Printer Friendly

The Life of Roman Republicanism.

Joy Connolly, The Life of Roman Republicanism, Princeton University Press, Princeton, Oxford, 2015. 228 paginas. ISBN: 978-0-691-16259-1.

La recuperacion de Roma y sus pensadores clasicos, frente a tanta Atenas, es ya un hecho para la teoria politica. Un hecho que merece ser celebrado como el hallazgo de esas perlas de significado recuperadas desde las profundidades de la tradicion que mencionaba Hannah Arendt (1906-1975) o como la reinterpretacion en el presente de esos lugares perdidos del pensamiento politico del pasado. Tanto historiadores de conceptos como teoricos politicos de renombre llevan explorando desde hace anos la influencia de la Republica romana sobre el Renacimiento y la Ilustracion, dos momentos estelares del ADN moderno. Otra via ha sido presentar a Roma y su republicanismo como una tercera via entre liberales y comunitaristas con el afan de trascender polemicas agotadoras y muy instaladas en el debate academico. Hay que celebrar doblemente este libro de Joy Connolly (1) pues no cae banalmente en ninguna de estas maniobras sino que conjuga la interpretacion de un cumulo de textos de la tradicion retorica romana con un salpicado de lecturas de filosofia politica contemporanea. Estos textos son: Republica y Leyes de Marco Tulio Ciceron (106-43 a. e. c.), asi como dos de sus mas conocidos discursos, Verrinas y Catilinarias; La conjuracion de Catilina y La guerra de Yugurta del historiador Cayo Salustio Crispo (86-34 a. e. c.) y, por ultimo, Satiras del poeta Quinto Horacio Flaco (65-8 a. e. c.).

La disposicion de la autora a la lectura de los textos romanos nos parece de entrada loable, sin fetiches metodologicos ni hermeneuticas sagradas. Daria la impresion que nos quisiera anticipar en las formas lo que la perspectiva retorica suele ofrecer como contenido: atencion humilde tanto al contexto como a la audiencia que, en el caso de textos que han sido originalmente pensados como discursos retoricos o poeticos (caso de Catilinarias y Verrinas, asi como Satiras) no se dejan asir ni definir conceptualmente: ya sea fijando significados universales, ya sea desmontando el encanto que hace que estos textos hoy nos resulten tan vivos. La sensibilidad de Connolly, como lectora, resulta notablemente arendtiana. Asi lo admite desde las consideraciones primeras del libro, en donde saca a relucir otra perla, tomada directamente de La vida del espiritu. Las palabras son, dice Connolly parafraseando a Arendt, "algo asi como un pensamiento congelado que el pensar debe descongelar" (p. 2) (2). Pero a renglon seguido, quizas como modo de prevenir las criticas de aquellos a los que las tribulaciones filosoficas puedan resultar un tanto vanas, la autora explicita con mas fuerza el proposito de este libro:
El abanico de semejanzas de las condiciones materiales e ideologicas
entre la politica romana y la moderna es sorprendente y sugestivo. Como
nosotros, los romanos enfrentaron los desafios de la desigualdad
economica severa, la corrupcion, la desconfianza civil, manifestada aun
de forma mas prominente hoy en la apatia del votante (p. 16) (3).


No obstante, el catalogo de preocupaciones similares entre los pensadores romanos y los contemporaneos no constituye la motivacion primaria de la obra. Luego de comentar que "los romanos" enfrentaron las preguntas que el compromiso republicano con la libertad supone respecto a las numerosas formas de desigualdad--especialmente economica--Connolly aborda un punto clave y que atane a la lectura de los clasicos que propone en su libro:
Los ciudadanos de las democracias contemporaneas continuan definiendo
sus comunidades contra los de fuera--incluyendo en esta categoria
construida a aquellos que viven dentro de la comunidad, como la gente
queer, de color, los inmigrantes, los enfermos y los pobres.
Necesitamos entender como estos prejuicios pueden subsistir a la
creencia de que la republica es justa y libre y, ademas, como esta
creencia es preservada y fortalecida (conscientemente o no) por los
prejuicios (ibidem) (4).


Con este preambulo, la autora plantea un recorrido pautado en cinco capitulos. Ciceron es el protagonista del primero, "Where Politics Begins" (pp. 23-64); del cuarto, "Dividual Advocacy" (pp. 155-172), y del ultimo, "Imagination, Finitude, Responsability, Irony" (pp. 173-201). Resulta dificil establecer las causas de la primacia de Ciceron en la seleccion que hace Connolly. Aparentemente, Ciceron emerge como el retor que conjuga mas matices y entresijos. Como un politico de primera linea, tambien, cuya vision e imaginario republicano se construye sobre los antagonismos entrecruzados de optimates y plebeyos que hormiguean la historia romana. Un detalle llamativo en la lectura de Connolly es que presenta a Ciceron a partir de un marco abierto y revitalizador, sin ansias de sutura. Si bien dibuja una nocion ciceroniana de la historia politica como un antagonismo puntuado por compromisos temporales entre las elites del Senado y el pueblo, a traves de sus tribunos; tambien recompone una idea ciceroniana de accion politica como advocacy; es decir: ad vocare, invocar, llamar por la voz. Lejos de acariciar esa vision tan estilizada, de plato televisivo, mediatica (y maniatica) del consenso entre plebe y patriciado, Connolly abre ciertos pasajes de Leyes y Verrinas a interpretaciones bien contemporaneas del conflicto de clases bajo el paraguas de las instituciones politicas. Asi, retomando la critica de John McCormick a la corriente republicana de la escuela de Cambridge (5) y tambien la reformulacion del concepto de lo politico que hace Jacques Ranciere, un pensador que parece haber sido inspirador para nuestra autora, Connolly sugiere que el conflicto socioeconomico y politico puede ser capaz de forjar alianzas aun mas robustas que la busqueda del consenso (p. 57). Lo politico como cultura "contestataria, dinamica y resistente, no reducible a una teoria de la comunidad, del dialogo o del consenso; pero tampoco reducible a una teoria basada en el conflicto y la opresion" (p. 58) (6).

De ahi la importancia de un pensador como Ciceron, preocupado intensamente por la proximidad entre conflicto y violencia y concernido, tambien, en mantener la distincion entre ambos conceptos mediante la valvula de escape del discurso retorico forense. Aqui aparece un hilo de pensamiento sobre el que tendria cierta gracia profundizar. Mas alla de las sospechas que sin fundamentar demasiado enumera Connolly sobre si Ciceron exploto su habilidad retorica incitando al odio y la violencia con el fin de dirigir a las audiencias en contra de sus adversarios politicos (p. 59); el debate de fondo mereceria a nuestro juicio algo mas de tiempo y sosiego. Lo que aqui se juega tiene antes que ver con los limites entre la palabra y la violencia, el discurso retorico y la contingencia politica y las mil y una formas en que la politica republicana puede desbarrancar en faccionalismo. Un cabo sin atar que la autora deja ante el lector intrigado por el "potencial y peligroso desliz entre disrupcion y violencia" (p. 64) (7).

Como se aprecia, el tema de la formacion politica del juicio es uno de los ejes principales de este libro y una tematica consustancial a la retorica mediterranea. Asi lo reconoce explicitamente la autora mientras se embarca para tratar esta cuestion tan relevante a traves de distintos aspectos de la obra de Salustio en el segundo capitulo: "Justice in the World. The Execution of Jughurtha" (pp. 65-113). El lector podra encontrarse en estos pasajes del libro con un coro de voces exquisito a los que Connolly pone siempre en relacion con los textos que analiza de Salustio. Desde las consideraciones de Arendt esbozadas en diferentes ensayos sobre el juicio hasta algunas pinceladas de pensadores poco conocidos en el mundo anglosajon como Bruno Latour, Paul Ricoeur (1913-2005) o Maurice Merleau-Ponty (1908-1961). Hay que agradecerle a Connolly que no se pierda aqui en laberintos fenomenologicos o abstracciones asfixiantes. Mas bien al contrario, juega con una paleta de autores bien variopinta, con cierta irreverencia por las pertenencias a escuelas y tradiciones de pensamiento que nos resulta, ademas de desenfadada y fresca, muy vivaz. Prueba de la gran libertad de asociacion de ideas y autores que se permite Connolly es la recuperacion del concepto de enargeia de Marco Fabio Quintiliano (circa 35-95 e. c.) o del juego de palabras entre conjura, complot y trama (plot) que hace a partir de la lectura de Reading for the Plot, del teorico de la literatura Peter Brooks (8).

Pero la palma, en cuanto a la habilidad de la autora para reflexionar politicamente a traves de pensadores que suelen quedar excluidos del canon de las ciencias sociales, aparece en el tercer capitulo: "Non-Sovereign Freedom in Horace's Satires" (pp. 115-154). Alli Connolly reconstruye un concepto de libertad "no soberano" a partir del mas autenticamente romano de todos los generos literarios: la satira. Satura tota nostra est, recuerda Connolly que decia Quintiliano (p. 116). En todo caso, mas alla de la originalidad de recuperar el genero satirico, la comprension en terminos de teoria politica sobre este asunto es todo menos baladi. Connolly detecta rapidamente la tematica civil implicita en Horacio. Se trata sobre todo del juicio y, en manos de Horacio--un poeta asociado al epicureismo--del juicio libre y muy conectado con "el juicio hacia los otros y hacia uno mismo" (ibidem). Jugando con una idea de Pierre Rosanvallon (9) acerca de la imposibilidad de los conceptos para agotar la densidad de lo real, Connolly nos avisa que "la densidad que percibiremos en Horacio es social e interpersonal, como la densidad que se siente en las relaciones cara a cara" (p. 124) (10). Las paginas que siguen a este pensamiento contienen apuntes y fragmentos de las Satiras que intrigan y maravillan al mismo tiempo, con el lujo anadido de las citas en latin original justo a continuacion de la traduccion inglesa de la propia Connolly:
El mejor de los padres me enseno esto, que podia huir de los vicios
tomando nota de cada uno de ellos (p. 144) (11).


O tambien:
Asi mientras tu, un rey, vas a banarte por un centimo y no te sigue
escolta, inepto, excepto el inepto Cisprinus, si yo (un tonto) hago
algo mal, mis amigos me perdonaran y, a su vez, sufrire libremente sus
transgresiones, pues como soy un hombre privado vivire mas feliz que
tu, un rey (p. 139) (12).


Por ultimo, en lo mejor de la tradicion retorica mediterranea:
Cuando los animales se arrastraban sobre la tierra primigenia,
luchaban...[como] una manada muda y brutal... hasta que inventaron
voces con las que poder expresar palabras y sentimientos (p. 141) (13).


En suma, una no puede ponerse mas que contenta por la entrada tardia de la tradicion retorica genuina en el mundo anglosajon, sin adulteraciones ideologicas ni religiosas. Que ironia que nosotros, en la flor de la academia latina, solo le demos credito a esos tesoros cuando nos llegan traducidos desde el otro lado del oceano.

Silvina Vazquez

Universitat Oberta de Catalunya (Espana)

silvinavazquezmartinez@gmail.com

(1) Joy Connolly es Decana de Humanidades y profesora de Estudios Clasicos en la New York University. Anteriormente ha escrito y publicado The State of the Speech: Rhetoric and Political Thought in Ancient Rome, Princeton University Press, Princeton, 2007.

(2) "[S]omething like a frozen thought that thinking must unfreeze".

(3) "The array of resemblances between the ideological and material conditions of Roman and modern politics is striking and suggestive. Like us, the Romans faced the challenges of severe economic inequality, corruption, and deeply rooted civil distrust, manifested most prominently today in voter apathy".

(4) "Contemporary democratic citizens continue to define their communities against outsiders--including constructed --outsiders' who live within the community, such as queer people, people of color, immigrants, those suffering from disease, and the poor. We need to understand how these prejudices can live alongside the belief that the republic is free and just, and further, how that belief is preserved and strengthened (consciously or not) by prejudice".

(5) John McCormick, "Machiavellian Democracy: Controlling Elites with Ferocious Populism": American Political Science Review, vol. 95, no. 2 (2001), pp. 297-313.

(6) "[P]olitics is contestatory, resistant, and dynamic; it is not reducible to a theory of community, dialogue, consensus; but nor it is reducible to a theory grounded in violence and oppression".

(7) "[T]he dangerous potential slip from disruption to violence".

(8) Peter Brooks, Reading for the Plot. Design and Intention in Narrative, Alfred A. Knopf, New York, 1984. Importante no confundir con Peter Brook, el dramaturgo ingles asentado en Francia, que escribio el maravilloso ensayo The Empty Space (1968), un texto aparentemente sobre el teatro pero con fuertes resonancias para pensar el espacio de lo politico. Ver Peter Brook, The Empty Space, Touchstone, New York, 1996.

(9) Segun Connolly, Rosanvallon exhorta a "resistir la tentacion de negar y disimular las contradicciones del mundo a traves de la ilusoria coherencia de la doctrina" y a realizar este trabajo a traves de la literatura (p. 92) [we need to resist the temptation to deny and dissimulate the contradictions of the world through the illusory coherence of doctrine]. Ver tambien Pierre Rosanvallon, Democracy Past and Future, Columbia University Press, New York, 2006, pp. 449-450.

(10) "The density we will sense through Horace is social and interpersonal density that makes itself felt thorough face-to-face relations".

(11) "The best of father taught me this, that I might flee vices by noting examples of each".

(12) "So while you, a King, go bathe for a penny, and no escort will follow you, moron, except moron Cisprinus, if I (a fool) do something wrong, my friends will forgive me, and in turn I will freely suffer their transgressions, and as a private man I will live more happy than you, a king".

(13) "When animals crept forth on the primeval earth, a mute and brutish herd... they fought... until they invented spoken words and names with which they might express words and feelings".

http://dx.doi.org/10.5209/FOIN.61515
COPYRIGHT 2018 Universidad Complutense de Madrid
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2018 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Vazquez, Silvina
Publication:Foro Interno
Article Type:Resena de libro
Date:Jan 1, 2018
Words:2460
Previous Article:Tolerance among the Virtues.
Next Article:Building an American Empire. The Era of Territorial and Political Expansion.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters