Printer Friendly

The Beginning of Politics. Power in the Biblical Book of Samuel.

Moshe Halbertal y Stephen Holmes, The Beginning of Politics. Power in the Biblical Book of Samuel, Princeton University Press, New Jersey, 2017. 231 paginas. ISBN: 9780691174624.
Danos un rey que nos gobierne, como tienen todas las naciones (1 Sam
8:5).

Pero el Senor dijo a Samuel: Obedece la voz del pueblo en todo lo que
te diga, porque no te han rechazado a ti, sino a mi para que no reine
sobre ellos (1 Sam 8:7).


El Libro de Samuel es un texto politico en el cual el poder desciende, tragico y deseable, desde las inalcanzables cimas de la divinidad hasta las abismales profundidades de la humanidad. Por su caracter politico no es una excepcion en comparacion con el resto del Antiguo Testamento, pero si lo es por la centralidad que cobra su relato para comprender que, de acuerdo con las Sagradas Escrituras, la politica es genuinamente humana aunque haya sido dispuesta por la divinidad. O al menos, asi podemos interpretar a partir de la obra de Halbertal y Holmes este capitulo del tanaj--o conjunto de libros que integran la Biblia hebrea--. No es facil alcanzar una conclusion tal, asi como no es sencillo afrontar una interpretacion de la Biblia en cualquiera de sus acepciones: como libro religioso, moral, pedagogico o historico. De hecho, es arriesgado simplemente intentar estrechar los significados que encierran sus palabras porque, con audacia, ellos mismos se ensanchan en los infinitos recovecos de sus paginas. Aunque lo que no resulta arriesgado, sino directamente temerario, es intentar imponer una lectura monista o atenazada por marcos teoricos temporales, ajenos a la vidriosa naturaleza biblica. Como ha manifestado D. J. Elazar, las Sagradas Escrituras tienen que leerse como un relato prismatico. Es decir, cada narracion tiene distintas perspectivas y cada personaje, distintos momentos desde los que contemplar su propia historia.

El texto de Halbertal y Holmes disfruta de la valentia teorica de estudiar sosegada y profundamente el Libro de Samuel sin caer en la temeridad de interpretarlo bajo conceptos ajenos al sedimento teologico de la Biblia. Esto se aprecia en la propia narracion que los autores nos trasladan, basada en el nacimiento de la monarquia biblica con el rey Saul pero sin olvidar que hubo un gobierno previo. De hecho, dicha emergencia parece coincidir con la aparicion de aquello que se encarna en la figura del monarca: la politica. Esta aparicion, como nos advierten los autores, solo es posible en un escenario en el que el rey deja de ser Dios y Dios no accede al trono. Este rey humano que entra en escena solo puede ejercer el poder practicando la politica, pero--he aqui la apreciacion que evita que los autores hagan del Libro de Samuel un mero manual de realismo politico avant la lettre--este nuevo orden aparece cuando Dios lo acepta, humildemente, pero en contra de su voluntad (p. 164). He aqui el desafio teologico, teorico y politico que jamas captarian los que tratasen de injertar la realpolitik en el terreno de este libro biblico.

Sin que los autores lo resuelvan, el desafio queda al resguardo del lector que tendra que continuar con las lecciones que los autores ensenan con el entre manos. Tan solo un atisbo de solucion parece vislumbrarse cuando proximos a terminar la obra concluyen que "Dios nunca mas jugara un papel decisivo en el terreno de juego. Lo que es mas importante, sus intervenciones pasaran a formar parte del transcurso natural de los hechos, llegando incluso a confundirse con ellos" (p. 164) (1). Como si no hubiera diferencia entre las acciones de Dios y las propias del monarca con posterioridad al establecimiento de la monarquia de Saul, "las intervenciones de Dios se han convertido absolutamente en politicas. Siguiendo y revelando una logica eminentemente politica, o lo que es lo mismo la divina providencia y el premio y el castigo en politica son endogenos a la politica en si misma" (p. 165) (2).

The Beginning of Politics tiene una clara vertiente epistemica. Si bien deducimos la dificil hermeneutica de la Biblia, se nos pone de manifiesto nitidamente que es imposible discernir que subyace tras las decisiones del soberano: si la moral o la propia instrumentalizacion de la moral (p. 168). Una deficiencia epistemica que, atribuida a la politica, ensena mas que oculta pues sirve de pretexto para comprender la inefable esencia de la actuacion del soberano. Un desvelo de ambiguedad que los autores encuentran en la trama del Libro de Samuel pero que, segun nos dicen, no sirve de pretexto al autor o autores biblicos para rechazar la soberania como tal (p. 166). Ni siquiera el paraje biblico es una critica a un modelo de gobierno o a un ejercicio concreto del poder. De hecho, nada en la Biblia puede ser concebido como un texto constitucional, un codigo de leyes o un manual para la practica de la politica, ni amparandose en una lectura politica de la misma. Esta idea esta salvaguardada en la interpretacion que Halbertal y Holmes hacen del Libro de Samuel. De lo que trata la obra de estos dos pensadores es de los resortes teorico politicos que estan anunciados en el Libro de Samuel. Algo que ya se ha practicado con anterioridad, aunque en esta ocasion el andamiaje teorico que utilizan los autores no resulte tan idiosincratico, ni poderoso como en otros casos. Pensemos, a tal efecto, en el propio uso que Thomas Hobbes (1588-1679) hizo de este libro del Antiguo Testamento en el Leviatan para justificar su propio proyecto politico basado en el pacto y en el absolutismo (3). Referente, este ultimo, que no aparece en la obra de Halbertal y Holmes y que sirve, de alguna manera, para contrastar dos maneras de acoger intelectualmente el pasaje biblico. Una, la de Hobbes, mas predispuesta a una construccion teorica emergente y original--la propia teoria del pensador anglicano--; otra, la de Halbertal y Holmes, que sin la sistematicidad de un proyecto completo de teoria politica permite abordar entresijos tan dispares como la instrumentalizacion de la moral, las relaciones de jerarquia entre soberano y subdito, la obsesion por conservar el poder o la extrana naturaleza de la violencia en politica.

La dispensa del poder a la humanidad implica que el principal proposito de la politica sea su obtencion y mantenimiento. Alejandose del marchamo politico de un realismo desaforado, Halbertal y Holmes interpretan el Libro de Samuel con la conciencia de que existen limites en el arte de la politica. Una vez mas, aparece la figura de Dios como una sombra que, en este caso, proyecta sobre la humanidad un limite para el ejercicio del poder que el mismo les ha dispuesto. Como resaltan los autores (pp. 45-46), esta idea se encuentra reflejada en el pasaje biblico en el que el futuro rey David perdona la vida de Saul cuando este podria haber sido asesinado al encontrarse indefenso. Cuando a David se le ofrece la oportunidad de clavar la espada en Saul, apenas le corto un jiron de la capa y ante la estupefaccion de los espectadores afirma: "El Senor me libre de hacer tal cosa a mi senor, el ungido del Senor, de poner mi mano sobre el, porque el es el ungido del Senor" (1 Sam 24:7).

Aunque el poder se torne en humano, una vez que se posa sobre los hombros de la humanidad, paradojicamente afecta a las personas que lo practican deshumanizando su entorno. Esta afirmacion se encuentra entre las ensenanzas del Libro de Samuel ya que, como demuestran las atribuladas vidas de los reyes Saul y David, "nadie que este completamente dominado por el ansia de mantener el poder a cualquier coste puede disfrutar de relaciones genuinamente humanas" (p. 69) (4). Una fuerza desintegradora que se desencadena con el ejercicio del poder y que se disloca cuando esta implicada la violencia sobre personas inocentes. En este sentido, y gracias a la lectura que hacen Halbertal y Holmes, las Sagradas Escrituras quedan dispuestas al lector con la advertencia de que no solo existe un limite divino al ejercicio del poder, sino que tambien debe contenerse entre los limites de lo genuinamente humano y su dignidad para el mantenimiento de un orden.

En relacion con lo anterior, las partes mas innobles del poder se acrecientan cuando disminuyen los mecanismos de que estamos dispuestos para erguir nuestra humanidad. Asi queda demostrado cuando los actos politicos mas miserables estan ordenados y ejecutados por distintas personas. Estos ultimos casos precisan de las relaciones de jerarquia, asi, Halbertal y Holmes encuentran en el Libro de Samuel pasajes en los que se pone de manifiesto que el poder organizado jerarquicamente facilita e incluso propicia el crimen politico (p. 82).

The Beginning of Politics disecciona la anatomia del poder y aunque su puesta en escena en el teatro biblico pudiera sesgar la representatividad de las conclusiones que se obtienen, no es asi pues en su entrana teorica, Halbertal y Holmes encuentran una compleja naturaleza politica que se dirime entre el cielo, la tierra y el infierno. Como hemos destacado, aun teniendo una idiosincrasia humana, la politica intenta zafarse de las riendas que le gobiernan y, descabalgada, desbocarse hasta perder su humanidad. Una perdida del agente en el ejercicio del poder que aparece trasmutada metaforicamente en el discurso del rey David (pp. 94-95). La espada se convierte en trasunto de este poder sin raices: "unas veces devora a unos y otras veces a otros" (2 Sam 11:25); como si en su empunadura no hubiera mano que la envaine y desenvaine.

En conclusion, la obra de Halbertal y Holmes constituye un valioso ejercicio teorico. El Libro de Samuel no es la excusa que permite proyectar una interpretacion de la politica basada en el canon realista de su ejercicio. Estos dos autores han conseguido cuestionar la naturaleza humana del poder para descubrir que en el contexto biblico y en el dia a dia de su ejercicio, el timon que lo gobierna esta a merced de un soberano que no siempre tiene los pies en la tierra, ni las alas en el cielo.

Javier Vega Gomez

Ministerio de Fomento (Espana)

javibega@gmail.com

(1) "God no longer played a decisive battlefield role. More significantly, his interventions became deeply intertwined with, even indistinguishable from, the natural course of events".

(2) "God's interventions have become thoroughly political. They follow and reveal the imminent logic of politics, as if to say that divine providence and reward and punishment in politics are endogenous to politics itself".

(3) Al respecto puede consultarse: Jorge Alfonso, "La lectura politica de la Biblia y una aplicacion a Thomas Hobbes y su interpretacion del Libro de Samuel": Pensamiento, vol. 69, no. 260 (2013), pp. 423-439. Daniel J. Elazar, "Hobbes Confronts Scripture": Jewish Political Studies Review, vol. 4, no. 2 (1992), pp. 3-24.

(4) "No one who is so thoroughly dominated by the desperate drive to maintain power at all costs can experience genuine human relations".

http://dx.doi.org/10.5209/FOIN.61518
COPYRIGHT 2018 Universidad Complutense de Madrid
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2018 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Gomez, Javier Vega
Publication:Foro Interno
Article Type:Resena de libro
Date:Jan 1, 2018
Words:1971
Previous Article:Building an American Empire. The Era of Territorial and Political Expansion.
Next Article:Rethinking Sexual Citizenship.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters