Printer Friendly

Salas, G. y Lizama, E. (2009). Historia de la psicologia en Chile 1889-1981.

Salas, G. y Lizama, E. (2009). Historia de la psicologia en Chile 1889-1981. La Serena: Universidad de La Serena, pp. 274.

Hasta hace unos anos hablar de la historia de la psicologia en America Latina equivalia a reproducir en un orden relativamente cronologico los desarrollos ocurridos en la investigacion psicologica y en la organizacion profesional de las naciones de mayor extension territorial y poblacion del continente. Estas, por los motivos mencionados y por una variada serie de causalidades derivadas de su historia, su cultura y hasta de su organizacion politica y economica habian seguido con exito un trayecto mas largo, mas poblado de autores eminentes y quiza incluso, de algunos creadores originales para la psicologia. De otros paises las menciones apenas si existian, o cuando estaban disponibles acusaban el inconveniente de la parcialidad, la esquematicidad y algunas veces, incluso, presentaban errores notables. Poco a poco fueron surgiendo en cada pais autores, investigadores, profesores y estudiantes que se sintieron atraidos por aumentar o directamente crear de la nada la documentacion sobre las alternativas seguidas por la psicologia en sus propias naciones, identificando pioneros, investigadores de relieve, teorias de gran influencia, fundacion de laboratorios y programas universitarios de formacion que formaban los eslabones para la lenta y trabajosa evolucion conceptual de la psicologia como disciplina cientifica y como profesion liberal.

Uno de estos paises es Chile. Escondido tras la formidable muralla natural que supone la Cordillera de los Andes, y frente a la majestuosa inmensidad oceanica del Pacifico a todo lo largo de su dilatada geografia, la nacion trasandina nunca estuvo aislada de los avances culturales y educacionales que se daban en el resto de America y el mundo. En no pocas ocasiones, incluso, se situo a la vanguardia en muchas de ellas. Tampoco es raro que sus educadores se sintieran atraidos por el estudio de los procesos cognitivos o mentales, fenomenos que definian a la ciencia psicologica de los comienzos antes que tomara su asiento firme la nocion del comportamiento como la esencia misma del contenido tematico de la disciplina y que cambiara casi todo cuanto se entendia por psicologia. En la misma epoca que educadores fundaban laboratorios en Argentina, Brasil o Mexico, tambien hubo quienes hicieron lo propio en Chile, y fueron personas provenientes de este pais quizas las unicas que desde este continente mantuvieron contactos directos con Wilhelm Wundt.

La investigacion historiografica de la psicologia chilena, sin embargo, no habia recibido en todos esos anos el impulso necesario, permaneciendo asi identica al caso de otras tradiciones en la historia de las ciencias del comportamiento de nuestro continente, sujetas casi siempre a los intereses esporadicos de psicologos que en los parentesis a sus obligaciones academicas o laborales dedicaban cierto tiempo para escribir articulos enfocados a los eventos temporales que marcan la ciencia psicologica en sus paises. Quienes primero esbozaron algunas coordenadas basicas para una comprension historica de la psicologia en Chile fueron Luis Bravo y Patricia Tschorne en un trabajo clasico de 1969 publicado en el primer volumen de la Revista Latinoamericana de Psicologia (Bravo Valdivieso y Tschorne Tetelman, 1969). Tras este articulo siguieron otros de los mismos autores por separado y de otros investigadores, muchos de los cuales son tambien--con todo merito--figuras historicas de la psicologia chilena. Pero es a inicios de esta decada cuando comienzan a multiplicarse esfuerzos por desentranar las peculiaridades historicas de esta psicologia nacional, reuniendo a diversas inteligencias en este proposito comun. Las producciones de autoras como Maria Ines Winkler comienzan a tomar su lugar en las revistas especializadas del continente, en libros y en congresos o foros psicologicos, junto al de psicologos eminentes y veteranos en otras subdisciplinas de la psicologia, como Julio Villegas, uno de los mas conocidos psicologos sociales latinoamericanos. A este grupo de referentes distinguidos se suman ahora los nombres de Gonzalo Salas (profesor de la Universidad del Mar, Chile) y Eugenio Lizama (antiguo catedratico de la Universita Cattolica del Sacro Cuore y actualmente en Mind Room, Milan, Italia).

Salas y Lizama publicaron en el 2009 un libro titulado Historia de la psicologia en Chile 1889-1981. No es una obra que haya de referirse a autores, eventos o areas del saber psicologico en forma parcial o fragmentaria. Por el contrario, se trata de un volumen con caracter integrador, una investigacion cuyo principal eje unificador es la temporalidad periodica asignada al desarrollo de su objeto de estudio, la psicologia en Chile. Este tipo de libros aun resulta infrecuente en la literatura psicologica de America Latina, esto es, trabajos que consistan en abordajes historicistas y que se acerquen a su tema con la aspiracion del tratamiento global en todas las aristas mas relevantes que presenta. En este sentido la obra que comentamos se inscribe perfectamente en la mejor escuela que en anos recientes marcaron otros autores eminentes como el psicologo peruano Reynaldo Marcon, cuyo trabajo sobre la Historia de la psicologia en el Peru. De la colonia a la republica (Alarcon, 2000) es un ejemplo de tratamiento integrador sobre la psicologia en un solo pais, tanto en la tematica como en la subyacente nocion de periodicidad. Salas y Lizama, quienes tambien mencionan a Marcon en el prologo de su libro en prueba del debido reconocimiento, siguen una pauta bastante similar en su organizacion del tema. Comienzan con la etapa de los pioneros, la de las busquedas iniciales, de la accion casi visionaria que tuvieron los educadores-psicologos o los medicos-psicologos, de la introduccion y difusion inicial de las ideas, para detenerse finalmente en 1981, por razones que ellos mismos se ocupan de explicitar. En el mencionado ano el regimen militar que goberno el pais hasta 1990 instauro la Ley General de Universidades que fue la base para una restructuracion de la educacion superior chilena. Con el paso del tiempo, esta nueva legislacion condujo a una importante proliferacion de carreras de psicologia, fenomeno que se ha observado en muchos otros paises de la region, y que en Chile modifico en mucho el panorama para la formacion de los psicologos. Prudentemente, los autores dejan el relato en el punto justo donde comienza este proceso.

Cuidadosos y con buen criterio intelectual, los autores avanzan paso a paso, se esfuerzan en no descuidar ningun aspecto importante que pudiera quedar fuera de su recuento. Es asi que un primer capitulo explora el estado del arte en la investigacion historica de la psicologia, identificando a la obra de E A. Carus de 1808 como la primera que corresponderia incluir en esta categoria. En un apartado subsiguiente mencionan a quienes han producido materiales de estudio en America Latina respecto al devenir de la psicologia, principalmente los que trabajaron desde la decada de 1980. Aqui desde luego las referencias a los libros de Ruben Ardila como La Psicologia en America Latina: Pasado, presente y futuro (Ardila, 1986) y a otros investigadores recientes no se hallan ausentes. Junto a los autores que rescatan Salas y Lizama, tambien es conveniente incorporar a los pioneros como Jose Ingenieros con sus escritos de comienzos del siglo XX y a la importante obra de Americo Foradori, publicada a mediados de esa centuria (Foradori, 1954), que aportaron datos de gran importancia. Desde luego, Salas y Lizama no olvidan a quienes contribuyeron al campo de la investigacion historica de la psicologia chilena antes que ellos mismos y los resenan con pleno detalle antes de finalizar este capitulo. En el segundo abordan el no siempre facil problema de definir la historia de la psicologia, asi como los conceptos emparentados de historia, historiografia e historia de la ciencia, entre otros. El capitulo tercero traza algunos eventos centrales en el desarrollo de la psicologia latinoamericana, que son importantes para enmarcar el contexto general de fondo sobre el que emergio la psicologia en esta nacion del sur de America.

A partir del cuarto capitulo se inicia la exploracion de la historia de la psicologia chilena propiamente dicha. En su inicio destaca la dedicatoria que se ofrece a Romulo Pena Maturana, fundador del primer laboratorio de psicologia experimental en Chile y que tuvo como su escenario la Escuela Normal de Copiapo en 1905. La figura de Pena Maturana es muy interesante en este sentido ya que los primeros reportes publicados sobre la historia de la psicologia en este pais, como por ejemplo el de Bravo Valdivieso y Tschorne Tetelman (1969) le daban esta preeminencia a los psicologos alemanes Jorge Guillermo Schneider y Wilhelm Mann, quienes desde luego tambien realizaron sus propios aportes con la instalacion de otro laboratorio experimental en 1908, que tuvo su asiento en el Instituto Pedagogico de la Universidad de Chile. Sin embargo, de ser correcta la afirmacion que la muerte de Schneider se habria producido en 1904 como se lee en la pagina 84 del libro, cuatro anos antes de instituido aquel recinto, tendria que obligar a un replanteamiento sobre la verdadera paternidad que corresponde a este laboratorio y de la participacion que le cupo a Schneider en el mismo.

Pero en relacion a las cronologias reales, fue en un articulo de Manuel Poblete publicado en 1980 donde primero se consagro a Pena Maturana como propulsor del laboratorio de Copiapo. La psicologia, no obstante, tuvo unos antecedentes especulativos que se situan en un tiempo anterior. Salas y Lizama dejan bien sentado que el primero en escribir un texto sobre temas psicologicos, aunque enfocados desde una perspectiva marcadamente filosofica y fisiologica, fue Vicente Padin en un libro que vio la luz en el ano 1849. Los autores tambien aportan el importantisimo dato que, tras una temporada de estudios en Francia, Pena realizo un paso por la Universidad de Leipzig en 1892 donde tuvo a Wilhelm Wundt como profesor, lo cual tambien ayuda a corregir el dato anteriormente aceptado de que no hubieron latinoamericanos formandose en aquella epoca con el celebre impulsor de la psicologia experimental. Perdurable influencia correspondio tambien a Wilhelm Mann, el psicologo germano que fue contratado para la ensenanza de la psicologia en el Instituto Pedagogico y que fundo alli el que seria el segundo laboratorio de psicologia experimental en 1908, cuyos aparatos fueron escogidos por el mismo Wundt. Pese a la precedencia cronologica del laboratorio de Pena Maturana y su indudable aporte historico, Salas y Lizama consideran a Mann como el Gran Pionero (pp. 84) que tuvo la psicologia chilena en los comienzos del siglo XX. El autor aleman tambien escribio extensamente sobre psicopatologia, psicologia y educacion. Tuvo en Luis A. Tirapegui un continuador importante que a partir de 1923 sento sus reales en el laboratorio del Instituto Pedagogico.

El capitulo quinto aborda el contexto de creacion de las primeras carreras de psicologia en el pais y esta dedicado a Egidio Orellana, Manuel Poblete, Eduardo Rosales y Hernan Larrain, todos ellos pioneros del periodo profesional. La Universidad de Chile tuvo su origen en 1842 y la Universidad Catolica de Chile en 1888. Las dos se instauran en momentos en que para las autoridades politicas del pais constituia elemento de primordial interes la investigacion cientifica y el conocimiento de la realidad nacional a traves de los estudios superiores. Esta peculiar marca de origen les confirio un perfil de inicio muy importante. La primera carrera de psicologia surgio en los claustros de la Universidad de Chile. Tal vez fue tambien la primera en America del Sur, aunque sobre el ano de creacion exacta no existe pleno acuerdo. Pero antes, en octubre de 1941, se habia creado el Instituto Central de Psicologia, que funciono en conexion con un Curso Especial de Psicologia, antecesor directo de la futura carrera que habria de surgir anos despues en la Universidad de Chile. Gran importancia tuvo entonces este instituto, donde se realizaron investigaciones en psicologia experimental, psicologia diferencial y otras areas conexas. Segun determinados autores la carrera de Psicologia en la Universidad de Chile comenzo en 1946, en opinion de algunos en 1947 y aun otros fijaron a 1948 como el ano de inicio. La Escuela de Psicologia quedo instituida en 1962 y su primer director fue Manuel Poblete. En este quinto capitulo tambien se detallan las circunstancias que llevaron a la creacion de la carrera de Psicologia en la Universidad Catolica y es importante mencionar que con respecto a ella tambien existen inconsistencias en las fechas fundacionales, una caracteristica que comparten las cronologias historicas de esta institucion y de la Universidad de Chile. Las fechas senaladas por diversos autores que se ocuparon de la creacion del departamento oscilan entre 1953, 1954 y 1955, mientras que para la organizacion de la Escuela de Psicologia son mencionados los anos 1954, 1956, 1957 e incluso 1959. Los comienzos estuvieron ligados al Instituto Pedagogico y en la constitucion participaron importantes referentes de la psicologia chilena asi como otras personalidades de la psicologia latinoamericana de la epoca, como el hungaro Bela Szekely. La Escuela de Psicologia debe el impulso de su creacion al padre Hernan Larrain, quien habia estudiado psicologia en Alemania y en su retorno a Chile se haria cargo de esta nueva etapa en la formacion de los psicologos de la Universidad Catolica, no sin antes verse rodeado de muchos conflictos.

Los cambios acaecidos al interior de la psicologia chilena desde 1968 en adelante, coincidentes con los gobiernos de Eduardo Frei Montalva y luego del tragicamente trunco de Salvador Allende, son temas del sexto capitulo. La psicologia no permanecio inmune a los cambios que se fueron dando en el entorno social y que influyen fuertemente en la reorientacion de las tendencias teoricas y en la creacion de nuevos campos laborales para el psicologo. En esta etapa, el interes vocacional hacia la psicologia va en continuo aumento entre los estudiantes secundarios. Son anos de reformas universitarias estructurales, tanto en la Universidad Catolica como en la Universidad de Chile. En la primera destaca la figura de Sergio Yulis como director de la carrera en estos anos. Yulis fue referente importante para la psicologia por varias razones, entre ellas por haber sido uno de los primeros en introducir la nocion del modelopsicologico basado en el aprendizaje del comportamiento en sustitucion al modelo medico tradicional, popularizado con la difusion del psicoanalisis (Yulis, 1980). Pero el golpe de estado del 11 de septiembre de 1973 que encumbro a Augusto Pinochet al poder de facto y abrio una etapa de gran violenta en la historia politica del pais, transtorno la vida institucional de formas profundas y duraderas y tuvo, como era de esperar, consecuencias muy directas sobre la educacion universitaria y desde luego tambien respecto a la formacion de los psicologos. Los autores consideran estos procesos, que generaron polarizaciones extremas en la sociedad chilena y dejaron heridas que aun no acaban de cicatrizar, con equilibrio y objetividad, lejos de cualquier panfletarismo de tinte ideologico. Las universidades chilenas debieron enfrentar los rigores de la intervencion y se instauraron como lideres academicos a militares con funciones de rectores. Muchos profesores destacados, Yulis entre ellos, debieron abandonar la academia o partir al exilio. Otro tanto ocurrio en la Universidad de Chile, que perdio grandes profesores. Hubo muchos abusos, los autores recogen abundantes testimonios orales que los ilustran. La tribuna oral del maestro y las botas ajustadas de la milicia en ningun lugar han congeniado bien, pero en el caso chileno en particular el cruce fue dramatico. Los efectos van mas lejos todavia y los autores no olvidan mencionar que algunos psicologos prestaron su colaboracion directa con las tareas represivas del gobierno militar, incluyendo la aplicacion delpentotalsodico durante los interrogatorios y el asesoramiento en procedimientos de tortura a los detenidos y prisioneros. Estos fueron tambien los anos del ostracismo forzoso de los cuestionadores del regimen, que los chilenos han denominado el apagon cultural y que, desde luego, tambien afecto a la psicologia y a su ensenanza universitaria. Otros eventos importantes como el establecimiento de la Revista Chilena de Psicologia en 1978 y la fundacion de varias sociedades y asociaciones profesionales corresponden tambien a este periodo. En esta misma epoca, en 1968, se crea el Colegio de Psicologos de Chile.

El capitulo septimo pasa revista a las influencias teoricas que determinaron a la psicologia. La Universidad de Chile, por ejemplo, se caracterizo en sus inicios por una vision eclectica y no dogmatica de la ciencia psicologica, aunque luego fue orientandose con mayor fuerza hacia el psicoanalisis. El interes en lo practico predomino desde el principio, principalmente a traves de los estudios en psicologia experimental y psicometria. Se analiza el desarrollo y crecimiento de las areas de aplicacion, en particular la psicologia educacional (destacando los esfuerzos pioneros de Guillermo Mann y Luis Tirapegui), la psicologia del trabajo (resaltando la figura del profesor frances Jean Cizaletti), la psicologia social (con Carlos Descouvieres) y la psicologia clinica, asociada en sus comienzos con el psicoanalisis pero con un fuerte giro hacia la terapia del comportamiento desde inicios de la decada de 1970, por la predica del psicologo Sergio Yulis. En la Universidad Catolica, las influencias de Bela Szekely fueron muy determinantes, lo mismo que la ensenanza del padre Hernan Larrain, quien defendio el enfoque de la fenomenologia alemana. Igualmente en los claustros de la Universidad Catolica ejercio su influjo la terapia del comportamiento a partir de la decada de 1970, tambien aqui de la mano de Sergio Yulis. Las mismas cuatro areas de aplicacion cuyo desarrollo se analizo para el caso de la Universidad de Chile, son revisadas tambien en relacion a los procesos que siguieron en la Universidad Catolica. Cierran la obra dos capitulos mas, el octavo, de conclusiones y sintesis y el noveno, que es un epilogo.

Historia de la psicologia en Chile 1889-1981 es una obra importante que tiene el merito de llenar un vacio no solo en la literatura psicologica chilena, sino latinoamericana tambien. Es fruto de un trabajo cuidadoso de seleccion de fuentes donde los autores supieron contrapesar bien el uso de los trabajos publicados que se hallan disponibles al acceso publico con los testimonios personales y relatos de primera mano--con todo lo que ellos pueden encerrar de sesgo personal y subjetivo--en una manera seda, profesional y rigurosa. En Chile, al parecer, el interes academico hacia la historia de la psicologia no ha sido significativo ni abundante, prueba de lo cual es que en los planes curriculares de sus universidades casi no figura este campo entre las areas de estudio que son obligatorias para la formacion de los alumnos de psicologia. Leyendo el libro queda muy claro, sin embargo, que Chile ostenta una tradicion psicologica muy interesante y respetable desde el punto de vista historico, lo cual hace no solo deseable, sino urgentemente necesario el desarrollo de obras de esta clase. Desde luego, habra que seguir trabajando en forma sistematica para develar las lagunas que seguramente permanecen. Pero la obra que comentamos es un eslabon fundamental en la consolidacion de una historiografia de la psicologia chilena. Uno no puede menos que dar la bienvenida no solamente al libro en cuanto tal, sino tambien a estos dos jovenes cultores de la disciplina que demostrando gran talento para los estudios historicos han hecho un trabajo suficientemente bueno con una obra esencial para la tarea de documentar el proceso de desarrollo de la psicologia latinoamericana.

Referencias

Alarcon, R. (2000). Historia de la psicologia en el Peru. De la colonia a la republica. Lima: Universidad Ricardo Palma.

Ardila, R. (1986). La Psicologia en America Latina. Pasado, presente y futuro. Mexico: Siglo XXI.

Bravo Valdivieso, L. y Tschorne Tetelman, E (1969). La psicologia en Chile. Revista Latinoamericana de Psicologia, 1, 95-104.

Foradori, I. A. (1954). La Psicologia en America. Buenos Aires: Instituto Cultural Joaquin V. Gonzalez.

Yulis, S. (1980). Terapia del comportamiento. En R. Ardila (Ed.), Terapia del comportamiento (pp. 19-37). Bilbao: Desclee de Brouwer.

Jose E. Garcia

Asuncion (Paraguay)

Correo electronico: joseemiliogarcia@hotmail.com
COPYRIGHT 2012 Fundacion Universitaria Konrad Lorenz
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2012 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Garcia, Jose E.
Publication:Revista Latinoamericana de Psicologia
Article Type:Resena de libro
Date:Jun 22, 2012
Words:3682
Previous Article:Mendez, L. (2011). Practicum de Psicologia. La formacion de profesionales en la ensenanza no presencial.
Next Article:Gutierrez Pelaez, M. (2012). Confusion de lenguas. Un retorno a Sandor Ferenczi.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters