Printer Friendly

Siete tesis provisorias sobre el Chile del Bicentenario: probablemente el Bicentenario es un buen momento para preguntarse, con alguna calma, que se mantiene y que ha cambiado en nuestro pais. De eso tratan estas siete tesis provisorias.

[ILUSTRACION OMITIR]

Un buen punto de partida para analizar la cuestion del poder economico y social en el momento que vive nuestro pais es la relectura de La mesa de tres patas, de Claudio Veliz, quiza uno de los ensayos mas clarividentes que se hayan escrito en Chile (1962). El autor postula que el poder se ha sostenido sobre "tres patas", a saber, los exportadores mineros del norte, los exportadores agricolas del centro y sur, y los importadores que manejan las finanzas y los negocios inmobiliarios. Agrega que los tres grupos de poder han coincidido en la historia de Chile en no tener interes en industrializar el pais. Podriamos agregar que lo tienen en el crecimiento economico, pero no en el desarrollo economico. Por ello son economicamente liberales y, por naturaleza, conservadores en materias socioculturales. Sobre todo, ven un peligro en cualquier transformacion.

En los ultimos veinte anos, 1987 en adelante, la economia chilena ha crecido y florecido. Los altos precios de los minerales, las exportaciones agricolas, pesqueras y forestales, y el enorme consumo --en particular, de las clases adineradas-- han llevado a altos niveles de autosatisfaccion en las elites criollas. Por su parte, la industria propiamente tal, si bien se afirmo en algunos "nichos" para no desaparecer del todo, se ha transformado en un sector poco relevante. Ni siquiera se cumplen las teorias de los "enlaces virtuosos con el sistema exportador". Para verguenza de este tipo de crecimiento, en Chile no se fabrica ninguno de los articulos que son hoy por hoy los de mayor apetencia en el consumidor: los gadgets de la modernidad actual. Pero el hecho es mas profundo que no producir computadoras, telefonos y esos articulos de convivencia cotidiana e inmediata. La imagen de una larga fila de buses destinados al Transantiago, provenientes de Brasil, cruzando las pampas argentinas, es un simbolo de la epoca. Ni esos buses de tecnologia sencilla fueron capaces de ser construidos, o "armarse" siquiera, en Chile. Para que decir del software del proyecto. Cuando la mayor empresa de computacion local se vio ante la tarea de aprovisionar con esos instrumentos al nuevo sistema de transporte, su fracaso fue estruendoso, como consta. Para que decir la tecnologia de gestion del proyecto. A esto se agrega el ningun reconocimiento de ello. La soberbia, hija perversa de la autosatisfaccion y la ausencia de critica, condujo al mayor desastre de una politica publica en la historia moderna del pais. El Transantiago en particular, fuera de otras evidentes consideraciones, ha sido un diagnostico vivo de impericia e incapacidad tecnologica, de la ausencia completa de cultura industrial, a que ha llegado nuestra sociedad y, por consiguiente, el Estado. Tenemos una economia capaz de extraer productos de la naturaleza, envasarlos, en algunos casos fermentarlos, en pocos casos refinarlos, y exportarlos a precios generalmente rebajados y, por ello, competitivos.

UN PAIS PRIMARIO EXPORTADOR

Esta seria la primera tesis: el Chile del Bicentenario continua siendo primario exportador en su esencia, basado en sus riquezas naturales y en la precaria condicion de su poblacion. El Bicentenario encuentra al pais con un sistema de poder claramente constituido, sin amenazas reales de ninguna naturaleza, solido, y con una unidad de intereses tal que le permitira tener politicas claras y definidas. Los mineros, exportadores forestales y agricolas, e importadores --hoy, "retail"-- dominan el pais. No es necesario entregar nombres. Se enlazan "las tres patas" en el mundo financiero, en el control de las comunicaciones y, ahora, en el poder politico.

?Es posible, sin embargo, lograr el desarrollo con este tipo de crecimiento? ?Es posible esta ecuacion en el largo plazo? Es un tema que no se discute en este Bicentenario de nuestra Republica. Mas de alguien prometio que Chile llegaria al desarrollo para esta fecha. Otros se aventuran al Bicentenario mas diez. No llegamos. La primera tesis, por tanto, sostiene que Chile ha tenido un largo y fructifero proceso de crecimiento economico y un escaso, pobre y a veces ausente proceso de desarrollo.

LA FUNCION DEL ESTADO

La segunda tesis es un corolario de la anterior. El Estado tiene, por tanto, una funcion solamente de reparto. La politica tiene que ver mas con la distribucion que con la transformacion. Alli reside sin duda la falta de entusiasmo, sobre todo en los jovenes, por esta actividad. Y alli esta radicada la sospecha de intereses encubiertos, corrupcion y pragmatismo que la circunda. No es un asunto de "malos politicos" o ausencia de propuestas, es algo estructural. ?Quien, con un puro sentido de generosidad, se podra comprometer con este juego de puros intereses? ?Quien se podra apasionar por la economia, si la unica herramienta en uso es el alza o baja de las "tasas de interes" (sic) en que, de modo cambiante, con una apariencia tecnocratica y neutral, se favorece a una u otra de las tres patas de esta mesa del poder?

En el corto periodo del siglo XX en que se trato de romper la hegemonia de las "tres patas", la politica se llamo "desarrollo", tuvo sentido, entusiasmo y apasiono. Hoy no es asi. Los gremios que aun existen hacen de su accionar un asunto corporativo y muchas veces conservador. Los funcionarios defienden su "escala unica", los profesores su "estatuto docente" y asi sigue. Por definicion es un asunto a-politico. Por ello "los pinguinos" concitaron la atencion. Proponian transformaciones no solo para ellos, sino para toda la sociedad. Fue un grito que termino acallandose en Comisiones de interminables pasillos.

Si algo se debe criticar a la Concertacion en estas dos decadas fue su negligencia e incapacidad para cambiar la estructura del Estado como organismo de reparto. Por el contrario, profundizo en ello. Ciertamente, la exitosa politica de proteccion social llevada a cabo por la presidenta Michelle Bachelet ha sido la mejor alternativa de reparto, pero no ligada al trabajo sino a la renta nacional. La tan manida "renovacion de la politica" no provendra de la promesa de mayores beneficios corporativos, sino del intento de transformacion de la base de "la mesa de tres patas". La "distribucion de los ingresos", su concentracion --para algunos, escandalosa-- no es el problema sino la consecuencia. Se equivocan en el diagnostico. Ningun pais del mundo se ha desarrollado por esta via. Todos los que lo han logrado, antes y ahora, en el capitalismo a secas o en el "de Estado", lo han hecho mediante el fomento y la proteccion a la creatividad, el control y elaboracion de sus recursos, la proteccion de sus industrias y sobre todo de su gente, subiendo incluso aranceles, lo que hoy es considerado un sacrilegio. Chile puede autoabastecerse de todo y exportar, tener industrias modernas y exportar minerales. Se puede mascar chicle y caminar, dicen.

[ILUSTRACION OMITIR]

SIN BURGUESIA

La tercero tesis se refiere al caracter del poder y trata de explicar por que no se ha producido esta transformacion que reclamamos en la tesis anterior y, por el contrario, han triunfado las continuidades. El Chile del Bicentenario es una sociedad capitalista, globalizada y moderna, pero sin burguesia propiamente tal; sin una clase alta, empresaria, con cultura y espiritu burgues.

En nuestro pais se produjo una restauracion del poder oligarquico. Veliz propone una lista de apellidos que se repetian en 1810, 1910 y 1962. La podemos ampliar al 2010. Como siempre, es preciso tomar en cuenta la capacidad de cooptacion de nuestras elites hacia los migrantes de origen europeo. A diferencia de la burguesia que ve en el emprendimiento el sentido de su accion, cosa que existe parcialmente por cierto, la clase alta chilena mantiene en el pasado el origen de su prestigio como clase dominante. El "sentimiento aristocratico" sigue predominando, como lo han demostrado numerosas investigaciones. Una suerte de "neo latifundismo" se ha ensenoreado nuevamente de las clases opulentas. Para muchos observadores, el vino --mas que un asunto de buenos negocios, que si los hay-- se ha transformado en una cuestion principalmente de prestigio, como antano, a la que van a parar capitales obtenidos fuera del espacio agricola.

Pero hay una diferencia, una ruptura profunda con el pasado. Vivimos en este Bicentenario un sindrome de "clase alta acosada". Quiza es producto del temor que provoco el ataque mesocratico y popular en los anos sesenta y setenta. Se rompieron los lazos entre ricos y pobres. O la mayoria de ellos. Esta "clase acosada", que dirige el pais, se refugio en los "faldeos cordilleranos" --la cota mil del padre Felipe Berrios--, en sectas religioso catolicas y, sobre todo, perdio el poder social cara a cara del antiguo modelo hacendal y urbano industrial. Ya no es el patron que se emborrachaba con sus peones e inquilinos festejando la comun Independencia de la Patria un dia 18 de septiembre, ni el industrial italiano que se ensuciaba las manos metiendolas en una maquina de soldar. Hoy cada uno se emborracha en su propia "ramada". Esa relacion prestigiosa entre ricos y pobres se rompio inexorablemente.

El miedo se apodero de esta "clase acosada" y lo ha querido "transferir" al conjunto de la sociedad. "No nos temblara la mano" ... y habria que agregar "esta vez". ?Por que se insiste tanto en ello? No es solamente la delincuencia que hay en todas partes. Es el discurso acerca del otro el que preocupa. Esta clase tiene el poder, !que duda cabe!, pero no tiene la hegemonia. Esta seria la tercera tesis provisoria.

LA CLASE EMERGENTE

La cuarta tesis se refiere a "la nueva clase media/trabajadora moderna del Bicentenario". Para algunos, es la "nueva clase media" o, simplemente, la nueva clase trabajadora del Chile moderno, de la parte moderna de nuestro pais. Hijos de padres sin educacion superior, y ahora profesionales y tecnicos jovenes, instruidos, laicos y "aspiracionales" --como los motejan los "de mas arriba"--, ligados a los servicios y no a la produccion, forman una masa abigarrada de trabajadores de actividades ligadas mas al computador que a la pala o picota. No es todavia "la cuarta pata" de la mesa, pero su "poder cultural" va creciendo de minuto en minuto. Es la imagen depais, prestigiosa. Los publicistas y algunos libros de exito lo han percibido, al igual que las teleseries que con audacia juegan a los espejos.

En este sector social se encuentra, sin embargo, un sentimiento de discriminacion muy fuerte. La movilidad social deseada se estrella con el origen incierto, el pasado sin blasones y la ausencia de redes que permitan el ascenso sin limites y sin traumas. No pocas veces se enfrentan a asuntos ligados a estereotipos etno-raciales, la "pinta" o "facha". Ni el conocimiento, ni la modernidad adquirida son suficientes. No son aun un actor. Se expresan a veces en el descontento.

La contradiccion entre la clase alta de origen aristocratizante, con una mision de tutelaje sobre la sociedad, y esta nueva clase media/trabajadora moderna y laica pareciera ser una de las cuestiones mas importantes a tener en cuenta en estos dias conmemorativos.

CRECIMIENTO Y EXPLOTACION

La quinta tesis se refiere a la explotacion del trabajo y sostiene que el crecimiento economico de Chile no solamente se basa en la extraccion de los recursos naturales, sino fundamentalmente en la combinacion de estos con la mano de obra barata. En estos dias de tragedias mineras, escuchamos hablar directamente de "explotacion".

La perdida del vinculo social condujo a un cambio fundamental en las relaciones entre el capital y la fuerza de trabajo. El modelo hacendal trasladado posteriormente a las industrias consistia en que el propietario no solamente se preocupaba de que sus trabajadores hicieran su tarea, sino que velaba de algun modo por su reproduccion, vida social y, a veces, cultural. En las haciendas los inquilinos vivian en malas casas pero, al fin, casas que entregaba el fundo. Las industrias trataban de asegurar la reproduccion del trabajo. La Crav de Vina del Mar tenia una verdadera "ciudadela" para sus trabajadores. Contaba con el mejor cinematografo de esa ciudad. Sumar, Yarur, la "Papelera" de Puente Alto y muchas empresas mas, construyeron poblaciones dignas para sus obreros. Hoy las empresas no tienen responsabilidad alguna acerca de la "reproduccion economica y social" de sus trabajadores. Es un cambio brutal entre el modelo urbano industrial y el actual. Se le entrego al Estado toda la responsabilidad, casas, educacion, policia y control, tiempo libre. La responsabilidad termina en el contrato escueto. Sale del trabajo, se le paga y si no regresa manana, no es problema del emprendedor. Esto no fue nunca asi en nuestra historia pasada. Las consecuencias son muchas.

[ILUSTRACION OMITIR]

La primera y evidente es que las empresas y el capital, por decirlo de manera sencilla, se liberaron de una carga enorme: la reproduccion de la fuerza de trabajo, lo cual condujo a un evidente abaratamiento de la misma. La mano de obra en Chile es barata no solamente porque los salarios son malos, sino porque el capital no paga el conjunto de las necesidades de la produccion. ?Quien las paga? Todos los chilenos, tengan o no intereses con el capital, a traves de [os impuestos generales.

Lo segundo es que este abaratamiento de la mano de obra, de caracter estructural, se ve reforzado por los bajos salarios relativos y las condiciones de trabajo. Los miles de mujeres temporeras que levantan las cosechas ano a ano son parte de esta situacion. Se dice con fundamento que son mas de cuatrocientas mil. Deambulan por huertos, vinedos, packings, ganando su salario en condiciones que no han variado sustantivamente desde el tiempo de las exportaciones a California. Los subcontratistas han permitido que los autodenominados empresarios no tengan responsabilidad, o no crean tenerla, sobre la mano de obra que emplean. Antes se llamaban enganchadores.

La economia extractiva chilena requiere contar con masas pauperizadas de modo de mantener los salarios bajos. Alguien fantaseaba que en los proximos diez anos se duplicaria la superficie de vinedos y huertos frutales. ?De donde se sacara esa mano de obra dispuesta a ganar al dia diez dolares? ?Y solo por el periodo de temporada? ?Se superara, de ese modo, alguna vez la pobreza?

[ILUSTRACION OMITIR]

No ha habido pais en el mundo que se haya desarrollado en forma sostenida y no haya cuidado su mano de obra. Se puede crecer a costa de la gente, pero no eternamente. Es por ello que hablamos en la tesis anterior de que no hay burguesia en Chile. La burguesia se define en su relacion con el trabajo, lo crea y lo cuida, y eso no existe. Es la quinta tesis, por cierto, provisoria.

LOS OLVIDADOS

La sexta tesis se refiere a los ausentes y "olvidados del Bicentenario". En primer lugar, las masas urbanas pobres y, en especial, los jovenes marginales. Estos han sido objeto de una sola politica social monotematica: la policia. La criminalizacion de este sector social es quiza el fenomeno mas duro del Bicentenario de la Republica de Chile. Miles de jovenes motejados de "flaites", que no pudieron o no supieron enganchar en los engranajes de la "integracion fragmentada". En las ultimas elecciones presidenciales no hubo ni una sola palabra hacia ellos. Los programas giraban entre "la mano dura", o "la mano dura con carino". En terminos numericos, son "los hijos prodigos del Bicentenario". Se les temera ya que, probablemente, van a empanar los festejos.

En segundo lugar, estan las "memorias subordinadas" del relato de la Patria. Solo reaparecen fantasmagoricamente en los desastres. Los campesinos fueron quiza sacados del mapa social por culpa de la osadia cometida por sus padres al entusiasmarse, hace ya treinta y tantos anos, con la muerte del latifundio y la mayor transformacion habida en la historia contemporanea de Chile. No solo se rompio el vinculo entre patron e inquilino, sino que se los castigo por haberlo intentado. Bien se puede hablar aca de la "sociologia de las ausencias", como propone Boaventura de Souza Santos. Algo parecido sucede con pescadores y pirquineros, que solo aparecen en la vida social colectiva cuando quedan enterrados en sus miserables minas o se hunden en medio de las tormentas. Este es el Chile no moderno, lleno de encantos y miserias.

OLVIDO DE LAS FRONTERAS

Los chilenos en este Bicentenario, septima y ultima tesis provisoria, mantienen su caracter racista, estamental, en que la auto complacencia de sentirse cercanos a la supuesta civilizacion europea occidental los hace olvidar sus fronteras. Sus fronteras interiores y exteriores, la Araucania y America Latina.

Los mapuches han pasado de ser una "cuestion" a un "problema" y eso ya es significativo. Es parte, sin duda, de un fenomeno global. De la nueva modernidad. Este reclamo por la "diversidad" no ha sido plenamente recogido y, mas aun, se ha aplicado sobre ellos la vieja y conocida politica de las "clases peligrosas". La emergencia indigena en el sur de Chile no es consecuencia del atraso, sino de la modernidad. Es quiza lo mas moderno que tiene el pais y asi se lo ve en el extranjero. Es una propuesta de cambio radical en los ejes simbolicos del poder que hemos tratado de describir. La mirada prepotente de que se trataria de un asunto de sociedades "primitivas" es parte del evolucionismo naturalizado del siglo XIX y coherente con el espiritu ridiculamente aristocratizante y liberal de las elites del Bicentenario.

[ILUSTRACION OMITIR]

Chile tendra el privilegio de celebrar sus doscientos anos con decenas de jovenes indigenas en las carceles y muchos de ellos en "huelga de hambre". No sera motivo de orgullo para el pais.

Tampoco ha cambiado la relacion con el norte andino, con la frontera de Peru y Bolivia. Hace cien anos, al momento del Centenario las cosas no andaban bien en el norte; hoy tampoco. La diferencia es que hace cien anos anos el Presidente al que le iba a tocar el festejo, y que lamentablemente murio, quiso celebrado con la entrega de una salida al mar para Bolivia, ofreciendo nada menos que toda la Provincia de Arica. Hoy no existen tanta audacia ni tantas ganas de celebrar las fiestas con un presente de esa envergadura.

Tener un conflicto en el sur y pocos amigos en el norte es una continuidad fatal de nuestra historia en este Bicentenario.

COLOFON

Hace ya mas de diez anos que el presidente Ricardo Lagos nos convoco a una serie de personas a pensar el Bicentenario de la Republica. En la Comision del Bicentenario habia quienes pensaban en construir grandes edificios para estas efemerides o, como Carlos Humberto Caszely, hacer grandes campeonatos mundiales de deportes, y otros, sin oponernos a aquello, a provocar un gran debate nacional. Se penso que era posible. En estos anos ha estado floreciendo una historiografia de caracter critico y democratico que podria haber alimentado el dialogo sobre nuestro pasado y, por cierto, sobre nuestro futuro. Finalmente, se impuso el "no debate" y la Comision fue olvidada y nunca mas se la convoco. El "nacionalismo naturalista", irreflexivo, ingenuo, de baja calidad intelectual, se impuso una vez mas. En los medios de comunicacion, aquel se expresa a traves de teleseries historiograficas, penosas tanto en terminos de analisis de la historia como de presentacion visual. La Biblioteca del Bicentenario, proyecto del mayor interes publico, no tuvo ni interes ni financiamiento. ?Por que esta incapacidad de debatir en la sociedad chilena actual? ?A que le tiene miedo esta sociedad? ?Cuales son sus fantasmas?

Los argentinos restauraron el Teatro Colon de Buenos Aires y pusieron en escena al mejor Puccini. La gente lloraba en las calles. La Presidenta servia un banquete en la Casa Rosada al mejor estilo decimononico. Pura nostalgia. Un Bicentenario retro, podriamos decir. Pero con alguna idea, al fin, de lo que han sido y quieren conservar, cueste lo que cueste. ?Que celebraremos, en cambio, los chilenos? ?Que concepto de nacion se juega en estas conmemoraciones? Habra muchos que se sentiran simplemente contentos por vivir en este hermoso pais; es el "nacionalismo naturalista" e irreflexivo del que hemos hablado. Mayoritario quiza. Habra quienes, como hace cien anos, diran "aqui no hay nada que celebrar" y otros que, sin decirlo, lo expresaran en las "calles furiosas". Hay una evidente ausencia de proyecto nacional y ello se expresa en que finalmente todas las propuestas se fueron enredando. No van a haber grandes obras fuera de las que por razones obvias se deben hacer --caminos, puertos, edificios-- y que se habrian hecho de todos modos, con o sin Bicentenario. No hubo ni parece haber una "puesta en escena" bien pensada del pais que quisieramos y su historia. No ha habido debate, aunque siempre queda la esperanza en que lo haya. Me temo que la discusion de si acaso nos mereciamos dos, tres o cuatro dias de feriados, ramadas y francachela, fue la de mayor profundidad. Los senores parlamentarios nos dieron, finalmente, cuatro dias con permiso para emborracharse y no pensar en perspectivas tales como las que se han escrito en este articulo.
COPYRIGHT 2010 Residencia San Roberto Bellarmino
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2010 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:COMENTARIO NACIONAL
Author:Bengoa, Jose
Publication:Mensaje
Date:Sep 1, 2010
Words:3740
Previous Article:Chile: La voluntad de ser.
Next Article:Colombia: Santos renueva expectativas frente a la guerrilla: todos los protagonistas de la violencia politica en Colombia coinciden en un punto: el...
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters