Printer Friendly

Simon Castillo Fernandez, El Rio Mapocho y Sus Riberas. Espacio Publico e Intervencion Urbana en Santiago de Chile (1885-1918).

Simon Castillo Fernandez, El rio Mapocho y sus riberas. Espacio publico e intervencion urbana en Santiago de Chile (1885-1918). Santiago, Ediciones Universidad Alberto Hurtado, 2014, 469 paginas.

[ILUSTRACION OMITIR]

En aquel texto ineludible para la historia urbana del pais que es Santiago de Chile: historia de una sociedad urbana, Armando de Ramon advertia a los historiadores que adhirieran a la historiografia de la ciudad y sus problemas sobre el riesgo metodologico de focalizar su atencion en cuestiones relativas a las formas o limites urbanos, desatendiendo con ello las dimensiones sociales inherentes al proceso urbano. Asi, el premio nacional de Historia senalaba que la unica posibilidad valida para quien enfrentara este desafio pasaba por construir un relato de la ciudad que partiera del estudio de la sociedad urbana: entender sus formas de habitar y ocupar el espacio urbano, del como y para que construirlo, de las demandas asociadas a la vida en la ciudad como servicios publicos, los abastos, del como conviven en el espacio publico las clases sociales. Siguiendo estas premisas, se debe partir reconociendo que Castillo ha recogido abiertamente estas propuestas al ofrecernos en su texto una idea sobre como, a traves de intervenciones tecnicas y urbanisticas, el espacio publico del rio Mapocho y sus riberas senalaron transformaciones socioculturales que operaron sobre la sociedad que lo circundaba.

Observada desde el prisma de un proceso de modernizacion promovida por el Estado, la canalizacion del Mapocho aparece como algo mas que la intencion del mismo por intervenir la ciudad bajo las nuevas orientaciones del higienismo y el urbanismo, disciplinas directrices en el ideario del progreso urbano decimononico. Pero el concepto de Espacio Publico, elemento articulador central de la tesis doctoral que da cuerpo al libro, aparece como un campo en disputa: por detras de los discursos y los artefactos materiales se sucedieron tensiones y resistencias, convirtiendo con ello al Espacio Publico no en una realidad material estatica, sino como un concepto en construccion (pp.38-40), donde la opinion publica y la consolidacion de la Ciudad Letrada, siguiendo la idea de Angel Rama, tuvieron influencias centrales. La introduccion del libro plantea esta cuestion como uno de los ejes centrales en la investigacion, realzando con ello ademas la interdisciplinariedad de las fuentes utilizadas para su elaboracion: desde propuestas arquitectonicas y urbanisticas, estudios de ingenieria, cronicas y literatura o textos historiograficos, estas senalan en el texto la discusion que hace del espacio publico un concepto dinamico, no estanco ni privilegio de los actores mas preponderantes en el territorio como las elites.

Ahora bien, es esta multiplicidad de miradas, y en particular de aquellas teoricas, las que posiblemente dejan un halo de confusion en esta introduccion, hecho en cierto modo comprensible al examinar la diversidad de problematicas y miradas que han abordado la construccion de la ciudad y el espacio publico utilizadas por el autor, sumadas ademas al hecho que esta parte del texto tambien incluye un completo estado de la cuestion, con amplias referencias a casos y bibliografia internacional. Metodologicamente, esta seccion tambien da relevancia al profuso uso de fuentes visuales (fotografias, cartografias, caricaturas y otros) que se utilizan en el libro: mas que un mero acompanamiento al texto, las 129 imagenes utilizadas complementan las propuestas del autor, quien utiliza diversas referencias teoricas para evitar el vicio de convertir a la imagen en un mero adorno dentro de una investigacion historiografica (p. 49).

La hipotesis central del texto contenida en la introduccion senala que la intervencion al Mapocho tuvo un caracter inedito debido a la escala que iba adquiriendo la capital, lo que implico el surgimiento de nuevas tecnicas y representaciones que tenian como objetivo establecer formas de comprension originales a las relaciones entre ciudad y naturaleza. Asi, esta rectificacion urbana propuesta por la modernizacion surge de retazos propuestos desde diversas disciplinas, muchas veces contradictorias entre si, pero que actuaban en el espacio publico con el animo de cristalizar la ciudad moderna tanto en su ambito fisico como social. En el caso mapochino, siguiendo el concepto acunado por el autor, esto se justificaba por el caracter de frontera que habia caracterizado al rio para la ciudad desde su fundacion, surgiendo asi como limite urbano para esta y sobre el espacio publico que pretendia construir; sus continuos desbordes e inundaciones, mas su ocupacion por parte de los sectores populares, acrecentaban la urgencia por ese control, especialmente cuando la expansion urbana comenzaba a figurar como un tema central para las elites considerando el desarrollo del mercado del suelo y otras actividades ligadas a la renta del territorio urbano, para lo cual urgia higienizar y urbanizar este espacio de la ciudad (pp. 50-53).

Tras la introduccion, el texto se articula en cinco capitulos. El primero realiza un repaso por las miradas que se hacen del rio y su relacion con la ciudad desde la epoca colonial, especialmente a traves de sus usos como cauce para el abastecimiento de agua potable y regadio; aparece tambien como relevante su caracter aluvial y marcadamente torrentoso, cuestion que se manifestaba incluso de forma dramatica durante la temporada invernal, cuando sus riadas y desbordes lo constituian como una frontera interior para la capital. De ahi la atencion a las obras de infraestructura colonial senaladas en el capitulo como los Tajamares, primeros artefactos de intervencion urbana al rio, lo que puede ser entendido a la vez como un primer intento de apropiacion del cauce por parte de la ciudad. Es justamente este espiritu el que hace relevante para el rio la figura de Benjamin Vicuna Mackenna, quien bajo su rol como Intendente de Santiago impuso un nuevo imaginario de la ciudad, manifestado tanto en nuevas representaciones de la misma a traves del higienismo como tambien en el surgimiento de actores dedicados a su difusion bajo las premisas del progreso, como era el caso de los ingenieros (pp.83-90). Pese a ello, la presencia del barrio de la Chimba en la ribera norte del rio no solo implicaba una suerte de realidad urbana paralela que debia ser incorporada a la ciudad modelo impulsada Vicuna Mackenna y los tecnicos, sino que tambien surgia como un espacio propio de los sujetos populares, los que representaban una suerte de barrera social que se sumaba a la fisica del rio, y que como esta, debia ser intervenida y rectificada.

Siguiendo esta ultima linea, el segundo capitulo hace hincapie en la obras de intervencion del rio de fines del siglo XIX, teniendo preeminencia la canalizacion, objetivo central del libro, aunque no excluyendo los impactos de otras aledanas como la destruccion en 1888 del puente de Cal y Canto, portento de la ingenieria colonial. Pese al caracter episodico de cada uno de los capitulos, estos se mantienen en linea tanto con la hipotesis como con el armazon teorico que lo sustenta; esto queda en realce al examinar las figuras de los ingenieros Ernesto Ansart y Valentin Martinez, autor del plano de Santiago de 1875 y propulsor de los primeros proyectos de canalizacion del rio el primero, mientras el segundo fue el ejecutor de las obras de canalizacion y promotor de la demolicion del puente colonial. La particularidad del capitulo surge del hecho que, mas alla de la descripcion de los proyectos de ambos profesionales, se contraponen sus discursos con los de Justo Abel Rosales, cronista e historiador de la ciudad y, especialmente, de los territorios del Mapocho y aledanos. La discusion entre sus miradas y propuestas, entre sus formas de comprender y disentir sobre el rio y sus barrios circundantes, surgen asi como justificacion de la nocion de espacio publico como termino en construccion, ademas de senalar la presencia de una esfera publica que se ampliaba con la incorporacion de nuevas voces al debate sobre lo urbano, lo que implicaba una expansion de la opinion publica siguiendo el ya senalado modelo de Rama (p.119).

Esta emergencia de la opinion publica se sumaba a los cambios efectivos en el espacio mapochino, como la construccion de un nuevo barrio en la zona de remodelacion bajo los preceptos higienistas y modernos, siguiendo un modelo de renovacion e integracion urbana respaldado por la configuracion de parques riberenos y, especialmente, por la creacion del alcantarillado de la ciudad en 1905--la reforma higienista por excelencia--, cuestion que en el texto es tratada con exhaustiva rigurosidad tecnica. Estas intervenciones estatales representan para Castillo un modo de enfrentar el territorio que, junto a las obras de contencion del rio, surgen como estimulos para los usos privados de los terrenos a intervenir. De ahi los frecuentes conflictos entre el Estado y los propietarios y sectores populares que se relacionaban economicamente con el rio como los areneros, cuestion que reflejaba los conflictos de interes que se daban en las zonas riberenas por los usos de los materiales del lecho del rio y de sus aguas.

La ribera norte del Mapocho es el eje del tercer capitulo, zona donde convivieron edificios representativos del higienismo como el desinfectorio publico junto a otros de caracter popular como los mercados. Este sector es caracterizado por una urbanizacion lenta, con ausencia casi total de parques y jardines, donde la canalizacion del rio actuo como inicio de las obras de modernizacion urbana en el sector. Frente a un territorio donde una poblacion Ovalle repleta de ranchos y conventillos sirvio como polo de proto urbanizacion, la apertura de calles y disposicion de mobiliario publico fue surgiendo como una renovacion del territorio anexa a la intervencion, la que bajo los preceptos higienistas debia servir como regeneracion. Este hecho se manifesto fisicamente con la instalacion de artefactos urbanos como el Desinfectorio Publico y el Instituto de Higiene, los que debian contrarrestar el caracter no salubre de los sectores populares en su forma de habitar y sus costumbres. Una tension similar entre espacios ocurria en las comentadas diferenciaciones entre el Mercado Central y la Vega, sub urbanizacion del primero acompanada de frecuentes conflictos entre los poderes publicos y la sociedad popular por los usos y mentalidades que entran en pugna.

Como contrapelo a este sector, el capitulo cuarto se extiende en el surgimiento de los parques en la ribera sur del rio, como el Forestal y el Centenario: dos modelos de parque publico como partes de un conjunto de espacios publicos riberenos, lugares propuestos como modelos de higiene y recreacion. Una vez mas, el autor da cuenta de las tensiones entre lo que se consideraba como espacio publico ideal y la realidad de una ciudad cuyo proceso de crecimiento no estaba exento de conflictos como los relativos a la cuestion de los desechos (tema que anticipa una vertiente para la historia ambiental urbana, aspecto en ciernes dentro de la historiografia nacional) manifestados en los basurales de la ribera sur al poniente del Centenario. Recordemos que este sector del territorio mapochino, donde tambien estaba ubicada la carcel publica, actuaba como un limite urbano que solo vendria a ser puesto en cuestion durante las celebraciones por el Centenario de la Independencia, cuando la ciudad surgiria como referente de construccion de la nacion, razon por la cual se impulsaron obras como la Estacion Mapocho, el mismo parque Forestal o el Museo de Bellas Artes.

El capitulo final trata sobre la ocupacion de la ribera norte, considerada como la consolidacion de la expansion de la ciudad hacia el sector a traves de la transformacion del cerro San Cristobal como parque publico y de la apertura de la avenida Santa Maria. La toma del ultra-Mapocho fue motivada por la aparicion del mercado del suelo, gran promotor de la expansion hacia las periferias urbanas junto con el surgimiento de nuevos medios de transporte como el tranvia electrico. Este crecimiento se vio ligado a las primeras planificaciones urbanas modernas, fuertemente atraidas por la relacion ciudad-trafico vehicular, surgiendo asi la vialidad como problema o perspectiva ascendente para su desarrollo, cuestion que influyo en la creacion de la avenida Santa Maria. Junto a esta obra, la conformacion del San Cristobal como espacio publico implica el triunfo de las nuevas perspectivas sobre la ciudad que se coronarian con el plan de Karl Brunner, en el sentido de pasar del parque publico al area verde, o sea, el surgimiento de la masificacion del urbanismo como un intento por asumir la ciudad de masas.

Como conclusiones, podemos senalar junto al autor que el eje del texto es el espacio publico en la ciudad, entendido como vinculo publico-privado por medio de la accion mercantil y las nuevas disciplinas tecnico-sociales en la construccion de la ciudad y la cultura urbana, pero que tambien emerge como un espacio discutido gracias al surgimiento de nuevos actores sociales en la esfera publica. Se trato de un proceso de modernizacion aislada, sin la idea del plan interventor maestro que cambio el rostro de ciudades como Rio (una de las referencias continuas del autor), pero que por sus plazos de ejecucion logro incorporar diversas visiones tecnicas representadas en el rol de profesionales liberales como ingenieros y arquitectos. La higiene, la estetica y el trafico expedito, tres elementos propios de la modernizacion urbana y de conformacion del espacio publico, surgieron como hitos a partir de la gran obra de intervencion urbana del periodo que fue la canalizacion del Mapocho, una "renovacion a partir de la modernizacion material del espacio publico" (p. 442). En suma, se trata de un texto que viene a recoger la posta dejada hace ya una decada por de Ramon, destacable por su animo interdisciplinario capaz de hacer dialogar a historiadores, arquitectos, urbanistas y publico general sin complejidades, con una lucidez y calidad en su redaccion que lo convierte en un nuevo referente para la historiografia urbana nacional.

Marcelo Mardones Penaloza, Licenciado en historia Universidad de Chile. Magister en Historia Pontificia Universidad Catolica de Valparaiso. Doctorado en Arquitectura y Estudios Urbanos Pontificia Universidad Catolica de Chile. E-mail: marcelomardones77@gmail.com
COPYRIGHT 2013 Universidad Academia de Humanismo Cristiano. Facultad de Filosofia
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2013 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Mardones Penaloza, Marcelo
Publication:Tiempo historico
Date:Dec 1, 2013
Words:2583
Previous Article:Macarena Ponce de Leon, Gobernar la pobreza. Practicas de caridad y beneficencia en la ciudad de Santiago, 1830-1890.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters