Printer Friendly

Sicut canes: la percepcion de la minoria morisca en la apologetica cristiana del s. XVI.

En el Fortalitium Fidei (1), atribuido a Alfonso de Espina y redactado unos 40 anos antes de la toma de Granada, se ofrecia un discurso ideologico que sustentaba un estado de cosas en el que judios, herejes y sarracenos no tendrian espacio en el mundo cristiano cimentado en la fortaleza de la fe, que, a modo de simbolo guerrero, permitiria el triunfo contra todos los enemigos del cristianismo. Mediante su argumentacion, se demostraba que los sarracenos habian ido perdiendo todas las batallas contra los cristianos y que ya no faltaba mucho para el triunfo definitivo sobre el ultimo bastion peninsular de la secta de Mahoma. Asimismo, se proyectaba, de manera recurrente, una idea que habia ido tomando cuerpo desde finales del XIV: el que muchos reyes cristianos habian sido extremadamente benevolos tanto con los judios como con los mudejares, y que esto habria contribuido a su malicia y a sus maldades contra la fe verdadera. No es ajeno este discurso a la tradicion apologetica hispana en la que se rastrean fuentes diversas, mediante las que se construye un pensamiento exclusionista.

Despues de la toma de Granada (1492), estos presupuestos doctrinales y politicos, se mantienen a lo largo del siglo siguiente y hasta la expulsion del territorio hispano de los moriscos (1609), en un complejo proceso que ha sido abundantemente estudiado desde la perspectiva historiografica de la que hay una mas que nutrida bibliografia (2). Con todo, algunas obras latinas, que abundan en el uso de los mismos topicos, no han sido objeto de atencion, mas que desde una perspectiva algo tangencial, como es el caso el oficio compuesto por Hernando de Talayera con motivo de la celebracion de la toma de Granada, donde leemos:
   Pange lingua uoce alta: triumhi preconium.
   Laudes Deo semper canta Conditori omnium,
   quia edominata Granata: bellis dedit somnium.
   Dedit quippe pacem plenam populis Ispanie:
   dedit autem malam cenam Mahumeti insanie
   qui illusit Sarracenam gentem et Arabie.
   Personarum Trinitatem: diffidetur impius,
   Et sumpsisse humanitatem Deum negat impius.
   Tollit fidei pietatem multis annis nescius. (3)


En el vemos las mismas propuestas manifestadas por Espina, que quedan resumidas en la unidad del territorio hispano y en la unidad de la fe, una vez extirpada la nefanda secta de Mahoma. De esta manera, Hispania habria entrado de pleno derecho en la republica cristiana y habria dejado de ser la piedra de escandalo para toda Europa, como ya habia escrito Rodrigo Sanchez de Arevalo (4) a Pio II, con motivo de la toma de Gibraltar en 1462.

Otro elemento importante, para situar el contexto historico, y que afecta a la resolucion de los problemas sobre la minoria morisca, es la proyeccion de la politica linguistica (5), que se plasma en la obra de Nebrija, a la que no es ajena la voluntad del entonces obispo de Avila, es decir, el propio Hernando de Talayera:

"(...) cuando en Salamanca di la muestra de aquesta obra a vuestra real Majestad e me pregunto que para que podia aprovechar, el mui reverendo padre Obispo de Avila me arrebato la respuesta; y respondiendo por mi, dixo que despues que Vuestra Alteca metiesse debaxo de su iugo muchos pueblos barbaros e naciones de peregrinas lenguas, y con el vencimiento aquellos tenian necesidad de recebir las leies quel vencedor pone al vencido, y con ella nuestra lengua, entonces por esta mi Arte podrian venir en el conocimiento della, como agora nosotros deprendemos el arte de la gramatica latina para deprender el latin. I certo assi es que no solamente los enemigos de nuestra fe, que tienen ia necesidad de saber el lenguaje castellano, mas los vizcainos, navarros, franceses, italianos, y todos los otros que tienen algun trato y conversacion en Espana y necesidad de nuestra lengua, si no vienen desde ninos a la deprender por uso, podran la mas aina saber por esta mi obra (...)" (6).

En este ambiente, en el que prima la recuperacion del territorio hispano desde la invasion de los musulmanes, en el ano 711, y en el que se tiende a la implantacion de la doctrina cristiana en todo el reino asi como a la gestacion de una politica linguistica, no dejan de ser paradojicos los articulos de las Capitulaciones de Santa Fe. Dice Marmol (7) que estas capitulaciones, fechadas el dia 28 de noviembre de 1491, iban acompanadas de una carta, ya que los reyes habian sido apercibidos que el rey granadino parecia arrepentido y que impedia las capitulaciones. De esta misiva, podemos destacar lo siguiente:

"Os prometemos y juramos por nuestra fe y palabra real que si con brevedad y de vuestra voluntad nos quisieredes servir y entregar debajo de nuestro poderio real y nos entregarades las fortalezas, podra cada uno de vosotros salir a labrar sus heredades, y andar por do quisiere de nuestro reino, a buscar su pro donde lo hubiere; y os mandaremos dejar en vuestra ley y costumbres, y con vuestras mezquitas, como agora estais."

"En vuestra mano esta el bien y el mal: escoged lo que os pareciere; que con esto alimpiaremos nuestra faz con Dios altisimo." (Marmol, op.cit., p. 56).

Estos escritos, que se proyectan como una estrategia de avance y consolidacion de las fuerzas cristianas, no se hallaban en consonancia con la politica hacia las minorias que se habia ido gestando a lo largo del siglo XV y que habia tenido como consecuencias mas destacadas la creacion de la Inquisicion en Castilla (1478) (8) y la expulsion de los judios (1492). Y, en efecto, en palabras de Marmol, muy pronto:

"algunos prelados y otras personas religiosas les pidieron (a los reyes) con mucha instancia que, pues nuestro Senor les habia hecho tan senaladas mercedes en darles una victoria como aquella, como celosos de su gloria y de su honra, diesen orden en que se prosiguiese con mucho calor en desterrar el nombre y la seta de Mahoma de toda Espana, mandando que los moros rendidos que quisieren quedar en la tierra se baptizasen, y los que no se quisieren baptizar vendiesen sus haciendas y se fuesen a Berberia, diciendo que en esto no se les quebrantaban los capitulos que se les habia concedido cuando se rindieron; antes era mejorarles el partido en cosa que tanto convenia a la salvacion de sus almas, y particularmente a la quietud y pacificacion perpetua de aquel reino." (Marmol, op. cit., p. 59).

Hernando de Talayera emprendio el primer proceso de catcquesis con la siguiente estrategia:

"Busco por todas partes clerigos que tuviesen noticias de la lengua arabiga, para que ellos les predicasen y ensenasen, pues oian en ella de mejor gana la doctrina cristiana. Procuro que muchos clerigos la aprendiesen y que tuviesen lecion ordinaria de ella en su casa; y para que los clerigos, curas y sacristanes del arzobispado tuviesen noticia de ella porque trataban con esta gente de continuo, mando hacer arte y dicionario arabigo, declarado en lengua y letra castellana; imprimiose lo uno y lo otro a su costa y repartiolo por todo el arzobispado a sus clerigos." (9)

Destaca entre ellos Pedro de Alcala, que, segun todos los indicios, era morisco y que escribio: Arte para ligeramente saber la Lengua Arabiga, y El Vocabulista arabigo en letra castellana (Granada, 1505), cuya intencion era la conversion y asimilacion de los granadinos al mundo cristiano.

Talayera construye un proceso de conversion como un entramado en el que el catequista tenia que entender la vida y las costumbres de los musulmanes, por este motivo el uso de la musica, tocada con organo e interpretada al estilo morisco, junto con el uso del arabe para predicar fueron medios para penetrar en el imaginario colectivo musulman. Para Talayera el converso habia de ser convencido, no obligado, en una postura que se basaba en el presupuesto del irenismo, pero poniendo especial interes en que los nuevos conversos olvidaran sus ritos y su lengua:

"Lo primero que olvideis toda cerimonia y toda cosa morisca en oraciones, en ayunos, en pascuas y en fiestas, y en nacimientos de criaturas y en bodas, y en banos, en mortuorios y en todas las otras cosas. (...) Que todos sepais (...) signar y santiguar, y entrar y estar en la iglesia y tomar agua bendita, y decir Pater noster y Ave Maria y credo, y adorar alli a nuestro Senor en la Santa misa (...). Que tengais cofradias como las tienen los cristianos para os ayudar de ellas en muerte y en vida. (...) Que los que sabeis leer, tengais todos libros en arabigo de las oraciones y salmos que vos seran dados, y de aqueste memorial, y receis por ellos en la iglesia. (...) Mas para que vuestra conversacion sea sin escandalo a los cristianos de nacion y no piensen que aun teneis la seta de Mahoma en el corazon, es menester que vos conformeis en todo y por todo a la buena y honesta conversacion de los guenos y honestos cristianos y cristianas, en vestir y calzar y afeitar y comer, y en mesas y viandas guisadas como comunmente las guisan, y en vuestro andar y en vuestro dar y tomar, y mucho y mas que mucho en vuestro hablar, olvidando cuanto pudieredes la lengua arabiga, y haciendola olvidar, y que nunca se hable en vuestras casas." (10)

Pero esta politica de Talayera no parecia suficientemente rapida, y la llegada de Cisneros en 1499 supuso el fin de la mision Talayera en Granada y el anticipo del desplazamiento de la Inquisicion desde Jaen. Los expeditivos metodos misionales de Cisneros consiguieron un exito rapido y abrumador de bautismos a los que se anadio el triunfo de haber conseguido la entrega de anafiles (campanillas) con los que los musulmanes llamaban a oracion:

"Entre muchos alfaquies e las mas principales personas de todo este reyno que se han convertido se han tornado christianos dos almuedanos que llamavan a los moros a su oracion, o maldicion, e nos han traydo los anafiles con que tanian, las quales mandamos guardar para que se pogan en esa nuestra yglesia en algun lugar. Desde el dia de Nuestra Senora aca no han llamado ni se ha oydo cosa del mundo en la mezquita mayor del Alvaycin, e en avernos traydo las tronpetas e anafiles con que llamavan a la zala y ser convertidos los que llamavan, recebimos aquellos anafiles como si nos entregaran las llaves, e sera bien que pongan aquellos anafiles, que son muy grandes, de azofar, en el altar de Sant Alifonso." (11)

Marmol, de manera sutil, deja entrever la actitud beligerante y agresiva de Cisneros, pues viendo la confianza de los alfaquies, ademas:

"les tomo gran copia de libros arabes de todas las facultades, y quemando los que tocaban a la seta, mando encuadernar otros, y los envio a su colegio de Alcala de Henares, para que los pusiesen en su libreria" (Marmol, op. cit., p. 60).

La actitud de Cisneros provoca la revuelta del Albaicin, y se suceden los conflictos, hasta llegar el 1500 cuando "se rebelaron algunos lugares, diciendo que les quebrantaban los capitulos de las paces." (Marmol, op.cit., p. 62).

Estos sucesos tendran como conclusion que el rey Fernando:

"dejando ir a Berberia a los que no quisieron ser cristianos, se convirtieron los demas alli y en todo el reino; y lo mesmo hicieron dentro de pocos dias los moros mudejares que vivian en Avila, en Toro y en Zamora y en otras partes de Castilla, que aun hasta entonces no se habian convertido." (Marmol, op. cit., p. 63).

En el libro II de la Rebelion de los moriscos, Marmol inicia el relato con un capitulo en el que trata "Como los nuevamente convertidos sintieron siempre mal de la fe." (p. 63). En el, se hace hincapie en la reafirmacion de la identidad morisca a traves de la pertinacia en sus ritos. Asi, en secreto, "se doctrinaban y ensenaban unos a otros, en los ritos y cerimonias de la seta de Mahoma." (p. 63). Senala Marmol, que con todo, los hubo nobles y buenos cristianos, pero "destos tales no trata nuestra historia." (p. 63). Sobre los demas, es decir, al parecer la mayoria, dice que eran herejes secretos, pues aunque bautizados no tenian fe. A continuacion referencia parte de los rituales cristianos que ultrajaban, como ir a misa por obligacion, y trabajar los domingos, pero en cambio respetaban el lavarse los viernes y hacer "zala" en sus casas a escondidas, y lavaban a las criaturas que habian bautizado para quitarles la crisma y el oleo, para hacer en secreto su propia ceremonia, poniendoles nombres moros, e insiste que lo mismo ocurria con las ceremonias de bodas. Ademas, "muchos huian de saber la lengua castellana" para no aprender las oraciones cristianas. Pues de entre todas las disposiciones "ninguna sentian tanto como haber de dejar su traje y lengua natural" (p. 64).

Marmol, asimismo recoge los escritos confiscados y atribuidos al rebelde mufti Daud, en cartas dirigidas a los musulmanes de Tunez, traducidas por el converso Alonso del Castillo, donde se plasman las vejaciones de que son objeto los musulmanes:

"hermanos en Dios, somos obligados de haceros saber nuestros trabajos (...) Sustentadnos con vuestro poderio (...) Habeis de saber, senores, que los cristianos nos han mandado quitar la lengua arabiga, y quien pierde la lengua arabiga pierde su ley, y que descubramos las caras vergonzosas; que no nos saludemos, siendo la mas noble virtud la salutacion (...) hannos acrecentado el tributo y la pena, y han intentado de mudar nuestro traje y quitar nuestras costumbres". (12)

"el dia de hoy esta cercada y rodeada de herejes (...) estamos entre ellos avasallados como ovejas perdidas (...) ensenannos enganos y sutilezas (...) Han puesto sobre nosotros a los judios (13) que no tienen fe ni palabra; cada dia nos buscan nuevas astucias y mentiras, enganos, menosprecios, abatimientos y venganzas. Metieron a nuestras gentes en su ley, y hicieronles adorar con ellos las figuras, apremiandoles a ello, sin osar nadie hablar (...) Llamanos con campana para adorar la figura (...) se levanta un predicador con voz de carabo y nombra el vino y el tocino, y la misa se hace con vino (...) tienen misa cantada y otra rezada, y las dos son como el rocio en la niebla: el que alli se hallare, verase nombrar en un papel, que no queda chico ni grande que no lo llamen. Pasados cuatro meses, va el enemigo del abad a pedir las albalas en las casas de sospecha, y al que le faltare la cedula ha de pagar un cuartillo de plata por ella (...) Ayunan mes y medio y su ayuno es como el de las vacas, que comen a mediodia (...). Este enemigo nos ha angustiado en gran manera por todas partes y nos ha rodeado como fuego; estamos en una opresion que no se puede sufrir. La fiesta y el domingo guardamos, el viernes y el sabado ayunamos, y con todo aun no los aseguramos." (Marmol, op.cit., p. 86).

Eloy Benito Ruano en su discurso de ingreso a la Real Academia de la Historia, titulado De la altericlad en la historia (14) (p. 15- 16) dice:

"El otro es en la Historia (...) el multiple sujeto que se presenta a los ojos de una cultura, de un estado, de una generacion, de un grupo humano cualquiera, o, simplemente, de un individuo, como alguien o algo perteneciente a su misma naturaleza, pero al mismo tiempo radicalmente distinto de si mismo. Nuestro otro colectivo nos es solamente semejante, no identico, comparte nuestro modo de ser eadem, sed aliter."

En consecuencia, la alteridad es la imagen del otro, y su esencia, por lo que la actitud natural del Uno es la de vencer al Otro (Benito Ruano, p. 17). En la actuacion de Occidente frente a Oriente, en la de cristianismo frente a judaismo o islamismo, se observa un patron de conducta que permite su tipificacion; en consecuencia, en la actitud del Uno hacia el Otro, puede observarse, por un lado, aceptacion: convivencia, comprension, tolerancia, conversion y absorcion; por otro, rechazo: neutralizacion, superacion o dominio, excomunicacion, combate y eliminacion, y notese que ambos grupos tienden a "anular los efectos de la diferencia o su existencia" (Benito Ruano: 18), es decir, se tiende a la aculturizacion y a la eliminacion del otro.

Este analisis puede aplicarse al devenir de los hechos en Granada y a la intencion de las diversas ordenanzas que fueron sucediendose, a medida que avanzaba el siglo XVI, y que relegaron al olvido las capitulaciones. El proceso de aculturizacion de los granadinos, plenamente documentado, en legajos inquisitoriales, pragmaticas y canones conciliares, se formula de manera particular en el Concilio de Guadix, 1554, celebrado durante el Concilio de Trento, y en el de Granada, celebrado a la vez que el de Valencia en 1565. En ellos, se dictamina de manera definitiva sobre la proscripcion de rituales que los moriscos seguian practicando y que eran, segun las autoridades, una manifestacion de su falsa conversion a la fe catolica, en especial el vestido y la lengua, manifestaciones externas de las practicas secretas de los herejes recientemente bautizados. En 1568, Felipe II, por medio del edicto de Pedro de Deza, del 1 de enero de 1568, impuso la pragmatica definitiva que obligaba al cumplimiento de todas las preceptivas anteriores.

Sobre el Concilio de Granada dice Bermudez Pedraza (15):

"La avaricia de los jueces, la insolencia de sus ministros traian desabridos a los moriscos; hacian muchos agravios so color de ejecutar prematicas; y los ministros eclesiasticos no eran de mejor condicion: con que los moriscos acabaron de perder la devocion a nuestra religion, y la paciencia al remedio: y para el junto el arzobispo concilio provincial, ejecutando el Santo Concilio de Trento".

Tanto en este concilio de Granada como en el de Valencia del mismo ano, los canones inciden en que los moriscos se comporten segun los ritos cristianos, en bautizos, bodas, en entierros, en que no celebren "leylas y zambras", en que no usen habito de moros y en que no hablen en algarabia. Pero ademas, pone especial atencion en que las autoridades eclesiasticas procuren celebrar con especial cuidado los ritos cristianos: "Pues tenemos esperanza de que algunos viendo este culto solemne tomen mas aficion a las cosas divinas". (16)

Gines Perez de Hita, en la segunda parte de las Guerras de Granada, dice:

"En este tiempo, pues el Catolico y Serenisimo Rey Don Felipe II de este nombre mando con piadoso celo y por la honra de Dios, que los moros de Granada, siendo bautizados y cristianos, para que mejor sirvieran a Dios nuestro senor, mudasen de habito, no hablasen su lengua, ni usasen sus leylas y zambras, ni hiciesen las bodas a su usanza, ni en las Navidades y dias de Anos Nuevos, sus comidas segun su costumbre, que las llamaban mezuamas, siendoles ademas de esto vedadas otras cosas porque no convenia que las usasen. Haciase esto asi para que los moriscos se enterasen mas de la santa costumbre de la fe catolica, y olvidaran el Alcoran y otras cosas de su secta." (17)

En palabras de Bernard Vincent uno de los temas mas importantes a la hora de abordar el problema de los moriscos es considerar el dilema al que los musulmanes granadinos se vieron enfrentados, y que desde el texto de las capitulaciones aparece como una amenaza, repitiendose en toda la documentacion: bautismo y asimilacion o destierro de la patria de la que se consideran naturales, en este sentido se manifiesta Nunez Muley en su escrito al Presidente de la Real Audiencia y Cancilleria de Granada (18):

"Lo primero en dezir que fue en el tiempo que los dichos naturales deste rreyno se convirtieron a nuestra santa fee catolica asentaron que no auyan de mudar el avito y se perdiese la memoria antigua, no creo que ay memoria que ninguno deste rreyno que se acuerde de tal pacto y conueniencia, lo qual no a avido ni creo parecera por excripto, porque la conversion de los dichos naturales deste Reyno fue por fuerca y contra lo capitulado por los Reyes Catolicos (...) y lo que en sustancia se asento en la capitulacion fue que avian de quedar en su seta y todo cuanto usauan en sus mesquitas".

De promesas incumplidas nos hablan tambien los textos aljamiados:

"Hijo, no ignoro que de las cosas de Granada este vacio tu entendimiento, y que yo los memore no te espantes, porque no hay momento ... que no rasguen mis entranas. Hijo, yo no lloro lo pasado, ... pero lloro lo que tu veras si ... te quedas en ... Espana. Nuestro adin (religion) sera tan menoscabado que diran las gentes ?que fue de nuestro pregonar? ?que se hizo del adin (religion) de nuestros pasados? Y todo sera crudeza y amargura ... Bien te parecera que lo digo como apasionado, pero yo no querria alcanzar tales lloros ... Pues si ahora en tan breve espacio parece que ya nos sustentamos de dolor, ?que haran cuando vengan las postreras otonadas? Si los padres amenguan el adin (religion) ?como la ensalzaran los choznos? Si el rey de la conquista no guarda fidelidad ?que aguardamos de sus sucesores?" (19)

Con todo, la resistencia y la rebelion no fueron sino motivo para aumentar la propaganda cristiana que puso especial cuidado en que se percibiera a los moriscos desde la misma perspectiva con la que se habia contemplado a los judeoconversos desde las postrimerias del XIV y durante todo el siglo XV. Sobre las consecuencias de esta politica ilustra el testimonio de un morisco huido a Tunez, en el que nos habla de las torturas de la Inquisicion y de las medidas extremas que ejecutaron las autoridades cristianas:

"(Nos) llebaban a la Ynquicicion, adonde por seguir la berdad eramos pribados de las bidas, haciendas y hijos, pues en un pensamiento estaba la persona en una carcel escura, tan negra como sus malos intentos, adonde los dejaban muchos anos, para yr consumiendo la hacienda (...) y los hijos, si eran pequenos, los daban a criar, para hacellos como ellos, erexes; y si grandes, buscaban como poder huyr; y demas desto procuraban adbitrios (sic) para acabar con esta nacion (...) unos decian fuesen muertos todos; otros, que fuesen capados, otros, que se les diese un boton de fuego en parte de su cuerpo para que con el no pudiesen enjendrar". (20)

En la legitimacion de este proceso tiene una enorme importancia la produccion literaria, complemento de pragmaticas, cedulas, documentacion inquisitorial y notarial, pero no es menos importante la obra apologetica, de la que es un excelente testimonio la obra de Pedro Guerra de Lorca, Cathecheses Mystagogycae pro aduenis ex Secta Mahometana, editada en Madrid en 1586, donde observamos una imprescindible aportacion doctrinal a la percepcion de la minoria morisca despues de la revuelta de las Al puja iras, en especial en lo que se refiere al uso de la lengua arabe y a su debida proscripcion.

La obra de Pedro Guerra de Lorca ha sido objeto de atencion algo mas detallada en la ya clasica obra de Pedro Longas, y asimismo ofrecio sus indices Julio Caro Baroja (21), pero no hay hasta el momento un analisis de sus contenidos, en la tradicion apologetica latina, de la que toma necesarias referencias, en cuanto al plan de la obra y a sus contenidos.

La obra considerada en ocasiones como un catecismo, no es sino una recopilacion de razones para formar predicadores que sean capaces de desterrar las doctrinas de la religion islamica, por lo que su argumentacion principal se encamina a que han de desaparecer los ritos que caracterizan a los cristianos nuevos de moro. Su redaccion, ademas, se enmarca en el proceso de mayor recrudecimiento de las hostilidades hacia los moriscos granadinos, despues de la guerra de las Al puja iras, y una vez realizado el destierro de los moriscos hacia otros territorios castellanos. El indudable tono apologetico en la dedicacion hecha al rey Felipe II enmarca la obra dentro de la tradicion apologetica hispana:

(Fernandus et Elisabetha) qui iam olim ab omnibus Castellae finibus Iudaismi, ac Sarracenismi cultores longius propulsarunt, et a suis dictionibus extorres fecerunt, ita eorum pronepos Philipus noster de reliquiis eorum, confutendumque, in suum animum inducat. (Dedicatoria sin foliar).

Donde encontramos la legitimidad de la lucha contra judios y musulmanes, establecida por los Reyes Catolicos y la continuidad en la refutacion que ha de asumir Felipe II. En este fragmento, ademas, volvemos a encontrarnos con la palabra extorres, es decir cimientos de la torre, de nuevo el simbolo de Espina en la lucha contra los enemigos de la fe cristiana.

El plan de la obra se estructura sobre dieciseis catcquesis, que son las que siguen:

1) Sobre como se ha de abjurar la secta de Mahoma; 2) Sobre como han de ser abandonados los vestidos y la lengua; 3) Como evitar la invocacion a los demonios; 4) Como ha de abolirse el rito de la fornicacion; 5) Como huir de la fornicacion; 6) Sobre otros ritos execrables de la secta de Mahoma; 7) Como evitar la supersticion en la comida; 8) Sobre la prohibicion de la convivencia con los sarracenos; 9) De como catequizar a quien provenga de la secta de Mahoma; 10) Sobre como educar a los ninos; 11) Sobre la catcquesis encaminada a los ignorantes; 12) Sobre los ritos que han de seguirse con los difuntos; 13) Sobre las leyes promulgadas al respecto y las que deben ser promulgadas; 14) Sobre el castigo a los hereticos. 15) Sobre la salud espiritual de los neofitos. 16) Sobre la salud terrena de los neofitos.

Segun el plan de la obra, vemos que el autor toca todos los temas polemicos que dan pie a reflexiones que proporcionan, por un lado, una panoramica sobre el pensamiento cristiano, pero ademas, y es en este sentido de un gran valor antropologico, ofrece un retrato en negro de la poblacion morisca, a traves de todos los elementos que la distinguen de la cristiana: ritos de vida y muerte, educacion, el papel de la mujer, y su pensamiento religioso, articulado con referencias al Alcoran y al uso de la lengua que les es propia, para dedicar la ultima parte a aspectos de caracter juridico, cuyas citas, en bastantes ocasiones, se remontan a canones de los Concilios Toledanos sobre la pertinacia judia.

Pero a modo de introduccion el autor incorpora la vida de Mahoma que transmitio Eulogio de Cordoba:

Vita Mahomedi falsi prophet a ac demonis ministri: collecta per D. Eulogii uariis incolis suorum operum, quae in margine apponuntur. (Ex apologetico martyi'um post initium, vol. 80, lib. I Memoriale Sanctorum, fol. 17, in margine). Exhortas est Mahomat haeresiarches tempore Heraclii imperatoris, anno imperii eius septimo (...) Obtinuitque praedictus Mahomat, nephandus propheta principatum annis decern, quibus expletis mortuus est, et sepultus in infero. (...) Inter brutos Arabes cunctis sapientior esse (...) Moxque erroris spiritus in specie uulturis ei apparens os aureum sibi ostendens angelum Gabrielem se esse dicitur (f. 3v).

El uso de esta Vita, uno de los textos antimahometanos mas antiguos (22) de la Peninsula presenta un doble interes, por un lado porque acababa de ser editada por Ambrosio de Morales, en 15741, por otro, su uso, como inicio de la obra, incide en la idea de que el autor abunda en el ridiculo de esta vida, para negar, a continuacion, la legitimidad de todo lo que deriva de ella, es decir las creencias y los ritos, y de esta manera "educar" a los moriscos para la cristiandad. A continuacion establece un lexico de 52 errores de Mahoma en orden alfabetico, para acabar diciendo que no pueden ser consignados todos porque son innumerables, (ff. 8r-10r).

En la primera Catcquesis recuerda los hechos nefandos de los Galatas, que compara con lo sucedido en la rebelion de Granada en 1568:

Sicut enim Galathae postquam Christi Euangelium exaudierant, et cordibus suis retinuerant, ad antiqua legis praecepta, et muta elementa redeuntes suo Mosi adhaeserunt (...) quasi canes ad uomitum, id est, commentum Mahometum, et ad sua idola conuersi, contra diuinam et humanam maiestatem. (In Clemente, de Iudaeis et Sarracenis litis, ritus Sarracenorum non esse tolerandos, in margine).

Cita que nos remite al tratado anticonverso del s. XV castellano Tratado del Alborayque (23):

"Assi estos alboraycos son perros lebreles. Grandes perros son; y esto es verdad, que assi como el perro no ha verguenca de su senor de fazer sus faziendas delante d el ni delante de las otras gentes, assi estos hombres-perros no han verguenca de Dios ni aun del rey ni de las gentes de fazer sus faziendas ni cerimonias judaycas, ni de dezir sus heregias y mentiras. Y otrosi, assi como el perro toma al vomito y a comer lo que bosso, ansi estos canes tornan al sabad e adafina e cacuelas e circuncision e cerimonias que usaron ya quando se baptizaron."

Esta misma argumentacion nos remite tambien a lo que mas tarde formulara Jaume Bleda justificando la expulsion de los moriscos de Valencia (24):

Quanto magis essent arcendi a diuinis isti apostate, et canes, qui (...) irrisiones, sublationes, irreuerentiam et probra inferunt Sanctissimo Sacramento? Summum scelus est, sacra temerare, contaminare, profanare eiusque abuti.

Pero no solo las obras apologeticas estan llenas de estas referencias, sino que en el teatro, genero que se uso en el momento como plataforma propagandistica, podemos encontrar la misma significacion:

"Que la sangre de los godos, para tenirse y mancharse, con moros no ha de mezclarse, porque al fin son perros todos." (25)

Otra perspectiva muy distinta la ofrece el jesuita morisco Ignacio de las Casas (26), quien en sus escritos dejo testimonio del error que se estaba cometiendo con la proscripcion de los moriscos, producto de una politica de evangelizacion equivocada en la que se primaba el resultado sobre el proceso, lo que comportaba el fracaso de la misma, y que sin duda podria ser mas util la predicacion y catcquesis en arabe, asi como el interes que debia tener la corona en mantener a una poblacion que llevaba ya nueve siglos en el territorio, y que por tanto debian ser considerados naturales del mismo.

Pedro Guerra de Lorca, por su parte, de nuevo en la primera Catcquesis nos habla de cuatro tipos de moriscos, como cuatro tipos de enfermos que han de ser curados de manera diferente (singulis suas pociones) por la sana doctrina:

Sunt ergo quattuor ordinibus, quasi lectulis insidentes, nostri infirmi, a nobis nunc ab erroribus istius excrebrati hominis, purgandi, et ad bonam valetudinem (prout nobis Deus dederit) reducendi. In priori ordine sedent hi, qui post susceptum baptisma habitum, linguam, nomina, caeremonias, ritusque illius sectaeque retinent ad horam: sed Christianos se esse palam profitentur, necio an Mauri secreta religiones sint. In altero, quasi infirmorum convalescentium receptaculo, valetudinarii sunt illi, qui omnibus exterioribus elementis, seu praeceptis parumper renunciarunt, et quo de iure, quaeque iniuria Christicolis sese attemperare coeperunt. In tercio ordine eos omnes, qui ex Arabia, seu Aphrica oriundi a patribus antiquis, Mahomedum colentibus, genus et originem ducunt, collocare statui, si forsan memores antiquae sectae, aliquot caeremonias, vel ritus ex paterna traditione observant. In postremo loco natos ex vago, vel maritali coniugio, altero, scilicet, patre proselyto ex secta Mahometana, altero tamen antiquo fideli, recenseo: de quibus decretum habemus, quod parentis melioris conditionis fidem sequantur: ut natis ex altero patre fideli, altero infideli, iam a diebus antiquis iuniuctum est. Haec omnia in distinctionem, non in quaestionem verti, ut sciat medicus animarum, pro sua scientia, prudentia, ac discretione inter lepram et lepram et lepram factam, variis infirmis, absque suo damno, in hoc tempore mederi, et ad bonam valetudinem, et integram sanitatem (Deo pro illis ita disponente) reducere. (f. 20v)

Para concluir: si en la historiografia encontramos abundantes referencias a la situacion de los moriscos, no es de menor importancia recurrir a otras fuentes contemporaneas, donde encontramos aspectos que ayudan a contextualizar los problemas doctrinales que acompanaron el proceso de asimilacion de los moriscos, quienes fueron percibidos como un peligro que remitia a la invasion del territorio hispano por los musulmanes, pero tambien fueron considerados como enfermos que habian de ser curados de la enfermedad de la herejia, por este motivo, era necesario que se acelerara su asimilacion. Cuando este proceso se percibio como fallido, el modelo que se siguio fue el que se habia seguido contra los judios en el s. XV, y asi se interpolo el discurso anticonverso que habia calado en la sociedad cristiana anteriormente. Asi Pedro Guerra de Lorca segun la tradicion apologetica cristiana clama: "Quo tandem patiar uos et uestis camalibus desideriis detinere, et ad uomitum defectae sectae redire?" (f. 67v)

Candida Ferrero Hernandez, Jose Martinez Gazquez

Universitat Autonoma de Barcelona

* Este trabajo se ha realizado en el marco de los Proyectos de Investigacion DGICYT. "La percepcion del Islam en la Europa cristiana. Traducciones latinas del Coran y literatura de controversia islamo-cristiana" [Ref. FFI2008-06919-C02-02/FILO] y AGAUR. "La percepcio de lTslam en la societat cristiana. Les traduccions llatines de l'Alcora i la Literatura Llatina medieval de controversia amb lTslam i el Judaisme". [Ref. 2009 SGR-00824]. Investigador Principal: Jose Martinez Gazquez.

(1) La obra Fortalitium fidei esta siendo objeto de la tesis doctoral en curso de Raul Platas Romero, bajo la direccion de Candida Ferrero Hernandez.

(2) Remitimos a la excelente recopilacion Bibliografia general de mudejares y moriscos, en Literatura de mudejares y moriscos, dirigida por M. Jesus Rubiera Mata, http://www.cervantes virtual.com/servlet/Sii~veObras/79194918323586619754491/017561.pdf (Acceso el 15 de diciem bre de 2010). Para bibliografia imprescindible vease: Pascual Boronat y Barrachina, Los moriscos espanoles y su expulsion, Universidad de Granada, 1992 (reedicion de la obra clasica de 1901); Louis Cardillac, Moriscos y cristianos: un enfrentamiento polemico (1542-1640), Mexico, Fondo de Cultura Economica, 1979; Antonio Dominguez Ortiz y Bernard Vincent, Historia de los moriscos. Vida y tragedia de una minoria, Madrid, Revista de Occidente, 1979 (Nueva edicion Alianza, Madrid, 1997); Mikel Epalza, Los moriscos antes y despues de la expulsion, Fundacion Mapfre, 1992; Mercedes Garcia Arenal, Los moriscos del reino del reino de Granada, Universidad de Granada, 1996; Francisco Marquez Villanueva, El problema morisco (desde otras laderas), Madrid, Eds. Libertarias, 1991; Jose Maria Perceval, Todos son mio. Arquetipos de la xenofobia y el racismo. La imagen del morisco en la monarquia espanola de los siglos XVIy XVI, Instituto de Estudios Almerienses, Diputacion de Almeria, 1997; Bernard Vincent, El rio morisco, Universidad de Valencia, 2006; Manuel Barrios, La convivencia negada. Historia de los moriscos del reino de Granada, Granada, La Vela-Comares, 20082.

(3) Tarsicio Azcona, "El oficio liturgico de Fr. Hernando de Talavera para celebrar la conquista de Granada", AHIg 1 (1992), pp. 71- 92 (In festo deditionis nominatissime urbis Granate, p. 81).

(4) Cf. Horacio Santiago-Otero, Manuscritos de autores medievales hispanos I, Salamanca, CSIC, 1987, p. 170, lineas 147-150: Acta sunt hec, beatissime pater, non sine digito dei, a quo ornnis victoria est, et patria illa, que usque lapis fuit offensionis et petra scandali, facta est nobis in salutem et fidei catholice in gaudium et solamen.

(5) Vease al respecto: Isabella Ianuzzi, "Talavera y Nebrija: lenguage para convencer, gramatica para pensar" en Hispania: Revista espanola de Historia (2008), n. 68, pp. 37-62.

(6) Antonio de Nebrija, Gramatica de la lengua castellana, ed. critica de A. Quilis, Madrid, Instituto de Cooperacion Iberoamericana, 1992, p. 17.

(7) Las referencias son extractos de: Luis DE Marmol, Rebelion y castigo de los moriscos, Malaga, Ed. Arguval, s/d.

(8) El 1 de noviembre de 1478, Sixto V promulgo la bula Exigit sincerae deuotionis, por la que se fundaba la Inquisicion castellana, aunque antes de su ejecucion se procedio a una campana de conversiones, impulsada por Hernando de Talavera, quien en compania de Pedro Gonzalez de Mendoza impulsaron catequesis populares, como testimonia Hernando del Pulgar en su Cronica de los Reyes Catolicos, Jose Maria de Carriazo (ed.) (1943). Madrid, 2 vols. cap. 77. Al respecto son imprescindibles las obras de Henri Charles Lea (1906-8), A history of the Inquisition of Spain, New York, 4 vols.; Henry Kamen, La Inquisicion espanola, Barcelona, 1979; Norman Roth, Inquisition, and the expulsion of the lews of from Spain, Wisconsin, 2002. Un estudio con actualizacion bibliografica sobre el amplio tema en Ma Pilar Rabade Obrado, "Judeoconversos y monarquia", in Jose Manuel Nieto Soria (dir.), La monarquia como conflicto en la Corona castellano-leonesa (c. 1230-1504), Madrid, Silex Ediciones, 2006, pp. 299-358. Respecto a la tematica de la instruccion religiosa es esclarecedora la perspectiva general que se ofrece en algunos capitulos de Daniel Baloup (ed.), L'enseignament religieux dans la Couronne de Castille. Incidences spirituelles et sociales (XIIIe-XVe siecle), Madrid, Casa de Velazquez, 2003, en especial las contribuciones del propio D. Baluop, de Ma del P. Rabade Obrado y de E. Fernadez Mitre.

(9) Jose de Siguenza, Historia de la Orden de San Jeronimo, Madrid, Bailly-Bailliere e Hijos, 1909, NBAE, 12, t. 2, p. 306 a-b.

(10) Hernando de Talavera, Instruccion del Arzobispo de Granada en respuesta a cierta peticion que hicieron los vecinos del Albaicin sobre lo que debian hacer y las practicas cristianas que debian observar (ca. 1500). Cf. Tarsicio de Azcona, Isabel la Catolica, Madrid, 1964, BAC, 237, pp. 761-763.

(11) En BN, Mss. 13.020, folio 95 (copia del siglo XVIII), en Miguel Angel Ladero Quesada, Granada despues de la conquista: Repobladores y Mudejares, Granada, Diputacion Provincial de Granada, 1988, p. 492.

(12) Marmol, op.cit., pp. 85-86. El texto aparece tambien en Memorial de Alonso del Castillo, en Memorial Historico espanol, Madrid, 1852, pp. 41-46.

(13) Sin duda esta referencia se inserta en la tradicion apocaliptica musulmana andalusi, en la que destacan diversos textos que manifiestan el mismo topos.

(14) Madrid, Real Academia de la Historia, 1988.

(15) Juan Tejada, Coleccion de canones de la Iglesia espanola, Madrid, Real Academia de la Historia, 1850, tomo V, Concilio Provincial de Granada de 1565, p. 361.

(16) Juan Tejada, Coleccion de canones de la Iglesia espanola, Madrid, Real Academia de la Historia, 1850, tomo V, Concilio Provincial de Valencia de 1565, p. 308, disposicion 11, "De que razones hay que valerse para atraer a los recien convertidos a la fe".

(17) Gines Perez de Hita, Guerras civiles de Granada, segunda parte, Madrid, 1696, p. 4.

(18) Antonio Gallego Burin y A. Gamir Sandoval, Los moriscos del reino de Granada segun el sinodo de Guadix, Intr. de B. Vincent, Granada, Universidad de Granada, 1996, p. XXXV.

(19) Luce Lopez Baralt, "La literatura <<a l'envers>> de los ultimos musulmanes de Espana", Umbral, http://umbral.upnp.edu/seminario, Ead, "La Espana invertida de la literatura aljamiado-morisca", en Letral, numero 1, ano 2008 y Luce Lopez Baralt, La literatura secreta de los ultimos musulmanes de Espana ensayo de historia social, Madrid, Trotta, 2009.

(20) En Lopez Baralt, 2008.

(21) Los moriscos del reino de Granada: ensayo de historia social, Madrid, Alianza, 2003 (reedicion).

(22) Manuel C. Diaz y Diaz, "Los textos antimahometanos mas antiguos en codices espanoles), Archives d'Histoire doctrinale et litteraire du Aloyen Age, (1970), n. 37, pp. 149-168.

(23) Libro del Alborayque (ed. F. Fita), BRAH 23 (1893) pp. 369-443 (p. 394).

(24) Jaime Bleda, Defensio fidei in causa neophytorurn siue Moriscorurn Regni Valentiae, Valencia, 1610, p. 392.

(25) Lope de Vega, Mocedades de Bernardo del Carpio, BAE, 196 25b.

(26) Youssef El-Alaqui, Ignacio de las Casas, jesuita y morisco, en Sharq Al-Andalus, (1997-1998), n. 14-15, pp. 317-339.
COPYRIGHT 2011 Universidade de Lisboa. Centro de Estudos Classicos da Faculdade de Letras
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2011 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

 
Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:I COMMENTATIONES
Author:Hernandez, Candida Ferrero; Gazquez, Jose Martinez
Publication:Euphrosyne. Revista de Filologia Classica
Date:Jan 1, 2011
Words:6494
Previous Article:Os humildes da sociedade em Jonas, tragicomedia jesuitica inedita. Aspectos do comico.
Next Article:Il grido di Eribea nel XVII ditirambo di Bacchilide.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2018 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters