Printer Friendly

The optimal and not so good philosophic and literary resources in Voltaire's Candide/Los optimos y no tan optimos recursos filosofico-literarios del Candido de Voltaire.

Los optimos y no tan optimos recursos Filosofico-Literarios del candido de Voltaire

1. La filosofia a traves de la literatura

Voltaire fue un filosofo convencido de que la literatura no debia ser menospreciada por los grandes pensadores. La considero, de hecho, un ejercicio estrictamente intelectual, aunque secundario, que permite el uso de instrumentos idoneos para la reflexion filosofica. A diferencia de los grandes sistemas filosoficos que suelen ser atractivos para una minoria, un gremio de pensadores, las obras literarias fueron consideradas por el como mas accesibles, ingeniosas y divertidas. Sus cuentos son, por lo mismo, un potente medio de reflexion, simplificacion y divulgacion de las ideas.

A traves del conte philosophique, Voltaire pretendio divulgar la reflexion filosofica como un potente instrumento de disertacion y polemica en la sociedad civilizada. Este instrumento, a diferencia de las obras filosoficas que requieren un profundo conocimiento tecnico, permite la utilizacion de un lenguaje simple, claro y directo.

Cuando Voltaire habla acerca de los hombres de letras en su Diccionario filosofico le parece importante distinguir la idea original a la que esta asociada la locucion de lo que significaba en su tiempo. En primer lugar, dice que los griegos y los romanos solamente consideraban como gens de lettres a los que eran entendidos en varias disciplinas como la gramatica, la geometria, la filosofia, la historia, la poesia y la elocuencia. Descarta, entonces, que se pueda denominar como literato al mero conocedor de la gramatica o al escritor, en caso de ser ignorante de otras materias. En segundo lugar, celebra el hecho de que el espiritu del siglo XVIII exija el conocimiento de muchas lenguas, de la historia y las ciencias naturales. Los rasgos caracteristicos del letrado en el Siglo de las Luces consiste en conocer de un amplio espectro de disciplinas de estudio, ser poliglota, hombre de mundo e independiente. La literatura, entendida en estos terminos, fue concebida como un nuevo canal para la creacion de ideas, y no simplemente la reproduccion o la critica de las nociones antiguas (1).

Desde su punto de vista, lo que distingue a la literatura como obra de arte es que tiene por objeto la produccion de belleza, manifestandose fundamentalmente como poesia, elocuencia e historia. La critica literaria, a diferencia de la bella literatura, tendria como finalidad no lo agradable o placentero, sino lo util, por lo que tampoco se le podria considerar literatura en estricto sentido. Partiendo de dicha distincion establece tambien que las artes liberales son diferentes a las tecnicas, pues en las primeras la belleza es el fin, mientras que en las segundas lo es el saber especializado. Esta distincion rinde honor a la canonica diferencia medieval entre artes liberales y artes mecanicas o serviles, si bien es cierto, estas ultimas adquirieron gran importancia en el iluminismo, sobre todo a traves de su revalorizacion en la Enciclopedia. En todo caso, para Voltaire, era valido que las artes liberales como la literatura y la filosofia estuvieran acompanadas por elementos tecnicos creados por el folklore popular, si eso facilitaba una divertida y agradable discusion sobre temas de interes.

El conte philosophique puede considerarse un genero literario que intenta acortar la brecha que separa a la bella literatura de la argumentacion filosofica mediante dos instrumentos folkloricos: la fabula y la parabola. Las obras literarias de Voltaire:
   ... encarnan todas las caracteristicas de la narrativa parabolica:
   brevedad, simplicidad, esquematismo en la narracion y los
   personajes, siendo su proposito moral o didactico. Las preguntas
   formuladas por Voltaire no tienen respuestas directas, pero ofrecen
   algunas pistas en la parabola que interpelan a la inteligencia del
   lector, otorgandole la libertad de descubrir e interpretar el
   significado de las historia (2).


La literatura filosofica de Voltaire estuvo orientada al tratamiento de muy diversos temas: desde la moral hasta la epistemologia. La tecnica empleada por el escritor para vincular un problema teorico y general como el "bien" a un problema contingente como su "realizacion factica" fue la parabola o comparacion, pues permite una aproximacion metaforica con sucesos posibles. Dicho instrumento es contundente para desarrollar argumentaciones que buscan la reduccion al absurdo. La utilizacion de esta tecnica de argumentacion, en la literatura de Voltaire, es especificamente fructifera en su Micromegas, donde critica los argumentos antropocentricos de los sistemas filosoficos humanos, resaltando el hecho de que la observacion puede ser un proceso ideologizado (3). Por otra parte, la parabola es especialmente ventajosa para el analisis de las paradojas. Sirve para ilustrar los contradictorios elementos que componen una situacion problematica. Esta herramienta la utiliza magistralmente en su Historia de un buen Brahma, lugar en el que muestra la paradoja de que aunque el conocimiento hace infeliz al hombre, nadie acepta voluntariamente la estupidez como precio a pagar por la felicidad (4).

El rechazo de los instrumentos literarios de la tradicion folklorica en el ejercicio filosofico siempre ha reposado en una duda razonable: la fabula y la parabola suelen apelar a imagenes miticas y magicas, mientras que la filosofia ha aspirado siempre a la desmitificacion del mundo. A pesar de esta dificultad, la gran virtud de la literatura de Voltaire es que sus fabulas y sus parabolas suelen estar fundadas en inducciones verosimiles. Los cuentos filosoficos constituyen un instrumento de reflexion razonable, que permite satirizar y, con ello, descalificar algunas posiciones intelectuales basadas en debiles argumentos. En otras palabras, mas que recurrir al mythos y rechazar al logos, la literatura de Voltaire pretende ilustrar que el propio logos puede estar contaminado de mythos. En la literatura del filosofo, la fabula y la parabola son instrumentos al servicio de la razon, ya que, a pesar de contener elementos imaginativos, son capaces de oponer argumentos razonables en los planteamientos problematicos. Por lo mismo, seran considerados instrumentos optimos para describir la complejidad de la vida humana, la naturaleza de los absurdos mas manifiestos, las paradojas o caminos sin salida que nos presenta nuestra razon y nuestra imaginacion.

2. La fabula y la parabola en Candido

El tema central del Candido de Voltaire es la disputa entre el optimismo y el pesimismo. Ambos constituyen polos opuestos que definen distintas actitudes ante el mundo, pues estan fundadas en concepciones morales y metafisicas muy diversas. Para el optimista, vivimos en el mejor mundo posible, por lo que todo lo que sucede es racional y esta encaminado a un buen fin. El pesimista, contrariamente, piensa que vivimos en el peor mundo posible, lugar en el que nada de lo que sucede es racional, siendo imperante la ley del mas fuerte y el mas astuto.

La lucha entre optimismo y pesimismo fue el centro de grandes debates en el siglo de las Luces, pero su eco abarco los siglos posteriores. Por una parte, la filosofia de Leibniz se consagro como la mas ferviente defensora del optimismo, estando acompanada por las contribuciones de su creador a las matematicas, en el campo del calculo infinitesimal. Este optimismo radical del Siglo de las Luces respecto al inevitable progreso de la razon, ha sido el centro de duras criticas por pensadores contemporaneos como Adorno y Horkheimer (5). Por su parte, el pesimismo habia sido defendido historicamente por algunos sofistas griegos como Trasimaco y Calicles, asi como por los miembros de la corriente cinica y ateistas iluministas como el baron von Holbach. En epocas mas recientes fue adoptado por Schopenhauer, Kierkegaard, Sartre y Heidegger.

Voltaire rescato algunos instrumentos folkloricos de los pesimistas como el uso de la satira, la ironia y el sarcasmo en el desarrollo de su literatura. Aun asi, cabe decir que su combate a la filosofia de Leibniz se resolvia mas como un pesimismo moderado que como un pesimismo radical, pues confiaba en la capacidad del hombre para aprender del mal y el error. En palabras de Cassirer:
   Voltaire ha rechazado siempre el optimismo metafisico, la solucion
   de Leibniz y de Shaftesbury, pues lejos de encontrar en ellos
   ninguna respuesta filosofica, le recuerdan mas bien las fabulas y
   las novelas. Los que sostienen que todo es bueno no son mas que
   charlatanes. Confiesese que el mal existe, y no anadamos a todos
   los horrores de nuestra existencia el celo absurdo de negarlos ...
   El mal moral es indiscutible, pero su justificacion consiste en ser
   inevitable para la naturaleza de los hombres, porque sin flaquezas
   nuestra vida estaria condenada al estancamiento, ya que sus
   impulsos mas fuertes nacen de nuestros instintos y pasiones, es
   decir, desde el punto de vista etico, de nuestros defectos (6).


La construccion de los personajes de la obra sobre el pesimismo esta basada en la intuicion que senala con acierto Cassirer. En el relato interactuan doce personajes sobresalientes, cada uno con una determinada postura ante el mundo y con una historia de vida muy diferente:

1. El personaje principal, Candido, es un filosofo inexperto e indeciso que es definido como "un joven metafisico muy ignorante en las cosas del mundo" (7) y como un filosofo que "tiembla" (8). Inicialmente es un optimista adoctrinado, pero el desarrollo de su vida lo conduce a una actitud critica. La lucha entre el optimismo que ha aprendido dogmaticamente y la cruel realidad es el argumento central de la obra. La actitud de Candido es de apertura ante si mismo y ante los otros, pues su relacion con los acontecimientos propios y ajenos le permiten confutar sus supuestos teoricos.

2. Pangloss: Maestro de Candido. Un filosofo que defiende el optimismo dogmatico, mediante tesis teleologicas y leibnizianas. Nunca renuncia al optimismo a pesar de las contrariedades de la vida. A costa de no contrariarse a si mismo, demuestra su necedad al insistir que las cosas siempre van bien cuando van mal.

3. Martin: Un cientifico maniqueo, pesimista y mecanicista, casi cinico. Se comporta con gran sobriedad y honestidad a lo largo de su vida, a pesar de considerar que el mal gobierna el mundo. Es un personaje paradojico. Por una parte, es pesimista, pero su actitud practica frente a sus semejantes no es de afirmacion del pesimismo. Es gentil y, en terminos generales, buen hombre.

4. Giacomo: Un pesimista radical. Considera que el hombre es el lobo del hombre9. Tambien es un personaje paradojico, porque a pesar de esta opinion, se comporta como un buen hombre, ayudando a Candido y a Martin cuando estaban en apuros. Su comportamiento demuestra que la generalizacion no es correcta, pues el es una clara excepcion a la regla de que el hombre es el lobo del hombre.

5. Cacambo: Un esceptico que duda del castigo eterno y critica las instituciones humanas. Su dura vida le ha conducido a no creer en nada ni en nadie.

6. Gobernante del Dorado: Personaje de fabula. Gobierna un lugar paradisiaco, un paraiso en la tierra donde predominan la tolerancia y la ciencia. Establece una actitud critica ante Europa, a la que considera avida de placeres y de oro, el fango de su tierra.

7. Docto: Un pesimista que considera que el mundo es una eterna guerra de todos contra todos (10).

8. Senador: Un politico, hombre de mundo, insatisfecho con los placeres del cuerpo y el espiritu.

9. Miembros del clero y la Iglesia: Se manifiestan con sus actos como hombres rapaces e inmorales. Estos personajes son paradojicos porque en nombre del bien practican el mal. Claros ejemplos de esta ambivalencia son las conductas del inquisidor y del ladron fraile franciscano.

10. Principes destronados: Personajes errantes que han sido victimas de la mala fortuna, perdiendo su poder y sus riquezas. Inspirado en personajes reales, el encuentro imaginario pretende mostrar lo efimero de esos bienes que con tanto apego persigue el ser humano.

11. Vieja: A pesar de las desgracias, ama con apego la vida. Plantea la paradoja de que cuando no se presentan las desgracias en la vida, arriba el aburrimiento y el desencanto. Sostiene que el instinto de la vida es mas fuerte que cualquier dolor que podamos sentir.

12. Derviche: Hombre sencillo que funda toda la moral en el trabajo. Considera que aleja al hombre del desencanto, el vicio y la necesidad.

3. El drama y la disputa filosofica

El primer elemento digno de tomar en consideracion de la obra de Voltaire es que el conflicto entre pesimismo y optimismo no es analizado desde una perspectiva binaria. Su obra no constituye un dialogo entre dos personajes o posturas radicales, sino mas bien, apuesta por representar el enorme abanico de posibilidades en los que se puede resolver dicha disputa. Sus personajes defienden las mas variopintas manifestaciones de optimismo y pesimismo. Por lo mismo, cabria calificar como optimos estos recursos literarios por su capacidad de mostrar que las propias posiciones filosoficas suelen estar acompanadas por circunstancias vitales muy particulares. El desarrollo del drama consiste precisamente en poner en juego, mediante la fabula y la parabola, las motivaciones que acompanan a cada postura.

Voltaire sugiere que cada postura filosofica esta condicionada por las vivencias personales y por condicionamientos socio-culturales. Su literatura filosofica, por lo mismo, puede considerarse como el polo opuesto de los dialogos platonicos, en los que una serie de comensales bien agasajados se reunen para razonar y especular sobre el bien y el mal, sobre lo bello y lo feo, sobre la verdad y la falsedad, sobre la justicia y la injusticia, sobre lo oportuno y lo inoportuno. Voltaire no coloca a los personajes en un paraiso idilico como el banquete griego, sino mas bien, en la selva de la realidad mundana. Los personajes del filosofo frances son seres que viven y que sufren mientras dialogan sobre la vida.

Candido es tambien una obra escrita en codigo biografico. Su vida es presentada como un peregrinaje alrededor del mundo que sugiere que el conocimiento y la razon solamente pueden ser acrecentados mediante la experiencia y la comparacion. Las especulaciones metafisicas de hombres que renuncian al mundo son desechadas como teorias incapaces de confrontarse con la realidad. La vida de Candido, por el contrario, es la de un individuo que viaja a lugares distantes, que padece infortunios, que se da cuenta de las desgracias de los hombres. Candido es un optimista porque no renuncia al mundo, pero es un pesimista porque confirma a lo largo de su odisea que el optimismo es una necedad. En el climax dramatico de la obra, cuando el personaje principal duda absolutamente de las palabras de su maestro, pues se contradicen con todo lo que ha vivido, expresa: "el optimismo es la mania de sostener que todo va bien cuando va mal" (11).

En su texto se pueden encontrar numerosos temas en los que se desarrolla la disputa entre pesimismo y optimismo. El primero es la filantropia. En el capitulo II, Candido es un optimista convencido, a pesar de haber sido echado de la casa de sus benefactores a causa de la relacion amorosa iniciada con su hija. Recordando las palabras de su maestro declara a unos individuos: "los hombres deben ayudarse mutuamente y todo siempre sucede 11 para bien", para despues enfrentarse a la crueldad de sus interlocutores que lo fustigan en nombre de la libertad (12).

En el camino de Candido, el segundo tema de disputa son los desastres de la guerra. A pesar de contemplar esta carniceria, este "teatro de muerte", el personaje principal prefiere seguir creyendo que todo sucede para un fin mejor, debido a su adoctrinamiento. El reencuentro con su maestro Pangloss reforzara esta creencia, aunque no por mucho tiempo.

Voltaire tambien utiliza el tema del amor en la disputa entre optimismo y pesimismo. Candido recibe desastrosas noticias de su maestro cuando se entera que ha visto morir a sus benefactores y a su amada, de modo cruel y sanguinario. A pesar de esto, trata de demostrar racionalmente al joven que "el amor es el consuelo del genero humano, el conservador del universo, el alma de todos los seres sensibles" (13). Voltaire introduce, en este contexto, su peculiar ironia describiendo los absurdos argumentos que el optimista podria oponer al homicidio de sus seres queridos. Pangloss intenta persuadir de estas verdades metafisicas al joven explicandole que, por ejemplo, sin los viajes de Colon a America y sin la epidemia de sifilis causada por estos, no hubiera sido posible que los europeos conocieran y gozaran del chocolate y de la cochinilla. La profundidad casi matematica del optimismo moral se muestra aqui en su mas desnuda realidad, como un argumento generalizado que parece frivolo ante la realidad de la vida. El escritor del cuento alumbra optimamente la superficialidad de esta postura cuando presenta al maestro, defensor del optimismo, como victima de la Inquisicion. Esta reduccion al absurdo nos hace ver que la fortuna del propio optimista puede contradecir los supuestos teoricos que defiende.

La idea de que el optimismo es una sabiduria trivial e insulsa aparece tambien con el naufragio en alta mar y con el historico temblor de Lisboa. Por los azares de la vida, por la casualidad, Pangloss es empalado en un auto de fe en Portugal. Experimentando estas desgracias en la carne de sus cercanos, Candido llega a plantearse una cuestion existencialmente problematica: "?si este es el mejor mundo posible, como seran los otros?" (14). Es importante resaltar la verosimilitud que consigue Voltaire al insertan en su obra literaria sucesos realmente acontecidos, como el terremoto de Lisboa en 1755. Sus parabolas suelen apoyarse en hechos historicos que pueden convertirse en argumentos en contra de una teoria, en este caso, contra el optimismo.

El genio de Voltaire no se agota en esta verosimilitud, sino que tambien dio muestras de una genialidad sobresaliente para reanimar la trama de los cuentos, justo en el momento en el que parecia que el debate estaba decidido en favor del pesimismo. Cuando Candido cree haber perdido a todos aquellos que le importaban en la vida, tiene lugar una especie de milagro. Una mujer lo cuida durante su recaida moral por el empalamiento de Pangloss. Mediante una especie de recurrencia y repeticion que se reitera a lo largo de todo el cuento, un acontecimiento favorable, pero excepcional e increible, lo reconduce a las filas del optimismo. Candido se reencuentra con su amada y cree que ese evento podria justificar todas las desventuras sufridas con anterioridad. Sin embargo, para ella, el dano estaba hecho y no habia marcha atras. Estaba convencida que fue enganada por Pangloss y que no vivia en el mejor mundo posible.

El conflicto entre pesimismo y optimismo no da tregua ni por un instante al personaje principal ni a los personajes secundarios. A Candido poco le dura la felicidad del reencuentro, pues se convierte en multihomicida vengador, al quitar la vida al judio y al inquisidor que mantenian en esclavitud a su amada. Ante esta situacion decide emprender la huida a America, mundo que representa la utopia, el mejor de los lugares, la felicidad prometida, el mejor de los universos posibles (15).

Precisamente al arribo a este nuevo mundo, Candido cae en cuenta de que los males de los hombres no se acaban con el cambio de continente. Por el contrario, ahi donde los seres humanos van, llevan el mal y lo practican sin ningun recato. En primer lugar, durante su camino es victima de robo por parte de un fraile franciscano. En segundo lugar, la historia de la vieja que lo acompana durante su trayecto, se presenta como la metafora de la vida, esto es, como una mera secuencia de abusos, infortunios y desdichas. En la historia de la vieja se muestra la farsa del optimismo, ya que a pesar de haber vivido una existencia infeliz y dolorosa, el amor a la vida es un impedimento para ponerle fin (16). En este contexto, Voltaire juega un poco con el tema del suicidio y pone en duda que el optimismo, como amor a la vida o como instinto, pueda considerarse intimamente satisfactorio.

Al arribar a America, una nueva desgracia llega a su vida al tener que renunciar a su amada. El peregrinaje de Candido vuelve a encontrarse entonces en un punto critico, donde todos los argumentos parecen confirmar el pesimismo. Sin embargo, un nuevo suceso inesperado, pero fugaz, reanima sus convicciones originales. Se reencuentra con el hermano de su cunada, al que creia muerto, para despues asesinarlo en un ataque de furia. Cuando Candido regresa a si mismo cae en la perplejidad y dictamina: "soy el hombre mas bueno del mundo y he matado a tres hombres, de entre ellos a dos sacerdotes" (17).

A pesar de la perplejidad y la duda existencial, Candido asume instintivamente el optimismo, por lo que emprende la huida para evitar la muerte. En el camino que le separa de la salvacion encuentra a dos mujeres en un bosque que son, aparentemente, atacadas por dos simios. Candido dispara en su contra, pero solamente para darse cuenta, con gran sorpresa, que en estas lejanas e incivilizadas tierras son comunes los encuentros eroticos entre animales y seres humanos. El simbolismo del que esta cargada la escena representa una especie de pasaje entre el mundo civilizado y el mundo mitico de las fabulas en las que se narraban encuentros zoofilicos, dando lugar a seres mixtos como los faunos y los satiros.

El arribo de Candido y su acompanante al Dorado rinde honor a un mito alimentado por los conquistadores espanoles, que creian que en el actual Peru existia una tierra oculta inmensamente rica por su oro y sus piedras preciosas. Voltaire hace uso de la fabula para ilustrar como las buenas costumbres, la gentileza, la amabilidad y la sensatez estan acompanadas por el desprecio a dichas riquezas (18). Aun mas sorprendente es el hecho de que el gobernante del Dorado se muestra como un individuo critico ante la sociedad europea, que parece estar enferma por una mania inconcebible de oro y piedras preciosas (19). Los unicos bienes considerados trascendentales en este pais utopico son las ciencias y las artes mecanicas. En el Dorado no existe palacio de justicia, ni parlamento ni prisiones porque se consideran instituciones sociales que contrarian la naturaleza humana y que la corrompen. En dicho lugar todos los hombres son iguales y son hospitalarios con los huespedes. En suma, representan un grado de civilizacion y de desarrollo todavia desconocido para la barbara Europa del siglo XVIII.

En este punto de la historia, el optimismo de Candido deja de estar alimentado por fundamentos reales para ser alimentado por fundamentos ideales. La breve estancia del personaje en las tierras del Dorado le demuestra que el bien y el mal estan acompanados por el error y la avaricia. Aunque en la mayor parte del mundo reina la injusticia, todavia cabria ser optimista si se pudiera encontrar un lugar en la faz de la tierra en donde reinara la justicia, la belleza, la verdad y la bondad. Candido intenta regresar a su antigua vida enriquecido con estas ensenanzas, ademas de enriquecido por todo el oro y las piedras que le ofrecieron sus anfitriones.

Cuando parece que la obra puede resolverse en una apuesta por un optimismo ideal o, al menos, posible, Voltaire inserta un nuevo tema en la disputa. El reencuentro con los hombres europeos lo obliga a plantearse el problema del mal y su relacion con el castigo. Despues de ser victima de robo por un pirata que le habia ofrecido sus servicios para llevarlo a Venecia, el barco de este ultimo naufraga y, por azares milagrosos del destino, parte de la fortuna de Candido regresa a sus manos. Su defensa del optimismo, en este punto de la historia, presenta matices irracionalistas. Martino, el pesimista, destaca que al lado del villano que le robo sus bienes, han perecido muchos inocentes y que, por lo tanto, en el mundo no predomina la justicia. Candido, embriagado por la alegre recuperacion de parte de su tesoro le responde: "Dios ha castigado a aquel bribon, el diablo ha hundido a los otros" (20). Pero Martino es un interlocutor sensato. Para el, la sociedad humana "se ocupa sobre todo del amor, despues de la murmuracion y finalmente de los absurdos ... En Paris es un caos, en donde todos buscan el placer y donde ninguno lo encuentra" (21).

En el momento de mayor tension dramatica, Candido es victima de la melancolia, disturbo animico intimamente vinculado al pesimismo. Congruentemente con esta idea, Voltaire coloca a su personaje principal en una situacion de crisis espiritual en la que el deseo y el poder se contradicen. Todo lo que Candido ha buscado a lo largo de su vida le ha sido negado por el destino. En este contexto, llega a asumir el pesimismo y a expresar que "todo es solamente ilusion y calamidad" (22).

El peregrinaje del joven filosofo se corona con el encuentro con algunos personajes que, por su condicion de vida, deberian considerarse felices y, por tanto, como argumentos a favor del optimismo. Su encuentro con el senador le hace ver que una vida llena de placeres y de lujos conducen inevitablemente al desencantamiento del mundo. Mientras que el encuentro con los monarcas depuestos le ayuda a confirmar una vez mas lo efimero del poder y las riquezas.

Finalmente, ante la esperanza de poder volver a ver a su amada, el personaje principal asume una postura optimista enraizada en el amor. Aunque el personaje sabe que Conegonda ha perdido toda su belleza responde categoricamente: "Fea o bella, soy un hombre honesto, mi deber es amarla siempre" (23). Esta postura parece manifestar una fuerte conviccion de Candido: si no se puede creer, al menos, en el amor, el pesimismo habra vencido al optimismo.

La obra de Voltaire se resuelve, como inicio, de forma problematica. Sus ultimos capitulos desarrollan algunas parabolas para mostrar con claridad el punto de conflicto entre optimismo y pesimismo. El maestro Pangloss, en su necedad, asume que debe seguir siendo optimista, porque no le conviene contradecir a Leibniz, quien habia predicho el principio de la armonia preestablecida. Martino, en cambio, congruente a lo largo de la historia, concluye que el hombre ha nacido para vivir entre las convulsiones de los afanes o en el letargo del aburrimiento.

Finalmente, aparece un hombre sencillo y humilde, un derviche, que habla mediante alegorias y parabolas sobre la felicidad. La vida no es vista por el como un peregrinaje tortuoso, sino como un perpetuo cuidado de lo mismo: su jardin. El hombre, desde su punto de vista, debe vivir de lo que cultiva, pues solamente el trabajo puede alejarnos de lo nocivo: del vicio, el aburrimiento y la necesidad. El trabajo, en estos terminos, puede avivar el optimismo no mediante argumentos metafisicos o especulaciones quimericas, sino mediante la actividad.

El Candido de Voltaire rinde homenaje a una larga tradicion de filosofos que han considerado que el autoconocimiento y el trabajo son las unicas herramientas que puede utilizar al hombre para prevenirse tanto de la falsa esperanza del optimismo, como de la negra melancolia que conduce al pesimismo.

Conclusiones

Los recursos optimos que utilizo Voltaire en su cuento filosofico fueron la parabola y la fabula. Mediante estos dos instrumentos folkloricos consiguio reducir al absurdo y contrariar los argumentos del optimismo dogmatico, mostrando su intrinseca necedad. El optimismo del joven Candido se presenta a lo largo de la obra como una especie de fuego interior que en algunos momentos es disminuido por las desgracias y en otros aumentado por la fortuna. Este sutil fuego que representa la conviccion del joven en creer que vivimos en el mejor mundo posible, se apaga lentamente conforme se suceden los acontecimientos dramaticos.

Los recursos no optimos de Voltaire, en esta obra, son la inverosimilitud en la composicion integral del cuento. En su texto hay un abuso en el empleo de hechos extraordinarios o milagrosos. Al parecer, este excesivo uso pretendia mantener viva la llama en la disputa entre optimismo y pesimismo. Se puede decir que sin la aparicion de estos hechos fantasticos, la disputa entre pesimismo y optimismo se hubiera resuelto muy pronto. Es posible que el sismo de Lisboa en el que murieron muchos inocentes sin una causa razonable, sea un argumento irrefutable, porque en el mejor de los mundos posibles, un acontecimiento como aquel no podria tener lugar. Sin embargo, para mantener viva esa lucha, Voltaire fue demasiado optimista en la resolucion de acontecimientos dramaticos como la reaparicion de personajes que se consideraban muertos. Para conseguir este efecto, el escritor se apoyo en subrayar la subjetividad de la percepcion humana como ya lo habia hecho con genialidad en el Micromegas.

La lectura del Candido de Voltaire requiere que el lector emplee cierto grado de ingenuidad en vistas de un bien mayor. A pesar de todos los milagros acontecidos a lo largo de la obra, los argumentos en favor del pesimismo parecen ser mas consistentes. Aunque aceptaramos que es posible la absurda concatenacion de milagros acontecidos en la trama, siempre habra una serie de acontecimientos tragicos en el mundo que se opondran al optimismo. Por lo mismo, en sus recursos optimos y tambien en sus recursos no optimos, Voltaire exprimio toda su genialidad al demostrar que el optimismo solamente podia combatirse luchando en su terreno, es decir, aceptando que muchos milagros se podian concatenar infinitamente y no producir, por ellos mismos, la felicidad.

El filosofo frances escribio una literatura filosofica exquisita y sofisticada, pues su delicada ironia no solamente descarta el optimismo oponiendo las desgracias de la vida, sino que tambien descarta la aparicion de cualquier tipo de redencion externa al individuo. Voltaire nos hace participar de una farsa inverosimil ensenando que la filosofia puede escribirse en codigo artistico-literario, convirtiendose en un ejercicio para "cultivar nuestro jardin" y para ayudarnos a conseguir que "la vida sea soportable". Es precisamente esta actitud del escritor la que nos recuerda que la filosofia puede ser vista mas como una actitud ante la vida que como un saber estrictamente epistemico. La filosofia, en estos terminos, no seria mas que un habito de continua reflexion, una actividad dialectica, un perpetuo ejercicio de cuestionamiento y polemica. Literatura y filosofia coinciden en que ambos pueden ser ejercicios terapeuticos y propedeuticos. *

Bibliografia

ADORNO, T. Y HORKHEIMER M., Dialectica de la Ilustracion, Trotta, Madrid, 2004.

ANDRADE, GABRIEL, "Dos perspectivas sobre el problema del mal: la Teodicea de Leinbiz y Candido de Voltaire", en Revista de Filosofia, vol. 28, n. 64, 2010, pp. 25-47.

AZERHAD, ANNICK, Le dialogue philosophique dans les contes de Voltaire, Honere Champion Editeur, Paris, 2010.

BLANCO, GIUSEPPE, Voltaire: rapporti letterari con Parini e Leopardi, Gianotta, Catania, 1967.

CALDERON, FERNANDO, "El Micromegas de Voltaire y la observacion como proceso ideologizado", en Themata: revista de filosofia, n. 45, 2012, pp. 425-436.

CAROBENE, GERMANA, Tolleranza e liberte religiosa nelpensiero di Voltaire, Giappichelli, Torino, 2000.

CASSIRER, ERNST, La filosofia de la Ilustracion, FCE, Mexico, 1993.

DAGEN Y BARROVECCHIO, Voltaire et le GrandSiecle, Voltaire Foundation, Oxford, 2006.

GOULBOURNE, RUSELL, Voltaire comic dramatist, Voltaire Foundation, Oxford, 2006.

LUPORINI, CESARE, Voltaire le le Lettres philosophiques: il concetto della storia e l'illuminismo, Einaudi, Torino, 1977.

CARDY, MICHAEL, The literary doctrines of Jean-Frangois Marmontel, Voltaire Foundation, Oxford, 1982.

MERVEAUD, CRISTIANE, Bestiaires de Voltaire, Voltaire Foundation, Oxford, 2006.

PRICE, W., The Symbolism of Voltaire's Novels, AMS Press, New York, 2010.

RYCHLEWSKA-DELIMAT, ALICJA, "Le conte philosophique voltairien comme apologue", en Synergies, Pologne, n. 8, 2011, pp.63-68.

VOLTAIRE, Candido, Newton Compton Editori, Roma, 2013.

--, Diccionario filosofico, Clasicos Bergua, Madrid, 1966.

--, Los cuentos filosoficos, edicion de Mercedes Boixareu, Sintesis, Madrid, 2006.

--, Micromegas, seleccion y prologo de Jorge Luis Borges, Siruela, Madrid, 1986.

Dr. Diego Alfredo Perez Rivas, Universita degli Studi di Torino, Turin, Italia. Correo electronico: diego.perez.rivas@ucm.es

(1) Voltaire, Diccionario filosofico, Clasicos Bergua, Madrid, 1966, p. 339.

(2) Rychlewska-Delimat, Alicja, "Le conte philosophique voltairien comme apologue", en Synergies, Pologne, n. 8, 2011, p. 63.

(3) Voltaire, Micromegas, seleccion y prologo de Jorge Luis Borges, Siruela, Madrid, 1986.

(4) Voltaire, Los cuentos filosoficos, edicion de Mercedes Boixareu, Sintesis, Madrid, 2006.

(5) Adorno, T. y Horkheimer M., Dialetica de la Ilustracion, traduccion de Juan Jose Sanchez, Trotta, Madrid, 2004. Esta critica es puntual en el siguiente fragmento: "Lo que no se doblega al criterio del calculo y la utilidad es sospechoso para la Ilustracion. Y cuando esta puede desarrollarse sin perturbaciones de coaccion externa, entonces no existe ya contencion alguna. Sus propias ideas de los derechos humanos corren con la misma suerte que los viejos universales. Ante cada resistencia espiritual que encuentra, su fuerza no hace sino aumentar. Lo cual deriva del hecho de que la Ilustracion se reconoce a si misma incluso en los mitos", p. 62.

(7) Cassirer, Ernst, La filosofia de la I, FCE, Mexico, 1993, p. 169.

(8) Voltaire, Candido, Newton Compton Editori, Roma, 2013, p. 39.

(9) Ibidem, p. 40.

(10) Ibidem, p. 44.

(11) Ibidem, p. 96.

(12) Ibidem, p. 83.

(13) Ibidem, p. 38.

(14) Ibidem, p. 42.

(15) Ibidem, p. 48.

(16) Ibidem, p. 55.

(17) Ibidem, p. 62.

(18) Ibidem, p. 69.

(19) Ibidem, p. 75.

(20) Ibidem, p. 78.

(21) Ibidem, p. 89.

(22) Idem.

(23) Ibidem, p. 102.

* Articulo recibido: 9 de septiembre de 2013. Aceptado: 25 de noviembre de 2013.
COPYRIGHT 2013 Universidad Adolfo Ibanez, Vina del Mar
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2013 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Rivas, Diego Alfredo Perez
Publication:Intus-Legere Filosofia
Article Type:Ensayo critico
Date:Dec 1, 2013
Words:5458
Previous Article:Suicide by fire. Camus and capital punishment/El suicidio en la hoguera. Camus y la pena capital.
Next Article:Jorge Millas in the country of realistic literature/Jorge Millas en el pais de la literatura realista.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters