Printer Friendly

Sirvientes y ornamentos.

[ILUSTRACION OMITIR]

Siete enanos y un nino leopardo fueron el regalo que los gobernadores de las colonias portuguesas le ofrecieron a la reina Maria I. No estaban en Brasil, Mozambique ni Angola cuando los pinto Jose Conrado Roza, por eso es el paisaje marron y gris, y no el marco de aves excentricas, reptiles que ondulan a ras de tierra o caminan por lo bajo con una cresta en el lomo, arbustos suntuosos o raices sinuosas que son comunes en la pintura de las colonias. En 1788, cuando posaron para el retrato, ya estaban en la corte real, como estuvieron otras "curiosidades humanas" en otros anos y otras cortes. Todo esto para disipar las dudas sobre Maria I, su coleccion no es una aficion insolita ni fue perverso su caracter; varios museos exhiben retratos de otros reyes en compania de sus perros y enanos favoritos.

Los valores de esta sociedad se dicen y se contradicen desde el titulo, Mascarade nuptiale, y el tema de la pintura: no es otro que el matrimonio entre dona Rosa y don Pedro, santificado por Martinho de Mello e Castro, el personaje que viste una mitra, de pie en la cima de la calesa o en la cuspide de la piramide. Mientras, en el nivel mas bajo, Sebastian esta por llevarse una flauta a los labios; Siriaco exhibe su piel pinta; dona Ana conserva sus adornos y su atuendo folcloricos y Marcelino de Tapia apunta con una flecha hacia una paloma, la virginidad de dona Rosa. La parodia de la religion, el matrimonio y el rango porque la primera palabra del titulo es mascarade: no estan vestidos, sino disfrazados de nobles.

Si bien las "curiosidades humanas" pertenecieron a los reyes, otros miembros de la sociedad quisieron retratarse con su patrimonio. A mediados del siglo xvii, Jacob Coeman decidio embarcarse rumbo a Batavia (Yakarta), posiblemente porque Amsterdam estaba saturada de retratistas y, como es sabido, prevalecia Rembrandt. Una vez en Batavia, Coeman retrato a los directores y gobernadores de las colonias holandesas en Asia. El de Pieter Cnoll y su familia es el mejor de ellos. Pieter Cnoll fue director en Batavia de la Compania Neerlandesa de las Indias Orientales que, ademas de monopolizar el comercio en esa region por mas de veinte anos, tenia la facultad de fundar colonias, firmar tratados e irse a la guerra. Cnoll y su familia fueron pintados en un patio de su palacete. Los botones de oro del saco de Cnoll, la falda dorada de su esposa, Cornelia van Nijenroode, son tan lujosos como la tela negra de sus trajes, el abanico de una de sus hijas, las perlas de Cornelia y el encaje de Flandes bajo el cuello de Pieter. Al fondo y a la izquierda, la terraza da vista a una bahia, por la que navegan unos barcos, simbolo de la prosperidad de Cnoll. En el extremo opuesto, en el margen de la pintura y en segundo plano, cargando una cesta con mangos, duraznos y platanos, estan un hombre y una mujer, como si estuvieran detras de una cortina de sombra porque el pintor decidio no ponerle luz a esa esquina. Son los esclavos de Cnoll: a un tiempo, posesiones y decoraciones.

[ILUSTRACION OMITIR]

Frans Hals, otro pintor holandes, tomo la misma decision. En Grupo familiar ante un paisaje, una pareja de burgueses se mira con el buen humor que la fortuna hace facil. Los acompanan sus hijos, de caras alegres e iluminadas. En segundo plano, casi imperceptible pues el color de su piel se confunde con el del follaje, se entreve un rostro de sombra, un nino africano, otro esclavo que fue sirviente y ornamento.

En 2002, la editorial Turner publico el libro Ricas y famosas, una serie sobre las hijas de la elite mexicana, tomadas por Daniela Rossell. Como Frans Hals, Jacob Coeman y otros pintores europeos, las fotografias de Rossell son retratos de los miembros distinguidos por sus propiedades y riqueza. Entre columnas doricas y una barra sostenida por la escultura de un africano en cuclillas en un penthouse con vista a la ciudad que les dio prosperidad, las pinturas de un haren o de Adan y Eva que cubren las paredes de las habitaciones, en las que tambien hay leopardos, osos y leones disecados, la indignacion de la izquierda no se hizo esperar. Al respecto, Carlos Monsivais escribio para esta revista que el ejercito de empleados es un antidoto contra la soledad de los ricos. En cuanto a la tecnica, la luz y la composicion, este no parece ser el caso.

Bajo un candelabro de mas de una treintena de luces, una heredera esta recostada en un sillon tapizado con una tela tan dorada como su vestido. Ademas de los oleos originales y la alfombra persa, otra vez en la esquina de la fotografia y con el rostro oculto, esta una de sus empleadas domesticas. Su camisa blanca y sencilla o el color beige de la falda de su uniforme no impiden que sea un elemento decorativo, persona sin expresion y propiedad que expresa la riqueza de otros: a un tiempo, sirviente y ornamento.

En otra fotografia de Rossell, un sirviente que lleva una bandeja, como los esclavos de Cnoll con la cesta de frutas, espera en el extremo derecho de la imagen. Su jefa no lo ve, tampoco los amos veian a sus esclavos. Quiza el mas parecido a Mascarade nuptiale sea el retrato de los sirvientes: sentados en una escalinata negra y entre dos colmillos de marfil, son parte de una nueva corte, el staff de la heredera.

Alguien podria estar en desacuerdo, argumentar que el arreglo de las fotografias de Rossell no fue intencional. Dire que en sus mejores momentos la historia no es pasado sino perspectiva, en este caso, la trayectoria de la representacion de los subordinados en las imagenes, esa que hasta ahora nos era invisible
COPYRIGHT 2014 Editorial Vuelta, S.A. de C.V.
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2014 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Barba, Sandra
Publication:Letras Libres
Date:Oct 1, 2014
Words:1044
Previous Article:Un cine fluvial.
Next Article:Apuntes de dramaturgia. Escenas.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters