Printer Friendly

Sofia Casanova entre Polonia, Rusia y Espana. Genero, espacio publico y nacionalismo durante la Primera Guerra Mundial (1914-1918).

[en] Sofia Casanova between Poland, Russia and Spain. Gender, Public Space and Nationalism during World War I (1914-1918)

Sumario. 1. Ciudadania, genero y nacionalismo en la Gran Guerra: una mezcla indisoluble. 2. Sofia Casanova y Polonia: mas que un matrimonio. 3. El caracter espanol, la supremacia europea y la jerarquia internacional sobre Rusia. 4. Algunas conclusiones.

Como citar: Ochoa Crespo, P. (2016). "Sofia Casanova entre Polonia, Rusia y Espana. Genero y nacionalismo durante la Primera Guerra Mundial (1914-1918)", Cuadernos de Historia Contemporanea, 38: 279-302.

1. Ciudadania, genero y nacionalismo en la Gran Guerra: una mezcla indisoluble

Durante el transito a la modernidad se establecen las formas y los mecanismos para reproducir las normas que regulan el comportamiento politico y social de las diferentes comunidades que, por economia argumental en este caso, pueden considerarse como occidentales. Entre esa serie de normas y herramientas de anclaje del poder politico, la subordinacion a traves del sexo, la clase y la raza funciona como la condicion por la que se conforman los grupos dirigentes y de poder, expulsando del espectro de "lo politico" a grupos de individuos por una serie de criterios marcados por esas categorias. Una de las estrategias ha sido la de establecer una subordinacion marcada por la inclusion o no de las actividades de los individuos dentro o fuera del espacio publico (3). En este sentido, los vinculos entre la construccion historica de las naciones y la subordinacion a traves de referencias sexuales, se manifiestan en no pocas ocasiones en la construccion de la ciudadania y la capacitacion politica de los individuos para participar de lo publico (4).

Los estudios preocupados por este conjunto de condicionantes coinciden en senalar que en el periodo anterior al comienzo de la Primera Guerra Mundial resulta extremadamente complicado alejar conceptualmente nacion y ciudadania, aquellas que en sus construcciones ideales son la base que articula las organizaciones politico-estatales. Ademas, las naciones "han sido invariablemente imaginadas a traves de metaforas sobre la familia". De esta forma se replican dentro de esas ideas sobre la nacion los axiomas heteronormativos de la familia convencional, reproduciendose en ellos los criterios de subordinacion en torno al sexo (5). Se puede concluir que el acceso a ese conjunto indisoluble que esta formado por ciudadania y nacion, arranca desde la modulacion sexual del poder politico en las sociedades modernas.

Las prioridades que determina la agenda militar en la Primera Guerra Mundial, crean las condiciones necesarias para que la presencia activa en "lo politico" por parte de mujeres sufra cambios. La historiadora Jennian F. Gedder concluye que las circunstancias de la guerra establecen unas reglas por las que la emergencia nacional favorece el acceso de mujeres a actividades antes negadas. Es el caso de la practica de la medicina, donde la cuestion de la "proteccion del estatus profesional" y de los derechos como ciudadanos se diluye para las instituciones ante las necesidades marcadas por la guerra. Este nuevo escenario genera, entre otras muchas consecuencias, un porcentaje mayor de mujeres voluntarias respecto a los hombres en el Medical Register (6). Las oportunidades que de la Gran Guerra se derivan de la capacitacion politica a traves de la construccion de la ciudadania ideal, estan muy ligadas al caracter nacional de la guerra.

En mayo de 1918, Rose Allatini publica en Inglaterra Despised and Rejected, una novela que pretende realizar una critica sobre la violencia en la guerra, siendo el heroe del relato un hombre pacifista homosexual. La obra se retira en octubre de ese ano acogiendose para ello las instituciones a los parametros de la Defense of Realm Act (DORA) del comienzo de la guerra. Este evento, que pasa en gran medida desapercibido para la mayoria de la poblacion, esta encuadrado dentro del proceso de cambio que durante la Gran Guerra afecta al modo en el que se percibe la relacion ciudadania y nacion, con las subordinaciones sociales y politicas consecuentes de esa vinculacion. Todo ello, ademas, obtiene significado a traves de los criterios de organizacion sexual de las sociedades modernas. La novela equipara pacifismo con la homosexualidad afeminante de hombres, y el militarismo, por el contrario, con la masculinidad britanica heterosexual. Esa identificacion funciona, segun Deborah Cohler, tanto en hombres como en mujeres. Esta analogia, asimismo, acontece en momentos en los que existe una suerte de "paranoia sexual" durante la Primera Guerra Mundial, segun las palabras de Cohler: se habla incluso de una quinta columna alemana en el home front que tiene como objetivo incrementar la homosexualidad en Inglaterra. En el frente, por otra parte, se puede producir la "infeccion" alemana y los soldados britanicos tornar en homosexuales, destruyendo de este modo su nicho de soldados-heroes, de ciudadanos capacitados para defender Gran Bretana (7).

Sofia Casanova comienza la Guerra del 14 con un bagaje ideologico que bebe de las maneras conservadoras, catolicas y liberales, tanto de la tradicion cultural espanola como de la polaca, gracias a su matrimonio con el filosofo polaco Wicenty Lutoslawski. La historica representacion de las capacidades politicas de las mujeres polacas tras la particion de Polonia a finales del siglo XVIIII, aporta una asimetria discursiva en Sofia Casanova lo que, una vez enfrentada a las diferentes contingencias entre 1914 y el final de la guerra, va trazando un tamiz que permite vislumbrar una serie de circunstancias ambiguas y contradictorias respecto a la norma mayoritaria, aquella que la aleja de la capacitacion politica, de la presencia activa en el espacio publico. Desde el matrimonio y la formacion de una familia con Wicenty Lutoslawski en 1887, Sofia Casanova pasa a ejercer y construir experiencia de ciudadania estableciendo ella misma jerarquias a traves de las cuales subordinar sujetos y grupos de sujetos segun el criterio nacional (8).

No es la intencion de estas paginas identificar como novedosa esta estrategia de capacitacion politica de las mujeres, puesto que el fenomeno imperialista durante el siglo XIX ya establece una serie de disposiciones discursivas subordinantes entre las diferentes construcciones nacionales (9). De lo que se trata es de observar como desde esa perspectiva hay mujeres, Sofia Casanova entre ellas, que mediante su identidad nacional generan una forma de sortear transversalmente la categoria de genero para constituir su sujeto ciudadano. El 22 de marzo de 1916, Sofia Casanova inicia su cronica en ABC determinando una serie de distancias en las jerarquias nacionales que la situan a ella por encima del pueblo ruso, por inteligencia y audacia. Se proporciona un lugar superior al apropiarse de cualidades que, en su perspectiva, se distribuyen entre los individuos segun la nacionalidad:
   Desde el comienzo de la guerra no ha habido dias tan solemnes de
   ansiedad como los actuales. Yo me doy cuenta--acaso el pueblo ruso
   no se la de y por eso vegeta taciturno casi siempre--que se
   avecinan mayores cataclismos para los pueblos de todos los paises
   en lucha que los ya ocurridos (10).


En la nacion encuentra Sofia Casanova muchos de los elementos que deben establecer las formas de interpretacion y representacion, y por tanto regulacion de la realidad social del momento vivido. El cambio y la historia tienen que servir para mantener, paradojicamente, inmutable e inviolable, impoluta si se quiere, la nacion que se defiende en la guerra. Sofia Casanova entiende que, en el contexto de los momentos revolucionarios que comenzaron en Rusia en el invierno de 1917, los patriotas han de defender y salvar la nacion de los peligros que pueden adherirse a las luchas sociales. En el caso que se ataquen esos principios, se requiere de una actuacion decidida en contra de esas luchas sociales: "Son patriotas, son hombres de alta mentalidad y disciplinados en las luchas sociales, y anhelan, heroicamente, salvar a Rusia (11) ".

La identificacion aparecida en numerosos paises entre masculinidad y virilidad, con participacion necesaria como ciudadanos-heroes en la Primera Guerra Mundial, tambien es realizada por Sofia Casanova (12). Cuando relata los primeros acontecimientos de la Revolucion Bolchevique, situa la participacion de los soldados de Kerensky en su Coup d'Etat frustrado, no solo como un elemento diferenciador entre lo publico y lo privado, sino como una caracteristica que masculiniza la capacitacion politica en una nacion:
   Espantado del 'estado del Ejercito', de la supremacia del Soviet y
   de los absurdos Comites de soldados, roedores de la disciplina,
   [Kerensky] quiso atajar su maleficio, quiza llegar al golpe de
   Estado, a fin de someter al Ejercito y devolverle su virilidad
   belicosa. Es tarde para Kerensky y sus amigos, los que gritaban
   "guerra hasta vencer" (13).


Kerensky, en palabras de Sofia Casanova, sabe que es lo necesario, aquello que el ejercito debe recuperar para volver a ser una herramienta de la nacion y sus componentes considerados fundamentales para Rusia. Esta exige sus obligaciones como ciudadanos-soldados-heroes. La nacion, mas alla de la sensacion de pertenencia a una en concreto por parte de cada individuo, funciona para Sofia Casanova como un concepto aglutinante y que proyecta un destino y objetivo comunes a los que participan de ella.

Es necesario vincular la representacion de lo nacional a su naturaleza cristiana y catolica. Funciona asi en los estados-nacion participantes en la Primera Guerra Mundial y, por supuesto, en Polonia y en Espana (14). Asi, cuando la periodista gallega narra el asalto a la embajada espanola durante la Revolucion de Febrero, llena su texto de referencias a la piedad y misericordia espanolas, caracteres que facilitan y producen un efecto positivo y de salvacion en los tiempos de violencia. "Cuantos desgraciados han llamado a esas cancillerias de la misericordia fueron magnanimamente servidos" (15). El acceso al espacio publico desde el cristianismo llega para Sofia Casanova desde el correcto desarrollo, y solo a traves de el, de las labores del cuidado y reproduccion. La jerarquia que se establece entre las diferentes categorias que median en las relaciones humanas, para Sofia Casanova estan gobernadas por la religion. Es ella quien regula los terminos en los que deben desplegarse los quehaceres de una nacion (16).

2. Sofia Casanova y Polonia: mas que un matrimonio

Segun la tradicional interpretacion historiografica, se considera que tras la aparicion de Solidaridad pueden observarse dos corrientes mas o menos abiertas de narrar la historia polaca. Por un lado, la linea idealista que alude a un pasado esplendido y heroico de la nacion. Esta tendencia gana en numero de seguidores y autores a medida que la influencia de Solidaridad se hace patente en la sociedad polaca. Por el otro lado, la opcion realista tiene como objetivo establecer los paralelismos entre la Polonia posterior al levantamiento de 1863 y la de Polonia en la decada de 1980, donde las posibilidades de liberacion nacional conviven con los problemas derivados de la dominacion extranjera, generandose de ese modo un clima socio-politico que bebe de la posibilidad del exito y la derrota. Es en este contexto explicativo en el que deben situarse los textos e interpretaciones que a continuacion relatare sobre la relacion entre nacionalismo, patriotismo, ciudadania e historia de genero en la Polonia moderna hasta el final de la Primera Guerra Mundial (17).

La historiadora alemana Claudia Kraft enlaza esa interpretacion del discurso nacionalista con la construccion del sistema genero en Polonia durante ese periodo. La elaboracion discursiva de la nacion polaca tendria en la construccion del espacio politico y social de las mujeres un pilar basico para su concepcion. A traves del estudio de textos de la elite politica, social y cultural polaca de finales del siglo XVIII y la primera mitad del XIX, como pueden ser el aristocrata Adam Kazimierz Czartoryski o el novelista Jozef Ignacy Kraszewski, Kraft elabora un relato sobre el discurso en torno a la ciudadania polaca desde las consideraciones nacionales. La construccion de la nacion bajo los criterios romanticos en el contexto de la particion de Polonia, produjo una subordinacion politica de las mujeres condicionada al exito de la empresa de la liberacion nacional. Uno de los criterios fundamentales era el de la educacion de las mujeres, que debia servir para hacer de los hogares polacos una extension del campo de batalla contra los usurpadores de la autonomia polaca. Esto, ademas, se superponia a las europeas y occidentales obligaciones de las mujeres: mantener y reproducir las tradiciones eticas y morales de las sociedades, polacas en este caso y entendidas estas como fueran. En el hogar se tenia que comenzar la liberacion de la nacion. Esto, como dice Kraft, no suponia equiparar politica de las mujeres con los hombres, obligados por su caracter de ciudadanos polacos a luchar contra los ocupantes. Eran las caracteristicas naturales femeninas, su irracionalidad, sentimiento y amor a la patria, lo que sumaria en el levantamiento nacional. Se convierten las mujeres en matronas y angeles. Es decir, la participacion en el destino nacional estaba vinculado al caracter pasivo de su raciocinio, dependiente del de los hombres, y su naturaleza inmutable, nunca a su conciencia politica (18).

Brian Porter ha mostrado mas elementos que vinculan la marca del genero (mas otras categorias que sirven para excluir individuos y grupos sociales, como la clase) con la capacitacion ciudadana en la nacion polaca. Alude a la necesidad de implicar los cambios historicos de la sociedad en el discurso nacionalista. Asi, no fueron extranas situaciones en las que los intelectuales tenian que "solucionar" la distancia entre su comunidad imaginada y los grupos de campesinos y trabajadores, y por supuesto las mujeres. La elaboracion paralela de virtudes relacionadas con la disciplina y el orden fue el punto de partida, anade Porter (19).

A lo largo del siglo XIX la evolucion del discurso nacionalista giro en torno a las premisas marcadas por el romanticismo polaco, si bien es cierto que este proceso incluyo un cierto rechazo hacia algunas ideas. La transformacion se instituyo desde las percepciones del idealismo y el concepto de la muerte, que tambien hundian sus raices en la construccion discursiva romantica. Siguiendo a Porter,

Para ser polaco, uno tenia que unirse a la historica mision nacional, uno tenia que reconocer y contribuir en la realizacion del destino de la nacion. [...] Para los romanticos de la segunda mitad del siglo XIX, la muerte era algo mas que solo una asuncion de la validacion como humanos: tenia que estar llena de entrega personal y sabiendo el lugar de uno en el tiempo, una labor tambien en la construccion del futuro (20).

Esta transformacion y construccion historica del discurso sobre la nacion polaca tambien estuvo marcada por el genero. Algunos de los patrones sexualizados fueran compartidos con otras regiones europeas, como pueden ser cuestiones vinculadas a la elaboracion de la esposa y madre ideal, que a grandes rasgos era comparable a situaciones localizadas en Holanda o Inglaterra. Estas culturas nacionales, junto a la polaca, activaban una relacion "amigable" a pesar de no ser equitativa o equilibrada entre hombres y mujeres en los matrimonios. En este sentido, el control de la propie dad, el acceso a los bienes y la participacion comercial dan testimonio de esas estrategias de subordinacion. Maria Bogucka entiende, sin embargo, que es un proceso que comienza antes de la particion polaca. Concluye que la participacion religiosa de las mujeres favorecia la presencia publica al desprenderse de la actividad en los ritos catolicos oportunidades de visibilidad e interaccion (21).

Teoricamente, continua Bogucka, fue la labor de "amas de casa", que incluia desde el control de las aves de corral o el cuidado del jardin, el area de dominio de las mujeres polacas desde el transito a la modernidad. El mundo de las mujeres, su presencia y participacion no estaba tan restringida como parecia en teoria. Habria que anadir que paradojicamente, al menos en las areas rurales, la actividad de las mujeres suponia el "sosten trasero" de la economia polaca, debido, entre otra cosas, a las nuevas formas de produccion y tendencias manufactureras en Europa occidental. Esto resulto una opcion de capacitacion politica para algunas mujeres. Les otorgo una gran influencia en las decisiones y el control de las cuestiones familiares. Estas situaciones eran reforzadas en el mundo rural cuando eran ellas las encargadas de vender los productos en los mercados semanales. En los momentos en los que las mujeres se convertian en viudas, se producia un efecto de capacitacion politica por la ausencia de los esposos (22). Es muy probable que Sofia Casanova conociera y conviviera con estas practicas en Drozdowo.

Tras la particion se entendia que la labor de las mujeres polacas tenia que estar dirigida hacia la consecucion no solo de sus deberes sexuales impuestos desde el poder politico y social, sino que esas atribuciones bien desarrolladas debian implicar configurar de manera adecuada su nacion, con los objetivos anteriormente definidos de liberacion e independencia (23). Las mujeres polacas debian ser, al mismo tiempo, madres y patriotas. Solo de esa manera se justificaban, se podian realizar como mujeres. Dobrochna Kalwa entiende que la influencia de lo relativo a lo cristiano en la figura de la Madre Polonia, era especialmente evidente en la idea del sacrificio de las mujeres. Cuestiones que, por otro lado, enlazaban con las ideas romanticas en torno a la muerte y el sacrificio por la nacion de Polonia. Las mujeres se sacrificarian tanto por sus maridos e hijos, como por ellas mismas, y todo ello por y para Polonia. Todo ello, piensa Kalwa "apartaba simbolicamente la jerarquia [de genero] de las naciones oprimidas y opresoras (24) ".

Para Mary Londern se produjo una situacion de emancipacion y subordinacion al mismo tiempo, debido a la particion de Polonia y al componente transversal de categorias politicas subordinantes como las de la raza y la clase. El hecho de que los hombres polacos estuvieran alejados de los puestos decisivos de la politica en los tres estados que dominaban Polonia (Rusia, Prusia, Austria-Hungria), y que a su vez fueran educados bajo los sistemas institucionalizados por dichos estados a lo largo del siglo XIX, constituyo entre otras cosas una equiparacion politica para hombres y mujeres polacos. Esta circunstancia aunque no producia por ello una capacitacion politica de las mujeres al ser los hombres los desposeidos, si que de algun modo permitia una mayor participacion de las mujeres. Esto podia ocurrir ya fuera a traves del discurso anteriormente expuesto de las obligaciones de las mujeres polacas, o bien mediante las alternativas derivadas de una percepcion de subordinacion que igualaba las obligaciones y representaciones de lo politico (25).

Entre las decadas de 1890 y 1900, la construccion discursiva de las obligaciones y deberes se perfilo definitivamente. En las opciones politicas mayoritarias de los polacos, la idealizacion sobre las mujeres giraba en torno a su labor para con la liberacion de Polonia. El Partido Democrata Nacional de Roman Dmowski, cercano familiar e ideologicamente a la familia Lutoslawski y a Sofia Casanova, creo a finales del siglo XIX sociedades para educar a mujeres adultas iletradas, bibliotecas e instituciones economicas. El objetivo era que toda la nacion defendiera los intereses nacionales desde todas las esferas de la vida. Se pretendia un mayor control y acceso a las formas de vida intima y privada de las familias. Por otro lado, el partido de Jozef Pilsudski entendia que las mujeres podian ser muy utiles como trabajadoras auxiliares en esfuerzos de guerra. Incluso elabora un entrenamiento militar que aunque en principio tenia como objetivo mejorar las condiciones de vida de los soldados, termina poseyendo una estructura paramilitar aunque sin implicar una idea de igualdad mediante el sufragio.

En la primera carta de Sofia Casanova publicada por el diario ABC en noviembre de 1914, decia que "no hay polaco que no se alegre de servir a la patria (26)". Era consciente y comprendia los ingredientes que configuraban el discurso y las practicas de los polacos. Entre esa fecha y febrero de 1919, el inicio de la guerra sovieticopolaca (1919-1921), las menciones sobre cuestiones vinculadas a la construccion de la ciudadania polaca o la nacion polaca escasean. Esa situacion es importante, sobre todo, porque despues las menciones son mayores. A mi modo de ver la causa es su animadversion hacia lo bolchevique, sobre todo tras la muerte de sus cunados en carceles sovieticas (27).

En abril de 1916 Sofia Casanova narraba el terrible impacto que le causo una accion de guerra del ejercito ruso en el frente oriental (o una interpretacion suya en torno a la Gran Guerra y la implicacion de la sociedad en ella, algo tambien operativo para este analisis):
   Propuse al suboficial que me dejara ir a explorar terreno, y que en
   la franja que teniamos en la izquierda apostara un centinela por si
   podia yo darle aviso, pues estaba mas cerca de la linea alemana. Me
   dejo ir, y en la granja cambie mi uniforme por una vieja vestimenta
   del criado y eche a andar delante de mi hasta que me detuvieron dos
   prusianos. Me interrogaron [...] (28).


La narracion continua con las argucias que consiguen atraer a los prusianos para que les hagan una emboscada los rusos en otro lugar. Un nino es quien llevo a cabo la accion de guerra. Esa situacion resulta para Sofia Casanova una deformidad peligrosa del orden social y, sobre todo, familiar que debe imperar en las naciones. Sin embargo, y dado el contexto, esto es "excusable por la exacerbacion del amor generoso en los alemanes: el amor patrio". Esta cronica concluye con un relato en el que la nacion polaca aparece como frustrada y subyugada, y aun asi se mantuvo en la dignidad politica y social que se deriva del no convertirse en regicida. Se pueden traspasar unos margenes, pero algunas consideraciones de clase obligan a establecer un limite.

Una de las cuestiones mas impactantes para este tipo de estudio es el que se deriva de la relacion con la educacion y la trasmision de valores morales (nacionales) entre las diferentes generaciones polacas, labor esta obligada para la madre- polaca. Esta participacion en la educacion conllevo un evidente efecto en el espectro de "lo politico", y no solo por la consecuencia logica de la formacion de ciudadanos en las escuelas. Asi, por ejemplo, en las protestas y huelgas escolares entre 1901 y 1907, tuvieron mayor presencia cuantitativa y cualitativa las madres y las hijas que los hijos y los padres, lo que supone superar de algun modo el limite impuesto por la categoria de madre-polaca. A raiz de estas participaciones publicas, Zarnowska establece una tipologia de la relacion entre lo publico y lo privado, marcada ademas por la evidente categoria sexual en esa construccion politica, por la construccion de la nacion. La clase socio-economica, el retardo a la hora de formar una clase burguesa al modo europeo-occidental, el fuerte arraigo de las tradiciones patriarcales y, derivado de todo ello, las circunstancias y formas de los movimientos feministas polacos dirigidos hacia una participacion politica activa e institucional independiente, influyen en las fronteras de lo publico y lo privado. Estas cuestiones, continua Zarnowska, es necesario analizarlas desde la perspectiva del prestigio social que se derivaba en la participacion en actos patrioticos (29).

Las ideas de Sofia Casanova sobre la nacion no deben situarse por encima de ciertas regulaciones morales y eticas que, como mujer (y enfermera), estaba obligada a mantener. En abril de 1915 escribia que "el ardor mortifero de los hombres contagia alguna vez al sexo debil". Habia atendido a un grupo de soldados alemanes y fue criticada por muchas enfermeras rusas y polacas. Sofia Casanova entendia que la obligacion que le marcaba tanto su sexo como su participacion social como enfermera, le hacia esquivar otros componentes socio-politicos. Se debia, pues, especial celo al cumplimiento del cuidado y mantenimiento del fisico de los atendidos, sin tener en cuenta otra cosa que no sea las reglas que imperaban de forma normativa el mundo de lo privado.

Muchas damas polacas de alcurnia son enfermeras al lado de jovenes humildes y, vistiendo el blanco delantal y el panuelo blanco en la cabeza, todas grandes senoras y modestas mujeres, parecen iguales ante la magnitud del dolor que deben activar (30).

La necesidad nacional iguala a las mujeres de diferente clase social en las obligaciones generadas por el sangrado producido en la poblacion masculina polaca, aquella que debia establecer el nuevo marco social y politico desde el que hacer resurgir a la oprimida Polonia. Sofia Casanova reproduce las lineas mayoritarias de este pensamiento en sus textos en ABC y abraza para si misma, como miembro de la familia Lutoslawski, las necesidades y objetivos de los nacionalistas polacos.

El amor y la piedad, cuestiones que son repetidas en las conversaciones con los soldados, forman parte de las cualidades de la patria de cada uno, en este caso la polaca. La nacion es una especie de ente salvador que sera capaz de mantener lo positivo de la sociedad aun en tiempos de guerra. Asi, lo nacional se hace inseparable de lo religioso. Cuestion aparentemente habitual en las representaciones de mujeres como Sofia Casanova (31). El contexto de guerra tambien favorece situaciones para reproducir la norma mayoritaria a traves del orden generado por la construccion de la ciudadania de las naciones. En paralelo, ofrecia una representacion alternativa: "Si, hermana--me respondio, saludando militarmente, con respeto--de la tragedia irremediable [de Polonia] (32) ". Ese saludo se produce cuando estan hablando de las bondades de Polonia con los soldados, reconociendola a ella como un igual de su grupo nacional. Y Sofia Casanova, al resaltar ese saludo, sanciona la intencion de los soldados y adquiere una categoria politica equiparable a la de ellos.

La actividad social de Sofia Casanova durante la Primera Guerra Mundial mantuvo cierta continuidad, sobre todo en los momentos en los que su labor como enfermera le abria dicha posibilidad. Continuo asistiendo y manteniendo reuniones con sujetos pertenecientes a su grupo social y con miembros de la intelligentsia polaca. De una de esas reuniones comentaba, ademas de sus discrepancias sobre el enfoque militar de los problemas internacionales y geopoliticos, el "drama" que suponia la dispersion de la nacion polaca y las esperanzas de una liberacion tras una proxima victoria de los aliados del Imperio Ruso:
   Y sus esperanzas ante las nuevas matanzas proximas me hicieron
   reaccionar, me irritaron. Politicos que habian perdido catedras,
   bienes, familia, en Galitzia y el reino de Polonia, con la
   ocupacion germana, para ellos el triunfo de los aliados es la
   salvacion de su Patria, y creen en el absolutamente (33).


La situacion "especial" que conferia el salon para los debates politicos a ciertas mujeres, se ve aqui vestida con la trama nacionalista. Eso permitia a Casanova intervenir para censurar la actitud de los presentes en el salon. La patria exige y permite acciones excepcionales. Pero tener esperanza por generar violencia y un gran numero de muertos no es algo que lo patriotico exija.

A finales de 1918, Sofia Casanova escribia sobre los efectos de la Revolucion Bolchevique en Polonia, y preveia un venturoso devenir a las republicas populares surgidas tras la implosion de Austria-Hungria. No es tan optimista en lo que se refiere a Polonia. La tradicion polaca hacia imposible un sistema democratico en el que los ciudadanos pudieran participar de manera horizontal en las decisiones politicas: "Circunscribiendome a Polonia repetire que ni el pueblo ni las clases medianas y alta saben lo que es la democracia". Por ello deben ser tutelados por Occidente, lo que le confiera a ella una doble posibilidad de participacion politica: como afin al mundo polaco por su experiencia dentro de la familia Lutoslawski, y como espanola, parte segun ella del mundo occidental que tutelaria a Polonia: "!Estoy tan cansada de tratar tiranos y explotadores del pueblo, que me resisto a ocuparme de ellos! (34)".

A lo largo del siglo XIX algunas de las "virtudes y deberes" de las mujeres polacas para con su grupo social y familiar, adquirieron un significado "publico y patriotico". En concreto, la defensa de la moral y los valores catolicos. Anos mas tarde, tras la Revolucion Bolchevique y en la decada de 1920, la Sanacja de Pilsudski declaro que la actividad domestica de las mujeres resultaba de vital importancia para el correcto desarrollo del estado. Sofia Casanova reproducia las construcciones culturales que situaban a las madres polacas como elementos activos en el espacio publico bajo una serie de condicionantes que, paradojicamente, hacian de esa actividad un fenomeno que dificilmente puede catalogarse como capacitacion politica (35).

Durante su salida de la URSS hacia Madrid, Sofia Casanova se enfrento a situaciones que tenian en la categoria de lo nacional su referencia principal en la practica y representacion del acontecimiento, marcado todo ello, a su vez, por estructuras discursivas sexuales. En la primavera de 1919, la administracion sovietica facilitaba una serie de vagones para la evacuacion, aunque esta resultaba una operacion complicada para los polacos. En la representacion de este evento en ABC, Sofia Casanova consigue que suban al furgon los polacos que estaban en el anden de la frontera, gracias a una conversacion que mantiene con un guardia del Ejercito Rojo (36). Es posible interpretar esta accion de Sofia Casanova como la de una proyeccion de ella como "madre-polaca", que proporciona los medios para que una generacion de jovenes sobreviva al "desastre" revolucionario y pueda desarrollar el futuro de la nacion polaca. De algun modo, se atribuye la capacidad de generar un elemento social con caracter politico en el espacio publico a traves de las estrategias provenientes del discurso nacionalista polaco.

Sofia Casanova describia los primeros enfrentamientos entre la Polonia de Pilsudski y la URSS, y se remitia a personajes como el profesor Grawski, conspirador polaco contra el Imperio Ruso y fuente de informacion de Casanova durante la Guerra del 14. La relacion de este profesor con Dmowski facilitaba el vinculo y el suministro de datos con los que la cronista del ABC catalogaba sus textos como cercanos a la verdad. Podia entremezclar las sensaciones causadas por las celebraciones familiares navidenas de los polacos, en las que la tristeza y el orgullo de las familias por la defensa del suelo polaco ante la presencia sovietica se imponian como actualidad publica y privada. La cuestion nacional volvia a ser referencia cotidiana y obligaba de nuevo a las madres polacas (37). Son situaciones en las que las mujeres "lloran sonriendo tras la victoria", comenta Sofia Casanova, en una evidente referencia a la posibilidad heterotopica (38) abierta para algunas mujeres en esa situacion, como muestra del sentimentalismo propio de la intimidad de la feminidad, y como despliegue publico de la madre-polaca. Sofia Casanova se hace participe de esas reacciones y acciones de las ciudadanas polacas ya que:

Si mi voz llegara a las cumbres del triunfo, a las metropolis esplendentes de la gloria, yo trazaria algunos de los cuadros de honor que cada hora desgarra nuestra vida, y presentaria la estadistica del martirologio constante de ninos, ancianos, de sacerdotes, de mujeres descuartizadas tras el ultraje (39).

Se incluye en la representacion politica ideal de Casanova sobre como debia ser la nueva republica polaca, la necesidad de incluir de algun modo la opinion de las mujeres letradas para asegurar, de este modo, la correcta construccion nacional y estatal:
   En la transformacion subita y profunda de las naciones que han
   guerreado cabe a la mujer compartir el trabajo y hasta las
   responsabilidades sociales con el hombre, y tenemos aqui no
   solamente ocho mujeres diputados en la Dieta, sino tambien
   concejales encargados de la Beneficencia publica, la actuacion de
   estas en hospitales, escuelas, asilos, etc. la creo bienhechora y
   eficaz. En cambio, en el Parlamento, ni quitan ni ponen rey, pues
   afiliadas a grupos politicos masculinos, solo dirian "si" o "no" en
   las votaciones (40).


Es decir, Sofia Casanova proyecta un discurso evidentemente muy cercano al que las sufragistas europeas habian reivindicado: su presencia activa en las decisiones sensibles en las instituciones publicas, estatales o no. Resulta evidente la apropiacion del espacio publico por parte de Sofia Casanova en este texto. Es esta de las pocas ocasiones en las que reivindica de forma tan explicita la equiparacion politica de las mujeres en el ambito parlamentario de un estado-nacion. Se debe senalar que la autora gallega alude al "caracter transitorio" de la epoca vivida para justificar la presencia de mujeres en el parlamento con capacidad propia para participar de lo politico.

Es importante apuntar que para Sofia Casanova construir Polonia, la patria, no terminaba en las acciones politicas destinadas a regular el orden social y economico: "No solo de heroismo puede vivir un pueblo; necesita trabajar, crear, desarrollar las multiples facultades de su individualidad, y Polonia no puede hacerlo (41) ". Trata de expandir el concepto de patria, con el objetivo de alejarlo de las causas de la guerra, de alejarlo de la violencia masculina y viril que destruyo Europa. Otorga caracteristicas vinculadas historicamente a la ciudadania masculina liberal, como el trabajo, la creacion artistica o el desarrollo de la individualidad. En este sentido, equipara sexualmente la ciudadania desde la perspectiva de la ampliacion de su definicion de la patria polaca, permitiendo de este modo la capacitacion en el espacio publico de las mujeres que ejercieran ese listado de aptitudes y actitudes. Esta vision ofrecia una mayor subordinacion a traves del criterio de clase, supeditando el acceso a la ciudadania por posibilidades materiales.

Sofia Casanova no solo hacia "buena publicidad" de la causa polaca en ABC. Sus textos funcionan como estrategias politicas. Desde sus cronicas se erige en portavoz tanto de la patria polaca como ente autonomo, y tambien de las necesidades y obligaciones que los que forman parte de ella deben respetar y cumplir. ?Como deberia ser la Polonia ideal? Tal y como lo es en el momento de la guerra contra los Bolcheviques, capaz de mantener a traves de dirigentes como Pilsudski "relaciones diplomaticas entre Rusia desenfrenada y esta Republica serenisima, que conserva el aristocratismo nobiliario de la tradicion y la cultura nacionales (42) ".

En esa construccion idealizada, la educacion formaba una parte importante para edificar los cimientos de los ciudadanos, repitiendo las caracteristicas mas o menos reflejadas en el Congreso Pedagogico de Madrid de 1892: las mujeres debian "cumplir" sus deberes en el ambito de lo privado antes de permitirse la opcion de proyectarse en el espacio publico (43). Pero ha de atenderse a la influencia de su matrimonio con Wicenty Lutoslawski y el tiempo pasado en la Polonia dividida. Mientras que la actividad militar de los hombres durante los movimientos revolucionarios de 1905 puede verse reflejada en la posterior participacion de soldados polacos en la Primera Guerra Mundial en segun que bando, la realizada por las mujeres no se detuvo en la presencia educativa y educacional. En los circulos de las legiones que Pilsudski habia formado para la Primera Guerra Mundial, se conformaron unas unidades militares de mujeres que tomaron incluso nombres de hombre para su labor militar (44). Sofia Casanova no llego a tomar las armas y no tuvo una buena opinion en torno a la opcion militar por parte de las mujeres. Sin embargo, la ruptura politica de las mujeres polacas que participaron en las legiones de Pilsudski, ofrece una panoramica de las opciones que las mujeres polacas tuvieron entre 1914 y 1921 para dislocar la norma mayoritaria en nombre de la independencia polaca. Polonia bien valia el esfuerzo y la implicacion de todos los ciudadanos. Sofia Casanova no era ajena a ese discurso.

El peligro que pueden llegar a causar las incursiones sovieticas en Polonia, tanto de manera militar como a traves de la influencia en los circulos obreros, es uno de los motores principales que mueven a Sofia Casanova. Polonia es "brava" defendiendose de los "rojos", mientras que las propuestas de paz vertidas desde el bando Bolchevique resultan inadmisibles (45). Pero para frenar las opciones revolucionarias no sirve solo con las acciones desde la prensa, considera. La respuesta debe ser transversal y organica desde la nacion polaca, deben estar todos involucrados. Los sujetos y grupos sociales de las clases altas deben colaborar en el problema social para evitar que los Bolcheviques tengan caladeros de reclutas y coartadas eticas para su avance. Desde un cristianismo social basado en la caridad y en la beneficencia, pretende de nuevo elaborar las estructuras discursivas esenciales para el correcto devenir del pueblo polaco ante la amenaza comunista. Introduce un criterio sexual para denunciar los errores en la evolucion historica que ha producido la brecha social y reivindica la opcion del discurso politico y economico elaborado por mujeres de clase alta como el adecuado para la construccion de Polonia.

En los ultimos anos del siglo XIX y comienzos del XX, la ciencia fue tomando los espacios anteriormente ocupados por la poesia en la explicacion de la patria polaca. Siguiendo esas directrices, Polonia encontraria una "sociedad identificable" capaz de insertarse entre el resto de los estados-nacion. Para ello, trabajo y deber cumplido convivieron y ganaron espacio discursivo a la accion directa y al sacrificio que habian marcado el pensamiento nacionalista polaco, aquel que Wicenty Lutoslawski profesara (46). Sofia Casanova abrazo las lineas politicas fomentadas por el movimiento de Dmowski y tuvo en consideracion muchas de las tendencias politicas de Pilsudski. Lo "novedoso" radica en la apropiacion de una forma de construccion de la ciudadania polaca marcada sexualmente desde su constitucion.

3. El caracter espanol, la supremacia europea y la jerarquia internacional sobre Rusia

En la actualidad la cuestion nacional sigue funcionando como eje desde el que proyectar muchas de las posibles interpretaciones sobre la Guerra del 14. Pero las precisiones en torno a la percepcion nacionalista y el llamado "fervor nacionalista" del verano de 1914 han sido mas que matizadas. Como recuerda la historiadora Rosario de la Torre, los datos en estos momentos rebajan y contradicen incluso esa antigua representacion de "alegria nacional". Europa no era "un campo minado de nacionalismo" ni tampoco predominaban "nacionalistas rabiosos resueltos a lanzarse a una carniceria mutua masiva." El miedo y el impacto al iniciarse las movilizaciones eran las sensaciones predominantes, alejados de las manifestaciones y discursos de muchos de los lideres politicos y militares del momento. Lo que siguio a continuacion fue "tanto la desilusion como la propaganda (47) ". Para obtener el marco completo de este proceso, resulta de especial interes acercarse a los estudios comparados y, sobre todo, a aquellos que prestan atencion a los acontecimientos en pequenas localidades y regiones. Pierre Purseigle entiende que la propaganda nacionalista de los gobiernos tuvo que lidiar con las identidades locales. Los localismos, la identidad local, aunque embebida dentro de lo nacional, fue lo que mas se autoafirmo durante la Primera Guerra Mundial. Todo ello, ademas, tamizado con la diversificacion producida por las condiciones previas a 1914 de cada zona (48).

?Como funcionaba la nacion y el nacionalismo a la hora de validar la actividad politica de cada sujeto o grupo de sujetos? ?Era la nacion un componente discursivo que generaba cambio social o posibilidad de cambio? ?De que manera participaba la nacion en tiempos del imperialismo y durante la Gran Guerra en la dislocacion del sistema genero siendo observado este a traves de la representacion dicotomica de lo publico-privado? Para intentar contestar a estas preguntas, resulta interesante, y necesario, desplegar la relacion entre la evolucion historica de los relatos sobre la nacion y la accion transversal a todo ello de la marca de genero. Las intenciones ahora son las de vincular la elaboracion del discurso sobre Espana y Rusia, con el establecimiento de subordinaciones socio-politicas y delimitaciones espaciales entre lo publico y lo privado.

Imperialismo, nacion y genero, tres categorias relacionadas entre si y que resultan complicadas (y erroneas) en su analisis si se pretende realizar este atendiendo en solitario a cualquiera de ellas. Ademas de la tradicion feminista en historiografia y en las ciencias humanas y sociales, especialmente en su vertiente poscolonial, este tipo de aproximaciones bebe de la linea establecida por Benedict Anderson, pero sobre todo de las conclusiones elaboradas desde la teoria literaria y el posestructuralismo de Edward Said (49) : las naciones como procesos y construcciones culturales a la vez que pensadas desde una cosmovision europea e imperialista. La categoria de clase, ademas, ha desempenado una tarea fundamental para articular las relaciones entre el genero y la construccion nacional implicada durante el periodo imperialista contemporaneo (50). La generacion de subordinaciones a grupos sociales e individuos que se alejan de la definicion normativa de lo social y lo politico, se identifica en la interaccion de esas categorias.

Es por ello que las cuestiones sobre identidad (nacional, sexual y de clase) estan entrelazadas en la construccion de la ciudadania ideal de los estados-nacion implicados en la Guerra del 14. La construccion de una ciudadania imperial resulto en el periodo finisecular de una importancia acuciante para instituciones que regulaban la norma socio-politica. Involucrar a los habitantes de las colonias en las actividades imperiales o, mas alla, en la participacion en derechos y obligaciones de una ciudadania imperial dirigida desde la metropoli, fue un elemento de fuerte debate. Muchos de esos esfuerzos acabaron en frustraciones continuas ante la resistencia generalizada de los sujetos y grupos sociales que concentraban el poder politico en las metropolis (51). La incorporacion en estos relatos de la historia de genero con vocacion y sensibilidad sobre los estudios poscoloniales, amplia ademas las derivaciones e implicaciones en las interpretaciones sobre el vinculo entre nacion y sexo (52).

El rol del genero y la clase en la elaboracion del discurso nacional e imperial se ven vinculados por practicas y discursos en torno a la propiedad en los tiempos del imperialismo. La construccion de relaciones sociales marcadas por la clase y el genero han acontecido dentro de espacios nacionales durante momentos de efervescencia en la elaboracion continua del discurso nacional y, tambien, imperial. Asi, el caracter transversal y la superposicion jerarquica de esos elementos (nacion, clase y genero) es interpretable desde una apreciacion en la que se atienda al caracter no precisamente difuminado de las categorias relacionadas con la superioridad o inferioridad del colono y el colonizado (53). En este sentido, la superioridad europea frente a la africana funcionaba de forma analoga entre otras naciones, ya fuera el clasico norte-sur o este-oeste.

Antoinette Burton sugiere la consecucion de una gradacion social y politica generada por la pertenencia o no en la metropoli. La igualdad y la capacitacion para votar en las elecciones para muchas de estas mujeres sufragistas, era posible tan solo entre las que pertenecieran a la Gran Bretana original. Se producia asi una serie de diferencias y de rangos en la jerarquia de acceso a lo publico desde este prisma, definido esto a partir de la pertenencia racial y, tambien, de clase. Se elaboraba una suerte de "identidad imperial" que producia una limitacion en las intenciones internacionalistas de su feminismo, priorizandose el criterio de la nacionalidad para establecer la apertura y opcion de posibilidad politica a traves del voto. Una de las claves para establecer este argumento dentro del discurso sufragista era el de poner en valor la participacion desde sus caracteristicas como mujeres en la "continua prosperidad del Imperio Britanico (54) ".

Dentro de la pretendida homogeneidad e incluso de la planteada funcionalidad monolitica de los discursos nacionales, subyace una tension por la que las posibilidades de cambio y ruptura de la norma mayoritaria aparecen (55). En este sentido, Sofia Casanova, al igual que otras muchas mujeres, encontro en ese nicho de posibilidad politica la oportunidad para obtener poder politico desde una interpretacion nacionalista y jerarquizada de los hechos y los protagonistas de los mismos segun su criterio (56).

Priorizar las relaciones nacionales marcadas por las subordinaciones generadas por el imperialismo puede suponer un problema, tal y como senalo Nira Y. Davis. Si se privilegia el discurso nacional sin pasarlo previamente por el tamiz analitico del genero, para generar despues el argumento en torno a la subordinacion social, se puede caer en la trampa que ha oscurecido y oscurece hoy todavia la marca del genero en el proceso historico de construccion de las naciones. El objetivo en los estudios preocupados por el genero es comprender y encajar la estructuracion de genero inherente en los movimientos nacionalistas, en la subordinacion politica y social para con los sexos que eso ha producido historicamente (57). Esta marca del genero en la construccion del discurso nacional, ademas, ha sobrevivido a procesos historicos que, por otro lado, han conseguido desestabilizar social y politicamente las sociedades modernas (58).

La articulacion por parte de Sofia Casanova de una serie de estrategias de capacitacion politica a traves de una representacion de las relaciones internacionales que eran capaces de subordinar a otros sujetos o grupos de sujetos superponiendo a su condicion sexual el valor nacional que para ella significaba ser espanola, le permitio desestabilizar las representaciones habituales de la dicotomia espacial publico- privado. Este proceso se realizaba, asimismo, mediante la elaboracion de unas condiciones necesarias para la identificacion de los sujetos con la categoria de la ciudadania de cada sociedad (estado-nacion en este caso). Sofia Casanova, al igual que otras mujeres con experiencias biograficas analogas, disocio las lineas habituales en la norma politica del momento para capacitarse activamente en "lo politico".

El discurso nacionalista en un estado como el espanol, neutral durante la Guerra del 14, es complicado. Como apuntan Eduardo Gonzalez Calleja y Paul Aubert:
   Fue durante la polemica suscitada por la neutralidad cuando los
   intelectuales se interrogaron sobre las causas y consecuencias del
   aislamiento del pais, de manera que la reflexion sobre la
   influencia francesa y sobre la oportunidad de una apertura hacia
   Europa se transformo en meditacion desenganada sobre la esencia de
   Espana (59).


La escasez de trabajos historiograficos sobre esta cuestion, aun mayor en el caso de la historia cultural y la historia de los intelectuales, dificulta establecer un marco general desde el que mirar los acontecimientos protagonizados por Sofia Casanova en lo que se refiere a su nacionalismo espanol. Hasta ahora, las interpretaciones coinciden en mostrar una cronologia propia para Espana, diferente y paralela a la del conflicto belico. Como apunta Maximiliano Fuentes Codera, mientras el binomio decadencia-regeneracion reforzo el discurso nacionalista en Europa, en Espana impidio el despunte del mismo. El regeneracionismo invitaba a mirar a las naciones europeas que se desangraban desde 1914. Muchas de las soluciones ofrecidas pivotaban en torno a la pregunta de que era mas Europa entre los bandos enfrentados en la guerra (60).

Fueron varias las ocasiones en las que Sofia Casanova hizo mencion a los rasgos que hacian de Espana una nacion como un lugar ideal para la convivencia, la politica, la cultura y la economia. Las descripciones que realizaba de Espana potenciaban las caracteristicas de la abstraccion que pensaba como las ideales para el mundo moderno. Esos atributos coincidian con su percepcion de la politica, la religion, la cultura y lo relativo a lo socioeconomico, siendo que los que alcanzaban el grado de ciudadanos en ese estado-nacion poseian herramientas para situarse en lo alto de la jerarquia social que dependia del caracter de las naciones. En mayo de 1915, Sofia Casanova apuntaba uno de los vinculos principales en su idea de nacion espanola: religion-genero. Asi, para una mujer repetidamente autorrepresentada como catolica, "las virtudes mas altas de la mujer espanola" no podian ser otras que las de "el corazon, guiado por la fe (61)". El sexo y su lugar en el catolicismo se convertian en un pilar basico desde el que elaborar la organizacion publico-privada de los sujetos nacionales.

Sofia Casanova participaba en la sexualizacion del discurso nacionalista espanol. En octubre de 1916, alude a la nostalgia del hogar frente a la posibilidad de estar vagando por la Rusia imperial. Un hogar que esta referenciado en esta ocasion como la patria de la que salio: "dejar Moscu para volver a mi Patria apaciguado la tierra, seria consuelo". Ante la posibilidad de no poder cumplir con ese sueno, se consuela con establecerse en su hogar de acogida: "[...] acompanar a los polacos a la suya, fuera alivio de ellos y mio". Lo que no soportaria seria "dejar Rusia por Rusia, no." Proyecta las sensaciones causadas por el hogar, sus condiciones intimas que permiten una vida alejada de los sucesos de la Primera Guerra Mundial. En la patria de cada uno, en la espanola en su caso, se produce una transposicion espiritual y fisica: "Hay algo de nosotros en nuestros muebles, en nuestras casa, en la senda donde plantamos flores, y es las flores que progresan con nuestros cuidados (62) ". La patria forma parte de cada patriota y permanece en su vida. Sofia Casanova hace un alegato reivindicativo de los valores privados y reproductores de la cultura y la moral, parte esencial de cada nacion.

En 1920 y tras mas de tres decadas percibiendose como extranjera en todas partes, Sofia Casanova asiste a la visita del Conde de Aranda como embajador espanol de la nueva Republica de Polonia. Para ella es el simbolo final de la union que tanto quiso ella de los destinos de Espana y de Polonia. Y aun asi, subyace el elemento del destierro de su patria: "Por primera vez desde que el destino--un triste destino--me trajo a Polonia". El matrimonio fracasado aparece entre lineas y lo culpa del alejamiento de su patria. Polonia ha conseguido un amor hacia su patria independiente, una caracteristica que la une a la Espana. La amenaza bolchevique es una dificultad a superar si el gobierno de Pilsudski pretende equipararse a la potencialidad nacional que emana del proyecto patriotico espanol (63).

Sofia Casanova hizo unas menciones directas al impacto politico de la labor normativa e historica de las mujeres espanolas en la Primera Guerra Mundial, aquella que fue, esencializada por el poder politico constituido en la modernidad. La marca de genero se hace muy evidente en esta cuestion puesto que Sofia Casanova alude directamente a las lectoras femeninas de ABC, mientras que cuando interpelaba a su publico potencial no emitia una segmentacion sexual de el:
   Lectorcita bien hablada de mi pais: le he contado tantas cosas
   desconsoladoras y tantas he de contarte aun [...] que siento la
   necesidad de resarcirte con narraciones ligeras, hasta frivolas
   (64).


A este extracto le sigue una descripcion de la vida cotidiana y del lujo diario de las mujeres rusas burguesas, haciendo especial hincapie en las diferencias nacionales en relacion con las mujeres de Varsovia. Sofia Casanova defiende la labor reproductiva y la caracteristica de la "madre-polaca", el mantenimiento de los valores del hogar y de la cultura y moral nacionales para, y solo despues de cumplir con ello, desde ahi permitirse la accion publica, pertenecer de facto al espacio publico.

Sofia Casanova planteo una dislocacion de la norma que consistia en la proyeccion de los valores considerados como intrinsecos para las mujeres espanolas. Alu diendo a las "lectorcitas", Sofia Casanova privilegiaba y entendia como un caracter politico a la labor historicamente considerada como privada e intima, cuidadora de la moral de las familias y de las naciones:
   !Oh! Lectorcita lejana, en quien pienso con ternura: tu no seras
   asi, primero, porque no debes, y luego, porque reflexionaras que
   los tiempos son de renovacion, y que radique el interes vital de
   los pobres y ricos en entenderse y en que amistosamente trabajen
   para si y La Patria65.


En esta exhortacion, la patria es el elemento que se superpone y articula la ordenacion social de los sujetos y grupos de sujetos. Tiene la capacidad de mediar y, asimismo, generar una convivencia, entre ricos y pobres. De esa manera lo manifiesta para la nacion espanola en unos tiempos de renovacion que mira con escepticismo. Pretende una proyeccion en el espacio publico, una puesta en valor, de las actividades capitalizadas por las mujeres. Y es a ellas a quien pide el esfuerzo para superar los miedos surgidos y derivados de la Revolucion Bolchevique.

Sofia Casanova pide que se constituya una organizacion en Espana para poder ayudar a Polonia en los momentos en los que el Ejercito Rojo se acercaba a Varsovia. El caracter religioso en la constitucion de la nacion, en el que por supuesto tambien aparecen cuestiones y subordinaciones politicas marcadas por el genero, caracterizan el llamamiento. De nuevo privilegia la actividad normativa de las mujeres espanolas como ciudadanas y pertenecientes a la patria espanola. Y, otra vez, desde esa perspectiva y en los tiempos que a su juicio lo necesitan, se debe reconstruir la sociedad destruida por guerras y revoluciones. Es necesaria una accion publica en la que las mujeres adquieran el papel de los soldados cruzados medievales en la reconquista de los valores que piensa perdidos. La labor como enfermeras en la Cruz Roja de las espanolas bien puede equipararse a las cruzadas de las ordenes militares:
   Ellas [las mujeres espanolas] pueden organizar la cruzada de la
   Cruz Roja, que pide a Su Santidad y a las mujeres de todas las
   naciones una intervencion rapida en favor de los pueblos victimas
   de las luchas encarnizadas entre rusos, alemanes y ukranianos [...]
   (66).


Sofia Casanova entiende que ese es el medio para salvar de la amenaza roja y las luchas fratricidas surgidas al calor revolucionario: "Suplico a mis compatriotas otra vez misericordia para todos los que combaten (67)".

Cuando Sofia Casanova regreso a Madrid en la primavera de 1919, la patria espanola articulaba buena parte de los discursos que realizo durante esas semanas de efervescencia publica y politica. En la charla que dio en las instalaciones del diario ABC a los obreros que trabajaban ahi, con una clara intencion propagandistica anti-comunista, la nacion espanola y la realizacion de las acciones que para ella se exigen, aparecen como la forma en la que los obreros pueden evitar el contagio comunista: "solo en el pueblo espanol perdura el sublime instinto de la raza (68)". La raza y la nacion como elementos ahistoricos que se mueven por instintos ajenos a la construccion historica de lo social, seran los fUndamentos con los que argumentar el necesario mantenimiento del orden politico y social. La revolucion va en contra de la patria. Es una afrenta a ella.

Estas precisiones de Sofia Casanova en torno a las caracteristicas de la patria espanola, hacian de ella un sujeto producto de lo nacional capaz de erigirse como valor moral y politico por encima de otras naciones. Por supuesto, para Sofia Casanova Espana pertenecia al grupo de las sociedades civilizadas europeas y como tal debia actuar en los problemas geopoliticos causados por las tensiones entre las diferentes potencias internacionales:
   Bisnieta y nieta de soldados que en las luchas de nuestra
   independencia y en Nueva Espana vertieron su sangre y de aquellos
   otros fieles a su causa, que defendian como justa y dieron su vida
   antes que rendirse al Convenio de Vergara, rememoro cada dia las
   glorias de nuestro ejercito por el que tengo culto de orgullo y
   esperanza (69).


En un contexto textual de caos, derrota y desorganizacion del ejercito ruso, la narracion de ciertos acontecimientos considerados como gloriosos, situan la nacion espanola representada por Sofia Casanova por encima de una Rusia caminando hacia la derrota en la Gran Guerra.

La simple presencia fisica y moral y, sobre todo, la posibilidad de mediacion politica y social que se derivaba del hecho de ser espanola, hacian de Sofia Casanova en sus representaciones un sujeto capacitado para revertir el momento de destruccion europeo y ruso. Durante unas fechas en las que la revolucion de febrero en Rusia se ramificaba, describe una apologia y un elogio de las acciones de la embajada espanola en San Petersburgo, haciendo de Espana una nacion que consuela y da cobijo en los tiempos de destruccion:
   Detras de mi, en el patio, caian las balas, de suerte que no
   pudiendo retroceder a casa ni cruzar la calle, aguarde, con miedo,
   tras de dar unos pasos a la derecha y refugiarme en la embajada. Lo
   hice aprovechando un claro, subi, y en el despacho del Sr. Garrido
   encontre a su esposa, al senor embajador y al joven secretario
   Lacaslae (70).


Del texto se deriva la posibilidad de proteccion mayor en otras situaciones de peligro y la familiaridad que en ella se encuentra. Para Casanova, Espana, a lo largo de la Primera Guerra Mundial, ha ido realizando acciones heroicas como esa, por lo que no supone novedad en ese instante.

La llamada "cuestion judia" era en junio de 1919 la protagonista para Sofia Casanova. Una anciana mujer es atacada por la Guardia del Zar y junto a Pepa, su fiel sirvienta, sale en su defensa. Justifica su accion ya "que soy espanola y que he puesto y pondre mi corazon y mi pluma solo al servicio de mi Patria, dolores intimos o injusticias sociales (71) ". Esta intervencion y mediacion directa con la violencia estatal rusa ocurre porque su naturaleza espanola la obligaba. Su capacitacion politica, su posibilidad de accion en el espacio publico, se admiten por su nacionalidad y por los deberes que ella habia contraido con su patria, y la situaba como un agente activo en el mundo de "lo politico".

Sofia Casanova ensalzaba y defendia la neutralidad espanola incluso como una necesidad historica (72). Evitar entrar en el desastre que constituia la Primera Guerra Mundial no hacia sino confirmar que Espana era un gran pais, decia (73). Se pueden percibir cuestiones relacionadas con la sexualizacion de la actividad publica y privada, en la identificacion con el pacifismo pensado por Sofia Casanova y emanado desde la neutralidad con la labor de reproduccion y cuidado de los valores, frente a la belicosidad masculina. Estas cuestiones, aparecidas y articuladas en los discursos de Sofia Casanova y otras mujeres de experiencia biografica analoga a finales del siglo XIX, producen otro fenomeno interesante: se potencia la reivindicacion del valor publico de las actividades vinculadas con lo intimo, el hogar, el cuidado y lo privado.

Ademas, Sofia Casanova establecia una serie de parametros en los que la europeidad destacaba sobre los demas. Desde Europa se construian civilizaciones y sociedades modernas que naciones como el imperio ruso no podian replicar. La jerarquizacion entre naciones hizo que estableciera una estrategia de capacitacion politica desde esta perspectiva. Aunque las comparaciones en gran medida han sido monopolizados por Rusia, Polonia, Espana y, en menor medida, los estados-nacion aliados, la aparicion de otras naciones en esta ecuacion discursiva funciono de manera similar. Por ejemplo, hace aparecer la subordinacion politica y social gallega en relacion con el orden nacional respecto a Espana:
   Son los gestos del pueblo, los campesinos, los analfabetos quienes
   ocultan en el aislamiento de las parroquias y de los concejos
   arcaicos la variedad folklorika con la infinita gama de sus
   modalidades (74).


De la misma manera establece la comparacion con la nacion judia ya que para Casanova, a pesar de "sus seculares costumbres y supersticiones" que la aislan en Polonia, la raza hebrea es inteligente y como tal deberia tratarse. Pero hasta entonces, no pueden considerarse al mismo nivel que Polonia o Espana (75).

Es en la comparacion con Rusia cuando aparecen de manera mas evidente los elementos por los que Sofia Casanova se capacita politicamente y accede al espacio publico, haciendo funcionar su nacionalidad como un medio que la situa por encima de otros sujetos a pesar de su sexo y su clase en segun que situaciones. Por un lado, en una comparacion guiada por el genero y la nacion, a las menciones ya citadas con anterioridad sobre las mujeres rusas y su comportamiento, Sofia Casanova anade que

a pesar de su misericordiosa accion para con la religion, su coqueteria las delata: "dos elementos psicologicos que parecen antiteticos (76) " pero que aparecen como rasgos distintivos de las mujeres rusas. Ademas, "la Rusia blanca es analfabeta, supersticiosa, sin literatura, sin ideales". Es esta una descripcion de una nacion sin ideales ni cultura, sin la presencia benevolente que, al menos, los habitantes gallegos daban a su nacion (77).

Rusia no ha formado parte de Europa ni lo hace en el presente por mas interes modernizador que los bolcheviques pretendan hacer mostrar, sugiere Sofia Casanova. Las naciones son esenciales, estan alejadas de la historia y la jerarquia esta establecida bajo parametros que no pueden eliminarse: "Que grandioso y terrible es el espectaculo de esas fuerzas, Europa y Rusia, puestas frente a frente para devorarse (78) ". Estas impresiones en torno a la subordinacion de lo ruso respecto a lo europeo son habituales entre enfermeras que han participado de la Gran Guerra en el frente oriental. Rusia es grande y temible, pero no es Europa, no forma parte de ella y es incluso su antitesis enfrentada a ella en esta guerra. Las causas, pueden verse reflejadas en su pasado, ya que, "la historia de Rusia ahonda en supercherias macabras (79) ", es un conjunto de tradiciones que la hacen imposible civilizarse y comportarse en el sentido europeo del concepto. En Rusia predomina el pesimismo cultural y que ha sido mantenido por la intelligentsia rusa, por lo que el problema estaria incrustado para Sofia Casanova en todas las clases sociales y culturales de esa nacion: "Como todos los escritores de su raza, y especialmente los modernos, su tesis (en los modernos es tesis sexual siempre), su filosofia apelmaza con el subjetivismo, la fabula (80) ".

Sofia Casanova "no cre[e]o en el orden de este pais dejado de la mano de Dios (81) ". Rusia ha engendrado una sociedad incapaz de establecerse de una manera adecuada a las exigencias mostradas por la modernidad y los problemas contemporaneos. Sin embargo, encuentra sujetos y grupos de sujetos, en Rusia, capaces de alcanzar una categoria publica si no de la misma calidad que ella y los miembros de su raza, al menos lo suficiente como para erigirse en lo mas destacable, aristocracia mediante, de la nacion rusa tal y como lo escribe durante las primeras semanas de la revolucion sovietica, en noviembre de 1917:
   Mientras no los conozca personalmente [a los cosacos], voy anotando
   sus actos, que orientan al lector en su ideologia y el caracter de
   estos hombres, los mas originales y valientes de Rusia (82).


Esta representacion puede presentarse como un mecanismo de subordinacion y capacitacion politica al mismo tiempo.

Para Sofia Casanova resulta muy significativo que los intelectuales rusos no hayan hecho algo mas para contrarrestar lo que ha sucedido con el gobierno y el partido dirigidos por Lenin. Parece claro que habria que introducirse en la configuracion de los simbolos y logicas de la nacion rusa para entenderlo, ya que "ese retraimiento de la intelectualidad rusa me parece efecto de una impresionabilidad psicologica agudisima y rapida, que fatiga y rinde pronto a las almas". Vincula aquellas precisiones en torno a la accion politica, propias de los hombres, la accion y el cambio historico, que no estan siendo realizadas en su justa medida por los intelectuales rusos, lo que les degrada. El cambio propiciado desde el bolchevismo, sin embargo, si cumpliria con lo prescrito por su discurso de masculinidad y capacitacion politica de los ciudadanos, aunque con matices negativos. Por un lado, la posibilidad de agencia historica que los intelectuales evitan es para Sofia Casanova un momento de negacion de su deber y labor publica. Y por el otro lado:
   La patria es una, inalterable, impecable: son los hombres quienes
   hacen dano a los hombres, los que enaltecen o designan a las
   naciones, pero la Patria persiste incolume, inspirando nuestro
   amor, nuestro trabajo, nuestra perseverancia en servirla (83).


Asi, las intenciones politicas de los bolcheviques hay que observarlas con precaucion. La patria no es el pueblo, no es algo que deba favorecer a las clases bajas y desheredadas. Para Sofia Casanova la patria es una esencia ahistorica que debe ser mantenida y defendida de las intenciones de cambiarla.

4. Algunas conclusiones

Sofia Casanova se atribuia, con todo, una mision o labor publica que desbordaba sus impresiones, previas al estallido de la Primera Guerra Mundial. Pero al mismo tiempo no escondia su oscilante ambiguedad acerca de sus propias capacidades de emitir juicio y de su exacto papel, precisamente por ser mujer. Era el caracter extraordinario de la guerra y sus perturbaciones los que ahora exigian una mayor disposicion y entrega a la politica--asi lo entendia Sofia Casanova--, pero esa inclinacion no procedia lisa y llanamente de su condicion de individuo o sujeto, no estaba en ella definida del todo una conciencia total de la plena igualdad del ser humano en cuanto a la capacidad de decir y actuar.

La elaboracion del concepto de ciudadania por parte de Sofia Casanova durante la guerra, el despliegue practico de esa idea, se articulo a traves de la construccion de lo nacional como categoria de organizacion social, junto al cristianismo y la conviccion depositada en la necesidad prioritaria del mantenimiento del orden social. Las opciones de participacion en el espacio publico, y la subordinacion y jerarquizacion de actividades dentro y fuera de lo politico, las establecio Sofia Casanova de acuerdo con esos tres ejes primordiales.

El genero marcaba (y marca) la significacion de lo nacional, y por extension la capacidad politica segun el sexo. Sobre todo durante la segunda mitad del siglo XIX, la pertenencia a uno u otra nacion establecia una jerarquia para la manifestacion publica, que Sofia Casanova potencio durante la Guerra del 14. Construyo la cronista de ABC, al igual que otros sujetos en la misma coyuntura, un rango de subordinacion mediante lo nacional que se superpondria al genero en aquellas ocasiones en que habia diferencia de pertenencia a una nacion. Desde 1914, las condiciones fueron propicias para una posibilidad politica diferente a las oportunidades acontecidas anteriormente y cimentadas en este mismo criterio. La nacion, tanto la polaca como la espanola, produciria un efecto aglutinante que proyectaba un destino y objetivos comunes. Esa caracteristica resulto muy importante durante la guerra.

La asimilacion cultural y politica de la nacion polaca en la vida de Sofia Casanova aparece asi como un elemento diferenciador para el devenir historico de la protagonista de esta investigacion. La tradicion cultural del nacionalismo polaco otorgaba capacidades politicas mayores a las mujeres, si se establece la comparacion con otras culturas nacionales durante el siglo XIX, y siempre desde la perspectiva de la reproduccion de la esencia de Polonia como medio de agencia y en contextos de lucha. Entonces era la independencia nacional, y entre 1914 y 1918 seria la Primera Guerra Mundial. Esa tradicion implicaba que la labor de las mujeres polacas tenia que estar dirigida hacia la consecucion de sus deberes sexuales impuestos desde el poder politico y social, y que esas mismas atribuciones, bien desarrolladas y asumidas, implicarian configurar de manera adecuada su nacion, con los objetivos anteriormente definidos de liberacion e independencia. Asi debe entenderse el voluntariado de Sofia Casanova y su activo discurso politico sobre Polonia en la prensa.

Las necesidades de Polonia durante la Gran Guerra abrian una posibilidad politica para Sofia Casanova mas alla de las condiciones impuestas para su sexo por el nacionalismo polaco antes de 1914. Lo excepcional del acontecimiento belico le hacia pensar en lo contingente de sus actividades y discursos, tambien en lo referido a la liberacion polaca. No existia, pues, una eleccion activa, sino una tarea dada, sin posibilidad de cambio, debido a su sexo y su nacionalidad. Consideraba que Polonia aun no era una nacion lo suficientemente madura como para organizarse democraticamente al igual que lo hicieran otras naciones europeas, como Francia, Inglaterra y la propia Espana. Esa circunstancia posibilitaba la participacion activa de mujeres en politica institucional, como medida coyuntural ante una situacion de emergencia nacional. Pero, a su vez, era una muestra de la jerarquizacion establecida por Sofia Casanova entre naciones, con criterios inscritos en el imperialismo de la epoca, situandose ella misma, como espanola, por encima de la capacidad politica de los polacos.

En cuanto a Espana, su punto de referencia originario y constante, la nacion funcionaba como mecanismo perpetuador de la dicotomia entre publico y privado, y reiteraba la necesidad de anteponer la religion catolica a cualquier otra categoria o jerarquia. Algo fundamental para Sofia Casanova durante la guerra, aunque logicamente ya lo tenia interiorizado antes de que aquella estallara. La novedad radica en su llamamiento a la participacion de las mujeres, aunque fuera a traves de la beneficencia, actividad nada novedosa. Es en la comparacion de Espana con Rusia cuando surgen elementos y mecanismos discursivos a traves de los cuales se capacita politicamente y accede al espacio publico, haciendo funcionar su nacionalidad espanola como un instrumento que la situa por encima de otros sujetos, a pesar de su sexo y de su clase, en segun que situaciones.

http://dx.doi.org/10.5209/CHCO.54300

Pedro Ochoa Crespo (2)

Recibido: 7 de octubre de 2015 / Aceptado: 21 de septiembre de 2016

(1) Una version de este texto aparece en mi tesis doctoral, titulada: "Genero e identidad sexual como discurso: Sofia Casanova y la Primera Guerra Mundial", dirigida por Elena Hernandez Sandoica y Concha Roldan Panadero. Ha sido defendida en la Facultad de Geografia e Historia de la Universidad Complutense de Madrid, en noviembre de 2015. Fue posible esta investigacion gracias a la concesion de una beca de Formacion del Profesorado Universitario (FPU) por parte del Ministerio de Educacion de Espana (AP2009- 1832) y por los proyectos de investigacion: Philosophy of History and Globalisation of Knowledge. Cultural Bridges Between Europe and Latin America (F7-PEOPLE-2013-IRSES: 612644); Prismas filosoficos-morales de la crisis (FFI2013-42935-P); y Filosofia de la historia y valores en la Europa del siglo XIX (FFI2008- 04279//FISO).

(2) Investigador independiente. Doctor por la Universidad Complutense de Madrid (Espana) E-mail: pedro.ochoa@openmailbox.org

(3) Entre numerosos ejemplos, vease DAVIDOFF, Leonore: "Gender and the "Great Divide": Public and Private in British Gender History", Journal of Women's History, 15 (2003), pp. 11-27.

(4) EPPLE, Angelika y SCHASER, Angelika (eds.): Gendering Historiography: Beyond National Canons, Frankfurt, Campus Verlag GmbH, 2009; y SINHA, Mrinalini: "Gender in the Critiques of Colonialism and Nationalism: Locating the "Indian Woman"", en Joan W. SCOTT (ed.): Feminism and History, Oxford, Oxford University Press, 1997, pp. 477-504.

(5) ELEY, Geoff: 'Culture, Nation and Gender', in Gendered Nations. Nationalism and Gender Order in the Long Nineteenth Century, ed. by Ida BLOM, Karen HAGEMANN, and Catherine HALL (Oxford: Berg, 2000), pp. 27-40.

(6) GEDDER, Jennian F: "The Doctors Dilemma: Medical Women and the British Suffrage Movement", Women's History Review, 18 (2009), pp. 203-18.

(7) COHLER, Deborah: Citizen, Invert, Queer: Lesbianism and War in Early Twentieth-Century Britain (Minneapolis: University of Minnesota Press, 2010).

(8) ALAYETO, Ofelia: Sofia Casanova: (1861-1958): Spanish, Poet, Journalist and Author (Potomac (Maryland): Scripta Humanistica, 1992).

(9) HOBSBAWM, Eric J.: Naciones y Nacionalismo desde 1780 (Barcelona: Critica, 2000).

(10) CASANOVA, Sofia: "ABC en Rusia. Ansiedad", ABC, 22 marzo (1916), pp. 3-5.

(11) CASANOVA, Sofia: "ABC en Rusia. Los primeros disturbios de mayo", ABC, 13 julio (1917), p. 5.

(12) MOSSE, George L.:The Image of a Man. The Creation of Modern Masculinity (Oxford: Oxford University Press, 1998); MOSSE, George L.: Fallen Soldiers : Reshaping the Memory of the World Wars (Oxford: Oxford University Press, 1990); BOURKE, Joanna: Dismembering the Male: Men's Bodies, Britain and the Great War (London: Reaktion Books, 1996).

(13) CASANOVA, Sofia: "ABC en Rusia. Las probabilidades". ABC, 23 enero (1918), p. 5.

(14) Es fundamental, en este sentido, WINTER, Jay: Sites of Memory, Sites of Mourning: The Great War in European Cultural History, Cambridge, Cambridge University Press, 1996.

(15) CASANOVA, Sofia: "ABC en Rusia. Espana en Rusia", ABC, 19 julio (1917), p. 3.

(16) Vease el capitulo 6 de mi tesis doctoral (http://eprints.ucm.es/35488/17T36795.pdf).

(17) Sera de gran importancia para la historiografia espanola sobre Polonia, la publicacion de la tesis doctoral de Maria Cristina Alvarez, dirigida por Elena Hernandez Sandoica y Jose Maria Faraldo y defendida en la UCM en 2015, History in the making. Opposition inteligencja in Poland (1976-1991): self- perceptions and discourses on the past (http://eprints.ucm.es/35617/1/T36799.pdf).

(18) KRAFT, Claudia: 'Gendering the Polish Historiography of the Late Eighteenth and Nineteenth Centuries', in Gendering Historiography: Beyong National Canons, ed. by Angelika EPPLE and Angelika SCHASER (Frankfurt: Campus Verlag GmbH, 2009), pp. 78-101, en torno a la proyeccion social y politica de las mujeres: "It seems that women like only to be a women; all the other tasks allotted by nature or society pass by them unnoticed. The education of daughters to be good wives, mothers, housewives and citizens-who would done (to call) for it now", p. 82.

(19) PORTER, Brian: When Nationalism Began to Hate: Imagining Modern Politics in Nineteenth-Century Poland (Oxford: Oxford University Press, 2000).

(20) PORTER, Brian: When nationalism..., pp. 16-23.

(21) BOGUCKA, Maria: Women in Early Modern Polish Society, Against the European Background (Cornwell: Ashgate Publishing, 2004).

(22) BOGUCKA, Maria: Women in Early Modern Polish Society..., pp. 31-39.

(23) LORENCE-KOT, Bogna: Child-Rearing and Reform: A Study of the Nobility in Eighteenth-Century Poland (Connecticut: Greenwood Press, 1985).

(24) KALWA, Dobrochna: 'Poland', in Women, Gender and Fascism in Europe, ed. by Kevin PASSMORE (Man chester: Manchester University Press, 2003), pp. 148-67.

(25) LONDERN, Mary: "Work in Progress: Sacrifice and Political Legimitation: The Production of a Gendered Social Order", Journal of Women's History, 6 (1995), pp. 160-169.

(26) CASANOVA, Sofia: "Una carta de Sofia Casanova", ABC, 15 noviembre (1914), p. 8.

(27) MARTINEZ MARTINEZ, Maria Rosario: Sofia Casanova: Mito Y Literatura (Santiago de Compostela: Secre taria Xeral da Presidencia, 1999).

(28) CASANOVA, Sofia: "ABC en Rusia. Heroicidades inhumanas", ABC, 20 junio (1916), p. 3.

(29) ZARNOWSKA, Anna: "Family and Public Life: Barriers and Interprenetration-- Women in Poland at the Turn of the Century", Women's History Review, 5 (1996), pp. 469-479.

(30) CASANOVA, Sofia: "ABC en Varsovia. La Guerra en Rusia", ABC, 8 abril (1915), p. 7.

(31) ROCHAMINOV, Alan: '"Female Generals" and "Siberian Angels": Aristocratic Nurses and the Austro-Hungarian POW Relief', in Gender and War in Twentieth-Century Eastern Europe, ed. by Nancy M Wingfield (Nancy M. WINGFIELD and Maria BUCUR (Bloomington: Indiana University Press, 2006), pp. 23-46.

(32) CASANOVA, Sofia: "ABC en Varsovia. Las desdichas de Polonia", ABC, 24 mayo (1915), p. 4.

(33) CASANOVA, Sofia, "ABC en Rusia. Un ano mas", ABC, 3 febrero (1916). p. 5. Sofia Casanova incide en el dolor que le causa la forma en la que Polonia se estaba desangrando durante la Primera Guerra Mundial: "Y mas desgarrador aun que ese aspecto de ella es la hecatombe de los mocetes polacos, sus jornadas otonales bajo el azote de la lluvia, sus enfermedades en el abandono de los pantanos". En la misma pagina esta cita.

(34) CASANOVA, Sofia: "En Polonia. Los efectos de la revolucion", ABC, 19 diciembre (1918), p. 3.

(35) Es posible encontrar que el discurso sobre la patria polaca contiene componentes sexuales que situan a las madres polacas en el espacio publico con una labor concreta en la liberacion nacional, pero sin capacidad para desarrollarla, cambiarla o decidir otras cuestiones. Es decir, de manera pasiva posicionan a las mujeres-madre en el espacio publico, con el objetivo de que proyecten sus capacidades privadas: la reproduccion y el cuidado de los valores polacos, y el empuje a sus hijos hacia obligaciones politicas para la liberacion de Polonia.

(36) CASANOVA, Sofia: "Sofia Casanova cuenta la odisea de su viaje", ABC, 5 abril (1919), p. 7.

(37) CASANOVA, Sofia: "ABC en Polonia", ABC, 13 febrero (1919), pp. 4-6.

(38) FOUCAULT, Michel: 'Of Other Spaces: Heterotopias', in Rethinking Architecture: A Reader in Cultural Theory, ed. by Neil LEACH (New York: Routledge, 1997), pp. 330-36, sobre la convivencia de varios espacios en el mismo lugar. En el caso que aqui nos ocupa, del espacio publico y del privado.

(39) CASANOVA, Sofia: "ABC en Polonia", ABC, 14 febrero (1919), p. 3.

(40) CASANOVA, Sofia: "La vida entre Alemania y Rusia (II)", ABC, 11 marzo (1920), p. 3.

(41) CASANOVA, Sofia: "Por la Europa de la paz (V)", ABC, 23 enero (1920), p. 3.

(42) CASANOVA, Sofia: "!Guerra! La gran ofensiva polaca", ABC, 10 junio (1920), pp. 3-4.

(43) ALZATE, Carolina: "Aptitud de las mujeres para ejercer todas las profesiones: Comentarios memoria presentada por Soledad Acosta de Samper en el Congreso Pedagogico Hispano-Lusitano- Americano reunido en Madrid en 1892", Revista de Estudios Sociales (2011), pp. 166-68 y 169-75.

(44) ZARNOWSKA, Anna: "Family and Public Life...".

(45) CASANOVA, Sofia: "El fracaso de Europa (IV)", ABC, 31 marzo (1920), p. 3.

(46) PORTER, Brian: When Nationalism..pp. 43-50.

(47) DE LA TORRE DEL RIO, Rosario: 'La Cuestion de Los Origenes de La Primera Guerra Mundial', Cuadernos de Historia Contemporanea, 36 (2014), 355-62.

(48) PURSEIGLE, Pierre: "Beyond and below the Nations: Towards a Comparative History of Local Communities at War'," en MACLEOD, Jenny y PURSEIGLE, Pierre (eds.): Uncovered Fields, Boston, Brill, 2004, pp. 95-125.

(49) ANDERSON, Benedict: Comunidades Imaginadas. Reflexiones Sobre El Origen Y La Difusion Del Nacionalismo (Mexico DF: Fondo de Cultura Economica, 2006); Edward SAID, Orientalismo (Madrid: Debate, 2002).

(50) GUARDIOLA, Maria Luisa: 'Gender, Class, and Nation: Merce and the Subjects of Modernism', Arizona Journal of Hispanic Studies, 10 (2006), 259-95.

(51) GORMAN, Daniel P.: 'The Ideal of Imperial Citizenship. 1895-1919' (MacMaster University, 2002).

(52) LUX, Martha: "Nuevas Perspectivas de la categoria de Genero" en 'La Historia: de los margenes al centro', Historia Critica, 44 (2011), 128-56. Proponer que su participacion durante los acontecimientos independentistas fue mayor de lo que la historiografia, particularmente la decimononica, ha documentado. Incluso en documentos que se van recuperando, el llamado de las mujeres como ciudadanas era relativamente corriente: se les llamaba ciudadanas, se autodenominaban ciudadanas y decian que ellas eran ciudadanas madres de ciudadanos de la nacion. [...] Los sirvientes y las mujeres en su calidad economica de dependientes eran "ciudadanos" pasivos. Las pasiones, sin embargo, no eran solamente femeninas, sino que ademas estaban las pasiones de las razas, que podian llevar a la discordia, y los descendientes africanos eran considerados propensos a los desbordamientos". p. 146.

(53) STARNS, Peter N.: 'Gender and Imperialism', Jounal of Social History, 33.2 (1999), 494-96.

(54) BURTON, Antoinette: "The Feminist Quest for Identity: British Imperial Suffragism and "Global Sisterhood" 1900-1915", Journal of Women's History, 3 (1991), pp. 68 y 47. Sobreponer a la categoria de mujer la del imperio como justificante del voto, no es un derecho politico sino imperial.

(55) MOMMSEN, Wolfgang J.: 'Nationalism, Imperialism and Official Press Policy in Wilhelmine Germany 1850-1904', in Opinion Publique et Politique Exterieure En Europe I. 1870-1915. (Roma: Ecole Fran9aise de Rome, 1981), pp. 367-83.

(56) STEVENSON, David: With Our Backs to the Wall: Victory and Defeat in 1918 (Cambridge: Belknap Press of Harvard University Press, 2011).

(57) DAVIS, Nira Yuval: Gender and Nation (Londres: Sage, 1997).

(58) Asi se expresa en CHURCHILL, David S.: "Draft Resisters, Left Nationalism, and the Politics of Anti-Imperia lism", The Canadian Historical Review, 93 (2012), pp. 227-60.

(59) GONZALEZ CALLEJA, Eduardo y AUBERT, Paul: Nidos de espias, Madrid, Alianza Editorial, 2014, p. 21.

(60) FUENTES CODERA, Maximiliano: Espana en la Primera Guerra Mundial: Una movilizacion cultural, Madrid, Akal, 2014, pp. 21-23.

(61) CASANOVA, Sofia: "ABC en Varsovia. Las desdichas...", p. 4

(62) CASANOVA, Sofia: "ABC en Rusia. Indigencia y miseria", ABC, 22 noviembre (1916), pp. 4-5.

(63) CASANOVA, Sofia: "Espana en Polonia (II)", ABC, 13 mayo (1920), pp. 5-6.

(64) CASANOVA, Sofia: "ABC en Rusia. Primavera de odios", ABC, 24 mayo (1916), p. 3.

(65) CASANOVA, Sofia: "Ante el avance de los bolcheviques (IV)", ABC, 27 agosto (1920), p. 4.

(66) CASANOVA, Sofia: "ABC en Polonia", ABC, 14 febrero (1919), p. 3.

(67) CASANOVA, Sofia: "ABC en Polonia", ABC, 15 febrero 1919. p. 6.

(68) CASANOVA, Sofia: "Una conferencia interesante. Sofia Casanova habla a los obreros en la Casa del ABC", ABC, 15 abril (1919), pp. 13-16.

(69) CASANOVA, Sofia: "La destitucion del Gran Duque. El cierre de La Duma", ABC, 13 noviembre (1915), pp. 3-6.

(70) CASANOVA, Sofia: "ABC en Rusia. Espana en...", pp. 3-4.

(71) CASANOVA, Sofia: "Por la Europa del Armisticio. La cuestion judia (XIV)", ABC, 27 mayo (1919), p. 3.

(72) Es importante recordar aqui la neutralidad con que ABC se presentaba ante sus lectores, a pesar de una linea editorial cercana a la germanofilia.

(73) CASANOVA, Sofia: "ABC en Rusia: Mas horrores belicos", ABC, 29 octubre (1916), p. 3

(74) CASANOVA, Sofia: "Por Galicia (V)", ABC, 20 septiembre (1919), p. 3.

(75) CASANOVA, Sofia: "Por la Europa del Armisticio. La cuestion judia (XIV)", p. 3.

(76) CASANOVA, Sofia: "Los hospitales. Las enfermeras", ABC, 22 enero (1916), p. 3.

(77) CASANOVA, Sofia: "ABC en Varsovia. La evacuacion", ABC, agosto (1915), p. 4.

(78) CASANOVA, Sofia: "!Guerra!...", p. 3.

(79) CASANOVA, Sofia: "Los imperialistas vencidos", ABC, 7 mayo (1920), p. 3.

(80) CASANOVA, Sofia: "ABC en Rusia. El pesimismo de los rusos. Andrejew y Gorki", ABC, 18 julio (1917), p. 4.

(81) CASANOVA, Sofia: "Los intelectuales rusos: Gorki y Merezkowsky (I)", ABC, 18 junio (1918), p. 3.

(82) CASANOVA, Sofia: "ABC en Rusia", ABC, 9 febrero (1918), pp. 4-5.

(83) CASANOVA, Sofia: "Los intelectuales rusos...", p. 4.
COPYRIGHT 2016 Universidad Complutense de Madrid
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2016 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Crespo, Pedro Ochoa
Publication:Cuadernos de Historia Contemporanea
Date:Jan 1, 2016
Words:14806
Previous Article:El contenido, la forma y la palabra. El debate obrerista en tomo a la democracia y el parlamentarismo en el periodo de entreguerras.
Next Article:La prision, espacio cinematografico y lugar de memoria en el cine espanol.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters