Printer Friendly

Talento territorial: dimension politica del actor local.

Territorial talent: political dimension of the local actor

1. Introduccion

Uno de los signos de esta contemporaneidad ha sido el transito de modos de gestionar el desarrollo, de un desarrollo centralizado gestionado desde fuerzas exogenas que imponian sus designios con una interpretacion uniforme y generalizada de los territorios a un desarrollo donde las fuerzas sociales, economicas y politicas endogenas juegan un papel protagonico en la construccion de la vision y estrategias de la transformacion local, en el que los actores locales con sus intereses y motivaciones son los que configuran una especificidad muy particular al proceso del desarrollo.

En realidad, asistimos a una especie de cambio de la territorialidad generalizada a una territorialidad particularizada. (Arocena, 2002; Bervejillo, 1995; Boisier, 2004; Galimberti, 2015; Vazquez, 2000; Vazquez, 2007; Madoery, 2001).

Entre esos escenarios emergentes destaca la descentralizacion del poder y del desarrollo, lo que presupone un proceso de desmantelamiento y reemplazo de los mecanismos de la gestion centralizada y la apertura de nuevos espacios para la participacion ciudadana en las decisiones locales, asi mismo, el surgimiento de nuevas interrelaciones, nuevas instituciones y modos en el gobernar local.

La (CEPAL-ONU, 2002, p. 7), en este sentido indica:
   Con la descentralizacion, la participacion
   ciudadana se plantea como la estrategia
   para garantizar la mas alta
   correspondencia entre la oferta de bienes
   y servicios publicos y las demandas
   sociales, y una mayor capacidad de
   respuesta y de transparencia de parte de
   los gestores publicos en el proposito de
   atender de manera efectiva un objetivo
   mayor de politica consistente en generar
   condiciones de desarrollo mas equitativas
   y sostenibles que permitan profundizar la
   gobernabilidad democratica.


A esta definicion de descentralizacion en el proceso de formacion de ciudadania se incorpora la gobernanza. Como gobernanza se asume la propuesta del Banco Interamericano de Desarrollo, (BID, 2012, p. 6).
   La gobernanza territorial adquiere un rol
   relevante en el contexto de los procesos de
   descentralizacion que se han venido
   desarrollando en America Latina en los
   ultimos anos. La combinacion de procesos
   de descentralizacion con procesos de
   construccion de gobernanza territorial
   promueve dos cambios: por un lado, las
   comunidades locales adquieren un lugar
   central en el dialogo acerca del desarrollo
   del territorio, y, por otro lado, el actor
   publico establece relaciones en vez de "dar
   ordenes", y organiza y "deja hacer" en
   lugar de producir directamente bienes y
   servicios de uso colectivo.


Al estudiar el documento del Banco Interamericano de Desarrollo (2012) se evidencia que la existencia de mecanismos de gobernanza territorial conlleva una serie de ventajas como desventajas para el territorio.

Los elementos positivos de trabajar con alianzas entre gobiernos, empresas y sociedad civil son: logra una vision "compartida" del territorio; los recursos son gestionados en forma efectiva y se mejora la eficiencia en su uso; se abren posibilidades para generar cambios en la cultura, en la forma de hacer las cosas, y en las practicas de trabajo; aumentan las posibilidades de continuidad y sustentabilidad de las iniciativas y procesos empezados; y se distribuye el poder entre distintos actores (Comision Europea, 2016).

Resalta, en esta perspectiva, que en los procesos de la descentralizacion y la gobernanza el protagonismo social de los actores locales se ha hecho estrategico con la incorporacion de nuevos actores de la inclusion de nuevas voces y propuestas (Dalla-Torres, 2017).

Sobre todo, nuevas miradas como las de contraloria social sobre los diversos procesos politicos, sociales, economicos, culturales, ambientales y tecnologicos involucrados en el desarrollo, por tanto, se precisa afinar el entendimiento de la naturaleza de la dimension politica en un territorio en proceso de transformacion.

Dentro de estos escenarios de analisis, el desarrollo territorial se concibe, en este articulo, como la comunicacion-accion organizada y envolvente de las personas interesadas en el desarrollo que habitan en un territorio a los fines de promover y concretar el cambio y puesta en valor de sus potencialidades, superando sus debilidades y aprovechando las oportunidades existentes (Delgado, 2017).

En consecuencia, el desarrollo de un territorio genera la formacion de grupos formales e informales ya sean de influencia o de presion que entran en contradiccion o construyen consensos alrededor de intereses particulares o colectivos en la transformacion territorial. Lo que deriva en continuidad o redimensionamiento de la estructura de poder, es por ello, que el manejo de conflictos, de negociaciones y la construccion de consensos es primordial en los procesos del desarrollo.

Desde esta perspectiva, cuando se analiza la dimension politica del actor local indudablemente se esta hablando del poder, de la comprension del juego del poder, de los agentes o actores locales con influencia u opinion,--empoderamiento--, de los medios o sistemas de influencia que se utilizan para obtener poder, de los objetivos y sistemas de objetivos, de las alianzas y coaliciones entre actores e instituciones que resultan de estos esfuerzos de conquista o distribucion del poder vista desde el sujeto.

El objetivo del presente articulo se centra en el estudio de la dimension politica del actor local como dimension del talento territorial, partiendo de que el desarrollo territorial al demandar respuestas concertadas y propuestas de visiones compartidas exige de los actores locales un talento territorial que conciba el empoderamiento ciudadano y comunitario, dentro de sus dimensiones, como la capacidad de influencia, de involucrarse; liderar y coordinar para promover y gestionar el poder; y la comunicacionaccion de los actores locales para intervenir, construir consensos y manejar conflictos a los fines de la construccion, implantacion y evaluacion de estrategias del desarrollo; asi como, de promover actitudes y voluntad para la participacion en el sistema de decisiones que le involucran.

Para la contextualizacion de la investigacion se parte del reconocimiento de una poblacion asentada en un territorio en proceso de desarrollo, destacando la presencia protagonica del factor humano como eje de integracion y de movilizacion en los procesos de transformacion del entorno.

Desde esa premisa, el escenario donde se desenvuelven los procesos del desarrollo territorial es el territorio, que es definido mas alla del espacio geografico y su patrimonio ambiental, cultural, economico y tecnologico.

Se considera el territorio, en esta investigacion, como un espacio donde se concreta una comunidad de intereses de actores locales que acuden a encuentros de dialogos para mediar, concertar, imponer y negociar sus perspectivas de transformacion de la localidad en cuestion a mediano y largo plazo.

Como comunidad de intereses, el territorio es una comunidad politica donde el poder de influencia o de presion es clave en la construccion de las visiones compartidas del desarrollo territorial.

En esta direccion, se estudia el poder como la capacidad de influencia en las decisiones territoriales, con la salvedad de que los escenarios del desarrollo territorial, en el contexto de la gobernanza deben ser democraticos y descentralizados, por tanto, se descarta el poder que deriva de la fuerza de la violencia y el dinero como factores disuasivos.

Premisa ultima que configura el marco conceptual de la dimension politica del actor local. Esta salvedad responde a una vieja inquietud de (Sack, 1991, p. 34), quien expone:
   Si bien es cierto que la territorialidad hace
   un asombroso trabajo en ensenar como el
   poder da forma al espacio social, es
   sorprendentemente, incapaz de hacer una
   lectura bien desarrollada de la politica.
   Con esto quiero decir que, aunque el
   concepto ve con claridad el rol de
   procesos de dominacion y subordinacion
   en el espacio, le cuesta mucho ver otros
   que son igualmente relevantes de:
   contestacion, resistencia, cooperacion y
   adaptacion. Consecuentemente,
   cualquiera que sea la territorialidad
   expresada, tiene que haber una dimension
   politica correspondiente que reflexione
   sobre los efectos de las reacciones de la
   gente en contra de la cual esa
   territorialidad es empleada.


El planteamiento elaborado por Sack (1991) permite configurar el problema a investigar, por tanto, se afirma que en los procesos derivados de las consultas territoriales, en los encuentros de dialogos, para la conformacion de redes de comunicacion-accion a objeto de disenar y concretar estrategias del desarrollo territorial, no todas las veces el poder de influencia y de concertacion es equilibrado y equitativo en el territorio, pues existen actores que tienen mucho poder en desmedro de otros en el contexto de la comunidad de intereses.

De alli que, el centralismo, el autoritarismo, el caudillismo y la escasa institucionalidad democratica para la gobernanza sean, entre otros, escenarios institucionales que limitan el desarrollo de la dimension politica en el desarrollo territorial, situacion que se agrava con la presencia en el territorio de significativa fragmentacion social y politica o sea bajo nivel de capital social y politico.

Debilidades que crean desbalances y exclusiones sociales y politicas, sobre todo, en la apropiacion de los espacios, en la distribucion de los recursos del territorio y los beneficios del desarrollo. En si, la crisis del poder en el territorio es un substrato para la germinacion de las desigualdades. En tal sentido, la pobreza es directamente proporcional a las carencias de poder colectivo frente al poder de las elites (grupos minoritarios que concentran el poder).

Para apoyar esta problematizacion se acude a lo expuesto por la CEPAL-ONU (2017a) donde se senala que el poder economico y politico se concentra cada vez mas en manos de un numero muy reducido de personas mientras que la pobreza crece de manera preocupante. Esto, senala el documento, puede hacer peligrar el crecimiento economico, la cohesion social y la solidez de las democracias.

Se define la desigualdad politica como la capacidad diferenciada de los individuos y grupos para influir en los procesos de elaboracion de decisiones en materia de politicas, asi como para beneficiarse de esas decisiones y tomar parte en la accion politica (CEPAL-ONU, 2017b).

La reduccion de la desigualdad es ante todo una cuestion de equidad y justicia social. Es tambien fundamental para erradicar la extrema pobreza, impulsar las transformaciones adecuadas para el desarrollo sostenible, promover el progreso social, reducir los conflictos y la violencia, y fomentar una gobernanza inclusiva. (UNESCO, 2017).

Por tanto, para promover un desarrollo territorial mas equitativo, igualitario, incluyente, de mayor balance del poder y con compromiso de todos los actores locales del territorio a los fines de elevar el nivel de empoderamiento ciudadano, o sea elevar su capacidad politica, esto es, su capacidad de influencia y de negociacion, es preciso formar un actor local con talento territorial provisto de una dimension politica (empoderamiento) adecuada, desarrollar espacios para la participacion politica y redes de comunicacion-accion con contenido politico (influencia de concertacion y presion) al interior del territorio mediante coaliciones internas, asi como, de coalicion externa, de negociacion, entre territorios distintos e instituciones fuera del contexto territorial (CEPAL-ONU, 2017c).

Esta estrategia se logra mediante el desarrollo de mecanismos que permitan una distribucion equitativa y democratica del poder en el territorio, es decir, el desarrollo de un talento territorial en el actor local con capacidad politica que mediante la elevacion de la organizacion social, de sus capacidades prospectivas y de sostenibilidad, logre, desde esta manera, superar las exclusiones y la formacion de grupos minoritarios poseedores en exceso de control politico, social y economico del territorio.

He aqui la pertinencia y la justificacion de los estudios de la dimension politica del actor vista desde el talento territorial cuando se pretende no solo analizar esta dimension sino proponer estrategias de aprendizaje territorial para elevar el empoderamiento de los actores locales y superar los desequilibrios y desigualdades del poder en el territorio.

En la busqueda de evidencias que sustenten la hipotesis de investigacion el autor escoge un territorio como objeto de estudio experimental de la dimension politica del actor local, especificamente en comunidades de la Zona Sur del Lago de Maracaibo--Venezuela, (territorio con bajos niveles de desarrollo en contradiccion con sus extraordinarias potencialidades agroecologicas: suelos y aguas y, una excelente de ubicacion geografica. Ocupa este territorio 17 Municipios de los estado Tachira, Merida, Trujillo y Zulia).

Se desarrollo un estudio cuantitativo/cualitativo preliminar donde se aplico un cuestionario, encuesta estructurada, a 10 actores locales de cada municipio para un total de 170 entrevistados, asi mismo, se celebraron 5 mesas de dialogo con actores de la sociedad civil organizada e instituciones que hacen vida en ese territorio como complemento analitico para el diagnostico preliminar, utilizando la metodologia para la concrecion y desarrollo de dialogos comunitarios propuesta por la (CEPAL-ONU, 2013).

Items evaluados: confianza en la participacion politica vista desde sujeto; participacion protagonica del actor local en la actividad politica comunitaria, partidista y gremial; numero de organizaciones politicas y sociales en el territorio e intensidad de actuacion del actor local; percepcion de la influencia politica de los actores locales en las decisiones del desarrollo territorial; evidencias de exito o fracaso de la participacion politica del actor local en los procesos del desarrollo territorial; entre otras.

En el analisis de correlacion e interpretacion de los resultados se observo que un 73% de los actores locales (desde el sujeto) carecian de poder politico real y suficiente para influenciar y presionar en los procesos de sus desarrollos territoriales; bajos niveles de confianza hacia la politica como factor desarrollo; bajos niveles de espacios y mecanismos para la participacion en los procesos politicos relacionados con el desarrollo del territorio.

Lo que se traduce en desbalance de poder, exclusion politica y social, bajo capital social, bajo nivel prospectivo y de emprendimiento, bajos niveles de desarrollo de vida personal y de la familia de los sujetos excluidos del poder, en si existen grandes desigualdades en los sistemas relacionales de la politica en este territorio.

Analizados los resultados junto con los actores locales en los encuentros de dialogo (utilizando metodologia de la CEPAL para construir espacios de dialogo, 2013) se infiere que las causas de estas debilidades del actor local para actuar en la politica territorial son las siguientes:

* Bajos niveles de capital humano: carencias academicas en vastos sectores de la poblacion que derivan de la no distribucion equitativa del talento territorial.

* Fragmentacion social y politica: carencias en el capital social: bajos niveles de organizacion y participacion social, ausencia de canales de participacion y baja cultura asociativa para la convivencia.

* Presencia de sistemas de participacion y organizacion politica excluyentes: poder concentrado en demasia en grupos minoritarios.

* Desconfianza a la integracion y sistemas de participacion politica: prejuicio a los sistemas, mecanismos y condiciones de participacion y actuacion politica, fuerte enfasis en la anti politica.

* Deficiencias interpretativas sobre el rol del ciudadano en los procesos del desarrollo territorial: falta de reconocimiento al otro, baja autoestima e iniciativa personal, crisis de ciudadania.

* Limitaciones para redactar y expresar sus relatos particulares como representaciones sociales de sus intereses y motivaciones.

* Ausencia de posiciones y estrategias prospectivas: una vision cortoplacista arraigada en la poblacion que deriva en incapacidad para la construccion de propuestas a largo plazo; desconfianza en el futuro de las comunidades y de los particulares.

De manera que como hipotesis de investigacion se planteo que las desigualdades sociales existentes derivadas de la incapacidad de incorporarse eficientemente el actor local (desde el sujeto) a los procesos del desarrollo se debia entre otras causas a las carencias en su dimension politica (empoderamiento). Lo que amerita hacer esfuerzos estrategicos para incidir en el aprendizaje y desarrollo de la dimension politica del actor local a los fines de incorporarlo con ventajas comparativas a los procesos de la transformacion territorial.

La perspectiva que se despliega, como metodologia de analisis y de construccion de las propuestas, en esta publicacion, es el enfoque sistemico-procesal desde la metodologia sistemica interpretativa de Villafuerte (2008),--entendimiento y comprension del territorio y sus actores locales--, que permite visualizar al territorio como una complejidad conformada por sistemas en redes de comunicacion-accion, de dialogos-consensos y, donde su fluidez y dinamica estan marcadas por la existencia de procesos, flujos de informacion, de decisiones y de materiales, altamente articulados y activos bajo la presencia del factor humano quien es el activador de los procesos dentro del territorio o comunidad de intereses.

En esa misma direccion, la metodologia asumida en la investigacion que se resena es de tipo empirica apoyada con investigacion exploratoria-documental, (Hurtado, 2000, p. 217), sustentada en fuentes bibliograficas y electronicas, el analisis de las mismas, observaciones y las reflexiones-experiencias del autor sobre el tema abordado de manera inductiva y constructivista.

La estructura del presente articulo es la siguiente: 1. Introduccion; 2. Talento Territorial; 3. La Dimension Politica del Talento Territorial, 4. Aprendizaje, escenarios y estrategias de la Dimension Politica en los Territorios; 5. Conclusiones.

2 Talento territorial Se parte de lo expuesto por (Madoery, 2001, p. 8) cuando indica:

....el desarrollo esta vinculado a un conjunto de capacidades locales como la innovacion, creatividad y capacidad emprendedora de los agentes locales, la solvencia tecnica y de gestion de los recursos humanos, la capacidad organizativa y de relacionamiento de las personas y organizaciones publicas y privadas, la capacidad de articulacion con el entorno institucional y mercadologico, la capacidad de liderazgo y de generacion de dialogos.

Este autor destaca el rol del sujeto como actor protagonico de los procesos del desarrollo y sugiere como clave los niveles de integracion y relacionamiento de este en los diversos procesos del desarrollo territorial.

Conceptualizar el talento territorial es un intento de ir mas alla de la inteligencia territorial (conocimiento colectivo en un territorio) (Guzman, 2013) que existe en un territorio identificando. Se incluye en la conceptualizacion, ademas del conocimiento personal, actitudes particulares del actor local que son fortalezas o debilidades para incidir en los procesos de adaptacion e integracion del sujeto al territorio; en los procesos de aprendizaje territorial desde el sujeto y; de produccion y productividad del conocimiento a partir del pensamiento y la accion del actor local como miembro de la comunidad de intereses que es el territorio.

El talento territorial es un concepto que Delgado (2015) ha puesto al escrutinio de la academia donde trata de relacionar el pensamiento, accion y comunicacion particular del actor local (desde el sujeto) sobre el desarrollo territorial, decir, la participacion del sujeto en los procesos del desarrollo territorial, por tanto, la presencia de las personas, actores locales, con sus motivaciones, intereses, interpretaciones, propuestas, su protagonismo, esperanzas, preocupaciones, suenos y visiones a largo plazo sobre la transformacion territorial.

La redefinicion de talento en los procesos del desarrollo territorial obliga a verlo de manera ecologica, holistica, vale decir, desde una perspectiva sistemica que no solo valore lo instrumental del conocimiento visto desde las habilidades y las competencias, sino que estudie, ademas, la complejidad de actuaciones eticas en la diversidad de las relaciones de los actores locales con el patrimonio trascendental, cultural, ambiental y, sobre todo, con las articulaciones en el sistema de poder para manejar conflictos, consensuar y transformar las realidades del territorio donde se desenvuelve.

Esta definicion establece la complejidad del concepto de talento territorial superando el concepto tradicional de talento humano que es reduccionista y que aparece adaptable, como enclave, a todo contexto de aplicacion, es decir, las organizaciones, pero que no expresa en su conceptualizacion los intereses vinculantes al contexto territorial donde se desarrolla. En si, el talento territorial remite al talento humano contextualizado en un territorio especifico, comprometido y eticamente y responsable con la realidad territorial.

3. Dimension politica del actor local como talento territorial

La definicion del actor local se sustenta en autores como (Arocena, 2002); (Fernandez, 2008) y (Garcia, 2007). El estudio de la dimension politica del actor local parte de la definicion del territorio como una comunidad de intereses, o sea una comunidad de confluencia de fuerzas de poder para consensuar y manejar conflictos en la busqueda de la transformacion territorial, en si, una comunidad politica.

Dentro de esas comunidades de intereses, observamos al actor local actuando como sujeto, que se enfrenta, opone, disputa, entra en conflicto, lidera, comunica, dialoga, acuerda y logra construir consensos para presionar e influir en la direccion de imponer o negociar sus intereses y motivaciones.

La dimension politica del actor local es considerada, en esta investigacion, como los escenarios, sistemas, procesos, comportamientos y actores politicos en un espacio geografico u organizacional vista desde el sujeto.

Esta dimension como parte del talento territorial es la relacion de los actores locales de un territorio con el poder, con el empoderamiento de los miembros de la comunidad de intereses territoriales y las consecuencias de las actuaciones bajo los influjos de ese poder.

Entendiendose el empoderamiento como la capacidad de influencia ciudadana en los procesos del desarrollo territorial, se plantea entonces, que el empoderamiento de los actores locales es clave para el fortalecimiento de la ciudadania. Esto significa, capacidad para liderar y concertar la transformacion territorial, las iniciativas y la coordinacion para promover y gestionar el poder y la comunicacion de los actores locales a los fines de intervenir en la construccion compartida de sus destinos particulares y colectivos del territorio.

Lo anterior, implica niveles de auto dependencia, auto organizacion y participacion social, confianza en las instituciones que promueven la participacion, la capacidad de manejo de conflictos y la concertacion, la eficiencia e inclusion en el sistema de decisiones que le involucran, capacidad de articulacion con otros actores organizados o comunidades, asi como, con otros territorios y con redes territoriales del desarrollo.

Desde esta proposicion, como estrategia de analisis de la dimension politica del talento territorial, se contextualiza al actor local en su escenario de actuacion que es el territorio, en consecuencia, se exige definir al territorio y su conexion con dicha dimension, para lo cual se acude a Alburquerque y Perez (2013, p. 2) quienes afirman que "el territorio, objeto de la transformacion, es el conjunto de actores y agentes que lo habitan, con su organizacion social y politica, su cultura e instituciones, asi como el medio fisico o medioambiente del mismo".

De igual forma se asume lo que Vazquez (2007, p.188) expone en cuanto a la relacion territorio y poder: "El territorio puede entenderse, por lo tanto, como el entramado de intereses de todo tipo de una comunidad territorial, lo que permite percibirlo como agente de desarrollo, siempre que sea posible mantener y desarrollar la integridad y los intereses territoriales."

A partir de, tanto Vazquez, como de Alburquerque y Perez el estudio de la dimension politica, se concreta por una parte, sobre la base de la consideracion de que el territorio es una comunidad de intereses, de sujetos interesados en el desarrollo territorial, donde acuden con sus motivaciones, intereses, interpretaciones de la realidad, visiones prospectivas y su voluntad y capacidad para la asociatividad y el protagonismo social.

Esta presencia del actor local (sujeto) se re-direcciona y se complementa al encontrarse e integrarse con otros (sujetosujetos) en espacios de dialogo y de redes comunicacion-accion para dirimir conflictos y construir consensos sobre las transformaciones de la realidad territorial.

Estas definiciones se concretan con la definicion de Madoery (2001, p. 8) cuando afirma:
   La vision que adoptamos del territorio es politica, no geografica y
   esta es nuestra primera idea. La relacion entre politica, como
   sintesis y expresion de las relaciones de poder y territorio, como
   expresion valorativa del espacio, como el espacio dotado de
   significado, nos permite comprender que, en un contexto dentro del
   cual pueden coexistir sentidos diferentes
   homogeneizacion-fragmentacion, integracion desintegracion-, la
   posibilidad de caracterizar los multiples espacios geograficos y
   convertirlos en territorios, solo es pensable a partir de variables
   politicas.


La resolucion de conflictos y construccion de consensos mediante el dialogo intersubjetivo hace de la comunidad, una comunidad de intereses, de poder--, en consecuencia, se redefine al territorio como una comunidad politica donde se impone la democracia, la pluralidad, la inclusion, la otredad y la tolerancia a las diferencias son claves para la construccion de los escenarios prospectivos del desarrollo territorial. Es decir, se construye la vision consensuada de la transformacion, mediante metodologia de las redes comunitarias propuesta por Delgado (2003).

Por otra parte, se estudia la dimension politica desde la territorialidad. En esta perspectiva, (Crespo, 2006, pp. 1-2), senala:
   La territorialidad incluye no solamente las
   caracteristicas de lugar, forma, ocupacion
   y transformacion del espacio, sino sobre
   todo como estas son concebidas y
   descritas desde diferentes perspectivas
   culturales, sociales e intelectuales; es la
   forma espacial primaria del poder. En la
   interaccion humana, el movimiento y el
   contacto son formas de transmitir energia e
   informacion con el fin de afectar, influir,
   controlar las ideas, las acciones de otros y
   su acceso a los recursos


De esta manera, la dimension politica se concibe desde una vision del poder dentro de la territorialidad humana, entendida la territorialidad humana como el proceso de la experiencia social de las formas y modos que los diversos grupos humanos se apropian de los recursos y de lo que en el se contiene, es decir, la experiencia de ocupacion social del espacio geografico constituye la apreciacion que del mismo se tiene, no puede ser ajeno a esta practica

Bases de estos argumentos se encuentran en (Sack, 1991, 194) cuando expone: "La territorialidad se entiende como el intento de un individuo o grupo de afectar, influir o controlar gente, elementos y sus relaciones, delimitando y ejerciendo un control sobre un area geografica".

De esta definicion se infiere que la dimension politica del talento territorial constituye una fortaleza o una debilidad del actor local, ya que su nivel de empoderamiento lo identifica en sus actuaciones, sean estas protagonicas o no, en el marco de la participacion, distribucion y apropiacion de los recursos territoriales, de su capacidad de involucramiento, de negociacion o consenso en los espacios de dialogo, de exigir o presionar, en la posibilidad de opinar o proponer alternativas y disenos prospectivos para el desarrollo territorial.

Esta concepcion de la dimension politica del actor local en el territorio objeto de desarrollo demanda, como condicion, que el desarrollo territorial se desenvuelva en escenarios democraticos, mediante procesos descentralizados, con niveles significativos de autonomia e inclusion social, necesarios para la participacion protagonica y el reconocimiento de las diversas voces que conforman la comunidad de intereses que conviven en el territorio.

Asi mismo, la democratizacion del poder,--desarrollo de la dimension politica en los actores locales--, en los territorios, promueve ambientes favorables para superar las desigualdades territoriales, tal como lo plantea la ONU en el Informe Mundial sobre las Ciencias Sociales (2016, 3) donde se expresa que, "el aumento de las desigualdades puede poner en peligro la sostenibilidad de las economias, sociedades y comunidades, socavando los esfuerzos para alcanzar los Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS) en la Agenda 2030".

Una vez conceptualizada y caracterizada la dimension politica del actor local visto desde el sujeto se vuelve la mirada al territorio-muestra asumido para la observacion y promocion de la hipotesis de la investigacion (Zona Sur del Lago de Maracaibo--Venezuela) y se concluye que este territorio, en las condiciones existentes, esta limitado a desarrollarse de manera equilibrada, equitativa y eficiente, asi como para concretar una gobernanza incluyente que permita crear un movimiento envolvente de las personas interesadas en el desarrollo que habitan en ese territorio a los fines de promover y concretar el cambio y puesta en valor de sus potencialidades, superando sus debilidades y aprovechando las oportunidades existentes.

Al mismo tiempo, estas carencias de asociatividad y participacion politica y social obstaculizan los procesos de descentralizacion y gobernanza que se establezcan en el territorio, en cuanto a la integracion e influencia de la sociedad local a los procesos del poder publico.

En consecuencia, es pertinente proponer estrategias de elevacion del talento territorial en el territorio estudiado como referencia para las reflexiones sobre esta publicacion, especificamente, en el aprendizaje de la dimension politica de los actores locales referidos a elevar la auto dependencia, auto organizacion para la participacion social y politica, capacidad para consensuar y manejo de conflictos, desarrollo de la capacidad interpretativa y de reflexion sobre los escenarios politicos y el rol del sujeto en los procesos del desarrollo territorial.

4. Aprendizaje, escenarios y estrategias de la Dimension Politica del Actor Local en los Territorios

Cumplidas las fases de contextualizacion, conceptualizacion y sustentacion del talento territorial en su dimension politica del actor local, corresponde ahora el proceso de aprendizaje como fase de la construccion de las estrategias de empoderamiento y distribucion equitativa del poder en un territorio. En los apartados anteriores se enfatiza que la elevacion de los niveles de talento territorial, especificamente la dimension politica del actor local, es clave para el logro del empoderamiento como factor de inclusion, de participacion eficiente y como movilizador social hacia la superacion de las desigualdades en un territorio.

Cuando se trata del desarrollo territorial, el aprendizaje del talento territorial se hace muy pertinente porque se intenta involucrar a todos los habitantes de una localidad en las tareas de su transformacion y mejoramiento territorial, la cual debe estar impulsada por la participacion de los actores e instituciones locales que deben conocer el paradigma del desarrollo territorial y la dinamica de integracion de sus dimensiones economicas, culturales, sociales y tecnologicas en equilibrio con la dimension ambiental.

Desde esta perspectiva, el aprendizaje de la dimension politica del actor local constituye un proceso de cambio de mapas mentales individuales y colectivos de la relacion del sujeto con otros sujetos y con las instituciones relacionadas con el poder; es decir, implica un proceso de cambio de los pensamientos y formas de influencia, del manejo de conflictos, en la construccion de los consensos, de la participacion dialogica y de auto dependencia o dependencia frente a los nucleos de poder, de confianza hacia los escenarios y mecanismos de participacion politica.

Para el logro de este aprendizaje de la dimension politica del actor local en el desarrollo territorial, se propone interpretarlo en escenarios de actuacion del actor local como factor de poder en el territorio. Este esquema de analisis se esboza en tres escenarios a saber:

4.1 Escenario politico desde el sujeto

Segun (Fernandez, 2009, p. 4), "el sujeto politico es un ser con capacidad de razonar, de tener una concepcion del mundo"; es decir con una mirada propia del universo, de su naturaleza y sus elementos; capaz de comprender su realidad, es decir que posee facultades suficientes para conocer la situacion que los circunda tanto en contexto como en coyuntura; y que ademas puede transformar o por lo menos influir en el desarrollo de dicha realidad; es decir que sostiene una posicion, criterio o punto de vista frente a un hecho o situacion determinada decimos que estamos frente a un sujeto.

Desde esta vision, el escenario politico desde el sujeto se constituye desde el acercamiento e involucramiento particular del actor local, o sea una mirada del actor local con el territorio desde el sujeto, en un intento de conocer las actividades, procesos historicos, sociales, culturales, ambientales, politicos, economicos y tecnologicos que se desarrollan en el territorio.

Sobre todo, un examen desde el sujeto a las instituciones, grupos y personalidades que conforman el sistema de poder en el territorio. El sujeto en un ejercicio de reflexion, de auto critica, auto-observacion interpreta su entorno y su capacidad relacional-influencia.

Configura una indagacion desde el sujeto y su relacion con el contexto territorial a partir de sus intereses y motivaciones personales que se concreta en la argumentacion hacia la construccion de su relato interpretativo particular.

El actor local interesado en el desarrollo territorial se acerca a la realidad a objeto de escudrinar la dinamica y los procesos de esta y su relacion con respecto a sus motivaciones particulares midiendo siempre su capacidad u oportunidad de influencia o de presion de acuerdo con sus intereses y motivaciones.

Es una toma de conciencia y de confianza de su rol como actor local, en terminos de sus capacidades y compromisos con la transformacion de la realidad territorial, comprende la valorizacion de si mismo como actor con influencia en el territorio en el marco de la ciudadania: conocimiento de sus derechos y deberes, confianza en la participacion, autoestima personal sobre el valor de su interes, reconocimiento a la presencia de otros actores para compartir visiones, disposicion a comunicarse y actuar en los procesos del desarrollo territorial.

El capital social, relacional y de comunicacion, del actor local es clave para acrecentar su dimension politica: confianza en las instancias y los mecanismos de participacion, voluntad para convocar y ser convocado, sentido de responsabilidad, reciprocidad, solidaridad y otredad.

El capital humano dentro de la inteligencia territorial del actor local en la interpretacion de la realidad territorial, la capacidad relacional y su capacidad de comunicarla juega un papel significativo a la hora de acrecentar los niveles de empoderamiento y superar las condiciones de exclusion por carencias academicas o de capital social.

Siendo el talento territorial una composicion compleja, las estrategias de aprendizaje, en este escenario, deben ser desarrollas atendiendo las especificidades particulares de los actores locales dentro de la globalidad de la comunidad de intereses del territorio donde se desenvuelve.

4.2 Escenario politico desde los espacios de dialogo

Este escenario representa la construccion de comunidad en la relacion sujeto-sujetos en la comunidad de intereses en que se define el territorio, donde se pone a prueba la capacidad de influencia del actor local, o sea su capacidad relacional, de comunicativaconvencimiento, de negociacion, de construccion de consenso o manejo de conflictos aprendidos en el primer escenario.

Este contexto tiene relacion con el encuentro de los actores locales que acuden a los espacios de dialogo intersubjetivo con sus opiniones o posiciones a los fines de intercambiar sus verdades y perspectivas particulares sobre el desarrollo territorial, con respecto al futuro del territorio y la responsabilidad de los actores locales en los procesos del desarrollo territorial.

Es el momento de las actuaciones del sujeto en espacios publicos en sus interrelaciones con otros sujetos, en este sentido (Bustamante, 2009, p. 5) expone: lo politico puede definirse como aquellos aspectos, asuntos, estructuras, fundamentos que soportan una vision de mundo; es decir, todos aquellos elementos que permiten organizar o construir una realidad en condiciones de debate, pero siempre con la busqueda del consenso, pues es en este que es posible encontrar una solucion enmarcada en lo politico; pues seria paradojico que un aspecto que afecte a una colectividad, no sea discutido, no permita la participacion y no le encuentre sentido a la reflexion, la posicion y la critica. En esta medida, en sentido amplio, lo politico siempre hace referencia a lo publico

Aqui se involucra un proceso de irradiacion y al mismo tiempo, de convocatoria de la diversidad de visiones derivadas de la multiplicidad de intereses y motivaciones a los fines de construir los consensos necesarios y posibles, asi como, para dirimir y superar conflictos de intereses que se pudieran plantear en torno al desarrollo territorial.

Este encuentro, ademas de democratico, debe ser dialogico, horizontal, abierto, sin aprehensiones y desde la otredad. Para el logro de esta fase es necesaria la capacidad de convocatoria, de asociatividad, de integracion de visiones, de relatoria en la direccion de recoger los relatos emergentes, por cuanto plantea la construccion comunitaria del futuro territorial.

En esta fase es clave el capital social grupal y/o institucional, asociado con el actor local y la capacidad interpretativa de la realidad para concretar sus aportes en el proceso de dialogo. La capacidad de influencia en los espacios de dialogo es directamente proporcional a los niveles asociativos que cada participante o interesado,--grupos de intereses-, tenga para imponer o negociar sus propuestas de transformacion. Para ello, se requiere elevar los niveles de asociatividad, que significa. acrecentar la organizacion y participacion social, la confianza en los sistemas y medios de participacion y decision comunitaria.

4.3. Escenario politico desde las redes de comunicacion-accion

Se considera en esta investigacion que el territorio esta conformado por comunidades o sectores y que cada comunidad o sector es un espacio de dialogo intersubjetivo unidos en intereses comunes en la globalidad territorial. A estas unidades geograficas o de intereses se les denomina nodos y su interrelacion red de comunicacion-accion del territorio.

Los fines de esta red de comunicacionaccion territorial es concertar e integrar la vision global del territorio, es decir, la vision consensuada del desarrollo territorial. Las redes de la dimension politica integran, no solo a los sujetos como actores locales protagonicos sino que acuden a esta, las voces y motivaciones de las comunidades organizadas derivadas de los dialogos intersubjetivos sectoriales. En tal sentido, representa la construccion consensuada de los escenarios posibles de la dimension politica territorial.

La dimension politica del actor local desde el pensamiento de las redes exige una nueva postura intelectual del sujeto quien debe ampliar su vision hacia la complejidad que este modelo emergente expresa ya que este sugiere un proceso de rehabilitacion politica frente al Estado como eje de sostenimiento de la estructura societal lo que deriva en una restructuracion de la sociedad y sus instituciones. Las redes en la dimension politica permiten encuentros transversales y descubrimientos de nuevos actores sociales con posibilidades de ser reconocidos en sus intereses particulares y colectivos como parte de un tejido invisible que establece un novedoso protagonismo social.

Segun (Delgado, 2003, p. 33) la nocion de redes (sociales, politicas y economicas) es inseparable de la nocion de relaciones, pues las redes son un conjunto de relaciones que toman formas imaginarias de red, estableciendose compromisos entre los actores involucrados en la red. Las redes no responden a un plan preconcebido sino que su logica se va determinando a medida que se va tejiendo. Esto quiere decir que la red es producto de una vision compartida de los tejedores donde cada uno expone su vision particular y su interes y esta no es independiente de sus miembros.

En los territorios de aprendizaje se debe disenar y poner en marcha estrategias de aprendizaje del pensamiento reedificado, metodologias de construccion y gestion de redes comunitarias para el desarrollo territorial, con enfasis en la gestion de la dimension politica desde esta emergente manera horizontal y transversal de ver el poder comunitario.

En estos tres escenarios acude el actor local con su talento territorial que de manera transversal integra la dimension politica con las otras dimensiones del talento territorial, vale decir, capital social, capacidad prospectiva, capacidad interpretativa, etica de la sustentabilidad, sentido de la calidad y capital humano.

5. Conclusiones

El estudio de la dimension politica en el contexto del territorio responde a la necesidad de concretar en este la gestion de la comunidad de intereses en cuando al desarrollo de la capacidad de concertacion y negociacion de todos los actores locales y el equilibrio que se debe lograr en ese balance de fuerzas de influencias o de presion.

Lo que derivaria en la distribucion del poder colectivo en el territorio a los fines de superar las desigualdades sociales y romper, de esta manera, con el poder de sectores privilegiados,--de las "elites"--, abriendo espacio de participacion para el empoderamiento ciudadano de sectores de la sociedad local relegados en su opinion y actuacion.

El empoderamiento ciudadano relacionado con la capacidad de influencia del actor local para participar en escenarios de construccion de dialogos de transformacion del territorio impone condiciones favorables para el logro de espacios democraticos y descentralizados. Hay que recordar que los verdaderos desarrollos territoriales exigen afianzar sus procesos en democracias abiertas de altos niveles de protagonismo social y de empoderamiento ciudadano.

La dimension politica del actor local es inherente a la territorialidad ya que esta es expresion primaria del poder en un territorio, de alli que la gobernabilidad de un territorio es fundamental para un desarrollo equilibrado, sustentable e inclusivo, de tal manera, que el analisis de la dimension politica se hace estrategica en los procesos de aprendizaje y consolidacion del talento territorial, sobre todo, cuando entre los objetivos del desarrollo territorial es lograr la rehabilitacion de la sociedad local promoviendo su protagonismo social y politico en el desarrollo economico local.

En esta direccion la educacion para la comprension de la dimension politica territorial permitira cambiar los mapas mentales particulares y colectivos en relacion con el poder en el territorio, crear aptitudes equilibradas y amigables hacia el poder y sus consecuencias, formar liderazgos identificados con los intereses locales, acrecentar la confianza en la participacion, hacer mas eficiente la conectividad social en los espacios de dialogo y concertacion, elevar los niveles de capital social y politico en la poblacion en la busqueda de un desarrollo territorial de vision compartida, incluyente, con todos y para todos.

En tal sentido, el aprendizaje de la dimension politica dentro de la dimensiones del talento territorial exige cambios de conductas de la relacion del sujeto con otros sujetos y con las instituciones relacionados con el poder, es un proceso de reingenieria de pensamientos de las relaciones interpersonales y de grupos sociales en el territorio en concordancia con las formas de influencia, de manejo de los conflictos, de construccion de los consensos, de participacion, de comunicacion dialogica y de auto dependencia o dependencia frente a los nucleos de poder.

El impulso del talento territorial en su dimension politica exige aprendizajes desde las escuelas basicas hasta las instituciones de educacion universitaria del territorio y de las instituciones asociativas y de gestion publica, de promocion del desarrollo territorial, esto es, el adelanto de actividades de pedagogia politica, que incluyan: desarrollo de la dimension politica del educando y de los actores locales desde sus procesos interpretativos como sujeto particular y como actor asociado en redes de comunicacion-accion en los dialogos intersubjetivos; analisis de contextos con miradas politicas desde el comportamiento historico de sus dinamicas y variables significativas para el desarrollo del pensamiento estrategico; analisis de los impactos de los procesos historicos, tendencias, en el desarrollo territorial mediante el aprendizaje y orientacion de los contenidos politicos; identificacion de factores y hechos portadores de contenidos politicos para construir escenarios posibles erigidos por una cultura de la comunicacion-accion politica y con mirada a largo plazo.

En lo especifico del territorio del trabajo de campo (Zona Sur del Lago de MaracaiboVenezuela) se debe trabajar en la superacion de la desconfianza hacia la politica: procesos e instituciones; elevar la disposicion a la participacion e integracion del actor local en los asuntos politicos; desarrollar las capacidades prospectivas y de redaccion de los relatos particulares de los actores locales para que sustenten sus presencias en los dialogos desde una vision de sus intereses y motivaciones particulares; elevacion de las capacidades relacionales y de comunicacion del actor local; el desarrollo de la etica y reciprocidad en las relaciones politicas.

Recibido: 27-10-2017

Revisado: 09-01-2018

Aceptado: 25-05-2018

6. Referencias

Alburquerque, F y Perez, S (2013). Desarrollo Territorial: Enfoques, Contenido y Politicas. Programa Enfoque sobre el Desarrollo Territorial: Banco Interamericano de Desarrollo. Washington- USA.

Arocena, Jose (2002). El Desarrollo Local: Un desafio contemporaneo. Segunda Edicion, Editorial Taurus--Universidad Catolica. Montevideo, Uruguay

Bervejillo, F. (1995). Nuevos procesos y estrategias de desarrollo. Territorios en la globalizacion. Revista PRISMA, Universidad Catolica del Uruguay, No 4, Uruguay.

Banco Interamericano de Desarrollo (2012). Gobernanza Urbana. Recuperado desde: www.iadb.org/es/temas/desarrollourbano/gobernanza-urbana,9576.htm

Boisier, Sergio (2004). Desarrollo territorial y descentralizacion. El desarrollo en el lugar y en las manos de la gente. Revista Eure (Vol. XXX, No 90), 27-40, Chile.

CEPAL-ONU (2001). Desarrollo Economico Local y Descentralizacion en America Latina. Recuperado desde: http://repositorio.cepal.org/bitstream/ handle/11362/2691/S2001704 es.pdf

CEPAL-ONU (2002). Descentralizacion y participacion en America Latina: Una mirada desde la economia. Revista de la CEPAL No 78. Recuperado desde: http://www.cepal.org/publicaciones/x ml/7/19317/lcg2187e finot.pdf

CEPAL-ONU (2013). Espacios de dialogo para construir estrategias de desarrollo publico-privadas: una guia metodologica. Recuperado desde: http://repositorio.cepal.org/bitstream/ handle/11362/27169/1/M20130025 es. pdf

CEPAL-ONU (2017 a). Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible: Una oportunidad para America Latina y el Caribe. Recuperado desde: http://repositorio.cepal.org/bitstream/ handle/11362/40155/10/S1700334 es.p df

CEPAL-ONU (2017 b). Horizonte 2030: La igualdad en el centro del desarrollo sostenible. Recuperado desde: http://repositorio.cepal.org/bitstream/ handle/11362/40159/4/S1600653 es.pd f

CEPAL-ONU (2017 c). La matriz de la desigualdad social en America Latina. Recuperado desde: http://repositorio.cepal.org/bitstream/ handle/11362/40668/4/S1600946 es.pd fc

COMISION EUROPA (2016). Apoyo a la descentralizacion, la gobernanza y el desarrollo local a traves de un enfoque territorial: Herramientas y Metodos. Recuperado de

Crespo, L. F. (2006). Espacio, territorialidad y poder. Revista Ciudades. No 70, Revista trimestral de la Red de Investigacion Urbana. Abril-Junio 2006. Puebla, Mexico. 17-22.

Dalla-Torre, M. (201 7). Gobernanza territorial y los Planes de Ordenamiento Territorial: el caso de la provincia de Mendoza, Argentina. Revista Bitacora No 27 (1). Universidad Nacional de Colombia, Bogota. 47-54. Recuperado desde: http://www.scielo.org.co/pdf/biut/v27 n1/v27n1a06.pdf

Delgado, J. (2003). Estrategia Metodologica para la construccion de Redes Comunitarias Agricolas en pro del Desarrollo Local: Caso: Productores de Platano del Sur del Lago de Maracaibo-Venezuela. Revista Agroalimentaria No. JulioDiciembre, pp 29-38. Universidad de Los Andes-CDCHTA, Venezuela.

Delgado, J. (2015). Talento Territorial: Conceptualizacion y Dimensiones. Revista AGORA--Trujillo. Ano 18 No 36 Julio-Diciembre, pp 119-138. Universidad de Los Andes--CDCHTA, Venezuela.

Delgado, J. (2017). Gestion del talento territorial para el desarrollo: Territorios que aprenden. Revista Vision Gerencial. Ano 16 * No 1 * Enero Junio, 87-102. Universidad de Los Andes--CDCHTA, Venezuela.

Fernandez, G. (2009). La formacion del sujeto politico aspectos mas sobresalientes en Colombia.. Recuperado desde: http://www.bdigital.unal.edu.co/1943/ 1/16798482.2009.pdf

Fernandez, O. (2008). Pierre Bourdieu: ?Agente o Actor?. Pierre_Bourdieu BLOG. Recuperado desde: http://pierre bourdieu.blogspot.com/2008/02/pierr e-bourdieu-agente-o-actor-oscar.html

Galimberti, C. (2015) La dialectica localglobal en la transformacion de nuestros territorios contemporaneos. Revista del Grupo Interdisciplinario de Estudios Criticos y de America Latina (GIECRYAL) de la Universidad de Alicante, Vol. 6, No 74, febrero, 30-51. Recuperado desde: https://web.ua.es/es/revistageographos- giecryal/documentos/ceciliagalimberti- 2.pdf?noCache=1423654697390

Garcia, E. (2007). El concepto de actor. Reflexiones y propuestas para la ciencia politica. En Revista Andamios, Volumen 3, No.6. Junio. Mexico. Recuperado desde: http://www.scielo.org.mx/scielo.php?s cript=sci arttext&pid=S187000632007000100008

Guzman, A. (2013). Propuesta de un Modelo de Inteligencia Territorial. Journal of Technology Management & Innovation vol.8. Recuperado desde: http://www.scielo.cl/scielo.php?script =sci arttext&pid=S071827242013000300036

Hurtado, J. (2000) Metodologia de la Investigacion Holistica. Sypal-IUTC, Caracas.

Madoery, Oscar (2001). El Proyecto Politico Local como alternativa de Desarrollo. Revista Politica y Gestion, volumen 2, Revista Homo Sapiens. Recuperado desde: http://www.cedet.edu.ar/Archivos/Bib liotecas/84Madoery Oscar%20Proyecto%20 Pol%C3%ADtico%20 Lo cal.pdf

Sack, R (1991). El significado de la territorialidad. Revista Region e historia en Mexico (1700-1850), (Pedro Perez Herrero, compilador), Instituto de Investigaciones Historicas Dr. Jose Maria Luis Mora, Mexico. 194-204.

UNESCO (2017). El Informe Mundial sobre Ciencias Sociales 2016: Afrontar el reto de las desigualdades y trazar vias hacia un mundo justo. Ediciones UNESCO. Francia.

Vazquez, A. (2000). Desarrollo endogeno y globalizacion. Revista URE v.26 n.79 Santiago.

Vazquez A.(2007) Desarrollo endogeno. Teorias y politicas de desarrollo territorial: Investigaciones Regionales. Recuperado desde: http://www.redalyc.org/pdf/289/2890 1109.pdf

Villafuerte V, L (2008) Una metodologia interpretativa para el estudio de los movimientos sociales. Enmarcamiento y cultura: Una Vision desde Mexico. Revista Historia de la Educacion Latinoamericana, vol. 11, 2008, 225 246 Universidad Pedagogica y Tecnologica de Colombia Boyaca, Colombia

Juan Carlos Delgado Barrios (4)

Universidad de Los Andes-Venezuela

Centro Regional de Investigaciones Humanisticas, Economicas y Sociales

juancdelgadoula@hotmail.com

* Resultado parcial de una investigacion financiada por el CDCHTA-ULA, bajo el codigo No NURR-H-598-17-09-B.

(4) Profesor Titular Jubilado de la Universidad de Los Andes-Venezuela, Ingeniero de Sistemas, Magister en Ciencias Aplicadas-Ingenieria, Magister en Planificacion y Administracion Universitaria, Doctor en Ciencias Gerenciales y Doctor en Ciencias Humanas. Investigador adscrito al Centro Regional de Investigaciones Humanisticas, Economicas y Sociales--ULA.
COPYRIGHT 2018 Revista Vision Gerencial
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2018 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Delgado Barrios, Juan Carlos
Publication:Revista Vision Gerencial
Date:Jul 1, 2018
Words:8638
Previous Article:Gerencia y distres laboral en el clima organizacional del Instituto de Geografia de la Universidad de Los Andes-Venezuela: una vision transcompleja.
Next Article:Liderazgo y coaching ontologico. Caso: empresas venezolanas del sector de alimentos y bebidas.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters