Printer Friendly

Teoria sociologica, conflicto y terrorismo.

SOCIOLOGICAL THEORY, CONFLICT AND TERRORISM

Advertencia al lector

El presente articulo no busca realizar un analisis de coyuntura a la manera de las ciencias politicas sobre el fenomeno del terrorismo aunque parta de la referencia del 11 de septiembre de 2001, por tanto, no se tratan las diversas teorias o mas bien posturas alrededor del terrorismo que se han convertido en el lugar comun desde entonces y a proposito de los atentados en otras capitales como Londres y Madrid. Por otra parte, las alusiones a Pierre Bourdieu no tienen un caracter enteramente sistematico puesto que este trabajo hace parte de uno de mas largo alcance y en cuanto que el breve espacio no permite cubrir todas las perspectivas de analisis. Se intenta mostrar de forma rapida los alcances y las limitantes de algunas teorias sociologicas consideradas entre las mas importantes, para explicar el fenomeno terrorista dentro de los conflictos y adicionalmente explicitar las consecuencias practicas en terminos de estructuracion de dos de las nuevas teorias sobre el conflicto que han sido discutidas en diversos foros nacionales y en instancias academicas en el pais a proposito de las cuales es posible entrever la correspondencia entre el interes de la clase politica nacional e internacional y el campo intelectual nacional por establecer la indiferenciacion entre crimen comun y crimen politico con tales teorias. La razon por la cual se seleccionan esas dos teorias y no otras consiste en la influencia que ellas han ejercido sobre las mentes de nuestros analistas politicos hasta el punto de convocar a sus exponentes expresamente para escuchar sus puntos de vista.

El objeto asi esta cifrado en mostrar las carencias y posibilidades de las teorias sociologicas y de las nuevas teorias del conflicto al respecto y las distorsiones que estas ultimas sufren cuando afrontan el fenomeno del terrorismo, pues cualquier acercamiento a traves de ellas, dejan en evidencia no solo las visiones sino las posiciones de los investigadores, con lo cual, queda fuera de consideracion la posibilidad de la neutralidad valorativa de la ciencia.

Introduccion

En la puja por mantener o modificar el espacio socialmente estructurado, el discurso antiterrorista puede inclinar la balanza, en la medida en que se trata de una nocion imprecisa, polisemica y versatil normativa y politicamente. La idea de quienes detentan el argumento del terrorismo como el enemigo numero uno que atenta contra la sociedad democratica existente, ya legitimada, alrededor de lo cual buscan consenso y el hecho segun el cual ya no existe desde el punto de vista de la competencia politica mundial un contendor que represente un sistema total alternativo, permitiria recurrir a categorias como sociedad sin oposicion o sociedad de la contencion de Herbert Marcuse, en la medida en que el antiterrorismo es una politica que busca suprimir los posibles enemigos del sistema victorioso.

Pero la categoria bourdena de campo entendido como un espacio de conflictos y competicion, esto es, visto analogicamente como campo de batalla, no solo facilita entender, en cambio, que de todas maneras existen rivales contra quienes pretenden establecer el monopolio, en este caso, del discurso legitimo sobre el terrorismo dentro de todo el espacio social, sino desfatalizar la idea de la existencia actual y futura de un orden unico que proclama el fin de la historia siguiendo a Fukuyama e igualmente ver que en todos los campos incluido el academico el discurso autorizado sobre el conflicto y el terrorismo se ha convertido en un capital en disputa (1).

El terrorismo tiene presencia como practica y como crimen, pero ?existe como categoria o es solo una invencion discursiva, una sociodicea?; ahora lo asociamos con los ataques indiscriminados contra la sociedad civil y especialmente con un acontecimiento que se considera "mayor" a fuerza de ser impuesto asi por los medios masivos de comunicacion: los atentados contra las torres gemelas del 9/11. Sabemos quienes son los responsables de haberlo colocado en el lenguaje mediatico y cotidiano de todo el mundo, pero en menor medida como se consolido la legitimacion academica del antiterrorismo, pregunta que remite a distintas respuestas, todas ellas impregnadas de ideologia, sujetas a posturas politicas pese a que el terrorismo es una manera de despolitizar el fenomeno de la violencia. Su debilidad fundamental es nada menos que su conceptualizacion. El terrorismo cumple con las caracteristica que atribuye Pierre Bourdieu a las argucias de la razon imperialista: temas surgidos de enfrentamientos intelectuales ligados a una particularidad social, terminan mundializandose de forma deshistorizada y se convierten en lugares comunes con los cuales se argumenta pero sobre los cuales no se argumenta (2).

Lo que sejuega en la utilizacion y universalizacion del termino terrorismo vacio de contenido preciso aun en el campo normativo, es la anulacion o la neutralizacion de toda oposicion considerada peligrosa para el curso armonico del orden social. La representacion del terrorismo como fruto de la tradicion de ver las cosas de manera dicotomica y excluyente, se revela en el campo politico como todo conato de cambio del sistema democratico como se lo conoce hoy. Asi el terrorismo no representa una categoria analitica para ser precisada e introducida en el campo academico y normativo, sino un instrumento de acusacion.

Las nuevas teorias del conflicto, los discursos academicos conocidos e influyentes en el mundo y los discursos politicos, hacen parte del proceso de estructuracion de una vision del mundo que se manifiesta en la transicion que hay entre el reconocimiento de la legitimidad de la rebelion, hacia el discurso antiterrrorista que arrastra la tendencia hacia la ilegitimidad de la oposicion al statu quo, por medio de la estructuracion de la estigmatizacion y criminalizacion del delito politico.

El lenguaje y el discurso son igualmente maniqueos, pues es una estrategia consciente o no, encaminada a legitimar la dominacion de esa vision y funje a manera de capital en disputa. Pero no es una disputa de palabras sino de visiones tanto politicas, como academicas y normativas a proposito de este tema; se trata del debate entre la vision de seguridad y la vision de los derechos humanos, el derecho internacional y el Estado de derecho. Y eso significa que hay quien se beneficia y quien no, de la vision dominante y pretensiosamente universalizante o deshistorizada de los conflictos y del terrorismo.

Existe una correspondencia entre la estructura social objetiva y las estructuras mentales, entre las divisiones objetivas del mundo social: democracia y totalitarismo -dos polos de tipos de gobierno-, entre dominantes y dominados en los distintos campos y los principios de vision: posiciones democraticas o autoritarias y division, que aplican los actores: democracia-terrorismo. Virtud o terror, la divisa con la cual se gesto la Revolucion Francesa continua operando en las mentes y en las estructuras politicas y sociales actuales pero en esta fase historica, a nivel global (3).

Los discursos de terrorismo y antiterrorismo como manifestacion de una especie de oscurantismo ideologico, funcionan como lo que llama el sociologo frances Pierre Bourdieu el "efecto de teoria"; el lenguaje estructura las estructuras objetivas pero dentro de ciertos limites, las estructuras simbolicas tienen un poder enorme de constitucion. Estas estructuras que tienen poder de simbolizar, de anticipar el porvenir, a su vez estan definidas por las condiciones historicas de su genesis.

Puesto que el tema esta a la orden del dia, los academicos han buscado ganar prestigio con sus contribuciones en medio de una competencia nada despreciable en cuanto son muchos quienes escriben y publican sobre el particular a nivel mundial y que simultaneamente pertenecen a instituciones de gran prestigio academico o colaboran directamente con las instancias de gobiernos potencias.

Para entender las insuficiencias de las teorias sobre el terrorismo, es importante comenzar por las del conflicto. Las clasicas teorias sociologicas del conflicto nunca pudieron anticipar las violentas formas que revestiria la guerra convencional y mucho menos se acercarian a las maneras exacerbadas e indiscriminadas de aplicar la violencia dentro y fuera de las fronteras nacionales actualmente. Por ello es indispensable trabajar en la busqueda de teorias que expliquen esta otra forma que han adoptado los conflictos. Las teorias existentes del conflicto ya no son suficientes, en tanto no explican el lado sombrio de este tipo de enfrentamientos puesto que algunas partieron de la premisa positiva segun la cual los conflictos son el motor del cambio social, viendolos adicionalmente como pacificos y, las mas recientes carecen de nivel sociologico pues se adentran en perspectivas economicas o meramente especulativas, riesgosas desde el punto de vista de sus consecuencias sobre el ambito del derecho de la guerra (Derecho Internacional y Derecho Internacional Publico y Humanitario).

Tres teorias clasicas: Marx, Weber y Schmidt

Anthony Giddens senala que ninguno de los fundadores de la sociologia desarrollo la idea de lo militar a excepcion de Max Weber, pero su analisis fue insuficiente. La industrializacion de la guerra no fue el centro de sus preocupaciones. Los padres de la sociologia no pudieron prever los descubrimientos que llevaron a la construccion de la bomba nuclear. El siglo XX fue un periodo de guerras y de perdidas humanas sin precedentes. El hecho segun el cual la guerra quedo fuera del centro de la reflexion sociologica fue en buena parte la confianza en un mundo futuro pacifico (4) (Norbert Elias entre los sociologos mas recientes). De esa carencia derivaria una de las limitaciones de la sociologia politica. No obstante, la guerra sigue siendo un peligro en la era moderna aunque esten descartadas las de caracter civil en los paises industrializados, estas continuan presentandose en los paises debiles ya sea como consecuencia de la distribucion arbitraria de sus territorios por parte de los colonizadores europeos (Medio Oriente, Africa) o por razones distintas (como en America Latina).

La siguiente sintesis pretende mostrar los alcances y limitaciones internas que tienen hoy las diversas teorias sociologicas clasicas y las del conflicto, para interpretar los conflictos armados internos y el fenomeno del terrorismo. Se centrara en mirar de que manera han abordado o no el problema del conflicto en el cual se puede enmarcar el fenomeno del terrorismo actual.

El conflicto puede ser examinado a la luz de la dinamica de la interaccion entre grupos. Las causas del conflicto han sido investigadas mediante analisis psicosociologicos y de las relaciones sociales. Los origenes de su existencia se han achacado a privaciones de todo orden: insatisfaccion de las necesidades basicas; funciones organizacionales fallidas; asimetria en las relaciones de poder; de dominacion y de la estructura social en general. Las raices de las modernas teorias sobre el conflicto se encuentran en los paradigmas de Max Weber (tipos de dominacion y cambio social), Karl Marx (lucha de clases) y Sigmund Freud (deseo de destruccion como resultado de la exacerbacion del instinto de muerte) (5).

Para los psicologos sociales las fuentes del comportamiento violento en los humanos se encuentran en la dimension psicologica de los seres humanos, por ello la guerra y la violencia son inherentes a su condicion. Otros consideran que la conducta agresiva esta determinada geneticamente y que es biologicamente funcional. Para diversos analistas el conflicto reside en los sentimientos de privacion y frustracion que traen aparejados los rapidos cambios sociales; en esos periodos de transicion, las normas sociales colapsan y permiten la expresion de dichos sentimientos bajo formas violentas. Las relaciones sociales entre los grupos son otro aspecto estudiado desde las cuales los modelos de conflicto se analizan en terminos de la accion colectiva. Segun esta optica la estabilidad social y politica depende del mantenimiento de la legitimidad de las relaciones de autoridad entre grupos superiores y grupos inferiores, unica forma en que es posible la supervivencia del colectivo. Desde el punto de vista del funcionalismo, la desintegracion social es producto de la falla de las funciones basicas del sistema social (6). Sociologos como Lewis Coser y Ralph Dahrendorf sostienen contrariamente a otros funcionalistas que el conflicto no es patologico o disfuncional, pues bajo ciertas circunstancias estos contribuyen incluso a la cohesion social. En las sociedades modernas la estabilidad de los sistemas se ha conseguido a traves de mecanismos institucionales que pueden enfrentar situaciones en riesgo de conflicto (7).

Algunas otras lo explican de acuerdo con los recursos de poder puestos en operacion para suministrar los bienes y servicios requeridos o deseados por los grupos subordinados con los cuales es necesario llegar a consensos para evitar una sobredemanda. Igualmente se lo puede ver en terminos de como una estructura jerarquica produce relaciones antagonicas entre clases opuestas o grupos de interes en competencia. Por ejemplo una estructura social y economica inequitativa genera lucha en las sociedades bajo el sistema capitalista moderno (8). Para el marxismo las relaciones de poder entre las diferentes clases establecen un sistema economico de explotacion de una clase sobre otra; por tanto, solo el uso de la coercion puede mantener relaciones desiguales entre ricos y pobres.

A continuacion se hara referencia a las teorias relacionadas con explicaciones de caracter estrictamente sociologico excluyendo asi cualquier mencion a las teorias basadas en la causalidad de orden psicologico o genetico.

La perspectiva de Marx

La guerra, dice Marx, se ha desarrollado antes que la paz, algunos elementos que harian parte del capitalismo fueron llevados a cabo por la guerra. Y sigue siendolo actualmente como se deriva de las dos ultimas guerras de agresion de Estados Unidos contra Afganistan e Irak por la busqueda del monopolio de los recursos de Oriente Medio y de paso de un mercado unico global. En consonancia con ello, todavia en las sociedades contemporaneas parecen multiplicarse los conflictos por doquier, no hemos pasado del estado de naturaleza en cuanto a las relaciones internacionales o, en palabras de Marx, de la fase de la prehistoria a la de la historia.

La vision marxista y sus derivaciones puede explicar las relaciones internacionales aun en estado de naturaleza, tiene capacidad para definir las contradicciones de clase, cuando estas son determinantes de las experiencias de conflicto y llegan a tal grado de exacerbacion que hacen proclive el cambio hacia un nuevo tipo de sistema politico.

Mas alla de la herramienta conceptual de la lucha de clases que brinda la obra de Carlos Marx, su metodo puede sugerir posibilidades de analisis. Marx empieza por decir en su texto Introduccion General a la Critica de la Economia Politica, que cuando se pretende estudiar un pais o una sociedad, resulta falso empezar como generalmente se hace y se cree logico, por la poblacion, el Estado, varios Estados, la division de clases, la ciudad, el campo, las ramas de la produccion, la importacion, la exportacion, etc., fenomenos que aparecen como lo concreto. Pero en realidad la poblacion es una abstraccion si no se la ve como dividida en clases, las clases a su vez carecen de contenido si no se conocen las condiciones de su conformacion como el trabajo asalariado, el capital y estos elementos solo son comprensibles mediante la division del trabajo. Si se iniciara un analisis por "la poblacion", habria una representacion caotica del conjunto de la realidad; una mayor precision analitica implica llegar a conceptos cada vez mas simples: de lo concreto representado se debe llegar a abstracciones cada vez mas sutiles hasta obtener determinaciones crecientemente mas simples.

Sin embargo, al arribar a este punto, el investigador tendria que emprender el viaje de regreso, de lo simple hacia la poblacion: "... pero esta vez no tendria una representacion caotica de un conjunto, sino una rica totalidad con multiples determinaciones y relaciones". La realidad de los sistemas economicos aparecen como si se elevaran desde lo simple: "trabajo", "division del trabajo", a lo complejo: "Estado", "naciones", "mercado mundial". En el pensamiento, este proceso de sintesis es el resultado de la abstraccion y no su punto de partida. Sin embargo, lo concreto es el verdadero punto de partida de la intuicion y de la representacion: "Lo concreto es concreto porque es la sintesis de multiples determinaciones, por lo tanto unidad de lo diverso".

En el primer ejercicio, la representacion se vuelve abstracta; las determinaciones abstractas, en palabras de Marx, "conducen a la reproduccion de lo concreto por el camino del pensamiento". La categoria simple supone la compleja; el valor supone la poblacion inmersa en un determinado tipo de sistema; la sociedad esta siempre presente en la representacion como una premisa.

El asunto aqui radica entonces en determinar mediante un ejercicio de abstraccion cual es la categoria mas simple que explica la existencia de los conflictos llamense rebelion, guerra civil, lucha por la emancipacion nacional, guerra de secesion, etc., o si la nocion de conflicto por si misma podria tomarse como tal. El conflicto en Marx equivaldria por supuesto al concepto de "lucha de clases", no obstante, este segun las nuevas teorias sociologicas, solo es una de sus hipotesis causales. En dichas teorias, la lucha de clases es una forma bajo la cual se manifiesta el conflicto, pero no es la unica. Ademas el conflicto ha acompanado la vida del hombre desde mucho antes del aparecimiento de las clases como tales. Digamos que el conflicto se podria asimilar mas al concepto de lucha en Weber o al utilizado por el propio Norbert Elias para explicar las confrontaciones por el monopolio y la exclusion. Es facilmente comprobable, por otro lado, que no existe ninguna sociedad antigua ni moderna, simple o compleja, que no haya pasado por un estado o varios estados de conflicto y de lucha; este esta en el fondo de todas las relaciones sociales. No obstante, el conflicto cambia de forma en la medida en que los intereses de los individuos y grupos y las propias estructuras sufren transformaciones.

El conflicto que involucra grupos, paso de la lucha por recursos alimenticios por ejemplo en sociedades simples, a luchas por el monopolio de la tierra, del capital, o por el poder politico y los recursos naturales no renovables en las sociedades mas complejas; como es evidente en la actual guerra interna en Colombia o la de Estados Unidos contra Irak, la lucha por los recursos sigue estando vigente.

Ademas aparece como una categoria contemporanea, pero refleja la dinamica de las relaciones sociales desde tiempos antediluvianos. Pierre Bourdieu lo ve como "dominacion", inserta ya en las estructuras cognitivas de los seres humanos. Pero en realidad la dominacion es el motivo y/o la consecuencia de las luchas implicadas en el conflicto.

En cada pais, en cada sociedad, el conflicto se renueva bajo intereses diversos. Este toma formas particulares en cada una de ellas. El conflicto politico tiene, por otro lado, gradaciones. Una contienda electoral donde los partidos politicos confrontan sus programas, podria catalogarse de civilizada, es decir que no involucra la fuerza, si esa confrontacion se circunscribe al debate de las ideas. Este puede pasar a la confrontacion verbal, personal y al enfrentamiento en las calles de sus respectivos militantes o, como en el caso colombiano, a la imposicion de las ideas por la fuerza de las armas. En su forma mas radical puede asumir formas descompuestas como el uso de la violencia extrema e indiscriminada contra la sociedad civil (terrorismo).

El uso del terror se ha dado en practicamente todas las sociedades con algunas excepciones, el actual terrorismo involucra tanto a las sociedades desarrolladas como a las subdesarrolladas, desde algunos puntos de vista el terror y el terrorismo fueron ensalzados y aconsejados por muchos de los principales filosofos occidentales del poder, no asi en el caso de Marx en quien no se encuentran herramientas adicionales para la interpretacion de ese fenomeno por fuera de la guerra declarada.

La perspectiva de Weber

Ademas de las categorias weberianas de lucha,poder e imperialismo, las de racionalidad y tipos de accion, dan posibilidad de afirmar que Weber es una referencia obligatoria para caracterizar los conflictos; esto es, para elaborar modelos de conflictos lo cual lleva necesariamente al estudio comparativo riguroso de los mismos teniendo en cuenta que las teorias proporcionan conceptos que pueden aplicarse a diferentes regiones geograficas y en una buena diversidad de periodos historicos. Estos tipos motivarian a los investigadores a trascender el plano descriptivo local y el desarrollo de una teoria especifica sobre el caso nacional. El concepto de accion social de Max Weber, puede en efecto apoyar en cierta medida la tarea de tipificacion de diversas formas de conflicto. Y decimos en cierta medida puesto que Weber metodologicamente se situa en el plano individual de la accion social.

La accion, en el sentido weberiano, es una conducta humana en terminos de hacer -en sentido interno o externo- o de omitir o permitir, donde el sujeto o sujetos otorgan a ella un sentido subjetivo. La accion social existe donde hay un sentido mentado por el sujeto o sujetos referido u orientado hacia otros.

Para realizar la tarea de construir una tipologia sobre el conflicto o incluso sobre los diversos tipos de conflicto, es util recurrir a la metodologia de Weber sobre el tipo ideal. En terminos generales tendremos en cuenta su nocion segun la cual, "El metodo cientifico consiste en la construccion de tipos, investiga y expone todas las conexiones de sentido irracionales, afectivamente condicionadas, del comportamiento que influyen en la accion, como <desviaciones> de un desarrollo de la misma <construido> como puramente racional con arreglo a fines" (9).

Asi se procederia para explicar un panico bursatil o una accion politica y militar. Se estableceria antes que nada -segun Weber- "... como se hubiera desarrollado esa accion de haberse conocido todas las circunstancias y todas las intenciones de los protagonistas y de haberse orientado la eleccion de los medios -a tenor de los datos de la experiencia considerados por nosotros como existentes -de un modo rigurosamente racional con arreglo a fines" (10).

La idea final es "comprender interpretandolas, las acciones orientadas por un sentido". Debemos comprender los motivos y el sentido de quien o quienes realizan la accion. Asi, explicar -dice el autor- significa entonces ocuparse del sentido de la accion, captar la conexion de sentido de la accion "ya comprendida de modo actual a tenor de su sentido subjetivamente mentado". El tipo ideal por tanto expone como se desarrollaria la accion humana si "lo hiciera con todo rigor con arreglo al fin, sin perturbacion alguna de errores y afectos, y de estar orientada de un modo univoco por un solo fin". Este tipo no es por tanto una interpretacion causal valida. Es una hipotesis causal evidente. Pero en el proceso de construccion hay que ir mas alla de lo evidente. El sociologo entonces debe averiguar e interpretar esa conexion aunque no haya sido elevada a la consciencia. Ademas da cuenta del resultado de la lucha de motivos. En los resultados debe estar presente la direccion de la realidad. La sociologia comparada, pues, comparara el mayor numero posible de hechos de la vida historica o cotidiana "que semejantes entre si, solo difieran en un punto decisivo: el motivo u ocasion" que investigamos.

"A menudo solo queda, desgraciadamente, el medio inseguro del <experimento ideal>, es decir, pensar como no presentes ciertos elementos constitutivos de la cadena causal y construir entonces el curso probable que tendria la accion para alcanzar asi una imputacion causal" (11).

"Una interpretacion causal correcta de una accion concreta significa: que el desarrollo externo y el motivo han sido conocidos de un modo certero y al mismo tiempo comprendidos con sentido en su conexion". "... Si falta la adecuacion de sentido nos encontramos meramente ante una probabilidad estadistica no susceptible de comprension (o comprensible de forma incompleta) ..." (12).

Solo las regularidades estadisticas que tienen un sentido mentado comprensible de una accion, pueden llegar a ser tipos de accion susceptibles de comprension y por tanto constituyen "leyes sociologicas". Los conflictos tienen esa caracteristica y por tanto son susceptibles de tipificar, tanto como el propio concepto de conflicto armado interno. Esto significa que no solo se requiere de informacion teorica acerca de lo que es conflicto sino un acervo importante de datos empiricos sobre conflictos internos, sus cursos de accion y procesos de paz si los ha habido. Sin embargo, para acotar ese acervo empirico requerido, es esencial caracterizar los conflictos a traves de ciertas variables que comparten y que los hacen semejantes hasta cierto punto y por supuesto disminuir tal ambicion a los casos en los que estemos interesados.

Existen, sin embargo, hechos que no pueden ser explicados desde la optica weberiana pero que deben ser tomados en cuenta, pues constituyen condiciones, ocasiones, estimulos, u obstaculos de la accion. Y ellas son aun mas frecuentes cuando se trata de acciones politicas, especialmente las que tienen que ver con las grandes decisiones tomadas por los mas fuertes centros del poder, una dimension practicamente inalcanzable para los observadores externos a estos.

Cuando se habla del Estado, de la nacion, etc., Weber nos dice que se refiere unicamente al desarrollo de una forma determinada, bien sea real o construida con lo cual introduce en el concepto juridico un uso diferente,

"... la interpretacion de la accion debe tomar nota del importante hecho de que aquellos conceptos empleados tanto por el lenguaje cotidiano como por el de los juristas (...) son representaciones de algo que en parte existe y en parte se presenta como un deber ser en la mente de hombres concretos (...), la accion de los cuales orientan realmente; y tambien debe tomar nota de que esas representaciones, en cuanto tales, poseen una poderosa, a menudo dominante significacion causal en el desarrollo de la conducta humana concreta. Sobre todo, como representaciones de algo que debe ser(...)" (13)

Segun Weber la sociologia debe construir conceptos-tipo y su proposito es encontrar reglas generales del acaecer. Para ello hace uso de la historia. Pero con el fin de generalizar, es necesario que sus conceptos esten vacios de la realidad concreta de lo historico (14). De ello dependera la univocidad del concepto. Por supuesto tambien estudiara acciones racionales con arreglo a valores, acciones de tipo mistico, afectivo, etc. El fenomeno historico estudiado puede ser ordenado de acuerdo con ciertas categorias.

Tambien en este caso habria de construirse un tipo basado en la informacion juridica e historica, como tipo ideal puro, es decir, sin intereses, basado en el presente caso en la normatividad del Derecho Internacional para luego vincularlo con otros fenomenos paralelos como la dinamica del modelo globalizador, el reflujo del Estado, o de cierta forma de Estado, por ejemplo. Aunque el Derecho Internacional o el derecho en general no carece de motivaciones interesadas, dichas motivaciones cuando se estatuye en derecho positivo con aspiracion universal pierden hasta cierto grado el caracter de interes en el sentido de favorecimiento solo de un grupo. Tomado en su forma universal el derecho internacional y sus derivaciones representa una postura etica que busca el bien comun y el equilibrio de las fuerzas en el panorama internacional y por ende la necesidad de evitar el conflicto por la via de las armas o de deslegitimarlo cuando no se atiene a sus preceptos.

Para Weber la accion real en la mayor parte de los casos se da de manera semiconsciente o totalmente inconsciente de su "sentido mentado"; "El agente mas bien <siente> de un modo indeterminado que <sabe> o tiene clara idea; actua en la mayor parte de los casos por instinto o costumbre". Segun el autor, son excepcionales los casos en que los individuos llegan a tener plena consciencia de sus actos, es mas, una accion con pleno sentido es un caso limite. De igual manera, la actuacion de los sujetos colectivos esta mas inclinada a la inconsciencia. Asi, por ejemplo, los Estados, las elites, o los grupos armados, tendrian actuaciones que obedecerian a ciertos fenomenos sociales pero no manifestarian intencionalidades especificas. Esto iria en contravia de lo expresado por algunas teorias del conflicto en el campo internacional. Pero en tanto esas actuaciones en buena parte obedecen aun a orientaciones trazadas por individuos, dicha inconsciencia podria explicar los resultados no deseados obtenidos luego de poner en practica una estrategia politica. Sin embargo, eso es lo que se requeriria dilucidar: ?son las acciones de los Estados, las elites y los grupos rebeldes inconscientes de sus propios actos?, ?o dichas actuaciones tienen una logica, una coherencia con los objetivos propuestos?, ?puede catalogarse la accion terrorista como una accion de orden racional?

Ahora bien, la accion terrorista puede ser perfectamente una accion social en tanto esta referida a otros. En el caso del conflicto, se puede demostrar que probablemente los tipos de accion racional con arreglo a valores y con arreglo a fines y la accion normativa, pueden ser aplicables. La primera, determinada por la conciencia sobre el valor politico de una cierta conducta, sin que guarde relacion con el resultado "o sea puramente en meritos de ese valor"; y la segunda, como una accion "... determinada por las expectativas en el comportamiento tanto de objetos del mundo exterior como de los otros hombres y utilizando esas expectativas como condiciones o medios para el logro de fines propios racionalmente sopesados y perseguidos". Y la tercera, por la manera como los individuos o los grupos se ven compelidos a reaccionar frente al ambito normativo. Esas acciones tienen que ver directamente con la forma como se han violado los Derechos Humanos, el DIH y el Derecho Internacional, puesto que tales violaciones se hacen en nombre de una causa, pero tienen detras un sustento basico que es la logica de la guerra y dentro de ella la utilizacion del terror, o de otras expresiones de violencia politica.

La tipificacion consistiria en llenar de contenido esas tres formas de accion por parte de los actores armados y de aquellos que defienden el statu quo. En ese sentido, es necesario percibir hasta donde las acciones de los actores en conflicto realmente obedecen o no a una "causa" de orden ideologico, politico, etico o normativo que los trascienda o por el contrario, cada una de sus actuaciones esta basicamente animada por consideraciones mas bien de poder, individuales, economicas, o geoestrategicas. El derecho en ese caso presenta grandes limitaciones en tanto solo se interesa en examinar el hecho punible propiamente tal, sin embargo, en el caso del nuevo sistema penal de indole peligrosista el cual se esta imponiendo en el mundo, la intencion del actor es adelantada por quienes lo juzgan externamente, sin tener en ningun momento indicios reales de sus motivaciones o intenciones, solo puede ser conocido el medio utilizado si se trata de hechos consumados. En un sistema peligrosista quien juzga desde fuera desconoce, pese a las pruebas empiricas, la motivacion del actor aunque esos indicios puedan generar informacion sobre la intencion del actor. La intencion no necesariamente es equivalente a la motivacion. Puede haber motivaciones politicas, economicas, religiosas, de defensa de una minoria (etnica, social, nacional, etc.), mientras la intencion es conexa a la accion propiamente dicha. Puedo tener una motivacion politica cuando demuestro mi inconformidad por medio de la violencia extrema y mi intencion mediante el acto de violencia que cometo de hecho es lograr ser escuchado, que tal acto sea transmitido por los medios de comunicacion, es danar instalaciones, bienes publicos o aleccionar o ejecutar personas para demostrar capacidad de agresion o de respuesta frente al sistema, a la sociedad o al Estado, etc. Las intenciones suelen ser multiples pero las motivaciones podrian reducirse bastante de acuerdo con el contexto social y los grupos que las lleven a cabo. En un modelo peligrosista de justicia, el juez (el Estado) solo sospecha que el acto va a ser ejecutado si existen ciertos indicios para ello, pero quien es juzgado no ha alcanzado a violar la norma, no existe un acto punible propiamente tal.

La aplicacion de la accion afectiva (determinada por afectos o estados sentimentales) y de la accion tradicional (determinada por una costumbre arraigada) es posible en la medida en que se encuentre suficiente merito para ello. Hay que tener en cuenta que en la realidad estos tipos se dan mezclados. De forma que es probable que en el analisis de los conflictos sea manifiesto que los factores encontrados como motivaciones del conflicto tengan algo de uno u otro tipo de accion. Para el caso del terrorismo la accion podria estar mediada por una especie de actitud mistica que acompana generalmente a individuos de personalidad fanatica pero no por ello son menos calculadores. La afectividad puede jugar un papel en cuanto al apego a ciertas creencias politicas, religiosas e ideologicas. Si la accion tradicional es generada por una costumbre arraigada, la violencia podria adaptarse a ello cuando una sociedad, un grupo o un individuo no encuentra, de tiempo atras, otra forma de expresion de su inconformidad, frustracion, venganza, etc., en particular si la impunidad prolifera. Las formas civilizadas para ello se aprenden y estan determinadas tambien historicamente.

El conflicto tambien es una relacion social, es decir, en el sentido weberiano una conducta plural referida a los otros. Puede tener un caracter transitorio o permanente. Eso significa que habria de analizarse que ha pasado con el estado de conflicto en general. Por supuesto en este punto es necesario establecer los periodos en que estos paises han pasado por conflictos mas o menos intensos. El siglo XX hasta los anos sesenta estuvo acompanado de conflictos no necesariamente relacionados con la aspiracion al derrocamiento del sistema. Los anos de paz son la excepcion. Lo que habria de tenerse en consideracion es la transformacion del conflicto, de acuerdo con sus intereses, con sus medios y con sus motivaciones explicitas. Esto es especialmente relevante para el caso colombiano, si consideramos que la guerrilla en nuestro pais ha trascendido la etapa de Guerra Fria en el plano internacional y ha cambiado sus estrategias en el plano interno. Lo cual nos coloca en la necesidad de observar con mas detenimiento lo que podria llamarse el punto mas elevado al cual puede llegar una accion violenta, es decir, el uso del terror.

La concepcion amigo-enemigo de Schmidt

El texto de Carl Schmitt El concepto de lo politico inicia con un prologo del mismo autor donde expone la materia de sus reflexiones: la relacion entre los conceptos de lo "estatal" y de lo "politico", por un lado y, la relacion entre "guerra" y "enemigo", por otro (15).

El campo de lo politico se modifica incesantemente a causa de la evolucion del propio concepto. Dicho concepto nace articulado al del Estado, a raiz de un hecho historico: la guerra fratricida entre facciones cristianas que en el siglo XVI rompe la unidad politica de Europa occidental. Se llamaron politicos a aquellos partidarios religiosos que se pusieron de parte del Estado, considerado desde entonces como "una unidad neutral superior".

Lo que sigue parece adaptarse perfectamente a las condiciones historicas actuales. Schmitt ve a Europa como el cubil de todos los conceptos juridicos relacionados con el Estado. Este ultimo fue el modelo por excelencia que le permitio su unidad politica. Modelo que se extenderia al resto del mundo; desde entonces, el autor, presupondria su fin. Asistimos hoy en dia a la reafirmacion de esta misma idea (Resta, Guehenno y muchos otros). El Estado como monopolio de las decisiones politicas, maxima expresion del racionalismo occidental como habia establecido Max Weber, solo deja como herencia los conceptos que se le relacionan.

El periodo durante el cual fue posible identificar lo estatal con lo politico represento el logro de la instauracion de la paz, la seguridad y el orden, en otras palabras el fin de los conflictos civiles dentro de las fronteras, a la vez que establecio la soberania frente al exterior. El Estado habia permitido generar la diferenciacion entre interior y exterior, entre guerra y paz, y entre neutralidad y parcialidad.

El autor adelantaba ya la necesidad de reconocimiento, para el caso de las guerras coloniales y civiles, de un aspecto que las guerras interestatales habian logrado: no considerar el enemigo como criminal, un paso segun Schmitt muy importante alcanzado por el progreso del Derecho Internacional. Ese avance ha sido logrado por el Derecho Internacional Humanitario, el cual hace parte del cuerpo de doctrina del Derecho Internacional y que entre otras cosas desarrollo el primero y quiza el unico concepto de guerra no interestatal reconocido universalmente. Para entonces ya senalaba la necesidad de la proscripcion de las "guerras justas" contra una clase o una raza, que no da lugar a la distincion entre enemigo y criminal, una diferenciacion olvidada actualmente en las guerras de EE.UU. contra Afganistan e Irak, denominadas guerras contra "el mal", ideologizadas como guerras contra gobiernos criminales. La labilidad con que EE.UU. esta manejando el concepto de terrorismo permite aplicar exactamente lo que describe como peligroso Carl Schmitt, a saber: la imposibilidad de distinguir entre enemigo y criminal, y con ello, la violacion de los procedimientos y reglas del DI y "la aniquilacion politica y fisica del enemigo". Una de tales consecuencias ha sido la extension de ese procedimiento al tratamiento de todas las guerras incluidas las internas de ahora en adelante (guerra Israeli-Palestina y otras como la colombiana por ejemplo) fundamentadas en la politica antiterrorista.

Para el caso de los conflictos armados internos, las concepciones de delito politico, de asilo politico, la judiciabilidad de los actos politicos, toman ahora un cariz diferente a la luz de las nuevas condiciones internacionales luego de los actos del 11 de septiembre y empiezan a jugar un papel que va mas alla de lo coyuntural donde la globalizacion, como la cara economica de esos cambios, pareciera hacer de esos nuevos significados, algo irreversible.

Es la Guerra Fria, es decir, la forma moderna de hacer la guerra, el inicio de la confusion de lo que Schmitt llama las "distinciones clasicas" entre guerra, paz y neutralidad, entre la politica y la economia, entre lo militar y lo civil, y entre el combatiente y el no combatiente. De manera que esas indistinciones no son tan recientes como algunos arguyen (Mary Kaldor, Paul Collier); a ellas podemos anadir la que existe entre violencia politica y terrorismo.

En el desarrollo propiamente tal del concepto de lo politico, el autor establece que el concepto de Estado supone el de lo politico. Entonces la declinacion del Estado supone tambien la declinacion de la politica. Para Schmitt la politica existe desde tiempos antediluvianos, desde que se aprende a distinguir entre amigo y enemigo. Esta es la distincion ultima, la esencia de lo politico. Es la dicotomia basica que permite ver las posibilidades de union-separacion y el aparecimiento de la politica aun antes de la constitucion de los Estados. La distingue de otros ambitos como el economico, el moral, el etico, etc. Enemigo es aquel que potencialmente puede combatir a otro, en el sentido puramente politico, esto es, en el terreno publico. El enemigo puede estar dentro de las fronteras, cuando se opone al Estado (partisanos). Pero no se trata, advierte, de un antagonismo cualquiera, sino de aquel que puede expresarse bajo la forma de guerra o revolucion. La primera referida al nivel internacional y la segunda al interno. En el terreno de lo interno, la dualidad equivale a la politica de partidos; en esta perspectiva, la posibilidad real de lucha entre dos unidades organizadas, provoca lo que se llama guerra civil.

Carl Schmitt define asi los dos principales tipos clasicos de confrontacion armada, las cuales ahora encuentran su mas acabada conceptualizacion en el DIH: "Guerra es una lucha armada entre unidades politicas organizadas", guerra civil "es una lucha armada en el seno de una unidad organizada". Si nos atuvieramos a ese analisis, el terror entonces solo seria una estrategia y el terrorismo un acto que no provoca confrontacion abierta entre dos o mas unidades organizadas pese a que puede ser ejercido por grupos con esa caracteristica.

La definicion de Schmitt coincide en terminos generales con las nociones establecidas por el Derecho Internacional Humanitario. Un conflicto armado, segun Pedro Pablo Camargo, es sinonimo de combate armado, tanto de caracter internacional, es decir, entre Estados, como sin caracter internacional, esto es, los que como en el caso de las guerras civiles ocurren en el interior de un Estado o contra un Estado como en el caso de movimientos de resistencia (16).

El Protocolo adicional a los Convenios de Ginebra del 12 de agosto de 1949 y el numero I de 1977, senalan que se aplicaran a casos de conflictos armados contra la dominacion colonial y extranjera, contra regimenes racistas como derecho al libre ejercicio de los pueblos a la autodeterminacion tal cual lo consagra la Carta de las Naciones Unidas.

De esta forma, con los elementos de Schmitt podemos definir que un instrumento como las Leyes Patriot I y II y los estatutos antiterroristas en todo el mundo, son de hecho una herramienta de lucha no solo contra un enemigo interno, pero si se trata de este visto como subversion con la intencion de criminalizarla, puede degenerar en acciones que se salen del juego politico y tambien del derecho. Por otra parte, el problema reside en que por medio de este tipo de normativas, se puede criminalizar no solo al enemigo armado sino a cualquiera que represente un supuesto peligro para la estabilidad y el orden. La criminalizacion asi se extenderia a muy diversas instancias de la sociedad civil creando no solo una mayor opcion al terrorismo sino un estado de terror.

La violencia extrema y el delito en la teoria sociologica

Ciertos sociologos abordaron el problema desde otras perspectivas. El postulado de Barrington Moore sobre la injusticia del que derivan dos divisiones: las bases sociales de la obedienciay las de la rebelion, brindaria algunas herramientas analiticas pero, en realidad su estudio remite a la descripcion de la dominacion nazi sobre los judios y a un modelo politico totalitario (17).

En la teoria de Robert K. Merton acerca de las fuentes sociales y culturales de la conducta divergente en donde los dos tipos correspondientes serian innovacion para el caso del delito comun y rebelion para el delito politico, no hay, en ninguno de los dos tipos, explicacion alguna a conductas relativas a los delitos de robo, homicidio, narcotrafico y terrorismo que o cuando implican el uso de la violencia extrema (18). Estos solo pueden ser tipificados como conductas divergentes o como conductas anomicas desde su punto de vista, igual que en el caso de Durkheim.

Desde la perspectiva durkhemiana podria hacerse una aproximacion al problema de la violencia indiscriminada a partir de las premisas metodologicas establecidas por el sobre lo normal y lo patologico. Una sociedad entera puede ser calificada de autoritaria o violenta, pero ese comportamiento puede no encontrarse en los sujetos como individuos; recuerdese a Durkheim en Las reglas del metodo sociologico cuando explica la diferencia entre lo psicologico y lo sociologico. Si aplicamos el metodo de este sociologo sobre como diferenciar entre lo normal y lo patologico tendriamos que el terror, como fenomeno patologico, se encuentra en los individuos y de ninguna manera califica a toda una sociedad.

Para determinar la normalidad es necesario constituir el tipo normal, determinar las causas de lo anormal, estudiar las causas y condiciones de esa anormalidad desde el pasado e investigar si esas condiciones se siguen dando en el presente o han cambiado; si las condiciones son las mismas sera normal su aparicion, pero si han cambiado, no puede catalogarse como un fenomeno normal. El crimen es un fenomeno patologico, pero puede catalogarse de normal, pues se presenta en la media de las sociedades. Al aplicar las anteriores reglas tenemos que: el crimen existe en todas partes, tiende a aumentar con el tiempo (lo cual se puede comprobar mediante la estadistica) y empieza a adquirir formas anormales cuando alcanza un indice exagerado. Este es normal solo en la medida en que suponemos que una sociedad sin el es completamente imposible.

Esto trasladado al terrorismo podria ser que lo normal es simplemente que exista terror siempre y cuando no rebase un cierto limite, no obstante, si las condiciones han cambiado, por ejemplo en las sociedades postindustriales y el terrorismo continua presentandose, entonces alli ese fenomeno podria calificarse de anormal, a menos, claro, que eso sea solo la apariencia y las condiciones que lo producen en realidad no se hayan transformado (19). Por el contrario, en las sociedades donde se esta bastante lejos de alcanzar la perfeccion en el sentido de la satisfaccion de las necesidades e intereses de los diferentes grupos que la constituyen, el terrorismo seria una respuesta esperada cuando se dan ciertas circunstancias como una sociedad politicamente cerrada a nuevas opciones de poder y cuando el grupo antes de utilizar esos metodos, no ha encontrado ningun apoyo en la sociedad cuyos intereses dice representar.

Durkheim aproxima una explicacion moral sobre el homicidio como crimen comun atentatorio contra los deberes sagrados de respeto a la vida. Al formar parte de un mismo Estado y nacion el individuo debe respetar la vida, el honor y la propiedad de sus semejantes. La unica excepcion es la guerra en cuyo caso esta permitido por la ley al tratarse de legitima defensa. La guerra dice Durkheim lleva a las sociedades incluso a las mas civilizadas al estado moral de las sociedades inferiores, desaparece el individuo y la masa se convierte en el factor social esencial porque se impone la disciplina rigida y autoritaria. Sin embargo, el sociologo frances se dedica mas a analizar el problema del homicidio como un atentado a los sentimientos colectivos y las tendencias de este en terminos cuantitativos de acuerdo con la edad, las creencias religiosas, etc. En suma no distingue entre crimen comun y crimen politico (20).

Los conceptos de accion racional con arreglo a fines y accion racional con arreglo a valores de Weber pueden aplicarse perfectamente a las acciones/ funciones de individuos y grupos terroristas. A ellas es util anadir el concepto de "accion normativa" de Habermas, un tipo de accion acunada justamente con base en la tipologia de la accion weberiana estudiada por ese autor pese a que el conflicto se tome de hecho como un rompimiento con dichas normas y mas aun si se trata de acciones terroristas.

A partir de los escenarios sobre accion normativa de Jurgen Habermas, tampoco es posible encontrar una lectura sobre la sustancia de este tipo de conductas. Habermas concibe que los individuos orientan sus acciones de acuerdo con las normas, como un esquema objetivo de referencia. El actor mantiene una conducta subjetivamente correcta si sustenta una especie de rectitud normativa al creer en que dicha norma es justa. De acuerdo con los escenarios propuestos por este autor, ni el delincuente comun y tampoco el delincuente politico cumplen con esta condicion. En el primer caso el delincuente comun viola las normas asi crea en ellas o las considere validas, es decir, aunque comparta los valores del orden sociopolitico. En el segundo, el delincuente politico las viola porque no cree en tal validez y busca un orden de cosas superior. Aqui entrarian los escenarios 3 y 4 donde el actor desafia al interprete a examinar la conformidad de accion y norma, y la vigencia factica de la norma y a averiguar la rectitud de la misma. Con lo cual el delincuente politico y el terrorista se asemejarian en los medios y en los fines. No obstante, en la practica y en lo normativo esto nos lleva nuevamente a una indefinicion. Pues rebelde y terrorista son, como tipos puros, no equiparables. En cambio, como tipos mezclados se podrian comparar al menos en el plano de lo politico. No asi, si se tratara de terrorismo por motivaciones distintas de las politicas. Lo que buscaria el delincuente politico es invalidar en forma total el esquema normativo vigente y sustituirlo completamente por otro. El terrorista como tipo puro probablemente ni siquiera este interesado en el establecimiento de una normativa, quiza no se lo cuestione. ?Existe tal posibilidad?, si se tratara de un terrorismo nihilista o anarquista probablemente; pero, por otro lado, podriamos argumentar que en realidad no se da un tipo de tales caracteristicas en nuestro medio. Hay probablemente una mezcla o un tipo de rebelde (delincuente politico) que acosado por las circunstancias en contra, como la propia deslegitimidad de sus acciones, acompane su actividad de combatiente con estrategias de indole terrorista (21).

Habermas explicita directamente su punto de vista sobre el fenomeno del terrorismo en una entrevista otorgada a Giovanna Borradori inmediatamente despues de los atentados del 9/11 de 2001, junto a Jacques Derrida donde se deslinda de varias nociones weberianas y se opone completamente a Carl Schmitt, al tiempo que se acerca solo en algunos puntos a Derrida. ?Cuales son las posturas de dos de los filosofos mas connotados actualmente frente al mal llamado fenomeno del terrorismo?, ?cuales son sus encuentros y desencuentros con Carl Schmitt?.

Se asume de acuerdo con lo que sigue que las visiones de mundo representadas por las corrientes fundantes realista e idealista principalmente han estado en lucha continua por el predomino en el mundo de las ideas y de la practica de las relaciones internacionales. Por ende la idea de las relaciones internacionales como campo de luchas es muy adecuada para describirlas. De esta ultima deriva la idea de "La paz perpetua" de Kant de un derecho cosmopolita, al cual hacen alusion teoricos como Kaldor, Habermas, Derrida y ultimamente Boaventura de Sousa Santos, cada uno con matices diversos, lo plantean como la salida a un estado de permanente conflicto.

A pesar de sus diferencias de concepcion tanto Habermas como Derrida coinciden en que el "terrorismo" es un concepto dificil de precisar, estan de acuerdo en la necesidad de buscar respuestas a nivel planetario y de reestructurar el Derecho Internacional clasico basado en los Estados-nacion hacia uno de indole cosmopolita. Otros elementos de igual dificultad estan imbricados, como por ejemplo cuales son los fundamentos para otorgar al terrorismo una base politica, como distinguirlo de la actividad criminal y de la guerra, si es posible hablar de un terrorismo de Estado y cuales son las implicaciones para el concepto de soberania. En esos puntos los dos autores tienen posturas bien diferentes. En esta entrevista es posible tambien percibir el desligamiento de Habermas de algunas concepciones weberianas (22).

Habermas ve la relacion entre fundamentalismo y terrorismo mediada por la violencia, como una "patologia comunicativa". La violencia empieza cuando hay una comunicacion deformada producida por la desconfianza reciproca incontrolada que provoca el colapso de la comunicacion (23). Ello sucede como

producto de la velocidad en los cambios impuesta por la modernidad en cuanto arrasa con las formas tradicionales de vida. Consecuentemente, la solucion es la restitucion del vinculo de confianza entre la gente, para el logro de la comunicacion transparente y no manipuladora, lo cual es imposible en un ambiente de opresion y miedo a ser superados por medio del mejoramiento de las condiciones materiales de vida y de la cultura politica. A la vez la modernidad es para Habermas un llamado universalista hacia la libertad y la igualdad. De lo cual se desprende la inevitabilidad del resultado de la modernidad: marginacion, terrorismo, etc.

Admite la idea de que ciertos partisanos que luchan por el poder en un territorio conocido con objetivos politicos declarados, se diferencian de los terroristas aliados a redes internacionales. El terrorismo palestino y checheno es a sus ojos "pasado de moda", pero menos impotente y poco mas realista que el terrorismo global el cual carece de metas de ese caracter y se aprovecha de la vulnerabilidad de los llamados sistemas complejos. Diferencia tres tipos de terrorismo: guerra de guerrillas no discriminativa (terrorismo palestino propio de movimientos de liberacion nacional), guerra de guerrillas paramilitar (que no aparece explicado) y terrorismo global sin objetivos politicos realistas. El ultimo surge por la ilegitimidad de los gobiernos democraticos y paradojicamente tendria exito en el objetivo politico de deslegitimar la autoridad del Estado.

Derrida en cambio no cree en la posibilidad de siquiera detectar, nombrar e incluso controlar este fenomeno autodestructivo. Concibe la reaccion terrorista como una accion defensiva que viene con la modernidad misma. El terrorismo es el sintoma de "un desorden autoinmunitario" el cual amenaza la democracia, el sistema legal y la separacion entre lo secular y lo religioso. La autoinmunidad implica el suicidio espontaneo del mecanismo defensivo del organismo social frente a agresiones externas, como cuando un organismo vivo destruye el mismo sus propias protecciones o se inmuniza a su propia inmunidad. Para el la crisis del 9/ 11 no es el primer sino el mas reciente (aparte de atentado contra Madrid el cual ocurrio luego de esta entrevista) sintoma de crisis autoinmunologica. Una manera de verlo es frente a lo que llama "el circulo vicioso de la represion": la declaracion de guerra contra el terrorismo es una guerra contra la propia coalicion occidental.

Habermas y Derrida apuntan al hecho segun el cual la globalizacion tiene una funcion esencial en el fenomeno del terrorismo. El primero, plantea que incrementa la desigualdad por la aceleracion de la modernidad, creando un contexto que escinde el mundo entre paises ganadores y paises perdedores; los primeros ya montados en el tren de la modernidad y los segundos desintegrados por la perdida de sus formas de vida acostumbradas. Y Derrida la ve como positiva para la democratizacion de ciertos paises como en Europa del Este, pero catastrofica y un artilugio retorico, al decir de Borradori, orientado a disimular la injusticia, la marginalizacion y la pauperizacion de grandes capas poblacionales y el despojo a paises debiles de sus riquezas naturales.

Mientras para Habermas el terrorismo es resultado de la extrema velocidad de la modernidad, para Derrida es un sintoma intrinseco de la experiencia moderna. Existen otras diferencias en las dos concepciones no senaladas explicitamente por la entrevistadora pero incluidas en sus respuestas a las cuales es necesario dirigirse con especial interes, esto es, las posturas politicas de cada uno de estos filosofos. Habermas ha visto con optimismo el llamado de Estados Unidos al frente de lucha contra el terrorismo, atribuye a este la posibilidad de pasar del derecho internacional clasico a un derecho cosmopolita inspirado en las ideas de Kant, teorico pionero de la escuela idealista de las relaciones internacionales, pero al mismo tiempo admite la postura de potencia opuesta a iniciativas como las del Tribunal Penal Internacional y violadora de los derechos de los pueblos e inclinada como se sabe hacia la escuela realista inspirada en Hobbes, con lo cual cae en una especie de ambiguedad politica frente a Estados Unidos donde su obra ha sido tan bien recibida.

Los signos de una transicion hacia ese nuevo estadio del Derecho Internacional los ve en el Tribunal de La Haya contra Milosevic y las acciones de los jueces supremos de Gran Bretana respecto de Pinochet, todos estos a la vez senales del quebrantamiento del principio de no intervencion en el mundo. Sin embargo advierte que detras de los discursos universalistas se pueden esconder formas de legitimacion de intereses particularistas y es alli donde critica la postura de Carl Schmitt que a sus ojos mete en un solo saco los conceptos de "humanidad", "individualismo igualitario" y "bestialidad" olvidando que existen procesos de aprendizaje que se "corrigen a si mismos"; asi de los propios discursos universalistas salen las criticas hacia su uso ideologico. Pero ademas se coloca en contra de la concepcion weberiana de nacion al romper con las nociones de Estado-nacion y comunidad de destino, pues, la unica manera de llegar a un nuevo orden cosmopolita es a traves de un "patriotismo constitucionalista" (24) fundamentado en la participacion consensual de todos los ciudadanos. Habermas arremete contra la tradicion alemana intelectual nacionalista de la cual se desprenden conceptos como etnicidad o afirmacion de una identidad colectiva contra otra y comunidad de destino (25). Hay que deshacerse de ellas para continuar por la via de una sociedad multicultural.

A diferencia de Schmitt quien ve en la dualidad amigo-enemigo una diada inherente a la forma de vida de las sociedades entendidas como Estados-nacion con vocacion cuasi eterna, y quien, no cree en la idea de un mundo totalmente pacificado para lo cual se requeriria de la eliminacion total de los Estados, Habermas rechaza este esencialismo y la fundacion de la politica en valores para el prepoliticos y considera que el Derecho Internacional no es un instrumento de mediacion entre actores politicos nacionales, sino "un acuerdo libre entre socios iguales", con lo cual deja fuera las relaciones asimetricas de poder. El Derecho Internacional sera cosmopolita cuando los Estados-nacion abandonen el centro del escenario y den paso a nuevas estructuras multiestatales. Anade al ideal de cosmopolitismo la superacion del principio de no intervencion en los asuntos domesticos. La postura de Habermas es bastante ambigua, pues a la vez que establece lo anterior, sabe que la intervencion podria hacerse bajo intereses particularistas.

Si el terrorismo global no tiene un objetivo politico realista desde su punto de vista se convierte en una actividad criminal comun y corriente, en lo cual no dice nada nuevo que no haya sido dicho por Schmitt. En la accion comunicativa si no existe una "adopcion mutua de perspectivas", se da una perturbacion en la comunicacion cuya manifestacion mas extrema seria el terrorismo. El autor supone que en las sociedades liberales occidentales se dispone de mecanismos para superar las interrupciones de la comunicacion, lo cual se contrapone a la idea de Marcuse de sociedades cerradas a la oposicion, por ejemplo. El papel de la globalizacion es justamente ampliar la espiral de violencia comunicativa. Habermas tambien se opone a la tesis de Huntington de choque de civilizaciones por razones culturales, esa contradiccion no es para el cultural sino que tiene raices economicas y aqui es donde el autor deja entrever su nivel de idealismo, cree que para superarlo los paises en vias de desarrollo deben dejar de percibir la politica extranjera de las naciones occidentales como imperialista y estas renunciar a la forma de vida consumista (26). Su postura politica sobre la posibilidad de una alternativa de sistema es clara cuando dice que el objetivo:

"... ya no es reemplazar un sistema economico que tiene su propia vida capitalista y un sistema de dominacion que posee su propia vida burocratica, sino el de erigir un dique democratico contra la intrusion colonizadora de imperativos del sistema en areas del mundo de la vida" (27).

El sistema que corresponde en su teoria a la accion estrategica queda sin tocarse, mientras el mundo de la vida corresponde al ambito de la accion comunicativa donde supone esta la solucion.

Como responde Derrida a estas mismas inquietudes, en primer plano subraya el caracter poco riguroso y la carga politica equivoca del termino terrorismo. El 9/11 no fue para este filosofo el mayor evento historico luego de la Segunda Guerra Mundial como lo antepone la entrevistadora Borradori, antes bien, dice que no se cuenta de la misma manera a los muertos en todas partes: ha habido matanzas incluso superiores en otras partes distintas de Europa y Estados Unidos como en Camboya, Ruanda, Palestina e Irak, e incluso los bombardeos contra Hiroshima y Nagasaki fueron agresiones cuantitativa y cualitativamente superiores. El 9/11 fue un "efecto lejano de la guerra fria" antes de su fin; pero luego de su fin, la estabilidad parece depender de la confiabilidad en el poder norteamericano, en todos los planos incluido el Derecho Internacional violado por ese pais pese a presentarse como su defensor. Estados Unidos es la supuesta unidad de la fuerza y del derecho. La autoinmunidad referida anteriormente hace alusion al hecho de que fue ese mismo pais el que entreno, financio y proyecto a sus presentes enemigos.

La pregunta que se hace Derrida es como garantizar ahora el Estado de derecho luego del desequilibrio del terror generado por el fin de la Guerra Fria. El terrorismo coloca en riesgo el propio orden actual del mundo: el Derecho Internacional, el mercado global, el lenguaje universal, no solo al mundo sino a la mundializacion misma. La represion suscitada desde entonces no hara mas que reproducir los dispositivos que se tratan de desactivar (antiterrorismo).

Derrida acepta la necesidad de dialogar criticamente con la obra de Schmitt sobre las distinciones entre guerra clasica (confrontacion directa y declarada entre Estados enemigos), guerra civil y guerra de partisanos. No comparte con este autor que la violencia actual derive de la guerra, pues ?que tipo de guerra habria contra un enemigo desconocido, ambiguo, que no se aviene con ninguna de las tipologias mencionadas?.

Este filosofo recuerda que Hobbes habla en El Leviatan no solo de miedo sino de terror, el Estado empezo a ejercer el monopolio de la violencia, por ende fue mas facil que el Estado se erigiera en el primer instituto que accionara el terror. Anade a ello que la distincion entre civil y militar fue pasada por alto en las guerras aun antes de la Primera y Segunda guerras mundiales (Revolucion Francesa). Desde siempre los Estados han hecho terrorismo contra sus propios pueblos o contra otros pueblos, tanto en tiempo de paz como de guerra para librarse de enemigos.

El terrorismo internacional predomina actualmente en todos los discursos oficiales, incluido el de las Naciones Unidas. La utilizacion acritica del concepto de terrorismo igual a otras nociones, favorece el uso oportunista por los poderes establecidos, fue lo que paso con las Naciones Unidas al dar via libre a Estados Unidos para "protegerse" contra el terrorismo internacional. El poder dominante es quien impone, legitima y legaliza a nivel mundial la interpretacion de un evento y de un concepto: las Naciones Unidas terminaron legitimando el poder politico dominante a traves de la promulgacion de una serie de resoluciones sobre el terrorismo practicamente desde los anos setenta y ese hecho como se diria con Bourdieu, puede ser considerado como una contribucion simbolica importante a la nueva revolucion conservadora. Asi Estados Unidos consiguio un consenso en America del Sur para denominar de manera oficial "terrorismo" a toda resistencia politica contra el poder establecido, con lo cual, segun Derrida, se evitan las acusaciones de intervencionismo violento. Coincide con Habermas en la necesidad de un cambio tanto de las instituciones internacionales como del Derecho Internacional, no obstante, arguye, esa transformacion podria durar varias generaciones.

En la respuesta sobre la distincion entre guerra y terrorismo, entre terrorismo de faccion y de Estado, Derrida orienta su respuesta de una forma interesante:

"Pero, ademas ?el terrorismo pasa solamente por la muerte? ?No se puede aterrorizar sin matar? ?Y matar es necesariamente hacer morir? ?No es tambien <dejar morir>? ?Acaso <dejar morir>, <no querer saber que se deja morir> (a cientos de millones de seres humanos de hambre, del sida, de falta de atencion medica, etc.) no puede hacer parte de una estrategia terrorista <mas o menos> conciente y deliberada? Quizas es un error suponer con ligereza que todo terrorismo es voluntario, consciente, organizado, deliberado, intencionalmente calculado: hay <situaciones> historicas o politicas en las que el terror opera, por decirlo asi, como por si mismo, como simple efecto de un dispositivo, en razon de las relaciones de fuerza instaladas, sin que nadie, ningun sujeto consciente (...) se haga responsable de el" (28).

El terrorismo no tiene para Derrida ninguna connotacion moderna en lo cual se distancia de la interpretacion de Habermas, antes de las dos guerras mundiales ya era imposible distinguir entre guerra y terrorismo.

Es en la reestructuracion del Derecho Internacional en la cual Derrida apoya sus argumentos de salida tanto conceptual como institucionalmente, un derecho que no es respetado en ningun lugar y mucho menos por adalides de la democracia y de los derechos humanos: Estados Unidos. Aun asi coloca sus esperanzas en un nuevo DI, una nueva fuerza internacional puesta al servicio de nuevas instituciones internacionales en lo que Europa tendria un papel preponderante que desempenar. No se trata de un gobierno ni de un superestado mundial a lo que se opusieron Arendt y Kant, sino del recurso de la democracia unico regimen autoperfectible. No obstante, el autor tiene reservas frente al cosmopolitismo de Kant pues la ciudadania tiene un limite en el Estado-nacion y tambien en el Estado-mundo, por ende es necesario ir mas alla de esta idea de la internacionalidad. Senala el dilema entre como decidir entre el papel positivo del Estado-nacion frente a las violencias externas y los efectos negativos de una soberania del monopolio de la violencia que reprime y excluye a sus ciudadanos, el Estado, nos dice, es protector y destructor al mismo tiempo, remedio y enfermedad.

Ir mas alla del cosmopolitismo implica para Derrida trascender la idea de una ciudadania mundial, significa vivir juntos, individuos singulares, sujetos de derecho de un Estado cualquiera que sea y miembros legitimos de un Estado-nacion o mundial, es decir, se trata de una alianza mas alla de lo politico, en tanto siguiendo a Schmitt, el Estado no es la unica forma de lo politico, es ver lo politico desde un punto completamente distinto, sin embargo, para llegar a semejante estadio seria necesario extender la ciudadania en el mundo a quienes aun no la tienen, tanto como mantenerse del lado de los Derechos Humanos. Es la justicia la que esta mas alla del derecho, pues no se trata solo de hacer cumplir las leyes, la justicia va mas alla de las leyes de la negociacion social, de la deliberacion politica, esta mas alla de la propia frontera politica (29).

Tanto Habermas como Derrida coinciden en establecer que la nocion de terrorismo es confusa pero se distancian respecto del tratamiento politico del problema. Varios de los teoricos de los conflictos citados coinciden en un elemento: el terrorismo es un medio cada vez mas frecuente en las guerras internas, pero sus posturas desconocen las consecuencias juridicas de la criminalizacion indiscriminada del terrorismo, en cuanto no tienen en consideracion las condiciones sociales e historicas en que se da. El terrorismo para Habermas y Derrida tiene que ver con la modernidad y con la globalizacion; pese a que ambos filosofos esten en desacuerdo "politico", coinciden en afirmar que la solucion al terrorismo pasa por la superacion de un tipo de relacion de caracter nacional, que requiere una respuesta supranacional y la busqueda de una especie de cosmopolitismo que tiene un significado distinto para cada uno.

Dos teorias contemporaneas del conflicto

Segun Pierre Bourdieu, la sociedad es producto de las decisiones y acciones de individuos conscientes quienes perpetuan o desafian las practicas sociales. Asi podria interpretarse que los teoricos del conflicto y del terrorismo funjen como perpetuadores y legitimadores de una manera de pensar, de la practica politica y de la justicia, con lo cual producen y reproducen dicha mentalidad individual y colectiva. Teoricos, legisladores, periodistas, han construido categorias que recrean una postura establecida como acto, como decision por parte de los politicos. Son agentes generadores de la coercion a la cual someten a la sociedad en virtud de la posicion que ocupan dentro del espacio social y de esa manera tienen tambien una funcion politica de dominacion.

El campo de las ciencias sociales como cualquier otro, es un espacio de luchas cuya concurrencia tiene por apuesta el monopolio de la autoridad cientifica. Esta es conceptualizada por Bourdieu como la capacidad tecnica y poder social o el monopolio de la competencia cientifica, es decir, la que tiene el cientifico de hablar y de actuar legitimamente, de manera autorizada o con autoridad en la ciencia respectiva (30). Como practica interesada igual que las demas practicas, la del cientifico social busca el prestigio, el reconocimiento y la celebridad tanto mas conseguidos cuanto esten mas cerca del poder o mas identificados sus hallazgos con la vision legitima, es decir, dominante del poder. Con lo cual a su vez es mas facil conseguir poder politico dentro del campo mismo de las ciencias sociales: altos puestos, recursos de investigacion, entrevistas en los medios, etc., logros que remiten inmediatamente a la colocacion en una posicion dominante del campo mediante la cual es posible recrear nuevamente la postura y vision dominantes. Esto es mas claro cuando se trata de objetos de investigacion relacionados directamente con el propio campo del poder y de la politica. El sociologo y el analista politico seran especialmente vulnerables al analisis politico y en el mismo, en tanto sus investigaciones tengan a quien favorecer o no. Y esto es todavia mas patente si el sociologo o el analista politico es asesor, consejero o consultor de las instancias politicas que estan en el poder (presidentes, ministros, instituciones estrategicas, etc.).

La inglesa ex funcionaria de Naciones Unidas, Mary Kaldor (1946), fue profesora de Relaciones Internacionales e investigadora en la Universidad de Sussex (Reino Unido) durante tres decadas, llegando a ocupar la catedra Jean Monnet de Estudios Europeos. En la actualidad dirige el Programa para la Sociedad Civil Global en la London School of Economics. Comparte la presidencia de la Helsinki Citizen Assembly y es miembro de la Comision Independiente Internacional creada para investigar la crisis de Kosovo. Entre sus obras destacan: The Baroque Arsenal (1981); The Imaginary War: Understanding the East-West Conflict (1990); Democratization in Central andEastern Europe (1999) y Las nuevas guerras (1999). No se ha dedicado a este tema pero sus planteamientos sobre las nuevas guerras en la era global donde el terrorismo ejerce un rol en lo que llama la violacion a gran escala de los derechos humanos, como una caracteristica principal de esas nuevas guerras, ha ejercido una importante influencia en las mentes de los analistas de nuestro pais (31).

El tambien britanico Paul Collier, asesor del Banco Mundial, trabaja en un amplio rango de asuntos de politica economica, macro y microeconomicos, relacionados con Africa y el Tercer Mundo. A nivel macroeconomico se ha centrado en temas como: choques externos, tasa de intercambio, politicas de comercio, el trabajo, mercados financieros, desarrollo rural, sobre lo cual ha escrito varios libros y diversos articulos. En asuntos de politica economica ha trabajado en procesos de reforma politica y tambien ha publicado articulos sobre la restriccion del Estado. Ahora se ha dedicado a estudiar las guerras civiles. Es profesor asociado de CERDI, Universite d'Auvergne; Fellow de CEPR, Londres; y fue Director del Development Research Group en el Banco Mundial (desde abril de 1998 hasta abril de 2003). Ha sido distinguido con un premio de la Oxford University (el Edgar Graham Prize). Ha desplegado tal publicidad incluso en el medio virtual de la Internet, que los intelectuales colombianos se vieron seducidos a invitarlo a encuentros en nuestro pais y a llevar a cabo investigaciones sobre el conflicto colombiano para demostrar parcialmente sus tesis o darse cuenta de que su teoria hace agua por todas partes al aplicarla a Colombia y a varios paises de America Latina (32).

En tanto estos intelectuales han tenido exito a nivel mundial y han estado cerca del poder cada uno dentro de instituciones estrategicas, no es dificil concluir que se sientan comprometidos con una especifica vision de los conflictos y del terrorismo. La criminalizacion de los conflictos internos tal como han sido caracterizados por Mary Kaldor y Paul Collier, incide sobre la validez de otras percepciones mas acordes con el respeto del Derecho Internacional y las normativas internas. Si los conflictos son simples derivaciones del crimen comun (Collier) y si existe una mixtura entre delito politico y delito comun (Kaldor), la frontera antes diferenciadora entre rebelde y delincuente comun deja fuera del juego al Derecho Internacional de los conflictos internos (DIH) basado en esa diferenciacion. La teoria en ningun caso es autorreferente, tiene siempre un componente estructurador de la realidad, consecuentemente si deslegitimamos los unicos instrumentos con los cuales se cuenta para evitar el autoritarismo, asi sean imperfectos, la propia teoria sobre la cual parecen estar de acuerdo Kaldor y Habermas, por ejemplo: el cosmopolitismo, se aleja aun mas de su realizacion.

De estas teorias se desprende que no hay neutralidad de la ciencia social, es solo una ilusion, ellas tienen efectos politicos y normativos inevitables en este caso. Y esa imposible neutralidad etica y politica, deja de ser meramente ideologica para convertirse en un problema epistemologico y viceversa, el problema epistemologico se vuelve politico.

La teoria economica de Collier como criminalizacion de los insurgentes

La teoria economica del conflicto de Paul Collier, profesor de la Universidad de Oxford, director del Grupo de Investigacion sobre Desarrollo del Banco Mundial, pone en cuestion los principales paradigmas con los cuales se ha intentado comprender y diagnosticar los conflictos armados internos. De formacion economica, Collier ha hecho un trabajo comparativo a nivel macro de 47 conflictos contemporaneos entre 1965 y 1999 con base en el estudio de 161 paises.

Su principal tesis consiste en que este tipo de guerras, generalmente civiles, son producto de circunstancias donde hay presencia de organizaciones rebeldes financieramente viables. A Collier no le interesa explorar las causas de la subversion en los paises del Tercer Mundo, sino la razon de su exito o fracaso, principalmente relacionados con su capacidad para percibir ingresos. Se dedica asi a mirar los factores de riesgo de guerra civil en los cuales puede caer una sociedad con base en las circunstancias favorables a la viabilidad de organizaciones rebeldes. Desde el punto de vista de su analisis economico, la rebelion es una forma de delincuencia organizada que utiliza el discurso ideologico del descontento para enmascarar intenciones relacionadas con intereses economicos. Los revolucionarios desde esta vision no se distinguen de los delincuentes comunes; el acto de rebelion es calificado como una depredacion a gran escala de las actividades economicas productivas y los rebeldes una variante de la delincuencia organizada cuya diferencia consiste en contar con divisiones de relaciones publicas internacionales y con el estimulo ideologico suficiente para convencer a sus militantes para matar.

El discurso del descontento es utilizado para generarlo y las causas que dicen defender (las motivaciones) no son importantes en el terreno practico ni en el de la economia. De acuerdo con su interpretacion lo unico importante es como se sostienen financieramente, pues esa es en ultimas la condicion necesaria y suficiente para el logro de sus objetivos cualesquiera que ellos sean. Puede que dicha depredacion no sea el fin de la organizacion pero si constituye un medio fundamental. Se entiende por depredacion el uso de la fuerza para arrebatar bienes o dinero a los legitimos duenos. Para la teoria economica del conflicto, el descontento no puede ser una causa del conflicto puesto que todas las sociedades presentan ese fenomeno, por tanto, lo que determina el surgimiento del conflicto es la factibilidad de la depredacion y por ende las circunstancias objetivas que permiten dicho riesgo. La rebelion es motivada por la "codicia", "las ansias de poder" o "el agravio real o imaginario" cuando una situacion de guerra es vista como favorable para el beneficio de los rebeldes. Pero las motivaciones tampoco son significativas para este analisis puesto que son imposibles de conocer mediante el discurso muchas veces contrapuesto a las acciones; los economistas trabajan con base en lo que llaman la "preferencia rebelada" mediante las acciones. Por tanto la causa del conflicto es economica y la ideologia solo falsa consciencia (33).

En su articulo "Avaricia e injusticia" con su ya conocido enfasis en los modelos economicos, Collier busca contrastar dos tipos de motivaciones para la rebelion: la avaricia y la injusticia (motivacion economica y politica) (34). Cuestiona asi la forma como se ha desarrollado la investigacion sobre los conflictos en el mundo y los paradigmas tradicionales. Muchas de las rebeliones han tenido como causa la injusticia, pero tambien muchas estan intimamente conectadas con la captacion de recursos materiales. El autor compara los dos modelos de explicacion. Los paises que caen repetidamente en rebeliones, pueden estar sometidos a un circulo vicioso: la injusticia genera conflicto y el conflicto genera injusticia la que a su vez vuelve a generar conflicto. El autor busca explicar porque existe unfeedback entre los dos tipos de modelos motivacionales. La hipotesis que subyace en el trabajo de Collier es que actualmente las oportunidades para la depredacion economica causan conflicto e injusticia y que estos a su vez inducen la generacion de diasporas que financian un nuevo conflicto. Sugiere de esta forma que, una intervencion politica debe tender a reducir la atraccion absoluta y relativa por la depredacion de los recursos y a reducir la habilidad de las diasporas para fundar nuevos movimientos rebeldes.

Esa retroalimentacion esta presente en ambos modelos, tanto en las rebeliones motivadas por la codicia como en las rebeliones motivadas por la injusticia. Finalmente integra un modelo donde la motivacion para la rebelion es de ambos tipos.

Bajo un sesgo eminentemente economico, el estudio presentado no explica los criterios para la seleccion de las variables puestas en juego, ni mucho menos otorga posibilidades de legitimidad a los grupos involucrados. El estudio diferencia tres tipos de organizaciones: los movimientos de protesta, los ejercitos y el crimen organizado. La razon fundamental por la cual la primera no dura y las otras dos si es aquella segun la cual estas ultimas para estabilizar la vida de su organizacion recurren a la busqueda de recursos por los medios a su alcance. La rebelion acude al crimen organizado y a ingresos percibidos por medio de la extorsion (en Colombia se anade el chantaje y el boleteo). De esta forma, en el terreno de lo empirico no existe distincion entre rebelion y crimen organizado.

En ningun momento el autor hace alusion a la palabra "guerrillas", siempre se refiere al termino rebelion. Hace alusion a ellas, consideradas como lo suficientemente grandes y sostenidas en el tiempo de lucha contra el gobierno cuando generan al menos 1.000 muertes en campo de batalla (35). Esa es la definicion convencional que utiliza, sin explicacion adicional. Las rebeliones se diferencian del crimen comun en que estos tienen un terreno particular de actuacion a menor escala; la primera en cambio se dedica a expoliar los recursos valiosos de exportacion. Eso significa, por otra parte, que la depredacion solo se puede dar en economias mas o menos prosperas, no tan pobres, donde la depredacion simplemente no genere el colapso total del sistema economico.

El autor investiga las causas de la guerra civil utilizando datos del periodo 1960-1999. Una de las debilidades de las que adolece el analisis es su focalizacion en causas de orden inmediato, o al menos son vistas asi aunque las variables seleccionadas impliquen procesos de larga duracion. No existe de ninguna manera explicaciones sociologicas o historicas, pues esa no es su intencion. Las injusticias mas severas son operacionalizadas a traves de las variables de alta desigualdad, ausencia de derechos politicos, division social, etnica y religiosa. El modelo de las oportunidades fue operacionalizado mediante: acceso a la financiacion a traves de la extorsion de los recursos naturales y las donaciones provenientes de la diaspora. Otros factores determinantes que se incluyen son: existencia de montanas y bosques que permitan incubar la rebelion.

Concluye que el segundo modelo es mas explicativo que el primero. El modelo aspira a predecir, mediante la correlacion de variables y el diagnostico sobre sus regularidades, la ocurrencia del conflicto; el autor considera que ha logrado este nivel de analisis. De otra parte, establece que el conflicto y su recurrencia es mas factible en sociedades con disponibilidad de recursos (economias extractivas). En los resultados el nivel de crecimiento economico, la distribucion del ingreso y la ausencia de derechos politicos, no afectan el riesgo de rebelion.

En ultimas es la propension al crimen, lo que provoca los mayores riesgos de rebelion siempre y cuando esa propension se conecte con las posibilidades reales de llevarlo a cabo. Aunque la aplicacion del modelo provee nuevas explicaciones al fenomeno de las guerras civiles, estas se quedan en la superficie y sus recomendaciones permiten implementar politicas de orden puramente pragmatico y represivo, ?de cual otra forma habria que reducir la atraccion por el crimen? Pero ademas, paradojicamente mientras el estudio busca aparentemente la absoluta objetividad en la explicacion, llega a conclusiones que dejan entrever un halo cuasi moral. No es la injusticia la que genera la rebelion sino una especie de proclividad hacia el mal, la palabra "avaricia" usada sigue teniendo un significado religioso.

La despolitizacion que hace Collier en su interpretacion sobre los conflictos esta acompanada de un analisis aparentemente objetivo desde el punto de vista economico; pero constituye una lectura superficial sobre las raices de las condiciones de exclusion y pobreza en los paises del Tercer Mundo, las cuales han sido facilmente probadas; su diagnostico no ahonda, ni le interesa hacerlo, en las causas de dicho fenomeno, se limita a la medicion cuantitativa y a la comparacion bajo esa optica de varias decenas de conflictos contemporaneos, la mayoria casualmente surgidos en paises del Sur del globo. Olvida, que la mayoria de los antiguos conflictos armados nacieron durante la era de la Guerra Fria y evolucionaron desde entonces. En ese sentido, adopta un punto de vista ahistorico, de eterno presente. Por supuesto esa evolucion la hicieron hacia formas inesperadas, mas complejas y descompuestas; el modelo globalizador a traves de la ideologia de la liberalizacion, ha generado una lucha cada vez mas enconada por los recursos naturales de los cuales dependen las economias mas fuertes del planeta. La respuesta inconsciente del Sur frente a la desregulacion impuesta por el Norte, es la abierta relajacion de todas las reglas del juego economico bajo las formas de narcotrafico y corrupcion, la implantacion de enclaves extractivos de los grupos insurgentes y el trafico negro de todo tipo a la sombra de los lugares donde se localizan los recursos estrategicos en disputa entre el Norte y el Sur, por lo cual la transformacion del caracter de las guerras en los tiempos que corren, hace que las viejas concepciones normativistas e idealistas se vean como caducas.

Los planteamientos de Collier y la nueva politica antiterrorista global coinciden en aspectos fundamentales. A partir de la teoria de Collier el terrorismo seria una modalidad mas del conflicto criminalizado y el contraterrorismo una manera legitima de eliminar al primero. Pero no hay explicaciones relativas a ello o un desarrollo especifico del tema.

Esta teoria economica sobre los conflictos funje como campana ideologica en contra de la diferenciacion entre combatiente y no combatiente, entre crimen politico y crimen comun, entre objetivos politicos y objetivos economicos, en donde las causas de los mismos ya no son relevantes y la interpretacion sociologica ha sido dejada de lado completamente, en terminos de una interpretacion puramente instrumental, utilitarista y por ende peligrosa no solo en el terreno del Derecho Internacional incluido el humanitario sino para el derecho de los pueblos a la autodeterminacion y a la rebelion, consagrados en la Carta de las Naciones Unidas. La indiferenciacion entre crimen politico y crimen comun, tendria a su vez un impacto superlativo sobre las legislaciones nacionales como un factor ideologico, como sociodicea, que se anade al de la politica antiterrorista despues de los atentados del 11 de septiembre de 2001.

Tanto en el primer caso como en el segundo, la normatividad positiva no solo se dejaria de cumplir, con lo cual no sucederia nada nuevo, sino que perderia completamente su razon de ser, los Estados y los propios actores de los conflictos armados entrarian ya no solo de hecho sino de derecho en un estado de naturaleza, una paradoja mas de las que suelen ocurrir: violar los DDHH de aquellos que los violan y por parte de aquellos que los deben defender, esto es, los Estados.

Las nuevas guerras en la era global

Una de sus principales exponentes es Mary Kaldor, quien estudio el caso de la ex Yugoslavia y la influencia de la interdependencia y del modelo globalizador sobre los conflictos de los ultimos dos decenios. El argumento principal es el surgimiento de un nuevo tipo de violencia organizada, particularmente en Africa y Europa del Este a partir de los anos ochenta y en los noventa, propia de la era de la globalizacion. Son designadas como nuevas para diferenciarlas de las guerras de caracter esencialmente politico de la era anterior. Ellas representan la simbiosis entre violencia politica, crimen organizado y violacion a gran escala de los DDHH. Estas guerras civiles de baja intensidad en el lenguaje militar, ya no constituyen problemas domesticos, pueden trascender a escala global. Sus caracteristicas tienen que ver con la indiferenciacion entre lo politico y lo criminal (guerras politicas y crimen organizado), entre lo domestico y lo internacional, lo publico y lo privado, lo estatal y lo no estatal, lo formal y lo no formal; incluye elementos de orden premoderno y moderno. Alude al fenomeno de la privatizacion de la violencia con lo cual tambien se hacen indiferenciables las motivaciones economicas de las politicas.

Estas nuevas guerras solo encuentran explicacion mediante el proceso de globalizacion entendida como la aceleracion de la interdependencia politica, economica, militar y cultural a escala global. Segun Kaldor, ese es un fenomeno nuevo y contradictorio, tiene las mismas caracteristicas que para James N. Rosenau y Ulrich Beck: la interrelacion entre integracion y fragmentacion, homogeneizacion y diversificacion, globalizacion y localizacion. La transformacion de las guerras en la era de la globalizacion tiene que ver con las repercusiones del decaimiento de las soberanias basadas en los territorios; estas nuevas guerras afloran en el marco del desgaste de la autonomia del Estado o, en casos extremos, de su colapso. Para los partidarios de la teoria de la interdependencia, en estas nuevas guerras ya no existe la nocion de la "no intervencion", por la conexion entre lo nacional y lo internacional, cualquier posicion tomada por los agentes internacionales en un conflicto armado interno, es de hecho una intervencion (36). Todo ello, a causa de una especie de vacio de poder dejado luego de la Guerra Fria, correspondiente a la ausencia de un Estado mundial (37).

El impacto de la globalizacion se manifiesta mediante la presencia de multiples organismos de la burocracia humanitaria internacional. Kaldor apunta al problema de la soberania por la presion tanto politica como economica contra los Estados nacionales y la declinacion del monopolio de la fuerza por parte de tales Estados (privatizacion de la violencia, busqueda de una integracion militar mundial y la internacionalizacion del derecho) (38). Lo cual pareceria dejar en suspenso la teoria

de Max Weber sobre el concepto de Estado (y varias otras nociones desarrolladas por la sociologia clasica en virtud de su origen relacionado con el surgimiento de los Estados nacion). No obstante, la autora recurrira a dicha nocion como guia para el analisis del caracter de estas nuevas guerras.

Asistimos segun Kaldor a un proceso contrario al de la evolucion de los Estados modernos donde se borran las fronteras entre combatiente y no combatiente, entre soldado, policia y criminal. El libro de Kaldor es publicado en 1999, esto es, no alcanza a hacer consideracion de la incidencia del 11 de septiembre ni por supuesto de las guerras contra Afganistan e Irak, las cuales representan la orientacion hacia una unipolaridad cada vez mas clara y agresiva, por ello a lo anterior habria que anadirse el actual discurso antiterrorista que apoya aun en mayor medida esa confusion.

La globalizacion incide determinantemente en las nuevas guerras, surgidas del contexto de erosion y desintegracion de los Estados y por ende de debilitamiento de las soberanias en ese sentido, propone como explicacion el proceso de indistincion entre guerras internas y externas. El surgimiento de las primeras se debe mas a la politica de identidades y a factores geopoliticos que a los ideologicos (39). Advierte que la ramificacion y descomposicion de dichas guerras hace que las soluciones se alarguen y que los metodos impuestos desde arriba fracasen por la incapacidad de interpretar la naturaleza del conflicto. El nuevo caracter de estas guerras ha hecho ineficaz la intervencion humanitaria, pues sus encargados aun trabajan bajo las premisas de los conflictos de viejo estilo (40).

Su vision se identifica con la idea kantiana de la paz perpetua y sus aproximaciones acerca de la comunidad mundial. A partir de esa reflexion llega a la conclusion del deterioro de las distinciones entre lo publico y lo privado, lo militar y lo civil, lo interior y lo exterior y por ende entre la guerra y la paz. Segun ello, Clausewitz ya no explicaria esa nueva dinamica. Su mirada sobre los conflictos, traslada la preocupacion de los analistas internacionales sobre aspectos conceptuales para explicar la globalizacion, en un nuevo plano y obliga a reconstruir conceptos de la sociologia para explicar dichos procesos de indistincion (41).

Es en fin de cuentas la interdependencia, cada vez mayor, alcanzada a partir de las dos guerras mundiales es lo que marca el inicio de la indistincion entre lo interno y lo internacional. La ideologia, por tanto, y la identidad nacional ya no son el fondo de lo que se juega en las nuevas guerras. Si esa fue la excusa en las guerras de Los Balcanes, ella hizo el efecto de tapadera del objetivo real de una estrategia sistematica de limpieza etnica.

Sus planteamientos obligan al cuestionamiento y reconstruccion de las teorias politicas internacionales tradicionales. Su hipotesis principal aqui reside en que las formas tradicionales de concebir la guerra fueron las causantes de los mas grandes errores cometidos en varios de los paises donde hubo intervencion humanitaria, a raiz de lo cual existe la necesidad de generar un nuevo tipo de analisis en relacion con las teorias politicas y militares sobre como y porque se llevan a cabo las guerras en el contexto de fin de siglo (terrorismo) y sus consecuencias en cuanto a la participacion internacional.

Basandose en el concepto de Estado de Weber la autora desarrolla una interpretacion de la guerra de Bosnia-Herzegovina. Su explicacion radica en la idea segun la cual, fue la perdida del monopolio de la fuerza por parte del Estado y el desmoronamiento de su legitimidad, la causa inmediata de esos hechos (42). La rapida industrializacion esta en la base de las causas del conflicto, a ello se anadio la crisis de la deuda con el FMI, las politicas de liberalizacion y austeridad. La inflacion desproporcionada, el desempleo, la depauperacion de las condiciones de las clases medias y trabajadoras, los escandalos de corrupcion, los vinculos entre la clase dirigente y la mafia y la criminalizacion de la economia. Todas estas constituyen el marco socioeconomico inmediatamente anterior al desenlace del conflicto.

La tension entre el nacionalismo desintegrador y el integrador donde estaba ausente una ideologia modernizadora dio al traste con el ultimo vestigio del Estado yugoslavo dando cabida al inicio de la descomposicion social en grupos paramilitares y a la entrada de grupos mercenarios, oportunistas y fanaticos de muchas nacionalidades. A diferencia de Colombia, pero parecido a los casos de El Salvador y Guatemala, esos grupos dependieron de la financiacion externa (aun de gobiernos).

El uso del terror contra la poblacion civil es la caracteristica de las nuevas guerras. Con ello no se plantea nada nuevo, pero ayuda a crear conciencia sobre las formas adquiridas por estas (43). Igual que en El Salvador, al final del conflicto, las milicias locales se incorporaron a los ejercitos regulares. La intervencion internacional aunque necesaria, segun Kaldor, desconocio la naturaleza politica y militar del mismo. La falla fundamental residio en la incapacidad conceptual para saber como y porque se libraba la guerra (44).

Para la autora inglesa, la solucion en ultima instancia reside en "restaurar la legitimidad, devolver el control sobre la violencia organizada a las autoridades publicas, sean locales, nacionales o internacionales", en el restablecimiento de la confianza en las autoridades, en su apoyo y en el restablecimiento del imperio de la Ley. Su ambiguedad consiste en que por un lado, establece como premisa la necesidad de lo anterior, pero por otro, justifica y explica el deterioro del Estado y de la soberania como una condicion inherente al proceso inevitable de globalizacion. La salida a esa contradiccion la realiza mediante su hipotesis sobre la "politica cosmopolita", tomada de los principios establecidos por Immanuel Kant en La paz perpetua, centro de su propuesta. Significa entonces que la restitucion de la Ley y el orden es unicamente posible sobre la base de lo ya existente, es decir, los Estados nacionales, pero al mismo tiempo sostiene que los Estados se ven necesariamente debilitados por el modelo globalizador.

Por otro lado, las intervenciones de pacificacion requeririan de la alianza entre los defensores locales del civismo y las transnacionales, a nivel politico, militar y economico. Ello estaria enmarcado dentro de las leyes de la guerra (que no llama DIH, ni lo menciona, aunque si hace alusion a los pactos de Ginebra) como los derechos humanos que ella denomina "derecho cosmopolita", aun inexistente. Una aspiracion de los pacifistas juridicos como los denominara Max Sheler, citado por Raymond Aron (45).

Contra el caracter explicativo de la teoria realista de Clausewitz, Kaldor plantea la conexion entre esa interpretacion y la era de construccion del Estado moderno territorial, racionalizado y jerarquizado, un orden que dio lugar a una forma especifica de hacer la guerra cuyo modelo es hoy en sus palabras, inviable. Recurre a las teorias de Max Weber, Anthony Giddens, Theda Skocpol y varios otros para explicar la relacion entre lo politico y lo militar pero en ultimas para mostrar la construccion de una serie de distinciones propias de la era de los Estados-nacion, perdidas para el tiempo actual.

La autora pone de presente uno de los problemas mas frecuentes de las negociaciones de paz en el mundo, la incapacidad de identificar las verdaderas raices de los conflictos, la actitud colonialista, arrogante y mediatica de los encargados de llevar a efecto tareas tan delicadas, pero ademas la defensa a ultranza de viejos esquemas de interpretacion de los conflictos. Igual que muchos analistas olvida que ni las Naciones Unidas ni la comunidad internacional han entendido la importancia de la capacidad de cambio de esos acontecimientos. Nunca han puesto en practica la investigacion profunda de las raices de los conflictos, la comprension de la especificidad de cada uno de ellos, la incidencia de las culturas y de los intereses, pues dichas instituciones se han anquilosado internamente, se han burocratizado y practican la ley del menor esfuerzo: hacer alto al fuego a como de lugar, correr el menor riesgo posible y aplicar formulas universales. En ello no profundiza la autora pues parece apegada a mirar lo que debe hacerse desde afuera dejando de lado que su propuesta pasa por la reestructuracion interna de esas entidades. La corrupcion, falta de neutralidad e incluso la violacion flagrante de los propios principios humanitarios por parte de estas, senalados, son mas frecuentes de lo que se cree como lo afirma la ONGMedicos Sin Fronteras (46).

La pregunta que queda a pesar de las explicaciones dadas, es ?que tan cierto fue que esta guerra no involucro componentes ideologicos? La respuesta como se ha visto es negativa desde el punto de vista de la autora, pues lo ideologico involucra ganarse la poblacion a favor, esto es, implica legitimidad (47).

La caracterizacion sobre la globalizacion no plantea nada nuevo o diferente respecto de lo conceptualizado por James N. Rosenau (48) y de lo aportado por Ulrich Beck. Incluso algunas de sus explicaciones sobre la relacion entre las disparidades de los ingresos y las disparidades geograficas, se corresponden con lo que el economista Oscar Ugarteche (49), llama la division entre los sures y los nortes en el mundo. Las nuevas comunidades politicas y su ligazon encuentran explicacion en el concepto de Beck sobre la subpolitica (50). El eje articulador entre la globalizacion y el surgimiento de guerras de nuevo cuno, lo encuentra en el vacio de poder politico experimentado por el mundo despues de la Guerra Fria. La transnacionalizacion del crimen y de las mafias y la mezcla pseudo ideologica con posiciones segregacionistas es una vision opuesta a la de los idealistas quienes han percibido las nuevas transformaciones como la via hacia la democratizacion mundial. Existen otras contradicciones, mientras por un lado, sostiene lo inmediatamente anterior, al mismo tiempo la propuesta sobre la democracia cosmopolita se fundamenta en la posicion idealista y liberal de Kant sobre la paz perpetua.

La otra contradiccion de fondo es la existente entre lo planteado respecto a la relacion entre la politica de identidades y defensa del Estado nacional por un lado, y la necesidad del imperio de la Ley para socavar las bases del aparecimiento de conflictos, solo posible bajo el modelo de dichos Estados los cuales perderian el control normativo en una supuesta sociedad cosmopolita, por el otro. Recurre a una salida conceptual, segun la cual el nacionalismo cumple la doble funcion de conectar con el pasado y a la vez distanciar del pasado. Pero esa perspectiva deja por fuera a los paises que nunca han tenido regimenes comunistas que son la mayoria (51).

Su propuesta sobre la nueva politica cosmopolita basada en la nocion kantiana de derecho, carece aun por completo de fundamento real y juridico pese a la existencia de la Corte Penal Internacional. Olvida los intereses que se mueven alrededor de la Union Europea como conglomerado de potencias e incluso de las nuevas empresas de la ayuda humanitaria: las Ong. Pero lo que es aun mas importante y que parece dar la razon a los realistas de las relaciones internacionales, por ser ellos mismos ideologos y asesores del Departamento de Estado, los intereses nacionales del hegemon que estan ahora nuevamente a la orden del dia por encima del derecho por lo cual la guerra continua siendo el medio mas usado.

Una respuesta politica como lo sugiere Kaldor, requiere de la reconstruccion de la legitimidad, del apoyo a las instituciones politicas, como ella misma dice; no obstante, ese apoyo cae en el vacio pues esas instituciones mundiales a las que alude de manera legalista, solo estan en germen e incluso hasta ahora solo han servido para poner en el banquillo a pequenos fascistas de republicas debiles. Norbert Elias ya lo habia senalado en su obra Humana Conditio (52).

La autora favorece la posicion de los universalistas para quienes la no intervencion no existe y las soberanias solo son un obstaculo a las misiones humanitarias. Pero ?hasta donde la politica cosmopolita puede abrirse paso por encima aun de Estados Unidos, Inglaterra o de las potencias en general?, su postura da la entrada para que sean las potencias mismas las que senalen el camino de lo bueno o lo malo, de lo permitido o lo no permitido y para que, como en el caso actual, pongan a su favor la violacion flagrante del Derecho Internacional, de los DH y del DIH, sin que nada ni nadie medie en defensa de las naciones debiles. El discurso antiterrorista se basa en el maniqueismo de "lo bueno" y "lo malo" y ha sido esgrimido tanto por quienes defienden la democracia a la occidental como por quienes se oponen a todo tipo de injerencia de ese modelo.

Todas las propuestas de paz de la autora son soluciones que han fracasado, por ejemplo, los corredores de paz, en Colombia denominadas "comunidades de paz", no son nada nuevo bajo el sol y si bastante mas complicadas de lo considerado teoricamente. Los mecanismos de alerta temprana tambien discutidos ampliamente, han sido puestos en marcha sin ningun resultado, en vista de la alianza entre paramilitares y militares en muchas regiones de Colombia. La construccion de sociedad civil, tarea en la que estan enfrascadas las Ong es ya un mecanismo puesto en practica igualmente, pero lleva en su seno la semilla de la despolitizacion y de la desestatizacion. De manera que el panorama desolador (siniestro en sus palabras) mostrado no se corresponde con las soluciones irreales y poco originales de la parte final de su libro. La reconstruccion es otro ejemplo de sus propuestas contradictorias, tanto como lo es la forma como ignora los intereses de Estados Unidos en el mundo. El objetivo del ALCA impide a todas luces evadir los ajustes estructurales e impedira tambien los proyectos humanitarios y el proyecto de la Ley cosmopolita para America Latina.

El panorama que presenta la autora es desolador y sus propuestas de solucion son idealistas a pesar de que se basan en un conocimiento muy preciso de las formas de funcionamiento de las organizaciones internacionales. Sus criticas van a lo esencial pero las orientaciones hacia lo que llama "la politica cosmopolita" son practicamente imposibles de alcanzar, a menos que se reduzca como parece hacer la autora a las misiones humanitarias. Tal propuesta es impracticable en el nuevo contexto del orden mundial, donde predominan los intereses y vision norteamericanos, ignorados por ella.

De acuerdo con lo anterior, la diferencia ideologica entre las dinamicas de las guerras internas antes de 2001 como las centroamericanas es que estas se conceptualizaron e inscribieron en la dinamica de la violencia politica mientras la colombiana se califica como mero terrorismo por lo cual se le niega el caracter politico apriori. La distincion entre violencia politica y terrorismo politico es esencial a la hora de mirar el desarrollo de la guerra misma. Dicha distincion debe hacerse en terminos del Derecho Internacional, el cual por otro lado, tambien presenta ambiguedades que deben ser estudiadas. Si esto se deja de lado, esa indistincion concebida erroneamente por Kaldor y tambien por Paul Collier asi como por las legislaciones europeas y norteamericana donde se ha eliminado el crimen politico, da pie a la legitimacion de cualquier actuacion por parte del hegemon que en nombre del antiterrorismo destruyo ya a dos pueblos y que podria extenderse a esta parte del hemisferio.

Conclusiones

La rapida mirada anterior a las diferentes teorias puede llevar a la conclusion segun la cual la propia definicion y tipificacion de los fenomenos de conflicto y de terrorismo tiende a convertirse en un campo de luchas entre visiones, divisiones y tomas de posicion de quienes han dejado su impronta o que pertenecen al campo academico. Los sesgos ideologicos pueden superarse en la medida en que se apliquen rigurosamente las herramientas del o de los metodos propuestos por la teoria clasica. No obstante, y siguiendo a Paul Wilkinson, el problema de la definicion no es solo un ejercicio semantico, esta siendo cada vez mas una cuestion de vida o muerte. Por otra parte, la ambiguedad del termino no puede ser eliminada simplemente a traves de soluciones tacticas. En los estudios de caso, las definiciones de terrorismo varian tremendamente entre los gobernantes y entre los investigadores; los terminos "terrorista", "luchador por la libertad", "partisano", "guerrillero", son usados frecuentemente de manera intercambiable aunque pretendan significar algo diferente y cada uno de ellos lleva una carga y un juicio valorativo distinto (53).

La naturaleza emotiva e ideologica de este asunto, del mismo termino y el discurso politico desarrollado a su alrededor, son factores que contribuyen a la complejizacion del concepto. El terrorismo es considerado una tecnica de aplicacion de la violencia que en principio puede ser usado por cualquiera en cualquier clase de situaciones conflictivas, no obstante el concepto esta ligado a ciertos actores y solo a ciertos tipos de conflictos. De ello resulta que el que para alguien es un terrorista, para otro es un patriota, un luchador por la libertad. Este doble estandar esta en la base de su indefinicion (54). El concepto de "terror" debatido desde la politica internacional tambien escapa a una definicion clara. No es que el "terror" sea intrinsecamente mas dificil de definir que otros conceptos politicos, sino que hay una valoracion politica del mismo. Este doble estandar confirma en este caso mejor que en otros, la tesis de Pierre Bourdieu segun la cual el lenguaje tambien es un campo de luchas en el campo academico tanto como lo es en el politico (55).

En terminos historicos el terror puede ser un fenomeno universal, pero el terrorismo emerge en un tiempo especifico asociado ademas al surgimiento de una conciencia colectiva sobre el, a una representacion inculcada por los campos politico, normativo, academico y de los medios de comunicacion. Como muchas categorias politicas tiene una connotacion peyorativa. Algunos gobiernos lo han utilizado politicamente al establecer que el terrorismo es todo acto violento cometido por sus oponentes politicos, mientras los extremistas antigobiernistas proclaman que son victimas del terrorismo oficial estatal. Incluso los academicos usan indiscriminadamente el termino para designarlo como sinonimo de rebelion, combate callejero, guerra civil, insurreccion, guerrilla rural, etc. Algunos exageran su uso hasta el punto de que como Walter Laqueur lo asimilan a todas las formas de violencia antigubernamental (56).

En las teorias del conflicto no hay lugar a una explicacion satisfactoria ni a una conceptualizacion precisa del fenomeno del terrorismo basado segun la mayoria de analistas en la utilizacion de la violencia extrema e indiscriminada; hay muy pocas posibilidades de caracterizarlo, aparte de quienes lo colocan como una de las nuevas modalidades de hacer la guerra en el contexto de la globalizacion.

Una de las preguntas es si este debe ser considerado solo cuando involucra a toda la sociedad como un conflicto expansivo donde el terror es el principal dispositivo de disuasion o cuando es utilizado intermitentemente por los actores levantados en armas, o si por el contrario puede serlo por constituir un acto de indole excepcional en sociedades no inmersas en un conflicto civil o en estado de paz. Para muchos, este puede darse bajo las tres modalidades de circunstancias sociales, por ejemplo, cuando hay una guerra entre paises (diversos tipos de guerras entre dos paises de igual o similar poder) o una agresion contra un pais especifico mas debil por parte de uno mas fuerte (guerras de agresion, invasivas o preventivas como las actuales), cuando uno de los actores o todos los involucrados en la confrontacion utilizan ciertas modalidades extremas de violencia contra la poblacion civil de manera indiscriminada (conflictos armados internos entre Estado y subversivos, facciones, etnias, etc.), o en casos en que un grupo anomico o un individuo de comportamiento desviado provoca el terror en sociedades estables desde el punto de vista social y politico (casos de violencia de grupos o individuos contra particulares como en las calles de las ciudades de Estados Unidos y Japon).

Las nuevas guerras segun la acepcion de Mary Kaldor disparan la propagacion del terrorismo. Pero ?que tanto es cierto que el terrorismo solo se expande en sociedades sometidas al debilitamiento de sus Estados, a rapidos cambios economicos y tecnologicos internacionales frente a los cuales no estan preparadas? Los casos de terrorismo en Irlanda del Norte, en Espana con la ETA, el Baader Mainhof de Alemania o las Brigadas Rojas de Italia, nos muestran otra cosa y ponen en entredicho las tesis de Kaldor para quien el uso indiscriminado de la violencia contra la poblacion civil hace parte de las guerras globales. El terrorismo puede aparecer alli en sociedades aparentemente estables y con Estados maduros (en las calles de Japon o en las de Estados Unidos) tanto como en el Oriente Medio. La violencia extrema indiscriminada contra la poblacion para suscitar un estado de zozobra generalizado, puede aparecer en cualquier lugar y es mas frecuente hoy que nunca antes; entonces no podemos negar que es una manifestacion de un malestar social que afecta a todas las sociedades en grados diversos y en distintas formas. Por ende, el nivel de desarrollo o modernizacion de una sociedad no es un indicador para tipificar la existencia o la propension al terrorismo. Tampoco lo es el estado de guerra o las circunstancias de paz en las que se viva. En cambio si lo es para tipificar la clase de terrorismo prevaleciente, cuando se examinan sus medios y susfines.

Es dable distinguir si son objetivamente las guerras internas las que han empezado a manifestarse como fenomenos donde lo politico-ideologico se ha perdido para dar paso a otras motivaciones como lo afirman Collier y Kaldor (57), donde el uso del terror hace parte de ese proceso o, si por el contrario, esa es una especie de pseudo ideologia, de sociodicea surgida despues de la Guerra Fria a favor del statu quo lo que ha dado pabulo para que surjan interpretaciones amanadas y hasta peligrosas de los conflictos armados internos. Se dice una especie de pseudo ideologia porque una ideologia propiamente dicha significaria explicar todas las relaciones humanas a traves de la nocion de terror (58).

?Es el terrorismo una filosofia, un movimiento o un metodo de lucha? Para clarificarlo hay que tener en cuenta el contexto politico, historico y cultural -unico en cada espacio social-, la ideologia y los fines de los grupos involucrados. El contexto es todo en el analisis de la violencia politica; tan importante como ello es la objetivacion de los modos de produccion de los diversos puntos de vista sobre el. Puede corresponder a la nocion de sociodicea en tanto se presta para la exportacion mundial bajo el ropaje de una categoria normativa e incluso cientifica por parte de Europa y ahora de Estados Unidos, con la consiguiente despolitizacion y deshistorizacion del termino.

Recibido: 20-10-2006.

Aprobado: 09-11-2006.

Articulo de reflexion

Bibliografia

Aron, Raymond, 1963, Paz y guerra entre las naciones. Traduccion del frances por Luis Cuervo, primera edicion 1962, Revista de Occidente, Madrid.

Beck, Ulrich, 1998, ?Que es la globalizacion?, Falacias del globalismo, respuestas a la gobalizacion. Trad. Bernardo Moreno y Ma. Rosa Borras, Primera edicion 1997, Barcelona, Espana, Ediciones Paidos, S.A.

Borradori, Giovanna, 2003, Dialogos con Jurgen Habermas y Jacques Derrida. La filosofia en una epoca de terror. Trad. Juan Jose Botero, Luis Eduardo Hoyos, Taurus y otras, Buenos Aires, Madrid, Mexico y Santillana en Bogota.

Bourdieu, Pierre; Wacquant, Loic, 2001, Las argucias de la razon imperialista. 1a Edicion 1998, Espana, Paidos.

Bourdieu, Pierre, 1998, La distincion. Criterios y bases sociales del gusto. Trad. Maria del Carmen Ruiz De Elvira, Espana, Editorial Taurus.

Bourdieu, Pierre, 1999, Intelectuales, politica y poder, Buenos Aires, Argentina, Editorial Eudeba.

Bourdieu, Pierre, 1997, Sobre la television. Trad. Thomas Kauf, Barcelona, Editorial Anagrama.

Bourdieu, Pierre, 2000, La Dominacion masculina. Trad. Joaquin Jorda, Barcelona, Editorial Anagrama.

Camargo, Pedro Pablo, 2000, Derecho Internacional Humanitario, Bogota, D.C., Editorial Leyer.

Caro, Baroja Julio, junio de 1989, Terror y Terrorismo, Espana, Plaza y Janes- Cambio.

Collier, Paul. "Cusas economicas de las guerras civiles y sus implicaciones para el diseno de politicas". En Revista El maipensante - Lecturas paradojicas, Mayo 1 - junio 15 de 2001 No. 30, y Papers: Conference on the economics of Civil War, Crime and: "Greed and Grievance in Civil War", en coautoria con Anke Hoeffler, version revisada de octubre de 2001, www.worldbank.org/ research/conflict/papers/htm

Coser, Lewis, 1967, Nuevos aportes a la teoria del conflicto social, Buenos Aires, Argentina, Amorrortu Editores.

Dahrendorf, Ralf, 1990, El conflicto social moderno - Ensayo sobre la politica de la libertad. Barcelona, Espana, Biblioteca Mondadori.

Durkheim, Emile, 1974, Lecciones de sociologia. Fisica de las costumbres y del derecho. Trad. Estela Canto, Buenos Aires, Editorial La Pleyade.

Durkheim, Emilio, 1975, Las reglas del metodo sociologico. Trad. Antonio Castellanos, Colombia, Ediciones Bogota.

Elias, Norbert, 1988, Humana conditio. Consideraciones en torno a la evolucion de la humanidad, Barcelona, Espana, ediciones Peninsula.

Escalante Gonzalbo, Fernando, 1991, La politica del terror. Apuntes para una teoria del terrorismo. Mexico, Fondo de Cultura Economica.

Giddens, Anthony, 1999, Las consecuencias de la modernidad. Ciencias Sociales, version de Ana Lizon Ramon, Madrid, Alianza Editorial.

Habermas, Jurgen, 1987, Teoria de la accion comunicativa. Tomo 1, Madrid, Espana, Taurus.

Hoyos, Guillermo, 1997, La teoria de la accion comunicativa como nuevo paradigma de investigacion en ciencias sociales: las ciencias de la discusion. Programa de Especializacion en Teoria, Metodos y Tecnicas de Investigacion Social, Bogota, ICFES, ASCUN.

Kaldor, Mary, 2001, Las nuevas guerras, violencia organizada en la era global. Trad. Maria Luisa Rodriguez. Tapia, Barcelona, Espana, Tusquets Editores, S.A.,.

Kurtz, Lester (Editor-in-Chief); Turpin, Jennifer (Associate editor), 1999, Encyclopedia of Violence, Peace and Conflict. Tomo 3, San Diego, California, USA, University of Texas Austin, University of San Francisco, Academic Press. Medicos Sin Fronteras, 1993, Escenarios en crisis Trad. Catalina Marinez, Madrid, Espana, Editorial Acento.

--. 1993, Poblaciones en peligro. Trad. Isabel de la Guardia y Virginia de la Guardia, Madrid, Espana, Editorial Acento.

--. 1996, El mundo en crisis - La politica de superviviencia a finales del siglo XX. Trad. Catalina Martinez Munoz, y Fernando Borrajo Castanedo, Madrid, Espana, Editorial Acento.

Laquear, Walter, 1980, Terrorismo. Trad. Jose Luis Lopez Munoz, Madrid, Espana, Espasa-Calpe, S.A.

Laquear, Walter, 2004, "?El amanecer del megaterrorismo?". En: El Tiempo, 12 de marzo.

Laquear, Walter, 2003, Una historia del terrorismo. 1a. edicion 2001, trad. de Tomas Fernandez Auz y Beatriz Eguibar, Barcelona, Espana, Paidos.

Lenin V.I. 1970, Marxismo y terrorismo. Recopilacion de articulos y fragmentos de diversas obras de los autores, aparecidos en las revistas de 1930 a 1940. Mexico, D.F., Editorial Grijalbo S.A.

Merton, Robert K. 1980, Teoria y estructura sociales. Trad. Florentino M. Torner y Rufina Borques, primera edicion en ingles 1949, Mexico, D.F., Fondo de Cultura Economica.

Moore, Barrington, 1989, La injusticia: bases sociales de la obediencia y la rebelion. Trad. Sara Sefchovich, Mexico, Universidad Nacional Autonoma de Mexico.

Rangel, Alfredo, 2001, Guerra insurgente. Conflictos en Malasia, Peru, Filipinas, El Salvador y Colombia, Bogota, Intermedio Editores.

Rosenau, James N.; Ernest-Otto (Comp.). 1989, Global changes and theoretical challenges. Aproaches to world politics for the 1990s. Editores: James N. Rosenau y William C. Potter, Library of Congress Cataloging-in Publication Data, Estados Unidos, Lexington Books.

Schmitt, Carl, 1987, El concepto de lo politico. Texto de 1932 con un prologo y tres corolarios, version espanola de Rafael Agapito, Madrid, Espana, Alianza Editorial.

Ugarteche, Oscar, 1997, El Falso Dilema, America Latina en la Economia Global. Fundacion Friederich Ebert-FES, Peru, Venezuela, Editorial Nueva Sociedad.

Weber, Max, 1977, Economia y Sociedad. Esbozo de una sociologia comprensiva. Primera edicion en aleman 1922, Tomo I, Edicion preparada por Johannes Winckelmann, Trad. Jose Medina Echavarria (y otros), Mexico, Fondo de Cultura Economica.

Wilkinson, Paul; Stewart, Alasdair M., 1995, Contemporary research on terrorism. Aberdeen University Press, Great Britain, 1987. Y Pierre Bourdieu y Loic J. D. Wacquant. Respuestas. Trad. Helene Levesque Dion, Mexico, D.F., Editorial Grijalvo.

Periodicos e Internet

El Tiempo, 12 de marzo de 2004.

El Espectador, 18 de abril de 2004.

www.worldbank.org/research/conflict/papers/htm

MARY LUZ SANDOVAL R., Sociologa de la Universidad Nacional, magister en Sociologia, Ex funcionaria de Naciones Unidas y Union Europea, catedratica Universidades Nacional, Libre y Catolica, investigadora y consultora independiente en genero, profesora de la Universidad de Caldas, marysand617@yahoo.es

(1) Bourdieu, Pierre y Wacquant, Loic J. D. 1995, Respuestas. Por una antropologia reflexiva, Trad. Helene Levesque Dion, Mexico, D.F., Editorial Grijalvo, p. 24, donde esta ampliamente expuesta la nocion de campo en Pierre Bourdieu.

(2) Bourdieu, Pierre, y Wacquant, Loic, 2001, Las argucias de la razon imperialista, 1a Edicion 1998, Espana, Paidos.

(3) Por ende, una ciencia sociologica adecuada debe abarcar al tiempo, las regularidades objetivas y el proceso de interiorizacion de la objetividad que constituye los principios transindividuales e inconscientes de los agentes que incorporan esas practicas. Esa correspondencia no se limita a la percepcion politica del mundo social sino que tambien cumple una funcion politica. Los sistemas simbolicos no son meros mecanismos de conocimiento sino instrumentos de dominacion ideologica.

(4) Giddens, Anthony, Las consecuencias de la modernidad, Ciencias Sociales, version de Ana Lizon Ramon, Alianza Editorial, Madrid, 1999, p. 21.

(5) Kurtz, Lester (Editor-in-Chief), Turpin, Jennifer (Associate editor), 1999, Encyclopedia of Violence, Peace and Conflict, tomo 3, University of Texas Austin, University of San Francisco, Academic Press, San Diego, California, USA, p. 511.

(6) Ibidem.

(7) Lewis, Coser, 1967, Nuevos aportes a la teoria del conflicto social, Buenos Aires, Argentina, Amorrortu editores; Ralf, Dahrendorf, 1990, El conflicto social moderno - Ensayo sobre la politica de la libertad, Barcelona, Espana, Biblioteca Mondadori.

(8) Kurtz, Lester ... Ibidem.

(9) Weber, Max, 1977, Economia y Sociedad, esbozo de sociologia comprensiva. Trad. Jose Medina Echavarria, primera edicion en aleman 1922, tomo 1, Fondo de Cultura Economica, Mexico, pp. 6-9.

(10) Ibid, p. 18.

(11) Ibid, p. 20.

(12) Ibid, p. 21.

(13) Ibidem.

(14) A diferencia de Bourdieu para quien el oficio del sociologo o su funcion principal es develar verdades molestas, y escudrinar en todos los aspectos de la vida social las relaciones de dominacion subyacentes Por eso es necesario complementar las dos visiones con el fin de comparar las dos y establecer la distancia entre el deber ser y la realidad.

(15) Ver: Schmitt, Carl, 1987, El concepto de lo politico, Texto de 1932 con un prologo y tres corolarios, version espanola de Rafael Agapito, Madrid, Espana, Alianza Editorial.

(16) Camargo, Pedro Pablo, 2000, Derecho Internacional Humanitario, Bogota, D.C., editorial Leyer, p. 9.

(17) Moore, Barrington, 1989, La injusticia: bases sociales de la obedienciay la rebelion. Trad. Sara Sefchovich, Mexico, Universidad Nacional Autonoma de Mexico.

(18) Merton, Robert K. 1980, Teoriay estructura sociales. Trad. Florentino M. Torner, Fondo de Cultura Economica, Mexico, pp. 199-274.

(19) Durkheim, Emilio, 1975, Las reglas del metodo sociologico. Trad. Antonio Castellanos, Colombia, Ediciones Bogota, particularmente el Capitulo III, "Reglas relativas a la distincion entre lo normal y lo patologico", pp. 59-81.

(20) Durkheim, Emile, 1974, Lecciones de sociologia. Fisica de las costumbres y del derecho. Trad. Estela Canto, Buenos Aires, Editorial La pleyade, pp. 159-169.

(21) Haberlas, Jurgen, 1987, Teoria de la accion comunicativa, Tomo 1, Madrid, Espana, Taurus, pp. 26, y Hoyos, Guillermo, 1997, La teoria de la accion comunicativa como nuevo paradigma de investigacion en ciencias sociales: las ciencias de la discusion. Programa de especializacion en teoria, metodos y tecnicas de investigacion social, Bogota, ICFES, ASCUN, pp. 130-132.

(22) No esta de acuerdo con la idea de Max Weber sobre la "comunidad de destino" como uno de los elementos explicativos de la formacion de las naciones.

(23) Borradori, Giovanna, 2003, Dialogos con Jurgen Habermas y Jacques Derrida. La filosofia en una epoca de terror. Trad. Juan Jose Botero, Luis Eduardo Hoyos, Taurus y otras, Buenos Aires, Madrid, Mexico y Santillana en Bogota, p. 47

(24) Lealtad a la Constitucion y participacion consensuada de todos los ciudadanos, necesarios para llegar a un orden cosmopolita prerrequisito de lo cual es la maduracion civica para el logro de la democracia unica forma perfectible de regimen politico. La Constitucion tambien ha de ser democratica, es decir, debe tolerar disidentes, resistencia o desobediencia civil.

(25) Weber, Max, Economia y sociedad. Tomo 2, Op. cit., p. 680, donde establece los elementos que constituyen la "nacion", incluye no solo la nocion de comunidad de destino politico sino la de etnicidad.

(26) Borradori, Giovanna, Dialogos ... Op.cit., p. 106 y 107.

(27) Ibid, citado por la autora, p. 108.

(28) Ibid, p. 159 y 160.

(29) Aunque muchos intelectuales europeos actualmente aspiran a una ciudadania global como un primer peldano hacia el cosmopolitismo, la puesta en practica de semejante idea, pasa no solo por un cambio de politica de los paises receptores de migrantes, sino que precisa de un cambio radical de paradigmas en los paises desarrollados.

(30) Bourdieu, Pierre, 1999, Intelectuales,politica y poder, Buenos Aires, Argentina, Editorial Eudeba, p. 76.

(31) Vease pagina Web del mismo nombre.

(32) www.worldbank.org/research/conflict/papers/htm. La Universidad Javeriana organizo un encuentro a puerta cerrada y muy elitista con varios de los seguidores y criticos de esta postura. El Instituto de Estudios Politicos y Relaciones Internacionales, IEPRI, organizo otro evento para presentar algunos resultados preliminares de sus investigaciones. Vease El Espectador, 18 de abril de 2004 "El discreto encanto de Collier' y 15 de mayo de 2004. "Las rentas del conflicto armado".

(33) Fuente: Revista el malpensante Lecturas paradojicas. Mayo 1 - junio 15 de 2001 No. 30, y Papers: Conference on the economics of Civil War, Crime and: "Greed and Grievance in Civil War", coautoria con Anke Hoeffler, version revisada de octubre de 2001, www.worldbank.org/research/ conflict/papers/htm

(34) Ibidem.

(35) No se sabe en cuanto tiempo, no obstante se asume que es un dato anual.

(36) Kaldor, Mary, Las nuevas guerras, violencia organizada en la era global. Trad. Maria Luisa Rodriguez. Tapia, Barcelona, Espana, Tusquets Editores, S.A., 2001, pp. 18-50.

(37) Vease: Beck, Ulrico, 1998, ?Que es la globalizacion?, Falacias del globalismo, respuestas a la gobalizacion. Primera edicion 1997, trad. Bernardo Moreno y Ma. Rosa Borras, Barcelona, Espana, ediciones Paidos, S.A.

(38) En modo alguno esas presiones son iguales para los Estados-nacion debiles que para los fuertes, recuerdese las guerras invasivas de Estados Unidos contra Afganistan e Irak.

(39) Colombia se encuentra inmersa en ese nuevo marco descrito por la autora. La guerra colombiana se distancia y ha trascendido la linea de los conflictos de viejo estilo. Caracteristicas como: captura de territorios para ejercer control politico sobre la poblacion, la evasion de combates frontales, el uso de mecanismos de desestabilizacion, del miedo y del terror, del asesinato perpetrado contra el que tiene una opinion distinta, la expulsion de poblacion a traves de matanzas masivas y su utilizacion indiscriminada contra la sociedad civil, serian evidencia de la entrada de Colombia en un nuevo estadio de confrontacion muy similar al analizado por la autora inglesa. Otras senales de ello son: la enorme variedad de grupos involucrados como paramilitares, caudillos locales, bandas criminales, fuerzas de policia, grupos mercenarios y ejercitos regulares, incluidas unidades escindidas de dichos ejercitos. En el plano interno la descentralizacion, la cooperacion y confrontacion entre bandos opuestos (mafia-Farc, Farc-ejercito, mafia-ejercito), el uso de tecnologia avanzada, uso de armamento ligero, minas indetectables, medios sofisticados de comunicacion citados como los signos de una nueva forma de hacer la guerra, segun el panorama descrito por Alfredo Rangel en el caso de Colombia, son otros factores coincidentes. Asimismo, la crisis: disminucion de la produccion interior, competencia global, destruccion fisica e interrupcion del comercio normal y consiguientemente la transformacion de los mecanismos para su financiacion como descentralizacion, saqueo, mercado negro, fiscalizacion de la ayuda humanitaria, comercio ilegal de armas, drogas u otras mercancias, se encuentran desarrolladas bajo las modalidades nacionales por ese autor. Vease: Rangel, Alfredo, 2001, Guerra insurgente. Conflictos en Malasia, Peru, Filipinas, El Salvador y Colombia. Bogota, Intermedio Editores, especialmente el Capitulo 6 dedicado al conflicto colombiano.

(40) Aunque en ello coincida Kaldor con las apreciaciones de Rangel, se separa de este ultimo en varios otros elementos fundamentales. El mas evidente es la incidencia de lo internacional sobre lo nacional, no tenido en cuenta sino muy marginalmente por Rangel, para quien la globalizacion constituye una preocupacion por decirlo asi positiva. Es claro que Alfredo Rangel defiende la entrada de Colombia en los circuitos globales y desconecta totalmente ese fenomeno de la guerra. Kaldor, por el contrario, desentrana las conexiones que existen entre uno y otro. No obstante, ignora el desencadenante economico del modelo neoliberal, tratado por otros autores en los casos africanos.

(41) De hecho esa es ya una tarea en la cual se han aplicado varios de los mas destacados sociologos citados por Giddens: Beck, Bourdieu y Luhmann, Ulrich Beck. ?Que es globalizacion? ... Op. cit., p. 45.

(42) En lo cual coincide con el analisis de Alfredo Rangel. Un factor con el que se pueden identificar con las guerras descritas por Rangel, fue la experiencia de un temprano y rapido proceso de transicion economica de Yugoslavia en los anos cincuenta y sesenta.

(43) Varias tacticas se parecen mucho a la epoca de la violencia en Colombia. Otras como la incorporacion de la mafia al comportamiento de la guerra senalan la posibilidad de alargamiento de la misma, la recreacion de ella a lo cual podria estar abocado el conflicto colombiano ("economia depredadora comunitarizada", principal hipotesis de Paul Collier).

(44) Una preocupacion manifiesta en el libro Guerra insurgente de Alfredo Rangel, solo que en terminos internacionales (Rangel hace esta critica a las elites nacionales). Alfredo Rangel. Guerra insurgente ... Op, cit., pp. 353-365.

(45) Raymond, Aron, 1963, Paz y guerra entre las naciones. Traduccion del frances por Luis Cuervo, primera edicion 1962, Revista de Occidente, Madrid, pp. 818.

(46) En El Salvador fueron varias las acusaciones de atropellos contra algunas personas por parte de funcionarios de la ONU embriagados por las carreteras rurales. Ante esas acusaciones la ONU saco a dichos funcionarios hacia otros paises, pero les dejo en sus puestos. Para informacion sobre las agudas criticas a esa institucion se pueden ver Medicos Sin fronteras: El mundo en crisis - La politica de superviviencia a finales del siglo XX (1996), Escenarios en crisis (1993) y Poblaciones en peligro (1993).

(47) Las atrocidades contra la poblacion civil, como el desplazamiento mediante asesinato sistematico, la limpieza ya no etnica sino por razones politicas, hacer inhabitable una zona, abusos de diversa indole y rechazo a las limitaciones normativas estan presentes en Colombia. Sin embargo, esta interpretacion se contradice con la de Rangel para quien las Farc son un ejemplo de sustitucion del Estado, de la autoridad y de la ley en varias zonas a la vez que cometen toda clase de atropellos contra la sociedad civil y utilizan el crimen comun para sostenerse: ?como se entiende esta combinacion de tacticas? La motivacion no es puramente economica contrario a lo que diria Collier, pero entonces se trata de un proceso de transicion de la propia guerra, causado por las indistinciones modernas entre lo politico y lo economico.

(48) Rosenau, James N., Ernest-Otto (Comp.). 1989, Global changes and theoretical challenges. Aproaches to world politics for the 1990s, Editores: James N. Rosenau y William C. Potter, Library of Congress Cataloging-in Publication Data, Estados Unidos, Lexington Books, pp. 2-9.

(49) Ugarteche, Oscar, 1997, El Falso Dilema, America Latina en la Economia Global. Fundacion Friederich Ebert-FES, Peru, Venezuela, Editorial Nueva Sociedad, p. 22.

(50) Beck hace referencia a los nuevos actores de las relaciones internacionales como: Naciones Unidas, las ONG internacionales y los organismos multilaterales como el FMI y el BM, los cuales pasan por encima de los Estados.

(51) La guerra de Bosnia-Herzegovina tiene varios elementos en comun con la colombiana, por encima incluso de su especificidad etnica. Pero en Colombia la mentalidad no es proclive a los extremismos de indole nacionalista. Kaldor abre una nueva brecha conceptual para interpretar la entrada de Colombia en una nueva dinamica internacional que la aleja de los conflictos de los paises centroamericanos. Segun la autora entre mayor es la sensacion de inseguridad, mayor sera la polarizacion de la sociedad y menor el espacio para los valores politicos. Bajo situacion de conflicto, las alianzas entre crimen, inteligencia y politica, se consolidan a causa de la complicidad compartida en los crimenes de guerra a la vez que se tiende a depender por parte de todos los actores, de la economia de guerra.

(52) Norbert, Elias, 1988, Humana conditio. Consideraciones en torno a la evolucion de la humanidad. Barcelona, Espana, Ediciones Peninsula.

(53) Wilkinson, Paul, and Stewart, Alasdair M. 1987, Contemporary research on terrorism. Great Britain, Aberdeen University Press, p. 37.

(54) Ibid, p. 24.

(55) Ibidem. Y Bourdieu, Pierre y Wacquant, Loic J. D. 1995, Respuestas. Trad. Helene Levesque Dion, Mexico, D.F., Editorial Grijalvo, p. 102.

(56) Vease: Laquear, Walter "?El amanecer del megaterrorismo?". En: El Tiempo, 12 de marzo de 2004; Laqueur, Walter, 2003, Una historia del terrorismo, 1a. edicion 2001, trad. de Tomas Fernandez Auz y Beatriz Eguibar, Barcelona, Espana, Paidos, (Cap. "La sociologia del terrorismo"); Laquear, Walter, 1990, Terrorismo. Trad. Jose Luis Lopez Munoz, Madrid, Espana, Espasa- Calpe S.A.

(57) Collier, Paul, "Causas economicas de las guerras civiles y sus implicaciones para el diseno de politicas", Op. cit.

(58) Vease: Baroja, Julio Caro junio de 1989, Terrory Terrorismo. Plaza y Janes- Cambio, Espana, "En la religion mosaica, el <terror> que produce el Dios unico a fieles e infieles es algo fundamental. En el Antiguo Testamento son constantes las referencias a el. <El terror de Dios> actua sobre las ciudades ya en tiempos de Jacob. (...) es claro que el temblor que produce Dios en los hombres esta producido por ese Terror reverencial que en la version latina de la Biblia es <Terror Dei>, ni mas ni menos" (p. 20). Y Escalante Gonzalbo, Fernando, 1991, La politica del terror. Apuntes para una teoria del terrorismo. Fondo de Cultura Economica, Mexico, segun el cual las relaciones entre los seres humanos estan atravesadas por el miedo "porque el hombre fabrica sus miedos al nombrarlos, se busca en ellos como en un espejo: son una mueca desencajada de su esperanza. Asi, teme a la naturaleza, a los dioses, al hombre, pero siempre a lo cercano, siempre es una figura rutinaria y trastocada, a caballo entre la realidad que aceptamos y la fantasia". Las primeras formas culturales del miedo son religiosas, los dioses son hijos del miedo; este es respuesta a la transgresion y a la amenaza de transgresion y lo engendra la inminencia del castigo. El miedo, segun Escalante, en ultimas constituye a la sociedad.
COPYRIGHT 2006 Universidad de Caldas
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2006 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Sandoval R., Mary Luz
Publication:Antropologia y Sociologia: Virajes
Date:Jan 1, 2006
Words:23497
Previous Article:Aportes teoricos al concepto de conflicto social: una lectura desde las macro y microsociologias hasta los modelos integradores emergentes.
Next Article:Entre orden social y conflicto: "lo religioso" en los procesos de estabilizacion y desestabilizacion social y politica.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2020 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters