Printer Friendly

Situacion actual del conocimiento acerca del suicidio en las personas con cancer.

Current status of knowledge about suicide in people with cancer

Situacao atual do conhecimento sobre o suicidio nas pessoas com cancer

Introduccion

En la ultima decada, el cancer ha tenido un comportamiento epidemiologico alarmante que muestra un ascenso progresivo de las cifras a nivel mundial, donde Colombia no es la excepcion. Ademas, las cifras de mortalidad son significativas en todos los grupos etarios, y si bien esta determinada por el curso natural de la enfermedad, algunas personas con cancer se suicidan. El objetivo principal de este articulo es presentar una revision del estado actual del conocimiento sobre el suicidio (incluyendo el acto, el intento y la ideacion) en el cancer, sin la intencion de establecer causalidad entre estas variables. Tal revision se realiza alrededor de los siguientes objetivos especificos: (a) Indicar la prevalencia de suicidio en pacientes con cancer a nivel mundial y en Colombia, especificando los datos segun el sexo y la edad. (b) Establecer cuales son los tipos de cancer que han demostrado estar relacionados con el suicidio, asi como (c) los factores de riesgo que tienen las personas con cancer para cometer y considerar el suicidio. Finalmente, (d) presentar cual es el abordaje profesional y psicologico que se le ha dado al paciente con cancer con ideacion e intencion suicidas.

Intencionalmente, se han excluido de esta revision el suicidio asistido y la eutanasia por dos razones fundamentales: porque se considera que deben ser objeto de un analisis independiente y porque se espera que esta revision sea la base de futuros estudios de investigacion aplicada con poblacion colombiana, y, precisamente, en Colombia ni la eutanasia ni el suicidio asistido estan legalizados en la actualidad.

El suicidio es un acto autodestructivo, voluntario, a traves del cual se provoca deliberadamente la muerte, con frecuencia de manera brutal e inesperada (1-3). En el intervienen ademas las ideaciones suicidas y es considerado actualmente como un problema de salud publica en el mundo (2). De hecho, la Organizacion Mundial de la Salud en 2007 predijo que el numero de victimas anuales podria ascender a cerca de un millon y medio antes del ano 2020 (4). Sin embargo, esta organizacion no hizo referencia especifica a las tasas de suicidio en personas con cancer. En Colombia, el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses establecio que 92 de los 1845 casos de suicidio ocurridos en 2009 fueron debidos a enfermedad fisica, pero no especifico el tipo de enfermedad (5). En Bogota se reportaron cinco casos de suicidio por enfermedad fisica, de los 254 casos en 2009.

En congruencia con lo anterior es necesario mencionar que la enfermedad se considera como un evento vital estresante que puede desencadenar respuestas de crisis. Incluso, existe relacion entre el suicidio y la experiencia de crisis circunstanciales y, en general, de eventos vitales estresantes, entre los cuales se encuentra la enfermedad y, especificamente, el cancer (6).

De hecho, el cancer es en si mismo una metafora que "en las sociedades occidentales contemporaneas, se asocia con fantasias de podredumbre que invade el cuerpo y de animales que lo roen y lo destruyen" (7). Por lo tanto, "pensar en desarrollar cancer puede ser particularmente amenazante porque representa un ejemplo tangible de como puede experimentarse el abstracto espectro de la muerte" (8). Asi, los pacientes con cancer con frecuencia se enfrentan al estigma de tener una enfermedad que ha sido irremediablemente asociada con el sufrimiento, la muerte y los deletereos efectos de su tratamiento. Por consiguiente, el ajuste y la adaptacion a esta enfermedad suponen el despliegue de una serie de estrategias y recursos de afrontamiento multideterminados que pueden ir desde la lucha activa por sobrevivir hasta la consideracion o la comision del suicidio.

En la persona suicida estan presentes (a) los actos fatales o consumados, (b) los intentos de suicidio altamente letales aunque fallidos, con intencion y planeacion del suicidio, y (c) los intentos de baja fatalidad, que a menudo se asocian a una situacion psicosocial critica(2). La intencion suicida, tambien denominada parasuicidio, tentativa de suicidio o intento de autoeliminacion, es frecuente en los jovenes, en especial en las mujeres, y ocurre cuando las personas se lesionan intencionadamente de manera impulsiva, pero se aseguran de ser rescatadas (9). Por lo tanto, suelen emplear metodos ineficaces para lograr la muerte, como la ingestion de farmacos o sustancias toxicas (9). Esta conducta esta estrechamente asociada con antecedentes psicopatologicos (3, 10). En la intencion suicida, "El intento suicida es impulsivo, no premeditado, publico y con un metodo no letal; [...] por lo general se acompana de una afectividad inestable, ansiosa, con baja tolerancia a la frustracion y con una marcada hiperreactividad somatica" (11).

Otro concepto estrechamente relacionado con el suicidio por su valor predictor es la ideacion suicida. Esta se define como una amalgama de pensamientos, motivaciones y sentimientos sobre el suicidio (1, 11). Es una representacion cognoscitiva del acto suicida, que se presenta cuando una persona piensa, planea o desea persistentemente cometer suicidio (3, 12). Esta ideacion no surge de manera espontanea, pues en ella influyen distintos aspectos y dimensiones de caracter psicologico, sociologico, biologico y social. En congruencia con lo anterior, hay tres hipotesis para explicar la ideacion suicida: El grado de ideacion suicida esta en funcion tanto del nivel de estres en el que se encuentra la persona, como del uso que haga de su capacidad de afrontamiento. Diferentes niveles de estres y afrontamiento, asi como la interaccion de los mismos, pueden provocar diversos grados de pensamiento suicida. (1-3) El suicidio es predecible a partir de ciertas variables sociales, psicologicas y psicosociales, a saber: la soledad, el apoyo social, el autoconcepto y la autoestima, la depresion, el estres y el afrontamiento, principalmente (13). De hecho, la ideacion suicida abarca un amplio campo de pensamientos que puede representarse de las siguientes formas: (a) el deseo de morir ("la vida no merece la pena vivirla"); (b) la representacion suicida ("me he imaginado que me ahorcaba"); (c) la idea de autodestruccion sin planeamiento de la accion ("me voy a matar"); (d) la ideacion suicida con un plan indeterminado o inespecifico aun ("me voy a matar de cualquier forma, con pastillas, tirandome a un carro, quemandome"); (e) la ideacion suicida con una adecuada planificacion ("he pensado ahorcarme en el bano, mientras mi esposa duerme") (9).

Si bien la intencion suicida y la ideacion suicida no siempre resultan en la consumacion del suicidio, pueden constituirse en factores predictores del mismo y, por consiguiente, se incluyen en esta revision.

Materiales y metodos

Los articulos revisados fueron obtenidos en bases de datos especializadas (ebsco Host: Psychology and Behavioral Science Collection; Proquest Psychology Journals), en las cuales se realizo una busqueda detallada con base en los terminos Mesh (palabras clave): suicide, suicidal ideation, suicide-attempted, risk factors, cancer (suicidio, ideacion suicida, intento suicida, factores de riesgo, cancer) (tabla 1). Algunos de los articulos que no estaban disponibles en texto completo en las base de datos consultadas se obtuvieron a traves de Hinari.

Como puede observarse en la tabla 1, el numero de articulos obtenidos a traves de la busqueda fue considerable. Por tanto, se procedio a realizar la seleccion de los mismos, descartando todos aquellos articulos que se referian a temas relacionados con el suicidio asistido, la eutanasia y la apoptosis (muerte celular programada), tema sobre el cual se encontro un numero sustantivo de articulos. Tambien se pudo observar que muchos de los articulos obtenidos en la busqueda se referian a enfermedades cronicas diferentes al cancer, en especial enfermedades mentales cronicas y VIH/SIDA. Por tanto, estos tambien fueron descartados. Pese a que la busqueda se restringio al periodo de tiempo transcurrido entre 1990 y 2010, los resultados llevaron a la consulta de articulos publicados antes de 1990, por ser estos los que permitieron conocer los estudios pioneros respecto al tema del suicidio en el cancer. Asi mismo, se consultaron capitulos de libros escritos por autores de relevancia en el tema de la psicooncologia.

Una vez seleccionados los articulos definitivos, se procedio a leerlos y a organizar la informacion pertinente en fichas analiticas disenadas para tal fin con base en las categorias extraidas de los objetivos especificos planteados para la revision, asi: prevalencia mundial; prevalencia nacional; prevalencia mundial/sexo; prevalencia nacional/sexo; prevalencia mundial/edad; prevalencia nacional/edad; prevalencia mundial/grupo etnico; prevalencia nacional/grupo etnico; prevalencia mundial/lugar de origen; prevalencia nacional/lugar de origen; comportamiento epidemiologico (1990-2010); factores de riego; prevalencia ideacion suicida/cancer; prevalencia intencion suicida/cancer. Una vez organizada la informacion, se procedio a reorganizarla para elaborar el documento final bajo los siguientes temas: prevalencia de suicidio y cancer; prevalencia de suicidio en personas con cancer segun el sexo, la edad y el grupo etnico; factores de riesgo asociados con el suicidio en personas con cancer; intervenciones profesionales frente al paciente con cancer en el que estan presentes la ideacion suicida o la intencion suicida. Tambien se realizo una busqueda en las bibliotecas de algunas universidades colombianas con el proposito de indagar sobre la existencia de trabajos ineditos de investigacion sobre el tema de interes. No se encontro ningun documento al respecto.

Finalmente, se incluyeron 83 referencias, de las cuales 75 son articulos, cinco son capitulos de libros y tres son documentos pertinentes para la consulta de datos epidemiologicos tales como los informes del Instituto Nacional de Medicina Legal de Colombia y de la Organizacion Mundial de la Salud.

Resultados

Prevalencia de suicidio y cancer

Aunque algunos autores indican que las tasas de suicidio y riesgo suicida son las mismas en las personas con cancer y en la poblacion general, una significativa proporcion de publicaciones indica que son mayores (3, 14, 15-28). Al respecto, en un estudio realizado por Akechi et al. (29) se encontro que de 362 pacientes con cancer que fueron remitidos a la Division de Psiquiatria del National Cancer Center Hospital East, entre julio de 1996 y marzo de 1998, 3,9% tenia riesgo de suicidio e intento suicida, 28,6% estaba alli por intentos suicidas y 10% por pensamientos suicidas y solicitud de eutanasia (29).

En otro estudio realizado en Escocia entre 1981 y 2000 se reportaron 58 suicidios y muertes de intencion no determinada, 315 mas muertes accidentales de lo esperado y, entre las personas diagnosticadas con cancer, 7666 mas ingresos hospitalarios de los esperados, por dano accidental (30). De hecho, los pacientes con cancer presentan una tasa de 31,4 suicidios por 100 000 personas al ano, mientras que en la poblacion general la tasa es de 16,7 (31). Pero aunque existe evidencia de un

aumento del riesgo de suicidio entre las personas diagnosticadas con cancer (ya sea cuando se codifica como autolesion deliberada o cuando los acontecimientos de autolesion deliberada se evaluan en combinacion con eventos de intencion no determinada), no hay estudios de la tasa real de suicidio o de muerte accidental (30). Asi lo demuestran Akechi et al. (25) haciendo referencia a un estudio realizado en el Reino Unido, en el que se encontro que en el 38% de las unidades de cuidados paliativos ha habido suicidios consumados y en el 71%, intentos de suicidio. Sin embargo, no se especifican las cifras exactas en pacientes con cancer.

Los estudios realizados en Latinoamerica en relacion con el suicidio en personas con cancer son escasos. De hecho, no hay datos disponibles que permitan establecer la prevalencia poblacional de tal fenomeno en esta region del mundo, situacion que por supuesto se hace extensiva a Colombia.

No obstante, en el estudio de Tuesca y Navarro (32), cuyo objetivo fue identificar los factores de riesgo asociados en la poblacion de suicidas (consumados y no consumados) en Barranquilla (Colombia) entre 1999 y 2000, se encontro que el riesgo de suicidio en las mujeres es mayor si tienen enfermedad cronica. Sin embargo, no se especifica que sea cancer.

Se ha encontrado que la incidencia de suicidios completados en pacientes con cancer tiene una tasa de mortalidad de 1 a 11, y que mientras los porcentajes de ideacion suicida en poblacion oncologica no psiquiatrica oscilan entre 0,8% y 71,4%, en la poblacion general oscilan entre 1,1% y 19,8%. (32)

Prevalencia de suicidio en personas con cancer segun el sexo, la edad y el grupo etnico

Justamente con respecto a la prevalencia de suicidio en pacientes con cancer segun el sexo, se ha encontrado un mayor predominio entre los hombres (3, 16, 22, 26, 27, 29, 33, 34). Entre 1965 y 1974, la tasa de suicidio para los hombres con cancer fue 2,5 veces mas alta que en la poblacion general. Esta tasa bajo entre 1975 y 1984, cuando fue dos veces mayor que en la poblacion general, y entre 1985 y 1994 fue 1,6 veces mas alta que en la poblacion general (35). No obstante, el cancer podria incrementar el riesgo de suicidio en la poblacion de ambos sexos (36). Por ejemplo, el estudio de Ahn et al. (37) demostro elevadas tasas de suicidio en hombres con cancer de pancreas y en mujeres con cancer de pulmon.

Pero si bien las tasas de suicidio son mas altas en los hombres (38), las de intentos de suicidio son mayores en las mujeres (16). Asi lo demuestra la investigacion de Camidge et al. (30), segun la cual el riesgo relativo de suicidio entre los hombres fue de 1,38 (95% ci: 1,12-1,68) y entre las mujeres de 1,74 (95% ci: 1,36-2,19). Sin embargo, el diagnostico de cancer es un factor de riesgo para suicidio en ambos sexos (39).

En lo que respecta a la edad, se ha encontrado que los adultos mayores con cancer tienen mayor riesgo de cometer suicidio (3, 26, 33, 35). Asi lo demostraron Hietanen et al. (28), quienes encontraron que la incidencia de suicidio en pacientes con cancer aumenta con la edad, sobre todo a partir de los 50 anos, con un pico a los 45 anos y otro a partir de los 69 anos. Sin embargo, la ideacion suicida es mayor en pacientes con cancer cuyas edades oscilan entre 55 y 74 anos (40). Akechi et al. agregan que la edad media para cometer el suicidio es de 58 anos y, una decada despues, Fall et al. indican que el riesgo de suicidio tras el diagnostico es de 4,6 entre hombres de 54 anos de edad o menores, siendo aproximadamente el doble de los grupos de adultos mayores (18,29). Aunque Akechi et al. y Quan et al. establecen que los mayores de 60 anos son mas vulnerables al pensamiento suicida en relacion con otros grupos de edad, Owen et al. encontraron que los jovenes estaban mas interesados en el suicidio (27, 34, 36). Sin embargo, parece que si el diagnostico de cancer se realiza entre los 50 y los 79 anos de edad, el riesgo de suicidio es mayor (39).

Cabe aclarar que la mayoria de los estudios sobre el suicidio en personas con cancer se ha efectuado en general con poblacion oncologica adulta, posiblemente porque se considera que en la poblacion oncologica infantil el suicidio y el intento de suicidio son raros, sobre todo porque no hay acuerdo en la operacionalizacion de la variable en virtud de la edad y si el suicidio se define a partir de los cinco, ocho o diez anos (41).

El unico dato hallado en relacion con el grupo etnico de las personas con cancer y el suicidio indica que las tasas mas altas de suicidio se encontraron en pacientes de sexo masculino y de raza blanca (31).

Factores de riesgo asociados con el suicidio en personas con cancer

Como puede observarse a continuacion, el suicidio en el cancer esta asociado a diversidad de factores que se consideran de riesgo, pues su presencia aumenta la probabilidad de ocurrencia de ideacion suicida, intencion suicida y suicidio.

La ubicacion del cancer

Tal y como lo demuestra la evidencia, el lugar en el que esta ubicado el cancer afecta la decision de las personas sobre el suicidio. De esta manera, estan especialmente relacionados con el suicidio el cancer de pulmon (3, 19, 22, 25-31, 33, 42, 43), el cancer de tracto gastrointestinal y de prostata (19, 22, 25, 26, 28, 29, 35, 42, 43, 45), el cancer de pancreas (3, 21, 28), las leucemias y los linfomas (21, 28), el cancer de mama (28, 29), el melanoma, el cancer de cervix y el de glandulas paratiroides (28), el cancer de cabeza y de cuello (3, 19, 21, 25-29, 31, 35, 42, 43), el cancer del sistema nervioso central (3) y el cancer del tracto genital femenino (30). Ademas, el riesgo de suicidio es mayor en pacientes con cancer con un diagnostico temprano de tumor primario desconocido (36).

De acuerdo con lo anterior, los tipos de cancer que con mayor frecuencia se han asociado al suicidio son el de pulmon, cabeza y cuello, tracto gastrointestinal y prostata. De hecho, los tumores del sistema respiratorio (= 1,71, 95% IC: 1,08-2,57) y del tracto digestivo (= 1,58, 95% IC: 1,12-2,19) se asocian con un riesgo relativo mayor estadisticamente significativo de suicidios (30). Chung y Lin encontraron en su estudio que los pacientes con tumores del tracto respiratorio utilizan metodos de suicidio francamente mas violentos que otros pacientes, por ejemplo aquellos con cancer genitourinario (44). Por otra parte, los tumores de cabeza y cuello se asocian con ingresos hospitalarios por autoagresion deliberada y eventos de intencion autolesiva no determinada (30).

Los riesgos especificos del tipo de tumor son aparentemente inevitables pues estan mediados por una serie de variables potencialmente asociadas con predisposicion a accidentes o a autoagresion deliberada, como el abuso de alcohol o de tabaco. Sin embargo, algunos tumores especificos (especialmente respiratorios y de cabeza y cuello) se han asociado con eventos relacionados con la autoagresion deliberada, la muerte y los ingresos hospitalarios relacionados con el envenenamiento accidental (30).

El curso del cancer

En lo que respecta al momento del curso de la enfermedad (impacto del diagnostico, toma de decisiones con respecto al tratamiento, pronostico, recaida, recidiva, etc.), se ha encontrado que es tambien un factor de riesgo para que la persona con cancer considere el suicidio o lo cometa. Asi lo indico el estudio de Hietanen et al., realizado en Finlandia durante un ano, en el que se encontro que la mortalidad por suicidio en 1987 fue de 27,6 por cada 100.000 habitantes y se demostro que los factores relacionados en un grupo heterogeneo de pacientes con cancer fueron diferentes de acuerdo con el momento del curso de la enfermedad (en estado terminal o en remision) (28).

Varios estudios han mostrado que en el primer ano posterior al diagnostico de cancer el riesgo de suicidio es mayor (3, 15, 22, 46, 47). De hecho, al parecer existe un periodo critico inmediatamente despues del diagnostico en el cual el riesgo de suicidio es particularmente alto (33). Otra evidencia al respecto es el estudio de Fall et al., en el que se encontro que hombres recientemente diagnosticados con cancer de prostata tenian un riesgo mayor de eventos cardiovasculares y de suicidio (18). De hecho, un total de 136 pacientes (0,08%) con cancer de prostata cometieron suicidio en el primer ano despues del diagnostico.

Hay una tendencia hacia el aumento del numero de suicidios tras el diagnostico de cancer, que cae con el paso del tiempo. Patrones similares han sido reportados en muchos de los estudios fuera del Reino Unido en los que se demuestra que el suicidio y la morbilidad psicologica en los pacientes con cancer tienen lugar en la fase del impacto diagnostico (39, 48, 50).

El riesgo relativo de suicidio (autolesion deliberada y eventos de intencion no determinados) en los cinco anos sucesivos al diagnostico de cancer fue de 1,51 (IC 95%: 1,29 a 1,76) veces mayor que el de la poblacion general. Aunque se podria pensar que el acceso a los medicamentos puede influir en los metodos utilizados para el suicidio entre los pacientes de cancer, las diferencias con respecto a la poblacion general fueron muy leves. Sin embargo, en los cinco primeros anos despues del diagnostico, se observo preferencia por el envenenamiento (solidos, liquidos o gases) contra tendencias mas violentas consideradas con el paso del tiempo, como metodos que incluyen farmacos administrados en la progresion de la enfermedad (30).

Los pacientes con cancer de pulmon en estadios avanzados (IIIB y IV) manifestaron tener pensamientos suicidas (29). De hecho, parece que hay un incremento del riesgo de suicido notable en los estadios avanzados de la enfermedad (23, 39, 41, 48, 49, 50, 52-54).

Tambien tienen un alto riesgo de suicidio los pacientes con enfermedad primaria no localizada (39, 48, 49) y metastasis distantes (45, 48, 51).

Sin embargo, en un estudio se encontro que no hay relacion entre la extension de la enfermedad y la actitud hacia el suicidio, aunque aproximadamente un 6% de los pacientes que participaron en este estudio reportaron contemplar el suicidio como una medida en el momento en que se encontraban padeciendo la enfermedad (34).

Depresion y otras variables psicosociales

El tipo de cancer, el momento del curso de la enfermedad, el dolor (3, 28, 29, 34, 54), la disminucion de la funcionalidad (28, 53, 54), la fatiga, la baja calidad de vida percibida, el pronostico de sobrevida (28, 32), la enfermedad avanzada y el pobre diagnostico, el diagnostico impreciso, el manejo deficiente del dolor (41), la metastasis (55) y el tratamiento con medicamentos antidepresivos con opioides (19) pueden considerarse como factores moderadores del suicidio en los pacientes con cancer. Ademas, tambien se han relacionado con esta patologia otros factores a menudo asociados con el suicidio en la poblacion general, como los cuadros depresivos (22, 23, 25, 26, 28-30, 32, 33, 41, 42, 45, 54-59), la ansiedad, la desesperanza, los eventos estresantes en la familia (3, 22, 23, 25, 26, 29, 33, 41, 42, 56), la impotencia, el aislamiento interpersonal o alienacion, el bajo soporte social y la enfermedad psiquiatrica (toxicomania, trastornos de la personalidad (19), paranoia, suicidio familiar y duelo reciente) o la historia de suicidio en la familia. Tambien estan relacionados con el suicidio en los pacientes con cancer (22, 23, 25, 26, 29, 33, 42, 55-57) la sensacion de perdida de control, la viudez o la separacion marital (29), la solteria (55), la psicopatologia preexistente, el abuso de sustancias, la perdida de control, la historia previa de intento de suicidio, la ideacion suicida (55), el agotamiento, el aislamiento familiar (3, 29, 34) y el distres severo (55, 60).

Aproximadamente un tercio de los pacientes con cancer que cometieron suicidio sufrian depresion mayor, la mitad habia sido diagnosticado en algun momento de su vida con trastorno adaptativo con animo deprimido, un quinto de ellos tuvo sindrome cerebral organico y la mitad trastornos de personalidad (27, 52). Se estima que el 80% de los pacientes con cancer que cometieron suicidio sufrian de depresion y que, en los hombres, el compromiso de la funcionalidad fisica fue un factor determinante principal del suicidio, contrario a lo observado en las mujeres (16). Sin embargo, las investigaciones revisadas no son concluyentes con respecto a la causalidad de la depresion en el suicidio en pacientes con cancer, pero sin duda es una variable moduladora de tal conducta.

Aunque el bajo nivel socioeconomico se ha asociado tanto con conductas suicidas como con una alta incidencia de tipos de tumores severos, no ha sido abordado como un factor de confusion potencial de cualquier cambio en el riesgo relativo (RR) de autoagresion deliberada en pacientes con cancer (61, 62). De hecho, los antecedentes de autoagresion deliberada son un factor de riesgo bien reconocido para suicidio en la poblacion general, pero su impacto no ha sido reportado en poblacion oncologica.

En la poblacion de pacientes terminales hay estudios en los que, en comparacion con la poblacion general, existe alto riesgo de suicidio, desesperanza y deseos de muerte (63). Por consiguiente, los miembros del grupo de oncologia y los profesionales de la salud mental deben considerar las condiciones psiquiatricas para detectar el deseo de morir o el intento de suicidio (29).

Ideacion suicida

No solamente se han hallado datos del suicidio consumado en pacientes con cancer sino de la prevalencia de ideacion suicida (32), que es a su vez un factor de riesgo para el suicidio. Los pensamientos de suicidio probablemente ocurren con bastante frecuencia, particularmente en la situacion de cancer avanzado, y parecen obrar como una valvula de escape para sentimientos a menudo inexpresados por los pacientes (54). En un estudio se encontro que mas de la mitad (53,5%) de los pacientes con cancer con sintomas depresivos tiene ideacion suicida (53). Asi mismo se determino que los sujetos con pobre estatus de desempeno, estado avanzado de la enfermedad y depresion severa tenian mayor cantidad de factores de riesgo para la ideacion suicida. En otro estudio se encontro que aproximadamente el 40% de los pacientes con cancer que sufrian de depresion mayor habian tenido ideacion suicida (16).

Los efectos de la desesperanza en los pacientes con cancer superan a los de la depresion en cuanto a la ideacion suicida (64). Por lo tanto, la depresion, la desesperanza, el dolor y un funcionamiento fisico deteriorado son factores que generan ideacion suicida entre pacientes con cancer (22, 23, 25, 26).

Respecto a la comorbilidad entre cancer y trastornos psiquiatricos, la depresion es un factor de riesgo tanto para la ideacion suicida como para el suicidio consumado (3, 15, 29, 34).

De acuerdo con Rasic et al., en los pacientes con edades entre los 15 y 54 anos el diagnostico de cancer se asocio con depresion mayor (odds ratio [OR] 1/2 1/4 3:18: 95% intervalo de confianza [CI]: 1,69-5,96) (15,5%), ataques de panico (OR 1/4 2:15; 95% CI: 1,22-3,77) (18,1%) y trastorno mental (OR 1/4 1:80; 95% CI: 1,11-2,92) (28,5%), en comparacion con las personas sin cancer (40). En los pacientes con edades entre 55 y 74 anos, el diagnostico de cancer se asocio con agorafobia (OR % 5:94; 95% CI: 1,68-21,03) (2,7%) y un decremento en las tasas de fobia social (OR 1/4 0:22; 95% CI: 0,06-0,80) (0,4%). En las personas con diagnostico reciente de cancer se incrementan las tasas de ideacion suicida (OR 1/4 5:07; 95% CI: 1,25-20,47).

Tratamiento oncologico

El riesgo de suicidio se aumenta con los corticoides que reciben los pacientes con cancer, bien sea por la ansiedad, por la euforia o por la excitacion que inducen. Ademas, la inmunoterapia (interleuquina e interferon) puede provocar delirio, confusion, agitacion, depresion y paso al acto suicida. Igualmente, indican que se ha encontrado relacion entre el suicidio y los agentes quimioterapeuticos como la Ifosfamida y el Tamoxifeno y entre el suicidio y el consumo de psicotropicos (3). De hecho, se ha encontrado mayor riesgo de suicidio en aquellos pacientes que no tienen tratamiento oncologico o que reciben quimioterapia que en aquellos que no estan sujetos a este tipo de tratamiento (36). Otros factores de riesgo para el suicidio asociados con los aspectos biomedicos de la enfermedad son:
   las nauseas, el vomito, la disnea, la disminucion
   de las capacidades, la perdida de autonomia y
   de independencia, la modificacion de la imagen
   corporal como por ejemplo amputaciones quirurgicas,
   especialmente si son visibles como en el
   cancer de cabeza y cuello y en las mastectomias, y
   otras que afectan la calidad de vida de los pacientes
   como la alopecia, las lesiones dermatologicas
   y los problemas sexuales" (3).


Lefetz y Reich tambien indican que la percepcion de la perdida de la dignidad es un factor de riesgo para el suicidio en el paciente con cancer (3).

Intervenciones profesionales frente al paciente con cancer en el que estan presentes la ideacion suicida o la intencion suicida

Frente al asunto del suicidio en el paciente con cancer, se han sugerido diversos tipos de intervenciones tanto desde la psicologia como desde otras ciencias de la salud. Algunos autores sugieren la importancia de educar a los medicos en la efectividad del tratamiento del dolor y el adecuado manejo de la depresion y la desesperanza en pacientes con cancer, asi como la consideracion particular de los factores medicos y psicosociales y la interaccion entre ellos (22, 25, 27, 28, 56).

Para aquellos pacientes que no han tenido hospitalizaciones frecuentes y aquellos que se encuentran hospitalizados, se puede prevenir el suicidio poshospitalizacion por medio de encuentros regulares con los medicos tratantes, de consejeria psicologica o de grupos de apoyo. De igual manera proporcionar cuidado paliativo y soporte psicologico puede prevenir el suicidio (17).

Un intensivo y continuo tratamiento sintomatico con un soporte psicologico adecuado puede reducir el riesgo de cometer suicidio (65). De hecho, la intervencion psiquiatrica temprana y global con los individuos de alto riesgo a menudo puede evitar el suicidio en situacion de cancer. Ademas, los factores de riesgo del suicidio deben ser utilizados como guia de evaluacion y manejo. Finalmente, es importante el inicio de un abordaje psicoterapeutico de intervencion en crisis, que movilice al maximo el sistema de soporte del paciente. Y, como objetivo de intervencion, no solo se debera evitar el suicidio sino prevenirlo, dado que esta motivado por la desesperacion (54). La intervencion psicologica y psiquiatrica puede ser apropiada para aquellos pacientes en los que se ha identificado un alto riesgo de autoagresion deliberada y para afectar el riesgo elevado de accidentes genuinos en la poblacion vulnerable. Esta intervencion se puede focalizar en visitas domiciliarias hechas por profesionales como terapeutas ocupacionales, medicos generales o enfermeros (30).

Por su parte, Martinez asegura que una evaluacion cuidadosa de las ideaciones suicidas asi como la generacion de una escucha empatica y nunca critica son basicas en un buen proceso terapeutico del suicidio (27). Agrega que se debe incrementar la formacion medica en el diagnostico y tratamiento de trastornos psiquiatricos, pues de acuerdo con Baile los medicos suelen tener dificultades para identificar alteraciones de este tipo (14).

De igual manera, enfermeras y trabajadores sociales deberian ser entrenados para proveer cuidado a aquellos pacientes con depresion y asi prevenir casos de suicidio (66).

Un rastreo y una deteccion temprana de la depresion mayor son recomendables para la prevencion del suicidio en pacientes con cancer (16). Sin embargo, la tarea de los profesionales de la salud mental que abordan este tipo de casos no es prevenir el suicidio a toda costa, sino prevenir el suicidio que se efectua como producto de la desesperacion de un manejo deficiente del malestar provocado por la enfermedad (59). Un seguimiento especial a aquellos pacientes de sexo masculino con un avanzado estado de la enfermedad y una perdida de la funcionalidad fisica es importante para prevenir el suicidio en este grupo etario (16).

El tratamiento de la crisis suicida debe ser multidisciplinario y basarse en dos ejes de intervencion: un eje temporal que se rige por la intervencion en crisis con un seguimiento a mediano y a largo plazo y un eje sincronico que implica la intervencion individual y familiar. Asi mismo, la conducta terapeutica frente a la crisis suicida en oncologia debe incluir: (a) instaurar una relacion de confianza, (b) analizar el contenido de las ideaciones suicidas, (c) buscar el significado de la crisis, (d) buscar los factores de riesgo, (e) evaluar el grado de peligrosidad (riesgo de pasar al acto), (f) controlar toda la sintomatologia fisica (dolor) y psiquica (depresion), (g) realizar intervencion psicoterapeutica y/o farmacologica, y (h) hospitalizar si hay riesgo de pasar al acto inminente (i).

Todas las entrevistas (estructuradas y escalas estandarizadas) resultaron efectivas para identificar tanto los pensamientos como los planes suicidas. El diagnostico de depresion mayor fue relevante para establecer el riesgo suicida y la necesidad de tratamiento antidepresivo (52).

El tratamiento farmacologico y la psicoterapia de soporte individual son efectivos. Asi mismo, la posibilidad de tratar con exito los trastornos depresivos en pacientes con cancer depende de su sobrevida y, por lo tanto, es fundamental un diagnostico oportuno del problema, especialmente si se trata de pacientes en fase terminal de la enfermedad (29).

Los adultos mayores con cancer y sintomas depresivos, con baja capacidad funcional, con una enfermedad avanzada y con depresion severa, deben recibir monitoreo cuidadoso e intensivo para prevenir el suicidio (53, 67).

Por lo tanto, la evaluacion y el tratamiento del sindrome depresivo, de la hipervigilancia, de los sintomas estresantes (dolor, nausea, disnea, ansiedad, etc.) son de vital importancia para los pacientes que tienen riesgo de cometer suicidio, por lo que se debe mantener un dialogo terapeutico con el paciente, dandole la oportunidad de discutir sus miedos, preocupaciones y deseos, incluyendo las ideas de suicidio y de muerte. Tambien se deben evaluar las competencias que el paciente tiene para afrontar la enfermedad y si la presencia de distres emocional, enfermedad psiquiatrica y procesos organicos en curso puede afectar los procesos cognoscitivos. Finalmente, es fundamental evaluar y favorecer las fuentes de apoyo social (26, 37).

Tambien es importante llevar a cabo una valoracion sistematica y un adecuado tratamiento de las ideaciones suicidas, especialmente en los tiempos de transicion en los cuales la enfermedad empeora, los sintomas incrementan o el paciente entra en una fase mas grave de la enfermedad, pero no se especifica el tipo de tratamiento que debe realizarse (31).

En conclusion, es fundamental evaluar el riesgo de suicidio en los pacientes con cancer y realizar una intervencion oportuna. El terapeuta o la persona del equipo de salud que realiza la evaluacion habra superado la falsa creencia de que preguntar sobre el suicidio precipita la ideacion, la intencion e incluso el acto suicida. Asi, tras establecer empatia con el paciente, obtendra informacion sobre: (a) la comprension que este tiene de su enfermedad y de los sintomas actuales; (b) el estado mental, observando atentamente signos y sintomas de delirium y determinando el control interno presente; (c) las variables de vulnerabilidad para el suicidio; (d) la red de apoyo social (control externo); (e) los antecedentes personales premorbidos emocionales y psiquiatricos; (f) los antecedentes y la historia familiar; (g) la historia de amenazas o intentos suicidas, y (h) los pensamientos y los planes suicidas, asi como los intentos actuales de suicidio. Igualmente, se evaluara la necesidad de tener cuidado y vigilancia permanentes, bien sea por parte de un profesional experto (enfermero) o de una persona cercana. Finalmente, se formulara un plan de tratamiento inmediato y a largo plazo (59).

Conclusiones

La evidencia indica que en los ultimos veinte anos (1990-2010) la tasa de suicidios en pacientes con cancer fue aproximadamente dos veces mayor que la de la poblacion general. No existe la misma claridad para la incidencia de intencion suicida en esta poblacion.

El envejecimiento de la poblacion mundial ha generado el aumento de enfermedades cronicas como el cancer (79), responsable del 12% del total de las defunciones en todo el mundo y el causante en los proximos 20 anos de cerca de diez millones de defunciones (61, 68). De acuerdo con la evidencia teorica y empirica, el suicidio en personas con cancer es mas frecuente en la edad adulta mayor. Ellos tienen un riesgo particularmente mas alto de suicidio, una tasa mas baja de sobrevida y mayores impedimentos fisicos y sociales (69).

Breitbart y Krivo (59) resaltan que los profesionales de la salud que trabajan en unidades y servicios de oncologia en algun momento se enfrentaran al tema del suicidio en los pacientes con cancer (59). Sin embargo, el entrenamiento recibido por los medicos sugiere que este es un asunto de caracter psiquiatrico y, por tanto, la ideacion suicida se asumira como sintoma de un trastorno mental, ignorando las necesidades del paciente. Sera necesario evaluar minuciosamente sobre los antecedentes de depresion, a menudo de origen multifactorial, y considerar tanto la evaluacion como el tratamiento de las comorbilidades psiquiatricas y somaticas (70), pues una muy pequena proporcion de los suicidios en estos pacientes ocurre en ausencia de trastornos mentales (71). Por ejemplo, episodios o cuadros depresivos (no siempre causados por el conocimiento del diagnostico o el fracaso terapeutico) pueden ser secundarios a causas organicas propias del proceso oncologico (72).

Al parecer, las enfermedades fisicas como el cancer, que afectan el sistema inmunologico, pueden desencadenar tanto depresion como ideacion suicida, lo que puede explicar el alto riesgo de suicidio que tienen los pacientes oncologicos. Precisamente, el suicidio en ellos no es una reaccion secundaria o un epifenomeno del impacto diagnostico, esta vinculado con una particular vulnerabilidad biologica, psicologica y social al estres, lo que a su vez produce alteraciones inmunologicas (69).

En cuanto a los factores de riesgo para el suicidio en el cancer, se encontro que tener cancer de pulmon, cabeza y cuello o estomago esta relacionado con la conducta y la ideacion suicidas, pues implican un severo compromiso del bienestar subjetivo del paciente. Estos tipos de cancer afectan respectivamente su capacidad para respirar (condicion universalmente temida), su imagen corporal (pues su desarrollo y tratamiento implican la desfiguracion) y su capacidad para alimentarse (precipitando la apariencia caquectica y las dificultades para compartir socialmente los espacios de alimentacion).

Otros factores para el suicidio en pacientes con cancer son la depresion, la desesperanza, los eventos vitales estresantes en la familia, la psicopatologia preexistente (incluyendo el abuso de sustancias) personal y familiar, la comorbilidad con trastornos mentales (depresion mayor, delirium, trastornos adaptativos y esquizofrenia), la perdida del control, el soporte social deficiente, la percepcion de impotencia y el aislamiento interpersonal o alienacion. Filiberti et al. identificaron que los pacientes con cancer se sienten especialmente afectados por los siguientes factores de riesgo para el suicidio: la perdida de su autonomia y de su independencia, asi como por la percepcion de convertirse o ser una carga para los demas (73). Otros factores de riesgo son el manejo deficiente del dolor y las alteraciones en la capacidad funcional de la persona. Incluso, el deseo de acelerar la muerte suele ser comun en los pacientes oncologicos con dolor. Pero mejorar la severidad de la depresion puede moderar el deseo de acelerar la muerte (74). Una minoria de pacientes que se encuentran en cuidado paliativo reportan sentir un intenso deseo de acelerar su muerte. Este suele estar asociado con distres fisico y emocional, bajo soporte social y deterioro del bienestar espiritual (75).

Existe suficiente evidencia que demuestra que hay periodos criticos para considerar o cometer el suicidio tras el impacto diagnostico, durante el primer ano y los cinco anos posteriores al diagnostico y en las etapas avanzadas de la enfermedad. Esto puede estar ligado a la estigmatizacion de la enfermedad, a la impredictibilidad de la evolucion del cancer y al continuo fracaso con el tratamiento oncologico. Sin embargo, Filiberti et al. plantean que los pacientes con cancer pueden suicidarse en cualquier momento del curso de la enferme dad (73).

Detectar la presencia de estas variables se constituye en una condicion clave para la prevencion del suicidio en los pacientes oncologicos y, de ser necesario, para el establecimiento de una adecuada rehabilitacion psicosocial (59, 73).

En lo que respecta a las intervenciones profesionales frente al paciente con cancer en el que estan presentes la ideacion suicida o la intencion suicida, se puede concluir que estan dirigidas a la prevencion primaria. Esta se lograria a traves de la formacion de medicos con competencias para el manejo efectivo del dolor y de la depresion, pues de hecho se ha encontrado que existe relacion estadisticamente significativa entre el deseo de acelerar la muerte y el dolor (r = 0,469, p < 0,005) y los sentimientos de tristeza (r = 0,635, p < 0,0005) (76).

Tambien se proponen intervenciones psiquiatricas y psicologicas de prevencion primaria basadas en la deteccion precoz de pacientes de alto riesgo. Se establece como prioridad la vigilancia exhaustiva y un seguimiento especial a aquellos pacientes que tienen factores de riesgo elevados, de tal manera que se pueda evitar el riesgo de suicidio.

Un aspecto fundamental esta en que los profesionales de la salud dejen minimizar la presencia del suicidio, la ideacion y la intencion suicidas, asi como la normalizacion de que todos los pacientes oncologicos con dolor y depresion, sintomas comunes en el paciente con cancer (77), desean morir y suicidarse.

En lo que respecta a la prevencion terciaria, se enfatiza en que los factores de riesgo para el suicidio en personas con cancer deberan convertirse en guia de evaluacion y manejo. Pero, sin lugar a dudas, debera pensarse en que, tal y como lo plantean Robinson et al. (38), la mejor estrategia esta en proveer cuidados de soporte y paliativos adecuados.

Muy pocos de los articulos revisados plantean la existencia de protocolos de manejo para los casos de suicidio en pacientes con cancer (59, 72). Sin embargo, no se encontraron publicaciones especificas sobre la existencia de protocolos en psicologia para el manejo del suicidio en esta poblacion. Es posible que esto se explique precisamente por lo indicado al principio de esta discusion: la estigmatizacion de que el paciente suicida es psiquiatrico. De ninguna manera la intencion es negar que el psiquiatra es quien tiene la conducta en el manejo de la crisis suicida. En cambio, el llamado es que este tipo de problematicas pueden tener un mejor desenlace terapeutico con un trabajo interdisciplinario e integral, mucho mas si se considera que, con frecuencia, el suicidio es el resultado del sufrimiento de un paciente que se siente solo, temeroso y, especialmente, mal cuidado. El psicologo de la salud o el psicooncologo es posiblemente el profesional que tendra mayor conocimiento del estado afectivo/emocional del paciente oncologico durante el curso de la enfermedad y, en consecuencia, aquel que puede tener mayor probabilidad de detectar oportunamente la ideacion suicida y prevenir o abordar terapeuticamente la aparicion de intenciones suicidas e incluso de actos suicidas. En consecuencia con lo anterior, es fundamental la elaboracion de guias de manejo psicologico y el entrenamiento de los psicologos en el efectivo abordaje del paciente con cancer potencialmente suicida y suicida. Los lineamientos proporcionados por Breitbart y Krivo continuan siendo una guia valiosa y pertinente para este proposito, pero es necesario trabajarla, actualizarla y, especialmente, socializarla a traves de la publicacion (59).

Llama la atencion la escasez de estudios de investigacion sobre el tema del suicidio en pacientes con cancer en Colombia y en Latinoamerica. Al respecto, parece recomendable considerar: (a) los aspectos eticos relacionados con la investigacion de este tipo de temas sensibles, en poblaciones altamente vulnerables por el estado emocional e incluso fisico que puede caracterizarlos, y (b) las diferencias socioculturales, especialmente en lo que se refiere a las normas del contexto en el que habita el paciente. Por ejemplo, considerar el suicidio como una alternativa para resolver el problema de "como voy a morir" o considerar que sufrir favorece la expiacion de la culpa a traves del sufrimiento, lo que puede desencadenar la ideacion suicida, la intencion suicida o el suicidio (72, 78). Y aunque las tasas de ideacion suicida en esta poblacion no son significativamente diferentes a la de la poblacion general, las de suicidio completado son francamente elevadas (37, 44).

Descargos de responsabilidad

Este estudio no ha sido publicado en parte ni en totalidad en otra revista. Los autores no tienen conflictos de interes (financieros o de cualquier otro tipo). El articulo ha sido leido y aprobado por sus autores.

Referencias

(1.) Elliott GC, Colangello MF, Celles RJ. Mattering and suicide ideation: Establishing and elaborating a relationship. Soc Psychol Q 2005; 68 (3): 223-38.

(2.) Gutierrez-Garcia AG, Contreras CM, Orozco-Rodriguez RC. El suicidio, conceptos actuales. Salud Ment 2006; 29 (5): 66-74.

(3.) Lefetz C, Reich M. La crise suicidaire en cancerologie: evaluation et prise en charge. Bull cancer 2006 ; 93 (7): 709-13.

(4.) Cendales R, Vanegas C, Fierro M, Cordoba R, Olarte A. Tendencias del suicidio en Colombia, 1985-2002. Rev Panam Salud Publica 2007; 22 (4): 231-238.

(5.) Valenzuela D. Suicidio. Bogota: Division de Referencia de Informacion Pericial (DRIP-CRNV); 2010.

(6.) Slaikeu KA. Intervencion en crisis. Manual para practica e investigacion. 2a edicion. Mexico: Manual Moderno. Edicion traducida al espanol por Chavez Mejia M; 1999.

(7.) Herzlich C, Pierret J. Illness and self in society. Baltimore CA: Johns Hopkins University Press; 1987.

(8.) Arndt J, Cook A, Goldenberg JL, Cox CR. Cancer and the threat of death: The cognitive dynamics of death-thought suppression and its impact on behavioral health intentions. J Pers Soc Psychol 2007; 92 (1): 12-29.

(9.) Perez SA. El suicidio, comportamiento y prevencion. Rev Cubana Med Gen Integr 1999; 15 (2): 196-217.

(10.) Sarason IG, Sarason BP. Psicologia anormal: El problema de la conducta inadaptada. Mexico: Mc Graw Hill; 1996.

(11.) Sanchez G. El suicidio y su prevencion. Bogota: Academia Nacional de Medicina; 2007.

(12.) Mingote Adan JC, Jimenez Arriero MA, Osorio Suarez, R. Suicidio: asistencia clinica. Madrid: Ediciones Diaz de Santos; 2006.

(13.) Villardon Gallego L. El pensamiento del suicidio en la adolescencia. Bilbao: Universidad de Deusto. Departamento de Publicaciones; 1993.

(14.) Baile WF. Rational suicide or depression: a new dilemma for the C-L Psychiatrist. Psychooncology 1993; 2 (1): 67-8.

(15.) Owen C, Tennant C, Levi J, Jones M. Suicide and euthanasia: patient attitudes in the context of cancer. Psychooncology 1992; 1 (2): 79-88.

(16.) Akechi T, Okamura H, Nakano T, Akizuki N, Okamura M, Shimizu K, et al. Gender differences in factors associated with suicidal ideation in major depression among cancer patients. Psychooncology 2010; 19 (4): 384-89.

(17.) Lu HC, Wu CH, Lee HC. Risk factors for suicide following hospital discharge among cancer patients. Psychooncology 2009; 18 (10): 1038-44.

(18.) Fall K, Fang F, Mucci L, Ye W, Andren O, Johansson JE, et al. Immediate risk for cardiovascular events and suicide following a prostate cancer diagnosis: Prospective cohort study. PLoS Med 2009; 6 (12). Disponible en e1000197.doi:10.1371/journal.pmed.1000197.

(19.) Splitter KL. Risk of suicide and suicidal ideation is higher among patients with cancer. Neuropsychiatry Reviews 2008; 6.

(20.) Llorente MD, Burke M, Gregory G, Boswoth HB, Grambow SC, Horner RD, et al. Cancer: a significant risk factor for late-life suicide. Am JGeriatr Psychiatry 2005; 13 (3): 195-201.

(21.) Recklitis CJ, Lockwood RA, Rothwell MA, Diller LR. Suicidal ideation and attempts in adult survivors of childhood cancer. J Clin Oncol 2006; 24 (24): 3852-57.

(22.) Hem E, Loge JH, Haldorsen T, Ekeberg O. Suicide risk in cancer patients from 1960 to 1999. J Clin Oncol 2004; 22 (20): 4209-16.

(23.) Chochinov HM, Wilson KG, Enns M, Lander S. Depression, hopelessness, and suicidal ideation in the terminally ill. Psychosomatics 1998; 39 (4): 366-70.

(24.) Mayland CR, Mason SR. Suicidal intent in the palliative care setting. J Palliat Care 2004; 20 (2): 119-120.

(25.) Akechi T, Nakano T, Akizuki N, Nakanishi T, Yoshikawa E, Okamura H, et al. Clinical factors associated with suicidality in cancer patients. Jpn J Clin Oncol 2002; 32 (12): 506-11.

(26.) Chochinov HM. Depression in cancer patients. Lancet Oncol 2001; 2 (8): 499-505.

(27.) Martinez B. Suicidio y cancer. En: Garcia-Camba de la Muela E. Manual de psicooncologia. Madrid: Aula Medica; 1999.

(28.) Hietanen P, Lonnqvist J, Henriksson M, Janilloja P. Do cancer suicides differ from others? Psychooncol ogy 1994; 3 (3): 189-95.

(29.) Akechi T, Kugaya A, Okamura H, Nakano T, Okuyama T, Mikami I, et al. Suicidal thoughts in cancer patients: Clinical experience in psycho-oncology. Psychiatry Clin Neurosci 1999; 53 (5): 569-73.

(30.) Camidge DR, Stockton DL, Frame S, Wood R, Bain M, Bateman DN. Hospital admissions and deaths relating to deliberate self-harm and accidents within 5 years of a cancer diagnosis: a national study in Scotland, UK. Br J Cancer 2007; 96 (5): 752-57.

(31.) Misono S, Weiss NS, Fann JR, Redman M, Yueh B. Incidence of suicide in persons with cancer. J Clin Oncol 2008; 26 (29): 4731-38.

(32.) Robson A, Scrutton F, Wilkinson L, MacLeod F. The risk of suicide in cancer patients: a review of the literature. Psychooncology, 2010; Disponible en: n/a. doi: 10.1002/pon.1717.

(33.) Robinson D, Renshaw C, Okello C, M0ller H, Davies EA. Suicide in cancer patients in South East England from 1996 to 2005: A population-based study. Br J Cancer 2009; 101 (1): 198-201.

(34.) Owen C, Tennat C, Levis J, Jones M. Cancer patients' attitudes to final events in life: Wish for death, attitudes to cessation of treatment, suicide and euthanasia. Psychooncology 1994; 3 (1): 1-9.

(35.) Bjorkenstam C, Edberg A, Ayoubi S, Rosen M. Are cancer patients at higher suicide risk than the general population? Scand J Public Health 2005; 33 (3): 208-14.

(36.) Quan H, Arboleda-Florez J, Fick G, Stuart H, Love E. Association between physical illness and suicide among the elderly. Soc Psychiatry Psychiatr Epidemiology 2002; 37 (4): 190-97.

(37.) Ahn E, Shin DW, Cho SI, Park S, Won YJ, Yun YH. Suicide rates and risk factors among Korean cancer patients, 1993-2005. Cancer Epidemiol Biomarkers Prev 2010; 19 (8): 2097-105.

(38.) Robinson D, Renshaw C, Okello C, M0ller H, Davies EA. Suicide in cancer patients in South East England from 1996 to 2005: A population-based study. Br J Cancer 2009; 101 (1): 198-201.

(39.) Yousaf U, Christensen M-LM, Engholm G, Storm HH. Suicides among Danish cancer patients 1971-1999. Br J Cancer 2005; 92 (6): 995-1000.

(40.) Rasic DT, Belik S-L, Bolton JM, Chochinov HM, Sareen J. Cancer, mental disorders, suicidal ideation and attempts in a large community sample. Psychooncology 2008; 17 (7): 660-7.

(41.) Kunin H, Patenaude A, Grier H. Suicide risk in pediatric cancer patients: An exploratory study. Psychooncology 1995; 4 (2): 149-55.

(42.) Hjerl K, Andersen E, Keiding N, Mouridsen HT, Mortensen PB, Jorgensen T. Depression as a prognostic factor for breast cancer mortality. Psychosomatics 2003; 44: 24-30.

(43.) Miller M, Mogun H, Azrael D, Hempstead K, Solomon DH. Cancer and the risk of suicide in older Americans. J Clin Oncol 2008; 26 (29): 4720-24.

(44.) Chung KH, Lin HC. Methods of suicide among cancer patients: a nationwide population-based study. Suicide Life Threat Behav 2010; 40 (2): 107-14.

(45.) Leeuwen PM, Schroder FH. Increased risk of suicide after prostate cancer diagnosis. Nature Reviews Urology 2010; 7: 369-70.

(46.) Dormer NRC, McCaul KA, Kristjanson LJ. Risk of suicide in cancer patients in Western Australia, 1981-2002. Med J Aust 2008; 188 (3): 140-3.

(47.) Miccinesi G, Crocetti E, Benvenuti A, Paci E. Suicide mortality is decreasing among cancer patients in Central Italy. Eur J Cancer 2004; 40 (7): 1053-57.

(48.) Louhivuori KA, Hakama M. Risk of suicide among cancer patients. Am J Epidemiol 1979; 109 (1): 59-65.

(49.) Storm HH, Christensen N, Jensen OM. Suicides among Danish patients with cancer: 1971 to 1986. Cancer 1992; 69 (6): 1507-12.

(50.) Tanaka H, Tsukuma H, Masaoka T, Ajiki W, Koyama Y, Kinoshita N, et al. Suicide risk among cancer patients: experience at one medical center in Japan, 1978-1994. Jpn J Cancer Res 1999; 90 (8): 812-17.

(51.) Kendal WS. Suicide and cancer: a gender-comparative study. Ann Oncol 2007; 18 (2): 381-7.

(52.) Ciaramella A, Poli P. Assessment of depression among cancer patients: the role of pain, cancer type and treatment. Psychooncology 2001; 10 (2): 156-165.

(53.) Akechi T, Okamura H, Kugaya A, Nakano T, Nakanishi T, Akisuki N, et al. Suicidal ideation in cancer patients with major depression. Jpn J Clin Oncol 2000; 30 (5): 221-4.

(54.) Alarcon A. Manual de psicooncologia. Bogota: Javegraf; 2006.

(55.) Valente SM, Saunders JM. Diagnosis and treatment of major depression among people with cancer. Cancer Nurs 1989; 20 (3): 166-77.

(56.) Howard MK, Andrea F, Holcombe G. Suicide risk in pediatric cancer patients: An exploratory study. Psychooncology 1995; 4 (2): 149-155.

(57.) Massie MJ, Holland JC. Depression and the cancer patient. J Clin Psychiatry 1990; 51 (Suppl 12-17): 18-9.

(58.) Hosaka T, Acki T. Depression among cancer patients. Psychiatry Clin Neurosci 1996; 50 (6): 309-312.

(59.) Breitbart W, Krivo S. Suicide. En: Holland JC (ed.). Psycho-oncology. New York: Oxford University Press; 1998.

(60.) Walker RA, Waters GM, Swanson H, Hibberd CJ, Rush RW, Storey DJ, et al. Better off dead: Suicidal thoughts in cancer patients. J Clin Oncol 2008; 10 26 (29): 4705-4707. Disponible en: doi:10.1200/JCO.2007.11.8844.

(61.) McLoone P, Boddy FA. Deprivation and mortality in Scotland, 1981 and 1991. Br Med J 1994; 309: 1465-1470.

(62.) Gunnell DJ, Peters TJ, Kammerling RM, Brooks J. Relation between parasuicide, suicide, psychiatric admissions, and socio-economic deprivation. Br Med J 1995; 311: 226-230.

(63.) McClain C, Rosenfeld B, Breitbart W. Effect of spiritual well-being on end-of-life despair in terminally ill cancer patients. Lancet 2003; 361 (9369): 1603-07.

(64.) Abbey JG, Rosenfeld B, Pessin H, Breitbart W. Hopelessness at the end of life: The utility of the hopelessness scale with terminally ill cancer patients. Br J Health Psychol 2006; 11 (2): 173-83.

(65.) Ell K, Sanchez K, Vourlekis B, Lee PJ, Dwight-Johnson M, Lagomasino I, et al. Depression, correlates of depression, and receipt of depression care among low-income with breast or gynecological cancer. J Clin Oncol 2005; 23 (13): 3052-60.

(66.) Bergquist H, Ruth M, Hammerlid E. Psychiatric morbidity among patients with cancer of the esophagus or the gastro-esophageal junction: A prospective, longitudinal evaluation. Dis Esophagus 2007; 20 (6): 523-9.

(67.) Lynch ME. The answer and practice of affective disorders an advanced cancer. J Palliat Care 1995; 11: 10-18.

(68.) Organizacion Mundial de la Salud. Programas nacionales de control del cancer. Politicas y pautas para la gestion. Washington DC: OPS; 2004.

(69.) Spoletini I, Gianni W, Caltagirone C, Madaio R, Repetto L, Spalletta G. Suicide and cancer: Where do we go from here? Critical Reviews in Oncology/Hematology 2011; 78: 206-19.

(70.) Tollec C, Guitteny M, Sauvaget A, Vanelle JM. Depression, suicide et cancer: a propos d'un cas. Ann Med Psychol 2008; 166 (9): 736-40.

(71.) Henriksson MM, Isometsa ET, Hietanen PS, Aro HM, Lonnqvist JK. Mental disorders in cancer suicides. J Affect Disord 1995; 36 (1-2): 11-20.

(72.) Massie MJ, Gagnon P, Holland JC. Depression and suicide in patients with cancer. J Pain Symptom Manage 1994; 9 (5): 325-40.

(73.) Filiberti A, Ripamonti C, Totis A, Ventafridda V, De Conno F, Contiero P et al. Characteristics of terminal cancer patients who committed suicide during a home palliative care program. J Pain Symptom Manage 2001; 22 (1): 544-53.

(74.) O'Mahony S, Goulet J, Kornblith A, Abbatiello G, Clarke B, Kless-Siegel S, et al. Desire for hastened death, cancer pain and depression: Report of a longitudinal observational study. J Pain Symptom Manage 2005; 29 (5): 446-57.

(75.) Rodin G, Zimmermann C, Rydall A, Jones J, Shepherd, FA, Moore, M, et al. The desire for hastened death in patients with metastatic cancer. J Pain Symptom Manage 2007; 33 (6): 661-75.

(76.) Mystakidou K, Parpa E, Katsouda E, Galanos A, Vlahos L. The role of physical and psychological symptoms in desire for death: A study of terminally ill cancer patients. Psychooncology 2006; 15 (4): 355-60.

(77.) Laird BJA, Boyd AC, Colvin LA, Fallon MT. Are cancer pain and depression interdependent? A systematic review. Psychooncology 2009; 18(5):.459-64.

(78.) Die Trill M. Influencia de la cultura en la experiencia del cancer. Psicooncologia 2003; 0 (1): 39-48.

(79.) Organizacion Mundial de la Salud. Informe sobre la salud en el mundo 2008. La atencion primaria de salud. Mas necesaria que nunca. Ginebra: OMS; 2008.

Ximena Palacios-Espinosa [1] Juan Gabriel Ocampo-Palacio [2]

[1] Magister en Psicologia Clinica y de la Salud; profesora principal de carrera academica, programa de Psicologia, Escuela de Medicina y Ciencias de la Salud, Universidad del Rosario; miembro del grupo Individuo, Familia y Sociedad (IFS). ximena.palacios@gmail.com.

[2] Estudiante de decimo semestre del programa de Psicologia de la Universidad del Rosario.

Recibido: 21 de noviembre de 2010 * Aceptado: 9 de junio de 2011
Tabla 1. Relacion del numero de articulos contenidos en las bases de
datos especializadas consultadas para esta revision teorica.

                                Numero de articulos publicados entre
                                 1990 y 2010 en las bases de datos

       Combination de           EBSCO Host:      Proquest    PubMed
       terminos Mesh             Psychology     Psychology
      para la busqueda         and Behavioral    Journals
                                  Science
                                 Collection

Suicide y cancer                     87            1099       2719

Suicidal ideation y cancer           11            102         67

Suicide-attempted y cancer          423             3          67

Cancer y suicide & risk              2              97        256
factors

Cancer y suicidal ideation          666             14         23
& risk factors

Cancer y Suicide &                  423             3          67
Suicide-attempted

Total:                              1612           1318       3199

                                    Numero de articulos
                                  publicados entre 1990 y
                                2010 en las bases de datos

       Combination de          Science   Psicodoc   Total
       terminos Mesh           Direct
      para la busqueda

Suicide y cancer                1622        0       5527

Suicidal ideation y cancer       463        0        643

Suicide-attempted y cancer       447        0        940

Cancer y suicide & risk         1333        0       1688
factors

Cancer y suicidal ideation       363        0       1066
& risk factors

Cancer y Suicide &               447        0        940
Suicide-attempted

Total:                          4675        0
COPYRIGHT 2011 Universidad del Rosario
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2011 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:Articulo original
Author:Palacios-Espinosa, Ximena; Ocampo-Palacio, Juan Gabriel
Publication:Revista Ciencias de la Salud
Article Type:Report
Date:May 1, 2011
Words:10214
Previous Article:Modelo predictivo del grado de discapacidad en adultos con lesion medular: resultados desde el WHO-DAS II.
Next Article:Pasometria: estrategia de intervencion y promocion de la actividad fisica.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters