Printer Friendly

Sistemas agroforestales con especies de importancia maderable y no maderable, en el tropico seco de Mexico.

Agroforestry systems with timber and non-timber forest species important in the dry tropics of Mexico

Introduccion

Mexico es uno de los 12 paises megadiversos del mundo; se localiza en dos regiones biogeograficas: la neoartica y neotropical; presenta una variedad de condiciones edaficas y climaticas; su topografia, geologia y la influencia de corrientes marinas y lacustres, favorece la presencia de una gran diversidad biologica, tanto de flora como de fauna

(CONABIO, 2006).

Sin embargo, los incendios forestales, plagas y enfermedades y una constante deforestacion --estimada entre 155 a 776 mil ha al ano (Velazquez et al., 2002; SEMARNAT, 2005; 2012) predominante en las zonas tropicales--origina que se pierdan habitats y biodiversidad (incluyendo microorganismos que son parte del ecosistema) y numerosas especies de arboles y arbustos sin identificacion que pueden ser una opcion viable para ser introducidos en diferentes sistemas agroforestales (SAF).

Los SAF son un conjunto de tecnicas silviculturales que satisfacen las necesidades de los productores, por la diversidad de productos y servicios que generan. Estas tecnicas fomentan la capacidad natural de regeneracion de especies nativas del bosque; por lo cual son una herramienta basica para la conservacion de los ecosistemas naturales, y preservan los recursos floristicos y faunisticos presentes en estos habitats (CONABIO, 2006; Jadan et al., 2015).

En este contexto, los SAF representan una alternativa de uso de la tierra que proporciona una diversidad de productos agricolas y forestales (madera, lena, frutos, forraje, medicinas, entre otros) y servicios como: sombra para cultivos y animales, proteccion (en el caso de cortina rompevientos) y mejoramiento del suelo. Y contribuye, significativamente, en la generacion de servicios ambientales; entre ellos: la diversidad biologica de los agroecosistemas, creando--en sus ramas, raices y hojarasca--habitats para otros organismos (Beer et al., 2004).

La inclusion de arboles maderables y de uso multiple en los SAF es tambien una alternativa para impulsar el desarrollo economico y social, incrementandose los beneficios cuando las especies forestales se combinan en sistemas de produccion agricola y ganadera; actividades que se desarrollan en la mayor parte del pais (Lopez-Sanchez y Musalem, 2007).

Por lo que el objetivo del presente trabajo radica en describir diferentes SAF, como una alternativa de uso de la tierra; para incluir en estos, especies forestales maderables y no maderables en el tropico seco de los estados de Colima, Jalisco y Nayarit, en Mexico.

Recursos forestales del tropico de Mexico

El tropico seco se localiza, principalmente, en la vertiente del Pacifico donde se ubican varios estados; entre ellos: Jalisco, Colima y Nayarit. Gran parte de la superficie de estas entidades se encuentra cubierta por el bosque tropical caducifolio y subcaducifolio (Rzedowski, 1983) o selva mediana subcaducifolia, y selva baja caducifolia, segun la clasificacion de Miranda y Hernandez-X (1963); de ahi la importancia de promover los SAF, que incluyan especies arboreas de usos multiples (entre ellos, el maderable); pero tambien es fundamental considerar la fijacion biologica de nitrogeno que realizan numerosas especies para incorporarlas en suelos degradados, asi como plantas forrajeras y todas aquellas de valor para la apicultura que aportan nectar y polen para la produccion de miel (Roman y Palma, 2007).

Igualmente, muchas de las especies nativas de ecosistemas forestales se aprovechan como maderables en plantaciones forestales comerciales; muestra de ello, es el apoyo recibido en parte de los estados de Veracruz, Tabasco y Campeche, con alrededor de 57,305 ha con este tipo de plantaciones comerciales (CONAFOR, 2009). En donde la introduccion de especies maderables--como cedro rojo (Cedrela odorata L.), cedro nogal (Junglas pyriformis Liebm.) y primavera (Tabebuia donnell smithii Rose)--con cultivos agricolas representan una opcion tecnica viable que genera beneficios economicos positivos comparados con monocultivos (Lopez-Sanchez y Musalem, 2007).

Por otro lado, en el tropico seco se presentan especies de importancia maderable y de uso multiple; entre ellas: capomo (Brosimum alicatrum Sw.), caobilla (Swietenia humilis Zucc.), barcino (Cordia elaeagnoides DC.), rosa morada (Tabebuia rosea DC.), T donnell smithii, habillo (Hura polyandra Baill.) y parota (Enterolobium cyclocarpum (Jacq.) Griseb). Muchas de estas especies estan presentes en el agroecosistema de pina bajo sombra de arboles del bosque tropical subcaducifolio y en la zona de transicion de bosque de encino en el tropico de los estados de Jalisco y Nayarit, donde se registraron 1,161 individuos correspondientes a 69 especies de plantas vasculares con diametros [mayor que o igual a] 10 cm y de [mayor que o igual a] a 3.0 m de altura (Rosales et al., 2014).

En los SAF y en las plantaciones forestales comerciales la seleccion de especies es importante; se recomienda que estas sean nativas. Dentro de ellas, las dos especies valiosas de mayor interes en el tropico mexicano son: C. odorata y la caoba (Swietenia macrophylla King.); ambas, de gran demanda comercial por sus excelentes caracteristicas maderables y alto valor comercial; en el caso S. macrophylla, la mayor parte de los volumenes proceden de bosques naturales, por lo que es procesada unicamente en el estado de Quintana Roo (Silva-Guzman et al., 2015).

La madera de C. odorata es de caracteristicas excelentes; por el bello jaspeado que presenta, se preve que en un futuro su uso sera para la fabricacion de chapas y madera terciada con fines de exportacion (Pennington y Sarukhan, 2005). Sin embargo, hay que considerar que estas especies son atacadas por Hypsipyla grandella Zoller (barrenador del tallo); lo que provoca malformaciones y perdida de su valor comercial, siendo mas susceptible a esta plaga C. odorata (Paul y Weber, 2013; Gonzalez-Martinez et al., 2016). Por lo que es trascendental buscar otras alternativas de especies maderables para satisfacer la demanda en el mercado. Los SAF son una opcion para reducir la presion sobre los bosques nativos por la obtencion de productos maderables y no maderables; ya que estos recursos los obtiene el productor del componente arboreo en los SAF.

Ventajas de los sistemas agroforestales

En lo ecologico

Los arboles, en los SAF, contribuyen a recuperar la biodiversidad y son una alternativa para reducir la deforestacion, combatir la erosion de suelos y rehabilitar praderas degradadas; representan una estrategia valiosa en la conservacion de suelos y el mantenimiento de su fertilidad. Los SAF con altas densidades de especies arboreas incrementan el potencial de fijacion de carbono (Anguiano et al., 2013); asimismo, contribuyen a mantener la calidad y cantidad de agua; constituyen un recurso importante en la diversidad vegetal en ecosistemas silvestres (Beer et al., 2004). Dentro del aspecto ecologico, se resalta tambien la importancia de las cercas vivas; que, en muchos casos, conectan masas boscosas con areas fragmentadas y son corredores biologicos donde se desplaza la fauna silvestre, semillas y polen (Palomeque, 2009; De la Ossa-Lacayo, 2013).

En lo social

Se observa la disminucion de riesgos; por ejemplo, la susceptibilidad de que algun cultivo pueda ser atacado por plagas o enfermedades disminuyendo el rendimiento, lo cual afectaria al productor; al tener una diversidad de especies este problema disminuye. Existe mas oportunidad de empleo permanente, ademas de una produccion constante la mayor parte del ano. Un ejemplo son los huertos familiares que se practican en diferentes condiciones biofisicas y socio-economicas en varias partes del pais, incluyendo el tropico seco de los tres estados en estudio (Gaspar et al., 2005); con esto se asegura la provision de alimentos, al ofrecer una mejor nutricion por la variedad de cultivos y una mejor salud, al consumir alimentos con menor uso de agroquimicos (De la Cruz, 2009).

En lo economico

Se obtiene una mayor produccion por mejores condiciones fisicas, quimicas y biologicas de los suelos; por lo tanto, se reduce el uso de fertilizantes, asi como una menor dependencia de insumos externos. Con la sombra de los arboles, se disminuye el estres por las altas temperaturas en los animales, con una mayor produccion. Existe una diversidad de productos, entre ellos: madera, lena, forraje, frutos, postes para cercas y productos agropecuarios (De la Cruz, 2009). Lo que permite, al productor, la venta de esos productos y con ello obtener ingresos economicos de forma inmediata. Destaca, tambien, la importancia de la cobertura arborea sobre el consumo de follaje y frutos por el ganado, incrementando la produccion tanto de leche como de carne (Betancourt et al., 2003; Palma, 2005).

Desventajas de los sistemas agroforestales

En lo ecologico

En las asociaciones de arboles con cultivos, podria existir una mayor competencia por luz, nutrimentos y espacio, para lo cual se recomienda utilizar especies que fijen nitrogeno atmosferico; arboles cuyos follajes permitan el paso de la luz, para la vegetacion herbacea. La orientacion se debe realizar de este a oeste. Otro aspecto, es el dano que pueden ocasionar cuando se cosechan los arboles y la dificultad en la mecanizacion; se sugiere dejar franjas amplias tipo "callejones". Existe el riesgo de que se presenten enfermedades fungicas, sobre todo en cultivos de sombra; para reducir este efecto, debe de realizarse raleos y podas en la vegetacion lenosa para evitar el exceso de sombra. La posibilidad de efectos alelopaticos, para lo cual se deben elegir especies idoneas en las diversas condiciones edafoclimaticas (De la Cruz, 2009).

En lo social

Renuencia del productor a introducir arboles en sus sistemas agropecuarios. Escasez de personal calificado y con experiencia en el manejo del sistema y los otros componentes que integran los SAF, en diferentes condiciones biofisicas (De la Cruz, 2009).

En lo economico

Posibilidad de obtener rendimientos menores, respecto de los monocultivos; esto sucede cuando alguno de los componentes inhibe la respuesta de otro; sin embargo, esto puede cambiar con el tiempo, de tal suerte que las interacciones negativas o neutras, pueden convertirse pronto en positivas. El objetivo de los SAF es identificar las interacciones positivas y maximizarlas y reducir las negativas.

Por otro lado, se debe tener presente que la produccion, aunque no es alta, se mantiene por un periodo mayor, se mejora la fertilidad del suelo y la erosion se controla por la presencia de arboles; es decir, es sostenible. Asimismo, estos sistemas aportan beneficios ecologicos de importancia mundial.

En ciertas practicas agroforestales se requiere mano de obra especializada; lo que eventualmente podria incrementar los costos de produccion; sin embargo, hay que considerar que los SAF contribuyen a la generacion de empleo para la comunidad y se eleva el nivel de vida de la poblacion rural, la cual tiene opcion de comprar los bienes que se producen en el sistema. Problemas de comercializacion por la diversidad de cultivos. En varios SAF se maneja un producto para el mercado, ya sea frutales, cafe o el componente animal; los demas elementos del sistema tienen un nivel intermedio entre el comercial y el de subsistencia.

Clasificacion de los sistemas agroforestales

De acuerdo a la naturaleza de los componentes, los SAF pueden ser: agrosilvicolas, silvopastoriles y agrosilvopastoriles (Nair, 1997; Krishnamurthy y Avila, 1999). Asimismo, se resalta su contribucion a los servicios ambientales (Anguiano et al., 2013; Beer et al., 2004; CONAFOR, 2011; Moran et al., 2014).

Sistemas agrosilvicolas

Se caracterizan por la presencia del componente lenoso, en combinacion con cultivos agricolas; dentro de ellos: agricultura migratoria, barbechos mejorados, huertos caseros o huertos familiares, sistema taungya, combinacion plantacion-cultivo y cultivo en callejones.

En estos SAF existe una diversidad de practicas en las que se incorpora el componente forestal para diferentes fines, como son: maderable, lena, forraje, proteccion de cultivos, mejoramiento del suelo o sombra para algunos cultivos (como el cafe y cacao), o bien, para el ganado en las areas de pastoreo. En varias partes del pais, es comun la presencia de especies nativas maderables entremezcladas; en muchos casos se presentan por regeneracion natural. Sin embargo, se recomienda un mejor manejo con las especies maderables, como son las podas de formacion, raleos y la seleccion, para obtener individuos de mayor valor comercial.

En la mayor parte del tropico seco de Jalisco, Colima y Nayarit se realizan las diferentes practicas agroforestales, intercalando el componente lenoso con cultivos y/o animales, como:

Agricultura migratoria

La agricultura migratoria se caracteriza por la alternancia de un periodo corto de cultivo, de uno o dos anos y uno largo de descanso; se inicia cuando se corta la vegetacion lenosa, se quema y se establecen cultivos agricolas o pastizales para la ganaderia; tiene consecuencias ambientales, sobre todo por la deforestacion y por la liberacion de C[O.sub.2] en la atmosfera, contribuyendo al calentamiento global (Villagaray y Bautista, 2011).

En algunas regiones de nuestro pais se promueve--en ciertos sitios de agricultura migratoria--el establecimiento de sistemas agroforestales, con plantaciones de arboles maderables nativos, como: T. rosea mezclada con especies de rapido crecimiento--como teca (Tectona granais L. f.), gmelina (Gmelina arborea Roxb.) y cedro rosado (Acrocarpus fraxinifolius Arn.)--; con maiz (Zea mays L.) y frijol (Phaseolus sp.), entre callejones, durante los primeros anos de crecimiento de las maderables (Avila-Ayala et al., 2012).

Es importante considerar alternativas para mitigar los efectos de la agricultura migratoria; asi, por ejemplo, es necesario fomentar la presencia de especies maderables como: T rosea, T. donnell smithii y C. elaeagnoides, presentes en forma nativa en los diferentes ecosistemas tropicales de los estados en estudio. Asimismo, existen especies de uso multiple y excelentes como forrajeras, como son: B. alicastrum, E. cyclocarpum, H. polyandra y guapinol (Hymenaea courbaril L).

Barbechos mejorados

Los barbechos mejorados (tambien conocidos como "acahuales") son sitios en los cuales se practico la agricultura migratoria y se dejan en descanso para que se establezca la vegetacion lenosa; se conocen dos tipos de barbecho:

--El barbecho economicamente enriquecido; el cual promueve el uso de especies que aportaran un recurso economico durante el tiempo que la tierra esta en descanso, como arboles frutales y para uso energetico, o se fomenta la regeneracion natural de especies maderables que podrian aprovecharse a mediano o largo plazo. Se hace enriquecimiento de acahuales con arboles de alto valor comercial, como: C. odorata (Ruiz-Gonzalez, 2015). Tambien se pueden introducir otras maderables y arboles forrajeros; entre ellos: E. cyclocarpum, H. courbaril (muy abundante en Nayarit), parotilla (Albizia lebbeck (L.) Benth.), y arbol de lluvia (Samanea saman (Jacq.) Merr.) (Alvear-Caicedo et al., 2013); presentes en el tropico humedo, pero adaptados en estos tres estados del Pacifico, ademas del papelillo (Bursera simaruba (L.) Sarg.), entre otros.

--El barbecho biologicamente enriquecido; se caracteriza por el establecimiento de especies preferentemente leguminosas; entre ellas: guaje (Leucaena esculenta (Moc & Sesse ex DC) Benth.), guajillo (L. lanceolataS. Watson), cacanahual (Gliricidia sepium Kunth ex Steud y coral (Caesalpinia pulcherrima (L.) Sw.), para reducir el tiempo de descanso y que el suelo recupere su fertilidad. Aqui, se pueden promover tambien especies de alto valor economico y de uso multiple; entre ellas, especies maderables y forrajeras, como guaje (Leucaena leucocephala (Lam) de Wit.), por su alta capacidad de fijacion de nitrogeno y excelente fuente de proteina (Rodriguez et al., 2014; Gaviria et al., 2015; Reyes et al., 2015).

Huertos caseros o huertos familiares

Los huertos caseros tropicales ocupan un lugar singular en los SAF. Ningun otro es tan diverso en cantidad de especies y variedades, tan complejo y variado en estratos y en posibles asociaciones, ni tan completo en sus funciones como el huerto casero o huerto familiar.

Generalmente, esta compuesto por una diversidad de especies arboreas de multiples usos--dependiendo de las dimensiones, en un huerto tropical es comun encontrar arboles frutales como: mango (Mangifera indica L.), guamuchil (Pithecellobium dulce (Roxb.) Benth.), ciruelo (Spondias purpurea L.), mamey (Pouteria sapota (Jacq.) H. E. Moore & Stearn.), asi como arboles ornamentales y maderables, como T. rosea y T donnell smithii--con cultivos agricolas (tuberculos, hortalizas, frutas, plantas de cocina), produccion ganadera (animales menores, rumiantes e, inclusive, abejas) y forestal (madera, lena, postes), asi como plantas medicinales; cerca o adyacente a los hogares (Krishnamurthy y Avila, 1999; Rivas-Torresi, 2005).

Los huertos caseros son ecosistemas reconocidos por su importancia en la conservacion de micro-habitats, que fomentan la interaccion entre especies vegetales y animales, semejantes a ecosistemas naturales. Este tipo de sistemas son mas diversos en areas rurales por el espacio horizontal; sin embargo, en zonas urbanas representan tambien una fuente importante de alimento y de plantas medicinales, aun considerando que el ser humano ha influido sobre las condiciones naturales y modificado, en cierta forma, caracteristicas del medio fisico; asi, Gaspar et al. (2005), realizaron un estudio sobre la diversidad de especies en huertos caseros en la zona conurbada de Guadalajara (Tlaquepaque, Zapopan y Tlajomulco), en el estado de Jalisco, reportando la importancia de este tipo de sistemas; sobre todo, por la presencia de plantas medicinales.

En la mayoria de los huertos caseros tropicales se incluyen especies maderables, como ornamentales y/o sombra, como son: T rosea, T. donnell smithii, C. elaeagnoides, ceiba (Ceiba pentandra L. Gaertn.) y E. cyclocarpum. En los estados de Jalisco y Colima es comun la mezcla de las especies maderables con frutales: M. indica, tamarindo (Tamarindus indica L.), Musa spp., y P sapota, entre otras; es importante resaltar a B. alicastrum, presente en diferentes ecosistemas tropicales tanto en el Pacifico como en el Atlantico; es un arbol apreciado por sus multiples usos; asi, Orantes et al. (2012), realizaron un estudio en comunidades rurales y documentaron nueve usos: forrajero (hojas y frutos); postes (ramas); lena (ramas); construccion de casas (tallo), herramientas de trabajo (ramas); muebles (tallo); importancia melifera (flores); comestible (semillas); medicina tradicional (semilla, corteza, hojas y latex); varios de estos usos como: forrajera, maderable y sustituto de cafe son muy frecuentes en la zona de estudio (cuadro 1).

En Autlan de Navarro, Jalisco, existe una diversidad de especies en huertos caseros con arboles frutales; entre ellos: nance (Byrsonima crassifolia (L.) Kunth), P dulce, aguacate (Persea gratissima C.F. Gaertn.), guayaba (Psidium guajava L.), durazno (Prunus persica (L.) Batsch.), granada (Punica granatum L.) y M. indica. En Nayarit predominan varias de las especies maderables senaladas anteriormente; ademas de amapa prieta (Tabebuia chrysantha (Jacq.) G. Nicholson) y frutales como el arbol del pan (Artocarpus altilis) (Parkinson) Fosberg.

Sistema Taungya

El sistema "taungya"--al igual que la agricultura migratoria--es otro precursor de la agroforesteria. Mientras la agricultura migratoria es un sistema secuencial de especies lenosas y cultivos, el metodo "taungya" es una combinacion simultanea de los dos componentes durante las primeras etapas del establecimiento de especies forestales; sin embargo, la produccion de alimentos es una motivacion para los agricultores (Nair, 1997).

El sistema "taungya" se desarrollo en 1856, en Birmania. Consiste en una combinacion de la especie maderable con cultivos agricolas, durante los primeros anos de la plantacion. Las especies maderables nativas que se utilizan son: C. odorata, T. rosea y T donnell smithii, entre otras; y Eucalyptus spp., G. arborea y T grandis entre las especies introducidas. Posteriormente, cuando las especies maderables superan la altura de ramoneo, es comun introducir el componente animal. Las ventajas que se tienen con este sistema son: ahorrar costos en el establecimiento de las plantaciones forestales y obtener ingresos y beneficios a corto plazo, por concepto de las cosechas y por la venta de los productos pecuarios.

En el estado de Nayarit se realizan plantaciones con T. grandis y G. arborea, entre otras. En el municipio de Tomatlan, Jalisco, se trabaja con C. odorata junto con el cultivo de maiz; otras plantaciones se encuentran entre hileras de platano (Musa spp.). En Colima y Jalisco se establecieron plantaciones de especies maderables de T. rosea, T. donnell smithii y E. cyclocarpum; esta ultima, presente en Coquimatlan, Colima, en combinacion con el pasto guinea (Panicum maximum Jacq.).

Combinacion plantacion-cultivo

Son sistemas de produccion donde interactuan dos especies lenosas; un ejemplo son las plantaciones de cocoteros con otros frutales, como: citricos, mango, guanabana, tamarindo, entre otros; aqui tambien se presenta la regeneracion natural de especies maderables, como: S. humilis, E. cyclocarpum, T rosea y T donnell smithii; cafe y cacao con arboles leguminosos, como Inga jinicuil Schltdl, I. laurina (Sw.) Willd.; arboles de sombra y especies maderables, como: C. odorata, B. simaruba, laurel (Cordia alliodora (Ruiz & Pav) Oken), asi como arboles de uso multiple como B. alicastrum (cuadro 1).

Cuando se asocian arboles maderables en cafetales y en cacaotales, como: C. alliodora, E. cyclocarpum, T. rosea, T. donnell smithii, y algunas otras especies que fijan nitrogeno atmosferico, como: Inga jiniquil, nogal (Juglans major Torr. A. Heller), tepehuaje (Lysiloma acapulcense Kunth Benth.), entre otras, se hace un uso mas eficiente del suelo y proporciona recursos adicionales al productor.

En algunos cafetales del estado de Colima, en la localidad de Nogueras, se combina este sistema con cultivos de frutales, como Musa spp., P sapota y citricos. El sistema consiste en establecer cultivos agricolas con arboles, de tal manera que el aprovechamiento del espacio del suelo sea simultaneo, tratando de que los arboles no compitan directamente, por luz y nutrimentos, con los cultivos.

En Minatitlan, Colima, cerca de la comunidad de El Arrayanal se planta cafe entre especies del bosque mesofilo de montana, como: J. major, aile (Alnus jorullensis Kunth), fresno (Fraxinus uhdei Wenz Lingelsh.), (Inga colimana Padilla-V., Cuevas et Solis-M.), lechillo (Carpinus caroliniana Walter), presentando una fisonomia de un bosque nativo.

El agrosistema pina con arboles de sombra--en los estados de Jalisco y Nayarit--en un bosque tropical subcaducifolio, predominan especies nativas; la mayoria, leguminosas, como: E. cyclocarpum e H. courbaril, las de mayor preferencia por los productores, debido a su caracter como caducifolios, en la epoca cuando la pina necesita mayor cantidad de luz (Rosales et al., 2014).

En Cuixmala, municipio de La Huerta, Jalisco, en plantaciones de cocoteros, se introducen diversos arboles frutales; entre ellos, citricos: (Citrus spp.), canela (Cinnamomum zeylanicum Blume), guanabana (Annona muricata L.) y Musa spp.; en los cuales se encuentran presentes especies maderables, como: C. odorata, E. cyclocarpum y C. pentandra; esta ultima, tutor del cultivo de la vainilla (Vanilla planifolia Andrews). En este sitio se establecio una plantacion con la especie maderable guayabillo (Piranhea mexicana (Standl.) Radcl.-Sm.), en plantaciones de cocoteros.

El cultivo del cafe (Coffea spp.), es otro ejemplo de combinacion plantacion-cultivo. Los cafetales bajo sombra constituyen verdaderos ecosistemas de bosques tropicales, por la diversidad de especies nativas y servicios ambientales. Los tres estados de mayor importancia en el occidente de Mexico en este cultivo son: Jalisco, Colima y Nayarit.

En el estado de Nayarit se practica este tipo de cultivo con arboles de sombra con especies nativas de la selva mediana subcaducifolia; entre ellas: B. alicastrum, higuera (Ficus insipida Willd.) y una especie heliofita guarumbo (Cecropia obtusifolia Bertol).

En el rancho El Jabali, en Colima, se destacan 100 ha de cafetales bajo sombra, con especies nativas, como: Ficus padifolia Kunth, F. segoviae Miq., I. jinicuil, F. uhdei y J. major.

Cultivos en callejones

Este tipo de cultivo es una tecnologia agroforestal que asegura el crecimiento de los cultivos herbaceos, entre los setos de arbustos y arboles, preferentemente de la familia Fabaceae. Los setos son podados periodicamente para impedir la sombra excesiva en los cultivos y para proveer biomasa (que, incorporada al suelo, mejora su contenido de nutrimentos y las propiedades fisicas). Este tipo de sistema se implemento en los bancos de proteina establecidos en Colima, con L. leucocephala var. Peru (Lam.) de Wit, con cultivos agricolas como el maiz; posteriormente, se introdujeron pastos forrajeros para complementar la dieta de bovinos en pastoreo (Palma et al., 2000).

En Cuixmala, municipio de La Huerta, Jalisco, es frecuente el uso de plantaciones forestales, en combinacion con cultivos agricolas--como hortalizas y arbustivas--para la fijacion de nitrogeno; entre ellas: L. leucocephala y C. pulcherrima. Dentro de las especies maderables se pueden citar a: C. odorata, y S. humilis, C. pentandra y P mexicana.

Sistemas silvopastoriles

Entre las diferentes combinaciones de los sistemas silvopastoriles, en los cuales se pueden integrar especies maderables y de uso multiple se encuentran: arboles dispersos en potreros, pastoreo en ecosistemas forestales, pastoreo en plantaciones forestales, pastoreo bajo cocoteros y otros frutales y cercas vivas:

Arboles dispersos en potreros

La diversidad de arboles dispersos en potreros proviene de la vegetacion original; entre ellos, frutales nativos y naturalizados, arboles que proporcionan sombra; y, de manera notable, especies maderables, que contribuyen de manera significativa a la demanda de maderas finas tropicales.

En el sector agropecuario y entre los productores se reconoce la sobreexplotacion y escasez actual de C. odorata y S. macrophylla, en los estados y paises donde estas especies se encuentran en forma nativa; lo que provoca una mayor demanda de C. alliodora y T rosea; que, hasta hace algunos anos, tenian poca importancia comercial como especies maderables (Grande y Maldonado, 2011).

La actividad ganadera en areas tropicales es frecuente en los estados de Colima, Jalisco y Nayarit; los productores, en forma deliberada, dejan especies forestales; entre ellas, maderables y de multiples usos (cuadro 1), como la guacima (Guazuma ulmifolia Lam.), G. sepium, L. leucocephala, guajillo (L. lanceolata S. Watson var. lanceolata), especies valiosas que proporcionan forraje de alta calidad proteica (Palma, 2005; Roman et al., 2013).

Entre las especies maderables y de importancia forrajera destacan, en las tres entidades: B. alicastrum, B. simaruba, E. cyclocarpum, T rosea, T. donnellsmithii, H. courbaril y H. polyandra, que el productor, intencionadamente, deja en los potreros por la belleza escenica y por la fuente de alimento que representa para la ganaderia, durante la epoca seca (Roman et al., 2011).

Sin embargo, en areas de aprovechamiento maderable, la regeneracion natural es escasa; principalmente, por la competencia que se tiene con la vegetacion herbacea; por lo que es necesario aplicar tratamientos de deshierbe y remocion de suelo, para lograr un mejor desarrollo; sobre todo, con especies heliofitas, como T. rosea, tal como lo indicaron Mora et al. (2006).

Otras especies incluyen a T donnell smithii, C. odorata, C. elaeagnoides, S. humilis, C. alliodora, S. saman y A. lebbeck; estas dos ultimas son introducidas en los tres estados, adaptandose en forma excepcional, con un rapido crecimiento (sobre todo, S. saman). De estas especies, H. polyandra presenta buena regeneracion natural y se puede encontrar en diferentes clases diametricas, ya que no es consumida por los animales en su etapa juvenil (Mora, 2003).

Samanea saman y E. cyclocarpum son arboles de copa amplia, utiles como sombra en los potreros; sus frutos constituyen una excelente fuente de forraje para animales y fauna silvestre, presentes en la epoca seca. Las semillas de estas especies se dispersan por los animales y, con manejo de podas de formacion, pueden ser aprovechadas como especies maderables.

Cedrela odorata es la especie mas vulnerable: no resiste inundaciones, tiene su sistema radicular superficial y es atacada por un barrenador (Hypsipyla grandella), que ocasiona lento crecimiento, deformaciones en el fuste, con la consecuente perdida de su valor comercial (Paul y Weber, 2013).

En el bosque tropical caducifolio de la parte costera del Pacifico resalta por su abundancia, en los estados de Jalisco y Colima, C. elaeagnoides, especie maderable de importancia comercial en este ecosistema.

Pastoreo en ecosistemas forestales

En estudios realizados por Roman et al. (2011) y Roman y Mora (2013), se resalta la importancia de especies maderables en sistemas silvopastoriles y remanentes del bosque tropical caducifolio y subcaducifolio, con ganaderia extensiva, en el municipio de Tomatlan, Jalisco; las especies que aportan el mayor volumen maderable para aserrio son: H. polyandra, E. cyclocapum, T. rosea, T donnell smithii y C. elaeagnoides. Otras especies presentes pero no abundantes son: S. humilis y C. odorata, consideradas de mayor valor en el mercado.

En estos sitios existe la presencia de otras especies maderables valiosas y que se encuentran en la NOM-059-SEMARNAT-2001, como: palo culebro (Astronium graveolens Jacq.), arbol maria (Calophyllum brasiliense Cambess.) y T. chrysantha. La especie de P. mexicana endemica de los estados de Colima y Jalisco, es utilizada para postes y construccion de palapas; las cuales son techadas con hojas de palma (Sabal mexicana Mart.), como un recurso forestal no maderable, cuya practica es comun en Jalisco, Colima y Nayarit, sobre todo en las zonas turisticas.

Pastoreo en plantaciones forestales

El pastoreo en plantaciones forestales y frutales se realiza en los tres estados en estudio; la plantacion forestal se practica en combinacion con cultivos durante los primeros anos; posteriormente, en muchos casos, se introducen animales cuando la especie forestal esta fuera del alcance de ramoneo.

Asi, en Tomatlan, Jalisco, se ha observado en plantaciones de Cedrela odorata a bovinos en pastoreo; en este mismo municipio, cerca del poblado El Tequesquite, se realizo una plantacion con diversas especies que incluyen a: C. odorata, S. macrophylla, C. elaeagnoides, tampiziran (Dalbergia congestiflora Pitier), E. cyclocarpum, T. rosea, H. polyandra y T. donnell smithii, entre otras; y cuando estas especies presentaban alturas de aproximadamente dos metros, se introdujeron ovinos de la raza Pelibuey, que consumen hierbas y pastos que crecen entre las plantaciones, lo que permite al productor obtener ingresos adicionales a corto plazo, por la venta del componente animal.

Pastoreo bajo cocoteros y otros frutales

El pastoreo bajo cocoteros es comun en Colima, Jalisco y Nayarit; los tres estados presentan superficies importantes de plantaciones de cocoteros (Cocos nucifera L.) en combinacion con otros frutales, como: tamarindos, mangos, guanabanas, platanos y citricos.

Tambien, en muchos sitios se maneja el componente animal; sobre todo, en los municipios costeros de dichos estados. Asi, en el municipio de Tecoman, Colima, es frecuente observar a bovinos y ovinos en pastoreo bajo cocoteros, consumiendo pastos como Cynodon plectostachyus (K. Schum.) Pilg. y P maximum (Palma, 2005), asi como ovinos en citricos.

En la localidad de Madrid, del estado de Colima, se realizaron plantaciones de altas densidades de L. leucocephala var. cunningham, con Pennisetum purpureum var. Cuba CT-115, para producir forraje para la ganaderia, con densidades de hasta 80 mil arboles/ ha, donde se observo alta produccion de biomasa (Anguiano et al., 2012).

Cercas vivas

Las cercas vivas son otra modalidad de los sistemas silvopastoriles; su principal funcion es delimitar la propiedad e impedir el paso de personas y animales domesticos. Pueden servir de corredores para la fauna silvestre, el diseno incluye el arreglo de una sola especie o multiestratos; tambien pueden ser especies que aportan forraje para la ganaderia; entre ellas: P dulce, Ficus spp., Acacia spp., asmol (Ziziphus mexicana Rose), G. ulmifolia, Caesalpinia spp. y vainillo (Senna atomaria (L.) H.S. Irwin & Barneby), o especies maderables, que el productor conserva de la regeneracion natural.

Las cercas multiestratos tienen mayor biodiversidad y son conservadas por los productores por sus caracteristicas de usos multiples (cuadro 1). Entre las especies mas representativas de tipo maderable en el area de estudio se pueden citar: Hymenaea courbaril, T. rosea, T. donnell smithii, E. cyclocarpum, S. humilis, B. simaruba, P. dulce y C. odorata; entre las mas abundantes (Roman y Palma, 2007; Roman et al., 2011).

En Tepames, municipio de Colima, existe una diversidad de especies de uso multiple como cercos vivos; la mayoria de ellas nativas. Destacan, por su abundancia, P dulce, E. cyclocarpum, T rosea, Spondias mombin L., cuastecomate (Crescentia alata Kunth), G. ulmifolia y C. odorata.

Por otro lado, en el estado de Jalisco, en el tropico seco, ademas de estas especies es comun observar Bursera simaruba, G. sepium y G. ulmifolia.

Sin embargo, en los ultimos anos, la CONAFOR ha fomentado en el tropico seco, de los estados en estudio, la produccion del coral (Caesalpinia platyloba S. Watson), especie maderable y, actualmente, utilizada como cerco vivo, ademas de tener gran aceptacion por los productores para postes, por la durabilidad de la madera.

Sistemas agrosilvopastoriles

Este tipo de sistemas estan incluidos en los ya senalados, cuando esta presente el componente animal con cultivos; entre ellos, el pasto y el lenoso, como por ejemplo: huertos caseros con animales, combinacion-plantacion-cultivo, con el componente pecuario en pastoreo.

Servicios ambientales en sistemas agroforestales

El concepto de servicios ambientales y su valoracion economica es relativamente reciente; en las ultimas decadas este aprecio por los servicios que proporcionan los bosques y los SAF, como protectores de ciclos hidrologicos, captura de bioxido de carbono y conservacion de la biodiversidad.

Sin embargo, la presion demografica para producir alimentos para una poblacion en constante incremento, contribuye a que gran parte de la superficie de los bosques y selvas en paises tropicales se reduzca y desaparezcan debido, principalmente, al cambio de uso del suelo; otros factores que contribuyen a la deforestacion son: los incendios forestales, plagas y enfermedades, tala ilegal y la urbanizacion (Velazquez et al., 2002; SEMARNAT, 2005; 2012).

El pago por servicios ambientales (PSA) considera que los usuarios de estos servicios paguen a los poseedores de los recursos forestales para que adopten practicas de manejo, que eleven o, al menos, mantengan las areas verdes, y compensar el costo de oportunidad que se tendria con alguna otra actividad que ponga en riesgo al ecosistema.

Como parte de esta estrategia la CONAFOR emprendio dos iniciativas: el Programa de Servicios Ambientales Hidrologicos (PSAH), en 2003, y el Programa de Pago por Captura de Carbono, Biodiversidad y Agroforesteria (PSA-CABSA), en 2004. En la actualidad, unicamente esta vigente el programa PSAH (FONAFITO, 2012).

Al respecto, los estados que reciben este apoyo son Jalisco y Colima; no se tiene documentado para el estado de Nayarit. En Jalisco, se han beneficiado 11 municipios de la zona sur; los cuales reciben PSA, por captacion de agua, mantenimiento de la biodiversidad, asi como por la captura y almacenaje de carbono.

Destaca tambien, en Colima, el apoyo a ejidos de Minatitlan; entre ellos, el "Lic. Fernando Moreno Pena" (El Arrayanal), quienes reciben pago por captura de agua y conservacion de la biodiversidad, que incluye el cultivo de cafe bajo la sombra de arboles nativos (CONAFOR, 2011).

En este sentido, los SAF representan una estrategia para la generacion de servicios ambientales; entre ellos, el secuestro de carbono.

En Tecoman, Colima, se realizo una plantacion de altas densidades de L. leucocephala var. cunnigham, junto con pasto Pennisetum purpureum Cuba CT 115, donde se evaluo la captura de carbono, presentando valores de: 101.19; 109.73; 122.00 y 128.62 t [C.sup.+] [ha.sup.-1] al ano, para densidades de 0, 40, 60 y 80 mil plantas de Leucaena leucocephala (Anguiano et al., 2013).

Los SAF contribuyen a la generacion de servicios ambientales; sobre todo, aquellos que incluyen obras y tecnologias para la conservacion de suelos y captacion de agua. Esto evita la erosion, favorece a una mayor captura de agua y, en el aspecto economico, se reduce hasta en un 50% el uso de fertilizantes (menor contaminacion de suelos). La estructura arborea incrementa la biodiversidad a traves de las ramas, raices y hojarasca; en estos habitats se favorece la diversidad de microorganismos (Moran et al., 2014).

Conclusiones

Los tres estados estudiados presentan una diversidad de los SAF con la inclusion de especies de uso multiple; resaltan los SSF con arboles dispersos en potrero, cercas vivas de varios estratos; dentro de los sistemas agrosilvicolas: el cultivo de cocoteros con otros frutales y, en ocasiones, con el componente animal; cafetales con arboles de sombra y los huertos familiares, por lo que los SAF--en el tropico seco en la zona de estudio--son una alternativa viable que genera recursos economicos para los productores.

Ademas, representan una opcion para diversificar la produccion de alimentos y obtener, de las especies arboreas introducidas, productos forestales maderables y no maderables; entre ellos: lena, forraje, madera, y postes, lo cual reduce la presion a los bosques nativos y conservan la diversidad biologica en estos ecosistemas.

Asimismo, se resalta la importancia de los sistemas agroforestales en la generacion de servicios ambientales, como: secuestro de carbono, conservacion de la biodiversidad, mayor calidad y cantidad de agua y conservacion de suelos; por lo que se justifica su fomento para mejorar la calidad de vida y el desarrollo sostenible en zonas tropicales.

Comentarios finales

Es importante destacar que la propuesta de introducir arboles en los sistemas de produccion agropecuaria tiene como objetivo el incremento de las areas con especies forestales y la reduccion de la presion a los bosques naturales, por recursos forestales maderables y no maderables; por lo cual, se recomienda el establecimiento de los sistemas agroforestales en las areas agropecuarias, sin la eliminacion de la vegetacion original. Es imprescindible valorar todos los bienes y servicios que nos proporcionan los SAF y es fundamental la gestion para que se apoyen proyectos en los que se ejecute un manejo eficiente del suelo con la produccion de alimentos en forma sostenible y conservando los recursos naturales.

Literatura citada

Alvear-Caicedo, C. M.; Melo, M. W.; Apraez, G. J. E.; Galvez, C. A. e Insuasty, S. E. G. (2013). Especies arboreas y arbustivas con potencial silvopastoril en la zona de bosque muy seco tropical del norte de Narino y sur de Cauca. Agroforesteria Neotropical (3): 36-46.

Anguiano, J. M.; Aguirre, J. y Palma, J. M. (2012). Establecimiento de Leucaena leucocephala con alta densidad de siembra bajo cocotero (Cocus nucifera). Revista Cubana de Ciencia Agricola 46 (1):103-107.

Anguiano, J. M.; Aguirre, J. y Palma, J. M. (2013). Secuestro de carbono en la biomasa aerea de un sistema agrosilvopastoril de Cocus nucifera, Leucaena leucocephala, var. cunnigham y Pennisetum purpureum Cuba CT-115. Revista Avances en Investigacion Agropecuaria 17 (1):149-160.

Avila-Ayala, R.; Munoz-Gutierrez, L. y Mireles, R. E. (2012). Manejo de una plantacion Forestal mixta en la planicie Huasteca. INIFAP-SAGARPA, San Luis Potosi, S.L.P 48 pp.

Beer, J.; Ibrahim, M.; Somarriba, E.; Barrance, A. y Leakey, R. (2004). Establecimiento y manejo de arboles en sistemas agroforestales. Arboles de Centroamerica. OFI-CATIE. Turrialba, Costa Rica. 197-242 pp.

Betancourt, K.; Ibrahim, M.; Harvey, C. y Vargas, B. (2003). Efecto de la cobertura arborea sobre el comportamiento animal en fincas ganaderas de doble proposito en Mantiguas, Matagalpa, Nicaragua. Avances de Investigacion. Agroforesteria en las Americas 10 (39-40):47-51.

CONABIO. (2006). Capital natural y bienestar social. 1a. edit. Redacta, S.A. de C. V., Mexico. 71 pp.

CONAFOR. (2009). Situacion actual y perspectivas de las plantaciones forestales comerciales en Mexico. Colegio de posgraduados. Mexico. 472 pp.

CONAFOR. (2011). Servicios ambientales y cambio climatico. 76 pp. Disponible en: http://sernapam. tabasco.gob.mx/sites/al]/files/sites/sernapam.tabasco.gob.mx/files/dpcc_servicios_ambientales_cambio_climatico.pdf (Consultada el 19 de octubre de 2016).

De la Cruz, B. (2009). Sistemas agroforestales: Ventajas y desventajas. Disponible en: http://edialogo.ning. com/forum/topics/sistemas-agroforestales (Consultada el 3 de marzo de 2016).

De la Ossa-Lacayo, A. (2013). Cercas vivas y su importancia ambiental en la conservacion de avifauna nativa. Rev. Colombiana Cienc. Anim. 5 (1): 171-193.

FONAFITO, CONAFOR y Ministerio del Medio Ambiente del Ecuador. (2012). Lecciones aprendidas para REDD+ desde los programas de pago por servicios ambientales e incentivos para la conservacion. Ejemplos de Costa Rica, Mexico y el Ecuador. Disponible en: https://www.forestcarbonpartnership. org/sites/forestcarbonpartnership.org/files/Documents/PDF/June2012/PSA%20para%20REDD+%20 en%20Espa%C3%B1ol%20versi%C3%B3n%20completa.pdf (Consultada el 7 de junio de 2016).

Gaspar-Peralta, A. M.; Distancia, C. O.; Sanchez-Calderas, A. y Roman, M. L. (2005). Diversidad de especies y usos de los huertos caseros de familias del medio rural. Ed. 2005-Avances en la Investigacion Cientifica en el CUCBA. pp 61-64. ISBN: 970-27-0770-6.

Gaviria, X.; Rivera, J. y Barahona, R. (2015). Calidad nutricional y fraccionamiento de carbohidratos y proteina en los componentes de un sistema silvopastoril intensivo. Rev. Pastos y Forrajes 38 (2): 194-201.

Gonzalez-Martinez, A. J.; Chavarria-Namendi, F. J. y Rojas-Hernandez, J. (2016). Incidence of Hypsipyla grandella Zoller in Cedrela odorata and Swietenia humilis in an Agro Forestry System Taungya. Disponible en: http://www.sjpub.org/sjmb/sjmb-201.pdf (Consultada el 12 junio de 2016).

Grande, D. y Maldonado, M. Los sistemas silvopastoriles del estado de Tabasco. En: Palma-Garcia, J. M.; Toral, J. N.; Sangines-Garcia, L. (Eds.). Agroforesteria pecuaria en Mexico. Alternativas para una reconversion ganadera sustentable. Mexico, Universidad de Colima, ECOSUR, Instituto Nacional de Ciencias Medicas y Nutricion Salvador Zubiran. (2011). 15-40 p.

Jadan, O.; Gunter, S.; Torres, B. y Selesi, D. (2015). Riqueza y potencial maderable en sistemas agroforestales tradicionales como alternativa al uso del bosque nativo, Amazonia del Ecuador. Rev. Forestal Mesoamericana Kuru 12(28): 13-22.

Krishnamurthy, L. y Avila, M. (1999). Agroforesteria basica. Serie Textos Basicos para la Formacion Ambiental. No. 3. Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente. Mexico. 340 pp.

Lopez-Sanchez, E. y Musalem, M. A. (2007). Sistemas agroforestales con cedro rojo, cedro nogal y primavera, una alternativa para el desarrollo de plantaciones forestales comerciales en los Tuxtlas, Veracruz, Mexico. Rev. Chapingo serie Ciencias Forestales y del Ambiente. 13(1): 59-66.

Miranda, F. y Hernandez, X. (1963). Los tipos de vegetacion de Mexico y su distribucion. Bol. Soc. Bot. Mex. 28: 29-179.

Mora, S.A. (2003). Fenologia y regeneracion natural de tres especies arboreas en una selva mediana subcaducifolia de la Costa de Jalisco. Tesis de Maestria. Colegio de Posgraduados, Montecillo, Estado de Mexico, Mexico.

Mora, S. A.; Valdez-Hernandez, J. I.; Angeles, P. G.; Musalem, S. M. A. y Vaquera, H. H. (2006). Establecimiento y desarrollo de plantulas de Tabebuia rosea (Bignoniaceae) en una selva subcaducifolia manejada de la costa del Pacifico de Mexico. Rev. Biol Trop. 54 (4): 1215-1225.

Moran, M.B.; Herrera, A. y Lopez, B. K. (2014). Evaluacion socioeconomica y ambiental en tres sistemas agroforestales en el tropico seco nicaraguense. Rev. Cientifica de FAREM-Esteli. Medio Ambiente. Tecnologia y Desarrollo Humano 11 (3): 13-26.

Nair, P K. (1997). Agroforesteria. Centro de Agroforesteria para el Desarrollo Sostenible. Universidad Autonoma Chapingo, Mexico. 543 pp.

Orantes-Garcia, C.; Caballero, R. A. y Velazquez, M. M. A. (2012). Aprovechamiento del arbol nativo Brosimum alicastrum Swartz (Moraceae) en la selva Zoque, Chiapas, Mexico. Lacandonia 6 (1): 71.82.

Palma, J. M.; Ruiz, T. E. y Jordan, H. (2000). Bancos de proteina con Leucaena leucocephala. Una experiencia de transferencia de tecnologia en sistemas silvopastoriles en Mexico. Editorial Agrosystems Editing. Mexico. 58 pp.

Palma, J.M. (2005). Los arboles en la ganaderia del tropico seco. Revista Avances en Investigacion Agropecuaria 9 (1): 1-11.

Palomeque, F. E. (2009). Sistemas agroforestales. Disponible en: https://www.socla.co/wp-content/ uploads/2014/sistemas-agroforestales.pdf?iv=54 (Consultada el 2 de octubre de 2016).

Paul, C. y Weber, M. (2013). Intercropping Cedrela odorata with Shrubby Crop Species to Reduce Infestation with Hypsipyla grandella and Improve the Quality of Timber. Disponible en: http://www.hindawi. com/journals/isrn/2013/637410/ (Consultada el 19 de junio de 2016).

Pennington, T. D. y Sarukhan, J. K. (2005). Arboles tropicales de Mexico. Manual para la identificacion de las principales especies. 3a edicion. Universidad Nacional Autonoma de Mexico-Fondo de Cultura Economica. Mexico, D.F. 523 pp.

Reyes, J. J.; Padilla, C.; Martin, C. P; Galvez, M.; Rey, S.; Noda, A. y Redilla, C. (2015). Consumo de forrajes tropicales por vacas lecheras, mestizas Siboney, manejadas en condiciones de estabulacion. Revista Avances en Investigacion Agropecuaria. 19(1): 31-40.

Rivas-Torresi, D. (2005). Sistemas agroforestales. Traduccion del documento de ICRAF. Disponible en: http://www.rivasdaniel.com/AGROFORESTERIA.pdf (Consultada el 16 de junio de 2016).

Rodriguez, R.; Gonzalez, N.; Alonso, J.; Dominguez, M. y Sarduy, L. (2014). Valor nutritivo de harinas de follaje de cuatro especies arboreas tropicales para rumiantes. Revista Cubana de Ciencia Agricola 48 (4): 371-378.

Roman, M. L.; Martinez, R. L. A.; Mora, S. A.; Torres-Moran, P; Gallegos. R. A. y Avendano, L. A. (2013). Leucaena lanceolata S. Watson ssp. lanceolata, especie forestal con potencial para ser introducida en sistemas silvopastoriles. Rev. Chapingo Serie Ciencias Forestales y el Ambiente 19 (1): 103-114.

Roman, M. L. y Mora, S. A. (2013). Especies forestales nativas en sistemas agroforestales en el Occidente de Mexico. En: Salcedo, E., Hernandez, E., Vazquez, J.A., Escoto, T. y Diaz, N. (Eds.). Recursos Forestales en el Occidente de Mexico. Diversidad, Manejo, Produccion, Aprovechamiento y Conservacion. Amaya Ediciones. Mexico. 387-406 p.

Roman, M. L.; Mora, S. A. y Gallegos, R. A. (2011). Arboles y arbustos de uso multiple en la costa de Jalisco, Mexico. En: Endara, A., Mora, S. A. y Valdez, H. J. I. (Eds.). Bosques y arboles del Tropico Mexicano: Estructura, crecimiento y usos. Pandora, S.A. Mexico. 81-106 p.

Roman, M. L. y Palma, J. M. (2007). Arboles y arbustos tropicales nativos productores de nectar y polen en el estado de Colima, Mexico. Revista Avances en Investigacion Agropecuaria. 11 (3): 3-24.

Rosales, A. J. J.; Cuevas, G. R.; Gliessman, S. R. y Benz, B. F. (2014). Estructura y diversidad arborea en el sistema agroforestal de pina bajo sombra en el occidente de Mexico. Tropical and Subtropical Agroecosystems (17): 1-18.

Ruiz-Gonzalez, C. G. (2015). Crecimiento y turno absoluto de Cedrela odorata L. a 17 anos de establecimiento en plantaciones de acahual, Pochutla, Oaxaca. Tesis de Licenciatura. Universidad Autonoma Antonio Narro. Division de Agronomia. Departamento Forestal. Saltillo, Coah., Mexico.

Rzedowski, J. (1983). Vegetacion de Mexico. Edit. Limusa, S. A., Mexico. 2da. Reimpresion. 432 pp.

SEMARNAT. (2005). Informe de la situacion del medio ambiente en Mexico. Compendio de Estadisticas Ambientales. SEMARNAT, Mexico. Disponible en: http://centro.paot.org.mx/documentos/semarnat/ informe_mex2005.pdf. 382 pp. (Consultada el 21 de junio de 2016).

SEMARNAT. (2012). Informe de la situacion del medio ambiente en Mexico. Compendio de estadisticas ambientales indicadores clave y de desempeno ambiental. http://apps 1 .semarnat.gob.mx/dgeia/informe_12/ pdf/Informe_2012.pdf. 382 pp. (Consultada el 3 de junio de 2016).

Silva-Guzman, J. A.; Ramirez-Arango, A. M.; Fuentes, T. F. J.; Rodriguez-Anda, R.; Turrado, S. J. y Georg-Richter, H. (2015). Diagnostico de la industria de la transformacion primaria de las maderas tropicales de Mexico. Rev. Mexicana de Ciencias Forestales 6(28): 202-221.

Velazquez, A.; Mas, J. F.; Mayorga-Saucedo, R.; Diaz, J. R.; Alcantara, C.; Castro, R.; Fernandez, T.; Palacio, J. L.; Bocco, G.; Gomez-Rodriguez, G.; Luna-Gonzalez, L.; Trejo, I.; Lopez-Garcia, J.; Palma, M.; Peralta, A.; Prado-Molina, J. y Gonzalez-Medrano, F. (2002). Estado actual y dinamica de los recursos forestales de Mexico. CONABIO. Biodiversitas 41: 8-15.

Villagaray, S.M. y Bautista, E. I. (2011). Sistemas agroforestales con tecnologia limpia en los suelos del VRAEM, Peru. Acta Nova; Vol. 5 (2): 289-311.

Recepcion: 01 de agosto de 2016

Envio a arbitraje: 15 de agosto de 2016

Dictamen: 28 de septiembre de 2016

Aceptacion: 29 de octubre de 2016

Maria Leonor Roman Miranda,* Antonio Mora Santacruz y Gerardo A. Gonzalez Cueva

Centro Universitario de Ciencias Biologicas y Agropecuarias (CUCBA) Universidad de Guadalajara Km 15.5 Carretera Nogales Zapopan, Jalisco, Mexico, C.P 44100

* Correspondencia: romanmarleo@yahoo.com

** Articulo de revision
Cuadro 1
Especies forestales tropicales y su diversidad de usos locales
(reportados en la literatura).

Nombre cientifico                                Familia        Sms

Acacia acatlensis Benth.                     Fabaceae
A. cochliacantha Humb. & Bonpl. ex Willd.    Fabaceae
A. macracantha Humb. & Bonpl. ex Willd,      Fabaceae
A. pennatula (Schltdl. et Cham.) Benth       Fabaceae
Alvaradoa amorphoides Liemb.                 Simaroubaceae
Amphipterygium adstringens (Schltdl.)        Anacardiaceae
  Standl.
Astronium graveolens Jacq.                   Anacardiaceae       *
Acrocomia aculeata (Jacq.) Lodd. ex Mart.    Arecaceae           *
Bauhinia divaricate L.                       Fabaceae            *
B. pauletia Pers.                            Fabaceae            *
Brosimum alicastrum Sw.                      Moraceae            *
Bursera arborea (Rose) L. Riley              Burseraceae         *
B.simaruba (L.) Sarg.                        Burseraceae         *
Caesalpinia coriaria (Jacq.) Willd.          Fabaceae
C. platyloba S. Watson                       Fabaceae
C. sclerocarpa Stand.                        Fabaceae
Calliandra calothyrsus Meisn                 Fabaceae
C. houstoniana (Mill.) Standl.               Fabaceae
Calophyllum brasiliense Cambess.             Clusiaceae          *
Cecropia obtusifolia Bertol,                 Urticaceae          *
Cedrela odorata L.                           Meliaceae           *
Ceiba aesculifolia (Kunth) Britten &         Malvaceae
  Baker f.
C. pentandra (L.) Gaertn                     Malvaceae           *
Chloroleucon manguense (Jacq.)               Fabaceae
Britton et Rose var. leucospermum
  (Brandegee)
Cochlospermum vitifolium (Willd.) Spreng     Bixaceae
Cordia alliodora (Ruiz & Pav.) Oken          Boraginaceae        *
C. elaeagnoides DC                           Boraginaceae
Couepia polyandra (Kunth) Rose               Chrysobalanaceae    *
Crescentia alata Kunth                       Bignoniaceae
Dalbergia congestiflora Pittier              Fabaceae            *
Enterolobium cyclocarpum (Jacq.) Griseb.     Fabaceae            *
Erythrina lanata Rose.                       Fabaceae
Eysenhardtia polystachya(Ortega) Sarg.       Fabaceae
E. platycarpa Pennell et Saff.               Fabaceae
Ficus cotinifolia Kunth                      Moraceae            *
F. insipida Willd. subs. insipid             Moraceae            *
F. padifolia Kunth                           Moraceae            *
Gliricidia sepium (Jacq.) Steud              Fabaceae
Guazuma ulmifolia Lam.                       Malvaceae           *
Gyrocarpus jatrophifolius Domin.             Henandiaceae
Hura polyandra Baill.                        Euphorbiaceae       *
Haematoxylum brasiletto H. Karst.            Fabaceae
Hymenaea courbaril L.                        Fabaceae            *
Inga eriocarpa Benth                         Fabaceae            *
Jacaratia mexicana A. DC.                    Caricaceae
Leucaena lanceolata S. Watson                Fabaceae            *
L. leucocephala Wit.                         Fabaceae
Lysiloma acapulcense (Kunth) Benth.          Fabaceae
L. microphyllum Benth                        Fabaceae            *
Malvaviscus arboreus Cav.                    Malvaceae           *
Montanoa bipinnatifida (Kunth) K. Koch       Asteraceae
Piranhea mexicana (Standl.) Radcl.-Sm.       Picrodendraceae     *
Pithecellobium dulce (Roxb.) Benth.          Fabaceae            *
Plumeria rubra L.                            Apocynaceae
Pseudobombax ellipticum (Kunth) Dugand       Malvaceae
Senna atomaria (L.) H.S. Irwin & Barneby     Fabaceae            *
Spondias mombin L.                           Anacardiaceae       *
S. purpurea L.                               Anacardiaceae       *
Swietenia humilis Zucc.                      Meliaceae           *
Tabebuia donnell-smithii Rose                Bignoniaceae        *
T. rosea (Bertol.) A. DC.                    Bignoniaceae        *
T. chrysantha G. Nicholson                   Bignoniaceae        *

Nombre cientifico                             Sbc          Usos

Acacia acatlensis Benth.                       *     4,6,7, 11,12
A. cochliacantha Humb. & Bonpl. ex Willd.      *     4.6.7, 11.12
A. macracantha Humb. & Bonpl. ex Willd,        *     2,4.6.7,11,12,13
A. pennatula (Schltdl. et Cham.) Benth         *     6,7,10
Alvaradoa amorphoides Liemb.                   *     2,3,4,7,8,12
Amphipterygium adstringens (Schltdl.)          *     2,4,6
  Standl.
Astronium graveolens Jacq.                           2,3, 7, 10, 12
Acrocomia aculeata (Jacq.) Lodd. ex Mart.            1,4,6, 8,12
Bauhinia divaricate L.                         *     2,6,7,12
B. pauletia Pers.                              *     2,6.7.8
Brosimum alicastrum Sw.                              1,2,3,4,6,
                                                       7,8,12
Bursera arborea (Rose) L. Riley                      2.3.4.6
B.simaruba (L.) Sarg.                          *     2.3.4.5,6,7,9,12
Caesalpinia coriaria (Jacq.) Willd.            *     2,6.11,12
C. platyloba S. Watson                         *     3, 4,6, 12,13
C. sclerocarpa Stand.                          *     3,4,6,7
Calliandra calothyrsus Meisn                   *     6,7,12
C. houstoniana (Mill.) Standl.                 *     2,4,6.7.12
Calophyllum brasiliense Cambess.                     2,3,6, 10,
Cecropia obtusifolia Bertol,                         2,3,4,5,6,7,13
Cedrela odorata L.                                   2,3,5,7 8,10,12
Ceiba aesculifolia (Kunth) Britten &           *     2,4, 6,7, 8,
  Baker f.                                             10,12
C. pentandra (L.) Gaertn                       *     2,3,8,9
Chloroleucon manguense (Jacq.)                 *     2,3,6
Britton et Rose var. leucospermum
  (Brandegee)
Cochlospermum vitifolium (Willd.) Spreng       *     1,2, 3, 4, 6,7,
                                                       8, 10, 12,13
Cordia alliodora (Ruiz & Pav.) Oken            *     1, 2,3,4,5,6,7,
                                                       10,12
C. elaeagnoides DC                             *     2, 3,4,6,7,8.,12
Couepia polyandra (Kunth) Rose                       1,3.8
Crescentia alata Kunth                         *     2,4,6,8,10
Dalbergia congestiflora Pittier                *     3, 8, 12
Enterolobium cyclocarpum (Jacq.) Griseb.             1,2,3,4,56,7,8.
                                                       10,11,12,13
Erythrina lanata Rose.                         *     4,6,8
Eysenhardtia polystachya(Ortega) Sarg.         *     2,4,6,7,8,9,
                                                       10, 12
E. platycarpa Pennell et Saff.                 *     4,6,7,12
Ficus cotinifolia Kunth                              2,4, 5, 6,12
F. insipida Willd. subs. insipid                     2, 4, 5,6, 10,13
F. padifolia Kunth                                   1,2,4,5,6
Gliricidia sepium (Jacq.) Steud                *     4,6,7,8,12
Guazuma ulmifolia Lam.                         *     1,2,3,4,5,6,7,
                                                       10,12,13
Gyrocarpus jatrophifolius Domin.               *     2,3, 4
Hura polyandra Baill.                          *     2,3,4,6,8
Haematoxylum brasiletto H. Karst.              *     2,3,4,6,12,13
Hymenaea courbaril L.                          *     2, 3, 4, 6
Inga eriocarpa Benth                                 5,12
Jacaratia mexicana A. DC.                      *     1, 2,6,9, 12
Leucaena lanceolata S. Watson                  *     1,4,5,6
L. leucocephala Wit.                           *     1,2,6,7,12
Lysiloma acapulcense (Kunth) Benth.            *     2.3.4.5, 6.7,11,
L. microphyllum Benth                          *     4,5,6,7, 12
Malvaviscus arboreus Cav.                            2, 6,8
Montanoa bipinnatifida (Kunth) K. Koch         *     4,6,8
Piranhea mexicana (Standl.) Radcl.-Sm.         *     3,13
Pithecellobium dulce (Roxb.) Benth.                  1, 2,3,4,5,6,7,
                                                       8,11, 12,13,
Plumeria rubra L.                              *     1,2,4, 8, 9,12
Pseudobombax ellipticum (Kunth) Dugand         *     2,3, 4,6,7,8,
                                                       10,12
Senna atomaria (L.) H.S. Irwin & Barneby       *     2,4,5.6,7,8, 13
Spondias mombin L.                             *     1,2,4,6,7,10, 12
S. purpurea L.                                 *     1,2, 3, 4,6,7,12
Swietenia humilis Zucc.                              2,3,4,10, 12
Tabebuia donnell-smithii Rose                        2, 3,8,12
T. rosea (Bertol.) A. DC.                            2,3, 4, 5,6,7,
                                                       8,12
T. chrysantha G. Nicholson                           3,8,12

Sms= Selva mediana subcaducifolia; Sbc= Selva baja caducifolia
(adaptado de Roman et al., 2011). 1: consumo humano, 2:
medicinal, 3: maderable, 4: cerco vivo, 5: sombra, 6: forraje, 7:
lena, 8: ornamental, 9: ceremonial, 10: artesanias, 11: taninos,
12: util para la apicultura, 13: postes.
COPYRIGHT 2016 Universidad de Colima, Centro Universitario de Investigaciones Sociales
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2016 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Roman Miranda, Maria Leonor; Mora Santacruz, Antonio; Gonzalez Cueva, Gerardo A.
Publication:Avances en Investigacion Agropecuaria
Date:May 1, 2016
Words:9203
Previous Article:Preferencia y consumo de diferentes partes morfologicas de Ricinus communis L. (higuerilla) por ovinos.
Next Article:Dinamica del mercado internacional para la naranja colombiana.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters