y lo mismo vale para los enunciados falsos (la falsedad). Asi, "2 + 2 = 4" y "Garcia Marquez es colombiano" denotan el mismo objeto: la Verdad. Igualmente, "el Sol gira alrededor de la Tierra" y "Borges es el autor de Cien anos de soledad" denotan el mismo objeto: la Falsedad. Como es facil advertirlo, esta forma de concebir la referencia de los enunciados resulta bastante problematica como Alonso Church y Kurt Godel supieron advertirlo, pues todos los enunciados verdaderos y todos los enunciados falsos tendrian una misma referencia, asi se trate de enunciados con contenidos distintos donde las condiciones para su verdad, i.e., aquello de cuyo darse o no darse depende su verdad, serian distintos. Asimismo,, afirmar que los enunciados no referenciales (como los de ficcion o los de la mitologia) carecen de valor de verdad resulta problematico, salvo que nos movamos en ambitos como el de la literatura donde la pregunta por la verdad y no por el sentido, nos llevaria a abandonar el goce estetico que le es inherente. Cabe acotar que Frege no examina los enunciados existenciales negativos como "el rey de Francia no existe", que justamente son verdaderos syss. el sujeto gramatical (nombre propio) carece de referencia y que refutarian su tesis de que cuando el constituyente de un enunciado carece de referencia, el enunciado no tiene valor veritativo (Moro Simpson 218).

Finalmente, hay que senalar que aunque en Frege cada signo expresa un sentido y cada sentido determina un referente, sin embargo, existen casos anomalos en los que el signo refiere su sentido, como es el caso de los contextos indirectos u oblicuos, i.e., aquellos en los que se expresan actitudes proposicionales (deseos, creencias, opiniones, entre otros) o que incluyen modalidades (9).

Si decimos--como lo formula Russell--, que "George IV quiso saber [actitud proposicional] si Scott era el autor de Waverely", la referencia de "el autor de Waverley" es indirecta (no directa) y, por tanto, no denota a Scott, sino al sentido expresado normalmente por "el autor de Waverley". Si fuese directa, entonces podriamos sustituir "el autor de Waverley" por Scott, y el enunciado "George IV quiso saber ..." quedaria "George IV quiso saber si Scott era Scott", algo que, a todas luces es falso, pues aunque George IV, sin ser un genio, sabia que Scott era Scott, desconocia si habia escrito Waverley o como ironicamente dice Russell, "dificilmente podria atribuirse al primer caballero de Europa un interes por el principio de identidad" (Russell, Obras completas 38). En consecuencia, cuando se trata de contextos indirectos u oblicuos, no es licito sustituir la descripcion definida por un individuo (objeto) que, se supone, es su referente como es el caso de Scott en el enunciado "George IV ...".

Todo lo anteriormente expuesto respecto de la ontoepistemosemantica de Frege lo podemos resumir en el siguiente cuadro:
Expresion          Sentido (Sinn)     Referencia (Bedeutung)

Termino singular   Significado del    Objeto (entidad saturada).
(nombre propio).   termino singular
                   (descripcion
                   definida).

Predicado y/o      Significado de     ?
concepto.          la expresion       El concepto que es el referente
                   predicativa.       lo representamos por una
                                      interrogacion, pues el concepto
                                      es una entidad no saturada,
                                      i.e., una funcion con un lugar
                                      vacio que puede ser llenado con
                                      un nombre propio, pero que, como
                                      funcion, no posee un referente
                                      especifico, sino indeterminado.

Enunciado.         Pensamiento        Valor de verdad (V o F).
                   (Gedanke).


Russell y la teoria de la referencia directa: la teoria de las descripciones

En contra de la posicion defendida por Frege y haciendo eco de la propuesta milliana expuesta en su libro A system of logic (1867, Libro I, Cap. II), Russell defendio en Principles of Mathematics (1903), una teoria de la referencia directa segun la cual los terminos singulares (los nombres propios y quizas los indexicos) son puramente denotativos (referenciales), i.e., terminos en los que la relacion de significar consiste exclusivamente en denotar (referir), de tal manera, que su significado lo constituye exclusivamente el individuo denotado (referido) y, por tanto, entre el nombre y el objeto denotado no existe ninguna instancia intermedia, pues el primero, refiere directamente al segundo. En otras palabras, Russell no acepta que la distincion fregeana sentido-referencia tenga aplicacion en el caso de los nombres logicamente propios. Como veremos, solo la tiene en el caso de de los nombres ordinarios y de las descripciones.

Para esta teoria de la referencia directa (en adelante referencialista), los nombres logicamente propios son el paradigma de este tipo de expresiones en las que su significado se agota en la entidad denotada. Si esto es asi, entonces, como identificar el objeto denotado y distinguirlo de otros objetos, algo que Frege resolvio apelando al sentido como una instancia intermedia entre el signo y el referente del signo y que, fundamentalmente, corresponde a las distintas descripciones definidas de la forma "el tal y tal", pues con ellas identificamos un objeto al proporcionar, a traves de ellas, informacion acerca de el, como en el caso del nombre propio "Aristoteles", con las descripciones definidas: "el discipulo de Platon", "el estagirita", "el maestro de Alejandro Magno", entre otras. Mas aun, si se apelara unicamente al objeto denotado sin tener en cuenta el sentido como algo diferente de dicho objeto, surge el problema que de un mismo objeto se podrian dar varias descripciones distintas, como en el caso mencionado por Frege de "el lucero matutino" y "el lucero vespertino" y ellas, aunque con diferente sentido se refieren a uno y mismo objeto: Venus. Si esto es asi, las descripciones serian un contraejemplo para la teoria referencialista y las expresiones linguisticas significativas como los nombres propios no serian puramente denotativos y su significado no se agotaria solo en el objeto denotado. Sin embargo, en estos casos, Russell apela un criterio epistemico para la identificacion de los objetos, i.e., a su conocimiento directo (knowledge by acquaintance), distinto del criterio semantico aducido por Frege.

Russell, unos meses antes de publicar sus Principles of mathematics (1903), habia aceptado que si bien en el caso de los nombres propios la distincion sentido-referencia no aplica, sin embargo, consideraba que en el caso de las descripciones definidas tal distincion resulta importante. Esta nueva idea la desarrolla en su articulo "On denoting" (1905), en Principia mathematica (1910, Ch. 3) escrito junto con Whitehead y en su libro Introduction to mathematical philosophy (1919), en los cuales formula su teoria de las descripciones.

La argumentacion de Russell es que las descripciones tal como las presenta Frege no son "expresiones completas" o "unidades de significacion" si se las somete a un riguroso analisis logico-sintactico. En un analisis superficial, como es el analisis gramatical, enunciados como "Frege es calvo", "el actual rey de Francia es calvo", "algun filosofo es calvo", "los filosofos son calvos" constan de dos partes o unidades de significacion: un sujeto y un predicado, i.e., una entidad o sujeto (Frege; el actual rey de Francia; algun filosofo o los filosofos) de la que, en cada caso, se predica la calvicie, i.e., se trata de enunciados con la misma forma o estructura sintactica. Sin embargo, Russell muestra en un analisis mas profundo (logico-sintactico) que esos mismos enunciados constan de mas de dos componentes y, por tanto, las unidades semanticas que para analisis superficial parecen expresiones completas, en un analisis logico se revelan como expresiones incompletas, algo que el mismo Frege en su Begriffsschritt (Conceptografia) de 1879, ya habia advertido para los enunciados particulares como "algun filosofo es calvo" y universales como "todos los filosofos son calvos". El problema es que Frege no aplica este mismo analisis para enunciados singulares como "Frege es calvo" o para descripciones definidas como "el actual rey de Francia es calvo". Lo que muestra el analisis logico-sintactico russelliano es que tambien estos enunciados son expresiones incompletas y si en un analisis superficial parecen tener la misma estructura sintactica sujeto-predicado, en un analisis profundo (logico), sujeto-predicado no son componentes o piezas del enunciado; dicho analisis muestra que el sujeto gramatical no es identico al sujeto logico.

Justamente, la intuicion central de "On denoting" (1905), es una intuicion acerca de la forma logica de las descripciones definidas y, en especial, de aquellas descripciones que no denotan como "el actual rey de Francia", pues lo que para el analisis superficial aparece como una oracion singular con un nombre sin referencia (el sujeto) para el analisis logico es una proposicion existencial en la que la descripcion definida "el actual de Francia" no aparece. Advertir como lo hace Russell que las descripciones definidas son expresiones incompletas y, por tanto, que no son expresiones linguisticas significativas genuinas, hace que ellas no constituyan un contrajemplo para su teoria referencialista, aunque la teoria de las descripciones de Russell no se limita exclusivamente a este punto, sino a resolver o mejor disolver algunas de las paradojas a los que conduce el analisis superficial de las descripciones como expresiones linguisticas genuinas de la forma gramatical sujeto-predicado. Russell considera que una teoria logica como su teoria de las descripciones se pone a prueba por su capacidad de resolver paradojas o rompecabezas (puzles) y para ello propone tres paradojas o rompecabezas que dicha teoria debe ser capaz de resolver:

(i) la primera paradoja tiene que ver con el principio de sustituibilidad salva veritate en todos los contextos (directos e indirectos), i.e., con la posibilidad de sustitucion de terminos o expresiones coreferenciales o co-designativas en todos ellos. Como ya vimos, en los contextos indirectos u oblicuos, como son los contextos intensionales de creencia, la sustituibilidad de terminos correferenciales salva veritate no se cumple. En consecuencia, hay que afirmar que la teoria referencialista que identifica el significado no es valida o, al menos, no lo es en todos los contextos.

(ii) La segunda paradoja se relaciona con la anterior y tiene que ver con la violacion del principio del tercero excluido o, en el caso de la verdad, del principio de bivalencia, pues si una descripcion definida se interpreta como un enunciado particular, a saber como "el objeto x tiene la propiedad P", este enunciado particular de la forma P(x) es verdadero si x tiene la propiedad P y falso si no la tiene, por tanto, debe ser verdadero o bien que "el actual rey de Francia es calvo" o bien que "el actual rey de Francia no es calvo", pero para que "el actual rey de Francia no sea calvo" sea verdadero, "el actual rey de Francia es calvo" debe ser falso, entonces, ni "el actual rey de Francia es calvo" es verdadero, ni "no es el caso que el actual rey de Francia es calvo" es verdadero, lo que constituye una violacion del principio del tercero excluido. Como dice jocosamente Russell refiriendose a este caso:

si hacemos una enumeracion de las cosas que son calvas y de las que no lo son, no encontramos el actual rey de Francia. Quiza los hegelianos que aman la sintesis, concluiran que usa peluca. (Russell 879)

(iii) La tercera y ultima paradoja tiene que ver con las entidades inexistentes. Una oracion de la forma logica P(a) es verdadera o falsa syss. a es P y analogamente no-P(a) es verdadera syss. a no es P. Como las entidades ficticias no existen, entonces su forma logica seria noP(a) y esta seria verdadera si a no es P, i.e., si a, la entidad ficticia, tiene la "propiedad" de la no-existencia. Pero para que un objeto x tenga propiedades es necesario que exista y dado que a, la entidad ficticia, tiene la propiedad de la no-existencia, entonces a existe. Por tanto, a, la entidad ficticia, existe y no existe.

Russell disuelve estas paradojas mostrando que hay diferencia entre la forma de los nombres, de los nombres propios logicos y la de los nombres, de las descripciones definidas. Tal distincion tiene que ver con otra distincion epistemica, tambien russelliana, entre conocimiento directo (knowledge by acquaintance), i.e., sin mediacion alguna y conocimiento indirecto o por descripcion (knowledge by description).

En su version del atomismo logico, Russell distingue una categoria especial de los nombres propios: los nombres logicamente propios. Estos son nombres que necesariamente no pueden dejar de tener referencia, como es el caso de los deicticos "este", "ese", entre otros. El que Russell haya privilegiado unicamente a los deicticos como nombres logicamente propios obedece a razones epistemicas, pues si la funcion de los nombres logicamente es denotar un objeto, este objeto tiene que ser un objeto simple y no un objeto complejo como personas o lugares, pues stricto sensu no conocemos directamente (by acquaintance) los objetos completos, sino solo los datos sensoriales (sense data) (10). Es por ello, que las unicas expresiones que Russell admite como "nombres logicamente propios" son las expresiones deicticas ("eso", "este", "ahi", entre otras), pues ellas se refieren a puntos-superficies de nuestro espacio perceptivo, como cuando digo "esto cuadrado y rojo esta a la derecha de eso triangular y verde", pues se trata de un enunciado basico que expresa una proposicion sobre sense data que estan a la base de nuestro conocimiento. Sin embargo, en ocasiones Russell habla de conocimiento directo de personas o lugares que realmente hemos conocido o visitado (knowledge by acquaintance) y no simplemente de personas o lugares que hemos conocido porque hemos oido hablar (knowledge by description), pero como lo precisa Haack,

este es un uso relajado, y [...] la teoria estricta segun la cual ningun nombre corriente es logicamente propio es la unica [teoria] que debe tomarse en serio. (Haack 84)

Esta limitacion hace que para Russell los nombres propios corrientes se asemejen mas a "descripciones (definidas) disfrazadas" que a verdaderos nombres o nombres logicamente propios; estas descripciones definidas son el significado del nombre corriente y, como en caso de Frege, permiten identificar el objeto denotado o referido por el nombre corriente al especificar ciertas propiedades de el. Sin embargo, Russell se aparta de Frege al proponer una explicacion diferente de las descripciones como ya lo hemos insinuado.

Para Russell una descripcion definida como "el x es F" equivale logicamente a la conjuncion de los siguientes tres enunciados:

a) Existe una x.

b) Existe a lo sumo (exactamente) una x.

c) Algo que es x es F.

Para Russell la afirmacion (b) es muy importante, pues el articulo "el" de la descripcion definida supone unicidad cuando se lo usa adecuadamente, i.e., no simplemente afirma que "existe algo x que tiene determinada propiedad F", sino que "existe a lo sumo un x que tiene la propiedad F", i.e., que "existe una y solo una entidad x que es F".

La conjuncion de las tres afirmaciones formalmente se expresa asi:

([there exist] x) [Fx [conjunction] (y) (Fy [right arrow] y [equivalent to] x) [conjunction] Gx]

En el caso de la descripcion definida "el actual rey de Francia es calvo" el analisis logico muestra que tal descripcion equivale a la conjuncion de tres enunciados:

a) Existe un x [sujeto logico] tal que: x es el actual rey de Francia.

b) Para cualquier y, si y es el actual rey de Francia entonces y = x.

c) "x es calvo".

Lo que el analisis muestra es que esta forma logica de la descripcion definida (y en general todas las descripciones definidas) no es igual a la de la forma logica gramatical sujeto-predicado, pues las descripciones definidas son expresiones complejas cuantificadas (sin variables libres) que expresan condiciones de verdad generales (no singulares) en la medida en que no involucran ningun nombre propio, ni se refieren, por tanto, a ningun objeto particular. En ellas, solo aparecen terminos generales (predicados como "ser rey de Francia" y "ser calvo") y no terminos singulares (nombres propios), con lo cual se evita el problema de nombres propios que no denotan para una teoria referencialista. Se trata de funciones proposicionales en las cuales las variables ligadas pueden ser sustituidas por terminos singulares (nombres propios) para de esa forma establecer el valor de verdad de la funcion.

Frege era consciente de las dificultades que entranan los enunciados particulares de la forma "P(x)" cuando el objeto x no existe, pues si no existe, no es posible realizar ninguna predicacion particular de el. Aunque reconoce que esta es una situacion que idealmente (en un lenguaje logicamente perfecto) no debe ocurrir, en el evento de que ocurra se le puede asignar una referencia arbitraria: el conjunto vacio. Esta solucion Russell no la acepta, pues ademas de arbitraria, tiene consecuencias inaceptables, ya que en la teoria de conjuntos en un dominio A, un conjunto nulo es un subconjunto de todos los conjuntos contendidos en A y si se acepta el axioma de regularidad, el conjunto nulo es identico a A. Como dice Diez (s.f.):
   si a toda descripcion impropia se le asigna el conjunto vacio,
   entonces "el actual rey de Francia es subconjunto de todo conjunto"
   seria verdadero.


Russell tambien rechaza la teoria de Meinong quien considera que si el enunciado "el actual rey de Francia es calvo" es significativo, entonces el enunciado debe ser acerca de "el actual rey de Francia" y si el rey de Francia no existe, la sentencia no es acerca de nada, de suerte que debe existir (subsistir) algun sentido de la palabra "el actual rey de Francia". Meinong no solo se refiere a este caso, pues ademas de admitir la existencia de objetos reales, espacio temporales, como los objetos fisicos, postula la existencia (subsistencia) de otros objetos no-espacio temporales como los numeros, las propiedades e incluso, de objetos contradictorios como "el cuadrado redondo". El filosofo ingles no solo niega que puedan existir o subsistir como dice Meinong objetos irreales o ficticios, sino que senala que cuando se hace un analisis adecuado (logico) de las descripciones definidas, en la representacion formal no aparece ningun termino singular, sino solo variables ligadas, predicados (terminos generales) e identidad.

Con su teoria de las descripciones, Russell se libera de asumir compromisos onticos con un dominio de entidades irreales que son denotacion de nombres que no denotan. En la teoria russelliana, los nombres propios han sido sustituidos por descripciones generales en cuya forma logica solo aparecen terminos generales (predicados) como "ser el actual presidente de Francia" o "ser calvo". El compromiso ontico russelliano solo es con los objetos de sustitucion de las variables individuales que hacen verdadera la funcion, algo similar a lo que planteara Quine (1953) con su eslogan "ser es ser el valor de una variable ligada" con el que introduce su criterio de compromiso ontologico. Con la teoria de las descripciones Russell, en contra de Meinong e influenciado por la defensa que Whitehead hace de la navaja de Ockham de no proliferar los entes sin razon, plantea una forma de restriccion y de compromiso ontologico, al establecer como existentes solo aquellos objetos o entidades de sustitucion de las variables ligadas que hacen que la proposicion sea verdadera. Tal es el caso mencionado por el mismo Russell de la proposicion "la Tierra gira alrededor del Sol" que para el, siendo verdadera, denota una entidad y no la de "el Sol gira alrededor de la Tierra que, siendo falsa, no denota entidad alguna" (Russell 45) (11).

Finalmente, mientras para Frege una oracion como "el actual rey de Francia es calvo" presupone que hay en la actualidad un rey de Francia y es calvo, para Russell la oracion en cuestion implica que en la actualidad existe uno y solo un individuo que es rey de Francia y es calvo, pues lo que hay es parte de lo que dice. Sin embargo, aunque en Frege no existe un tratamiento formal adecuado de la nocion logica de presuposicion como relacion entre proposiciones en el contexto de una logica no-bivalente, Strawson adopta la misma nocion de Frege y, como el, afirma que oraciones como "el actual rey de Francia es calvo" no son ni verdaderas, ni falsas, i.e., carecen de valor de verdad, pues mientras en la implicacion logica (como la defendida por Russell) si [S.sub.1] implica [S.sub.2] es verdadero y [S.sub.2] es falso, entonces, [S.sub.1] es falso (validez del modus tollens), en la presuposicion logica, i.e., como relacion entre enunciados, si [S.sub.1] presupone [S.sub.2] es verdadero y [S.sub.2] es falso, entonces, [S.sub.1] no es ni verdadero ni falso, salvo que [S.sub.2] sea verdadero (Haack 89) y (van Fraassen 133ss.).

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

Diez, J. A. "Tema 4. La teoria de descripciones de B. Russell". Web. http://www.ub.edu/ filosofia-del-llenguatge/ dossiers/TEMA04.pdf. Online.

--. "Tema 5. B. Russell: Semantica y epistemologia". Web. http: //www. ub.edu/filosofia-del-lenguaje/dossiers/TEMA05.pdf. Online.

Dummett, M. Frege: Philosophy of language. London: Gerarld Duckworth & Co., 1973. Print.

Frege, G. Conceptografia. Los fundamentos de la aritmetica, otros estudios filosoficos. Mexico: U.N.A.M, 1972. Impreso.

--. "Sobre sentido y referencia". Estudios sobre semantica. Barcelona: Ariel, 1973. Impreso.

--. Escritos filosoficos. Barcelona: Critica, 1996. Impreso.

Garcia-Carpintero, M. Las palabras, las ideas y las cosas. Una presentacion de la filosofia del lenguaje. Barcelona: Ariel, 1996. Impreso.

Haack, S. Filosofia de las logicas. Madrid: Catedra, 1978. Impreso.

Moro Simpson, T. Formas logicas, realidad y significado. Buenos Aires: Editorial Universitaria de Buenos Aires, 1964. Impreso.

Moulines, C. U. Pluralidad y recursion. Estudios epistemologicos. Madrid: Alianza, 1991. Impreso.

--. "Ontoepistemosemantica en perspectiva estructurlista". Peris-Vine, L. M. (ed.). Filosofia de la ciencia en Iberoamerica: metateoria estructural. Madrid: Tecnos, 2012. Impreso.

Russell, B. Obras completas, Tomo II. Ciencia y filosofia 1897-1919. Madrid: Aguilar, 1973. Impreso.

van Fraassen, B. Semantica formal y logica formal. Mexico: U.N.A.M., 1987. Impreso.

Valdivia, L. "Teorias de la referencia". Acero, J. J. (ed.). Filosofia del lenguaje I. Semantica. Madrid: Trotta, 1998. Impreso.

Juan Manuel Jaramillo uribe

Universidad del Valle, Colombia.jaramillo.juanmanuel@gmail.com

RECIBIDO EL 12 DE NOVIEMBRE DE 2012 Y APROBADO EL 14 DE DICIEMBRE DE 2012

* Prof. Jubilado U. del Valle.

(1) Para M. Dummett la produccion intelectual de Frege puede dividirse en cinco periodos bien delimitados. En el primero, se destaca la publicacion de Begriffsscrifts (Conceptografia) (1879); en el segundo, Die Grundalgen der Arithmetik (Los fundamentos de la aritmetica) (1884); en el tercero, que comienza en 1891 y llega hasta la publicacion del segundo volumen de Die Grundgesetze der Arithmetik (Los fundamentos de la aritmetica) desarrolla sus reflexiones ontoepistemosemanticas en articulos como "Funktion und Begriff" ("Funcion y concepto"), "Uber Sinn und Bedeutung" ("Sobre sentido y referencia") y "Uber Begriff und Gegenstand" ("Sobre concepto y objeto"). Asi como Begriffsscrifts lo convierten en el fundador de la logica moderna, estos articulos lo convierten en el fundador de lo que algunos autores han dado en llamar la "logica filosofica", la "semantica logica" o la "filosofia del lenguaje".

(2) Los terminos singulares como categoria general incluyen una serie de subcategorias: los nombres propios, los deicticos ("yo", "tu", "ese", "alli", "aqui", entre otros) y las descripciones, de modo especial las descripciones definidas de la forma "el [la] tal y tal" ("the so-and-so") como: "El actual rey de Francia", "el norte magnetico de la Tierra", entre otras.

(3) No se desconoce que fue John Stuart Mill, quien en su A system of logic (1843), planteo por primera vez y en forma relativamente sistematica una teoria de la referencia directa, en la que sostiene que los nombres propios tienen denotacion, pero no connotacion.

(4) En este trabajo seguiremos la version castellana de los textos de Frege "Los fundamentos de la geometria", "Estudios sobre semantica" y "Sobre los fundamentos de la geometria", que aparecen compilados en el libro Escritos filosoficos de Jesus Mosterin.

(5) Este programa lo anuncia Frege en el prologo a Begriffschrift (1879), donde se pregunta si los teoremas de la aritmetica son deducibles a partir unicamente de las leyes logicas o si hay que introducir hechos empiricos para su demostracion. Su formalizacion de la logica llevada a cabo en esta obra, le permite afirmar que con los solos medios del calculo logico es posible deducir formalmente los teoremas de la aritmetica.

(6) En el lenguaje natural encontramos signos que carecen de referencia, pero para Frege en un lenguaje "logicamente perfecto" deben ser excluidos.

(7) Este analisis del significado (sentido-referencia) de los enunciados lo desarrolla en "Ausfuhrungen uber Sinn und Bedeutung" ("Consideraciones sobre sentido y referencia") del periodo 1982-1895 el cual permanecio inedito hasta 1969.

(8) Por pensamiento dice Frege: "no entiendo la actividad subjetiva del pensar (imagen o representacion), sino su contenido objetivo, que es apto para ser propiedad comun de muchos" (Escritos filosoficos 178 n5). En otras palabras, aunque la primera nocion de sentido que propone Frege esta ligada a la de "valor cognitivo" a pesar de su proposito de separar la logica de la psicologia, sin embargo, precisa que el sentido es algo publico, objetivo, comun para todos los hablantes del lenguaje.

(9) Este ejemplo es tomado de Valdivia (68).

(10) Entre los objetos de cononociento directo Russell menciona al menos cuatro: los sense data de los sentidos externos; los sense data de los sentidos internos (introspeccion); los sense data de la memoria y el "yo", aunque vacila respecto de este ultimo. De estos sense data y de las propiedades de y relaciones entre estos sense data podemos tener conocimiento directo, pero no de objetos externos, propiedades de y relaciones entre objetos externos (macroscopicos) al no ser objetos de conocimiento directo.

(11) Este mismo procedimiento lo extiende Russell a lo que el denomina "el reino de las noentidades", "cuadrado redondo", "el numero primo par distinto de 2", "Apolo", "Hamlet", entre otros, cuyas proposiciones no denotan nada (Russell).
COPYRIGHT 2013 Universidad de Caldas
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2013 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Jaramillo Uribe, Juan Manuel
Publication:Discusiones Filosoficas
Date:Jul 1, 2013
Words:7060
Previous Article:The philosophy of history of science of Thomas Kuhn/La filosofia de la historia de la ciencia de Thomas Kuhn.
Next Article:Proposals and pragmatic differences on language as institution: Wittgenstein and Habermas/Propuestas y diferencias pragmaticas en torno del lenguaje...
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters