Printer Friendly

Semantica lexica y estructuracion aspectual/eventiva: telicidad, perfectividad y delimitacion en el analisis de las copulas espanolas.

1. Introduccion

Como es sabido, la alternancia copular del espanol ha inspirado una vasta cantidad de estudios. En gran parte, el interes se debe a los llamativos patrones seleccionales determinados por ser y estar, tan dificiles de captar y predecir de manera definitiva. Otra cuestion de interes esta dada no por aquellos predicados caracteristicamente seleccionados por una u otra copula, sino por las propiedades distintivas de ser y estar, las cuales no solo explican las diferencias seleccionales sobre los predicados recien aludidas, sino que marcan contrastes significativos en aquellos contextos donde coinciden, determinando una alternancia libre pero no trivial. A ello se suma una heterogeneidad, pocas veces reconocida, en cuanto a los distintos tipos de predicaciones a las que tanto ser como estar pueden dar lugar. Ciertamente, un abordaje integral de estos datos no ha sido, en terminos generales, la eleccion mas frecuente para los estudios especificos, en especial en tanto tal disparidad supone, en cierta manera, un desafio para los avances logrados hasta el momento sobre la base de ciertos parametros aspectuales.

Como consecuencia del interes sostenido--y de la amplia gama de propuestas ensayadas hasta el momento--, una significativa variedad de conceptos tecnicos se ha visto involucrada en el analisis. Ademas del desacuerdo en cuanto a que propiedad formal es la mas adecuada para describir a cada copula, tal proliferacion ha supuesto una complicacion adicional, relacionada a la falta de consenso en cuanto a que se entiende por cada uno de estos conceptos, en que nivel linguistico se instancian y como se comprueban en la practica. Desde nuestra perspectiva, tales variaciones marcan la necesidad de mayor precision en los parametros formales empleados a la hora de esclarecer tanto las propiedades caracteristicas del sistema multicopular espanol, como la respectiva division de tareas entre lexico-sintaxis-morfologia. La toma de postura a este respecto toca una serie de problemas semanticos de interes, como es la posible interaccion entre las propiedades semanticas de un verbo lexico, los demas constituyentes de la clausula y la flexion; las alternativas que comprende la semantica verbal (elasticidad del significado, inestabilidad dentro de una clase) y la variedad de construcciones a las que puede dar lugar un verbo. A esto se suma la notable divergencia que plantea el espanol ante el escenario mas generalizado--i.e., el empleo de una copula unica (pura) y, por ende, ante la definicion clasica de copula como elemento semanticamente neutro.

Ante este panorama, el primer objetivo del presente trabajo sera trazar una descripcion mas precisa de las propiedades aspectuales de las copulas espanolas, dentro del marco de los verbos estativos. Veremos brevemente como han sido analizadas en la literatura, cuales de esos supuestos estan fundamentados de acuerdo con las pruebas especificas, y en que aspectos resulta necesaria una reconsideracion de su status dentro de la clase. Sin entrar en detalles acerca de su composicion sintactica interna, (1) analizaremos las caracteristicas semanticas que las diferencian y que resultan relevantes (y sensibles) tanto a otros niveles gramaticales (sintaxis, morfologia) como extragramaticales. En este sentido, vale aclarar que si bien la revision critica de los antecedentes forma parte del desarrollo, esta no constituye el fin en si mismo del trabajo; mas bien supone un marco general necesario a los fines de avanzar hacia un mejor entendimiento de los parametros involucrados en el fenomeno en cuestion.

Como extension natural, abordaremos en segundo termino la hipotesis de que las copulas espanolas se alejan en varios aspectos de la definicion del verbo de estado como carente de propiedades aspectuales relevantes, asi como de los estados como clase aspectual homogenea. (2) A partir de la ambiguedad aspectual, plantearemos hasta que punto las caracteristicas observadas en ocurrencias de ser y estar se deben a la semantica (aspectual) lexica del verbo o bien a la construccion de un predicado. Como fundamento principal tomaremos la propuesta de que los verbos estativos pueden ser tambien vistos como componentes basicos a partir de los cuales se constituyen predicados mas complejos. Puntualmente, propondremos que, si bien las propiedades observadas en la literatura muchas veces corresponden a una construccion y no a la copula en si propio, tambien es cierto que la copula misma posee rasgos que habilitan tanto su participacion en determinadas construcciones, como su exclusion en otras--ademas de motivar justificadamente la alternancia verbal complementaria--, alineandonos con la propuesta de que la telicidad y la perfectividad suponen sistemas diferentes de la delimitacion.

El trabajo se estructura de la siguiente manera: luego de un breve repaso por los parametros aspectuales usualmente empleados en el analisis de ser y estar, y de la introduccion de detalles tecnicos, procederemos a los diagnosticos especificos. A continuacion, nuestra propia hipotesis y propuesta, basada en la diferenciacion entre delimitacion y telicidad, como prolegomeno de una investigacion mas detallada a futuro. Finalmente, se comentan algunas extensiones de la propuesta y conclusiones finales.

2. Perspectivas de analisis para ser y estar

2.1. Aspecto composicional: el predicado copular

Como indicabamos en la introduccion, uno de los aspectos mas llamativos del espanol radica en la alternancia verbal complementaria entre dos copulas. Tal situacion supone una ventaja interesante, en la medida en que hace (gramaticalmente) visibles contrastes semanticos no explicitos en lenguas donde los predicados equivalentes se articularian a traves de una unica copula--i.e., sin contenido aspectual especifico. Ante todo, la alternancia copular expone diferencias significativas entre dos predicados estativos con propiedades e implicaciones semanticas divergentes; por otro lado, determina la consecuente distribucion complementaria de los potenciales predicados adjetivales con distintas propiedades formales.

En efecto, es sabido que los adjetivos no suponen una clase semantica (aspectualmente) homogenea. Mas importante, dicha heterogeneidad ha aportado una linea de estudio destacada para las divergencias expuestas por las copulas espanolas. Ya sea desde la descripcion basada en la distincion carlsoniana entre predicados de estadio y de individuo, o bien por las relaciones que pueden establecerse con la morfologia perfectiva (e.g. Bosque 1999, Gallego y Uriagereka 2009), la division de los predicados adjetivales en tipos diferentes aporta un eje de analisis intuitivamente muy atractivo para las caracteristicas que diferencian a ser y estar.

Por ejemplo, y como es sabido, las gramaticas suelen definir a las copulas espanolas a partir de su compatibilidad con los distintos predicados. Asi, ser es comunmente analizado a partir de su afinidad con predicados adjetivales que denotan estados o cualidades de duracion indefinida, que se interpretan o bien como poseidas por el individuo (cf. Arche 2006:16), o bien como caracteristicas relativamente estables que definen al individuo a traves de la pertenencia a un grupo o clase (cf. Leonetti 1994: 199). Como contraparte, estar es usualmente caracterizado por su asociacion con aquellos adjetivos que expresan propiedades correspondientes a etapas temporalmente limitadas, que se interpretan como inestables (cf. Escandell y Leonetti 2002), no permanentes (Camacho 2012), probablemente sujetas a cambio o resultantes de uno (Bosque 1999). A los fines practicos, y como extension de este criterio, se suele apelar a las propiedades perfectivas del adjetivo (F. Leborans 1999; Bosque 1999 i.a.) (1) y la distribucion copular correspondiente (2), a la hora de delinear las propiedades gramaticales de ser y estar. Luego, el contraste semantico se formaliza a traves del patron de distribucion complementaria (cf. Leborans 1999; Lujan 1981; Leonetti 1994; Hernanz 1988, i.a.) (3)

(1) a. {Estar/*Ser} (contento/descalzo/harto/lleno) b. {*Estar/Ser} (capaz/mortal/idoneo/valido)

(2) a. [-i-Perfectivo] : contento, descalzo, harto, lleno b. [-Perfectivo]: capaz, mortal, idoneo, valido

Dicho eso, es necesario advertir algunos aspectos problematicos. En principio, un estudio de (las implicaciones gramaticales de) una alternancia aspectualmente no trivial armado sobre la base de las propiedades aspectuales de los (potenciales) complementos usualmente es a expensas de un estudio especifico sobre la presencia de rasgos (afines o bien discordantes) en ser/estar, incluso cuando tales rasgos resultan vitales para explicar las (incompatibilidades observadas. En segundo lugar, es evidente que la descripcion representada en (1) no capta un set importante de predicados compatibles con ambas copulas (3). En la practica, el problema se salva, por ejemplo, recurriendo a una clase adicional, designada mediante notaciones como [[+ o -]Perfectivo] (o similar) a fines de captar los casos no comprendidos en la distribucion complementaria de (2) (cf. F. Leborans 1999: 2429; Lujan 1981 i.a.). Asi y todo, la postulacion de una clase adjetival aspectualmente ambivalente (Lujan 1981) o subespecificada respecto a la distincion IL/SL (Fernandez Leborans, 1999) no aporta una explicacion fundamentada para el hecho de que los casos excedentes presenten propiedades aspectuales visiblemente diferentes cuando lo unico que varia entre ellos no es el predicado sino la copula. En otras palabras, la importancia de los pares minimos ilustrados en (3) pasa por el hecho de que marcan el mismo contraste semantico notado en (1) sin variar el complemento copular.

(3) a. Estar {gordo/alto/alegre/elegante} b. Ser {gordo/alto/alegre/elegante}

En tercer lugar, y a consecuencia de esto ultimo, el enfoque aludido supone una asuncion (en nuestra opinion) demasiado fuerte, relacionada con la adhesion a la definicion de la copula como elemento carente de propiedades aspectuales propias (cf. Gili Gaya 1943:[section]121; F. Leborans 1999:[section]37, i.a.). Si bien ciertas propuestas ofrecen alternativas interesantes--como tomar en cuenta estos patrones para el analisis de las propiedades aspectuales de los adjetivos (e.g. di Tullio 2005: 184, Gallego y Uriagereka 2009, Bosque 1999)--es importante observar que la linea central de analisis no es facilmente conciliable con la suposicion de que las copulas son elementos estrictamente gramaticales "cuya unica funcion consiste en ser soporte de los rasgos flexivos" (di Tullio 2005: 76). Si las copulas espanolas efectivamente fueran elementos semanticamente triviales o meros soportes de rasgos flexivos, entonces seria muy dificil explicar en terminos formales la incompatibilidad semantica con predicados de cierto tipo y la afinidad con otros (cf. (l)-(2)), sin contar con la instanciacion de una alternancia verbal complementaria y sistematica ente terminos (verbos) presuntamente carentes de propiedades distintivas (y precisas para motivar la alternativa). Volviendo a lo anterior, podriamos insistir preguntando por que, de ser semanticamente vacuas, estar determina una construccion diferente de la lograda por ser ante la sola variacion de la copula. Desde nuestra perspectiva, los casos de (3) resultan significativos no por exceder la distribucion complementaria, sino mas bien por las diferencias que revelan y por el desafio que presentan a la hipotesis clasica de la copula semanticamente vacua (cf. F. Leborans 1999). En particular, la existencia de pares minimos favorece la hipotesis de que en la doble alternancia determinada por ser y estar la copula no es menos relevante que el adjetivo, sino que ambos suponen contribuciones igualmente significativas en la conformacion del predicado.

Por motivos de espacio, la seccion se cierra con la certeza de que un analisis enfocado en las caracteristicas de los predicados compatibles con cada copula entrana consideraciones interesantes, pero resta interes a los contextos de libre alternancia. Queda asimismo en claro que la situacion del espanol difiere del escenario standard, donde el adjetivo representa la unica variable en la determinacion del contorno aspectual del predicado en pares minimos, y que esto supone tanto una ventaja para el analisis, como un caso de estudio de interes.

No obstante, tambien es vital considerar el rol de otros elementos en el predicado. Especificamente, queremos llamar la atencion sobre otro punto clave, pero menos frecuentado, en el analisis aspectual de ser y estar. Nos referimos a hecho de que el contraste semantico determinado en la alternancia copular no se limita a los patrones combinatorios referentes al complemento (SA, SP), sino que tambien toca a adjuntos cruciales en la deteccion de distintas propiedades aspectuales, como se ilustra en (4).

(4) a. George Clooney {*es/esta} soltero (nuevamente/por ahora).

b. George Clooney {es/*esta} soltero por naturaleza.

c. George Clooney {*fue/estuvo} soltero (en/por/durante) una hora.

d. George Clooney {*fue/estuvo} soltero (lunes y viernes).

Precisamente, al tratarse de complementos no triviales en relacion a la estructuracion temporal del predicado y a las implicaciones semanticas correspondientes, tales patrones permiten evaluar la presencia de distintas propiedades formales en cuanto a la constitucion eventiva o aspectual del predicado y de la copula en si. De hecho, es algo largamente sabido que la principal diferencia entre las copulas espanolas es esencialmente aspectual. Ahora, la pregunta en cuestion, y la que guia este trabajo, sera entonces cual es la propiedad que mejor refleja dicha diferencia. En vista de ello, en las secciones que siguen pasaremos a analizar en mayor detalle distintos parametros aspectuales involucrados en el analisis de ser y estar.

2.2. Aspecto morfologico: la perfectividad

Como se sabe, el concepto de perfectividad ha sido empleado extensamente en el analisis de las copulas espanolas (e.g. (2) arriba). Sin embargo, su aplicacion no esta libre de conflictos, en particular respecto a la clase eventiva involucrada y al dominio de instanciacion.

En cuanto al primer problema, queremos reparar--aunque mas no sea brevemente--en el potencial conflicto entre la propiedad observada y el tipo eventivo correspondiente a ser y estar. En concreto, la caracterizacion esquematicamente representada en (2) nos pone ante la aplicacion de un parametro especifico (perfectividad) a un tipo de verbo (copula) regularmente asociado a la expresion de estados. Esto resulta inconveniente en la medida en que el estado se concibe, por definicion (desde Vendler 1979; Dowty 1991), como tipo verbal eventivo ajeno a la estructuracion temporal y a la perfectividad. (4) Ciertamente, el contratiempo ha sido ya aludido en trabajos previos que acuden a este concepto; por ejemplo, F. Leborans (1999) propone un analisis de estar basado en rasgos perfectivos, como indicamos arriba, no sin inmediatamente aclarar que el verbo "debe ser necesariamente considerado imperfectivo, dada su naturaleza estativa" (1999: 2436). Desde ya, la contradiccion se evita en la medida que se introduzca una observacion adicional: reconocer que los predicados articulados por estar no suponen una clase aspectual homogenea--de hecho, esta hipotesis se vera respaldada por numerosos ejemplos expuestos a lo largo del presente trabajo, tanto como en trabajos previos.

El segundo problema esta relacionado con la definicion de la perfectividad y su aplicacion al estudio de la semantica lexica de un verbo. A este respecto, es importante destacar que, aunque no siempre haya sido entendido del mismo modo, la [imjperfectividad esta caracterizada en los estudios especificos como un sistema aspectual diferente e independiente del aspecto lexico (Depraetere 1995; Borik y Reinhart 2004; Gueron 2007), (5) definido a partir de la flexion temporoaspectual y del aspecto relativo al punto de vista [viewpoint aspect] que refleja la distincion perfectivo/imperfectivo (6) --esto es, por el sistema de referencia temporal, sobre la base de las relaciones que se establecen entre tiempo de referencia, tiempo de habla, y tiempo del evento (cf. Borik y Reinhart 2004: 13). Lo que queremos destacar es que, al tratarse de un fenomeno relacionado con la flexion morfosintactica y a categorias funcionales ubicadas por fuera del dominio verbal (ST), antes que una diferencia relativa a la semantica (lexica) del verbo propiamente dicho, la perfectividad podria afectar la especificacion temporal de los predicados denotados mediante las copulas espanolas o exponer diferencias; pero no define directamente al fenomeno bajo estudio (i.e., como alternancia sistematica determinada por la semantica propia de cada verbo). De hecho, notese que las restricciones seleccionales motivadas por las propiedades formales de las copulas se mantienen de forma consistente, independientemente de la clausura temporal determinada por la perfectividad (5).

(5) a. George Clooney {fue/era/habia sido) (*cansado/inteligente) b. George Clooney (estuvo/estaba/habia estado) {cansado/:;inteligente}

Mas aun, la diferencia entre ser y estar tambien parece ser independiente de la (im)perfectividad contribuida por el predicado copular, en la medida en que el contraste entre predicaciones con implicaciones aspectuales especificas con cada copula es igualmente visible en combinacion con predicados no perfectivos o neutros. Para dar un ejemplo, podemos notar que la incompatibilidad del predicado articulado por ser con adjuntos que restringen el estado o propiedad auna instancia especifica (e.g., en esos dias en (6)a) tambien se presenta con un complemento predicativo no perfectivo, lo cual es consistente con la tradicional asociacion de esta copula a estados de duracion indefinida, propiedades inherentes, etc. Por su parte, estar se mantiene incompatible con adjuntos que determinan una lectura de tipo similar (e.g. por naturaleza), pero afin a los complementos asociados a un estado/propiedad de vigencia limitada (resistidos por ser). Ademas, y como ya sugeria (3), tales contrastes son por lo general advertidos con predicados no perfectivos e incluso en el tiempo aspectualmente menos marcado--y, por definicion, prototipicamente imperfectivo--, como es el presente.

(6) a. George Clooney (fue/era/habia sido) (feliz/tranquilo) (por naturaleza/*en esos dias)

b. George Clooney {estuvo/estaba/habia estado} {feliz/ tranquilo} {*por naturaleza/en esos dias}

Dicho esto, y si bien por motivos de espacio no repararemos en esto en detalle, tambien es necesario notar que la imperfectividad --cuya implicaciones en el analisis verbal cuenta ya con largos antecedentes (desde Dowty 1979; Bach 1986)--puede resultar util al revelar contrastes en las implicaciones de la predicacion articulada por ser y estar que no resultan faciles de apreciar en otros escenarios. Por ejemplo, la flexion en preterito imperfecto con ser involucra una contradiccion logica con la vigencia del mismo estado en el presente como sugiere ((7)a). Esto se debe a que, en tanto el estado/propiedad designado mediante esta copula se asume como propiedad vigente a lo largo del periodo vital del sujeto (LifeTime effect, cf. Mangialavori 2013b; Arche 2006), la ubicacion en el pasado se correlaciona con la ubicacion en el pasado del termino de vida del sujeto. En contraste, la naturaleza temporalmente acotada del estado/propiedad expresado con estar permite la no contradiccion entre la ubicacion del estado en el pasado y la vigencia presente del sujeto (posiblemente, otro estado (7)b). (7) Por su parte, es de notar que, ante flexion perfectiva, la combinacion con ser determina la interpretacion de un estado acabado (tanto como el periodo vital del sujeto), mientras que en estar se acentua la lectura correspondiente al cambio de estado ((8)b).

(7) a. Gorge Clooney era feliz [, #hoy en dia todavia lo es].

b. Gorge Clooney estaba feliz [, hoy en dia todavia lo esta].

(8) a. Gorge Clooney fue feliz [, *hoy en dia lo es].

b. Gorge Clooney estuvo feliz [, hoy en dia (*no) lo esta].

En resumen, una definicion estricta de la perfectividad la situa en un dominio (ST) externo al fenomeno bajo analisis. Sin embargo, reconocer que la perfectividad pertenece a un sistema diferente de la semantica lexica verbal no implica desconocer su incidencia a los fines de revelar discrepancias en las implicaciones semanticas de las copulas--especialmente en el caso del espanol, que comprende un sistema flexivo diferenciado para la (im)perfectividad.

2.3. Aspecto semantico: la telicidad

La telicidad representa un parametro central en el estudio del aspecto semantico de los verbos, asi como una alternativa frecuente en el analisis de las copulas espanolas, en especial para estar (Schmitt 1993; Zagona 2009; Camacho 2012; Lujan 1981 i.a.). Sin embargo, tanto su definicion como los diagnosticos especificos tambien suponen consideraciones de interes.

Por un lado, la aplicacion del parametro telicidad al estudio de ser y estar tambien involucra un potencial conflicto en relacion al caracter estativo de los predicados analizados--esto es, como clase eventiva, mas alla de las diferencias aspectuales dentro de la clase. (8) Como se sabe, la definicion standard o mas consensuada de la telicidad corresponde a un evento que progresa hacia un punto final o culminacion, mientras que el estado se define como clase aspectual por carecer tanto de punto final como de progresion (cf. Vendler 1979; Dowty 1991). A este respecto, es justo reconocer que el problema desaparece ni bien se abandona la concepcion de las copulas como generadoras de predicados necesariamente estativos. Y, como veremos a continuacion, la variedad de construcciones generadas por ser y estar hace que la aplicacion de parametros especificos como telicidad en verdad suponga un escenario tan legitimo como excesivo: ciertamente, son muchas las construcciones copulativas articuladas por estar que exhiben propiedades ligadas a la telicidad, como indica tanto la literatura citada como las pruebas especificas que presentamos a continuacion; no obstante, los datos tambien marcan la ocurrencia de estar en contextos no telicos. En vista de ello, asumiremos la necesidad de considerar que la participacion de un verbo en una construccion eventiva compleja (e.g. telica) no implica la presencia de tales rasgos en el verbo mismo. Luego, en lo que sigue buscaremos destacar hasta que punto una clara diferencia entre la telicidad inherente al verbo y aquella establecida en el entorno de una construccion es clave en el analisis de las copulas espanolas y especialmente en la identificacion de su propiedades formales.

2.3.1. Semantica lexica del verbo: diagnosticos de telicidad En terminos generales, hay dos propiedades aspectuales decisivas a la hora de determinar el tipo eventivo de un verbo: telicidad y duratividad. En particular, estos parametros--entendidos como la presencia de un punto culminante y de extension temporal en el evento, respectivamente--constituyen la base sobre la cual se determina la tipologia clasica de los eventos (Vendler 1957), resumida en (9). Ahora, considerando que en este marco el estado se define por un valor negativo para ambas variables (cf. (9)d), la descripcion de estar como telico (cf. Schmitt 1993; Camacho 2012, i.a.), de sostenerse, contradiria al menos la definicion tradicionalmente consensuada de las copulas como verbos estativos. En vista de ello, creemos que una revision de los diagnosticos especificos de esta propiedad es indispensable.
(9)  a. Realizacion [+telico], [+durativo]   e.g. Pintar [un cuadro].
     b. Logro [+telico], [-durativo]         e.g. Encontrar [una
                                             moneda].
     c. Actividad [-telico], [+durativo]     e.g. Caminar.
     d. Estado [-telico], [-durativo]        e.g. Ser alto.


(10) lista los diagnosticos usuales para la deteccion de telicidad y duracion--i.e., los parametros segun los cuales se determina la pertenencia de un verbo a una eventiva, de acuerdo con (9). (9) En el caso especifico de ser y estar, podemos comenzar por advertir que estar muestra resultados llamativos para una copula, al menos segun la definicion clasica del verbo estativo (i.e., (9)). Ante todo, notese que resulta viable con el diagnostico de telicidad mas tradicional: la compatibilidad con adjunto de punto final (11). Incluso muestra resultados relativamente aceptables con indicadores tipicos de culminatividad como tomar x tiempo (12) y parece admitir la incrustacion bajo verbos culminativos (13). (10) Por su parte, otra prueba usual como la vigencia en terminos temporales no conjuntos de (14)--representados por dias de la semana no consecutivos--parece tan natural como la posibilidad de pausa--i.e., la no vigencia del estado en el periodo que media entre los terminos de (14)--tal como marca (15).

(10) Telicidad:

--Combinacion con adjunto de punto final, e.g. en X tiempo (11), (Dowty 1991)

--Terminos temporales no conjuntos (Verkuyl 1993) (14) --Pausa (Landman y Rothstein 2010) (15) --Subordinacion a verbos de tipo terminar de, dejar de, acabar de (13) (Verkuyl 1993).

--Ambiguedad de adjuntos tipo hasta (durativo vs. consecutivo, Karttunen 1974; Verkuyl 1993) (16). --Ambiguedad de alcance de negacion y adjuntos como casi (17) (Bennet y Partee 1972).

--Ambiguedad entre lectura continua y lectura iterativa (Depraetere 1995) (18).

Duracion:

--Posibilidad de delimitacion por framing [por X tiempo, e.g.(22)] (Dowty 1991)

--Admision de complementos temporales durativos (21) (Dowty 1991)

(11) Las entradas estuvieron disponibles en diez minutos. (11)

(12) Les tomo diez minutos estar (conscientes/listos/disponibles/ libres).

(13) a. Las entradas (terminaron/acabaron) de estar disponibles el viernes.

b. No acaban de estar convencidos con las potencialidades de este dispositivo.

c. La "generacion del frente" son hombres que no acabaron de estar integrados o acomodados.

d. Platos que nunca acabaron de estar en la mesa aunque estaban en el menu.

b. Las entradas dejaron de (estar/*ser baratas) el viernes.

(14) Las entradas estaran disponibles el martes y el viernes [de la semana proxima].

(15) Las entradas dejaron de estar disponibles el martes y volvieron a estarlo el viernes.

En cuanto a la negacion, los datos sugieren la viabilidad de otras dos condiciones relevantes: la combinacion con limite temporal (16)--volveremos sobre esto luego--y el doble alcance del operador negativo (17), en la medida que la negacion pueda tener alcance o bien sobre el proceso que establece el estado designado (en el ejemplo, de puesta en venta de las entradas) o bien sobre el estado resultante (i.e. la entrada en vigencia de su disponibilidad). De acuerdo con esto ultimo, estar seria no solo telico, sino tambien resultativo--y, por ende, se trataria de un escenario mucho mas complejo y alejado de la definicion clasica de copula. (12)

Finalmente, queremos reparar en la posibilidad de lectura continua y lectura repetitiva. Nos referimos al hecho de que solo en eventos con propiedades especificas--ciertamente no comprendidas en la definicion clasica del estado ((9)d)--es esperable una ambiguedad entre la referencia o bien a distintas eventividades (distintos episodios comprendidos en el termino de esa epoca, o, quizas mas claramente con varias veces) o bien a un unico estado extendido homogeneamente en el tiempo (un periodo temporal determinado, por ejemplo, el termino comprendido por esa epoca). Curiosamente, casos como (18) sugieren tal ambiguedad.

Por ultimo, podriamos notar que estar tiene resultados satisfactorios con el entorno clasicamente empleado para distinguir verbos no estativos, como son los adjuntos que refieren al modo en el cual se lleva a cabo una accion (Voorst 1988: 53) (19).

(16) Las entradas no estuvieron disponibles hasta (el martes/que la pagina habilitara la compra).

(17) Las entradas no estuvieron disponibles.

[flecha diestra] Comenzaron el proceso de puesta en disponibilidad de las entradas, pero no se lo logro.

[flecha diestra] No comenzaron el proceso de puesta en disponibilidad de las entradas.

(18) Las entradas (estaban/estuvieron) disponibles (en esa epoca / varias veces).

(19) Las entradas estuvieron disponibles sin mucho esfuerzo.

Como contraparte, ser si parece mostrar los resultados esperados (i.e., consistentemente negativos) ante estas pruebas. Como se aprecia en (20), esta copula no parece admitir adjuntos de punto final (a), vigencia en terminos temporales no conjuntos (b), incrustacion bajo verbos culminativos (c), ni limite temporal con negacion (d). Tampoco parece posible la lectura de negacion sobre el resultado de un proceso (e') ni sobre el proceso mismo (e"). Por ende, ser estaria de acuerdo con la definicion del verbo estativo ((9)d), mientras que estar pareciera corresponder a otra situacion. Especificamente, hasta aqui su situacion estaria de acuerdo con las propuestas que lo caracterizan como telico (Schmitt 1993; Zagona 2009; Camacho 2012; Lujan 1981 i.a.), pero en contradiccion con la definicion del predicado de estado (cf. (9)d).

(20) a. ?*Las entradas seran baratas en diez minutos. b. ?*Las entradas seran baratas el martes y el viernes. c. Las entradas (?*dejaron/*terminaron) de ser baratas el martes y volvieron a serlo el viernes.

d. ?*Las entradas no fueron baratas hasta el martes

e. Las entradas no fueron baratas.

e'. [flecha diestra] *Comenzaron el proceso de bajada de precios de las entradas, pero no se lo logro.

e". [flecha diestra] ?*El proceso de bajada de precios de las entradas no comenzo.

Sin embargo, asi como es relevante tener en consideracion datos como (11)-(17), tambien es crucial observar que estar es compatible con los diagnosticos especificos de atelicidad. En verdad, las pruebas indican que la copula descripta como telica en tantos trabajos resulta admitir de manera bastante natural los adjuntos de duracion (21) y el framing (22) usualmente empleados en la identificacion de verbos atelicos (desde Dowty 1979; Verkuyl 1993).

(21) a. Las entradas {estan/estuvieron} disponibles {toda la noche/ durante toda la semana}.

b.Lasentradas{son/fueron)baratas{?*todalanoche/?*durante toda la semana}.

(22) a.Lasentradas{estan/estuvieron}disponibles[por(dos)horas]. b. Las entradas {son/fueron} baratas [?*por (dos) horas].

Llegado este punto, es posible ofrecer consideraciones adicionales sobre el caso planteado por (16) mas atras. En particular, creemos necesario aclarar que los adjuntos en cuestion (hasta) no guardan una relacion directa con la telicidad, sino que en verdad se comportan de manera diferente con descripciones de eventividades telicas y atelicas. Puntualmente, la combinacion con un verbo telico (21) supone una sensibilidad a la polaridad que determina la interpretacion de hasta como adverbio de marco, donde la eventividad se interpreta como ubicada en un punto temporal coincidente con el designado por el adverbio (uso puntual); en cambio, en la descripcion de eventos atelicos (24), la interpretacion del adjunto corresponderia a la de los adverbios durativos --i.e., indicando que la eventualidad se extiende sobre cierto un intervalo temporal cuyo fin (y no su inicio) corresponde al punto marcado por el adverbio. Curiosamente, estar vuelve a presentar resultados llamativos, en tanto que, contra lo esperable para un verbo atelico, parece capaz de habilitar una lectura puntual o consecutiva de hasta (23) donde el predicado (estado) se interpreta como instaurado a partir del punto temporal marcado por el adverbio. Asimismo, es capaz de habilitar la lectura durativa (24) propia de los verbos atelicos, en la que el estado se interpreta como vigente durante el periodo de tiempo delimitado por hasta. A este respecto--y dejando de lado la relativa marginalidad de ((23)b), que es mejorable en ciertos contextos--la ambiguedad de estar es realmente notable. (13)

En el caso de ser, salvo circunstancias excepcionales, notese que continua suponiendo una contraparte significativa, en la medida en que no parece natural con estas alternativas (25). En cambio, si parece compatible con otros adjuntos durativos (cf. (21)-(22)), los cuales solo serian posibles, de acuerdo con los lineamientos clasicos, con los verbos atelicos--con los telicos, la combinacion deberia ser posible solo ante negacion. En suma, otra diferencia de interes entre ser y estar--que si admite ambas variantes--es la que se resume en (26).
(23) a. No estuvo (del todo) claro    [cf. No llego hasta ayer.]
hasta ayer.                           (consecutivo)
b. #Estuvo (del todo) claro           [cf. #Llego hasta ayer
hasta ayer.14                         (cf. Condoravdi 2008)]
(24) a. No estuvo triste hasta ayer   [cf. No trabajo hasta ayer.]
b. Estuvo triste hasta ayer           [cf. Trabajo hasta ayer]
(durativo)
(25) a. *Fue triste hasta ayer
b. *? No fue triste hasta ayer
(26) a. El asunto no estuvo claro     (consecutivo/durativo)
hasta ayer.
b. El asunto no fue claro             (?consecutivo/*durativo)
hasta ayer.


El segundo corolario que se desprende de estos datos es que ser continuaria coincidiendo sin mayores conflictos con la caracterizacion clasica del estado ((9)d). Sin embargo, tambien es sabido que esta copula aparece en contextos que suponen tanto duratividad o proceso como contornos temporales, (15) como la posibilidad de frase progresiva y la subordinacion a verbos de percepcion (27) (cf. Arche 2006; Marin 2009; Mangialavori 2014). Ahora, debe senalarse que estos hechos estan directamente definidos tanto por las caracteristicas formales del predicado adjetival como por las de la frase nominal (sujeto). A modo de ejemplo, podemos notar que construcciones con otro tipo de predicado adjetival (i.e., no asociado a un estado animico (28)) y otro tipo de referente para el sujeto (i.e., no animado, (29)) no resultan exitosas en los ambitos empleados para fundamentar la asociacion de ser con eventos durativos o progresivos (cf. Mangialavori 2013a; Marin 2009 i.a.). Por ende, de querer atribuir duracion o proceso a ser, deberia asumirse que estas propiedades responden a una construccion especifica dependiente no del verbo en si--de hecho, son muchos los verbos estativos que dan lugar a la misma lectura en estos entornos--, sino de los otros constituyentes internos al SV. En consecuencia, y por los mismos criterios, podriamos entonces considerar que la telicidad de (ciertas construcciones con) estar no esta dada por la copula per se: claramente, la telicidad no es independiente del contexto (i.e., no basta con estar), en la medida que un numero considerable de sus ocurrencias no exhibe tales caracteristicas, sino incluso las contrarias (cf. (21)-(24) mas atras).

(27) a. Amal esta siendo amable. b. George vio a Amal {ser/siendo} amable.

(28) a. *George Clooney esta siendo {alto/actor}. b. *El encargado de la taquilla vio a George Clooney siendo {alto/actor}.

(29) a. *El libro esta siendo agresivo. b. *El profesor vio al libro siendo agresivo.

Analizaremos esta hipotesis en la seccion siguiente. Como introduccion, vale aclarar que, en vista de los datos ofrecidos, la vision de la telicidad como un fenomeno construccional es apoyada tanto por el hecho de que la copula esta abierta a la posibilidad de lecturas estativas y no estativas en contextos apropiados, asi como por los hallazgos documentados en la literatura sobre las copulas en general, los cuales proveen evidencia de que la estatividad, telicidad y las clases aspectuales (e.g. (9)) pertenecen no a los verbos en si propio, sino a los predicados que nuclean (cf Dowty 1979, 1991; Tenny 1987, 1992). Luego, considerando la convergencia entre este escenario general y los datos provistos por el espanol, seria razonable admitir la posibilidad de que las caracteristicas observadas en la literatura no sean propiedades de ser/estar, sino mas bien de los predicados. Desde ya, la hipotesis demanda el abordaje de cuestiones mas precisas a las que procederemos a continuacion. Hasta aqui, queda en claro que, en cuanto a la expectativa de un comportamiento homogeneo y analogo a otros verbos usualmente clasificados como estativos, seria necesario considerar que los diagnosticos clasicos de (a)telicidad indican que ni ser ni estar muestran de manera consistente el comportamiento esperable de un estado en todas sus ocurrencias. Mas bien, lo que se deduce es que, por un lado, las copulas espanolas son cuanto menos ambiguas con respecto al tipo de eventividad denotada por la clausula; y que, por el otro lado muchas ocurrencias muestran signos de propiedades no esperadas en la definicion de (9).

2.3.2. Semantica composicional: telicidad y estructuracion eventiva Por lo general, se considera que el aspecto semantico, basicamente representado por la (a)telicidad, se define por el tipo de intervalo durante el cual se desarrolla el evento; y, en particular, por la inclusion de un punto final. Ahora, que esta nocion se conciba basicamente en el campo de la semantica--y, especificamente, de la semantica lexica--no excluye una potencial contribucion de la sintaxis. En verdad, es sabido que los eventos telicos pueden estar designados por una categoria lexica (prototipicamente, un verbo), pero tambien por una construccion--el caso mas conocido, la incidencia del complemento interno o de adjuntos relevantes (e.g., Tenny y Pustejovsky 2000 i.a). Asi, cuando el significado verbal se combina con otros constituyentes aspectualmente significativos, la composicion resultante da lugar a una predicacion unica, con matices particulares (dentro de una gama posible). Como contraparte, tambien puede suceder que sea un unico verbo el que instancia diferentes (sub)eventos combinados en un predicado complejo. (16) En cualquier caso, se asume que la telicidad abarca alternativas combinatorias, dentro y fuera del ambito verbal, con la unica limitacion de que los eventos constituyan un marco semantico coherente (Fillmore 1977 i.a.).

Por ejemplo, en cuanto al caso puntual de los verbos, puede suceder que un verbo designe tanto un estado como un proceso cuyo fin coincide con la instanciacion del estado. (17) Segun la tradicion, los verbos estativos son ajenos a la designacion de eventos con una complejidad estructural semejante (i.e., proceso y resultado). Sin embargo, dada la posibilidad de una vision construccionista del evento, segun la cual los estados son pensados como elementos constitutivos [building blocks] de predicaciones mas complejas que las tradicionalmente asociadas con esta clase (cf. Rothmayr 2009), entonces surge otra alternativa para las copulas espanolas y en especial para la gama de eventividades comprendidas en sus ocurrencias: si un verbo puede designar un estado que eventualmente se integra a una estructura eventiva mas rica; entonces, ser y estar podrian aparecer en construcciones eventivas realmente complejas, muy diferentes de aquellas tradicionalmente asociadas a los verbos de estado, en calidad de elemento constitutivo. Esta seccion hace hincapie en una importante diferencia entre los dos casos--esto es, entre un verbo que por si mismo denota un proceso y uno que porta ciertas propiedades que lo habilitan a participar en una construccion que lo designa (o implica).

En particular, la hipotesis que planteamos es que estar, a diferencia de ser, posee propiedades aspectuales que habilitan su participacion en construcciones telicas, pero que no por eso se trata de un verbo telico en si propio. Tal propuesta--junto con la diferenciacion entre semantica verbal (lexica) y semantica construccional--, responde a la necesidad de lograr un analisis capaz de captar el hecho de que estar en verdad se combina con una amplia gama de predicados y que no todos ellos tienen las propiedades que por lo general se le adscriben al verbo per se. En verdad, dicha situacion abre dos problemas centrales. Por un lado, y retomando cuestiones abiertas mas atras, es de notar que estudios que asumen a la telicidad, perfectividad o incoatividad como rasgo propio del verbo suelen llevar a sobregerenalizaciones considerables, como aquella que estipula que estar solo aparecera con complementos con la morfologia relevante (i.e., adjetivos perfectivos, cf. Bosque 1999, Gallego y Uriagereka 2009; incoativos, Camacho 2012, etc.) (cf. (30)). Por el otro lado, y en consecuencia, otro caso problematico e igualmente conocido esta dado por la asociacion de estar con predicados (locativos) que no solo no disponen de morfologia relevante ((31)b), sino que tampoco denotan una situacion perfectiva, un proceso telico o un estado con punto final ((31)b') ni un predicado de nivel de estadio. (18) Mas alla de esto, es cierto que, como hemos visto en la seccion anterior, estar da lugar a construcciones telicas; lo importante--agregamos ahora--es que la obtencion de una construccion telica o de una atelica no parece resultar directamente ni de la copula ni de su complemento (predicado); de hecho, ejemplos de ambas instancias ([+ o -]telicas) surgen con predicados copulares aspectualmente neutros. Para ser mas precisos, la propiedad de Subintervalo--un diagnostico mas preciso de telicidad que la combinacion con adverbios de punto final (cf. Mangialavori 2015), inspirada en la implicacion de culminacion ilustrada en (34)--marca la posibilidad de generacion de construcciones telicas (32), tanto como a construcciones atelicas (33) sin variar la copula ni el predicado adjetival. (19)

(30) a. Es {*conquistar/*conquistando/conquistado} b. Esta {*conquistar/conquistando/conquistado}

(31) a. Es {*en casa/*en Brasil} b. Esta {en casa/en Brasil}

b'. Argentina {*es/esta} en el hemisferio sur.

(32) Las entradas estuvieron disponibles (Evento telico) en cinco minutos

La mitad de estar disponible en cinco (No Homogeneidad) minutos no es estar disponible

(33) Las entradas estuvieron disponibles (Evento atelico) por cinco minutos

La mitad de estar disponible por cinco (Homogeneidad) cinco minutos si es estar disponible

(34) a. Maria estaba conduciendo el coche [flecha diestra] La mitad de Maria conducia el coche es conducir un coche.

b. Maria estaba corriendo una milla [flecha diestra] La mitad de Maria estaba corriendo una milla no es correr una milla.

Con esto, lo que buscamos senalar es que la eventividad designada por el predicado (e.g. estar disponible) no es en si propio un predicado telico, sino aspectualmente ambiguo. Mas bien, y especialmente en consideracion de lo planteado en el inicio de la seccion, valdria considerar que el verbo estar puede ser pensado no como verbo telico, sino como apto para dar lugar a construcciones con propiedades relacionadas a la telicidad a partir de la incorporacion de constituyentes eventivamente relevantes. Luego, surgirian situaciones culminativas o con punto final [endpoint] (a la Dowty 1979), donde el fin del termino temporal coincide con el inicio de un estado, que seria el propiamente denotado por la copula (cf. Mangialavori 2012). En terminos generales, la propuesta se construye sobre la nocion de que eventos propiamente dichos (como los designados por la copula) pueden instaurarse en una relacion parte/todo con respecto a supereventos hipoteticos. Luego, el verbo instanciaria el estado resultante o final de un proceso que no necesariamente esta explicito en su semantica lexica, pero si habilitado (su implicacion) por ella--lo cual explicaria, en consecuencia, el contraste con ser respecto de esta posibilidad. Asi, en la division entre telicidad lexica y sintactica (construccional), la situacion de estar no corresponderia al primer caso sino al segundo.

La alternativa resulta valida al menos en dos aspectos. Primero, evitamos el problema que supone afirmar que estar denote un evento telico en toda su complejidad, tanto en relacion a la definicion consensuada (9), como en tanto su arquitectura semantica no comprende, de suyo, los componentes pertinentes. En todo caso, estar corresponderia a una predicacion estativa que eventualmente (i.e., cuando el contexto contribuye a ello) puede interpretarse como estado final o termino de un proceso implicado en una construccion. (20) Segundo, la propuesta resulta compatible no solo con la intuicion ofrecida en gramaticas descriptivas (F. Leborans 1999), y con la nocion de que las copulas IL (ser) introducen la descripcion de un sujeto, mientras que las copulas SL presentan a su sujeto como "participante de un evento" (Schmitt 1993, Raposo y Uriagereka 1995: 184), sino con dos hipotesis formales ensayadas hasta el momento: por un lado, la nocion de relaaon terminal defendida en otros trabajos (cf. Gallego y Uriagereka 2009, Brucart 2012 sobre el concepto de Hale y Keyser 2002)--pero evitando sus limitaciones (senaladas arriba)--; por el otro lado, con la nocion de que los estados constituyen los predicados mas basicos a partir de los cuales se edifican predicaciones eventivas complejas (cf. Rothmayr 2009; Levin 2009; Mateu 2008), antes expuesta. En este sentido, queremos destacar que, dada la oposicion entre relaciones de coincidencia central y terminal--y si es cierto que el estado se comprende como instancia del primer tipo, mientras que la relacion terminal corresponde a los (distintos) eventos no estativos (activos, dinamicos, cf. Hale y Keyser 2002: 218)--, entonces nuestra propuesta tambien es consistente con el hecho de que la relacion terminal (i.e., el evento telico) supone una estructura mas compleja que involucra como componente indispensable una relacion simple (i.e., una relacion central, cf. Hale y Keyser 2002) como termino--en nuestro caso, un estado. (21) Luego, las ocurrencias atelicas de estar no implicarian una contradiccion con lo anterior: si bien puede interpretarse como resultante de (o implicar posibilidad de) cambio, el estado en si propio no supone un evento transicional o un proceso de cambio en si mismo (cf. Mourelatos 1978: 416). (22)

A este respecto, notese que en las construcciones con estar donde se implica un proceso puede identificarse un elemento semantico adicional--similar al planteado por Larson (1998), o al argumento eventivo en terminos davidsonianos--, al cual se refieren adverbios como los incluidos en (35). Dejando de lado la lectura defectiva en la cual los predicados adjetivales indican un estado o situacion en la que se ubica el (referente del) sujeto por un periodo temporal de cierta extension, existe una segunda lectura en la que se designa un estado resultante de un proceso. En ese caso, los adverbios, de agregarse, no tienen alcance sobre el estado, sino que expresan las propiedades eventivas de esta estructura semantica adicional: ya sea el modo, ya sea el tiempo en el cual el estado es logrado. Por ejemplo, hay una discrepancia llamativa entre una predicacion como La ropa esta muy seca, (23) donde el adverbio opera en la proyeccion de una funcion desde la entidad (la ropa) a un conjunto ordenado de grados en una escala de propiedad (i.e., ubicacion de la ropa en la escala de sequedad), y un caso como La ropa esta completamente seca, donde surge una lectura en la cual el adverbio opera sobre la culminacion de un proceso (que termina con cero grado de humedad en la ropa) y en la cual la presencia de estar es crucial (cf. "La ropa es completamente seca). En este sentido, los datos de (35) sugieren diferencias significativas en cuanto al elemento alcanzado por el adverbio: mientras que en los ejemplos de ((35)a) este enfoca la atribucion del estado al sujeto (interpretacion evaluativa), en los ejemplos de ((35)b) esta disponible una interpretacion en la que el adverbio expresa el modo en el que el estado se ha instaurado, lo cual a su vez establece una clara diferencia con ((35)c), donde lo que se enfoca a traves del adverbio es la restitucion de un estado, que bien puede estar temporalmente delimitado, pero no por ello necesariamente resultado o puno final de un proceso (volveremos a esta diferencia luego). (24)

(35) a. La puerta esta {claramente/decididamente/tecnicamente/ impresionantemente) cerrada.

b. La puerta esta (hermeticamente/firmemente/ perfectamente/practicamente/sublimemente) cerrada.

c. La puerta esta {nuevamente/frecuentemente/raramente/ excepcionalmente) cerrada.

En resumen, los datos indican que en combinacion con complementos eventivamente relevantes es posible la aparicion de un (verbo de) estado en una construccion eventiva compleja, la cual puede incluir un punto final, y en lo que la semantica propia de estar mucho que ver. En otras palabras, creemos que la existencia de construcciones como (32) y ((35)b) no puede ser accidental, sino muestra de un fenomeno sistematico en lenguas que disponen de una copula con las propiedades aspectuales relevantes--y que, de hecho, no se encuentra disponible para copulas con otras caracteristicas semanticas estructurales (e.g., ser).

Ahora, si nos preguntamos que propiedades son esas, podriamos responder que otros rasgos formales parecen mas apropiados para explicar los fenomenos observados sin por ello incurrir en los inconvenientes que suponen las nociones revisadas. Puntualmente, como respuesta propondremos un analisis a partir del parametro delimitacion [boundedness] (Declerck, 1989, Depraetere 1995). Tal opcion cuenta con dos ventajas: por un lado, hace previsible y explica el comportamiento de estar, tan problematico para el enfoque en terminos de telicidad, sin implicar una contradiccion con su naturaleza de predicado estativo; por el otro lado, la delimitacion representa una alternativa de analisis mas apropiada precisamente por la diferencia que supone con otros sistemas como la telicidad y la perfectividad. (25)

3. Telicidad vs. delimitacion

Del repaso ofrecido en las secciones anteriores, queda al menos una pregunta pendiente: ?por que la telicidad y la perfectividad son tan frecuentemente asociadas y/o confundidas? Precisamente, la explicacion usual es que ambas instancias suponen delimitacion (cf. Borik y Reinhart 2004, Gueron 2007). (26) Esto es particularmente interesante para el problema aqui abordado, en tanto que la delimitacion es esencial para dar lugar a predicados con propiedades telicas y/o perfectivas, pero no las comprende necesariamente--tal como sucede con estar.

En nuestro caso, queremos trabajar sobre dos hipotesis. Primero, propondremos que el parametro aspectual mas apropiado para formalizar la diferencia entre ser y estar es la delimitacion, y que esto supone diferencias empiricamente comprobables con la telicidad. Puntualmente, proponemos que el miembro aspectualmente marcado del par se definiria por codificar un limite en la estructura temporal interna del estado, lo cual explicaria la semantica temporalmente delimitada de los predicados articulados por estar, tanto como la posibilidad de construccion de eventos complejos que expresan el avance hacia un punto final (telicidad). Luego, la diferencia (cf. (2) mas atras) quedaria reformulada en los terminos de (36). Segundo, propondremos que la delimitacion capta las ocurrencias esquivas a las caracterizaciones usuales (e.g. duracion indefinida). En terminos generales, consideramos que este rasgo semantico es relevante en la determinacion de distintos hechos gramaticales (cf.(37)).

(36) estar [+bounded] ser [-bounded]

(37) Relevancia del rasgo delimitado [+bounded] de estar:

a. Seleccion de adjuntos aspectualmente no triviales (e.g. (4))

b. Restricciones aspectuales sobre el complemento adjetival (e.g. (1)) e interpretacion especifica (contrastiva) por sobre el tipo aspectual (incluso en predicados de duracion indefinida) (e.g. (45))

c. Propiedades lexicas e interpretacion (partitiva/especifica) del sujeto de la clausula. (Mangialavori 2013a)

3.1. Pruebas

En cuanto a la primera hipotesis, debemos comenzar por reparar en que varios de los diagnosticos presentados en (10) en verdad corresponden a la propiedad de delimitacion y no a la telicidad. Mas importante, tal ajuste no se refiere a una opcion entre dos terminos tecnicos competentes, sino a propiedades formalmente diferentes.

Primero, como exponiamos arriba, tecnicamente la (a)telicidad se relaciona con la inclusion (o no) de un punto culminativo en el evento descripto. En cambio, la delimitacion corresponde a la existencia (o no) de un limite temporal para una situacion que no necesariamente involucra un proceso, ni progreso hacia su culminacion (e.g., un estado), y mas alla del cual la continuacion es posible. En otras palabras, incluso los eventos atelicos pueden extenderse a lo largo de un periodo temporal incluyendo bordes especificos o un limite de vigencia--sin por eso comprender telicidad--, vencidos los cuales es posible la continuacion. A diferencia de ello, el evento es telico si la eventividad descripta comprende un punto culmine que debe ser alcanzado para que la eventividad este completa (y designar propiamente al evento) y mas alla del cual no puede continuar. Para dar un ejemplo, en los casos analizados (repetidos en (38)-(39) abajo), los adjuntos acentuan la lectura de reanudacion de un estado denotado por estar: como grafica (39), la situacion o estado puede continuar o reestablecerse luego de cada uno de los limites temporales marcados en (38).

(38) Las entradas estaran disponibles martes y viernes.

(39) Las entradas dejaron de estar disponibles el martes y volvieron a estarlo el viernes.

La diferencia entre delimitacion y telicidad va mas alla y tiene una clara instanciacion en la practica. Por ejemplo, regularmente se asume que la activacion de la lectura frecuentativa en (38) (cf. (40)) es en verdad propia de delimitacion, pero de los verbos atelicos. Asimismo, la directa relacion entre la construccion restitutiva ((41) a) y la delimitacion explica no solo la imposibilidad ocurrencia de la copula no delimitada (ser) ((41)b), sino que permite dar cuentas del comportamiento de estar sin apelar a la telicidad--mas bien, profundizando el contraste con ella. Ademas, estar refleja otra caracteristica que distingue a la delimitacion del sistema telicidad/ perfectividad, relacionada con la incidencia de los bordes izquierdos: mientras que la flexion en tiempo perfecto determina la posibilidad de predicacion telica (i.e. la lectura correspondiente a la culminacion de un proceso), lo llamativo es que el agregado del limite izquierdo (e.g. desde las ocho de la manana) restituye la lectura atelica (pero delimitada) (42). Por otra parte, notese que los adjuntos de este tipo son poco naturales con la copula atelica no delimitada (i.e., ser). A este respecto, la delimitacion proporciona una explicacion natural para el hecho de que estar admita, a diferencia de ser, adjuntos de duracion delimitada tal como expusimos arriba (cf. (21)), pero que a su vez resulte incompatible con participios de aquellos verbos conocidos por carecer de limite interno (43). (27)

(40) a. Las entradas estaran disponibles
     (todos los/cada) martes y viernes
     b. El nino esta libre a las ocho.     [cf. John leaves at
                                           eight o'clock
                                           (Depreaetere 1995:4)]
(41) a. Las entradas estan disponibles     [cada manana vuelven
     todos los dias.                       a estar disponibles]
     b. El nino {esta/*es} libre todos     [vuelve a {estar/*ser}
     los dias.                             libre cada dia]
(42) Las entradas estuvieron disponibles   ({a/desde} las 8 de la
                                           manana).
(43) a. *El auto esta empujado.            [cf. Marin 2015]
     b. *El articulo esta detestado.


Por ultimo, queremos reparar en que, ante modificadores de medida como un poco, estar permite la ambiguedad entre un alcance temporal--inviable en los predicados telicos--(28) y uno escalar (grado en la escala de propiedad) sobre el estado; mientras que solo la segunda opcion esta disponible para ser. Precisamente, al no suponer bordes temporales, el predicado articulado por ser no ofrece otra opcion al adjunto mas que operar sobre el adjetivo. (29)
(44) a. Juan estuvo un poco feliz   [temporal (=unos dias) /
                                    escalar (=no del todo feliz)]
b. Juan fue un poco feliz           ["'temporal (=unos dias) /
                                    escalar (=no del todo feliz)]


Hecha la alusion a los diagnosticos especificos--es decir, el aspecto mas practico de la cuestion--, pasaremos finalmente a considerar algunas consecuencias o extensiones de la caracterizacion semantica que proponemos. Puntualmente, buscaremos exponer que ciertos aspectos caracteristicos de la semantica de estar (matiz contrastivo, restricciones interpretativas sobre otros constituyentes) serian consistentes con la caracterizacion propuesta.

3.2. Implicaciones de la delimitacion temporal de estar, extension a otros datos

Por lo general, se asume que ninguna explicacion es satisfactoria si no da cuentas tambien de otros fenomenos asociados. Entre los aspectos a resolver, se encuentra el hecho de que una definicion aspectual/eventiva ligada ya sea a la culminatividad (telicidad), a la perfectividad o a la nocion de predicado de estadio (cf. [section]2.1) no resulta suficiente para explicar un problema clasico en el analisis de estar: la compatibilidad con predicados que denotan propiedades con las caracteristicas opuestas a las esperadas--esto es, permanentes o no sujetas a cambio (45).
(45) a. {estar/*ser} muerto,   [cf. Bello, 1847:[section]1119]
eliminado, acabado.
b. Esa cartera (esta/es) muy   [cf. Roby 2009; Mangia-
bonita.                        lavori 2013a]


Curiosamente, esta arista del comportamiento (y de la semantica de estar) no contradice el caracter delimitado que defendemos, sino que podria ser explicada a partir de ella, en la medida en que se admita la implicacion de una referencia, al menos implicita, a un estado previo (distinto al denotado por la construccion). En esta seccion abordaremos brevemente esta faceta semantica, distintas formas de concebirla y los datos que es capaz de captar.

En verdad, el caracter relativo o contrastivo de los estados expresados por estar se registra tanto en acercamientos tradicionales (cf. F. Leborans 1999) como en propuestas semanticas orientadas al campo pragmatico/discursivo (Maienborn 2005) o fenomenos semanticos extragramaticales (coersion, Arche 2006). Dentro de las variantes, algunas de estas propuestas incluyen dicho caracter semantico dentro de la distincion entre predicados de individuo/estadio, siguiendo una distincion entre propiedades denotadas del individuo como tal (ser) y propiedades atribuidas en una ocasion particular (estar), "ligadas a razones externas" (Arche 2006: 2). Otros trabajos (e.g. Maienborn 2005) proponen un rasgo especifico ([+Nexus], cf. Clements 1998), a los fines de captar la relacion implicita con un estado anterior o posterior que se reconoce incluso intuitivamente en los estados expresados por estar. En cualquier caso, tales propuestas demandan algunas consideraciones necesarias.

Primero, la diferenciacion en terminos pragmaticos no contempla la codificacion de rasgos relevantes propia de la morfosintaxis/ lexico del espanol. Mas bien, se trataria de una propiedad no de la estructura inherente de los predicados, sino de la estructura discursiva --de hecho, en este enfoque se asume que ser y estar tienen "basicamente el mismo significado, igual al ingles be" (Maienborn 2005:167). (30) En consecuencia, la diferencia entre ser y estar quedaria en estos terminos concentrada en un dominio externo al sistema linguistico formal, cuando el problema ante el que nos encontramos se resume, esencialmente, en una alternancia verbal complementaria (por ende, inviable entre verbos semanticamente iguales), y, ademas, con patrones seleccionales e implicaciones semanticas propias de la lengua espanola (frente a lenguas con alternancias similares como el catalan o el portugues). (31) En cualquier caso, no es necesario limitarse a la intuicion, ofrecida incluso en manuales o textos de referencia general (cf. Fernandez Lagunilla y Anula Rebollo 1995; Di Tullio 2005; Fernandez Leborans 1999), de que las copulas espanolas difieren en su semantica aspectual. Mas bien, es suficiente considerar que las diferencias se hacen visibles en contextos gramaticales--por ejemplo, los datos hasta aqui aportados, tanto en el presente trabajo como en la literatura disponible--; y esto sucede independientemente de la puesta en uso en contextos pragmaticos especificos--e, inclusive, de sucesivos aportes dentro de la gramatica misma (e.g. morfologia).

En cualquier caso, y mas alla del dominio en el que se codifique, la implicacion de un vinculo o relacion semantica con un estado precedente depende necesariamente de la delimitacion semantica. (32) Asi, ademas de la consiguiente posibilidad de abarcar casos como ((45)a), la delimitacion supondria no un conflicto sino una congruencia con la denotacion de predicados de individuo (en lugar de estadio) con estar (e.g. (45)b), en la medida en que incluso estas ocurrencias se fundamentan en torno a una semantica contrastiva en la cual la delimitacion tiene mucho que ver--y que, de hecho, traza una diferencia relevante con los predicados de individuo expresados por ser (cf. Mangialavori 2013a). Asi, la delimitacion de estar permitiria derivar la eventual denotacion de estados que se interpretan como relativos a otros, o 'resultantes de un cambio' sin necesidad de asumir tal implicacion semantica como caracteristica constante del verbo, y, lo que es mas importante, manteniendose dentro de las posibilidades de codificacion lexicosintacticas. Adicionalmente, la propuesta permitiria evitar otras sobregeneralizaciones relacionadas con los matices semanticos contrastivos, como ser el caso del tratamiento generalizado de estar en terminos de incoatividad (cf. Camacho 2012; Zagona 2009), considerando que la gama de empleos de estar tambien comprende numerosas ocurrencias que no responden a dicha descripcion, pero que podrian explicarse de manera fundamentada a traves de la implicacion de estado precedente, como consecuencia de la delimitacion semantica--asi como la incoatividad que puede derivarse de ella.

En verdad, la implicacion de estado precedente en construcciones copulativas cuenta con precedentes que la fundamentan y que ayudan a explicar (45). Entre otros, Dowty (1979, 1991) (33) plantea que la semantica distintiva de una expresion como (46), especialmente su matiz incoativo o resultativo, (34) solo es posible en la medida que se entienda que el estado denotado se interpreta como un segundo estado, que reemplaza llegado un punto a la situacion previa del referente (47). Lo que es interesante en el caso de estar es que dicho punto no solo esta (tacitamente) involucrado, sino que puede hacerse explicito a traves de la sintaxis (48).

(46) The door is closed [La puerta esta cerrada]

(47) The door is closed: [el[??]closed] replaced by [e2 closed] at X moment in time [Dowty 1977: 75]

(48) La puerta (estuvo/estara) cerrada a (partir de) las 10. [cf. {*es/*sera} cerrada a (partir de) las 10]

Como adelantabamos, este esquema es crucial para explicar casos problematicos para descripciones de estar basadas en conceptos como el de predicado de estadio (45), en tanto que, desde esta perspectiva, incluso los estados permanentes o de duracion indeterminada como muerto se conciben en realidad como subsecuentes a otro (distinto) anterior, explicando asi la seleccion de estar y no de ser. En otras palabras, si algo tienen de particular los predicados que desafian la caracterizacion clasica de estar es que solo pueden atribuirse a una entidad que haya pasado por un estado diferente previo. Ciertamente, el razonamiento plantea vinculaciones con el dominio externo al sistema lexicogramatical (i.e., semantica conceptual), no obstante, entendemos que ello no supone necesariamente un conflicto con la posibilidad de codificacion formal de la delimitacion y que, de hecho, es consistente con la evidencia empirica: en virtud de la explicacion esquematizada en (47), la afinidad de dichos predicados con estar, y no con ser, resulta natural, sino esperable. (35) Por ultimo, de ser admitido, tal esquema podria colaborar en la explicacion del caracter resultativo y de la implicacion referida en la literatura como estado sujeto a cambio o ligado a razones externas (e.g. Arche 2006: 2).

Finalmente, a estas consideraciones se anade que efectos similares pueden ser advertidos incluso cuando estar es combinado con un predicado aspectualmente neutro, inicialmente compartido con ser. En este sentido, es interesante observar que la concurrencia queda obturada en favor de estar o bien en la medida en que un adjunto induzca la lectura contrastiva (49) o bien en combinacion con adverbios que determinen la interpretacion repetitiva (50). En cualquier caso, la delimitacion del intervalo temporal (vigencia del estado) marca la exclusion de ser de lo que hubiera sido, de lo contrario, un contexto neutro (51). Inclusive, notese que los adjuntos locativos, de tolerarse, proveen un marco temporal (52) para ser, mientras que con estar solo explicitan el limite ya comprendido en la semantica del verbo.

(49) Ese nino {*es/esta} realmente mucho mas triste que antes.

(50) Ese nino {*es/esta} triste (a menudo/algunas veces/bastante seguido).

(51) Estos ninos {#son/estan} tristes {de manana / por minutos}

(52) En su casa, George (es/esta) feliz.

4. Conclusiones finales

El proposito del presente trabajo ha sido considerar distintos conceptos empleados en el analisis de ser y estar, con el fin de avanzar en la identificacion de las propiedades formales que mejor captan (y explican) las propiedades semanticas y el comportamiento de las copulas espanolas, de cara a investigaciones futuras. Como respuesta, proponemos que la distincion entre delimitacion y telicidad ofrece la posibilidad de abarcar la amplia gama de predicados generados por estar dentro del dominio semantico-lexico, evitando sobregeneralizaciones. Asimismo, permite captar el comportamiento y distribucion de las copulas espanolas incluso en casos esquivos a los estudios ofrecidos hasta el momento, resultando crucial en la aparicion de ciertos matices semanticos (contrastividad, resultatividad, implicacion de estado precedente) sin la necesidad de apelar a mecanismos extralinguisticos (pragmaticos).

En cualquier caso, los datos dejan en claro que las copulas espanolas se alejan de la concepcion estandar tanto de la copula como de la del evento estativo. En cuanto a lo primero, existe evidencia solida de que ser y estar comprenden propiedades semanticas relevantes que distan del caso mas usual (i.e., la copula pura, semanticamente trivial, mero soporte de rasgos flexivos) y, a su vez, suponen patrones distribucionales y matices semanticos propios en relacion a otras lenguas con sistemas similares. En cuanto a lo segundo, las copulas dan lugar a predicados que no coinciden con la definicion clasica del estado en mas de un aspecto, pero basicamente como eventividad ajena a la estructuracion temporal. Asimismo, los diagnosticos empiricos operan en favor de la nocion de que las copulas --como verbos estativos--no son necesariamente los casos mas simples de estructuracion aspectual/eventiva. Mas bien, la sistematica ambiguedad eventiva demostrada por ser y estar sugiere que las copulas pueden tener propiedades semanticas (lexicas) subyacentes mas complejas de lo que usualmente se asume. Tales propiedades son relevantes (y manifiestas) al punto no solo de permitir (o bloquear) su participacion en construcciones eventivas complejas, sino que o bien obturan la libre alternancia--determinando patrones seleccionales distintivos--o bien imprimen diferencias aspectuales significativas en contextos comunes, sistematicas e independientes de (el aporte realizado por) otros constituyentes de la clausula, la flexion o el anclaje discursivo.

Referencias bibliograficas

ARCHE, Maria

2006 Individuals in time. Amsterdam: John Benjamins.

BACH, Emmond

1986 The algebra of events. Linguistics and Philosophy. 9,1, 5-16.

BELLO, Andres

1847 Gramatica de la lengua castellana destinada al uso de los ame ricanos. Biblioteca Cervantes (2009).

BENNETT Michael y Barbara PARTEE

1972 Towards the logic of tense and aspect in English. Bloomington: Indiana University Linguistics Club.

BORIK, Olga y Tanya REINHART

2004 "Telicity and perfectivity: Two independent systems". En Proceedings of LOLA 8 (Symposium on Logic and Language). Eds., L. Hunyadi, G. Rakosi and E. Toth. Debrecen. Hungary. 13-34.

BORIK, Olga

2006 Aspect and Reference time. Oxford: Oxford University Press.

BRUCART, Josep Maria

2012 Copular alternation in Spanish and Catalan attributive sen tences. Revista de Estudos Linguisticos da Univerdade do Porto. 7, 9-43.

CAMACHO, Jose

2012 "Ser and Estar: The Individual/Stage level Distinction". En The Handbook of Hispanic Linguistics. Eds., Olarrea Hualde y O'Rourke, John Wiley y Sons.

CARLSON, Gregg

1977 Reference to Kinds in English. Ph.D. thesis. Amherst: University of Massachusetts.

COMRIE, Bernard

1976 Aspect. An introduction to the study of verbal aspect and related problems. Cambridge: Cambridge University Press.

CONDORAVDI, Cleo

2008 "Punctual Until as a Scalar NPI". En The Nature of the Word: Studies in Honor of Paul Kiparsky. Kristin Hanson and Sharon Inkelas. Cambridge (Mass.): MIT Press.

DECLERCK, Renaat

1989 "Boundedness and the Structure of Situations". Leuvense Bijdragen. 78, 275-308.

DEPRAETERE, Ilse

1995 "On the necessity of distinguishing between (un)boundedness and (a)telicity". Linguistics and Philosophy 18,1-19.

DI TULLIO, Angela

2005 Manual de Gramatica del espanol. Buenos Aires: La Isla de la Luna.

DOWTY, David

1979 Word Meaning and Montague Grammar. Dordrecht: Reidel.

1991 "Thematic proto-roles and argument selection". Language. 67, 547-619.

ESCANDELL, Victoria y Manuel LEONETTI

2002 "Coercion and the stage/individual distinction". En From Words to Discourse. Ed., J. Gutierrez Rexach. New York/ Amsterdam: Elsevier, 159-179.

FERNANDEZ LEBORANS, Maria Jesus

1999 "La predicacion: Las oraciones copulativas". En Gramatica Descriptiva de la Lengua Espanola. Eds., I. Bosque y V. Demonte. Madrid: Espasa.

FILIP, Hanna

1996 "Integrating Telicity, Aspect and NP Semantics: The Role of Thematic Structure". En Formal Approaches to Slavic Linguistics. Ed., J. Toman. Michigan Slavic publications, 66-99.

FILLMORE, Charles J.

1977 "Topics in Lexical Semantics". En Current Issues in Linguistic Theory. Ed., R. Cole. Bloomington: Indiana University Press, 76-138.

GALLEGO, Angel y Juan URIAGEREKA

2009 "Estar=Ser+P". XIX Colloquium on Generative Grammar. Vitoria: Euskal Herriko Unibertsitatea.

GUERON, Jacqueline

2007 "On the difference between telicity and perfectivity". Lingua. 118,1816-1840.

HALE, Ken y Samuel J. Keyser

2002 Prolegomenon to a Theory of Argument Structure. Cambridge (Mass.): MIT Press.

HARLEY, Heidy

2005 "How do denominal verbs get their names? In Nomi Erte schik-Shir and Tova Rapoport". En The Syntax of Aspect: Deriving Thematic and Aspectual Interpretation. Oxford: Oxford Scholarship Online.

JACKENDOFF, Ray

1996 "The proper treatment of measuring out, telicity, and perhaps even quantification in English". Natural Language and Linguistic Theory. 14, 305-354.

KAYNE, Richard

2005 Movement and Silence. Oxford: OUP.

KRATZER, Angela

1995 "Stage-Level and Individual-Level Predicates". En The Generic Book. Eds., G. N. Carlson and J. Pelletier. Chicago: Chicago University Press.

2000 Building Statives. Talk held at Berkeley Linguistic Society 26.

LANDMAN, Fred y Susan Rothstein

2010 "Incremental homogeneity and the semantics of aspec tual for phrases". En Lexical Semantics, Syntax, and Event Structure. Eds., M. Rappaport Hovav, I. Sichel y E. Doron. Oxford: OUP.

LEONETTI, Manuel

1994 "Ser y estar: estado de la cuestion". Pliegos de la insula Bara taria. 1,182-205.

LEVIN, Beth

2009 "Aspectual Approaches to Lexical Semantic Representation". UC Berkeley. Consultado: s/f. <http://www.stanford. edu/~bclevin/lsa09aspapp.pdf>.

LUJAN, Marta

1981 "The Spanish copulas as aspectual indicators". Lingua. 54, 165-210.

MAIENBORN, Claudia

2005 "A discourse-based account of Spanish ser/estar". Linguistics.

MANGIALAVORI RASIA, Maria Eugenia

2012 "La ambiguedad extensiva/eventiva en estar". Revista de la Sociedad Argentina de Linguistica. 2, 20-39.

2013a "Conciliating States and Locations. Towards a More Comprehensive and In-depth Account of the Spanish Copula Estar". Studies in Hispanic and Lusophone Linguistics. 6, 1, pp. 2-42.

2013b Not always a stage. Atypical patterns in Spanish copular clauses. Iberia: IJTL. 5, 2,1-37.

2014 "Copulas alternantes, distribucion y alternativas de analisis: que va bien y que no para ser y estar". Cuadernos de ALF AL. Volumen tematico: El dinamismo linguistico. Contactos y conflictos linguisticos en America. La Plata: Asociacion de Linguistica y Filologia de America Latina.

2015 "Verbs, semantics and (L)syntax: A proposal for Iberian Romance meaningful copulas". Conferencia presentada en el XXIX Going Romance, Radboud University. Nijmegen/ Molenhoek (Holanda). 10-12 de diciembre de 2015.

MARIN, Rafael

2009 "Spanish individual-level and stage-level adjectives revisited". Consultado: s/f. <http://semanticsarchive.net/Archive/ mY5NjQzZ/Spanish_IL_SL_adjectives.pdf.>.

2015 Ser y estar. En Enciclopedia Linguistica Hispanica. Ed., Javier Gutierrez Rexach. Londres: Routledge.

MATEU, Jaume

2002 Argument Structure: Relational construal at the syntax semantics interface. PhD Dissertation. Barcelona: Universitat Autonoma de Barcelona.

MOURELATOS, Alexander

1978 "Events, processes, and States". Linguistics and Philosophy. 2, 415-434.

PUSTEJOVSKY, James

1991 "The Syntax of Event Structure". Cognition. 41, 47-81. 1995 The Generative Lexicon. Cambridge: The MIT Press.

RAPOSO, Eduardo y Juan Uriagereka

1995 "Two Types of Small Clauses (Toward a Syntax of Theme/ Rheme Relations)". En Small Clauses. Eds., Cardinaletti and M.T. Guasti. New York: Academic Press, 179-206.

ROBY, David

2009 Aspect and the Categorization of States: The case of ser and estar in Spanish. Pennsylvania: Pennsylvania State University.

ROTHMAYR, Antonia

2009 The structure of Stative verbs. Amsterdam: John Benjamins Publishing Company.

ROTHSTEIN, Susan

2004 Structuring Events: A Study in the Semantics of Lexical Aspect. Oxford: Blackwell Publishing.

SCHMITT, Claudia

1993 "Ser and estar: a matter of aspect". Proceedings ofNELS. Ed.,

Kimberly Broderick. Amherst, MA: GLSA. 22, 411-426.

TENNY, Carol

2000 Aspectual Roles and the Syntax-Semantics Interface. Dordrecht: Kluwer.

TENNY, Carol y James PUSTEJOVSKY

2000 Events as grammatical objects. Stanford: CSLI Publication.

VAN VOORST, Jan

1988 Event Structure. Amsterdam: John Benjamins.

VENDLER, Zeno

1957 "Verbs and times". The Philosophical Review. 66,143-160.

VERKUYL, Henk

1993 A theory of asp ectuality, Cambridge: CUP.

ZAGONA, Karen

2009 "Ser and Estar: Phrase structure and aspect". Proceedings of 2008 Chronos. Austin: University of Texas. 2.

Ma. Eugenia Mangialavori Rasia

Consejo Nacional de Investigaciones Cientificas y Tecnicas, Argentina

(1) Para una propuesta detallada de la construccion lexicosintactica de estar y de los elementos involucrados en la estructuracion de su semantica interna, cf. Brucart (2012), Gallego y Uriagereka (2009), Mangialavori (2015) i.a..

(2) Precisamente, el contraste semantico entre ser/estar, entre otras cosas, ha sido largamente estudiado por involucrar una diferenciacion entre predicados de estado. Tal particion ha sido analizada principalmente a partir de las nociones de Individual/Stage Level Predicates (Kratzer 1995, 2000 i.a.) y de estados Davidsonianos y Kimian (cf. Maienborn 2005). La primera distincion ha sido por lo general empleada para describir las diferentes implicaciones de las clausulas determinadas por la alternancia copular espanola--aunque no sin necesidad de sucesivos ajustes--de acuerdo a las caracteristicas vistas en adjetivos (como detallamos arriba). Inclusive, se ha llegado a plantear que el par copular presentado por lenguas como el espanol, portugues y catalan no es mas que un caso de lexicalizacion de este contraste entre tipos estativos. Sin embargo, casos como la afinidad de estar con predicados que denotan propiedades de duracion indefinida (cf. (44)) surgen como contraejemplos significativos (Arche 2006; Mangialavori 2013a i.a.). Otras discriminaciones semanticas de los estados, como la oposicion entre estados Kimian y Davidsonianos, no solo son cuestionadas por falta de sustento empirico (cf. Rothmayr 2009: 206) sino que ademas no arrojan resultados concluyentes para la division entre ser y estar de acuerdo a los diagnosticos pertinentes (subordinacion a verbos de percepcion, referencia anaforica, modificacion temporal, nominalizacion del evento, modificadores de modo) empleados en estudios especificos (e.g. Maienborn 2005: 49).

(3) Para una propuesta morfosintactica reciente y tecnicamente precisa, cf. Gallego y Uriagereka (2009) i.a.

(4) Notese que la diferencia entre perfectividad y aspecto lexico no es considerada en los trabajos aludidos.

(5) Por ejemplo, Gueron (2007) defiende la independencia de la telicidad y la perfectividad sobre la hipotesis de que la configuracion espacial composicionalmente definida por los items lexicos en Sv puede incluir un limite espacial, pero nada garantiza que dicho limite sea predicado de un punto temporal flexivo (intervalo perfectivo).

(6) En este sentido, es de destacar que la distincion se ha defendido en trabajos recientes (Depraetere 1995, Borik 2006, Borik y Reinhart 2004, Filip 1996) a partir de datos empiricos muy precisos aportados, por ejemplo, por el sistema flexivo ruso sobre la base de la disponibilidad de dos tiempos preteritos (perfecto e imperfecto), lo cual supone la ventaja de presentar un correlato significativo (e inmediato) con el espanol.

(7) Notese que este efecto puede ser logrado con estar, con implicancias semanticas especificas (cf. (44)b).

(8) Por ejemplo, los contrastes entre estados de nivel individuo/estadio, o entre estados kimian y davisonianos.

(9) La lista comprende los diagnosticos standard empleados en la literatura, dejando de lado nuestras propias reflexiones y objeciones al respecto (seccion 3).

(10) Si bien la naturalidad de algunos datos puede discutirse, la diferencia con ser es significativa Ademas, existen instancias altamente frecuentes, como las reunidas en (1) o las muestras tomadas de internet (2). En este sentido, es de notar que la construccion parece valida incluso con complemento copular locativo (cf. (2)d).

(1) a. No terminan de estar {satisfechos/claros/convencidos}, b. No acaban de estar {contentos/convencidos/bien/secos}.

(2) a. Los de Cholo no acabaron de estar al cien por cien en la primera parte del partido.

(11) Si bien la combinatoria puede suponer una ligera marginalidad que no se presenta con el verbo estar en futuro (e.g. estaran disponibles en 10 minutos), decidimos conservar el preterito perfecto a fin de respetar los diagnosticos especificos, Ademas, la expresion incoativa o eventiva no se encuentra afectada por esta variable. Cf. Brucart (2012: 23), para un ejemplo similar, y Mangialavori (2012), para mas ejemplos de este tipo.

(12) Para algunas consideraciones acerca de la diferencia entre resultatividad/telicidad cf. Mangialavori 2013a.

(13) Para un analisis especifico de estar en terminos de ambiguedad eventiva/estativa, cf. Mangialavori 2012.

(14) Esto es, en la interpretacion resultativa. En este sentido, se vuelve a destacar la ambiguedad que senalamos.

(15) Por ejemplo, predicados de nivel de estadio [stage-level predicates], tradicionalmente asociados a estar.

(16) De hecho, desde (al menos) Verkuyl (1972), el aspecto lexico (aktionsart) ha sido considerado como una propiedad de la configuracion de frase, minimamente resultante del verbo y sus argumentos. Esto ha sido largamente estudiado y demostrado en la literatura y en los estudios sobre telicidad, en la medida en que es sabido que muchos verbos permiten una predicacion telica solo en combinacion con ciertos constituyentes; de otra manera, la expresion es atelica. Si bien en nuestro caso las diferencias semanticas se registran incluso en pares minimos, la diferencia entre telicidad semanticolexica y composicional no es menos crucial.

(17) Por ejemplo, verbos que designan tanto al proceso de cambio como al estado alcanzado (cf. Mangialavori 2014).

(18) Por los mismos motivos, tampoco se podria afirmar que los rasgos telicos de estar respondan a una necesidad de cotejo (Zagona 2009; Camacho 2012)--asumiendo una situacion muy basicamente esquematizada en (2)--en la medida en que los datos nos permiten considerar que (i) la lectura telica o incoativa tambien es activada en combinacion con adjetivos que no comprenden estos rasgos como parte de su significado (1); y que (ii) no todos los nucleos lexicos asociados a estar como complemento predicativo presentan rasgos (PT/INCH) que cotejar, como ejemplifica el caso de disponible (3) y, aun asi, la combinacion con estar determina una lectura incoativa que no podemos evitar relacionar con (la semantica de) la copula.

(1) George Clooney esta soltero {otra vez/nuevamente/finalmente} [flecha diestra] Lectura incoativa

(2) El asesino [[esta.sub.INCH]] [[libre.sub.INCH]]

(3) a. Las actas estuvieron inmediatamente disponibles para comentarios. b. Luego de su presentacion, el sencillo estuvo inmediatamente disponible en iTunes

(19) Asumiendo que una predicacion atelica aplica a cada uno de sus subintervalos, mientras que un predicado atelico solo es cierto con respecto al resultado del evento denotado (subintervalo final). Esta propiedad, conocida como Homogeneidad (Vendler 1972) tiene una argumentacion original, en la que se propone que "if it is true that someone is running or pushing a cart now, then even if he stops in the next moment it will be still true that he did run or did push a cart. On the other hand, even if it is true that someone is drawing a circle or is running a mile now, if he stops in the next moment it may not be true that he did draw a circle or did run a mile. In other words, if someone stops running a mile, he did not run a mile; if one stops drawing a circle, he did not draw a circle. But the man who stops running did run and who stops pushing the cart did push it" (Vendler 1972: 100). Desafortunadamente, estar no permite el test complementario (implicacion progresiva), por la marginalidad que supone su reduplicacion (como verbo principal [copula] y como auxiliar progresivo).

(20) La sugerencia concuerda con la propuesta de Morimoto (1998: 22) segun la cual el complemento de estar en las construcciones de gerundio no se refiere a una situacion estable (estado), sino que "se interpreta como un evento ingresivo cuyo estado resultativo seria al que se refiere el verbo como predicado de estado".

(21) Inclusive, la propuesta es consistente con esta division teorica en aspectos mas finos. Por ejemplo, en cuanto a la nocion de que los eventos mas simples (e.g., los estados) suponen una locacion (fisica o abstracta). Entonces, si la relacion terminal se construye, es precisamente a partir de una locacion (precisamente, lo que estar representa, en terminos de semantica formal, cf. Mangialavori 2013a y referencias alli citadas). Puntualmente, lo que la relacion terminal representa es un proceso que se inicia o termina en una situacion (estado).

(22) En un razonamiento similar, Marin (2015) propone que el problema parte de la vinculacion tradicional del cambio de estado a la telicidad; como solucion propone concebir el momento de cambio de estado como un limite [boundary happening] (Pinon, 1997), que podria ser o bien telico, al codificar el limite final (right boundary) de un evento, o bien un estado atelico, involucrando el limite inicial (left boundary) de un estado.

(23) Notese que el fenomeno en cuestion no depende de adjetivos perfectivos que abren la posibilidad de una lectura pasiva. Por caso, lo mismo puede plantearse con La ropa esta completamente blanca, como etapa culminativa de un proceso (blanqueado) a diferencia de La ropa es completamente blanca, donde la lectura resultativa no es posible (en todo caso, el adverbio opera sobre la funcion entre la superficie total de la ropa y la propiedad blanca). Inclusive, es interesante notar que la construccion es relevante en tanto que la semantica (conceptual) de los constituyentes habilite la interpretacion eventiva (cf. El clima esta perfectamente seco).

(24) La instanciacion de este borde y su instanciacion en la estructura de eventos con un punto final es desarrollada en detalle en un trabajo en preparacion, basado sobre la nocion de que el componente codificado por estar no corresponde a un trayecto en si, pero si implica uno; todo lo cual es habilitado por la presencia de un limite (cf. Brucart 2012 para una intuicion similar).

(25) Para una elaboracion detallada de la diferencia entre telicidad y delimitacion, cf. Depraetere (1995).

(26) Segun Gueron (2007: 1822) la telicidad se define en configuraciones espaciales dentro del Sv, mientras que la perfectividad se asocia a un limite en el termino temporal asociado a T en ST.

(27) En referenda al extendido empleo de push (push a cart) como ejemplo de verbo no delimitado siquiera por su complemento directo (cf. Harley 2005 y referencias alli citadas y Marin 2015 para otra vision sobre estos casos)

(28) Tanto con logros como con realizaciones (cf. 'Juan dibujo un circulo un poco', 'Juan llego un poco').

(29) Una explicacion sintactica compatible se propone en Raposo y Uriagereka (1995: 188(14)).

(30) En este sentido, es importante destacar la diferencia entre esta propuesta y otros trabajos urdidos sobre intuiciones similares, como el rasgo de tipo AHORA [NOW] (Kayne 2005), como formalizacion de las variables contextuales, cuyo alcance (o, mas bien, su definicion) recae sobre al hablante (cf. Raposo y Uriagereka 1995).

(31) En tanto supone diferencias incluso con otras lenguas con sistemas parecidos (e.g, catalan, portugues).

(32) En la medida en que toda comparacion precisa la especificacion del elemento comparado. Para una presentacion mas detallada del problema, cf. Mangialavori 2013a.

(33) En tanto las propiedades gramaticales de estar son analizadas aqui desde una perspectiva basada en la semantica--significado lexico--, nos permitimos recurrir (siguiendo a Dowty) a un razonamiento vinculado a la logica preposicional a fin de exponer o representar de manera formal los aspectos de significado involucrados en el comportamiento observado anteriormente.

(34) Como alternativa; esto es, sin asumir que estos dos conceptos sean sinonimos.

(35) En este sentido, el caracter contrastivo tambien podria explicar otro caso problematico para el analisis limitado a la diferencia entre predicados estativos de individuo y de estadio, como la incompatibilidad de 'estar' con nombres de evento (e.g. La entrega de premios {sera/*estara} en el Paraninfo). Desde la perspectiva planteada, estos serian posibles en tanto el evento no se establece en relacion a una situacion anterior; o, al menos, no se implica un contraste al modo de (45)-(46). Luego, la contrastividad permitiria explicar la generacion sistematica de estados relativamente estables (Life Time effect), en la medida en que la delimitacion no se plantea en terminos temporales (de vigencia del estado) sino que se aplica a la escala de propiedad (cf. Mangialavori 2013a).
COPYRIGHT 2016 Pontificia Universidad Catolica del Peru
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2016 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Mangialavori Rasia, Ma. Eugenia
Publication:Lexis
Date:Jul 1, 2016
Words:14586
Previous Article:El Diccionario de la lengua espanola (2014): analisis del nuevo discurso lexicografico de la RAE.
Next Article:Las fabulas de Garcilaso: ?alegoria, historia o ficcion en los Comentarios reales?
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters