Printer Friendly

Seguridad alimentaria; un metodo alterno frente a uno clasico.

El concepto de seguridad alimentaria en 1970-1980 estuvo centrado en la produccion de alimentos, en los noventas en el acceso fisico y recientemente en los medios de subsistencia (1,2). Los terminos desnutricion, hambre e inseguridad alimentaria (IA) se usan indiscriminadamente (2,3). En la desnutricion prima la perspectiva individual, mientras que en el hambre prima la poblacional o familiar (4).

El concepto de seguridad alimentaria a nivel de pais, hogar e individuo presenta retos de medicion, a nivel de pais las hojas de balance son teoricas, a nivel de hogar se sustenta en suposiciones extremas, como la distribucion equitativa entre sus miembros de las utilidades y beneficios, o que los precios de los alimentos afectan uniformemente a todos los hogares (5). En los individuos la medicion es costosa y muchas veces inviable (6).

En la ultima decada con el aumento de la pobreza, la ayuda alimentaria recobro vigencia y el concepto de IA se equiparo al de hambre y pobreza (7). La ayuda alimentaria prioriza dos aspectos; a) Como determinar y calcular las necesidades y b) Como responder mejor y mas rapido a esas necesidades (5). En America Latina y el Caribe se utilizan escalas simplificadas para determinar la seguridad alimentaria en el hogar (8-20), estas se basan en la percepcion de lo sujetos sobre su condicion, pero no establecen equivalencias entre los hogares por sus caracteristicas estructurales y ademas, no permiten conocer la distribucion de alimentos intrahogar (5).

Las escalas mas utilizadas en Latinoamerica y el Caribe son derivadas de la propuesta por Wehler en 1992 para obtener un indice de hambre (8). En Colombia, una version adaptada y validada factorialmente fue aplicada en la Encuesta Nacional de la Situacion Nutricional 2005 (ENSIN-2005) (21,22).

La Escala de Percepcion de la Seguridad Alimentaria en el Hogar (EPSA), no se ha evaluado como una prueba frente a un referente. Tampoco se han discutido las implicaciones de sus limitaciones sobre el estado de nutricion y la politica publica. Estas limitaciones justifican la necesidad de contar con nuevos metodos y criterios para medir la IA y el hambre a escala mundial, nacional y regional (23).

El objetivo de este estudio fue establecer el desempeno de la EPSA frente a un metodo que permite establecer la inseguridad alimentaria con base en el consumo usual de energia. Ademas, discutir sobre las implicaciones de los resultados. Estos aspectos son vacios de conocimiento frente a la EPSA (13,17,19).

MATERIAL Y METODOS

Este estudio se clasifica como de evaluacion de tecnologia diagnostica, se realizo durante 2007-2008. Se desarrollo en cinco etapas; a) Seleccion de hogares y sujetos, b) Aplicacion de encuesta sociodemografica, c) Aplicacion de la EPSA y determinacion de la IA en el hogar, d) Aplicacion de dos recordatorios del consumo de las ultimas 24 horas (R24H) y determinacion de la IA en los individuos, y f) Estudio de validez.

Seleccion de hogares y sujetos. Bucaramanga es la quinta ciudad del pais, tiene un millon de habitantes. Los hogares fueron seleccionados por muestreo aleatorio estratificado en multiples etapas. En cada hogar se realizo un censo y fue elegido al azar un adulto diferente al que represento al hogar. En cada hogar participaron dos sujetos, uno contesto la EPSA y el otro el R24H. Doscientos sujetos permiten obtener un coeficiente Kappa de Cohen de minimo 0,05 al comparar dos metodos, asumiendo clasificaciones positivas de 30 % y 25 % en ellos, con alfa de 0,05. La muestra fue sobreestimada en 5 % para compensar perdidas durante el seguimiento. El estudio fue aprobado por el Comite de Etica en Investigacion de la Facultad de Salud de la Universidad Industrial de Santander. Todos los participantes dieron su consentimiento informado por escrito.

Aplicacion de una encuesta sociodemografica. Se indago de manera independiente entre sujetos del mismo hogar por aspectos sociodemograficos comunes, otros aspectos fueron particulares de los informantes. Esta informacion ademas de permitir caracterizar a los individuos y hogares, permitio establecer relaciones entre la IA y estas variables.

Aplicacion de la EPSA y determinacion de la IA en el hogar. La EPSA evaluada fue derivada de la propuesta por Wehler en 1992 y aplicada en la ENSIN-2005 (22) (8).

Aplicacion de dos R24H y determinacion de la IA en los individuos. Un sujeto por hogar respondio un R24H. Una submuestra elegida al azar contesto por segunda vez el R24H, cuidando que el R24H no repitiera el dia de la semana, y con suficiente tiempo entre ellos para hacerlos independientes. El segundo R24H tuvo como objetivo calcular la ingesta usual en el total de la muestra (25, 27). La informacion sobre las preparaciones y alimentos consumidos fue codificada con base en una tabla de composicion de alimentos y preparaciones para esta poblacion (28). El tamano de la porcion fue asignado con base en los establecidos en estudios poblacionales (29-31). La traduccion de los registros del R24H a nutrientes se realizo con FoodCalc v. 1,3 (32). La ingesta usual permite realizar inferencia adecuada sobre el consumo dietario (25-27, 33-36). Para garantizar la transformacion adecuada de las variables nutricionales y el ajuste de la ingesta usual, utilizamos los algoritmos desarrollados en la universidad de IOWAutilizando el programa PC-Side v.1,02 (27, 37). Utilizando el metodo denominado "EAR cut-point method" (27), la ingesta usual estimada de macronutrientes fue comparada con los valores de referencia en 2003 para Estados Unidos (DRI's) (36-39), para los nutrientes que no tienen DRI's los valores de referencia fueron tomados de los sugeridos por la Organizacion de las Naciones Unidas para la agricultura y la alimentacion (FAO) (EAR-FAO) (38, 39). La IA fue establecida con base en la ingesta usual de energia [% por debajo de DRI's-50] (32).

Comparacion entre metodos. La comparacion entre los metodos se realizo como en un estudio clasico de validez entre una prueba -la EPSA-, y un metodo referente -la IA con base en la ingesta usual de energia derivada de los R24H-. Para determinar el grado de legitimidad de la prueba frente al referente se calcularon diferentes estadisticos derivados de una tabla de 2x2; Kappa de Cohen y una variacion que ajusta este coeficiente por la prevalencia de la IA y el nivel de la prueba -la Kappa Maxima-. Ademas, se calculo la sensibilidad, la especificidad, los valores predictivos, la eficiencia, y la clasificacion falsa positiva y negativa (40,41). La descripcion de las variables numericas incluyo el intervalo de confianza del 95 % (IC).

RESULTADOS

Durante 2007, 211 sujetos respondieron mediante entrevista directa la EPSA. Complementariamente, doscientos once adultos diferentes a los anteriores y residentes en los mismos hogares -uno por cada hogar-, contestaron un R24H. Una submuestra de 63 sujetos elegida al azar contesto por segunda vez al R24H con intervalo entre aplicaciones de 36,8 dias (IC; 33,1 a 40,4). Debido a que los valores estimados no se modificaron al corregir por el efecto del diseno de la muestra, los reportados fueron similares a los obtenidos de un muestreo aleatorio simple (42).

Caracteristicas comunes al hogar y al individuo. En el primer nivel socioeconomico -estratos 1 y 2- se estudiaron 71 hogares (33,6 %), 57 (27,0 %) en el segundo -estratos 3 y 4-, y 83 (39,4 %) en el tercero -estratos 5 y 6. La tenencia de la vivienda fue propia sin deuda en 100 de los casos (47,4 %), en 31 propia con deuda (14,7 %), y 80 en arriendo (37,9 %). La familia esta compuesta por 4,5 miembros (IC; 4,3 a 4,8) y 0,5 menores de siete anos (IC; 0,4 a 0,7). La escolaridad media del jefe del hogar fue de 10 anos (CI; 9,4 a 10,7). Dos miembros aportaron a los ingresos del hogar (IC; 1,9 a 2,1). En los ultimos seis meses en 59 de estos hogares (27 %) algun miembro consiguio empleo, y en 48 de ellos (22,7 %) algun miembro perdio su trabajo. En 16 de ellos (33,3 %) no fue posible recuperar el empleo en los ultimos seis meses. En 144 hogares (68,2 %) percibieron que durante los ultimos seis meses el dinero disponible disminuyo, mientras que en los individuos esta percepcion la tuvieron 125 sujetos (59,2 %), p=0,087. En 17 hogares (8,1 %) el dinero para comprar alimentos estuvo disponible de manera esporadica, en 26 (12,3 %) diariamente, en 19 (9,0 %) semanalmente, y en 149 hogares (70,6 %) quincenal o mensualmente. En 8 hogares (3,8 %) se recibio ayuda alimentaria de programas estatales, a pesar de esto, cuatro de ellos fueron clasificados en IA por la EPSA, y cinco individuos en IA derivada del R24H, tres sujetos coinciden con su hogar. En 29 hogares (9,5 %) reconocieron recurrir a practicas en contra de sus principios o que pusieron en riesgo la integridad personal a cambio de alimentos o dinero, 11 (55,0 %) y 10 (50 %) de estos segun la EPSAy el R24H respectivamente estan en IA, cinco sujetos coinciden con su hogar. Sesenta hogares (28,4 %) reconocieron tener atrasos en los pagos de servicios publicos. La correlacion o acuerdo entre los aspectos sociodemograficos comunes indagados de manera independiente entre sujetos del mismo hogar fue alta, minimo 0,98, maxima 1,0. En la Tabla 1 se observan otras caracteristicas de los sujetos que respondieron a la EPSA y el R24H.

Escala de percepcion de seguridad alimentaria en el hogar (EPSA). El patron de respuesta a la EPSA se presenta en el Tabla 2, las preguntas 13 y 14, dieron cuenta del riesgo de IA en los hogares clasificados como seguros. La IA fue mayor en el nivel socioeconomico mas bajo y decrecio conforme este aumenta, 53,7 % en el primero, 29,3 % en el segundo y 17,0 % en el tercero, p=0,002. El puntaje alcanzado en la EPSA o indice de seguridad alimentaria fue de 6,9 (IC; 4,9 a 8,9) y se correlaciono de manera inversa con la escolaridad del jefe del hogar r= -0,30 (IC; -0,42 a -0,17). Los hogares con IA tuvieron en promedio 0,8 (IC; 0,2 a 1,5) mas integrantes, p=0,012. La IA segun la EPSA estuvo presente en 41 hogares (19,4 %). De estos, 36 (87,8 %) fueron clasificados con IA leve, 3 (7,3 %) con IA moderada y 2 (4,9 %) con IA severa (Tabla 2).

Ingesta usual y deficit del consumo de energia (R24H). La Tabla 3 presenta la ingesta usual para los macronutrientes ajustada por edad, peso, escolaridad y nivel socioeconomico. La IA no fue diferente segun el nivel socioeconomico, 34,0 % en el primero, 29,1 % en el segundo y 36,9 % en el tercero, p=0,670. El consumo de energia se correlaciono de manera directa con la escolaridad del sujeto, r= 0,17 (IC; 0,04 a 0,30), pero no con la escolaridad del jefe del hogar r=0,07 (IC; -0,06 a 0,21). Los hogares donde pertenecian los sujetos con IA no presentaron diferencias en su numero de integrantes, p=0,222. Los sujetos clasificados con IA consumieron en promedio 519 kcal menos (IC; 453 a 585), los hombres 589 kcal (IC; 510 a 668) y las mujeres 500 kcal (IC; 424 a 577) respectivamente. El riesgo de IA segun la ingesta usual de energia fue de 48,8 % (Tabla 3).

Comparacion entre metodos. Los sujetos pertenecientes a hogares clasificados como con IA segun la EPSA, consumieron en promedio 46 kcal mas que aquellos pertenecientes a hogares considerados como seguros, p=0,461, el consumo de grasa [g/1000 kcal] y de proteinas [g/1000 kcal] tampoco fue estadisticamente diferente, p=0,522 y p=0,858 respectivamente. Los hogares a los que pertenecian los sujetos clasificados como con IA segun la ingesta usual de energia tuvieron en promedio 0,43 mas puntos (IC; -4,5 a 4,7) en el indice de seguridad alimentaria derivado de la EPSA, p=0,843. El acuerdo [Kappa de Cohen] entre clasificaciones de la IA por los dos metodos fue de -0,06 (IC; -0,2 a -0,03). La Tabla 4 presenta la clasificacion de IA por los dos metodos y las medidas derivadas al relacionar la prueba [EPSA] y el referente [R24H].

DISCUSION

Alcance y limitaciones del estudio. El R24H es el metodo mas utilizado en el mundo en la investigacion epidemiologica, es usado como de referencia para determinar la validez de formatos simplificados como los de frecuencia de consumo (6). Las dos principales limitaciones atribuidas al R24H fueron controladas; la relacionada con la determinacion de la ingesta usual fue atendida al aplicar un segundo R24H en una submuestra y utilizando el metodo desarrollado por la universidad de IOWA (26, 27, 34). La relacionada con la subjetividad de los tamanos de las porciones tradicionalmente reportadas por los sujetos, fue anulada en este estudio, al utilizar tamanos medios de porcion derivados de estudios poblacionales obtenidos con base en referentes de oro -registros repetidos con pesaje de alimentos y en diferentes estaciones climaticas- (29-31). La EPSA nunca fue sometida a validaciones como esta, por lo que es imposible comparar los resultados.

Los resultados de la EPSA muestran una importante subestimacion de la IA al relacionarlos con los derivados del R24H (Cuadro 4), la capacidad de la EPSA como prueba es muy pobre. Estos resultados son validos en el ambito de los hogares urbanos de Bucaramanga, Colombia.

La EPSA no permiten conocer ?quien tiene que?, esta es una de las principales limitaciones en este tipo de encuestas. Ademas, los supuestos extremos subyacentes como el de la distribucion igualitaria de la utilidad y los beneficios al interior del hogar, no pueden aplicarse en el campo de la alimentacion y la nutricion, pues al interior de los hogares la estructura demografica por ejemplo, o los gustos y preferencias alimentarias o la valoracion social de la alimentacion en funcion del sexo de los ninos se traduce en ingestas diferenciales (5).

Como esta demostrado que no en todos los hogares "seguros" sus miembros estan "seguros", y que complementariamente si un individuo esta inseguro su hogar tambien lo estara, es posible establecer por medios clasicos de la epidemiologia nutricional la capacidad de acuerdo entre diferentes metodos de clasificacion de la IA (6).

La IA estimada por metodos considerados como referentes de oro en esta poblacion -registro con pesaje de alimentos- en el periodo 1998-2003 fue de 32 % (30, 31), en 2000 la IA estimada para el hogar fue de 50 %, esta vez utilizando un metodo que incluyo la composicion familiar, los gustos y preferencias alimentaria del hogar, los precios de los alimentos de la canasta basica alimentaria y los requerimientos de nutrientes de cada miembro (43). Si consideramos que en esta poblacion los medios de subsistencia en el periodo 2000-2007 no han mejorado, que por el contrario muchos han empeorado, y que la pobreza ha aumentado en este periodo, no puede esperarse bajo ninguna circunstancia que la IA disminuya hasta el 19,4 % segun la EPSA.

Si los resultados sobre IA establecidos con el R24H son extrapolados al hogar y aceptados como logicos, ademas es posible determinar que tipo de alimentos o nutrientes son los deseables dentro de las estrategias para atenderla, pues el R24H permite establecer la calidad de la dieta. La malnutricion invisible o el deficit de nutrientes en la dieta, solo puede establecerse con metodos cuantitavos. Si el concepto de IA predominante fuera el derivado de la EPSA, los programas de fortificacion de la harina de trigo con hierro y acido folico que han permitido la erradicacion de las malformaciones del tubo neural en Chile (44), o de fortificacion del azucar con vitamina A en Centroamerica (45, 46), o la fortificacion de la harina de trigo con hierro en Colombia y America Latina (47), simplemente no existirian, o estarian limitados a garantizar un minimo de energia en el hogar derivada fundamentalmente de cereales.

La EPSA es una escala atractiva por sus propiedades psicometricas y su aplicacion rapida y poco costosa (48). Los estudios hasta ahora realizados con ella han demostrado su validez de constructo (20-22, 24,48). Sin embargo, con la EPSA tambien es posible establecer relaciones incoherentes como aqui se demostro al relacionarla con algunas de las caracteristicas de sujetos pertenecientes a hogares clasificados con IA. La EPSA puede ser util para establecer el hambre y su severidad en los hogares, pero no para equivaler este termino al de pobreza o IA.

Los resultados de la EPSA son limitados mientras no involucren en sus estimaciones variables que permitan establecer de manera especifica equivalencias entre hogares (5). Evidentemente la politica publica derivada de los resultados de un R24H cuando se hace relativa a la politica publica derivada de la EPSA, requiere de mas recursos financieros y estrategias especificas para atender la problematica identificada. En cualquier circunstancia y ante las catastroficas consecuencias de la anemia, o el deficit de vitamina A, Cinc, de Fibra Dietaria u otros nutrientes sobre el desarrollo de los ninos y la capacidad productiva de los paises a mediano y largo plazo, es mejor asumir la clasificacion falsa positiva al extrapolar los datos derivados de un R24H al hogar, y no los falsos negativos de la EPSA sobre los sujetos. Es necesario realizar estudios para evaluar el desempeno de la EPSA frente a otros metodos de estimacion de la IA a nivel del hogar

Financiacion: Universidad Industrial de Santander; en el marco del proyecto "Calidad de la dieta, percepcion del hambre y seguridad alimentaria en poblacion urbana y rural".

Conflicto de interes: Ninguno.

Recibido 13 Noviembre 2009/Enviado para Modificacion 30 Octubre 2010/Aceptado 7 Noviembre 2010

REFERENCIAS

(1.) Organizacion de las Naciones Unidas para la Agricultura. Programa Mundial de Alimentos. Tiempo de cambiar: La ayuda alimentaria y el desarrollo. Seguridad alimentaria, medios de subsistencia e intervenciones de ayuda alimentaria. Roma, ONU; 1988. p. 23-24.

(2.) Maxwell S. Food security: a post-modern perspective. Food Policy. 1996;21:155-70.

(3.) Sen A. Poblacion alimentos y libertad. En: Desarrollo y libertad. 2 ed. Bogota: Editorial Planeta; 2001. p. 250-75.

(4.) Pelletier DL, Olson CM, Frongillo EA. Inseguridad alimentaria hambre y desnutricion. En: Bowman BA, Russell (Editores) Conocimientos actuales de nutricion. 8 ed. Washington DC; 2003. p. 762-750. ILSI, OPS. Publicacion cientifica y tecnica No. 592.

(5.) Deaton A. The analisis of household surveys. A microeconometric approach to development policy. Baltimore. The Johns Hopkins University Press; 1997. p. 204-70.

(6.) Willet W. Nutritional epidemiology. 2 ed. New York. Oxford University Press; 1998.

(7.) Programa Mundial de Alimentos. [Internet] Los alimentos como ayuda: Tendencias, necesidades y retos en el siglo XXI. Roma. Disponible en: (http://www.wfp.org/policies/introduction/other/ documents/pdf/FoodasAidSpafinal.pdf) Consultado en Septiembre de 2008.

(8.) Wehler CA, Scott RI, Anderson JJ. The Community childhood identification proyect: A model of domestic hunger-demonstration project in Seattle, Washington. J Nutr. (Editorial) 1992;24:29S-35S.

(9.) Frongillo EA. Validation of measures of food insecurity and hunger. J Nutr. 1999;129:506S-9S.

(10.) Lorenzana P, Danjur D. La adaptacion y validacion de una escala de seguridad alimentaria en una comunidad de Caracas, Venezuela. Arch Latinoamer Nutr. 2000;50:334-40.

(11.) Radimer KL. Measurement of household food security in the USA and other industrialized countries. Public Health Nutr. 2002;5:859-64.

(12.) Melgar-Quinonez H, Kaiser L, Martin A, Metz D, Olivares A. Inseguridad alimentaria en latinos de California: observaciones de grupos focales. Salud Publica Mex. 2003;45:198-205.

(13.) Wilde PE. Differential response patterns affect food-security prevalence estimates for households with and without Children. J Nutr. 2004;134:1910-15.

(14.) Perez-Escamilla R, Correa-Segall A, Kurdian L, Archanjo M, Marin-Leon L, Panigassi G. An adapted version of the U.S. department of agriculture food insecurity module is a valid tool for assessing household food insecurity in Campinas, Brazil. J Nutr. 2004;134:1923-28.

(15.) Melgar-Quinonez H, Zubieta AC, Valdez E, Whitelaw B, Kaiser L. Validacion de un instrumento para vigilar la inseguridad alimentaria en la Sierra de Manantlan, Jalisco. Salud Publica Mex. 2005;47:413-22.

(16.) Webb P, Coates J, Frongillo EA, Rogers BL, Swindale A, Bilinsky P. Measuring household food insecurity: Why it's so important and yet so difficult to do. J Nutr. 2006;136:1404S-08S.

(17.) Coates J, Wilde PE, Webb P, Rogers BL, House RF. Comparison of a qualitative and a quantitative approach to developing a household food insecurity scale for Bangladesh. J Nutr. 2006;136:1420S-30S.

(18.) Melgar-Quinonez H, Zubieta AC, MkNelly B, Nteziyaremye A, Gerardo MF, Dunford C. Household food insecurity and food expenditure in Bolivia, Burkina Faso, and the Philippines. J Nutr. 2006;136:1431S-7S.

(19.) Swindale A, Bilinsky P. Development of a universally applicable household food insecurity measurement tool: Process, current status, and outstanding issues. J Nutr. 2006;136:1449S-52S.

(20.) Hackett M, Melgar-Quinonez H, Alvarez-Uribe MC. Internal validity of a household food security scale is consistent among diverse populations participating in a food supplement program in Colombia. BMC publich Health. 2008;8:175.

(21.) Alvarez MC, Estrada A, Montoya EC, Melgar-Quinonez H. Validacion de la escala de la seguridad alimentaria domestica en Antioquia, Colombia. Salud Publica Mex. 2006;48:474-81.

(22.) Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF). Encuesta Nacional de la Situacion Nutricional en Colombia, 2005. Bogota, Colombia, 2005.

(23.) USAID. Food and Nutrition Technical Assistance II Project (FANTA-2). [Internet] Disponible en: (http://www.fantaproject.org/). Consultado en Junio 9 de 2009.

(24.) Alvarado BE, Zunzunegui MV, Delisle H. Validacion de escalas de seguridad alimentaria y de apoyo social en una poblacion afro-colombiana: aplicacion en el estudio de prevalencia del estado nutricional en ninos de 6 a 18 meses. Cad Saude Publica. 2005;21:724-36.

(25.) Freedman LS, Midthune D, Carroll RJ, Krebs-Smith S, Subar AF, Troiano RP, et al. Adjustments to improve the estimation of usual dietary intake distributions in the population. J Nutr. 2004;134:1836-43.

(26.) Carriquiry AL. Estimation of usual intake distributions of nutrients and foods. J Nutr. 2003;133:601s-8s.

(27.) Nusser SM, Carriquiry AL, Dodd KW, Fuller WA. A semiparametric transformation approach to estimating usual daily intake distributions. J Am Stat Assoc. 1996;436:1440-9.

(28.) Herran OF, Bautista LE, Quintero DC. Tabla de composicion de alimentos consumidos en Bucaramanga. 2 ed. Universidad Industrial de Santander. Bucaramanga, Santander; 2003.

(29.) Herran OF, Prada GE, Quintero DC. Ingesta usual de vitaminas y minerales en Bucaramanga, Colombia. Rev Chil Nutr. 2007;34:35-44.

(30.) Herran OF, Prada GE, Ardila MF. Ingesta usual de macronutrientes y energia en Bucaramanga, Colombia: Analisis de registros de consumo 1998-2003. Rev Chil Nutr. 2007;34:307-19.

(31.) Herran OF, Bautista L. Calidad de la dieta de la poblacion adulta en Bucaramanga y su patron alimentario. Colomb Med. 2005;36:94-102.

(32.) Lauritsen J. FoodCalc v. 1.3. Diet, cancer and health project. Danish Cancer Society, 1998.

(33.) Carriquiry AL. Assessing the prevalence of nutrient inadequacy. Public Health Nutr. 1999;2:23-33.

(34.) Guenther PM, Kott PS, Carriquiry AL. Development of an approach for estimating usual nutrient intake distributions at the population level. J Nutr. 1997;127:1106-12.

(35.) Gonzalez-Gross M, Joyanes M, Barrios L, Pietrzik K, Marcos A. La aplicacion de las nuevas DRI (Dietary Reference Intakes) en la evaluacion de la ingesta de nutrientes en grupos de poblacion. Nutricion Clinica. 2003;146;28-34.

(36.) Murphy SP, Poos MI. Dietary reference intakes: summary of applications in dietary assessment. Public Health Nutr. 2002;6A:843-49.

(37.) PC-Side, version 1.02. Department of Statistics and Center for Agricultural and Rural Development. Iowa State University. Iowa. June, 2004.

(38.) Food and nutrition board, Institute of medicine, national academies.[Internet] Dietary reference intakes (DRI's): Recommended intakes for individuals, Macronutrients. Disponible en: http://www.iom.edu/Object.File/Master/21/372/0.pdf. Consultada en enero 19 de 2005.

(39.) FAO, ILSI. Taller sobre guias alimentarias basadas en alimentos (GABA) y educacion en nutricion para el publico. FAO. Santiago de Chile. Noviembre, 1998:30-4.

(40.) Feinstein AR, Cicchetti DV. High agreement but low Kappa: I. The problems of two paradoxes. J Clin Epidemiol. 1990;43:543-9.

(41.) Chmura H. Evaluating medical test. London. SAGE Publications; 1992.

(42.) STATA. Estimation of means, totals, ratios, and proportions for survey data. Stata Technical Bulletins. 1996;6:213-35.

(43.) Herran OF, Prada GE, Patino GA. Canasta basica alimentaria e indice de precios en Santander, Colombia, 1999-2000. Salud Publica Mex. 2003;45:35-42.

(44.) Hertrampf E, Cortes F, Erickson JD, Cayazzo M, Freire W, Bailey LB, Howson C, Kauwell GP, Pfeiffer C. Consumption of folic acid-fortified bread improves folate status in women of reproductive age in Chile. J Nutr. 2003;133:3166-9.

(45.) Dary O. Avances en el proceso de fortificacion de azucar con vitamina A en Centroamerica. Bol Oficina Sanit Panam. 1994;117:529-37.

(46.) Ministerio de Salud (Nicaragua).[Internet] Fortificacion del azucar con vitamina A. Disponible en: (http://legislacion.asamblea.gob.ni/ Normaweb.nsf/($All)/7056821473D11CD20625725A0056B0F3?OpenDocument). Consultado en Octubre de 2008.

(47.) David LJ. Fortificacion de harina de trigo en America Latina y region del caribe. Rev Chil Nutr. 2004;31:336-47.

(48.) Herran OF, Quintero DC, Prada GE. Validez factorial, consistencia interna y reproducibilidad de la escala de seguridad alimentaria en hogares de Bucaramanga, Colombia. Rev Chil Nutr. 2009;36:169-79.

Oscar F. Herran, Doris C. Quintero y Gloria E. Prada

Centro de Investigaciones Epidemiologicas (CIE). Escuela de Nutricion y Dietetica. Universidad Industrial de Santander, Bucaramanga, Colombia. herran@uis.edu.co, oscar.herran@gmail.com
Tabla 1. Caracteristicas de los hogares y los individuos

Variable                       Hogar [n=211]

Edad (anos)                46,6 (IC; 45,0 a 48,1)
Escolaridad (anos)         10,0 (IC; 9,4 a 10,7)
Sexo
  Hombre                        25 (11,8) (c)
  Mujer                          186 (88,2)
Parentesco
  Padres                         177 (83,9)
  Hijos                           11 (5,2)
  Otros                          23 (10,9)
Estado civil
  Sin pareja                     65 (30,8)
  Con pareja                     146 (69,2)
Seguridad social
  Contributivo                   165 (78,2)
  Subsidiado                      35(16,6)
  Otro/ninguno                    11 (5,2)
  Perdida de empleo (Si)         58 (27,5)

Variable                     Individuo [n=211]       Valor p

Edad (anos)                33,6 (IC; 31,7 a 35,4)   0,000 (a)
Escolaridad (anos)         11,4 (IC; 10,9 a 11,9)   0,000 (a)
Sexo
  Hombre                         110 (52,1)         0,386 (b)
  Mujer                          101 (47,9)
Parentesco
  Padres                         67 (31,7)          0,895 (b)
  Hijos                          81 (38,4)
  Otros                          63 (29,9)
Estado civil
  Sin pareja                     119 (56,4)         0,000 (b)
  Con pareja                     92 (43,6)
Seguridad social
  Contributivo                   155 (73,5)         0,000 (b)
  Subsidiado                     27 (12,8)
  Otro/ninguno                   29 (13,7)
  Perdida de empleo (Si)         48 (22,7)          0,077 (b)

Tabla 2. Patron de respuesta en la Escala de Percepcion de Seguridad
Alimentaria. Bucaramanga, Colombia, 2007-2008

Item     N     Si (%)     Frecuencia de respuesta n (%)
(EPSA)                      Siempre      A veces      Nunca

1       211   41 (19,4)     4 (9,8)     25 (61,0)   12 (29,2)
2        41   13 (31,8)     1 (7,7)     12 (92,3)
3        41   16 (39,0)     3 (18,7)    11 (68,8)    2 (12,5)
4        41    8 (19,5)     3 (37,5)     4 (50,0)    1 (12,5)
5        41   18 (43,9)     1 (5,6)     15 (83,3)    2 (11,1)
6        41    5 (12,2)     1 (20,0)     3 (60,0)    1 (20,0)
         41    6 (14,6)                  4 (66,7)    2 (33,3)
8        26   17 (65,4)     2(11,8)     10 (58,8)    5 (28,4)
9        26    7 (26,9)                  5 (71,4)    2 (28,6)
10       29    9 (34,6)     1 (11,1)     6 (66,7)    2 (22,2)
11       26    4 (15,4)     2 (50,0)     2 (50,0)
12       26    4 (15,4)                  3 (75,0)    1 (25,0)
13      170   54 (31,7)       na           na          na
14      170   36 (21,2)       na           na          na

Tabla 3. Promedio y error estandar de la ingesta usual de
macronutrientes ajustada por edad, peso, escolaridad y nivel
socioeconomico en poblacion adulta.
Bucaramanga. Colombia, 2007-2008

Nutriente                   DRI's (a)       2007 (b)
                            H       M        H [110]

Kilocalorias               2566    2202    2124 (34) (d)
Proteina (g/d)              56      46     77,4 (1,5)
Grasas (g/d)              nd (e)    nd     74,5 (0,8)
Carbohidratos (g/d)        130     130    280,5 (4,1)
Carbohidratos (g/d) (f)    330     230    280,5 (4,1)

Nutriente                 2007 (b)         Por debajo de DRI's
                             M [101]            H [110]

Kilocalorias               1915 (36) (d)     83,9 (14,7) (d)
Proteina (g/d)             71,8 (1,5)         2,3 (8,3)
Grasas (g/d)               70,8 (0,8)
Carbohidratos (g/d)       256,4 (4,3)              0,0
Carbohidratos (g/d) (f)   256,4 (4,3)        92,0 (10,9)

Nutriente                 Por debajo de DRI's
                                M [101]

Kilocalorias                93,8 (17,2) (d)
Proteina (g/d)               1,0 (4,2)
Grasas (g/d)
Carbohidratos (g/d)               0,0
Carbohidratos (g/d) (f)     18,1 (12,8)

(a) EER Requerimiento estimado de energia; para una talla media de
1,65 m y una actividad fisica leve. RDA Recomendacion dieteticas. H
Hombre. M Mujer. (b) Con base en la ingesta usual derivada de dos
Registros de 24 horas. (c) Para todos con base en t de student, se
evidenciaron diferencias estadisticamente significativas por sexo
(p<0,01). (d) EE Para todos; error estandar entre el parentesis.e nd
No disponible. (f) Niveles mas comunmente aceptados y basados en las
DRI's.

Tabla 4. Acuerdo alcanzado en la clasficacion de inseguridad
alimentaria por dos metodos; Inseguridad Alimentaria Individual
(Con base en dos R24H) versus Inseguridad Alimentaria
en el Hogar (Con base en la EPSA). Bucaramanga. Colombia, 2007-2008

                            Inseguridad Alimentaria
Inseguridad Alimentaria     Individuo
Hogar                       (Con base en dos R24H)
(Con base en la EPSA) (b)        (a)
                            Si             No
  Si                        17             24
  No                        86             84
  Medida                                  Valor
Prevalencia del evento               48,8 (3,4) (c)
Nivel de la prueba (EPSA)            19,4 (2,7)
Verdadero positivo                   8,1% (3,4)
Verdadero negativo                  39,8% (1,9)
Sensibilidad                        16,5% (4,0)
Especificidad                       77,8% (3,7)
Falso negativo                       11,4 (2,2)
Falso positivo                       40,8 (3,4)
Eficiencia                           47,9 (3,4)
Valor predictivo positivo           41,5% (3,8)
Valor predictivo negativo           49,4% (7,7)
Valor Chi (2)                      1,1 (p>0,05)
Kappa de Cohen              -0,06 (IC; -0,2 a-0,03) (c)
Kappa maxima                              -0,14

(a) Ingesta usual con base en dos recordatorios de la ingesta dietana
de las ultimas 24 horas (R24H). (b) EPSA, Escala de percepcion de
seguridad alimentaria. (c) Para todos; estimacion y (Error
Estandar). (d) IC; Intervalo de confianza del 95 %.
COPYRIGHT 2010 Universidad Nacional de Colombia, Facultad de Medicina
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2010 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

 
Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Herran, Oscar F.; Quintero, Doris C.; Prada, Gloria E.
Publication:Revista de Salud Publica
Article Type:Report
Date:Aug 1, 2010
Words:5368
Previous Article:Calidad en los servicios de salud desde los marcos de sentido de diferentes actores sociales en Colombia y Brasil.
Next Article:Eficacia de la educacion ludica en la prevencion del Dengue en escolares.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2018 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters