Printer Friendly

Solarizacion y abonos verdes para el control integrado de Pyrenochaeta terrestris (Hansen) en cebolla.

Solarization and green manure for integrated control of Pyrenochaeta terrestris (Hansen) on onion

INTRODUCCION

La cebolla, Allium cepa L., constituye la hortaliza de mayor produccion e importancia en Venezuela, despues del tomate. Un factor determinante en la disminucion del rendimiento en este cultivo es la enfermedad conocida como pudricion rosada o raiz roja causada por Pyrenochaeta terrestris (Hansen). La presencia de este patogeno en los suelos de la depresion de Quibor (estado Lara) constituye uno de los principales factores limitantes en la produccion de la cebolla, lo cual origina serias perdidas a pesar de la utilizacion de medidas de control recomendadas tales como siembra de variedades resistentes, uso de fungicidas, control biologico, arado profundo y rotacion de cultivos (Gonzalez y Garcia, 1991; Pacheco y Pineda, 2004). Una alternativa para el control de P. terrestris es la solarizacion del suelo, la cual constituye una medida erradicativa de los patogenos del suelo. Este procedimiento consiste en cubrir el suelo, previamente regado, con laminas de plastico transparente durante el periodo en que la radiacion solar y las temperaturas son mas elevadas. Mediante esta tecnica han sido efectivamente controlados patogenos como Verticillium spp, Rhizoctonia solani, P. terrestris, Fusarium spp. y el nematodo Pratylenchus thornei, en diferentes cultivos (Katan et al., 1980). Asi mismo, la solarizacion ha reducido la densidad del inoculo de Sclerotium cepivorum e incidencia de la enfermedad, asi como aumento del rendimiento en ajo (Ulacio et al., 2006) y reduccion del inoculo de Verticillium dahliae en alcachofa (Berbegal et al., 2008).

El modo de accion de la solarizacion es complejo e involucra destruccion termica directa de los propagulos y cambios en las poblaciones y en las actividades microbiales, asi como la generacion de compuestos volatiles toxicos a partir de la materia organica del suelo (Gamliel y Stapleton, 1993).

El rol de las enmiendas organicas en el control de enfermedades de plantas ha sido reconocido por decadas, y los mecanismos por los cuales ellas logran su efecto son numerosos. Por ejemplo, elementos especificos de la poblacion de microorganismos pueden ser estimulados (Singh y Faull, 1988; Maloy, 1993) y estos pueden ser antagonistas a ciertos organismos causantes de enfermedades. En otros casos, la estimulacion puede ser mas generalizada e involucrar a casi todos los grupos de organismos que estan presentes en el suelo. Algunas enmiendas organicas pueden producir sustancias quimicas que son toxicos al patogeno durante su descomposicion, o pueden causar un cambio en el pH del suelo cuando la materia organica es anadida, y esto, a su vez, puede tener un efecto desfavorable en el patogeno (Sing y Faull, 1988).

El efecto de los restos de plantas sobre el crecimiento de plantulas y sobre la incidencia de enfermedades depende de la madurez del tejido, su relacion carbono/nitrogeno, cantidad, calidad, y composicion del material vegetal, y lapso de tiempo entre la incorporacion y la siembra. Tambien pueden variar dichos efectos con la clase o composicion de los microorganismos involucrados, asi como de las condiciones ambientales (Debode et al., 2005; Ochiai et al., 2007; Berbegal et al., 2008).

En relacion con la combinacion materia organica y solarizacion, Gamliel y Stapleton (1995) indican que el uso de enmiendas organicas disponibles tales como compost, residuos de plantas, abonos verdes y fertilizantes, puede ser una via (no quimica) efectiva para mejorar la accion pesticida de la solarizacion. Tambien, Ramirez-Villapudua y Munnecke (1988) indicaron que el tipo de materia organica incorporada previamente a la solarizacion puede ocasionar erradicacion del patogeno.

Teniendo en cuenta la importancia del control de P. terrestris y la efectividad mencionada de la solarizacion y aplicacion de materia organica en el control biologico de ciertos patogenos, el objetivo de este trabajo fue evaluar dichas alternativas para el control integrado de este hongo en las siembras de cebolla en la depresion de Quibor, estado Lara.

MATERIALES Y METODOS

La investigacion fue realizada en el Campo Experimental Quibor, perteneciente al Instituto Nacional de Investigaciones Agricolas (INIA), localizado a unos 30 km al oeste de Barquisimeto, en el municipio Jimenez del estado Lara, y a una altitud de 677 msnm. El clima es semiarido, con una precipitacion que oscila alrededor de 500 mm anuales y una temperatura media anual de 24,5[grados]C con maxima de 37[grados]C. Se utilizo un diseno experimental de parcelas divididas con seis repeticiones, en el que se ubicaron tratamientos de solarizado y no solarizado en las parcelas principales y en las subparcelas fueron ubicadas tres diferentes leguminosas (abonos verdes). Se usaron las leguminosas canavalia (Canavalia sp), crotalaria (Crotalaria sp) y soya (Glycine max L.).

Antes de realizar el tratamiento de solarizacion, las tres especies fueron sembradas a doble hilera sobre los dos camellones centrales y a hilera sencilla en los dos camellones ubicados en los extremos en cada subparcela. La crotalaria se sembro a chorro corrido sobre la hilera; la canavalia y la soya a 0,25 m y a 0,10 m respectivamente, sobre la hilera. El area de cada subparcela fue de 8,4 [m.sup.2]. El testigo utilizado consistio en la no aplicacion de la solarizacion ni de incorporacion de abonos verdes.

La unica practica agronomica recibida por las leguminosas fue el riego requerido durante el periodo de germinacion y riegos posteriores cada 7-8 dias. A los 45 dias luego de sembradas, las leguminosas fueron incorporadas al suelo con 4 pases de rastra pesada a aproximadamente 30 cm de profundidad. Una semana despues, el suelo fue regado por inundacion previo a la colocacion de las laminas de plastico transparente de 0,1 mm de espesor, con la finalidad de asegurar la humedad adecuada y asi aumentar la conductividad termica. Las laminas fueron aseguradas enterrando bien sus bordes. El tiempo de cubrimiento fue de 45 dias.

Durante este periodo se utilizaron termometros de suelo para registrar la temperatura a las 8:00 y 14:00 horas tanto en suelo solarizado como en suelo no solarizado, a 10 y 20 cm de profundidad.

Despues de concluido el tratamiento de la solarizacion, se realizaron las labores de preparacion del suelo y el trasplante de cebolla de la variedad Texas Grano 502. Con la finalidad de asegurar plantulas virtualmente libres de P. terrestris, los semilleros se hicieron en el Posgrado de Fitopatologia de la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado, en Cabudare, utilizando suelo libre del patogeno. El muestreo para evaluar los resultados se realizo a los 60 dias luego del trasplante debido a que en ese momento la sintomatologia era mas obvia.

El muestreo consistio en la remocion de 25 plantas en cada subparcela y se determino el porcentaje de plantas infectadas y la severidad de la enfermedad en las mismas. Para esto, las raices fueron lavadas y evaluadas bajo lupa estereoscopica de manera que las plantas con una o mas raices rosadas fueron consideradas infectadas y de acuerdo a ello se determino la incidencia o porcentaje de infeccion. Para evaluar la severidad producida, se empleo una escala de referencia (Cuadro 1) del porcentaje de raices afectadas en cada planta, es decir, la proporcion del total de raices por planta con coloracion roja.

Para conocer la intensidad promedio de la severidad del dano (en porcentaje) en cada subparcela, se aplico la formula general:

I = [N.suma de (i=1)] [(% EnFi x Fi)/N]

donde: I: intensidad promedio de la severidad del dano en porcentaje.

% Enfi: porcentaje de raices afectadas estimado, segun la escala.

Fi: frecuencia de cada porcentaje estimado.

N: numero total de plantas examinadas.

Para determinar el porcentaje de reduccion de la enfermedad (RE) se aplico la formula:

RE (%) = 100 - (100 x I tratamiento/I testigo)

Los resultados fueron comparados mediante analisis de varianza y prueba de Duncan utilizando el programa SAS v.6 (Cary, NC).

RESULTADOS Y DISCUSION

A las 8:00 horas, a una profundidad de 10 cm, el suelo cubierto con plastico alcanzo una temperatura maxima (promedios de 5 dias consecutivos) de 38,2[grados]C en comparacion con el suelo no solarizado cuyo valor fue de 28[grados]C (Figura 1A). A las 14:00 horas y a la misma profundidad, los valores fueron 38,6 y 30,4[grados]C, respectivamente.

A la profundidad de 20 cm se mantuvieron las mismas tendencias en cuanto a la temperatura aunque los valores absolutos, como era de esperarse, fueron ligeramente inferiores (Figura 1B).

En la Figura 1A y B se observa que el suelo cubierto con el plastico transparente presento, a 10 y 20 cm de profundidad, las mayores temperaturas en comparacion con el suelo sin solarizar. A 10 cm de profundidad la maxima diferencia encontrada entre ambos tratamientos a las 8:00 horas, fue de 10,2[grados]C, y la minima fue 4,6[grados]C. A las 14:00 horas, la maxima diferencia fue 10,9[grados]C y la minima 7,4[grados]C. A 20 cm de profundidad, las temperaturas medidas durante los 35 dias de registro variaron de 3,7 a 8,9[grados]C.

[FIGURA 1 OMITIR]

Berbegal et al. (2008) encontraron que la temperatura del suelo a la profundidad de 30 cm fue aproximadamente 5[rados]]C superior en las parcelas solarizadas que en las no solarizadas, mientras que Krishna y Kishnappa (1995) encontraron que un incremento de la temperatura del suelo de 8[grados]C en comparacion con el tratamiento control, resulto en una reduccion significativa en la densidad de las poblaciones de Meloidogyne incognita y Fusarium oxysporum. Asi mismo Vidales-Fernandez y Alcantar-Rocillo (1999) senalan que durante el proceso de solarizacion se logro alcanzar temperaturas por encima del punto critico de Phytophthora cinnamomi (34[grados]C), lo que redujo las poblaciones del patogeno y se obtuvo una rapida recuperacion de las plantas afectadas. Ndiaye et al. (2007) lograron elevar la temperatura del suelo a 50[grados]C mediante solarizacion lo que produjo una reduccion significativa en el suelo de Macrophomina phaseolina.

Se detectaron diferencias significativas (P[menor que o igual a] 0,01) entre la aplicacion y no aplicacion de la solarizacion al suelo, tanto en la incidencia (Cuadro 2) como en la severidad (Cuadro 3) de la enfermedad. Asi mismo, no hubo efecto de interaccion (P>0,05) entre la solarizacion y los abonos verdes ni entre los tipos de abonos sobre la incidencia y la severidad de la enfermedad.

A partir de los resultados de incidencia de la enfermedad (Cuadro 2) entre el suelo tratado y no tratado (18,16 vs. 52,33 %) se obtiene que esta diferencia representa un 65,29 % de control mediante el uso de la solarizacion. Con respecto a la severidad (Cuadro 3), se aprecia una reduccion de la enfermedad cercana al 12 %.

Al observar los porcentajes de severidad encontrados en el presente trabajo, se destaca que la enfermedad se manifesto con indices bajos tanto en el tratamiento sin solarizacion (17,70 %) como en el tratamiento sin abonos verdes (13,66 %) (Cuadro 3).

En el caso de P. terrestris, la utilizacion de la solarizacion ha dado buenos resultados. Por ejemplo, Katan et al. (1980) encontraron una reduccion de la incidencia y la severidad de la enfermedad en 73-100 % y un incremento del rendimiento de la cebolla de 59-125 % sobre el tratamiento testigo como resultado de la solarizacion. La utilizacion de esta tecnica, aumento la sobrevivencia de las plantulas e incremento el rendimiento de la cebolla en la mayoria de los casos evaluados (Rabinowitch et al., 1981; Hartz et al., 1989).

Ndiaye et al. (2007) encontraron que tanto la solarizacion del suelo como la enmienda ejercieron un control significativo sobre M. phaseolina y el progreso de la enfermedad en plantas de frijol desarrolladas en suelos tratados, asi como un efecto positivo sobre el rendimiento; los mejores resultados se obtuvieron en los tratamientos combinados, lo cual permitio una reduccion del inoculo del suelo de 46-66 %. Igualmente, Ramirez-Villapudua y Munnecke (1988) mostraron que tanto la solarizacion del suelo como la enmienda con repollo redujeron las poblaciones de F. oxysporum f. sp. conglutinans, pero estos tratamientos no fueron tan efectivos como la combinacion de ambos.

En las condiciones bajo las cuales se realizo esta investigacion, la combinacion de la solarizacion con los abonos verdes aporto pocas ventajas adicionales en relacion con el efecto obtenido con el tratamiento de solarizacion. Similares resultados obtuvieron Berbegal et al. (2008) quienes senalan que aunque la solarizacion redujo el inoculo de Verticillium dahliae y la incidencia de la verticilosis de alcachofa, ningun beneficio adicional se obtuvo cuando se utilizo la solarizacion con enmiendas de residuos de coliflor. Gamliel y Stapleton (1995) senalan que el uso de la materia organica en el control de los patogenos puede ser limitado debido a la baja concentracion de los componentes volatiles toxicos o por la insensibilidad de las estructuras de resistencia del patogeno.

En relacion la incorporacion de canavalia, crotalaria o soya, no se detecto efecto significativo (P>0,05) en el control de la raiz roja en la cebolla (Cuadros 2 y 3). Otras evaluaciones sobre el uso de la crotalaria indican que este abono verde no fue efectivo en reducir las poblaciones de M. phaseolina en ajonjoli, ya que si bien al inicio afecto el numero de esclerocios en el suelo, no mantuvo el efecto inhibidor hasta el final del cultivo, momento en el cual la enfermedad causa los mayores danos (Cardona, 2008).

CONCLUSIONES

La solarizacion del suelo por si sola resulto efectiva para el control de la enfermedad raiz roja causada por Pyrenochaeta terrestris en cebolla.

La aplicacion de abonos verdes a base de Canavalia sp., Crotalaria sp. y Glycine max, en un ciclo de cultivo, no agrego efecto apreciable sobre este metodo de control.

Recibido: Abril 30, 2012

Aceptado: Febrero 25, 2013

AGRADECIMIENTO

Al Consejo de Desarrollo Cientifico, Humanistico y Tecnologico (CDCHT-UCLA), por el financiamiento para la realizacion de este trabajo y al personal del INIA-Quibor por su contribucion en la ejecucion del ensayo.

LITERATURA CITADA

(1.) Berbegal, M., Garcia-Jimenez, J. y J. Armengol. 2008. Effect of cauliflower residue amendments and soil solarization on Verticillium wilt control in artichoke. Plant Dis. 92: 595-600.

(2.) Cardona, R. 2008. Efecto del abono verde y Trichoderma harzianum sobre la poblacion de esclerocios y la incidencia Macrophomina phaseolina en ajonjoli. Rev. Fac. Agron. (LUZ). 25: 440-454.

(3.) Debode, J., E. Clewes, G. De Backer y M. Hofte. 2005. Lignin is involved in the reduction of Verticillium dahliae var. longisporum inoculum in soil by crop residue incorporation. Soil Biol. Biochem. 37: 301309.

(4.) Gamliel, A. y J. Stapleton. 1993. Characterization of antifungal volatile compounds evolved from solarized soil amended with cabbage residues. Phytopathol. 83: 899-905.

(5.) Gamliel, A. y J. Stapleton. 1995. Improved soil disinfestation by biotoxic volatile compounds generated from solarized, organic-amended soil. Acta Hortic. 382: 129-137.

(6.) Gonzalez, H. y G. Garcia. 1991. Validacion de tecnologia para el control de Pyrenochaeta terrestris (Hansen) en cebolla (Allium cepa L.). Agronomia Tropical 41(3-4): 147-152.

(7.) Hartz, T., C. Bogle, D. Bender y F. Avila. 1989. Control of pink root disease in onion using solarization and fumigation. J. Amer. Soc. Hort. Sci. 114 (4): 587-590.

(8.) Katan, J., I. Roten, Y. Finkel y J. Daniel. 1980. Solar heathing of the control of pink root and the other soilborne diseases in onions. Phytoparasitica 8(1): 39-50.

(9.) Krishna, V. y Kishnappa. 1995. Soil solarization for the control of soil-borne pathogen complexes with special reference to Meloidogyne incognita and Fusarium oxysporum f. sp. ciceri. Indian Phytopathol. 48(3): 300-303.

(10.) Maloy, O. 1993. Plant Diseases Control. Principles and Practice. Wiley. New York.

(11.) Ndiaye, M., A. J. Termorshuizen y A. H. C. Van Bruggen. 2007. Combined effects of solarization and organic amendment on charcoal rot caused by Macrophomina phaseolina in the sahel, Africa. Phytoparasitica 35(4): 392-400.

(12.) Ochiai, N., M.L. Powelson, R.P. Dick y F. J. Crowe. 2007. Effects of green manure type and amendment rate on Verticillium wilt severity and yield of Russet Burbank potato. Plant Dis. 91: 400-406.

(13.) Pacheco, J. y J. Pineda. 2004. Efecto de exudados de raices de dos variedades de cebolla (Allium cepa) sobre el desarrollo de Pyrenochaeta terrestris. Fitopatol. Venez. 17: 33-37.

(14.) Rabinowitch, H., J. Katan e Y. Rotem. 1981. The response of onions to solar heating, agricultural practices and pink-root disease. Sci. Hortic. 15: 331-340.

(15.) Ramirez-Villapudua, J. y D. Munnecke. 1988. Effects of solar heating and soil amendments of cruciferous residues on Fusarium oxysporum f. sp. conglutinans and other organisms. Phytopathol. 78: 289-295.

(16.) Singh, J. y J. Faull. 1988. Antagonism and biological control. Biocontrol of Plant Dis. 2: 167-175.

(17.) Ulacio-Osorio, D., E. Zavaleta-Mejia, A. Pedroza-Sandoval y A. Martinez-Garza. 2006. Strategies for management of Sclerotium cepivorum Berk. in garlic. J. Plant Pathology 88: 253-261.

(18.) Vidales-Fernandez, J. y J. AlcantarRocillo.1999. Accion de la solarizacion y la materia organica en el control de la tristeza Phytophthora cinnamomi Rands del aguacate Persea americana L. Revista Chapingo. Serie Horticultura 5: 255-259.

Belkis Camacho [1], Juan Pineda [2] e Hilda Gonzalez [3]

[1] Instituto Nacional de Investigaciones Agricolas (INIA). Direccion Regional del estado Trujillo, Trujillo, Venezuela.

[2] Posgrado de Fitopatologia. Decanato de Agronomia, Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado, Apdo. 400, Barquisimeto. Venezuela

[3] Instituto Nacional de Investigaciones Agricolas (INIA). CIAE Lara. Apdo. 592. Venezuela. e-mail: belkisc2005@yahoo.es ; jpineda@ucla.edu.ve
Cuadro 1. Escala de referencia para estimar la
severidad del dano por P. terrestris en cebolla

Escala   Raices          Descripcion verbal
         afectadas (%)

0        0               Raices no coloreadas
25       1-25            Ligeramente afectadas
50       26-50           Moderadamente afectadas
75       51-75           Severamente afectadas
100      76-100          Totalmente coloreadas y/o
                         muertas

Cuadro 2. Efecto de la solarizacion del suelo, abonos verdes y su
combinacion sobre la incidencia (%) de la raiz roja (P. terrestris)
en el cultivo de cebolla a los 60 dias despues del trasplante

Tratamiento     Canavalia   Crotalaria   Soya      Testigo   [barra.X]

Solarizado      17,33       16,66        17,33     21,33     18,16 a
No solarizado   48,00       58,00        48,00     55,33     52,33 b
[barra.X]       32,66 a     37,33 a      32,66 a   38,33 a

Letras distintas indican diferencias significativas segun la prueba de
Duncan (P [menor que o igual a] 0,01)

Cuadro 3. Efecto de la solarizacion del suelo, abonos verdes y su
combinacion sobre la severidad (expresada como intensidad de la
enfermedad) de la raiz roja (P. terrestris) en el cultivo de cebolla a
los 60 dias despues del trasplante

Tratamiento     Canavalia   Crotalaria   Soya      Testigo   [barra.X]

Solarizado      5,00        4,60         5,50      7,83      5,73 a
No solarizado   15,50       18,83        17,00     19,50     17,70 b
[barra.X]       10,25 a     11,71 a      11,25 a   13,66 a

Letras distintas indican diferencias significativas segun la prueba de
Duncan (P [menor que o igual a] 0,01)
COPYRIGHT 2013 Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2013 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Camacho, Belkis; Pineda, Juan; Gonzalez, Hilda
Publication:BIOAGRO
Date:Jan 1, 2013
Words:3355
Previous Article:Actividad respiratoria vs. variaciones fisicas y quimicas en la maduracion de frutos de naranjita china (Citrus x microcarpa Bunge).
Next Article:Produccion de gel y acibar en plantaciones de sabila (Aloe barbadensis Mill.) en el occidente de Venezuela.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters