Printer Friendly

The concept of segregation under scrutinity. Some thoughts derived from the study of an intermediate city of Argentina (Neuquen, 1960-1991)/El concepto de segregacion bajo la lupa. Algunas reflexiones a partir del estudio de una ciudad intermedia argentina (Neuquen, 1960-1991).

Abstract

This article analyses the characteristics of the residential segregation in Neuquen, an intermediate city of Argentina whose population grew between 1960 and 1991. It is assumed that segregation reflects the social structure, and it represents the base where differences settle, reproduce and worsen. In heuristics terms, the study is quantitative. It uses three thousand marriage records extracted from the Registrar Office of Neuquen and other documents, such as electoral registers and birth certificates.

Key words

urban studies--residential segregation--occupational mobility--intermediate cities

Resumen

El presente articulo analiza las caracteristicas que asumio la segregacion residencial en Neuquen, una ciudad intermedia de la Patagonia argentina cuyo despegue poblacional se produjo entre 1960 y 1991. Se parte de la hipotesis que la segregacion no solo refleja la estructura social, sino tambien es el cemento sobre el que las diferencias se asientan, reproducen y agravan. En terminos heuristicos, se privilegia la utilizacion de fuentes de corte cuantitativo. En primer lugar, se hace uso de un corpus de tres mil actas matrimoniales extraidas del Archivo del Registro Civil de Neuquen. En segundo lugar, para lograr una aproximacion a las relaciones entre segregacion y movilidad ocupacional, se aprovecha otro tipo de documentacion nominativa como padrones electorales y actas de nacimiento.

Palabras clave

estudios urbanos--segregacion residencial--movilidad ocupacional--ciudades intermedias

1. Introduccion

"Si el habitat contribuye a formar el habitus, este hace lo mismo con aquel, a traves de los usos sociales mas o menos, mas o menos adecuados, que induce a darles" Bourdieu (1999)

El analisis de la segregacion urbana nos obliga a poner en el centro de nuestra atencion las multiples relaciones que existen entre las estructuras espacial y social. Mas alla de que parezca una verdad de perogrullo, algo alertado por numerosos cientistas sociales, desde los referentes de la escuela de Chicago (Burgess, 1924) hasta Bourdieu (1999), este punto no siempre ha sido tomado en consideracion por muchos de los trabajos dedicados al estudio de la diferenciacion socio-espacial. En su gran mayoria, no han logrado superar esa caracterizacion que los tiene como buenas y necesarias descripciones, pero que dejan al lector "con la misma incertidumbre inicial alrededor de cuales son sus implicancias" (Saravi, 2008: 93). Despues de todo, los distintos indices que miden las dimensiones en que se descompone la segregacion no solo pueden ser leidos de diferentes maneras, sino que, en ocasiones, pueden dar lugar a interpretaciones opuestas. En este sentido, White (1983: 1009), por medio de un interesante ejemplo, nos alerta sobre la inconsistencia de las pretendidas formulas universales: si en las sociedades occidentales las diferencias sociales suelen traducirse en distancia espacial, en sociedades de castas, como la hindu, la cercania espacial de los distintos grupos sociales no se refleja en una interaccion fluida.

Parece adecuado, entonces, senalar la importancia de insertar los indicadores dentro de un marco interpretativo mas amplio que permita darle sentido a las cifras obtenidas, al tiempo de brindar el sustrato necesario para analizar realidades sociales especificas. No estaria mal si dijeramos, junto a Saravi (2008:93), que "el analisis de la segregacion urbana no puede desentenderse del contexto socio-historico en el que se inserta y a la vez deberia contribuir a echar luz sobre ciertos procesos sociales en curso". Dicho de otra manera, no deberiamos pensar a la segregacion como un simple reflejo de procesos sucedidos "en las alturas de la economia", sino tambien como generador o amplificador de otros fenomenos que se encuentran asociados a ella. Tomando esta idea como coordenada inicial, el presente articulo pretende aproximarse, en clave historica, a las caracteristicas que asumio la diferenciacion socio-espacial en Neuquen, una ciudad intermedia de la Patagonia argentina que tuvo su despegue poblacional entre 1960 y 1991. Podriamos resumir este proposito en dos interrogantes cuya respuesta modelara nuestras reflexiones, a saber: ?De que nos habla la segregacion en una ciudad que experimento un explosivo crecimiento demografico? ?Que efectos genera esta clase de fenomeno en un contexto de estas caracteristicas?

Para dar respuesta a estas preguntas privilegiamos, en el presente trabajo, la utilizacion de fuentes cuantitativas. En primer lugar, haremos uso de un corpus de tres mil actas matrimoniales extraidas del Archivo del Registro Civil de Neuquen (1). Esta clase de documentacion nos ofrece un enorme caudal de informacion que, alejada del "orden de los tabulados", permite realizar agrupamientos ad hoc, muy utiles para examinar diferentes atributos de la poblacion (por caso: lugar de residencia y profesion). En segundo lugar, para dar cuenta de las relaciones entre segregacion y movilidad ocupacional, complementaremos las actas matrimoniales con otro tipo de documentacion nominativa como padrones electorales y actas de nacimiento. Gracias a las mismas, y tomando distancia de las miradas sincronicas, podremos realizar un seguimiento en el tiempo de un conjunto de familias; algo que resultaria imposible de realizar echando mano de la informacion censal disponible.

2. Neuquen: una ciudad intermedia de crecimiento explosivo (2)

Definido el proposito del presente trabajo, conviene que realicemos una descripcion general del escenario en el cual se desarrollaron fenomenos que pretendemos estudiar. Podriamos empezar esta labor de contextualizacion sumergiendonos en el diagnostico que, hacia comienzos de la decada de 1960, hicieron las autoridades de esa provincia que estaba dando sus primeros pasos. El contenido del mismo, en particular el elaborado por el Movimiento Popular Neuquino cuando accedio a los resortes del Estado en 1963, no estaba exento de cierto dramatismo: la tenue presencia oficial en los anos del Territorio Nacional (1880-1955) no habia permitido el aprovechamiento de los abundantes recursos naturales que albergaba la geografia neuquina y habia sumergido a la poblacion en una situacion de pobreza. Esta evaluacion hacia pensar que cualquier posibilidad de trastocar este panorama residia en la capacidad planificadora del naciente Estado provincial. De tal suerte, la presencia oficial fue ganando terreno en el periodo analizado, dando vida a una economia que no pocos rotularon de estado-centrica (Arias Bucciarelli, 1997; Blanco y otros, 1998; y Aiziczon, 2005) (3).

Claro que, debido a su precariedad material, el naciente Estado provincial tuvo que apelar a recursos "externos". Solo con la llegada de fondos federales podria producirse ese salto adelante que incorporaria definitivamente a Neuquen a la economia nacional. Esta sequia de recursos hizo que la continuidad programatica de las autoridades provinciales, a la cual podriamos ubicar en las coordenadas de lo que Altamirano (2001) denomino "desarrollismo generico", haya sido acompanada de una estrategia pragmatica que termino acompanando los vaivenes de la politica nacional (4). Despues de todo, si se interrumpia el flujo financiero proveniente de la orbita federal, hubiese sido complicado implementar politicas sociales, construir la infraestructura y, por ultimo, generar la transformacion productiva imaginada por los planificadores locales. De todas formas, y como muchos trabajos oportunamente lo han demostrado (Blanco y otros, 1998; Arias Bucciarelli y Favaro, 2001; Perren, 2007), lo que suponia iba a ser una etapa transitoria, necesaria para construir las bases de un esquema de menor dependencia en relacion al Estado federal, termino siendo un defecto estructural que estuvo presente durante el periodo analizado.

Algo no muy diferente sucedio con el apoyo que las autoridades darian a aquellas actividades que podrian dinamizar al conjunto de la economia. Esta meta no fue totalmente alcanzada: el peso de la expansion del Producto Bruto Geografico recayo en actividades cuyo excedente no permanecio en la provincia. Podriamos afirmar, entonces, que la edificacion de una economia de enclave, aunque alento el crecimiento de la actividad economica en aquellas areas donde se desplego, disminuyo el margen de accion de las instancias decisorias locales y, por esa razon, no consiguio dinamizar al conjunto del territorio (Bilder y Zambon, 1991). En lugar de la ampliacion del abanico de opciones productivas, que contemplaba la posibilidad de transformar las materias primas dentro de la provincia, fue dominante una matriz economica que termino recostandose en la explotacion de recursos energeticos por parte de grandes empresas estatales (Favaro, 1997). Gracias a esta orientacion, los distintos sectores de la economia circularon a diferentes velocidades. El sector primario dibujo una parabola negativa que alento un "exodo" desde el interior provincial (Bandieri, 2005), mientras que el secundario, salvo el caso de la construccion, crecio a un ritmo bastante menor del esperado (Gonzalez y luorno, 1997). Lo contrario ducedio con el comercio y la expansion de los servicios sociales, rubros principales de un dinamico sector terciario, que fueron a la postre los motores del crecimiento economico neuquino (Consejo Federal de Inversion, 1989).

Estas transformaciones economicas no podian dejar de afectar la estructura demografica provincial. En la segunda mitad del siglo XX, y a diferencia de lo ocurrido en la etapa del Territorio Nacional, la poblacion urbana imprimio una velocidad sorprendente, particularmente luego de 1965, cuando los residentes en las ciudades superaron a quienes habitaban la extensa campana neuquina (Direccion Provincial de Estadistica y Censo, 1980). En parte por el crecimiento de nucleos urbanos en el interior provincial, pero especialmente por la concentracion poblacional en el departamento Confluencia, Neuquen abandono esa naturaleza rural que la habia caracterizado en el pasado (INDEC, 1998). En su lugar, emergio un sistema urbano que reprodujo en escala reducida el modelo macrocefalico argentino, solo que aqui el papel de cabeza de Goliat fue cumplido por la capital provincial, convertida ahora en un centro de decisiones de un redimensionado Estado provincial y en un area de servicios de una extensa area metropolitan (Mapa 1).

Parte importante de esta concentracion demografica en los limites de la ciudad se explica a partir de la constante afluencia de migrantes, agregando un nuevo capitulo a un proceso que hunde sus raices en el pasado territoriano. Puede que algunas cifras nos ayuden a entender esta continuidad en toda su dimension. Para el censo nacional de 1914, quienes no habian nacido en el territorio del Neuquen representaban el 70% (INDEC, 1998). Entre ellos, los migrantes extranjeros--chilenos y europeos--eran la enorme mayoria, aunque los llegados de otras provincias argentinas tenian una participacion para nada desdenable. Para el periodo analizado, este comportamiento lejos estuvo de desaparecer. Aunque los migrantes extranjeros perdieron importancia, de un 80% en 1895 a un 10% en 1991, la contribucion de los migrantes internos cobro impulso hasta cubrir a un tercio de la poblacion provincial y, en el caso de la ciudad de Neuquen, a cerca de un 40% del total (Direccion Provincial de Estadistica y Censo, 1980 e INDEC, 1998).

Este crecimiento migratorio llevo a la ciudad de Neuquen a posicionarse como una de las areas receptoras de mayor progreso durante la segunda mitad del siglo XX. A excepcion de Ushuaia, la pequena capital de Tierra del Fuego, no hubo centro urbano que haya recibido, siempre en terminos relativos, una mayor afluencia migratoria. Y esto, como no podia ser de otra forma, ayudo a Neuquen a ganar posiciones en el ranking urbano de la Argentina (Cuadro 1). En la decada de 1950, con apenas quince mil habitantes, la poblacion de Neuquen estaba a la par de otras ciudades del Alto Valle de Rio Negro y todavia a una enorme distancia de Comodoro Rivadavia, la "metropolis" del sur. En aquellos tiempos, no menos de cuarenta ciudades argentinas, desde Jujuy hasta San Rafael, superaban su numero de habitantes. A comienzos de los noventa, poco de este panorama seguia en pie: Neuquen, con cerca de ciento setenta mil habitantes, superaba a cualquier otra ciudad patagonica y, gracias a su crecimiento demografico, se habia colado entre los quince nucleos urbanos mas poblados del pais (Cuadro 1).

Luego de este breve ejercicio de contextualizacion, en que tratamos de ubicar a la ciudad de Neuquen dentro de tendencias de mayor alcance espacial, podemos formular algunos interrogantes que orientaran nuestras reflexiones: ?Es posible identificar alguna forma de segregacion residencial en la capital provincial?, ?La diferenciacion espacial guardo relacion con la arquitectura ocupacional de la ciudad?, ?La segregacion residencial fue causante de otros fenomenos sociales que retroalimentaron desigualdades?

3. La segregacion como reflejo: Estructura socio-ocupacional descompensada ergo Estructura espacial polarizada

El concepto de segregacion residencial nace de una idea muy sencilla: las personas no se asientan en el espacio de forma aleatoria, sino que existe una tendencia al agrupamiento de diferentes segmentos de la poblacion en funcion de alguna caracteristica que comparten (Rodriguez, 2008). En palabras de Sabatini (2003: 11), este concepto remite a "las formas de desigual distribucion de grupos de poblacion en el territorio". De ahi que pueda ser pensada como una de las formas en que se expresa el proceso de diferenciacion social o, lo que igual, como la cristalizacion en el espacio de la estructura social (Machado Barbosa, 2001). De acuerdo a esta vision, una lectura de la estructura espacial de una ciudad, siempre en clave historica, nos hablaria de los cortes y clivajes que fueron dando forma a la estructura social. En este sentido, las palabras vertidas por Bourdieu (1999: 120) nos siguen pareciendo validas:

"... la estructura del espacio se manifiesta, en contextos mas diversos, en la forma de oposiciones espaciales, en las que el espacio habitado (o apropiado) funciona como una simbolizacion espontanea del espacio social. En una sociedad jerarquica, no hay espacio que no este jerarquizado y no exprese las jerarquias y las distancias sociales ..."

Si la estructura espacial refleja, en buena medida, la estructura social, resulta necesario explorar las particularidades que esta ultima exhibio para el caso neuquino para el periodo que nos ocupa. Una forma de hacerlo, en virtud de la escasez de fuentes que nos provean datos a un nivel inferior que el provincial, es por medio de la sistematizacion de la informacion contenida en las actas matrimoniales confeccionadas por la Direccion Provincial de Registro Civil. Puede objetarse, con razon, que las variantes ocupacionales de quienes contrajeron nupcias en la ciudad de Neuquen no constituyen fundamento suficiente como para deducir de ellas conclusiones generales aplicables a la totalidad de la poblacion. Sin embargo, aunque validas, estas objeciones no deberian ser un impedimento para aproximarnos a un tema tan virgen como lo ha sido el estudio de las relaciones entre insercion ocupacional y segregacion residencial. En todo caso, es necesario redoblar las precauciones y ser conciente de las limitaciones: si bien a partir del analisis de nuestras fuentes es posible trazar una imagen bastante cercana de la realidad, puede que los resultados alcanzados sobrestimen la importancia de los empleos que habitan en la parte baja de la grilla profesional, compliquen la deteccion de algunas ocupaciones femeninas (el servicio domestico es quizas el ejemplo mas claro al respecto) e invisibilicen los nichos ocupacionales en los cuales la poblacion movil estaba sobrerrepresentada (por ejemplo, labores rurales estacionales) (5).

Hechas estas salvedades, podriamos caracterizar la arquitectura socioocupacionai de la ciudad de Neuquen a partir de tres grandes tendencias, que parecieran atravesar el periodo que abarca nuestra indagacion (6).

La primera de ellas es la perdida de importancia del trabajo manual. Si en los sesenta y setenta esos empleos congregaban cerca de un tercio del total analizado, en la decada siguiente descendieron hasta ubicarse en una cifra cercana al 20% (Cuadro 2). Dos razones ayudan a expiicar este singular proceso. En principio, es necesario senalar la caida en desgracia de la actividad agricola en los limites de la ciudad. Ese oasis de regadio, que habia dado vida a la economia neuquina en la primera mitad del siglo XX, comenzo a agrietarse frente a un proceso de loteo que alimento el crecimiento de la planta urbana neuquina (Albers, 1995:89-97). Como resultado de este fenomeno divisamos un retroceso del numero de individuos empleados en trabajos temporarios y sin calificacion, que tuvo como principales damnificadas a declaraciones como "peon" o "jornalero". Otro fenomeno que ayuda a entender la perdida de importancia del trabajo manual se vincula a los vaivenes propios de la construccion. Al calor de las grandes obras hidroelectricas, en los sesenta y setenta, la construccion incorporo una multitud de trabajadores que se desempenaron como oficiales en una amplia gama de rubros. En la decada de los ochenta, en cambio, la presencia del Estado en materia de obras publicas se resintio notablemente y, debido a ello, comenzo a visualizarse un fenomeno novedoso para la ciudad: la desocupacion (7).

La segunda tendencia que se desprende de la lectura de las fuentes es el sostenido crecimiento del empleo no manual. En la explosion del comercio y el incremento de la planta de empleados publicos encontramos una explicacion al creciente peso del estrato inferior de este tipo de ocupaciones: si en los anos sesenta involucraba al 45% de la poblacion analizada, en los ochenta esa participacion trepo hasta cerca del 60% (Cuadro 2). Ademas, los elevados salarios y las posibilidades abiertas por una economia que crecia a mayor velocidad que la media nacional colaboraron para que Neuquen se convirtiera en un destino ideal para profesionales de distintas especialidades y niveles de capacitacion. De todas formas, no podriamos decir que la demanda de servicios profesionales solo fue atendida por migrantes. Lejos de ello, los recursos formados en los muchos institutos superiores de la region, pero especialmente por la joven Universidad Nacional del Comahue, fueron vitales en el creciente peso de las categorias profesionales dentro de la estructura ocupacional.

La tercera tendencia que emerge de un examen de la documentacion nominal es el menor peso relativo del estrato "no manual intermedio". Para explicar un descenso que, aunque significativo, no fue dramatico, es necesario senalar la menor importancia de declaraciones relacionadas con el mundo rural, entre las cuales no podemos dejar de mencionar la de "chacarero". Tal como habia ocurrido con los peones y jornaleros, subsumidos ahora en empleos no manuales bajos, en el caso de los pequenos propietarios puede que, luego de lotear sus terrenos, se hayan desplazado a empleos urbanos o bien que continuaran desempenando las mismas tareas en los nuevos espacios disponibles para la produccion de frutales (8). Otro de los puntos que ayuda explicar el descenso del empleo "no manual intermedio" se vincula al funcionamiento del comercio de la ciudad. Pese a ser uno de los sectores que exhibio un mayor avance, tambien fue objeto de un creciente proceso de concentracion. En los sesenta, era muy habitual encontrar pequenos comerciantes que ofrecian articulos de consumo cotidiano en los nuevos barrios. Estas practicas, aunque no desaparecieron completamente, comenzaron a matizarse a la luz de un escenario cada vez mas competitivo. Mientras que algunos comercios tomaron la forma de modernas empresas, que inclusive soportaron la llegada de cadenas nacionales, otros no resistieron el peso de la competencia. Este proceso, que de ningun modo fue privativo de Neuquen, hizo posible una disminucion en la participacion de los comerciantes dentro de la poblacion analizada, al mismo tiempo que aumentaba la cantidad de personas empleadas en el sector.

Dibujados los trazos mas gruesos de la estructura socio-ocupacional de la ciudad de Neuquen, estamos en condiciones de evaluar en que medida sus asimetrias se reflejan en la estructura espacial de aquella. Para cumplir con esta labor, resulta de suma utilidad el indice de disimilitud (ID). Esta herramienta, forjada por Duncan y Duncan (1955) hacia mediados del siglo XX, nos avisa sobre cuan semejante es la distribucion de dos sub-poblaciones en las unidades espaciales en las que se subdivide la ciudad o, lo que es igual, nos advierte sobre la mezcla habitacional que existe entre tales grupos sociales (Massey y Denton, 1988). En terminos concretos, el ID determina que porcentaje de un grupo determinado deberia mudarse para lograr la desagregacion total con respecto a otro: un valor cercano a 100 nos indicaria que el grupo en cuestion no comparte las areas residenciales con miembros del otro grupo (realidad de segregacion); mientras que uno proximo a cero nos muestra que la proporcion de ambos grupos para cada una de las areas estudiadas es identica (realidad de integracion).

Debido a la parquedad de nuestras fuentes, optamos por aislar una variable de segmentacion que nos brinda una aproximacion de la condicion socio-economica de las familias que residian en la ciudad: la ocupacion declarada por el novio a la hora de contraer nupcias (9). Tomando este dato como insumo, calculamos, para la decada de 1960, el ID entre los habitantes que se alojaban en los extremos de la clasificacion profesional. En una primera columna colocamos a los miembros de los estratos superiores (trabajadores "no manuales altos" y "profesionales bajos" y "altos"); mientras que, en una segunda, ubicamos a quienes se desempenaban en trabajos manuales semicalificados y en otros que no requerian conocimientos especificos. Los resultados que obtuvimos destacan por su claridad: un ID proximo a 80 nos indica una escasa mezcla habitacional entre los grupos sociales escogidos y, si usaramos los parametros seleccionados por Arriagada Luco y Rodriguez Vignoli (2003), podriamos inclusive hablar de una situacion de "hipersegregacion".

El ID, como toda medida de resumen, nos permite aproximarnos saber cuan desigual es la distribucion espacial de dos grupos sociales, pero no nos brinda pistas sobre donde se concentran tales sub-poblaciones (Sabatini, Caceres y Cerda, 2001). Precisamente para sortear este escollo debemos volcar en la cartografia toda la informacion que relevamos sobre el nivel ocupacional de la poblacion. Al hacerlo, no solo advertiriamos una significativa segregacion, sino tambien un esquema analogo al modelo de zonas concentricas de Burgess (1924), aunque en una direccion exactamente opuesta. La propuesta de la escuela de Chicago se esforzaba en demostrar que el nivel social de los habitantes aumentaba conforme nos alejabamos del centro de la ciudad. En Neuquen, hacia mediados del siglo XX, ese nivel disminuia a medida que realizamos el mismo movimiento (Figura 1); algo que ya habian descubierto Bahr y Mertins (1980) para algunas metropolis latinoamericanas y diferentes autores para distintas ciudades intermedias argentinas (Howell, 1989; Buzai,2003; Natera Rivas, 2005; Tecco y Valdez, 2006; Linares y Lan, 2007; Sanchez, Sassone y Matossian, 2007; Rivas y Gomez, 2007; y Falcon, 2011).

Veamos este patron de segregacion en detalle. Alejada de la inner city norteamericana, esa area dilecta de la mala vida y donde abundaban los migrantes de primera generacion, el area central neuquina albergaba los porcentajes mas altos de personas empleadas en los peldanos superiores de la estructura ocupacional y, al mismo tiempo, una proporcion bastante menor de trabajadores semicalificados o sin calificacion. A continuacion se levantaba un primera franja, al este y al sur del centro, que involucraba una menor cantidad de profesionales y "trabajadores no manuales altos", nunca superior al 10%, y contenia una importante cantidad de vecinos empleados en rubros menos prestigiosos (Cuadro 3 y Mapa 2). Los barrios nacidos a mediados del siglo XX constituian, sin duda, una segunda franja de la estructura urbana neuquina. Observamos en ellos una ausencia total de personas empleadas en el vertice superior de la piramide profesional y una significativa participacion de los trabajadares menos calificados (que oscilaba entre 35 y 60%) (Cuadro 3 y Mapa 2). A diferencia de las restantes areas, mucho mas consolidadas desde el punto de vista urbanistico, estos espacios perifericos conservaron por mucho tiempo ese aroma a tierra ganada al campo (10).

En el periodo comprendido entre 1970 y 1991, al igual que en la decada de 1960, notamos una realidad de polarizacion y de fuerte segregacion socio-economica. Por mas que Neuquen habia actualizado su infraestructura de servicios, acercando los vecindarios perifericos al centro de la ciudad, la distancia entre sectores acomodados y populares seguia siendo importante. Para sostener este punto basta con decir que el ID se mantuvo a un nivel muy elevado (cercano a 75), poniendonos frente a una tendencia de largo plazo que caracterizo la segunda mitad del siglo XX. Aquellos criterios que utilizamos para comprender su distribucion durante los sesenta no perdieron actualidad: la proximidad al centro era el mejor indicador para medir la calidad del empleo y las ventajas de la zona. Neuquen, como otras ciudades de crecimiento acelerado, experimento un movimiento poblacional hacia fuera, usando la metafora de Moya (2003: 185), pero eso no significo una "estampida" hacia la periferia. Lejos de eso, los protagonistas de la ocupacion de las nuevas tierras suburbanas no fueron quienes ocupaban la parte alta de la clasificacion ocupacional, sino quienes se situaban en los diferentes estratos de los empleos manuales y, en menor medida, quienes ocupaban el eslabon mas debil del trabajo no manual (Perren, 2007a).

La continuidad de este criterio no deberia confundirse con una estructura urbana inmutable. Por el contrario, el periodo 1970-1991 exhibio interesantes variantes que nos obligan a enriquecer el modelo de un centro y dos franjas contiguas. Ante todo, no podemos dejar de senalar un elemento a todas luces novedoso: la exportacion perfil ocupacional del centro a otros espacios proximos al mismo. El creciente encarecimiento del valor de la propiedad inmobiliaria en el distrito central de negocios, y el aun limitado crecimiento vertical de la ciudad, condujo a una apresurada ocupacion de areas del antiguo primer anillo, especialmente de aquellos que contaban con superficie para hacerlo, asi como tambien de espacios que hasta entonces eran solo descampados. A continuacion de esta suerte de "centro extendido", observamos una heterogenea lista de barrios que presentaban una menor cantidad de profesionales y una proporcion de trabajadores manuales que oscilaba entre 10 y 25% (Cuadro 4 y Mapa 2). Por ultimo, debemos senalar aquellos vecindarios nacidos a mediados de los setenta en sectores claramente perifericos de la ciudad. En ellos, particularmente en aquellos que instalaron en el cuadrante noroccidental del egido municipal, se registraba un significativo peso de los trabajadores menos calificados y un verdadero desierto en materia de servicios publicos.

En resumen, un recorrido a vuelo de pajaro por la estructura urbana neuquina muestra que la cercania al centro era un indicador fiable de la consolidacion del tejido urbano y, como consecuencia de esto, los pobres seguian siendo mas numerosos en los bordes que en el centro (Perren, 2010). Lo expresado, aunque no deje de ser resultado de una aproximacion por demas fragmentaria, nos permite confirmar aquella hipotesis que sirvio de titulo a esta seccion: una estructura socio-ocupacional que, en todo el periodo analizado, mostro visibles asimetrias, tuvo como correlato una estructura espacial polarizada en la que la segregacion residencial fue la norma. Vemos claramente como en una comarca periferica como la Patagonia se confirma uno de los puntos nodales de la propuesta metodologica de Castells (1999): aquel que se referia a la segregacion no solo en terminos de diferencia, sino tambien de jerarquia.

4. La segregacion como causa: el impacto del lugar de residencia en las trayectorias ocupacionales

La segregacion, ademas de expresar las desigualdades socio-ocupacionales, constituye el cemento sobre el que las diferencias se asientan, reproducen y agravan. Con esto queremos decir que la estructura espacial de la ciudad no solo refleja las asimetrias propias de la sociedad, sino tambien "retroalimenta una estructura social compleja en la que coexisten y se combinan procesos de diferenciacion, desigualdad y exclusion" (Saravi, 2008: 97). Precisamente en esta direccion, algunos estudios recientes sugieren como hipotesis que la homogeneidad de la pobreza, propia de escenarios donde prima la segregacion residencial, resulta como un fuerte condicionante en las perspectivas de movilidad social de la poblacion segregada (Rodriguez, 2008: 23). Dicho en terminos mas sencillos, no es lo mismo ser pobre en una zona pobre que ser pobre en una zona de mayor heterogeneidad. Es lo que en la literatura especializada se denomina "efecto vecindario" o "efecto area": como toda evaluacion sobre la situacion personal se encuentra condicionada por el entorno relacional mas cercano, la ausencia de figuras sociales dinamicas (porque no las hay o porque se desplazan a otras areas de la ciudad) complica enormemente las chances de andamiar procesos de movilidad social (Atkinson, Buck e Kintrea, 2005; Solis, 2007; Groisman e Suarez, 2008; PNUD, 2009).

Antes de ver como algunas de estas ideas nos ayudan a comprender la realidad neuquina, quizas convenga hacer algunas aclaraciones sobre la materia prima que utilizamos en el presente estudio: actas matrimoniales, actas de nacimiento y un padron electoral de 1987. Como se trata de fuentes nominativas, que fueron creadas solo con fines de registro, nos resulta imposible acceder, por medio de las mismas, a variables de enorme relevancia a la hora de evaluar la movilidad ocupacional. Entre ellas, por su importancia, es justo senalar dos en particular: el nivel de estudios alcanzado y la insercion ocupacional de las mujeres. Sobre el primero de los aspectos, podemos decir que los documentos trabajados tan solo reservan un casillero a la profesion del declarante y, por esa razon, las posibilidades de conocer su grado maximo de instruccion se reducen al maximo. Podriamos hacerlo en el caso de contrayentes que hubieran declarado el titulo que los habilitaba a ejercer una determinada profesion, pero resulta imposible realizarlo para las restantes declaraciones. Basta un ejemplo para clarificar este punto: un rotulo como "empleado", muy habitual en el periodo estudiado, puede potencialmente incluir diferentes situaciones educativas, desde el analfabetismo hasta la titulacion universitaria. En relacion a la segunda laguna, debemos volver sobre algo que dijimos cuando analizamos el fenomeno de la segregacion: las declaraciones femeninas son escuetas, complicando enormemente la tarea de diferenciar entre quienes se desempenaban como "amas de casa" y quienes se empleaban como "trabajadoras domesticas". Por este motivo, la movilidad espacial y ocupacional de los grupos familiares fue analizada tomando como dato de partida las declaraciones profesionales de un grupo de cien "novios" que contrajeron nupcias en la decada de 1960, sumando a ello el domicilio y la ocupacion revelados por los mismos cuando, tiempo despues, registraron el nacimiento de alguno de sus hijos.

El padron de 1987, en tanto registro de salida, merece un tratamiento especifico. Ante todo, deberiamos decir que constituye una cantera extremadamente rica que, por largos anos, se mantuvo fuera de produccion. La principal ventaja que presenta es que nos permite conocer a ciencia cierta la ocupacion de los "jefes de familia" hacia el final del periodo estudiado. Informacion, esta ultima, que seria imposible de rastrear a traves de las actas matrimoniales y de nacimiento, a excepcion, claro esta, de que se hubiera registrado algun nacimiento cerca de aquella fecha (es decir, dos decadas despues de contraer nupcias). En la columna del debe debemos anotar la posibilidad, siempre latente, de que los datos contenidos no hayan sido debidamente actualizados y que, en consecuencia, no reflejen la realidad ocupacional de los individuos estudiados. Este no es un detalle menor en la medida que la informacion electoral no se renueva automaticamente, sino en momentos muy puntuales de la trayectoria vital de las personas: luego de cumplir los dieciseis anos, cuando se producen cambios de domicilio o bien cuando se confecciona una nueva copia del Documento Nacional de Identidad. De todas formas, y aun a sabiendas de las zonas grises que presentan las fuentes que trabajamos, la variabilidad de los datos ocupacionales no hace pensar en un nivel aceptable de confiabilidad del registro.

Hechas estas salvedades, y con el fin de observar la hipotetica ocurrencia de un "efecto area", debemos echar un vistazo de la composicion social de los distintos espacios que daban vida a la ciudad. En este sentido, usando como insumo el relevamiento ocupacional que hicimos en la seccion anterior y otra bibliografia disponible, podriamos afirmar que los barrios perifericos constituyeron un medio compuesto mayoritariamente por trabajadores, donde los vinculos sociales destaran por sus consistencia. Esto ultimo debido a que, a fin de mejorar la "habitabilidad" de los asentamientos, fueron modeladas autenticas redes de resolucion de problemas que, con el tiempo, fueron ganando en institucionalidad hasta convertirse en asociaciones vecinales (Perren, 2012). A pesar de la gran rotacion de mano de obra de la cual estos espacios fueron objeto, debemos decir que fueron un mundo donde predominaron las figuras sociales menos dinamicas, y eso tendio a excluir la coexistencia de una amplia gama de situaciones familiares. Si, en cambio, detenemos nuestra atencion en el distrito central, o en algunos de los barrios mas consolidados de la ciudad, nos topamos con una realidad completamente distinta. Encontramos alli, tal como descubre Gribaudi en el Turin de comienzos del siglo XX, un microcosmos social que cubre el arco de momentos experimentados por las familias en su ciclo de integracion. La coexistencia de individuos que transitaban por diferentes momentos de su trayectoria profesional, en un universo relacional menos denso, permitio edificar una percepcion en la que convivian distintos destinos posibles. Cada uno de ellos distinguia otras figuras sociales, que como muy bien dice Gribaudi, representaban parte de su historia pasada, pero tambien muchas de sus posibilidades a futuro.

La informacion contenida en el Grafico 1 pareciera abonarla hipotesis de que la segregacion residencial constituye un mecanismo que puede condicionar el andamiaje de trayectorias ocupacionates ascendentes (Perren, 2013). Algunas cifras pueden aportamos pistas al respecto: cerca de un tercio de las familias que habitaron en los espacios ocupacionalmente heterogeneos, localizados principalmente en el area central de la ciudad, exhibieron alguna forma de mobilidad ascendente; mientras que solo un quinto de quienes residieron solo en espacios poco estratificados, todos de localizacion periferica, podrian ser ubicados en las mismas coordenadas (11). Diferencias del mismo tenor encontramos si posamos nuestra mirada en aquellos hogares que no mostraron trayectorias ocupacionales variables. En este sentido, es suficiente decir que las familias "perifericas" fueron un 17% mas estables que aquellas que residieron en los espacios mas consolidados da ciudad (Perren, 2013). Estos datos, aunque basados en un pequeno numero de casos, nos indican que las trayetorias de las personas que desarrollaron su sociabilidad en la nueva periferia, justo en el momento en que se estaba construyendo, presentaban una seguridad y una cobertura que no eran tan visibles en aquellos espacios que contenian universos de relaciones menos densos. Sin embargo, esta trama de relaciones, que podia servir de garantia frente al desempleo, funcionaba como una "capsula ocupacional", dificultando el acceso a empleos que se encontraran por fuera de un mundo de relaciones que tenia a la cercania espacial como principal condicionante.

Ahora bien, pensar que estas formas de identificacion, donde se mezclaban rasgos ocupacionales y de residencia, se encuentra en el origen de determinados comportamientos, no significa que ellos sean resultado de una opcion por una determinada figura social, en base a una evaluacion objetiva de las posibilidades que un individuo tiene en un contexto historico especifico. Lejos de eso, es mas adecuado imaginar este fenomeno como resultado de una decision "al interior de un panorama de opciones que los sujetos pueden percibir mas facilmente" (Gribaudi, 1987: 138). En otras palabras, se trata de una eleccion que se encontraba dotada de logica, pero que era guiada por lo que Bourdon (1977) llamaba una "racionalidad limitada": las decisiones son resultado de evaluaciones individuales, pero en ella inciden las visiones que predominaron en el espacio que habitan. En este ultimo sentido, los espacios perifericos mostraban un paisaje surcado por la ausencia de trayectorias ascendentes, ya que quienes lo hacian abandonaban ese cuadrante de la ciudad. Fue a partir de esa informacion que los migrantes implantados en la periferia imaginaron y construyeron su propio itinerario profesional.

5. Algunas consideraciones finales y apuestas a futuro

Podriamos concluir este trabajo haciendo propias algunas palabras de Machado Barbosa (2001). Hacia comienzos de la decada pasada, en el marco de una conferencia internacional de urbanismo, esta autora senalo que la segregacion residencial no es en si misma un problema, tal como cierta mirada moralista pareciera deslizar, sino un fenomeno y, como tal, sus efectos pueden ser tanto positivos como negativos. En el presente articulo, centramos nuestra atencion en estos ultimos: con el auxilio de diferente tipo de documentacion nominativa, pudimos probar la fuerte relacion que existia entre el aislamiento socio-espacial y la menor presencia de movilidad ocupacional. En linea con otros trabajos recientes (Auyero, 1999 y Wacquant, 2007), demostramos que la segregacion residencial, inclusive antes del desembarco de las formulas neoliberales, constituyo un mecanismo que reprodujo y acentuo las desigualdades socio-economicas existentes.

Con todo, y a pesar de esta faceta negativa, no podemos dejar de hablar de una dimension positiva cuyo contenido deberia ser profundizado a futuro. Una buena cantidad de estudios ha demostrado que la concentracion espacial de los pobres es un factor relevante en su "empoderamiento" (Kaztman, 2001 y Sabatini, 2003). En estos casos, la segregacion actua positivamente en la medida que, sobre la base de la organizacion territorial, se refuerza la capacidad de accion de quienes residian en determinadas areas de la ciudad (Auyero, 1999). Claro que los efectos positivos de la segregacion no podrian ser reducidos a una cuestion organizativa o a mecanismos de presion frente a las autoridades de turno. Vemos tambien, en cierta medida atravesada por aquellas practicas, la emergencia de nuevos marcos culturales. Manuel Castells (1999) es quien ofrece interesantes pistas en ese sentido. Desde la optica del pensador catalan, compartir un mismo cuadrante de la ciudad, sobre todo si se trata de espacios de relegacion urbana, se presenta como un insumo fundamental en la construccion de identidades que giran alrededor de la posibilidad de acceder a "consumos colectivos" (por caso, transporte publico o vivienda). Vista de esta manera, la segregacion no solo puede tener efectos positivos, sino tambien presentar un componente voluntario o, usando palabras de Boal (1998), ser un recurso deliberadamente buscado. De ahi que, para acceder a estos determinantes simbolicos de la segregacion (Machado Barbosa, 2001), el desafio hacia adelante resida en poner en practica estrategias cualitativas de investigacion.

Coimbra (Portugal), 29 de Octubre de 2013.

Joaquin Perren

Universidad Nacional del Comahue

CEHIR-ISHIR-CONICET

joaquinperren@gmail.com

(Recibido: 29/10/13-Aceptado: 02/12/15)

Notas

* Este articulo fue elaborado durante una experiencia postdoctoral realizada en el Centro de Estudios Sociales (CES) de la Universidad de Coimbra, financiada conjuntamente por el Consejo Nacional de Investigaciones Cientificas y Tecnicas (CONICET) y por el Programa "Argentina Towards Europe for Social Sciences" (ARTESS-Erasmus Mundus).

(1) La muestra se compuso de los individuos inscriptos, tanto novios como novias, en actas matrimoniales cuyo contrayente masculino tenga a las letras C, G o M como inicial de su apellido. Una reflexion metodologica pormenorizada sobre los criterios utilizados en: Perren (2009).

(2) En esta seccion retomamos algunas ideas planteadas en: Perren (2011).

3) Puede que algunas cifras ayuden a despejareste punto: entre 1970y 1982, la participacion del Estado en la produccion de riquezas oscilo entre el 43 y el 60% (Bilder y Zambon 1991).

(4) Un recorrido por la epidermis discursiva del Movimiento Popular Neuquino, partido que ha gobernado los destinos de la provincia desde 1963, deja en evidencia el amplio abanico de estrategias utilizadas durante la segunda mitad del siglo XX. A la alineacion con la ideolog a desarrollista en tiempos de lllia, siguieron las arengas a favor de la liberacion nacional duran e la corta experiencia peronista, los temores de una posible guerra con Chile a lo largo de la Dictadura militar y la necesidad desmontar la patria financiera en la fase alfonsinista (Perren, 2007. Al mismo tiempo, la necesidad del partido provincial de diferenciarse respecto de las fuerzas politicas tradicionales permitio una curiosa convivencia de dos discursos que, por momentos parecian irreconciliables: si, por un lado, se alertaba sobre la influencia perniciosa del Estado nacional (era habitual la referencia a un colonialismo interno en relacion a Buenos Aires); por el otro, se necesitaba de el para alcanzar las metas programaticas disenadas en los tempranos sesentas (inclusion social, construccion de infraestructura y diversificacion de la economia). Un analisis pomenorizado de este aspecto en: Perren y Perez Alvarez, 2011 a.

(5) Hicimos un analisis de las debilidades y fortalezas de las fuentes nominativas para el caso de Neuquen en Perren (2009a).

(6) El analisis del mercado laboral de la ciudad de Neuquen nos pone frente al desafio de encontrar una clasificacion ocupacional lo suficientemente sensible para explorar las fuentes que utilizamos en este estudio (actas matrimoniales del registro civil). El reto reside, ante todo, en evadir con el mismo enfasis los agregados demasiado extensos tanto como un universo ocupacional desprovisto de filtros. En caso de obviar estos recaudos encontrariamos enormes escollos para sistematizar una base de datos que incluye mas de cinco mil individuos y doscientos treinta y cuatro profesiones. La solucion pareciera ubicarse en un punto intermedio, no siempre facil de hallar, capaz de ordenar el caos ocupacional, sin caer en la tirania del simplismo. Precisamente sintonizada en esa frecuencia se encuentra la propuesta de Moya. Haciendo propias las conclusiones de los principales estudios de la materia, sobre todo los pioneros trabajos de Therstrom, este autor nos propone ocho categorias ocupacionales que, aunque utilizadas para abordar un escenario distante en tiempo y espacio, no dejan de ser utiles para comprender la estructura social de una ciudad joven y de crecimiento acelerado como Neuquen. Cfr. Moya (2003) y Therstrom (1973).

(7) Una buena muestra de ello es el considerable descenso de la construccion en el PBG. Si en 1980 participaba en una proporcion del 16%, solo once anos despues disminuiria hasta ubicarse en un nivel cercano al 12%. Cfr. Blanco et al, 1998: 67.

(8) Asi como velamos, cuando doblaba el siglo, un conjunto de colonias que funcionaban en las proximidades de la ciudad, en la decada de los ochenta gran parte de las actividades agricolas de la provincia se habia trasladado a nuevas areas que ofrecian amplias superficies a bajos precios. No es casual que el departamento Anelo, distrito privilegiado en la planificacion provincial, haya mostrado uno de los crecimientos demograficos mas acelerados en ese periodo, despegandose de esa tendencia expulsiva tan caracteristica del interior neuquino. Entre 1960 y 1970, Anelo registro una tasa media de crecimiento anual de -2,12%, mientras que entre 1970 y 1980 ese indicador trepo hasta 12,52%. Cfr. DPECN, 1980:8.

(9) Del total de actas relevadas, 3052 fueron aptas para el analisis de los patrones residenciales de la poblacion. Cerca de un millar de actas fueron descartadas por diferentes motivos (residencia fuera de la ciudad, ausencia de un domicilio exacto o bien por estar anuladas). La imprecision de la informacion contenida en las declaraciones ocupacionales de las mujeres, sobre todo por la inexactitud del rotulo "quehaceres domesticos" nos obligo a realizar el presente estudio a partir de la ocupacion del novio, tomando este como indicador de la situacion socio-economica de la unidad familiar. Cfr. Perren (2006 y 2007a).

(10) Esta descripcion, aunque panoramica, funcionaba para retratar a las areas conocidas como Bouquet Roldan, Villa Maria, La Sirena, Sapere y los vecindarios que poco tiempo despues formarian el barrio Progreso (Villa Tiro Federal y Vitale). A todas ellas debemos sumar los vecindarios que sobrevivian en los margenes de las colonias agricolas Confluencia y Valentina, donde sus habitantes alternaban el 'trabajo para otros' con practicas de subsistencia. Cfr. Perren (2006).

(11) La movilidad ocupacional la medimos usando los ocho estratos que usamos en la segunda seccion del articulo (Profesional Alto; No Manual Alto; Profesional Bajo; No Manual Intermedio; No Manual Bajo; Manual Calificado; Manual Semicalificado y Manual Sin Calificacion). Una movilidad ascendente o descendente se da en ios casos que advertimos un avance o un retroceso, entre la decada de los sesenta y 1987, de--al menos--un casillero ocupacional (ejemplo: de Profesional Alto a Profesional Bajo o bien de Manual Calificado a Manual Semicalificado). Un analisis detallado de este asunto en: Perren, 2013.

Referencias bibliograficas

Aiziczon, F. (2005). Neuquen como campo de protesta. En O. Favaro (Coord.). Sujetos sociales y politica. Historia reciente de la norpatagonia argentina. Neuquen: Colmena.

Altamirano, C. (2001). Bajo el signo de las masas (1943-1973). Coleccion del Pensamiento Argentino, Tomo IV. Buenos Aires: Ariel.

Albers, C. (1995). ?Oasis en peligro? Avance urbano y medio ambiente en la ciudad de Neuquen. En Maurice, N. y otros (Coord.). Estado, Espacio y Sociedad en el Neuquen, Paris: CREDAL-ARCI.

Arias Bucciarelli, M. (1997). El Estado neuquino: fortalezas y debilidades de una modalidad de intervencion. En O. Favaro (Ed.). Neuquen: la construccion de un orden estatal, Neuquen: CEPHYC.

Arias Bucciarelli, M. y Favaro, O. (2001). Reflexiones en torno a una experiencia populista provincial. Neuquen (Argentina), 1960-1990. Nueva Sociedad, no 172. Caracas.

Arraigada Luco, C. y Rodriguez Vignoli, J. (2003). Segregacion residencial en areas metropolitanas de America Latina: magnitud, caracteristicas, evolucion e implicaciones politicas, Serie Poblacion y Desarrollo, no 47. Santiago de Chile: CEPAL.

Atkinson, R., Buck, N. y Kintrea, K. (2005). Neighbourhoods and poverty: linking place and social exclusion. En N. Buck y otros (Eds.), Changing cities, rethinking cities. Rethinking urban competitiveness, cohesion and governance. Palgrave Macmillan: Londres.

Auyero, J. (1997). La politica de los pobres. Las practicas clientelares del peronismo. Buenos Aires: Manantial.

Bahr, J. y Mertins, G. (1981). Amodelofthe social and spatial differentiation of Latin American metropolitan cities. Applied Geography and Development, no 21, institute for Scientific Cooperation.

Bandieri, S. (2005). Historia de la Patagonia. Buenos Aires: Sudamericana.

Bilder, E. y Zambon, H. (1991). La matriz productiva del Neuquen: evolucion y perspectiva. Opinion y Conocimiento. Apuntes sobre la realidad neuquina, no 1, Vol. 1, Ano 1.

Blanco, G. y otros (1998). Neuquen: 40 anos de vida institucional. Neuquen: CEHiR-COPADE.

Boal, F. (1998). Exclusion and Inclusion: Segregation and deprivation in Belfast. En S. Muster y W. Ostendorf (eds.). Urban segregation and the Welfare State. London: Routledge.

Bourdon, R. (1977). Effects pervers et orden social. Paris: PUF.

Bourdieu, P. (1999). Efectos de lugar. En La miseria del mundo. Madrid: Akal.

Buzai, G. (2003). Mapas sociales urbanos. Buenos Aires: Lugar Editorial.

Burgess, E. (1924). The Growth of a city: an introduction to a research project. Publications of the American Sociological Society, no 18.

Castells, M. (1999). O poder da identidade. Rio de Janeiro: Paz e Terra.

Consejo Federal de Inversion (1989). Producto Bruto Geografico 1970-1985. Neuquen. Serie Estructura Socioeconomica Argentina, Coleccion Producto Bruto Geografico. Buenos Aires.

Direccion Provincial de Estadistica y Censo (1980). La poblacion de la provincia de Neuquen 1885-1980. Distribucion territorial, origen y estructura etaria, Neuquen.

Duncan O. y Duncan B. (1955). Methodological analysis of segregation index. American Sociological Review, no 20.

Falcon, V. (2011). Diferenciacion socio residencial, una aplicacion practica al espacio Urbano del Gran Resistencia. Revista Geografica Digital, no 15. Resistencia: IGUNNE.

Favaro O. (1997). La formacion de una provincia productora de energia. Neuquen, 1950-1980. En O. Favaro (Ed.), Neuquen: la construccion de un orden estatal. Neuquen: CEPHYC.

Howell, D. (1989). A model of argentine city structure. Revista geografica, no 109. Mexico: IPGH.

Gonzalez, A. y luorno, G. (1997). Una interpretacion global de las politicas economicas neuquinas. El intento de desarrollo industrial, 1958-1976. En O. Favaro (Ed.). Neuquen: la construccion de un orden estatal. Neuquen: CEPHYC.

Gribaudi, M. (1987). Itineraires ouvriers. Espaces et grupes sociaux a Turin au debut du XXsiecle. Paris: EHESS.

Groisman, F y Suarez, A. (2006). Segregacion residencial en la ciudad de Buenos Aires. Revista de Poblacion de Buenos Aires. Ano 3, no 4.

Instituto Nacional de Estadistica y Censo (1998). Situacion demografica de la provincial de Neuquen. Serie analisis demografico, no 12, Buenos Aires.

Instituto Nacional de Estadistica y Censo (1998). La poblacion de la provincia de Neuquen. Series demograficas, Buenos Aires.

Katzman, R. (2001). El aislamiento social de los pobres urbanos: reflexiones sobre su naturaleza, determinantes y consecuencias. Serie Documentos de Trabajo No. 1. SEIMPRO Sistema de Informacion, monitoreo y Evaluacion de Programas Sociales.

Kloster E (1991). Migracion y trabajo femenino en una ciudad de crecimiento acelerado. Boletin Geografico, no 8. Neuquen: Universidad Nacional del Comahue.

Levy J y Brun, J. (2002). De la extension a la renovacion metropolitana: mosaico social y movilidad. En F. Dureau y otros. Metropolis en movimiento: Una comparacion internacional. Bogota: IRD Editions.

Linares S y Lan, D. (2007). Analisis multidimensional de la segregacion socioespacial en Tandil (Argentina) aplicando SIG. Investigaciones geograficas, no 44. Alicante: Universidad de Alicante.

Machado Barbosa, E. (2001). Urban Spatial Segregation and Social Differentiation. Foundation for a Typological Analysis. En International Seminar on Segregation in the City. Cambridge: Lincoln Institute.

Massey D. y Denton, N. (1988). The Dimensions of Residential Segregation. Social Forces, V. 1. 67, no 2.

Moya, Jose (2003). Primos y extranjeros. La inmigracion espanola en Buenos Aires, 1850-1930. Buenos Aires: Emece.

Natera Rivas J. y Gomez, N. (2007). Diferenciacion socio residencial en el aglomerado del Gran Santa Fe (Argentina) a comienzos del siglo XXI. Revista Universitaria de Geografia, no 16. Bahia Blanca: Universidad Nacional del Sur.

Natera Rivas, J. (2010). Diferenciacion socio residencial del espacio urbano en ias capitales provinciales del noroeste argentino. Revista del Departamento de Geografia, no 11. Tucuman: Universidad Nacional de Tucuman.

Perren J (2006). Destino: Neuquen. Migraciones y patrones residenciales en la Norpatagonia (1960-1970). Anuario del Centro de Estudios Histoncos Prof. Carlos Segreti, Cordoba, no 6, Cordoba.

Perren J. (2007). Erase una vez en la Patagonia. Luces y sombras de la economia neuquina (1958-1991). Observatorio de la Economia Latinoamericano, no 82, Universidad de Malaga.

Perren, J. (2007a). Migraciones y patrones residenciales en el Neuquen aluvional (1970-1990). Estudios Migratorios Latinoamericano, no 42. Buenos Aires: CEMLA.

Perren J (2009). Itinerarios migratorios. Integracion en el Neuquen aluvional (1960-1990). Tesis de doctorado. Tandil: Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires.

Perren, J. (2009a). Una transicion demografica en el fin del mundo. La poblacion de la provincia de Neuquen (Patagonia, Argentina) durante el siglo XX tardio. Scripta Nova. Revista Electronica de Geografia y Ciencias sociales. Barcelona: Universidad de Barcelona, vol. XIII, no 282. Disponible en : http://www.ub.es/geocrit/sn/sn-282.htm.

Perren, J. (2009b). Mercado laboral y migraciones en el Neuquen aluvional. Una aproximacion a partir de fuentes nominativas. Historia Regional, no 22.

Perren, J. (2010). Estructura urbana, mercado laboral y migraciones: una aproximacion al fenomeno de la segregacion en una ciudad de la Patagonia (Neuquen: 1960-1990). Miradas en Movimiento, no 4. Buenos Aires: Espacio de Estudios Migratorios.

Perren, J. y Perez Alvarez, G. (2011). Las "nuevas" provincias como problema historiografico. Una aproximacion a los casos patagonicos (1958-1991). Revista Paso Por-Venir, no 5. Trelew: Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco.

Perren, J. (2012). "Esto tambien es Neuquen". Los contrastes del proceso de urbanizacion en una ciudad intermedia argentina (1980-1991). Cuadernos del Sur, no 39. Bahia Blanca: Universidad Nacional del Sur.

Perren, J. (2013). Movilidad ocupacional, familia y ciudad. Una propuesta para el estudio de las migraciones en la Patagonia (Neuquen: 1960-1991). Papeles de Poblacion, vol. 19, no. 75. Toluca: Universidad Autonoma del Estado de Mexico.

Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) (2009). Segregacion residencial en Argentina, Coleccion Aportes para el Desarrollo Humano en Argentina. Disponible en: http://hdr.undp.org/en/nhdr/support/ other/national/pnud_libro2.pdf.

Solis, P. (2007). Efectos del nivel socioeconomico del vecindario en la continuidad escolar entre la secundaria y el bachillerato en Mexico, Distrito Federal. En R. Kaztman y L. Queiroz Ribeiro (eds.) A Cidade contra a Escola. Segregacao urbana e desigualdades educacionais em grandes cidades da America Latina. Rio de Janeiro: Letra Capital Editora.

Rodriguez, G. (2008). Segregacion residencial socioeconomica en la Ciudad Autonoma de Buenos Aires. Dimensiones y cambios entre 1991-2001. Poblacion de Buenos Aires, Vol. 5, no 8.

Sabatini, F., Caceres, G. y Cerda, J. (2001). Segregacion residencial en las principales ciudades chilenas: Tendencias de las tres ultimas decadas y posibles cursos de accion. EURE, vol. 27, no 82, Santiago de Chile.

Sabatini, F. (2003). La segregacion social del espacio en las ciudades de America Latina, Santiago: Institutode Estudios Urbanos y Territoriales (PUCC).

Sassone, S., Sanchez, D. y Matossian, B. (2007). Diferenciacion social y fragmentacion espacial: el caso de San Carlos de Bariloche. Contribuciones cientificas G/EA Sociedad Argentina de Estudios Geograficas--Congreso Internacional de Geografia 68[degrees] Semana de Geografia. Posadas: G/EA Sociedad Argentina de Estudios Geograficas.

Saravi, G. (2008). Mundos aislados: segregacion urbana y desigualdad en la ciudad de Mexico. EURE, vol. 34, no 103.

Tecco C y Valdes, E. (2006). Segregacion residencial socio-economica e intervenciones para contrarrestar sus efectos negativos. Reflexiones a partir de un estudio en la ciudad de Cordoba. Cuadernos de Geografia, no 15. Bogota: Universidad Nacional de Colombia.

Therstrom S (1973). The other Bostonian: Poverty and progress in American Metropolis, 1880-1970. Cambridge: Harvard University Press.

Vapnarsky, C. y Pantelaides, E. (1985). Los pueblos del Norte de la Patagonia 1789-1957, General Roca: Editorial de la Patagonia.

Vapnarsky, C. y Pantelaides, E. (1987). La formacion de un area metropolitana en la Patagonia. Poblacion y asentamiento en el Alto Valle. Buenos Aires: CEUR.

Wacquant, L. (2007). Los condenados de la ciudad. Gueto, periferia y Estado. Buenos Aires: Siglo XXI.

White M (1983) The measurement of spatial segregation. American Journal of Sociology, Vol. 88, no 5, The University of Chicago Press.

Caption: Mapa 1 Distribucion porcentual de la poblacion de la provincia de Neuquen (1991)

Caption: Mapa 2 Participacion de los estratos inferiores y superiores por barrios entre 1960 y 1991 (%)
Cuadro 1
Evolucion de la poblacion de la ciudad de Neuquen (1960-2010)

Censo    Poblacion   Ubicacion dentro   Ubicacion dentro
                     de la Patagonia    de la Argentina

1960      25.170            2                  35
1970      45.140            2                  21
1980      92.047            1                  17
1991      169.199           1                  15

Censo    Tasa de crecimiento
              (por mil)

1960             --
1970            62,3
1980            70,8
1991            57,6

Fuente: Direccion Provincial de Estadistica y Censos

Nota: Las ubicaciones en el ranking de ciudades mas pobladas
corresponden al aglomerado Neuquen-Cipolletti-Plottier
(Vapnarky y Pantelides, 1987).

Cuadro 2
Distribudon ocupacional de los contrayentes en la dudad de Neuquen,
1960-1990(porcentajes)

    Estratos socio-ocupacionales               60s         70s

1   Profesional Alto                           2,7         3,4
2   No Manual Alto                             0,9         0,8
3   Profesional Bajo                          11,5         8,3
4   No Manual Intermedio                      10,9         7,7
5   No Manual Bajo                            45,0         51,5
6   Manual Calificado                         12,0         11,0
7   Manual Semicalificado y Servicios          9,2         12,8
8   Manual Sin Calificacion y Jornaleros       7,8         4,5
    Totales                                 100 (808)   100 (1869)

       80s

1      5,2
2      0,4
3      9,9
4      7,6
5      58,3
6      9,8
7      8,0
8      0,7
    100 (2441)

Fuente: Elaboracion propia a partir de las actas matrimoniales del
Archivo de la Direccion Provincial de Registro Civil de Neuquen.

Cuadro 3
Participacion de los estratos superiores e inferiores por
barrios y vecindarios.
Neuquen, 1960-1969.

     Barrios y Vecindarios   Estratos     Estratos
                             Superiores   Inferiores

1    Centro                     20,8         6,9
2    Belgrano                   2,3          27,3
3    Villa Maria                 0           38,3
4    Villa Florencia            7,1          32,1
5    Colonia Valentina           0           37,9
6    Bouquet Roldan              0           44,6
7    Progreso                    0           52,9
8    Colonia Confluencia         0           40,5
9    Nuevo                      2,9          25,7
10   La Sirena                   0            60
11   Mariano Moreno             3,8          15,4
12   Sapere                      0           46,2
13   Villa Farrell              3,8          3,8

Fuente: Elaboracion propia a partir de las actas matrimoniales
del Archivo de la Direccion Provincial de Registro
Civil de Neuquen.

Cuadro 4
Distribucion de la poblacion de acuerdo a estratos superiores e
inferiores. Neuquen, 1970-1991.

     Barrios y Vecindarios   Estratos     Estratos
                             Superiores   Inferiores

1    Cumelen                    3,1          23,3
2    Centro                     5,1          21,3
3    Alta Barda                 9,1          30,3
4    Santa Genoveva             13,6         36,4
5    Villa Farrell              9,3          15,0
6    Nuevo                      12,2         10,8
7    Villa Florencia            14,0         6,5
8    Belgrano                   12,8         5,0
9    Mariano Moreno             20,0         7,5
10   Sapere                     23,7         7,9
11   La Sirena                  18,6         5,2
12   San Lorenzo                24,4         6,7
13   Villa Maria                12,9         3,5
14   Colonia Valentina          19,3         4,5
15   Colonia Confluencia        41,1         5,0
16   Villa Ceferino             38,7         3,2
17   Islas Malvinas             40,6         3,1
18   Don Bosco                  30,0         2,2
19   Limay                      30,4         2,2
20   Bouquet Roldan             25,8         1,3
21   Progreso                   34,3         1,2

Fuente: Elaboracion propia a partir de las acias matrimoniales
del Archivo de la Direccion Provincial de Registro
Civil de Neuquen.

Grafico 1
Relacion entre movilidad ocupacional intrageneracional e instalacion.

        Espacios consolidados    Espacios menos consolidados
      (Centro y primer anillo)        (Segundo anillo)

Des              24                          25
Nul              45                          53
Asc              31                          22

Fuente: Perren, 2013.

Note: Table made from bar graph.
COPYRIGHT 2013 Universidad Nacional de San Luis
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2013 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Perren, Joaquin
Publication:Fundamentos en Humanidades
Date:Dec 1, 2013
Words:9249
Previous Article:Illiteracy and poverty in San Luis: a descriptive-comparative study/Analfabetismo y Pobreza en San Luis: un estudio descriptivo y comparativo.
Next Article:Cultural studies and their contribution to the syllabus/Los estudios culturales y su aporte al campo del curriculum.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters