Printer Friendly

Sindrome de Munchausen by proxy: definicion, contextualizacion y factores psiquicos involucrados.

Munchausen Syndrome by proxy: Definition, context, and psychological factors involved

Historial y caracterizacion del Sindrome de Munchausen

La primera resena del Sindrome de Munchausen fue elaborada por el medico britanico Richard Asher en 1951, quien la describio como una enfermedad en la cual los pacientes relatan historias con sintomas facticios, que conlleva a distintas investigaciones diagnosticas (Braga, 2007; Brito, Ramos, Lopez & Roca, 2000; Flaherty & MacMillan, 2013; Forsyth, 1995; Mash et al., 2011; Meadow, 1995; Pankratz, 2010; Squires & Squires, 2010). El sindrome obtuvo su nombre debido a una asociacion con la historia de Karl Friedrich Hieronymus, el Baron de Munchhausen (1720-1797), conocido por ser el "Baron Mentiroso", ya que contaba aventuras increibles sobre las batallas vividas en la guerra (Braga, 2007). En este sentido, este sindrome se caracteriza por los traslados de los enfermos entre distintas instituciones sin que se resuelvan sus problemas de salud (Brito et al, 2000). De este modo, los "pacientes son tambien peregrinos, viajando de hospital en hospital, contando sus historias fantasticas sobre enfermedades e inventando sintomas con los que captan la atencion de los medicos, exhibiendo el arte como verdaderos ilusionistas" (Penna, 1992, p.341).

Una modalidad de este cuadro patologico es el Sindrome de Munchausen by proxy (SMP), denominado tambien Sindrome de Munchausen by proxy o por terceros. De esta manera, el termino by proxy refiere a que la persona afectada por la enfermedad le induce los sintomas a otra (Yorker & Kahan, 1990; Flaherty & MacMillan, 2013; Squires & Squires, 2010). Dicha caracterizacion ya fue nombrada como Sindrome de Polle, en alusion al unico hijo del Baron de Munchausen cuya muerte, acontecida en el primer ano de edad, posiblemente fue causada por su propio padre. Por ello, el SMP se define como un trastorno facticio, en donde se induce la simulacion o creacion de una enfermedad fisica o psicologica a un tercero, el cual es por lo general el(la) hijo(a), quien es llevado al hospital repetidas veces (Braga, 2007). Dicha forma de maltrato fisico o emocional puede acarrear graves secuelas o, incluso, la muerte del nino.

Segun Meadow (2002), el Sindrome de Munchausen by proxy se puede utilizar para describir formas especificas de maltrato infantil, o para dar nombre al diagnostico atribuido al perpetrador, quien en la mayoria de los casos es la madre. El autor resalta que muchos casos de SMP son diagnosticados tarde, por lo que hay ninos que realmente fueron victimas de SMP, pero cuya causa de obito fue atribuida al Sindrome de la Muerte Repentina infantil. De esta forma, se observa la evolucion patologica y abusiva que caracteriza al SMP, el cual, segun Braga (2007), acomete a padres o responsables que provocan enfermedades imaginarias o reales en sus hijos, perjudicando su salud a traves de tratamientos y cirugias innecesarias.

Trajber y colaboradores (1996) senalan que el comportamiento de la madre perpetradora simula sentimientos de preocupacion y devocion por el hijo, lo que dificulta el diagnostico. A su vez Mehl, Coble y Johnson (1990) afirman que hay casos en donde el nino participa simbioticamente de esta situacion.

En relacion a las caracteristicas de los ninos victimas de este sindrome, Beard (2007) afirma que son, por lo general, individuos con menos de dos anos de edad, siendo raros los casos de ninos con 6 o mas anos. El autor afirma que muchos de ellos colaboran con los padres en la creacion de sus sintomas para ganar algun tipo de aceptacion. Sobre los perpetradores, Fraser (2008) estima que entre el 90% y 98% son mujeres, y que las madres constituyen el 85% del total de los abusadores. Otros perpetradores del genero femenino pueden ser enfermeras o nineras.

En este sentido, Bartsch, Ribe, Schutz, Weigand y Weiler (2003) relatan que mas de 700 casos fueron descritos en la literatura cientifica especifica alrededor del mundo como una forma radical de maltrato con alta mortalidad. Asimismo, se presentan indicios de que, cuando un nino es victima del Sindrome de Munchausen by proxy, posiblemente sus hermanos sufriran los mismos tipos de maltrato si la patologia no es diagnosticada a tiempo. Los autores tambien aseguran que el diagnostico de este sindrome puede demorar anos, debido a la gran disimulacion del comportamiento materno.

De igual forma, en el SMP los padres usan distintos ardides para provocar la enfermedad de los hijos y obtener ventajas secundarias durante el internamiento. Para ello, suelen contar historias falsas con respecto a la dolencia, distorsionando sintomas e induciendo indicios inexistentes y de dificil diagnostico (Brito et al., 2000; Flaherty & MacMillan, 2013; Mash et al., 2011; Squires & Squires, 2010). Braga (2007) refiere que el perpetrador simula o crea enfermedades en el(la) hijo(a) con el fin de recibir atencion medica. De esta manera, Barrios, Couse y Corral (1996) consideran el SMP como un modo de agresion denominado maltrato intencional. A esto se suma la concepcion de Meadow (1982; 1993; 2002) que entiende tal sindrome como una "perversion de parentalidad", en el cual se encuentra una falla en la capacidad de amar, proteger y dar prioridad a las demandas de los hijos por encima de las propias necesidades.

En el Manual Diagnostico y Estadistico de Trastornos Mentales --DSM-IV-TR (APA, 2002) el SMP esta relacionado con los Trastornos Facticios, con la siguiente descripcion diagnostica: creacion o simulacion intencional de indicios o sintomas fisicos o psicologicos; la motivacion para el comportamiento consiste en asumir el papel de enfermo; ausencia de incentivos externos para el comportamiento, tales como ventajas economicas. Ademas, los Trastornos Facticios son codificados en base al predominio de indicios y sintomas psicologicos, fisicos o ambos.

Los criterios de diagnostico para casos de SMP adoptados por Meadow (2002) consideran la presencia de los siguientes factores: (a) existencia de enfermedad producida, ya sea falsa o inducida por los padres o por alguien que vive con el nino; (b) el nino es llevado al hospital repetidas veces y el perpetrador niega que sea el causador de la enfermedad; (c) el nino mejora cada vez que se lo separa de su perpetrador y este trata de asumir una posicion de enfermo. Bartsch y colaboradores (2003) usan estas circunstancias para mostrar la presencia de SMP: reiterados sintomas de enfermedad, repetidas visitas al hospital o al medico, multiples procedimientos sin que se establezca un diagnostico exacto, resistencia a la terapia, aparicion de enfermedad o muerte de hermanos, deteccion unica o multiple de sustancias inusuales en tejidos de organos preservados y deteccion histologica de reiterados intentos de asfixia.

La distincion teorica entre simulacion, Sindrome de Munchausen e histeria realizada por Eisendrath (1984) llevan a Brito y colaboradores (2000) a sugerir una relectura y adaptacion de dicha distincion diagnostica. En la histeria, los autores consideran que, tanto la creacion de los sintomas de la enfermedad como su motivacion son mecanismos inconscientes. Por otro lado, refieren que en el Sindrome de Munchausen ocurre una simulacion consciente. Conforme a esto, en las enfermedades ficticias, como es el caso del SMP, la produccion de los sintomas es intencional, sin embargo, las personas estan inconscientemente impedidas de entender los motivos que producen dichos sintomas (Brito et al., 2000; Del Casale et al., 2012).

Al tratar de abordar las causas de este sindrome, Meadow (2002) senala que es comun encontrar un historial de trastorno facticio en la vida de las madres maltratadoras. Respecto a los padres abusivos, la investigacion realizada por Meadow (1998) demostro que 15 tuvieron algun tipo de trastorno somatico y 5 un evidente diagnostico de Sindrome de Munchausen. Ello comprueba la necesidad de entender aspectos familiares mas amplios involucrados en la configuracion del SMP Esto debido a que se aprecia que la salud psiquica del adulto perpetrador esta comprometida por motivos que todavia son superficialmente comprendidos por los estudios realizados sobre este tema.

Aportes contextuales acerca del Sindrome de Munchausen by proxy

Si se tiene en cuenta que el Sindrome de Munchausen by proxy es mas comun en las madres (Del Casale et al., 2012; Morais et al., 2006; Trajber et al., 1996), se observara que la repercusion de las enfermedades ficticias sobrepasa el duo madre-hijo, ya que todo el contexto familiar, social y economico es incalculablemente afectado (Braga, 2007; Brito et at., 2000). En gran parte de los casos el conyuge se encuentra fisica o emocionalmente ausente (Del Casale et al., 2012; Morais et al., 2006). A su vez, Braga (2007) considera que la relacion conyugal insatisfactoria puede estar relacionada con un sentimiento de rechazo ya vivenciado por la madre en su propia infancia.

En la mayoria de los casos, las madres perpetradoras son mujeres entre 20 y 30 anos (Morais et at., 2006). Moreira y Moreira (1999) senalan que estas madres suelen ser calmadas, demuestran confiar en los medicos, y necesitan obtener su atencion. Ademas, Forsyth (1995) indica que la relacion establecida por la madre con el nino se caracteriza por ser excesiva. Por lo general, las victimas del SMP son ninos de edad preescolar; no obstante, es posible encontrarlo en recien nacidos, adolescentes e incluso adultos (Braga, 2007; Del Casale et al., 2012; Flaherty & MacMillan, 2013; Squires & Squires, 2010). Una evaluacion psicologica del caso clinico presentado por Morais y colaboradores (2006) senalo que la madre se esforzaba tratando de demostrar orden y estabilidad en la estructura de la familia. Sin embargo, durante el acompanamiento se constataron evidentes alteraciones en la dinamica familiar.

Braga (2007) afirma que para simular la enfermedad de los hijos, los padres perpetradores llevan a cabo acciones tales como: adulteracion de muestras para analisis clinicos, cambio muestras, uso excesivo de laxantes, cambio de remedios manteniendo el envase original, asfixia con parada cardiorrespiratoria y alteracion de los datos del termometro. Una investigacion realizada en Inglaterra por Maida, Molina y Carrasco (1999) uso filmaciones en 39 casos investigados por sospecha de SMP. En 33 casos, los padres o cuidadores asfixiaron a los ninos, les dieron sustancias toxicas, provocaron fracturas o les golpearon durante la internacion.

Un caso clinico relatado por Trajber y colaboradores (1996) sobre el SMP permitio percibir el comportamiento de la madre durante el periodo en que su hija estuvo internada. Se subrayo su soltura en la relacion con los medicos y el equipo de enfermeria, la agresiva hostilidad con el conyuge y, sobre todo, su entusiasmo por difundir el caso, que fue noticia en la prensa. Los autores creen que el deseo de obtener notoriedad por medio de periodicos y television refuerza la satisfaccion de sus propias necesidades al usar al nino de forma abusiva. La evaluacion psiquiatrica de la madre, en el caso relatado por Trajber y colaboradores (1996), comprobo la presencia de padecimiento psiquico intenso e importante perjuicio de la autoestima.

A su vez, se subraya que muchas de estas madres maltratadoras tienen formacion profesional o conocimientos sobre sanidad, y tienden a sentirse comodas en el ambiente hospitalario. Por lo tanto, suelen aprobar la realizacion de analisis, demostrando inclusive calma y frialdad ante el sufrimiento de los ninos (Flaherty & MacMillan, 2013; Morais et al., 2006; Squires & Squires, 2010). Scheirer (2000) afirma que la mayor dificultad vinculada al diagnostico de SMP es detectar la enfermedad pues, por lo general, el perpetrador presenta al hijo con sintomatologia similar a las descripciones encontradas en libros cientificos. De esta manera, parece que el perpetrador usa intencionadamente un conocimiento previo sobre determinada enfermedad para inducirle al hijo los sintomas correspondientes y, de este modo, lograr convencer al equipo sanitario sobre la veracidad de la patologia relatada.

Los patrones de simulacion que comunmente se relatan son los del tipo abdominal agudo, caracterizados por dolores abdominales e historial de varias cirugias; o del tipo hemorragico y neurologico, cuya principal caracteristica son quejas por cefaleas, perdida de conocimiento o convulsiones (Asher, 1951; Braga, 2007; Talbot, 1992). Asimismo, el envenenamiento es la forma de provocar enfermedad mas descrita en la literatura medica; en estos casos, el nino es inicialmente sometido a la ingestion de pequenas cantidades en casa. Los relatos senalan que las dosis aumentan gradualmente hasta su internacion (Meadow, 1993; Pires & Molle, 1999).

Trajber y colaboradores (1996) se refieren a otra forma tipica de manifestacion del SMP, cuando relatan que los cuadros clinicos del sindrome por lo general incluyen episodios de hemorragia gastrointestinal, urinaria y de las vias aereas superiores. Estos sintomas pueden ser simulados cuando la madre mezcla su sangre en el cuerpo del nino, o se producen cuando ella le inyecta algo. Ademas de las hemorragias, Trajber y colaboradores (1996) senalan anormalidades neurologicas y convulsiones, fiebres, apnea, vomitos, diarrea e hipoglicemia como indicios comunmente presentados.

Los sintomas fisicos son mas comunes en los ninos, aunque los efectos psiquicos tambien surjan y exijan tratamientos e interacciones. Dichos sintomas tienen relacion con la presencia de trastornos de estres postraumatico, disturbios de atencion, problemas de interaccion social, baja autoestima, inmadurez, pasividad, relaciones anormales con las madres y comportamiento agresivo (Braga, 2007). En un estudio llevado a cabo por Forsyth (1995), se observaron casos de trastornos alimentarios en ninos de hasta tres anos de edad, y comportamiento retraido o hiperactivo en preescolares.

Una investigacion realizada en Inglaterra e Irlanda por McClure, Davis, Meadow y Sibert (1996) durante un periodo de dos anos tuvo el proposito de identificar cuantos casos de Sindrome de Munchausen by proxy tenian lugar por ano en los dos paises, en instituciones hospitalarias que atendian ninos y adolescentes de hasta 16 anos. Los resultados mostraron que hubo 128 casos de asfixia y envenenamiento no accidental en ese periodo de tiempo. Se estima que en esos dos paises hay una incidencia de 0.5 cada 100 000 sujetos de hasta 16 anos; un 77% de los casos fueron cometidos contra ninos de menos de cinco anos, y considerando apenas ese grupo, la prevalencia es de 1.2 cada 10000 ninos. Sin embargo, al examinar a los ninos de hasta un ano de edad, esa incidencia es de 2.8 por cada 100 000 ninos (McClure et al., 1996). Dichos datos sugieren que el SMP es mas frecuente en ninos de menor edad, y posiblemente mas indefensos. Con relacion al genero, el estudio senalo que un 47% de las victimas eran del sexo masculino y un 53% del sexo femenino, sin que hubiera una diferencia estadisticamente significativa. La madre fue identificada como la que cometio los abusos en 109 casos, representando un 85% del total de perpetradores. Asimismo, ocho ninos murieron como resultado de los maltratos recibidos.

Relevancia del estudio y de la difusion del Sindrome de Munchausen by proxy

Es importante destacar que en las ultimas decadas se ha presentado una creciente medicalizacion de la sociedad, sobre todo debido al importante desarrollo y avance de la tecnologia aplicada a la medicina. Por ello, las instituciones sanitarias atienden a muchos pacientes con enfermedades mas complejas y que demandan recursos para diagnosticar sus quejas y padecimientos (Brito et al., 2000; Morrell & Tilley, 2012).

En este sentido, el Sindrome de Munchausen by proxy puede ser considerado una patologia de alta complejidad, poco conocida y poco diagnosticada en Brasil. Feldman y Brown (2002) constataron, tras una revision de la literatura, que la mayor parte de los trabajos cientificos sobre el SMP son publicados en paises de habla inglesa. A su vez, Braga (2002) subraya que es necesario estudiarlo con el fin de que los equipos sanitarios esten capacitados para distinguirlo y diagnosticarlo, evitando mas danos a la victima. El autor resalta la importancia de que esta tematica sea investigada en el ambito nacional con vistas a facilitar el abordaje ante tanta violencia con los ninos.

Por ello, es fundamental para el tratamiento que los equipos reconozcan la enfermedad, abarcando las esferas publicas y privadas de la sanidad, asi como la asistencia social y juridica (Braga, 2007; Morrell & Tilley, 2012). Forsyth (1995) considera que se podran diagnosticar mas casos del Sindrome de Munchausen by proxy en la medida que los profesionales sean conscientes de su existencia. Un grupo multidisciplinario compuesto por pediatras, psiquiatras, psicologos, asistentes sociales y abogados debe estar capacitado para el manejo y evaluacion de estos casos clinicos (Farinatti, Biazus & Leite, 1993; Pires & Molle, 1999).

Entretanto, el equipo sanitario puede, inclusive sin querer, reforzar o aceptar la violencia con el objetivo de obtener rapidamente un diagnostico, e indicar un tratamiento a partir de la manifestacion sintomatologica (Awadallah, Vaughan, Franco, Sharaby & Goldfarb, 2005). Meadow (1982) senala algunas conductas cuyo fin es facilitar el reconocimiento del sindrome ante casos clinicos, precisando que es necesario comprobar la relacion temporal de los sintomas con la presencia de la madre, separandola del nino para observar el cuadro. Del mismo modo, es imprescindible verificar la veracidad de los indicios, guardando el material para investigarlo.

Por ello, es indispensable que los equipos sanitarios presten atencion cuando un nino en tratamiento presenta sintomas clinicos que no corresponden con lo esperado tras una intervencion terapeutica. De esta forma, sintomas sin sentido, internaciones frecuentes, y realizacion de pruebas diagnosticas con resultados negativos, son muestras que ayudan a reconocer el sindrome (Morais et al., 2006; Morrell & Tilley, 2012). Por lo general, los tratamientos son vistos como ineficaces y los padecimientos son inexplicables, raros y de larga duracion, mientras que los sintomas se manifiestan solo cuando la madre esta cerca (Brito et al., 2000; Pankratz, 2010; Squires & Squires, 2010).

En este sentido, Trajber y colaboradores (1996) afirman que es necesario estar atentos a los indicios que aparecen en los ninos cuando la madre esta cerca ya que, aunque la madre este presente durante la internacion y procure que los sintomas sean investigados, no parece estar muy preocupada con la gravedad del caso. Braga (2007) considera que la ruptura de la relacion destructiva entre la madre y el nino es una dificultad encontrada por los profesionales del equipo sanitario, puesto que la relacion patologica se caracteriza por la intensa simbiosis entre ambos.

Debido a lo expuesto, se discute si es apropiada una propuesta de prevencion para los casos de SMP. Eminson y Jureidini (2003) sugieren que para lograr una verdadera accion preventiva es importante que la intervencion primero se realice con los profesionales del area medica. A su vez, Trajber y colaboradores (1996) destacan que, debido a los factores emocionales involucrados en el sindrome, la realizacion de una anamnesis psicosocial y la ayuda psiquiatrica y psicologica son aspectos importantes para prever el diagnostico. No obstante, para modificar las practicas medicas es imprescindible intentar comprender los aspectos psiquicos involucrados en la actitud del perpetrador.

Factores psiquicos involucrados en el SMP: contribuciones del psicoanalisis

El Psicoanalisis ofrece una propuesta consistente sobre los complejos elementos psiquicos propios del ser humano, ofreciendo recursos que permiten una amplia investigacion de los cuadros psicopatologicos, y presentando herramientas que proporcionan condiciones de lectura y comprension de lo que esta mas alla de la racionalidad y de la consciencia. De este modo, las complejidades psiquicas involucradas en el fenomeno del SMP pueden ser entendidas a la luz de la teoria psicoanalitica.

Estudios realizados sobre el SMP indican que la peregrinacion por hospitales, al igual que la realizacion de analisis y tratamientos innecesarios en el nino, por lo general se revierte en beneficio de la madre (Fisher & Mitchell, 1995; Meadow, 1995: Morley, 1995; Pankratz, 2010; Squires & Squires, 2010). Se puede pensar que la advertencia de los autores con relacion a la actitud materna manifiesta un intento de elaborar sus propios conflictos psiquicos a traves de la repeticion de los procedimientos de investigacion e intervencion medica impuestos al nino.

Los aportes teoricos del Psicoanalisis ofrecen una pertinente comprension acerca del fenomeno de la repeticion, al discernirlo como una compulsion de origen inconsciente, por medio de la cual "el sujeto se coloca activamente en situaciones penosas, repitiendo asi experiencias antiguas" (Laplanche & Pontalis, 2001, p. 83). Esta condicion puede ser considerada como una manifestacion psiquica del predominio de la pulsion de muerte propuesta por Freud (1920/1996) en el texto Mas alla del principio del placer.

Siguiendo esta linea, la teoria freudiana senala que dificultades o incapacidades de representaciones psiquicas, resultado de experiencias traumaticas, pueden causar muerte en el espacio psiquico. De este modo, Freud (1920/1996) inaugura una mirada con respecto a las manifestaciones del sujeto psiquico que expresan la existencia de fuerzas destructivas y disyuntivas, y cuyas manifestaciones en acto cuentan la intensidad de las experiencias que no pueden tener un sentido atribuido por la protagonista. La pulsion de muerte, segun la propuesta del Psicoanalisis, sirve para una funcion de desconexion, de inmovilidad, de busqueda de la reduccion completa de las tensiones. Los conceptos de pulsion de muerte y de compulsion a la repeticion se aplican a medida que estos fenomenos psiquicos sirven al aparato psiquico para intentar dominar un exceso de excitaciones que podria estar acompanado de un sentimiento de desagrado. Una vivencia colocada en acto que comunica una falla en la capacidad de representacion remite al fracaso del universo simbolico proveniente de "un funcionamiento arcaico y con alternativas limitadas de salida de energia" (Gobbi, 2005, p.143).

En este sentido, el comportamiento de la madre perpetradora en el SMP revela la destructividad pulsional presente en su dinamica y su economia psiquica. La distorsion de la realidad presente en la sintomatologia forjada por la madre remite a su historia, de modo que se puede considerar que en los delitos de la madre se manifiesta la reproduccion de experiencias traumaticas. Esto implica que, a traves de la repeticion de estas situaciones impuestas al hijo, la perpetradora procura reproducir activamente algo que sufrio pasivamente, siendo el acto ejecutado por ella una tentativa de dominar experiencias desagradables originadas en su propia historia.

La comprension de la perversion de la parentalidad propuesta por Meadow (2002), con el fin de encontrar un sentido para el abuso materno del SMP, indica una carencia en los cuidados relacionados con el amor y proteccion ofrecidos al hijo. Conforme a esto, se cuestionan las condiciones del cuidado ofrecido a estas mujeres en sus historias de vida, cuya hipotesis de precariedad o inexistencia parece confirmada en la actual repeticion compulsiva de su comportamiento como madre, denunciando un perjuicio en la modalidad de cuidado que se traduce en violencia.

Jureidini (1993) trae importantes colaboraciones para comprender el SMP al afirmar que, en casos ficticios de complicaciones obstetricas de madres con historial de haber abusado de sus hijos en el SMP, hubo una transicion de comportamiento hostil autoinfligido hacia un comportamiento hostil externo, dirigido hacia el nino. De esta manera, llama la atencion la nueva direccion de la hostilidad de esas mujeres, constituida a partir del nacimiento de un hijo.

La hostilidad autodirigida y posteriormente canalizada hacia el exterior, presente en el SMP, conduce tambien a un comportamiento resultado de la preponderancia de la pulsion de muerte. Laplanche y Pontalis (2001) senalan que "inicialmente volcadas hacia el interior y tendiendo a la autodestruccion, las pulsiones de muerte despues serian dirigidas al exterior, manifestandose entonces bajo la forma de pulsion de agresion o de destruccion" (p. 407). La sintomatologia materna--resultado de una historia de vida dolorosa--coloca en escena una trama psiquica permeada por excesos traumaticos. La postura de una madre y cuidadora que es, al mismo tiempo, abusiva y dominadora, revela los aspectos destructivos de su funcionamiento psiquico. De este modo, las manifestaciones de crueldad presentes en el SMP demuestran el potencial mortal de la repeticion y de la pulsion de muerte, y demandan una mirada mas alla de las manifestaciones evidentes de la conducta materna.

Consideraciones finales

Es importante destacar que la mayoria de los estudios y publicaciones sobre este fenomeno se encuentran en revistas de pediatria. Por ello, es necesario incluir esta tematica en la discusion cientifica del area de Psicologia, debido a las implicaciones emocionales de la madre y del nino, sobre todo en lo que se refiere a la salud psiquica del nino, y las condiciones de desamparo y dependencia que caracterizan el proceso de constitucion de la subjetividad infantil.

Se sabe que las relaciones iniciales que un nino establece con sus cuidadores son, de cierta forma, definitorias de la salud psiquica del individuo. Por lo tanto, los aportes del Psicoanalisis contribuyen con el entendimiento inherente a la relevancia que adquieren los factores psiquicos en la constitucion de un sujeto. De este modo, al considerarse los factores inconscientes referentes a ese fenomeno, se abre una posibilidad de comprender en profundidad los factores que esten promoviendo esta conducta materna marcada por la violencia.

Es imprescindible promover una mayor consciencia de los profesionales sanitarios sobre el potencial mortal, tanto desde el punto de vista fisico como psiquico de la conducta de la madre con relacion al nino cuando se sospecha o se confirma el SMP. Asimismo, es relevante que se fomente la realizacion de investigaciones a traves de las cuales se pueda acceder al discurso de estas madres y no apenas a los datos estadisticos referentes a la frecuencia del fenomeno. La identificacion de factores psiquicos propios de este contexto intersubjetivo marcado por la violencia podra contribuir significativamente para comprender mejor el fenomeno al desvelar factores que no son identificados cuando el SMP es investigado por sus aspectos mas visibles y cuantificables.

Referencias

APA-American Psychiatric Association. (2002). Manual Diagnostico dos Transtornos Mentais. DSM IV-TR, 4a ed. Porto Alegre: Artmed.

Asher, R. (1951). Munchausen's syndrome. Lancet, 1, 339-341.

Awadallah, N., Vaughan, A., Franco, K., Sharaby, N. & Goldfarb, J. (2005). Munchausen by proxy: A case, chart series, and literature review of older victims. Child Abuse & Neglect, 29(8), 931-941. Barrios, A. I. C., Couse, G. F. & Corral, J. P (1996). Nino maltratado.

Revista Cubana de Pediatria, 68(3), 1996.

Bartsch, C., Ribe, M., Schutz, H., Weigand, N. & Weiler, G. (2003). Munchausen syndrome by proxy (SMP): an extreme form of child abuse with a special forensic challenge. Forensic Science International, 137, 147-151.

Beard, K. (2007). Protect the children: be on the lookout for Munchausen Syndrome by Proxy. RN Journal, 70, 33-37.

Braga, M. S. (2007). Um estudo teorico sobre a Sindrome de Munchausen por Procuracao. Manuscrito nao publicado.

Brito, A. D. E., Ramos, B. F. R., Lopez, J. B. M. & Roca, A. A. E. (2000). Sindrome de Munchausen: Un reto para el clinico. Revista Cubana de Medicina, 39(4), 228-237.

Del Casale, A., Ferracuti, S., Rapinesi, C., Serata, D., Simonetti, A., Caloro, M.,..., Girardi P. (2012). Factitious disorder comorbid with Bipolar I disorder. A case report. Forensic Science International, 219, 37-40.

Eisendrath, S. J. (1984). Factitious illness: a clarification. Psychosomatics, 25(2), 110-3, 116-7.

Eminson, M. & Jureidini, J. (2003). Concerns about research and prevention strategies in Munchausen syndrome by proxy (SMP) abuse. Child Abuse & Neglect, 27(4), 413-420.

Farinatti, F., Biazus, D. B. & Leite, M. B. (1993). Pediatria social: a crianpa maltratada. Rio de Janeiro: Medsi.

Feldman, M. D. & Brown, R. M. A. (2002). Munchausen by proxy in an international context. Child Abuse & Neglet, 26(5), 509-524.

Fisher, G. C. & Mitchell, I. (1995). Is Munchausen syndrome by proxy really a syndrome? Archives ofdisease in childhood, 72(6), 530-534.

Flaherty, E. & MacMillan, H. (2013 Sep). Caregiver-Fabricated Illness in a Child: A Manifestation of Child Maltreatment. American Academy of Pediatrics, 132 (3), 590-597. doi:10.1542/ peds.2013-2045

Fraser, G. (2008). A mother's investment in maintaining illness in her child: A perversion of mothering and of women's role of 'caring'? Journal of Social Work Practice, 22, 169-180.

Forsyth, B. W. C. (1995). Sindrome de Munchausen por procuracao. En L. Melvin (Org.), Tratado de psiquiatria da infancia e adolescencia (pp. 1042-1049). Porto Alegre: Artes Medicas.

Freud, S. (1920/1996). Alem do principio do prazer. En J. Strachey (Ed. y Trad.), Edicao Standard das Obras Psicologicas Completas de Sigmund Freud (Vol.18, pp. 17-75). Rio de Janeiro: Imago.

Gobbi, A. S. (2005). De que padece o sujeito na atualidade? Revista da Sociedade de Psicologia do Rio Grande do Sul, 4(1), 139-152.

Jureidini, J. (1993). Obstetric factitious disorder and Munchausen Syndrome by Proxy. Journal of Nervous and Mental Diseases, 182(2), 135-139.

Laplanche, J. & Pontalis, J.B. (2001). Vocabulario da psicanalise. Sao Paulo: Martins Fontes.

Maida, A. M., Molina, M. E. & Carrasco, X. (1999). Sindrome de Munchausen-por-poder: Um diagnostico a considerar. Revista Chilena de Pediatria, 70(3).

Mash, C., Frazier, T., Nowacki, A., Worley, S. & Goldfarb, J. (2011). Development of a Risk-Stratification Tool for Medical Child Abuse in Failure to Thrive. Pediatrics, 128 (6)1467-1473.

McClure, R. J., Davis, P M., Meadow, S. R. & Sibert, J. R. (1996). Epidemiology of Munchausen syndrome by proxy, nonaccidental poisoning, and non-accidental suffocation. Archives of Disease in Childhood, 75, 57-61.

Meadow, R. (1982). Munchausen syndrome by proxy. Archives of disease in childhood, 57(2), 92-98.

Meadow, R. (1993). False allegations of abuse and Munchausen syndrome by proxy. Archives of disease in childhood, 68, 444-447.

Meadow, R. (1995). What is, and what is not, 'Munchausen syndrome by proxy'?. Archives of disease in childhood, 72, 534-538.

Meadow, R. (1998). Munchausen syndrome by proxy abuse perpetrated by men. Archives of disease in childhood, 78, 210-216.

Meadow, R. (2002). Different interpretations of Munchausen Syndrome by proxy. Child Abuse & Neglect, 26(5), 501-508.

Mehl, A. L., Coble, L. & Johnson, S. (1990). Munchausen Syndrome by proxy: A family affair. Child abuse & Neglect, 14, 577-585.

Morais, M. B., Marchette, A., Speridiao, P, Lopes, L., Robles, R., Benedito, M. & Neto, U. (2006). Sindrome de Munchausen por terceiro simulada como alergia alimentar multipla: relato de caso. Revista Paul Pediatria, 24(4), 373-378.

Moreira, E. C. & Moreira, L. A. C. (1999). Hipocondria por procuracao: Relato de dois casos. Jornal de Pediatria, 75(5), 373-376.

Morley, C. J. (1995). Practical concerns about the diagnosis of Munchausen syndrome by proxy. Archives of disease in childhood, 72(6), 528-538.

Morrell, B. & Tilley, D. (2012). The role of Nonperpetrating Fathers in Munchausen Syndrome by Proxy: A Review of the Literature. Journal of Pediatrics Nursing, 27, 328-335.

Pankratz, L. (2010). Persistent problems with the "separation test" in Munchausen syndrome by proxy. The Journal of Psychiatry & Law, 38, 307-323.

Penna, T L. M. (1992). Desordens ficticias. En J. M. Filho (Org.), Psicossomatica hoje (pp. 340-343). Porto Alegre: Artes Medicas.

Pires, J. M. A. & Molle, L. D. (1999). Sindrome de Munchausen por procuracao--Relato de dois casos. Jornal de Pediatria, 75(4), 281-286.

Scheirer, H. A. (2000). Factitious disorders by proxy in wich the presenting problem is behavioral or psychiatric. Journal American Academy of Child and Adolescent Psychiatry, 39(5), 668-670.

Squires, J. & Squires, Jr. (2010). Munchausen Syndrome by Proxy: Ongoing Clinical Challenge. Journal of Petroleum Geology, 51(3), 248-253.

Talbot, J. A. (1992). Tratado de psiquiatria. Porto Alegre: Artes Medicas.

Trajber, Z., Murahovski, J., Candio, S., Cury, R., Gomide, C., Klein, E. & Tofolo, V. (1996). Sindrome de Munchausen por procuracao: o caso da menina que sangrava pelo ouvido. Jornal de Pediatria, 72(1), 35-39.

Yorker, B. C. & Kahan, B. B. (1990). Munchausen's syndrome by proxy as a form of child abuse. Archives of Psychiatric Nursing, 4(5), 313-318.

Recibido: 11 de marzo de 2013

Aceptado: 03 de diciembre de 2013

Thomas Gomes Goncalves * (1), Maria Eduarda Germano Motta (2), Paula Kegler (3) y Monica Medeiros Kother Macedo (4)

Pontificia Universidade Catolica do Rio Grande do Sul--Brasil

(1) Magister en Psicologia por la Pontificia Universidade Catolica do Rio Grande do Sul. Direccion postal: Avenida Venancio Aires 509/303, Porto Alegre-RS, 90040-193, Brasil. Contacto: gomes.thomas@gmail.com

(2) Licenciada en Psicologia por la Pontificia Universidade Catolica do Rio Grande do Sul (PUCRS). Contacto: mariaeduardagmotta@gmail.com

(3) Magister en Psicologia por la Pontificia Universidade Catolica do Rio Grande do Sul (PUCRS). Contacto: paulakegler@yahoo.com.br

(4) Doctora en Psicologia (Ph.D), Profesora de la Pontificia Universidade Catolica do Rio Grande do Sul (PUCRS). Contacto: monicakm@pucres.br
COPYRIGHT 2014 Pontificia Universidad Catolica del Peru
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2014 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Gomes Goncalves, Thomas; Germano Motta, Maria Eduarda; Kegler, Paula; Kother Macedo, Monica Medeiros
Publication:Psicologia
Date:Jan 1, 2014
Words:5736
Previous Article:Estilo de vida y presencia de sindrome metabolico en estudiantes universitarios. Diferencias por sexo.
Next Article:Una mirada creativa hacia la superdotacion. Posibilidades y dificultades en la identificacion de la creatividad.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2021 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters |