Printer Friendly

The Use of Magnetic Resonance Imaging and Computed Tomography Scans in Postmortem Diagnosis/Uso de la resonancia magnetica y la tomografia computarizada en diagnostico postmortem/Uso da ressonancia magnetica e da tomografia computadorizada no diagnostico pos-morte: revisao do assunto.

Introduccion

La medicina legal o medicina forense, comprende la aplicacion de la ciencia medica para apoyar tecnica y cientificamente a la administracion de justicia. Como instituto, su ente rector en el caso colombiano es el Instituto Colombiano de Medicina Legal, organismo estatal compuesto por profesionales de las areas medicas y afines, con el fin de emitir peritaciones que sirvan de pruebas tecnicas en el esclarecimiento de los hechos (1).

Principalmente, la medicina legal se reconoce por su labor en el campo de la aplicacion practica del peritaje medicolegal; el cual cubre una amplia gama de pericias del orden psiquiatrico o psicologico, hasta aplicaciones con fines postmortem, en la determinacion de la manera de muerte (Suicida, homicida o accidental).

Es cifra a resaltar que, el 2.5% de la mortalidad en el mundo es consecuencia de la violencia, en sus diferentes expresiones. En el 2012, a nivel mundial, se presento una tasa de 6.7 homicidios por 100,000 habitantes. Sin embargo, la tasa mas alta de homicidios ocurre en la region de las Americas, con un 28.5 por cada 100,000 habitantes (2). En Colombia, el informe F ORENSIS 2015 menciona que, para el ano 2017, se reportaron 24,681 muertes violentas, dentro de las cuales los suicidios junto a los accidentes de transito constituyen las primeras causas. Asi mismo se realizaron 273,511 examenes medico legales, en donde la violencia interpersonal e intrafamiliar aportaron el 73.5% de los casos (3).

En este amplio conjunto, ante la naturaleza heterogenea y casuista de la actividad, para llevar a cabo el peritaje (1) del que se habla, el perito debe hacer el mejor uso de las herramientas tecnicas y tecnologicas de las cuales disponga; por ejemplo, en la practica de necropsias, apoyando sus conclusiones periciales en la informacion dada por las imagenes diagnosticas del cuerpo objeto de estudio (4-6).

Ahora bien, es bueno mencionar que el uso de herramientas tecnologicas en el diagnostico clinico no reviste confusion, por el contrario, cada avance tecnologico ha traido consigo la necesidad de desarrollos nativos en el campo de la medicina. Para el caso particular de la imagenologia, desde 1895 se documenta el estudio y utilizacion de la radiologia como apoyo a la medicina forense; donde, como es de esperar, en la medida de las tecnologias emergentes, estas se han estudiado, ensayado e incorporando en el campo (7, 8).

Al respecto, los estudios y utilizacion clinica de las imagenes producidas no son exclusividad de un unico metodo (Rayos X, resonancia, etc.), ni de la medicina forense; hecho que se reafirma con las aplicaciones medicas de la resonancia magnetica (RM), en 1980, epoca en la cual se desarrollaron numerosos estudios e investigaciones, de las cuales se rescata el reconocimiento de celulas de crecimiento anormal (tumores), realizada exclusivamente con el uso de la RM (7-9).

Por supuesto, estas herramientas son tan potentes que trascienden el equipamiento para la jurisprudencia medica, y es una realidad que los avances en imagenologia, en especial en RM, han hecho que esta sea empleada en todo tipo de actividades y su uso postmortem haya venido en aumento; siendo soporte en aquellas autopsias donde (por religion u otras) no se permite la practica de examenes invasivos, captando imagenes de diferentes organos del cuerpo, ilustrando su utilidad para emitir un correcto diagnostico pericial de la causa de muerte(9-12).

En esta dinamica de incorporar avances tecnologicos a la actividad pericial, en la practica de necropsias, se genero el proyecto Virtopsy[R] (11, 13), cuya propuesta ofrece un modo no invasivo de examinar cadaveres, haciendo uso de estudios de imagenologia entre los cuales se encuentra la Tomografia Computarizada (TC). Esta ultima tecnologia, capaz de realizar diversos procesos de analisis de imagen, como reconstrucciones en volumen o mediciones morfometricas, ha logrado gran aceptacion de las instituciones especializadas, debido a su rapidez en el diagnostico y al facil sistema de archivo y registro, permitiendo el transporte de datos recabados a especialistas apartados entre si, sin manipulacion de las muestras.

Esas mismas utilidades han llevado a popularizar el uso de la RM/TC, perfilandose como las metodologias principales para la realizacion de examenes postmortem (14).

Por su parte, para Colombia durante el 2017 no se conto con investigaciones ni documentacion sobre la aplicacion de estas tecnicas de imagenologia en estudios postmortem, consecuencia logica, puesto que dichas tecnologias conllevan grandes costos de implementacion, tanto que, incluso en el llamado "primer mundo", no todos los hospitales de amplia superficie poseen su propia TC, menos aun, una unidad de RM (15). Bajo esta realidad, se prioriza destinar los recursos tanto economicos como operativos, principalmente a la atencion en salud de los ciudadanos que sobreviven, y no, para el eventual uso en la administracion de justicia.

Sobrellevando esta realidad, el pais no puede quedar relegado en los avances tecnologicos que se estan dando y dejar de lado los principios de justicia, promoviendo la impunidad en casos que por su particularidad requieran el uso de tecnicas eficientes para esclarecer sus moviles. De alli la necesidad de realizar una documentacion de casos en los cuales se aplicaron dichas tecnicas en estudios postmortem, para que con base a estos registros se logre su posterior aplicacion. Con esta intencion, el presente trabajo de revision tiene como fin analizar el uso de la RM y la TC en el diagnostico postmortem, buscando generar inquietud en profesionales en compania de estudiantes de las ciencias de la salud, e incitando una conciencia investigativa que se espera llegue a promover investigaciones posteriores para una futura aplicacion de las tecnicas y sus tecnologias asociadas en el territorio colombiano.

Imagenologia Postmortem

Los estudios postmortem son todos aquellos estudios internos y externos que se practican a un cadaver para determinar la causa de muerte (16). Dentro de ellos se encuentra la necropsia, la cual es el procedimiento que estudia las alteraciones morfologicas de los organos y tejidos como consecuencia de enfermedad o causa alguna de muerte (17, 18).

Bajo la definicion de necropsia, la RM y la TC, junto a la autopsia convencional, son herramientas cuya funcion es precisar el diagnostico, posibilitando a su vez, el estudio de hallazgos traumatologicos o patologicos, e incluso de reacciones vitales ante-mortem, siendo particularmente util en aquellos casos de dudosa criminalidad; las imagenes demuestran con nitidez y tamano apropiado cualquier estructura corporal, lo que significa menor invasion al cuerpo objeto de estudio (8, 13, 17).

La principal importancia del uso de cualquiera de estas tecnicas para los estudios postmortem son las facilidades que una y otra proporcionan, entregando datos fidedignos y tridimensionales de las estructuras corporales (17,19), guiando la obtencion de muestras biologicas, ofreciendo ademas la posibilidad de realizar una base de datos para futuras investigaciones entre otros especialistas, dada la capacidad de almacenamiento de la informacion(12).

Como complemento, las tecnicas de imagenologia pueden llegar a evitar procedimientos innecesarios, asi como podrian llegar a reducir el numero de autopsias (procedimientos invasivos), los cuales alteran el cuerpo y dificultan inspecciones posteriores (17, 20). En las ciencias medicas, no es de olvidar el sentido humano, para que los parientes puedan ver el cadaver incluso despues de la autopsia, la cara no es sometida a diseccion. Con la imagen forense, los tejidos blandos y el esqueleto de la cara pueden ser examinados de manera no destructiva. Si hay necesidad de tomar muestras o fluidos del cadaver, estas podrian hacerse de forma guiada con las tecnicas imagenologicas mencionadas, ofreciendo asi una menor manipulacion del cuerpo por parte de los patologos y tecnicos, y reduciendo el riesgo de infeccion para este personal.

Otra utilidad de estas tecnicas se da cuando por motivos culturales, religiosos o personales, los familiares no permiten una autopsia, pero dicho examen puede ser clave para descubrir las causas de deceso, y de ser el caso, impartir justicia. Otra utilidad de la imagenologia postmortem es la posibilidad de reevaluar un caso por un experto de una subespecialidad especifica en cualquier lugar, en cualquier momento.

Resonancia magnetica

La resonancia magnetica (RM) trabaja basada en las propiedades mecanico-cuanticas de los nucleos atomicos (21). Para llevar a cabo su funcion, hace uso de un juego de poderosos electroimanes, creando campos magneticos al circular la corriente por las bobinas de los mismos; estos campos estimulan los atomos de hidrogeno, que, una vez excitados, vuelven a su posicion de equilibrio, produciendo una senal que es recibida por los transductores, luego transformada a una senal electrica y posteriormente convertida en la imagen fisica de la estructura a estudiar (22, 23).

De la imagen resultante se desprenden multiples posibilidades de edicion, pudiendo emplear secuencias para suprimir, recortar, aumentar o resaltar imagenes. Por ejemplo, utilizar los contrastes para retirar (de la imagen) el tejido graso y aumentar la intensidad del tejido conectivo para observar en una secuencia especializada la articulacion de la rodilla, o suprimir la senal del agua para aumentar la senal de tejido y observar el parenquima cerebral; la gran ventaja de la RM es que cada secuencia tiene tanto un fin determinado como una estructura, para asi observar desde diferentes vistas de esquema la estructura, concluyendo en el diagnostico mas acertado (22-24).

Esta tecnica posee la ventaja de poder representar lesiones de tejidos blandos y patologias claramente. Por otra parte, su uso no se limita, puede ser usada para examinar victimas vivas de actos violentos, dado que es un metodo no ionizante (11). No obstante, sus prestaciones no se masifican principalmente a sus altos costos, la necesidad de escaneres de alto campo para autopsia perinatal, el tiempo prolongado entre examenes, la imposibilidad de mostrar en forma directa el calcio en el tejido oseo, asi como un altisimo riesgo de incidentes o accidentes si no se cumplen las normas de seguridad en el area de imagenologia (ejemplo: Efecto misil, introduccion inadvertida de pacientes con contraindicaciones, quemaduras)(8,25).

Tomografia computarizada

La TC es una tecnica que utiliza la combinacion de Rayos X y sistemas informaticos para conseguir una serie de imagenes transversales de una estructura, que ofrecen informacion de anatomia en tres dimensiones. Gracias a ello es posible estudiar con precision, detalles de las visceras, huesos, tejido muscular, graso, entre otras estructuras (26, 27).

El equipo de tomografia computarizada esta constituido por un gantry o cuerpo vertical, que presenta un orificio central, el cual contiene un tubo de Rayos X que gira alrededor del paciente, una mesa o camilla de exploracion, donde se coloca la estructura a estudiar, el gantry emite radiaciones que pasan a traves del organismo u objeto, las cuales son modificadas segun el coeficiente de absorcion de los diferentes tejidos. Estas radiaciones modificadas son captadas en el lado opuesto por unos detectores de estado solido o gaseoso. La ionizacion producida por los Rayos X en las moleculas del detector se convierten en senales electricas que son transmitidas a un computador, donde se transforma en imagenes digitalizadas a la interfaz del operador(28).

Como ventajas se puede mencionar que la tecnica puede detectar y representar cuerpos extranos, fracturas, gas, acumulaciones de fluidos y calcificaciones en grandes vasos. Asi mismo, su uso a traves de la angiografia postmortem permite la deteccion de rupturas u oclusiones de vasos sanguineos con menor calibre (29). Adicionalmente, la TC requiere pocos minutos para su realizacion y esta caracteristica permitira que, un gran numero de cadaveres puedan ser analizados (30). Sin embargo, tiene limitaciones con respecto a la evaluacion de tejidos blandos y organos internos, dado que las densidades de los tejidos ante un dano o patologia pueden presentar cambios tan pequenos que no pueden ser detectados por la tecnica (ejemplo: Para el caso de una hemorragia subaracnoidea, no se podria conocer si la causa fue por aneurisma o por malformacion arteriovenosa).

Metodologia

Se realizo una busqueda de informacion en las bases de datos PubMed, Science Direct, Springer Journal y en el motor de busqueda Google Academico, usando los terminos MESH: "Computed Tomography", "Magnetic Resonance ", "Autopsy ", "Postmortem" y "Forensic Medicine", publicada en el periodo 2008/01/012015/12/31, filtrandose la informacion por tipo de articulo en donde se seleccionaron los reportes de caso, articulos originales de investigacion y revisiones, publicadas en ingles. Despues se realizo un analisis de los titulos, resumenes y lectura de los articulos disponibles en su version completa, para posteriormente seleccionarse 50. Adicionalmente, se anadieron otros documentos que ampliaran la informacion para algunos temas, con base en las referencias bibliograficas o en la busqueda en PubMed.

El estudio de casos, como metodologia de investigacion, es el estudio de la particularidad y de la complejidad de un caso singular. Se hace uso de este metodo cuando se tiene un interes especial en el caso en si mismo, para llegar a comprender su actividad en circunstancias importantes, buscando siempre en detalle la interaccion con sus contextos (31). En este marco metodologico se desprenden los siguientes casos:

A. Fractura de la boveda craneal

La RM, por merito propio, es la mejor tecnica para observar el sistema nervioso central. Ofrece imagenes unicas de todo el contorno del encefalo; y a su vez, haciendo uso de las multiples secuencias de contraste, permite realzar la protuberancia, el liquido cefalorraquideo y la totalidad de la morfo fisiologia cerebral (32-34).

Gracias a la RM se observa en detalle efluvios y sangrados en regiones centralizadas, como el hipocampo, el cuerpo calloso y los plexos coroideos; sirviendo tambien en la identificacion de traumas junto a hemorragias subdurales y subaracnoideos, asi como en probables danos en el sistema ventricular (35). Por lo anterior es la herramienta idonea a usar en pacientes que han fallecido por poli-traumatismos en accidente de transito, por golpes con objetos contundentes o caidas desde grandes alturas, tambien, claro esta, para observar la complejidad del dano y los factores que causaron su muerte (36) (Figura 1).

No sobra recalcar, que esta tecnica no sustituye del todo la autopsia convencional (Figura 1a), pero si, es una poderosa herramienta para visualizar elementos omitidos por el estudio humano; permitiendo reconstrucciones tridimensionales o cortes axiales, donde sea facilmente observable la posicion y el tamano de la lesion (Figura 1b y 1d); mejora ademas la comprension de masas circunscritas de la cavidad que la contiene normalmente, por un orificio natural o accidental (flechas amarillas en la Figura 1c), lo que equivale a determinar magnitudes fisicas, como distancias, tipo de objetos, entre otros.

B. Herida por arma cortopunzante en region toracica

Las heridas por arma de fuego, arma cortopunzante y los traumas por accidentes constituyen un elevado desafio para el medico patologo encargado de la necropsia, puesto que se ocasionan lesiones en diversos tejidos y organos, que ensombrecen el diagnostico.

Para Jackowski y colaboradores (37), un caso critico para el diagnostico hace su aparicion en aquellas heridas presentes en la region toracica, dado que en esta region se ubican diferentes estructuras esenciales para la vida humana, cualquier omision puede conducir al indeseado mal diagnostico, o no menos grave, a establecer causas idiopaticas de muerte (38).

Esta situacion contradice a la autopsia convencional, obligando a buscar alternativas; con la RM puede apreciarse cardiopatias complejas (ejemplo: Insuficiencia cardiaca, endocarditis, perforaciones, contusiones mediastinales y cardiacas) (39, 40); y a nivel respiratorio, cualquier tipo de lesion traumatica que provoque colapso pulmonar, como lo son aplastamientos, asfixia mecanica, traumas cerrados de torax, entre otros (40, 41). Igualmente, haciendo uso de ella se pueden diagnosticar tromboembolismos, derrames pleurales, procesos infecciosos (neumonias, tuberculosis), patologias por trauma, neoplasias, hemotorax, neumotorax y quilotorax (42), enfermedades cronicas como tumores mediastinales pleurales, pulmonares y los enfisemas con consolidaciones a nivel pulmonar. Contrastando las imagenes por resonancia se puede apreciar en todo contexto el parenquima pulmonar y asi encontrar el diagnostico acertado (43, 44).

La imagen detallada obtenida por RM, facilita observar la completa trayectoria de lesiones y los danos adyacentes en su recorrido (Figura 2c), en la cual se muestra la lesion en el tejido cutaneo, apoyada a una TC para realizar la posterior ruta de la lesion (44, 45). Como se dijo, el contraste es una ventaja de la RM (Figura 2b) afirmando la lesion del tejido miocardico de la autopsia (Figura 2a) con aparicion de coagulo intracardial; y a su vez se observa lesion a nivel vascular (Figura 2d).

C. Traumas provocados por accidentes de transito

El sistema osteomuscular (compuesto basicamente por huesos, tendones y tejido muscular) ademas de ser responsable de la adecuada locomocion, sirve de armazon y sosten mecanico para cada una de las estructuras internas. La aplicacion de la RM en la evaluacion de este sistema ayuda a identificar de manera clara cualquier tipo de lesion, sabiendo asi el tipo y la magnitud del dano causado (21). Su importancia es tal que, la mera observacion de las articulaciones, proporciona informacion relevante sobre el tiempo de vida de los cuerpos en estudio, asi como de las patologias y medicaciones conexas que pudiesen llegar a producir deformaciones o cambios articulares. Simultaneamente, detallar los tendones, dada su propension a sufrir rupturas por cualquier tipo de trauma contundente, puede verse reflejada en RM. A su turno, el tejido muscular una vez afectado, presenta en la RM, hematomas, laceraciones y otros danos (Figura 3) que, al llevar a cabo la autopsia, reafirman los resultados dados por la imagen (46, 47).

En otro estudio, se comparo los resultados de la autopsia convencional con los obtenidos utilizando TC y RM, queriendo identificar y evaluar la biomecanica del trauma en las causas de muerte (48). En uno de los individuos de estudio se noto, a partir de la reconstruccion en 3D por TC, la fractura de la apofisis odontoide (Figura 4 a) y por su parte, con la RM se aprecio el desplazamiento de medula espinal causado por la fractura (Figura 4b). En estudios semejantes, se investigo la efectividad del diagnostico usando TC postmortem con victimas de accidentes de transito, las cuales presentaron lesiones en cabeza, cuello, torax, abdomen y pelvis, encontrandose que la TC postmortem puede detectar o presumir un diagnostico de trauma fatal en el momento de determinar la causa de muerte (49, 50).

D. Ahogamiento

El sistema gastrointestinal se encuentra rodeado de organos solidos, higado y pancreas, y huecos como el estomago y los intestinos; irrigados por vasos que van desde los mas grandes: Arteria aorta, vena cava cruzando todo el sistema digestivo, hasta los mas pequenos, pero no menos complejos vasos sanguineos (46, 51, 52).

Las imagenes por RM de este sistema aportan datos para el hallazgo de patologias de tipo traumatico (laceraciones, fisuras y roturas de organos huecos), ocasionadas, ya sea por heridas por arma de fuego, heridas por arma cortopunzante o traumas contundentes (caidas de gran altura y golpes) (53, 54), asi como de tipo accidental como el ahogamiento (Figura 5); en donde, haciendo uso de los potenciadores, se muestra la abundante cantidad de liquido con partes solidas en estomago y duodeno (Figura 5b) para luego realizar la autopsia (Figura 5a) donde se ve pinzamiento de la primera porcion del duodeno (flechas).

E. Gas intrahepatico

La presencia de Gas Intrahepatico (GIH), es un hallazgo frecuente en la TC postmortem en casos de muerte no traumatica (55-57). Por ello, se han realizado investigaciones sobre su deteccion por TC, para posteriormente confirmar mediante la autopsia convencional. En uno de los reportes, se evaluo la ubicacion y ocurrencia de GIH, mediante imagenes por TC multicorte (TCM) en 208 personas fallecidas no traumaticamente (56). La ubicacion de GIH fue clasificado en una escala de 0 a 3, siendo 0 la no aparicion de ningun gas; 1, gas solo en el lobulo izquierdo (Figura 6a); 2, gas en el lobulo izquierdo y el segmento anterior del lobulo derecho (Figura 6b); y 3, gas en el lobulo izquierdo con los segmentos anterior y posterior del lobulo derecho (Figura 6c), encontrandose que la mayoria de los casos poseian este hallazgo en el tipo 3 de la escala y que esto se correlacionaba con la aparicion de distension intestinal, y el periodo transcurrido entre el paro cardiorespiratorio y el posterior examen y la autopsia.

F. Muerte por patologia preexistente

En el caso de patologias preexistentes, se estudio el caso de una mujer de 77 anos que murio repentinamente despues de someterse a una operacion de aneurisma cerebral. La TC postmortem de craneo mostro que la hemorragia propia de la cirugia desaparecio sin ninguna complicacion, pero la tomografia de torax mostro multiples tumores pulmonares metastasicos con masas anormales en los bronquios (Figura 7a) y derrame pleural (Figura 7b), dados estos hallazgos se estima que el fallecimiento ocurrio por asfixia causada mediante metastasis pulmonar y tumores endobronquiales. Aunque una autopsia tradicional no se realizo, la TC postmortem proporciono una fuerte evidencia para la deteccion de la causa de muerte, evitando un riesgo judicial en la gestion del hospital involucrado (58).

G. Identificacion de cadaveres NN (No Name)

La TC tambien ha sido usada para la identificacion de sujetos, ya que esta puede detectar caracteristicas propias de los cuerpos, tales como son implantes, cirugias o fracturas antiguas (59). Puede verse, por ejemplo, para los estudios realizados por Dedouit y colaboradores, a 35 cuerpos; de las 35 exploraciones, diez revelaron malformaciones esqueleticas, fracturas antiguas, o fracturas no consolidada en el cuello de femur derecho (Figura 8 a); una fractura de la primera vertebra cervical a nivel pedicular izquierdo (Figura 8b); una columna lumbar con material de osteosintesis (Figura 8c); una calcificacion en el ligamento tirohioideo izquierdo (Figura 8d), espondilolistesis bilateral istmica de la quinta vertebra lumbar, y un angioma vertebral toracico(60, 61).

Algunas anomalias esqueleticas fueron confirmadas por las investigaciones de la policia: El fallecido quien tuvo el material de osteosintesis tenia una historia pasada de la fractura de la columna y la cirugia, el sujeto que presento fractura de vertebra cervical pedicular izquierda tenia un historial reciente de fractura cervical. A excepcion de la prueba del material de osteosintesis, ninguno de los hallazgos mencionados se ve durante la autopsia convencional (60).

Conclusiones

La imagenologiapostmortem no pretende desplazar, ni ser un sustituto de la autopsia convencional, de hecho, estas tecnicas pueden aumentar, el numero de estas o cambiar su enfoque, tanto medico como legal, ampliando el espectro de la autopsia convencional, posibilitando a su vez el acervo de archivo de imagenes para posteriores investigaciones forenses.

Con lo anterior en mente, es bueno resaltar los beneficios para la investigacion en los estudios forenses de la RM, entre ellos, se cuenta con una mejor definicion en la imagen, capacidad de reducir o intensificar la senal de cualquier tipo de tejido, posibilidad de realizar reconstrucciones en 3D para realizar esquemas completos de cualquier region del cuerpo, entre otros.

Por su parte, la TC proporciona distintos grados de libertad para la imagen, facilitando establecer una correlacion directa con los datos radiologicos ya adquiridos, siendo util cuando el individuo en estudio presenta artefactos en su cuerpo. Como la RM, el uso de la TC postmortem, puede detectar o presumir trauma fatal en el diagnostico de la causa de muerte despues de accidentes u otros de conclusiones fatales. Tanto es asi que, combinado con una angiografia, se analizan con mayor facilidad las lesiones vasculares perifericas en traumas, ya sean de naturaleza cerrada o abierta.

Desde luego, y a pesar del buen recibo de sus sobresalientes ventajas, la imagenologia postmortem carece de otras caracteristicas diagnosticas como color, textura u olor; las cuales pueden llegar a ser relevantes, y no estarian presentes en las imagenes.

Otro aspecto a considerar es como las interpretaciones de los hallazgos encontrados en las imagenes van a depender de factores tales como la causa de muerte, cambios normales postmortem, efectos de la resucitacion cardiopulmonar, entre otros. Por lo tanto, los radiologos clinicos pueden confundirse o malinterpretar hallazgos a partir de la radiologia en cadaveres, y esto obliga a notar que la radiologia forense no es la misma radiologia clinica aplicada.

Finalmente, existe otra dimension no menos importante, referente a las cuestiones pecuniarias, dado que no se recomienda generar sinergias en equipos hospitalarios, pese a poder usar los mismos tomografos o resonadores (que sirven para los pacientes en general) en labores forenses, este hecho podria atentar contra la seguridad y sanidad de personas e instalaciones; quedando en discusion la necesidad de conformacion de unidades de imagenes diagnosticas forenses.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener conflicto de interes.

Referencias

(1.) Caballero C, Moreno H. Tratado de medicina legal: Juristas y medicina. 3ra ed. Bucaramanga, Colombia: Editorial UNAB; 1996.

(2.) Butchart A, Mikton C, Dahlberg LL, Krug EG. Global status report on violence prevention 2014. Inj Prev. 2015;21(3):213.

(3.) Legal INdM, Violencia GCdRNs. Forensis 2015. Datos para la vida. 1 ed. Colombia2016. p. 729.

(4.) Payne-James JJ, Stark MM. Clinical Forensic Medicine: History and Development. In: Stark MM, editor. Clinical Forensic Medicine: A Physician's Guide. Totowa, NJ: Humana Press; 2011. p. 1-44.

(5.) Ludwig J. Postmortem Imaging Techniques. In: Waters BL, editor. Handbook of Autopsy Practice. Totowa, NJ: Humana Press; 2009. p. 99-103.

(6.) Medical-Legal Aspects. Radiological Reporting in Clinical Practice. Milano: Springer Milan; 2008. p. 27-38.

(7.) Arce Mateos FP, Fernandez Fernandez FA, Mayorga Fernandez MM, Gomez Roman J, Val Bernal JF. La autopsia clinica. 2009;7(1):10.

(8.) Flach PM, Thali MJ, Germerott T. Times have changed! Forensic radiology--a new challenge for radiology and forensic pathology. AJR Am J Roentgenol. 2014;202(4):W325-34.

(9.) Common Sense in Clinical and Preclinical Diagnosis. Radiological Reporting in Clinical Practice. Milano: Springer Milan; 2008. p. 79-80.

(10.) Thali MJ, Jackowski C, Oesterhelweg L, Ross SG, Dirnhofer R. VIRTOPSY--the Swiss virtual autopsy approach. Leg Med (Tokyo). 2007;9(2):100-4.

(11.) Tejaswi KB, Hari Periya EA. Virtopsy (virtual autopsy): A new phase in forensic investigation. J Forensic Dent Sci. 2013;5(2):146-8.

(12.) Thayyil S, Chandrasekaran M, Chitty LS, Wade A, Skordis-Worrall J, Bennett-Britton I, et al. Diagnostic accuracy of post-mortem magnetic resonance imaging in fetuses, children and adults: a systematic review. Eur J Radiol. 2010;75(1):e142-8.

(13.) Thali MJ, Yen K, Schweitzer W, Vock P, Boesch C, Ozdoba C, et al. Virtopsy, a new imaging horizon in forensic pathology: Virtual autopsy by postmortem multislice computed tomography (MSCT) and magnetic resonance imaging (MRI)--a feasibility study. Journal of Forensic Sciences. 2003;48(2):386-403.

(14.) Stawicki SP, Aggrawal A, Dean AJ, Bahner DA, Steinberg SM, Stehly CD, et al. Postmortem use of advanced imaging techniques:Is autopsy going digital? OPUS 12 Scientist. 2008;2(4):17-26.

(15.) Investor's Business D. MRI prices all over the map. Investors Business Daily. 2015:A02.

(16.) Levy AD. Postmortem Radiology and Imaging Postmortem Radiology and Imaging 2012 [Available from: http://emedicine.medscape.com/ article/1785023overview.

(17.) Vogel H, Houck JASJSM. Postmortem Imaging. Encyclopedia of Forensic Sciences. Waltham: Academic Press; 2013. p. 243-60.

(18.) Waters BL. Ensuring Quality in the Hospital Autopsy. In: Waters BL, editor. Handbook of Autopsy Practice. Totowa, NJ: Humana Press; 2009. p. 3-9.

(19.) Lequin MH, Huisman TAGM. Postmortem MR Imaging in the Fetal and Neonatal Period. Magnetic Resonance Imaging Clinics of North America. 2012;20(1):129-43.

(20.) Koch V. Methodenvergleich zwischen postmortaler CT und MRT Bildgebung in der forensischen Begutachtung: Graz Medical University; 2009.

(21.) Jeffery AJ. The role of computed tomography in adult post-mortem examinations: an overview. Diagnostic Histopathology. 2010;16(12):546-51.

(22.) Grover VP, Tognarelli jM, Crossey MM, Cox IJ, Taylor-Robinson SD, McPhail MJ. Magnetic Resonance Imaging: Principles and Techniques: Lessons for Clinicians. J Clin Exp Hepatol. 2015;5(3):246-55.

(23.) Sederman AJ, Wang M. 4--Magnetic resonance imaging. Industrial Tomography: Woodhead Publishing; 2015. p. 109-33.

(24.) Nitz WR, Balzer T, Grosu DS, Allkemper T. Principles of Magnetic Resonance. In: Reimer P, Parizel PM, Meaney JFM, Stichnoth FA, editors. Clinical MR Imaging. Berlin, Heidelberg: Springer Berlin Heidelberg; 2010. p. 1-105.

(25.) Thayyil S, Chitty LS, Robertson NJ, Taylor Am, Sebire NJ. Minimally invasive fetal postmortem examination using magnetic resonance imaging and computerised tomography: current evidence and practical issues. Prenat Diagn. 2010;30(8):713-8.

(26.) Panda A, Kumar A, Gamanagatti S, Mishra B. Virtopsy Computed Tomography in Trauma: Normal Postmortem Changes and Pathologic Spectrum of Findings. Curr Probl Diagn Radiol. 2015;44(5):391-406.

(27.) Cierniak R. Technical Concepts of X-ray Computed Tomography Scanners. X-Ray Computed Tomography in Biomedical Engineering. London: Springer London; 2011. p. 21-62.

(28.) De la Cerda Romero A. Equipos de Tomografia Computerizada (TAC). Revista Digital para Profesionales de la Ensenanza. 2009; 5.

(29.) Busardo F, Frati P, Guglielmi G, Grilli G, Pinto A, Rotondo A, et al. Postmortem-computed tomography and postmortem-computed tomography-angiography: a focused update. Radiologia Medica. 2015;120(9):810-23.

(30.) Brough A, Morgan B, Rutty G. Postmortem computed tomography (PMCT) and disaster victim identification. Radiologia Medica. 2015;120(9):866-73.

(31.) Stake RE. Investigacion con estudio de casos. 2000.

(32.) Thayyil S, De Vita E, Sebire NJ, Bainbridge A, Thomas D, Gunny R, et al. Post-mortem cerebral magnetic resonance imaging T1 and T2 in fetuses, newborns and infants. European Journal of Radiology. 2012;81(3): e232-e8.

(33.) Zhang Z, Liu S, Lin X, Sun B, Yu T, Geng H. Development of fetal cerebral cortex: assessment of the folding conditions with post-mortem Magnetic Resonance Imaging. International Journal of Developmental Neuroscience. 2010;28(6):537-43.

(34.) Pedraza S. [Usefulness of magnetic resonance imaging in traumatic brain injury]. Med Intensiva. 2013;37(6):373-4.

(35.) Yushkevich PA, Avants BB, Pluta J, Das S, Minkoff D, Mechanic-Hamilton D, et al. A high-resolution computational atlas of the human hippocampus from postmortem magnetic resonance imaging at 9.4 T. Neuroimage. 2009;44(2):385-98.

(36.) Colleran GC, Moynagh MR, Tavernaraki K, Shelly MJ, Eustace SJ, Kavanagh EC. Whole-body magnetic resonance imaging: emerging applications. Semin Musculoskelet Radiol. 2010;14(1):57-67.

(37.) Jackowski C, Christe A, Sonnenschein M, Aghayev E, Thali MJ. Postmortem unenhanced magnetic resonance imaging of myocardial infarction in correlation to histological infarction age characterization. European Heart Journal. 2006;27(20):2459-67.

(38.) Bisset RAL, Thomas NB, Turnbull IW, Lee S. Postmortem examinations using magnetic resonance imaging: four year review of a working service. British Medical Journal. 2002;324(7351):1423-4.

(39.) Jackowski C, Warntjes MJB, Berge J, Bar W, Persson A. Magnetic resonance imaging goes postmortem: noninvasive detection and assessment of myocardial infarction by postmortem MRI. European Radiology. 2011 ;21(1):70-8.

(40.) Ruder TD, Paula P, Hatch GM, Ampanozi G, Thali MJ, Schweitzer W. Science into practice: Post-mortem imaging provides conclusive evidence in a non-suspicious death. Journal of Forensic Radiology and Imaging. 2014;2(2):80-4.

(41.) Taylor AM, Sebire NJ, Ashworth MT, Schievano S, Scott RJ, Wade A, et al. Postmortem cardiovascular magnetic resonance imaging in fetuses and children: a masked comparison study with conventional autopsy. Circulation. 2014;129(19):1937-44.

(42.) Rosales Uvera SG, Morelos Guzman M, Vazquez Lamadrid J. Cor triatriatum dexter: Uso de resonancia magnetica cardiovascular en su diagnostico a proposito de un caso. Revista mexicana de cardiologia. 2012;23:12-6.

(43.) Narin B, Arman A, Arslan D, Simsek M, Narin A. Assessment of cardiac masses: magnetic resonance imaging versus transthoracic echocardiography. Anadolu Kardiyol Derg. 2010;10(1):69-74.

(44.) Breeze AC, Jessop FA, Set PA, Whitehead AL, Cross JJ, Lomas DJ, et al. Minimally-invasive fetal autopsy using magnetic resonance imaging and percutaneous organ biopsies: clinical value and comparison to conventional autopsy. Ultrasound Obstet Gynecol. 2011;37(3):317-23.

(45.) Peschel O, Szeimies U, Vollmar C, Kirchhoff S. Postmortem 3-D reconstruction of skull gunshot injuries. Forensic Sci Int. 2013;233(1-3):45-50.

(46.) Patowary A. Virtopsy: One step forward in the field of forensic medicine. Journal of Indian Academic of Forensic Medicine. 2008;30(1):32-6.

(47.) Cha JG, Kim DH, Paik SH, Park JS, Park SJ, Lee HK, et al. Utility of postmortem autopsy via whole-body imaging: initial observations comparing MDCT and 3.0 T MRI findings with autopsy findings. Korean J Radiol. 2010;11(4):395-406.

(48.) Yen K, Sonnenschein M, Thali MJ, Ozdoba C, Weis J, Zwygart K, et al. Postmortem multislice computed tomography and magnetic resonance imaging of odontoid fractures, atlantoaxial distractions and ascending medullary edema. International Journal of Legal Medicine. 2005;119(3): 129-36.

(49.) Shiotani S, Shiigai M, Ueno Y, Sakamoto N, Atake S, Kohno M, et al. Postmortem computed tomography findings as evidence of traffic accident-related fatal injury. Radiat Med. 2008;26(5):253-60.

(50.) Flach PM, Ross SG, Bolliger SA, Preiss US, Thali MJ, Spendlove D. Postmortem Whole-Body Computed Tomography Angiography Visualizing Vascular Rupture in a Case of Fatal Car Crash. Archives of Pathology & Laboratory Medicine. 2010; 134(1): 115-9.

(51.) Filograna L, Bolliger SA, Ross SG, Ruder T, Thali MJ. Pros and cons of post-mortem CT imaging on aspiration diagnosis. Leg Med (Tokyo). 2011 ;13(1):16-21.

(52.) Sogawa N, Michiue T, Ishikawa T, Inamori-Kawamoto O, Oritani S, Maeda H. Postmortem CT morphometry of great vessels with regard to the cause of death for investigating terminal circulatory status in forensic autopsy. Int J Legal Med. 2015;129(3):551-8.

(53.) Raux C, Saval F, Rouge D, Telmon N, Dedouit F. Diagnosis of drowning using post-mortem computed tomography--state of the art. Arch Med Sadowej Kryminol. 2014;64(2):59-75.

(54.) Lo Re G, Vernuccio F, Galfano MC, Picone D, Milone L, La Tona G, et al. Role of virtopsy in the post-mortem diagnosis of drowning. Radiol Med. 2015;120(3):304-8.

(55.) Fischer F, Grimm J, Kirchhoff C, Reiser MF, Graw M, Kirchhoff S. Postmortem 24-h interval computed tomography findings on intrahepatic gas development and changes of liver parenchyma radiopacity. Forensic Sci Int. 2012;214(1-3):118-23.

(56.) Takahashi N, Higuchi T, Shiotani M, Maeda H, Hirose Y Intrahepatic gas at postmortem multislice computed tomography in cases of nontraumatic death. Jpn J Radiol. 2009;27(7):264-8.

(57.) Jackowski C, Sonnenschein M, Thali MJ, Aghayev E, Yen K, Dirnhofer R, et al. Intrahepatic gas at postmortem computed tomography: forensic experience as a potential guide for in vivo trauma imaging. J Trauma. 2007;62(4):979-88.

(58.) Takahashi N, Higuchi T, Shiotani M, Maeda H, Sasaki O. Multiple lung tumors as the cause of death in a patient with subarachnoid hemorrhage: postmortem computed tomography study. Jpn J Radiol. 2009;27(8):316-9.

(59.) Lorkiewicz-Muszynska D, Kociemba W, Zaba C, Labecka M, Koralewska-Kordel M, Abreu-Glowacka M, et al. The conclusive role of postmortem computed tomography (CT) of the skull and computer-assisted superimposition in identification of an unknown body. International Journal of Legal Medicine. 2013;127(3):653-60.

(60.) Dedouit F, Telmon N, Costagliola R, Otal P, Florence LL, Joffre F, et al. New identification possibilities with postmortem multislice computed tomography. Int J Legal Med. 2007;121(6):507-10.

(61.) Dedouit F, Savall F, Mokrane FZ, Rousseau H, Crubezy E, Rouge D, et al. Virtual anthropology and forensic identification using multidetector CT. Br J Radiol. 2014;87(1036):20130468.

https://doi.org/10.29375/01237047.2324

Andrea Paola Najar-Cespedes, Bt., MSc. *

Esteban de Jesus Fuentes-Martinez, Tnlgo. **

* Bacteriologa, magister en Microbiologia, Universidad Nacional de Colombia, docente investigador, Fundacion Universitaria del Area Andina, Bogota, Cundinamarca, Colombia.

** Tecnologo en Radiologia e Imagenes Diagnosticas, Fundacion Universitaria del Area Andina, Asesor comercial Esmerald Mart SAS, Bogota, Cundinamarca, Colombia.

Correspondencia: Andrea Paola Najar Cespedes. Calle 71 No. 11-14, tercer piso. Bogota, Cundinamarca, Colombia. Telefono: +57 (1) 7423931, extension: 1230. Email: anajar@areandina.edu.co, andreanajar@gmail.com

Articulo recibido: 10 de diciembre de 2015

Aceptado: 29 de mayo de 2017

Caption: Figura 1. Fractura de la boveda craneal de paciente de 27 anos por caida de un arbol.

(a) Imagen de la autopsia, (b) Reconstruccion tridimensional de la tabla osea, (c) Corte axial de la autopsia, (d) Corte axial en T2 resonancia magnetica por imagen.

Caption: Figura 2. Paciente quien fallece por herida cortopunzante localizada en region toracica. (a) Imagen de la autopsia, (b) Corte coronal RM, (c) Tomografia computarizada y resonancia magnetica por imagen, (d) Corte axial resonancia magnetica.

Caption: Figura 3. Paciente fallecido por trauma causado por arrollamiento vehicular. (a) Corte coronal resonancia magnetica, (b) Imagen de la autopsia.

Caption: Figura 4. Paciente fallecido por trauma causado por arrollamiento vehicular. (a) Tomografia computarizada, (b) Resonancia magnetica.

Caption: Figura 5. Resonancia magnetica y autopsia a individuo fallecido por ahogamiento. (a) Corte coronal resonancia magnetica, (b) Imagen de la autopsia.

Caption: Figura 6. Tomografia computarizada multicorte de abdomen, gas intrahepatico en el lobulo izquierdo. (a) Tipo 1, (b) Tipo 2, (c) Tipo 3.

Caption: Figura 7. Tomografia computarizada de torax, paciente de 77 fallecido por metastasis pulmonar. (a) Evidencia de masa anormal endobronquial, (b) Evidencia de derrame pleural bilateral.

Caption: Figura 8. Tomografia computarizada de posibles malformaciones esqueleticas. (a) Fractura no consolidada en el cuello del femur, (b) Fractura de primera vertebra cervical, (c) Columna lumbar con material de osteosintesis, (d) Angioma vertebral toracico.
COPYRIGHT 2017 MedUNAB
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2017 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Najar-Cespedes, Andrea Paola; Fuentes-Martinez, Esteban de Jesus
Publication:MedUNAB
Article Type:Report
Date:Aug 1, 2017
Words:6061
Previous Article:Prevention of Group B Streptococcal Infection in Pregnant Women/Prevencion de la infeccion por Streptococcus del grupo B en gestantes/Prevencao da...
Next Article:Validity of the Enzymatic Activity Test of Glucocerebrosidase for the Diagnosis of Gaucher Disease, a Systematic Review/Validez de la prueba de...
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters